IMG-LOGO

Biografía

Robbie Coltrane

Robbie Coltrane

70 años

Robbie Coltrane

Nació el 30 de Marzo de 1950 en Rutherglen, Escocia, Reino Unido

Mucho más que Hagrid

22 Junio 2011

Es un tipo grande, aunque no tanto como su personaje de Rubeus Hagrid, gracias al cual este actor británico se ha hecho famoso en todo el mundo.

Sin embargo, aunque no lo parezca Robbie Coltrane tenía una vida de actor antes de que llegara la saga de J.K. Rowling. De hecho, era bastante conocido por sus papeles cómicos sobre todo en Gran Bretaña, aunque también ha hecho multitud de papeles secundarios en películas con cierto éxito.

Su verdadero nombre es Anthony Robert McMillan y nació el 30 de marzo de 1950 en Rutherglen, una localidad a las afueras de Glasgow, en Escocia. Hijo de un médico forense y una profesora de piano, estudió en Glenalmond College, aunque no guarda demasiados buenos recuerdos de esa época. Y pese a que aún no tenía clara su vocación de actor, al parecer a Robbie ya se le daba bien eso de “la labia” porque recibió varios galardones en concursos de debate. Tras el colegió ingresó en la Escuela de Arte de su ciudad natal, donde se interesó por la pintura y el cine.

En los años 70 Robbie comenzó a hacer sus pinitos en el teatro y a trabajar como comediante en locales nocturnos. Fue por esa época cuando decidió adoptar el nombre de “Coltrane”, elegido en honor al celebérrimo saxo tenor de jazz John Coltrane. Obtuvo sus primeros papeles en el mundo de la televisión, en concreto en roles muy secundarios en series como The Lost Tribe (1980) o Keep It in the Family (1981). Destacó mucho más en la serie cómica televisiva Alfresco, en donde interpretaba varios papeles. A lo largo de los 80 también apareció en películas de cine, pero en la mayoría de los casos tan sólo tenía brevísimos acometidos y su nombre todavía no era un reclamo. Entre esos filmes destacan el drama La muerte en directo (1980), de Bertrand Tavernier, las aventuras fantásticas Flash Gordon (1980) y Krull (1983), el thriller Cajas chinas (1984), el drama histórico Revolución (1985) y el muy cuestionable biopic Caravaggio (1986). Dentro de su filmografía destaca Mona Lisa (1986), película sólida del irlandés Neil Jordan, protagonizada por Bob Hoskins y Michael Caine, en donde Robbie Coltrane tenía un papel bastante importante. El mismo año también tuvo una buena acogida el thriller En defensa del reino. En 1987 coincidió con su amiga Emma Thompson –con quien había trabajado en el teatro–, en la bien recibida serie Tutti Frutti, de la que él era el protagonista. Y en 1988 coprotagonizó junto al inefable Rowan Atkinson una comedia divertidísima, Blackadder's Christmas Carol, adaptación en clave de comedia negra del “Cuento de Navidad” de Charles Dickens en donde Coltrane interpretaba al Espíritu de las Navidades. Y aunque destacó como el mítico Falstaff shakespeariano de la estupenda Enrique V (1989) de Kenneth Branagh, estaba claro que Robbie tenía sobre todo un talento innato como comediante, y así se vio también en la película con la que empezó a ser reconocido en Estados Unidos, Monjas a la carrera (1990), pese a que se trataba de una soberana tontería.

Ya con capital norteamericano, en 1993 tuvo un papel importante en Las aventuras de Huckleberry Finn, junto al entonces jovencito Elijah Wood. No olvidaba de todas formas su terreno natural y así trabajó en 17 episodios de la serie humorística británica The Comic Strip Presents (1982-1993). Sin embargo, en cuanto a la pequeña pantalla brilló con luz propia en una serie criminal de misterio, Cracker, con un papel protagonista muy poco usual, de doctor forense que ayuda a la policía en casos especialmente peliagudos.

Y pasito a pasito fue obteniendo más papeles en Estados Unidos, en películas de sobrado éxito, tales como las “bondianas” GoldenEye (1995) y El mundo nunca es suficiente (1999), la romántica Mensaje en una botella (1999) o la oscura y criminal Desde el infierno (2001), sobre la figura de Jack el destripador. Luego le llegó el personaje de Hagrid en Harry Potter y la piedra filosofal (2001), por el que recibiría la aprobación de los millones de fans de la saga mágica más espectacular de la historia. Robbie supo insuflar a su personaje la humanidad, bondad y enorme presencia que demandaba el personaje literario. Por supuesto, siguieron viniendo con el tiempo las demás películas de Potter, pero entre medias Robbie Coltrane encontró hueco para variar su agenda en algunas otras películas como Van Helsing (2004), Operación Stormbreaker (2006) o la dramática Provoked: una historia real (2006). Y tras el fin de la saga "rowlingiana" Coltrane ha confirmado su fichaje para participar en Brave, la última película de Pixar.

Filmografía
National Treasure

2016 | National Treasure | Serie TV

Effie Gray

2014 | Effie Gray

Película inspirada en hechos reales un tanto morbosos, describe el matrimonio infeliz de la joven y poco experimentada escocesa Effie Gray con el crítico de arte y erudito en mil cuestiones, entre otras la pintura de los prerrafaelitas, John Ruskin. Cuando Effie viaja ilusionada con su marido tras la boda a la casa de Londres donde vive con sus padres, descubre que John no es quien pensaba que era: se muestra muy raro y le niega de un modo asombroso el débito matrimonial; además, los sobreprotectores progenitores, sólo preocupados de la carrera de su hijito, le hacen la vida poco menos que imposible. El film, que cuenta con guión de Emma Thompson, quien se reserva un pequeño papel como confidente de Effie, tiene interés para documentar una determinada época y la atmósfera donde se desenvolvió la escuela prerrafaelita, con pintores como John Everett Millais, protegido de Ruskin, y que se sentirá atraido por Effie, aunque no quiere traicionar la confianza de su mentor. En ese sentido, el tratamiento visual del film imita sin duda a esos cuadros, y resulta muy atractivo, junto a los pasajes en Venecia. La principal debilidad de la película es que, una vez planteada la dificultad matrimonial, junto a la impasibilidad inhumana de Ruskin y la paciencia colmada al fin de su esposa, todo es un dar vueltas a lo mismo de un modo un tanto cansino, no hay excesiva progresión. De modo que también la interpretación de los principales actores, Dakota Fanning y Greg Wise, te deja frío.

5/10
Grandes esperanzas, según Mike Newell

2012 | Great Expectations

El desdichado huérfano Pip vive con su tiránica hermana mayor y su bondadoso cuñado herrero Joe. Cuando está en el cementerio ante la tumba de su madre irrumpe en la escena Magwitch, un preso fugado de aspecto amenazador que le pide algo de comer y una lima para romper sus cadenas. Asustado, pero también compadecido, le ayudará, aunque eso no impide que acabe detenido. En el futuro poco prometedor de Pip se abre una rendija a la esperanza cuando la excéntrica y amargada miss Havisham, encerrada siempre en su enorme mansión, le reclama a modo de entretenimiento, y le pide que juegue con su protegida Estella, una altiva chica de su edad, de la que se enamora. El contraste entre sus modales y educación y los de ella empujan a Pip a esforzarse por convertirse en un caballero. Cuidada adaptación de “Grandes esperanzas” de Charles Dickens, filmada en el año en que se cumple el bicentenario del escritor, y que ya había conocido potentes versiones cinematográficas, la mejor sin duda la firmada por David Lean, Cadenas rotas. Sorprende el enfoque realista que imprime a la historia Mike Newell, el director de Cuatro bodas y un funeral está lejos del tono de Harry Potter y el cáliz de fuego, y más cerca del cuento que filmó en 1992 con el título Escapada al sur. A la vez, su acercamiento en el diseño de producción y tratamiento visual no cae en los excesos de Cumbres borrascosas (Wuthering Heights) de Andrea Arnold, cuya estética sucia producía casi inevitablemente rechazo. El guión firmado por David Nicholls -One Day (Siempre el mismo día), donde adaptaba su propia novela- atrapa muy bien la idea que encierra el título original “Great Expectations”, de la que sería una traducción más exacta que la habitual la de “Grandes expectativas”, pues el film habla de eso precisamente, de las expectativas de los personajes, a veces ambiciones de corto vuelo -la de Pip de alcanzar una posición social, la de ayudarle que tiene su misterioso benefactor, la de la mujer recluida en su casa y que se proyecta en su protegidas...- que impiden ver el amor que están recibiendo y que podrían prodigar a los demás. Y sin embargo... la película no es redonda. Pese a la ambientación, pese a unos grandísimos actores -tanto los más conocidos, Ralph Fiennes, Robbie Coltrane y Helena Bonham Carter, como los emergentes Jeremy Irvine o Jason Flemyng, están muy bien...-, algo falla en el último tramo de la narración, donde los datos se embarullan y entregan de modo algo confuso y precipitado. Lo que no quita para que estemos ante una dignísima versión del clásico dickensiano que ayuda a que mantengamos “grandes esperanzas”.

6/10
Harry Potter y las reliquias de la muerte (2ª parte)

2011 | Harry Potter and the Deathly Hallows: Part II

Colofón de las aventuras de Harry Potter y sus amigos, basada en la serie de siete libros escrita por la británica J.K. Rowling. Todo tiene su final, y tras diez años en que las pantallas de cine han ido acogiendo las películas del joven mago con regularidad, llega el desenlace de la que ha sido probablemente las saga cinematográfica más importante de la historia. Después de Harry Potter y las reliquias de la muerte (1ª parte) –película que conviene tener fresca antes de disfrutar de esta segunda parte– Harry, Hermione y Ron prosiguen con su empeño de encontrar los horrocruxes que les faltan, para destruirles y poder acabar así con la vida de Voldemort. Entretanto, en Hogwarts se ha instalado el reino del terror con el ascenso de su nuevo director Severus Snape, asesino de Albus Dumbledore. Y por supuesto, Voldemort busca denodadamente el enfrentamiento personal con su archienemigo Harry Potter, pues sabe que si le destruye ya nadie podrá hacerle sombra y se convertirá en dueño y señor del mundo. Ante todo hay que tener en cuenta que esta película corresponde esencialmente a una conclusión, y se nota (no sólo porque tenga la menor duración de las ocho precedentes). El guión ha de leerse en sintonía con el film anterior, pues aquí la trama se desarrolla de modo absolutamente unívoco, desembocando en el único hilo argumental posible: el de la lucha final. Esto trae como consecuencia que hay muchas menos “distracciones” que en anteriores entregas, nada de hechizos nuevos, de introducción de personajes sorprendentes (aunque alguno leve hay), de grandes diálogos, de momentos de humor o relax... No, aquí sólo parece importar el material previo y eso hace pensar si, lamentablemente, no fue un craso error desdoblar en dos películas la última novela. Lo que más llama la atención de esta última parte es su oscuridad. Argumentalmente es comprensible, pues las fuerzas del mal se abaten cada vez más sobre el mundo, y parece que sólo un milagro podrá ya detenerlas, pero donde la falta de luz es más agobiante es sencillamente en el tratamiento fotográfico del portugués Eduardo Serra. Todo el metraje se desarrolla en una penumbra excesiva, de modo que a veces resulta hasta cansino mirar la pantalla, donde las imágenes siempre están en perpetua oscuridad. Por supuesto, y como era de esperar hay unos maravillosos efectos especiales, y es de justicia afirmar que la larga secuencia del ataque a Hogwarts es un espectáculo impresionantemente desde el punto de vista técnico. Por lo demás, en esta película no hay grandes alardes de los personajes, incluso Hermione y Ron tienen pocos momentos de gloria, más allá de las muestras de amor que se profesan. Aunque hay excepciones, y alguna conmovedora: muy logradas están las escenas protagonizadas por una imprevista y aguerrida profesora McGonagall (Maggie Smith), por el archiconocido y tenebroso profesor Snape (Alan Rickman) y por las heroicas apariciones del alumno Neville Longbottom (Matthew Lewis). Y hay, claro, una presencia eminente de Voldemort (Ralph Fiennes) y de Harry Potter, quien descubrirá su pasado de una vez por todas... A partir de ahora lo que falta es ver cómo se desenvolverán en el futuro los jóvenes actores Daniel Radcliffe, Emma Watson y Rupert Grint, que tendrán que emprender caminos separados. Pero eso ya es otra historia. La película, en fin, pone la guinda de despedida a una saga de ocho películas que han ofrecido una imaginería espléndida de personajes y mundos fantásticos, una creación de amplísima magnitud que, a través del mundo de la magia como excepcional metáfora, ha contado en definitiva lo más clásico entre lo clásico: la sempiterna lucha entre el bien y el mal, entre las virtudes y los pecados que pueblan el corazón y los actos humanos.

6/10
Harry Potter y las reliquias de la muerte (1ª parte)

2010 | Harry Potter and the Deathly Hallows: Part I

Tras la muerte de Dumbledore, y la caída de la ‘careta’ de Severus Snapes, las cosas están más oscuras que nunca, tanto en el mundo de los magos como en el de los muggles. La vida de Harry Potter corre serio peligro, y sus amigos están dispuestos a arriesgar las suyas para ponerle a salvo, pues saben que él es la única opción para derrotar a Valdemort. Con la ayuda de Hermione y Ron tratará de dar con los horrocruxes, pedazos del pasado de tan poderoso enemigo, cuya destrucción resulta vital. Serán herramientas poderosas en tan desigual combate las que Dumbledore ha legado a los tres amigos en su testamento. Séptima entrega de la saga Harry Potter en cine, y primera parte de la última novela de J.K. Rowling “Harry Potter y las reliquias de la muerte”, pues se ha tomado la decisión de extraer de ella dos películas. A estas alturas resulta evidente que la adaptación al cine tiene a una legión de incondicionales que irán a verla, los fans de los libros, pues con unos actores ya conocidos y una trama de la que es celosa guardián la propia Rowling, muy mal deberían pintar las cosas para que se produjera una deserción de estos espectadores. Y es claro que básicamente el film cumple, hay una cuidada producción y elementos para entretener y atrapar el interés, gracias a un libreto del guionista habitual Steve Kloves. En el haber del film está una atmósfera que sigue creciendo en oscuridad, con la escuela Hogwarts dejada en el baúl de los recuerdos y los protagonistas puestos seriamente a prueba. De modo especial Ron, con su complejo de inferioridad y sus celos –le gusta Hermione, pero cree que ella le desprecia a favor de Harry–, que le invitan a dejar a sus amigos en la estacada. Y hay pasajes logrados, como a añagaza de un conjuro que nos muestra a múltiples Harry Potter, para proteger al auténtico. Sin embargo, continúan los síntomas de agotamiento en la saga, que ya se detectaban en Harry Potter y el misterio del príncipe. El director David Yates da la impresión de ser un director ‘a las órdenes de lo que digan los jefes’, y no resulta muy imaginativo en el uso de la parafernalia de efectos digitales –véase la enésima persecución fílmica en autopista en sentido contrario, sin nada vibrante que aportar–, además de empantanarse en los pasajes en que los personajes se encuentran como perdidos, como si él mismo se hubiera contagiado de dicha desorientación. De modo que aburre. Tampoco ayudan los personajes fugaces, con los que resulta difícil empatizar, de modo que ciertas muertes no producen el deseado efecto dramático; concretamente una casi se nos comunica de pasada, de modo que a la mayoría del público le importará sencillamente un bledo. Curiosamente, si Ron adolece de complejo de inferioridad, los impulsores de este film parecen estar aquejados del complejo de película no-adulta. Así parece explicarse la introducción de una imagen amorosa, fantasía y tentación provocada por los celos de Ron, suavizada y transfigurada eso sí, para evitar protestas de los que no la vean demasiado adecuada para la saga.

5/10
Harry Potter y el misterio del príncipe

2009 | Harry Potter and the Half-Blood Prince

Sexta entrega de las aventuras del famoso mago, y segunda dirigida por David Yates, responsable de Harry Potter y la Orden del Fénix, que además fue el artífice de la excelente serie televisiva La sombra del poder (2003). Curiosamente ha recuperado al guionista Steve Kloves, que se encargó de la adaptación de las cuatro primeras, es decir de todas menos de la anterior. Su tarea no era nada fácil, ya que estamos ante una novela extensa y compleja. Esta vez Harry Potter ayuda a Dumbledore, el director de Hogwarts a reclutar al profesor de pociones Horace Slughorn, que aunque está retirado, al ver al chico acepta, por su fama y su enorme potencial para la magia. Dumbledore pretende también que Harry le sonsaque a Slughorn sobre su participación en un oscuro hecho del pasado. El profesor Slughorn entrega a Harry Potter un viejo libro de magia que una vez perteneció a alguien llamado el Príncipe Mestizo, y que será muy útil para el joven mago. Mientras tanto, Draco Malfoy ha recibido instrucciones para llevar a cabo una misteriosa y malvada misión, bajo la protección del profesor Severus Snape. Harry Potter y el misterio del príncipe cuenta con todos los ingredientes mágicos que hicieron funcionar a las anteriores entregas: un gran presupuesto que permite reconstruir con todo lujo de detalles el universo de J.K. Rowling, un director bastante competente, convincentes efectos especiales y un nutrido plantel de actores de primera. Esta vez, se incorpora Jim Broadbent, que logra una sentida interpretación del atormentado Horace Slughorn. Destaca también el trabajo de los chicos protagonistas, que conocen al dedillo a sus personajes. Se luce especialmente Rupert Grint, pues esta vez Ron Weasley tiene mucho papel. Todo esto bastará para contentar a un amplio sector del público, pues es cierto que estamos ante una producción de cierta calidad. Sin embargo, Harry Potter y el misterio del príncipe está muy lejos del nivel de otros títulos de la saga, especialmente de Harry Potter y el prisionero de Azkaban, dirigida por Alfonso Cuarón, quizás la cinta más brillante hasta la fecha. Además, no se puede hablar de una buena adaptación literaria. David Yates no logra plasmar ni de lejos la tensión de la trágica novela, sobre todo por culpa de que el cineasta recurre en exceso al humor. Era difícil condensar la esencia de la obra original en las dos horas y media que suele durar cada film, lo que se agrava porque en las anteriores entregas ya se suprimieron detalles que luego cobraban gran importancia conforme se iban sucediendo las novelas. Se comete un grave error al hacer hincapié sobre todo en las relaciones adolescentes con el sexo opuesto. Ron se echa novia, para desesperación de Hermione, que se siente celosa al tiempo que intenta ocultar sus sentimientos. Mientras tanto, Harry se siente atraído por Ginny Weasley, la hermana de Ron. Todo esto proporciona en un primer momento varios gags divertidos, pero acaba agotando, y afectando gravemente al dramatismo de la cinta, que se convierte por momentos en una especie de culebrón juvenil estilo Sensación de vivir.

6/10
Los hermanos Bloom

2008 | The Brothers Bloom

Rian Johnson dio la campanada en 2005 en Sundance con Brick, una aproximación al cine negro y de suspense con “teenagers”, ciertamente original. Aquí vuelve a jugar a los experimentos, al contar una historia de timadores trufada de detalles surrealistas, que en cierto modo conecta con un cine como el de Wes Anderson. Ellos son los hermanos Bloom, huérfanos, que pasaron por un montón de hogares, donde sus trastadas acababan con el rechazo de los diferentes padres adoptivos. Ya de pequeños, con el cerebro organizador del hermano mayor, empezaron a realizar diversos timos, siempre siguiendo un esquema maestro de 16 pasos, casi con la misma estructura que un guión cinematográfico. Los hermanos se hacen mayores, y su vida de engaños continúa, en colaboración con Bang Bang, una japonesa experta en tiros y explosivos de pocas palabras. Pero el hermano pequeño querría tener una existencia diferente, donde el guión no esté escrito de antemano. E incluso descubrir el amor. Esto podría ocurrir si en el nuevo timo que trama el otro hermano, embaucar a una estrafalaria millonaria, fotógrafa epiléptica, se deja guiar por el corazón, que le dice que podría amar a esa mujer. Película bastante singular, donde los engaños se vuelven tan complicados que resulta fácil perderse. Se ve que lo alambicado agrada a Johnson, no hay más que recordar las complicaciones de la trama de su anterior trabajo. Aquí maneja un humor disparatado y ocurrente, con algunas buenas salidas -la chica mostrando los numerosos hobbies que ha practicado en sus ratos de ocio, el accidente que permite que se conozcan, la explosión en la catedral de Praga y la chica escapando por el conducto de ventilación...- y un ritmo ágil en los cambios de escenarios por todo el mundo. Funciona mejor la relación entre el hermano pequeño (Adrien Brody) y la chica (Rachel Weisz), que entre los dos hermanos -el mayor, Mark Ruffalo, es algo soso-, una parte de la trama que queda algo coja; no se perfila bien lo estrecha que es esa unión, y lo asfixiante que ha podido volverse para uno de ellos. Hay secundarios graciosos -la japonesa, el socio belga...- y otros que no lo son tanto -el villano encarnado por Maximilian Schell-. Título con vocación minoritaria, de film de culto, algunas bromas requieren a veces de cierta complicidad, y a los timos les falta una mayor explicitud, que permita su disfrute pleno al espectador.

5/10
Harry Potter y la Orden del Fénix

2007 | Harry Potter and the Order of the Phoenix

Han pasado cinco años desde que Harry Potter ingresó en el colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, al que se accede desde el andén 9 y 3/4. Ya no es un niño, ni tampoco sus fieles amigos Hermione y Ron, y las aventuras y peligros con los que se tienen que enfrentar están más acorde con su mayor madurez. Después de la terrible aventura del pasado año, en la que Harry tuvo que enfrentarse al malvado Voldemort, la sorpresa del chico de la cicatriz es que a su vuelta nadie cree que “el que no debe ser nombrado” haya regresado al mundo de los magos para establecer su tiranía de terror. Por otra parte, el Ministro de Magia, temeroso de que el director de Hogwarts, Albus Dumbledore, le birle el puesto, nombra a una nueva profesora de Defensa contra las Artes Oscuras, Dolores Umbridge, que apenas enseña a defenderse a los alumnos. Al sentirse desvalido ante la inminente lucha, Harry comprende que tendrá que prepararse por su cuenta y decide fundar el llamado “Ejército de Dumbledore”. Tras la cuatro primeras entregas, un nuevo director –el inglés David Yates– toma el mando en la adaptación a la pantalla de esta quinta novela de J.K. Rowling. Además se despide el guionista Steve Kloves y debuta en la serie Michael Goldenberg, responsable de los libretos de Contact o Peter Pan. Yates ha seguido la estela de sus predecesores Mike Newell y Alfonso Cuarón, al imprimir un gran ritmo al film y dotarlo de una atmósfera muy oscura y tenebrosa. Destaca en este aspecto el espléndido y sobrecogedor comienzo en el parque despoblado y el posterior ataque de los dementores. Quizá pueden achacarse al guión algunos descuidos al dejar o sugerir cabos sueltos, y también que en torno al desenlace reine un poco la confusión respecto a la profecía y al papel que juegan algunos personajes. Por lo demás, es interesante comprobar las evoluciones en la vida de Harry: a la vez que nota que los años no pasan en balde y que se siente cada vez más atraído por la bella jovencita Cho Chang, descubrirá que en el amor no es oro todo lo que reluce. Y también se llevará una enorme sorpresa al descubrir ciertos aspectos desconocidos de la vida de su padre, en una original escena que arroja luz a la hora de comprender los modales del profesor Snape. Por otro lado, aunque Hermione y Ron tienen menos protagonismo en la aventura, su profunda amistad se revelará esencial para el mago de cicatriz. Y hay que elogiar a la actriz Imelda Staunton, que ofrece una fantástica, divertida y repelente composición de la profesora Umbridge.

6/10
Provoked: Una historia real

2006 | Provoked: A True Story

Kiranjit Ahluwalia deja la India para casarse con un hombre de buena posición que vive en londres. Kiranjit se encuentra muy ilusionada ante las perspectivas de su nueva vida en Europa, sin problemas económicos. Pero su marido resulta tener muchos problemas con el alcohol y la someterá a maltratos físicos y psicológicos. La bellísima actriz india Aishwarya Rai (Bodas y prejuicios) protagoniza esta reconstrucción de una espeluznante historia real que sentó precedentes en la jurisprudencia británica. Dirige el indio Jag Mundhra (La sombra de Gray).

4/10
Operación Stormbreaker

2006 | Stormbreaker

Alex Rider es un chaval catorceañero a cargo de su tío Ian, aunque éste nunca para en casa, en teoría porque se encuentra en viajes de negocios. En realidad es un agente secreto británico del MI6. Cuando Ian es eliminado por el enemigo, el MI6 revela a Alex la verdadera identidad de su tío, y le hacen ver que desde pequeñito ha sido adiestrado para que él también fuera espía: la práctica de deporte de aventura, el aprendizaje de idiomas y artes marciales, no eran meras aficiones que le inculcaba su tío. Finalmente Alex aceptará trabajar para MI6. Su primera misión será averiguar qué juego se trae un excéntrico millonario, que ha decidido regalar un nuevo modelo de ordenador, el Stormbreaker, a todas las escuelas. Entretenida película familiar, basada en las novelas juveniles de Anthony Horowitz; de hecho, él mismo ha sido el responsable de escribir el guión. A cuento de un James Bond adolescente, una fórmula que también se usó recientemente en Superagente Cody Banks, tenemos una trama razonable, buenas escenas de acción, los típicos "gadgets" del espía, y un buen sentido del humor, a cargo de los villanos -un Mickey Rourke pasado convenientemente de rosca, y su cómplice Nadia, una especie fría de "monstrua de Frankenstein"- y del jefe de Alex -un impasible Bill Nighy-. La presencia de Ewan McGregor es completamente episódica -aunque sin duda habrá disfrutado montando en moto, una afición que le pirra- y entre otros ilustres secundarios destacan Alicia Silverstone (la rubia niñera de Alex), Robbie Coltrane (el primer ministro) y Sophie Okonedo (que sorprendió muy gratamente en Hotel Rwanda).

5/10
Harry Potter y el cáliz de fuego

2005 | Harry Potter And The Goblet Of Fire

Harry Potter asiste con sus amigos al Campeonato Mundial de Quidditch, donde aparecen los mortífagos, crueles seguidores de Lord Voldemort, que proyectan en el cielo la marca de su señor. Poco después, los chicos vuelven a Hogwarts, donde empieza el curso académico. Y el profesor Dumbledore anuncia una novedad: este año Hogwarts es el escenario elegido para el Torneo de los Tres Magos, una competición tradicional entre hechiceros. Con ayuda de un oficial del ministerio de Magia, Dumbledore pone en marcha un curioso objeto, el cáliz de fuego, que elige tres estudiantes (uno de Hogwarts y los restantes de otras escuelas de magia) para participar en una sucesión de pruebas. Curiosamente, escoge a Harry Potter, a pesar de que tiene sólo catorce años y se supone que los participantes deben tener diecisiete. Las pruebas consisten en eludir a un dragón que escupe fuego, sumergirse en un lago para rescatar a un ser querido y entrar en un misterioso laberinto. Pero Harry se enfrenta a una prueba que para él será aún más difícil: pedir a Cho Chang, una encantadora estudiante que le hace ‘tilín’, que sea su pareja en el baile de Navidad. La cuarta entrega del mago más famoso del mundo, con permiso de Tamariz, suponía un reto sin precedentes. Por un lado, el listón estaba muy alto, y aunque Mike Newell, director de Cuatro bodas y un  funeral, ha demostrado ser un correcto artesano, parecía menos indicado para este proyecto que sus predecesores, el director de Solo en casa y el de La princesita. La novela de J.K. Rowling no sólo está considerada de los mejores, sino que es una de los más cruciales. Y su argumento es tan complejo, que se suponía una enorme dificultad condensarlo en un film de unas dos horas y media. De hecho, Newell barajó dividir la historia en dos películas distintas, aunque esta idea se desechó, porque chocaba con la intención inicial de los productores de rodar una película por libro. Tan oscura como la entrega anterior, trata sobre el fin de la inocencia de los personajes, su iniciación amorosa y las inseguridades propias de esta etapa. También gira en torno a la superación personal y el mantenimiento de la amistad por encima de las adversidades. El desarrollo de la trama sorprenderá a quienes no hayan leído el libro, pero el punto fuerte son las espectaculares recreaciones de escenarios y criaturas, y sobre todo, las vistosas secuencias de acción, como el impagable partido de quidditch.

6/10
Van Helsing

2004 | Van Helsing

¿Cómo reunir en una misma película a monstruos que han protagonizado en solitario decenas de títulos? Stephen Sommers, que ha escrito y dirigido esta película, tiene la respuesta. Para empezar, el protagonista será un especialista en cazar monstruos, que ya aparece en la novela "Drácula", de Bram Stoker: Van Helsing. Este intrépido personaje, una especie de Indiana Jones que viste siempre ropa oscura, se transforma en agente secreto del Vaticano nada menos, y sus misiones son enfrentarse con diabólicas criaturas. Aunque sus jefes suelen recomendar que no mate a nadie, que debe procurar salvar también a tan terribles oponentes, Van Helsing no lo suele tener fácil a tal respecto. Contando con Van Helsing, parece razonable pensar que ya tenemos un escenario principal, Transilvania, donde mora el conde Drácula con sus tres sanguinarias novias. Si vamos más allá, e imaginamos a Anna, una chica muy guerrera, que lidera un pueblecito que sufre los embates de los vampiros, y que ésta tiene un hermano que sufre el mal de la licantropía, ya tenemos otro monstruo en el saco. Finalmente, hemos de pensar que Drácula es un no-muerto, y esto, entre otras desventajas, le impide tener descendencia con sus queridas novias. Así que, para superar esta contrariedad, el conde piensa que las ideas del doctor Frankenstein de fabricar una criaturas a partir de cuerpos de difuntos, pueden ser una solución. Y ya tenemos un tercer monstruo. Si a esto sumamos una secuencia de presentación de Van Helsing, en que anda por las calles de París a la caza de Mr. Hyde, tenemos por fin una colección de monstruos de lo más completita. Conociendo los antecedentes de Sommers, sus dos filmes La momia y El regreso de la momia, era de esperar que, a pesar de contar aquí con tanto monstruo, apostara más por la acción y la aventura que por el terror propiamente dicho. Y desde luego, en tal aspecto, la película no defrauda en absoluto. Una vez perfilados los sencillos mimbres argumentales que acabamos de apuntar, no hay un momento para tomarse un respiro. La película es trepidante, como un circo con varias pistas, en el que, en cada una, parece escucharse el grito de guerra ‘¡Más difícil todavía!’. Maquillaje asombroso para las criaturas (un Frankenstein diferente) y efectos digitales para las transformaciones de las criaturas (singularme el hombre lobo), escenarios para dejarte boquiabierto, planos en los que la cámara y los actores, literalmente, vuelan…Todo está al servicio de ese increíble espectáculo visual. Hugh Jackman, Lobezno en las dos entregas de X-Men, es un Van Helsing la mar de razonable. Y Kate Beckinsale, a pesar de su aire de damisela delicada, da bien el tipo de mujer peleona, algo que ya había probado en parte en Underworld. Para los monstruos se apostado por actores no demasiado conocidos, pero que cumplen: Richard Roxburgh es Drácula, Will Kemp el Hombre Lobo, y Shuler Hensley el monstruo del Dr. Frankenstein. Pero no hay que engañarse, éste no es un film pensado para que los actores entreguen composiciones memorables. Estamos ante un film muy físico, y a tal respecto hay que subrayar que muchas de las escenas peligrosas las han hecho directamente los actores sin especialistas, colgados con cables que luego se han borrado digitalmente.

6/10
Harry Potter y el prisionero de Azkaban

2004 | Harry Potter and the Prisioner of Azkaban

Harry Potter crece. La saga del niño mago también. Estrena nuevo director, el mexicano Alfonso Cuarón (Chris Columbus quedó agotado con las dos primeras entregas), aunque manteniendo al guionista Steve Kloves, y contando con el necesario "placet" de J.K. Rowling, la madre de la criatura. Tercer curso en Hogwarts. La incorporación de Harry, Hermione y compañía trae consigo una novedad. Ha escapado de prisión Sirius Black, un poderoso mago relacionado con la muerte de los padres de Harry. Las medidas de seguridad en la escuela se han extremado, sobre todo con los dementores, siniestras criaturas policiales, capaces de introducirse en la cabeza del que tienen delante, y cuyos interrogatorios mentales Harry no soporta nada bien. Como puede verse, la imaginación de Rowling depara nuevas sorpresas, y sólo presentamos la punta del iceberg. Cuarón asume el mundo de Potter, utilizando lo mejor de su capacidad de cuentacuentos (recuérdese que dirigió La princesita), y evitando el error de pasarse de listo (su fallida adaptación contemporánea de Grandes esperanzas de Dickens); apunta lo justo la entrada en la adolescencia de Harry (la rabieta con sus tíos, que le lleva a hacer magia en el mundo de los "mugles", algo archiprohibido), y da un toque un pelín más oscuro a la saga. Los personajes más mimados son Harry y Hermione entre los niños, y el profesor Lupin (estupendo David Thewlis) entre los adultos. Donde el mexicano se gana un diez es en el capítulo visual. El autobús que recoge a Harry, el sortilegio de conjurar los miedos con un pensamiento ridículo, la clase sobre el hipogrifo, el viaje en el tiempo o los terroríficos dementores, resultan deslumbrantes. También hay asombrosas transformaciones (atención al hombre lobo, o las sorpresas que depara Scabbers, la rata de Ron), y hechizos que dan pie al humor, como aquel con que Harry castiga a la tía Marge, conviertiéndola en una auténtica mujer-globo. Concretamente Cuarón se esforzó en la creación de los dementores, según explica el productor, David Heyman: “Alfonso quería que los dementores tuviesen una cualidad completamente distinta de las restantes criaturas míticas de la historia. Comenzó el proceso de diseño experimentando con movimiento a cámara lenta. Y luego reprodujo el movimiento a cámara lenta al revés, como si los dementores fueran por delante de un personaje al entrar en una habitación, en lugar de seguirlo.” Y sí, dan miedo estas criaturas, que recuerdan un poco a los Jinetes Negros de El Señor de los Anillos.

6/10
Ocean's Twelve

2004 | Ocean's Twelve

Tan redondo le salió al director Steven Soderbergh su Ocean's Eleven, remake de una célebre película de 1960 protagonizada por Frank Sinatra, que poco después no ha podido evitar contarnos una segunda aventura de la mejor banda de ladrones del celuloide. Ahora, la gran novedad es la participación estelar de Catherine Zeta-Jones como investigadora criminal, por si el espectacular reparto anterior no fuera suficiente. La historia que nos cuenta el director de Traffic tiene mucho de picaresca, de malentendidos, de engaños y sorpresas, en torno al robo de una de las joyas más importantes del mundo. Todo parte de la inesperada aparición de Terry Benedict, el empresario que vio cómo los chicos de Danny Ocean desvalijaban su hotel de Las Vegas hace años. Ahora ha regresado para recuperar sus 160 millones de dólares, con intereses. Danny no tendrá más remedio que volver a las andadas, pero es que, además, un competidor hace acto de presencia en la figura de François Toulour, quien afirma ser el mejor ladrón del mundo. Y para aumentar el glamour de la aventura, dejamos atrás los fríos terrenos de Nevada y nos trasladamos a los bellos paisajes de Amsterdam, lago Como, París, Montecarlo y Sicilia. Quizá nunca segundas partes fueron buenas, pero sí pueden ser entretenidas. Si por algo destaca Soderbergh es por su endiablada habilidad para rodar y para imprimir un estilo personal a su cine, siempre muy cercano a la pirueta técnica. Aquí el ritmo vuelve a ser colosal, los personajes tienen sus propias y pequeñas historias, y aunque la trama no aporta nada nuevo ni original, la elegancia teñida de comedia cínica vuelve a ser el plato fuerte. Ni que decir tiene que con tal reparto era difícil errar el blanco.

4/10
On the Nose

2001 | On the Nose

Brendan es muy aficionado a las apuestas. Su "especialidad" son las carreras de caballo, aunque la verdad es que se le da tan mal que no se le puede considerar un "especialista" en la materia. Su mujer está harta de su afición al juego y no sabe qué hacer para que lo deje. En la última época está especialmente tensa porque su hija está a punto de entrar en la universidad y no quiere que su padre lapide el dinero de la matrícula. Pero el desgraciado Brendan no deja de jugar, pues acaba de descubrir un método "infalible" para ganar siempre. Destaca la presencia de Dan Aykroyd todo un clásico de las comedias de los ochenta y noventa, cuando participó en infinidad de títulos tan dispares como Mi novia es una extraterrestre y Los cazafantasmas.

4/10
Desde el infierno

2001 | From Hell

Dos hermanos, los afroamericanos Albert y Allen Hughes, se suman a las parejas cinematográficas de los Coen, Wachowski y Farrelly. Su filmografía previa, inédita en España, se centra en las vicisitudes de tipos negros en barrios marginales. Aquí cambian de color y época al narrar los crímenes de Jack el Destripador en el Londres victoriano. Los Hughes parten del cómic de Alan Moore y Eddie Campbell para lanzar una hipótesis sobre la identidad del celebérrimo asesino de prostitutas, variante de la de «la conspiración real». Se advierte un notable esfuerzo en recrear la atmósfera degradada del barrio de Whitechapel y se usa con acierto un inteligente componente romántico. Eso sí, no faltan las sanguinolencias, y las nebulosas ensoñaciones que sufre el inspector Abberline (Johnny Depp, con su clásica mirada de pez muerto) por su afición a la absenta. Destaca la interpretación de Ian Holm, como un interesante doctor, y la en alza Heather Graham, como la prostituta Mary Kelly.

4/10
Harry Potter y la piedra filosofal

2001 | Harry Potter And The Philosopher's Stone

¿Qué pasa cuando vives con una familia adoptiva, los Dursley, que no te quieren demasiado? Pues puede pasar que empieces a saber quién eres realmente cuando un buen día recibes una carta de Hogwarts, una escuela de magos, que dice haberte admitido en su primer curso. Siempre que haya una lechuza persistente en entregar sus mensajes, y un gigante, el simpático Hagrid, dispuesto a echarte una mano. Una vez que Harry se hace con sus enseres de mago, acude al andén nueve y tres cuartos, y de allí parte rumbo a un mundo nuevo, donde los “profes” son magos, y donde se pueden hacer amigos estupendos como Ron y Hermione, y hasta crearte alguna que otra rivalidad con la casa de Slytherin. El film abunda en situaciones humorísticas (magnífico el sombrero seleccionador), pero también en otras dramáticas (como Harry ante el espejo que devuelve el reflejo de sus padres muertos, cuando Dumbledore le dice que “no conviene atarse a los recuerdos demasiado” sabiendo que las nostalgias paralizantes pueden ser un peligro), o de suspense sin límites (la partida de ajedrez). El secreto del éxito del film viene dado por la fidelidad que Chris Columbus (Solo en casa, Señora Doubtfire) y su guionista Steve Kloves (Jóvenes prodigiosos) guardan al libro original de J.K. Rowling, con la clásica historia de un internado, donde los chicos van mostrando sus virtudes y defectos, siempre con deseos de ir mejorando. La escritora reconoce que le encantaban las 'Crónicas de Narnia' de C.S. Lewis, aunque ella trata de ser más subliminal en los contenidos de sus historias. En cuanto al parecido con la serie 'Los cinco de Enid Blyton', dice que la diferencia principal es que ella pretende que sus personajes crezcan. A los que critican su visión optimista de la vida, lo que se refleja en sus filmes, Columbus les replica: “Puedo entender que es válido mostrar a la gente las cosas feas de este mundo, pero también pienso que hay un lugar para películas que dejen a la gente un sentido de esperanza. Si tu película no consigue eso, creo que no vale la pena hacerla.” Este hombre familiar, casado y con cuatro hijos, ha vuelto a las raíces más puras de su cine para toda la familia. Y hasta se ha trasladado a vivir a Inglaterra, y puede que acabe dirigiendo las siete películas que pueden dar los libros de Rowling. Dice haberse inspirado, a la hora de dar con el aire adecuado, en sus tempranos trabajos en Gremlins y El secreto de la pirámide.

7/10
Alicia en el País de las Maravillas (1999)

1999 | Alice in Wonderland

Alicia es una chiquilla que tiene ante sí una difícil papeleta: una representación teatral ante sus padres y un grupo de invitados. Presa de un ataque de timidez, trata de huir. Se cruza entonces con un conejo, que le lleva hasta su madriguera, y de allí a un increíble mundo mágico, donde vivirá increíbles aventuras. Adaptación cuidadísima de la clásica novela de Lewis Carroll, que cumple con los objetivos de entretener y hacer pensar. El reparto es de primera: desde la niña Tina Majorino, que ya nos sorprendió en Cuando un hombre ama a una mujer, hasta los estupendos Ben Kingsley y Whoopi Goldberg. Una primorosa dirección artística (decorados, maquillaje, muñecos creados por la prestigiosa empresa de Jim Henson) da como resultado un mundo de fantasía nada empalagoso.

5/10
Mensaje en una botella

1999 | Message in a Bottle

Theresa es una joven y ambiciosa periodista. Un día encuentra casualmente en la playa una vieja botella, que contiene una carta de amor de un desconocido viudo, a su mujer recién fallecida. La historia ocupa la primera plana del Chicago Tribune, y Theresa, tras varias pesquisas, descubre la identidad del viudo: se trata de Garret, un constructor de barcos. Cómo no, surgirá el flechazo, pero... ¿será capaz Garret de volver a amar a otra mujer? El film tiene bastantes puntos a su favor. El trepidante comienzo, con delirio en el mundo de la prensa, recuerda al Frank Capra como Vive como quieras. El legendario Paul Newman tiene un papel secundario pero jugoso. Kevin Costner y Robin Wright Penn componen una creíble pareja. La creciente historia de amor es pesadita a ratos, pero la música y las canciones románticas, o la formidable fotografía de Caleb Deschanel, hacen más llevaderos esos momentos.

4/10
El mundo nunca es suficiente

1999 | The World Is Not Enough

Un atentado ha terminado con la vida de Sir Robert King, y su bella hija, Elektra, corre el peligro de seguir sus pasos. A no ser que 007 se emplee a fondo para protegerla, al tiempo que va tras la pista del sanguinario terrorista Renard (un alocado Robert Carlyle, con una bala alojada en el cerebro), que ha trazado un plan para hacerse con el control mundial del negocio del petróleo. James Bond cuenta, en su lucha contra el mal, con la ayuda de la más improbable experta en ingeniera nuclear de la historia: la doctora Christmas Jones. La fórmula James Bond –personaje creado por Ian Fleming, que tiene casi 40 años de historia en celuloide– es sencilla, conocida y eficaz en su propósito de entretener. Un villano trata de apoderarse del mundo mundial, y el superespía 007, elegante y ligón, hace lo imposible para evitarlo. En sus aventuras utiliza los más variados artilugios, proporcionados por Q, un genial inventor de armas y vehículos ultrasofisticados e hipersecretos. La serie se ha ido adaptando a los tiempos, y si ya no quedan muchos comunistas a los que combatir (la guerra fría ya es historia), siempre quedan terroristas, chiflados y magnates de las nuevas tecnologías capaces de proporcionar nuevos argumentos. Como es habitual en la serie ‘bondiana’ la secuencia con que arranca el film es espectacular. Una persecución en Bilbao, junto al célebre museo Guggenheim, que empalma casi sin solución de continuidad con otra de lanchas, alucinante, en las aguas del Támesis. Hay además momentos de acción increíble como la persecución sobre la nieve o las explosiones en los oleoductos. El ritmo es trepidante, y es difícil no perder el resuello en algún momento del film, que firma un inesperado Michael Apted (Nell, Acción judicial).

5/10
Buddy

1997 | Buddy

Una excéntrica mujer vive en su casa rodeada de los animales más variopintos. Uno de ellos es Buddy, un simpático orangután, que salvó su vida cuando ella apenas era un bebé. Protagoniza este entretenido film para toda la familia Rene Russo (En la línea de fuego, Un buen policía, Arma letal 4). Para el diseño de los variados animales, además de auténticas criaturas, se han utilizado muñecos creados por la casa de Jim Henson. La película se basa en el libro "Los animales son mi hobby", de Gertrude Davies Lintz. Dirige Caroline Thompson, que creó otro extrafalario personaje, el de Eduardo Manostijeras, para Tim Burton. En el capítulo de producción destaca Francis Ford Coppola, que siempre ha demostrado interés en el cine familiar; la prueba, ese excelente título llamado El corcel negro.

5/10
GoldenEye

1995 | GoldenEye

Las vacaciones de James Bond son interrumpidas debido al robo de un sofisticado helicóptero de la OTAN. Detrás del hecho se esconde Janus, una poderosa y corrupta organización rusa que pretende adueñarse del futuro de la humanidad. Enfundado en el traje de 007, Pierce Brosnan tendrá que lidiar con la mafia rusa y con bellas mujeres como Famke Janssen o Izabella Scorupco. Ahí es nada.

6/10
Las aventuras de Huckleberry Finn

1993 | The Adventures of Huck Finn

Para librarse del acoso de su alcohólico padre, Huck simula su propio asesinato y se esconde en una isla del río Mississippi. Allí conoce a Jim, un esclavo fugitivo con el que traba amistad. Ambos emprenden un viaje río abajo lleno de peripecias, en el que tienen oportunidad de conocer a tipos singulares como el Rey y el Duque, dos estafadores de primera línea. Adaptación de la celebérrima novela de Mark Twain, que ya fue llevada antes al cine por Norman Taurog, Richard Thorpe y J. Lee Thompson. El responsable de las dos entregas de La momia, Stephen Sommers, firmó antes este clásico de aventuras, donde no faltan el humor y la crítica social a un mal tan grande como el de la esclavitud, en su época apoyado por la mayoría de la población. Especial gracia tienen las escenas de historias inventadas por Huck para intentar salirse con la suya. En el reparto destacan los veteranos Jason Robards y Robbie Coltrane.

5/10
Oh, What a Night

1992 | Oh, What a Night

Comedia alocada y de escaso interés sobre dos jovenzuelos que realizan una investigación sobre el comportamiento de las mujeres, pero empiezan a descubrir que ellos mismos no controlan para nada a la hora de afrontar los encantos femeninos, ya sea de jóvenes o de maduritas.

3/10
Monjas a la carrera

1990 | Nuns on the Run

Brian y Charlie trabajan para un gángster y se enteran de que éste quiere eliminarlos tras su último robo. Ambos deciden entonces quedarse con el botín y darse a la fuga. Pero algo falla y se ven obligados a refugiarse en un convento. La única manera de escapar de todos sus perseguidores será hacerse pasar por monjas. Comedia tontuna, con algunas meritorias escenas de acción y algún chiste especialmente inspirado. Poco más ofrece esta comedia británica, donde sobresale la presencia de Robbie Coltrane, que años más tarde sería conocido en el mundo entero gracias a su papel de Hagrid en la saga de Harry Potter.

3/10
Enrique V (1989)

1989 | Henry V

Enrique V llega muy joven al trono de Inglaterra. Manipulado por las personas de su alrededor, entra en guerra con Francia, para reinvindicar la corona de ese país. El principal reto del monarca consistirá en levantar la moral de sus tropas. El inglés Kenneth Branagh se había consagrado como actor teatral interpretando al protagonista de la inmortal obra de Shakespeare. Pocos años después, debutó como director con esta impresionante adaptación, que también protagoniza, bastante fiel al original, en su reflexión sobre el poder y la guerra. Memorable secuencia en la que Branagh, con una interpretación bastante sentida, alienta a sus tropas antes de la batalla de Agincourt.

7/10
Bert Rigby, You're a Fool

1989 | Bert Rigby, You're a Fool

Un minero del carbón sueña con convertirse en una famosa estrella del espectáculo, pero hay muy poca demanada para sus imitaciones de Buster Keaton y Gene Kelly. Decide entonces marchar a Hollywood, donde empieza a trabajar como mayordomo en la casa de un magnate del cine. Primer papel en Estados Unidos de la estrella de la comedia musical británica Robert Lindsay (Criaturas feroces). El film es bastante poca cosa, a ratos irreverente y con un estilo un poco anacrónico. Dirige Carl Reiner, quien triunfó años después con el personaje de Saul en Ocean's Eleven y sus secuelas, y que es el padre del más conocido Rob Reiner (La princesa prometida).

4/10
Danny, campeón del mundo

1989 | Roald Dahl's Danny the Champion of the World

Blackadder's Christmas Carol

1988 | Blackadder's Christmas Carol

Divertidísima comedia negra inspirada en el célebre "Cuento de Navidad" de Charles Dickens, y adaptada con sarcástico sentido del humor por uno de los grandes de la comedia británica, Richard Curtis, responsable de éxitos como Cuatro bodas y un funeral, Notting Hill o Love Actually. El reparto reúne a varios nombres célebres del cine británico, que en 1988 quizá no tenían todavía la vitola de la fama, pero que con el tiempo se han convertido en estrellas. El telefilm, de apenas 45 minutos, ha alcanzado con los años el 'status' de película de culto.

6/10
Caravaggio

1986 | Caravaggio

Derek Jarman (muerto de sida a los 52 años) recrea la azarosa vida del famoso pintor Caravaggio. Ofrece una muy explícita visión hedonista y homosexual de su vida.

4/10
Mona Lisa

1986 | Mona Lisa

Al salir de la cárcel, George, un mafioso arrepentido que espera que la vida le de una nueva oportunidad, tiene dificultades para encontrar trabajo. Finalmente, le contrata como chófer Simone, una prostituta negra. Enamorado perdidamente de ella, George acepta ayudar a una de sus amigas, que se ha metido en un buen lío. Esta fatalista historia de amor, típica del cine negro, fue uno de los grandes éxitos del irlandés Neil Jordan, que a continuación fue reclamado por Hollywood. Supuso la consagración de Bob Hoskins, premio al mejor actor en Cannes. Además, el actor se convirtió en una celebridad a nivel mundial. Hoskins llegó al film casi por casualidad, pues Jordan pensó durante la gestación del proyecto en que su papel lo interpretaría Sean Connery. Destaca también el trabajo del veterano Michael Caine, siempre excelente en todas sus películas. Neil Jordan describe el lado oscuro y oculto de las grandes ciudades, en la sociedad moderna y aborda otros temas de calado, como la redención y las relaciones profesionales. El film se cuenta sin duda entre sus mejores películas, gracias a su mezcla entre drama y thriller con pinceladas de comedia negra. Años después se especuló con la posibilidad de que  el provocador cineasta Larry Clark (Kids) rodaría el remake estadounidense de la película de Jordan, con Rosario Dawson como protagonista.

5/10
La muerte en directo

1980 | La mort en direct

Película que se anticipó a los abusos de la "televisión basura". Describe cómo un reportero televisivo tiene implantada una cámara en el cerebro, con la que pretende grabar a una enferma terminal para emitir esas imágenes en el popular programa "La muerte en directo". Bertrand Tavernier contó con un reparto internacional para este film sobre un futuro cercano que situaba cerca de 1990. Se trataba de una adaptación del libro de David Compton, que llegó a decir que el guión era mejor que su texto original. El cineasta se tomó la historia como una interpelación a su conciencia de artista, y así se interrogaba en primera persona: "¿Hasta dónde tenemos derecho a llegar para obtener emociones?"

6/10
Flash Gordon

1980 | Flash Gordon

Ming, despótico emperador del planeta Mongo, decide destruir la Tierra, para lo que provoca todo tipo de cataclismos. El doctor Zarkof, que sabe lo que está ocurriendo, secuestra a Flash Gordon, jugador de fútbol americano, y Dale Arden, una periodista, para que le acompañen a Mongo a bordo de un cohete espacial que él mismo ha construido. Allí, el heroico Flash tendrá muy pocas horas para detener los planes de Ming. Tras el éxito de La guerra de las galaxias, el productor Dino de Laurentiis adaptó al cine el cómic creado en 1934 por el dibujante Alex Raymond. Cuenta con un reparto desigual, pues el gran Max Von Sydow, y el siempre correcto Topol comparten la pantalla con los mediocres Sam J. Jones y Melody Anderson, contratados por su parecido con los personajes de las viñetas, pero no por sus cualidades actorales. Además, los efectos especiales son desastrosos y la estética se ha quedado desfasada. Lo único aceptable, la banda sonora del grupo Queen.

4/10

Últimos tráilers y vídeos