IMG-LOGO

Biografía

Matthew McConaughey

Matthew McConaughey

50 años

Matthew McConaughey

Nació el 04 de Noviembre de 1969 en Uvalde, Texas, EE.UU.

Premios: 1 Oscar

El tejano simpático

01 Septiembre 2005

Comenzó su carrera pisando fuerte y poco a poco se ha ido consolidando como un actor muy convincente, cuya especialidad son las comedias románticas o las películas de aventuras con mucho, mucho romance…

Y es que tiene esa pinta, estilizada y elegante, pelo rubio y ojos verdes, que se pide a todo seductor que se precie. Eso a pesar de que hace años ese aspecto le jugó una mala pasada que pudo acabar con su carrera casi antes de empezar: la prensa le “convirtió” de la noche a la mañana en el nuevo Paul Newman, lo que son palabras mayores y, claro, no todo el mundo puede soportarlo. Pero el chico se mantuvo en la brecha, aguantó el envite como pudo, lidiando con esa montaña rusa que es la fama, y a fuerza de buenos trabajos ha acabado finalmente por encontrar un destacado status de acuerdo con su talento.

Matthew David McConaughey nació en Uvalde, un pueblo de Texas, el 4 de noviembre de 1969. Su madre es profesora de escuela, y su padre, ya fallecido, fue jugador profesional de fútbol americano. Tras acabar sus estudios en el instituto, Matthew quiso cambiar de aires y se largó a Australia, donde estuvo trabajando un año lavando platos y viviendo al estilo Cocodrilo Dundee. A su regreso, estuvo en un tris de estudiar derecho en la Universidad de Austin, pero algún duende le debió de desaconsejar la abogacía porque lo que hizo fue matricularse en la escuela de cine. Muy pronto hizo algunos anuncios comerciales como modelo. Luego, el productor y director Don Phillips le presentó a un joven llamado Richard Linklater, que se preparaba para dirigir Movida del 76 (1993). Aunque consiguió un papel, a Linklater le pareció que Matthew era demasiado apuesto como para ser un tipo que va detrás de las mujeres todo el día, así que el actor se dejó barba y el pelo largo. Además, lo que en principio iba a ser una intervención breve en tres escenas, pasó a ser de unas 300 líneas en el guión que iba improvisando Linklater. Fue algo más que un debut esperanzador.

Al año siguiente el joven tejano acompañó a la entonces absolutamente desconocida Renée Zellweger en una de las secuelas de La matanza de Texas. Pero no fue hasta 1996 cuando dio el gran campanazo con dos películas que le pusieron en el ojo del huracán. La primera fue el fantástico western moderno Lone Star, obra del prestigioso director independiente John Sayles; y la segunda, el thriller judicial Tiempo de matar, adaptación de la novela de racista ambiente sureño escrita por John Grisham. La película sirvió para catapultar a McConaughey como el nuevo Paul Newman. Seguidamente, el actor pasó a engrosar el reparto de producciones de prestigio como el drama científico Contact (1997), junto a Jodie Foster y basado en una obra de Carl Sagan, y el drama histórico Amistad (1998), obra de Steven Spielberg. Sin embargo, los resultados de taquilla no fueron demasiado pujantes, y la popularidad de Matthew disminuyó hasta una altura ya más moderada. De esa época es además su única incursión por el momento en labores de guionista y director, con su cortometraje The Rebel (1998). A continuación, su filmografía creció con un puñado de películas más que aceptables, y si bien su presencia como cabeza de cartel no fue definitiva en taquilla, sí es cierto que el prestigio quedó asegurado: fue uno de los cuatro chicos de The Newton Boys (1998), segunda colaboración con Richard Linklater; protagonizó la fallida comedia mediática Edtv (1999), dirigida por Ron Howard; fue el protagonista del estupendo drama bélico U-571 (2000); y dio rienda suelta a su verdadero carácter, jovial y desenfadado en la comedia romántica Planes de boda (2001), con Jennifer López. Más tarde el talento de McConaughey se hizo notar con mucha fuerza en el impresionante drama coral Vidas contadas (2001), escrita y dirigida por Jill Sprecher. En un gran cambio de registro, el actor maravilló esta vez con su sufriente personaje, quizá su mejor actuación hasta la fecha.

En la última época, este tejano treintañero se ha paseado por la aventura fantástica con El imperio del fuego (2002), por comedias románticas estilo Cómo perder a un chico en 10 días (2003), y por una mezcla de ambos géneros con la reciente Sahara (2005). Ahora tiene por estrenar el thriller Apostando al límite, con Al Pacino y Rene Russo.

Oscar
2014

Ganador de 1 premio

Filmografía
Toff Guys

2020 | Toff Guys

Bush

2020 | Bush

The Gentlemen: Señores de la mafia

2020 | The Gentlemen

Fletcher, investigador privado de medio pelo, chantajea a Ray, mano derecha del estadounidense Mickey Pearson. Este último ha triunfado en Reino Unido, donde ha montado un imperio de tráfico de marihuana. Pero pretende retirarse, vendiendo su empresa a Mathew Berger, un millonario judío. Poco después de entrevistarse con él, los hombres de Dry Eye, un mafioso chino, roban en una de sus plantaciones secretas; no está claro cómo conocieron su localización. Guy Ritchie se consagró a finales de los 90 con dos películas, Lock & Stock y Snatch: Cerdos y diamantes, que se sumaban a la tendencia denominada ‘gang noir’, elegida también por el turco-alemán Fatih Akin o el danés Nicolas Winding Refn, que como él bebían claramente del cine de Quentin Tarantino. Tras una década en Hollywood, con títulos como Sherlock Holmes y su secuela, o la exitosa Aladdin, el británico se permite la licencia de regresar a sus raíces, con un nuevo relato ‘cockney’ de los bajos fondos de su país. El realizador no inventa nada, y no persigue crear ningún tipo de tensión dramática, ni profundidad en la historia que cuenta. Además, se regodea en la incorrección política, sobre todo cuando se detiene en los prejuicios raciales de sus personajes hacia los asiáticos. Pero aunque incluye grandes dosis de violencia y humor negro (un momento relacionado con un cerdo resulta particularmente salvaje) tiene el buen gusto de relegarlo todo al fuera de campo. Además, abundan los diálogos ingeniosos, y tiene un montaje videoclipero, trepidante y fresco. La estructura narrativa que vertebra el relato –Fletcher cuenta a Ray lo que ha averiguado como si fuera un largometraje–, da pie a que parezca que se puede incluir de todo, por ejemplo volver atrás para corregir lo que ha contado antes cuando está especulando. Brilla sobre todo la persecución a unos niños para quitarles el móvil con el que han grabado algo que no debían, y un cameo un tanto especial. Además, Guy Ritchie se apoya en un reparto excepcional al que ha dado personajes inesperados. Sobre todo llama la atención Hugh Grant, irreconocible con gafas de sol de montura gruesa y perilla, como barriobajero sin escrúpulos, pero también Charlie Hunnam, el ‘consigliere’ barbudo, Matthew McConaughey (Mickey Pearson), un yanqui que parece un pez fuera del agua, o Colin Farrell, entrenador de boxeo en chándal muy propio del universo de Ritchie. En menor medida, también cumplen los televisivos Michelle Dockery (Downton Abbey), como esposa del personaje de McConaughey, o Jeremy Strong, en un papel de millonario que recuerda al que le ha hecho popular en Succession.

6/10
Serenity

2019 | Serenity

Baker Dill es un patrón de barco en Plymouth, pequeña población pesquera en el Caribe. Se dedica a pasear a bordo de su barco, el "Serenity", a turistas que desean presumir de haber atrapado con sus cañas bien cebadas buenos peces. Pero parece obsesionado por capturar un enorme atún al que denomina Justicia. Un día se asoman por ahí Karen Zariakas, la madre al parecer de su hijo adolescente, apasionado de la informática y la programación, siempre encerrado en su cuarto, y su nuevo y tosco marido, Frank, que al parecer maltrata a la mujer y al chico. Y Karen le hace la proposición de asesinar a Frank, haciendo que parezca un accidente. Extraña película escrita y dirigida por Steven Knight, conocido sobre todo por su faceta de guionista, suyos son los libretos de filmes valiosos como Amazing Grace, Promesas del Este, Un viaje de diez metros y El caso Fischer, además de que es el creador de la serie gangsteril Peaky Blinders. Como director había conseguido llamar la atención con Locke. En esta ocasión, pese a los indudables valores de producción del ambicioso film, y de volver a reunir a Matthew McConaughey y Anne Hathaway, que habían trabajado juntos en Interestellar, entrega una película fallida, que desconcierta con su confusa trama, las supuestas sorpresas y giros parecen bizarros caprichos que no vienen demasiado a cuento, descolocan sin que nunca transmitan la sensación de que la trama tenía que discurrir así, rasgo que siempre poseen los buenos guiones, que sugieren y anticipan lo que pasa, por muy sorprendente que sea. En los primeros pasos, parece que tenemos una historia de personaje cortado por patrones marineros que hacen evocar “Moby Dick” de Melville, o “El viejo y el mar” de Hemingway. De pronto asoma una mujer fatal, la Hathaway teñida de rubio para la ocasión de este nuevo planteamiento “noir”. Pero no contento con esto, finalmente Knight nos hace una propuesta metafísica bastante pintoresca, la vida es juego, y con esta pirueta que no es cuestión de detallar apunta a que somos criaturas a las que un creador maneja a su antojo, y surgen dudas sobre nuestra libertad, quiénes somos y adónde vamos; en este último tramo, puede uno pensar, tal vez, en El show de Truman, o en Westworld, con otro enfoque y sin excesiva brillantez.

4/10
The Beach Bum

2019 | The Beach Bum

Moondog es un desarrapado vividor de Florida que se dedica a holgazanear, practicar sexo, reír y beber. Parece que sus poemas tienen cierto prestigio y él vive a cuerpo de rey gracias a que su mujer es millonaria. Aunque hace vida por libre en los cayos, irá de visita a la gran mansión familiar situada en tierra firme, pues se casa su hija Heather. Un producto absolutamente delirante, obra del director y guionista Harmony Korine. Como es habitual en este iconoclasta cineasta, autor de subproductos de culto como Gummo o Spring Breakers, el resultado es desagradable, rebelde, guasón y bastante grosero. El guión propone una mínima historia, muy estrafalaria, que se desarrolla bastante anárquicamente. Casi todo el film consiste en ver al protagonista bebiendo cerveza, borracho, haciendo todo tipo de tonterías, con letras y canciones sonando de fondo. De vez en cuando se cruza en su camino algún conocido (interpretados por actores célebres, como Jonah Hill, Zac Efron o Martin Lawrence), le dan al palique un rato y poco más. De fondo, la propuesta de Korine es mostrar a alguien que se mueve fuera del sistema, que vive en completa libertad. Si lo que desea es atraer a ese tipo de vida, lo cierto es yerra completamente el blanco. Por su parte, Matthew McConaughey está completamente desfasado en la piel del protagonista. Un desperdicio, la verdad.

2/10
White Boy Rick

2018 | White Boy Rick

Una visita a la América profunda de los blancos más desfavorecidos, cerca de Detroit, en los años 80, donde en una feria de armas puede adquirirse legalmente un Kalashnikov, el único riesgo sería que quisieran darte gato por liebre. Allí están de compras Richard y Rick, padre e hijo. Su hogar está desestructurado, con madre ausente, hermana pequeña Dawn drogadicta, y abuelos vecinos ya mayores, que poco pueden hacer para ayudar, más allá de dar de comer o acoger en casa. De condición humilde, no es fácil traer dinero a casa. De modo que Rick, un adolescente que tiene pelusa en vez de bigote, hace de confidente de la policía, y gracias a su concurso podría ayudar a la detención de unos peligrosos criminales. Pero cuando deja esta tarea, conseguir un trabajo honrado que genere suficientes recursos no resulta sencillo. En cambio, traficar con droga… Películas basada en hechos reales que dirige con buen pulso Yann Demange. Nacido en Francia, pero que rueda en inglés, ya descolló en 2014 con la notable ’71. Demuestra en la puesta en escena ser un buen realizador, y logra describir bien los lazos que unen al chaval con el progenitor, apartado en el que entregan magníficas interpretaciones el desconocido debutante Richie Merritt –es perfecto para el papel de adolescente en la pubertad algo indolente– y Matthew McConaughey, un actor que se crece en cada película que le toca acometer. También lo hace muy bien Bel Powley en el rol más secundario de la hermana. De todos modos, quizá por indefinición de un guión escrito a seis manos, hay algún salto abrupto, y algunos personajes secundarios a los que falta definición. Lo que incluye a los enlaces de la policía, a los que falta un poquito de humanidad. Además, el tema de que Rick es una pura pieza blanca prescindible en el tablero de fichas negras también prescindibles, en la partida de la lucha contra el narcotráfico, podría haber dado bastante más juego.

6/10
La torre oscura

2017 | The Dark Tower

Teniendo en cuenta que Stephen King es uno de los autores que cuenta con más adaptaciones cinematográficas, llama la atención que hasta 2017 no se hubiera llevado a cabo una traslación de "La Torre oscura", una saga de ocho novelas que King escribió a lo largo de treinta años, en la que el autor estadounidense ha creado una amplia epopeya en donde caben diversos mundos, criaturas fantásticas, viajes interdimensionales, personajes terroríficos. Que la producción de este mismo film haya tenido un azaroso desarrollo (se llegó a pensar en hacer tres películas bajo la producción de Ron Howard e incluso una serie de televisión) habla de las dificultades para trasladar a la pantalla esta monumental creación que mezcla numerosos géneros, como la ciencia ficción, el terror, las aventuras, la fantasía o el western. Los padres de Jake Chambers, un chaval adolescente que vive en Nueva York, están preocupados por él. Jake tiene pesadillas extrañas en donde ve cómo unas malvadas criaturas, ocultas bajo piel humana y lideradas por Walter, un demoniaco hombre de negro, secuestran niños en la Tierra y los utilizan para destruir una altísima torre situada en un universo desconocido. Esos seres parecen tener un sólo enemigo, el “Pistolero” Roland, un hombre inmune a las hechicerías del diabólico Walter. Cada vez que la torre se tambalea en las visiones de Jake, la Tierra sufre fuertes terremotos, prueba de que ambos mundos están conectados. Parece claro que el argumento del film es poca cosa si se tiene en cuenta la dimensión de la saga original. El equipo de guionistas, todos ellos pesos pesados, entre los que se encuentran Akiva Goldsman o Anders Thomas Jensen, ha cogido elementos de aquí y de allá, de una novela y de otra, y ha pergeñado un libreto quizá simple en sus planteamientos, pero que, una vez asumido que se tratará de una sola película, con las limitaciones que eso conlleva, tiene a su favor el gran dinamismo logrado. Porque La torre oscura es notablemente entretenida, mantiene siempre el atractivo, está bien narrada, dirigida con brío por el danés Nikolaj Arcel (Un asunto real) y ofrece elementos de interés (el uso de los propios dones, el cumplimiento de la misión, el peligro de la seducción de la venganza, la ausencia del padre), aunque la cuestión de fondo principal y la que aporta un tono apocalíptico al conjunto no es otra que la de la eterna lucha entre el bien y el mal, entre la luz y la oscuridad. La Torre oscura recuerda a otras producciones en donde los humanos son arrancados de su hábitat y deben asumir un importante papel en otros mundos. Son argumentos propuestos por filmes tan dispares como Matrix, Harry Potter y la piedra filosofal, Percy Jackson y el ladrón del rayo, El corredor del laberinto. El tema exige que el héroe esté a la altura. En este sentido, el trabajo del protagonista, el hasta el momento desconocido Tom Taylor, es muy convincente, pero sobre todo está flanqueado por dos lugartenientes cuyo antagonismo hace crecer la película, un Idris Elba que rebosa presencia y oficio, y un extraordinario Matthew McConaughey que borda su perverso personaje.

6/10
Gold, la gran estafa

2016 | Gold

Una película inspirada, al parecer,por hechos reales. Sigue la trayectora de Kenny Wells, que hereda la empresa minera familiar en los años 80 del pasado siglo, y que ve cómo entra en declive. Decide entonces jugarse todo a una carta, la que le presentó tiempo atrás el aventurero Michael Acosta, que le asegura que el subsuelo de una zona remota de Indonesia alberga preciado oro. Contra pronóstico, tienen éxito, de modo que se desata la codicia de las empresas de Wall Street y de las autoridades gubernamentales indonesias. También la nueva situación afecta a la relación amorosa de Kenny con su amada Jenny, una mujer adorable pero vulgar. Estamos ante una trama que promete, pero a la que un errático guión hace un flaco favor. Curiosamente ha eludido la tarea de escribirlo su director, Stephen Gaghan, que ganó el Oscar por el libreto de Traffic, además de conseguir la nominación por el de Syriana, cinta que también dirigió. Aquí la tarea la han asumido los televisivos Patrick Massett y John Zinman, conocidos por series como The Blacklist. Y no acaban de centrar el tiro, hay dispersión a la hora de mostrar los aspectos aventureros –las prospecciones en Indonesia–, los movimientos en Estados Unidos para conseguir inversores, la amistad con Acosta y la subtrama romántica de Kenny y Jenny. Gagan además no es brillante como realizador, y se nota en la composición de algunos planos y escenas, poco trabajados. En la producción figuran nombres como el de los hermanos Weinstein y Paul Haggis, y también el de los mencionados guionistas, pero entre todos destaca el de Matthew McConaughey, que asume además el papel protagonista. El actor se toma su composición muy en serio, no sólo por su físico –luce una prominente tripa, y su cabellera tiene pronunciadas entradas–, sino también por la personalidad de Kenny, muy trabajada: estamos ante un soñador –"si vendes tus sueños, ¿qué te queda?"–, con la obsesión de la fiebre del oro, pero no tanto por su valor de mercado, como por el hecho de encontrarlo y compartir el hallazgo, dando rienda suelta a su pronunciado narcisismo, que le impide valorar a la que debería ser la mujer de su vida. El resto del reparto está muy bien seleccionado –se nota la labor de la veterana Avy Kaufman–, obligado es mencionar a Édgar Ramírez y Bryce Dallas Howard como el socio minero y la novia ingenua y tosca, respectivamente. Del resto, hay algunos bien conocidos, pero que apenas tienen presencia, como Bill Camp, quizá la mayor parte de su trabajo se ha quedado en la sala de montaje.

5/10
Los hombres libres de Jones

2016 | Free State of Jones

Durante la Guerra de Secesión, el granjero sureño New Knight sirve como enfermero en el ejército Sudista. Pero la muerte de un jovencísimo familiar, al que trataba de proteger, le hace replantearse por qué lucha, y llega a la conclusión de que los suyos no defienden una causa justa. Tras desertar se dedicará a proteger a sus convecinos del condado de Jones, al sudeste de Mississippi, a quienes el corrupto gobierno confederado de la región requisa todas sus pertenencias, condenándoles a morir de hambre. Acaban uniéndose a su causa otros soldados en su misma situación y esclavos negros en fuga, con los que forma una pequeña milicia. Tras Los juegos del hambre, el director y guionista Gary Ross reconstruye un capítulo, poco conocido (al menos fuera de Estados Unidos), pero apasionante de la Guerra Civil Americana, que tiene mucho que ver con la leyenda del británico Robin Hood. Se centra sobre todo en la cuestión racial, tan desgraciadamente de actualidad, y las dificultades para dejar atrás la esclavitud. El film tiene muchos elementos a su favor, como una impecable reconstrucción histórica, y brillantes interpretaciones, sobre todo por parte de Matthew McConaughey, que tras conseguir el reconocimiento en los últimos años, no parece que tenga pensado echarse a dormir, así que borda el papel de combatiente enojado, pero justo y heroico. No desentonan Keri Russell (la esposa), la prometedora Gugu Mbatha-Ray, vista en La verdad duele (esclava de una plantación) y Mahershala Ali (secretario de prensa de Frank Underwood en House of Cards), como Moses, lugarteniente del protagonista. Pero aunque comienza con fuerza relatando el conflicto bélico, Los hombres libres de Jones pierde fuelle en el último tramo. En su pretensión de mostrar que tras el asesinato de Abraham Lincoln nacieron multitud de problemas que bloquearon el abolicionismo, como el nacimiento del temible Ku Klux Klan, el guión del propio Ross hace aguas, parece quedarse en mostrar capítulos aislados que no acaban de funcionar. Tampoco están muy bien integrados en el conjunto una serie de flash-forwards prescindibles que muestran a un descendiente de Knight, que está siendo juzgado por violar leyes muy racistas.

6/10
El bosque de los sueños

2015 | The Sea of Trees

Una historia sencilla, casi una parábola, acerca de las razones por las que atraverse a vivir, cuando golpea la muerte en los seres queridos y asoma la desesperación. Interesa por el poderío narrativo de Gus Van Sant, que sabe inyectar a las imágenes una atmósfera intrigante, a lo que contribuye un actor que no deja de sorprender, Matthew McConaughey, bien respaldado por los más secundarios pero igualmente resultones Ken Watanabe y Naomi Watts. Arthur Brennan, por motivos que no se aclaran de inmediato, se ha desplazado al mar de árboles de Aokigahara, un tupido bosque en Japón con el monte Fuji al fondo, que muchos suicidas escogen como lugar donde quitarse la vida. Con un frasco de pastillas, está a punto de proceder, cuando se topa con un hombre que requiere su auxilio, Takumi Nakamura, lo que retrasa sus planes, y tal vez los impida, pues hablar con él obliga a la reflexión, a la autoconfrontación. La narración viene atravesada por los recuerdos de Arthur y su relación matrimonial con Joan, cada vez más deteriorada por los mutuos reproches, heridas emocionales e incontroladas con las que se hacen mucho daño. Con guión del desconocido Chris Sparling, el film invita a explorar sobre las relaciones humanas, las pruebas que depara la existencia, e incluso se apunta a otra vida después de la terrena.

6/10
Interstellar

2014 | Interstellar

Un futuro de tintes apocalípticos, no muy lejano. Los habitantes de la Tierra han abusado de los recursos naturales, el clima ha cambiado y la mayor parte de la población ha debido reciclarse como granjeros, para producir alimentos que les permitan subsistir, enfrentados a plagas y tormentas de polvo. Es el caso de Cooper, antiguo astronauta, viudo, que vive con su anciano padre y dos jóvenes hijos, el adolescente Tom, que se siente cómodo como futuro granjero, y la niña Murph, soñadora como su padre. Unos extraños mensajes codificados de los "fantasmas", como los llama Murph, conducen a Cooper a unas instalaciones secretas de la NASA. Allí su antiguo mentor, el profesor Banks, trabaja en el proyecto Lazarus, un viaje interestelar a mundos lejanos a través de un agujero de gusano, donde tres planetas con características similares a la Tierra podrían asegurar el futuro de la humanidad. Ambiciosa cinta épica de ciencia ficción, de amplio y espectacular lienzo, dirigida por Christopher Nolan, coescrita con su hemano Jonathan, y coproducida con su esposa Emma Thomas. Plantea una situación en que existe el riesgo serio y real de que desaparezca la humanidad, y con tal premisa apunta a una historia de coraje y sacrificio, donde el protagonista Cooper, en compañía de un equipo de científicos, deja atrás a su familia en la Tierra para embarcarse en una arriesgada misión de final incierto, que puede suponer no volver a ver a los seres queridos. De este modo se juega con la dicotomía del bien común, el futuro del ser humano, frente a las obligaciones más inmediatas, que se refieren, sobre todo, a unos hijos que necesitan tener cerca a un padre que cuide de ellos. De modo que los planteamientos de responsabilidad social y de fidelidad a la vocación científica, podrían ser razones que el corazón no entiende, por lo que no aparece tan claro el lugar donde deberían depositarse las prioridades. Resulta evidente la deuda de los Nolan con 2001: Una odisea del espacio, el film bebe de esta fuente –el viaje interestelar, el robot, las instalaciones espaciales, el uso del sonido y el silencio, algunas especulaciones filosóficas...–, pero con personalidad propia, y con un deseo más consciente de entregar un gran espectáculo capaz de conectar con el gran público y dejarle boquiabierto, sin dejarle necesariamente incómodo y hasta irritado, como podía ocurrir en el caso de Stanley Kubrick. Aquí los dramas humanos son nítidos y es muy importante el concepto de familia, al estilo, salvando todas las distancias, de El árbol de la vida de Terrence Malick, film con el que comparte a una estupenda actriz, Jessica Chastain. En cuanto al "ropaje" científico, se cuida para que ideas como el viaje a grandes distancias en el espacio y el modo en que pasa el tiempo resulten verosímiles. No deberían estas líneas privar al espectador de las sorpresas que depara el film, en torno sobre todo a las ideas de supervivencia y amor, motores potentes para sobreponerse a las situaciones de peligro. Apuntemos sólo la grandeza visual de las imágenes que aporta Nolan, ya sean del espacio exterior, en línea con Gravity, ya sean las de los nuevos mundos por explorar. Aunque la duración del film se acerca a las tres horas, éstas nunca se hacen largas, hay emoción por lo que será de los protagonistas y el deseo de que la humanidad sea capaz de afrontar los desafíos que la vida le pone inevitablemente por delante. Hay un gran acierto en el reparto, donde el peso narrativo recae en un Matthew McConaughey que definitivamente ha venido para quedarse en la primera fila de los grandes actores hollywoodienses. Pero están muy bien el resto, Anne Hathaway, la citada Chastain, y el gran elenco de secundarios, desde los conocidos Michael Caine, John Lithgow, Ellen Burstyn, Wes Bentley, Topher Grace, David Oyelowo, Matt Damon y Casey Affleck, a la niña Mackenzie Foy.

8/10
True Detective

2014 | True Detective | Serie TV

Diecisiete años después de que se produjeran una serie de macabros asesinatos en el Sur de los Estados Unidos, la pareja de detectives que investigó los hechos, Martin y Rust, son interrogados por colegas suyos a los que toca seguir de cerca una nueva muerte ritual, con rasgos semejantes a los de antaño. Potente serie policia de HBO creada por un desconocido... de momento. Nic Pizzolatto había colaborado en la versión americana de The Killing (serie) y es autor de relatos policiales en papel impreso. Aquí demuestra talento para desplegar una historia de atmósfera con investigación policial que recuerda a Seven en su mirada inquietante a la condición humana, que tal vez se esfuerza en hacer las cosas bien, pero que acaba siempre mostrando su rostro más feo en acciones abominables. El primer episodio juega con inteligencia a desarrollar estas ideas a través de los dos personajes principales -interpretados por un grande Woody Harrelson y un aún más grande Matthew McConaughey-, que no pueden ser más diferentes a pesar del talento detectivesco de ambos. Martin es alguien tradicional, un padre de familia felizmente casado con Maggie, que tiene dos hijitas encantadoras. Rust es un tipo solitario, de oscuro pasado traumático, con ideas profundamente pesimistas acerca del ser humano, que considera que lo mejor que podría hacer es autodirigirse a la extinción. Los intercambios entre ambos mientras avanza la investigación en el pasado, y las idas y venidas temporales, conforman una narración muy sólida, que funciona bien e intriga. Y aunque el planteamiento es oscuro, muy oscuro, hay una clara apertura a la esperanza, cierta mirada a la trascendencia y una valoración positiva del don de la libertad. A un buen guión, que ahonda en la naturaleza humana y a las razones que mueven el comportamiento de las personas, se suma un excelente director, Cary Fukunaga, que ya ha dado prueba de su habilidad para recrear ambientes muy diferentes en la historia de inmigración Sin nombre y la adaptación de Charlotte Brontë Jane Eyre.

8/10
Dallas Buyers Club

2013 | Dallas Buyers Club

La historia auténtica de Ron Woodroof, un electricista de vida promiscua, con fama de “machote”, que en 1986 queda estupefacto cuando los médicos le diagnostican que tiene sida -“una enfermedad de maricas”, a su entender- y que sólo le resta un mes de vida. Tras la incredulidad viene la desazón, y luego un verdadero deseo de aferrarse a la existencia, primero con AZT obtenido clandestinamente, y luego, dada su alta toxicidad, buscando medicamentos alternativos, lo que pondrá en su contra a la industria farmacéutica y a los reguladores de nuevos fármacos cuando trata de darles una amplia difusión entre los enfermos seropositivos. Con un guión de Craig Borten, que entrevistó largamente a Woodroof antes de su fallecimiento, para luego trabajar en equipo con Melisa Wallack, el film desprende autenticidad en casi todo su metraje, la excepción serían algunos de los pasajes en que se arremete contra los agentes sanitarios y reguladores, que resultan un tanto convencionales, aunque al menos se intenta no convertirlos en villanos de opereta, y se pone el dedo en llagas interesantes del mundo médico, que pueden dificultar el tratamiento de los enfermos, como la burocracia o los intereses económicos. El canadiense Jean-Marc Vallée, que ya abordó una historia real en La reina Victoria, cuenta con garra su historia, aunque tambiéndescarnadamente, sobre todo en las reiterativas escenas sexuales. Matthew McConaughey hace un buen trabajo, no sólo por su demacrado aspecto al estilo Christian Bale en El maquinista, sino porque hace creíble el arco de transformación de su personaje, en relación a su egoísmo y a sus prejuicios, pues acaba viendo personas en los homosexuales y empleando su dinero en ayudar a otros enfermos. También resulta muy convincente Jared Leto como el travesti Rayon, al que Woodroof llega a apreciar.

5/10
El lobo de Wall Street

2013 | The Wolf of Wall Street

La trayectoria real del corredor de bolsa Jordan Belfort, desde sus inicios como principiante en Wall Street, cuando está casado con una sencilla peluquera, hasta el momento en que alcanza la cúspide del poder, la riqueza y el placer, al precio de una vida desquiciada y sin principios, y del acoso del FBI. Enseguida su entrada en el mundo profesional supone una inmersión en la depravación moral, a partir de las lecciones que le imparten sus superiores sobre su trabajo y los -a su entender-, necesarios hábitos sexuales y de consumo de drogas para no perder el paso en la vertiginosa actividad de compraventa de acciones. Lo que parece un bache en su andadura laboral se convertirá en la construcción de un imperio gracias a la venta de activos de muy dudoso valor, primero a incautos paletos, luego a gente adinerada que puede permitirse el lujo de perder dinero. Martin Scorsese adapta las memorias de Belfort, convertidas en guión por Terence Winter, uno de los responsables de la gangsteril serie televisiva Los Soprano, que colaboró luego con el italoamericano en Boardwalk Empire, también centrada en el mundo criminal y de los políticos corruptos. Lo hace con tono de comedia esperpéntica muy pasada de vueltas y no exenta de cinismo, usando la voz en off de Belfort al modo en que lo ha hecho en tantas ocasiones a lo largo de su filmografía, de un modo especial en Uno de los nuestros, con la que mantiene no pocos puntos de conexión, con su atractivo reparto de múltiples personajes, lo dinámico de la narración, las canciones de la banda sonora, y también con en el modo en que finalmente se resuelven –es un decir– las cosas. Sorprende la larga duración de la cinta, tres horas, con muchos paisajes reiterativos, que no hacen más que ofrecer más de lo mismo, en forma de discursos estimulantes para empleados, engaños a compradores codiciosos, desmadres orgiásticos mostrados muy gráficamente y subidones procurados con el recurso a la droga. De un algún modo Scorsese conecta con el discurso de otras cintas de su filmografía en que muestra el lado feo de América, el capitalismo insolidario y egocéntrico llevado hasta sus últimas consecuencias, donde en realidad nada importa, más allá de satisfacer las pulsiones más primarias. Por supuesto, el italoamericano es un gran virtuoso, las imágenes y el ritmo muestran en bastantes ocasiones el poderío que le conocemos a este astuto prestidigitador, lo que no impide que acabe produciendo finalmente hastío. En su momento el Gordon Gekko de Wall Street de Oliver Stone –citado en un momento del film– se convirtió en referente popular de aspirantes a yuppies, para sorpresa de propios y extraños. Resulta difícil pensar –aunque nunca se sabe– que pueda ocurrir lo mismo con El lobo de Wall Street, más en tiempos de crisis en que se estrena el film, algo posteriores a los hechos narrados, donde los productos financieros y sus creadores se miran con lógica desconfianza y repulsa. El personaje encarnado por Leonardo DiCaprio resulta tremendamente antipático, sólo piensa en sí mismo y su supervivencia, incluso su familia no parece tener una entidad mayor que otra cualquiera de sus posesiones, como su yate de recreo. Por supuesto la amistad y la lealtad no existen en su mundo de “lobos”, los otros depredadores son en el mejor de los casos socios útiles y compañeros de francachelas. Poco hay en Belfort del granuja impresentable y nada modélico, al que, no se sabe por qué, se le acaba mirando con indulgencia, el personaje es odioso, patéticamente odioso. A Scorsese no le van las narraciones con advertencias morales, muestra al emperador desnudo pero no hay ni un amago de cómo volver a vestirle para que recupere su dignidad. Quien busque moralejas o alguna indicación de cuál es el camino a emprender cara a la redención, puede seguramente esperar sentado largo tiempo. Ya que le hemos citado, podemos decir que el modo de presentar las cosas de Scorsese recuerda un tanto a Salvajes, de Oliver Stone: de algún modo se pinta un mundo frenético de delincuencia criminal, el espectador participa en un adrenalítico viaje de puras sensaciones, pero al final no queda nada. Como mucho, una sensación de que ‘éste no es el camino’, pero la alternativa, viajar oliendo a sudor en el metro, la experiencia del agente del FBI, no resulta mucho más atractiva.

6/10
Mud

2012 | Mud

Tercer largometraje del cineasta Jeff Nichols, tras el inédito en España Shotgun Stories y el excelente Take Shelter., que ganó el Gran Premio de la Semana de la Crítica en Cannes. Mud también compitió en la sección oficial de la edición de 2012 del certamen galo, donde obtuvo una buena acogida, pero no se llevó ningun premio. Ellis, adolescente de un pueblecito de Arkansas, sobrelleva a duras penas la inminente separación de sus padres. Durante una excursión con su mejor amigo por el río Mississippi en una pequeña isla descubre a Mud, un fugitivo de la justicia que vive en un barco abandonado. En esta ocasion, Nichols ofrece un conmovedor drama sobre la inevitable llegada de la madurez. También reflexiona sobre la complejidad del amor, pues el personaje central parte de un ideal romántico, un tanto ingenuo, que choca frontalmente con la realidad, pues sus padres se llevan mal, Mud está enamorado profundamente de una mujer que en apariencia no lo merece, y hasta él mismo vivirá un pequeño romance que no parece que vaya a salir como él espera. El realizador acierta al tomar como referencia las historias de jóvenes del Mississippi de Mark Twain (Las aventuras de Huckleberry Finn y Tom Sawyer), aunque también recuerda por momentos a films como Cuenta conmigo y Un mundo perfecto, y habla de la génesis de la violencia en un tono que recuerda al cine de Sam Peckinpah y Arthur Penn. En Mud, Nichols se apoya una vez más en intensas interpretaciones, en especial la de los jovencísimos Tye Sheridan, que fue uno de los niños de El árbol de la vida, y el debutante Jacob Lofland. También tiene mérito Matthew McConaughey, que se ha trabajado intensamente a su personaje, Mud, demostrando como en un par de ocasiones anteriores que cuando se lo propone sí que puede ser un convincente actor. Por otro lado, Reese Witherspoon y Sam Shepard mantienen su nivel habitual. Como en sus dos cintas anteriores, Nichols ha contado con Michael Shannon, que realiza un gran trabajo, aunque esta vez muy secundario, como promiscuo tío de uno de los niños.

6/10
El chico del periódico (The Paperboy)

2012 | The Paperboy

1969. Jack Jansen (Zac Efron) reparte periódicos en Lately, su pueblo de Florida. Vive con su padre, editor de un diario local. Su hermano mayor, Ward (Matthew McConaughey), vive en Miami y trabaja para el Miami Times. Viajará hasta su pueblo junto a su compañero periodista Yardley (David Oyelowo) para investigar el caso del asesinato de un sheriff, por el cual un tal Hillary Van Wetter (John Cusack) ha sido condenado a muerte. Ward ha llegado hasta allí movido por una tal Charlotte (Nicole Kidman), mujer ligera de cascos que mantiene correspondencia con presos del corredor de la muerte. La tal Charlotte dice haberse enamorado de Hillary y sostiene que es inocente. El director de la magnífica Precious entrega esta vez una película inferior, adaptación de una novela de Peter Dexter. La película se incluye en las típicas historias turbias del sur de los Estados Unidos, donde debajo de la superficie hay un mar entero de podredumbre. Quizá Lee Daniels nos mete en harina demasiado pronto y reina cierta confusión al inicio, aunque poco a poco irán saliendo las realidades de los personajes –todos ellos magníficamente interpretados por un puñado de actores de primer orden– hasta que los acontecimientos se precipitarán hasta el desastre. Sin embargo, el gran problema del film es que la historia en sí misma resulta bastante peregrina, incluye momentos desagradables y el interés es escaso.

4/10
Magic Mike

2012 | Magic Mike

Adam se hace amigo de Mike porque ambos trabajan en la construcción. Viviendo la noche en una discoteca, Mike introduce a Adam en el mundo de los strippers masculinos, un dinero fácil por exhibirse delante de mujeres que satisfacen así sus instintos básicos. Y en efecto en su primera "actuación" el jefe, Dallas, constada que Adam, apodado como "El Niño", tiene madera. Brooke, la hermana de Adam, se preocupa de la nueva "profesión" de su hermano, pero Mike –cuyo apodo es "Magic"– promete cuidar de él. Y es que se supone que Mike tiene los pies en el suelo, en realidad está ahorrando para montar su propia empresa de muebles por encargo. Steven Soderbergh es un cineasta que igual sirve para un roto que para un descosido, tal variedad de géneros y temas ha abordado en su larga carrera. De modo que toma el guión que Reid Carolin ha escrito para Magic Mike y lo convierte en película que a pesar de su vulgaridad y lo previsible de su desarrollo, se beneficia de su pericia tras la cámara, sobradamente demostrada. Y así nos cuenta en Magic Mike una historia con su pequeña moraleja –no puede uno pretender entrar en el mundo de los strippers, con el consiguiente vértigo hedonista de mujeres hermosas, sustancias estimulantes, dinero y demás, y pretender que aquello no te afecta, que puedes racionalizar aquello y planificarlo para una breve temporada. Pero en el fondo todo es muy insustancial y repetitivo, un ejercicio de estilo donde Soderbergh prueba su genio fílmico, hasta para lo más tonto. Tanto numerito cansa, incluida esa especie de obligación de mostrar que todos los actores, incluido Matthew McConaughey, que se reserva para el final, pueden contonearse en el escenario hasta provocar el histérico delirio colectivo de las chicas del público.

4/10
Killer Joe

2011 | Killer Joe

Padre e hijo, contando con la segunda esposa del primero, contratan a un asesino a sueldo para matar a la madre de la familia, y poder cobrar el seguro y solventar así ciertas deudas. Como carecen de liquidez, aceptan la condición del asesino de un anticipo en forma de pagos sexuales que debe conceder la hija del clan, algo que ella de entrada ignora. Es la segunda vez que William Friedkin adapta una obra de teatro de Tracy Letts, tras Bug, de 2006. Mucho después de El exorcista, de 1974, cabe decir que este film tiene algo de diabólico en lo referente al deleznable pacto tramado a espaldas de una joven ingenua que ha crecido con una familia desestructurada. Según Friedkin, ella sería una Cenicienta y el asesino su inesperado príncipe encantador. Como se ve, se trata de humor salvaje y retorcido, servido aquí con descarnadísima brutalidad, lo que incluye pasajes de sexo y violencia paródicos que retrotraen al cine de Quentin Tarantino. En sus primeros pasos el film recuerda a la película que cerró la filmografía de Sidney Lumet, también con referencias al demonio, Antes que el diablo sepa que has muerto. Como en ese film, Friedkin destaca en la impecable puesta en escena y pinta a una familia, por así llamarla, en estado de putrefacción, donde cualquier cosa que pueda llamarse amor brilla por su ausencia. Emile Hirsch da vida al hijo que debe dinero por un asunto de drogas, Thomas Haden Church es el padre colgado, Juno Temple la hija que parece que vive en otro planeta, Gina Gershon la segunda esposa. Para el papel de asesino impasible y pervertido se ha contado con Matthew McConaughey, que como en Lone Star interpreta a un policía texano, en este caso de rasgos muy especiales. El adecuado reparto y el ritmo ágil, junto al buen mal rollito que suelen generar las películas tarantinescas puede agradar a cierto público entregado a este tipo de propuestas deshumanizadoras, pero no al resto. Friedkin parece dar otra vuelta de tuerca al humor negro con un final de gran guiñol, exagerado y absurdo, como tratando de clavar en el cerebro del espectador la idea de que estamos tocando fondo. Si alguien pillará esa idea, ése es otro cantar.

6/10
Bernie

2011 | Bernie

Bernie, maquillador de cadáveres, está considerado uno de los habitantes más queridos de Carthage, un pueblecito de Texas, por su condescendencia con los demás, y su eterna sonrisa. Tras ocuparse del cadáver de un ricachón, entabla una amistad con la viuda, una anciana malhumorada y desagradable que parece su antítesis. Ambos pasan todo el tiempo juntos, por lo que Bernie se siente un tanto atrapado... Antes de su galardonada Boyhood. Momentos de una vida, el polivalente Richard Linklater rodó este docudrama, que reconstruye una curiosa historia real, pese a su cercanía al surrealismo. Jack Black –que repite con Linklater tras Escuela de rock- realiza un correcto trabajo, y está acompañado por los excelentes Shirley MacLaine y Matthew McConaughey (transformado físicamente como jefe de policía del condado, en el punto de inflexión en el que empezó a tomarse su carrera en serio), que se mezclan con insólita eficacia con un nutrido número de no profesionales de la actuación, pues en realidad son testigos de los hechos auténticos. Tiene cierta gracia a pesar de sus tintes un tanto negros, pero fracasa un poco cuando intenta ponerse dramática. En suma, desconcierta un poco pues no se acaba de entender la trascendencia de lo que se cuenta o hacia dónde va, y se espera en todo momento algún giro que eleve el interés, aunque éste nunca llega. Pero subyace cierta crítica social, realizada con un enorme cariño, hacia la doble moral y los cuchicheos de las pequeñas comunidades.

5/10
El inocente (The Lincoln Lawyer)

2011 | The Lincoln Lawyer

Mickey Haller es un arrogante abogado de Los Ángeles, divorciado y con una niña, cuyo particular despacho es el asiento trasero de su vehículo, un Lincoln. A través de un conocido le llega un apetitoso caso, la defensa de Louis Roulet, un joven millonario de buena familia, acusado de atacar brutalmente a una prostituta en su casa. Roulet sostiene su inocencia, le habrían tendido una trampa, y la víctima se habría dejado agredir por un cómplice para obtener una suculenta indemnización. Entretenido thriller judicial, que adapta una de las novelas del popular Michael Connelly. De alguna manera el protagonista, Matthew McConaughey, recupera las esencias de los inicios de una carrera venida a menos, la época de Tiempo de matar y Lone Star, cuando era saludado como un nuevo Paul Newman. El actor da bien el personaje, mezcla de cinismo y vulnerabilidad, que sabe que ha echado a perder su vida familiar y trata de salvar en lo que puede los muebles, y capaz de guardarse algún as en la manga, cuando su trabajo se complica. El desconocido Brad Furman dirige con buen pulso el film, y John Romano ha hecho un buen trabajo de adaptación de la novela de Connelly, deja bien atados los cabos de las numerosas sorpresas de la enredada madeja argumental y define bien a los numerosos personajes secundarios. Se trata de un buen ejemplo del artesanal cine de Hollywood, capaz de ofrecer una historia tal vez no memorable, pero sí entretenida, perfectamente realizada, y que deja buen sabor de boca. Además, la incertidumbre de cómo discurrirá la narración, está bien entrelazada con los diversos dilemas morales que plantea la película: la confidencialidad abogado-cliente, la creencia en la inocencia de quien defiendes, los agujeros del sistema legal, el deseo de tomar la justicia por la propia mano...

6/10
Los fantasmas de mis ex novias

2009 | Ghosts of Girlfriends Past

Enésima variación del "Cuento de Navidad" de Charles Dickens, aquí transmutado en comedia romántica con boda de por medio, y situado en un contexto contemporáneo. Ah, y no transcurre en Navidad.  Sigue al impresentable fotógrafo de moda Connor, mujeriego empedernido, que no cree en el amor ni por supuesto en el matrimonio. Pero va a acudir a la boda de su hermano Paul, lo que propicia un reencuentro con su ex novia Jenny. A sus declaraciones nada oportunas acerca del matrimonio seguirá la aparición de su fallecido tío Wayne, que le anuncia la visita de los fantasmas de las novias pasadas, presentes y futuras, que le mostrarán el mal camino por el que anda, y lo que le aguarda. Tal perspectiva puede ayudar a rectificar. Como es bien sabido, el cuento de Dickens es universal, y marca un patrón que si se respeta, da resultados aceptables por muy torpe que el adaptador de turno sea. En esta ocasión Mark Waters (Chicas malas, Ponte en mi lugar) logra resultados discretos, más que nada por la incoherencia propia de quien quiere "nadar y guardar la ropa", algo de lo que se resiente la narración, a la que falta solidez, pese a la brillantez de algún gag. Así, por supuesto que quiere apostar por el amor verdadero y tal, pero a la vez busca la complicidad acomodaticia con un estilo de vida superficial, donde sólo se piensa en sexo, en acostarse con quien sea; y esto es como buscar la cuadratura del círculo. El reparto de guapetones incluye a Matthew McConaughey y Jennifer Garner, mientras que Michael Douglas se lo pasa en grande encarnando al casquivano tío Wayne.

5/10
Como locos... a por el oro

2008 | Fool's Gold

A Matthew McConaughey le fue bien con Sahara (2005), adaptación de una novela de Clive Cussler. Por eso, le han cortado a la medida esta producción, que imita al milímetro el mismo esquema, pues mezcla aventuras, comedia y romance. También remite inexorablemente al film Tras el corazón verde, surgido a rebufo de En busca del arca perdida. Esta vez, el actor interpreta a otro buscador de tesoros submarinos, Ben ‘Finn’ Finnegan, obsesionado por encontrar el tesoro que transportaba un navío español hundido en el siglo XVIII. Pero como el viejo barco que utilizaba se ha ido a pique, necesita la ayuda del multimillonario Nigel Honeycutt, que viaja con su hija en un lujoso yate en el que trabaja la esposa de Finnegan, que acaba de divorciarse porque éste parece más preocupado por sus tesoros que por ella. Finn tiene que darse prisa, antes de que le arrebaten el botín otros individuos que le pisan los talones. Se trata de una producción convencional, que haría aguas por todas partes si no hubieran puesto como capitán a Andy Tennant, director de Hitch, de 2005, que llevaba un tiempo en el dique seco, pues desde ese año sólo ha hecho el episodio piloto de una serie televisiva, The Wedding Album, que no debió salir adelante. El cineasta enriquece este encargo, pues por ejemplo ha colaborado en el guión, lo que se nota en algunas réplicas con cierto ingenio, y en personajes con aspectos divertidos, que caen simpáticos. Esto compensa en cierta medida que se recurra a veces a golpes de humor grosero o detalles soeces, que pueden ahuyentar al público familiar, lo que no se acaba de entender en un film cercano al cómic. Por lo demás, las secuencias de acción de Tennant funcionan, pero no son increíblemente espectaculares. McConaughey aguanta el tirón, aunque es posible que otros actores le hubieran sacado más jugo a su personaje, y está al frente de un reparto lleno de nombres solventes, como Kate Hudson o Donald Sutherland. Funciona muy bien su apuesta por las relaciones familiares padre-hija (Sutherland y Alexis Dziena) y marido y mujer (McConaughey-Hudson).

4/10
Tropic Thunder. ¡Una guerra muy perra!

2008 | Tropic Thunder

Aunque Ben Stiller se prodiga más como actor, y es sobre todo conocido por protagonizar comedias como Algo pasa con Mary, lo cierto es que ya tiene cuatro películas como director. Empezó con la comedia dramática Reality Bites (Bocados de realidad), un intento serio de describir a la juventud del momento. Pero después dio un giro hacia la comedia alocada, que es el género donde realmente se siente a gusto, con Un loco a domicilio –el mayor fracaso de Jim Carrey–, y Zoolander, corrosiva crítica al mundillo de los modelos. Continúa esta línea ácida en esta cinta metacinematográfica, que sitúa en su punto de mira al Hollywood actual. Damien Cockburn –director británico en alza– se enfrenta a la complicada tarea de dirigir una costosa producción bélica que se rueda en una selva del sudeste asiático. La cinta reúne a cuatro grandes estrellas: Tugg Speedman –especialista en cine de acción, de capa caída–, Jeff Pornoy –protagonista de comedias simplonas y soeces muy populares, en las que interpreta todos los papeles, al estilo de Eddie Murphy–, Alpa Chino –un cantante de hip-hop– y el camaleónico actor teatral multipremiado Kirk Lazarus, que en su afán por preparar meticulosamente todos los papeles que interpreta, no dudará en someterse a una operación para cambiar el color de su piel, porque tiene que interpretar a un negro. El rodaje está a punto de irse al traste, porque el director se muestra incapaz de controlar a los protagonistas, que con sus poses de ‘divos’ se han vuelto insoportables. El productor de la cinta amenaza con cancelar el rodaje. Ante esta situación extrema, el veterano militar Four Leaf Tayback, asesor de la cinta porque se basa en sus experiencias en combate, recomienda al director que lo mejor que puede hacer es abandonar a los actores en una zona inhóspita de la jungla, para que se preocupen únicamente por sobrevivir, y grabarles, para luego montar la película a partir de vivencias reales. Hay algún que otro momento divertido, la idea inicial tiene su gracia, y el film cuenta con buenos actores, de enorme potencial cómico. Se luce especialmente Robert Downey Jr., en un personaje que parodia a grandes actores como Daniel Day-Lewis o Robert De Niro, capaces de grandes sacrificios por convertirse en los personajes que interpretan. Especialmente chocante resulta el papel de Tom Cruise, como productor calvo y obeso, estilo Torrente, radicalmente opuesto a su imagen habitual. También tiene su interés, algún apunte sobre la auténtica naturaleza de los actores, llenos de miedos, y necesitados constantemente de aprobación. Sin embargo, la idea inicial pierde fuelle enseguida. En cuanto los actores están en mitad de la jungla y se enfrentan con unos peligrosos narcotraficantes, la acción apenas avanza. No se sabe muy bien si les están grabando o no, se supone que con cámaras ocultas (¿ocultas por todos los rincones de la selva?). Sus supuestas críticas a Hollywood son de corto alcance, y quedan bastante diluidas por su constante recurso al humor soez –a veces macabro–, que se supone se denuncia. Ben Stiller apenas se molesta en disimular su interés por acaparar los momentos graciosos, y por contra desaprovecha a Jack Black, que como cómico no tiene precio, y que aquí ofrece constantemente la sensación de que daba para mucho más. Tampoco se le saca jugo a los numerosos rostros conocidos que se han prestado a hacer cameos muy poco graciosos. Ciertamente, la aparición de Tobey Maguire, haciendo de sí mismo tiene su gracia, pero resultan bastante ‘sosas’ las apariciones estelares de Mickey Rooney, Alicia Silverstone, Jennifer Love Hewitt, Jon Voight o Jason Bateman. Los planos de Matthew McConaughey se podrían suprimir y no ocurriría nada.

4/10
Equipo Marshall

2006 | We Are Marshall

En 1970 una tragedia conmocionó a la Universidad de Marshall. Todo el equipo de fútbol americano, junto a muchos amigos y familiares, falleció en un desgraciado accidente aéreo en el que no hubo supervivientes. Este film describe los ímprobos esfuerzos del entrenador Jack Lengyel para poner en pie un nuevo equipo que, no puede ser de otra manera, está compuesto por principiantes. Marshall es una ciudad de 50.000 habitantes, por lo que puede suponerse la conmoción que supuso el accidente, y lo fácil que habría sido sucumbir al desánimo y la amargura. Este film nos cuenta por contra el espíritu positivo con que se encara el lógico sufrimiento, lo que tendrá su fruto en la temporada del equipo en 1971. Matthew McConaughey da vida con aplomo al nuevo entrenador, un personaje que sencillamente se pone a trabajar con sus chicos desde el primer día, sin pararse a pensar que tiene ante sí una tarea imposible. McG, director de Los ángeles de Charlie cuenta con buen pulso la historia y saca su jugo a un atinado reparto.

6/10
Novia por contrato

2006 | Failure to Launch

Tripp tiene 35 años y un buen trabajo. A pesar de todo, sigue viviendo con sus padres. Éstos se llevan bien con él, pero piensan que debería abandonar el nido paterno, por su propio bien. Así que ponen en marcha un plan poco convencional, con ayuda de Sara, asesora experta en el tema de los hijos maduros que se resisten a marcharse. Ésta conseguirá que Tripp se enamore de ella, para convencerle de la necesidad de dejar la casa de sus progenitores. La especialista despliega sus armas de seducción, y consigue convertirse en falsa novia, pero no contaba con que se enamoraría realmente de él. En la sociedad moderna, los hijos tardan cada vez más en irse de casa, fenómeno que dio lugar a Tanguy ¿Qué hacemos con el niño?, una olvidada pero divertida comedia francesa. Es también el tema central de esta ligera comedia romántica del especialista en el género Tom Dey, responsable de Showtime y Shanghai Kid. Del este al oeste. De argumento predecible, presta mucha atención a las subtramas de los amigos de los protagonistas. McConaughey, en un papel similar al de Cómo perder a un chico en 10 días o Planes de boda, y Sarah Jessica Parker, en la línea de Sexo en Nueva York, pero sin las aristas de la serie televisiva, no han tenido que esforzarse especialmente por hacer creíbles sus personajes. Sorprende más Kathy Bates, sobre todo cuando explica a su hijo, en plan serio, los motivos por los que debería empezar su propia vida.

3/10
Apostando al límite

2005 | Two For The Money

Brandon Lang era un prometedor quaterback en un equipo universitario de fútbol americano, hasta que una lesión en la rodilla dio al traste con sus aspiraciones de convertirse en jugador profesional. Abrams, cazatalentos de una casa de asesoramiento de apuestas, le ofrece un contrato para pronosticar los resultados de los partidos. Brandon demuestra poseer un talento inusual para adivinar el equipo ganador. En poco tiempo se llena los bolsillos de dinero, hasta que su don le abandona. El director de Vidas ajenas reconstruye una historia real. Aunque sigue el camino del melodrama sensible, también describe el submundo de las apuestas profesionales, e introduce algunas notas reflexivas sobre los límites de lo admisible moralmente. La estructura es muy convencional, en su seguimiento de la ascensión y caída del protagonista, pero está narrada de forma dinámica y con un llamativo reparto. 

5/10
Sahara (2005)

2005 | Sahara

Penélope Cruz afianza su andadura americana con esta ambiciosa producción que mezcla aventuras, comedia y romance, por este orden, y que bebe sin secretos de la herencia de Indiana Jones. La actriz española es la intrépida doctora Eva Rojas, que en su trabajo solidario en tierras africanas acaba de descubrir una extraña infección mortal que se está propagando por la indefensa población. En su intento por llevar la salud a los afectados se topa con un simpático explorador norteamericano, llamado Dirk Pitt, quien junto a su desmelenado amigo Al Giordino se dedica a recorrer el mundo subacuático en busca de tesoros antiguos. Ahora, Pitt y Giordino han encontrado una valiosa moneda de oro procedente de la época de la Guerra de Secesión americana, un tesoro corriente para ellos si no fuera porque no están precisamente en el río Mississippi, sino un poquito más al Este, junto al cauce del río Níger, ¡en pleno desierto del Sahara! Una vieja leyenda de aquellas tierras de fuego dice que hace muchos años un barco recaló por allí, el llamado “Barco de la muerte”… Y, según la historia, un tesoro se ocultaba en esa nave y Pitt quiere recuperarlo. Entretenido film dirigido por Breck Eisner, basado en las peripecias de Dirk Pitt, el personaje literario creado por el escritor Clive Cussler y protagonista de múltiples de sus libros. La película, que ha contado con un presupuesto de 130 millones de dólares, resulta visualmente espectacular en sus desérticos escenarios, y el guión esquemático se enriquece con vibrantes y constantes secuencias de acción (fantástica la escena del río). El McConaughey y su Cruz se complementan bien, y a Steve Zahn le toca ser el graciosillo de turno (la verdad es que sus chistes son un verdadero acierto). Entre los secundarios destacan Delroy Lindo y, sobre todo, el incomparable William H. Macy.

4/10
Tiptoes

2003 | Tiptoes

Una pareja espera su primer bebé, pero pronto llegan los temores de que herede los genes del hermano del padre, de baja estatura. Gary Oldman interpreta a un enano en esta comedia dramática de Matthew Bright (Ted Bundy).

4/10
Cómo perder a un chico en 10 días

2003 | How To Lose A Guy In 10 Days

Harta de escribir sobre moda y belleza, Andie, redactora de una revista femenina, acepta una peculiar apuesta con su directora. Mientras escribe un reportaje sobre lo que no se debe hacer en una relación amorosa, deberá iniciar una con cualquier chico y poner en práctica los errores más comunes con los que las chicas hacen huir a sus novios. Si en diez días consigue espantarle, tendrá vía libre para escribir sobre lo que quiera en la revista. Andie acaba eligiendo como “víctima” a Benjamin, un publicitario solterón que mantiene un reto similar con su superior: él debe provocar que una chica se enamore de él, también en diez días. El director de Miss agente especial, aquella película en la que debutó Julia Roberts, Donald Petrie, se apoya esta vez en una pareja de jóvenes actores conocidos del gran público: Matthew McConaughey y Kate Hudson. El argumento reincide en el viejo tema de la guerra de sexos. Como suele ser habitual, los protagonistas se ocultan detrás de una máscara: fingen ser lo que no son. Andie intenta ser un auténtico desastre para que Benjamin salga huyendo, y éste a su vez quiere parecer el chico ideal. El giro se produce durante una tarde en que ella acude a la casa de los padres de Benjamin. Allí, ambos terminan contagiándose de la espontaneidad de la familia, se despojan de sus máscaras y descubren que tienen más cosas en común de las que creían.

4/10
El imperio del fuego

2002 | Reign of Fire

Como en Pedro y dragón Elliot, un niño se encuentra con un dragón, ésta vez en una obra que supervisa su madre, aunque éste no parece tan amistoso. Que le despierten de un letargo de siglos no le sienta demasiado bien, por lo que provoca un halo de destrucción con sus llamas. Veinte años después, el niño ha crecido siendo testigo de como se extendían los dragones por la Tierra, e intenta sobrevivir en una pequeña comunidad donde ejerce de jefe de bomberos. Esta profesión consiste en mantener alejadas a las gigantescas criaturas, que dominan la Tierra, pues han provocado la práctica extinción del ser humano. Un día aparece por allí Van Zan, un americano que lidera un grupo de cazadragones. El “alma mater” de Expediente X, y director de la versión cinematográfica, Rob Bowman, continúa fiel al cine fantástico, con esta historia apocalíptica, que recuerda a Mad Max o Waterworld, pero con dragones. Llaman la atención los cuidados efectos especiales, de los responsables de Dinosaurio, y que el reparto reúne a Christian Bale y Matthew McConaughey, que con el pelo rapado luce un look diferente al que nos tiene acostumbrados.

6/10
Escalofrío

2001 | Frailty

Amantes del cine fantástico como Stephen King, Sam Raimi y James Cameron se han quitado el sombrero ante este inquietante film, que se inicia con la llegada de un hombre a la oficina de un agente del FBI. Él puede dar pistas sobre un buscado asesino en serie: se trata de su hermano, al que contagió su locura un padre desquiciado (decía haber sido elegido por Dios para eliminar a los demonios que andan sueltos por el mundo, nada menos), según se cuenta en un largo flash-back, que se prolonga todo la película. El actor Bill Paxton se pone delante y detrás de la cámara para contar una historia sorprendente, sobre todo en su inesperado final. Aunque se repite un tanto a la hora de contar los horripilantes asesinatos que pueblan el film, el interesante estudio de personajes (sobre todo el narrador) y la combinación de música y fotografía (crean la necesaria atmósfera) hacen que Escalofrío no defraude.

4/10
Planes de boda

2001 | The Wedding Planner

Mary tiene una profesión muy especial: organizar bodas. Siempre se las arregla para que las celebraciones que rodean un enlace salgan perfectas. Tan involucrada está en su trabajo que no tiene tiempo material para ocuparse de su propia vida amorosa. Hasta que se cruza en su vida el doctor Steven, que le socorre en un accidente. Steven es un tipo maravilloso, dulce y sensible. Sólo hay un problema: la guapetona Fran ha acudido a Mary para que lleve los preparativos de su boda con... el doctor Steven. Para colmo, el padre de Mary ha buscado un mozo bien plantado para su hijita. En una película romántica con encantadores tortolitos enamorados, tiene que haber algún obstáculo que impida su amor. Si no, la cosa sería demasiado fácil. En el caso que nos ocupa, Jennifer López se enfrenta a una boda ya concertada y que, para más inri, debe organizar ella misma. Por supuesto, tan incómoda situación da pie a unos cuantos momentos hilarantes. Dirige el debutante Adam Shankman, que antes había intervenido como coreógrafo en numerosos filmes. Precisamente una de las cosas que llaman la atención en la peli es la agilidad del montaje, y el uso de bailes y música modernilla. Asegura la guionista Pamela Falk que “la danza es el gran símbolo de una conexión sin decir nada”. En el film se puede ver a Bridgette Wilson, casada con el tenista Pete Sampras.

4/10
Vidas contadas

2001 | Thirteen Conversations About One Thing

Vidas por aquí, vidas por allá. Un abogado joven y triunfador; una joven limpiadora; el frustrado jefe de una compañía de seguros; un egocéntrico profesor universitario… Y más, más gente, junto a lo que ha sido y lo que podría haber sido de sus vidas, amores y desamores incluidos, si no hubiera ocurrido tal o cual cosa. Jill Sprecher ya sorprendió con la estupenda Esperando la hora, película coescrita, como ésta, con su hermana Karen. Aquí vuelve a demostrar su agudeza a la hora de captar tipos humanos diversos y sus relaciones. Las habilidad de las chicas Sprecher es dibujar personajes y situaciones creíbles, y demostrar que, a pesar de que existen hechos incontrolables en nuestras vidas, lo que sí está al alcance de todos es repartir amor, regalar una sonrisa. Lo demuestra sobre todo ese empleado de mediana edad, injustamente despedido de su empresa, y al que los sucesos contrarios no logran borrarle la sonrisa que habitualmente adorna su rostro. Cuenta Jill que se ha basado en un hecho que le ocurrió a ella: La película, coral, ofrece magníficos trabajos de los actores. Entre los conocidos destacan Matthew McConaughey, John Turturro, Amy Irving y Alan Arkin.

7/10
U-571

2000 | U-571

Segunda Guerra Mundial. La tripulación del submarino norteamericano S-33, un viejo trasto que se usó en la Primera Guerra, tiene que realizar una misión muy especial. Debe acudir al “rescate” de un submarino nazi, haciéndose pasar ellos mismos por nazis, hacerse con los códigos de comunicación de la nave, y dejar que se hunda sin que el enemigo sepa nada. ¿Lo lograrán? Todo depende de que el teniente Tyler, segundo de abordo, sepa desplegar su capacidad de mando. Magnífica película del género bélico, que demuestra que valentía, heroísmo y sacrificio no están pasados de moda. El director y coguionista Jonathan Mostow realizó una exhaustiva investigación. para lograr el mayor verismo posible en el dibujo de la vida a bordo de un submarino. De modo que visitó navíos y submarinos de la época, estudió libros y diarios de a bordo... Además, confiesa Mostow, “quería mostrar cómo los jóvenes, sumidos en un entorno difícil, se crecen sobre sus propios miedos para cumplir proezas heroicas increibles”. El personaje de Matthew McConaughey está inspirado en el auténtico capitán de corbeta David Balme, que realizó una misión semejante. Balme, que aún vive, ha comentado que el film es “muy realista”.

6/10
EDtv

1999 | EDtv

Un canal televisivo idea un programa que arrasa entre la audiencia. Se trata de emitir, las 24 horas del día, la vida de un tipo anodino llamado Ed Pekurny. Con su consentimiento. Lo que parece un modo “genial” de ganarse un sueldo por no hacer otra cosa que dejar que te filmen, se convierte en un infierno. ¿Alguien ha pensado que estamos ante un film en la línea de El show de Truman? Que lo olvide, pues la apuesta de Ron Howard (Apolo 13, Un horizonte muy lejano) va más por los derroteros de la acidez y el tratamiento corrosivo. La idea madre es que el protagonista es vulgar, y su familia también. Los ejecutivos televisivos ídem de ídem. Por no hablar de la audiencia. Todos van a lo suyo, a excepción, quizá, de la novia de Ed… Se llevan así las cosas al extremo, un verdadero descenso a los infiernos, para dar al final el palo buscado a la televisión basura. Como protagonista absoluto tenemos a Matthew McConaughey, que dio mucho que hablar con sus papeles en Tiempo de matar y Amistad.

4/10
The Newton Boys

1998 | The Newton Boys

El viejo Oeste en los años 20. Una peli mezcla de western e historia de gángsters. Basada en hechos reales. Son cuatro hermanos, los Newton, que asaltaron unos sesenta bancos sin ninguna víctima mortal en su haber. Una carrera criminal que no anda a la zaga de la de otros hermanos y ladrones célebres, como los hermanos Dalton y los James. El film, rodado con mucho estilo por el inesperado Richard Linklater (sus filmes, como Antes del amanecer y Antes del atardecer suelen ser rabiosamente contemporáneos), debe gran parte de su eficacia a la minuciosidad con que se presentan los robos y a los cuatro jóvenes actores protagonistas: Matthew McConaughey, Ethan Hawke, Skeet Ulrich, Vincent D'Onofrio.

5/10
Contact

1997 | Contact

Ellie, tras la muerte de su padre y una infancia solitaria, ha dedicado toda su vida al estudio de la ciencia. Especializada en radioastronomía e integrada en el programa SETI, está obsesionada por la búsqueda de formas de vida inteligente de origen extraterrestre. Un día sus esfuerzos se ven recompensados, por la recepción a través de un satélite de un mensaje codificado de origen desconocido. Gran película de ciencia ficción, basada en la novela escrita por el científico Carl Sagan. Dirigida por Robert Zemeckis (oscarizado por Forrest Gump) cuenta con unos magníficos efectos especiales, y una esplendida interpretación a cargo de Jodie Foster y Matthew McConaughey. En cualquier caso, Contact no defraudará a los admiradores de la mítica Encuentros en la tercera Fase, auténtica precursora de esta película.

5/10
Un elefante llamado Vera

1997 | Larger than Life

Jack es autor de un libro clásico sobre cómo triunfar en la vida. Se diría que no lo ha leído pues la inesperada herencia de un elefante, que le ha dejado un padre recién fallecido cuya existencia desconocía, le descompone por completo. Del director de El ojo público y del protagonista de Atrapado en el tiempo cabía esperar algo más que esta insulsa comedia, de gags poco estimulantes y actores poco aprovechados, donde cuesta que la sonrisa –no digamos la risa– asome a la boca del espectador

2/10
Amistad

1997 | Amistad

Año 1839. Los esclavos que transporta el barco español Amistad, encabezados por Cinque, se amotinan y exigen ser llevados de vuelta a África. Pero la nave acaba recalando en aguas estadounidenses. Comienza un juicio donde pesan los cargos de asesinato, además de la reclamación de la propiedad de los esclavos por parte de un terrateniente, al que apoya la corona española. Un grupo de abolicionistas se hace cargo de la compleja defensa, viendo una ocasión de oro para avanzar en la supresión del comercio con seres humanos. Si la veta de cine fantástico y de aventuras que hizo popular a Steven Spielberg parece algo agotada -Parque Jurásico y El mundo perdido: Parque Jurásico 2 son un alarde técnico y de dirección, pero se echa en falta la imaginación de su autor- no sucede así con sus películas adultas. El director asume la responsabilidad de provocar la reflexión del espectador -en primer lugar la de sus hijos, ha asegurado-, lo que no está nada mal ante un panorama de películas en cuya degustación parece condición indispensable no pensar en absoluto. No deja de ser paradójico que él y George Lucas recuperaran el cine de aventuras cuando nadie lo cultivaba, y que ahora que abundan los films de simple entretenimiento sea Spielberg el que proponga temas que apelan a la conciencia. Como todos los filmes de Spielberg, Amistad es muy visual; magnífica es la fotografía de fuertes contrastes, en que los personajes parecen bañados en luz. Y la historia, auténtica en sus líneas maestras, interesa. Quizá sea algo larga, con alguna caída de ritmo, y algún personaje poco desarrollado, como el de Morgan Freeman. Pero magníficas ideas de guión mantienen la atención. Una es la dificultad del idioma. Los esclavos no hablan inglés ni castellano, no pueden expresarse bien. Eso mantiene las distancias, y logra que esa consideración de seres inferiores, sin derechos, se acepte más fácilmente. De modo que cuando los defensores, siguiendo los consejos del ex presidente John Quincy Adams –formidable Anthony Hopkins-, tratan de ver no 'cosas' sino 'personas' con su historia, y logran comunicarse, la perspectiva cambia de modo muy efectivo. También el paralelismo entre la odisea de los esclavos y el relato del Evangelio que cautiva a uno de ellos ayuda a dar un sentido a los sinsabores que padecen.

6/10
Días de gloria (1996)

1996 | Glory Daze

Jack vive tan bien en la universidad, siempre de juerga, que cuando llega el momento de licenciarse decide quedarse más tiempo, aunque sus amigos empiezan a pensar en el mundo laboral. Ben Affleck rodó esta descerebrada comedia, estilo American Pie, un año antes de despuntar con El indomable Will Hunting. Le acompañan otros jóvenes que posteriormente han triunfado, como Matthew McConaughey y Sam Rockwell.

3/10
Tiempo de matar

1996 | A Time To Kill

El escritor John Grisham es un filón. Sus novelas de ambiente judicial han encandilado a tantos lectores que su paso al cine, asegurado un mínimo de calidad, tiene asegurada la rentabilidad. En Hollywood, lo saben; véanse, si no, El informe Pelícano, La tapadera, El cliente, etc. Grisham, consciente de su creciente poder en la industria fílmica, se reservó el visto bueno a director, guionista y reparto de Tiempo de matar, adaptación de su primera novela, muy querida por él, con recuerdos del Sur donde se crió y de los años en que ejerció la abogacía. Una niña negra es brutalmente violada y maltratada por dos blancos cargados de alcohol. Cuando van a juicio, Carl Lee, el padre de la pequeña, dispara a bocajarro sobre ellos ante numerosos testigos. Aunque todo apunta a que le ha movido la venganza –la hija ha quedado estéril, los culpables podrían recibir un castigo benigno–, Jake Brigance, un joven abogado blanco, tratará de probar enajenación mental. El caso despierta enseguida los conflictos raciales: organización de un grupo del Ku Kux Klan, entrada en liza de la NAACP –asociación pro derechos de los afroamericanos–, selección de un jurado integrado sólo por blancos. Joel Schumacher y Akiva Goldsman adaptan de nuevo novela de Grisham tras El cliente. Ambos presentan un caso donde sitúan, frente a frente, las fallas de un sistema legal y el deseo de tomarse uno la justicia por su mano; y se coloca al espectador en situación de juzgarlo, haciendo notar el posible peso del color de la piel del acusado, a la hora de tomar postura. Aunque no se justifica la venganza, sí que se disculpa; y se obvia la posibilidad de perdonar. Una visión que se puede tachar de simplista –la vida es más compleja de lo que allí aparece–, pero que produce resultados vistosos, en la mejor tradición del thriller de letrados. Hay momentos vibrantes y el interés por la narración se mantiene siempre. El reparto es envidiable, de esos que ponen los dientes largos: Sandra Bullock, Donald y Kiefer Sutherland, Samuel L. Jackson, Kevin Spacey, Brenda Fricker, Oliver Platt, Patrick McGoohan... Muchos son pequeños papeles, pero de fuerte presencia. Destaca sin duda el entonces desconocido Matthew McConaughey, que logra una magnífica composición en su primer papel principal para el cine. La fotografía de Peter Menzies está muy cuidada. Los tonos dorados, con imágenes casi quemadas, ayudan a recrear el calor asfixiante del verano sureño en que transcurre la acción. La opción de rodar gran parte del film con steadycam, arriesgada, ayuda a hacer presente aún más el ambiente tenso y crispado que rodea al juicio. Bien resuelta está la secuencia inicial de la violación de la niña. Sin caer en el morbo de mostrarla, se sugiere de modo impactante con planos de las cuerdas que atan a la chiquilla y una cámara subjetiva, a ras de suelo, que “ve” a los dos hombres, bestias salvajes, que la atacan.

6/10
Lone Star

1996 | Lone Star

El estado de Tejas es conocido como “Lone Star”: la estrella solitaria. Allí, en un terreno propiedad del ejército, se descubre otra estrella, polvorienta y herrumbosa; y junto a ella, el esqueleto del hombre a que perteneció: un sheriff corrupto al que, según la leyenda local, obligó a abandonar el estado su ayudante Buddy, que le sucedió en el puesto transformado en héroe. Ahora Sam, hijo de Buddy y actual sheriff, tiene en su mano datos más que pausibles para cuestionar la historia tal y como ha sido popularmente conocida. John Sayles, autor Passion Fish y El secreto de la isla de las focas, escribe, monta y dirige este film de un modo que roza –si no toca claramente– la perfección. Dota a su historia de un magnífico hilo conductor –la investigación policial– y alrededor de él trenza los avatares de un puñado de personajes de raíces anglosajonas, hispanas y africanas, plenos de humanidad. El resultado es un rico tapiz, como la imagen detenida de un momento de la historia tejana, donde se dibujan algunas de sus constantes que miran a pasado, presente y futuro: la leyenda omnipresente y su relación con la historia –recordemos que Tejas nace en El Álamo–, la mezcla de razas y su difícil convivencia, los inmigrantes ilegales del otro lado del río Grande, la, hasta hace poco habitual, “ley del más fuerte”. Todo ello se aborda no de modo pesadamente didáctico, sino con personas de carne y hueso, vulnerables, de cuyas relaciones –padres-hijos, hombre-mujer, patrón-empleado, amigos– emergen, con naturalidad, estas cuestiones. Sayles sabe guardar sus cartas para mostrarlas sólo en el momento preciso, aunque en una ocasión marca una de ambigua inmoralidad teñida de fatalismo. Si el guión es modélico, lo mismo cabe decir de la puesta en escena, que en ningún momento embarulla la narración. Las transiciones del presente al pasado, resueltas en el mismo plano, traslucen una elegancia pocas veces vista en el flash-back. Las idas y venidas a uno y otro personaje nunca pecan de artificiosas. El reparto, plagado de magníficos actores, poco conocidos la mayoría, ninguno “primer espada”, ayuda a dar a la historia un adecuado tono de normalidad que, asombrosamente, casa bien, con el extraordinario hallazgo que la desencadena. Chris Cooper está muy bien como el investigador impasible, y hasta Kris Kristofferson, como un sheriff bravucón que podía haber dado lugar a excesos, resulta ajustado.

8/10
Sólo ellas... Los chicos a un lado

1995 | Boys on the Side

Las vidas de tres mujeres se unen de modo aparentemente casual al emprender juntas un viaje en coche hacia San Diego. Ellas son Jane (Whoopi Goldberg), una mujer de color, lesbiana; Robin (Mary-Louise Parker), enferma de sida; y Holly (Drew Barrymore), una joven promiscua que espera un bebé, y cuyo compañero sentimental muere accidentalmente de modo violento. Cada una aprenderá a sobrellevar los problemas de las otras. El director dirige bien a unas buenas actrices, dota de ritmo a la película, se apoya bien en las canciones. Alguna secuencia es notable, como la del conmovedor final: en ella la cámara recorre los rostros de los asistentes a una fiesta mientras Jane canta a su amiga Robin, hasta que se da a entender el transcurrir del tiempo. No faltan los buenos sentimientos, palpables en el sacrificio por las amigas o en la aceptación de la enfermedad y la muerte, aunque esto último esté planteado sin ningún atisbo de trascendencia. El veterano Herbert Ross sabe contar una historia basada en la amistad entre mujeres, recuérdese la interesante Magnolias de acero. Pero, a pesar de que la publicidad habla de «una película que celebra el arte de sobrevivir, el don de la risa y el milagro de la amistad», el film es algo más que eso. Con sinceridad, Herbert Ross ha comentado su opinión: «La familia tal como se ha entendido hasta hoy, con padre, madre e hijos biológicos, ya no es la única opción posible en nuestra sociedad». Efectivamente, a partir de un guión de Dan Roos, bien construido pero muy tramposo, la película trata de hacer aceptables las relaciones homosexuales. Se sigue la estela de otra película de éxito: Philadelphia; sin estruendos, suavemente, se muestran personajes que se sorprenden de que Jane sea lesbiana para luego asumirlo como algo natural; junto a esto se trata de dar una visión festiva de la promiscuidad. Ante la fuerza con que surgen las «nuevas opciones» de que habla el director, la familia tradicional queda tan desvaída como los recuerdos familiares del pasado que, en blanco y negro, asaltan a veces a Robin.

4/10
Ángeles

1994 | Angels in the Outfield

Un niño huérfano de madre y cuyo padre se desentiende de él pide a Dios que el equipo de béisbol de Los Ángeles gane una liga de la que es colista. Él cree que a esta victoria va unida la consecución de otro deseo más hondo: encontrar, al fin, un verdadero padre. Los ruegos del chico son escuchados, y un grupo de ángeles opera un verdadero milagro en el mediocre equipo, que comienza a ganar partido tras partido ante la sorpresa de su arisco entrenador. Película amable y divertida, sin mayores pretensiones, es una muestra del reciente interés despertado por el tema de los ángeles en Estados Unidos, que mereció portada en la revista Time. La cuestión angélica, aunque tratada de modo superficial, resulta sintomática de la sed de trascendencia de todo hombre. El principal problema de William Dear, un director formado en la factoría Spielberg, es que ahonda poco en los personajes, desaprovechando de paso un ajustado reparto. Especialmente descuidados están los ángeles, que no pasan de ser una mera presencia. Sobresalen los estupendos efectos especiales en el campo de juego, cuando los ángeles han de echar una mano a los torpes jugadores.

4/10
La matanza de Texas: La nueva generación

1994 | The Return of the Texas Chainsaw Massacre

Una de esas películas producidas persiguiendo el éxito del clásico de terror de Tobe Hooper, La matanza de Texas. Aquí el único aliciente es la presencia de los rostros de Renée Zellweger y Matthew McConaughey, cuando aún eran unos completos desconocidos. Quizá por la mala que es la película busca explícitamente el humor y produce hasta risas en algunos momentos. El argumento es lo de menos: unas parejas de jóvenes se dirigen al baile del instituto, pero por diversas cosas acabarán en un lugar solitario en medio de la noche. Y pronto se les parecerá al psicópata de la motosierra.

2/10
Movida del 76

1993 | Dazed and Confused

Indagación tragicómica acerca de la desorientación y superficialidad de la vida de un grupo de estudiantes de instituto a mediados de los años 70. Están los mayores, que deben pensar que van a hacer con sus vidas, y los jóvenes que empiezan a tener sus primeras salidas nocturnas, sus particulares botellones y primeras experiencias amorosas. La película cuenta con una imaginería notable y unas interpretaciones verosímiles. Narra el final de las clases antes de las vacaciones de verano de 1976. Es una época donde aún perviven con fuerza los estimulantes juveniles nacidos en los años sesenta: el sexo libre está a la orden del día y las drogas son concebidas aún como una vía de escape. Pink, Mitch, Jodie y sus amigos se preguntan de vez en cuando sobre el sentido de sus vidas, mientras se centran en lo inmediato, que es divertirse y autoafirmarse. Se trata de una nostálgica radiografía juvenil de cierta frescura, con una interesante galería de personajes todavía muy actuales y que muestra a las claras cuán superficial puede llegar a ser una vida si carece de asideros sólidos. Junto a American Graffiti forma un tándem imprescindible del cine adolescente de Estados Unidos. En el reparto de distinguen actores que llegarían lejos, como Ben Affleck y Matthew McConaughey, y otros que tuvieron que conformarse con una trayectoria más discreta.

6/10

Últimos tráilers y vídeos