IMG-LOGO

Biografía

Ryan Reynolds

Ryan Reynolds

43 años

Ryan Reynolds

Nació el 23 de Octubre de 1976 en Vancouver, British Columbia, Canadá

El tiempo pasa para todos

14 Abril 2008

Con una carrera iniciada en la adolescencia, Ryan Reynolds ha comprobado cómo el tiempo pasa para él también. De ser un joven alocado y cafre en numerosas comedias, ha pasado a ser  un padre de familia en su última película.

Ryan Reynolds nació el 23 de octubre de 1976 en Vancouver (Canadá). En su país natal comenzó su carrera gracias a la serie de televisión Hillside (1990). Después de su primer contacto con la pequeña pantalla, Reynolds estuvo unos años alejado del mundillo hasta que en 1993 fue elegido para protagonizar el drama canadiense Ordinary Magic. Su país de origen le dio sus primera oportunidades, aunque no todas las que buscaba. Así que optó por irse con un amigo a Hollywood.

Con muy pocos recursos económicos, Reynolds comenzó a buscarse las habichuelas en la meca del cine. Su primera película norteamericana fue la comedia Life During Partime, (1997), donde fue secundario. Uno año después, fue elegido para ser uno de los protagonistas de Tres para todo, una serie de televisión cómica sobre tres veinteañeros que comparten piso. Y es que el chico se ha prodigado mucho en el género cómico, especialmente el destinado a los adolescentes, como demuestran títulos como Aventuras en la Casa Blanca (1999), Van Wilder. Animal Party (2002), Persiguiendo un sueño (2002) o Dos colgaos muy fumaos (2004). En todas estas cintas Reynolds mostró su lado más gamberro y divertido, cosa que cambió radicalmente con su personaje de Hannibal King en Blade: Trinity (2004), tercera entrega de la saga cinematográfica adaptada del cómic. Ryan se convirtió en un vampiro detective en este título protagonizado por Wesley Snipes.

Sin haber perdido de vista el lado cómico de su carrera, Ryan probó otros géneros como el terror en La morada del miedo (2005), o la acción más desatada en Ases calientes (2006). Su versión de jovencito graciosote se siguió viendo en títulos como ¡Marchando! (2005) y Sólo amigos (2005). El punto de inflexión en este tipo de personajes lo ha dado Will Hayes en Definitivamente, quizás. Esta película, que está a punto de estrenarse en España, cuenta la historia de Will, un hombre divorciado que tiene una niña de 10 años, interpretada por la genial Abigail Breslin. En esta comedia romántica, Reynolds ya no es el jovenzano cafre, sino el padre que tiene que responder ante su querida hija.

Ryan también espera el estreno del drama Fireflies in the Garden, cinta sobre una familia que se ve sacudida por la tragedia y donde ha sido compañero de reparto de Julia Roberts y Willem Dafoe. Actualmente está inmerso en dos proyectos; Por un lado será el villano Deadpool en X-Men Origins: Wolverine, la película que se prepara sobre Lobezno y, por otro, un galán en apuros en la comedia romántica The Proposal, junto a Sandra Bullock.

Filmografía
Free Guy

2020 | Free Guy

La historia de un solitario cajero de banco que descubre que en realidad es un personaje secundario en el mundo abierto del videojuego Free City.

El otro guardaespaldas 2

2020 | The Hitman's Wife's Bodyguard

Michael Bryce (Ryan Reynolds) intenta llevar una vida pacífica, pero no puede evitar unirse a Darius (Samuel L. Jackson) y su esposa Sonia (Salma Hayek) en una misión a lo largo de la costa de Amalfi.

Fast & Furious: Hobbs & Shaw

2019 | Fast & Furious: Hobbs & Shaw

Spin-off de la saga Fast & Furious o A todo gas, como fue conocida en España en sus inicios, que se centra en dos de los personajes, mencionados en el título, Hobbs y Shaw –encarnados por los especialistas en acción Dwayne Johnson y Jason Statham, con vocación de iniciar una subfranquicia. El argumento es más simple que el mecanismo de un botijo, pura excusa para orquestar impresionantes escenas de acción, adobadas con conflictos fraternales y familiares. Hobbs y Shaw son requeridos por los servicios secretos de sus países, tras el robo de un virus letal que estaba en manos del MI6, todo apunta a que ha sido una de las agentes, Hattie, la autora de la sustracción de un arma biológica peligrosa, que podría acabar con todo el planeta. Pero en realidad, la valerosa mujer de acción se ha inyectado en el cuerpo las cápsulas del virus para que no cayera en manos de Brixton, sicario de una organización que piensa que el futuro del planeta pasa por un paso evolutivo consistente en cargarse a casi todo bicho viviente con el virus, y confiar en la tecnología. De hecho Brixton, antiguo colega de Shaw, es medio cyborg, casi un terminator, equipado con sensores que le permiten evaluar a sus oponentes y dar letal respuesta adecuada a los mismos. David Leitch, bregado en el cine como especialista de escenas de acción, y director de segunda unidad en películas del género, pasó a director con Atómica y Deadpool 2. Su fuerte no estriba en pillar las sutilezas de un guion que carece de ellas –aquí firman el libreto Chris Morgan, habitual de la saga, y el recién llegado Drew Pearce–, sino en las escenas de acción y peleas, de las que hay un buen surtido, en su mayoría automovilísticas, faltaría más, destacan la de Londres y la de isla de Somoa. Son sin duda, vistosas, pero la película se alarga innecesariamente, dos horas y media resultan excesivas, y aún se atreven a incluir escenas post-crédito de dudoso interés. No faltan detalles humorísticos, un tono amable en general, y subtramas elementales sobre la rivalidad entre Hobbs y Shaw, obligados a formar equipo en contra de su voluntad, y la idea de recuperar las relaciones fraternales perdidas, ambos protagonistas tienen que hacer las paces con su pasado y redescubrir los lazos familiares y el cariño que importa. Al reparto se suman en esta ocasión dos actores con pedrigí, Idris Elba, el villano que es descrito en cierto momento como “un supermán negro”, y Vanessa Kirby, la princesa Margarita de The Crown. Lo de Helen Mirren, que repite como mamá de Shaw, es puro cameo, pero seguro que conlleva un sustancioso cheque.

5/10
6 en la sombra

2019 | 6 Underground

Un millonario que ha fingido su propia muerte ha reclutado a cinco individuos para formar un equipo que persigue a peligrosos criminales y tipos sin escrúpulos. No se conocen entre sí por sus nombres, sino por números, comenzando con su líder, que se hace llamar Uno. Tras perder a uno de los miembros del equipo, durante una misión contra un narcotraficante en Italia, Uno llevará a sus hombres a Turdistán, un país árabe, para secuestrar a un temible individuo que ha dado un golpe de estado. Tras más de una década dedicado casi al completo a la saga iniciada con Transformers, de Paramount, Michael Bay ha logrado que Netflix le ceda la friolera de 150 millones de dólares y le haya dado luz verde para rodar lo que quisiera. Como consecuencia ha dado rienda suelta a su estilo propio, lo que quiere decir que parte de un guión aún más inexistente que en sus últimas entregas de la saga de los robots convertibles, pues únicamente parece interesado en componer vistosas secuencias de acción, más violentas que las de sus trabajos precedentes, compuestas con un montaje frenético. En el arranque sorprende, por la vistosa persecución inacabable por las calles de Florencia, pero finalmente acaba agotando, por la falta absoluta de personajes de entidad, o de secuencias con un mínimo de tensión dramática. De esta forma desaprovecha a actores de probada solvencia, como Ryan Reynolds y Mélanie Laurent, pues les han tocado personajes estereotipados.

5/10
Deadpool 2

2018 | Deadpool 2

Secuela de las andanzas del personaje más gamberro y políticamente incorrecto de la factoría Marvel, el superhéroe que se mofa cínicamente del modo en que encaran su profesión todos sus colegas dotados de poderes especiales y enfundados en mallas, él combate a los villanos de turno a su peculiar manera, y poniéndose en primerísimo lugar a sí mismo. De todos modos el enamorado Wade Wilson/Deadpool podría sentar cabeza, y formar una familia con su novia Vanessa. Sin embargo la desgracia llama a su puerta y Deadpool queda sumido en una profunda depresión, sólo piensa en morirse, pero tal deseo se le niega. Quizá lo que necesita es pensar un poco en los demás: así que Coloso le propone sumarse a los X-Men, y cuando tras diversas peripecias acaba en prisión, se le presenta la oportunidad de tutelar a un mutante adolescente, Puño de Fuego, gordito, resentido y lleno de ira. Como en el film original Deadpool, de nuevo resulta fundamental el guión cargado de bromas de Rhett Reese y Paul Wernick, al que se suma el propio actor protagonista, Ryan Reynolds. Conscientes de que el humor transgresor e iconoclasta, irónico con respecto a las convenciones de las películas de superhéroes y a sus intenciones primordialmente comerciales, ha sido celebrado por parte del público, exhausto ante la saturación del subgénero, se refuerzan las bromas y alusiones, con el protagonista dirigiéndose directamente al espectador. La paradoja consciente es que se utilizan para la trama esas mismas convenciones objeto de chanza, incluso permitiéndose dar la vuelta al argumento sin rubor, todo vale en el juego metacinematográfico, cabe proponer, y que cuele, cualquier “deus ex machina”. Sea como fuere, hay un buen puñado de gags tronchantes. No faltan de nuevo las frases zafias por su doble sentido, aunque en esta ocasión hay más contención, lo que se agradece. Sorprende la habilidad para fustigar la pederastia, haciendo al espectador cómplice de disfrutar del brutal castigo a los culpables de tan execrable crimen, y hasta se hace broma con la ideología de género –X-Force sería mucho más aceptable que el machista término X-Men–, y en la batidora de jugar a varias bandas no faltan una pareja lésbica de jóvenes mutantes, o las risas acerca de una suerte de atracción entre Deadpool y Coloso. Dirige la función David Leitch, conocido sobre todo como especialista y director de segunda unidad en películas de acción, y que hasta la fecha sólo había recibido crédito como director por la olvidable Atómica. Aquí se pliega a lo que demanda el film, humor servido con un ritmo razonable y una adecuada coreografía de las escenas de acción, con violentos desmembramientos, que evitan ser realistas.

6/10
Life (Vida)

2017 | Life

Un pequeño paso para los astronautas de la Estación Espacial Internacional, un gran paso para la humanidad. El equipo que opera ahí –tres estadounidenses, una rusa, un japonés, un afrobritánico tetrapléjico–, ha extraído de Marte un microorganismo unicelular en estado aletargado y al que despiertan, la primera evidencia de que existe vida más allá de la Tierra. Pero tan fenomenal descubrimiento, bautizado como Calvin por una encantadora niña desde Nueva York, va a verse empañado cuando el "pequeño" crece y se convierte en una amenaza letal para los habitantes de la estación espacial. Los guionistas de la celebrada –por algunos, no me cuento entre ellos– Deadpool, Rhett Reese y Paul Wernick, entregan una trama que se esfuerza en combinar rigor científico, dar carta de normalidad a lo que se cuenta mostrando a un equipo de científicos que trabaja en la conocida Estación Espacial Internacional, con su fabuloso hallazgo, y sumando de pronto a ello la acción desasosegante de un terrible enemigo que parece imbatible, y que los va eliminando uno a uno, al más puro estilo Alien, el octavo pasajero, una referencia inevitable, ante la cual Life (Vida) sale perdiendo. La película comparte con el film citado la atmósfera agobiante y terrorífica. Por otro lado, al malvado alienígena se le ha otorgado un diseño original, y toda la dirección artística está muy cuidada. Aunque Daniel Espinosa (El invitado) rueda bien, lo que se ve suena a ya visto, a lo que se suma la pega de que pese a contar con un buen reparto, los personajes apenas están desarrollados, incluido el simplón de Jake Gyllenhaal, que dice no desear vivir en un planeta de 8.000 millones de habitantes, que prefiere estar en el espacio. Los responsables del film parecen conscientes de que no aportan demasiadas novedades al género de la ciencia ficción, quizá eso explique el giro final, audaz relativamente.

5/10
El otro guardaespaldas

2017 | The Hitman's Bodyguard

Michael Bryce, guardaespaldas venido a menos tras el asesinato de uno de sus clientes, acepta un encargo de su ex novia con el que podría recuperar su reputación. Deberá trasladar de Londres a La Haya a Darius Kincaid, asesino a sueldo que ha pactado declarar contra Vladislav Dukhovich, sangriento dictador bielorruso, a cambio de la libertad de su novia. Pero un ejército interminable de sicarios tratará de pararles los pies. El especialista en acción Patrick Hughes, responsable de Los mercenarios 3, rinde tributo a ‘buddy movies’ de los 80 y 90, como El último boy scout, que combinaban acción con humor, sobre todo en los diálogos entre los protagonistas. El holgado presupuesto permite tirar la casa por la ventana en secuencias de acción, rodadas de manera efectiva, como la que tiene lugar en los canales de Amsterdam. No se pretende ni mucho menos resultar realista, en la violencia a veces se trata de imitar el estilo de cómic de Quentin Tarantino. Pero todo resulta bastante insustancial, sobre todo por un guión decepcionante, más aún si se tiene en cuenta que formó parte de la Lista Negra de los mejores trabajos no producidos, lo que suele ser garantía de cierta calidad. La pobreza de los diálogos diluye la fuerza del carisma de Ryan Reynolds y Samuel L. Jackson. Por su parte, Salma Hayek tiene cierta gracia en sus apariciones esporádicas como presidiaria tan dura como malhablada, pero Gary Oldman está bastante desaprovechado.

5/10
Criminal

2016 | Criminal

Bill Hope, agente de la CIA en Londres, es asesinado por Xavier Heimdahl, un terrorista español que pretende acabar con todos los gobiernos del planeta. Resulta que la información que Bill poseía sobre el paradero de “El holandés”, quien tiene la llave para llevar a cabo tal catástrofe, ha quedado enterrada en su cerebro. La CIA decide entonces llevar a cabo un experimento: trasladar la información cerebral de Bill a un tal Jericho, presidiario carente de emociones, para poder así encontrar al holandés antes de que lo haga Heimdhal y lleve a cabo sus planes asesinos. Película de acción del director Ariel Vromen, responsable de algunos filmes medianamente estimables aunque poco conocidos, como Danika o The Iceman. Llama la atención el extraordinario elenco de actores que ha conseguido reunir Vromen, más si cabe cuando se trata de una película muy de género, donde el dibujo de los personajes no importa demasiado. Consigue el director imprimir mucho ritmo a la historia, de modo que en el movidito juego del gato y el ratón es complicado aburrirse. Sin embargo, hay una cuestión que limita demasiado el resultado desde el inicio, y es que su premisa de la doble personalidad resulta excesivamente inverosímil, de modo que todo el realismo que se pretende transmitir con la persecución a la que se ve sometido el protagonista y su arco de transformación no acaban de colar. Tampoco el tándem de guionistas formado por Douglas Cook y David Weisberg –que vuelven al cine tras casi veinte años en el dique seco– raya a gran altura. Los diálogos y las reacciones de los personajes son a menudo simplonas y contradictorias, mientras que el desarrollo de la acción incluye simplificaciones bastante tramposillas; tanto rizar el rizo hace escaso favor a la credibilidad. También es una pena contemplar a un desubicado Gary Oldman en esta situación embarazosa, o ver a Tommy Lee Jones de triste comparsa, mientras que lo de Jordi Mollà haciendo de villano de tebeo empieza a rozar el ridículo. Al final, el trabajo más convincente resulta ser el de Kevin Costner, y no precisamente por lo empático de su personaje.

5/10
Deadpool

2016 | Deadpool

Largometraje en solitario de uno de los personajes de mayor éxito de las últimas décadas de los comics Marvel. Vuelve a estar interpretado por Ryan Reynolds, que le dio vida en X-Men Orígenes: Lobezno, donde era un secundario que formaba parte de un particular equipo de mutantes con el protagonista. Estamos pues ante un 'spin-off' de otro: ¿Hollywood languidece? Wade Wilson sobrevive como mercenario, con encargos de poca monta, como amenazar a un repartidor de pizzas para que deje de acosar a una chica. En el bar donde trabaja su amigo Weasel conocerá a Vanessa, prostituta con la que inicia una intensa relación, que se ve amenazada cuando a él le diagnostican un cáncer terminal. Desesperado, acaba aceptando la oferta de un 'reclutador' desconocido que puede curar su cuerpo además de dotarle de poderes sobrehumanos. Por desgracia, Wilson no contaba con la letra pequeña de su peculiar acuerdo. Esperadísimo por los fans, el film Deadpool ha obtenido una buena taquilla en su estreno en Estados Unidos a pesar de un tono irreverente y grosero que espanta a parte del público, y las críticas han sido bastante elogiosas. Esto se explica en buena medida porque logra cierta frescura gracias al recurso de que el protagonista rompe la cuarta pared, dirigiendo al público sus iconoclastas y cínicos comentarios, y por la abundancia de humor, de tintes negros, y muchas veces metacinematográficos, tomándose a broma el universo de los superhéroes de la gran pantalla. En ese sentido, arrancan carcajadas detalles como los sinceros títulos de crédito iniciales, algún comentario sobre Liam Neeson y la saga Venganza, etc. Abundan los guiños a iniciados, que también apreciarán que aparezcan Coloso y la joven Negasonic Teenage Warhead, dos miembros de los X-Men. Sin embargo, por debajo de estos fuegos de artificio, el debutante en el largometraje Tim Miller sólo logra componer un film de venganzas bastante convencional, que aunque saca punta a los tópicos del cine de mutantes y demás enmascarados no puede evitar caer en ellos. Sus escenas de acción, más violentas que la media en este tipo de cine, funcionan, pero no resultan memorables. Nada llega a la altura de la también iconoclasta Kingsman. Servicio secreto, deconstrucción del género de superespías, que además ofrecía una historia brillante y atractiva. A Ryan Reynolds le pega el personaje, pero tampoco consigue apasionar al respetable. Su romance con la correcta Morena Baccarin (esposa del terrorista en Homeland) está lejos de resultar tan evocador y emotivo como otras historias del estilo de La bella y la bestia, sin ir más lejos una tan similar como la que cuenta Darkman, protagonizada por el aludido Neeson.

5/10
Eternal

2015 | Self/less

Un futuro no muy lejano. Al millonario Damian le dan pocos meses de vida. En un mundo de apariencias, el éxito le ha sonreido, pero al precio de convertirse en un cínico y de distanciarse de su hija, lo que no deja de dolerle, con la muerte ya próxima en el horizonte. Por ello, aunque suene a completa locura, pagará a una empresa tecnológica secreta para que le dé un cuerpo nuevo de joven macizo, una forma de prolongar su existencia. Pero junto a su nuevo aspecto, que le invita a un estilo de vida hedonista, asoman raros recuerdos, algo huele a chamusquina en su nueva identidad. Cinta de ciencia ficción estadounidense, escrita por los españoles David y Àlex Pastor, la dirige el indio Tarsem Singh, conocido por su fuerza visual, véase La celda o The Fall. El sueño de Alexandria. Juega con la idea del anhelo de inmortalidad que alberga todo ser humano, y que en tiempos descreídos algunos la fían al poder de la ciencia y al dinero, hasta cuenta con una corriente ideológica que la propugna, el llamado transhumanismo o posthumanismo. Aunque el film arranca bien, a partir de cierto momento la trama se atora, faltan líneas narrativas medianamente sugestivas y el conjunto se convierte en una rutinaria cinta de acción más, con supuestos giros inesperados que no lo son tanto. Aunque entretenido y con buenas ideas sobre lo que de verdad importa y que invitan al debate, resulta fallido. Se siente que no tenga más presencia Ben Kingsley, lo cierto es que con Ryan Reynolds se pierde en el cambio.

5/10
La dama de oro

2015 | Woman in Gold

Una historia narrada en dos tiempos acerca del cuadro "Retrato de Adele Bloch-Bauer" de Gustav Klimt, que se exhibe en el Belvedere de Viena, y cuya propiedad reclama la anciana judía Maria Altmann, tras fallecer su hermana, y el anuncio, por parte de las autoridades de Austria, de una nueva ley de restitución de obras de arte expoliadas por los nazis. Aunque inicialmente no se implica a fondo en el caso, el joven abogado Randol Schoenberg, también con ilustres antepasados judíos en Austria, acepta encargarse de la reclamación, que se encuentra con mil y un obstáculos, pues la célebre pintura de Klimt, también conocida como "La dama de oro", es una de la joyas de la galería del Belvedere, casi un símbolo nacional, aunque es claro que perteneció a la familia Altmann y que la retratada es una tía suya. La descripción de la lucha legal, que incluye el traumático regreso de la anciana desde Estados Unidos al país del que huyó durante la Segunda Guerra Mundial, se combina con sus recuerdos de las vejaciones que padece su familia de manos de los nazis. Simon Curtis, con una carrera forjada en la televisión británica y director de Mi semana con Marilyn, entrega una película cuya trama atrapa, vibramos con esta historia auténtica acerca de los esfuerzos de una anciana para, de algún modo, hacer las paces con un pasado que no deja de atenazarle. Mientras que la mirada del joven abogado sirve para que el espectador que mira con cierta distancia las injusticias de la historia se implique emocionalmente, de modo que no piense que el olvido o la ignorancia son las mejores fórmulas para pasar página ante lo ocurrido tiempo atrás. El film hace pensar en incursiones británicas recientes basadas en hechos reales como Descifrando Enigma y La teoría del todo, pues de nuevo tenemos una magnífica producción –detrás están los hermanos Weinstein, especialistas en cazar Oscars con filmes como éste–, con una cuidadísima recreación de las dos épocas en que transcurre la trama, en que vemos muy bien fotografiados Viena y Los Ángeles, mostrando de modo convincente el cuadro de Klimt, con buena partitura musical, y grandes trabajos actorales, donde vuelve a sobresalir una auténtica "reina", Helen Mirren, y aguantándole bien el tipo Ryan Reynolds. Pero igualmente están estupendos los secundarios de las dos épocas. Resultamente especialmente interesante la matizada idea de que el tiempo restaña heridas pero tambien puede insensibilizar hasta el punto de caer en la injusticia, o en el no-reconocimiento de lo que en el pasado se hizo mal, con el peligro consiguiente de que puedan repetirse los errores en el futuro.

7/10
La última apuesta

2015 | Mississippi Grind

La historia de dos jugadores itinerantes (Ryan Reynolds & Ben Mendelsohn) a la búsqueda de la partida de su vida en Nueva Orleans.

Cautivos

2014 | The Captive

El relato de la desaparición de la pequeña Cassandra, convenientemente desestructurado en el tiempo, ocho años separan los acontecimentos más antiguos de los actuales. La niña, muy alegre y estupenda patinadora, desaparece de la furgoneta familiar un gélido día de invierno, cuando Matthew, el padre, entra en un "diner" de carretera. Su esposa Tina es incapaz de perdonarle, no entiende que dejara sola a Cassandra, mientras que la policía que investiga los casos de corrupción de menores, no demuestra ser muy delicada a la hora de interrogar al matrimonio, sobre todo porque en sus declaraciones Matthew exhibe algunas inconsistencias, al tiempo que salta con su carácter volcánico. Atom Egoyan es un excelente creador de atmósferas –la nieve, el patinaje, la carretera, dan mucho juego–, y la cuestión de una red de pornografía infantil en internet parece encajar con los temas sórdidos de algunas de sus películas, que él procura siempre tratar con cierta elegancia; desde luego, la idea de que una niña inocente acabe colaborando con unos desaprensivos resulta innegablemente perturbadora, y los cibercrímenes pedófilos que implican a niños están de rabiosa y triste actualidad. Precisamente por estos alicientes cabe decir que el film decepciona, lo cual no significa que carezca de interés. El espectador probablemente permanecerá pegado a su asiento, preguntándose cómo va a resolverse todo, y quizá en un cineasta normalito uno acabaría juzgando que la película no está mal. Pero Egoyan es mucho Egoyan, y aquí sólo le vemos como artesano un tanto perezoso en el dibujo de los personajes, y sobre todo en la concepción del desenlace, al que le falta un poco de chispa. Si con Condenados (Devil's Knot) parecía corregirse tras la decepcionante Chloe, aquí vuelve advertirse que los añorados tiempos de Ararat quedan demasiado atrás.

5/10
The Voices

2014 | The Voices

Jerry vive en un piso con la única compañía de su perro Bosco y de su gato Mr. Whiskers. Hasta aquí todo parece normal, pero cuando conoce a la bella Fiona, nuestro protagonista llega a su casa y no duda en contarle a sus animales de compañía sobre el encuentro. Evidentemente, ellos contestan. Marjane Satrapi y un soberbio Ryan Reynolds nos brindan una de las perlas del pasado Sundance.

R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal

2013 | R.I.P.D.

El actor Ryan Reynolds debería plantearse no volver a participar en adaptaciones de cómic. Tras el estrepitoso fracaso de Green Lantern (Linterna verde), tampoco ha obtenido los resultados esperados en taquilla con R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal, adaptación de la novela gráfica de Peter Lenkov publicada por Dark Horse en 1999. En R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal, Reynolds interpreta al detective Nick Walker, un policía asesinado por su compañero, Hayes, por echarse atrás en el último momento en un asunto de corrupción. A las puertas del cielo, Proctor, una curiosa funcionaria, le recomienda no enfrentarse al Juicio Final con ese asunto pendiente, pues le conviene hacer méritos para no ir a parar al Infierno, prestando servicio durante un año en el Departamento de Policía Mortal, donde perseguirá a espíritus fugitivos que tratan de evitar su condena, junto con Roy Pulsifer, un veterano miembro del cuerpo. Pesan mucho los numerosos elementos en común con Men in Black, también una mezcla de fantasía y comedia, con dos agentes de distintas edades que en secreto persiguen por la Tierra a extrañas criaturas. Además, R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal incluye 'robos' nada disimulados a Blade Runner (los protagonistas detectan a las criaturas con un absurdo test) y Ghost (tiene cierto peso la relación del protagonista con su esposa viva, a la que trata de proteger de un posible romance con el compañero que ha sido responsable de su muerte). Con este material, poco puede hacer el más que competente realizador alemán Robert Schwentke, que curiosamente consiguió darle una gran frescura a Plan de vuelo: Desaparecida, plagio evidente pero muy ameno de Alarma en el expreso, de Alfred Hitchcock. Al menos, el cineasta consigue darle el ritmo apropiado a la historia, cierta simpatía y un par de golpes de humor acertados. Aprovecha que cuenta con efectos especiales lo suficientemente sofisticados que propician cierta espectacularidad, sobre todo en el tiroteo final. R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal cuenta con dignos pero no especialmente memorables trabajos de Ryan Reynolds en el rol del héroe, Stephanie Szostak (Iron Man 3) interpretando a su esposa, Kevin Bacon como el villano y Mary-Louise Parker como la jefa del departamento. En cualquier caso, el único elemento destacable de la función es el trabajo del veterano Jeff Bridges, extraordinario como antiguo sheriff del far west reconvertido en policía de espectros, que a ratos parece una parodia de su magistral trabajo en Valor de ley (True Grit).

4/10
El invitado

2012 | Safe House

Tobin Frost, un antiguo agente de la CIA vendido en la actualidad al mejor postor, ve peligrar su vida en medio de una operación de alto riesgo, hasta el punto de pedir asilo en la embajada de Estados Unidos en Ciudad del Cabo, en Sudáfrica. Será trasladado para su interrogatorio a una de las “casas seguras” en la ciudad, de la que se ocupa el novato agente Matt Weston. Pero se ve que “el invitado” molesta a gente poderosa, pues el refugio es asaltado, y Matt no tiene más remedio que huir con el prisionero y vagar de aquí para allá mientras espera instrucciones de sus superiores sobre el modo de proceder con el espía traidor. Irregular película trepidante de espionaje, con nombres desconocidos en el guión y la dirección, los prometedores (al menos para los estudios de Hollywood) David Guggenheim y Daniel Espinosa. Entretenida sin duda, el film cuenta con dos buenos actores protagonistas, Denzel Washington y Ryan Reynolds, más una pléyade de eficaces secundarios a los que les falta un poco más de cancha (Vera Farmiga, Brendan Gleeson, Sam Shepard, Rubén Blades, Robert Patrick). La película juega con el clásico esquema de “veterano-principiante”, “guardián-prisionero”, donde a veces se cambian las tornas, más el telón de fondo de unos turbios servicios secretos con oscuras cuestiones que ocultar y una absoluta falta de principios. Todo suena a visto, y muchos modos de hacer avanzar la trama son clichés muy previsibles –traiciones, complicidad con los medios de comunicación...–; y un detalle como situar la trama en Sudáfrica no aporta nada, la acción podía transcurrir en cualquier otra parte. Además el montaje del arranque y algunas escenas de acción, aunque sean muy dinámicas y dejen al espectador sin resuello, resultan un tanto confusas.

5/10
Green Lantern (Linterna Verde)

2011 | Green Lantern

Linterna Verde es uno de los personajes más importantes de la editorial DC, aunque para los no lectores de comics no es tan conocido como Batman y Supermán, los pesos pesados de la compañía. El primer Linterna Verde fue creado por Bill Finger y Martin Nodell en 1940, aunque su encarnación más conocida, el piloto de pruebas Hal Jordan nació en 1959 de la mano de John Broome y Gil Kane. Con tanta cinta de superhéroes que se estrena, era bastante predecible que tarde o temprano llegara a las pantallas la adaptación al cine. Los Linterna Verde son un cuerpo de paz formado por diferentes vigilantes, de planetas y razas distintos, que patrullan cada uno su cuadrante del universo, con ayuda de un anillo de poder que le confiere extraordinarios poderes. Uno de ellos está a punto de morir en el Planeta Tierra tras ser perseguido por el amenazador Parallax, un ser que pone en peligro la paz cósmica. El anillo del Linterna Verde elige un sustituto y vuela hasta él. Éste resulta ser Hal Jordan, un piloto de pruebas que debe encontrar la valentía suficiente para derrotar a Parallax. Aporta muy poco al género, ya que repite todos los tópicos sin darles ninguna vuelta de tuerca: existe un tipo que repentinamente adquiere poderes asombrosos y una gran responsabilidad, se ha enamorado de una mujer a la que debe conquistar, tiene que hacer frente a su némesis... El mercado está tan abarrotado que resulta difícil encontrar elementos originales. Además, juega en contra de esta cinta su abuso de los escenarios virtuales y los efectos digitales por ordenador, pues algunos pasajes parecen de animación, y resulta difícil aceptar la mezcla con personajes humanos. Sin embargo, tiene un buen reparto, ya que Ryan Reynolds le da cierta humanidad a su personaje y resulta tener buen 'feeling' con la joven Blake Lively (Gossip Girl). El film tiene secundarios de altura como Tim Robbins y Mark Strong, desconocido como uno de los Linterna Verde. Aunque no llega a la altura de otros de sus films, Martin Campbell (007 Casino Royale, La máscara del Zorro) dirige con el suficiente pulso. El tema central es el miedo, y la capacidad humana para sobreponerse a él y lograr sus objetivos.

4/10
El cambiazo

2011 | The Change-Up

Dave (Jason Bateman) y Mitch (Ryan Reynolds) son dos amigos íntimos que no pueden ser más distintos. Dave es abogado de éxito en una gran bufete, está casado con una bella mujer y tiene tres hijos pequeños. Mitch, en cambio, es un niño grande que vive como un animal, eludiendo cualquier responsabilidad y beneficiándose a toda chica que le ponga a tiro. Una noche que salen para ver un partido en un bar y tomar unas copas, hablan de que cada uno quisiera tener la vida del otro. Mientras están frente a una fuente con la estatua de una diosa griega hablando este tema se produce un hecho extraordinario: sus cuerpos se intercambian, de modo que cada uno tendrá que vivir obligatoriamente la vida del otro. Producto palomitero, ligero y hollywoodiense pero cuyo planteamiento tiene nula originalidad. El tema del intercambio de personalidades se ha visto ya numerosas veces, con diferentes resultados. Aquí la supuesta novedad es que el director David Dobkin, especializado en películas chuscas al estilo De boda en boda o Fred Claus. El hermano gamberro de Santa Claus, quiere servir una comedia para adultos, con temática frívola, mucho lenguaje soez y varias escenas subidas de tono, que pretenden hacer reír, pero que resultan a menudo demasiado fáciles y burdas, por decirlo con palabras amables. Por lo demás, el desenlace es previsible y cualquier espectador podría adivinar que toda la fábula tiene como objetivo conducir a una moraleja final donde se descartará el egoísmo y reinará la amistad, la aceptación de la propia vida, el amor por la familia, etc. Hay por supuesto algunos momentos de humor blanco y divertido (sobre todo las escenas relacionadas con los niños) y una labor actoral más o menos aceptable, con un amplio elenco de rostros conocidos.

4/10
Buried (Enterrado)

2010 | Buried

Vigoroso thriller que supone el segundo largometraje de Rodrigo Cortés, autor de Concursante. Esta producción española de Versus Entertainment, rodada en inglés, con guión del poco experimentado Chris Sparling, desató ovaciones y elogios de la prensa a su paso por el festival de cine de Sundance de 2010, provocó que se organizaran grandes colas para verla y se convirtió en la primera cinta del certamen en lograr distribución americana, tras una generosa oferta de Lionsgate, que pujó duramente contra otras empresas. Buried (Enterrado) es una cinta de suspense al límite, que hubiera apasionado a Alfred Hitchcock. Salvando las distancias recuerda al legendario episodio “Las cuatro en punto”, de la serie Alfred Hitchcock presenta, en el que unos ladrones atan a un hombre en el sótano, donde una bomba está a punto de estallar. En la cinta de Cortés, Paul Conroy, un contratista civil americano, que transporta mercancías en Irak, se despierta en el interior de un viejo ataúd de madera, enterrado vivo. Encuentra a su lado un mechero zippo, que le permite tener algo de luz, y un móvil con la batería a medio gastar. El convoy en el que viajaba ha sido atacado por supuestos insurgentes que acabaron con la vida de algunos de sus compañeros y a él le han secuestrado. Con el móvil intentará pedir ayuda antes de que se le acabe el aire para respirar. Desde luego era todo un reto rodar una cinta que transcurre íntegra en el interior de un ataúd, y Rodrigo Cortés sólo podía estrellarse o llamar la atención, lo que finalmente ha conseguido. El cineasta renuncia a trucos fáciles, como incluir flash-blacks, y logra que sus planos sean lo suficientemente variados y ágiles, a pesar de la falta de espacio e iluminación. A través de los diálogos y sonidos, logra crear una enorme tensión, que mantiene pegado al espectador a la pantalla. Frente a un cine español dominado por el discurso político cargante, Cortés opta por el cine de género puro y duro, e introduce alguna reflexión interesante, sin adoctrinar. Destaca su acertada crítica a la falta de escrúpulos y ética que con demasiada frecuencia se produce en el ámbito de las grandes empresas, en uno de los segmentos de la cinta que más dará que hablar. Destaca el esmerado trabajo de Ryan Reynolds, que hasta ahora no había tenido una oportunidad mejor de lucirse en la pantalla, aunque había aparecido en títulos como X-Men Orígenes: Lobezno y La proposición. No resulta exagerado que la revista Variety se haya apresurado a incluir a Rodrigo Cortés en la lista “10 Directors to Watch”, que anualmente señala a los directores más prometedores. Aunque han formado parte de esta lista autores hoy tan consagrados como Christopher Nolan o Alejandro González Iñárritu, sólo había aparecido hasta ahora un español, Juan Carlos Fresnadillo, en 2002.

6/10
Adventureland

2009 | Adventureland

El director Greg Mottola continúa con este film por la senda de su anterior y exitosa película, Supersalidos. Porque en Adventureland la cosa va también de jovencitos, frikis, relaciones, guasa y primeros amores, si bien es cierto que, quizá al no tratarse en este caso de una producción de Judd Apatow, el grado de libertinaje de los protagonistas y las referencias sexuales son, digamos, menos chabacanas y desagradables. 1987. James es un joven que ha obtenido plaza en la Universidad de Columbia, en Nueva York, para estudiar periodismo. Sin embargo, por falta de dinero, se ve obligado a trabajar durante el verano en un parque de atracciones de la localidad, llamado "Adventureland". Ahí llegará con su aire inocente y algo victimista, y se pondrá a trabajar en las casetas de juego. Poco a poco irá conociendo a sus compañeros: Joel, un friki deprimido y taciturno; Frigo, un antiguo amigo muy chalado; Mike, el jefe de mantenimiento; la jovencita Em, por la que se sentirá pronto atraído; Bobby, el cómico jefe del parque; y Lisa P, la guapetona y vanidosa del lugar, por la que todos pierden los vientos. Aunque baje demasiadas veces al terreno escabroso de la promiscuidad entre jóvenes, el director y guionista apuesta decididamente por el romanticismo. Sus personajes están muy desorientados, sobre todo en materia amorosa, pero también existencial ("no creo en Dios, sino en el amor", tontería declarada por el desconcertado protagonista), aunque se evita a menudo encumbrar demasiado la frivolidad. En este sentido, aunque el protagonista es el "patito feo" entre sus compañeros (pues es virgen, faltaría más...), la novedad es que él no se avergüenza de ello, sino que tantea buscando el amor en medio de ese mundo destartalado. Probablemente Jesse Eisenberg (Una historia de Brooklyn) no haya sido la mejor elección para encarnar al protagonista, pues desconcierta ese aire tan poco resuelto, dubitativo y maleable, falto de química frente al sólido personaje de Em, encarnado por la joven actriz en alza Kristen Stewart (Crepúsculo). Se agradecen por lo demás, algunos divertidos gags, como el que protagoniza el divertido director del parque con el bate de béisbol (un personaje formidable) o los deprimentes gustos literarios del estrafalario Joel. Al final, estamos ante una comedia romántica medianamente agradable, muy juvenil, pero con poquito vuelo y limitada perspectiva vital.

4/10
Paper Man

2009 | Paper Man

La proposición

2009 | The Proposal

Margaret es una poderosa editora capaz de cualquier cosa para que su empresa sea la número 1. Sin embargo, es una mujer extremadamente desagradable, incapaz de mantener una relación cordial con las personas de su alrededor, a las que suele tratar ‘a patadas’. Tampoco muestra muchas consideraciones con Andrew, su asistente-secretario, un tipo que aguanta carros y carretas, porque aspira a que le publiquen algún día su libro. Pero Margaret resulta ser canadiense, y por una serie de problemas, el departamento de inmigración está a punto de deportarla. Para evitarlo, le propone a Andrew que se case con ella por conveniencia, a cambio de un ascenso y la publicación del libro... Tras sus devaneos con el thriller –Premonition (7 días)– y el drama biográfico –Historia de un crimen–, Sandra Bullock intenta recuperar el favor del público con otra comedia romántica, el género que salvo en el caso de Speed, es el que mejor le suele funcionar. Tal es el deseo de la actriz de acertar a toda costa que intenta no arriesgar nada, por lo que ha escogido un proyecto de lo más convencional. De hecho recuerda peligrosamente a la muy superior Matrimonio de conveniencia, donde los protagonistas también tenían que recordar detalles íntimos de su supuesto cónyuge, para someterse a un examen del departamento de inmigración. Además, aunque da el tipo, Sandra Bullock no es tan expresiva ni resulta tan divertida como los actores de los que se ha rodeado, Ryan Reynolds, Mary Steenburgen y sobre todo la veterana Betty White (la abuela). Y al frente del film se haya una directora de lo más convencional: Anne Fletcher (27 vestidos). A su favor se puede decir que los guionistas le han sacado tajada a la situación inicial, que propicia secuencias graciosas, como la del águila. El architípico esquema de dos personajes contrapuestos obligados a convivir da lugar a diálogos lo suficientemente ágiles de enfrentamiento entre ambos. Y realiza una apología sincera de la familia.

5/10
X-Men Orígenes: Lobezno

2009 | X-Men Origins: Wolverine

Desde la primera entrega de la saga de X-Men se vino hablando de dedicar una sola película a su personaje más emblemático, Lobezno. Diez años después ha llegado por fin este 'spin off' sobre el mutante lobuno interpretado por el carismático Hugh Jackman, un actor que desde luego, debe parte –si no todo– de su éxito a este personaje del equipo de mutantes de la factoría Marvel. La aventura esta vez ha sido filmada por el sudafricano Gavin Hood, un director sin ninguna experiencia en este tipo de historias, pero con un prestigio labrado gracias la repercusión internacional de su película Tsotsi, ganadora del Oscar en 2005, a la que le siguió Expediente Anwar. Como bien explica el título, el argumento de la película narra los orígenes de Logan, alias Lobezno, pero ante todo se centra en su itinerario personal, en la configuración de su carácter, en el desarrollo posterior de todas sus potencialidades sobrehumanas y, por fin, en la explicación del estado confundido en que aparece por primera vez en X-Men. El núcleo de la trama estriba en la tensa relación entre él y su hermano Victor Creed (fenomenal Liev Schreiber), alias ‘Dientes de sable’, con quien ha vivido estrechamente unido desde que ambos eran unos chiquillos a mediados del siglo XIX. Y es muchos años después, a finales del siglo XX, época en que transcurre la acción, cuando un militar llamado Stryker les propone formar parte de un peculiar equipo de mutantes para realizar misiones “especiales” en servicio de Estados Unidos. Sin embargo, las misiones acaban derivando en verdaderos crímenes y asesinatos, algo que Logan rechaza completamente. La película es entretenimiento puro, ya desde los excelentes e imaginativos títulos de crédito, y quizá por eso también se agradece mucho el buen hacer de un equipo de guionistas como David Benioff (Cometas en el cielo) y Skip Woods (Hitman), que saben introducir elementos interesantes y sorprender con algún giro determinante en la historia. Así, la sempiterna lucha moral entre el bien y el mal, muy presente en la vida del protagonista, explica con eficacia las tensiones de su naturaleza mutante, un perpetuo tira y afloja entre fuerzas superiores e inferiores. Pero, además, los guionistas aciertan al hacer encarnar gráficamente esa mitad humana-racional en Lobezno, mientras que su hermano Victor se revela como recipiente perfecto de la mitad animal-instintiva. El eje principal, podría decirse entonces, es esa dualidad presente en el mundo y en la naturaleza humana, de la que los mutantes son metáfora clara. También funciona bien la parte romántica del argumento, con una emotiva y sugerente historia sobre la luna que dará nombre al héroe. El aspecto visual de la película ofrece lo esperado, con efectos especiales de una perfección técnica asombrosa. Hay una gran colección de escenas de acción apabullantes, muy variadas, pero entregadas con un ritmo equilibrado, que no olvida dar el espacio adecuado a cada personaje. Destacan seguramente los enfrentamientos entre Lobezno y Victor, de una llamativa espectacularidad, así como la lucha final en la isla. Los fans también agradecerán la introducción de célebres personajes del cómic que hasta ahora permanecían ausentes, como Deadpool (Ryan Reynolds), Bolt (Dominic Monaghan) o Agente Zero (Daniel Henney), aunque posiblemente el más recordado sea el original Gambito (Taylor Kitsch), que aquí se luce en un par de secuencias.

6/10
Definitivamente, quizás

2008 | Definitely, Maybe

El guión tiene un punto de originalidad: Will Hayes, padre de familia a punto de divorciarse, acude al colegio a recoger a su hija Maya, de diez años. Ésta ­­–desesperada ante la desestructuración familiar– se siente intrigada por cómo se conocieron y se enamoraron sus padres. Aunque Will se muestra en un principio reacio a explicarle los detalles, finalmente acepta hacerlo. Pero propone a su hija una especie de juego. Le contará con pelos y señales sus devaneos con tres mujeres variopintas cuando se mudó a Nueva York para trabajar en la campaña electoral del aspirante a presidente Bill Clinton. Will cambia los nombres de las chicas, y Maya tendrá que adivinar cuál de las tres se corresponde con su madre. El planteamiento, que ofrece una dosis de suspense a una architípica comedia romántica, tenía posibilidades. Pero el británico Adam Brooks, artífice de algunos episodios de Mr. Bean, no logra evitar que el espectador tenga una sensación de ‘déjà-vu’, como si ya hubiera visto antes cada uno de los tres romances. Quizás porque el realizador intenta que no parezca muy evidente con cuál de las tres candidatas se va a quedar al final el protagonista, lo cierto es que la impresión es que el personaje de Ryan Reynolds no tiene química con ninguna de ellas. El desenlace es decepcionante, y pasa de puntillas por el asunto que parece más interesante: las consecuencias de la ruptura matrimonial. Tampoco aprovecha que la acción se desarrolla en el mundillo de la política, lo que podía haber dado cierto juego, si se le hubiera sacado punta a algunas situaciones. Hasta la aparición ‘sorpresa’ del propio Clinton –en realidad se trata de un doble-, carece de la gracia deseada. Tampoco le hace ningún favor a la cinta el toque grosero que supone poner a la niña Abigail Breslin a hablar de sexo, porque ha recibido clases de educación sexual en la escuela. 

4/10
Luciérnagas en el jardín

2008 | Fireflies in the Garden

Dennis Lee, que obtuvo el Oscar al mejor corto, debuta en el largometraje con este drama, también escrito por él. Al parecer, contiene muchos elementos autobiográficos sacados de la muerte de su propia madre. A pesar de ser un debutante, Lee ha logrado reunir un elenco de gran altura. Michael Taylor, novelista de éxito, viaja en avión a su ciudad natal, para asistir a una particular celebración. Su madre, Lisa, se acaba de licenciar en la universidad, muchos años después de haber abandonado sus estudios para cuidar a su familia. Acude a buscarle al aeropuerto su hermana Ryne, que le lleva en coche hasta su casa. Pero cuando llegan allí, descubren que ha ocurrido una gran desgracia. Sus padres han tenido un accidente automovilístico y la madre ha perdido la vida. Mientras se prepara el funeral de su madre, Michael retoma la tensa relación con su padre –que le hizo la vida imposible durante su infancia– y también se reencuentra con su tía, con la que estuvo muy unido en el pasado. Con este punto de partida, podría haber dado lugar a una película de mayor calado sobre la comunicación paternofilial, la superación de los traumas del pasado, y el dolor por la pérdida de un ser querido. Pero la realización es demasiado convencional, y el guión –que combina el funeral con flash-backs del pasado– acaba siendo un poco tópico y previsible. Aunque el reparto está formado por figuras, no termina de resultar creíble por ejemplo que Julia Roberts –que apenas sale– sea la madre de este clan disfuncional, o que la animadora de Héroes, Hayden Panettiere, interprete de joven el mismo personaje que Emily Watson. Al menos, Ryan Reynolds realiza un buen trabajo como hijo traumatizado, y Willem Dafoe logra hacer creíble a su personaje, el padre autoritario, a pesar de que sobre el papel es demasiado plano al principio, y va ganando en humanidad sólo en el tramo final. 

5/10
The Nines

2007 | The Nines

Tres historias entrecruzadas en torno al mundo de los reality shows. Están protagonizadas por un actor con problemas, un presentador televisivo y un aclamado diseñador de videojuegos. El film supuso el debut como director de largometrajes de John August, guionista vinculado a Tim Burton, para el que ha escrito títulos como La novia cadáver o Big Fish. Destaca el trabajo del canadiense Ryan Reynolds, en un triple papel.

4/10
¡Vaya caos!

2007 | Chaos Theory

Frank es un tipo muy muy muy ordenado. Hace listas para todo, incluso hace listas para organizar esas listas iniciales. Su vida está completamente programada y él está encantado con ello. Pero un día, su puntualidad y organización fallan y llega 10 minutos al trabajo. Parece que su ordenada vida se acaba de derrumbar. Simpática comedia protagonizada por Ryan Reynolds, el cual en este título demostró sus dotes para este género, que repitió con posterioridad en películas como La proposición. El guión le saca mucho jugo a la idea de que un acto nimio puede tener una gran repercusión.

5/10
Ases calientes

2006 | Smokin' Aces

Buddy ‘Ases’ Israel, un cantante de medio pelo, ha logrado crearse un nombre en el mundo del espectáculo gracias al respaldo de la mafia. Tan creído se lo tiene el tipo, que piensa que él mismo puede comportarse con modos gangsteriles, liderando una banda, y llevando sus propios y sucios negocios. Pero no piensan lo mismo los que le apoyaron en otro tiempo, que creen que ha llegado la hora de quitarle de en medio. Entretanto la policía le tiene pillado, y lo retienen ‘hiperprotegido’ en un hotel, mientras negocian un acuerdo a cambio del cual él testificará contra importantes mafiosos. Este cúmulo de circunstancias justifica que el hotel esté a punto de convertirse en un sanguinario ‘camarote de los hermanos Marx’, donde distintos grupos de asesinos y cobradores de apuestas, cada uno por su cuenta, comparten el mismo objetivo: llegar hasta la lujosa suite de Buddy para matarlo, o lo que sea… Hace cuatro años Joe Carnahan llamó la atención con Narc, un duro y realista film sobre el tráfico de drogas. Aquí, inicialmente, parece optar también por un estilo visual pegado al mundo real. Pero la impresión dura poco, pues este vertiginoso film, pródigo en acción y violencia, enseguida sigue sendas ‘tarantinescas’, con personajes como las dos negras asesinas a sueldo, bromas como la fugaz presencia de Ben Affleck, y ensaladas de tiros cercanas al spaghetti-western, singularmente la que acontece en torno a un ascensor. Así, todo deviene en puro juego con apañado reparto, muy movidito, de lealtades y deslealtades, con alguna que otra increíble (?) sorpresa. O sea, tenemos un aplicado ejercicio, de cineasta que sabe rodar, pero que no tiene qué rodar, o al menos ese ‘qué’ es bien poca cosa.

6/10
¡Marchando!

2005 | Waiting...

Un joven camarero es contratado para trabajar en el restaurante ShenaniganZ. Allí se topa con un grupo de camareros frustrados a cual más loco. La entonces estrella juvenil Ryan Reynolds (Terror en Amityville) protagoniza una insoportable comedieta, tan escatológica que a los espectadores se les quitarán las ganas de volver a comer fuera.

1/10
Sólo amigos

2005 | Just Friends

Chris Brander, un chico obeso, le declara su amor a Jamie, pero ella sólo le ve como su mejor amigo. Chris abandona la ciudad y empieza una nueva vida. Diez años después, se ha convertido en un atlético y exitoso ejecutivo de la industria discográfica. Por un azar del destino, el avión que transporta a Chris y a una cantante que representa, tiene que hacer un aterrizaje forzoso en su pueblo natal, donde Chris se reencontrará con Jamie, justo antes de Navidad. Aunque se ha paseado por el cine fantástico, en títulos como Blade: Trinity y La morada del miedo, Ryan Reynolds está especializado en comedias tan alocadas como Van Wilder. Animal Party y Dos colgaos muy fumaos. En la misma línea se sitúa esta disparatada comedia, enésima repetición del esquema de 'El patito feo', que mezcla elementos de humor grosero estilo American Pie, con gags que parodian el cine navideño y romántico. Anna Faris realiza un papel divertido, como cantante tan tontita como neurótica.

4/10
School of Life

2005 | School of Life

Dylan es un joven estudiante de instituto que recibe la inesperada noticia de la muerte de su abuelo, 'Stormin' Norman, el legendario profesor de historia. El nuevo profesor de historia, Mr D, es un tipo obsesionado con ganar el premio al profesor del año. Subproducto televisivo protagonizado por Ryan Reynolds, en el rol de carismático profesor. Aunque se trata de un film intrascendente, al menos está narrado con un tono familiar y positivo, y tiene alguna reflexión sobre el aprovechamiento del tiempo.

4/10
La morada del miedo

2005 | The Amityville Horror

Años 70. En Amytiville, un pueblecito de Long Island, George y Kathy Lutz adquieren la casa de sus sueños, por un precio inexplicablemente bajo. Desconocen la causa de que el inmueble sea una ganga: un año antes la policía halló en su interior los cuerpos sin vida de toda una familia. Al parecer, el marido se volvió loco, acabó con su mujer y sus hijos, y se suicidó a continuación. Los Lutz se mudan a la casa con sus niños. Pronto empiezan a ocurrir sucesos inexplicables. Remake de Terror en Amityville, cinta que explotaba el tirón comercial de El resplandor, supuestamente basada en hechos paranormales ocurridos realmente a una familia, y que tuvo infinidad de secuelas. El director de La isla, Michael Bay, ha producido esta cinta del desconocido Andrew Douglas. Éste integra elementos architípicos del género de terror, como la casa encantada, los psicópatas enloquecidos y hasta el sacerdote especializado en exorcismos.

5/10
Blade: Trinity

2004 | Blade: Trinity

Blade decide unirse a los Nightstalkers, un grupo de humanos cazadores de vampiros, como única solución para derrotar a Danika Talos. Esta peligrosísima vampira se ha instalado en Irak, donde no habrá armas de destrucción masiva, pero sí están los restos del mismísimo conde Drácula, al que Danika tratará de resucitar para que le ponga las pilas a Blade. Esta tercera entrega de la saga vampírica supone el debut como director de David S. Goyer, guionista de las tres partes y de Batman Begins. El avezado Goyer repite los ingredientes que hicieron triunfar a las otras dos partes: estética gótica de videojuego, ritmo de videoclip, música estruendosa y violencia salvaje. Y como está ya todo más visto que el tebeo (el personaje se inspira precisamente en un tebeo de la Marvel), Goyer le da cierta frescura apoyándose en numerosos golpes de humor.

4/10
Dos colgaos muy fumaos

2004 | Harold & Kumar Goes To White Castle

Dos colegas intentan llegar hasta la hamburguesería, pero andan un poco “colocados”, así que por el camino son detenidos y se encuentran con un monstruo. Oye, tronco, si te moló No es otra estúpida película americana o American Pie sal por patas a dónde te alquilan los deuvedeses que vas a flipar en colores con esta peli tan guay. Cuidado con los obstáculos del camino. Abstenerse todos aquellos a los que no les guste el humor extremadamente absurdo que Danny Leiner mostró en Colega, ¿dónde está mi coche?, su anterior trabajo, porque pueden pensar que esta comedieta es un poco infumable.

2/10
Hasta que la muerte los separe

2003 | The In-Laws

Ante la inminente boda de sus hijos, Steve Tobias y Jerry Peiser quedan para conocerse. Pero los futuros consuegros tienen caracteres completamente opuestos. El doctor Peiser es un metódico médico, que lleva una vida tranquila y organizada. Lleva incluso una alarma personal, para avisar a otro médico si sufre algún tipo de ataque cardíaco. Por contra, Tobias es un temerario agente de la CIA, ocupado en una misión a la que arrastra involuntariamente a su consuegro, que le brinda una inesperada ayuda. Como se vio en Mi gran boda griega o Los padres de ella, las bodas son fuente inagotable de inspiración. Esto se debe, en opinión del director de esta cinta, Andrew Fleming, "a que unen a gente que puede ser radicalmente diferente". Producido y coprotagonizado por Michael Douglas, se trata de un remake libre de Los suegros, comedia que en 1979 protagonizaron Peter Falk y Alan Arkin.

4/10
Foolproof

2003 | Foolproof

Kevin, Sam y Rob son un grupo que tiene un pasatiempo curioso. Se dedican a planear complejos robos, aunque nunca los llevan a cabo. Pero Leo, un gangster, les chantajea para que lleven a cabo un golpe millonario. En caso contrario es capaz de enviarles a la cárcel, porque les ha robado los papeles de uno de sus golpes teóricos. Mezcla de thriller y comedia con un original punto de partida. El desconocido cineasta canadiense William Phillips contó con el aval del cineasta de origen armenio que rueda también en Canadá Atom Egoyan, el cual ejerce de productor ejecutivo.

4/10
Van Wilder. Animal Party

2002 | Van Wilder: Party Liaison

Van Wilder es lo que se dice un vividor. Ha pasado siete años en la universidad sin dar un palo al agua, pero se ha convertido en el gran hombre del campus. Sin embargo, su padre no está dispuesto a pagarle más años de holgazanería, por lo que si quiere pasar más tiempo en ella, Wilder tendrá que aflojarse el bolsillo. Y, claro, para ganar dinero no se le ocurre otra cosa que organizar fiestas. En ellas coincidirá con una estudiante llamada Gwein que, en contra de sus deseos, ha recibido el encargo de escribir un artículo sobre el llamado “rey del la universidad”. Como bien dice su título, la película es una animalada. Las fiestas que organiza el susodicho son de órdago y, como parece que no está permitida la entrada para quien tenga más de una neurona, el humor grueso y los chistes verdes –cómo mínimo– son el plato fuerte. Quienes disfrutaron con comedias al estilo Desmadre a la americana o American Pie, están de suerte.

2/10
Persiguiendo un sueño

2002 | Buying The Cow

Los protagonistas del film, solteros empedernidos, se plantean su situación mediante una “sutil” metáfora: ¿para qué comprarse una vaca si se puede tener la leche gratis? Es decir, no trae cuenta casarse, lo mejor es el sexo sin compromiso. De todos modos, el film de Walter Becker, pasado el rato, y después de rayar en el disparate, nos viene a decir que quizá después de todo hay que saber buscar el amor verdadero.

3/10
Finder's Fee

2001 | Finder's Fee

Tepper se encuentra una cartera en medio de la calle. En su interior contiene un billete de lotería. Tras hacer una llamada, Tepper descubre que ha sido premiado con una enorme cantidad de dinero. Rutinario drama, sobre personajes perdedores que a pesar de su previsible argumento cuenta con actores competentes.

4/10
Big Monster on Campus

2000 | Big Monster on Campus

Frank Stein accede a darle una segunda oportunidad a uno de los chicos de su instituto. Se ha caído en una piscina en la que no había agua y para que sobreviva, Frank decide colocarle un cerebro de los varios que conserva su padre. El problema es que la masa gris elegida había pertenecido a un asesino en serie. Clásica película de jóvenes adolescentes en el instituto cuya originalidad estriba en estar ligeramente inspirada en la popular novela de Mary Shelley, "Frankenstein".

4/10
Aventuras en la Casa Blanca

1999 | Dick

Puede parecer la típica película estúpida protagonizada por chicas adolescentes. Pero no. Tiene su rato de gracia. Porque retrata, sí, a dos jovencitas bastante cursis, pero son la simple excusa para reírse un poco de ellas, y montar una trama disparatada en torno al escándalo Watergate. ¿Y si la célebre Garganta Profunda que provocó la caída del presidente Richard Nixon hubiera tenido la cara de dos crías horteras a más no poder? Andrew Fleming logra un film más que presentable. Las chicas se ganan la confianza del presidente (Dick, el tramposo), y hasta sacan a pasear... ¡a su perro! Hay momentos divertidos, y la presencia de las jóvenes actrices Kirsten Dunst y Michelle Williams.

6/10
Coming Soon

1999 | Coming Soon

Stream Hodsell, una adolescente de Manhattan muy atractiva, afronta el paso a la edad adulta junto a sus dos mejores amigas, Jenny Simon y Nell Kellner. Obsesionada por iniciarse en el terreno sexual, Stream no acaba de llevarse bien con sus padres, una madre que antaño fue hippie y un padre que apenas le presta atención. Aburrida comedieta de adolescentes poco profundos, que recuerda a una versión adolescente de la serie Sexo en Nueva York. Únicamente tiene a su favor la presencia de grandes actores en el reparto. Los veteranos Mia Farrow, Ryan O'Neal y el prestigioso cineasta Peter Bogdanovich interpretan personajes secudnarios, en un film que cuenta también con la presencia de Ashton Kutcher, Ellen Pompeo y Ryan Reynolds.

4/10
Tres para todo

1998 | Two Guys, a Girl and a Pizza Place | Serie TV

Serie de éxito estadounidense que trata de líos entre unos cuantos amigos y amigas, un poco al estilo Friends. Berg y Pete trabajan en una pizzería y su amiga de la época estudiantil Sharon reside en el piso de arriba. La trama cuenta la historia (carrera, proyectos, fracasos, amores y desamores) de estos personajes y otros cuantos que se van encontrando en sus vidas. La serie, que tuvo un total de cuatro temporadas, tuvo un final muy curioso. Por una parte, en la tercera temporada se suprimió la 'pizzería' del título porque ya no aparecía en la trama, con lo que pasó a llamarse 'Two Guys and a Girl'; y por otra, fueron los propios espectadores los que decidieron que uno personajes femeninos se quedara embarazada, con lo que la serie quedó finalizada. Entre los actores principales destacan Ryan Reynolds (Definitivamente, quizás) en el papel de Berg, y Nathan Fillion (Serenity) en el del enamorado de Sharon. También aparecieron en fugaces papeles viejas estrellas como Cheryl Ladd o Bo Derek.

6/10
El alarmista

1997 | Life During Wartime

Tommy es un vendedor de una empresa dedicada a la seguridad. Pronto comienza a destacar en su puesto y su jefe se fina en él. Comienza a enseñarle todo los trucos para que se convierta en un gran vendedor. Tommy pronto descubrirá que el maníaco de su jefe realmente es capaz de hacer cualquier cosa con tal de conseguir una venta. Stanley Tucci interpreta al gurú de la venta puerta a puerta tan popular en los años noventa y que con el paso del tiempo ha ido cayendo poco a poco. En cierta manera, esta película ridiculiza este tipo de venta en la que los vendedores aparecen "inocentemente" en los portales de los futuros compradores.

4/10
Expediente Cammermeyer

1995 | Serving In Silence: The Margarethe Cammermeyer Story

La coronel Cammermeyer (Glenn Close) es una brillante enfermera del Ejército de los Estados Unidos. Lleva casi 25 años de servicio fiel a su patria, y fue condecorada por su labor durante la guerra de Vietnam. Su máxima aspiración es ascender para ingresar en el cuerpo del Servicio Secreto. Pero durante una entrevista de rutina, cuando su ingreso está ya aceptado, comete el error de declarar sinceramente su homosexualidad. Esto plantea un conflicto a sus superiores, que nunca se habían encontrado con un caso parecido. Por este motivo, es expulsada inmediatamente del ejército, sin tener en cuenta sus años de servicio ni sus méritos. Cammermeyer no está dispuesta a aceptar esta injusticia, y decide enfrentarse al ejército en un polémico juicio. Un telefilm que pone en tela de juicio la tolerancia del ejército respecto a la homosexualidad femenina. Cuenta con la siempre eficaz interpretación de Glenn Close. Una historia con ánimo de denuncia que cautivará a los interesados en el tema que plantea.

3/10
Deadpool 2

2018 | Deadpool 2

Secuela de las andanzas del personaje más gamberro y políticamente incorrecto de la factoría Marvel, el superhéroe que se mofa cínicamente del modo en que encaran su profesión todos sus colegas dotados de poderes especiales y enfundados en mallas, él combate a los villanos de turno a su peculiar manera, y poniéndose en primerísimo lugar a sí mismo. De todos modos el enamorado Wade Wilson/Deadpool podría sentar cabeza, y formar una familia con su novia Vanessa. Sin embargo la desgracia llama a su puerta y Deadpool queda sumido en una profunda depresión, sólo piensa en morirse, pero tal deseo se le niega. Quizá lo que necesita es pensar un poco en los demás: así que Coloso le propone sumarse a los X-Men, y cuando tras diversas peripecias acaba en prisión, se le presenta la oportunidad de tutelar a un mutante adolescente, Puño de Fuego, gordito, resentido y lleno de ira. Como en el film original Deadpool, de nuevo resulta fundamental el guión cargado de bromas de Rhett Reese y Paul Wernick, al que se suma el propio actor protagonista, Ryan Reynolds. Conscientes de que el humor transgresor e iconoclasta, irónico con respecto a las convenciones de las películas de superhéroes y a sus intenciones primordialmente comerciales, ha sido celebrado por parte del público, exhausto ante la saturación del subgénero, se refuerzan las bromas y alusiones, con el protagonista dirigiéndose directamente al espectador. La paradoja consciente es que se utilizan para la trama esas mismas convenciones objeto de chanza, incluso permitiéndose dar la vuelta al argumento sin rubor, todo vale en el juego metacinematográfico, cabe proponer, y que cuele, cualquier “deus ex machina”. Sea como fuere, hay un buen puñado de gags tronchantes. No faltan de nuevo las frases zafias por su doble sentido, aunque en esta ocasión hay más contención, lo que se agradece. Sorprende la habilidad para fustigar la pederastia, haciendo al espectador cómplice de disfrutar del brutal castigo a los culpables de tan execrable crimen, y hasta se hace broma con la ideología de género –X-Force sería mucho más aceptable que el machista término X-Men–, y en la batidora de jugar a varias bandas no faltan una pareja lésbica de jóvenes mutantes, o las risas acerca de una suerte de atracción entre Deadpool y Coloso. Dirige la función David Leitch, conocido sobre todo como especialista y director de segunda unidad en películas de acción, y que hasta la fecha sólo había recibido crédito como director por la olvidable Atómica. Aquí se pliega a lo que demanda el film, humor servido con un ritmo razonable y una adecuada coreografía de las escenas de acción, con violentos desmembramientos, que evitan ser realistas.

6/10

Últimos tráilers y vídeos