IMG-LOGO

Biografía

Bob Balaban

Bob Balaban

64 años

Bob Balaban

Nació el 16 de Agosto de 1955 en Chicago, Illinoi, EE.UU.
Filmografía
The French Dispatch

2020 | The French Dispatch

The Politician

2019 | The Politician | Serie TV

Payton Hobart tiene una meta en la vida: ser presidente de Estados Unidos. Pero de momento este joven adoptado por una adinerada familia, tiene que conformarse con intentar que le admitan en Harvard, y en ganar las elecciones de presidente de los alumnos de Saint Sebastian, la escuela secundaria donde estudia. Este primer objetivo parecía sencillo hasta que su mejor amigo –compañero de instituto, profesor suyo de mandarín y amante homosexual, relaciones que incorpora por este orden– se postula también al puesto. Será una lucha sin cuartel, y Payton, con su equipo de campaña, intenta conseguir a un candidato a vicepresidente que despierte simpatía por su autenticidad. Su elección resulta ser Infinity, que padece cáncer desde niña, y a la que cuida su abuela. La pega es que tal enfermedad podría ser fingida, lo que echaría a perder sus posibilidades para el triunfo final. Una serie Ryan Murphy cien por cien, que traslada el mundo de la política a un colegio, telón de fondo también de Glee, una creación con la que comparte la idea de usar canciones, aunque aquí con menos presencia. La narración, en la que también han intervenido Ian Brennan y Brad Falchuk, se caracteriza por la mirada cínica a sus personajes, que sólo buscan satisfacer su propio interés, sus ambiciones personales, al precio que sea. De modo que vemos la utilización de las personas y sus discapacidades físicas de modo torticero, o una sinceridad en la exposición de los sentimientos poco recta, pues nunca se hace para conectar de verdad, o con intenciones generosas guiadas por el amor. En tal sentido, el panorama que se nos presenta es desalentador. Un buen plantel de actores –Ben Platt, Gwyneth Paltrow, Jessica Lange, Zoey Deutch, Lucy Boynton, Bob Balaban...– ayuda a apuntalar el dibujo de un mundo de trepas cuyo corazón es difícil de conocer, es como una veleta que fácilmente cambia según la dirección del viento, donde lo único fijo es "ir a tu bola". Llama la atención la frivolidad en las relaciones amorosas, no existe la lealtad o la entrega, sino que dentro de la diversidad sexual de la que Murphy se muestra firme partidario, todo es de quita y pon, y hasta los supuestos sacrificios no lo son tanto. La mirada al amor es definitivamente disolvente, de modo que el humor que se nos ofrece resulta amargo e  insatisfactorio.

6/10
Cóndor

2018 | Condor | Serie TV

El joven analista de la CIA Joe Turner tropieza con una conspiración de largo alcance. En esta situación de peligro, Joe se verá obligado a cambiar su vida y estará dispuesto a ir hasta el final para ver quién está detrás del asunto.

Soy la bonita criatura que vive en esta casa

2016 | I Am the Pretty Thing That Lives in the House

Show Me a Hero

2015 | Show Me a Hero | Serie TV

Inteligente miniserie de HBO basada en hechos reales que Lisa Belkin ha narrado en un libro de no-ficción, que encaja a la perfección con los intereses habituales del creador de The Wire, David Simon, y del director de Crash, Paul Haggis. Transcurre en 1987 en Yonkers, uno de los municipios del estado de Nueva York, próximo a la Gran Manzana. Allí los ediles se resisten a ejecutar una sentencia del juez Sand para llevar a cabo la construcción de 200 viviendas de protección social, pues la población actual, de mayoría blanca, teme la llegada de negros e hispanos que podrían traer consigo sus propios problemas de delincuencia y tráfico de droga. Esta circunstancia propicia la inesperada elección como alcalde del joven Nicholas Wasicsko gracias a que apeló en su día la decisión del magistrado Sand. Pero una vez rechazada la apelación, parece poco menos que inevitable el cumplimiento de la ley, lo que caldea aún más la presión social, algo parecido a una "guerra" podría estar a punto de estallar. El resultado, pese al detalle de la lucha política y legal, en el que puede perderse el espectador poco atento, es brillante. Se diría que estamos siendo testigos presenciales de los hechos, y el acompañamiento paralelo a las vicisitudes de los políticos de los ciudadanos de a pie, blancos, negros e hispanos, refuerza y hace más rico el cuadro general. No hay maniqueísmos facilones ni esquemas reduccionistas, de modo que se entiende la forma de proceder de los políticos, que se mueven entre hacer lo justo, contentar a sus electores y mirar a su poltrona; o la reacción airada de los ciudadanos de Yonkers, donde caben los prejuicios racistas toscos o un rechazo más inteligente y medido, que poco a poco se atempera. Y ver las dificultades una familia hispana y otra afroamericana ayuda a entender que un barrio mejor podría concederles nuevas oportunidades para salir de ciertos pozos de marginalidad. Resulta muy adecuada la paleta fotográfica de colores que maneja Andrij Parekh, la sensación es de regreso a los 80, en que los índices de criminalidad en Nueva York y el miedo consiguiente eran altos. El reparto es excelente, muy bien escogido, y donde cada uno tiene el mérito de que parece, por así decir, que ninguno está haciendo de sí mismo, en lo relativo a los nombres más conocidos, estupendos Oscar Isaac, Winona Ryder, Bob Balaban, Alfred Molina, James Belushi, Catherine Keener; mientras que detectamos nombres a retener, como el de Carla Quevedo.

8/10
El Gran Hotel Budapest

2014 | The Grand Budapest Hotel

Imaginativo juego de muñecas rusas a cargo del inclasificable y ocurrente Wes Anderson, que dice haberse inspirado en la obra del genial escritor Stefan Zweig, aunque igual podría afirmar que sus personajes de bigotes son deudores de Hergé y su álbum de Tintín “El cetro de Ottokar”, ya puestos. Una joven en la actualidad se siente profundamente conmovida por la novela “El Gran Hotel Budapest”; un autor, unos años antes, confiesa haber escuchado su historia en dicho hotel sito en una montaña solitaria, de labios del señor Mustafá; y Mustafá recuerda su época de botones del hotel, cuando era Zero, a las órdenes del señor Gustave, dueño del establecimiento y todo un caballero, cuando descubrió el amor y se vio sumergido en una vertiginosa aventura conspiratoria de crímenes a cuento de una herencia. Anderson entrega una narración aventurera de enorme dinamismo, con sugerentes toques surrealistas, en la época del desmembramiento del imperio austrohúngaro previa a la Segunda Guerra Mundial, aunque aludiendo siempre a países ficticios. Y a la hora de apostar por lo grotesco, se permite algún detalle gore o tosco, jugando así al contraste con los modales impecables del señor Gustave. Como hiciera ya en Moonrise Kingdom, el cineasta texano apuesta en El Gran Hotel Budapest por una visión romántica, con una paleta de colores pastel muy estudiada, y acudiendo a encuadres atrevidos y al uso de grandes angulares. En su cuidado guión hay espacio para una idealizada historia de amor, y una bonita relación patrón-subalterno de tipo casi paternofilial, que no paternalista. Destaca además un reparto coral de divertidos personajes estrambóticos, y riesgos como el de un formato de pantalla casi cuadrado, y efectos de miniaturas apenas disimulados, que dan al conjunto un adecuado aire naïf.

8/10
Monuments Men

2014 | The Monuments Men

Durante los años de la Segunda Guerra Mundial, y con el apoyo del presidente Roosevelt, se creó el Grupo de Monumentos, Bellas Artes y Archivos, con la misión de poner a salvo las obras de arte expoliadas por Adolf Hitler, quien planeaba crear en Linz, su ciudad natal, el Führermuseum; cuando las tornas de la guerra se torcieron, el tirano nazi firmó el conocido como Decreto Nerón, por el que se ordenaba la destrucción de este tesoro artístico antes de dejarlo caer en manos aliadas. Un grupo de sietes hombres liderado por Frank Stokes, conformado por directores de museos y marchantes de arte que no eran aptos para el combate debido a su edad, librarán otra guerra diferente tratando de poner a salvo unas piezas que mostraban los grandes logros de que es capaz el ser humano, por encima de su tendencia al enfrentamiento y la destrucción. Película dirigida, producida, coescrita y protagonizada por George Clooney, basada en apasionantes hechos reales, y que cuenta con un estilo muy clásico, deudor de películas bélicas corales como Doce del patíbulo y La gran evasión. Frente a trabajos anteriores del cineasta de mayor calado político -Los idus de marzo, Buenas noches, y buena suerte-, aquí hay una apuesta por el aliento épico en las acciones de unos héroes corrientes, donde conviven drama y sentido del humor en los momentos de riesgo y en la contraposición de caracteres. El tratamiento narrativo y el diseño de producción, junto al tratamiento visual de Phedon Papamichael y la partitura musical de Alexandre Desplat, apuntan eficazmente en esa dirección, que a algunos le podría parecer algo ligera, pero que resulta muy adecuada a la hora de evocar los títulos citados. Clooney tiene el mérito de contagiar al espectador el amor por las obras de arte, por cuya defensa merece la pena arriesgar la vida. Y hace muy atractiva la integridad y coherencia de vida, la posibilidad de redimirse de los errores del pasado, y la camaradería. El reparto es excelente, de modo que aunque los personajes están apenas esbozados con unos pocos trazos, Clooney, Matt Damon, Cate Blanchett, John Goodman, Bill Murray, Bob Balaban, Hugh Bonneville y compañía se las arreglan para darles la necesaria entidad.

7/10
El gran combate de Muhammad Ali

2013 | Muhammad Ali's Greatest Fight

Está claro que el título de esta película de HBO juega al despiste, pues podría creerse que vamos a seguir al boxeador en uno de sus combates en el ring. Sin embargo, ningún actor da vida aquí a Cassius Clay, luego Muhammad Ali tras su conversión al islam, los momentos en que aparece son metraje documental, de alguno de sus combates y, sobre todo, de entrevistas en que habla de su objeción de conciencia a la Guerra de Vietnam, que le supuso una condena y la privación del título mundial de los pesos pesados. El gran combate de Muhammad Ali alude pues al recurso de apelación ante el Tribunal Supremo para lograr la anulación de la condena, algo que sus nueve integrantes deben estudiar: en primer lugar han de dirimir si aceptan la apelación, y luego, tras su estudio, si le dan la razón a Muhammad Ali o confirman la sentencia. Tomando como hilo conductor a Kevin, un joven liberal, ayudante del juez Harlam, que acaba de incorporarse al tribunal, seremos testigos de las distintas deliberaciones del máximo órgano de justicia de Estados Unidos. A Stephen Frears le gusta dirigir de vez en cuando películas basadas en hechos reales, como La reina y Philomena. Aquí entrega una película sobre un caso muy concreto, con una carga de contenido más honda de lo que podría parecer a una mirada superficial. Porque no sólo se consideran los derechos a la objeción de conciencia y a la libertad de expresión, sino que se arroja la sombra de una duda sobre la capacidad de los 9 hombres componentes del Supremo, a la hora de decidir sobre grandes cuestiones, jugando al contraste entre su avanzada edad y la energía juvenil de sus ayudantes. Además de apuntar el tema la progresiva incapacidad por la edad y la salud, también se señala el peligro de las componendas políticas -al presidente del tribunal Warren Burger se le presenta como alguien demasiado unido al presidente Nixon- y de quedarse rezagado ante los cambios históricos. Así, se menciona de pasada que pronto deberán ver en el tribunal el caso Roe versus Wade que introdujo el aborto. El film de Frears despierta sentimientos contrapuestos, pues algunas cosas se apuntan con sutileza, y otras resultan más toscas, como las al parecer muy esperadas sesiones de cine porno en el sótano, en el cumplimiento del deber, por supuesto. O el cambio de Harlan en su consideración al caso Ali, no demasiado explicado. El guión es de Shawn Slovo, responsable de otros libretos con personajes de origen africano como los de Un mundo aparte y Catch a Fire. En cualquier caso la película está bien filmada, y tiene muy buenas interpretaciones de los actores veteranos, Christopher Plummer y Frank Langella sobre todo, pero también sus compañeros de tribunal, algunos secundarios tan populares como Ed Begley Jr.

6/10
Aprendiz de gigoló

2013 | Fading Gigolo

Murray (Woody Allen) tiene una disparatada idea cuando su bella dermatóloga, la doctora Parker (Sharon Stone), le comenta, como quien no quiere la cosa, que desearía mantener un “ménage à trois”, junto con su amiga Selima (Sofía Vergara) y otro hombre... Murray le propone entonces conocer al tipo “perfecto”: su amigo Fioravante (John Turturro), que en realidad es un hombre normal que se dedica a su negocio de floristería en Brooklyn. Y aunque a Murray le cuesta después convencerle para introducirse en ese lucrativo negocio, ambos se convertirán finalmente en chulo y gigoló, e irán ampliando el círculo de clientas. El problema es que Fioravante puede encontrar el amor... Aunque ya había hecho sus pinitos como guionista y director en filmes como Illuminata o Romance & Cigarettes, en Aprendiz de gigoló John Turturro parece transmutarse insólitamente en Woody Allen (con quien ya trabajó en Hannah y sus hermanas), porque, al margen de lo que digan los créditos, todo en este film parece salido de la díscola cabecita del genio neoyorquino, tanto que hace pensar si además de participar como actor no habrá sido Allen también pieza clave del guión (por lo menos). El disparatado planteamiento responde desde luego al universo alleniano por antonomasia –el declarado sesgo sexual, la burlesca visión del mundo judío de su Brooklyn natal, la presencia de despampanantes féminas, etc.–, pero también el tono de comicidad, de chiste continuo, la frescura pícara de los diálogos (casi siempre pronunciados por el propio Woody) y la buscada ligereza moral del conjunto son muy sintomáticas, por no mentar la omnipresente música de jazz. Sin embargo, la película, al contrario que muchas de Woody Allen, no es redonda. Tras un comienzo prometedor se desinfla en cuanto Turturro decide tomarse en serio a los personajes. La trama entonces pierde equilibrio, ritmo, personalidad. Ya adentrado el metraje, en ciertas fases se deja tanto de lado la comedia que la película se desliza inevitablemente hacia el melodrama soso y acaramelado. Lo que se empezó a ver como algo fresco y desinhibido adquiere tonos pastel y olvida a los personajes que aportaban guasa y enjundia (picante eso sí), como los de Sharon Stone y Sofía Vergara, a la postre aquí dos actrices tan explosivas como desaprovechadas. Sólo remonta el film cuando regresa al esperpento original, donde quien sí se encuentra como pez en el agua es el bueno de Woody Allen, que en su casi omnipresente personaje mantiene en todo momento un tono estrambóticamente cómico.

5/10
Moonrise Kingdom

2012 | Moonrise Kingdom

Tras debutar en el campo de los dibujos animados con Fantástico Sr. Fox, Wes Anderson vuelve a la imagen real con Moonrise Kingdom, elegida para inaugurar el Festival de Cine de Cannes. Como es habitual, el propio Anderson ha escrito el guión, con la ayuda de Roman Coppola, con el que ya había elaborado el libreto de Viaje a Darjeeling. Años 60, en una isla de Nueva Inglaterra. Sam, un preadolescente, huye del campamento de scouts para reunirse con Suzy, la chica de la que se ha enamorado, y emprender un viaje hacia territorio selvático. Trata de encontrarles el capitán Sharp, de la policía local, mientras que el jefe de scouts Ward también ha emprendido la búsqueda por su cuenta con los otros chicos a su cargo. Como cabía esperar, Anderson se mantiene dentro de su particular mundo personal, marcado por un tono surrealista, personajes estrafalarios, frescos golpes de humor y abundancia de imágenes coloridas. En suma, vuelve a realizar una apología de la excentricidad, con otro joven protagonista con gafas como el de Academia Rushmore, su debut, que a pesar de su apariencia chocante parece tener dotes excepcionales. Una vez más vuelve a estar muy presente la reivindicación de la necesidad de la unidad familiar. A diferencia de otros de sus títulos, como Life Aquatic, que parecía concebido únicamente para sus incondicionales más acérrimos, Moonrise Kingdom tiene un ritmo dinámico, se sigue con interés y logra conmover a través de su exploración del descubrimiento del amor. La huida juvenil de los protagonistas no oculta estar inspirada en "El guardián entre el centeno", el célebre libro de J.D. Salinger. Como es habitual, el realizador ha seducido a conocidos actores. como Edward Norton, Frances McDormand y Bruce Willis, en registros sorprendentes. No puede evitar Anderson ofrecer una vez más la sensación de que en Moonrise Kingdom ha desaprovechado a parte del reparto, como en el caso de la gran Tilda Swinton, que tiene un mínimo papel como asistente social, o el de Harvey Keitel, eficaz, pero breve. Tampoco tienen una enorme presencia esta vez Bill Murray y Jason Schwartzman, sus actores fetiche. Los auténticos reyes de la función son los jóvenes debutantes Jared Gilman y Kara Hayward, así como el resto del reparto juvenil, que logra personajes muy mimetizados con el universo de Anderson.

6/10
Timo bajo cero

2011 | The Convincer

Mickey es un agente de seguros en el frío Wisconsin, con muy pocos escrúpulos a la hora de vender sus pólizas. Cuando trata de convencer a un anciano algo chocho, potencial cliente, para que le contrate un seguro, descubre que tiene entre sus pertenencias un violín cuyo enorme valor ignora. Tratará de engañar al viejo para hacerse con el instrumento, pero sus planes se complican con un cadáver de por medio. Jill Sprecher es una directora que tiene en su haber dos películas muy interesantes, Esperando la hora y Vidas contadas, pero que llevaba diez años sin entregar un nuevo film. Ahora, de nuevo con su hermana Karen como coguionista, entrega una comedia negra de timos con moraleja, que recuerda lejanamente a Fargo por su paisaje invernal nevado, y por su protagonista, un perdedor nato, al que si algo le puede salir mal, le saldrá peor, y que tiene la mala pata de aliarse con un asesino psicópata de comportamiento impredecible. Greg Kinnear encarna bien al vendedor de seguros, y está rodeado de un magnífico plantel de secundarios, donde brilla Alan Arkin como el viejo excéntrico y cuya cabeza ya no funciona como antaño. Quizá el giro final resulta algo precipitado, con un montón de detalles para atar cabos que resulta difícil seguir, pero la película se ve con agrado, y tiene buen ritmo.

5/10
Howl

2010 | Howl

Rob Epstein y Jeffrey Friedman son conocidos fundamentalmente por El celuloide oculto, documental que analizaba el tratamiento de la homosexualidad, a veces de forma muy velada, a lo largo de la historia del cine. En esta ocasión, reinciden en la temática gay, con una cinta dramática en torno a la figura del célebre poeta homosexual Allen Ginsberg, destacado representante del movimiento 'beat'. Los cineastas reconstruyen el juicio al que fue sometido el librero y editor de Ginsberg, Lawrence Ferlinghetti, por divulgar el poema "Howl", la principal obra de este autor, que se recuerda especialmente por su frase de apertura: "He visto a las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura". La fiscalía consideraba obsceno el poema por su crudo y explícito lenguaje, sobre todo en la estrofa "que se dejaron follar por el culo por santos motociclistas, y gritaban de gozo", una clara celebración de la promiscuidad homosexual, aunque en la película se enfoca como defensa de la libertad en general. El film tiene su interés, por su tema central: la creación artística en tela de juicio, sus límites éticos, etc., aunque se deduce finalmente que “todo vale”, y que la libertad debe prevalecer sobre todo, lo que sería bastante discutible. Además, el asunto que se trata ha quedado desfasado, en la medida en que en la sociedad occidental hoy no se procedería contra un autor por un poema de esas características. No es una obra fácil, pues no se trata de un biopic, sino que parece exactamente un documental sobre este episodio que a falta de imágenes reales de lo que ocurrió, está compuesto a base de reconstrucciones dramatizadas de las mismas. Es una buena jugada por parte de los realizadores, pues trascienden de su público habitual –los documentales tienen una repercusión limitada–, sobre todo al recurrir como protagonista a un actor de moda, James Franco, que realiza un gran trabajo encarnando a Ginsberg. También tienen una gran presencia David Strathairn –el fiscal– y Jon Hamm (Mad Men), como abogado defensor. Por desgracia, la cinta acaba siendo reiterativa y premiosa. Se salvan los sugerentes fragmentos con el texto de la obra de Ginsberg acompañado de correctas animaciones.

5/10
Recuento

2008 | Recount

Drama político basado en las elecciones presidenciales celebradas en Estados Unidos en 2000 que dieron la victoria a George Bush hijo. Pero la gran noticia del período electoral fue el problema con el recuento de votos que hubo en Florida y que tuvo en vilo al mundo entero. Hubo quien habló de fraude electoral, como defiende esta producción de HBO. Un alucinado Kevin Spacey -del lado demócrata- se enfrenta al veterano Tom Wilkinson -del lado republicano- en lo que es un duelo de titanes interpretativamente hablando.

5/10
Sin reservas

2007 | No Reservations

Fiel adaptación estadounidense del notable film alemán Deliciosa Martha. El original de Sandra Nettelbeck era un título formidable, y el propósito de la versión de Scott Hicks (Shine, Mientras nieva sobre los cedros) parece no haber sido otro que el de dar a conocer la misma historia a un público más amplio. No nos engañemos: una película alemana, de directora y actores desconocidos (Sergio Castellitto es lo más próximo a un rostro popular que tiene el film de 2001) tiene un alcance bastante restringido. De modo que podrá gustar más o menos esta revisitación, que básicamente mimetiza la trama original con intérpretes americanos, pero está claro que logra sobradamente su objetivo. Por otra parte, no deja de tener gracia que clamen contra el “remake” los mismos que cantan la genialidad de títulos como el oscarizado Infiltrados de Martin Scorsese, adaptación de lo que califican –casi siempre sin haberlo visto– de película hongkonesa “menor”, Juego sucio (2002); lo cierto es que la comparación de ambos casos, Sin reservas e Infiltrados, no es, en absoluto, odiosa. La película sigue las andanzas de Kate, una experta chef neoyorquina, profesional de la cocina como “la copa de un pino”, que ha hecho de su trabajo una especie de coto que ocupa todo su tiempo, de modo que lo que podríamos llamar “vida privada” sencillamente no existe: los días transcurren así en lánguida y cómoda –aunque nunca del todo– soledad. Su trabajo le obsesiona hasta el extremo –si un comensal critica uno de sus platos le montará, sin dudar, un “numerito”–, de modo que la dueña del restaurante le paga sus sesiones con un psiquiatra, que le pueda aconsejar. La vida de Kate va a dar un giro de 180 grados cuando su hermana sufre un accidente de tráfico mortal. De pronto entra en su vida su sobrinita Zoe, de la que debe hacerse cargo. En el ínterim de asimilar la noticia y hacerse a la nueva situación, se incorpora al restaurante Nick, un excéntrico cocinero; el choque de caractereres entre Kate –fría y cortante– y él –de temperamento alocado, contagiado de la Italia donde se formó culinariamente– resulta inevitable, aunque también surge la atracción. El secreto de este film, que cuenta una emotiva historia dramática con inteligentes contrapuntos humorísticos, es su inmensa humanidad, que nos recuerda lo gratificante que es ocuparnos de los demás, dejando a un lado las manías personales que nos impiden “respirar”. Todo con un montón de ideas felices, como la cámara frigorífica en que Kate se desahoga, o el modo en que Nick consigue que Zoe vuelva a comer. Si de encontrar novedades con respecto a Deliciosa Martha se trata, pocas se pueden reseñar; quizá la composición de Catherine Zeta-Jones convierte a su personaje en más frágil y humano, frente a la dureza a machamartillo del original, quizá más entendible en alguien germánico; algunos temas musicales que funcionaban se repiten, pero está muy bien incorporada la nueva partitura de Philip Glass. La idea es que no se trata de reinventar, sino de ofrecer una nueva versión, y hace bien Hicks en tener bien clara esa idea. Puede no obstante permitirse alguna novedad menor en Kate –su compra del mejor pescado, sus partidas de monopoly y batallas de almohadas con su sobrina–, pero su propósito no es otro que rodar en inglés, con un atinado reparto –además de Zeta-Jones, los en alza Aaron Eckhart, Patricia Clarkson, Bob Balaban y Abigail Breslin– una historia de alcance universal. Ni más... ni menos.

6/10
Dedication

2007 | Dedication

Un escritor misógino de cuentos para niños (Billy Crudup), se ve obligado a colaborar con una ilustradora, lo que va en contra de su pensamiento. Opera prima de Justin Theroux, muy interesante, los personajes están bien tratados a lo largo del filme con un cambio sustancial a lo largo de la película. Combina de manera correcta el drama con la comedia romántica.

6/10
La joven del agua

2006 | Lady in the Water

Cleveland Heep se encarga del mantenimiento de un edificio, aunque no es ésa su verdadera profesión. Tipo de cara triste, instalado en la rutina, huye de su pasado a través de un trabajo que le obliga a relacionarse con los vecinos del inmueble, aunque sin verdadero trato interpersonal. Su actual preocupación es el chapoteo que se escucha por la noche en la piscina, y que atribuye a alguien que se cuela para bañarse aprovechando la oscuridad. En realidad se trata de Story, una ‘narf’ o ninfa acuática, joven de corazón puro y extraordinarias cualidades, que huye de unas terribles criaturas. Ha definido M. Night Shyamalan como un “cuento para escuchar antes de acostarse”, y eso es exactamente. Aunque fiel a su filmografía (El sexto sentido, El protegido, Señales, El bosque), esa trama le sirve para explorar los temas que le interesan, constantes que viene repitiendo en todo su cine: la fe, la incomunicación, la necesidad de ocuparse de los otros, el empleo de los propios talentos, el papel que a cada uno toca desempeñar en esta vida… De este modo, con formato de thriller, e incluso de cuento de terror, hace pensar, lo que no es poco. Sin embargo, desde el punto de vista puramente argumental, La joven del agua está menos lograda que sus otros filmes. Asegura el cineasta que llevaba tiempo dando vueltas a la idea de crear su propia mitología, al estilo de J.R.R. Tolkien, J.K. Rowling y Roald Dahl. Si es así, aún le queda mucho camino por recorrer, pues la historia de ninfas y monstruos se revela esquemática en exceso, y embarullada a la hora de inventar palabras y hechos de esas criaturas. Y el modo de presentarla –la abuela de una joven oriental conoce, por suerte, todo o casi sobre las ‘narf’– no resulta especialmente ingenioso. Por suerte, Shyamalan es un director de gran personalidad, con un mundo propio. De modo que incluso con una trama más débil de lo habitual cuenta su historia con poderío. Ayuda en el aspecto visual la fotografía de Christopher Doyle, y el diseño artístico del inmueble de Martin Childs; y el uso del sonido y la partitura de James Newton Howard contribuyen a la buscada atmósfera inquietante.

6/10
Nominados

2006 | For Your Consideration

Truman Capote

2005 | Capote

¿Qué comparten Truman Capote y Brokeback Mountain? Ambos filmes incluyen homosexuales. ¿En qué se diferencian? Truman Capote no enarbola la `bandera rosa´. Hay un serio esfuerzo por ahondar en la figura de un gran escritor, a partir de la decisiva influencia en su vida del brutal asesinato de la familia Clutter, en la América rural de finales de los 50. Lo que nació reportaje periodístico, creció hasta convertirse no sólo en A sangre fría, la mejor obra de Capote, paradigma de la novela de no ficción, sino en confrontación consigo mismo. El director casi debutante Bennett Miller, y su guionista Dan Futterman, miran a Capote sobriamente, sin complacencias. Las entrevistas para documentar su libro, permiten el despliegue de elementos biográficos: infancia desgraciada, éxito social, prejuicios por su amaneramiento, devaneos con Hollywood… Y perfilan su marcado narcisismo: el asesino Perry Smith le interesa por el reconocimiento de un pasado común, que le hace preguntarse por qué sus vidas son tan distintas. Ese enamoramiento de sí –el amor más importante del escritor, más que el de sus amantes, o la amistad con Harper Lee– dicta sus acciones, le lleva a aprovechar casi automáticamente su sensibilidad e ingenio, una personalidad manipuladora que cautiva y detecta enseguida los puntos débiles del otro; por ello, al enfrentarse al final del libro, la ejecución de los asesinos, debe hacer un esfuerzo supremo, salir del caparazón. Philip Seymour Hoffman hace una soberbia interpretación; evita los excesos a que se presta el personaje, lo dota de mil y un matices. El resto del reparto sabe que la película es suya, pero tanto los rostros familiares como los desconocidos (los dos asesinos, elección que sigue las pautas de Richard Brooks en su versión fílmica de A sangre fría) ayudan, y mucho, a la función.

8/10
Un poderoso viento

2003 | A Mighty Wind

Tres grandes intérpretes de música folk se reúnen para homenajear a un músico fallecido. Comedia con un tema musical que fue nominado al Óscar: A Kiss at the End of the Rainbow.

3/10
Ghost World

2001 | Ghost World

Enid y Rebecca. Amigas inseparables. Acaban de salir del instituto, tienen toda la vida por delante para “comerse el mundo”. Miran al resto de los mortales por encima del hombro. ¡Hay tanta medianía y conformismo, tal cantidad de genuina estupidez! Ellas quieren ser especiales, no hacer lo que todo el mundo. No tienen por qué ir a la universidad, o mudarse al barrio de moda, o... lo que sea, por el solo hecho de que los demás también lo hacen. Distinguirse, afirmar su personalidad: eso desean a toda costa. Su encuentro con Seymour, un tipo excéntrico, anclado en la música y moda de los 50, cambiará sus vidas. Al principio parece una víctima propicia para sus bromas. Pero tras sus manías, Enid descubre a alguien sensible, que al menos tiene alguna meta no dictada por la dictadura de las masas. El film es una ingeniosa diatriba contra el adocenamiento y el pensamiento débil, con más de un punto de conexión con Election de Alexander Payne. Sus críticas a lo políticamente correcto, encajadas en un divertido curso de verano de arte, resultan certeras. El problema estriba en que no ofrece alternativas razonables a la estulticia imperante. Pone el dedo en la llaga, pero no se aplica a la necesaria cura. Habla de valentía y audacia a la hora de encarar el propio futuro, aunque sin aclarar qué contenido se le podría dar a ese futuro. Thora Birch y Steve Buscemi están de Oscar: de momento ya tienen en el bolsillo sendas nominaciones a los Globos de Oro.

7/10
Plan B (2001)

2001 | Plan B

Para hacer frente a las deudas acumuladas tras la muerte de su marido, Fran, una bibliotecaria, acepta trabajar para su cuñado, el jefe de la mafia Malone. Aunque en principio ejerce de contable, con el tiempo Malone chantajea a Fran para que haga de asesina a sueldo, pues en caso contrario nunca le dará el dinero que necesita. Ella no tiene más remedio que aceptar, pero en realidad es incapaz de matar a una mosca. La veterana  Diane Keaton (Misterioso asesinato en Manhattan) protagoniza una comedia de gangsters con un gracioso punto de partida. Dirige Greg Yaitanes, veterano director televisivo que ha sido responsable de capítulos de Alias y Perdidos.

3/10
The Mexican

2001 | The Mexican

Jerry Welbach (Brad Pitt) es un mafioso, joven y gafado, que malvive de trabajitos de poca monta. Aunque ha decidido acabar con ese tipo de vida lo antes posible, se ve obligado bajo amenazas a realizar un último encargo. Una vez hecho estará en disposición de recuperar su vida sentimental junto a su novia Samantha (Julia Roberts), quien le ha puesto de patitas en calle al comprobar que a Jerry siempre le queda “algo” por hacer. Esta vez, el trabajo en cuestión parece cosa fácil: viajar a México y recuperar una pistola con aura de leyenda y fama de maldita, cuya fabricación encierra una historia de amores turbulentos en el México del siglo XIX. Lo malo es que la pieza es deseada por más de un “coleccionista”, cosa que Jerry constata cuando la pistola se le resiste más de la cuenta y Samantha es secuestrada por el loco asesino Leroy (James Gandolfini). La historia tiene encanto, humor, acción y ambientación suficiente para colocarla por encima del género “comedia tonta con sex symbols de sonrisa profidén”. Gore Verbinski (Un ratoncito duro de roer) realiza una dirección sobrada de oficio y tiene la osadía de transformar la trama mafiosa en una comedia negra con mucho, mucho, de realismo mágico. Algunas escenas tienen un singular toque Coen, como la del disparo en el pie, las lágrimas de Gandolfini o el esperpéntico síndrome de Estocolmo de Samantha. La historia, al vibrante ritmo de canciones mexicanas estridentes, es más que entretenida, pero lo que es un verdadero acierto es el "flash-back" en tonos ocres que narra el origen de la pistola. La película está estructurada en historias paralelas, de tal manera que Brad Pitt y Julia Roberts apenas aparecen juntos en pantalla. Una originalidad un tanto arriesgada, es cierto, pero que logra que un secundario como James Gandolfini gane protagonismo y pueda asombrar al espectador con su fantástica caracterización de Leroy, quizá lo mejor del film. Y Brad Pitt, con el mismo "look" zarrapastroso de El club de la lucha y Snatch. Cerdos y diamantes, sigue demostrando película a película que es algo más que una cara bonita.

6/10
Gosford Park

2001 | Gosford Park

Méritos no le faltan al veterano director Robert Altman, aunque sólo sea por su habilidad para componer este enorme puzzle costumbrista de tan numerosas piezas. Estamos en 1932, en algún lugar de la campiña inglesa, donde se emplaza la enorme finca de Gosford Park, con la suntuosa mansión –un palacio en toda regla– de Sir William McCordle. Allí tiene lugar una concurrida reunión de caza de amigos y parientes –algo que recuerda a La regla del juego, del maestro Jean Renoir–, los cuales, acompañados cada uno de sus sirvientes, conforman la flor y nata del dandismo. Pero entre los invitados no reina precisamente la amistad; más bien se llevan otros vicios “elegantes” como la envidia, el rencor o la hipocresía. En fin, que da igual que se trate de un apolillado conde adinerado o de la última cocinera de la lista: todos arrastran su personal baúl de miserias secretas. Pero la encantadora reunión de sociedad se pondrá patas arriba cuando un asesinato llene de estupor a todos los invitados. La película tiene su punto fuerte en la cuidada ambientación y en la esmerada planificación para mostrar la alteridad de entre siervos y señores. Gracias a un montaje vivo y preciso se hace imposible relajarse. La expectación ante el inmenso reparto de personajes –un verdadero laberinto de nombres– acaba diluyéndose en el enorme tapiz de formalismo presente en Gosford Park, hasta dar lugar a una obra coral de sutiles reacciones psicológicas, gestos y miradas. A todo eso contribuye eficazmente el envidiable reparto: un elenco de actores y actrices que encarnan perfectamente la gélida flema británica que el experimentado Altman traslada con virtuosismo a la pantalla. La película ganó el premio al mejor guión en la última ceremonia de los Oscar.

5/10
The Majestic

2001 | The Majestic

Sobre el guionista Peter Appleton se cierne la sombra de una sospecha: el Comité de Actividades Antiamericanas investiga su posible pasado comunista. Deprimido, sufre un accidente; y sin memoria, la gente de un pueblo le toma por un desaparecido durante la II Guerra Mundial. Magnífico film de Frank Darabont (Cadena perpetua, La milla verde), un poco a lo Frank Capra, donde el “prota”, Jim Carrey, halla una nueva vida.

6/10
Very Important Perros

2000 | Best In Show

Concurso canino al canto. ¿Quiénes son más animales, los perros o sus dueños? No es fácil decirlo en esta tronchante película de Christopher Guest, donde somos testigos de los esfuerzos de una variada galería de personajes, para que sus mascotas triunfen en la pasarela. Cuidadoso transporte en jaulas ‘ad hoc’, estilismo, buena alimentación... todo es poco para que los animalitos estén monos y agraden al exigente jurado. Guest formó un grupo muy conjuntado de actores en su anterior trabajo, Waiting for Guffman. Ahora repite con varios de ellos y un método donde hay espacio para la improvisación. Así surgen los divertidos gags, donde asistimos a las peripecias de un anciano y su voluptuosa esposa, una pareja de gays que regentan un peluquería, un abogado y su mujer, un vendedor de ropa para hombre y su encantadora esposa... y de sus animalitos, of course.

4/10
Tango para tres

1999 | Three to Tango

¡Y vaya triangulito! Charles es amante de Amy. Encarga a su amigo el arquitecto Oscar el diseño de un centro cultural... y que espíe a su novia, pues es un celoso tremendo. Tanto Charles como Amy creen que Oscar es gay, pero... ¡no lo es, y encima se ha enamorado de Amy! Comedieta con rostros juveniles, desde el televisivo Matthew Perry a la asustadiza chica de Scream, Neve Campbell.

4/10
Ilusiones de un mentiroso

1999 | Jakob the Liar

1944. Jakob sobrevive como puede en un ghetto judío en Polonia. Un día recibe casualmente noticias frescas del frente, y todo el mundo se cree que la información procede de una radio oculta. Como tal radio no existe, y la gente le apremia, Jakob empieza a inventar noticias: consignas, el avance de los soviéticos... Esta tarea la compatibiliza con el cuidado de una niña de 10 años, que escapó milagrosamente del tren que la conducía a Austchwitz. Estamos ante el remake de un film alemán de 1975 que fue candidato al Oscar a la mejor película extranjera. La meta es dar un tono dramático y realista a la historia; una meta menos arriesgada que la pirueta tragicómica y poética de La vida es bella, pero igualmente interesante. Peter Kassovitz dirige con pies de plomo para no meter la pata y ofender a alguien por un posible tratamiento frívolo del holocausto. Y además de contar las esperanzas que Jakob transmite (curiosa paradoja en el infierno del campo de concentración: para traer esperanza, hay que mentir), se muestra de modo muy sentido la amistad entre el protagonista y una niña. La idea de que en medio del horror puede surgir lo mejor del hombre es sin duda sugerente. Robin Williams compone uno de sus "papeles serios", aunque se reserva unos cuantos momentos de humor, en los que se encuentra muy a sus anchas. Quizá el mejor es aquel en que simula poner en marcha la radio, que empieza a emitir un discurso de Churchill.

5/10
Desmontando a Harry

1997 | Deconstructing Harry

Harry es un escritor con éxito de agitada vida sentimental. Su vida inspira sus libros, lo que irrita a los implicados. Y se interroga, con escepticismo, sobre Dios y el judaísmo, las relaciones hombre-mujer y la sexualidad, los hijos... Sustitúyase Harry por Woody Allen, escritor por director, libros por películas. Imposible dejar de ver a Allen en su obra, que ahora describe a un escritor que se siente más cómodo con los personajes que crea que con los del mundo real. El reparto es envidiable, la historia tiene aspectos originales. El juego entre realidad e imaginación, con distinto tratamiento fotográfico, funciona bien. Con chispazos de genio, el director repite sus temas de siempre, adobados de amargura y erotismo. Y el humor crece en negrura, como en la cruel historia de los padres de Harry. No faltan ideas ocurrentes, como la del actor desenfocado, al que nadie ve con nitidez, o la visita al infierno.

7/10
Esperando la hora

1997 | Clockwatcher

Gracias a una empresa de empleo temporal, Iris, una tímida joven, se incorpora como secretaria en una oficina. Margaret, Paula, Jane, compañeras también de trabajo temporal, la acogen con cordialidad. Se convierten en amigas inseparables. Hasta que el ambiente laboral, nada propicio, comienza a devorar su entrañable relación. La directora Jill Sprecher ofrece una excelente película, muy femenina, que muestra los extremos kafkianos a que puede llegar una oficina donde no hay confianza entre "indios" y "jefes". Lo hace sin amargura, con divertido sentido del humor. Los pequeños hurtos que se producen en la oficina, la estrecha vigilancia y los desagradables registros, son al principio objeto de broma entre las amigas, pero acaban haciendo daño. Sprecher tiene el mérito de mostrar el deterioro de su relación de modo gradual y convincente: se agradece su fresca reflexión sobre la deshumanización del trabajo, así como la nota final de esperanza. Las cuatro actrices que sostienen la película están, sencillamente, formidables.

6/10
Los codiciosos

1994 | Greedy

Los miembros de una familia de clase media llamada McTeague desean hacerse ricos gracias a la herencia de un viejo tío multimillonario. Sin embargo, el tío Joe todavía no ha muerto y antes de que lo haga han de lograr que sus nombres estén escritos en el testamento. Con tal fin en la cabeza, y con motivo del cumpleaños del tío, cada uno de ellos se humillará y le hará la pelota hasta límites insospechados. Pero el viejo Joe parece que quiere despilfarrar todo el dinero antes de morir, y la familia decide entonces que Daniel, el sobrino favorito, se haga cargo del 'problema'. Simpática aunque poco original comedia familiar, con contados gags divertidos y un acusado aire televisivo. El argumento es un tanto convencional, aunque hay también algunos momentos para la sorpresa y los giros inesperados. El veterano Kirk Douglas (Los vikingos) y el cómico Michael J. Fox (Regreso al futuro) se reparten el protagonismo.

4/10
¡Atrapen al ladrón! ¿Al blanco o al negro?

1993 | Amos & Andrew

Andrew Sterling es un escritor de color que llega a Nueva York. Un día, durante una reyerta, la policía le detiene pensando que es un ladrón, pero ante el error y por miedo a poner en entredicho el honor de la policía, ésta propone un plan. Promete liberar al delincuente Amos Odell, el cual lleva mucho tiempo entre rejas, si simula un secuestro en casa de Sterling y luego se entrega. Pero Amos tiene un plan alternativo y contará con Sterling para llevarlo a cabo. Entretenida cinta de acción con una pareja magnífica: Samuel L. Jackson y Nicolas Cage. Buenos momentos de persecuciones y tiros bien intercalados con toques de humor. Única película hasta el momento del guionista E. Max Frye (Donde esté el dinero).

4/10
Los reyes de la noche

1993 | The Late Shift

Reconstrucción de un célebre episodio de la historia de la televisión americana, la competición que se desató tras la retirada del célebre presentador Johnny Carson de su exitoso programa Tonight Show. Todas las cadenas de televisión estuvieron pendientes de la lucha entre dos populares cómicos por convertirse en el sucesor de Carson. La excelente actriz Kathy Bates (Tomates verdes fritos, Misery) protagoniza esta cinta basada en el best seller "The Late Show". Dirige Betty Thomas (Dr. Dolittle).

4/10
Alice

1990 | Alice

Woody Allen al ataque. Aquí sigue a Alice, que lleva una vida gris. Su marido la ignora, y ella no ha hecho nada para remediarlo... hasta ahora. Unas hierbas le llevan a un viaje para descubrirse así misma.

6/10
Tiro mortal

1989 | Dead Bang

  Jerry Beck, policía que se concentra en su trabajo para sobrellevar sus graves problemas personales, sigue el rastro de una peligrosa banda neonazi. Las pistas le llevan a la base subterránea de estos criminales en Colorado. Aunque el guión acumula todos los tópicos posibles del thriller, el veterano John Frankenheimer le sacó muchísima tajada, convirtiéndolo en un film trepidante en el que incluso cumple su actor principal, el otras veces poco esforzado Don Johnson. Memorable tanto la persecución a pie como la entrevista con el psiquiatra.  

5/10
Al final de la vía

1988 | End Of The Line

Dos antiguos empleados de una compañía ferroviaria están a punto de quedarse sin empleo, debido a que la empresa ha decidido abandonar las inversiones que tenía en trenes e invertir en transporte aéreo. Los dos deciden transladarse a la sede central de la empresa y hablar con el Director del Consejo de Administración. Emotivo drama que aborda un complejo tema social de la realidad norteamericana y, también, del resto del mundo: la modernización de las empresas y el hecho de que los antiguos empleados se quedan sin trabajo. Como protagonistas dos grandes actores: el veterano Wilford Brimley y el joven Kevin Bacon. La actriz Mary Steenburgen (Regreso al futuro III) interpreta un papel y realiza las funciones de productora ejecutiva.

4/10
2010: Odisea dos

1984 | 2010

En el año 2010, la Tierra está viviendo un conflicto nuclear que puede acabar por destruirla. El misterio de la nave Discovery del año 2001 está aún por resolver, ya que sigue perdida por el espacio y la computadora HAL en su interior con importante información. Por ello, un equipo de científicos rusos y norteamericanos se lanzan al espacio dirección Jupiter, con el fin de encontrar respuestas relacionadas con el astronauta Bowman, autor de la última retransmisión de la que tienen constancia. Secuela del gran film de ciencia-ficción de Stanley Kubrick 2001: una odisea del espacio. Peter Hyams dirige, escribe y se encarga también de la fotografía, pero realiza un film lleno de tópicos donde inevitablemente se compara con la primera. La gran baza son los actores protagonistas, pues ahí están Roy Scheider, John Lithgow y Helen Mirren. De todas maneras, la cinta se deja ver, es entretenida y cuenta con el genial Richard Edlund que corre a cargo de los efectos especiales y que es responsable de Species, Alien 3 o El retorno del Jedi.

5/10
Mi vida es mía

1981 | Whose Life Is It Anyway?

Un escultor sufre un trágico accidente de coche que le provoca una parálisis total de su cuerpo. Tras el paso del tiempo, y al no encontrar ningún aliciente a su vida, inicia un juicio para que el hospital deje de atenderle y así poder morir ya que, como bien dice su título original "su vida le pertenece". Adaptación de la obra teatral de Brian Clark –que él mismo convirtió en guión–, sobre la eutanasia. Lo mejor es que, dentro del tono deprimente de su trama, está impregnada de un soterrado humor negro por parte del inmóvil protagonista. Toda la carga de la película la lleva Richard Dreyfuss, que está soberbio en un complicado papel donde no puede mover su cuerpo, y sus diálogos con las enfermeras y el médico que le atiende (John Cassavetes) resultan bastante ingeniosos.

6/10
Ausencia de malicia

1981 | Absence of Malice

Clásico del maestro Pollack. Paul Newman averigua por un artículo que es objeto de un complot. Su vida y su carrera peligran. Junto a la periodista Sally Field irá tras la verdad. No defrauda.

7/10
El príncipe de la ciudad

1981 | Prince of the City

Intenso film de Sidney Lumet sobre un tema muy frecuentado por el cineasta, el de la corrupción policial. Sigue la pista a un policía neoyorquino de origen italiano, Daniel Ciello, que para salvar la piel por su implicación en algunas prácticas heterodoxas, es invitado por asuntos internos a colaborar con ellos, sacando a la luz distintos tejemanejes. Él accede a cambio de no delatar a sus compañeros, pero la cosa no va a ser tan sencilla.El director, que adapta el libro de Robert Daley, basado en un caso real, definió concisamente el tema del film señalando que "cuando intentamos controlar las cosas, las cosas terminan por controlarnos", a lo que añadió una descripción que usó para hablar de varios de sus trabajo, "nada es lo que parece". La primera opción para el papel protagonista fue Al Pacino, pero parece que el actor vio demasiadas similitudes con su trabajo en Serpico, así que finalmente fue Treat Williams quien entregó una meritoria interpretación.La película es seca y realista, como es habitual en el vigoroso Lumet; a ello contribuye la selección de unos actores no demasiado conocidos. Destaca la habilidad con que el director atrapa el entusiasmo adrenalítico de Ciello en su papel de infiltrado, entreverado con el miedo mortal de traicionar a los suyos y que su familia sufra daño. En tal sentido domina cierto fatalismo, por la falta de control de la situación por parte del protagonista, enredado en una tela de araña que le sobrepasa, donde cada vez está menos claro quiénes son sus amigos y aliados, y quiénes sus rivales. El guión, que firman el director y Jay Presson Allen, obtuvo una merecida nominación al Oscar.

8/10
Un viaje alucinante al fondo de la mente

1980 | Altered States

Un científico experimenta consigo mismo los efectos alucinógenos y de distintos estados de conciencia causados por la droga. Agobiante film que cuenta el siempre estupendo William Hurt de protagonista. Supuso además el debut cinematográfico de Drew Barrymore, con tan sólo 5 añitos.

5/10
Encuentros en la tercera fase

1977 | Close Encounters Of The Third Kind

La película que consagró definitivamente a Steven Spielberg. Con ella esculpió su nombre en letras de oro en la historia de la ciencia ficción. Esta edicion especial incluye secuencias no vistas en cine, que completan y mejoran el film original En el film somos testigos de cómo se produce la primera toma de contacto de los humanos con formas de vida extraterrestre, a través de diferentes personajes, que se ven impulsados, sin motivo aparente, a acudir a un determinado lugar en un momento determinado. Ellos serán los protagonistas de la gran aventura que supone el encuentro con una civilización extraterrestre. Spielberg da muestras de su buen hacer y se revela, además, como un excelente técnico y un gran director de actores. Destaca la interpretación de Richard Dreyfuss, así como la especial intervención del actor y director François Truffaut. Los efectos especiales, supernovedosos en su día, corren a cargo de Douglas Trumbull, y la banda sonora es del célebre John Williams (La guerra de las galaxias). El guión es del propio Spielberg.

6/10
El loco, loco asalto a un banco

1974 | Bank Shot

La construcción de un edificio provoca que un banco se coloque en algo parecido a un piso piloto mientras esperan a que se termine el lugar donde se instalará definitivamente. Verlo en esas circunstancias tan poco fiables, hace que se convierta en el golpe perfecto para un grupo de amigos. Deciden que el banco es ahora más vulnerable que nunca y que hay que aprovechar la ocasión. Incluso se plantean que lo ideal no sería atracarlo, sino llevárselo a un lugar seguro donde desvalijarlo tranquilamente. Típica comedia donde se planea el que los protagonistas creen que es el golpe perfecto. Sobra decir que los planes no salen como se esperaba y donde sólo había ventajas comienza a haber inconvenientes.

4/10
Trampa 22

1970 | Catch 22

El director de Armas de mujer satiriza el cine bélico, a través de un piloto que, durante la Segunda Guerra Mundial, intenta desesperadamente hacerse pasar por loco, para que le retiren del servicio. Junto a Alan Arkin y Martin Balsam, destaca la presencia en el reparto del músico Art Garfunkel.

4/10
Alpha House

2013 | Alpha House | Serie TV

La comedia es un género difícil. La sátira política todavía más. Si encima uno se lanza a pergeñar una trama sobre cuatro congresistas republicanos que comparten vivienda en Washington, el riesgo es de grado máximo. Así las cosas, no extraña que esta a esta sitcom de Garry Trudeau se la vea venir a la legua a la hora de lanzar pullas contra un partido político determinado, y que la sutileza no sea demasiado alta. Con lo cual la deseada carga de gracia que uno podía esperar no acaba de llegar, y eso que en el reparto está un gracioso como John Goodman, y hasta Bill Murray se pasea por ahí haciendo un cameo. Pero no es suficiente, y las bromas sobre la gandulería y vida sexual de los políticos, el filibusterismo o la defensa de los valores tradicionales, no arrancan una sonrisa ni al espectador más complaciente.

4/10
Georgia O'Keeffe

2009 | Georgia O'Keeffe

Tv-movie que describe la relación amorosa, no exenta de dificultades, entre la pintora Georgia O'Keefe y su esposo, el fotógrafo Alfred Steiglitz. Con hermosa fotografía y dos grandes actores, Joan Allen y Jeremy Irons, dirigidos por otro actor que dirige con frecuencia, Bob Balaban, ilustra bien la dificultad de trato entre dos personas muy sensibles, que tienden a que domine el propio ego.

5/10
Bernard y Doris

2006 | Bernard and Doris

Reconstrucción de la historia real de la millonaria Doris Duke y su mayordomo de los últimos años, al que acabó legando toda su fortuna, para sorpresa de propios y extraños. Tras la muerte de su padre, acaecida cuando ella tenía 13 años, Doris Duke heredó una gran fortuna y el imperio tabacalero American Tobacco Company. Tiene a su servicio a Bernard Lafferty, un mayordomo homosexual con problemas con el alcohol. Bob Balaban, actor de títulos como La joven del agua y también prolífico director, aprovecha el talento de la pareja protagonista, magníficos Susan Sarandon y Ralph Fiennes. Realmente su trabajo es lo mejor de la anodina cinta. Babalan admite que ha imaginado cómo fue la relación entre Doris y Bernard, a falta de información de primera mano, y pinta a la primera como a una mujer adinerada, en continua actividad, dotando de fondos a fundaciones y organizaciones caritativas; pero que al tiempo está muy sola, y paga a un morenazo cachas para tener sexo con él. Mientras que sobre Bernard planea la ambigüedad, la sombra de la duda de si pretende manipular a su ama. Quizá la mayor debilidad del film sea el interés de lo que se cuenta, pues una vez planteada la situación –la exigente dama tiene un mayordomo complaciente, que adivina siempre sus necesidades–, todo consiste en abundar en la triste vida de los protagonistas.

4/10
The Exonerated

2005 | The Exonerated

Seis personas son condenadas injustamente por unos delitos que no han cometido, pero que les llevarán al corredor de la muerte. Tras varios años en la carcel, son declarados inocentes y puestos en libertad. Drama que toca un tema muy candente en Estados Unidos, la justicia y como a veces un error en ella puede quitarle la libertad a una persona durante años.

6/10
Óptima sintonía

1985 | Fine Tuning | Serie TV

Andy es un chico muy espabilado, que ha desarrollado una antena de televisión capaz de captar señales muy lejanas. De China... e incluso de más allá de las estrellas. Con sus dos compañeros de laboratorio sintoniza un canal extraterrestre. Y descubren que los alienígenas son fans empedernidos de los shows televisivos terrícolas, que copian descaradamente. Incluso han organizado una "excursión" a la Tierra para conocer a sus actores favoritos.Ingenioso "cuento asombroso" con trama de Steven Spielberg, donde introduce toda su nostalgia por los programas televisivos que veía de chico. Tienen gracia los descacharrantes extraterrestres y su nave espacial, de buscado aspecto chapucero y risible. El ritmo decae un poco cuando el trío de chicos traen a la nave a un puñado de ancianos cómicos para que monten su show a bordo.

5/10
Gosford Park

2001 | Gosford Park

Méritos no le faltan al veterano director Robert Altman, aunque sólo sea por su habilidad para componer este enorme puzzle costumbrista de tan numerosas piezas. Estamos en 1932, en algún lugar de la campiña inglesa, donde se emplaza la enorme finca de Gosford Park, con la suntuosa mansión –un palacio en toda regla– de Sir William McCordle. Allí tiene lugar una concurrida reunión de caza de amigos y parientes –algo que recuerda a La regla del juego, del maestro Jean Renoir–, los cuales, acompañados cada uno de sus sirvientes, conforman la flor y nata del dandismo. Pero entre los invitados no reina precisamente la amistad; más bien se llevan otros vicios “elegantes” como la envidia, el rencor o la hipocresía. En fin, que da igual que se trate de un apolillado conde adinerado o de la última cocinera de la lista: todos arrastran su personal baúl de miserias secretas. Pero la encantadora reunión de sociedad se pondrá patas arriba cuando un asesinato llene de estupor a todos los invitados. La película tiene su punto fuerte en la cuidada ambientación y en la esmerada planificación para mostrar la alteridad de entre siervos y señores. Gracias a un montaje vivo y preciso se hace imposible relajarse. La expectación ante el inmenso reparto de personajes –un verdadero laberinto de nombres– acaba diluyéndose en el enorme tapiz de formalismo presente en Gosford Park, hasta dar lugar a una obra coral de sutiles reacciones psicológicas, gestos y miradas. A todo eso contribuye eficazmente el envidiable reparto: un elenco de actores y actrices que encarnan perfectamente la gélida flema británica que el experimentado Altman traslada con virtuosismo a la pantalla. La película ganó el premio al mejor guión en la última ceremonia de los Oscar.

5/10

Últimos tráilers y vídeos