IMG-LOGO

Biografía

Daniel Radcliffe

Daniel Radcliffe

31 años

Daniel Radcliffe

Nació el 23 de Julio de 1989 en Fulham, Londres, Reino Unido

El encantador

17 Noviembre 2010

Daniel Radcliffe y Harry Potter, para millones de personas se funden en la misma persona. Pero a partir de 2011, después de una década componiendo al personaje, el actor deberá demostrar sus habilidades para cambiar de registro. Y tiene madera para sobrevivir al fenómeno mágico al que siempre estará ligado.

Daniel Jacob Radcliffe nació en el distrito londinense de Fulham el 23 de julio de 1989. No consta nada mágico en tal fecha, ni marcas especiales en la frente del recién llegado al mundo, pero el caso es que Daniel estaba destinado a encarnar en el cine a uno de los magos más populares de la ficción novelesca de todos los tiempos, con el permiso de Merlín el Encantador, o Gandalf el Gris.

Pero antes de ser presentado a Harry Potter, hijo único como él, el pequeño Daniel inició a edad muy temprana su carrera actoral, participando en funciones escolares. La leyenda asegura que a los cinco años ya deseaba ser actor. Está claro que en casa pudo entrarle el gusanillo de interpretar personajes distintos de sí mismo, pues su madre es directora de casting de la BBC, y su padre agente literario. Y como le encantaban las películas de James Bond, reproducía para disfrute propio y de sus amigos escenas de 007. En 1999, sin haber cumplido los nuevo años, logró el papel que da nombre a David Copperfield (1999), una miniserie de la BBC basada en el clásico de Charles Dickens. Un amigo de sus padres les convenció para que el chico acudiera al casting para el personaje, y superó cinco pruebas hasta ser el elegido.

Aunque el actor llamó la atención el caso es que dos años después sólo tenía un pequeño papel como el hijo del matrimonio compuesto por Geoffrey Rush y Jamie Lee Curtis en El sastre de Panamá, según la novela de John Le Carré. Curiosamente fue Curtis la que animó al pequeño Radcliffe a presentarse al casting en que numerosísimos niños –se habló de 40.000– aspiraban a convertirse en alguno de los chavales protagonistas de la saga de libros juveniles de magia de Harry Potter, escritos por J.K. Rowling. Los padres no le concedieron el permiso, pero luego el productor David Heyman el que volvió a la carga. Saber que Rowling dijo de su elección para el papel “no puedo pensar que hubiesen encontrado un mejor Harry”, debió ser un subidón para Radcliffe. Radcliffe no llegó a leer las novela de Rowling hasta que fue escogido para dar vida a Potter. Y está claro que supo imprimir al personaje la seriedad de la carga que recae sobre sus hombros, a la hora de combatir a aquel que no se puede nombrar.

Como a sus compañeros de reparto Rupert Grint y Emma Watson, a Radcliffe le tocó crecer con la saga. No haría otras películas, debería compaginar sus estudios con el cine lo mejor posible, y la creciente madurez de Potter sería también la suya. Aunque reencontrarse con la gente del equipo debía ser agradable, también le tocó cambiar de director varias veces, de Chris Columbus a Alfonso Cuarón, de éste a Mike Newell, y finalmente a David Yates. Por exigencia de Rowling los actores serían británicos –obviamente Radcliffe cumplía el requisito–, pero ya se ve que los directores podían ser de otros nacionalidades. Cuarón parece que inició al actor en la entrada de la adolescencia del personaje, y también de algún modo en la propia, recomendándole que escuchara a Sex Pistols y viera Los cuatrocientos golpes de Truffaut, para aprender a expresar la ira del ‘teenager’ que llevaba dentro.

A lo largo de la odisea Potter, Radcliffe no ha podido hacer mucho cine, y de hecho Los chicos de diciembre (2007) es una película que merece ser olvidada. La mujer de negro, actualmente en rodaje, puede ser la película piedra de toque de si el actor es capaz de desprenderse en la pantalla de la alargada sombra de Potter, o si le ocurrirá como Elijah Wood, eterno Frodo para muchos espectadores en cuanto sale en una película, aunque ésta no forme parte de El Señor de los Anillos. En cualquier caso, en teatro sí ha podido explorar otros terrenos, aunque no exentos de polémida, pues su aparición desnudo en el montaje de “Equus”, la obra de teatro de Peter Shaffer, horrorizó a muchos padres que eran conscientes de las oleadas de admiración que Radcliffe provocaba en sus hijos. En cualquier caso sus representaciones en Londres y Broadway dieron pie a reseñas positivas de su actuación.

Aunque Radcliffe ha declarado que no tiene intención de ir a la universidad, a diferencia de Emma Watson, ha hecho sus estudios de bachillerato con seriedad, y parece buen amante de la literatura –menciona a John Keats entre sus escritores favoritos– y la pintura –aquí ha declarado su admiración por Jackson Pollock–. Sentimentalmente se la relaciona con la actriz Laura O’Toole, y a lo largo de los últimos diez años ha amasado una fortuna de 30 millones de libras. Entre otras proezas, Radcliffe es la personaje más joven en contar con un retrato en la Galería Nacional de Retratos londinense, pues el cuadro se incorporó a la colección cuando contaba 16 años.

Filmografía
Fuga de Pretoria

2020 | Escape from Pretoria

Dos sudafricanos blancos, encarcelados por trabajar para el partido Congreso Nacional Africano, tratan de escapar de la prisión de 'Robben Island', en Pretoria.

Miracle Workers

2019 | Miracle Workers | Serie TV

Ya falta poco para saber si Dios definitivamente destruirá la Tierra o si los ángeles Craig (Daniel Radcliffe) y Eliza (Geraldine Voswanathan) serán capaces de cumplir su mejor milagro hasta la fecha: hacer que dos humanos se enamoren.

Guns Akimbo

2019 | Guns Akimbo

De niño, Miles soñaba con convertirse en héroe, pero ha tenido que conformarse con un anodino trabajo como programador de videojuegos, destinados a sacar cuartos a los padres de sus jóvenes consumidores. Para evadirse sigue una competición de modernos gladiadores que se baten en la vida real para retransmisiones online. Tras unas críticas a través de unos mensajes, le convertirán a la fuerza en uno de los combatientes, atornillándole una pistola a cada mano, y designándole como oponente a Nix, la rival más peligrosa que podría tener. Para evitar que se escabulla, han secuestrado a su ex novia. Daniel Radcliffe sigue empeñado en quitarse de encima el personaje de Harry Potter, pero no acaba de acertar, y además a veces se involucra en producciones irreverentes y groseras, como Swiss Army Man. Va un poco en esa línea esta mezcla de comedia negra y acción, donde abundan los chistes zafios. Supone el segundo trabajo como realizador de Jason Lei Howden, hasta ahora responsable de la poco conocida Deathgasm, y que proviene del campo de efectos visuales en películas de superhéroes Marvel.  En su arranque tiene cierta gracia por su crítica a aquellos 'frikis' que sueñan con llevar a cabo las grandes gestas de los héroes de los cómics y películas que siguen, pero se resisten a abandonar el sillón. Por desgracia, el tal Lei Howden agota con su tono gamberro, y su obsesión por los chistes de genitales. Además, acaba concentrándose en ofrecer a ritmo frenético secuencias de acción rodadas con ayuda de los medios más modernos, pero en el fondo poco frescas. Radcliffe se muestra cómodo sobre todo en los momentos de humor, mientras que su contrincante, Samara Weaving (Tres anuncios en las afueras), sobrina de Hugo Weaving, se perfila como una carismática estrella futura.

4/10
Jungle

2017 | Jungle

Game Changer

2016 | Game Changer

Swiss Army Man

2016 | Swiss Army Man

Una pintoresca película, que se diría revisión surrealista sobre “Las aventuras de Robison Crusoe”, con náufrago lejos de la civilización a punto de suicidarse (Hank, interpretado por Paul Dano), pero que se replantea su decisión cuando aparece en la playa el cadáver de Manny (Daniel Radcliffe), que no deja de emitir gases, una gran pedorreta. Quizá el muerto no esté tan muerto, esta suerte de nuevo Viernes podría rescatar a su recién encontrado Robinson a través de su amistad, comportándose como un niño recién nacido que descubre el uso de los sentidos, lo que es comer, defecar o tener una excitación sexual, o enamorarse. Y a través de esos ojos inocentes, el timorato y frustrado Hank podría reencontrarse a sí mismo. El dúo compuesto por Daniel Scheinert y Daniel Kwan debutantes en el largometraje, han pergeñado esta pretenciosa y a ratos insoportable parábola, muy cuidada visual y sonoramente, y con una pareja de actores que desde hace tiempo han apostado por el cine indie y los proyectos bizarros, quedan lejanos para Radcliffe los tiempos de Harry Potter. Aunque parece que hay entusiastas del film, el espectador “convencional” huirá espantado de esta propuesta a los pocos minutos de visionado. Ocurrencias como la de que Manny sea una "herramienta multiusos", perfecta por ejemplo para hacer las veces de motora fuera borda propulsada por sus pedos, descolocan a cualquiera.

4/10
Ahora me ves 2

2016 | Now You See Me 2

Secuela de Ahora me ves..., entretenida película de acción y sorpresa que mezclaba el mundo de la magia con el thriller policiaco. En este caso, se retoma la historia de los protagonistas un año después. Tras asombrar al mundo, hacer justicia contra los corruptos y dar con un par de narices al FBI, el grupo de los llamados “Jinetes” lleva tiempo en la sombra, algo que empieza a molestarles. Pero coincidiendo con la llegada de un nuevo fichaje, la dicharachera Lula, el jefe Dylan Rhodes –aún camuflado en la policía– planeará un espectáculo para acabar con una empresa tecnológica que juega y hace dinero con la intimidad de las personas. Sin embargo, algo saldrá mal y Los Cuatro Jinetes serán secuestrados y trasladados a Macao. No funciona esta película pese al presumible atractivo de la temática y al estupendo reparto que contiene. Quizá el listón estaba muy alto, o quizá el gran problema es que ya no hay ninguna sorpresa para el espectador a la hora de impactar con los trucos y parafernalias pirotécnicas y luminosas al estilo David Copperfield, a la sazón coproductor de la película. Es más, hay claramente un abuso en este aspecto, de modo que amparados en los efectos especiales, la trampa en pantalla está servida y cualquier cosa parece posible. Pero el director Jon M. Chu no ha sabido darse cuenta de que de esta manera el interés por el destino de los personajes se esfuma completamente, pues está claro que todo es una ilusión y el conejo acabará saliendo de la chistera. Se podría subsanar tal lacra con una historia inteligente, imaginativa, pero inexplicablemente el guión de Ed Solomon olvida la seriedad y se convierte en simple excusa para acumular escenas “mágicas”. Y como ni siquiera los personajes tienen la presencia del primer film, se llena ese vacío con una palabrería confusa, un ritmo desenfrenado y unos espectáculos de malabarismos que a fuerza de insistir acaban agotando hasta el extremo, como la larguísima y tonta escena del robo del chip, un número circense totalmente ridículo. Tampoco hace un favor al film el toque de comedia –especialmente con la aparición de ese cargante gemelo que hace posible el doble papel de Woody Harrelson–, aunque es verdad que sí tiene su gracia haber contado con Daniel Radcliffe (sin duda de lo mejor de la película) para encarnar al malvado magnate que quiere aniquilar a los magos, oh paradoja. También aportan empaque, es cierto, los veteranos Michael Caine y Morgan Freeman, e incluso tiene su punto la presentación del nuevo fichaje femenino, Lizzy Caplan, que sustituye a la Isla Fisher de la primera parte. En fin, Ahora me ves 2 es un entretenimiento correcto, pero bastante vacuo, que acaba haciéndose largo por su ligereza.

4/10
Imperium

2016 | Imperium

La unidad antiterrorista del FBI detecta que por suelo estadounidense está circulando material radioactivo no controlado, que podría ser utilizado en un atentado terrorista. En la investigación de esta inquietante información trabajan principalmente bajo la hipótesis del terrorismo islámico, pero la agente Angela Zamparo cree que hay indicios de que el enemigo podría ser local, supremacistas blancos jaleados por Dallas Wolf, el popular conductor de un programa radiofónico que lanza consignas de extrema derecha. Tras ver las cualidades del tímido e inteligente analista Nate Foster en un interrogatorio, le persuade de que él es el tipo ideal para infiltrarse en un grupo neonazi y llegar hasta Wolf. Así que se hará pasar por un veterano de la guerra de Irak, harto del sistema, y que piensa que hay que pasar a la "acción" para cambiar las cosas. Debut en el largometraje del desconocido Daniel Ragussis, autor también del guión, inspirado por un antiguo agente del FBI, Michael German. La realización es correcta, pero no llega a apasionar, todo se describe con cierta distancia. A pesar de los esfuerzos de Daniel Radcliffe como infiltrado, en un papel que le va muy bien, no acaba de implicar emocionalmente, como debiera, cuando empatiza con alguno de los sujetos de ideas extremistas, como uno padre de familia. Y falta química con la supervisora encarnada por Toni Collette, bastante sosa con su personaje, al que nada aporta su eterno mascar de un chicle.

5/10
Y de repente tú

2015 | Trainwreck

Amy se resiste al compromiso. Prefiere compartir las noches con desconocidos a los que manda enseguida a su casa, para que no se queden a dormir, se burla de su hermana porque ha formado una familia. Pero cuando su jefa en la revista para la que trabaja la manda a escribir un artículo sobre Aaron Conners, un médico deportivo, acaba enamorándose de él y replanteándose su estilo de vida. Judd Apatow dirige a la peculiar cómica televisiva Amy Schumer, ultrafamosa en Estados Unidos, que debuta como escritora de largometrajes. Se incorpora así a la galería de colaboradores del realizador, tras haber asomado la cabeza en la serie producida por él Girls. El libreto juega a la subversión de roles pues la protagonista se comporta tradicionalmente como un hombre mujeriego. Encaja muy bien en la filmografía del responsable de Lío embarazoso, pues abunda el humor de trazos gruesos, pero en el fondo subyacen reflexiones sobre el miedo al compromiso del mundo actual, en el caso de una mujer fuerte e independiente, pero que también tiene sus necesidades afectivas. Tiene cierta gracia la siempre sobresaliente Tilda Swinton encarnando con mucho maquillaje y grandes dosis de exageración a la jefa del protagonista, y también el luchador John Cena, como novio cachas y descerebrado. Algunas de sus referencias al mundo del deporte y la cultura popular funcionan, especialmente los cameos de figuras del baloncesto como Lebron James o el cine, como Daniel Radcliffe, Marisa Tomei y Matthew Broderick. Desentonan sin embargo la histriónica protagonista, y su acompañante masculino, el también cómico Bill Hader. Además, Apatow siempre se alarga y los 125 minutos de metraje se antojan excesivos para este tipo de producto.

4/10
Victor Frankenstein

2015 | Victor Frankenstein

A Daniel Radcliffe le está costando más de lo que se esperaba encontrar su sitio fuera de Hogwarts. Esto explica que el ex niño mago haya elegido protagonizar esta revisión del mito de Frankenstein, pero desde el punto de vista de Igor, sicario del protagonista, en cierto modo la misma jugada de Maléfica, reinvención de La Bella Durmiente, desde la perspectiva de otro personaje, en aquella ocasión la villana. El jorobado Igor proviene posiblemente en realidad de El jovencito Frankenstein, no de la novela de Mary Shelley, donde no aparecía, ni del film de James Whale, que contaba con un jorobado, pero llamado Fritz. 1860, el deforme Igor despierta risas entre el público del circo en el que vive recluido, cuando le maltratan los payasos en cada función diaria. A pesar de su apariencia poco agraciada, se trata de un tipo con inquietudes, que aprende en libros sobre anatomía humana, y gracias a ello consigue salvar de la muerte a Lorelei, bella trapecista, que ha sufrido un accidente, lo que deja boquiabierto a uno de los espectadores, el doctor Frankenstein. Éste ayudará a escapar a Igor, y conseguirá quitarle la joroba, dándole una apariencia normal, antes de que se convierta en su asistente, de cara a sus peligrosos experimentos. Radcliffe demuestra ser un actor convincente, que aprovecha un guión que logra dar profundidad a su personaje. Quizás a James McAvoy le ha tocado lidiar con un doctor Frankenstein más convencional, en su línea trágica, aunque el británico logra resucitarlo con su potencia habitual. Ambos tienen a su alrededor a actores de primera, como Jessica Brown Findlay (Downton Abbey), que aporta una dimensión romántica al film, y Andrew Scott (impagable Moriarty de Sherlock), que compone un inspector Turpin que representa el punto de vista religioso, aunque el tema (muy presente en la novela original) del debate entre la fe y la razón, aquí acaba en un plano muy secundario. Como cabe suponer, el film no se detiene en el contenido, sino que enseguida se centra en la acción (en esta ocasión el monstruo de Frankenstein adquiere vida sabiendo kung-fu). Queda en todo caso una diversión ligera, pero más o menos amena, que se beneficia de la ambientación gótica, y del buen hacer del realizador Paul McGuigan (El caso Slevin).

5/10
Kill Your Darlings

2013 | Kill Your Darlings

Amigos de más

2013 | What If

Toronto. Wallace hace un año que dejó a su novia. Desde entonces anda sin rumbo afectivo y vital. En una fiesta de su amigo Allan, conocerá a Chantry, prima de Allan, y entre los dos se establecerá “ipso facto” una gran conexión. Pero Chantry tiene novio y tras pasar una noche divertida, Wallace decide que lo mejor es olvidarla. Sin embargo, el destino quiere que se vuelvan a encontrar por casualidad y empezarán entonces a mantener su amistad. Medianamente agradable comedia romántica, con cierto aire independiente, protagonizada por Daniel Radcliffe, quien da un paso adelante más para desembarazarse de su pasado potteriano. El guión del film, que podía haber tenido mucha más enjundia –faltan momentos brillantes, magia– se basa en una obra teatral escrita por T.J. Dawe y Michael Rinaldi y responde a la consabida idea de la dificultad de mantener una amistad entre hombre y mujer, sobre todo cuando a años luz se ve que lo hay entre ellos es una cosa muy distinta. La conexión entre los dos protagonistas está bien mostrada en pantalla, sobre todo en esos diálogos rápidos, compenetrados, humorísticos, tan del cine indie (al que es aficionada la empática actriz Zoe Kazan, a quien vimos por ejemplo en Happythankyoumoreplease o Ruby Sparks), pero el desarrollo de la historia es muy convencional y el tono del film es demasiado dulzón, juvenil. El director Michael Dowse, por tanto, acaba por entregar un producto decente pero no distinto, para nada inolvidable. Le falta enjundia, y mucha.

5/10
Horns

2013 | Horns

Alexandre Aja continúa en el campo del fantaterror. En Horns, el realizador francés adapta la novela homónima de Joe Hill, hijo de Stephen King. Ignatius Perrish se excede con el alcohol para olvidar temporalmente el impacto del asesinato de Merrin, su novia de toda la vida, y también la presión que sufre porque todo el pueblo está convencido de que es el culpable. Despierta con dolor de cabeza, que en principio achaca a la resaca, pero en realidad se lo han producido unos curiosos cuernos diabólicos que le han salido en la cabeza. Desde ese momento, todo el que está a su alrededor se desinhibe y da rienda suelta a sus deseos más profundos. En esta ocasión, el responsable de Las colinas tienen ojos no da con el tono. Tras un arranque que crea cierta tensión, el film se pasa al terreno de la comedia negra, tan disparatada como salvaje. Cuando Horns quiere recuperar la seriedad, el público ha desconectado. Finalmente cae en saco roto el esfuerzo de Daniel Radcliffe, que se toma su papel muy en serio, en su lucha por quitarse el encasillamiento como Harry Potter, y que está acompañado por actores válidos, como Juno Temple (la víctima), o el siempre excelente David Morse (el padre de esta última). La poca presencia de Heather Graham indica que el film ha debido ser remontado, a ver si se conseguía que funcionara... Pero ni por ésas. Una pena, pues el romanticismo del planteamiento podría haber dado juego.

3/10
La mujer de negro

2012 | The Woman in Black

Finalizada la saga de Harry Potter, Daniel Radcliffe acomete un reto mayor que enfrentarse a Voldemort. El actor debe demostrar que es capaz de resultar creíble en papeles diferentes. En esta ocasión protagoniza una cinta de terror basada en una novela de Susan Hill, publicada con gran éxito en 1982, y que ha tenido otras adaptaciones televisivas, radiofónicas y teatrales (en España triunfó una versión excelente con Emilio Gutiérrez Caba). Quizás Radcliffe ha escogido La mujer de negro porque le da la oportunidad de interpretar un papel más adulto que el niño mago, nada menos que un padre viudo. Encarna al joven abogado Arthur Kipps, que trata de superar el trauma que le supuso la muerte de su esposa cuando dio a luz a su hijo, que por suerte nació sano. Kipps es requerido para viajar a una mansión de un pueblo remoto, donde debe revisar los numerosos papeles dejados por un cliente fallecido. Junto a la residencia puede ver a una misteriosa mujer de negro, que según los lugareños es un espíritu estrechamente relacionado con las numerosas muertes de niños acontecidas en el lugar. La mujer de negro supone la primera gran producción del relanzado sello Hammer, cuyos nuevos propietarios esperan alcanzar la notoriedad de la productora británica especializada en cine de terror en los tiempos en los que sacó adelante grandes títulos como Drácula (1958), con Christopher Lee y Peter Cushing, los grandes de la casa. En coproducción con Alliance Films, la cinta cuenta con un presupuesto ajustado y una estrella de renombre. Supone el segundo trabajo del realizador también británico James Watkins, hasta ahora autor de la poco conocida Eden Lake, también de terror, con Michael Fassbender. Watkins se esmera en componer un cuento de fantasmas al viejo estilo, sugiriendo más de lo que muestra, y evitando los baños de sangre y vísceras que predominan en el cine de terror actual. Además, logra una ambientación realmente inquietante, al sacarle mucho juego a los decorados góticos y a los juguetes infantiles que abundan en la historia. Aunque es inevitable seguir viendo en él a su personaje más famoso, Daniel Radcliffe realiza cierto esfuerzo, y está bien acompañado por un elenco de secundarios en el que sobresalen Ciarán Hinds y Janet McTeer, como vecinos del lugar donde transcurre la acción. Curiosamente Radcliffe ha 'heredado' su papel del actor Adrian Rawlins, que fue su padre en la saga de Potter, y que protagonizó la versión televisiva de la novela. La mujer de negro gustará a los apasionados del terror sin ser redonda, pues juega en su contra que incluye algún susto efectista y resulta excesivamente previsible.

5/10
Harry Potter y las reliquias de la muerte (2ª parte)

2011 | Harry Potter and the Deathly Hallows: Part II

Colofón de las aventuras de Harry Potter y sus amigos, basada en la serie de siete libros escrita por la británica J.K. Rowling. Todo tiene su final, y tras diez años en que las pantallas de cine han ido acogiendo las películas del joven mago con regularidad, llega el desenlace de la que ha sido probablemente las saga cinematográfica más importante de la historia. Después de Harry Potter y las reliquias de la muerte (1ª parte) –película que conviene tener fresca antes de disfrutar de esta segunda parte– Harry, Hermione y Ron prosiguen con su empeño de encontrar los horrocruxes que les faltan, para destruirles y poder acabar así con la vida de Voldemort. Entretanto, en Hogwarts se ha instalado el reino del terror con el ascenso de su nuevo director Severus Snape, asesino de Albus Dumbledore. Y por supuesto, Voldemort busca denodadamente el enfrentamiento personal con su archienemigo Harry Potter, pues sabe que si le destruye ya nadie podrá hacerle sombra y se convertirá en dueño y señor del mundo. Ante todo hay que tener en cuenta que esta película corresponde esencialmente a una conclusión, y se nota (no sólo porque tenga la menor duración de las ocho precedentes). El guión ha de leerse en sintonía con el film anterior, pues aquí la trama se desarrolla de modo absolutamente unívoco, desembocando en el único hilo argumental posible: el de la lucha final. Esto trae como consecuencia que hay muchas menos “distracciones” que en anteriores entregas, nada de hechizos nuevos, de introducción de personajes sorprendentes (aunque alguno leve hay), de grandes diálogos, de momentos de humor o relax... No, aquí sólo parece importar el material previo y eso hace pensar si, lamentablemente, no fue un craso error desdoblar en dos películas la última novela. Lo que más llama la atención de esta última parte es su oscuridad. Argumentalmente es comprensible, pues las fuerzas del mal se abaten cada vez más sobre el mundo, y parece que sólo un milagro podrá ya detenerlas, pero donde la falta de luz es más agobiante es sencillamente en el tratamiento fotográfico del portugués Eduardo Serra. Todo el metraje se desarrolla en una penumbra excesiva, de modo que a veces resulta hasta cansino mirar la pantalla, donde las imágenes siempre están en perpetua oscuridad. Por supuesto, y como era de esperar hay unos maravillosos efectos especiales, y es de justicia afirmar que la larga secuencia del ataque a Hogwarts es un espectáculo impresionantemente desde el punto de vista técnico. Por lo demás, en esta película no hay grandes alardes de los personajes, incluso Hermione y Ron tienen pocos momentos de gloria, más allá de las muestras de amor que se profesan. Aunque hay excepciones, y alguna conmovedora: muy logradas están las escenas protagonizadas por una imprevista y aguerrida profesora McGonagall (Maggie Smith), por el archiconocido y tenebroso profesor Snape (Alan Rickman) y por las heroicas apariciones del alumno Neville Longbottom (Matthew Lewis). Y hay, claro, una presencia eminente de Voldemort (Ralph Fiennes) y de Harry Potter, quien descubrirá su pasado de una vez por todas... A partir de ahora lo que falta es ver cómo se desenvolverán en el futuro los jóvenes actores Daniel Radcliffe, Emma Watson y Rupert Grint, que tendrán que emprender caminos separados. Pero eso ya es otra historia. La película, en fin, pone la guinda de despedida a una saga de ocho películas que han ofrecido una imaginería espléndida de personajes y mundos fantásticos, una creación de amplísima magnitud que, a través del mundo de la magia como excepcional metáfora, ha contado en definitiva lo más clásico entre lo clásico: la sempiterna lucha entre el bien y el mal, entre las virtudes y los pecados que pueblan el corazón y los actos humanos.

6/10
Harry Potter y las reliquias de la muerte (1ª parte)

2010 | Harry Potter and the Deathly Hallows: Part I

Tras la muerte de Dumbledore, y la caída de la ‘careta’ de Severus Snapes, las cosas están más oscuras que nunca, tanto en el mundo de los magos como en el de los muggles. La vida de Harry Potter corre serio peligro, y sus amigos están dispuestos a arriesgar las suyas para ponerle a salvo, pues saben que él es la única opción para derrotar a Valdemort. Con la ayuda de Hermione y Ron tratará de dar con los horrocruxes, pedazos del pasado de tan poderoso enemigo, cuya destrucción resulta vital. Serán herramientas poderosas en tan desigual combate las que Dumbledore ha legado a los tres amigos en su testamento. Séptima entrega de la saga Harry Potter en cine, y primera parte de la última novela de J.K. Rowling “Harry Potter y las reliquias de la muerte”, pues se ha tomado la decisión de extraer de ella dos películas. A estas alturas resulta evidente que la adaptación al cine tiene a una legión de incondicionales que irán a verla, los fans de los libros, pues con unos actores ya conocidos y una trama de la que es celosa guardián la propia Rowling, muy mal deberían pintar las cosas para que se produjera una deserción de estos espectadores. Y es claro que básicamente el film cumple, hay una cuidada producción y elementos para entretener y atrapar el interés, gracias a un libreto del guionista habitual Steve Kloves. En el haber del film está una atmósfera que sigue creciendo en oscuridad, con la escuela Hogwarts dejada en el baúl de los recuerdos y los protagonistas puestos seriamente a prueba. De modo especial Ron, con su complejo de inferioridad y sus celos –le gusta Hermione, pero cree que ella le desprecia a favor de Harry–, que le invitan a dejar a sus amigos en la estacada. Y hay pasajes logrados, como a añagaza de un conjuro que nos muestra a múltiples Harry Potter, para proteger al auténtico. Sin embargo, continúan los síntomas de agotamiento en la saga, que ya se detectaban en Harry Potter y el misterio del príncipe. El director David Yates da la impresión de ser un director ‘a las órdenes de lo que digan los jefes’, y no resulta muy imaginativo en el uso de la parafernalia de efectos digitales –véase la enésima persecución fílmica en autopista en sentido contrario, sin nada vibrante que aportar–, además de empantanarse en los pasajes en que los personajes se encuentran como perdidos, como si él mismo se hubiera contagiado de dicha desorientación. De modo que aburre. Tampoco ayudan los personajes fugaces, con los que resulta difícil empatizar, de modo que ciertas muertes no producen el deseado efecto dramático; concretamente una casi se nos comunica de pasada, de modo que a la mayoría del público le importará sencillamente un bledo. Curiosamente, si Ron adolece de complejo de inferioridad, los impulsores de este film parecen estar aquejados del complejo de película no-adulta. Así parece explicarse la introducción de una imagen amorosa, fantasía y tentación provocada por los celos de Ron, suavizada y transfigurada eso sí, para evitar protestas de los que no la vean demasiado adecuada para la saga.

5/10
Harry Potter y el misterio del príncipe

2009 | Harry Potter and the Half-Blood Prince

Sexta entrega de las aventuras del famoso mago, y segunda dirigida por David Yates, responsable de Harry Potter y la Orden del Fénix, que además fue el artífice de la excelente serie televisiva La sombra del poder (2003). Curiosamente ha recuperado al guionista Steve Kloves, que se encargó de la adaptación de las cuatro primeras, es decir de todas menos de la anterior. Su tarea no era nada fácil, ya que estamos ante una novela extensa y compleja. Esta vez Harry Potter ayuda a Dumbledore, el director de Hogwarts a reclutar al profesor de pociones Horace Slughorn, que aunque está retirado, al ver al chico acepta, por su fama y su enorme potencial para la magia. Dumbledore pretende también que Harry le sonsaque a Slughorn sobre su participación en un oscuro hecho del pasado. El profesor Slughorn entrega a Harry Potter un viejo libro de magia que una vez perteneció a alguien llamado el Príncipe Mestizo, y que será muy útil para el joven mago. Mientras tanto, Draco Malfoy ha recibido instrucciones para llevar a cabo una misteriosa y malvada misión, bajo la protección del profesor Severus Snape. Harry Potter y el misterio del príncipe cuenta con todos los ingredientes mágicos que hicieron funcionar a las anteriores entregas: un gran presupuesto que permite reconstruir con todo lujo de detalles el universo de J.K. Rowling, un director bastante competente, convincentes efectos especiales y un nutrido plantel de actores de primera. Esta vez, se incorpora Jim Broadbent, que logra una sentida interpretación del atormentado Horace Slughorn. Destaca también el trabajo de los chicos protagonistas, que conocen al dedillo a sus personajes. Se luce especialmente Rupert Grint, pues esta vez Ron Weasley tiene mucho papel. Todo esto bastará para contentar a un amplio sector del público, pues es cierto que estamos ante una producción de cierta calidad. Sin embargo, Harry Potter y el misterio del príncipe está muy lejos del nivel de otros títulos de la saga, especialmente de Harry Potter y el prisionero de Azkaban, dirigida por Alfonso Cuarón, quizás la cinta más brillante hasta la fecha. Además, no se puede hablar de una buena adaptación literaria. David Yates no logra plasmar ni de lejos la tensión de la trágica novela, sobre todo por culpa de que el cineasta recurre en exceso al humor. Era difícil condensar la esencia de la obra original en las dos horas y media que suele durar cada film, lo que se agrava porque en las anteriores entregas ya se suprimieron detalles que luego cobraban gran importancia conforme se iban sucediendo las novelas. Se comete un grave error al hacer hincapié sobre todo en las relaciones adolescentes con el sexo opuesto. Ron se echa novia, para desesperación de Hermione, que se siente celosa al tiempo que intenta ocultar sus sentimientos. Mientras tanto, Harry se siente atraído por Ginny Weasley, la hermana de Ron. Todo esto proporciona en un primer momento varios gags divertidos, pero acaba agotando, y afectando gravemente al dramatismo de la cinta, que se convierte por momentos en una especie de culebrón juvenil estilo Sensación de vivir.

6/10
Los chicos de diciembre

2007 | December Boys

Drama en torno a un grupo de amigos huérfanos. Son Maps, Spit, Spark y Misty, y se denominan “los chicos de diciembre” porque comparten el mismo mes de nacimiento. Viven en un orfanato católico y debido a las dificultades para encontrar una familia han creado sus propios lazos de hermandad. Un días las monjas que regentan el lugar llegan con una estupenda noticia. Podrán gozar de unas minivacaciones en casa de un matrimonio mayor, junto al mar. Allí disfrutan remojándose y corriendo por la playa. Para el mayor, Maps, es la ocasión del despertar sexual. Pero no es la única experiencia, pues también se enfrentan a la enfermedad mortal de un ser querido, y a la posibilidad de la adopción. Justamente cuando surge la noticia de que uno de ellos podría integrarse en una familia empiezan los problemas, pues surge la rivalidad.Protagoniza el “mago” Daniel Radcliffe, y su interpretación hace que nos planteeemos qué tal crecerá el chico en la pantalla, pues lo cierto es que aquí se le ve algo envarado. La película, que se basa en una novela de Michael Noonan, quiere seguir la estela iniciática de títulos como Cuenta conmigo, aunque está a años luz de este referente. Hay un esfuerzo por dar a la narración un tono amable, pese al choque traumático de los chicos con el mundo real. El dibujo del catolicismo es algo simplón, con unas extrañas escenas oníricas de apariciones de la Virgen y de unas monjas celestiales, o en las escenas de confesión, aunque la intención sea seguramente ofrecer una mirada positiva.

4/10
Harry Potter y la Orden del Fénix

2007 | Harry Potter and the Order of the Phoenix

Han pasado cinco años desde que Harry Potter ingresó en el colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, al que se accede desde el andén 9 y 3/4. Ya no es un niño, ni tampoco sus fieles amigos Hermione y Ron, y las aventuras y peligros con los que se tienen que enfrentar están más acorde con su mayor madurez. Después de la terrible aventura del pasado año, en la que Harry tuvo que enfrentarse al malvado Voldemort, la sorpresa del chico de la cicatriz es que a su vuelta nadie cree que “el que no debe ser nombrado” haya regresado al mundo de los magos para establecer su tiranía de terror. Por otra parte, el Ministro de Magia, temeroso de que el director de Hogwarts, Albus Dumbledore, le birle el puesto, nombra a una nueva profesora de Defensa contra las Artes Oscuras, Dolores Umbridge, que apenas enseña a defenderse a los alumnos. Al sentirse desvalido ante la inminente lucha, Harry comprende que tendrá que prepararse por su cuenta y decide fundar el llamado “Ejército de Dumbledore”. Tras la cuatro primeras entregas, un nuevo director –el inglés David Yates– toma el mando en la adaptación a la pantalla de esta quinta novela de J.K. Rowling. Además se despide el guionista Steve Kloves y debuta en la serie Michael Goldenberg, responsable de los libretos de Contact o Peter Pan. Yates ha seguido la estela de sus predecesores Mike Newell y Alfonso Cuarón, al imprimir un gran ritmo al film y dotarlo de una atmósfera muy oscura y tenebrosa. Destaca en este aspecto el espléndido y sobrecogedor comienzo en el parque despoblado y el posterior ataque de los dementores. Quizá pueden achacarse al guión algunos descuidos al dejar o sugerir cabos sueltos, y también que en torno al desenlace reine un poco la confusión respecto a la profecía y al papel que juegan algunos personajes. Por lo demás, es interesante comprobar las evoluciones en la vida de Harry: a la vez que nota que los años no pasan en balde y que se siente cada vez más atraído por la bella jovencita Cho Chang, descubrirá que en el amor no es oro todo lo que reluce. Y también se llevará una enorme sorpresa al descubrir ciertos aspectos desconocidos de la vida de su padre, en una original escena que arroja luz a la hora de comprender los modales del profesor Snape. Por otro lado, aunque Hermione y Ron tienen menos protagonismo en la aventura, su profunda amistad se revelará esencial para el mago de cicatriz. Y hay que elogiar a la actriz Imelda Staunton, que ofrece una fantástica, divertida y repelente composición de la profesora Umbridge.

6/10
Harry Potter y el cáliz de fuego

2005 | Harry Potter And The Goblet Of Fire

Harry Potter asiste con sus amigos al Campeonato Mundial de Quidditch, donde aparecen los mortífagos, crueles seguidores de Lord Voldemort, que proyectan en el cielo la marca de su señor. Poco después, los chicos vuelven a Hogwarts, donde empieza el curso académico. Y el profesor Dumbledore anuncia una novedad: este año Hogwarts es el escenario elegido para el Torneo de los Tres Magos, una competición tradicional entre hechiceros. Con ayuda de un oficial del ministerio de Magia, Dumbledore pone en marcha un curioso objeto, el cáliz de fuego, que elige tres estudiantes (uno de Hogwarts y los restantes de otras escuelas de magia) para participar en una sucesión de pruebas. Curiosamente, escoge a Harry Potter, a pesar de que tiene sólo catorce años y se supone que los participantes deben tener diecisiete. Las pruebas consisten en eludir a un dragón que escupe fuego, sumergirse en un lago para rescatar a un ser querido y entrar en un misterioso laberinto. Pero Harry se enfrenta a una prueba que para él será aún más difícil: pedir a Cho Chang, una encantadora estudiante que le hace ‘tilín’, que sea su pareja en el baile de Navidad. La cuarta entrega del mago más famoso del mundo, con permiso de Tamariz, suponía un reto sin precedentes. Por un lado, el listón estaba muy alto, y aunque Mike Newell, director de Cuatro bodas y un  funeral, ha demostrado ser un correcto artesano, parecía menos indicado para este proyecto que sus predecesores, el director de Solo en casa y el de La princesita. La novela de J.K. Rowling no sólo está considerada de los mejores, sino que es una de los más cruciales. Y su argumento es tan complejo, que se suponía una enorme dificultad condensarlo en un film de unas dos horas y media. De hecho, Newell barajó dividir la historia en dos películas distintas, aunque esta idea se desechó, porque chocaba con la intención inicial de los productores de rodar una película por libro. Tan oscura como la entrega anterior, trata sobre el fin de la inocencia de los personajes, su iniciación amorosa y las inseguridades propias de esta etapa. También gira en torno a la superación personal y el mantenimiento de la amistad por encima de las adversidades. El desarrollo de la trama sorprenderá a quienes no hayan leído el libro, pero el punto fuerte son las espectaculares recreaciones de escenarios y criaturas, y sobre todo, las vistosas secuencias de acción, como el impagable partido de quidditch.

6/10
Harry Potter y el prisionero de Azkaban

2004 | Harry Potter and the Prisioner of Azkaban

Harry Potter crece. La saga del niño mago también. Estrena nuevo director, el mexicano Alfonso Cuarón (Chris Columbus quedó agotado con las dos primeras entregas), aunque manteniendo al guionista Steve Kloves, y contando con el necesario "placet" de J.K. Rowling, la madre de la criatura. Tercer curso en Hogwarts. La incorporación de Harry, Hermione y compañía trae consigo una novedad. Ha escapado de prisión Sirius Black, un poderoso mago relacionado con la muerte de los padres de Harry. Las medidas de seguridad en la escuela se han extremado, sobre todo con los dementores, siniestras criaturas policiales, capaces de introducirse en la cabeza del que tienen delante, y cuyos interrogatorios mentales Harry no soporta nada bien. Como puede verse, la imaginación de Rowling depara nuevas sorpresas, y sólo presentamos la punta del iceberg. Cuarón asume el mundo de Potter, utilizando lo mejor de su capacidad de cuentacuentos (recuérdese que dirigió La princesita), y evitando el error de pasarse de listo (su fallida adaptación contemporánea de Grandes esperanzas de Dickens); apunta lo justo la entrada en la adolescencia de Harry (la rabieta con sus tíos, que le lleva a hacer magia en el mundo de los "mugles", algo archiprohibido), y da un toque un pelín más oscuro a la saga. Los personajes más mimados son Harry y Hermione entre los niños, y el profesor Lupin (estupendo David Thewlis) entre los adultos. Donde el mexicano se gana un diez es en el capítulo visual. El autobús que recoge a Harry, el sortilegio de conjurar los miedos con un pensamiento ridículo, la clase sobre el hipogrifo, el viaje en el tiempo o los terroríficos dementores, resultan deslumbrantes. También hay asombrosas transformaciones (atención al hombre lobo, o las sorpresas que depara Scabbers, la rata de Ron), y hechizos que dan pie al humor, como aquel con que Harry castiga a la tía Marge, conviertiéndola en una auténtica mujer-globo. Concretamente Cuarón se esforzó en la creación de los dementores, según explica el productor, David Heyman: “Alfonso quería que los dementores tuviesen una cualidad completamente distinta de las restantes criaturas míticas de la historia. Comenzó el proceso de diseño experimentando con movimiento a cámara lenta. Y luego reprodujo el movimiento a cámara lenta al revés, como si los dementores fueran por delante de un personaje al entrar en una habitación, en lugar de seguirlo.” Y sí, dan miedo estas criaturas, que recuerdan un poco a los Jinetes Negros de El Señor de los Anillos.

6/10
Harry Potter y la cámara secreta

2002 | Harry Potter and the Chamber of Secrets

Ya está aquí por fin la segunda aventura del mago más famoso de todos los tiempos. Tras el primer año en Hogwarts, Harry vuelve a estar aburridísimo en casa de los Dursley, sus horribles tíos, y echa de menos a sus inseparables Ron y Hermione, los mejores amigos que ha tenido nunca. Un buen día recibe la inesperada visita de un elfo doméstico –nada que ver, por cierto, con los elegantes aliados de Frodo Bolsón–, el cual le comunica que un gran peligro le espera si regresa a su querida Escuela de Magia y Hechicería. Claro está que al intrépido Harry le basta ese aviso para que sus ganas de aventura se incrementen hasta el infinito y allá ira, después de un pequeño encontronazo con el andén 9 y 3/4, surcando los aires en el coche volador de Ron para aterrizar en el mismísimo jardín de Hogwarts. Es justo el momento de tomar aliento y respirar a fondo, porque desde ese instante las adversidades se multiplicarán: desde un sauce que está a punto de tragárselos hasta un ejército de peludas arañas dispuestas a prepararse un jugoso banquete. Pero el mayor peligro acecha tras unos extraños mensajes que aparecen en la escuela y que hablan de la apertura de la famosa Cámara de los Secretos, un lugar recóndito donde se dice que habitaba un monstruo. Una serie de calamidades –la pobre Hermione se quedará tiesa– avisan de que la malvada criatura ha despertado para llevar a cabo su deseo: acabar con todos los muggles, es decir, los magos de sangre sucia. Pero, tranquilos, Harry Potter esta más que dispuesto a dar la vida por salvar a sus amigos. Si en algo se diferencia de su predecesora es que en esta segunda parte de Harry Potter no hay respiro. El director Chris Columbus dispara la acción con ritmo frenético y adopta un tono general más tenebroso: “La cámara secreta es más sombría y más divertida. La primera película trataba sobre Harry dándose cuenta de que era realmente un mago. En contraste con los pintorescos y excesivos personajes que le rodeaban, Harry era algo pasivo y no se lucía hasta el tercer acto de la película. En esta segunda parte, Harry irradia mucha más confianza y fortaleza ya desde el comienzo”. La contrapartida cómica la toma de los gestos y palabras de Ron y de un actor felizmente recuperado: Kenneth Branagh. Y, cómo no, podremos disfrutar con un partido de quidditch con efectos especiales de los que hacen época.

6/10
Harry Potter y la piedra filosofal

2001 | Harry Potter And The Philosopher's Stone

¿Qué pasa cuando vives con una familia adoptiva, los Dursley, que no te quieren demasiado? Pues puede pasar que empieces a saber quién eres realmente cuando un buen día recibes una carta de Hogwarts, una escuela de magos, que dice haberte admitido en su primer curso. Siempre que haya una lechuza persistente en entregar sus mensajes, y un gigante, el simpático Hagrid, dispuesto a echarte una mano. Una vez que Harry se hace con sus enseres de mago, acude al andén nueve y tres cuartos, y de allí parte rumbo a un mundo nuevo, donde los “profes” son magos, y donde se pueden hacer amigos estupendos como Ron y Hermione, y hasta crearte alguna que otra rivalidad con la casa de Slytherin. El film abunda en situaciones humorísticas (magnífico el sombrero seleccionador), pero también en otras dramáticas (como Harry ante el espejo que devuelve el reflejo de sus padres muertos, cuando Dumbledore le dice que “no conviene atarse a los recuerdos demasiado” sabiendo que las nostalgias paralizantes pueden ser un peligro), o de suspense sin límites (la partida de ajedrez). El secreto del éxito del film viene dado por la fidelidad que Chris Columbus (Solo en casa, Señora Doubtfire) y su guionista Steve Kloves (Jóvenes prodigiosos) guardan al libro original de J.K. Rowling, con la clásica historia de un internado, donde los chicos van mostrando sus virtudes y defectos, siempre con deseos de ir mejorando. La escritora reconoce que le encantaban las 'Crónicas de Narnia' de C.S. Lewis, aunque ella trata de ser más subliminal en los contenidos de sus historias. En cuanto al parecido con la serie 'Los cinco de Enid Blyton', dice que la diferencia principal es que ella pretende que sus personajes crezcan. A los que critican su visión optimista de la vida, lo que se refleja en sus filmes, Columbus les replica: “Puedo entender que es válido mostrar a la gente las cosas feas de este mundo, pero también pienso que hay un lugar para películas que dejen a la gente un sentido de esperanza. Si tu película no consigue eso, creo que no vale la pena hacerla.” Este hombre familiar, casado y con cuatro hijos, ha vuelto a las raíces más puras de su cine para toda la familia. Y hasta se ha trasladado a vivir a Inglaterra, y puede que acabe dirigiendo las siete películas que pueden dar los libros de Rowling. Dice haberse inspirado, a la hora de dar con el aire adecuado, en sus tempranos trabajos en Gremlins y El secreto de la pirámide.

7/10
El sastre de Panamá

2001 | The Tailor of Panama

Adaptación de la novela de John Le Carré, en cuyo guión él mismo ha participado. Narra la llegada al Panamá de la era “postrecuperación-del-canal” de Andy, espía que trabaja en su propio provecho y sólo, como posible efecto secundario no deseado, en el de su país, el Reino Unido. En el país centroamericano contacta con un sastre que puede ser una buena fuente de información. Y empieza a exprimirle sin que le importe demasiado si lo que le cuenta es verdad o no. Vuelta de tuerca a la idea imaginada por Graham Greene en Nuestro hombre en La Habana de espía que inventa una información increíble. Sólo que el film entregado por Le Carré y John Boorman tiene menos sentido del humor y una visión bastante más cínica del ser humano. Así, el personaje de Pierce Brosnan, Andy, cae antipático: su obsesión por el dinero y el placer (sexo que remacha lo animal que es Andy) no ayudan a hacerlo amable. Más cercano resulta el personaje del sastre, encarnado por Geoffrey Rush: las dudas acerca de la mentira sobre la que ha edificado su vida familiar tienen su interés.

5/10
David Copperfield (1999)

1999 | David Copperfield

Antes de dar vida al aprendiz de mago Harry Potter, Daniel Radcliffe encarnó a otro niño sin padres, el célebre David Copperfield en esta adaptación para televisión de la magnífica novela del autor inglés Charles Dickens. Cuenta la historia de David Copperfield, en el Londres victoriano. Su infancia está marcada por la muerte de su padre y los malos tratos de su padrastro, cuando su madre contrae nuevo matrimonio. El chaval sufre todo tipo de calamidades: debe dejar la escuela y ponerse a trabajar. Hasta que encuentra el cariño de los Micawber, que le atienden como si fuera uno más de la familia. Puede sonar a culebrón, pero nada más lejos de la realidad. Dickens con su característica ironía y sentido del humor logra un magnífico retrato de tipos humanos y una descripción muy cercana a la realidad de cómo era la Inglaterra de la revolución industrial.

6/10

Últimos tráilers y vídeos