IMG-LOGO

Biografía

Demi Moore

Demi Moore

57 años

Demi Moore

Nació el 11 de Noviembre de 1962 en Roswell, New Mexico, EE.UU.

En el Olimpo de la fama

11 Diciembre 2007

Se puede ser popular, famoso e incluso una estrella. Entre unos y otros conforman un nutrido grupo, pero sólo unos cuantos forman parte del Olimpo de la fama. Cual dioses de antaño, tienen una influencia y popularidad más allá de las fronteras de su propia profesión. Demi Moore es uno de ellos, una de esas personas que no necesita presentación.

Demi Moore forma parte del Olimpo de la fama, un espacio selecto cuyos habitantes trascienden más allá de sus carreras. Convertirse en un dios olímpico equivale a estar en el escalafón superior de la fama. Poco importa ya si se es bueno o malo profesionalmente, porque la popularidad mundial está garantizada. La influencia cinematográfica de Demi trasciende a los tres premios Razzies –los antiOscar– que posee. Nunca ha sido reconocida a nivel profesional con ninguno de los premios mejor considerados pero, sin embargo, ha trabajado con muchos de los mejores. ¿Cuál es la clave para llegar a su privilegiada situación? Si existiera una respuesta, el Olimpo ya no sería cosa de dioses.

Demi Moore nació el 11 de noviembre de 1962 en Nuevo México. Por aquellos tiempos su vida no era precisamente la de una diosa. Su padre la abandonó antes de que naciera, mientras que su madre y padrastro se pasaban el día bebiendo y discutiendo, situación que finalizó con el suicidio de él. Demi abandonó el instituto con 16 años y se convirtió en chica de calendario. Fueron unos años marcados por el alcohol y las drogas. Con 18 años se casó con el roquero Freddie Moore, de quien tomó el apellido, pues el nombre completo de la actriz es Demetria Gene Guynes. Como su tocayo Demetrio el gladiador, la joven Moore luchó para comenzar una carrera como actriz. Tenía en contra la carencia de estudios y su turbulenta vida. Debutó como secundaria en Choices (1981), aunque su gran momento llegó un año después con el personaje de Jackie Templeton en la serie de televisión General Hospital. Este papel le dio cierta popularidad a nivel nacional y le brindó la posibilidad de trabajar con directores como Stanley Donen en Lío en río (1984) ­–donde fue la hija de Michael Caine–, Joel Schumacher en El fuego de San Telmo (1985) o Edward Zwick en ¿Qué pasó anoche? (1986). Ninguna de estas películas ha pasado a la posteridad por su calidad, pero fueron suficientes para abrirle camino en Hollywood. Además, la presencia de Schumacher en la vida de Demi fue determinante, pues le obligó a iniciar un tratamiento de desintoxicación como condición para trabajar con él. Ese año, 1985, Demi se divorció y acabó con sus adicciones. Como parte de la nueva vida que había iniciado, Moore se casó en 1987 con el también actor Bruce Willis, a quien estuvo unida 13 años. A día de hoy se presentan como ejemplo de sentido común y estabilidad, pues ofrecen una imagen más que perfecta de una pareja divorciada, si que es que ello es posible. Lejos de tirarse los trastos a la cabeza, Demi y Bruce defienden la necesidad de crear un ambiente estable para sus hijas, que son su prioridad. “Somos una familia y siempre lo seremos”, afirma la actriz.

Moore encaró su primer papel protagonista en la película de terror La 7ª profecía (1988). Aunque su gran momento llegó con la cinta romántica Ghost (1990). Junto a Patrick Swayze enamoraron a medio mundo y pasaron a formar parte de la memoria cinematográfica colectiva. En 1991 compartió cartel con su marido en el thriller Pensamientos mortales, aunque su momento de fama no se produjo en la gran pantalla. En aquellos tiempos Moore estaba embarazada de su hija mediana, y en el séptimo mes posó desnuda para la revista Vanity Fair. Unas imágenes que, sobra decir, dieron la vuelta al mundo. Consciente de su atractivo, decidió explotar su lado más sensual en Una proposición indecente (1993), Acoso (1994) y Striptease (1996), que la convirtieron en mito erótico. Para entonces, Demi Moore ya formaba parte del Olimpo. Es por esto por lo que no importó el fiasco de Striptease, pues ella ya se encontraba en una posición privilegiada respecto al resto de mortales. Puesta a explotar las posibilidades de su cuerpo, desafió a los convencionalismos y se convirtió en una Rambo femenina en La teniente O'Neil (1997) de Ridley Scott. La cinta tiene una secuencia impactante en la que Demi se rapa la cabeza al cero delante de la cámara, imagen que representaba la antítesis del mito erótico que era. Esta serie de películas pusieron de manifiesto el culto al cuerpo practicado por Demi. Ahora mira atrás y se da cuenta de que su interés por el físico rozaba la obsesión, “comprendí que necesitaba parar y buscar una respuesta verdadera. Acepté mis fallos; creer que se puede mantener la juventud es perseguir una ilusión”. Una vez tomada esa decisión, comenzó a explorar su lado espiritual en la Cábala, movimiento al que pertenece desde hace cuatro años gracias a su amiga Madonna.

Antes de iniciarse en la Cábala, Demi Moore se dio un respiro profesional para estar con su familia. Woody Allen le dio un papel en Desmontando a Harry (1997), y no volvió a hacer cine hasta 2003 cuando fue la malvada de Los ángeles de Charlie. Al límite. Su vuelta estuvo motivada por sus hijas, que la animaban a reaparecer. A pesar de que fue un período duro, pues en 2000 se separó de Bruce Willis, la actriz lo recuerda con mucho cariño, aunque reconoce que necesitaba volver a actuar. Y ha sido ahora cuando se ha encontrado con uno de los personajes más interesantes de su carrera, el de gran diva de la canción con problemas de alcoholismo de Bobby (2006). En esta película ha coincidido con su actual marido, Ashton Kutcher, con quien se casó en 2005 y a quien supera en 16 años. Recientemente ha estrenado Un plan brillante, donde ha vuelto a trabajar con Michael Caine, y Mr. Brooks, un thriller que ha protagonizado junto a Kevin Costner. No se sabe nada sobre sus planes de futuro aunque es de suponer que no pasarán desapercibidos, porque el rayo de Zeus alcanza todo y a todos.

Filmografía
Love Sonia

2018 | Love Sonia

Una noche fuera de control

2017 | Rough Night

La televisiva y desconocida Lucia Aniello debuta en el largo con esta comedia en que cinco amigas celebran en Miami la despedida de soltera de una ellas, Jess, que además es candidata a senadora de los Estados Unidos. La coca y los planes supersalidos prometen un juerga descomunal, que culminará con la actuación de un stripper en la supermansión que les han prestado. Pero un accidente desnuca al stripper, y las chicas se ponen muy nerviosas, piensan que lo mejor sería tirar el cadáver al mar, para no verse en una situación comprometida. Entretanto, el prometido de Jess ha emprendido un viaje nocturno relámpago a Miami, pues teme perder a su chica tras la confusa e interrumpida conversación telefónica que han mantenido. Una película gamberra y grosera, en la tradición de los filmes de los hermanos Farrelly, o más recientemente de la escuela Judd Apatow, o de Resacón en Las Vegas, pero en igualitaria clave feminista, ahora son las chicas las se muestran encantadas dando rienda suelta a lo más bajo de su instinto sexual. ¿Para cuándo un Torrente en mujer, podríamos preguntarnos en España? Aunque hay pasajes divertidos, también hay mucha reiteración en las bromas zafias y descerebradas, y bastante menos transgresión de la que se pretende presumir, el modo de abordar un amor lésbico, por ejemplo, o las pullas a los chicos, son muy políticamente correctas.

4/10
La lectora

2017 | Blind

Bill Oakland es un novelista que quedó ciego en un accidente de tráfico, en donde también falleció su querida esposa. Años después recibirá la visita de una mujer, Suzanne Dutchman, que tres veces por semana está obligada a leerle al invidente debido a una imposición judicial derivada de su implicación en los asuntos ilegales de su marido, que está ahora en la cárcel. El amor surgirá entre ellos. Dramón romántico protagonizado por dos pesos pesados, Alec Baldwin y Demi Moore. El guión no tiene demasiados alicientes a priori, pero el desarrollo es correcto y gustará al público ávido de historias intensas y pasiones amorosas.

5/10
Como reinas

2016 | Wild Oats

Tras la muerte repentina de su marido, Eva teme la soledad. Tiene una hija con la que no congenia y su único consuelo es el cariño de su mejor amiga, Maddie, que recientemente ha sido engañada por su esposo. Ambas se hacen compañía, se ríen y le quitan hierro a los problemas. Cuando por un error Eva recibe 5 millones de dólares del seguro de vida de su marido, ambas deciden hacerse juntas un viajecito de placer para gastar dinero y pasarlo “como reinas”. El destino elegido será España, más exactamente Gran Canaria. Pero un trabajador de la compañía de seguros irá en su búsqueda para enmendar el error. Comedia ligerita e intrascendente, cuya anodina dirección por parte de Andy Tennant (Exposados) deja al descubierto el único punto fuerte: disfrutar del trabajo de dos leyendas de la interpretación, la octogenaria Shirley MacLaine y la septuagenaria Jessica Lange, aquí convertidas en colegas y cómplices de aventuras. Se lo pasan bien y son divertidas, la verdad, aunque sus peripecias sean de lo más inverosímiles y tontorronas. El planteamiento de Como reinas es, como puede apreciarse, bastante simplón, una versión más del tópico último viaje–desfase–diversión antes de que la vida se esfume. Lo malo es que el desarrollo tampoco es que resulte demasiado original y eso que el guión introduce un significativo giro de la trama (que de todas maneras se ve venir de lejos). Funciona el inicio, con la reunión en casa tras el funeral, algunos gags aislados, y la subtrama del detective de la aseguradora que va en busca de las protagonistas. Por lo demás, sorprende la presencia de Demi Moore en un papel secundario de hija superficial e infeliz, claramente desaprovechada, mientras que tiene gracia la aparición de algunos actores españoles, como Julián Villagrán o Santiago Segura, este último en un papelito caricaturesco de mafioso de tres al cuarto.

4/10
Forsaken

2015 | Forsaken

Western de hechuras clásicas en sus elementos narrativos e imágenes, aunque con un estilo enfático deudor a ratos del spaghetti-western y del cine de Sam Peckinpah, que contiene bastantes dosis de violencia. Sigue los pasos de John Henry Clayton, hombre que se convirtió en terrible pistolero de vuelta de todo, tras haber sido testigo de los horrores de que es capaz el ser humano en la guerra de secesión. Por motivos que se ocultan inicialmente al espectador, vuelve a su pueblo, donde su padre es el pastor de la iglesia; aunque parece haber renunciado a la violencia, hay mucha rabia y odio dentro de él, y algo que le distancia de su progenitor. Los movimientos de un cacique local, que tiene contratada a una banda de pistoleros para hacerse con las tierras de los granjeros de la zona, por razones crematísticas, puede que le muevan a actuar; al igual que el reencuentro con su antiguo amor Mary-Alice, ahora una mujer casada. Aunque la película no inventa la pólvora está bien llevada, y supone el reencuentro de viejos conocidos que se encuentran a gusto poniendo en pie un proyecto común. Por supuesto están Donald y Kiefer Sutherland, padre e hijo en la realidad y en la ficción. Dirige Jon Cassar, uno de los responsables de la popular serie 24, protagonizada por Kiefer. Y el guión se debe a Brad Mirman, que creó una original webserie también con Kiefer, The Confession, con la que comparte la idea central del film, la de alguien que busca redimirse y hacer las paces con un Dios contra el cual, con frecuencia, se rebela, porque no le entiende.

6/10
Very Good Girls

2013 | Very Good Girls

LOL

2012 | LOL

Versión en inglés de LOL (Laughing Out Loud) ®, que tiene detrás a la realizadora Lisa Azuelos, responsable del film original francés de 2008. Sophie Marceau y Christa Theret han sido sustituidas por las archifamosas Demi Moore y Miley Cyrus. El título, LOL, hace referencia a la abreviatura de "Laughing Out Loud", expresión muy utilizada en internet, sobre todo por los más jóvenes. También es el apodo con el que llaman sus amigos a Lola, una joven que rompe con Chad, su novio. Mientras, su madre ha vuelto a retomar en secreto la relación con el progenitor de Lol, del que está divorciada, pero también se siente atraída por un policía. Aunque LOL esté dirigido por la misma persona, que introduce pocos cambios, la trama ha perdido en frescura, y todo resulta mucho más convencional. La francesa Azuelos se ha permitido añadir algunas bromas sobre su país natal y sus compatriotas, pero parece no sentirse especialmente motivada rodando de nuevo lo mismo, por lo que segmentos que antaño tenían cierta gracia la han perdido por completo, como por ejemplo la de la chica que roba el pollo de su madre para darle un uso bastante estrambótico. De la misma forma, las pequeñas reflexiones sobre las relaciones madre e hija y la llegada a la madurez han quedado reducidas al mínimo. Por su parte, las protagonistas de LOL realizan un trabajo más o menos aceptable, pero resultan mucho menos naturales que las actrices originales y no parecen conectar mucho entre ellas. Quedan muy desaprovechados los secundarios, como la gran Gina Gershon, o los otras veces eficaces Thomas Jane y Ashley Greene.

4/10
Margin Call

2011 | Margin Call

En la sucursal neoyorquina de un potente banco de inversión internacional despiden a gran parte de la plantilla debido a unos drásticos recortes. Antes de marcharse, un trabajador veterano le comunica a un joven analista de riesgos el trabajo que estaba realizando. Cuando le da el archivo también le dice “ten cuidado”. Éste, presa de la curiosidad, se quedará por la noche para echar un vistazo al material y lo que ve le deja espantado. En resumidas cuentas constata que el valor de los paquetes de activos de la empresa es en realidad nulo, de modo que el agujero real sería mayor que el propio valor bursátil de toda la empresa... Avisados, lo gerifaltes del banco tendrán que tomar decisiones durante la noche. Sorprendente debut del director J.C. Chandor, quien se lanza al ruedo con una película realmente arriesgada, que apunta al mundo empresarial y más directamente a la crisis financiera mundial que se inició por 2007. No es muy difícil emparejar las similitudes de la empresa del film con el holding Lehman Brothers y su quiebra anunciada en 2008 y causada por los créditos subprime. Lo que llama la atención es cómo Chandor logra armar un excelente guión con un material tan aburrido a primera vista y, ante todo, tan terriblemente simple: el film no es más que adornar la toma de una decisión empresarial. Chandor consigue atrapar como si su historia fuera un thriller de intriga, gracias a unos personajes complejos, tiburones del dinero, tan diferentes como iguales a un tiempo, creaciones espantosas de la avaricia del mercado, pero también humanos. El film, cuyo desarrollo tiene lugar en un solo día, está ambientado en oficinas nocturnas, con luces artificiales y primeros planos, con tonos azulados y fríos. Y es que ahí es donde se cuece el bacalao mundial, mientras los demás (la “gente normal”, dice un personaje) son ajenos a lo que ocurre... Chandor sabe hablar y gritar sobre el capitalismo en un mundo de cuatro paredes, y en este sentido la referencia es Wall Street, pero aquí todo es más crudo, tremendamente más real. Sus gritos son de impotencia, y de rabia (esas referencias reiteradas a las millonarias ganancia de los socios) ante el monstruo que ha creado la sociedad occidental –un mundo donde, más allá de cualquier duda ética, a la postre siempre acaba ganando el dinero (los personajes de Kevin Spacey y de Stanley Tucci lo dicen todo)–, pero cuyo sistema no hay quien lo pare. Por lo demás, hay un gran acierto de casting, con unos actores que ofrecen momentos memorables, donde se llevan la palma un terrorífico y colosal Jeremy Irons (hacía tiempo que no daba muestras de su poder en pantalla) y un agobiado y cautivador Kevin Spacey. Ambos están tan gigantescos como la crisis que sus personajes provocan. Estamos ante una película crítica y dura con el capitalismo sin escrúpulos de la sociedad moderna, cuya visión es muy triste por su cercanía a la realidad y que hará preguntarse al espectador si los humanos no nos hemos vuelto locos.

6/10
Bunraku

2010 | Bunraku

Guy Moshe debutó en 2006 con Holly, poco conocido drama sobre una niña camboyana vendida como prostituta. Ahora cambia por completo de registro con una cinta de acción y ciencia ficción. El título proviene de los espectáculos clásicos japoneses de marionetas, que se pueden ver en la secuencia inicial del film. Un lacónico tipo, vestido como un cowboy, llega a una ciudad cuyos habitantes viven tiranizados por Nicola, un despiadado dictador. Tratará de acabar con su despótico régimen, con ayuda del barman de un local de moda y de un joven samurái que trata de recuperar el honor de su familia. Moshe tiene ciertas pretensiones estéticas, y compone personalísimas imágenes que homenajean al spaghetti-western, al manga y sobre todo a los videojuegos. Abundan las secuencias de artes marciales y acción, más o menos espectaculares, y los efectos especiales. El tono es irreal y se diría que ha intentado rodar al estilo de Quentin Tarantino, experto en mezclas explosivas de este tipo. Algunos personajes, como un asesino que se mueve con pasos que parecen sacados de películas de Fred Astaire, cuadrarían en el universo del autor de Pulp Fiction. A pesar del esfuerzo, Moshe carece del talento de su modelo. Parte de un guión tan pueril como predecible, que agota muy pronto, y además se repite y se alarga innecesariamente. Cuenta con un reparto de caras conocidas, encabezado por Josh Harnett, Woody Harrelson, Ron Perlman y Demi Morore, que poco pueden hacer para salvar unos diálogos grandilocuentes y tópicos a más no poder, y unos personajes llamativamente planos.

3/10
La familia Jones

2009 | The Joneses

Un reparto de lujo, encabezado por Demi Moore, David Duchovny y Amber Heard no son suficientes para llevar a altas cimas esta comedia dramática, con su punto de crítica social a la vida estadounidense. Escribe y dirige el debutante Derrick Borte. La familia Jones está formada por el matrimonio entre Kate y Steve, y sus dos hijos adolescentes. Forman la pareja perfecta y sus hijos son absolutamente encantadores. Acaba de mudarse y sus vecinos están alucinados con unas personas tan maravillosas. Nadie sabe que en realidad no son una familia, sino un experimento de marketing para generar ventas entre sus conciudadanos. ¡Ahí va ésa!

4/10
Mr. Brooks

2007 | Mr. Brooks

En 1947, Charles Chaplin, que hasta ese momento sólo había interpretado a personajes entrañables, dio un giro radical en su carrera al dirigir y protagonizar Monsieur Verdoux, una criticadísima obra maestra, en la que interpretaba a un asesino de mujeres, que a pesar de los horribles crímenes que cometía, era también un hombre de familia que caía bien en cierta medida a los espectadores. El film, aparentemente sencillo, es muy complicado de elaborar. Está bastante lejos de la genialidad de Chaplin el cineasta y guionista Bruce A. Evans, que como director sólo había rodado la mediocre Kuffs, poli por casualidad, y que intenta hacer una jugada parecida –hasta el título se parece– convirtiendo a Kevin Costner en un asesino que a la vez es un padre de familia que debe caer bien. El protagonista de JFK es un buen actor, casi siempre en papeles heroicos, pero que con un trabajo impecable logró que el público conectara con su personaje, un delincuente que secuestra a un niño, en Un mundo perfecto, un film mucho mejor construido que el que nos ocupa. Costner interpreta esta vez a Earl Brooks, empresario que ha logrado mucho éxito con su empresa fabricante de cajas. Aparentemente, es un hombre feliz, casado, con una hija adolescente, eso sí, bastante rebelde. Sin embargo, Brooks sufre alucinaciones pues se le aparece constantemente Marshall, un amigo imaginario. Éste le incita a regresar al crimen, pues aunque lleva mucho tiempo inactivo, Brooks en realidad es el ‘Asesino de las huellas’, un peligroso psicópata que aniquila parejas en pleno acto sexual. Durante uno de sus crímenes, deja la ventana abierta, por lo que no puede evitar que le fotografíe un individuo que le va a chantajear: Si no quiere que envíe las fotos a la policía, deberá llevarle consigo a su próximo asesinato. Mientras, una policía que se está divorciando de un impresentable investiga el asunto. El film es un correcto thriller que se sigue más o menos con cierto interés. Pero no acaban de funcionar las secuencias de Costner conversando con Marshall, su lado oscuro, encarnado por William Hurt. Esta dualidad del protagonista recuerda demasiado peligrosamente a El club de la lucha, un film superior. Tampoco es gran cosa la trama de la policía, en parte por el nefasto trabajo de la actriz que la interpreta, Demi Moore, pero también porque su historia introduce demasiadas subtramas que entorpecen el ritmo (se divorcia de ella un vividor que quiere exprimirla, sale de la cárcel un tipo al que encerró que pretende eliminarla). Se supone que el film intenta establecer cierta conexión entre la perseguidora y el perseguido, pero no lo consigue. Llega a resultar especialmente ridículo que el protagonista asista a las sesiones de Alcohólicos Anónimos (AA) a ver si consigue superar su adicción, dando pie a una odiosa comparación entre la patología del protagonista con el alcoholismo, que sinceramente no tiene sentido. De hecho, el protagonista invoca continuamente la famosa oración que se suele usar en AA (“Señor, concédeme serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las que si puedo y sabiduría para distinguir la diferencia”). Es evidente que la cinta pretende ser un entretenimiento muy ligero, pero llama mucho la atención que el contenido esté tan descuidado que no resista el mínimo análisis crítico. Por ejemplo, en esta película la maldad se transmite hereditariamente, como el color de los ojos, lo que nos remite a las teorías biologicistas, desfasadas desde la década de los 30.

4/10
Un plan brillante

2007 | Flawless

Entretenido cine comercial, al que se le habría agradecido un punto más de la brillantez que se promete en el título. La película arranca con una periodista joven y despreocupada, que se dispone a entrevistar con desgana a una anciana que en los años 60 llamó la atención por ser la única mujer alto cargo en la London Diamond Corporation, la máxima empresa londinense fabricante de diamantes. Pero Laura pronto capta la atención de su interlocutora cuando le muestra una joya de enorme tamaño y se dispone a contarle cómo perpetró un audaz robo con la ayuda de Hobbs, encargado de la limpieza y mantenimiento del edificio de la compañía. El británico Michael Radford plasma en imágenes el guión de Edward Anderson, acerca de un robo sorprendente, que no podemos explicarnos cómo se ha llevado a cabo. Y alrededor coloca detalles de machismo rampante que discrimina a una mujer competente (la recuperada Demi Moore), y de crítica como de pasada a los “diamantes de sangre”, a las aseguradoras y a los grandes centros de poder político y financiero. Pero sobre todo estamos ante una historia de despecho –las razones del personaje de Michael Caine sólo quedarán claras al final–, en que la elegancia de las interpretaciones ayuda mucho a sostener un conjunto que si se piensa un poco, resulta endeble. En efecto, al supuesto perspicaz investigador de Lambert Wilson se le escapan bastantes cosas, y el modo “casual” en que las cámaras de circuito cerrado de televisión no estropean el golpe tiene algo de risible, que se reparte entre efecto buscado y efecto no deseado al cincuenta por ciento.

6/10
En la tiniebla

2006 | Half Light

Las tribulaciones de una popular escritora de novelas de misterio. A los celos de su marido, también novelista, pero con poca fortuna, se suma la trágica muerte de su único hijo. La desgracia conduce a la separación del matrimonio. Y ella, en busca de tranquilidad para terminar su próxima obra, se desplaza a una casa solitaria en las Highlands escocesas, junto al mar, en frente de un pintoresco faro. Pero empieza a tener extrañas experiencias, como si el niño muerto estuviera a su lado. Lo que plantea inquietantes dudas acerca de su cordura, que acentúa su sentimiento de culpa. Intento de ‘resurrección’ de la carrera de Demi Moore, tras su papel de chica mala en la secuela de Los ángeles de Charlie. Esta historia de escritoria traumatizada por la muerte de un hijo, con muertos y fantasmas, quiere seguir la estela de El sexto sentido. También se enmarca en la tradición de maridos que desean que su mujer piense que se está volviendo loca, un tipo de tramas deudor de Luz que agoniza: cuando la gente del pueblo oye sus historias junto al viejo faro, no puede dejar de creer que está empezando a perder la cabeza, y de hecho el título original, ‘half light’, parece una cita bastante explícita. Y aunque hay distancia con los títulos mencionados, el film ofrece un par de sustos y alguna que otra sorpresa inquietante.

4/10
Bobby

2006 | Bobby

6 de junio de 1968. Elecciones primarias para la presidencia del partido demócrata. La atmósfera social está muy revuelta por problemas como la guerra de Vietnam o la cuestión racial. Robert Kennedy cuenta con muchas papeletas para ganar en el estado de California, clave para ser finalmente el candidato presidencial, que debería batirse con Richard Nixon. El Ambassador Hotel se ha convertido en el cuartel general de RFK, que en unas horas podría estar celebrando una victoria que le catapulte a la Casa Blanca. Con este telón de fondo político de esperanza e incertidumbre, somos testigos de las historias cruzadas de múltiples personajes relacionados con el hotel: el ex manager del lugar, jubilado; el actual manager, que vive una aventura con una telefonista; su esposa, que trabaja en el salón de peluquería y manicura; el jefe de cocinas, que por una actitud racista es despedido ese día; los pinches de la cocina, uno de los cuales está muy emocionado por el partido de béisbol que se juega ese día; una joven pareja, que se casa ese día para de este modo evitar que él sea destinado a Vietnam; algunos jóvenes implicados en la campaña de Bobby, desde futuros políticos a muchachos que tienen su primera experiencia con la droga; la actriz-cantante alcohólica y su cansado esposo; la pareja madura, donde ella esconde su inseguridad a base de cuidar su apariencia... Notable film bien trabado por Emilio Estevez, director y guionista, y que se reserva un pequeño papel. Se citan en el metraje dos películas, Grand Hotel y Bonnie and Clyde, y no es una mención casual. La estructura y marco del film remiten al clásico de Edmund Goulding, y el otro título anticipa la ensalada de tiros que va a constituir su clímax. Aunque la narración arranca de un modo premioso -hay muchos personajes y subtramas que introducir-, lo cierto es que Estevez las dota de espléndida intensidad dramática, sobre todo porque estamos ante seres de carne y hueso, con inquietudes que podemos entender; y cada pequeña 'tragedia' alcanza su momento álgido, en que detectamos grandeza y miseria. Un reparto de maravillosos actores, espléndidamente escogido, con personajes que les vienen como anillo al dedo -algunos ciertamente arriesgados, como el de tres grandes actrices que se enfrentan al problema de su edad, Demi Moore, Helen Hunt y Sharon Stone- contribuyen, cada uno desde su pequeña parcela, a la gran estatura de este film.

7/10
Los ángeles de Charlie. Al límite

2003 | Charlie's Angels: Full Throttle

Tres mujeres muy hermosas, en una película de acción. Tomando como gancho una vieja serie de televisión. Sin importar excesivamente la línea argumental. Ése es el concepto que había detrás de Los ángeles de Charlie, que tuvo tal éxito que enseguida las tres actrices principales se pusieron de acuerdo para protagonizar la secuela. En esta ocasión las chiquillas tienen que recuperar unos anillos que contienen información sobre el programa de protección de testigos del FBI: la vida de miles de personas que cambiaron de identidad tras testificar podría estar en peligro. ¿Cuáles son las novedades de esta entrega? Que la mala es una ángel caída, a la que da vida una recuperada Demi Moore. Que el padre de Lucy Liu es, ¡sorpresa!, John Cleese, que protagoniza los mejores gags del film. Que John Bosley tiene un hermano, ¡sorpresa!, negro, al que da vida Bernie Mac (Bill Murray no quiso repetir su papel). Que aparece en un breve cameo una antigua ángel de la serie de TV, Jaclyn Smith (parece que el resto de ángeles de la serie no quisieron o no sintieron que fueran a ser suficientemente recompensada por reasumir sus personajes). Lo demás son muchas escenas de acción, un humor asumidamente tontorrón, y la voz cantarina y jovial de Charlie dando instrucciones a sus angelitos.

3/10
Pasión por vivir

2000 | Passion of Mind

A Martha le ocurre algo muy extraño. Viuda, vive en la campiña francesa con sus dos hijas. Pero por las noches, mientras duerme, vive otra vida: se convierte en Marie, una agresiva agente artística que reside en Nueva York. En un momento dado, el amor irrumpe en ambas vidas. El problema es: ¿cuál de las dos vidas es la auténtica? El director de la peculiar película Ma vie en rose ha tratado de hacer un vehículo que permitiera recuperar a Demi Moore la estrella perdida (sus últimos films no es que hayan sido un exitazo de taquilla que digamos). Hay que reconocer al film su lograda atmósfera mágica, y una historia que se sale un poco de lo habitual.

4/10
La teniente O'Neil

1997 | G.I. Jane

La atractiva Demi Moore se arriesga en esta película al hacer de tipa dura y cachas. Dirigida por Ridley Scott (Alien, Blade Runner), el film indaga en el poder y el afán de superación de las personas. En una controvertida decisión, el gobierno de los Estados Unidos decide elegir a la teniente Jordan O'Neil (Demi Moore) para ser la primera mujer en formar parte de una unidad de elite del ejercito. Pero para ello tendrá que pasar una serie de durísimas pruebas mentales y físicas. Cuando una unidad queda a merced del enemigo, O'Neil tendrá la oportunidad de salvar la vida de aquél que ha sido responsable de todos sus sufrimientos.  Película de acción, suspense y superación, que aprovecha irregularmente el subgénero de la lucha de géneros en el ejército. Demi Moore (Ghost) hace lo que puede con su cara mona, pero el papel no da para mucho. Resulta soprendente que Ridley Scott sea el responsable de este film, claramente el punto más bajo de toda su filmografía. 

3/10
Desmontando a Harry

1997 | Deconstructing Harry

Harry es un escritor con éxito de agitada vida sentimental. Su vida inspira sus libros, lo que irrita a los implicados. Y se interroga, con escepticismo, sobre Dios y el judaísmo, las relaciones hombre-mujer y la sexualidad, los hijos... Sustitúyase Harry por Woody Allen, escritor por director, libros por películas. Imposible dejar de ver a Allen en su obra, que ahora describe a un escritor que se siente más cómodo con los personajes que crea que con los del mundo real. El reparto es envidiable, la historia tiene aspectos originales. El juego entre realidad e imaginación, con distinto tratamiento fotográfico, funciona bien. Con chispazos de genio, el director repite sus temas de siempre, adobados de amargura y erotismo. Y el humor crece en negrura, como en la cruel historia de los padres de Harry. No faltan ideas ocurrentes, como la del actor desenfocado, al que nadie ve con nitidez, o la visita al infierno.

7/10
Striptease

1996 | Striptease

Uno de los filmes que comenzaba a apuntar la caída de la "estrella" de su protagonista, Demi Moore, empeñada en mantener su imagen de mito erótico. La trama es de lo más rocambolesca, pues la actriz da vida a una antigua secretaria del FBI que se queda sin trabajo porque su marido es un perfecto desastre, drogata, ladrón y vete a saber qué más. Así que, ante la inevitable separación matrimonial, la pobre mujer se queda sin la custodia de su hijita por carecer de empleo... hasta que consigue uno de... ¡stripter! Cuando uno no sabe si reír o llorar, la cosa se complica con una trama de thriller, con congresista corrupto con la jeta de Burt Reynolds.

2/10
Coacción a un jurado

1996 | The Juror

Annie Laird, una madre soltera, es seleccionada para formar parte del jurado, en el juicio contra un importante mafioso. Sus sicarios deciden presionarla, amenazando con matar a su hijo, si no vota por la inocencia del acusado. Un matón solitario que acosa a Annie acaba enamorándose de ella. Discreta cinta judicial, que adapta una novela de George Dawes Green, adaptada por Ted Tally, autor del libreto de El silencio de los corderos. Aunque los actores cumplen, y está filmada con corrección, acumula tantos tópicos del género que resulta tediosa por momentos.

4/10
Amigas para siempre

1995 | Now And Then

Cuatro íntimas amigas, deciden reunirse tras veinte años de separación para celebrar el embarazo de una de ellas. El encuentro da lugar a que evoquen un verano muy especial que pasaron juntas cuando eran adolescentes. Lesli Linka Glatter dirige este film, en el que predomina el toque femenino, ya que tanto el equipo técnico como artístico está compuesto predominantemente por mujeres. Destaca la labor de las actrices, entre las que cabe destacar a Melanie Griffith, Demi Moore, Christina Ricci y Thora Birch. El film cuenta con una trama sencilla, plagada de simpáticas anécdotas, que nos hacen seguir la película con interés en todo momento.

5/10
La letra escarlata (1995)

1995 | The Scarlet Letter

Inspirada en el relato de Hawtothorne narra la historia de Hester Prynne (Demi Moore) que a finales del siglo XVII viaja a un pequeño pueblo de Boston con el objeto de hacerse cargo de una casa y unas tierras, con el fin de tenerlo todo preparado para cuando regrese su marido. Su belleza, sus ideas liberales, pronto le llevan a ser objeto de murmuración en el pueblo. Creyendo que su marido ha muerto, y atraída por el pastor protestante, mantiente relaciones con él, quedándose embarazada. Acusada de adulterio, será castigada a llevar durante toda la vida la letra A "de adultera" en el pecho, y es que en el antiguo Boston no se andaban con chiquitas. Roland Joffé (La Misión, Los gritos del silencio, La ciudad de la alegría) dirige este melodrama romántico, en el que señala los excesos en los que puede caer un excesivo puritanismo. Si bien hay que tener en cuenta que el film carga las tintas. Hay que destacar que la célebre Demi Moore se ve bien acompañada por Gary Oldman y por un siempre eficiente secundario Robert Duvall.

4/10
Acoso

1994 | Disclosure

Tom (Michael Douglas), un hombre felizmente casado, es ejecutivo de DigiCom, una empresa de tecnología punta. Tras un acuerdo de fusión con otra compañía, Tom cree que ocupará una vicepresidencia vacante, pero sorprendentemente el puesto va a parar a Meredith (Demi Moore). Aunque ésta no trabaja en DigiCom su intervención ha sido decisiva para la fusión. Antigua novia de Tom, pasará a ser su jefe, y se aprovechará de tal posición para acosarle sexualmente. Ante el rechazo de su antiguo novio, le denuncia como si ella hubiera sido la acosada. Barry Levinson, después de algunos serios tropiezos en taquilla, se cubrió las espaldas al abordar este film. El éxito del best-seller de Michael Crichton, aureola de escándalo incluida, y la profesionalidad del director, dan como resultado un producto de impecable factura, que, desde luego, no aburre. Los aspectos tecnológicos del film, sobre todo la realidad virtual, junto a la fotografía y dirección artística, dan a la historia un atractivo look futurista. Michael Douglas y Demi Moore alimentan con sus interpretaciones el morbo prefabricado que acompaña el desarrollo de la película. Quizá lo más original del film ‑mucho más que invertir la clásica situación de acoso de modo que la víctima sea un hombre‑ radique en la presentación del sexo como arma de poder en el mundo de los negocios, junto a la crítica de tal reduccionismo. Reduccionismo bastante semejante, por cierto, al de considerarlo como mero instrumento de placer o mercancía que se puede comprar y vender, una vez vaciado del amor que le da sentido. Lo que le falta a Levinson es sutileza, y así rueda una larga, demasiado larga y desagradable escena de acoso, y recurre a un crudo lenguaje a la hora de describir situaciones. En cuanto a la visión del mundo empresarial que se da, no es muy optimista. Los unos se pisotean a los otros, los amigos dejan de serlo a excepción de uno anónimo que envía mensajes por correo electrónico. Es en ese estado de cosas cuando el amor de la esposa de Tom adquiere su forma más noble.

4/10
Una proposición indecente

1993 | Indecent Proposal

David y Diana (Woody Harrelson y Demi Moore), son un joven matrimonio que pasan por un bache económico y deciden probar suerte en el casino de Las Vegas. Esa misma noche, un apuesto millonario, John Cage (Robert Redford), les ofrece un millón de dólares por pasar una noche de pasión con ella. El dilema está servido. ¿Aceptarán o no?, ¿se pondrá en juego su matrimonio? Fiel a su estilo, el polémico director inglés Adrian Lyne (9 semanas y media, Atracción fatal) plantea una historia morbosa en la que juega al escándalo y a la doble moralidad, a la vez que pone en entredicho algunos principios éticos básicos. Al guaperas Robert Redford le va como anillo al dedo el papel de galán conquistador, mientras que Demi Moore está también convincente en su interpretación de enamorada pero asustada e insegura esposa.

4/10
Algunos hombres buenos

1992 | A Few Good Men

El teniente Kaffe (Tom Cruise) es un ambicioso joven abogado, con un brillante futuro por delante. Tiene un puesto como abogado de la Marina, donde en poco tiempo se ha ganado una justificada excelente reputación. En la base cubana de Guantánamo, en Cuba, un marine aparece muerto. Los aparentes culpables son dos de sus compañeros, que se excedieron en la brutalidad de una novatada. Kaffe es el encargado del caso. Se le asigna una bella ayudante, interpretada por Demi Moore. Ambos no piensan que vaya a ser complicado. A primera vista parece sencillo, porque todo indica que el novato sufrió un accidente. Pero según se adentran en la investigación, descubren una serie de pistas que implican seriamente a los compañeros del muerto. El rudo Comandante en Jefe de la base, interpretado por Jack Nicholson, parece dispuesto a colaborar en el esclarecimiento de los hechos. A medida que avanzan en sus hallazgos, Kaffe y su ayudante deberán enfrentarse con él. Un thriller sensacional sobre un oscuro caso de asesinato y encubrimiento en la marina norteamericana. Cuenta con unos actores de gran categoría. Jack Nicholson está impecable. Cautiva al espectador desde el principio hasta el final, y consigue un alto grado de intriga.

7/10
Pensamientos mortales

1991 | Mortal Thoughts

Ambicioso thriller psicológico de gran intensidad dramática y que cuenta con un reparto de auténtico lujo. El director Alan Rudolph se muestra como un auténtico especialista en manejar la acción, en la dirección de actores y en llevar al espectador al terreno que quiere. La historia es el desvelamiento de un misterioso asesinato. Parece que todas las personas que conocían a la víctima tenían motivos suficientes para acabar con ella. Dos mujeres, sin embargo, serán llevadas a la comisaría como principales sospechosas... Tanto Demi Moore (Ghost, Algunos hombres buenos) como Bruce Willis (Pulp Fiction, La jungla de cristal, El sexto sentido) firman unos papeles memorables y dan cuenta de una capacidad dramática envidiable. Harvey Keitel (Smoke, Reservoir Dogs) tiene también una envidiable presencia y el guión de William Reilly y Claude Kerven está perfectamente hilvanado en colaboración con la inquietante música de Mark Isham. Para amantes de las historias difíciles de resolver.

4/10
Una bruja en Nueva York

1991 | The Butcher's Wife

Una mujer que goza del don de la clarividencia, se casa con el que cree es el hombre de sus sueños, un carnicero. Pero puede que no haya visto tan bien en esta ocasión. Comedieta de embrujo claramente fallida, y en la que el pelo rubio no le pega ni con cola a Demi Moore. Para pasar el rato si uno no exige demasiado.

4/10
Ghost

1990 | Ghost

Sam (Patrick Swayze) le dijo a Molly (Demi Moore), antes de ser asesinado en un atraco, que la amaría para siempre, más allá de la vida y de la muerte. El caso es que Sam queda en un estado intermedio entre esta vida y la otra, y no puede comunicarse con Molly, que mientras tanto apunta a una nueva relación con el tipo equivocado. Sam debe evitarla a toda costa, pero como es un fantasma enamorado, no tiene un cuerpo físico. Sólo cuenta con una presencia espiritual, y para comunicarse con Molly tiene que acudir a la ayuda de una médium, interpretada por la excéntrica Whoopi Goldberg. Una tremenda historia de amor entre la fantasía y la realidad, que tuvo un enorme éxito a principios de la década de los 90. Cuenta con unos eficaces efectos especiales, y con una audaz elección de los temas que componen la banda sonora. Las interpretaciones de Swayze y Moore rebosan sensualidad en la célebre escena en que modelan una vasija de barro. Por lo demás, es un ejemplo de languidez mezclada con un artificioso romanticismo.

6/10
Nunca fuimos ángeles

1989 | We're No Angels

Robert de Niro y Sean Penn interpretan a dos curiosos presidiarios, que debido a una serie de circunstancias, consiguen escapar de la cárcel. El malvado alcaide que se encarga de la prisión, no dejará piedra por remover hasta dar con ellos. Ambos se refugian en una pequeña comunidad, donde se hacen pasar por sacerdotes. Ninguno tiene ni idea de la doctrina cristiana, pero poseen un divertido talento para el engaño y unas increíbles ocurrencias que les sacarán de más de un apuro. Aunque no se llevan muy bien, están obligados a entenderse si quieren conservar su vida y su recién adquirida libertad. En sus caminos se cruzará una bella mujer interpretada por Demi Moore, a la que tendrán que ayudar. Divertida comedia con momentos disparatados que provocan la risa. Cuenta una curiosa historia con mucho ritmo y sentido del humor. Dirigida por el prestigioso Neil Jordan (Juego de lágrimas, Entrevista con el vampiro). Las interpretaciones de Robert De Niro y de Sean Penn, que se entienden a la perfección, son verdaderamente muy brillantes.

5/10
La 7ª profecía

1988 | The Seventh Sign

Como en El exorcista o La profecía esta película indaga acerca de la presencia del demonio entre los hombres. Un extranjero llega un día a una casa en busca de hospedaje. Allí le recibe una mujer joven que está embarazada (Demi Moore), y que accede a dejarle pasar. Pero, poco a poco, va descubriendo que entre ella y el extranjero existe una misteriosa relación que tiene que ver con una larga profecía contenida en el Apocalipsis. Los 7 signos que marcan el fin del mundo están apareciendo y ella se da cuenta de que la salvación de la humanidad depende del nacimiento de su hijo. Se trata de una película de terror y suspense bien dosificados gracias a un jugoso guión y a la inapreciable presencia de una inocente Demi Moore, que comenzaba a progresar en Hollywood. Para incondicionales del género.

4/10
Un verano loco

1986 | One Crazy Summer

Alocada comedia de unos juveniles Demi Moore y John Cusack. Éste da vida a un creador de cómics, que se dispone a disfrutar del verano con un amigo. En el camino a su destino ayudan a una joven que está siendo molestada por unos pandilleros. No sólo la ayudarán en esto, sino que tendrán que echarle una mano para que la casa de su abuelo no acabe siendo propiedad de unos desaprensivos que quieren hacerse con ella. A diferencias de otras películas destinadas al público adolescente, ésta no toma como norma la zafiedad, sino que trata de discurrir algún que otro gag inteligente. Están bien traídos los dibujos tipo 'cartoon', y Bob Goldthwait compone un personaje que hace reír.

5/10
St. Elmo, punto de encuentro

1985 | St. Elmo's Fire

Un grupo de amigos que se conocieron en la Universidad afrontan su nueva vida profesional y sentimental de una manera distinta, y acuden al bar St. Elmo cada dos por tres para estar juntos y compartir sus miedos e ilusiones. Alec y Leslie se han ido a vivir juntos con intención de casarse pronto, a pesar de que él es infiel. Billy se ha casado y tiene un hijo pero su matrimonio no va bien porque él se ha despreocupado de su familia y no hace más que ligar con otras chicas. Por su parte, Kirby, es un muchacho responsable, pero está obsesionado con una joven morena de la facultad. Jules es la guapa del grupo, pero no para de meterse en líos de drogas. Wendy es tímida y está acomplejada, y anda enamoriscada de Billy; y por su parte, Kevin, es un chico simpático que no para de preguntarse por el significado de la vida y al que todos los demás le tachan de gay. Elenco de altura y jóvenes rostros en esta película de Joel Schumacher con un regustillo ochentero. Demi Moore, Emilio Estevez, Rob Lowe o Andie MacDowell forman parte del reparto.

4/10
Lío en Río

1984 | Blame It on Rio

Uno de los últimos trabajos del gran director Stanley Donen (Cantando bajo la lluvia) es esta comedia romántica, previsible y sencillita, que habla de líos amorosos entre hombres maduros y jovencitas de buen ver. Cuenta con intérpretes de la talla de Michael Caine o Demi Moore. Matthew y Victor son dos grandes amigos que deciden pasar una temporada de descanso en la exótica ciudad de Río de Janeiro. Ambos han ido con sus hijas, Nicole y Jennifer. Las cosas se complican cuando Jennifer se siente muy atraída por Matthew y éste acaba cayendo en sus redes. Entretanto Victor se da cuenta de que alguien ha seducido a su hija y pretende desenmascararle...

4/10

Últimos tráilers y vídeos