saltar al contenido principal

Biografía

Emmy Rossum

01/05/2005
(Nueva York, EE.UU., 12/09/1986)
La niña prodigio
Emmy Rossum

Difícilmente olvidará Emmy Rossum el año en que cumplió dieciocho años. Pocas actrices alcanzan semejante notoriedad a esa tierna edad y parece que ella no ha hecho más que entreabrir el tarro de las esencias.

“La luz se hizo cuando vi a Emmy Rossum”. Así recuerda Joel Schumacher el momento de respiro que experimentó al conocer a esta menuda actriz, casi una niña aún, de mirada inocente y extensa sonrisa. Había encontrado a la protagonista de El fantasma de la ópera (2004), la versión cinematográfica del musical de Frank Lloyd Weber, adaptación a su vez del clásico de Gaston Leroux, que Schumacher se disponía a rodar. No era fácil encontrar a la actriz adecuada, y celebridades como Keira Knightley, Katie Holmes o Anne Hathaway habían quedado descartadas. Se ve que reunir juventud, belleza y voz extraordinarias, no estaba al alcance de la mayoría de las aspirantes. Hasta que apareció una chica de diecisiete años llamada Emmy Rossum. Ahí acabó todo.

Y es que lo de esta chiquilla no es normal. Nacida en Nueva York el 12 de septiembre de 1986, Emmanuelle Grey Rossum fue muy pronto presa del mundo del espectáculo. A los siete añitos entró a formar parte del coro infantil de la Metropolitan Opera, algo que muy pocos podían lograr. Pero la chica tenía madera, porque durante los años siguientes engrosó el reparto de distintas representaciones y óperas, mientras se formaba además en arte teatral y en técnica vocal clásica. Se dice pronto, pero hasta los doce años participó en obras como “La Bohème”, “Turandot” o “Carmen”, ésta última bajo la producción de Franco Zeffirelli, y además compartió cartel con ases del escenario, como Plácido Domingo o Angela Gheorghui. ¡Y encima cantaba en seis idiomas diferentes! Vamos, que la Rossum era una especie de niña superprodigio, y parece que no sólo para dar la nota (en el buen sentido, claro). Hasta 1996 estudió en la Spence School, pero entonces comenzó a tomar lecciones en su casa con un tutor privado y utilizando los cursos del Programa Educativo de la Universidad de Stanford para Jóvenes Superdotados (EPGY) y del Centro de Desarrollo del Talento de la Northwestern University (CTD). No se piense, de todas formas, que Emmy es una chica rarita, todo el día encerrada entre cuatro paredes. Nada de eso. Disfruta como nadie montando a caballo, patinando sobre hielo, nadando y escuchando música de Jewel o de Sarah McLachlan. O sea, igual que cualquier hijo de vecino.

Y además no todo era cantar. “Empecé en la música y la ópera, que aún me apasionan, pero hoy soy, ante todo una actriz”, dice. Emmy inició su carrera interpretativa a los doce años, con leves apariciones en series como A Will of Their Own y As the World Turns o telefilmes como Grace & Glorie y, sobre todo, La vida de Audrey Hepburn. Por esta película, donde dio vida a una jovencísima Audrey, recibió entusiastas críticas. Su participación en el mundo televisivo acabó ahí, porque en el 2000 saltó al cine con la independiente Songcatcher. Su papel de la huérfana Deladis Slocum le valió una nominación al mejor debut en los Independent Spirit Award. Buen comienzo, sí señor, y en años posteriores se afianzaría con otros papeles en pequeñas producciones. Y es que le gusta lo pequeño bien hecho: sus intérpretes favoritos son Brenda Blethyn y Philip Seymour Hoffman (que no llenan portadas, precisamente) y su película preferida es Secretos y mentiras (1996), la obra maestra de Mike Leigh. Así, antes de saltar al estrellato, trabajó en películas no muy conocidas, como La pesadilla de Susi (2001), junto a Scarlett Johansson, la extraña Happy Now (2001), la comedia romántica Passionada (2002), que está entre sus favoritas, y Nola (2003), donde por primera vez era la protagonista. Y entonces le llegó Mystic River (2003), la hiperpremiada película de Clint Eastwood. Su breve papel le abrió las puertas de la que sería su gran presentación en Hollywood: El día de mañana (2004). La congelada superproducción de Roland Emmerich la convirtió en estrella en ciernes y su rostro se hizo familiar y querido. Luego la fichó Schumacher para ser la joven soprano Christine Daae de El fantasma de la ópera (2004). A la vista de todos está cómo aprovechó la oportunidad: fue nominada al Globo de Oro entre otros muchos reconocimientos. Actualmente realiza estudios en la Universidad de Columbia y no tiene proyectos a la vista. Por poco tiempo, esperamos.

Trabajos destacados

Filmografía

Intérprete

Intérprete (14 títulos)
2019 | Cold Pursuit
estrella
6
2018 | A Futile and Stupid Gesture
2014 | Before I Disappear
2014 | You're Not You
estrella
6
2013 | Beautiful Creatures
estrella
4
2012 | Shameless | Serie TV
2011 | Shameless | Serie TV
2009 | Dragonball Evolution
estrella
3
2006 | Poseidon
estrella
4
2004 | The Day After Tomorrow
estrella
6
2004 | The Phantom Of The Opera
estrella
6
2003 | Mystic River
estrella
7
2000 | The Audrey Hepburn Story
estrella
5
1998 | Grace & Glorie
estrella
5

Director

Director (1 títulos)

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


© ESTRENOS 21, S.L. Todos los derechos reservados. 2006-2019 Contacto