IMG-LOGO

Biografía

Mary Elizabeth Winstead

Mary Elizabeth Winstead

35 años

Mary Elizabeth Winstead

Nació el 28 de Noviembre de 1984 en Rocky Mount, North Carolina, EE.UU.

La hija de John McLane

21 Diciembre 2010

Es una actriz muy joven, pero empieza a convertirse poco a poco en un rostro más o menos conocido por su trabajo en películas como Death Proof, o por interpretar a la hija de Bruce Willis en La jungla 4.0. Su gran especialidad por el momento es el cine de terror.

Nacida en Rocky Mount (Carolina del Norte), el 28 de noviembre de 1984, Mary Elizabeth Winstead es al parecer una prima muy lejana de la legendaria Ava Gardner. Desde muy pequeña empezó a interesarse por el arte, y el ballet. Tuvo la oportunidad de estudiar danza gracias a un programa de verano del prestigioso centro Joffrey Ballet School, en Nueva York. Desde ese momento, se dio cuenta de que le encantaba formar parte de un espectáculo, y decidió convertirse en actriz.

A finales de los 90, la joven Mary Elizabeth empezó a probar fortuna en el campo de la televisión, y debutó en la serie Tocados por un ángel. Poco después, interpretó un pequeño papel en la comedia juvenil Sky High: una escuela de altos vuelos, y encarnó al personaje de Sissy Spacek de joven, en The Ring 2. Pareció gustarle la experiencia de pasar por el cine de terror, pues a continuación fue una de las chicas perseguidas por la muerte en Destino final 3, y también formó parte del elenco de Black Christmas.

También pertenecía a este género Death Proof, de Quentin Tarantino, donde era una muchacha abandonada por el resto de sus compañeras, cuando iban a vengarse del automovilista asesino que interpretó Kurt Russell.

Mary Elizabeth Winstead apareció fugazmente en el excelente drama Bobby, aunque su trabajo de mayor repercusión ha sido La jungla 4.0, donde era la hija de Bruce Willis. No tuvo tanta repercusión comercial Scott Pilgrim contra el mundo, homenaje al mundo de los videojuegos, donde cambiaba todo el rato de look y de peinado. Después de eso ha decidido regresar al terror, pues protagoniza The Thing, nueva entrega, bastante tardía de La cosa, rodada por John Carpenter en 1982.

Afortunada en el cine, también lo es en el amor, pues contrajo matrimonio el 9 de octubre de 2010, con Riley Stearns, joven y prometedor guionista de series televisivas.

Filmografía
Aves de Presa (y la fantabulosa emancipación de Harley Quinn)

2020 | Birds of Prey: And the Fantabulous Emancipation of One Harley Quinn

Harley Quinn ha roto con su novio, Joker, el payaso mafioso de Gotham. Después de volar por los aires la factoría de productos químicos en la que le conoció, como catarsis, tratará de ayudar a la joven carterista Cassandra Cain, que le ha robado un valioso diamante al sádico supervillano Black Mass. Para sobrevivir al acoso de sus sicarios, Harley deberá unir sus fuerzas con la cantante con poderes Canario Negro, la cazarrecompensas letal Cazadora y la policía Renée Montoya. Escuadrón suicida no acabó de tener buenas críticas, pero casi todas salvaban a Margot Robbie como la caótica y loca novia del Joker, que encarnaba en aquella ocasión Jared Leto. Así que los ejecutivos de Warner han optado por darle una película propia a la antiheroína, en teoría acompañada por otras mujeres del universo de los comics DC, aunque lo cierto es que ella copa la mayoría de la función. Leto ni siquiera aparece. Se tenía que seguir la consigna de imitar la fórmula de Deadpool, de la competencia, Marvel, con una protagonista irreverente y salvaje que habla a la cámara, y sobre todo toneladas de humor, muchas veces metacinematográfico. Pero no se logra ni de lejos la misma gracia y frescura. También se ha apostado por sumarse al feminismo post #MeToo, aunque en realidad no se incluyen reflexiones de calado sobre este tema, el film se limita a mostrar mujeres guerreras que la emprenden a guantazos con cuantos hombres se cruzan en su camino, ya que todos ellos son perversos. A partir de un guión de Christina Hodson (Bumblebee), la directora Cathy Yan, que hasta ahora sólo había dirigido Dead Pigs, un largometraje ‘indie’ poco conocido, parece tener como modelos a Quentin Tarantino y Guy Ritchie. La acción arranca a medio camino, para que después se cuente cómo llegó cada personaje a ese punto. Por desgracia, la mayoría de protagonistas apenas tienen interés, no están bien desarrollados, por lo que se desaprovecha a actores de valía como Mary Elizabeth Winstead (Cazadora), Rosie Perez (Montoya) o Jurnee Smollett-Bell (Canario Negro). Tiene mucho más delito que se le haya dado a Ewan McGregor un villano de opereta que ni él consigue sacar adelante. En todo caso se salva la propia Margot Robbie, porque contagia su entusiasmo por Harley Quinn, y transmite que se lo pasa bomba interpretándola. Tienen su mérito también las coreografías de acción, en secuencias como la que se desarrolla en una comisaría.

5/10
Géminis

2019 | Gemini Man

Henry Brogan es uno de los activos secretos más importantes de Estados Unidos. Todas sus misiones se cuentan por éxitos, porque a la hora de eliminar –asesinar– a sus objetivos nadie lo hace mejor que él. Sin embargo, tras más de 70 trabajos en su haber su conciencia no puede más y le exige algo de paz, así que ha decidido retirarse. Pero justo en ese momento se entera de que ha sido manipulado en su última misión para eliminar a un bioquímico que estaba relacionado con un programa secreto de investigación promovido por su gobierno. Y pronto Brogan se convertirá en el objetivo. Película de acción medianamente entretenida, cuyo título hace clara referencia a la mitología griega, en concreto a los hijos gemelos de Zeus, Cástor y Pólux, que en el firmamento conforman la constelación Géminis, donde para siempre permanecerán unidos. Dirige con brío el director taiwanés Ang Lee, que adquirió enorme prestigio con su película Tigre & dragón y más tardé consolidó su carrera con títulos potentes –Sentido y sensibilidad, Brokeback Mountain, La vida de Pi–, en donde el aspecto visual y la originalidad eran piezas claves de la narración. En Géminis, sin embargo, la sensación es que la historia es cosa muy liviana: una vez asimilada la prometedora premisa inicial hay poco más que un simple juego del gato y el ratón, sin grandes sorpresas, aunque no por eso despeguemos los ojos de la pantalla. Esto llama la atención si consideramos que detrás del guión está David Benioff –colosal triunfador de Juego de tronos– junto a otros nombres importantes como Billy Ray (Capitán Phillips) o Darren Lemke (¡Shazam!). Con temas como la clonación y la codicia del poder, semejante terna podría haber entregado sin duda una historia más potente pero tanto el tono peliculero, como los diálogos y el desarrollo de los hechos asombran poco porque suenan a vistos, mientras que los conflictos personales tienen escasa entidad dramática, poco matizada, con personajes tan esquemáticos como el interpretado por el malo de la función, Clive Owen. El punto fuerte del film es claramente la acción, que resulta espectacular en algunas escenas, como la de la persecución por las calles de Cartagena de Indias o la del combate final en tierras americanas, en donde la versión en 3D realza de modo sobresaliente la impresión de las explosiones o el efecto de las balas trazadoras. Otros momentos fuertes, sin embargo, como la lucha cuerpo a cuerpo entre el protagonista y su némesis, derivan peligrosamente hacia el videojuego. Funciona como siempre Will Smith como absoluto rey de la función, aunque su personal desdoblamiento juvenil-digital no resulte convincente y desdibuje su ¿doble? interpretación. El universo femenino está bien representado con la inclusión de Mary Elizabeth Winstead, una actriz que derrocha naturalidad y simpatía.

5/10
All About Nina

2018 | All About Nina

Fargo (3ª temporada)

2017 | Fargo | Serie TV

Noah Hawley vuelve a demostrar haber captado plenamente la filosofía Fargo de los hermanos Coen en esta tercera entrega de la serie televisiva, donde se atreve a entregar una historia compleja, con múltiples ramificaciones, alguna incluso apartándose de lo que sería la trama principal. Es el caso del tercer episodio que nos lleva a Hollywood, con una subtrama sobre un personaje novelista de ciencia ficción y la película que se puso en marcha a partir de su obra. Otro divertimento hace que un narrador compare a los personajes con los distintos instrumentos de una orquesta. Dos hermanos gemelos, Emmit y Ray Stussy, mantienen diferencias irreconciliables. Uno, Ray, es policía, agente de la condicional, que se ha enamorado de la delincuente Nikki Swango, que está a su cargo. El otro, Emmit, tiene mucho dinero, regenta un próspero negocio de aparcamiento. Al negarse a concederle un préstamo para casarse con Nikki, Ray planea robar al otro hermano, con el desastroso resultado de la muerte de otro tipo de apellido Stussy, que resulta ser padrastro de la jefa de policía local Gloria Burgle. Curiosamente, y con resonancias bíblicas, un deudor gangsteril de Emmit, procedente de Alemania del Este, al no recibir de vuelta lo que había prestado, se convierte en su socio a la fuerza. De nuevo tenemos una historia provinciana con personajes mediocres a la hora de dejarse llevar por las pasiones más elementales, y una mujer policía pletórica de sentido común. Tiene mérito el doble papel fraterno de Ewan McGregor, pero están igualmente bien los otros componentes del reparto, con mención especial para Carrie Coon, Mary Elizabeth Winstead y David Thewlis.

7/10
Calle Cloverfield 10

2016 | 10 Cloverfield Lane

Michelle abandona precipitadamente su hogar, ligera de equipaje. Ha huido de Ben, su novio o marido, con el que tuvo una fuerte discusión, tal vez con violencia. Viaja en auto de noche por solitarias carreteras, ha habido un apagón en toda la zona; de pronto, un fogonazo, como un rayo, y un accidente. Se despertará encerrada en un sótano, su salvador, el excéntrico Howard, asegura que algo ha pasado en el exterior, un ataque nuclear, o tal vez una invasión extraterrestre. No pueden salir al exterior, sólo estarían a salvo en el búnker, donde se ha refugiado un tercer personaje, Emmett. Producción inquietante de J.J. Abrams, que ha sido llevada con el mayor de los secretos, casi hasta el momento mismo de su estreno. Tiene un formato de historia sorprendente que recuerda a En los límites de la realidad, Alfred Hitchcock presenta y Cuentos asombrosos, la idea es plantear la situación descrita, para luege despistar al espectador que duda si puede haber algo de verdad en lo que asevera Howard, que tiene desde luego un punto claro de chifladura, o si estamos ante un simple psicópata de ideas retorcidas. Se trata del juego de las apariencias, en que uno no puede estar seguro de nada. El guión lo escriben dos casi-novatos en estas lides, Josh Campbell y Matthew Stuecken, y está apuntalado por Damien Chazelle, experto en crear suspense de buena ley, él es el autor de la maravillosa Whiplash, y también del libreto de Grand Piano. Aunque es una cinta muy de género, y con planteamientos más o menos previsibles –intentos de fuga, momentos de agradable convivencia, pasajes con un punto algo sádico–, el debutante en la dirección Dan Trachtenberg se las compone para crear la deseada atmósfera agobiante, y sorprende más o menos en los puntos de giro que buscan rizar el rizo. Los actores están bien: John Goodman es perfecto para tipo inquietante, recordémosle en Barton Fink, Mary Elizabeth Winstead da bien como guapa y fuerte mujer en apuros, mientras que el tercer hombre de la función, John Gallagher Jr., compone bien al tipo más o menos paleto de buen corazón.

6/10
Swiss Army Man

2016 | Swiss Army Man

Una pintoresca película, que se diría revisión surrealista sobre “Las aventuras de Robison Crusoe”, con náufrago lejos de la civilización a punto de suicidarse (Hank, interpretado por Paul Dano), pero que se replantea su decisión cuando aparece en la playa el cadáver de Manny (Daniel Radcliffe), que no deja de emitir gases, una gran pedorreta. Quizá el muerto no esté tan muerto, esta suerte de nuevo Viernes podría rescatar a su recién encontrado Robinson a través de su amistad, comportándose como un niño recién nacido que descubre el uso de los sentidos, lo que es comer, defecar o tener una excitación sexual, o enamorarse. Y a través de esos ojos inocentes, el timorato y frustrado Hank podría reencontrarse a sí mismo. El dúo compuesto por Daniel Scheinert y Daniel Kwan debutantes en el largometraje, han pergeñado esta pretenciosa y a ratos insoportable parábola, muy cuidada visual y sonoramente, y con una pareja de actores que desde hace tiempo han apostado por el cine indie y los proyectos bizarros, quedan lejanos para Radcliffe los tiempos de Harry Potter. Aunque parece que hay entusiastas del film, el espectador “convencional” huirá espantado de esta propuesta a los pocos minutos de visionado. Ocurrencias como la de que Manny sea una "herramienta multiusos", perfecta por ejemplo para hacer las veces de motora fuera borda propulsada por sus pedos, descolocan a cualquiera.

4/10
Los Hollar

2016 | The Hollars

Más conocido por su faceta como actor, que aquí mantiene en un papel principal, John Krasinski ha hecho antes sus pinitos tras la cámara con su poco conocido debut Brief Interviews with Hideous Men y algunos episodios de la serie The Office. Aquí puede considerarse que alcanza la madurez con una historia de familia, los Hollar, de ésas cuyo visionado te hace sentir bien, los seres humanos tenemos debilidades pero podemos sobreponernos a ellas, se viene a decir entre risas y lágrimas. Tiene la fortuna de contar con un guión de Jim Strouse sólido, que ya trató temas como el dolor, la enfermedad y la posible pérdida de un ser querido en la valiosa La vida sin Grace, señalando que forman parte de la vida, no cabe cerrar los ojos a ellos. John Hollar, establecido en Nueva York tratando de salir adelante como autor de novelas gráficas, y con una novia encantadora, Bec, que espera su primer hijo, recibe la noticia de que su madre Sally ha sufrido un colapso, debido a un tumor cerebral. De modo que vuelve a casa tras muchos tiempo de ausencia, y ahí se reencuentra con su disfuncional familia: su padre Don, que regenta un negocio de fontanería que está cerca de la quiebra, y su hermano Don, divorciado y con dos niñas, que ha vuelto a vivir en la casa paterna. Se trata de una pequeña deliciosa película, que combina sabiamente el drama y la comedia, con numerosos personajes bien dibujados –además de los ya mencionados, la ex con su nuevo marido, un pastor protestante, la antigua novia de instituto de John y su marido, que es el enfermero de Sally en el hospital, el médico–, que viene a decir que para avanzar hacia el futuro a veces conviene detenerse un momento y recuperar las esencias del pasado, que ayudan a gestionar un presente doloroso con buena cara. La película es muy humana, y todos los actores están muy bien. Los veteranos Margo Martindale y Richard Jenkins, como la madre con carácter y el padre llorón, Krasinski en su rol de inseguro, Sharlto Copley como el hijo fracasado, Anna Kendrick como el sostén de su chico, por citar a unos pocos.

7/10
Matar al mensajero

2014 | Kill the Messenger

Matar al mensajero reconstruye la historia real del periodista Gary Webb, ganador de dos premios Pulitzer. Adapta su libro "Dark Alliance", y el estudio sobre su trabajo de Nick Schou "Kill the Messenger: How The CIA’s Crack-Cocaine Controversy Destroyed Journalist Gary Webb", de donde ha salido el título del film. Matar al mensajero presenta a Webb cuando tras un trágico suceso se ha mudado con su familia a California, donde trabaja en el San Jose Mercury News, un diario relativamente pequeño. Pero la novia de un traficante de cocaína le proporciona un documento que vincula a la CIA con el contrabando de cocaína. Sus investigaciones posteriores sacarán a la luz que la administración estadounidense al menos miró hacia otro lado cuando los rebeldes nicaragüenses de la Contra impulsados por la propia CIA introducían droga en territorio estadounidense para financiar sus actividades. En una línea que recuerda más a sus logrados episodios de Homeland que a sus cintas 'indies' L.I.E. y El fin de la inocencia, el valioso realizador Michael Cuesta recupera el tono y el espíritu de los films setenteros sobre la prensa de Alan J. Pakula El último testigo y Todos los hombres del presidente. Aporta además una sutil defensa del periodismo de investigación en un tiempo en el que la crisis de los medios parece haber acabado con él por completo. Cuesta consigue una enorme intensidad a pesar de que la historia transcurre por caminos conocidos, y aprovecha el talento de los destacados secundarios con los que cuenta, como Tim Blake Nelson (abogado de un capo del crack), Oliver Platt (el redactor jefe), Andy García (un pez gordo mafioso 'encarcelado'), Michael Sheen (ideal para componer a un político), Ray Liotta (un oscuro confidente) y la española Paz Vega (la stripper que desencadena la trama). Pero sobre todo se lucen Jeremy Renner, en uno de sus mejores trabajos en la piel del protagonista, y Rosemarie DeWitt (su esposa, Sue). Matar al mensajero se compone de momentos destacables, como la conversación del personaje central con su hijo. Reivindica el papel del llamado Cuarto Poder en la sociedad democrática, al tiempo que explora la dificultad para ceñirse a la responsabilidad profesional, y mantener los deberes familiares, cuando se sufren grandes presiones y una campaña de descrédito.

7/10
Alex of Venice

2014 | Alex of Venice

Síndrome postdivorcio

2013 | A.C.O.D.

 

The Spectacular Now

2013 | The Spectacular Now

La jungla: Un buen día para morir

2013 | A Good Day to Die Hard

John McClane (Bruce Willis) recibe la noticia de que su hijo Jack (Jai Courtney) se encuentra detenido en una cárcel rusa. La cosa pinta mal y como mínimo podría caerle la perpetua. Allá irá entonces papá McClane dispuesto a sacar a su hijo de apuros. Pero el poli de Nueva York no sabe muy bien a qué se dedica su retoño y su sorpresa será mayúscula cuando compruebe que es agente de la CIA y que se encuentra en una misión para salvar de la muerte a un tal Komarov (Sebastian Koch), un millonario ruso cuya vida está en peligro porque posee información clave que podría acabar con el futuro de un importante y peligroso jerarca llamado Chagarin. Cine de palomitas. John McClane no envejece, o al menos eso da a entender esta quinta entrega de la que ya es una de las sagas más exitosas de Hollywood. Conforme han ido pasado los años (desde la lejana Jungla de cristal de 1988), el protagonista tan sólo ha perdido pelo. Mantiene su inconfundible sorna, su tozudez frente a la adversidad y su resistencia física, hasta el punto de que su cuerpo ha adquirido la característica de ser indestructible. Es inimaginable la cantidad de golpes que sufre en La Jungla: Un buen día para morir, y más inimaginable aún lo ileso que sale de cada uno de sus accidentes, explosiones, disparos, caídas al vacío, etc. El espectador ha de rendir el juicio desde la primera, hiperdestructiva y larguísima secuencia del rescate en el juzgado y la posterior huida por la autopista, si no quiere sentir un cortocircuito cerebral. Más que en ningún otro film de la saga el guión se consolida aquí como una enorme excusa para ofrecer un alocado circo de fuegos artificiales y actuaciones más propias de superhéroes que de personas de carne y hueso. Algún giro hay, y los guionistas se descuelgan con un par de diálogos de más de dos líneas con la pretensión de dar algo de juego a la tirante relación entre padre e hijo. Pero no dejan de ser simples transiciones entre el silbar de las balas y el fuego de las granadas. Porque en este fin no hay otra cosa que acción desenfrenada y hueca, y desde luego la mesura no es un concepto que maneje el director John Moore, responsable de títulos desiguales como Tras la línea enemiga o Max Payne. Ciertamente, en La Jungla: Un buen día para morir lo único que se puede decir de Moore es que rueda bien las escenas de acción. En cuanto a los personajes, hay poco que decir. La película apunta a que estamos ante un relevo generacional, cosa que ya se entrevió con su hija Lucy en La Jungla 4.0. Aquí el personaje de Mary Elizabeth Winstead tiene escasa presencia, mientras que el fornido hermano se reparte el protagonismo con su padre Bruce Willis. Lástima que el estólido Jai Courtney no parezca la mejor elección para encarnar a MacClane Jr. Su escaso sentido del humor e inexpresividad no son precisamente una prueba del buen funcionamiento de la genética. De cualquier forma es un detalle que tampoco tiene demasiada importancia y sea como fuere el último plano familiar deja abiertas las puertas para la continuidad.

4/10
A Glimpse Inside the Mind of Charles Swan III

2012 | A Glimpse Inside the Mind of Charles Swan III

Tocando fondo (Smashed)

2012 | Smashed

Kate y Charlie están casados, y aparentemente en su vida abundan las risas y la diversión, pero ambos tienen un problema serio con el alcohol. El bochornoso espectáculo de una vomitona de ella delante de los niños a los que da clase en una escuela, supone un serio primer aviso de la peligrosa pendiente por la que se está deslizando. Otro profesor, consciente de su problema, le invita a acudir a una reunión de alcohólicos anónimos. Tras cierta prevención inicial ella inicia el camino de la desintoxicación, pero en el camino empieza a distanciarse de su esposo. Sobria –y perdón por el fácil juego de palabras– película "indie", acerca de un problema tan serio como el de la adicción al alcohol. Con tono casi documental, y sin concesiones fáciles al sentimentalismo, James Ponsoldt ofrece una historia poliédrica, interesante y realista, acerca de las dificultades para superar el alcoholismo, personales y de relación con los demás: la alegría hueca, el alejamiento de los demás, la construcción de una vida envuelta en la mentira, son elementos con los que se teje una película verista. El film, rodado en tan sólo 19 días sin gran presupuesto, ganó el Premio del Jurado en Sundance, y da pie a buenas interpretaciones nada histriónicas, con mención especial de Mary Elizabeth Winstead. En el reparto está también la oscarizada Octavia Spencer.

6/10
Abraham Lincoln: Cazador de vampiros

2012 | Abraham Lincoln: Vampire Hunter

Tim Burton, su socio Jim Lenley y el realizador ruso Timur Bekmambetov vuelven a unirse como productores tras Número 9, en el nuevo film como realizador del tercero. Adapta la novela homónima de Seth Grahame-Smith, guionista de Sombras tenebrosas, de Burton, que saltó a la fama con su libro "Orgullo y prejuicio y zombis", versión ampliada de la novela de Jane Austen con muertos vivientes. Se diría que Abraham Lincoln: Cazador de vampiros, donde el propio Grahame-Smith ha ejercido como adaptador del guión, viene a emplear la misma fórmula –conocida como 'mash up', mezcla de dos conceptos–, añadiendo a la vida de Lincoln elementos fantásticos. Abraham Lincoln: Cazador de vampiros reconstruye la vida del decimosexto Presidente de los Estados Unidos desde su infancia, cuando su madre muere por culpa de Jack Barts, propietario de la plantación en la que trabaja su padre. De adulto está a punto de vengarse, pero Barts resulta ser un vampiro, lo que hace difícil procurar su muerte. Le rescata Henry Sturgess, un tipo que le ofrece convertirse en cazador de chupasangres. En la línea de Wanted (Se busca), el mayor éxito de Bekmambetov hasta la fecha, acumula secuencias de acción imposibles en las que abusa de la cámara lenta y que obligan a suspender la incredulidad. En una de las más significativas el protagonista combate a uno de sus adversarios en medio de una estampida de caballos, lo que resulta en cierta medida original, pero completamente fantasioso. En cualquier caso, suponen el mayor atractivo del film, ameno y de escasas pretensiones, con buenas interpretaciones, en especial por parte de Benjamin Walker (Banderas de nuestras padres), que encarna a Lincoln, y Rufus Sewell (Dark City), competente villano. Sin embargo, en Abraham Lincoln: Cazador de vampiros no acaba de funcionar que pese a adoptar un punto de partida surrealista, se desarrolle con un tono excesivamente serio. Aunque el arranque promete, acaba siendo excesivamente ligera, y elude las partes más interesantes de la vida del protagonista, lo que aumenta el ansia de visionar el film que prepara Steven Spielberg. También resulta decepcionante que, junto al esfuerzo porque el argumento resulte coherente respetando los datos históricos conocidos (su madre murió siendo él joven, se le murió un hijo cuando era presidente, etc.), otros elementos resulten tremendamente disparatados (el Ejército Nordista usa bayonetas y balas de cañón de plata en la batalla de Gettysburg).

5/10
La cosa (The Thing)

2011 | The Thing

Rodada en 1951,  El enigma de otro mundo –basada en relato de John W. Campbell Jr.– es una cinta de culto para los apasionados del cine fantástico, que la tienen entre las mejores que se rodaron por aquella época. Treinta años más tarde, John Carpenter rodó el remake,  La cosa, una de sus más redondos trabajos, con secuencias terroríficas. Curiosamente, han pasado otras tres décadas y vuelve la saga a los cines. La cosa (The Thing) es una precuela de la cinta de Carpenter, que reconstruye la historia de los miembros de la expedición noruega, que Kurt Russell y sus compañeros encontraban ya muertos o enloquecidos. En cualquier caso, la protagonista es una mujer americana, la paleontóloga Kate Lloyd, reclutada para formar parte de una expedición de científicos noruegos que ha topado con un sorprendente descubrimiento en la Antártida. Una vez allí, Kate se da cuenta de que se trata de una enorme nave extraterrestre, con una criatura que presuntamente la tripulaba, congelada en el hielo. Cuando están realizando experimentos para determinar la naturaleza de este ser, se libera del hielo y escapa. Poco después, los científicos descubren que la criatura es capaz de copiar la apariencia de cualquier organismo vivo, incluso personas como ellos mismos... Para darle más realismo al film, los productores han optado por contratar a un director holandés (no debía haber ningún noruego disponible), el debutante en el largometraje Matthijs van Heijningen Jr., que cuenta con algún noruego en el reparto, como Trond Espen Seim, pero también con actores de muy diversas nacionalidades, como el danés Ulrich Thomsen, el británico Adewale Akinnuoye-Agbaje, y la “gran estrella”, la estadounidense Mary Elizabeth Winstead (Scott Pilgrim contra el mundo). A pesar de su diversidad, en general todos los intérpretes realizan un trabajo lo suficientemente aceptable. Campbell Jr. aprovecha los mismos elementos que tenía a su disposición Carpenter para crear cierta tensión. Así, cobran un gran protagonismo los pasillos inquietantes del refugio donde habitan los protagonistas, se le saca provecho a sus dudas sobre quién será humano y quién no. El cineasta rueda una cinta eficaz, aunque prima la sensación de que todo ya se ha visto antes. Además, abusa de los efectos digitales, muy avanzados, pero aún no integrados de forma convincente en la imagen real, por lo que se echan de menos los anteriores y rudimentarios maquillajes y maquetas.

5/10
Scott Pilgrim contra el mundo

2010 | Scott Pilgrim vs. the World

Scott Pilgrim es un jovenzuelo bajista del grupo musical Sex Bob-omb, apasionado de los videojuegos, y que aún no ha superado que le dejara su novia, que triunfa en el mundo del rock. En la actualidad sale con una colegiala china, aunque sus intereses amorosos cambian cuando conoce a la atractiva Ramona Flowers, una joven que cambia con frecuencia el color de su pelo, y que tiene una particularidad: una colección de ex novios que se van a enfrentar a mortales combates a Scott Pilgrim, que no podía imaginar que conquistar a la chicas de los sueños iba a convertirse en empresa tan difícil.Edgar Wright (Zombies Party, Arma fatal) sigue su línea habitual de historias estrambóticas al acometer la empresa de adaptar las novelas gráficas de Bryan Lee O'Malley. El punto de vista es todo el tiempo el de Scott Pilgrim y su calenturienta imaginación que ve la vida como un videojuego, donde sus evoluciones vendrían a ser como subir de nivel, y hasta en ocasiones puede lograr vidas extra o armas secretas para seguir avanzando, como ocurre en el mundo videoconsolero. Tal planteamiento sorprende al principio, da la impresión de que estamos ante un film fresco y ocurrente, que explota las posibilidades visuales comiqueras y de videojuego en el mundo del cine. Pero en realidad, se trata únicamente de una impresión. Pasada la sorpresa, nos encontramos ante una trama reiterativa, en que el antihéroe protagonista debe enfrentarse a un ex detrás de otro, todo ello dentro de un maremágnum tremendamente superficial en lo relativo a la mirada al amor y la afectividad. Así pues, tenemos lo de siempre de cierto irresponsable cine adolescente, aunque se disfrace con la excusa de película alocada: hacerlo o no hacerlo, engañar a quien quieres, o la puesta en condiciones de igualdad de las relaciones heterosexuales y homosexuales, todo vale, si se quieren. Eso sí, al final llega la moralina barata -aunque menos da una piedra- de que hay que dejar atrás el egoísmo y la infidelidad para alcanzar el amor verdadero. Protagoniza la cinta Michael Cera, un actor que va camino de convertirse en eterno adolescente de la pantalla, a imagen y semejanza de lo que le ocurriera allá por los 80 a otro intérprete de aspecto aniñado, Michael J. Fox.

4/10
La jungla 4.0

2007 | Live Free or Die Hard

Más difícil todavía. De nuevo John McLane vuelve a estar en el lugar y en el momento equivocados, pero, cómo no, con sus expeditivos métodos de trabajo –un hombre analógico en un mundo digital–, logrará salvar al mundo mundial, y estrechar lazos con su joven hija, en la que descubrimos la verdad de aquello de “De tal palo, tal astilla”. Quienes demuestran no estar en el lugar equivocado al retomar la saga son Fox, la productora, y el director fichado para la ocasión, Len Wiseman, el responsable de la vampírica Underworld, otra franquicia hollywoodiense. Quien era un quinceañero cuando se rodó el primer film ofrece la mejor entrega “junglera”, si se exceptúa la original. La película, por supuesto, ofrece un ritmo vertiginoso y elaboradísimas escenas de acción. Son completamente disparatadas pero, ¿qué importa? Aceptada la premisa de la suspensión de la incredulidad, se disfruta sobremanera de auténticos momentos circenses, como el enfrentamiento de la autopista o cómo derribar un helicóptero con un automóvil, o el duelo en la autopista entre un enorme camión y un caza de combate, que invitan a que “el respetable” aplauda entusiasmado las proezas del héroe. Y las escenas del caos circulatorio explotan al límite lo que ya se apuntaba en otro buen film de acción, The Italian Job. Pero los efectos especiales y las coreografías no bastan. Hay además un guión inteligente de Mark Bomback, que toma como punto de partida un artículo periodístico de John Carlin, “A Farewell to Arms” (adiós a las armas), sobre la dependencia excesiva de la tecnología en la sociedad intelectual. La trama especula sobre qué ocurriría si, con piratas informáticos, se pudieran colapsar los equipos que regulan la circulación, el suministro energético, las finanzas, la seguridad nacional… Y el telón de fondo de los miedos post 11-S refuerza el planteamiento. Además presenta a un villano de envergadura (Timothy Olyphant) ejecutando un maquiavélico plan, con oscuros propósitos no desvelados de inmediato. Mientras, McClane debe llevar a cabo una tarea sencilla antes de irse a su casa –buscar en su domicilio a un hacker y ponerlo a disposición del FBI–, pero las cosas se complican cuando un equipo de terroristas trata de eliminar a su hombre. El film es fiel al espíritu de los anteriores, también en la añoranza del héroe por la vida familiar, y en el sacrificio y la renuncia, precio que debe pagar quien tan altas cualidades posee, para enfrentarse a los villanos de turno. Hay además mucho sentido del humor –impagables el gurú informático fan de La guerra de las galaxias de Kevin Smith, la puya a Spiderman o las bromas con “la chinita”–, buenas réplicas y guiños para McClane, inmenso Bruce Willis, cuando conversa con su “protegido”, su hija, el FBI o los “malos malotes”.

7/10
Death Proof

2007 | Death Proof

Quentin Tarantino es un cineasta “travieso”. Otros lo llamarían “fetichista”. Forjado en sus gustos cinematográficos por la devoración de serie B tras serie B, aprovechando su antiguo oficio de dependiente de videoclub, ahora homenajea a los programas dobles en Grindhouse, compuesta por dos filmes, Death Proof, dirigido por él, y Planet Terror, a cargo de su amigo Robert Rodriguez. La acogida a su propuesta ha sido tibia en Estados Unidos, y para rentabilizar mejor el producto se ha tomado la decisión de estrenar las películas de modo individual y con más metraje en el resto del mundo. El trabajo de Tarantino tiene como referente las “slasher movies”, películas de terror en la carretera, con despampanantes mujeres ligeras de ropa enfrentadas a horripilantes peligros. A convención tan elemental, el cineasta le añade su innegable talento: Tarantino es un consumado guionista, sabe crear situaciones que despiertan el interés y sus diálogos son vivísimos. La historia que nos ocupa se desarrolla en dos tiempos claramente diferenciados, ambos con un grupo de mujeres que viaja en automóvil, donde hablan de sus anhelos sexuales con la “delicadeza” propia del tugurio tabernario de más baja estofa que imaginar quepa. Tanto en el primer tramo del film como en el segundo las féminas se topan con Mike el especialista, un profesional que dobla a los actores en las escenas arriesgadas de las películas, y que tiene más de un “tornillo” suelto. En una ocasión somos testigos de cómo se las gasta el tal Mike, con su auto “a prueba de muerte”, y en la otra acaba encontrando, al fin, la horma de su zapato. Se supone que las películas homenajeadas –acudiendo incluso a falsos defectos y rayaduras en la copia del film de Tarantino–, son “baratas”, y que ahí reside parte de su teórico encanto. Lo que no deja de ser paradójico en el caso que nos ocupa, pues para recrear este tipo de películas se cuenta con un holgado presupuesto, que se advierte en las elaboradas persecuciones automovilísticas y en la colisión frontal de dos vehículos, donde los desmembramientos de los ocupantes presentan esa violencia paródica a la que tan aficionado es el cineasta. La otra novedad de un film muy vacío de contenido, con una visión antropológica demasiado elemental, sería su supuesto feminismo, al mostrar cómo las desinhibidas y resueltas mujeres de la historia son capaces de dar una “lección” al machista y rampante psicópata interpretado por Kurt Russell. Seguramente es también una broma privada de Tarantino elegir al actor antaño protagonista de tantas películas familiares de Disney para hacer uno de los primeros filmes producido por los hermanos Weinstein al margen de la factoría. Una línea parecida a la de este film seguía Tarantino en las dos entregas de Kill Bill, pero ahí la jugada le salía mejor, estaban mejor perfiladas las motivaciones de sus personajes; aquí gran parte de lo que se ve suena a conocido, a divertimento menor.

6/10
Destino final 3

2006 | Final Destination 3

Cuando se monta en una montaña rusa con Jason, su novio, Wendy tiene una curiosa visión. Imagina que la atracción sufre un aparatoso accidente. Por si acaso, exige que la dejen bajarse con su acompañante, al tiempo que otros chicos son expulsados por pelearse. Como Wendy había previsto, la montaña rusa descarrila, muriendo todos sus ocupantes. Lo que Wendy ignora es que tanto ella como el resto de supervivientes están destinados a morir de forma trágica. James Wong, responsable de la primera parte, retoma la saga en esta digna continuación que mantiene el esquema de sus predecesoras. Tras una primera secuencia muy espectacular –el accidente del parque de atracciones–, acumula imaginativas secuencias de suspense.

4/10
Negra Navidad

2006 | Black Christmas

Los remakes de subproductos de terror de los 70 triunfan en las taquillas, como Amanecer de los muertos –nueva versión de Zombie, de 1978–, Las colinas tienen ojos –basado en un film homónimo de 1977–, y La matanza de texas (2003) –nueva versión del conocido film de 1973–. Casi al mismo tiempo que la revisión de La noche de Halloween, aterriza en las carteleras esta actualización de una discreta cinta de serie B, dirigida en 1974 por Bob Clark, el director de Porky's. Billy, un desquiciado que cuando era niño mató a su madre y  al amante de ésta, escapa en Navidad del psiquiátrico donde permanecía encerrado. Su objetivo es volver a casa por Navidad. Pero el edificio en el que pasó su infancia se ha convertido en una residencia para señoritas, que sufrirán la implacable persecución del asesino.  Mientras que el modelo original funcionaba, logrando cierto suspense, el desconocido Glen Morgan aumenta radicalmente la brutalidad de los crímenes, pero no es capaz de crear una mínima tensión. De esta forma, queda la sensación de que se trata de una sucesión de asesinatos que no implican demasiado emocionalmente al espectador, sobre todo porque éste no ha empatizado con los personajes. Acumula secuencias poco creíbles, como la fuga de un psiquiátrico en el que cualquiera podría escaparse. 

3/10
Factory Girl

2006 | Factory Girl

Biografía de Edie Sedgwick, musa de Andy Warhol, fallecida prematuramente por una sobredosis de barbitúricos, en 1971, cuando tenía 28 años. Sedgwick pertenecía a una familia de clase alta. Aunque se convirtió en la favorita de Warhol, éste acabó renegando de ella. La película muestra el ambiente depravado y vacío de la llamada The Factory, una especie de empresa creada por el excéntrico artista, bajo la cual rodaba sus películas y creó su propio personaje. La protagonista está interpretada por la joven Sienna Miller (Stardust), que se pone a las órdenes de George Hickenlooper (La gran rueda del poder). El músico Bob Dylan -que estuvo relacionado con la propia Sedgwick- exigió que no se le nombrara en el film como estaba previsto.

4/10
Bobby

2006 | Bobby

6 de junio de 1968. Elecciones primarias para la presidencia del partido demócrata. La atmósfera social está muy revuelta por problemas como la guerra de Vietnam o la cuestión racial. Robert Kennedy cuenta con muchas papeletas para ganar en el estado de California, clave para ser finalmente el candidato presidencial, que debería batirse con Richard Nixon. El Ambassador Hotel se ha convertido en el cuartel general de RFK, que en unas horas podría estar celebrando una victoria que le catapulte a la Casa Blanca. Con este telón de fondo político de esperanza e incertidumbre, somos testigos de las historias cruzadas de múltiples personajes relacionados con el hotel: el ex manager del lugar, jubilado; el actual manager, que vive una aventura con una telefonista; su esposa, que trabaja en el salón de peluquería y manicura; el jefe de cocinas, que por una actitud racista es despedido ese día; los pinches de la cocina, uno de los cuales está muy emocionado por el partido de béisbol que se juega ese día; una joven pareja, que se casa ese día para de este modo evitar que él sea destinado a Vietnam; algunos jóvenes implicados en la campaña de Bobby, desde futuros políticos a muchachos que tienen su primera experiencia con la droga; la actriz-cantante alcohólica y su cansado esposo; la pareja madura, donde ella esconde su inseguridad a base de cuidar su apariencia... Notable film bien trabado por Emilio Estevez, director y guionista, y que se reserva un pequeño papel. Se citan en el metraje dos películas, Grand Hotel y Bonnie and Clyde, y no es una mención casual. La estructura y marco del film remiten al clásico de Edmund Goulding, y el otro título anticipa la ensalada de tiros que va a constituir su clímax. Aunque la narración arranca de un modo premioso -hay muchos personajes y subtramas que introducir-, lo cierto es que Estevez las dota de espléndida intensidad dramática, sobre todo porque estamos ante seres de carne y hueso, con inquietudes que podemos entender; y cada pequeña 'tragedia' alcanza su momento álgido, en que detectamos grandeza y miseria. Un reparto de maravillosos actores, espléndidamente escogido, con personajes que les vienen como anillo al dedo -algunos ciertamente arriesgados, como el de tres grandes actrices que se enfrentan al problema de su edad, Demi Moore, Helen Hunt y Sharon Stone- contribuyen, cada uno desde su pequeña parcela, a la gran estatura de este film.

7/10
Checking Out

2005 | Checking Out

Comedia protagonizada por Peter Falk (La princesa prometida), que interpreta a un famoso actor de teatro que ha cumplido ya los noventa y que reúne a sus tres hijos con la intención de realizar una gran fiesta y, a continuación, quitarse la vida. Divertida película en la que intervienen buenos actores y que narra la emotiva historia de una familia que trata de recuperar la comunicación y el tiempo perdido intentando entender y devolver la esperanza a la figura paterna.

5/10

Últimos tráilers y vídeos