IMG-LOGO

Biografía

Sandra Bullock

Sandra Bullock

56 años

Sandra Bullock

Nació el 26 de Julio de 1964 en Arlington, Virginia, EE.UU.

Premios: 1 Oscar

Fuera de lo corriente

01 Enero 2003

No ha debido escuchar aquello de "nunca digas jamás", pues vocifera en cualquier entrevista que a Dios pone por testigo de que no volverá a interpretar una comedia romántica.

Según Sandra Bullock, buscará nuevos caminos tras Amor con preaviso, que por cierto la empareja con un actor que no se plantea probar fortuna en otros géneros, Hugh Grant, al que le va bastante bien en éste. Dicen las malas lenguas que Sandy busca un papel que le dé prestigio, como el de Erin Brockovich, por el que Julia Roberts se llevó un Oscar. Lo cierto es que tiene en marcha Exactly 3:30, sobre una mujer que se retrasa compulsivamente, por lo que decide acudir a un psicólogo para acudir puntualmente a su boda; aunque el caso es que se enamora perdidamente de él. Es decir, volverá a las andadas, quizá porque en el fondo debe ser tan romántica como sus personajes tímidos y soñadores, chicas normales que interpreta con un talento fuera de lo normal. Es lo suficientemente atractiva para embelesar a la cámara, pero no ser un bellezón espectacular le permite dar la talla como taquillera o conductura de autobús, sin que los espectadores se pregunten qué hace ahí en lugar de trabajar como modelo.

Los que están a su alrededor aseguran que es muy similar a sus interpretaciones y sobre todo que no se lo tiene nada creído. También es bastante conocida su vitalidad, y se dice que siempre está llena de energía y ganas de trabajar, lo que le ha llevado a ajercer como productora en cinco de las películas que ha protagonizado. "Es un derroche de actividad constante, y siempre está llena de ideas", explica Hugh Grant.

Creció en Washington, aunque pasaba mucho tiempo en Europa, sobre todo en Alemania, país natal de su madre Helga Bullock, una reputada cantante de ópera que tenía como manager a su marido y padre de la actriz, un veterano profesor de canto. No es de extrañar que a los siete años animaran a su hija a debutar en una ópera en que hacía de niña gitana. No llegó a terminar la carrera de Arte Dramático en la Universidad de Carolina del Norte, porque cuando le quedaban dos asignaturas por aprobar prefirió tirarse a las piscina de las audiciones y pruebas de casting, mientras se ganaba la vida como camarera en Los Angeles. Aunque sus pinitos pasaron sin pena ni gloria, como En cuerda floja y The Six Million Dollar and the Bionic Woman, el siempre imaginativo Peter Bogdanovich le proporcionó un papel de mayor entidad en Esa cosa llamada amor, donde incluso aprovechaba su talento para el canto heredado de su madre, en un tema musical escrito por ella misma. Tras llamar la atención de forma demoledora en Demolition Man, alcanzó el estrellato a toda velocidad en el autobús de Speed, y demostró que se le daba muy bien la taquilla con Mientras dormías, notable comedia llena de sentimientos con personajes inolvidables.

De todo este periplo vital no se arrepiente, a no ser quizás de haberse convertido en estrella. "Me gustaba cómo era mi vida antes de que todo esto ocurriera. No cambiaría nada entonces, ni siquiera el sueldo". Se niega a hablar acerca de sus relaciones personales, y aunque ha mantenido sonados noviazgos con el actor Matthew McConaughey y el músico Bob Schneider, no se plantea por el momento pasar por el altar. "Soy muy escéptica en cuanto al matrimonio, porque sólo quiero hacerlo una vez, y me tiene que salir bien", ha declarado la actriz.

Oscar
2010

Ganador de 1 premio

Filmografía
Ocean's 8

2018 | Ocean's Eight

Spin-off de la trilogía de Ocean's Eleven sobre ladrones sofisticados que protagonizaron George Clooney y compañía, que a su vez versionaba la película La cuadrilla de los once con Frank Sinatra y equipo. En esta ocasión la novedad estriba en que el grupo de delincuentes está formado únicamente por mujeres, ocho, y que en vez de casinos el objetivo de su golpe está enmarcado en la glamourosa y neoyorquina gala Met. Debbie Ocean, hermana del fallecido ladrón Danny Ocean se ha pasado varios años en prisión, porque su novio la traicionó en una estafa, ya se ve que la “dedicación profesional” viene de familia. Durante ese tiempo ha urdido el golpe perfecto que deberá ejecutarse en la gala Met: no se trata de robar los magníficos collares que forman parte de una exposición, sino de centrar el tiro en el que llevará una “celebrity”, Daphne Kluger, que pertenece a Cartier, y que debido a sus preciosos diamantes está valorado en 150 millones de dólares. Tras reclutar a antiguas compañeras del oficio, se trata de recabar toda la información de la sede del evento, y el modo de acceder ahí sin despertar sospechas. Y si de paso se pueden ajustar cuentas con el traidor de antaño, miel sobre hojuelas. Aunque el nombre de Steven Soderbergh se mantiene entre los productores, toma la batuta de director Gary Ross, cuyos créditos en este rol se limitan a cinco títulos en dos décadas, uno de ellos el exitoso Los juegos del hambre. Además coescribe el guión. La película es entretenida, y funciona como un mecanismo de relojería. Si hay que achacarle algo es precisamente eso, que parece escrita por una computadora inteligente, le falta alma. Es como jugar al ajedrez con un ordenador, nunca hará una jugada genial aunque manejará las opciones utilizadas por grandes jugadores que albergue su extensa base de datos. En tal sentido el film resulta algo frío, cuesta empatizar con los personajes, aunque estén interpretados por una pléyade de estupendas actrices, y haya algún divertido gag. El reparto acude a una primera línea de estrellas indiscutibles –Sandra Bullock, Cate Blanchett, Anne Hathaway–, seguidas de su ilustrísima Helena Bonham Carter, la cantante Rihanna y la televisiva Sarah Paulson, más jóvenes promesas y un montón de cameos, incluido, no podía ser de otra manera, el de Anna Wintour. Sabe apuntarse el tanto del tan traído empoderamiento femenino, aplaudiendo a unas mujeres que forman un equipo conjuntado, pero que luego son capaces de realizarse plenamente por su cuenta en solitario, viva la independencia, quién necesita a los hombres o formar una familia. Por supuesto, quizá esta lectura sociológica parezca excesiva en lo que no es más que un divertimento, pero en tiempos del #MeToo no puedo por menos de apuntarla.

6/10
A ciegas

2018 | Bird Box

Adaptación de una terrorífica novela de Josh Malerman narrada en dos tiempos. Por un lado seguimos a Malorie en compañía de dos niños, los tres llevan habitualmente una venda en los ojos, y emprenden el peligroso descenso de un río caudaloso en una frágil barquichuela. Por otro lado nos remontamos a cinco años atrás, cuando se produce a escala mundial una extraña epidemia de suicidios por todo el mundo, algo que se produce por desconocidas razones cuando se mira en el exterior al sol. Un grupo variopinto de personajes, entre los que se cuenta Malorie, logran encontrar refugio. Ella está embarazada, aunque en ese momento no tenía muy claro cómo afrontar su maternidad, y de hecho estaba dando vueltas a la posibilidad de dar a su hijo en adopción. Si alguien decidiera hacer una pentalogía de películas de terror basadas en los cinco sentidos, Un lugar tranquilo podría ser la primera entrega, centrada en el oído, y A ciegas la secuela, giraría alrededor de la vista. Pero como las comparaciones son odiosas, las que nos ocupa sale mal parada con respecto a la película de John Krasinski, que estaba muy lograda. Susanne Bier es una buena directora, pero su film resulta excesivamente largo y reiterativo. Realmente la estructura narrativa no está muy justificada, la película podría haberse narrado linealmente, y nada cambiaría de modo sustancial. Tiene interés el conflicto de la protagonista en torno a la asunción de la maternidad, llamar "niño" y "niña", sin nombres auténticos, a los chavales con los que Malorie intenta encontrar un lugar seguro, y el cambio de denominaciones al final, habla con inteligencia de la personalización y asunción de responsbilidades. Sandra Bullock se esfuerza con su personaje, pero a ratos se hace algo antipática, y lo mismo sucede con otros que comparten su angustia, como el que interpreta John Malkovich. Hay algunos buenos pasajes terroríficos, en torno a la luz, y los pájaros de la jaula que dan título original al film, tienen una interesante presencia. Pero también se abusa de una violencia algo exagerada, los ataques con tijeras duelen como si la directora se las clavara al espectador.

5/10
Expertos en crisis

2015 | Our Brand Is Crisis

Una profesional de enderezar campañas electorales imposibles con grandes resultados, se ha retirado de esta ocupación tras una mala experiencia. Pero una conocida vuelve a requerir sus servicios para las elecciones presidenciales en Bolivia, y se deja convencer para asesorar al senador Castillo, con el señuelo de que así podrá vencer en las urnas a un viejo rival también experto en marketing electoral. David Gordon Green es un director de los que rompe el saque, igual te firma la comedieta gamberra y tontorrona Superfumados, es premiado en Berlín por Prince Avalanche o entrega la estimable Joe. Aquí lanza una mirada a la trastienda de la política, los tejemanejes de una campaña electoral en Bolivia; pero falta una buena vertebración a la narración, la evolución de lo que acontece no es demasiado natural, e incluso hay cambios de tono, de drama a comedia, que chirrían. A su favor tiene que no cae demasiado en el estereotipo al pintar este país iberoamericano, y tiene algunas escenas donde puede brillar Sandra Bullock como protagonista, como su primer y vibrante consejo político tras haberla visto previamente apagada y sin ganas de nada. Pero la rivalidad con el personaje de Billy Bob Thornton cae en el cliché, y le falta un punto de fuerza la idea de mostrar la ilusión y el desencanto de un joven –muy bien y natural Reynaldo Pacheco– hacia el candidato Castillo –convincente Joaquim de Almeida–.

5/10
Gravity

2013 | Gravity

Una expedición en el espacio exterior. La misión, comandada por el experimentado Matt Kowalski, debe incorporar un nuevo sistema de escaneado al telescopio Hubble, tarea de la que se ocupa la doctora Ryan Stone. Pero la destrucción en otra zona de un satélite obsoleto provoca una acumulación de “basura espacial”, auténticos proyectiles que provocan un accidente. Kowalski deberá idear un plan para volver con Stone sanos y salvos a la Tierra, y las posibilidades son francamente escasas. Asombrosa película dirigida por el mexicano Alfonso Cuarón, con guión coescrito junto a su hijo Jonás Cuarón. Gravity es de esos filmes que hacen buena la idea de que las películas permiten hacer vivir al espectador experiencias que nunca podrá tener en la vida real. Pues con un magnífico uso del 3D, y una recreación hiperrealista de las condiciones de los astronautas en el espacio, se tiene la auténtica sensación de estar en el espacio, contemplando la Tierra desde una óptica única, y la situación de riesgo extremo se hace propia. Cinematográficamente el film supone un verdadero alarde, momentos como el largo plano secuencia inicial que nos permite conocer el entorno de trabajo de los protagonistas resultan sencillamente alucinantes. Más allá de la pura situación de intriga y tensión -¿lograrán salvarse los protagonistas, estupendos George Clooney, y sobre todo, Sandra Bullock?-, desde la inmensidad del espacio, uno puede observar la belleza del universo, la pequeñez del ser humano, y a la vez su increíble grandeza. Quizá los problemas que uno arrastra desde la Tierra puedan cobrar entonces su verdadera dimensión, toca aceptar la existencia que nos ha tocado vivir, tejida entre la vida y la muerte, y plantearse pedir ayuda a Dios, aunque nunca se haya rezado, y confiar en esa mano que nos pueden echar desde fuera los otros.

8/10
Cuerpos especiales

2013 | The Heat

Nueva comedia del realizador Paul Feig tras el bombazo obtenido con La boda de mi mejor amiga. Recupera como una de las protagonistas a Melissa McCarthy, que dio la campanada con aquel film hasta el punto de lograr una candidatura al Oscar a la mejor secundaria, todo un hito para una comedia grosera en esa línea. En Cuerpos especiales la actriz se empareja con Sandra Bullock, que en busca de nuevos caminos para su carrera, el mismo año de la magistral Gravity rueda esta comedia que poco tiene que ver con sus papeles de modosita en comedias dulces. Cuerpos especiales sigue los pasos de Sarah Ashburn (Bullock) agente del FBI con un talento especial para encontrar dónde ocultan los narcotraficantes las drogas. Para encerrar a un peligroso capo, debe unir sus fuerzas con Shannon Mullins (McCarthy), agente de policía de Boston extremadamente malhablada que no duda en usar métodos brutales y desagradables si es necesario para encerrar a los delincuentes. No llega a la altura del anterior trabajo de Feig, aunque en realidad Cuerpos especiales se apoya en la misma seña de identidad: el lenguaje grosero típico de las películas masculinas en boca de mujeres. Lo cierto es que McCarthy tiene gracia natural, y arranca sonrisas con frases extremadamente burras y porque su personaje se comporta como un hombre 'chuleta' de un film de serie B de tres al cuarto. También Bullock sabe hacer reír, como queda demostrado en la secuencia del bar en que ambas acaban borrachas. Cuando en ese momento del film, ejecutan un alocado baile al unísono, queda de manifiesto que las dos actrices pueden provocar carcajadas sin necesidad de diálogos divertidos. Pero el guión de Katie Dippold, procedente de las series MADtv y Parks and Recreation, apenas tiene entidad. Además, dura 117 minutos, un metraje a todas luces excesivo para una comedieta alocada, por lo que acaba haciéndose extremadamente interminable. Y sus golpes de humor negro a veces llegan a resultar desagradables, especialmente una sangrienta traqueotomía. En cualquier caso, Cuerpos especiales ha conectado con el público hasta el punto de que ya se anuncia la secuela.

4/10
Tan fuerte, tan cerca

2011 | Extremely Loud and Incredibly Close

Thomas, Linda y su hijo Oskar forman una familia muy unida, que vive en Nueva York. Oskar adora a su padre, y la unión entre ambos es completamente idílica, se compenetran a la perfección. Thomas es joyero y Oskar es un chaval muy, muy despierto, avispado como un adulto, o más si cabe. Sin embargo, un día en la vida de Oskar se convertirá para siempre en "el peor día": el 11 de septiembre de 2001. Y es que su padre estaba en una de las torres gemelas. Después de la tragedia Oskar está descolocado, no encuentra consuelo en su madre, y tan sólo su abuela, que vive al otro lado de la calle, parece tener algo de conexión con él. Mientras, el hallazgo de una misteriosa llave en el cuarto de su padre puede darle al chaval algo en que ocupar su tiempo: encontrar la cerradura correspondiente. Cada día Oskar recorrerá Nueva York con ese objetivo. Tras su brillante debut con Billy Elliot (Quiero bailar) el director británico Stephen Daldry abandonó el mundo infantil para centrarse en la vida de los adultos, con dramones tremebundos como Las horas o The Reader (El lector). Con Tan fuerte, tan cerca regresa al difícil universo de la niñez, aunque no abandona el terreno más dramático, donde mejor se mueve, y para ello adapta una novela de Jonathan Safran Foer, autor que hizo posible esa extraña joya titulada Todo está iluminado. Con la tragedia del 11-S como pesada atmósfera que lo envuelve todo, Daldry centra su discurso en la paternidad con el personaje modélico interpretada por Tom Hanks, un padre absolutamente perfecto a ojos de su hijo (y del espectador). En realidad, Daldry "usa" ese personaje para imprimir optimismo acerca de la libertad humana, al margen de amargos y supuestos predeterminismos. Las personas somos capaces de dar mucho amor, dice el film, aunque quizá no lo hayamos recibido cuando más lo necesitábamos... Daldry cala hondo además al describir la imposibilidad de nuestra limitada inteligencia para explicar sucesos que escapan a cualquier razonamiento. La metáfora de la llave se manifiesta así como un gran Macguffin que sobrevuela sobre la desesperada búsqueda del sentido de la vida, escenificada en las andanzas del pequeño Oskar. Con razón puede achacársele a Daldry que quiera conmover demasiado, que se regodee en la pesadumbre. El tema lo exige, claro, pero este enfoque sentimental deliberado "canta" excesivamente en tres escenas concretas donde la congoja se anuda en la garganta del espectador. Quizá eran necesarias o quizá no... cada cual tendrá su opinión. Las interpretaciones son buenas, verosímiles al cien por cien. El chaval debutante Thomas Horn borda su desconcierto absoluto, con esos tics verborreicos y su tozuda e insoslayable búsqueda. Y como ya hizo en Crash y The Blind Side (Un sueño posible) Sandra Bullock vuelve a demostrar que es una actriz maravillosa en el género dramático y desde luego ofrece un colofón maternal para enmarcar (quizá lo mejor del film). Menos justificada parece la nominación al Oscar del veterano y magnífico Max Von Sydow, cuyo papel, aunque muy sentido, también resulta algo plano.

6/10
La proposición

2009 | The Proposal

Margaret es una poderosa editora capaz de cualquier cosa para que su empresa sea la número 1. Sin embargo, es una mujer extremadamente desagradable, incapaz de mantener una relación cordial con las personas de su alrededor, a las que suele tratar ‘a patadas’. Tampoco muestra muchas consideraciones con Andrew, su asistente-secretario, un tipo que aguanta carros y carretas, porque aspira a que le publiquen algún día su libro. Pero Margaret resulta ser canadiense, y por una serie de problemas, el departamento de inmigración está a punto de deportarla. Para evitarlo, le propone a Andrew que se case con ella por conveniencia, a cambio de un ascenso y la publicación del libro... Tras sus devaneos con el thriller –Premonition (7 días)– y el drama biográfico –Historia de un crimen–, Sandra Bullock intenta recuperar el favor del público con otra comedia romántica, el género que salvo en el caso de Speed, es el que mejor le suele funcionar. Tal es el deseo de la actriz de acertar a toda costa que intenta no arriesgar nada, por lo que ha escogido un proyecto de lo más convencional. De hecho recuerda peligrosamente a la muy superior Matrimonio de conveniencia, donde los protagonistas también tenían que recordar detalles íntimos de su supuesto cónyuge, para someterse a un examen del departamento de inmigración. Además, aunque da el tipo, Sandra Bullock no es tan expresiva ni resulta tan divertida como los actores de los que se ha rodeado, Ryan Reynolds, Mary Steenburgen y sobre todo la veterana Betty White (la abuela). Y al frente del film se haya una directora de lo más convencional: Anne Fletcher (27 vestidos). A su favor se puede decir que los guionistas le han sacado tajada a la situación inicial, que propicia secuencias graciosas, como la del águila. El architípico esquema de dos personajes contrapuestos obligados a convivir da lugar a diálogos lo suficientemente ágiles de enfrentamiento entre ambos. Y realiza una apología sincera de la familia.

5/10
Loca obsesión

2009 | All About Steve

Mary no tiene mucho éxito en el amor. Por eso cuando conoce a Steve se siente la mujer más feliz del mundo porque está convencida de que ha surgido algo entre ellos. Decidida a no perder al que según ella es el amor de su vida, comienza a perseguirlo por todo Estados Unidos. Él es cámara de televisión y tiene que estar allí donde la noticia acontezca, algo que no supone un problema para Mary. La cuestión es que mientras ella tiene claro que lo que ha surgido entre ambos es amor puro y duro, él piensa que su enamorada está como una “cafetera”. Sandra Bullock interpreta a la alocada Mary, que resulta bastante “freak” aunque entrañable. En esta cinta la actriz da rienda suelta a su vis más cómica para ofrecer un personaje algo histriónico, al que no le importa en absoluto el qué dirán. A pesar de la simpatía de Bullock ha sido nominada al Razzie. Curiosamente, esta nominación ha llegado el mismo año en que también ha sido propuesta para el Oscar por su trabajo en The Blind Side. La estupenda Sandra ha dicho que ambas nominaciones tienen que ser tomadas con cierto humor ya que son las dos caras del negocio del espectáculo.

4/10
The Blind Side (Un sueño posible)

2009 | The Blind Side

La historia auténtica de Michael Oher, que se convirtió en jugador de la liga profesional de fútbol americano cuando todos los elementos jugaban en su contra. La cosa se inicia con Big Mike, un adolescente afroamericano que ha crecido en un ambiente familiar desestructurado. En tal tesitura resulta milagroso que no se haya convertido en un delincuente y un holgazán. Eso sí, es un chico callado y retrasado en los estudios, y sin hogar. De modo sorprendente le admiten en una escuela cristiana, donde una maestra se esfuerza en ayudarle, pero no faltan las dificultades. El revulsivo definitivo en su vida será que Leigh Anne, la madre de dos chicos que estudian en el mismo colegio, se fije en él. De ofrecerle su casa para dormir una noche, pasará, de acuerdo con su esposo y los dos hijos, a adoptarlo. Y vistas sus excepcionales condiciones físicas, le apoyarán en su posible carrera deportiva. Una película genuinamente americana, sí. Pero con valores universales, que se entienden en Tennessee y en Pekín, para entendernos. No estamos ante una de esas tramas deportivas llenas de partidos incomprensibles, a no ser para los aficionados al fútbol americano. Basta la introducción del film para que entendamos la posición de defensa de Oher frente a la de ataque de un ‘quaterback’, explicada muy gráficamente con una comparación inmobiliaria: si el ‘quaterback’ paga la hipoteca de la casa, el ‘tackle’ o bloqueador es el seguro de la misma. Y no falta un importante y emocionante partido, aunque no tanto por el resultado, audaz planteamiento. Pero sobre todo, estamos ante una trama de personajes, de superación, y de amor, mucho amor, en el que sobresale la relación maternofilial que surge entre Leigh Anne y Michael. Y donde se señala el papel que la fe juega a la hora de ayudar al prójimo, y que tiene emotivos pasajes, la comida de acción de gracias, o cierta conversación entre los esposos. Verdaderamente el papel de Leigh Anne es una prueba de fuego de la que Sandra Bullock sale perfectamente airosa, lo que incluye el Oscar por su composición. Es necesario señalar que tiene escenas muy bien resueltas, las que comparte con su hijo, pero también esa visita a la madre biológica de Michael, o la del entrenamiento. Está muy bien el resto del reparto, de rostros no demasiado conocidos, a no ser el de Kathy Bates. Sobresale Quinton Aaron, que entrega una interpretación muy contenida del introspectivo Michael.

6/10
Premonition (7 días)

2007 | Premonition

Se nos rompió el amor, de tanto usarlo, y algo parecido ocurre últimamente con el thriller. Apuestan muchísimo las productoras por este género, confiando en que atrae a un arco de público más amplio que el terror (más apreciado por adolescentes), el cine de acción (que lleva a los cines al público masculino) y las comedias románticas (casi siempre dirigidas al público femenino). Entre tanto aluvión de thrillers, sobre todo en los 90, los guionistas intentan sorprender al público con el final ‘supuestamente’ inesperado (El número 23, Seduciendo a un extraño) y parecen competir por ofrecer el planteamiento más sinuoso. Contradicen así los presupuestos del maestro Hitchcock, que nunca intentó sorprender en los finales, y que partía de una idea mínima (a un tipo le confunden con otro) para concentrarse en secuencias de suspense que lograban la máxima tensión. Así las cosas, la idea de este film es un nuevo ‘más difícil todavía’. Un policía llama a la casa de Linda Hanson para comunicarle que su marido ha muerto en accidente de coche. Linda sufre una gran conmoción, avisa a sus familiares y tal, pero cuando despierta al día siguiente, el marido está en casa, tan ricamente, como si nada. ¿Qué ha ocurrido aquí?  Algunas personas que sufren graves patologías, declaran que tienen una percepción distorsionada del tiempo, que creen estar viviendo varios momentos de su vida a su vez. ¿Se creerían capaces de cambiar el momento presente, teniendo en cuenta que creen estar viviendo el pasado? Esta premisa parece haber inspirado al guionista, Bill Kelly. A la protagonista un psiquiatra le diagnostica una patología y le receta pastillas de carbonato de litio que ella prefiere no tomar. Esto explicaría parcialmente lo que le ocurre en la trama, si bien no deja de ser un argumento paranoico. En cualquier caso, el desconocido director Mennan Yapo ejecuta una cinta que intriga al público más o menos hasta  el final. También funciona la combinación entre Sandra Bullock y Julian McMahon, conocido por series televisivas como Embrujadas y Nip/Tuck: a golpe de bisturí. Lo mejor, el cartel, con el rostro de la protagonista dibujado mediante las hojas de los árboles.

4/10
Historia de un crimen

2006 | Infamous

Nuevo acercamiento a la figura del novelista Truman Capote, prácticamente simultáneo al del film Truman Capote, que le valió a su protagonista Philip Seymour Hoffman el Oscar al mejor actor. Justamente éste es el principal handicap de la interesante película escrita y dirigida por Douglas McGrath (Emma): que había una demasiado próxima en el tiempo, lo que hacía difícil que entre los espectadores hubiera avidez por tomar "doble ración" del escritor. Porque aunque los enfoques pueden ser diferentes (la fuente de Bennett Miller era la biografía de Gerald Clarke, la de McGrath la de George Plimpton), ambos filmes se estructuran, como no podía ser de otra manera, alrededor de la confección de la obra maestra de Capote, su libro "A sangre fría", sobre el horrible asesinato de una familia de granjeros en Kansas a mano de dos tipos que acabaron siendo condenados a la pena capital. Partiendo de ahí, se insertan elementos que ayudan a conocer la biografía de Capote, proporcionados por el propio personaje, o por sus conocidos, en forma de declaraciones a un supuesto programa televisivo, una novedad esto último en el film que nos ocupa. Hay que subrayar el maravilloso reparto de este film, con un Toby Jones verdaderamente transfigurado en Capote, una inteligente Sandra Bullock como su amiga Harper Lee, y un sorprendente Daniel Craig como uno de los asesinos. McGrath subraya convenientemente el marcado narcisismo de Capote, pero al tiempo se esfuerza en humanizarlo para que el espectador empatice mejor con él. Acierta al describir sus numerosas extravagancias y su irresistible afición al cotilleo, y el modo en que finalmente se gana la confianza de un cerrado entorno rural con sus anécdotas de Hollywood, una de las mejores escenas del film. Hay detalles finos, como aquel en que el sheriff recibe la noticia de que han atrapado a los dos asesinos: el egocéntrico Capote se alegra por sí mismo y su libro, pero él mismo detecta lo mezquino de su reacción espontánea y, maravilloso matiz, rectifica al felicitar al que ya puede llamar su amigo. Como ocurría en el film de Miller, se subrayan ciertos paralelismos biográficos entre Capote y Perry Smith, uno de los asesinos. Pero la impresión es que McGrath se toma excesivas licencias al pintar su relación, como la del supuesto enamoramiento homosexual entre ambos, y una agresión física en la celda, a punto de transformarse en violación. De alguna manera parece querer justificar la posterior sequía creativa de Capote con lo que sería un amor truncado, lo que no deja de ser, como mucho, una hipótesis.

8/10
La casa del lago

2006 | The Lake House

Remake de un film del coreano Lee Hyun-seung, que a su vez adaptó una novela de Jiro Asada. El planteamiento es muy original, y combina una historia de amor romántico, con las paradojas típicas de las películas de viajes en el tiempo. La idea es que una doctora va a desocupar su preciosa casa en el lago, y deja una nota en el buzón para el próximo inquilino. Cuando éste la recoge, vemos un paisaje muy diferente, con la casa en estado de abandono. Tras la extrañeza inicial, pronto averiguamos que Kate y Alex han ‘conectado’ en años diferentes, y que su forma de comunicarse a través del tiempo serán las notas introducidas en el buzón. Se desarrolla así una relación entrañable en que ambos aprenden a conocerse, y a enamorarse. Pero se diría que su amor es imposible… A no ser que traten de forzar el encuentro, en el pasado o en el futuro. Suena complicada la trama, y el mérito del argentino Alejandro Agresti en su debut hollywoodiense es que logra hacerla comprensible, proporcionando los elementos de entendimiento con acierto, y acudiendo a buenas soluciones visuales. La pareja Sandra Bullock-Keanu Reeves, que ya demostró buena química en las dos entregas de Speed, funciona, e incluso la ‘blandura’ que se les suele atribuir ayuda a la historia, pues se evitan los aspavientos que podrían acompañarla. Sobre su experiencia en Estados Unidos, donde Agresti ya lleva afincado un tiempo, comenta el director: "Aquí muchos directores fueron inmigrantes, desde William Wyler a Billy Wilder. No es fácil venir y hacer cualquier cosa, el sueño es ése, poder contar con las herramientas y hacer un buen cine, historias bien contadas. Espero poder hacerlo."

6/10
Miss agente especial 2

2005 | Miss Congeniality 2: Armed And Fabulous

Al haber neutralizado una amenaza terrorista en un concurso de belleza, haciéndose pasar por concursante, la agente del FBI Gracie Hart se ha hecho tan popular que ya no puede trabajar en secreto. Sus superiores la convierten en una especie de relaciones públicas del departamento, que acompañada del estilista Joel, se somete a sesiones fotográficas y concede entrevistas en que recrea su hazaña con pelos y señales. Pero deberá volver a la acción cuando se entera de que sus dos mejores amigos, la ganadora del concurso de belleza y el presentador del mismo, han sido secuestrados. Puesto que no anda sobrada de éxitos últimamente, Sandra Bullock aprovecha que Miss agente especial tuvo suerte en la taquilla, y produce y protagoniza la inevitable secuela. Aunque Michael Caine ha salido huyendo del proyecto, repite el veterano William Shatner, mítico protagonista de la serie Star Trek. El film hará las delicias de los espectadores a los que gustó la primera parte, por su tono humorístico y amable.

2/10
Loverboy

2005 | Loverboy

Emily, una madre soltera, le cuenta a su hijo Paul, de seis años, la historia de cómo logró salir adelante sin ayuda de nadie. Emily se muestra reacia a dejar a su hijo con otras personas, pues está obsesionada con la idea de que le pueda pasar algo. Kevin Bacon, que había dirigido el telefilm Pasión oculta, debutó como cineasta con este drama, basado en una novela de Victoria Redel, en el que se ha reservado un pequeño papel. Bacon muestra cierta habilidad para la dirección, y aprovecha el talento de Kyra Sedgwick, su compañera de reparto en El leñador y esposa en la vida real. El film reflexiona acerca de la sobreprotección materna.

4/10
Crash

2004 | Crash

¡Qué difícil es juzgar bien a las personas...! Y sin embargo, día a día, los seres humanos parece que no podemos sustraernos a emitir juicios críticos acerca de tal o cual actuación de nuestros semejantes. Y como somos egoístas, desconfiados, frívolos, cínicos y quizá solitarios, a menudo nuestras conclusiones resultan parciales y estrechas, cuando no claramente sesgadas por nuestros gustos y prejuicios. No tiene por qué ser así, pero la experiencia raramente nos demuestra lo contrario. C’est la vie, que dirían los franceses. Pues bien, que cualquier ser humano es capaz de lo mejor y de lo peor, de lo bueno y de lo malo, de la virtud y del pecado, sin importar su condición, su raza o su religión, es la gran verdad que transmite esta maravillosa y multipremiada película, que respira autenticidad por los cuatro costados. Su creador, Paul Haggis, se dio a conocer al gran público el año pasado con el guión de la también fantástica Million Dollar Baby, película durísima dirigida por Clint Eastwood. Ahora, además de escribir el guión de Crash, con la colaboración de Robert Moresco, también ha optado por ponerse detrás de las cámaras y hacer labores de producción. La jugada le ha salido perfecta y ahí están los Oscar conseguidos para demostrarlo. El hallazgo del cadáver de un muchacho durante una noche especialmente fría en la populosa ciudad de Los Ángeles, sirve de punto de arranque de un argumento que se retrotrae a las treinta y seis horas anteriores del fatal descubrimiento. Durante ese tiempo, el modélico guión de Haggis hará llegar al espectador –con apenas algunos trazos– los diversos caminos existenciales y las crisis de identidad de un amplio puñado de personajes, que quieren retratar –con las lógicas limitaciones de la realidad- la variada tipología de personas de una gran ciudad y por ende del mundo entero. Ahí están el fiscal del distrito y su esposa, con sus desencuentros y soledades; un policía con experiencia y su joven e idealista compañero; un tendero iraní y su hija médico; un cerrajero mexicano y su familia; un matrimonio acomodado de afroamericanos; dos agentes de la ley; dos jóvenes delincuentes... Gracias al guión y al montaje milimétrico las vidas de los personajes quedan relacionadas entre sí, un poco a la manera de Magnolia (1999), la apabullante película coral de Paul Thomas Anderson, aunque en el caso de Crash las historias sean más equilibradas y menos excesivas. La película, tan honda como sincera, es un monumento sobre la condición humana, con todas sus debilidades y sus esperanzas. Y por encima de todo, Haggis logra algo muy, pero que muy difícil hoy en día: emocionar casi hasta las lágrimas sin una pizca de sentimentalismo. Y hay que elogiar el completísimo reparto, lleno de actores conocidos, al igual que los aspectos más técnicos, como la fotografía de J. Michael Muro y la música minimalista de Mark Isham, que viene aderezada con las estupendas canciones “In the Deep”, de Bird York, y el excelente colofón “Maybe Tomorrow” de Stereophonics.

9/10
Amor con preaviso

2002 | Two Weeks Notice

Los espectadores están acostumbrados a ver a Hugh Grant metido en las carnes del clásico tío solterón, únicamente pendiente de su ego. De esta guisa le vimos en películas como Cuatro bodas y un funeral, El diario de Bridget Jones o Un niño grande. El actor inglés se lo tiene bien aprendido y explota su éxito como nadie. Pues bien, ahora le toca a Sandra Bullock sufrir a Grant, que interpreta a un millonario frívolo y comodón que se enriquece demoliendo edificios. Ella, una chica preocupada por las causas sociales y que trabaja de asesora legal en su empresa, está harta de la desidia de su jefe y de que la utilice como chica para todo (el tipo no puede pasarse sin ella ni para elegir la corbata del día). Y así hasta que decide dejar el trabajo. Y esa decisión era justamente lo que ambos necesitaban para saber que su relación era algo más que profesional. Comedia amable, romántica y divertida a ratos, que sabe sacar jugo a la química de dos de los intérpretes con más tirón entre el público. Marc Lawrence, que anteriormente escribió el guión de Miss agente especial para el lucimiento de la Bullock, debuta ahora en la dirección.

4/10
Clan Ya-Ya

2002 | Divine Secrets Of The Ya-Ya Sisterhood

Sidda, una afamada escritora, afirma en una entrevista que debe su éxito a una infancia desgraciada. La declaración no sienta nada bien a su madre que, hermanada con otras amigas en el Clan Ya-Ya, le declara una “guerra sin cuartel”. La guionista Callie Khouri, oscarizada por su libreto de Thelma y Louise, debuta en la dirección con esta adaptación de una serie de sensibles novelas feministas de Rebecca Wells. El reparto es de verdadero ensueño y el film se disfruta amablemente.

5/10
Asesinato... 1-2-3

2002 | Murder By Numbers

Dos adolescentes. Listillos e inadaptados. Planean un asesinato al azar, por el puro placer de cometerlo, y con el incentivo de confundir a la policía con falsas pistas. Pero no cuentan con tener en frente a Cassie, una superpolicía, dura como pocas, pero que arrastra algún pequeño trauma, que repercute en sus relaciones con los hombres. Barbet Schroeder hace un nuevo lazo inconfeso con La soga de Patrick Hamilton, que Alfred Hitchcock manejó en plano único en 1948. Su aportación –o la del guión de Tony Gayton–, es combinar la trama de los dos “superhombres” que demuestran no serlo tanto (Ryan Gosling y Michael Pitt, un par de adolescentes que pasan de listillos), con el dibujo de la fragilidad de la policía “rocosa” (Sandra Bullock, tratando de deshacer de su imagen de chica dulce y modosita). Schroeder, acostumbrado al thriller (Mujer blanca soltera busca, Antes y después, Medidas desesperadas), firma una película correcta e intrigante, que sirve a la Bullock para ensayar nuevos registros interpretativos.

6/10
28 días

2000 | 28 Days

Borrachita. Así anda todo el día la buena de Sandra Bullock. Y así se presenta en la boda de su hermana, hasta el punto de que termina estrellando la limusina de los novios. Resultado: ingresa en un centro de rehabilitación. Al principio está todo el día cabreada, piensa que los otros alcohólicos son una panda de majaderos... pero poco a poco se dará cuenta de: 1) que ella es la principal majadera, y 2) que ya va siendo hora de poner un poquito de orden en la propia vida y de comenzar a pensar en los demás. Sandra Bullock es la protagonista absoluta de este drama al que no faltan unas gotas de humor. Para preparar las escenas de terapia de grupo con alcohólicos, la actriz visitó un centro de rehabilitación auténtico, y se comportó como una paciente más en una sesión de grupo: “Todo lo que se dice allí se basa en la confidencialidad, todo lo que cada uno dice. Así que me dije, ‘¿Qué puedo perder?’. Me costó dejar al grupo. Cuando empecé, me abrí y conté muchas cosas sobre mí, y tenía ganas de acabar.” Dirige el film Betty Thomas, la directora de Dr. Dolittle.

4/10
Miss agente especial

2000 | Miss Congeniality

Gracie es una agente del FBI de modales algo rudos. Pero es la única que puede desempeñar una misión muy especial: infiltrarse como concursante en la competición de miss Estados Unidos, para detener a un peligroso terrorista que pretende sabotear el evento. Como la chica cuida poco la fachada, le asignan a un experto en elegancia y buenos modales, para que dé el pego y no desentone. Como el lector puede imaginar, Sandra Bullock bien arregladita, hasta puede que llegue a ganar el concurso de marras. Eso sí, la paciencia de un magnífico Michael Caine (lo mejor, sin duda, de la película), es puesta a prueba, pues su “alumna” es un poquito díscola. Una de las moralejas del film es que estas bellezas despampanantes de concurso también tienen cerebro. Algo que a veces olvidan muchos machitos que andan por ahí sueltos.

6/10
Blanco perfecto

2000 | Gun Shy

Un agente de la policía. Últimamente le fallan los nervios y tiene que visitar al loquero. Peros sus superiores son implacables, no tienen en cuenta sus problemas de salud. Tiene que infiltrarse cuanto antes en una banda mafiosa, para hacer una redada. El caso es que congenia con los gángsters; y con una dulce enfermera, de la que no puede evitar enamorarse. De nuevo (como en Una terapia peligrosa y en Mickey Ojos Azules el mundo de la mafia sirve para hacer comedia. En esta ocasión hay un interesante reparto: el gigantón de Liam Neeson, conocido sobre todo por La lista de Schindler; y la morena Sandra Bullock, que ejerce además de productora de la película. El director y guionista Eric Blakeney se esfuerza en ser divertido, una tarea nada sencilla.

5/10
Las fuerzas de la naturaleza

1999 | Forces of Nature

Ben está inmerso en los preparativos de su boda. De pronto, todos los elementos, las fuerzas de la naturaleza, se alían para que no se case. Y no sólo las voces que dicen que matrimonio y compromiso son una locura, o los malos ejemplos de personas cercanas. Un accidente de aviación, un tren que se detiene, temporales y huracanes… y la aparición de la simpática y alocada Sarah, parecen gritar “¡no te cases!”. Pero… El film intenta ser una simpática comedia romántica. La idea alrededor de la cual giran las bromas es lo difícil que es comprometerse en el matrimonio, vista la cantidad de separaciones e infidelidades que hay. Como resultado, algunos gags graciosos, y la curiosidad de ver juntos en la pantalla a Ben Affleck y Sandra Bullock.

3/10
Siempre queda el amor

1998 | Hope Floats

Birdee es un ama de casa, madre de una niña, feliz hasta que se entera, ante las cámaras de televisión, de que su marido le engaña con su mejor amiga. Rota, se va con la niña a casa de su madre, en el campo. Allí se reencuentra con Justin, un antiguo novio, que todavía le ama. Y hace balance de lo que ha sido su vida hasta el delicado momento en que se encuentra. Romántica y lacrimógena película a cargo de Forest Whitaker, quien ya probó fortuna en este campo con Esperando un respiro. Sandra Bullock, que produce y protagoniza el film, señala que "hoy en día existen muchos problemas de comunicación, sobre todo entre padres e hijos. Pero lo que no hace falta es acudir a televisión, ante millones de personas, para explicar a tu mujer por qué te has acostado con la canguro". El film, al tratar el drama de la separación conyugal, abandona muchos manidos clichés al no obviar la cuestión de qué pasa con el resto de la familia. Incluso un nuevo romance llena de confusión a Birdie, y no se presenta como "solución fácil". Bullock, estupenda, insufla una adecuada fragilidad a su personaje. La escena de su borrachera en el cuarto de baño es de gran intensidad. Le dan réplica estupendos actores: Harry Connick Jr., la pequeña Mae Whitman y, sobre todo, la veterana Gena Rowlands, espléndida como madre con experiencia. La música romántica de Dave Grusin y la fotografía radiante de dorados de Caleb Deschanel dan al film un aire muy especial.

5/10
Prácticamente magia

1998 | Practical Magic

¿Quién dijo que las brujas son cosa pasada? No piensan esto los responsables de Prácticamente mágia. Aunque el inicio engaña: el linchamiento de una bruja, por una numerosa chusma. Su ropa negra y sus gritos retrotraen a los procesos por brujería de hace un par de siglos en Salem. De pronto algo mágico sucede: la cuerda se rompe y la bruja salva la vida. Y así se preserva, hasta nuestros días, una estirpe de mujeres con el don de la magia. Pero Sally (Sandra Bullock) y Gilliam (Nicole Kidman), hermanas, no se resignan a su destino brujeril. Quieren llevar una existencia normal: Sally trata de formar una familia, Gilliam cree encontrar en Jimmy al hombre de su vida. Pero las cosas salen mal, por culpa de una maldición, que impide a las brujas que sus relaciones sentimentales lleguen a buen término. La película tiene magia, romance, humor, y hasta una parte terrorífica. Cuando Kidman es poseída por el espíritu de su novio, las escenas recuerdan a El exorcista. Destaca la estupenda química entre dos hermanas que no pueden ser más distintas: Bullock, con su rostro dulce, busca la tranquilidad; Kidman, representa una forma de ser más alocada y salvaje. La Bullock se tomó lo de la brujería bastante en serio, a tenor de sus declaraciones. Cuenta la actriz que, cuando filmaban la crucial escena de un aquelarre, "habíamos alcanzado un momento en que las mujeres estaban salmodiando juntas. De repente, la puerta comenzó a dar golpes. Todo el mundo lo vio y lo oyó, pero no teníamos ni idea de cómo podía estar sucediendo". En fin, quizá fue cosa del estrés de rodaje, cualquiera sabe.

3/10
Speed 2

1997 | Speed 2: Cruise Control

Durante un crucero de placer por el Caribe, Annie Porter y su nuevo novio --otro policía-- se ven envueltos en el secuestro del trasatlántico en que viajan. Su viaje al paraíso se convierte en poco tiempo en una tragedia, pues un perturbado genio de la informática se hace con el mando del crucero, poniéndolo a toda velocidad, por lo que se avecina el desastre total. Sin embargo, Annie y el chico intentan escapar para detener el crucero, salvar a los pasajeros y, si es posible, poner a los terroristas en manos de las autoridades. Lo mejor son las angustiosas secuencias de acción y efectos especiales, bien rodadas por el especialista Jan De Bont (que comenzó como director de fotografía en las películas del realizador Paul Verhoeven y que posteriormente dio el salto a la dirección con filmes como Speed, Twister o La guarida). El resto es divertido, y aunque no llega a la calidad de la primera parte, se trata de una digna continuación. Sandra Bullock repite el papel que le consagró como una de las actrices más sobresalientes de los noventa. Junto a ella, Jason Patrick realiza una convincente actuación; pero quien realmente destaca es el todoterreno Willem Dafoe (Platoon, Posibilidad de escape), en un papel de malvado, labor que ya había hecho con audacia en el cine en un par de ocasiones, entre las que destaca Calles de fuego.

2/10
En el amor y en la guerra

1996 | In Love and War

La película recrea un episodio de la vida del mítico escritor Ernest Hemingway. Tras alistarse como voluntario para luchar en la Primera Guerra Mundial, el joven Hemingway (Chris O'Donnell) resulta gravemente herido al combatir en el frente de batalla italiano. El joven será trasladado a un hospital y allí será atendido por la dulce y bella enfermera Agnes Von Kurowsky (Sandra Bullock). Un amor poderoso e intensísimo surgirá entre ellos dos. Sin embargo, la guerra y la distancia separarán a los dos amantes... Chris O'Donnell (Esencia de mujer, El soltero) da muestras de sus cualidades como galán y la fantástica Sandra Bullock (Speed, Mientras dormías) pocas veces ha estado tan inocentemente soñadora. El inglés Richard Attenborough (Gandhi, Tierras de penumbra) rueda con pulcritud este melodrama de altos vuelos, cuya emotividad se realza por la bella música de George Fenton.

4/10
Corazones robados

1996 | Two If by Sea

Frank, ladrón de obras de arte, intenta robar un cuadro de cuatro millones de dólares. En la trama se verá involucrada su novia, una cajera humilde. Ligerísima comedia romántica al servicio de Sandra Bullock.

5/10
Tiempo de matar

1996 | A Time To Kill

El escritor John Grisham es un filón. Sus novelas de ambiente judicial han encandilado a tantos lectores que su paso al cine, asegurado un mínimo de calidad, tiene asegurada la rentabilidad. En Hollywood, lo saben; véanse, si no, El informe Pelícano, La tapadera, El cliente, etc. Grisham, consciente de su creciente poder en la industria fílmica, se reservó el visto bueno a director, guionista y reparto de Tiempo de matar, adaptación de su primera novela, muy querida por él, con recuerdos del Sur donde se crió y de los años en que ejerció la abogacía. Una niña negra es brutalmente violada y maltratada por dos blancos cargados de alcohol. Cuando van a juicio, Carl Lee, el padre de la pequeña, dispara a bocajarro sobre ellos ante numerosos testigos. Aunque todo apunta a que le ha movido la venganza –la hija ha quedado estéril, los culpables podrían recibir un castigo benigno–, Jake Brigance, un joven abogado blanco, tratará de probar enajenación mental. El caso despierta enseguida los conflictos raciales: organización de un grupo del Ku Kux Klan, entrada en liza de la NAACP –asociación pro derechos de los afroamericanos–, selección de un jurado integrado sólo por blancos. Joel Schumacher y Akiva Goldsman adaptan de nuevo novela de Grisham tras El cliente. Ambos presentan un caso donde sitúan, frente a frente, las fallas de un sistema legal y el deseo de tomarse uno la justicia por su mano; y se coloca al espectador en situación de juzgarlo, haciendo notar el posible peso del color de la piel del acusado, a la hora de tomar postura. Aunque no se justifica la venganza, sí que se disculpa; y se obvia la posibilidad de perdonar. Una visión que se puede tachar de simplista –la vida es más compleja de lo que allí aparece–, pero que produce resultados vistosos, en la mejor tradición del thriller de letrados. Hay momentos vibrantes y el interés por la narración se mantiene siempre. El reparto es envidiable, de esos que ponen los dientes largos: Sandra Bullock, Donald y Kiefer Sutherland, Samuel L. Jackson, Kevin Spacey, Brenda Fricker, Oliver Platt, Patrick McGoohan... Muchos son pequeños papeles, pero de fuerte presencia. Destaca sin duda el entonces desconocido Matthew McConaughey, que logra una magnífica composición en su primer papel principal para el cine. La fotografía de Peter Menzies está muy cuidada. Los tonos dorados, con imágenes casi quemadas, ayudan a recrear el calor asfixiante del verano sureño en que transcurre la acción. La opción de rodar gran parte del film con steadycam, arriesgada, ayuda a hacer presente aún más el ambiente tenso y crispado que rodea al juicio. Bien resuelta está la secuencia inicial de la violación de la niña. Sin caer en el morbo de mostrarla, se sugiere de modo impactante con planos de las cuerdas que atan a la chiquilla y una cámara subjetiva, a ras de suelo, que “ve” a los dos hombres, bestias salvajes, que la atacan.

6/10
La red

1995 | The Net

Angela Bennet (Sandra Bullock) es una mujer decidida que trabaja como especialista en informática. Es brillante en su profesión, y se dedica a recorrer el complejo mundo digital en busca de virus o cualquier tipo de anomalías en los sistemas informáticos. Aunque tiene unos conocimientos muy avanzados, su tarea se ha convertido en una rutina para ella. De pronto, su vida da un giro cuando descubre un programa al que cualquiera puede acceder en internet. Mediante este programa, el usuario puede entrar en bases de datos secretas, burlando cualquier sistema de protección. Lo que no intuye es que su vida corre un grave peligro, porque detrás de su descubrimiento se esconde una compleja trama de corrupción. Sin darse cuenta, está involucrada en una conspiración de la que no puede escapar. Interesante película que trata en clave de intriga un conflicto informático. La famosa Juegos de guerra, basada en un suceso real, abrió la brecha de este tipo de películas. La novedad de La red es que la acción se desarrolla explícitamente en internet, aprovechando la explosión de las autopistas de la información desde mediados de los años 90. Mantiene el suspense en todo momento, gracias en parte a una eficaz interpretación de Sandra Bullock. La música es del experto creador de atmósferas tensas Mark Isham.

4/10
Mientras dormías

1995 | While You Were Sleeping

Película romántica por excelencia, al estilo Capra o al de Leo McCarey en la célebre Tú y yo. Lucy (Sandra Bullock) es una joven taquillera de metro que está secretamente enamorada de uno de los pasajeros al que ve todos los días. Un día éste sufre un grave accidente y Lucy le salva la vida. En el hospital, los padres del accidentado la toman por la novia de su hijo. Pero, poco a poco, Lucy se enamorará del hermano del herido y la vida se le complicará cuando éste salga del coma y todo tenga que ser aclarado. Magnífica comedia romántica, con un fantástico guión de Daniel G. Sullivan, y cuyo máximo exponente es la guapísima y delicada protagonista de Speed, película que lanzó al estrellato a Sandra Bullock. Bill Pullman está a su altura y el director Jon Turteltaub demuestra que tiene el don de captar al espectador con una magnífica dirección de actores.

6/10
Speed

1994 | Speed

Jack Traven es un joven pero eficiente agente del Departamento Especial de Policía de Los Ángeles que, de repente, debe enfrentarse al mayor reto de su carrera: la aparición de un peligroso psicópata que se dedica a poner bombas en lugares públicos. Uno de esos explosivos lo coloca en un autobús, y estallará si la conductora disminuye la velocidad a menos de 50 millas por hora. El policía se cuela en el interior del vehículo y para solucionar el problema, debe desplegar toda su imaginación, con la ayuda de la inteligente conductora, que consigue no perder la calma. Uno de los títulos más espectaculares de los 90, pura acción que se desarrolla a toda velocidad. El director Jan De Bont era un reputado director de fotografía que había trabajado al servicio de Paul Verhoeven en filmes como Instinto Básico o Los señores del acero. Con este filme, y gracias a su espectacular éxito, inició una carrera imparable que le llevaría a firmar títulos como Speed 2 o Twister. Asímismo, este filme supuso la consagración de Sandra Bullock, que se convertiría en una de las actrices más taquilleras en poco tiempo con sus trabajos en Mientras dormías o La red. Keanu Reeves (Mi Idaho Privado) dio un inesperado giro en su carrera del drama hacia el cine de acción y salió airoso de la prueba.

5/10
Demolition Man

1993 | Demolition Man

1996. Tras una brutal lucha de igual a igual, un criminal psicópata llamado Simon Phoenix (Wesley Snipes) hace saltar en pedazos un edificio con 30 rehenes dentro. El policía John Spartan (Sylvester Stallone), apodado "demoledor", no puede evitarlo. Ambos son condenados a ser congelados. En el año 2032, en San Angeles reina la paz hasta que Phoenix es descongelado, consigue escapar y siembra el pánico. A pesar de sus cuestionados métodos, las autoridades deben descongelar a Spartan, el único que puede detener al peligroso asesino. Es uno de los títulos más conocidos de acción futurista. Interpretado por un especialista en el género, como es Stallone, y un compañero que no le va a la zaga en músculos y en frialdad: Snipes. Las aventuras que vivirán en una ciudad del futuro, en una sociedad distinta a la que ellos conocieron, son un aliciente más a su enfrentamiento.

5/10
Vaya par de amigos

1993 | Wrestling Ernest Hemingway

Walter y Frank son dos ancianos que se conocen en un parque de Florida. Se puede decir que en común sólo tienen la edad, pues las formas de ser de ambos tienen muy poquito que ver; uno es un mujeriego empedernido, preocupado por la forma física y que presume de haber peleado con Ernest Hemingway: el otro, de origen cubano, es un tipo solitario al que le gusta platónicamente una camarera. Sin embargo, hay algo que une a estos dos carcas quejosos: el miedo a la soledad. Así que comienzan una relación de amistad marcada por más de una discusión. Robert Duvall y Richard Harris componen a la perfección a la pareja de gruñones tan necesitados de amistad, y con algo parecido a un amor otoñal. El film tiene un buen reparto, pero Randa Haines no acaba de dar con las deseables emociones a pesar del tono nostálgico y amable, el resultado no pasa de correcto.

5/10
Esa cosa llamada amor

1993 | The Thing Called Love

El Blue-Bird Café de Nashville es el lugar con el que cualquier músico de country sueña. Es un sitio de peregrinaje, donde cientos de jóvenes provenientes de todos los puntos de Estados Unidos se dan cita, con la esperanza de ser descubiertos por un cazatalentos. Así se conocen James, Miranda, Kyle y Linda Lue. Todos tienen concertadas sus pruebas para actuar en el Blue-Bird. James es el que tiene más talento, y no dejará de luchar hasta que se lo reconozcan. Entretenida película, muy adecuada para adolescentes y jóvenes que quieren cumplir sus sueños. Se trata de la última que estrenó el prometedor River Phoenix antes de su trágico fallecimiento. La historia es atractiva y los intérpretes actúan con brillantez y naturalidad. La música 'country' está presente durante toda la película. Atención al último tema, "Big Dream", cantado por la rubita Samantha Mathis. Excelente.

6/10
Secuestrada

1993 | The Vanishing

Durante un viaje de vacaciones, Diana (Sandra Bullock) desaparece, secuestrada por un macabro psicópata (Jeff Bridges). Su novio Jeff (Kiefer Sutherland) investiga el suceso, pero durante tres años no tiene ninguna pista. Su obsesión por encontrarla resistirá al tiempo y a la aparición de otra mujer en su vida (Nancy Travis). Para llegar hasta el final decide ponerse en manos del secuestrador. Tras el éxito de su filme europeo Secuestrada, el realizador George Sluizer fue contratado por Hollywood para dirigir este remake para el que contó con muchos más medios. El reparto, que cuenta con Jeff Bridges y Kiefer Sutherland, dos grandes actores, incluyó también uno de los primeros papeles de Sandra Bullock, antes de que la actriz comenzara a despuntar con títulos como Speed o Mientras dormías.

7/10
Fuego en el Amazonas

1993 | Fire on the Amazon

Cuando es asesinado el líder de la lucha contra la deforestación en el Amazonas, el periodista norteamericano O'Brien se adentra en la zona para investigar los hechos, a donde le acompañará la joven Alyssa. Aventuras, romance y peligros varios componen este film en donde sobresale la presencia de Sandra Bullock, un año antes de despegar definitivamente con Speed. Dirige Luis Llosa (Anaconda).

3/10
Relaciones cruzadas

1993 | When The Party's Over

Tres jóvenes amigas, interpretadas por Sandra Bullock, Elizabeth Berridge y Rae Dawn Chong, comparten un piso en Los Angeles. Son chicas alegres y vitalistas, que deciden enfrentarse por sí mismas a las nuevas aventuras que les depara su independencia. M.J. es una atrevida ejecutiva muy considerada en su profesión. Amanda se dedica a pintar, pero no consigue el éxito con su vocación, por lo que ha adoptado una visión un tanto escéptica ante la vida. Frankie es la más idealista y soñadora de las tres. Es la más abierta y la que se preocupa de corazón por los demás. Trabaja como asistenta social. Las tres se llevan de maravilla y conjugan bien sus distintos modos de vida. Pero durante una fiesta de fin de año en su casa, comienzan una serie de tiranteces entre ellas que las van alejando. Una eficaz comedia para jóvenes desinhibidos, que cuenta con la atractiva presencia de Sandra Bullock. Tiene un cierto tono frívolo mediante el que pretende retratar a una parte de la juventud estadounidense de los años 90. El amor, el sexo y la amistad se mezclan en esta comedia narrada con un ritmo ágil.

3/10
Poción de amor número 9

1992 | Love Potion No. 9

Una gitana lee la mano de Paul, un joven introvertido, al que pronostica un futuro sin mujeres. Le ofrece una poción con la que puede evitarlo, ya que si se la bebe, se convertirá en un hombre irresistible para el sexo opuesto. Paul descubre que su gato lame accidentalmente el elixir, y se vuelve atractivo para las hembras de su especie. Ligera comedia con un correcto trabajo de Tate Donovan y una joven Sandra Bullock. Cuenta con algún secundario de lujo como Anne Bancroft.

4/10

Últimos tráilers y vídeos