IMG-LOGO

Biografía

Ed Harris

Ed Harris

69 años

Ed Harris

Nació el 28 de Noviembre de 1950 en Tenafly, New Jersey, EE.UU.

El héroe en la sombra

07 Marzo 2008

De mirada profunda y penetrante, Ed Harris no ha dudado en escoger papeles de alto contenido dramático a lo largo de su carrera. Papeles en películas como Pollock, El show de Truman, Las horas, o Copying Beethoven, que le han valido nada menos que 4 nominaciones al Oscar. No encabezará generalmente los títulos de crédito pero es sin duda un actor de primera fila.

Cuando  le vimos por primera vez en pantalla, vestido de astronauta dispuesto a conquistar el espacio en Elegidos para la gloria, daba la impresión de que le conocíamos de toda la vida. Enseguida nos resultó un rostro sincero no carente de cierta complicidad. Así ha sido a lo largo de su intensa carrera, más de cuarenta títulos, actuando en papeles  secundarios con tal aplomo y seguridad, que le han hecho cobrar un inusitado protagonismo.

El segundo de una familia de tres hermanos, Edward Allen Harris nació hace 57 años en New Jersey.  Su padre era cantante y su madre agente de viajes. Durante la edad escolar destacaba como deportista, lo que le valió una beca para estudiar en la Universidad de Columbia. Tras mudarse a Oklahoma por motivos familiares aparece por vez primera su interés por el teatro y la actuación, en vista de lo cual se matricula en la facultad de arte dramático. Más tarde viaja a California en busca de trabajo y cursa estudios en el instituto de arte, licenciándose  en Bellas Artes.  Se adentra con paso firme en el mundo del teatro; llega a actuar en Broadway y es  incluso nominado para un premio Tony. Más tarde, en 1977, deja el teatro y aparece brevemente en El increíble Howard Hughes, un biopic televisivo sobre el citado productor hollywoodiense. En la gran pantalla, comienza con papeles breves en películas de bajo presupuesto hasta que, de la mano de  Philip Kaufman, le llega el salto a la fama en Elegidos para la gloria, donde formará parte del primer grupo de astronautas en llegar al espacio. Le vemos luego en títulos menores pero de cierto éxito, como Abyss, cinta de  ciencia ficción dirigida por James CameronGlengarry Glen Ross (Éxito a cualquier precio),  con nada menos que Jack Lemmon y Al Pacino como compañeros de reparto; y el thriller La tapadera. Pero será en 1993 cuando obtenga su primera nominación al Oscar por su papel de jefe de la NASA en Apolo 13. Él fue el primero en escuchar aquello de “Houston, tenemos un problema”.

A partir de ese momento, nominación en mano, empieza a realizar papeles en películas de asegurado éxito de taquilla, como Causa Justa, Nixon, o La Roca, donde encarnaría al mítico general Hummel, capaz de secuestrar la isla de Alcatraz para exigir los derechos de los veteranos de guerra. En 1998 le llega su segunda nominación al Oscar gracias a su interpretación de Christof, creador del “reality show” más popular de la televisión en El show de Truman. En el año 2000 prueba a ponerse detrás de la cámara. La película, la compleja Pollock, es un biopic del controvertido pintor Jackson Pollock, y recibió el aplauso de crítica y público. Ed Harris interpreta el papel protagonista y alcanza su tercera nominación al Oscar. Más tarde volvemos a verle en películas de renombre, como Enemigo a las puertas, de Jean-Jacques Annaud,  y Las horas, a las órdenes de Stephen Daldry, por la que le llega su cuarta nominación al Oscar, esta vez como actor de reparto en el papel de prestigioso poeta enfermo de sida.

Entonces Agnieszka Holland, directora polaca con la que ya trabajara en El tercer milagro, le dio el papel coprotagonista en la maravillosa Copying Beethoven, donde consigue una memorable actuación encarnando al gran compositor alemán, una personalidad compleja capaz de dar el salto del clasicismo al romanticismo, el cual se enfrenta a su 9º sinfonía con la ayuda de una excepcional copista (Diane Kruger, con la que volvería a coincidir en la segunda entrega de La búsqueda).

En el año 1983 Ed Harris participó junto a Sally Field en la película En un lugar del corazón, pero la que realmente llenó su corazón ese mismo año fue Amy Madigan. Se conocieron en el rodaje y se casaron felizmente.  Han compartido papeles juntos en algunas películas, tienen una hija y son una de las parejas más famosas y estables de Hollywood.

En la actualidad, Harris ha vuelto a ocupar la silla del director en un western titulado Appaloosa, basado en la homónima novela del escritor Robert B. Parker, que él mismo con la ayuda de Robert Knott  ha adaptado. La película cuenta con un reparto estelar, encabezado por Viggo Mortensen, Renée Zellweger y él mismo.

Filmografía
Westworld (3ª temporada)

2020 | Westworld | Serie TV

Top Gun: Maverick

2020 | Top Gun: Maverick

Después de más de treinta años de servicio como uno de los mejores aviadores de la Armada, Pete "Maverick" Mitchell (Tom Cruise) se encuentra dónde siempre quiso estar, sobrepasando los límites como un valiente piloto de prueba y esquivando el avance en su rango que lo emplazaría en tierra. Durante el entrenamiento a un destacamento de graduados de Top Gun para una misión especializada, Maverick se tropieza con el Teniente Bradley Bradshaw (Miles Teller), distintivo: "Rooster", el hijo del difunto amigo de Maverick, y el Oficial de Intercepción de Radar, el Teniente Nick Bradshaw, conocido como "Goose". Enfrentándose a un futuro incierto y a los fantasmas de su pasado, Maverick se ve envuelto en una confrontación con sus miedos más profundos, culminando en una misión que exige el máximo sacrificio de aquellos que serán elegidos para volar.

Resistencia

2020 | Resistance

La auténtica y sorprendente historia de Marcel Marceau, el mimo más conocido y admirado, quien fue un héroe secreto que salvó las vidas de muchos niños judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

The Last Full Measure

2019 | The Last Full Measure

Westworld (2ª temporada)

2018 | Westworld | Serie TV

Segunda temporada de la serie sugerida por la novela “Almas de metal” de Michael Crichton, y que desarrolla el matrimonio Jonathan Nolan-Lisa Joy. Arranca un tanto confusamente, a partir de esa suerte de revolución de los robots anfitriones del ambicioso parque temático Westworld, quienes en mayor o menor medida han adquirido una cierta autoconciencia,y no están dispuestos a actuar según los planes y relatos trazados por sus creadores, ingenieros y empresarios. Hay un deseo de asomarse al exterior, al mundo real, aunque no está claro en qué medida esto es el resultado de las ideas visionarias del desaparecido doctor Robert Ford, prototipo del científico que juega a ser Dios. Los primeros compases narrativos muestran los esfuerzos de la organización del parque para controlar el caos, mientras Dolores Abernathy y Maeve Millay intentan ser dueñas de su propio destino, la primera recordando confusamente que ya ha estado en ese mundo que llaman real, o la otra tratando de completar a su manera el relato con que fue programada. Bernard Lowe debe conjugar ese extraño doble rol de criatura y creador, también moviéndose en un mar de recuerdos confusos. Aunque la narración tiene algo de hipnótico, se plantean temas sugerentes –a la cuestión de la inteligencia artificial se suman ahora cuestiones como el transhumanismo y el deseo de inmortalidad acudiendo a la ciencia, otros reflejos de la deshumanización de la sociedad insatisfecha–, y se ha aligerado algo la abultada carga de violencia y sexo de la primera entrega, Westworld deja un poco de insatisfacción, por los muchos hilos narrativos que se lanzan, tan extraños y misteriosos que cuesta hacerse cargo de las motivaciones de los personajes. Nolan y Joy juegan con las limitaciones del ser humano, que se manifiestan en sus criaturas robóticas, y lo hacen con su confusión mental, la carencia de la totalidad de las respuestas, que tiene manifestaciones en sus recuerdos fragmentados; una idea que hace pensar en Memento, dirigida por Christopher Nolan a partir de un relato de su hermano, quien también participaba en el guión. La banda sonora de Ramin Djawadi, con nuevas variaciones, ayuda sobremanera a crear el particular “mood” de la serie.

6/10
Madre!

2017 | Mother!

Una película que apasiona e irrita a partes iguales, Buena prueba del talento de su director y guionista, Darren Aronofsky, y también de su tendencia al exceso barroquista y a algo parecido a la pretenciosidad. Porque muchas son las cosas que parece querer decir en Madre!, parte de su atractivo es la capacidad de sugerencia, y muchos son los tonos que impregnan la narración, aunque sí uno hay que destacar por encima de todos, me decanto por la deuda con Kafka, esa sensación de estar inmerso en una peripecia en que el desconcierto aguarda constantemente a la vuelta de la esquina, a pesar del comportamiento impostado de los que te rodean, que teóricamente se comportan con normalidad y actúan de modo razonable, aunque en realidad todo es alocado y surrealista. El punto de vista narrativo es el de una joven esposa sin nombre, que vive con su marido, célebre escritor que parece haber perdido la chispa creativa, en un enorme y solitario casa en medio del campo. Ella se dedica todo el día a ponerla a punto, pintando paredes, terminando la cocina, con detalles de decoración, la idea es tener el hogar perfecto que sustituya al que previamente tenía su amado en ese mismo lugar, y que fue devorado por un incendio donde murió la que entonces era su esposa. La tranquilidad del lugar será interrumpida por un hombre que dice ser cirujano, y que creía que aquello era un hotelito rural. Será invitado a pasar la noche, a pesar de la reticencia de ella. Pero luego al día siguiente aparecerá la mujer del recién llegado, y en fin, aquello puede ser el cuento de nunca acabar, con presencias no deseadas, y la irritación de la ama de la casa, que quiere a su marido para él, ser la madre de sus hijos. Probablemente no conviene avanzar más en la descripción de lo que sigue. Sí conviene insistir en la atmósfera envolvente que logra crear Aronofsky, casi de película de terror, y que por temas y situaciones hace pensar a ratos en la personal adaptación de Stephen King que hizo Stanley Kubrick en El resplandor. Pero se pueden rascar muchos más temas. Se invita a pensar cómo resulta una quimera la idea de vivir una vida solitaria a espaldas de la colectividad, somos seres sociales, lo que hacen los otros nos afecta, lo que hacemos nosotros afecta a los demás. Se muestran distintas manifestaciones de la histeria colectiva casi sectaria, y el modo en que las personas repiten fácilmente los errores recién cometidos. Y también se explora la creación artística, donde el autor puede comportarse como un seudodios cruel y egoísta. En el mundo cada vez más desquiciado que se nos pinta, los actores están bien. Jennifer Lawrence hace que conviva en su personaje el desagrado ante lo que molesta con la meticulosidad por cuidar el hogar y el amor por su famoso esposo. Javier Bardem sabe aterrorizar y ser encantador, y también atrapa las esencias egocéntricas del artista. Mientras que Ed Harris y Michelle Pfeiffer son dos de los incómodos extraños que se asoman a la casa del matrimonio protagonista, haciendo muy creíble su inoportunidad, a pesar de lo obsequiosos que se muestran. Todo lo anterior no impide una sensación de exceso, que a veces provoca casi la risa involuntaria. Estamos, al fin y al cabo, dentro de un juego de muñecas rusas, con otro creador, Aronofski, que se arroja sin dudar al vacío y sin paracaídas con su film –aunque la Lawrence puede ser un paracaída de emergencia para evitar estrellarse en el suelo, piénsese lo que ayudó la presencia de Brad Pitt en la taquilla a otro discutido y simbólico título, El árbol de la vida–, al que dentro de su singular desparrame hay que reconocerle la capacidad de riesgo.

6/10
Geostorm

2017 | Geostorm

En 2019, tras una serie de catástrofes, Estados Unidos organizó una reunión de científicos internacionales que diseñaron Dutch Boy, red de satélites controlados por una estación espacial que detectan y eliminan a tiempo todos los desastres naturales que se producen: tsunamis, tornados, lo que haga falta. Pero algo falla, la población de un pueblo de Afganistán ha aparecido congelada. A instancias del presidente, el secretario de Estado, Leonard Dekkom, le pide al hombre que está al frente de Dutch Boy, Max Lawson, que llame a su hermano mayor, Jake, el único que puede solucionar el problema, ya que coordinó la construcción del proyecto. Por desgracia fue despedido de mala manera, por su poca tolerancia hacia los políticos, y se ha distanciado de Max, después de que éste le reemplazara y le despidiera. Dean Devlin, productor y guionista inseparable de Roland Emmerich desde su desembarco en Hollywood se emancipa rodando su primer largometraje en el puesto de director, aunque ni se nota la ausencia del responsable de Independence Day y 2012, pues le imita al milímetro. Esto supone que se da prioridad a las secuencias de destrucciones masivas (al principio aparece la madrileña Puerta del Sol afectada por una ola de calor), todas ellas con efectos especiales de última generación, pero también que el reparto incluye gran número de conocidos actores, en este caso Gerard Butler, Jim Sturgess, Abbie Cornish, Daniel Wu, Eugenio Derbez, Andy García y Ed Harris, a quienes les sobra talento para personajes para ellos facilones. Son marca de la casa incluso los numerosos golpes de humor, en especial uno sobre estadounidenses y mexicanos que recuerda al momento más glorioso de El día de mañana.   Como resultado no ofrece nada nuevo, todo suena a ya visto, de hecho Warner alargó mucho tiempo su estreno, ya que tras los pobres resultados de las proyecciones de prueba, se encargó el rodaje de escenas adicionales y hasta se ha reemplazado a alguna actriz. Pese a todo, en el montaje final su intriga funciona, y aunque a veces sea todo previsible, esto le dará igual a quien busque un espectáculo 'palomitero'. Tiene también un fondo positivo, sobre las relaciones fraternales, a veces complejas, pero siempre satisfactorias, y un llamamiento a la unidad de las naciones para hacer frente a los problemas medioambientales antes de que sea demasiado tarde.

5/10
Kodachrome

2017 | Kodachrome

En lucha incierta

2016 | In Dubious Battle

Adaptación de una novela de John Steinbeck, ambientada en los duros años de la Depresión, como su obra más célebre llevada mucho antes al cine, Las uvas de la ira. Sigue al activista político Mac McLeod, que tiene bajo su tutela a un pariente, Jim Nolan. Especialmente concienciados para luchar contra las injusticias de los grandes propietarios de tierras en California, se infiltran entre los recogedores de manzanas, a los que pagan un jornal miserable. Como saben mostrar humanidad y un rostro amable, Mac logra persuadir al carismático London para iniciar una huelga, donde sostener la posición resulta difícil por el juego sucio de los terratenientes y por la volubilidad de los trabajadores, que pueden cansarse en su lucha, pues sólo quieren paz y una vida mejor. La cinta dirigida por James Franco, que se reserva además el papel de Mac, tiene un indudable interés en el retrato de época y de los avances en el reconocimiento de los derechos de los trabajadores. Además, no ahorra atinadas críticas a las tácticas comunistas, donde el individuo es prescindible en aras del abstracto ente de la colectividad, lo que acaba pasando factura. En tal sentido el film intenta trazar la senda hacia el personalismo de Mac, mientras que Jim sigue el camino contrario, un cierto endurecimiento, lo que se nota especialmente en su interés romántico y de formar una familia, que se diluye en la lucha social. Esta idea, valiosa, no acaba de estar lograda, lo que no quita para que Franco y Nat Wolff hagan un buen trabajo actoral, arropado por un montón de estupendos actores, está fantástico Vincent D'Onofrio, y cumplen bien en sus cometidos Robert Duvall, Bryan Cranston, Sam Shepard, Selena Gomez… Y sin embargo, la película no es redonda. Tal vez el problema provenga de la fuente original, no es la novela más popular de Steinbeck, y tal vez también tenía problemas que en cualquier caso el desconocido y literario guionista Matt Rager –sólo ha escrito guiones a partir de escritores, William Faulkner además de Steinbeck, y únicamente para Franco– no logra solventar. La película pierde fuelle sobre todo en los últimos compases, con un desenlace un tanto pobretón.

5/10
La excepción a la regla

2016 | Rules Don't Apply

Una mirada nostálgica al Hollywood de los años 60, con una historia de amor triangular alrededor del multimillonario hombre de negocio y productor Howard Hughes, en que están implicados dos de sus muchos jóvenes empleados, el chófer Alden Ehrenreich y la aspirante a actriz Marla Mabrey, que tiene contractualmente prohibido cualquier conato de romance. La idea sería que estamos ante una excepción muy particular a la regla, que tendría un efecto dulcificador en el excéntrico y enfermo Hughes, del que se pone en duda seriamente su equilibrio mental. Warren Beatty llevaba 15 años sin actuar y 18 sin dirigir o firmar un guión. Casi octogenario vuelve al ruedo con una historia de romanticismo exacerbado, no olvidemos que Beatty está detrás de cintas como Rojos. El resultado es irregular, el cineasta quiere entregar una historia evocadora al estilo de El gran Gatsby, pero en tal sentido, y también con Hughes como leit-motif, Martin Scorsese salió mejor parado cuando rodó El aviador. La cinta funciona, prometedora, en sus primeros compases, la relación de creciente confianza entre Alden y Marla, bien encarnados por Haley Bennett y Lily Collins, que dan bien el tipo de persona ingenua, desconocedora del mundo real. También tiene magia el primer encuentro de Hughes (Warren Beatty) con una y otro, separadamente. Pero luego, cuando llegan las complicaciones en las relaciones entre los personajes, su enrarecimiento no está bien plasmado, las cosas resultan abruptamente confusas, y sólo parcialmente se recupera el pulso en el clímax. Da además la sensación de que se ha eliminado metraje. Annette Bening como madre de Marla, desaparece con brusquedad, y los padres y la novia de Alden son meros comparsas. Da pena ver pasar tan fugazmenta a actores de la talla de Ed Harris y Martin Sheen, sin tiempo para componer algo parecido a un personaje.  

5/10
Westworld

2016 | Westworld | Serie TV

Más de 40 años después de Almas de metal, donde Michael Crichton llevaba a la gran pantalla su novela sobre un parque temático que permitía viajar al lejano Oeste, con robots que convertián la experiencia en inolvidable, llega esta serie que expande la idea incorporando avances tecnológicos, y ofreciendo una visión más pesimista acerca de la naturaleza humana y la facilidad con que se deja llevar las personas por los instintos más bajos. Detrás está Jonathan Nolan, quien ya advertía acerca de los dilemas morales que plantean las nuevas tecnologías en Vigilados: Person of Interest, y que ya despegado definitivamente de su hermano Christopher ha creado la nueva serie con su esposa Lisa Joy. Entre los productores no sorprende encontrar el nombre de J.J. Abrams, no en vano su compañía se llama Bad Robot. La trama imagina un futuro en que una compañía ofrece la posibilidad de visitar el lejano Oeste en Westworld, un parque temático con un marco paisajístico amplísimo, y numerosísimos personajes encarnados por robots de ultimísima generación, cada uno de los cuales ofrece al visitante la posibilidad de vivir una gran historia. Aunque acuden familias, son más frecuentes tipos que desean vivir experiencias fuertes de sexo y violencia, acostándose con prostitutas o violando a damiselas, o descerrajando tiros sin ton ni son no sólo a facinerosos, sino a todo el que te caiga mal o te aburra. Los ingenieros que están detrás del invento, el doctor Robert Ford y Bernard Lowe, detectan anomalías en los robots, que no acaban de subsanarse en sucesivos reseteados, parece que los distintos personajes, una chica y su padre, la madame del prostíbulo, etcétera, están desarrollando la capacidad de soñar, unas reverberaciones que podrían aproximarles a los humanos. Tras los dos primeros episodios, hay que destacar el enorme esfuerzo de producción, los planteamientos un poco a los Blade Runner con sus replicantes más humanos que los humanos, y algunos dilemas y cuestiones morales, de los límites de la ciencia, la ambición, la depravación en que pueden hundirse las personas, de indudable interés. Pero resulta agotadora la insistencia sexual y sanguinolenta, con excesos que siguen la estela del hiperrealismo hasta el paroxismo.

6/10
Una noche para sobrevivir

2015 | Run All Night

El maduro gángster Jimmy, "El Sepulturero' lleva décadas al servicio de Sean Maguire, líder de un clan mafioso, pero se ha refugiado en el alcohol, hastiado sobre todo porque su hijo trata de llevar una vida honrada como chófer y no le habla. Se verá obligado a ayudarle cuando el chico tiene la mala suerte de convertirse en testigo de una matanza orquestada por el desastroso e impulsivo hijo de Maguire. Tercer trabajo conjunto del realizador español Jaume Collet-Serra y el actor norirlandés Liam Neeson. Una noche para sobrevivir parte de un guión quizás no excesivamente original, pero bien tramado de Brad Ingelsby (Out of the Furnace). Quizás los personajes y algunas situaciones sobre el papel pudieran ser un poco de cómic vacuo, pero el reparto realiza una buena labor, especialmente Neeson, que consigue hacer olvidar que su personaje pasa de borrachín patético a recuperado superasesino en pocos segundos. No está del todo bien escogido Joel Kinnaman, con escasa química con su padre en la ficción, Neeson, pero en general el film cuenta con sólidos secundarios como Ed Harris, que defiende bien al antagonista de la función, y Vincent D'Onofrio, como policía que trata de que la justicia prevalezca. Tiene un brillante futuro la joven Génesis Rodríguez, aunque su personaje es muy breve, al igual que el del veteranísimo Nick Nolte, sin acreditar, pero que brilla en su única secuencia como hermano y tío de los protagonistas. Tiene mérito Collet-Serra, que sabe crear secuencias con cierta entidad dramática, y rueda muy bien la acción, sobre todo las persecuciones de coches. No se queda en el mero espectáculo pirotécnico, sino que obtiene cierta fuerza dramática, por los conflictos paternofiliales a dos bandas.

6/10
Retales de una vida

2015 | The Adderall Diaries

Guerra total

2014 | Cymbeline

Frontera

2014 | Frontera

La mirada del amor

2013 | The Face of Love

Nikki, una mujer de mediana edad y madre de una hija que ya vive fuera de casa, se enamora, cinco años después de enviudar, de Tom, un tipo, profesor de arte divorciado, con una curiosísima peculiaridad: físicamente es idéntico a su marido. El canadiense Arie Posin, director de Historia de un secuestro, entrega una comedia romántica cuya trama resulta excesivamente leve y que obliga a suspender la incredulidad del espectador. Todo son variaciones sobre el mismo tema, Nikki aproximándose a Tom, sin desvelar a éste la razón de su interés de un comportamiento más que extraño. Al final, para que la cosa no acabe descarrilando penosamente, todo depende del buen hacer de la pareja protagonista, Annette Benning y Ed Harris, que insuflan verismo a sus personajes. Más difícil lo tienen Robin Willams, en uno de sus típicos personajes de “vecino pasmado”, y Jess Weixler, la hija que se va a presentar sin avisar. Estamos pues ante una cinta de agradable visionado para los espectadores “tiernos impenitentes”, dispuestos a perdonar los agujeros del film con tal de disfrutar de “una película bonita”, y llorar a gusto en un par de ocasiones. Pero La mirada del amor dista mucho de ser una película redonda.

5/10
Dolor y dinero

2013 | Pain & Gain

Más de un lustro lleva el realizador Michael Bay atrapado en la saga iniciada con Transformers. Se entiende que le haya pedido a Paramount que antes de rodar la cuarta entrega le financien un producto algo distinto (ya lo había intentado sin éxito entre la segunda y la tercera). Dolor y dinero reconstruye un hecho real publicado en un artículo publicado en 1999 en Miami New Times. En Dolor y dinero, Daniel Lugo, culturista de Florida, trama un plan para secuestrar a uno de los clientes de su gimnasio y robarle todo su dinero. Lo lleva a cabo con ayuda de unos compañeros cachas, y finalmente tratan de asesinar a la víctima. Pero ésta sobrevive y contrata a un detective privado para que localice a sus captores, que se dedican a derrochar el dinero sin mesura. Al principio parece que Bay, gran especialista en cine de explosiones y efectos especiales, va a realizar cierto esfuerzo por apartarse de la línea de sus vistosos y vacuos blockbusters habituales. El cineasta parece haber tomado como modelos a Quentin Tarantino, los hermanos Coen y Oliver Stone en películas como Asesinos natos. Subyace alguna crítica a la obsesión por el gimnasio, que puede derivar en individuos que sólo son capaces de cultivar su cuerpo, pero carecen de perspectivas vitales y valores. Mark Walhberg realiza un gran trabajo al frente de un reparto en el que sobresale el siempre eficiente Ed Harris, y hasta Dwayne Johnson está más convincente que de costumbre. Pero Dolor y dinero enseguida degenera en una comedia negra con poca gracia, que fracasa sobre todo porque no consigue que los espectadores empaticen lo más mínimo con los descerebrados delincuentes protagonistas. Bay intenta suplir las carencias de un guión bastante plano con persecuciones y fuegos de artificio, que son su gran especialidad, pero no lo consigue. Además, abusa de elementos burdos y alocados que acaban sacando de la película al más entregado.

4/10
Snowpiercer (Rompenieves)

2013 | Snowpiercer

El mundo camina hacia el desastre. Un intento por evitar el calentamiento global ha convertido la Tierra en un planeta congelado. 17 años han pasado desde entonces, y los únicos supervivientes ocupan un tren que nunca se detiene y recorre el mundo entero, una especie de apocalíptico "arca de Noé". Y en el interior impera un tiránico sistema clasista, donde la chusma ocupa el furgón de cola, comiendo verdadera porquería, mientras que los vagones de delante los ocupa la clase dirigente, y los niños que constituyen el futuro de la humanidad. El injusto estado de cosas podría romperse si Curtis decide asumir al fin el liderazgo de una revolución contra el tirano Wilson, el dueño del tren. Pero la hora de la rebelión se diría que nunca acaba de llegar. Primera película en inglés del coreano Bong Joon-ho, director y guionista, que se inscribe en la moda contemporánea del cine con tintes apocalípticos al que él mismo no es ajeno, como demostró en The Host, sobre una criatura nacida de la contaminación radioactiva. El cineasta de ojos rasgados entrega una película dinámica, atravesada del humor bizarro que es su personal marca de fábrica, que a veces puede chocar a la mentalidad occidental. Resulta divertida Tilda Swinton en su papel de excéntrica y cobarde ministra de Wilson, y también hace acto de presencia Song Kang-ho, uno de sus actores habituales, eficaz en su laconismo. El film peca de reiterativo, y los personajes resultan algo esquemáticos, pero al menos Joon-ho se las arregla para que muera quien le parezca, no se ata a las convenciones a la hora de "decidir" quien debe sobrevivir en el mundo congelado para conceder una nueva oportunidad a la humanidad. Las escenas de acción están bien rodadas, los espacios claustrofóbicos bien aprovechados, y los distintos "universos" del tren conceden algo de variedad. La escena final tiene su encanto y concede al espectador espacio para la esperanza.

5/10
Sweetwater

2013 | Sweetwater

Un fanático y psicótico líder religioso (Jason Isaacs), un estrafalario y astuto sheriff (Ed Harris) y una prostituta (January Jones) vivirán un sangriento enfrentamiento en los territorio de Nuevo México en los extertores del siglo XIX. Western de acción, con trazas de thriller violento y vengativo, que como mayor atractivo aúna en el reparto a un magnífico trío interpretativo, al que se suma la presencia secundaria del español Eduardo Noriega. Dirigen los gemelos Logan y Noah Miller, aunque este último figura sin acreditar.

5/10
Al borde del abismo

2012 | Man on a Ledge

Thriller al gusto moderno, con un ritmo acelerado. Al borde del abismo supone el debut como realizador de Asger Leth, hasta el momento con experiencia en el terreno documental. Nick Cassidy, ex policía fugado de la prisión en la que cumplía condena por robo, se sube a una cornisa de un hotel neoyorquino, lo que causa un gran revuelo entre los viandantes. Cuando aparece la policía, Cassidy exige la presencia como negociadora de la agente Lydia Spencer, abatida porque en una situación similar no logró disuadir a un hombre que se suicidó. El director ha contado con un actor de tirón, Sam Worthington, encumbrado por Avatar, y con un buen reparto, que incluye a Jamie Bell, Kyra Sedgwick y Elizabeth Banks. Todos demuestran que tienen oficio para sacar adelante a sus personajes, aunque éstos tengan pocos matices, como en el caso de Ed Harris, antagonista de la pieza. También parte de un guión con las suficientes dosis de intriga como para tener pegado al espectador a la pantalla. Incluye una rutinaria crítica a la obsesión de los medios por conseguir audiencia a cualquier precio, y advierte del peligro de la corrupción, aunque en general es premeditadamente ligera. El guión de Al borde del abismo no acaba de resultar muy verosímil, pero al menos cumple su función de hacer pasar el rato.

5/10
Game Change

2012 | Game Change

La historia de cómo John McCain, candidato presidencial republicano frente al demócrata Barack Obama, siguiendo el parecer de sus consejeros, que ven su victoria muy complicada, escoge como compañera de "ticket" a las elecciones a alguien inesperado: Sarah Palin, amantísima esposa y madre de cinco hijos, gobernadora del estado de Alaska, de gran tirón popular pero con muy escasa experiencia de lo que es la política en Washington, y no digamos ya en lides internacionales. El planteamiento es forzar un "cambio de juego", o "romper el saque", pero el tiro podría salir por la culata... Cuidada película para televisión, basada en hechos reales, y que ha ganado 3 Globos de Oro, para sus actores Julianne Moore y Ed Harris, magníficos, y como mejor miniserie o TV-movie. Lo cierto es que se sigue con gran interés, el ritmo es agilísimo. Pero a pesar de que se basa en parte de un libro que hay que suponer medianamente documentado, de Mark Halperin y John Heilemann -lo que tampoco está tan claro, pues críticos de medios tan poco sospechosos como el New York Times aseveraban que incluían muchos rumores y cotilleos sin confirmar-, no se deja de tener la sensación de un cierto simplismo: en lo que parece un modo irresponsable de seleccionar a la candidata a vicepresidenta, y al presentar a Palin como poco menos que una ignorante paleta de pueblo -casi sólo falta decir que ignora que la Tierra es redonda-; además se cae en la tentación ridiculizadora al presentar reiteradamente sus posiciones provida, su fe cristiana o sus altibajos emocionales; esto perjudica a la narración, porque no se entiende que alguien así encandile al público, como se ve en los dos momentos de gloria de la Convención y el debate de los candidatos a vicepresidente; de algún modo parece decirse que Palin comparte con Obama una magnífica imagen, pero que a diferencia de él, no está preparada para dirigir el rumbo de los Estados Unidos. Otro elemento repititivo es la imagen continua de los asesores desesperados por su candidata, con Woody Harrelson a la cabeza, alternando los caretos de "basta, me rindo", con los de "ánimo" más los de "esta tipo es una genio". Desde luego si el resultado de las elecciones de 2008 hubiera sido otro, esta película sería muy diferente. Parece que Jay Roach no puede dejar atrás su vena cómica de Austin Powers y Los padres de ella al abordar su film, y eso aunque ya hizo otra TV-movie de política electoral, Recuento, con el mismo guionista, Danny Strong.

5/10
Salvation Boulevard

2011 | Salvation Boulevard

Virginia

2010 | Virginia

Camino a la libertad

2010 | The Way Back

Siberia, 1940. El polaco Janusz ha sido enviado al gulag, y comparte penosas condiciones de vida con los otros prisioneros. Pesa en su alma que ha sido condenado por la falsa delación –obtenida bajo tortura– de su propia esposa. Una vez allí, sólo piensa en escapar, tarea aparentemente imposible, pues por sus condiciones climáticas extremas, Siberia entera es una prisión. A pesar de ello, aprovechando una ventisca, emprenderá la huida con otros seis hombres, de los que poco a poco iremos conociendo su historia. Película basada libremente en los recuerdos del personaje polaco real Slavomir Rawicz, plasmados en un libro, y cuya veracidad ha sido puesta en duda desde 2006, cuando el interesado ya había fallecido. Más allá de esta polémica para especialistas, tenemos una trama de enorme interés humano, convertida en sólido y rico guión por Peter Weir y Keith R. Clarke, donde cabría subrayar en cualquier caso el interés de “imprimir la leyenda”, si se nos permite citar a John Ford. Impresiona la descripción del carismático líder del grupo, Janusz, guiado por la bondad, pero también la del desesperanzado americano Mr. Smith, el pastelero dibujante, el sacerdote letón, el buscavidas Valka, etc, o la de la misteriosa polaca Irena, a la que encuentran en el camino. La información sobre ellos se dosifica convenientemente, y el conjunto sirve para ofrecer un precioso cuadro sobre la condición humana, sus cualidades y limitaciones, francamente inspirador. Los diálogos están muy bien escritos, y los actores, no más de una decena que tenga alguna importancia, están sobresalientes, tanto los más conocidos –Ed Harris, Jim Sturgess, Colin Farrell, Saoirse Ronan– como los rusos y polacos. Además, en la versión original, el uso de los distintos idiomas, con predominio del inglés, se justifica de modo razonable. Weir es un cineasta que maneja a la perfección las fuerzas de la naturaleza como marco misterioso y vivo donde se desarrollan sus historias, piénsese en Picnic en Hanging Rock, o más recientemente, en Master and Commander. Al otro lado del mundo. Aquí vuelve a dar una lección al respecto, en la rica variedad de elementos naturales bellos pero hostiles: la nieve y las rocas de la montaña, los impresionantes bosques, el hielo y los mosquitos del lago, el viento, la arena y los espejismos del desierto... Gracias a su talento visual y a su sentido narrativo, el cineasta australiano compone planos y pasajes hermosos, y de alto contenido dramático, sirvan de botón de muestra el fugado congelado, el paso del lago, o el hallazgo del agua que calma la sed.

8/10
Appaloosa

2008 | Appaloosa

Randall Bragg, un ranchero acostumbrado a saltarse la ley a la torera y avasallar junto con sus hombres a los habitantes de la localidad de Appaloosa, dispara contra el sheriff y sus ayudantes. Para sustituirles y hacerse cargo de la compleja tarea de imponer la ley, los lugareños contratan a dos tipos duros, Virgil Cole y Everett Hitch, mercenarios que llevan mucho tiempo colaborando juntos. Cuando éstos empiezan a controlar la situación irrumpe en el pueblo Allison French, una viuda que encandila a Virgil hasta que éste le propone matrimonio. Un día, Allison aprovecha que se ha quedado a solas con Everett, el amigo de su marido, para intentar besarle. Desde ese momento, Everett se da cuenta de que la chica no se esfuerza mucho por ser fiel a su amigo, y que éste corre peligro de ser bastante infeliz. Ed Harris se pone tras la cámara por segunda vez –la primera fue con el drama biográfico Pollock– en un western de hechuras clásicas que él mismo ha coescrito, a partir de una novela de Robert B. Parker. También Harris ha decidido interpretar a uno de los protagonistas, al lado de un repartazo, ya que le acompañan Viggo Mortensen, Renée Zellweger, Lance Henriksen y Jeremy Irons, que interpreta al villano. Todos ellos están a un nivel bastante alto, aunque Viggo Mortensen es quien saca más jugo a su personaje. Destaca asímismo la presencia en un rol muy secundario de la española Ariadna Gil, que cumple con profesionalidad. La parte más endeble del guión es la trama típica de western, un enfrentamiento con los desaprensivos que atemorizan al pueblo, que remite a títulos legendarios como Raíces profundas. Pero a la hora de la verdad, Ed Harris se quita de en medio el asunto de un plumazo, pues los protagonistas resuelven los conflictos con los villanos con una gran facilidad. Tiene mucho más peso en la trama la amistad entre los dos protagonistas, y cómo ésta se ve puesta a prueba con la llegada de la viuda. Estamos ante un film sobre la amistad, que sin embargo a veces no logra evitar caer en un tono más propio de una comedia romántica.

6/10
Cleaner

2007 | Cleaner

El especialista en acción Renny Harlin (La isla de las cabezas cortadas, Máximo riesgo, La Jungla 2. Alerta roja) cambia notablemente de registro en esta cinta de intriga de ritmo mucho más tranquilo al del resto de su filmografía. Y el experimento le sale notablemente bien, pues supera la calidad de las películas que ha rodado en el nuevo milenio (Driven, Cazadores de mentes, El exorcista: El comienzo, La alianza del mal), cada vez más decepcionantes. Cuando la policía ha retirado los cadáveres de una escena del crimen, y se han recopilado todas las pruebas, los habitantes del inmueble carecen de ayuda para limpiar las manchas de sangre y eliminar el olor de los cadáveres. Decidido a sacar tajada profesional de este problema, el ex policía Tom Cutler se establece como autónomo, y se dedica a limpiar los lugares donde han ocurrido sucesos violentos. Un día, Cutler realiza su cometido en una lujosa casa donde ha muerto alguien. Pero cuando ya ha terminado su trabajo, se da cuenta de que Ann Norcut, la dueña de la casa, ignora que en su hogar ha ocurrido un crimen. Poco después, Ann acude en busca de Cutler, pues su marido ha desaparecido. Éste investiga el caso pues se da cuenta de que ha limpiado las pruebas de una carnicería sin que la policía haya podido realizar sus pesquisas, y de que le han utilizado a él para eliminar evidencias. Harlin vuelve a recurrir como protagonista a Samuel L. Jackson –es su tercera película juntos, tras Deep Blue Sea y Memoria letal–, que saca mucho jugo a los matices dramáticos de su papel. Le acompañan actores tan solventes como el veterano Ed Harris, una Eva Mendes muy bien aprovechada y Keke Palmer, una jovencísima actriz que dará que hablar. El guión es bastante convencional, y un poco predecible, pero está bien construido, y presenta personajes creíbles. Además, introduce elementos de interés, como los problemas de comunicación entre el personaje de Jackson y su hija en la ficción, o los problemas de relación que tenía la mujer que interpreta Eva Mendes con su marido. Con este título Harlin demuestra que aún le queda carrete, y que sabe rodar un film que no se compone únicamente de una explosión tras otra y persecuciones.

5/10
La búsqueda 2. El diario secreto

2007 | National Treasure: Book of Secrets

Nueva entrega de las andanzas de Ben Gates y familia, en esta ocasión motivadas por la defensa del buen nombre de sus ancestros. En efecto, el descubrimiento de una página perdida del diario de John Wilkes Booth, el asesino del presidente Abraham Lincoln, apunta a que un antepasado estuvo envuelto en el complot. Ben y su padre Patrick, no están dispuestos a creer tal cosa, sobre todo porque el segundo oyó de labios de su abuelo el relato en primera persona de cómo la familia impidió que un tesoro perdido cayera en manos del Sur, lo que habría cambiado el rumbo de la guerra de secesión. Unas misteriosas palabras codificadas en la descubierta página pondrán en marcha a Ben, que contará, además de con la ayuda de su padre, con el apoyo de su fiel ayudante tecnológico Riley, y con la cooperación de su ex novia Abigail, con la que acaba de romper. A ellos se suma, la madre de Ben y ex mujer de Patrick, experta en lenguas precolombinas. Enfrente está el propietario de la página reencontrada, descendiente de un general del Sur, que honrando el apreciado concepto sureño del honor, quiere devolver el brillo al apellido familiar, que la historia sepultó en el olvido. El film sigue un esquema muy similar al de la primera entrega de la saga. O sea, dos bandos enfrentados, en la clásica búsqueda de un tesoro, siguiendo pistas que llevan de un lugar a otro. En el caso que nos ocupa la geografía de esos lugares se expande, pues los protagonistas viajan a París, a la pequeña Estatua de la Libertad, o a Londres, al palacio de Buckingham, donde deben encontrar dos escritorios gemelos, uno sito allí, y el otro en el Despacho Oval de la Casa Blanca, en Washington. Otras localizaciones de lujo incluyen la Biblioteca del Congreso, o el monte Rushmore. El equipo de guionistas elabora una trama entretenida, donde el juego de pistas funciona mucho mejor, por ejemplo, que en la aburrida El código Da Vinci, sobre todo porque hay una humilde asunción de ofrecer un espectáculo de primera y sin pretensiones, con abundante sentido del humor. De modo que a la acción trepidante -magnífica la persecución de coches en Londres, o el clímax bajo el monte Rushmore-, se suma la teoría de la conspiración presente en un supuesto supersecreto "libro del presidente", que cuenta la leyenda que pasa de mano a mano de los presidentes estadounidenses, y dos inteligentes paralelismos: la lucha por el apellido familiar y el tesoro, por el lado de Ben Gates, y del personaje de Ed Harris; y la guerra de sexos y de crisis de parejas, que bien podrían reconciliarse, por un lado entre los talluditos (Jon Voight y la recién llegada a la saga Helen Mirren) y por otro entre su hijo y la novia (de nuevo bien conjuntados Nicolas Cage y Diane Kruger). De nuevo funciona además el "timing" cómico, y en general se han cuidado todos los personajes. Quizá el que queda más desangelado es el de Harvey Keitel, de nuevo agente del FBI, cuya presencia se nos antoja metida con calzador.

6/10
Adiós pequeña adiós

2007 | Gone Baby Gone

La pequeña Amanda ha desaparecido. Nadie conoce su paradero. Se produce un gran revuelo entre la opinión pública, la ola mediática no para de crecer. La ciudad de Boston está conmocionada. Una tía de la niña pide ayuda a una pareja de detectives para que investiguen en el barrio, con idea de aprovechar que son vecinos del barrio, por lo que la gente será menos reacia a hablar con ellos que con la policía. Al principio Patrick y Angie son reacios a aceptar el caso; temen cómo les puede afectar el acabar encontrando el cadáver de la niña o, peor aún, no averiguar nunca qué ocurrió y cargar con ello en su conciencia. Ben Affleck ganó un Oscar con su amigo Matt Damon en 1998 gracias a su guión de El indomable Will Hunting. Desde entonces ambos han optado por cultivar más su faceta de actores. Pero una década después Ben Affleck vuelve a coescribir un guión –esta vez con Aaron Stockard, a partir de la novela de Dennis Lehane–, y además debuta en la dirección, con su hermano Cassey como protagonista. Como el lector avezado habrá notado, la trama tiene puntos comunes con un caso real de rabiosa actualidad, el de la desaparición de la niña Madeleine McCann. De hecho, se retrasó el estreno del film en Gran Bretaña por no herir susceptibilidades. Y algo que se preguntaban todos los expertos era si el flujo continuo de noticias sobre el caso McCannn ayudaría o perjudicaría cara a la taquilla. La impresión es que no fue un apoyo, la gente no quería un caso de ficción después de desayunarse todos los días con un caso de verdad. Pero independientemente de esto, Ben Affleck logra entregar una historia desasosegante, que procura huir de lo convencional, y que depara alguna que otra sorpresa. Una de las cuestiones planteadas son los dilemas morales a que se enfrenta el protagonista, de formación católica, algo que se introduce desde el principio con una cita evangélica, la de los enviados como ovejas en medio de lobos: en efecto, en el desenlace, Patrick debe optar por lo que le dicta su conciencia o por una solución acomodaticia y pragmática; y su decisión final le deja un regusto amargo.

6/10
Copying Beethoven

2006 | Copying Beethoven

Extraordinaria película de Agnieszka Holland, que nos acerca al exclusivo mundo de la creación artística. Películas mediocres como Reino de los cielos o Rey Arturo, nos han acostumbrado a un pretendido cine ‘histórico’, que en realidad deforma los hechos que narra al darles una perspectiva contemporánea completamente fuera de lugar. En este sentido es una bocanada de aire fresco el modo en que la directora polaca aborda la figura del genial compositor Ludwig van Beethoven, a partir de un guión de hierro escrito por Stephen J. Rivele y Christopher Wilkinson. Su cámara capta al músico en los días en que ultima su Novena Sinfonía, tras diez años sin estrenar obra. Acaban de mandarle una copista, Anna Holtz, para que le ayude a escribir la partitura. Aunque Holtz es un personaje inventado, poco importa, porque lo que se cuenta alrededor de la relación que se establece entre Beethoven y la joven rebosa autenticidad. El maestro –formidable Ed Harris, realmente transfigurado en el músico– posee un carácter fuerte, a veces tiene algunas salidas que hieren a las personas de alrededor, le cuesta comprender que su sobrino Karl quizá no deba seguir sus pasos musicales. Y Anna… Anna, también, a su modo, es todo un carácter: feminidad y dulzura al cien por cien, auténtica, sabe ser franca con Beethoven, decirle lo que éste necesita oír; lo cual no está reñido con un retraimiento y timidez que acrecientan su encanto… Es más feminista este gran personaje de Diane Kruger que muchas feministas de nuestro tiempo, sin necesidad de llamarse feminista. Su forma de ser encaja en la época en que transcurre el film, y ése es un acierto que no tiene precio. Los ‘listillos’ de siempre seguramente dirán que se trata de una película académica, sentimental, pensada para ganar el Oscar… Que digan lo que les venga en gana. Es una hermosa película sobre el alma del artista, y lo cerca que está de Dios a la hora de acometer su creación.

8/10
Una historia de violencia

2005 | A History Of Violence

Adaptación con actores de carne y hueso de la novela gráfica de John Wagner y Vince Locke, a cargo del habitualmente hiperviolento cineasta canadiense David Cronenberg. Y aunque el director, conocido por sus historias de atmósfera malsana, no se corta un pelo en las escenas violentas, está ‘moderado’ para lo que nos tiene acostumbrados. El film arranca con la vida cotidiana de una familia, el matrimonio (Tom y Edie) y dos hijos (Jack y Sarah), en la América profunda. Él trabaja en un bar, y el discurrir cotidiano parece completamente anodino. Pero un día dos gangsters irrumpen en el bar, y contra pronóstico, Tom les planta cara y los liquida. De pronto se convierte en un héroe, el ciudadano anónimo capaz de defenderse por sí mismo. Estrella mediática, su acción atrae a nuevos gangsters. Y es que la respuesta tan contundente de Tom no ha sido fruto de la casualidad. El tipo oculta un pasado oscuro, y su gusto por el gatillo y la violencia, que parecía definitivamente enterrado en una arcadia feliz, pugna por volver a salir a la luz. Se nota el origen ‘comiquero’ de este film, pariente próximo de Camino a la perdición, que sigue los mismos derroteros de esquematismo en la definición de personajes, y de dibujo de una sociedad en que la violencia forma parte del paisaje diario. Y sorprende Viggo Mortensen, en un papel ambiguo, que nos hace olvidar que hubo un tiempo en que fue Aragorn en El Señor de los Anillos. El film tuvo dos nominaciones al Oscar, a guión adaptado, y al actor de reparto, un histriónico William Hurt, como corresponde a su personaje.

7/10
Empire Falls

2005 | Empire Falls | Serie TV

Empire Falls es un pueblo de Estados Unidos del medio Oeste dominado por la rica cacique Francine Whiting, una dama con el corazón de hielo. A modo de culebrón, seguimos la vida de sus habitantes, gente de clase alta y gente de clase media baja, las relaciones entre ellos, los problemas familiares, el pasado y el incierto porvenir, son la base del argumento de esta miniserie llena de rostros conocidos y grandes actores de Hollywood.El eje central de la trama lo da Miles, el personaje de Ed Harris, que lleva 25 años regentando un restaurante, propiedad de Francine. Su esposa Janine le he pedido el divorcio, para casarse con Walt, un tipo mayor que ella, que regenta un gimnasio. Tick, la hija de Miles y Janine, es una adolescente sensible, con habilidad para la pintura. Rompió con un novio insoportable, y se muestra atenta con el rarito John, objeto de las burlas de los compañeros de clase. Hay más subtramas, hilos narrativos propiciados por distintos personajes -el poli resentido, el padre de Miles...-, pero sobre todo pesan sucesos del pasado que conciernen a los padres de Miles, secretos sepultados por el tiempo, que implicaron una relación inapropiada, ya que implicaba a uno de los pesos pesados de la clase alta de Empire Falls, y a una mujer de condición más modesta. Dirige Fred Schepisi (Seis grados de separación, El genio del amor), basándose en una novela de Richard Russo. Este autor parece haber tenido una especial relación con Paul Newman, ya que el actor que aquí, además de tener un pequeño papel, es productor ejecutivo, intervino en el film que adaptaba otra novela de Russo, Ni un pelo de tonto, además de en Al caer el sol, cuyo guión firmaba el escritor. El papel de villana sin fisuras es para la esposa de Newman, Joanne Woodward, estupenda en el trabajo con el que ha cerrado su carrera de actriz.

6/10
La mancha humana

2003 | The Human Stain

El profesor Coleman Silk tiene un gran prestigio en la universidad. Está a punto de jubilarse, sin embargo su carrera académica termina de un modo inesperado: enfrentándose a unas falsas acusaciones de racismo. Tras el improvisto varapalo, Coleman conoce a Faunia, una mujer mucho más joven que él, con la que comienza a vivir una aventura erótica que va a traerle severos problemas. El más importante tiene que ver con su propia identidad, con la sinceridad de su vida y con un secreto del pasado que atormenta su memoria una y otra vez. Junto a ello, deberá enfrentarse a la violencia del ex marido de Faunia. El reputado director Robert Benton (Kramer contra Kramer, Ni un pelo de tonto) adapta una novela de Philip Roth, prestigioso novelista estadounidense, propenso a narrar con desesperanza los sinsabores de la sociedad norteamericana. La película es una indagación acerca del sufrimiento que supone vivir en la mentira y cómo ésta acaba sin duda revolviéndose contra uno mismo. Benton rueda con estilo correcto, límpido en las escenas ambientadas en 1998, pero vertiendo una fotografía más calida cuando rescata momentos del pasado. Pero quizá lo que provoque extrañeza sean los personajes y sus vivencias: los postulados del secreto de Coleman pueden resultar fácilmente rebuscados y la expansión erótica entre él y Faunia, una mujer claramente desequilibrada, padece de falta de credibilidad. Si esto no es suficiente para alejar al espectador de sus problemáticas, se debe exclusivamente a la labor de los actores, unos Anthony Hopkins y Nicole Kidman que demuestran su talento también en proyectos desiguales, y que están estupendamente secundados por Gary Sinise, como el biógrafo de Coleman, y por Ed Harris como el violento ex marido.

4/10
Anónimos

2003 | Masked and Anonymous

Jack Fate, un músico en decadencia, es reclamado para liderar un concierto benéfico. Se trata de una película coral, con un reparto repleto de caras conocidas (Bridges, nuestra “Pe”, Goodman, Lange, Wilson, Bassett, Ribisi…), que en cierto modo quiere darnos la “foto” de la sociedad estadounidense en la actualidad. El guión de tan ambiciosa idea se debe al propio director, Larry Charles, y a Bob Dylan, quien por supuesto también se hace responsable de la música, lo mejor del film. A destacar la interpretación de una versión de “Dixie” de Stephen Foster.

4/10
Me llaman Radio

2003 | Radio

Historia basada en hechos reales, que transcurre en Carolina del Sur, acerca de un joven negro, retrasado, que colecciona aparatos de radio con fruición. “Radio”, que así le apodan sus amigos, suele mirar con atención los entrenamientos del equipo de fútbol americano del instituto local. En una ocasión los jugadores, todos blancos, le gastan una broma pesada. El entrenador, Harold Jones, se enfurece ante esa crueldad, y les aplica un serio correctivo. Es el comienzo de una entrañable relación entre Jones y el joven, a quien invita a todos los entrenamientos y luego a los partidos, convirtiéndose en miembro inseparable del equipo. Pero en el pueblo, los lugareños empiezan a chismorrear acerca de que la presencia de Radio distrae al entrenador de su principal cometido: lograr victorias. Es éste uno de esos filmes reconfortantes, que recuerda ese viejo lema tan manido de ‘lo importante es participar’. O dicho de otro modo, hay que ocuparse de las personas, de la gente que tenemos alrededor. Ante eso, ganar un partido pasa a un segundo plano. Ed Harris y Cuba Gooding Jr., entrenador y animador, realizan un excelente trabajo interpretativo. En cambio nos apena que no se aproveche mejor la presencia de Debra Winger, una actriz que se hace cara de ver.

5/10
Las horas

2002 | The Hours

La filosofía vital de Virginia Woolf en tres tiempos y a lo largo de unas horas, a través del devenir de tres mujeres. Una de ellas es la propia escritora, retirada en su casa a las afueras de Londres en 1929, mientras escribe 'La señora Dalloway', una de sus obras emblemáticas: apática y deprimida, temerosa de la servidumbre, cuyo rostro se ilumina con la visita de su hermana y sus sobrinos. Las horas de las otras dos, a quienes influye de modo decisivo la lectura de la novela de Woolf, transcurren en 1949 y 2001: Laura Brown es una mujer casada y con un hijo, ama de casa aburrida a punto de estallar, pese a su fachada de “feliz mujer americana”; la otra, Clarissa Vaughan, tocaya de la heroína imaginaria de Woolf, vive con una mujer: se separó de su marido, prestigioso poeta enfermo de SIDA, también bisexual, y su vida se encuentra plegada a numerosos convencionalismos. El guión de David Hare adapta con fidelidad la novela de Michael Cunningham, ganadora del Premio Pulitzer. Y su puesta en escena por Stephen Daldry (Billy Elliot (Quiero bailar)) hace que la narración fílmica de tres historias paralelas, donde los ecos de una resuenan en la otra, parezca sencilla. Ello es gracias en parte a unas transiciones muy meditadas, que hacen buen uso de temas e imágenes comunes; y al trabajo interpretativo en su conjunto (todos los personajes tienen más o menos peso específico), en especial de ese trío de féminas encarnadas con poderío por Nicole Kidman, Julianne Moore y Meryl Streep. A nadie puede extrañar que la película, de factura impecable, haya acaparado nueve candidaturas a los Oscar, y que al fin Kidman se haya hecho con la preciada estatuilla a la mejor actriz.

8/10
Enemigo a las puertas

2001 | Enemy at the Gates

Estamos en 1942, en el cruento marco de la batalla de Estalingrado. Los alemanes están a punto de conseguir la ciudad a orillas del Volga, lo que supondría la victoria definitiva en el frente del Este. Sin embargo, entre los aullidos de los obuses, va a surgir la figura de Vassili Zaitsev (Jude Law), un humilde pastor de los Urales que destacará por su increíble destreza para abatir a cuanto enemigo se le pone a tiro. El camarada Danilov (Joseph Fiennes), encargado de la propaganda y sabedor de lo importante que es tener a un héroe para levantar a las desmoralizadas tropas soviéticas, no dudará en encumbrarlo. Al mismo tiempo que surge la amistad entre ellos, también aparecen las diferencias por el amor de una joven soldado (Rachel Weisz). Del otro lado, el contraataque nazi se centrará ahora en acabar con el héroe ruso. El mayor Koenig (Ed Harris) asumirá la misión, un astuto y peligroso rival que se enfrentará a Vassili en un duelo de francotiradores de proporciones épicas. El director Jean Jacques Annaud relata con pericia una historia intimista dentro del fragor de la batalla, sin desaprovechar los elementos del género bélico, que nos hacen disfrutar de un grandioso espectáculo. Lo hace partiendo de un duelo como eje central, del enfrentamiento entre dos hombres en una guerra silenciosa que saca a la luz contrastes y extremos de aquello que representan sus respectivos bandos. Todo con un sabor agradabilísimo a western clásico. Con inteligencia y maniqueísmo asumido se pone la mira telescópica sobre lo bueno y lo malo, lo justificable y lo atroz. No hay equívocos a la hora de señalar lo absurdo de cualquier guerra o los espurios fines de cualquier signo de propaganda. Desde los polos contrarios de los francotiradores, Annaud tensa la acción dramática e introduce magistralmente, en el continuo acecho, en cada trampa, un suspense que lleva a contener el aire y, más tarde, a respirar a tumba abierta. La emoción impregna todo el film y de ella se revisten el acontecimiento histórico y las vidas entrecruzadas de sus personajes: “Hemos cogido un acontecimiento histórico e intentado comprender lo que ocurrió en el corazón de las personas que lo vivieron”, afirma el director francés. Un terreno propicio donde sacar a flote valores como la amistad y el amor, éste un poco con calzador. Luego está la fabulosa aportación técnica y artística, el equilibrio en el ritmo del film, los planos sobrecogedores y sugerentes (¡qué maravillosos ojos!) y un casting extraordinario en el que Jude Law está a la altura de las circunstancias y Ed Harris, impagable.

6/10
Una mente maravillosa

2001 | A Beautiful Mind

¿Qué no podrá bordar el neozelandés Russell Crowe? Aún se desconoce. Si en su primera nominación al Oscar se comió al carismático Al Pacino con su papel en El dilema, y en su segunda se hizo con la cotizada estatuilla encarnando al hispano Máximo en Gladiator, en la la gala de 2002 volvió a las listas por tercer año consecutivo gracias a su papel en Una mente maravillosa. El Oscar al mejor actor fue a parar a otras manos, pero Crowe fue sin duda pieza esencial del engranaje de esta película, que con 4 Oscar –película, director, actriz secundaria y guión adaptado– se convirtió en la gran triunfadora de la noche. La película es un biopic de John Forbes Nash, un joven prodigio de las matemáticas que en 1948, cuando contaba veintiún años, demostró su maestría en el manejo de los números con su elaboración de la “teoría del juego”, por la cual recibiría en 1994 el Premio Nobel de Economía. Sin embargo, un genio es un genio, y todos sabemos el mal endémico que suele acompañarles: la excentricidad. Desde sus tiempos de Princeton, Nash (Russell Crowe) se revela como un tipo huraño, sin apenas amigos, muy metido en el mundo imaginario de los problemas matemáticos. Esto no impide que logre un trabajo de prestigio en el Instituto de Tecnología de Massachussets, donde conoce a Alicia (Jennifer Connelly), quien se convierte en su esposa. Pero la vida de Nash se trastoca cuando es requerido por un tal William Parcher (Ed Harris) para descifrar mensajes en clave para un proyecto de alto secreto militar. Es justo cuando su mente comienza a hacer aguas y se le diagnostica un terrible estado de esquizofrenia. La película es una adaptación de la biografía “Una mente prodigiosa”, escrita por Sylvia Nasar y galardonada con el National Book Critics Circle de EE.UU. Ron Howard, eficaz artesano de historias populares (Willow, Apolo 13) se muestra muy solvente para trasladar a la pantalla el oscarizado guión de Akiva Goldsman (Tiempo de matar), que aborda con particular empeño los primeros años de Nash en Princeton, la relación con su mejor amigo, Charles (fantástico Paul Bettany), y la primera fase de su enfermedad, coincidente también con su relación secreta con Parcher. Una mente maravillosa es un canto a la fuerza superadora del espíritu humano. Contra viento y marea, Nash luchará por salir de su particular agujero negro gracias a la inconmensurable ayuda de su fiel esposa. Porque, aunque es cierto que hay momentos de drama y de tensión (muy logrado el acoso de Parcher al protagonista), esta película trata por encima de todo del amor, sin lugar a dudas el único poder en el mundo capaz de transformar la mente del ser humano.

7/10
Buffalo Soldiers

2001 | Buffalo Soldiers

Alemania, 1989, justo antes de caer el Muro de Berlín. En Stuttgard presta sus servicios el soldado Ray Elwood, un granuja condenado a cumplir servicio militar obligatorio por el juez, que aprovecha la coyuntura para lucrarse con dudosos trapicheos. Aprovechando que es el secretario del comandante de la base, pide exageradas cantidades de suministros que luego vende en el mercado negro. Pero un nuevo y malhumorado comandante llega al campamento dispuesto a acabar con la corrupción, y a hacerle la vida imposible a Elwood, que acabará enamorándose de su hija. Dura sátira del ejército norteamericano. Fue polémica en Estados Unidos por la imagen negativa que ofrece de los soldados, ya que su estreno coincidió con la conmoción del 11-S. La anécdota trágica es que se basa en una novela de Robert O’Connor, que perdió a su hijastra en el atentado contra las Torres Gemelas. Ciertamente, prima tanto la crítica y la sátira, al estilo M.A.S.H., que olvida la verosimilitud. Por ejemplo, el conductor de un tanque bajo los efectos de las drogas provoca una masacre y nadie lo investiga. Pero los trabajos de excelentes actores, especialmente Joaquin Phoenix, elevan el interés del guión, especialmente en la subtrama romántica.

4/10
Estafadores

2000 | The Prime Gig

Penny ha encontrado una interesante oferta de trabajo. Ganará mucha pasta por encontrar inversores para una mina de oro. El único problema es que podría tratarse de una estafa, pues Kelly Grant, su nuevo jefe, no parece un tipo de fiar. En lugar de denunciar los hechos, Penny decide mirar cínicamente hacia otro lado, e incluso sucumbe ante la atracción que siente hacia Caitlin, la atractiva novia de Grant. Julia Ormond triunfó en Hollywood con títulos como El primer caballero, pero después se decantó por continuar su carrera en Europa. Con este film regresa al cine americano, aunque lo hace en una cinta independiente: el debut cinematográfico de Gregory Mosher, uno de los directores teatrales más prestigiosos de Broadway. Aunque nunca se había interesado por el cine, le sorprendió la sinceridad del guión, escrito por un veterano vendedor telefónico que sabía de lo que hablaba. El reparto incluye a Vince Vaughn (La celda) y Ed Harris (Enemigo a las puertas), siempre atento a papeles de entidad, y especialista en villanos.

5/10
Resucitar un amor

2000 | Waking the Dead

El director Keith Gordon ofrece una original historia, de intrincado misterio y aire psicológico, acerca de un hombre que desea vivir con el idealismo moral del la juventud en un mundo, el de la política, lleno de juegos sucios y mentiras ocultas. En medio está la búsqueda del amor perdido para siempre, y el enfrentamiento entre dos polos: seguir tonteando con la falsedad o asumir los dictados de la propia conciencia. La película, mezcla de drama romántico y thriller fantástico, es algo rocambolesca pero la ambientación sofocante es excelente. Buen trabajo de un sufriente Billy Crudup (Casi famosos) y una bella Jennifer Connelly (Una mente maravillosa).

5/10
Pollock

2000 | Pollock

Debut en la dirección del actor Ed Harris, que asimismo se reserva el papel protagonista. El film aborda la vida del pintor Jackson Pollock, desde que conoce a la que sería su esposa –la también pintora, aunque menos conocida, Lee Krasner–, hasta el fatal accidente que segó su vida. Por el modo de discurrir la historia, vemos un amor sincero por ambas partes, aunque más generoso desde el lado de ella. Él se agarra con más facilidad a todos los tics que se le suponen a un genio, para hacer y deshacer a su antojo, dejándose llevar por el estado de ánimo y las actuaciones excéntricas. E incluso se deja arrastrar por la infidelidad, zahiriendo innecesariamente a su mujer. El debutante Harris evita caer en un estilo autocomplaciente, o en el lugar común. Su estilo narrativo es seco, y no suaviza las asperezas del personaje protagonista. Y describe bien esos círculos seudointelectuales, en que se trata de todo frívolamente, sin llegar al meollo de las grandes cuestiones. El director logra además acercarnos a los momentos creativos del artista. Quizá los mejores pasajes del film son aquellos en que Pollock, después de contemplar la tela vacía durante largos minutos, se deja llevar por la inspiración para componer su obra. El film, que inexplicablemente ha tardado varios años en llegar a España, le valió a Marcia Gay Harden el Oscar por su magnífica composición de Lee Krasner.

6/10
El tercer milagro

1999 | The Third Miracle

Frank es un sacerdote católico, que investiga posibles milagros atribuidos a la intercesión de personas "candidatas a santas". A lo largo de su vida se ha topado con más de un fraude, lo que le ha provocado una crisis de fe. El proceso de beatificación de Helen O'Regan le hace concebir esperanzas de reafirmarse en sus creencias: ella parece una mujer virtuosa, hay hechos que podrían ser milagrosos... Pero tiene que averiguar la relación que mantenía esta mujer con su hija Roxanne, una atractiva y descreída mujer. Apasionante película con formato de suspense, que describe con rigor los pasos que llevan a una persona a los altares. El padre Frank es una especie de detective, que tiene que averiguar la verdad sobre la vida de una persona. Con impecable dirección de la polaca Agnieszka Holland, que dosifica bien las sorpresas, y producción del legendario Francis Ford Coppola, el film profundiza en los personajes y en sus conflictos. Buenas interpretaciones, sobre todo de Ed Harris.

7/10
Quédate a mi lado

1998 | Stepmom

Drama familiar al que hay que acudir pertrechados con abundantes kleenex. Luke y Jackie están separados desde hace algún tiempo. Sus dos hijos, la adolescente Anna y el pequeño Ben, viven con Luke y con Isabel, la novia del padre. Los sentimientos de los chicos hacia Isabel, sobre todo los de Anna, no son demasiado favorables. En cambio, adoran a su madre, que les mima y demuestra su cariño hasta la extenuación. El caso es que un mejor conocimiento, y la aparición de un cáncer que golpea a Jackie cambian las cosas. Chris Columbus cambió de tercio, tras sus comedias Solo en casa o Señora Doubtfire, y se mete de lleno en un drama. Aunque el tema de la familia, y concretamente el de los efectos del divorcio, coincide con el segundo film citado. Pese a que el guión podía estar mejor trabado (hasta cinco aparecen acreditados, entre ellos Ronald Bass), el film tiene a su favor un reparto de primera división. Ed Harris es un simple comparsa, pero el duelo entre Julia Roberts y Susan Sarandon merece verse.

6/10
El show de Truman

1998 | The Truman Show

Truman Burbank es un tipo felizmente casado, que vive en una idílica ciudad, de calles limpias y bien iluminadas. Lo que no sabe es que, desde que nació, su vida forma parte de un "show" televisivo que se retransmite en directo las 24 horas del día. 1.700 millones de personas de 220 países distintos siguen sus andanzas con pasión. Todos los personajes que conviven con él, incluida su esposa, son actores. Pero Truman está a punto de descubrir que su vida no es lo que parece. Estupenda película del australiano Peter Weir, con guión de Andrew Niccol (que escribió y dirigió la interesante Gattaca). Perfecta la mezcla de drama, fantasía y comedia. El film reflexiona sobre los excesos televisivos con un caso extremo: el de un "reality show" del que el propio interesado no sabe que forma parte. Dirige el programa televisivo un tipo llamado Christof, que maneja a Truman como si fuera un "dios", decidiendo el modo en que debe transcurrir su vida. Atentos al trabajo de Jim Carrey, ganador de un Globo de Oro. Demuestra que puede moverse perfectamente en un papel dramático. Otro actor excepcional, que ha sido candidato al Oscar, es Ed Harris: él es el creador de "show" televisivo.

8/10
Poder absoluto

1997 | Absolute Power

El presidente de los Estados Unidos se ve envuelto en el asesinato de una de sus amantes, pues el tipo es muy aficionado a prácticas sexuales sadomasoquistas. Tratará de tapar el escándalo con todos los medios a su alcance, que son muchos. Con lo que no contaba es con un testigo de su crimen bastante inusual: un ladrón de guante blanco, que estaba "trabajando" en la casa de un millonario de Washington, donde se "entretenía" el magnatario. Adaptación del best-seller de David Baldacci, no es lo mejor que ha hecho Clint Eastwood en su vida, pero la película se sigue con interés, y siempre da gusto ver a Gene Hackman, aquí como impresentable presidente.

5/10
Ojo por ojo

1996 | Eye for an Eye

Sin una explicación aparente, un violento desconocido irrumpe en la casa de Karen McCann (Sally Field) y asesina a su hija de 17 años. El sanguinario criminal, interpretado por Kiefer Sutherland, es detenido pero puesto en libertad al poco tiempo, después de haber sido absuelto por falta de pruebas. Al poco tiempo, vuelve a cometer otro terrible asesinato, y es puesto de nuevo en libertad. Ante estas injusticias, Karen decide actuar por su cuenta, aunque para ello tenga que enfrentarse al sistema judicial. La apacible Karen traza un plan preciso para llevar a cabo su particular venganza contra el psicópata. Para ello tendrá que vivir una serie de complicadas situaciones. Emocionante thriller en el que una valiente se ve obligada a imponer la justicia. La célebre Ley del talión se lleva aquí hasta el extremo, y el deseo de venganza acaba siendo el motivo principal de la historia. Violenta y traumática, pone en tela de juicio el funcionamiento del sistema judicial norteamericano.

5/10
La Roca

1996 | The Rock

La célebre prisión de Alcatraz, hoy atracción turística, es asaltada por un grupo de marines encabezados por el general Hummel. Tras retener a varias decenas de rehenes, proceden al despliegue de unas peligrosas armas biológicas, con las que amenazan atacar la ciudad de San Francisco. Lo harán si no reciben una determinada cantidad de dinero. Para impedirlo el FBI recurre a un experto en guerra química y a un antiguo y misterioso ex presidiario de "La Roca". El planteamiento inicial es atractivo: el general lleva a cabo su injusta acción movido por el trato indigno que han recibido algunos de sus hombres, implicados en operaciones gubernamentales de guerra sucia. Además está la idea de dar la vuelta a la clásica película carcelaria: en esta caso se trata de entrar en Alcatraz, no de fugarse. Pero a pesar de lo dicho el film discurre por senderos demasiado previsibles. La Roca, aunque eficaz como entretenimiento, es representativa del agotamiento de cierto cine de acción, que lo confía todo a la espectacularidad y al ritmo trepidante, mientras descuida una elaboración más atenta del guión. De modo que se aturde al espectador con escenas de acción reiterativas, que no hacen avanzar la historia. Y es una pena, porque Michael Bay dirige con aplomo este tipo de cine ‑lo demostró en Dos policías rebeldes‑, y porque se desaprovecha a tres buenos actores, que no tienen papel a la altura de sus posibilidades. El personaje de Ed Harris, el más interesante, está poco desarrollado. Los de Nicholas Cage y Sean Connery carecen de matices, y han de procurar salvarlos como buenamente pueden, con el peso de su presencia.

5/10
El jinete púrpura

1996 | Riders of the Purple Sage

Jim Lassiter recorre poblaciones del oeste en busca del responsable del suicidio de su hermana. Llegará a hasta una localidad regida por líderes de una secta religiosa y allí conocerá a Jane. Pronto Lassiter será rechazado por los hombres del lugar debido a que es un asesino... Entretenido western dramático, aunque algo falto de ritmo, que juega bien las bazas de los oscuros secretos y de las historias paralelas de amor, entre hombres y mujeres. Basada en una novela de Zane Grey, está protagonizada por el siempre eficaz Ed Harris, quien trabaja aquí con su mujer en la realidad, Amy Madigan. Ambos además ejercen de productores del film. Entre el reparto sobresale tambien la joven pareja formada por Henry Thomas y Robin Tunney.

5/10
Apolo 13

1995 | Apollo 13

Reconstrucción de la dificultosa misión espacial del Apolo 13, un año después de que el hombre pusiera por primera vez el pie en la Luna. Para los norteamericanos, la misión suponía un viaje rutinario, hasta que escucharon por televisión las palabras, ya históricas: "Houston, tenemos un problema". Los astronautas Jim Lovell (Tom Hanks), Fred Haise (Bill Paxton) y Jack Swigert (Kevin Bacon) luchan por su supervivencia a 205.000 millas de distancia de la Tierra, debido a una avería en su nave. Mientras tanto, en el Control de la Misión, el director de vuelo Gene Kranz (Ed Harris) y el astronauta Ken Mattingly (Gary Sinise), al mando de la tripulación de Tierra, luchan por devolverles sanos y salvos a casa. El realizador Ron Howard (Llamaradas, Willow, Dulce hogar... ¡A veces!) dirigió correctamente al sobresaliente reparto. Lo mejor del filme es un excelente guión, que consigue mantener el suspense hasta el final.

7/10
La bahía del odio

1995 | Alamo Bay

En Alamo Bay, en la costa Oeste de Estados Unidos, se está formando una importante comunidad pesquera de vietnamitas, que rivaliza en su trabajo con la población autóctona. Lo que provoca inevitables roces, de modo especial con un veterano de la guerra de Vietnam. El francés Louis Malle se basa en hechos reales, y se esfuerza por arrojar una mirada objetiva a los conflictos sociales y raciales.

6/10
Nixon

1995 | Nixon

Oliver Stone (JFK, Platoon), vuelve a comprometerse políticamente con este film, que nos narra la vida de Richard Nixon, el único presidente de los Estados Unidos que se ha visto obligado a dimitir. Apasionante relato de los entresijos de la política norteamericana, Stone consigue realizar un elaborado retrato del perfil del polémico presidente, gracias sin duda a la maravillosa interpretacion de Anthony Hopkins. Ambición, desconfianza y terquedad son los rasgos que Hopkins consigue imprimir al personaje. Destacable es el ambiente de tragedia shakesperiana que domina el film, especialmete al narrarnos los últimos días de la presidencia, con el escándalo Watergate en su punto más álgido. La película obtuvo cuatro nominaciones a los Oscar.

4/10
Causa justa

1995 | Just Cause

Sean Connery interpreta a un prestigioso abogado que pone en juego su carrera y su integridad física por la defensa de un condenado a muerte. Connery cree en la inocencia del condenado, interpretado por Blair Underwood, pero debe demostrarlo en un tiempo límite. Para ello deberá introducirse en un mundo confuso, en el que suceden algunos hechos inexplicables, y en el que se verá en peligro su propia familia. Un emocionante thriller que mezcla la acción real por la supervivencia, con la acción en defensa de la justicia. Sean Connery está muy convincente en su papel, al igual que Laurence Fishburne y el enigmático Ed Harris. El abogado interpretado por Connery defenderá a su cliente en un acto de orgullo, en el que complicará su propia vida.

4/10
Un regalo para papá

1994 | Milk Money

Décima película como director del también actor Richard Benjamin, que comenzó fuerte debutando en Mi año favorito (1982), siguiendo con la sensible Adiós a la inocencia (1984), pero que después quedó relegado a comedias sin mucha trascendencia. Le ocurre a Un regalo para papá,  donde unos niños intentan que su padre, recién enviudado, vuelva a recuperar la felicidad. Para ello no tienen mejor ocurrencia que contratar los servicios de una prostituta para que acabe convertida en su nueva esposa. Melanie Griffith hace lo que puede en su estereotipado papel de chica de la calle de buen corazón, mientras que Ed Harris parece totalmente fuera de lugar en el film y no sabe muy bien qué hacer con su personaje. En un breve papel encontramos a Anne Heche, en una de sus primeras películas.

4/10
Luna de porcelana

1994 | China Moon

Rachel es una mujer de Florida, casada con un hombre borracho y violento. Su matrimonio hace aguas. Un día rachel mata a su marido en defecsa propia. Kyle, un detective de policía se enamora de ella y ambos planean ocultar el cadáver. Sin embargo, el compañero de Kyle irá investigando por su cuenta. Thriller policiaco con vena romántica y el toque necesario de intriga para enganchar al espectador. La trama no es nada del otro mundo, pero el sólido reparto sostiene la película.

5/10
La tienda

1993 | Needful Things

Leland Gaunt es un extraño hombre que inaugura una tienda en el pequeño pueblo de Castle Rock. Se llama 'Cosas necesrias' y en ella, Gaunt asegura a sus clientes que encontrarán todo lo que necesitan. Como el precio es muy caro, Gaunt hace un trato con ellos: solo pagan una parte y el resto es un favor que se transforma en un 'broma' que debe gastar a otro vecino. Con este trato tan peculiar, los clientes van realizando fechorías los unos con los otros, llegando a crear mal ambiente, acabando incluso en violencia y agresiones, situación que se extiende por todo el pueblo. Nadie sospecha de que el culpable de todo es el misterioso tendero que trata de sembrar el mal entre sus habitantes. El sheriff Alan investigará los hechos. Película basada en una novela de Stephen King y protagonizada por un inquietante Max Von Sydow, que está acompañado por Ed Harris y Bonnie Bedelia. El guión es eficaz y la historia atrapa al espectador en un clima de miedo y angustia. Lleva la batuta Fraser Clarke Heston, director de escasa producción que es precisamente hijo de Charlton Heston.

4/10
La tapadera

1993 | The Firm

Mitch McDeere (Tom Cruise) es un joven y ambicioso abogado, que ha conseguido su graduación en la prestigiosa Universidad de Harvard. Pronto comienza en un prestigioso bufete de abogados de Memphis, con un sueldo de aúpa. Él y su esposa, interpretada por Jeanne Tripplehorn, son felices con su trabajo y su acomodada vida. Pero una llamada del FBI viene a enturbiar sus felices días. Han descubierto que tras el, en apariencia pequeño bufete, se esconden un montaje para blanquear dinero de la mafia. Mitch se deja llevar por su honestidad, y se propone descubrir toda la verdad. Pero las cosas se complican por momentos, y Mitch tendrá que enfrentarse en una carrera contrarreloj a los resortes ocultos de la mafia. Un eficaz thriller dirigido por todo un especialista en el género, adaptación de la popular novela de John Grisham. La película más significativa de Pollack es Memorias de África (1983), por la que consiguió el Oscar como mejor director, pero también destaca Los tres días del cóndor (1975). Una película atractiva, con grandes dosis de tensión e intriga. Tom Cruise realiza aquí uno de sus papeles más creíbles.

6/10
Glengarry Glen Ross (Éxito a cualquier precio)

1992 | Glengarry Glen Ross

En Chicago, la empresa Glengarry se dedica al negocio inmobiliario. Varios de sus trabajadores se deben enfrentar a un jefe recién llegado que les impone una nueva y agresiva estrategia para hacer frente a la cada día más terrible competencia del sector. De esta forma, su plan consiste en regalar un Cadillac al vendedor estrella y en echar a la calle al resto. Esto llevará al límite la competitividad entre los propios compañeros y la situación se vuelve demasiado tensa. Incluso se produce el robo de las nuevas fichas de clientes, aquellos con más posibilidades de compra. Inevitablemente, todos tienden a engañar a los demás. James Foley consiguió una desgarrante adaptación del magnífico texto teatral de David Mamet (director de largometrajes prestigiosos como Casa de juegos o El caso Winslow), en la que éste reflexionaba sobre la gran competitividad, en algunos casos extrema, que fomentan algunas empresas modernas entre sus empleados, dividiéndoles en ganadores y perdedores. Foley no oculta el origen teatral del texto, y consiguio a los mejores actores, incluso para los papeles secundarios. Así, probablemente la mejor actuación corre a cargo del mítico Jack Lemmon, en un corto papel de vendedor atosigado por la nueva táctica de la empresa. Al Pacino, Ed Harris, Kevin Spacey, Alan Arkin y Jonathan Pryce realizan, como es habitual unos excelentes trabajos, pero la gran sorpresa la dio Alec Baldwin, como el agresivo y neurótico jefe recién llegado.

7/10
La novia del candidato

1992 | Running Mates

Discreto trabajo para la televisión, protagonizado por una pareja de altos vuelos, Diane Keaton (Manhattan) y Ed Harris (Pollock). Se trata de una sátira política sobre un aspirante a presidente de los EE.UU. que tiene que lidiar demasiado con los medios de comunicación, debido al secreto y turbio pasado de su novia. Dirige Michael Lindsay-Hogg, especializado en productos para la pequeña pantalla, entre los que destacan varios capítulos de la mítica y extraordinaria serie Retorno a Brideshead (1981).

4/10
El clan de los irlandeses

1990 | State Of Grace

Cuando Terry Noonan vuelve a su barrio natal, la neoyorquina “Cocina del Infierno”, sus viejos amigos tratan de enredarle en la mafia irlandesa. Buen film de gangsters de Phil Joanau.

6/10
Jacknife

1989 | Jacknife

Un veterano de la guerra de Vietnam vuelve a casa. Y lleva consigo sus traumas, que le ayuda a sobrellevar una abnegada hermana. Diez años después de El cazador, Robert De Niro vuelve a intervenir en un film sobre el conflicto que tanto conmocionó a EE.UU.

5/10
Abyss

1989 | The Abyss

Una sofisticada estación de investigación realiza una rutinaria operación de rescate: un submarino ha encallado debido a un accidente nuclear en una sima marina. Allí encuentran evidencias de una forma de vida desconocida. Pese a que en un principio piensan que se trata de un complot de los rusos, descubren que se trata de un ser amistoso. Según sus propias declaraciones, ésta es la película más personal de James Cameron (Terminator, Titanic) y la más cara que realizó hasta la fecha. El rodaje fue largo y complicado, pues incluyó ocho semanas de rodaje bajo el agua, lo que propició una espectacular fotografía submarina que provoca en el espectador la sensación de haber estado allí. Entre sus hallazgos destacan los efectos especiales, a la vanguardia de la década de los noventa. Los actores realizan unas soberbias interpretaciones, en especial Ed Harris y el actor fetiche de Cameron, Michael Biehn, en un papel de malvado. La música de Alan Silvestri es excelente a pesar de que recuerda ligeramente a la de Star Trek y otros clásicos de la ciencia ficción.

6/10
Conspiración para matar a un cura

1988 | To Kill a Priest

A comienzos de los años 80, el padre Alek es un sacerdote polaco partidario del sindicato llamado 'Solidaridad', de la Unión Trabajadora Polaca. Por sus ideas en desacuerdo con el régimen político, Alek sufre el acoso y la persecución de los comunistas, y en particular de Stefan, capitán de la Policía Secreta. La polaca Agnieszka Holland (Europa, Europa) dirigió este drama basándose en hechos reales, y cuenta con dos actores de la talla de Ed Harris y un sorprendente Christopher Lambert, que protagoniza la cinta y da muestras por una vez de su buen hacer. Lástima que no se le haya vuelto a ver en papeles de este nivel. Entre el reparto, destacan también los rostros conocidos de Tim Roth (Reservoir Dogs) o Pete Postlethwaite.

5/10
Dulces sueños

1985 | Sweet Dreams

Jessica Lange (El cartero siempre llama dos veces), y Ed Harris (Abyss) protagonizan esta historia de amor nada convencional. En Virginia, en los años cincuenta, Charlie, un vividor sin inquietudes conoce a una atractiva cantante de country llamada Pansy. Ella abandona a su aburrido marido para casarse con él. El primer primer disco es un éxito, pero el reclutamiento de Charly, su creciente alcoholismo y sus infidelidades provocan un serio deterioro de sus relaciones y Patsy se verá obligada a elegir entre el amor que siente por Charlie o la necesidad de proseguir con su carrera profesional. Este film, basado en el caso real de una auténtica cantante de country, con temas tan populares como "Crazy", plantea las dificultades que supone compaginar una carrera artística con una vida amorosa y familiar ordenada. El trabajo de los intérpretes es estupendo, hasta el punto de que Jessica Lange obtuvo una nominacion al Oscar.

5/10
Nombre clave: Esmeralda

1985 | Code Name: Emerald

En abril de 1944 un agente de los ejércitos aliados es enviado a Francia para rescatar a un hombre muy especial que ha sido capturado por los alemanes. Tal prisionero es de vital importancia, pues conoce todos los datos relacionados con el desembarco del día D. Pero los alemanes estarán al acecho... Entretenido drama bélico en torno a uno de las jornadas más relevantes del siglo XX. Sorprende el sensacional elenco de actores, desde los jóvenes Ed Harris o Eric Stoltz, hasta los ya más maduros Max Von Sydow o Helmut Berger. la historia se basa en una novela de Ronald Bass.

5/10
Chicas en pie de guerra

1984 | Swing Shift

Kay es una mujer felizmente casada, cuyo esposo se alista en la marina tras el ataque de los japoneses a Pearl Harbour. Aunque siempre atada al hogar, decide contribuir al esfuerzo de la guerra trabajando en una fábrica de aviones. La responsabilidad de sus nuevas tareas, las amistades y el modo en que le tira los tejos un compañero van a cambiar su percepción de las cosas, a pesar del esfuerzo que realiza por permanecer fiel a su marido.Una mirada a la retaguardia durante la Segunda Guerra Mundial, o cómo la conflagración cambió a todos, soldados y civiles. Jonathan Demme, con guión de una mujer, Nancy Dowd, dirige una película sencilla, nostálgica y romántica, sin trampa ni cartón. Quizá todo parezca demasiado leve, pero uno tiene la sensación de ser testigo de algo auténtico, la añoranza de lo que se fue y el descubrimiento del agradable sabor de las cosas nuevas, una conjunción de circunstancias que conducen a la maduración. El reparto hace un gran trabajo, con menciones especiales para Goldie Hawn y Christine Lahti, esta última nominada al Oscar.

5/10
En un lugar del corazón

1984 | Places in the Heart

Años 30. El Sur de los Estados Unidos padece los efectos de la Depresión. Pocas películas llegan tan directas al corazón como ésta escrita y dirigida por Robert Benton (Kramer contra Kramer). Edna acaba de enviudar, y hace lo imposible por sacar adelante a la familia, dirigiendo su plantación de algodón en Texas. Le ayudan en el intento el negro Moses, y un hombre que quedó ciego en la I Guerra Mundial. Lágrimas garantizadas en un film que valió a Sally Field el Oscar. El final sorprenderá a más de uno.

6/10
Elegidos para la gloria

1983 | The Right Stuff

Adaptación del libro de Tom Wolfe acerca de cómo se gestó la conquista del espacio en Estados Unidos. El film sigue la pista, en tono épico, de los siete primeros astronautas americanos. Un reparto masculino impresionante y cuatro Oscar avalan la calidad de la película.

6/10
Bajo el fuego

1983 | Under Fire

Nolte, Harris y Hackman, forman un reparto de aúpa en esta crónica realista de la revolución sandinista. Se centra en las peripecias de tres corresponsales americanos que cubren el conflicto de Nicaragua .

5/10
Creepshow

1982 | Creepshow

Película de terror con todos los alicientes y elementos del género: Muertos vivientes, monstruos, asesinos, insectos, reptiles, decorados siniestros...pero con grandes dosis de humor. El director de La noche de los muertos vivientes, y el autor de Carrie, El resplandor, La zona muerta y Misery, unen sus fuerzas para rendir homenaje al mundo del cómic. El resultado tiene un rato de gracia.

6/10
A veinte millas de la justicia

1980 | Borderline

Una banda de mafiosos mete ilegalmente a inmigrantes en Estados Unidos esquivando para ello a la policía. Un día asesinan a uno de los guaridas por error.

Coma

1978 | Coma

Susan Wheeler y Mark Bellows son dos jóvenes internos residentes del hospital Boston Memorial. Durante la práctica de un aborto, la paciente, una joven amiga suya, sufre una reacción inesperada a la anestesia. Ésta se queda en estado de coma, y Susan investiga el asunto. Descubre que está relacionado con una siniestra organización. Uno de los autores de best-sellers más conocidos, Michael Crichton, lleva al cine el libro más conocido de otro, Robin Cook, especialista en thrillers con trasfondos médicos. Supuso el debut del actor Ed Harris, en un pequeñísimo papel. El film contienes escenas de suspense muy logradas, entre cadáveres y sujetos en coma, aunque éstas conviven con algunos momentos un tanto inverosímiles. Se apuntan algunas consideraciones éticas acerca del ejercicio de la medicina, ese poder sobre la vida y la muerte -no parece casual que la operación que desencadena todo sea un aborto-, que sin referencias morales puede conducir a todo tipo de aberraciones.

6/10
El increíble Howard Hughes

1977 | The Amazing Howard Hughes

Biopic de Howard Hughes, encarnado por Tommy Lee Jones, desde que hereda la empresa familiar, y se interesa por los aviones. Su vida también dio lugar a El aviador, de Martin Scorsese.

4/10
Lou Grant

1977 | Lou Grant | Serie TV

Edward Asner impulsó esta serie donde recuperaba el papel de reportero que le había hecho popular en la serie La chica de la tele, donde Lou Grant se dedicaba a la pequeña pantalla, y era el jefe gruñón de la protagonista. En este spin-off se convirtió en el redactor jefe de la sección de información local del periódico Los Angeles Tribune. Curiosamente, se cambió por completo el tono, pues La chica de la tele era una comedia, y su sucesora un drama social. La serie –que trataba en muchos episodios el periodismo de investigación– empezó a emitirse en 1977, un año después de que triunfara en las pantallas Todos los hombres del presidente, en los años inmediatamente posteriores al Watergate. Tras ser despedido de la televisión, Lou Grant decidió volver al periodismo escrito, donde trabajó en sus inicios. Es así como se convierte en redactor jefe de local del periódico que dirige Charlie Hume, un viejo amigo. Bajo sus órdenes, Lou Grant tendrá a un equipo formado por grandes reporteros, como el fanfarrón Joe Rossi, la enérgica Billie Newman, el fotógrafo hippie 'Animal', etc. Lou Gran siempre mantiene encarnizados enfrentamientos con la dueña del periódico, la señora Pynchon. En cada episodio, Lou Grant encarga el seguimiento de un tema a sus periodistas... Los cuidadísimos guiones trataban todo tipo de asuntos y mostraban los entresijos de la profesión periodística. Algunos episodios recogían temas tan polémicos como la venta de medicamentos caducados al Tercer Mundo. Fue galardonada con 13 Grammys, dos de ellos para el propio Edward Asner. También obtuvo tres premios la actriz Nancy Marchand (la legendaria madre del protagonista de Los Soprano), que era Margaret Pynchon, la propietaria del periódico, inspirada en Catherine Graham, dueña del 'Washington Post'.

7/10
Appaloosa

2008 | Appaloosa

Randall Bragg, un ranchero acostumbrado a saltarse la ley a la torera y avasallar junto con sus hombres a los habitantes de la localidad de Appaloosa, dispara contra el sheriff y sus ayudantes. Para sustituirles y hacerse cargo de la compleja tarea de imponer la ley, los lugareños contratan a dos tipos duros, Virgil Cole y Everett Hitch, mercenarios que llevan mucho tiempo colaborando juntos. Cuando éstos empiezan a controlar la situación irrumpe en el pueblo Allison French, una viuda que encandila a Virgil hasta que éste le propone matrimonio. Un día, Allison aprovecha que se ha quedado a solas con Everett, el amigo de su marido, para intentar besarle. Desde ese momento, Everett se da cuenta de que la chica no se esfuerza mucho por ser fiel a su amigo, y que éste corre peligro de ser bastante infeliz. Ed Harris se pone tras la cámara por segunda vez –la primera fue con el drama biográfico Pollock– en un western de hechuras clásicas que él mismo ha coescrito, a partir de una novela de Robert B. Parker. También Harris ha decidido interpretar a uno de los protagonistas, al lado de un repartazo, ya que le acompañan Viggo Mortensen, Renée Zellweger, Lance Henriksen y Jeremy Irons, que interpreta al villano. Todos ellos están a un nivel bastante alto, aunque Viggo Mortensen es quien saca más jugo a su personaje. Destaca asímismo la presencia en un rol muy secundario de la española Ariadna Gil, que cumple con profesionalidad. La parte más endeble del guión es la trama típica de western, un enfrentamiento con los desaprensivos que atemorizan al pueblo, que remite a títulos legendarios como Raíces profundas. Pero a la hora de la verdad, Ed Harris se quita de en medio el asunto de un plumazo, pues los protagonistas resuelven los conflictos con los villanos con una gran facilidad. Tiene mucho más peso en la trama la amistad entre los dos protagonistas, y cómo ésta se ve puesta a prueba con la llegada de la viuda. Estamos ante un film sobre la amistad, que sin embargo a veces no logra evitar caer en un tono más propio de una comedia romántica.

6/10
Pollock

2000 | Pollock

Debut en la dirección del actor Ed Harris, que asimismo se reserva el papel protagonista. El film aborda la vida del pintor Jackson Pollock, desde que conoce a la que sería su esposa –la también pintora, aunque menos conocida, Lee Krasner–, hasta el fatal accidente que segó su vida. Por el modo de discurrir la historia, vemos un amor sincero por ambas partes, aunque más generoso desde el lado de ella. Él se agarra con más facilidad a todos los tics que se le suponen a un genio, para hacer y deshacer a su antojo, dejándose llevar por el estado de ánimo y las actuaciones excéntricas. E incluso se deja arrastrar por la infidelidad, zahiriendo innecesariamente a su mujer. El debutante Harris evita caer en un estilo autocomplaciente, o en el lugar común. Su estilo narrativo es seco, y no suaviza las asperezas del personaje protagonista. Y describe bien esos círculos seudointelectuales, en que se trata de todo frívolamente, sin llegar al meollo de las grandes cuestiones. El director logra además acercarnos a los momentos creativos del artista. Quizá los mejores pasajes del film son aquellos en que Pollock, después de contemplar la tela vacía durante largos minutos, se deja llevar por la inspiración para componer su obra. El film, que inexplicablemente ha tardado varios años en llegar a España, le valió a Marcia Gay Harden el Oscar por su magnífica composición de Lee Krasner.

6/10
Appaloosa

2008 | Appaloosa

Randall Bragg, un ranchero acostumbrado a saltarse la ley a la torera y avasallar junto con sus hombres a los habitantes de la localidad de Appaloosa, dispara contra el sheriff y sus ayudantes. Para sustituirles y hacerse cargo de la compleja tarea de imponer la ley, los lugareños contratan a dos tipos duros, Virgil Cole y Everett Hitch, mercenarios que llevan mucho tiempo colaborando juntos. Cuando éstos empiezan a controlar la situación irrumpe en el pueblo Allison French, una viuda que encandila a Virgil hasta que éste le propone matrimonio. Un día, Allison aprovecha que se ha quedado a solas con Everett, el amigo de su marido, para intentar besarle. Desde ese momento, Everett se da cuenta de que la chica no se esfuerza mucho por ser fiel a su amigo, y que éste corre peligro de ser bastante infeliz. Ed Harris se pone tras la cámara por segunda vez –la primera fue con el drama biográfico Pollock– en un western de hechuras clásicas que él mismo ha coescrito, a partir de una novela de Robert B. Parker. También Harris ha decidido interpretar a uno de los protagonistas, al lado de un repartazo, ya que le acompañan Viggo Mortensen, Renée Zellweger, Lance Henriksen y Jeremy Irons, que interpreta al villano. Todos ellos están a un nivel bastante alto, aunque Viggo Mortensen es quien saca más jugo a su personaje. Destaca asímismo la presencia en un rol muy secundario de la española Ariadna Gil, que cumple con profesionalidad. La parte más endeble del guión es la trama típica de western, un enfrentamiento con los desaprensivos que atemorizan al pueblo, que remite a títulos legendarios como Raíces profundas. Pero a la hora de la verdad, Ed Harris se quita de en medio el asunto de un plumazo, pues los protagonistas resuelven los conflictos con los villanos con una gran facilidad. Tiene mucho más peso en la trama la amistad entre los dos protagonistas, y cómo ésta se ve puesta a prueba con la llegada de la viuda. Estamos ante un film sobre la amistad, que sin embargo a veces no logra evitar caer en un tono más propio de una comedia romántica.

6/10

Últimos tráilers y vídeos