IMG-LOGO

Biografía

Emmy Rossum

Emmy Rossum

33 años

Emmy Rossum

Nació el 12 de Septiembre de 1986 en Nueva York, EE.UU.

La niña prodigio

01 Mayo 2005

Difícilmente olvidará Emmy Rossum el año en que cumplió dieciocho años. Pocas actrices alcanzan semejante notoriedad a esa tierna edad y parece que ella no ha hecho más que entreabrir el tarro de las esencias.

“La luz se hizo cuando vi a Emmy Rossum”. Así recuerda Joel Schumacher el momento de respiro que experimentó al conocer a esta menuda actriz, casi una niña aún, de mirada inocente y extensa sonrisa. Había encontrado a la protagonista de El fantasma de la ópera (2004), la versión cinematográfica del musical de Frank Lloyd Weber, adaptación a su vez del clásico de Gaston Leroux, que Schumacher se disponía a rodar. No era fácil encontrar a la actriz adecuada, y celebridades como Keira Knightley, Katie Holmes o Anne Hathaway habían quedado descartadas. Se ve que reunir juventud, belleza y voz extraordinarias, no estaba al alcance de la mayoría de las aspirantes. Hasta que apareció una chica de diecisiete años llamada Emmy Rossum. Ahí acabó todo.

Y es que lo de esta chiquilla no es normal. Nacida en Nueva York el 12 de septiembre de 1986, Emmanuelle Grey Rossum fue muy pronto presa del mundo del espectáculo. A los siete añitos entró a formar parte del coro infantil de la Metropolitan Opera, algo que muy pocos podían lograr. Pero la chica tenía madera, porque durante los años siguientes engrosó el reparto de distintas representaciones y óperas, mientras se formaba además en arte teatral y en técnica vocal clásica. Se dice pronto, pero hasta los doce años participó en obras como “La Bohème”, “Turandot” o “Carmen”, ésta última bajo la producción de Franco Zeffirelli, y además compartió cartel con ases del escenario, como Plácido Domingo o Angela Gheorghui. ¡Y encima cantaba en seis idiomas diferentes! Vamos, que la Rossum era una especie de niña superprodigio, y parece que no sólo para dar la nota (en el buen sentido, claro). Hasta 1996 estudió en la Spence School, pero entonces comenzó a tomar lecciones en su casa con un tutor privado y utilizando los cursos del Programa Educativo de la Universidad de Stanford para Jóvenes Superdotados (EPGY) y del Centro de Desarrollo del Talento de la Northwestern University (CTD). No se piense, de todas formas, que Emmy es una chica rarita, todo el día encerrada entre cuatro paredes. Nada de eso. Disfruta como nadie montando a caballo, patinando sobre hielo, nadando y escuchando música de Jewel o de Sarah McLachlan. O sea, igual que cualquier hijo de vecino.

Y además no todo era cantar. “Empecé en la música y la ópera, que aún me apasionan, pero hoy soy, ante todo una actriz”, dice. Emmy inició su carrera interpretativa a los doce años, con leves apariciones en series como A Will of Their Own y As the World Turns o telefilmes como Grace & Glorie y, sobre todo, La vida de Audrey Hepburn. Por esta película, donde dio vida a una jovencísima Audrey, recibió entusiastas críticas. Su participación en el mundo televisivo acabó ahí, porque en el 2000 saltó al cine con la independiente Songcatcher. Su papel de la huérfana Deladis Slocum le valió una nominación al mejor debut en los Independent Spirit Award. Buen comienzo, sí señor, y en años posteriores se afianzaría con otros papeles en pequeñas producciones. Y es que le gusta lo pequeño bien hecho: sus intérpretes favoritos son Brenda Blethyn y Philip Seymour Hoffman (que no llenan portadas, precisamente) y su película preferida es Secretos y mentiras (1996), la obra maestra de Mike Leigh. Así, antes de saltar al estrellato, trabajó en películas no muy conocidas, como La pesadilla de Susi (2001), junto a Scarlett Johansson, la extraña Happy Now (2001), la comedia romántica Passionada (2002), que está entre sus favoritas, y Nola (2003), donde por primera vez era la protagonista. Y entonces le llegó Mystic River (2003), la hiperpremiada película de Clint Eastwood. Su breve papel le abrió las puertas de la que sería su gran presentación en Hollywood: El día de mañana (2004). La congelada superproducción de Roland Emmerich la convirtió en estrella en ciernes y su rostro se hizo familiar y querido. Luego la fichó Schumacher para ser la joven soprano Christine Daae de El fantasma de la ópera (2004). A la vista de todos está cómo aprovechó la oportunidad: fue nominada al Globo de Oro entre otros muchos reconocimientos. Actualmente realiza estudios en la Universidad de Columbia y no tiene proyectos a la vista. Por poco tiempo, esperamos.

Filmografía
Venganza bajo cero

2019 | Cold Pursuit

Remake estadounidense de la película noruega Uno tras otro, a cargo de su mismo director, Hans Petter Moland, conocido por haber dirigido Redención. Los casos del Departamento Q. Sigue a Nels Coxman, supuesto ciudadano ejemplar, casado y con un hijo adulto, Kyle, que trabaja con su máquina quitanieves despejando las carreteras en lo más crudo del crudo invierno. Cuando Kyle es asesinado por una banda de narcotraficantes –estaba en el lugar equivocado, su compañero de trabajo Dante tenía trato con ellos–, la familia Coxman queda hecha añicos, pero Nels se muestra tremendamente resuelto y metódico a la hora de vengarse de los responsables, no acepta la versión oficial de que murió de sobre dosis. Irá escalando, peldaño a peldaño, en dar pasaporte a los que tuvieron que ver con el deceso de Kyle, hasta dar con el líder de ese grupo criminal, Viking, divorciado y con un niño, de carácter cruel y veleidoso, que se equivocará de enemigo, hasta desatar una guerra con los indios de la reserva con los que estaba asociado en el negocio del narcotráfico. Mientras, una policía local, Kim, empezará a darse cuenta de lo que pasa, mientras su veterano jefe, le ruega que se tome las cosas con calma. Alguien ha debido pensar que Liam Neeson es el actor ideal para encarnar a personas normales que desatan los demonios que llevan dentro cuando les infligen daño, momento en que deciden castigar al contrario con algo incluso más allá del clásico “ojo por ojo”, su venganza va a ser terrible. No en balde protagonizó una trilogía que se tituló precisamente Venganza. Un referente ineludible en tal sentido es sin duda Charles Bronson con su saga El justiciero de la ciudad. El actor hace pues su trabajo sin despeinarse mucho, encarnando a un antihéroe monolítico. Aquí tenemos una historia que el desconocido Frank Baldwin ha trasladado a Estados Unidos, introduciendo elementos locales como los indios, con mucha violencia gráfica y un tono de humorada negra y toques surrealistas –véase la escena en la morgue– que emparentan Venganza bajo cero con el universo Fargo imaginado por los hermanos Coen, y con la violencia paródica de Quentin Tarantino. Aunque, nunca mejor dicho con tanta nieve y temperaturas gélidas, el resultado es bastante más frío, se mira todo con mucha distancia, resulta difícil implicarse emocionalmente. Incluso el posible elemento tierno que podía introducir el hijo de Viking, amante de la música de Bach, que juega con los gorilas asesinos de su progenitor, y que acaba haciendo migas –algo que cuesta creerse– con Nels, te deja gélido, aunque sea lo más parecido a la inocencia que nos propone el film, como contrapunto al modo de proceder de los demás personajes. Moland sabe rodar con buen ritmo, de modo que las casi dos horas de metraje se siguen bien, con el macabro recuento de los muertos violentamente, tan abundantes como en un spaghetti-western de Sergio Leone, y una retahíla de motes –Speedo, Esquimal, Limbo, Santa, Wingman...– correspondientes a variopintos matones. La fotografía con paleta de colores fríos, correspondiente a los parajes nevados, con escenarios como el del cementerio, con las lápidas recortándose contra un cielo tan blanco como la propia nieve, está muy conseguida.

6/10
A Futile and Stupid Gesture

2018 | A Futile and Stupid Gesture

Before I Disappear

2014 | Before I Disappear

Siempre estaré contigo

2014 | You're Not You

Kate, pianista clásica, recibe un terrible diagnóstico: padece ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica). Recibirá como ayudante a Bec, una joven que aspira a convertise en cantante de rock y que lleva una vida desordenada, tanto en la univesidad como con sus relaciones sentimentales. Kate, cuyo carácter es todo lo contrario, ordenado y meticuloso, pronto se convertira en el contrapunto de Bec, y ambas entablarán una sincera relación en donde cada una sacará lo mejor de la otra, aunque tengan altibajos. Acendrado y emotivo drama basado en el libro de Michelle Wildgen, que cuenta como mejor baza con la presencia de Hilary Swank una actriz que sabe como nadie interiorizar el sufrimiento y las emociones. Le acompaña una estupenda Emmy Rossum y completa el reparto un estupendo grupo de conocidos secundarios.

6/10
Hermosas criaturas

2013 | Beautiful Creatures

Gatlin, un perdido pueblo sureño de los Estados Unidos, donde el horizonte vital de sus habitantes parece bastante limitado. Así lo siente el joven Ethan Wate, aburrido de las tradiciones locales que recrean la guerra de secesión, o de las expectativas con la chica que le tira los tejos. La cosa cambia con la llegada de Lena Duchannes, fascinante sobrina del misterioso y rarito Macon Ravenwood, un tipo siempre encerrado en su mansión. Porque surge el amor. El único inconveniente es que él es un humano y ella una bruja sobre la que pesa una maldición. Adaptación de la primera entrega de una saga juvenil conocida como “Las crónicas de Caster”, creada por Kami Garcia y Margaret Stohl. El referente, al que se trata de añadir quizá algo más de oscuridad e intectualidad, es sin duda otra saga juvenil, la creada por Stephanie Meyer, estamos al fin y al cabo ante un “Crepúsculo” con brujas y libros. Porque las ideas de amor imposible y sacrificio son constantes que innegablemente comparten. Quizá lo que pesa al film dirigido y escrito para el cine por Richard LaGravanese es su intento por ofrecer algo más profundo que la popular saga vampírica. Y aunque se agradece el esfuerzo, lo cierto es que al estilo de La brújula dorada, ofrece un extraño, incoherente y, por qué no decirlo, aburrido batiburrillo de ideas acerca de fe y superstición, ciencia y magia, el poder intangible del amor, que exige sacrificio. Al final la trama hace honor a la frase de G.K. Chesterton de que “cuando no se cree en Dios, se acaba creyendo en cualquier cosa”. Se revele poco inteligente este enfoque, que sin duda resta público. No falta la inevitable ración de efectos especiales, a cuento de los hechizos de turno, no demasiado originales. El film permite la presentación en sociedad, por así decir, de actores juveniles desconocidos –Alden Ehrenreich, Alice Englert– y “ganarse los garbanzos” a los veteranos –­Jeremy Irons, Emma Thompson–.

4/10
Shameless (2 ª temporada)

2012 | Shameless | Serie TV

La segunda temporada de la serie más audaz y valiente de la televisión. Zambulle la cabeza en el calor sofocante del verano de Chicago, agarrando la vida de los Gallagher por el cuello para nunca dejarla ir. Las estafas del borracho Frank nunca funcionan. La trabajadora Fiona cambia de pareja constantemente hasta que Steve vuelve con una nueva esposa sexy. Lip se retira para cuidar de su bebé y de Karen, mientras Ian apoya a West Point. Grammy Gallagher visita después de una temporada en la cárcel. La bipolar Monica vuelve a avivar las llamas de Frank. Los Gallaghers pueden carecer de dinero y de papel higiénico, pero nunca hay escasez de corazón o de momentos de vergüenza en este aclamado drama protagonizado por William H. Macy, Emmy Rossum y un reparto brillante.

Shameless (serie)

2011 | Shameless | Serie TV

Conoce a Frank Gallagher, un patriarca de clase trabajadora que ama a sus seis hijos tanto como a la bebida, los cigarrillos... Así que deja a su hija mayor Fiona hacerse cargo de la familia y asegurarse de que todos (excepto Frank) trabajan para traer el pan a casa.

Dragonball Evolution

2009 | Dragonball Evolution

Goku es un joven que se ha criado con su abuelo, quien le ha enseñado todos los secretos de las artes marciales. Se acerca su 18 cumpleaños y recibe de regalo: una Bola de Dragón, de las siete que hay en el mundo. El abuelo le encomienda protegerla porque de ello depende la paz de la Tierra. Goku acepta, pues todavía es muy joven y algo inconsciente. Sin embargo, todo cambia para él cuando descubre que el malvado Piccolo pretende destruir el mundo, tarea para la que necesita las siete Bolas. El universo Bola de Dragón, que nació en los años ochenta, es lo suficientemente vasto como para que una sola película siempre vaya a resultar, a todas luces, insuficiente. Dicho esto, cabe señalar que por difícil que fuera la adaptación, el resultado ha sido muy inferior a lo deseable. Los amantes del anime y el manga japonés de Goku se llevarán una decepción soberana. La película es de un “infantiloide” alarmante, lo cual choca con el hecho de que los clásicos admiradores de Goku dejaron hace tiempo de ser niños. Los que con esta película tengan su primer contacto con el mundo Dragonball tampoco es que vayan a salir muy bien parados, pues la película como tal, con independencia de los cómics y de la serie, no es nada memorable. El planteamiento de película de instituto aderezada con escenas de acción no funciona en ningún momento. El argumento, de lo más simple, conduce a un conflicto de personalidad que atañe a Goku y que se convierte en el típico golpe efectista provocado por los ya clásicos giros de guión. Los personajes también son de lo más elemental. Goku todavía, pero el maestro Roshi –pobre Chow Yun-Fat– es infumable, porque ‘fumado’ es como parece que está durante todo el metraje. Los secundarios como Chi Chi aún dan el pego. Pero Bulma y Yamcha... Nada justifica su aparición, es de lo más banal y gratuita. Hasta un personaje secundario, que aparentemente sólo va a dar golpes y ayudar al bueno, necesita un porqué, una profundización. En base a todo esto, el hecho de que esta película también se acoja a la moda de las secuelas y deje un final con una puerta abierta, pone los pelos de punta. A lo mejor los adolescentes son más benévolos y saben apreciar lo que ha propuesto James Wong.

3/10
Poseidón

2006 | Poseidon

Esperado remake de La aventura del Poseidón, filmada en 1972. Durante la celebración de fin de año en el enorme transatlántico Poseidón, un extraño fenómeno marino crea una gigantesca ola que golpea al buque. Como consecuencia del impacto, éste se tumba de tal modo que queda completamente boca abajo. Según el capitán del navío, las paredes exteriores están preparadas para contener el aire y aguantar la presión del agua, hasta que lleguen a rescatarlos. Sin embargo, unos cuantos supervivientes deciden ascender ellos mismos hasta el casco, aun a riesgo de encontrar la muerte por el camino. La película tiene a su favor la pericia de Wolfgang Petersen –quien vuelve a estar bajo el agua tras El submarino (1981)– y el uso de los modernos efectos especiales. Así, el accidente y sus consecuencias devastadoras están resueltos con brillantez, al igual que algunas tomas posteriores, donde predomina la sensación claustrofóbica. Sin embargo, es el tratamiento de los personajes el que no funciona del todo. El guión en este punto es ingenuamente esquemático, apenas hay presentación de los mismos antes de entrar en faena y no da tiempo de implicarse emocionalmente, al contrario de lo que ocurría en la versión de 1972. Hay, eso sí, varios momentos para el heroísmo, pero también “cantan” demasiadas casualidades a la americana. Entre el reparto destaca la argentina Mía Maestro, a la que hemos visto en la serie Alias, y junto a ella un grupo de actores consagrados como Russell, Lucas o Dreyfuss.

4/10
El fantasma de la ópera (2004)

2004 | The Phantom Of The Opera

Brillante adaptación del célebre musical de Andrew Lloyd Webber, basado a su vez en la romántica historia del escritor Gaston Leroux. El film arranca con un magnífico prólogo en blanco y negro, donde un viejo visitante, Raoul, recorre los pasillos del abandonado patio de butacas de la ‘Ópera Popular’, donde no hace mucho tiempo brillaban las mejores representaciones musicales de la noche parisina. Al hilo de sus recuerdos retrocedemos en el tiempo para asistir a una trama bien conocida y colorista: la del hombre con el rostro desfigurado que se oculta tras una máscara, y que habita en los laberínticos sótanos del teatro; un ‘fantasma’ que, atormentado por sus penas, desea estrenar una nueva obra, que debería interpretar su protegida Christine, en detrimento de la diva titular, la insoportable Carlotta. Christine es pretendida amorosamente por el joven Raoul, lo que provoca los inevitables celos del Fantasma. Romanticismo a raudales. El rostro inocente de Christine –perfecta la elección de una Emily Rossum de 16 años para el papel–, que echa de menos sobremanera a su padre, y reza en su capilla pidiendo la asistencia del ‘Ángel de la música’. La presencia del misterioso fantasma, con su semimáscara de diseño. Las preciosas canciones de Webber, que recomendamos encarecidamente escuchar en su versión original, a las que se añade un tema inédito, “Learn To Be Lonely”, que fue candidato al Oscar. Todo contribuye al resultado final de una gran película, repleta de emociones, vibrante. El film era un viejo proyecto de Webber, que tan encariñado estaba con él que firma el guión y escogió personalmente al director, Joel Schumacher. Arrancar en un realista blanco y negro, para pasar al color de los recuerdos, es una argucia fantástica, que justifica además que los personajes se pongan a cantar. En 1990 la idea era que los intérpretes originales de versión teatral, Michael Crawford y Sarah Brightman, hicieran la película. El divorcio de Webber y Brightman lo impidió, y la cosa se fue retrasando, mientras sonaban para el papel del Fantasma nombres como los de John Travolta y Antonio Banderas. Al final sería el desconocido Gerard Butler quien se llevaría la máscara al rostro, por así decir. Para Christine sonaron los nombres de Katie Holmes y Keira Knightley, pero al fin el papel sería para Rossum. Una condición puesta por Webber fue que los actores fueran capaces de cantar sus canciones, y así ocurre en todos los casas menos en el de Minnie Driver, que no tiene formación operística, aunque para compensar canta la canción de los títulos de crédito.

6/10
El día de mañana

2004 | The Day After Tomorrow

Film catastrofista que aprovecha una cuestión de rabiosa actualidad: el cambio climático. Una perturbarción en la corriente del Atlántico produce una cataclismo de proporciones planetarias. Deshielo, tormentas, huracanes, que traen consigo una nueva era glacial. Nueva York es una de las ciudades afectadas, donde Sam Hall queda atrapado con unos amigos en la Biblioteca Pública. Pero papá Hall, experto climatólogo, acudirá al rescate. Estupendos efectos especiales, con la Gran Manzana inundada y cubierta de nieve, y acierto en la elección de Jake Gyllenhaal como adolescente desastrado, un poco a lo Tobey Maguire en Spider-Man, pueden anotarse en el haber de la película entregada por Roland Emmerich (Independence Day, El patriota), que círcula por los cánones clásicos del género, el esquema de mostrar a diversos personajes en peligro. Algún elemento original (los todopoderosos EE.UU. pidiendo ayuda al Tercer Mundo, la quema de libros para obtener calor) no ocultan los puntos débiles: la obcecación del padre por ir a buscar a su retoño, poco verosímil, y el modo en que se resuelve el film, donde las cosas ocurren porque sí. También resulta llamativa la ausencia de lo trascendente en una historia que nos presenta poco menos que la inminencia del fin del mundo.

6/10
Mystic River

2003 | Mystic River

Jimmy, Dave y Sean, compañeros de la infancia, vieron cómo su amistad se truncaba bruscamente la mañana en que dos tipos, simulando ser policías, se llevaron a uno de ellos. Los abusos sexuales que padeció Dave le marcaron de por vida; y aunque casado y con un hijo años después, le quedan claran secuelas; Jimmy, siguió el camino de la delincuencia, aunque tras una temporada en prisión, trata de regenerarse y de sacar adelante a su familia; por último, Sean se ha convertido en policía. Y precisamente un caso criminal, el asesinato de la hija de Jimmy, fuerza de nuevo el contacto de los otrora amigos. Clint Eastwood es un excelente director. Tiene además su propia productora, Malpaso, y un equipo de técnicos (Lennie Niehaus, música, Joel Cox, montador, Henry Bumstead, diseñador de producción…), con los que viene repitiendo de película en película. O sea, cuenta con un preciso mecanismo de relojería para poner en marcha, realizar y empaquetar películas impecables. Es el caso de Mystic River, un film intenso, con un guión bien vertebrado de Brian Helgeland, adaptación de la novela homónima de Dennis Lehane, donde todo encaja y que disimula bien algunas trampas, como la inexistencia de coartada para Dave, el repentino hallazgo de unas pruebas incriminatorias. Eastwood rueda a las mil maravillas, con ritmo brioso, sin empantanarse; con ideas visuales efectivas. El film es pesimista y duro, pero su violencia es sobre todo psicológica, y se evitan las truculencias al tratar los abusos sexuales. Película masculina, alguno la tacharía quizá de machista, pues las mujeres tienen escasa presencia, y se comportan de modo poco inteligente: la excepción es la esposa de Sean, con sus llamadas silenciosas al móvil. Clint Eatwood no actúa, pero hace actuar a sus actores con maestría. Medido reparto que ha dado a Sean Penn el primer Oscar de su carrera, el rebelde actor está perfectamente secundado por un plantel de campanillas: Tim Robbins, Kevin Bacon, Laurence Fishburne. Y aunque las mujeres tengan menos peso, Marcia Gay Harden y Laura Linney se las arreglan para dar a sus personajes una tercera dimensión.

7/10
La vida de Audrey Hepburn

2000 | The Audrey Hepburn Story

Interesante y elaborado biopic de Audrey Hepburn, una de las mayores estrellas de la historia del cine. la película sigue a Audrey desde su más tierna yinfancia, hasta su ascensión a los más alto en los años 60 del pasado siglo. Su vida no fue tan fácil como pueda parecer. Nacida en Bélgica, de padre británico y madre holandesa, hubo de sufrir mucho cuando era niña, debido al divorcio de sus padres y a la ocupación de Holanda por los nazis, donde ella vivía. Pasó hambre y calamidades, hasta que por fin llegó a Norteamérica dispuesta a ser actriz, lo que tampoco fue un camino de rosas al principio, debido a su falta de compromiso y su excesiva querencia por la noche neoyorquina. Pero poco a poco su carácter se volvió más fuerte y su talento empezó a deslumbrar. Dirige Steven Robman, especialista en series y telefilmes, bajo un meritorio guión de Marsha Norman (Buenas noches, madre), que hace creíble el personaje y la trayectoria. Como protagonista se luce una jovencita Jennifer Love Hewitt (Las seductoras), que acababa de aparecer en el panorama cinematográfico. Lo cierto es que resulta atractiva y convincente en su rol.

5/10
Grace & Glorie

1998 | Grace & Glorie

Dos mujeres muy diferentes establecen entre ellas una amistad estrechísima, al tiempo que viven un momento crítico de sus vidas. Una de ellas tendrá que lidiar con su pasado y la otra con su futuro. Emotivo y cuidado telefilm, basado en la obra teatral homónima de Tom Ziegler, que resulta agradable de ver gracias al trabajo espléndido de sus protagonistas Gena Rowlands (Una mujer bajo la influencia) y Diane Lane (Cotton Club). Dirige la función Arthur Allan Seidelman (Atrapados en el espacio).

5/10
Modern Love

2019 | Modern Love | Serie TV

Serie nacida al calor de la columna semana homónima del New York Times, que también había dado lugar a podcasts. Consta de ocho historias independientes –aunque en el episodio final se orquesta su unión, con imágenes de todas–, que procuran ser muestra de las diversas formas que puede cobrar el amor en nuestros días, aunque por supuesto, el amor es universal, “for all seasons”. De todos modos, se juega con la “modernidad” aludiendo a las aplicaciones de internet, o a la omnipresente apuesta por la diversidad, no puede faltar una historia de amor gay, una pareja que quiere adoptar un bebé. Por el tono y el marco neoyorquino en que transcurren, incluida la música de jazz en muchos tramos, cualquiera diría que esto es lo que esperaba Amazon cuando encargó a Woody Allen una serie para su plataforma de streaming, y no Crisis in Six Scenes, que no era otra cosa que una película cortada en seis pedazos; sea como fuere el idilio entre el cineasta neoyorquino y el gigante de Jeff Bezos ha terminado en los tribunales, el #MeToo es demasiado fuerte, y mientras Día de lluvia en Nueva York no se asoma aún a los cines de Estados Unidos, la única lluvia neoyorquina que pueden ver los abonados a Prime Video es la que se puede ver en un momento en esta serie. Como suele ocurrir con las series de episodios independientes, tenemos unas historias mejores que otras, aunque se agradezca la intención de ahondar un poco en las complejidades que subyacen en los sentimientos e inclinaciones amorosas, dentro de una visión donde convive el anhelo de un afecto perdurable con la visión, paradójica, de que las relaciones muchas veces exigen inevitablemente "prueba y error", la fidelidad no puede vivirse a cualquier precio. Las más destacables son tres de las cuatro que ha escrito y dirigido John Carney, el responsable de Once y Begin Again. Tiene su encanto ese portero que cuida de la chica a la que conoce desde niña, para que no se vaya con el hombre equivocado, y apoyándola en su maternidad; esa abogada encantadora y chispeante con la cara de Anne Hathaway, pero que tiene otro lado oculto, cosas del trastorno bipolar; o los amores que laten debajo de la entrevista que una periodista hace al creador de una aplicación informática para concertar citas románticas; es más irregular en cambio la de la pareja gay, que espera que una “sin techo” les pase a su bebé en cuanto dé a luz. Las otras cuatro entregas, son decididamente inferiores, aunque se dejan ver: las dos de Tom Hall, sobre una pareja de ligue de una noche, que estrecha lazos cuando él debe ser trasladado de urgencia al hospital, y la de una anciana que encuentra un amor de última hora; la de Sharon Horgan sobre una pareja que tiene todas las papeletas para romperse; y la de Emmy Rossum, sobre una jovencita que busca una figura paterna, pero él se cree otra cosa.

6/10

Últimos tráilers y vídeos