IMG-LOGO

Biografía

William H. Macy

William H. Macy

70 años

William H. Macy

Nació el 13 de Marzo de 1950 en Miami, Florida, EE.UU.

Pasión interpretativa

08 Septiembre 2015

Su nombre está ligado al de autores con sello de calidad como Woody Allen, Paul Thomas Anderson, los hermanos Coen –que le catapultaron a la fama– o  David Mamet, presente desde los inicios de su carrera y con quien estudió en la Goddard College. Su rostro, más allá de su nombre, es a estas alturas conocido por todos...

Su autodefinición de “tipo estereotípico de clase media, WASP y luterano, un tipo corriente...” le ha llevado a interpretar papeles en películas comerciales y sobre todo en el cine independiente, donde ha explotado un talento que le ha granjeado multitud de reconocimientos. Interesado en transmitir su experiencia, es profesor de interpretación a la vez que director de teatro y guionista. Un tipo nada corriente...

William Hall Macy, Jr. nació el 13 de Marzo de 1950 en Miami, en el estado de Florida de Estados Unidos. Es hijo de un condecorado piloto de la Segunda Guerra Mundial y de una viuda de guerra que aportó un hijo al matrimonio, Fred. Éste enseñaría a William a tocar la guitarra, quien tras superar su timidez de adolescente, comenzó a cantar en un show de talentos con mucha aprobación del público. Tras acabar el instituto creó un grupo de folk-rock llamado The Minnensingers y aunque ya le tiraban las tablas, se matriculó en Veterinaria en la Universidad de Bethany. No tardaría en dirigirse hacia la interpretación en dicha universidad para terminar en la citada Goddard College, escuela de artes de Vermont bajo la tutela de David Mamet.

Su encuentro con el célebre dramaturgo fue definitivo y tras graduarse en dicha escuela en el 71, juntos fundaron con el también guionista Steven Schachter, la exitosa compañía teatral St. Nicholas Theater Company en la ciudad de Chicago. Macy, que ya venía de interpretar piezas tanto clásicas como contemporáneas en su etapa de formación, interpretó aquí personajes en obras de Mamet, tales como “The Water Engine” y “American Buffalo”, siendo nominado por sucesivos papeles en los galardones Joseph Jefferson. Junto a Mamet concebiría la técnica de interpretación “Practical Aesthetics”, basada entre otras en las enseñanzas del método Stanislavski, y fundarían en 1985 la compañía teatral The Atlantic Theater Company en Nueva York. En esta ciudad, a la que se mudaría en 1980, trabajó en más de cincuenta obras de Broadway y off-Broadway, a la vez que sacó provecho de su voz grabando anuncios, alguno de cuyos eslóganes serían célebres con el tiempo. En ese mismo año debutaría en el cine con la comedia romántica Amor por sorpresa. A esta le seguirían algunos trabajos para la televisión, como The Boy Who Loved Trolls (1984) donde prestaría su voz a la tortuga Sócrates, así como en la sitcom Kate & Allie y en las series hospitalarias Hospital General y Urgencias. Sus consiguientes trabajos para este medio le han llevado a ganar dos Emmys en la categoría de actor principal y guión en el telefilm Door to Door (2002). También conseguiría el premio del Sindicato de Actores por esta película, así como por su trabajo en la serie cómica Shameless (2014).

Sin duda, su mayor reconocimiento llegaría con la nominación al Oscar por interpretar a Jerry Lundegaard en Fargo (1996), dirigida por los hermanos Coen. Esto relanzó su carrera, si bien venía ya de una fructífera colaboración con Mamet en diversas películas, tales como Casa de juegos (1987), Las cosas cambian (1988), Homicidio (1991) y Oleanna (1994). Posteriores a  Fargo son State and Main (2003) y Spartan (2004).

Woody Allen también había llamado a su puerta para Días de radio (1987) y Sombras y niebla (1991). Steven Zaillian le requirió para En busca de Bobby Fischer (1993) y Acción civil (1998) y con Paul Thomas Anderson también hizo doblete en Boogie Nights (1997) y Magnolia (1999).

Otros títulos destacables son la comedia romántica Benny & Joon (1993) de Jeremiah S. Chechik, el thriller El cliente (1994), dirigida por Joel Schumacher, y los dramas Profesor Holland (1995), donde compartía cartel con los oscarizados Richard Dreyfuss y Olympia Dukakis, y Fantasmas del pasado (1996), de Rob Reiner, junto a Whoopi Goldberg y Alec Baldwin.

En 1997 se casó con la también actriz Felicity Huffman (la inolvidable Lynette Scavo en la serie Mujeres desesperadas), a la que conoció siendo su alumna en la Atlantic Theater Company. De su unión nacieron 2 hijos, Sofia y George. De ese año es Air Force One, de Wolfgang Petersen, junto a Harrison Ford. Un año más tarde rodaría Pleasantville, de Gary Ross, junto a Tobey Maguire y Reese Witherspoon, al igual que Psycho, el remake del clásico a las órdenes de Gus Van Sant. En 2001 rodaría Parque Jurásico III de Joe Johnston, con los Coen y Spielberg en la producción. Tras las destacables Bienvenidos a Collinwood y Seabiscuit y junto a un reparto coral le veríamos en Bobby, de Emilio Estévez, y colaborando con David Lynch en Inland Empire. Del 2011 es El inocente, basada en la novela de Michael Connelly, junto a Marisa Tomei. Las sesiones, del 2012, reportarían a su compañera Helen Hunt múltiples nominaciones. En 2014 por fin podría compartir de nuevo pantalla con su mujer, Felicity Huffman, en el drama Cake, ya que no trabajaban juntos desde Las cosas cambian (1988). La película se estrenó en una sección del Festival Internacional de Cine de Toronto.

Su trabajo más actual para la televisión es en la serie Shameless (2011), versión americana de la serie homónima original del Reino Unido, que cuenta la historia de una familia disfuncional en la cual el cabeza de familia pasa ebrio la mayor parte del día y sus hijos viven en la absoluta desatención. La adaptación norteamericana nos llega de manos de John Wells (El Ala Oeste de la Casa Blanca). Macy la adora, ya que cree que “el mejor material se encuentra ahora mismo en la televisión”. También disfruta con la carpintería (apareció en la portada de una revista de bricolaje) y confiesa no defenderse en la cocina: “de vez en cuando hago algo bueno, pero si me pones una pistola en la cabeza, no sabría repetirlo”. Felicity se lo perdonará. A nosotros nos queda su impecable trabajo que parte de sus sabias reflexiones: “el trabajo del actor no es ser gracioso. Ése es el trabajo del guionista. El trabajo del actor es resultar creíble y, entonces, surgirá el humor”. 

Filmografía
Krystal

2017 | Krystal

La habitación

2015 | Room

Parte del desafío de una película que arranca con una situación desconcertante, que no se acaba de entender, consiste en que el director logre entregar los elementos suficientes para que el espectador comprenda en un tiempo razonable qué es lo que está viendo. El irlandés Lenny Abrahamson, que adapta una novela de Emma Donoghue convertida en guión por ella misma, tiene el mérito de afrontarlo con éxito. En efecto, seguimos a una madre y a su hijo Jack, que da la impresión de que hacen toda su vida dentro de una habitación, que no tiene más luz natural que la que entra por una claraboya. Allí comen, hacen ejercicio, juegan, ven la tele... No sabemos cómo han llegado hasta ahí, podríamos pensar que están en un refugio nuclear o algo así. Pero descubrimos que de vez en cuando les visita un tipo, el viejo Nick, que les provee de alimentos y algunos enseres. También notamos que Jack desconoce cómo es el mundo real, o la sustancia que esconden las imágenes de la pequeña pantalla, en lo que parece una variación del mito de la caverna de Platón: pues podemos llegar a creer, como en el viejo relato, que las sombras constituyen la auténtica realidad. Finalmente tenemos la convicción de que están encerrados contra su voluntad, que llevan así años, y que la madre ha trazado un plan que les permita la huida. Si algo define esta historia, que se diría libremente inspirada en el cautiverio y liberación de la austríaca Natascha Kampusch, es la sutileza, los sobreentendidos, el logro de evitar subrayados innecesarios, la elegancia ante lo que podía ser sórdido y truculento hasta el extremo. Se abordan muchas cuestiones en muy poco tiempo, y nunca dan la sensación de estar metidas con calzador. Además Abrahamson logra plasmar en imágenes de modo maravilloso el formidable contraste entre el espacio claustrofóbico de la habitación, y el mundo exterior que se diría nos vuelve la atmósfera respirable, en un momento mágico. Y apunta las dificultades de una educación en circunstancias traumáticas, se diría que el mundo avanza de modo distinto dentro y fuera de la habitación, y que pasar al otro lado lleva consigo el pago de un precio, tanto para los cautivos como para los familiares que han vivido demasiado tiempo la angustia de una inexplicable separación. También la idea de que un hijo tenido en circunstancias nada idóneas pueda darte la vida y la esperanza resulta tremendamente sugerente. El punto de vista que se nos ofrece es el de Jack, su voz en off puntúa en unos cuantos momentos el relato. El niño actor que lo interpreta, Jacob Tremblay, resulta completamente natural, qué gran trabajo, mientras que Brie Larson, que encarna a su madre, está tan estupenda como en Las vidas de Grace, donde también trataba con chavales. El resto de personajes son claramente secundarios, pero los actores que los interpretan los bordan, ya sean los más conocidos Joan Allen y William H. Macy, los abuelos del niño, u otros como Tom McCamus, el nuevo compañero de la abuela.

8/10
Blood Father

2015 | Blood Father

Lydia Link se ve obligada a disparar contra su novio, para impedir que mate a una mujer a sangre fría, durante un atraco a los miembros de un cartel de la droga. En su huida desesperada, la muchacha pedirá ayuda a su padre, John, que en libertad condicional trata de salir adelante con un honrado trabajo como tatuador. Mel Gibson no protagonizaba un film desde Vacaciones en el infierno, de 2012, aunque ha intervenido después como secundario en Los mercenarios 3 y Machete Kills. Mientras preparaba su retorno a la realización, también tras un largo paréntesis, Hacksaw Ridge, ha aceptado ponerse a las órdenes del francés Jean-François Richet (Asalto al distrito 13) en un papel que tiene algo de autobiográfico, al tratarse de un delincuente en busca de redención, el actor y realizador parece estar pidiendo perdón por los errores del pasado que dieron al traste con su carrera. El actor realiza un digno trabajo, en un personaje bien construido sobre el papel, delincuente que intenta regenerarse, y que por amor a su hija será capaz de todo. Están a su altura compañeros de reparto tan ilustres como William H. Macy y Diego Luna. Gracias a esto, y a una realización eficaz que huye del efectismo, sobre todo en unas secuencias de acción muy bien resueltas, se puede pasar por alto que el guión sea previsible y carezca por completo de originalidad.

6/10
Rudderless

2014 | Rudderless

Cake

2014 | Cake

Claire es una mujer de buena posición, deprimida, que acude a un grupo de terapia donde hablan de una de sus antiguas compañeras que se ha suicidado. Claramente desequiilbrada y descontenta con todo, su fiel asistenta Silvana procura ayudarla ante sus acciones intempestivas, como la de acudir a México a comprar fuertes medicinas. Daniel Barnz dirige una cinta que parece destinada a que Jennifer Aniston se reinvente. De su imagen asociada a la comeda romántica más o menos tontorrona, aquí la tenemos componiendo a una persona con su matrimonio roto, sarcástica e insoportable, y la cosa le funcionó, al menos en lo referente a obtener una nominación al Globo de Oro. Pero como película, la narración se hace larga y tediosa, también en sus escenas oníricas con sueños que quieren dar al film un aire a realismo mágico. Para la mexicana Adriana Barraza es un intento más de labrarse una carrera en Hollywood tras descollar en Babel.

4/10
Las sesiones

2012 | The Sessions

La polio que padeció en la infancia ha dejado en Mark O'Brien secuelas de por vida, la principal su postración en una camilla y su casi permanente conexión a un pulmón de acero en casa para poder respirar, aunque puede salir a la calle asistido por un respirador portátil. Con 38 años, sus padres ya fallecieron, pero con ayuda de un cuidador puede llevar una existencia medianamente normal, Mark es escritor y poeta, y no le faltan el optimismo, el buen humor y las ganas de vivir. No obstante se encuentra insatisfecho por no poder llevar una vida sexual por su discapacidad. Así que acude a una terapeuta, que le recomienda tener sesiones con una suplente sexual, que le guiará en un número limitado de encuentros en su búsqueda, siempre de modo profesional, aquello no será prostitución ni nada parecido. Como Mark es católico y tiene dudas sobre lo que va a hacer, acude al nuevo cura de su parroquia, que le escucha más como amigo que como pastor de su alma, pues admite desde el principio que no sabe cómo orientarle. Película basada en hechos reales, contados por el propio protagonista en un artículo periodístico. Ben Lewin, director y guionista, padeció la polio de niño, aunque su incapacidad es mucho más leve que la de Mark en Las sesiones. La historia responde a una mentalidad típica de una sociedad hipersexualizada, donde se considera que la vida sin sexo simplemente no es vida; de donde se sigue el corolario de que debe hacerse “lo que sea” para que alguien con los problemas de Mark pueda iniciarse sexualmente, el conformarse con lo que hay sería un desastre, pura frustración, aunque, paradojas, otras limitaciones, como la de no poder dar brincos y jugar al balompié, por decir un decir, no resultarían tan terribles. Lo cierto es que como narración Las sesiones presenta varios problemas. El principal es que faltan datos para entender por qué la cuestión sexual se revela tan crucial para Mark en esa etapa tardía de su vida, ya casi cuarentón, que coincide además casualmente con la aparición en su vida de un nuevo sacerdote; lo normal -más en una persona tan animosa- es que tal problema se hubiera planteado mucho antes. En cualquier caso la visión de una vida afectiva con una mujer que ofrece el film resulta estrecha de miras, más si pensamos que hablamos del “poeta” Mark, que al final busca cumplir las fantasías que se describen en un libro con la frialdad del manual de instrucciones para arrancar un ordenador; aunque añadir “romanticismo” parece poco probable, aunque sea uno de los pocos consejos sacerdotales recibidos, la palabra adecuada sería “compromiso”, imposible en el contexto que nos ocupa. Mientras que del cura se podría esperar una descripción más espiritual -vamos, que parezca lo que se supone que es-, un esfuerzo por aconsejar de verdad, y no simplemente escuchar, manifestar las propias dudas y acabar dando la opinión personal -“a mí me parece...”- basado en una elemental moral de situación; y no convertirlo simplemente en pieza de guión, el amigo que escucha y hace avanzar la historia. Por otro lado resultan tramposas las continuas bromas, juegos de palabras, incredulidad sobre lo que Mark se propone, etcétera, para hacer más simpático el sin duda penoso itinerario del protagonista; igual que la descripción de la profesión de Cheryl Cohen-Greene, aunque justo es reconocer que se apuntan los peligros que se ciernen sobre su vida familiar por lo que no deja de ser natural, la unión de sexualidad y afectividad, que apuntan al enamoramiento. Las sesiones puede ser molesta por su falta de pudor a la hora de mostrar y describir situaciones íntimas. Los actores resultan creíbles, John Hawkes en uno de esos papeles que a Hollywood le encanta premiar de discapacitado, y Helen Hunt, como la suplente sexual, personaje al que dota de ternura y “normalidad”. Menos convincente parece William H. Macy, para empezar por los pelos que luce, pero también por su interpretación de un sacerdote que aunque supuestamente buena persona, parece un poco lelo.

4/10
Shameless (2 ª temporada)

2012 | Shameless | Serie TV

La segunda temporada de la serie más audaz y valiente de la televisión. Zambulle la cabeza en el calor sofocante del verano de Chicago, agarrando la vida de los Gallagher por el cuello para nunca dejarla ir. Las estafas del borracho Frank nunca funcionan. La trabajadora Fiona cambia de pareja constantemente hasta que Steve vuelve con una nueva esposa sexy. Lip se retira para cuidar de su bebé y de Karen, mientras Ian apoya a West Point. Grammy Gallagher visita después de una temporada en la cárcel. La bipolar Monica vuelve a avivar las llamas de Frank. Los Gallaghers pueden carecer de dinero y de papel higiénico, pero nunca hay escasez de corazón o de momentos de vergüenza en este aclamado drama protagonizado por William H. Macy, Emmy Rossum y un reparto brillante.

Shameless (serie)

2011 | Shameless | Serie TV

Conoce a Frank Gallagher, un patriarca de clase trabajadora que ama a sus seis hijos tanto como a la bebida, los cigarrillos... Así que deja a su hija mayor Fiona hacerse cargo de la familia y asegurarse de que todos (excepto Frank) trabajan para traer el pan a casa.

El inocente (The Lincoln Lawyer)

2011 | The Lincoln Lawyer

Mickey Haller es un arrogante abogado de Los Ángeles, divorciado y con una niña, cuyo particular despacho es el asiento trasero de su vehículo, un Lincoln. A través de un conocido le llega un apetitoso caso, la defensa de Louis Roulet, un joven millonario de buena familia, acusado de atacar brutalmente a una prostituta en su casa. Roulet sostiene su inocencia, le habrían tendido una trampa, y la víctima se habría dejado agredir por un cómplice para obtener una suculenta indemnización. Entretenido thriller judicial, que adapta una de las novelas del popular Michael Connelly. De alguna manera el protagonista, Matthew McConaughey, recupera las esencias de los inicios de una carrera venida a menos, la época de Tiempo de matar y Lone Star, cuando era saludado como un nuevo Paul Newman. El actor da bien el personaje, mezcla de cinismo y vulnerabilidad, que sabe que ha echado a perder su vida familiar y trata de salvar en lo que puede los muebles, y capaz de guardarse algún as en la manga, cuando su trabajo se complica. El desconocido Brad Furman dirige con buen pulso el film, y John Romano ha hecho un buen trabajo de adaptación de la novela de Connelly, deja bien atados los cabos de las numerosas sorpresas de la enredada madeja argumental y define bien a los numerosos personajes secundarios. Se trata de un buen ejemplo del artesanal cine de Hollywood, capaz de ofrecer una historia tal vez no memorable, pero sí entretenida, perfectamente realizada, y que deja buen sabor de boca. Además, la incertidumbre de cómo discurrirá la narración, está bien entrelazada con los diversos dilemas morales que plantea la película: la confidencialidad abogado-cliente, la creencia en la inocencia de quien defiendes, los agujeros del sistema legal, el deseo de tomar la justicia por la propia mano...

6/10
Marmaduke

2010 | Marmaduke

Marmaduke es un perro enorme. No es un gran danés de pura raza, pero en sus genes se hace notar la presencia de su descomunal herencia. El caso es que el animal siente que no encaja en el entorno donde vive debido a su tamaño. Por ello, cuando sus dueños se mudan a California, piensa que ha llegado una nueva oportunidad para rehacer su vida. El comienzo de la película hace referencia a la simbología de la misma, al mostrar a un adolescente exageradamente alto y marginado, mientras se escucha la voz en off de Marmaduke. Sin embargo, el paralelismo real no es con este chaval –nunca más vuelve a salir– sino con el padre de la familia protagonista. Un paralelismo que le viene inmenso a la película. Y es que se llega a poner a ambos a un nivel tan similar que el perro alcanza un grado de “importancia” familiar desmesurado, lo que lleva al cabeza de familia a tomar una decisión al final de la película totalmente absurda, que da un mensaje deformado y ridículo de la realidad. A parte de esta nota original tan mal desarrollada, se trata de una historia típica donde las haya. Nada nuevo bajo el sol. Mensajes como la importancia de la amistad, el amor y la aceptación, en contrapartida a las posturas tajantes de aquellos que sólo se mueven por el interés y las apariencias. Pero, sin duda, el principal mensaje de la película es la importancia de la comunicación en la familia. El casi imposible entendimiento entre el padre y el perro –que, por otro lado, tiene una actitud bastante insoportable en casa- es reflejo de la falta de comunicación entre los miembros de la familia. Los personajes de carne y hueso son tan planos que hacen parecer al perro el más listo de la casa. Es una pena ver al gran William H. Macy como el jefe del padre. Otro personaje que deja todo que desear. Por mucho que sea cine familiar, los pequeños se merecen más.

3/10
Shorts. La piedra mágica

2009 | Shorts

La cinematografía de Robert Rodriguez en lo que se refiere al cine familiar es muy rica. El director de San Antonio, celebre por su debut con El mariachi, rodada con muy pocos medios, pronto se dedicó al cine de acción con Desperado o Abierto hasta el amanecer, pero dio un giro radical con la divertida saga familiar de Spy Kids. Desde entonces compagina una doble labor: espanta al respetable con productos del estilo Sin City (ciudad del pecado) o Planet Terror, y entre medias va intercalando películas para chavales, como Las aventuras de Sharkboy y Lavagirl o la última que nos ocupa, Shorts. Toe Thompson es un chico inadaptado y sin amigos que vive junto a sus padres y su hermana en la pequeña ciudad de Black Falls. Toe tiene serios problemas en el colegio, pues siempre recibe el acoso de la pandilla liderada por Helvetica Black, una niña adusta y mandona que le hace la vida imposible. Helvética es hija del ambicioso Mr. Black, jefe de la empresa tecnológica más importante de la zona, que ha diseñado un sofisticado artilugio multiusos. Los padres de Toe son importantes trabajadores de la empresa de Mr. Black, pero éste les avisa de que, si no quieren ser despedidos, habrán de diseñar un plan empresarial que les convierta en líderes del sector. Entretanto, durante una tormenta, una extraña piedra con los colores del arco iris cae del cielo. Es entonces cuando la vida de Toe y la de todos sus vecinos y amigos cambiará para siempre, ya que cualquier deseo del poseedor de la piedra se hace realidad. Robert Rodriguez se esfuerza por ofrecer un producto familiar de gran originalidad, muy poco común en cuanto al estilo narrativo, caracterizado por la desenfadada voz en off del protagonista y su abrupto y desordenado modo de narrar, lo que acaba desembocando en una suma de diversos cortos (‘shorts’) bien diferenciados, dependiendo de en qué manos haya caído la piedra mágica. Hay por supuesto una gran imaginación a la hora de inventar aventuras, artilugios, situaciones fantásticas o gags cómicos (lo del bebé inteligente es de partirse), pero se puede achacar al conjunto que el guión sea muy simple y que la coherencia no le importe a Rodríguez lo más mínimo. Da la sensación de que él quiere únicamente que los niños disfruten y que se rían con las estrambóticas situaciones: lo que piensen los adultos le debe de traer sin cuidado. Y como es habitual en el cine familiar de Rodriguez, bajo una típica aventura fantástica de chavales inadaptados a los que le ocurren mil y una peripecias, el guionista y director ofrece ideas valiosas acerca de la unidad familiar (con esa divertida metáfora visual de la fusión de cuerpos), de la necesidad de la amistad, y de los excesos y deshumanización provocados por la dependencia patológica de las nuevas tecnologías, algo que dificulta seriamente las relaciones familiares. Los pequeños actores están a la altura, con mención especial para la debutante Jolie Vanier, en el papel de la marimandona Helvetica Black. Entre los adultos hay gente de cierto renombre, aunque destaca por encima de todos un divertido William H. Macy.

4/10
El atraco

2009 | The Maiden Heist

No existe el plan perfecto y menos aun cuando se trata de Charles, Roger y George. Tres guardias de seguridad de un museo, después de treinta años en contacto con las mismas obras de arte, han desarrollado un profundo vínculo emocional con ellas. Por eso, cuando el nuevo encargado del museo decide trasladarlas a un nuevo museo en Dinamarca, los tres tramarán un plan para robarlas y devolverlas a su lugar original.

Urgencias (15ª temporada)

2008 | ER | Serie TV

Los médicos del hospital County General de Chicago deben atender a los supervivientes de una explosión. Un doctor ha quedado en estado grave. Entre otros casos, los médicos del centro deberán tratar a un gimnasta treintañero, que supuestamente se ha caído de un muro, una mujer que se rompió una pierna intentando escapar de un incendio en su domicilio. Además, Alex, el hijo de Sam ingresa en estado crítico después de que su coche sufra un accidente. Última temporada de la serie creada por Michael Crichton, considerada una de las más emblemáticas de la historia de la televisión. La serie resultaba bastante original, por su ritmo dinámico, la jerga médica que usaban los personajes y sus cuidados guiones. En todo este tiempo han aparecido invitados como Danny Glover, Zac Efron, Ray Liotta, Sally Field, William H. Macy...

6/10
The Deal (2008)

2008 | The Deal

Un productor de cine acepta producir una película de su sobrino. El tío sólo pone una condición: él se encargará de contratar a una estrella del género de acción para protagonizar la cinta. Cuando consigue el rostro famoso para su película y comienzan a trabajar, la "celebrity" es secuestrada en pleno rodaje. Típica película que utiliza un tono ligero dado por el humor para criticar el sistema de trabajo hollywoodiense.

4/10
Parecía un hombre tranquilo

2007 | He Was a Quiet Man

Bob es un apocado hombre de oficina, pero un día salva la vida de Vanessa, una compañera por la que todos suspiran. Ese acto de valor, un poco loco y violento, supone que hombre y mujer entran en una curiosa relación. Peculiar thriller, extraño en su desarrollo y en los personajes que se dibujan, malsanos y poco atractivos, comenzando por Chiristian Slater.

5/10
Cerdos salvajes

2007 | Wild Hogs

A veces, en el cine, las chupinadas pueden triunfar si se sabe cómo acompañarlas. En el caso de esta película, no hay duda de que la elección de un reparto impresionante ha desnivelado la balanza y ha logrado que esta comedieta haya sido recibida muy bien por el público. La cosa va de cuatro amigos en torno a los cincuenta años, que ven cómo sus vidas son un completo rollo. No es que sea horrible en todos los casos, simplemente se están haciendo viejos y eso no lo llevan bien. Así que, cediendo a sus ansias de novedad y libertad, al deseo de huir de sus rutinarias vidas y al recuerdo de sus irresponsables años universitarios, deciden coger sus cuatro Harley Davison y hacer un viaje hasta la costa del Pacífico. Sin planes, sin horarios, sin móviles... La película es graciosa a ratos y, en honor a la verdad, los actores son tan buenos que consiguen sacar a flote –aunque a duras penas, es cierto– esta especie de parodia de la de los años 60, con chistes de todo tipo. El retrato de los protagonistas es bastante tópico: grupito de perdedores que decide hacer una escapada, pero se nota que hay química entre los actores. Y hay variados gags muy divertidos, como el que hace referencia al asqueroso trabajo de Bobby (Martin Lawrence) o casi todos en los que William H. Macy explota sus habilidades como completo patoso y mastuerzo (lo del chile y el baile es de mondarse). Por lo demás, destaca una graciosa y breve aparición del veterano Peter Fonda, en claro homenaje a Easy Rider, uno de sus títulos emblemáticos.

4/10
Bobby

2006 | Bobby

6 de junio de 1968. Elecciones primarias para la presidencia del partido demócrata. La atmósfera social está muy revuelta por problemas como la guerra de Vietnam o la cuestión racial. Robert Kennedy cuenta con muchas papeletas para ganar en el estado de California, clave para ser finalmente el candidato presidencial, que debería batirse con Richard Nixon. El Ambassador Hotel se ha convertido en el cuartel general de RFK, que en unas horas podría estar celebrando una victoria que le catapulte a la Casa Blanca. Con este telón de fondo político de esperanza e incertidumbre, somos testigos de las historias cruzadas de múltiples personajes relacionados con el hotel: el ex manager del lugar, jubilado; el actual manager, que vive una aventura con una telefonista; su esposa, que trabaja en el salón de peluquería y manicura; el jefe de cocinas, que por una actitud racista es despedido ese día; los pinches de la cocina, uno de los cuales está muy emocionado por el partido de béisbol que se juega ese día; una joven pareja, que se casa ese día para de este modo evitar que él sea destinado a Vietnam; algunos jóvenes implicados en la campaña de Bobby, desde futuros políticos a muchachos que tienen su primera experiencia con la droga; la actriz-cantante alcohólica y su cansado esposo; la pareja madura, donde ella esconde su inseguridad a base de cuidar su apariencia... Notable film bien trabado por Emilio Estevez, director y guionista, y que se reserva un pequeño papel. Se citan en el metraje dos películas, Grand Hotel y Bonnie and Clyde, y no es una mención casual. La estructura y marco del film remiten al clásico de Edmund Goulding, y el otro título anticipa la ensalada de tiros que va a constituir su clímax. Aunque la narración arranca de un modo premioso -hay muchos personajes y subtramas que introducir-, lo cierto es que Estevez las dota de espléndida intensidad dramática, sobre todo porque estamos ante seres de carne y hueso, con inquietudes que podemos entender; y cada pequeña 'tragedia' alcanza su momento álgido, en que detectamos grandeza y miseria. Un reparto de maravillosos actores, espléndidamente escogido, con personajes que les vienen como anillo al dedo -algunos ciertamente arriesgados, como el de tres grandes actrices que se enfrentan al problema de su edad, Demi Moore, Helen Hunt y Sharon Stone- contribuyen, cada uno desde su pequeña parcela, a la gran estatura de este film.

7/10
Inland Empire

2006 | Inland Empire

Una película de David Lynch muy lynchiana. Extremadamente lynchiana. Suena a tautología tonta, pero es lo que hay. El film contiene muchas de sus personales obsesiones, se mueve dentro de los parámetros surrealistas, y de laberínticas ‘cintas de moebius’ que dan vueltas sobre sí mismas con triple salto mortal de tirabuzón, que le han dado parte de su celebridad. ¿La trama? Es lo de menos. Si intentamos un bosquejo, podemos hablar de lo que parece la aguja de un fonógrafo, unas imágenes en blanco y negro difuminadas de un encuentro sexual, una joven mirando la televisión en el salón de su casa, los conejos que han dado pie a varios cortos de Lynch en la pantalla, y la historia de una actriz madurita a la que le han encomendado un papel, por el que está muy contenta. A partir de ahí, una señora cabezona con sonrisa siniestra, y muchos pasajes delirantes, visualmente hipnóticos y desconcertantes, que conducen con paso seguro (o no), entre violencia y pasión amorosa, real o fingida, no se sabe, hacia ninguna parte. Título reservado a los fans del cineasta, los que no lo son podrían ‘soportar’ su condición de cine experimental si al menos el metraje se mantuviera en unos niveles razonables. Tres horas de divagación no se justifican, se mire como se mire, por muy barato que en la actualidad sea el rodaje en digital. Hay que pensar un poquito más en el espectador.

4/10
Sahara (2005)

2005 | Sahara

Penélope Cruz afianza su andadura americana con esta ambiciosa producción que mezcla aventuras, comedia y romance, por este orden, y que bebe sin secretos de la herencia de Indiana Jones. La actriz española es la intrépida doctora Eva Rojas, que en su trabajo solidario en tierras africanas acaba de descubrir una extraña infección mortal que se está propagando por la indefensa población. En su intento por llevar la salud a los afectados se topa con un simpático explorador norteamericano, llamado Dirk Pitt, quien junto a su desmelenado amigo Al Giordino se dedica a recorrer el mundo subacuático en busca de tesoros antiguos. Ahora, Pitt y Giordino han encontrado una valiosa moneda de oro procedente de la época de la Guerra de Secesión americana, un tesoro corriente para ellos si no fuera porque no están precisamente en el río Mississippi, sino un poquito más al Este, junto al cauce del río Níger, ¡en pleno desierto del Sahara! Una vieja leyenda de aquellas tierras de fuego dice que hace muchos años un barco recaló por allí, el llamado “Barco de la muerte”… Y, según la historia, un tesoro se ocultaba en esa nave y Pitt quiere recuperarlo. Entretenido film dirigido por Breck Eisner, basado en las peripecias de Dirk Pitt, el personaje literario creado por el escritor Clive Cussler y protagonista de múltiples de sus libros. La película, que ha contado con un presupuesto de 130 millones de dólares, resulta visualmente espectacular en sus desérticos escenarios, y el guión esquemático se enriquece con vibrantes y constantes secuencias de acción (fantástica la escena del río). El McConaughey y su Cruz se complementan bien, y a Steve Zahn le toca ser el graciosillo de turno (la verdad es que sus chistes son un verdadero acierto). Entre los secundarios destacan Delroy Lindo y, sobre todo, el incomparable William H. Macy.

4/10
Gracias por fumar

2005 | Thank You for Smoking

Inteligente comedia, trufada de cinismo, pero en cuyo fondo late la invitación al espectador a hacerse responsable de sus propias actuaciones, sin esperar a que ‘papá estado’ u otras instituciones decidan por él. La excusa para ello es la industria tabaquera, que tiene en Nick Naylor un excelente relaciones públicas, capaz de llevarse el gato al agua en cualquier debate, entrevista o análisis acerca de los efectos perniciosos de fumar. Nick luce una perpetua sonrisa, y sus argumentaciones suelen ser impecables, porque no niegan los problemas inherentes al tabaco. Además, le encanta departir con otros colegas, a los que toca lavar la imagen de la industria armamentística, o la del alcohol. Divorciado, Nick se esfuerza en impartir lecciones para la vida a su hijo adolescente. Y aunque de planteamientos morales muy limitados, una serie de peripecias que implican a una periodista, a unos activistas antitabaco y a un senador, le harán madurar, siquiera un poquito. El film de Jason Reitman, cuya carrera hasta el momento se había desarrollado en el mundo del cortometraje, hay que enmarcarlo en sus justos términos. No intenta pintar el mundo real, tal y como es, sino que, con trazos asumidamente gruesos, habla de una sociedad excesivamente mediatizada, y por tanto, aborregada. Su divertida ironía recuerda a filmes como La cortina de humo, donde las situaciones hilarantes daban qué pensar. La cita de James Stewart y su Caballero sin espada cuando Nick va a declarar a una comisión del Senado, no es en absoluto casual. Si el film de Frank Capra es la quintaesencia del idealismo, a la hora de gritar bien alto que se hace necesario un cambio del estado de las cosas, Reitman ha preparado una película en la misma dirección, pero ajustada a los tiempos cínicos que corren.

8/10
Edmond

2005 | Edmond

Adaptación de la obra homónima de David Mamet, escrita en los 80, con guión del propio dramaturgo y dirección de un inesperado Stuart Gordon, conocido sobre todo por sus incursiones en el género fantástico en títulos de serie B como Re-Animator y Fortaleza infernal. El film pinta a un tipo, Edmond, tocando fondo después de consultar con una pitonisa. Su mediocre vida y la ruptura con su mujer le empujan por una espiral de búsqueda de placer sexual, que no le satisface. Con algunos de los actores fetiche de Mamet –su esposa Rebecca Pidgeon, además de William H. Macy y Joe Mantegna–, Gordon abunda en el tema del anhelo de libertad, y de los modos errados de satisfacerlo. La historia se plantea con gran crudeza, como una especie de descenso a los infiernos a lo largo de una noche, en que el protagonista se sumerge en el vértigo erótico, el ejercicio del poder, la violencia contra un asaltante e incluso el asesinato sin sentido, el recurso a la religión... De este modo Mamet presenta los diversos agarraderos de que dispone el hombre para hacer llevadera su vida en la tierra. Es, eso sí, una visión muy limitada y desesperanzada, donde, se viene a decir, no existe el agarradero definitivo. Macy es el patético protagonista, y compone uno de esos personajes tristones, perdedores natos, en los que ha quedado algo encasillado desde que sorprendiera con los hermanos Coen en Fargo.

4/10
U-Boat

2004 | In Enemy Hands

Un submarino alemán acoge a un grupo de soldados americanos, rescatados de un hundimiento. Son, pues, prisioneros de guerra. Pero captores y presos se ven obligados a colaborar cuando una epidemia hace estragos entre la tripulación de la nave. Entretenido film del subgénero bélico bajo el agua, donde destaca William H. Macy, quien ya protagonizó y se mojó con otro título de submarinos, Abajo el periscopio.

4/10
Cellular

2004 | Cellular

Es ésta una de esas películas que obliga a suspender la incredulidad, tan disparatado es su punto de partida. Sin saber por qué, Jessica es secuestrada en su casa, y encerrada en un sótano. Los captores destrozan el teléfono que hay ahí pero ella, mañosa profesora de física, logra una conexión con el exterior, de un modo rudimentario, con el teléfono móvil de Ryan, un joven desconocido. Tras un intento fallido de avisar a la policía, Ryan toma las riendas de la situación, cual moderno caballero andante. Eso sí, debe hacer lo imposible para que no se interrumpa la llamada. Acción trepidante, la necesaria tensión, y un buen reparto, sobre todo Kim Basinger,William H. Macy y Jason Statham. Son las bazas para evitar que el espectador se detenga un momento a pensar lo absurda que es la historia que discurre ante sus ojos. El argumento está pergeñado por Larry Cohen, quien también sacó punta a otra trama telefónica, ésta con hilos, en Última llamada.

6/10
Spartan

2004 | Spartan

Robert Scott, un lacónico agente especial, de los duros, de esos que disparan y luego hacen las preguntas. Le encargan una delicada misión: encontrar a Laura Newton, una joven universitaria que ha desaparecido sin dejar pistas. Con ayuda de Curtis, un afroamericano agente novato, y personal de la CIA y el FBI, Scott averiguará que el asunto está relacionado con una red árabe de trata de blancas, que comercia con prostitutas en los mercados clandestinos de Dubai. Además, descubre que la chica es hija de alguien muy, muy importante. Cuando la investigación está a punto de dar sus frutos, Scott recibe la inexplicable orden de parar. De nuevo el cineasta y dramaturgo David Mamet reflexiona sobre el poder, su tema favorito junto con el dinero, en una historia que muestra que un hombre puede llegar a sacrificar a su propia hija por conservar el poder político. El cineasta se pliega demasiado a las convenciones del cine policíaco, y no llega a la altura de sus grandes obras, como El caso Winslow y Casa de juegos, pero sigue teniendo diálogos brillantes y logra sorprender con giros inesperados pero, eso sí, bastante tramposos. Aunque Mamet vuelve a ser el autor del guión, esta vez se basa en un libro de Eric L. Haney, un ex militar estadounidense que contaba él sus experiencias en el legendario escuadrón Delta Force. El título hace referencia a la “polis” griega, donde se solía encomendar las misiones más peligrosas a un único pero eficiente soldado.

6/10
The Cooler

2003 | The Cooler

¿Existen los gafes, esos tipos a los que si algo puede salirles mal, les saldrá mal? Y en caso afirmativo, ¿es cierto que contagian su mala suerte a los que tienen alrededor? El film que nos ocupa parte de la respueta a ambas preguntas es sí, y que por ello son los empleados ideales para un casino: basta que pululen por ahí, para que se termine la buena racha del cliente más afortunado. Bernie es uno de estos gafes profesionales, y su mafioso jefe está encantado con él. Pero cuando inicia una tórrida relación con Natalie, una camarera, parece que la vida le sonríe, que es feliz. Lo que se traduce en la pérdida de su mala estrella. Y esto es algo que su patrón no está dispuesto a permitir. Es necesario reconocer que la premisa de este film resulta muy original. Además los personajes están bien perfilados por el trío principal de actores, William H. Macy, Maria Bello y Alec Baldwin, este último candidato al Oscar al mejor actor de reparto. Aunque pesa en exceso la carga fatalista de la trama, y la insistencia en unas explícitas escenas de sexo, que ralentizan la historia.

6/10
Seabiscuit

2003 | Seabiscuit

Es verdad que las películas de género deportivo suelen tener demasiadas veces un factor en contra: su previsibilidad. Pero también es cierto que se prestan, quizá también más que ninguna otra, a reflejar la vida humana en su faceta más romántica: la de lograr que los sueños se hagan realidad. Películas como Seabiscuit son capaces de arrancar en el espectador una emoción verdadera, el ansia de no rendirse jamás ante las dificultades, la convicción de que aunque seamos pequeñas personas siempre seremos capaces de hacer cosas grandes. Y eso es importante para mantenerse vivo. Seabiscuit es la historia de un pequeño caballo que se convirtió en una leyenda allá por los años treinta, en el Estados Unidos hundido por la depresión. Pero es también la aventura de superación de tres personas cuyo mundo se había derrumbado por completo. Johnny “Red” Pollard es un joven jockey que malvive con trabajos de poca monta y cuya vida solitaria tras el abandono de sus padres se ha convertido en una pesadilla. El millonario Charles Howard es un hombre hecho a sí mismo, pero que ha perdido lo que más quería, en la vida, su mujer y su hijo. Tom Smith es un vaquero de los de antes, los que aman la naturaleza y la vida más que el dinero (“no se tira una vida por la borda sólo porque esté un poco magullada”, dice), lo cual no le ha permitido prosperar y ha acabado por ser un hombre sin futuro. Pero el destino quiere que estas tres personas se encuentren y entablen relación en torno a un pequeño caballo de carreras que les devolverá las ganas de vivir. Gary Ross adapta el libro de Laura Hillenbrand, basado en hechos reales, y él mismo se encarga de dirigirlo. Su cámara se mueve con soltura al filmar las carreras –magnífica fotografía de John Schwartzman–, con primorosos primeros planos llenos de fuerza y belleza. Pero su guión no olvida esos temas de los que hemos hablado antes, concediendo un dramatismo notable al mundo interior de los personajes, plagados de tristezas, dudas, contradicciones, pero también de esperanza: corazones magullados, pero todavía vivos. Logra de este modo una película brillante y humana, también gracias al excelente reparto, entre los que destaca Jeff Bridges. Su grito final emociona de verdad.

7/10
Los Teleñecos en Navidad

2002 | It's a Very Merry Muppet Christmas Movie

Dios encarga a un ángel que ayude a la rana Gustavo, deprimio por el cierre del teatro de los Teleñecos. Cuenta con las apariciones de estrellas como David Arquette, Joan Cusack y Whoopi Goldberg y las actuaciones especiales de Matthew Lillard, William H. Macy, entre otras...Una hilarante versión de Qué bello es vivir de Capra.

5/10
Bienvenidos a Collinwood

2002 | Welcome to Collinwood

Mientras cumple condena, un delincuente recibe un soplo que le permitirá ejecutar un “bellini”, que en el dialecto local significa “robo perfecto”. Para ponerse manos a la obra necesita salir de prisión, por lo que pide a su novia que busque a alguien que se declare autor del crimen por el que está detenido, a cambio de una jugosa cantidad de dinero. No encuentra a nadie que quiera ir a la cárcel, pero sí a un grupo de fracasados dispuestos a cometer el delito. El director de Traffic, Steven Soderbergh, descubrió en Collinwood, un barrio humilde de las proximidades de Cleveland, a los dos prometedores cineastas que firman esta cinta, los hermanos Russo. Cuando se dio cuenta de su talento, decidió financiarles este proyecto con su productora, Section Eight, en la que también participa George Clooney, que tiene un breve papel. Está inspirada sin duda en la comedia italiana Rufufu, aunque sitúa la trama en Estados Unidos.

6/10
Parque Jurásico III

2001 | Jurassic Park III

Hagamos memoria. Hace unos años el prestigioso paleontólogo Alan Grant (Sam Neill) aceptó una invitación de un industrial millonario para visitar un parque temático creado por su compañía In Gen. Jurassic Park era algo completamente nuevo, un lugar donde se habían creado dinosaurios genéticamente. Pero la visita acabó en tragedia: los depredadores prehistóricos sembraron el terror entre los turistas, muchos de los cuales resultaron muertos. Ocho años después, el Dr. Alan Grant sigue investigando los dinosaurios y aunque ha logrado desarrollar algunas teorías –como la capacidad comunicativa de los velocirraptores- sus fondos no dan para mucho y su trabajo se encuentra en la cuerda floja. Por ese motivo no le costará demasiado aceptar la invitación de sobrevolar la isla de Sorna –otro de los lugares utilizados por In Gen- para servir de guía a un matrimonio aventurero, que está dispuesto a pagar a cambio una gran cantidad de dinero. Le acompañará su discípulo más aventajado. Pero cuando, iniciado el viaje, el piloto pretende aterrizar en la isla, Grant sospecha que algo no anda bien. En realidad, el matrimonio no quiere hacer turismo, sino rescatar a su hijo desaparecido en la isla unos días antes. La fauna prehistórica se encargará de que su misión no sea nada fácil. La película recupera sin duda el nivel que alcanzó la primera entrega de Steven Spielberg, quien esta vez se ha encargado de la producción ejecutiva y ha dejado el proyecto en manos de su alumno Joe Johnston (Jumanji). El resultado es aventura de altos vuelos y mayor realismo en las escenas de acción (la de la pajarera es impresionante). Quizá el final es algo brusco y el espectador reclame mayor duración, pero poco más se puede pedir. Una de las grandes bazas del film es recuperar a Sam Neill, un actor capaz de transmitir una inquietud permanente al espectador. William H. Macy está perfecto como padre del niño y Téa Leoni compone una de sus mejores interpretaciones.

6/10
State and Main

2000 | State and Main

Un pintoresco y perdido pueblecito de Nueva Inglaterra. La llegada de un equipo de cine revoluciona a los lugareños. Pretenden rodar allí un guión titulado "El viejo molino". Sólo hay un pequeño inconveniente: el molino del pueblo, descrito con pelos y señales en un folleto turístico, se quemó hace años. Es uno de los “detalles sin importancia” que el guionista tendrá que sacrificar para ver convertida su historia en celuloide. El prestigioso David Mamet (El caso Winslow, Casa de juegos) orquesta una divertida sátira de la frivolidad hollywoodiense: actores estrellas que se acuestan con menores, productores ‘huesos duros’, frágiles actrices que necesitan consuelo... Tipos humanos que ofrecen un fuerte contraste con la gente del pueblo, más sencilla y ‘de campo’. Mamet confiesa haber tomado como referencia las demoledoras comedias de Preston Sturges (Las tres noches de Eva, Los viajes de Sullivan). Y sabe conjugar el humor, con la sensible historia de amor entre el guionista y una chica del pueblo que regenta una librería, y que demuestra ser dueña de una enorme creatividad.

6/10
Magnolia

1999 | Magnolia

Un joven se lanza al vacío desde la azotea de un bloque de viviendas. Al pasar a la altura de un piso le alcanza un disparo fortuito de su padre, que en ese momento amenazaba a su mujer con un arma. Un suicidio se transforma en asesinato. Son cosas que pasan. ¿Cosas que pasan? Se trata, en cualquier caso, de uno de los disparatados ejemplos con los que Paul Thomas Anderson, director y guionista de Magnolia, pretende hacer valer su máxima de que, en esta vida, hasta las cosas más extraordinarias son cosas que, sencillamente, pasan. Y viceversa; en las situaciones más corrientes aletea algo que las hace especiales. Un anciano moribundo; su joven esposa; el enfermero que le cuida. Una predicador del sexo para ‘machos’. Un policía en busca del amor. Un célebre presentador de televisión. Un niño prodigio de los concursos televisivos. Un adulto ex niño prodigio de ese tipo de concursos, acomplejado con su homosexualidad. Una mujer con traumas sexuales de la infancia. Todos viven en San Fernando Valley. Y existe un hilo invisible –junto a otro más visible, el de los lazos familiares– que une sus vidas. A lo largo de tres horas somos testigos de sus amores, compasión, odio, capacidad de perdón, complejos, ambiciones, máscaras… La película de Anderson, Oso de Oro en Berlín, cuenta con un magnífico guión: la historia progresa, hay buena definición de tipos humanos. Además los actores se portan, están bien dirigidos. A una buena narración sobre el papel se une una buena puesta en escena, fluida, y un buen uso de la música (magnífico y nada cursi ese encadenado de todos los personajes cantando la misma canción). Dentro de una visión más pegada al suelo que trascendente (pese a una curiosa lluvia del cielo que acontece bien cerca del final), el film se afana en dibujar bien las virtudes y miserias de los personajes, y domina un relativo optimismo sobre la capacidad redentora del amor y del perdón. Algunas de las situaciones planteadas no están exentas de crudeza. Pero, ciertamente, son cosas que pasan.

8/10
Salvajemente tiernos

1999 | Happy, Texas

Dos evadidos se ven obligados a robar una furgoneta, pero a su llegada a un pequeño pueblo, serán confundidos con los dueños del vehículo. Se trata de dos promotores de concursos de belleza que han sido contratados para que al menos una de las lugareñas se clasifique para un concurso de "misses". Ellos les siguen la corriente para sacar tajada. Por esta animada comedia independiente, Mark Illsley ganó el Premio especial del jurado en el Festival de Sundance de 1999. El director y coguionista dice haber tenido como referente a Robert Rodriguez, aquel cineasta que sorprendió haciendo con cuatro duros El mariachi.

4/10
Un sutil caso de asesinato

1999 | A Slight Case of Murder

El actor William H. Macy no sólo protagoniza este film, sino que es uno de los responsables del guión. Da vida a un crítico de cine, acusado de haber dado muerte a una mujer que cayó al vacío desde su apartamento. El protagonista recurre a su cultura cinematográfica, concretamente en lo que se refiere a films detectivescos, para resolver el caso. 

5/10
Hombres misteriosos

1999 | Mistery Men

Furioso, un motero; el Zapador, que usa como arma una pala; el Rajá Azul, que viste de verde, y es lanzador de tenedores y cucharas; Flato, cuya principal arma son las ventosidades; la Lanzadora, que maneja una bola de cristal con la calavera de su padre. Son una panda de superhéroes cutres, que andan un poco de capa caída. Pero la captura de Capitán Asombroso por el supervillano Casanova Frankenstein puede ser la ocasión de brillar como auténticos superhéroes que son. Parodia de las típicas historias de superhéroes, tiene unos cuantos golpes de humor que merecen la pena: como botón de muestra, véase la convocatoria laboral de superhéroes, donde les hacen entrevista y todo para cerciorarse de sus superpoderes; o el entrenamiento de La Esfinge, al más puro estilo Yoda. El reparto es de campanillas: desde Geoffrey Rush, el malo de la función a Greg Kinnear, el presumido Capitán Asombroso.

6/10
Psycho (Psicosis)

1998 | Psycho

Marion Crane no puede resistir la tentación, y roba 400.000 dólares de su oficina. Con ese dinero, quizá podrá iniciar una nueva vida con su novio. En su fuga en solitario, los remordimientos le acechan. Se detiene en un motel, donde le atiende Norman Bates, un tipo un tanto extraño, que vive con su madre paralítica. Y... ¿Es que hay alguien que no sepa como sigue? Bueno, está bien, por si acaso nos callamos. Curioso film, "remake" plano a plano del Psicosis de Alfred Hitchcock. Seguro que el director, Gus Van Sant, y el resto del equipo, se lo han pasado en grande recreando el mítico film de terror. La atmósfera creada se revela tan eficaz como la del original. Claro, que la aportación personal de Van Sant a ello es escasa: tener en cuenta la inflación al indicar el dinero que roba Marion Crane, o ser menos sutil al mostrar los hábitos sexuales de los protagonistas, no es quizá la aportación del siglo. Pero queda un entretenido ejercicio de estilo, que supone rizar el rizo de la moda de los remakes imperante en Hollywood. Sin duda que puede servir para acercar la vieja historia a las nuevas generaciones. Los actores están bien. Vince Vaughn retoma el personaje de Anthony Perkins, y Anne Heche el de Janet Leigh. El color, muy cuidado, da un curioso aire "retro" al film.

4/10
La timadora

1998 | The Con

Rebecca De Mornay interpreta a una mujer sin escrúpulos que debe huir de su ciudad debido a sus deudas con la mafia. Al llegar a un pequeño pueblo del sur, decide seducir a un rico heredero con el objetivo de hacerse con su fortuna. Telefilm que cuenta con conocidos rostros del cine norteamericano, como William H. Macy en el papel del ingenuo heredero, o Rebecca De Mornay como timadora. Cojea por varios frentes, como que va de comedia pero a menudo se acerca al drama, o el limitado guión, que anuncia a voz en grito lo que va a ir aconteciendo.

4/10
Acción civil

1998 | A Civil Action

Jan Schlichtmann es un cínico abogado, dispuesto a pisotear a quien sea para ganar los casos que lleva entre manos. Con otros tres socios regenta un prestigioso bufete. Un día llega lo que parece un caso más: un grupo de padres busca pleitear contra dos empresas responsables de la contaminación de un río, lo que ha tenido terribles consecuencias –nada más ni nada menos que leucemia– para sus hijos. Lo que empieza como rutina abordada con el cinismo habitual ("Nunca hay que desestimar el valor dramático de varios niños muertos", asegura) acaba involucrando personalmente a Jan. ¿Recuperara la humanidad que había extraviado? Impactante drama judicial basado en hechos reales y producido por Robert Redford. Steven Zaillian (director de En busca de Bobby Fischer y guionista de La lista de Schindler) cuenta con sobriedad los detalles del caso. Tiene la fortuna de contar con un estupendo John Travolta, un sobresaliente Robert Duvall, y unos eficaces William H. Macy y Sydney Pollack. La formidable fotografía tenebrista se debe al legendario Conrad L. Hall, que fue candidato al Oscar.

5/10
Pleasantville

1998 | Pleasantville

David y Jennifer son dos hermanos en los años 90. Viven con su madre, divorciada. De los problemas familiares cada uno se evade a su modo. Ella, gracias a su promiscuidad sexual. Él, siguiendo en televisión la serie en blanco y negro Pleasantville, de los años 50, que presenta una vida idílica en que todo marcha bien, y donde la mayor preocupación de los personajes es saber si las tortitas de mamá no estarán demasiado hechas. Una noche los hermanos discuten por el programa que quieren ver en televisión. De modo sorprendente se ven transportados al mundo de Pleasantville: ellos pasan a ser los hijos de la familia protagonista. Pronto van a revolucionarlo todo, pues los habitantes del pueblo van a descubrir que el mundo no es, exactamente, como creían. Gary Ross, guionista y director, había escrito anteriormente Big y Dave, presidente por un día. Desde el punto de vista artístico y técnico, el film es memorable –la idea de que el color vaya haciéndose presente, poco a poco, en Pleasantville, es buena y da lugar a imágenes preciosas–; pero en el plano de las ideas (aun estando bien pensado el intento de matizar el lugar común de que “cualquier tiempo pasado fue mejor”) resulta quizá algo simplista. ¿Qué hace de Pleasantville un lugar tan “horrible”? Ross lo resume en dos cuestiones: lo ignoran todo sobre el sexo y no leen libros. A esto se añade un enfrentamiento racista entre personajes en blanco y negro (los que se resisten a enfrentarse con su libertad y sentimientos) y coloreados (liberados por arte, cultura y sexualidad).

7/10
La cortina de humo

1997 | Wag the Dog

A 11 días de las elecciones presidenciales, el candidato a la reelección es acusado de mantener una relación sexual con una menor. Los 'fontaneros' de la Casa Blanca deben distraer a la opinión pública durante ese tiempo, inventando guerras y héroes. Y acuden a un profesional en la materia: un productor de Hollywood. No está claro si la realidad imita al arte o viceversa. Sea como fuere esta divertida sátira política se ha anticipado a los escándalos de la Casa Blanca hasta extremos insospechados. Los observadores políticos de la prensa internacional han señalado de modo unánime la similitud entre lo propuesto por el film y el caso Clinton. La coincidencia de los bombardeos de Sudán y Afganistán con la declaración de Monica Lewinsky ante el gran jurado parece un calco del film. El guión urdido por David Mamet (fue candidato al Oscar) destila acidez por todos sus poros al dibujar la manipulación política a través de los medios de comunicación. Dustin Hoffman está memorable como ególatra productor y tuvo una nominación al Oscar por su papel. Merece la pena escuchar las bellas e irónicas canciones de Mark Knopfler.

6/10
Boogie Nights

1997 | Boogie Nights

Eddie trabaja de camarero en un garito de moda. Un día conoce a un tal Jack, que lo convertirá en una estrella del cine "porno". El éxito, el dinero y el sórdido ambiente en que a partir de entonces comienza a moverse, hacen mella en su vida. Mark Wahlberg, Burt Reynolds y Julianne Moore son algunos de los componentes del atractivo reparto del film. La historia se adentra en un mundo miserable y que mina a las personas, el de la confección de películas pornográficas. Pese a obtener en su día tres nominaciones al Oscar y un Globo de Oro en la categoría de mejor actor secundario (Burt Reynolds) este sórdido film de Paul Thomas Anderson (Magnolia) deja notar el paso del tiempo y tiene cierto sabor rancio y "demodé".

6/10
Air Force One (El avión del Presidente)

1997 | Air Force One

Uno de los pocos papeles que le faltaban por interpretar, lo lleva a cabo aquí Harrison Ford con perfección. El carismático actor da vida al presidente de los Estados Unidos en esta película de acción aérea dirigida por el especialista Wolfgang Petersen (El submarino, En la línea de fuego). A bordo del avión presidencial, el más potente y preparado del mundo, viaja el presidente Marshall (Harrison Ford) junto a su esposa y su familia. Pero el avión es secuestrado por unos terroristas rusos, a cuyo mando está el sanguinario Korshunov (Gary Oldman). La intención de los terroristas es comenzar a matar a los pasajeros si no liberan a su líder de una cárcel rusa. Con estos ingredientes la acción está servida, y con los actores presentes y la profesionalidad del realizador la calidad del film es indiscutible. Sobresale la gran actriz Glenn Close (La casa de los espíritus, The Paper. Detrás de la noticia) como vicepresidenta de los Estados Unidos y el inquietante Gary Oldman (Drácula, de Bram Stoker), un auténtico especialista en la caracterización de personajes desequilibrados.

5/10
Abajo el periscopio

1996 | Down Periscope

Un capitán veterano lleva un tiempo como oficial de oficina, pero sueña con estar al frente de un submarino nuclear. Para su desgracia le asignan el mando de un antiguo submarino cuyos aparatos están en muy malas condiciones. Asímismo, la tripulación está compuesta por varios de los oficiales más incompetentes de la Armada. A pesar de estas circunstancias, sus superiores le ordenan una importante misión, una especie de juego de guerra contra un enemigo imaginario. A partir de este momento se suceden una serie de equívocos que llevarán a los tripulantes del submarino de desastre en desastre. Esta típica comedia norteamericana de los noventa se sitúa más en la línea de la divertida Que vienen los rusos de Norman Jewison que en la de títulos tipo Aterriza como puedas, Top Secret y demás producciones de los hermanos Zucker y Jim Abrahams. Algunos gags basan su comicidad en un juego visual. La mayoría están basados en la referencia a otras películas, en este caso del género de submarinos. Del reparto destaca el veterano Harry Dean Stanton, que ha trabajado en películas clave como París, Texas, de Wim Wenders, así como la guapa Lauren Holly.

4/10
Fantasmas del pasado

1996 | Ghost from the Past

Un prestigioso abogado blanco de Mississippi se juega su carrera cuando reabre, después de treinta años, el caso del asesinato de un líder negro a manos de un racista fanático, ahora septuagenario. En 1963 el racista Byron asesinó a Medgar Evers, un activista caracterizado por haber llevado a cabo una intensa lucha en favor de los derechos civiles. Cometió el delito a sangre fría, ante los ojos de su mujer y sus hijos, delante de su casa. Tras dos juicios amañanados, cuyo jurado estaba compuesto exclusivamente por blancos, el asesino salió absuelto. Treinta años después, la esposa de la víctima continúa buscando pruebas, lo que le permitiría reabrir el juicio. Su desesperada abnegación le lleva a contactar con un joven pero inteligente ayudante de fiscal, casado con la hija del juez que llevó el caso. Ambos se unen para esclarecer la verdad, pero tienen en contra un sistema lleno de corrupción, lo que dificultará su tarea. Rob Reiner resuelve este alegato contra el racismo, basado en un hecho real, con hondura psicológica y una férrea dirección de actores. El reparto está compuesto por grandes nombres. Entre todos ellos destaca James Woods (Érase una vez en América, Contact) en el papel del asesino, con el que demuestra su versatilidad. Junto a él Alec Baldwin (La caza del octubre rojo, Malice) realiza una correcta interpretación del ayudante del fiscal, mientras que Woopy Goldberg, conocida sobre todo por comedias como Ghost, pero que también había interpretado dramas como El color púrpura, realiza una buena composición del personaje de la mujer de la víctima. El filme consiguió dos nominaciones a los oscars y una a los globos de oro.

4/10
Fargo

1996 | Fargo

Si algo puede salir mal, saldrá mal. Que se lo digan a un torpe vendedor de coches, que monta el secuestreo de su propia esposa. Ocurre en Minnesota en pleno invierno, y todo lo hace para sacar pasta a su suegro. Lo malo es que acude a dos matones tan torpes como él. Lo contrario que la sheriff Marge, esposa perfecta, embarazada, y que investigando resulta ser más lista que el hambre. Formidable e inclasificable film de los Coen, que mezcla el thriller con el humor negro y el dibujo costumbrista de la América profunda del Medio Oste. Si patético resulta el vendedor de coches interpretado por William H. Macy, el contrapunto lo da el matrimonio de la sheriff y su esposo, aparentemente anodino, pero que disfruta con su vida ordinaria, y con el encargo que él logra de diseñar un sello de 3 centavos, remate final del film. Para el recuerdo queda el plano de la trituradora, marca de la casa. Tuvo dos merecidos Oscar (guión y actriz, Frances McDormand) y premio al mejor director en Cannes. La fotografía blanquecina del film es prodigiosa.Y los extras, muy completitos.

8/10
Homicidio en primer grado

1995 | Murder in the First

Henri Young (Kevin Bacon) cumple condena en Alcatraz. En un intento de huida es cogido de nuevo y enviado a una celda de aislamiento como castigo, donde deberá permanecer 19 días. El alcaide del centro le tendrá encerrado durante años. Pasado el tiempo, Henri se ha convertido en un ser trastornado, atormentado e incapaz de comunicarse con los demás, pero el joven abogado James Stamphill (Christian Slater) llevará su caso y le defenderá ante un juicio. Drama desolador sobre injusticias carcelarias, basado en hechos reales y que fue muy aclamado por la crítica, gracias al notable guión de Dan Gordon. Kevin Bacon realiza un excelente trabajo en un papel en que se mete de lleno, lo que le supuso convertirse en el punto de mira de otros directores, que le ofrecieron enseguida papeles en Apolo 13 y Sleepers. Christian Slater convence en el rol de competente letrado, y Gary Oldman es creíble también en un papel de psicópata que consigue bordar. No hay que olvidar a los secundarios William H. Macy y Stephen Tobolowsky. El ritmo es bueno y la carga de violencia suficiente, pero lo que más destaca son los diálogos y la música de Christopher Young.

6/10
Profesor Holland

1995 | Mr. Holland's Opus

Un compositor frustrado decide dedicarse a la enseñanza. Sentido homenaje al mundo de la docencia, con un convincente Richard Dreyfuss que da vida al mismo personaje a través de los años.

6/10
Oleanna

1994 | Oleanna

David Mamet dirige un drama que él mismo escribió para teatro con tan solo dos personajes: un profesor universitario y una alumna que ha sido suspendida. La conversación y el enfrentamiento dialéctico de ambos es la trama de la película, donde las cosas no son lo que parecen, pues la pícara y astuta alumna hará lo que sea para aprobar aunque tenga que mentir, calumniar o utilizar las peores artes para conseguirlo. El profesor tendrá que ser más listo que ella para no caer en su trampa y que toda su reputación se venga abajo. La música del film la pone la actriz Rebecca Pidgeon, esposa de Mamet.

5/10
El cliente

1994 | The client

Un atrevido muchacho de 11 años se encuentra en el bosque a un abogado que, antes de suicidarse, le revela los secretos sobre un turbio asesinato y el lugar donde se encuentra el cuerpo de un senador desaparecido. La mafia se entera de lo sucedido y trata de eliminar al niño, mientras que un fiscal, interpretado por Tommy Lee Jones, quiere desentrañar de una vez por todas los hechos. Una abogada con una fuerte personalidad, interpretada por Susan Sarandon, intenta proteger al niño de unos y otros. Un emocionante thriller en el que el crimen y la acción de la justicia se mezclan con la inocente visión de un niño indefenso. Tommy Lee Jones, como implacable fiscal, está soberbio, y Susan Sarandon, especializada en la defensa de causas difíciles, aporta dramatismo y tensión a la historia. La trama se va desenmarañando poco a poco y no sin dificultades. Cuenta con todos los ingredientes del buen cine de suspense y acción.

6/10
Benny & Joon

1993 | Benny & Joon

Estrafalaria y a ratos emotiva historia de amor en la que Johnny Depp encarna a Sam, un joven disléxico. Sam, que se comporta como un actor de cine mudo, se enamora de Joon, una joven con un trastorno psiquiátrico que vive con su hermano Benny.

5/10
En busca de Bobby Fischer

1993 | Searching For Bobby Fischer

Josh Waitzkin es un niño de siete años, superdotado para el ajedrez. Podría tratarse del nuevo Bobby Fischer, que fue insólito campeón en 1972. Josh es un chico normal, y le gusta jugar con los chavales de su edad. Pero su padre, periodista deportivo, se toma muy en serio el don de su hijo. Y el chico pasa de jugar con 'frikis' en el parque, a tener un profesor particular, el superexperto Pandolfini, que le pondrá el listón demasiado alto. Un film emocionante y tierno, que merece la pena en todos los sentidos. A través de la inocente mirada de un niño, el film describe la presión de sus padres y profesores para que dé lo máximo de sí mismo, y plantea además los límites de la infancia y el choque frontal del mundo de juegos de ésta, con el competitivo mundo de los adultos. Muy bien narrada, con brillantes interpretaciones y un ritmo que mantiene la tensión sin forzar al espectador. Destaca el tono épico y las virtudes del crío protagonista. 

7/10
Being Human

1993 | Being Human

Extraña película que constituyó uno de los grandes fiascos financieros de los años 90, ya que de sus 20 millones de dólares de presupuesto sólo se recuperaron dos en el mercado norteamericano. Esto hizo que pasase directamente a vídeo, tanto en Inglaterra como en casi todo el mundo. Igualmente, significó el comienzo del declive de Robin Williams como garantía para la taquilla. Escrita y dirigida por el escocés Bill Forsyth, y con un impresionante reparto, se trata de un recorrido por cinco épocas diferentes de la historia de la humanidad, incluyendo la antigua Roma, la Edad Media y la época actual, donde aparece Williams como un divorciado que intenta reconciliarse con sus hijos. Se intenta así demostrar que en toda la historia de la humanidad los sentimientos y la familia tienen ramificaciones similares.

4/10
Venganza escrita

1992 | The Heart of Justice

Investigación periodística acerca de una muerte aparentemente sin sentido. Conforme aumenta sus pesquisas David Leader (Eric Stoltz) queda cada vez más atrapado en la atmósfera siniestra e insana que rodea a la familia y que se refiere especialmente al entorno de la atractiva hija, Emma Burgess (Jennifer Connelly). Telefilm del brasileño Bruno Barreto (Cuatro días en septiembre) que posee una meritoria intriga, pese a que el resultado final deje bastante que desear. El reparto es sobresaliente, y entre los rostros conocidos destaca el de Vincent Price, en la que fue su última aparición en pantalla antes de su muerte en 1993.

4/10
Homicidio (1991)

1991 | Homicide

El dramaturgo David Mamet se enfrenta a su tercera película como director, tras Casa de juegos y Las cosas cambian. Relata la vida de un policía judío, que debe tratar de resolver el crimen de una anciana de su misma raza: "para los negros es un blanco, para los blancos es un judío, para los judíos es un policía". La crisis de identidad que atraviesa el policía –bien interpretado por Joe Mantegna– le permite amargas ironías fatalistas. Pero pese al interés de la historia, ésta se desarrolla con lentitud y tiene pocos puntos fuertes. Sorprende también el reiterado recurso a las palabras malsonantes, que quitan brillantez a unos diálogos que Mamet suele cuidar.

4/10
Las cosas cambian

1988 | Things Change

Un humilde limpiabotas italiano acepta una propuesta de la mafia de Chicago para que pase un breve período de tiempo en prisión a cambio de una suculenta cifra de dinero. Así los gángsters quedan fuera de las sospechas policiales. Lo insólito es la progresiva amistad que surge entre el zapatero y el capo encargado de vigilarle. Entretenida comedia, con un Don Ameche bastante metido en su papel de limpiabotas, pero que cojea en la labor de Mamet como director, que no despierta relevancia alguna, lo cual confirma que lo que mejor se le da es el guión.

6/10
En algún lugar del tiempo

1980 | Somewhere in Time

Richard es un escritor que encuentra una foto antigua de una bella mujer durante la estancia en un hotel. Se trata de la actriz Elisa MacKenna. A partir de ese momento, Richard se obsesionará con encontrarla, y decide asistir a unas sesiones de hipnosis con el fin de viajar en el tiempo, hasta principios de siglo XX, y dar con ella. Film fantástico con mucho romanticismo, protagonizado por el guaperas de Christopher Reeve, que aprovechaba el tirón de la celebridad conseguida por Superman. Le da la réplica una tan bella como correcta Jane Seymour (La Doctora Quinn). El guión es obra de Richard Matheson, quien adapta con acierto su propia novela. Gustará sobre todo a los más románticos.

6/10
Rudderless

2014 | Rudderless

The Deal (2008)

2008 | The Deal

Un productor de cine acepta producir una película de su sobrino. El tío sólo pone una condición: él se encargará de contratar a una estrella del género de acción para protagonizar la cinta. Cuando consigue el rostro famoso para su película y comienzan a trabajar, la "celebrity" es secuestrada en pleno rodaje. Típica película que utiliza un tono ligero dado por el humor para criticar el sistema de trabajo hollywoodiense.

4/10
Un sutil caso de asesinato

1999 | A Slight Case of Murder

El actor William H. Macy no sólo protagoniza este film, sino que es uno de los responsables del guión. Da vida a un crítico de cine, acusado de haber dado muerte a una mujer que cayó al vacío desde su apartamento. El protagonista recurre a su cultura cinematográfica, concretamente en lo que se refiere a films detectivescos, para resolver el caso. 

5/10
La timadora

1998 | The Con

Rebecca De Mornay interpreta a una mujer sin escrúpulos que debe huir de su ciudad debido a sus deudas con la mafia. Al llegar a un pequeño pueblo del sur, decide seducir a un rico heredero con el objetivo de hacerse con su fortuna. Telefilm que cuenta con conocidos rostros del cine norteamericano, como William H. Macy en el papel del ingenuo heredero, o Rebecca De Mornay como timadora. Cojea por varios frentes, como que va de comedia pero a menudo se acerca al drama, o el limitado guión, que anuncia a voz en grito lo que va a ir aconteciendo.

4/10
Krystal

2017 | Krystal

Cambio de planes

2017 | The Layover

Comedia tontorrona acerca de dos amigas de toda la vida, Meg y Kate, de muy buen ver pero muy desastrosas profesionalmente, una es maestra a la que sus alumnos no hacen ningún caso, la otra trata de comercializar cosméticos procedentes de... ¡Corea del Norte! Piensan que necesitan unas vacaciones, plan de chicas para divertirse. Pero en el avión conocen a Ryan, un apuesto bombero que acude a una boda, y se enzarzan en una competición para llevárselo al catre, que las distancia. William H. Macy es conocido sobre todo por su faceta actoral, mayormente por Fargo, y desde luego no va a pasar a la historia como director de cine, no al menos por Cambio de planes. Lo que ofrece es la típica trama con bromas groseras no demasiado ingeniosas, donde el colmo del "buen gusto" se lo lleva la escena de Kate atrapada en un apestoso cuarto de baño de una gasolinera. Kate Upton, Alexandra Daddario y Matt Barr se limitan a cumplir, en su condición de macizos guaperas, con la frivolidad en la que están metidos.

4/10
Rudderless

2014 | Rudderless

Últimos tráilers y vídeos