Decine21
Top Gun: Maverick
7 /10 decine21
Top Gun: Maverick
Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)
4 2 2 1 0 0
Temas relacionados:

Reparto

Sinopsis oficial

Después de más de treinta años de servicio como uno de los mejores aviadores de la Armada, Pete "Maverick" Mitchell (Tom Cruise) se encuentra dónde siempre quiso estar, sobrepasando los límites como un valiente piloto de prueba y esquivando el avance en su rango que lo emplazaría en tierra. Durante el entrenamiento a un destacamento de graduados de Top Gun para una misión especializada, Maverick se tropieza con el Teniente Bradley Bradshaw (Miles Teller), distintivo: "Rooster", el hijo del difunto amigo de Maverick, y el Oficial de Intercepción de Radar, el Teniente Nick Bradshaw, conocido como "Goose". Enfrentándose a un futuro incierto y a los fantasmas de su pasado, Maverick se ve envuelto en una confrontación con sus miedos más profundos, culminando en una misión que exige el máximo sacrificio de aquellos que serán elegidos para volar.

7 /10 decine21

Crítica Top Gun: Maverick (2022)

Lo viejo y lo nuevo

Lo viejo y lo nuevo

Han pasado más de tres décadas desde que Pete Mitchell, alias “Maverick”, fuera llamado a la escuela de élite de aviación de la Armada Top Gun y demostrara ser un as del cielo. Ahora sigue siendo tan alocado y audaz como antaño, y se dedica a probar los prototipos de los nuevos aviones de combate, aunque no ha pasado del grado de capitán. Lo contrario que su antiguo rival y ahora amigo Tom Kazanksi, alias “Iceman”, que es almirante. Precisamente Iceman le requiere para volver a Top Gun. Allí debe seleccionar y preparar a seis pilotos para una delicada misión: destruir una planta de enriquecimiento de uranio en un país extranjero, en una localización muy complicada, se trata de llegar, eliminar el objetivo y regresar con vida, lo que parece, nunca mejor dicho teniendo a Tom Cruise de protagonista, “misión imposible”. No es la formación de otros algo a lo que esté acostumbrado Maverick; además, uno de los pilotos a su cargo es Bradley Bradshaw, alias “Rooster”, hijo de su amigo Goose, que murió durante un entrenamiento, hecho que le marcó hondamente. El reencuentro no es fácil, pues Rooster culpa a Maverick de la lentitud con que ha progresado su carrera.

Resulta sencillamente increíble que una secuela tardía de Top Gun. Ídolos del aire (1986), pueda funcionar tan bien. El caso es que así ocurre, con Jerry Bruckheimer como uno de los productores y el empeño personal de Cruise –lo más parecido a una estrella que existe en la actualidad–, quien además ha querido que las escenas con aviones sean reales, nada de efectos de ordenador, sino formación y horas de vuelo para los actores con los modernos cazas F/A-18. Y en ese sentido tenemos un film muy clásico, hecho a la vieja usanza, que sabe apoyarse en el original, jugando la carta tan de moda de la nostalgia –véanse los nuevos-viejos aires que J.J. Abrams imprimió a Star Wars–, pero con enorme inteligencia, de modo que el disfrute en el visionado es total. De la cinta de Tony Scott se saben conservar, en el apartado visual, las puestas de sol, la moto, las gafas de sol y la chupa de cuero, la máquina de los discos, los vuelos rasantes: y bastantes temas musicales de Harold Faltermeyer, aunque en este capítulo se han sumado Hans Zimmer y Lady Gaga con nuevas aportaciones. Joseph Kosinski resulta ser un buen director del nuevo film.

En lo relativo a la narración, se ha sabido rizar el rizo de la reminiscencia, en el guión en que participan Ehren Kruger, Christopher McQuarrie, Eric Warren Singer, Peter Craig y Justin Marks se mantienen muchos elementos, y todos sirven para apuntar a la maduración de Maverick. En Top Gun: Ídolos del aire, sin duda que había un antes y un después en el protagonista tras la tragedia de Goose, el individualismo y el talento personal tienen sus límites, hay que saber trabajar en equipo por una meta común. Pero aquí, en el arranque del desafío de superar un vuelo en Match 9, se sugiere que persiste la idea de ir por libre, y que algunas heridas del pasado siguen supurando. Incluso costaría aceptar la propia edad, y que otros jóvenes vienen detrás pisando fuerte, es la tensión entre la experiencia comprobada y lo que tienen que aportar las nuevas generaciones, lo viejo y lo nuevo.

Al mismo tiempo, el regreso a Top Gun y el reencuentro con Penny, una antigua novia, o la tarea que le encomienda un enfermo Iceman, son recordatorios de que la vida pasa, y algunas cosas, las relativas a las personas y a la propia identidad, son las más importantes: “No es lo que soy, es quién soy” deviene así en frase emblemática. Uno de los mimbres más importantes del film lo constituye la suerte de relación paternofilial que cabría haber esperado entre Maverick y Rooster, y que sin embargo se ha convertido en rechazo y dolor.

Frente a la saturación de producciones de superhéroes, con elementos mágicos y multiversos mareantes, en Top Gun: Maverick hay una apuesta ganadora por “pisar tierra”, expresión que quizá suene a chiste fácil en una película de aviones, pero que resulta un acierto. El elemento humano importa, aunque los personajes de Ed Harris o Jon Hamm se empeñen en señalar que los drones son el futuro, y que Maverick con su actitud rebelde representa un pasado obsoleto. Por eso, aunque las escenas de acción, con un sonido sensacional, resultan fabulosas, nada serían sin unos personajes y sus relaciones mínimamente desarrollados, ya sean los jóvenes pilotos y los nuevos superiores, o la subtrama romántica con la Penny de una encantadora Jennifer Connelly. Hay muchos pasajes destacables, pero destaca el del reencuentro de Maverick e Iceman, Cruise y Val Kilmer, de alto voltaje emocional, y los que sirven para recoger la evolución de la relación entre Maverick y Rooster, un entonado Miles Teller, especialmente en el el último tramo del film, que discurre por cauces inesperados.

Últimos comentarios de los lectores

José Montalbán - Hace 5 meses

Con ilusión y mirada de niño fui, como en los tiempos antiguos, con mi familia al cine para ver "Top Gun. Maverick". La pantalla grande en una sala oscura es, como siempre, otra dimensión.

Lo primero que cabe decir es que esta secuela no sólo está a la altura de la primera sino que, a mi entender, la supera ampliamente.

Los personajes son menos tópicos y las escenas de aviación más variadas y con un objetivo determinado: volar una ultraprotegida planta de producción de uranio. Una acción de guerra preventiva. Con tres dificultades para los cazas que la convierten en "misión imposible". Primera, superar los obstáculos de entrada. Segunda, alcanzar el objetivo. Última, regresar a casa. Lo que viene a ser un resumen de la vida de cada uno.

Y es lo que nos muestra Pete "Maverick" Mitchell (Tom Cruise) en esta segunda entrega tras 36 años de buen trabajo desde la primera. Más los cinco años anteriores. Debutó en el cine en 1981 en un breve papel en "Amor sin fin", bajo la batuta de Franco Zeffirelli, uno de los mejores.

Por eso, esta cinta es un canto a la experiencia que da la vida. De ahí la antipatía que, en las primeras escenas, generan los mejores de la última promoción de Top Gun. Con las mejores calificaciones, muy creídos, pero sin respeto a las dificultades de la vida, sin experiencia.

Cuando, en realidad, es la actitud y el compromiso del piloto (no tanto las notas) con la excelencia lo que mueve los límites.

Los problemas sin solución que la vida trae consigo se entreven en la relación con su contrapunto, el Teniente Bradley Bradshaw, "Rooster" (Miles Teller), hijo de su amigo de la primera Top Gun, Nick Bradshaw "Goose". Encarna el resentimiento y el rencor que, a punto están de perjudicar su desempeño.

Ha llamado la atención la participación de Penny (Jennifer Connelly) en lugar de Kelly McGillys. No todo el mundo envejece como TC. Aparte de ser cinco años mayor que él. Jennifer Connelly, nueve años menor, compone una pareja madura con TC. Buscan quererse, sin hacerse daño.

Sin duda, TC es ya un actor de época. Y así se lo reconoce el cine. Esta película puede ser un punto de inflexión en la asistencia al cine tras la llegada masiva de las plataformas y de la pandemia.

Mi familia y yo la valoramos entre 8 y 9/10.

silvana - Hace 5 meses

tremanda pelicula, entretenida llena de accion

Martrix - Hace 6 meses

Hacía tiempo que no lo pasaba tan bien, toda una experiencia en el aire con un Tom Cruise que sostiene y empuja la trama. ¿Una frase? Un superior haciendo referencia al tipo de aviones con los que Maverick trabaja le dice que están en extinción, que pronto llegarán aviones que no requerirán un piloto que coma, duerma haga pis y desobedezca. A lo que Maverick responde: “quizá tenga razón, pero hoy no”. Simplemente me parece genial.

María Amalia MAC - Hace 6 meses

más que un comentario es una pregunta, ¿cómo ves la cuestión ideológica en Top Gun: Maverick

Melissa - Hace 6 meses

Comentario de prueba, Super bueno se ve el tráiler de la película

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Películas más vistas HOY

Estrenos Películas

Últimos tráilers oficiales