IMG-LOGO

Biografía

Julia Stiles

Julia Stiles

39 años

Julia Stiles

Nació el 28 de Marzo de 1981 en Nueva York, EE.UU.

Joven pero apasionada

20 Abril 2011

Le pone la misma pasión a una cinta para adolescentes que a una adaptación de Shakespeare. Julia Stiles vale igual para un secundario que para un papel protagonista, en drama, thriller o comedia, pues puede con todo lo que le echen.

Julia O'Hara Stiles nació el 28 de marzo de 1981 en Nueva York, donde sus padres regentan una tienda de artesanía. A sus padres les apasionaba el teatro y desde que su niña era pequeña fomentaron su vocación actual. A los once años participó en dos montajes de sendas salas vanguardistas de su ciudad natal.

Debutó en el cine con un papel muy episódico en I Love You, I Love You Not. Tras interpretar a la hija de Harrison Ford, en La sombra del diablo, obtuvo cierta repercusión en Estados Unidos con el telefilm The '60s. Pero se dio a conocer en todo el mundo sobre todo tras protagonizar 10 razones para odiarte, versión moderna de "La fierecilla domada", de Shakespeare, adaptada a un instituto de secundaria, que triunfó contra pronóstico, y que también dio a conocer a Heath Ledger y Joseph Gordon-Levitt. No ha sido el único Shakespeare de Julia Stiles, que fue Ofelia en Hamlet (2000), junto a Ethan Hawke, y protagonizó Laberinto envenenado, peculiar modernización de "Otelo".

Poco después compartió la pantalla con Julia Roberts, en La sonrisa de Mona Lisa, y con Matt Damon, en la trilogía iniciada con El caso Bourne, donde demostraba su enorme calidad interpretativa como Nicky Parsons, agente de la oscura organización Treadstone, que según se da a entender, está relacionada con el pasado del protagonista. También fue la gran estrella de la romántica El príncipe y yo, que obtuvo una buena acogida, fue una aspirante a bailarina en Espera al último baile y protagonizó La profecía (2006), remake del clásico fantaterrorífico.

Su último gran éxito ha sido su trabajo como secundaria en la serie Dexter, donde encarna a Lumen, una misteriosa chica a la que el protagonista salva del ataque de un psicópata. Por este trabajo obtuvo una nominación al Globo de Oro. A pesar de la ilusión que le hizo la candidatura, no pudo asistir a la ceremonia porque se fue a visitar Cuba, calculó mal los gastos que iba a realizar, y se quedó sin dinero en efectivo, en un país en el que no se puede acceder a los bancos estadounidenses. Prácticamente se quedó atrapada hasta que después de los galardones encontró a alguien dispuesto a prestarle dinero.

Aunque Julia Stiles se distingue por su discreción, decidió hacer público un comunicado desmintiendo que tuviera nada que ver en la ruptura del matrimonio de los protagonistas de la serie, Michael C. Hall y Jennifer Carpenter. "Aunque prefiero reservar mi vida privada, me sentí obligada a desmentir los rumores", comentaba la actriz.

En el futuro podría dar sorpresas detrás de la cámara, pues ha llegado a dirigir Raving, un corto dramático, con Zooey Deschanel. Se prepara para participar en Seconds of Pleasure, drama de Neil LaBute en el que estará acompañada por Brendan Fraser.

Filmografía
Estafadoras de Wall Street

2019 | Hustlers

Destiny es una joven que entra a trabajar como stripper en un club nocturno. Allí pronto se siente utilizada por sus jefes y comprende que tiene poco poder para hacerse valer. Encontrará lo que busca gracias a Ramona, una experimentada prostituta que es la reina del baile en el lugar, capaz de camelarse a los clientes más pudientes. Ambas se harán íntimas y los negocios irán viento en popa. Hasta que llega la crisis y entonces Ramona, Destiny y otras chicas diseñarán un plan para robar a sus clientes. La directora y guionista Lorene Scafaria, que entregó la correcta Una madre imperfecta, pincha en hueso en su siguiente film, Estafadoras de Wall Street, una frívola historia en torno al mundillo de las strippers que se inspira en la historia real publicada en diciembre de 2015 por Jessica Pressler, la periodista que destapó las criminales artes con las que un grupo de estas trabajadoras de la noche desplumaron a sus clientes durante años. Es posible que el delicado material con el que juega Scafaria le haya jugado una mala pasada, pero se queda en la parafernalia banal (y venal) y está claro que el guión resulta bastante pobre y poco imaginativo, escaso de momentos de interés. Y es que estamos ante la típica película ligerita cuyo único reclamo es la cuestión del morbo sexual por mucho que se disfrace la trama de un asunto criminal. El film centra burdamente su poder de atracción en los encantos sensuales de Jennifer López, que demuestra estar en forma y que busca epatar desde su primera aparición, haciendo un descocado y largo numerito en la barra del club nocturno. Será el gancho para que la protagonista –una correcta Constance Wu– quede prendada de sus habilidades y quiera seguir sus pasos. La maestra y la aprendiz se ponen entonces en marcha y a partir de ahí la película acumula tópicos –las strippers superamigas, madres amorosas de día y prostitutas de noche, las socias delictivas tan cortitas, el simplón modus operandi, etc.– mientras que el desarrollo de una trama de entidad es inexistente. El espectador acabará agotado con tantos grititos, besitos, abracitos y escenas donde la víctima de turno cae en las redes sexuales de sus depredadoras. Hay muy poco más. Y Scafaria es reiterativa en las escenas de engaño (los numeritos privados, los clientes en el bar) y se detiene sin razón alguna en momentos anodinos que no aportan nada (esa agotadora y absurda tarde navideña), además de mostrarse torpe a la hora de estructurar su historia, lo cual lleva a desaprovechar a una actriz de peso como Julia Stiles.

3/10
Trouble

2017 | Trouble

Riviera

2017 | Riviera | Serie TV

Giorgina es una joven norteamericana que, gracias a su afición al arte, conoció al millonario Constantine Clios, mucho mayor que ella. Ambos se casaron y Giorgina pasó a vivir en la gran mansión de la familia, en la Riviera francesa. Se convirtió así en madrastra de Christos, Adam y Adriana, los hijos de la primera esposa de su marido, Irina, una mujer seductora y de gran personalidad. Pero la muerte de Constantine debido a la explosión del yate donde se encontraba celebrando una fiesta, pone patas arriba la vida de Giorgina y de toda la familia. Además, pronto saldrán a la luz los negocios fraudulentos del patriarca familiar y Giorgina sentirá entonces que ha sido engañada, ¿quien era realmente su marido? El irlandés Neil Jordan (Juego de lágrimas, La extraña que hay en ti) es el creador de esta intrigante serie británica cuyo planteamiento de fondo responde a la perfección a la preferencias del director, siempre interesado en el mundo de la mentira, el engaño y la falsa identidad, algo que en sus historias siempre tiene algo de sorpresa e inquietud. ¿Acaso conocemos de verdad cómo son las personas que nos rodean? Jordan puebla Riviera de personajes que se engañan o que ocultan secretos, lo cual va creando una sensación de que en la familia Clios reina una gran mentira, apenas saben nada los unos de los otros. Por supuesto, el peligro aquí es pasarse y convertir el desarrollo en un folletín de intrigas que puede liarse cada vez más, y algo de esto hay (el culebrón acaba cansando un poco), aunque el trabajo convincente del reparto no echa por tierra del todo el interés. El personaje de Giorgina es el eje principal, una mujer que ha sido engañada y que ahora está empeñada en descubrir la verdad, cueste lo que cueste. Su evolución, comprensible, también resulta en los hechos y las decisiones un tanto ambigua y tramposilla, aunque la actriz Julia Stiles hace un trabajo muy notable y dota al personaje de gran carisma. Pero hay un cuidado equilibrio en el peso de los demás secundarios de la familia, como el personaje de Irina, interpretada por la estupenda Lena Olin, mujer dispuesta a hacer cualquier cosa por sus hijos; el hijo mayor Christos (Dimitri Leonidas), con problemas de droga; Adam (Iwan Rheon), sensible y atento pero que tiene un actitud turbia respecto a Giorgina; y Andrea (Roxane Duran), jovencita de buen corazón pero desequilbrada emocionalmente. También funcionan otros personajes de peso, como el mafioso Negrescu, el amigo de Giorgina, el agente de la interpol o los dos polis con diferentes perspectivas éticas. Detrás de una trama dramática con muchos elementos de thriller, Riviera presenta vidas nada ejemplares bajo una existencia aparentemente idílica en uno de los marcos naturales más bellos del planeta. Un tema que funciona, pese a ser muy recurrente en el mundo del cine y la televisión. Y es que el dinero, el lujo, el placer son agentes externos que pueden esconder un enorme cúmulo de problemas e infelicidad.

5/10
Jason Bourne

2016 | Jason Bourne

Quinta entrega de la saga Bourne, la cuarta con Matt Damon de protagonista, la tercera dirigida y escrita por Paul Greengrass. Repite gran parte del equipo habitual, o sea Christopher Rouse –montador y coguionista– y John Powell –compositor–, más la actriz Julia Stiles, además de sumarse el director de fotografía habitual de Greengrass, Barry Ackroyd. De nuevo, aunque la base literaria son los personajes de las novelas de Robert Ludlum, y más concretamente su agente de un programa secreto de la CIA Jason Bourne, asesino sin memoria, la guerra fría sigue sustituida por cuestiones de geopolítica de fondo más actuales –la crisis financiera y el estallido social en Grecia, la privacidad en internet y la responsabilidad de las compañías tecnológicas y las agencias de seguridad–, aunque siempre dando preponderancia a la intriga y las persecuciones espectaculares y adrenalíticas. Aquí todo arranca con una Nicky Parsons, antigua compañera de Jason Bourne, que colabora con hackers estilo Julian Assange que publican documentos comprometidos de la CIA que ponen al descubierto prácticas poco ortodoxas. En una de sus incursiones en los servidores de los servicios secretos encuentra información relacionada con Bourne, de modo que contacta con él, que lleva una vida retirada lejos del alcance de quienes le manipularon en el pasado. Su cita en Grecia no termina como debiera, y se pone en marcha una persecución implacable supervisada por el director de la CIA Robert Dewey, quien delega gran parte del operativo en su ambiciosa discípula Heather Lee, aunque guardándose un as en la manga, la intervención clandestina del asesino profesional Asset, quien tiene viejas cuentas personales pendientes con Bourne. Todo coincide con las presiones de Dewey para que el joven y brillante empresario tecnológico Aaron Kalloor le dé acceso a los datos de sus clientes, para llevar a cabo un ciberespionaje que considera imprescindible en los difíciles tiempos que corren. Greengrass y Rouse manejan un guión donde conviven una coherencia narrativa básica con los trazos sencillos de los personajes, una intriga desasosegante y un ritmo trepidante. El director de títulos como Domingo sangriento, United 93 y Capitán Phillips sigue fiel a sus principios de entregar escenas realistas, deudoras de su pasado en el documental, pero, rizando el rizo, o sea, con una espectacularidad completamente hollywoodiense, lo que se nota muy especialmente en los brillantes pasajes griegos y de Las Vegas. Así que el resultado es un film muy entretenido y palomitero, donde todos se toman muy en serio su papel, incluidos los actores recién llegados a la saga, o sea, Alicia Vikander, Tommy Lee Jones, Riz Ahmed y Vincent Cassel.

7/10
The Great Gilly Hopkins

2016 | The Great Gilly Hopkins

Misconduct

2016 | Misconduct

Blackway (Go with Me)

2015 | Blackway / Go with Me

Lillian regresa a su pueblo natal en la tupida y boscosa zona del Pacífico Noroeste. Allí será acosada por un ex policía que ha llegado a convertirse en jefe del crimen. Pero Lillian contará con la ayuda de un ex maderero de la zona. Apañado thriller con argumento bastante poco original y una trama de lo más simplona, pero cuyo desarrollo se sigue con interés, pese a que tampoco los personajes tienen demasiado recorrido. Mucho tiene que ver la sólida y oscura dirección de Daniel Alfredson (La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina) y la presencia de un reparto estelar, encabezado por Anthony Hopkins y Julia Stiles.

5/10
Circuito cerrado

2013 | Closed Circuit

Claudia y Martin, abogados prestigiosos y antiguos amantes, se van a encontrar en los tribunales para defender al máximo sospechoso de uno de los atentados terroristas más sangrientos de la historia de Inglaterra. El caso es tan importante para la seguridad nacional, que el acusado tendrá un abogado especial (Claudia, que conocerá informaciones confidenciales que no pueden salir a la luz) y otro de oficio (Martin, nombrado tras el sorprendente suicidio del abogado anterior). Interesante thriller británico dirigido por John Crowley (Intermission), que cuenta con un sólido e intrigante guión de Steven Knight (Locke), muy bien dosificado a la hora de ofrecer tensión. La historia pone en solfa a los sistemas democráticos y al modo en que los Estados manejan sus intereses (a menudo ilegales y criminales) al margen de los ciudadanos. Quien se entera sólo parece tener dos caminos, callarse o morir. La pareja formada por Eric Bana y Rebecca Hall hace un buen trabajo y resultan convincentes sus pesquisas acerca del caso y las decisiones que toman. Quizá le falte algo de intensidad al conjunto, pero en general el resultado es más que notorio.

6/10
Un cambio radical

2013 | The Makeover

Tras perder las elecciónes, Hannah Higgins, una candidata al congreso decide contratar a un tipo en su lugar. Contactará con Elliot Doolittle, repartidor de cerveza de Boston. La labor de Hannah será convertirle en el candidato idóneo para las próximas elecciones. Amable comedia que sin grandes planteamientos resulta entretenida y divertida. Cuenta para ello con el trabajo de la siempre empática Julia Stiles (El últimátum de Bourne).

5/10
El lado bueno de las cosas (Silver Linings Playbook)

2012 | Silver Linings Playbook

Se diría que David O. Russell –realizador y guionista que ha amasado un gran prestigio aunque se prodiga poco– va buscando cambiar de género en cada uno de sus títulos. Tras la hilarante Flirteando con el desastre, la bélica Tres Reyes, la surrealista Extrañas coincidencias, y la pugilística The Fighter, recupera el tono tragicómico de Spanking the Money, su prometedor debut, en El lado bueno de las cosas (Silver Linings Playbook). Pat Solatano (Bradley Cooper) sale de una institución mental tras pasar ocho meses entre sus paredes, por haber perdido los estribos al sorprender a su esposa con otro hombre. Forzado por las circunstancias, puesto que perdió el trabajo y la casa, Pat se ve obligado a vivir con sus padres, y sigue estando alterado, pues habla sin parar y tiene reacciones extrañas. Con ayuda de Tiffany, una adicta al sexo con numerosos problemas pero clara voluntad de regenerarse, Pat tratará de recuperar a su esposa aunque pesa sobre él una orden de alejamiento. El lado bueno de las cosas (Silver Linings Playbooks) adapta una novela de Matthew Quick. Retrata con frescura y una factura típica del cine indie americano el desconcierto que ha provocado la obsesión por el sexo en la sociedad. En un panorama actual bastante sombrío, resultan reconocibles unos personajes traumados, que sufren todo tipo de problemas psiquiátricos, como los protagonistas de este film. El guión del propio Russell huye de maniqueísmos y trata de acercar al público (que no de justificar) la postura del personaje de Bradley Cooper, que tuvo desafortunadamente una reacción violenta al enterarse de golpe de que su mujer le era infiel, y por eso ha perdido cualquier tipo de apoyo, pese a que él fue el engañado. El realizador equilibra muy bien comedia y drama, imprime un tono romántico que se agradece y se luce en secuencias tan logradas como la del baile amateur. Pero sobre todo acierta en el tono positivo y casi siempre elegante. No en vano, el título original alude a la frase de John Milton "cada nube tiene un revestimiento plateado", que vendría a significar "no hay mal que por bien no venga". David O. Russell ha convertido en su marca de fábrica las destacadas interpretaciones de sus actores. En El lado bueno de las cosas (Silver Linings Playbook) sobresale especialmente Jennifer Lawrence. Como viuda problemática, promiscua sexualmente que encuentra a su media naranja, la joven actriz realiza una interpretación magistral que la consagra por completo tras sorprender al público en Winter's Bone, y realizar trabajos más convencionales pero efectivos en Los juegos del hambre y X-Men: Primera generación. Junto a ella, un eficaz Bradley Cooper aprovecha su capacidad para los gags divertidos que le hizo famoso tras Resacón en Las Vegas, pero también demuestra que vale para los momentos dramáticos. Cooper y Lawrence están arropados por secundarios de primera categoría, como Robert De Niro, que por una vez en los últimos años escoge la película indicada, y que le saca tajada al tipo obsesionado por el deporte, padre del personaje de Cooper. También llama la atención la madre del mismo, la excelente Jacki Weaver, candidata al Oscar a la mejor secundaria por Animal Kingdom. El resto del reparto no tiene fisuras, con actores como Chris Tucker y Julia Stiles esforzándose en papeles más episódicos.

7/10
Dexter (5ª temporada)

2011 | Dexter | Serie TV

Tras el asesinato de Rita, Dexter tiene que adaptarse a su nueva vida. Astor le culpa de la muerte de su madre, así que ella y Cody se van a vivir con sus abuelos, mientras que el pequeño Harrison se queda con él. Mientras, los agentes Quinn y Liddy deciden investigar si Dexter es el culpable de la muerte de Rita. En la quinta temporada, la principal novedad es la incorporación de la actriz Julia Stiles, como Lumen Ann Pierce, una mujer traumatizada porque sufrió abusos sexuales en el pasado, que entabla una peculiar amistad con Dexter.

6/10
El ultimátum de Bourne

2007 | The Bourne Ultimatum

Perfecto colofón a la saga del desmemoriado ex asesino profesional Jason Bourne, inspirada, bastante libremente, en las novelas de Robert Ludlum. En esta ocasión Bourne va a llegar hasta el final a la hora de averiguar cómo se convirtió en agente de la CIA, dentro de un proyecto supersecreto del gobierno estadounidense; el primer eslabón de la cadena que le guiará a la verdad es un periodista de The Guardian, que está publicando en el diario londinense un reportaje sobre el caso Bourne; sus diversas averiguaciones llevarán a Bourne desde Moscú a París, Londres, Madrid, Tánger y Nueva York. De modo que la trama se convierte en una especie de increíble y vertiginosa montaña rusa, integrada por peleas, persecuciones y explosiones, con algunas “paradas de contacto humano”, momentos no precisamente de relax. En efecto, esas “paradas”, lejos de disminuir el ritmo de la cinta, contribuyen a reforzar su atmósfera desasosegante, pues casi siempre son tensas conversaciones, telefónicas o “vis-à-vis”, donde los interlocutores tratan de averiguar las intenciones del otro, al modo de una caza del ratón y el gato, donde no se sabe exactamente quién juega qué papel. Como ya hiciera en El mito de Bourne, Paul Greengrass imprime un tono realista –por así decir– a la historia, acudiendo a los recursos de documentalista que tan buenos resultados le dieron en Domingo sangriento. Lo que significa un vibrante montaje, que ayuda a hacer bueno el inteligente guión de Tony Gilroy y compañía, y un buen uso de la cámara en mano, que resulta especialmente eficaz, contra pronóstico, en los primeros planos, donde el temblequeo, más perceptible de lo normal, contribuye a aumentar el nerviosismo del espectador. Lo que significa al final un ritmo casi siempre excelente, con un manejo maestro del suspense, aunque alguno de los “pasajes humanos”, como la visita de Bourne al hermano de su novia muerta, poco aporten a no ser a la extensión de la humanidad del protagonista. A cambio, hay que reconocer que hay cierta capacidad de riesgo en el encuentro final entre Jason y su "creador", que habla de la responsabilidad de las personas en sus acciones, más allá de argumentos falaces como el de "la obediencia debida". Dentro de la eficaz intriga, subyace un claro mensaje de contenido político, que se puede resumir en un “no todo vale a la hora de combatir el terrorismo”, “hay unas reglas básicas que las personas con conciencia saben que deben respetar”. Una idea claramente patente en el enfrentamiento de los personajes de David Strathairn y Joan Allen. El reparto cumple de nuevo a la hora de encarnar a sus personajes, tanto los viejos conocidos –por supuesto Matt Damon, al que le van “al pelo” estos personajes ambiguos–, como las nuevas incorporaciones, entre las que destacan, además de la del citado Strathairn, las de Albert Finney y Paddy Considine.

7/10
La profecía (2006)

2006 | The Omen

Antaño había en Hollywood directores que eran maestros. También estaban los artesanos, que aportaban su indudable profesionalidad, para filmar cualquier historia. Se diría que John Moore ha inaugurado una nueva categoría: los clonadores. Tras revisitar en El vuelo del Fénix el clásico de Robert Aldrich, sin aportar apenas nada nuevo, vuelve a la carga con La profecía, de Richard Donner. No es exageración decir que el film es un calco del original, del que nadie debería hacer lecturas teológicas demasiado serias. Con el mismo guionista, David Seltzer, la idea es ofrecer sin rubor lo mismo, sólo que con mejores efectos especiales, y un sonido más inquietante, cara a las nuevas generaciones. Añadir copos de nieve a la escena del cementerio, o lluvia al encuentro en el puente, no parece el colmo de la originalidad. Por no hablar del prólogo y epílogo ‘vaticanos’, un cardenal explicando al Papa el cumplimiento de no se sabe qué profecía, y la agonía del Pontífice, algo grotescos. Sigue funcionando, claro está, la idea del Anticristo en forma de niño encantador, al que sus padres empiezan a temer. Y algunas escenas son ciertamente terroríficas, con un toque gore. Y el reparto funciona medianamente, aunque Liev Schreiber no es Gregory Peck, Mia Farrow parece tomarse su papel de niñera un poco en broma, y Pete Postlethwaite no cuadra como sacerdote iluminado.

5/10
Verdades ocultas

2005 | A Little Trip to Heaven

Holt es un investigador que trabaja para una compañía de seguros. Nunca se la dan con queso, pues siempre es capaz de detectar cualquier intento de fraude, como cuando acude a un autobús siniestrado en el que misteriosamente parece haber muchos más pasajeros que los que había antes de la colisión, situación que resuelve con cierto ingenio. Un día, le mandan a investigar la muerte de un estafador de poca monta, que apareció completamente calcinado en su coche. La hermana del fallecido asegura que éste fue asaltado violentamente, lo que le daría derecho a una gran indemnización, pero Holt duda esta versión. Las pólizas de seguro han dado mucho juego en el cine clásico, dando lugar a películas tan redondas como Perdición y En bandeja de plata. No llega ni mucho menos a sacarle tanto jugo al tema el director islandés Baltasar Kormákur, responsable de títulos como 101 Reikiavik, que rueda por primera vez en inglés, en coproducción con Estados Unidos, y con reputados actores de Hollywood. Precisamente, lo que más eleva el nivel de la función es el trabajo de Forest Whitaker, que rodó este film mucho antes de El último rey de Escocia, y que aparece acompañado por los excelentes Julia Stiles y Peter Coyote. Por lo demás, este ameno thriller sobre la ambición humana se resiente de su estética televisiva y de un ritmo lento, totalmente inapropiado para el género. Pero en general, resulta bastante apañado.

6/10
Edmond

2005 | Edmond

Adaptación de la obra homónima de David Mamet, escrita en los 80, con guión del propio dramaturgo y dirección de un inesperado Stuart Gordon, conocido sobre todo por sus incursiones en el género fantástico en títulos de serie B como Re-Animator y Fortaleza infernal. El film pinta a un tipo, Edmond, tocando fondo después de consultar con una pitonisa. Su mediocre vida y la ruptura con su mujer le empujan por una espiral de búsqueda de placer sexual, que no le satisface. Con algunos de los actores fetiche de Mamet –su esposa Rebecca Pidgeon, además de William H. Macy y Joe Mantegna–, Gordon abunda en el tema del anhelo de libertad, y de los modos errados de satisfacerlo. La historia se plantea con gran crudeza, como una especie de descenso a los infiernos a lo largo de una noche, en que el protagonista se sumerge en el vértigo erótico, el ejercicio del poder, la violencia contra un asaltante e incluso el asesinato sin sentido, el recurso a la religión... De este modo Mamet presenta los diversos agarraderos de que dispone el hombre para hacer llevadera su vida en la tierra. Es, eso sí, una visión muy limitada y desesperanzada, donde, se viene a decir, no existe el agarradero definitivo. Macy es el patético protagonista, y compone uno de esos personajes tristones, perdedores natos, en los que ha quedado algo encasillado desde que sorprendiera con los hermanos Coen en Fargo.

4/10
El príncipe y yo

2004 | The Prince & Me

Edvar es un príncipe joven, y elegante, heredero del trono de Dinamarca. Pero parece más interesado en los coches de carreras y en las mujeres que en formarse como futuro rey. Para alejarse de sus padres y responsabilidades, decide ir a estudiar a una universidad de Wisconsin. Allí, oculta su verdadera identidad, haciéndose llamar Eddie; y tendrá que buscarse un trabajo en una hamburguesería cuando sus padres le retiran la financiación. Acabará enamorándose de Paige, una muchacha estudiosa, hija de granjeros, que lo tiene todo previsto para trabajar duro y convertirse en médico. Ahora que la realidad muestra a periodistas enamoradas de príncipes, la directora Martha Coolidge nos ofrece un cuento de hadas muy similar. Se basa lejanamente en la historia del príncipe de Dinamarca y su reciente esposa, una joven plebeya australiana llamada Mary Donaldson. Aunque el argumento no deja de ser la típica revisión cursi de La Cenicienta, cuenta con Julia Stiles, que ya demostró su talento en cintas como State and Main y logra momentos con cierto encanto a lo Sissi Emperatriz. Especialmente impagable es el diálogo en el que el príncipe protagonista explica que va a pedir su “isla privada” al rey Juan Carlos para su luna de miel. ¿A qué se referirán los guionistas?

6/10
El mito de Bourne

2004 | The Bourne Supremacy

Aunque sigue amnésico, Jason Bourne ha logrado enterarse de que era un agente secreto, como James Bond, personaje con el que comparte las iniciales. Tras conseguir escapar de los secuaces de un político al que por lo visto intentó asesinar, y de sus antiguos compañeros del siniestro grupo conocido como Treadstone, Bourne se refugia en la India, con su amada Marie. Allí sufre pesadillas y tiene un fuerte sentimiento de culpa, pues intuye que pudo realizar actos terribles que ni siquiera recuerda. Para colmo de males, Kirill, un implacable asesino relacionado con su pasado reaparece y obliga a Bourne a emprender una huida por diversas ciudades europeas, en el transcurso de la cual descubrirá escalofriantes informaciones sobre actos cometidos por él. Hace dos años, el director Doug Liman sorprendía con El caso Bourne, lograda adaptación de la novela homónima de Robert Ludlum. Desde luego, era un soplo de aire fresco en un panorama cinematográfico dominado por el maniqueísmo, en el que se echaban de menos productos de intriga y acción de calidad. Lo que encontramos aquí es un personaje con dimensión humana, que se las tiene que arreglar sin sofisticados aparatos inventados, y atormentado por la culpa, pues ha sido capaz de cometer los actos más horribles, y ahora sufre sus consecuencias. Esta vez, el productor Frank Marshall mantiene a los protagonistas, y a la mayor parte del equipo técnico, pero cambia al director. Curiosamente, apuesta por el británico Paul Greengrass, autor de Domingo sangriento, un docudrama que reconstruía con realismo el tristemente célebre episodio acontecido en Irlanda del Norte. Y aunque es la primera vez que Greengrass afronta una superproducción estadounidense, lo cierto es que a la cinta le viene al pelo su estilo dinámico y realista, que recuerda a los clásicos del género de los 70, como French Connection. Destacan las persecuciones, que parecen de verdad frente a tanta influencia de los videojuegos imperante en el cine actual. Asimismo, Greengrass también es capaz de imponer un montaje frenético sin que la cinta parezca un videoclip.

7/10
La sonrisa de Mona Lisa

2003 | Mona Lisa Smile

O El club de los poetas muertos, con faldas y a lo loco. Katherine Watson (Julia Roberts) ficha como profesora de arte en el Wellesley, un prestigioso ‘college’ femenino (allí estudió, entre otras, Hillary Clinton). Corre el año 1953 y la mujer se halla aún lejos de estar emancipada. De hecho en la escuela, aunque se da una educación esmerada, a las alumnas se las prepara sobre todo para ser madres y esposas, o para mantener una conversación medianamente inteligente con los amigos del futuro marido. De modo que la pretensión de Watson de hacer pensar a las alumnas por sí mismas, choca con otras profesoras de la institución, e incluso con algunas jovencitas. Como ella misma tiene sus fallos (p. ej., a la hora de encarrilar sus relaciones sentimentales), muchas estudiantes se sentirán inspiradas por su ejemplo. Nuevo film de profesores, dirigido por Mike Newell (Cuatro bodas y un funeral), con feminismo quizá algo obvio: la ‘ceguera’ de las chicas, contrasta con la ‘clarividencia’ de su maestra, aunque hacia el final se acerquen un poco las posturas, para que no se diga. Lo mejor del film está en el reparto (la Roberts y las jóvenes Dunst, Stiles, Gyllenhaal y cía) y en la acertada selección musical.

6/10
Carolina

2003 | Carolina

Carolina es una joven sureña que, en compañía de sus dos hermanas, se ha criado con su abuela, una pintoresca mujer de fuerte carácter. Su infancia ha sido un tanto extraña, pues el padre era un borrachín y mujeriego, que no se ocupaba demasiado de ella. Y la abuela, que se ha esforzado, siempre le ha parecido un ser excéntrico, que la ponía en situaciones embarazosas. Todo eso le ha llevado a escapar de su familia, buscar un ambiente normal, un trabajo normal, unos amigos normales… Pero el peso de la sangre es grande, y siempre están las obligadas reuniones familiares, como la del Día de Acción de Gracias. La holandesa Marleen Gorris, ganadora del Oscar al mejor film extranjero por Antonia, hace un dibujo costumbrista del mundo que gira alrededor de Carolina, y de su particular búsqueda del amor. No saber que en realidad lo tiene enfrente (su vecino Albert, escritor de novelas rosa), y cree encontrarlo en el participante de un concurso televisivo donde ella trabaja (Heath, guapetón, que parece su sueño dorado hecho realidad, aunque pronto se verá que choca con la peculiar familia de Caroline). Junto a la protagonista, Julia Stiles, destacan Alessandro Nivola, su vecino enamorado, y Shirley MacLaine la abuela de armas tomar.

6/10
Cosas de tíos

2003 | A Guy Thing

David, un joven prometido, amanece el día después de su despedida de soltero con una chica en la cama de nombre Becky. Incapaz de confesar la verdad a su novia Karen, tratará de ocultar el “desliz” a toda costa; pero lo cierto es que sus sentimientos parecen, como mínimo, algo confusos. Comedia romántica de enredo más o menos disparatado, lo mejor es el trabajo de Julia Stiles. Dirige Chris Koch, cuyo mayor logro ha sido la serie Me llamo Earl, también con Jason Lee como protagonista.

4/10
El caso Bourne

2002 | The Bourne Identity

En alta mar, un barco pesquero rescata a un joven que va en un bote a la deriva: no recuerda nada de su pasado y ha sido herido de bala; y en la muñeca lleva tatuada una cifra que podría ser de una cuenta bancaria. Confundido, comienza a investigar quién puede ser, y el número le lleva a una caja de seguridad en Zurich, que contiene un arma, varios pasaportes, mucho dinero y una dirección en París. Su nombre parece ser Jason Bourne, pero eso no le dice nada. De repente, es atacado por unos individuos especialmente entrenados para el combate, y espontáneamente descubre que él también es experto en artes marciales. En su huida se mete en el coche de una chica alemana, con la que llega a un acuerdo económico para que le lleve a París. Adaptación de la obra del novelista Robert Ludlum. A diferencia de otras películas de espías, más centradas en la acción, el cineasta Doug Liman tenía muy claro que para él lo más importante era la descripción de personajes. Hijo de un alto funcionario del gobierno que trabajaba en asuntos de Irán y Nicaragua, Liman había conocido muchos espías durante su infancia y pensaba que no se parecían a los de las películas, por lo que quería retratarlos de forma realista. Por esta razón funcionan tan bien las persecuciones y peleas, porque el espectador se implica más en lo que les sucede a los protagonistas. De hecho, son tan complejas que el director necesitaba un protagonista que además de saber interpretar estuviera en buena forma: así que pensó desde el primer momento en Matt Damon.

7/10
Espera al último baile

2001 | Save The Last Dance

Sara, hija única de padres divorciados, desea triunfar como bailarina. La muerte inesperada de su madre mientras hacía una prueba de ingreso en una academia de baile la deja hecha polvo. Entonces se va a vivir a un barrio afroamericano de Chicago con su padre músico. En el instituto conoce a Derek, joven negro, buen estudiante y gran bailarín, que la inicia en el hip-hop. Entre medias surge, oh-la-lá, el amor. Peli de jóvenes que buscan triunfar en el mundo de la música, del estilo Fama (1980), Flashdance o, más reciente, El ritmo del éxito. El director Thomas Carter ya había mostrado interés por la cuestión musical en Rebeldes del Swing. Y allí también se hacía presente la cuestión racial, pues el film estaba ambientado en la alemania nazi.

5/10
Oscuros negocios

2001 | The Business of Strangers

Julie (Stockard Channing) es una mujer que se encuentran en viaje de negocios. Cuando recibe una llamada de su jefe para entrevistarse con ella, Julie, trepadora y manipuladora, temerá por su puesto e ideará un plan para lograr medrar, con ayuda de su asistente Paula y un cazatalentos. Pero Paula (Julia Stiles) también tiene sus objetivos y pronto las dos mujeres se verán envueltas en una lucha sin cuartel. Drama intenso con tintes de thriller, y momentos de cierta sordidez con lesbianismo incluido. Con muy pocos personajes pero muy bien dibujados, el director crea una atmósfera atractiva y los diálogos mantienen el interés. Grandes interpretaciones del dúo femenino protagonista.

5/10
Laberinto envenenado

2001 | O

La joven promesa del baloncesto Odin James ha encontrado el amor de su vida, la atractiva hija del decano de su escuela. Pero su mejor amigo, Hugo Goulding, le convence de que ella tiene un romance con otro jugador del equipo, lo que despierta los inevitables celos. Versión moderna y con personajes adolescentes de Otelo, la inmortal tragedia de Shakespeare, cuya acción se traslada a un elitista colegio interno del sur de los Estados Unidos. Es la tercera película tras las cámaras del actor Tim Blake Nelson (La zona gris).

4/10
Hamlet (2000)

2000 | Hamlet

Revisitar o no revisitar "Hamlet". Un dilema que Michael Almereyda resuelve con brillantez. Su aproximación a Shakespeare, un hombre para todas las estaciones, adapta el original... al comienzo del tercer milenio. En Nueva York el reino de Dinamarca se transforma en una empresa multinacional. A partir de ahí el crimen y el infame matrimonio de Claudio y Gertrudis, las dudas y la fingida locura de Hamlet, los amores por Ofelia... funcionan como un perfecto mecanismo de relojería. La audacia de acercar la obra de Shakespeare a la época actual, como hicieron en su día Baz Luhrmann, Richard Loncraine o Kenneth Branagh, no es en absoluto banal. Y demuestra que los temas inmortales tratados por el genial bardo son, ciertamente, eternos. Buen Trabajo de Hawke y de quien fuera hace tiempo el actor fetiche de Lynch, Kyle MacLachlan.

6/10
State and Main

2000 | State and Main

Un pintoresco y perdido pueblecito de Nueva Inglaterra. La llegada de un equipo de cine revoluciona a los lugareños. Pretenden rodar allí un guión titulado "El viejo molino". Sólo hay un pequeño inconveniente: el molino del pueblo, descrito con pelos y señales en un folleto turístico, se quemó hace años. Es uno de los “detalles sin importancia” que el guionista tendrá que sacrificar para ver convertida su historia en celuloide. El prestigioso David Mamet (El caso Winslow, Casa de juegos) orquesta una divertida sátira de la frivolidad hollywoodiense: actores estrellas que se acuestan con menores, productores ‘huesos duros’, frágiles actrices que necesitan consuelo... Tipos humanos que ofrecen un fuerte contraste con la gente del pueblo, más sencilla y ‘de campo’. Mamet confiesa haber tomado como referencia las demoledoras comedias de Preston Sturges (Las tres noches de Eva, Los viajes de Sullivan). Y sabe conjugar el humor, con la sensible historia de amor entre el guionista y una chica del pueblo que regenta una librería, y que demuestra ser dueña de una enorme creatividad.

6/10
10 razones para odiarte

1999 | 10 Things I Hate About You

Las hermanas Strattford son súper: Aunque Kat parece algo muerma, Bianca resulta hiperguay. Cameron acaba de aterrizar en el instituto, pero le basta ver un segundo a Bianca para quedarse colgadito de ella. La pena está en el troglodita padre de las Strattford, que piensa que sus retoños pueden quedarse preñadas en cualquier momento; así que no les deja salir. Pero por Snoopy, que la cosa no quedará así. Comedia de instituto para adolescentes. Caras bonitas de ellas y ellos, unas pocas gamberradas, chistes en torno al sexo... Así discurre el film de Gil Junger, en línea con la ya clásica serie televisiva Sensación de vivir. Dicen que está inspirada en "La fierecilla domada", de Shakespeare. ¡Atiza!

3/10
Los primeros amigos

1998 | Wide Awake

Joshua es un chaval de 10 años al que le toca madurar deprisa. Recientemente ha muerto su abuelo, católico fervoroso, al que estaba muy unido. Su ausencia le lleva a plantearse muy en serio, en ese curso, una misión especial: buscar a Dios. Singular film, estructurado en tres actos –búsqueda, preguntas y respuestas sobre Dios­– que combina puntos de comedia, que le ocurren a Joshua en una escuela de monjas, con los interrogantes inquietantes que se hace: ¿por qué los seres queridos mueren?, ¿por qué hay enfermedad y sufrimiento?, ¿por qué los amigos lo pasan mal?, ¿por qué parece que Dios no escucha? Después del increíble éxito en cine de El sexto sentido (2º film en recaudación en Estados Unidos en 1999, sólo superado por La amenaza fantasma), es el momento de mirar atentamente esta película del mismo director, M. Night Shyamalan, que con tan sólo 26 años apunta ya sólidas dotes narrativas y unos temas propios. Night asegura haberse inspirado en recuerdos de su propia infancia. El final, de ribetes sobrenaturales, resulta totalmente inesperado.

7/10
Perversión

1998 | Wicked

Una mujer llamada Karen muere asesinada en su casa, de modo que todos los miembros de su familia parecen sospechosos. Mientras el padre retoma sus relaciones con la niñera, la hija Ellie se reconcome de celos y el arma homicida sigue sin aparecer... Inquietante thriller dirigido con escasa gracias por Michael Steinberg (Maldito Nick), pero que cuenta con la presencia de una joven y convincente Julia Stiles, en uno de esos papeles ambiguos y malvados que son tan jugosos. Al menos se deja ver.

4/10
La sombra del diablo

1997 | The Devil's Own

Tom O'Meara es un policía neoyorquino, de origen irlandés, que acoge en su casa a Rory Devaney, un joven irlandés recién emigrado. Pronto surge entre ellos una profunda amistad que se enturbia, sin embargo, cuando Tom descubre que tras la inofensiva apariencia del joven Rory se esconde el terrorista del IRA más buscado en el Reino Unido. Alan J. Pakula dirige este film, que reúne a dos grandes estrellas de la pantalla: el ya veterano Harrison Ford, y Brad Pitt, uno de los más representativos actores de la llamada Generación X. Ambos están magníficos en sus respectivos papeles, y ello pese a que, según las malas lenguas, los dos "divos" no se llevaron excesivamente bien durante el rodaje. Destaca una soberbia fotografía a cargo del excelente Gordon Willis, bien acompañada por la partitura de música celta de James Horner. Ambas se pueden apreciar en la espectacular secuencia inicial que tiene lugar en Irlanda, con la que arranca el film.

5/10

Últimos tráilers y vídeos