IMG-LOGO

Biografía

Rosario Dawson

Rosario Dawson

41 años

Rosario Dawson

Nació el 09 de Mayo de 1979 en Nueva York, EE.UU.

Con paso firme

20 Enero 2009

Cuba, Puerto Rico, Irlanda, África. A todos estos lugares se remontan los orígenes de esta guapa actriz, de ojos grandes y expresivos, nacida en Nueva York el 9 de mayo de 1979, que acaba de estrenar la película Siete almas junto a Will Smith, actor con el que ya había coincidido en Men In Black 2.

Se dice que el director Larry Clark se fijó en Rosario Dawson cuando ésta contaba con 15 añitos y estaba un día caminando por la calle. En seguida le propuso participar en el film Kids, y ella no se lo pensó dos veces. Desde entonces Dawson no ha parado de trabajar. Más tarde, su buen hacer en la dura película de Clark, le ayudó a volver al cine en otro film de temática socialadolescente, Generación perdida de Craig Bolotin.

Esta joven promesa, que iba para bióloga marina, empezó a centrar sus objetivos profesionales en otro terreno bien distinto, la actuación, y para ello estudió en el Instituto Lee Strasberg. Pronto llegaron el drama deportivo Una mala jugada, de Spike Lee, y el film independiente Side Streets, que fueron otras películas donde Dawson siguió demostrando sus buenas dotes como actriz. También hizo sus pinitos en el terreno de la comedia en Josie y las melódicas, Las aceras de Nueva York o Pluto Nash.

Cuando Ethan Hawke probó como director en el drama Chelsea Walls, Rosario Dawson fue llamada para formar parte del elenco, donde también aparecían nombres de la talla de Vincent D'Onofrio o Natasha Richardson. En el 2002, el director Spike Lee volvió a contar con ella para la película La última noche, donde hacia de la novia de un convicto Edward Norton. Un año más tarde participó en la cinta de Billy Ray, El precio de la verdad, que se basaba en hechos reales, y estaba protagonizada por Hayden Christensen en el papel de Stephen Glass, un periodista que inventaba sus atractivos reportajes; tampoco quiso desaprovechar un papelito en la divertida y marciana Men In Black 2, de Barry Sonnenfeld.

Con El tesoro del Amazonas, Rosario Dawson hizo su incursión en el género de aventuras interpretando a la exótica Mariana, que ponía en jaque a los protagonistas de la cinta; y la fabulosa cinta épica Alejandro Magno, de Oliver Stone, le dio la oportunidad para compartir pantalla con Colin Farrell, Angelina Jolie o Anthony Hopkins nada menos, dando vida a la sensual Roxanne.

Además, tuvo tiempo para protagonizar el sórdido musical para tiempos de sida Rent, de Chris Columbus; irrumpir de nuevo en una comedia con la deslenguada Clerks 2, de Kevin Smith; y volver al drama en Memorias de Queens, un film autobiográfico de Dito Montiel, donde daba vida a Laurie, la chica del protagonista.

Sin City (Ciudad del pecado) de 2005, fue para todos los intérpretes y para Dawson un cambio de registro, y una buena oportunidad para trabajar con directores como Robert Rodriguez, Frank Miller –autor del cómic en que se basaba– y Quentin Tarantino; este último la volvió a fichar para Death Proof, una road movie de acción y terror a partes iguales.

Intercalando proyectos más comerciales con filmes independientes, esta guapa neoyorquina ha demostrado que sabe caminar con paso firme en cualquier tipo de terreno, aunque sus trabajos suelen dirigirse hacia el thiller y drama, géneros que domina bastante bien. En Siete almas, Rosario Dawson interpreta a Emily, una encantadora joven, enferma de corazón, que inicia una relación con Will Smith.

Ha sido novia de Joshua Jackson (Dawson crece), del rapero Chris Judd, ex marido de Jennifer López y del también actor Jason Lewis (Sexo en Nueva York). Asegura ser una fanática de la saga Star Trek, e incluso que conoce el idioma Klingon. Ahora mismo, Rosario Dawson tiene pendiente de estreno una de acción de John Madden titulada Killshot y Poor Things, junto a Shirley MacLaine y Olympia Dukakis. Y cómo no, la segunda parte de Sin City, que llegará a las pantallas en 2010, volverá a contar con ella. Estaremos deseando volverla a ver en el cine.

Filmografía
Alguien especial

2019 | Someone Great

A Jenny se la ve muy enamorada de su novio Nate en San Francisco, pero cuando tras nueve años de relación se muda a Nueva York para trabajar de periodista en un revista de rock, la relación se va al traste, no han podido superar la prueba de la distancia. Ella se queda muy hecha polvo, pero sus amigas de toda la vida, la hetero blanca Blair y la lesbiana negra Erin procuran animarla un poco llevándosela de fiesta. Típica cinta sobre amores contrariados y camaradería femenina, está atravesada de todos los clichés imaginables y mil veces vistos. La desconocida Jennifer Kaytin Robinson, guionista y directora, entrega un film muy convencional, que se diría destinado simplemente a cubrir la imperiosa necesidad de Netflix de contar con contenidos propios en su plataforma. Protagoniza Gina Rodriguez, conocida sobre todo por la serie Jane the Virgin.

4/10
Jay y Bob el Silencioso: El reboot

2019 | Jay and Silent Bob Reboot

Jay y Bob el Silencioso son engatusados por un abogado, de modo que pierden el derecho de sus propios nombres, y aceptan que en Hollywood se haga un “reboot” sobre las andanzas de Bluntman y Chronic. Además se va a encargar de hacer la película un director nefasto, nada menos que Kevin Smith. Kevin Smith sigue haciendo películas autorreferenciales, que sólo interesan a sus incondicionales. Remake, secuela, reboot, qué más da, la idea del nuevo film es hacer gracietas con frecuencia zafias sobre Jay y Bob el Silencioso –interpretados por Jason Mewes y el propio Smith–, o aludiendo a temas de cultura popular, ahora mencionando además de cómics, Star Wars y superhéroes, a Netflix, o sacando los kioskos de Red Box de alquiler de películas. Una especie de parodia de ComicCon tiene escasa gracia, y la idea de decirnos que Jay tuvo una hija con Justice, que resulta que ahora es lesbiana, en fin, no sé, parece ocurrencia propia de los hiperfumados protagonistas. Y ver al Silencioso aporreando las teclas de su “smartphone” resulta sencillamente patético. Pero en fin, los amiguetes de Kevin Smith siguen prestándose a ayudar al cineasta, véanse los cameos tontorrones de Matt Damon y Ben Affleck.

3/10
Krystal

2017 | Krystal

Unforgettable

2017 | Unforgettable

Marvel The Defenders

2017 | Marvel The Defenders | Serie TV

Injustamente encarcelado, Luke Cage requiere la ayuda del abogado Foggy Nelson. El compañero de éste, Matt Murdock –que ha decidido colgar el traje de Daredevil–, asiste profesionalmente a la investigadora Jessica Jones, que trata de superar las secuelas de su enfrentamiento con Kilgrave. Danny Rand, conocido como Puño de Hierro regresa a su hogar, pese a que no ha concluido su venganza contra La Mano, la organización que mató a sus padres. Los cuatro héroes tendrán que formar equipo para hacer frente a una inesperada amenaza, que podría destruir Nueva York. Tras el éxito de Los Vengadores, protagonizada por los principales superhéroes de Marvel, Netflix une las tramas de sus cuatro series de personajes de la casa, en una producción que más o menos mantiene la calidad de las mismas. No se han variado sus señas de identidad: mucha acción, un tono realista con elementos fantásticos reducidos al mínimo, estética de cine negro, algo de humor, en ocasiones irónico, etc. Parece dirigida a quienes ya conozcan el material previo, pues los personajes centrales arrastran los problemas ya vistos; puede que los recién llegados se sientan un poco perdidos. Juega en su contra que tarda en arrancar. Pero en cuanto los protagonistas suman sus fuerzas, a partir del tercer capítulo, el ritmo se dispara. Acumula secuencias de acción, algunas bien resueltas, por ejemplo la que tiene lugar en un pasillo. Los actores principales ya le han tomado la medida a sus personajes, por lo que no decepcionan. Sobresale Elodie Yung, que interpreta a Elektra, personaje ya visto en la segunda temporada de Daredevil, y Rosario Dawson, como la doctora que ha aparecido en todos los shows. Pero sobre todo se recordará a Sigourney Weaver, que con contención compone una villana memorable, la enigmática Alexandra, de quien no conviene desvelar demasiado.

6/10
Iron Fist

2017 | Iron Fist | Serie TV

De niño, Danny Rand sobrevivió a un accidente de avión en el que fallecieron sus progenitores. Tras años perdido, regresa a Nueva York, donde la compañía de sus padres pasó a estar controlada por el ex socio de éstos, Harold Meachon, y sus dos hijos, Ward y Joy. Pero éstos, amigos de la infancia de Danny, temen que reclame sus derechos sobre la empresa, por lo que a pesar de que manifiesta poderes sobrenaturales enviarán sicarios contra él, y acabarán encerrándole en un psiquiátrico. Netflix mantiene el nivel de calidad de sus adaptaciones de personajes Marvel. Tras Daredevil, Jessica Jones, y Luke Cage, su cuarta incursión en este terreno adapta las peripecias del personaje creado por Roy Thomas y Gil Kane, que se diferencia bastante de sus predecesores porque incluye más elementos sobrenaturales y místicos. Sin renunciar a esto, se mantiene el tono realista que caracteriza las series de superhéroes de la casa. Como es habitual, las conexiones con el resto de hombres con poderes son mínimas, por ejemplo, un personaje menciona ‘el incidente’, refiriéndose a lo ocurrido en la ciudad de los rascacielos en Marvel Los Vengadores. Aparte, aparecen los personajes de Carrie-Anne Moss y Rosario Dawson, vistos en otras producciones de la cadena de ‘streaming’. Buen trabajo como protagonista de Finn Jones, hasta ahora conocido sobre todo como Loras Tyrell, en Juego de tronos, que aquí desarrolla muy bien un personaje desvalido, a pesar de sus habilidades especiales, en busca de su identidad, tema central de la primera temporada. También cumplen Jessica Henwick (propietaria de un dojo) y el resto de secundarios. El veterano John Dahl, autor de largometrajes tan aceptables como Nunca juegues con extraños y La última seducción, marca las pautas, dirigiendo los dos primeros capítulos, que se caracterizan por un ritmo trepidante que le saca partido a un guión bien orquestado, y sus extraordinarias coreografías de acción.

6/10
Daredevil (2ª temporada)

2016 | Daredevil | Serie TV

Con Wilson Fisk entre rejas, Nueva York debería ser un lugar más tranquilo, y el equipo de abogados formado por Matt Murdock, Foggy Nelson y Karen Page funcionar como la seda, en franca camaradería, pero las cosas no son tan sencillas. Sobre todo porque un personaje misterioso, bautizado como "The Punisher", "El Castigador", se está cargando de modo brutal a diversas organizaciones criminales; y resulta ser un marine heroico, cuyo comportamiento es difícil de explicar. Además asoman en el paisaje Elektra Natchios, hija de un millonario a la que Matt conoció en su época estudiantil, y que ha tenido al mismo maestro en la lucha que él, Stick, con el que comparte la condición de ciego. Y los designios de un grupo esotérico conocido como "La Mano", unos yakuzas a lo bestia, que consideran a Elektra como pieza de un maquiavélico plan. Daredevil en su versión "netflixera" sigue gozando de buena salud, y hasta se ponen los mimbres para conectarla con Jessica Jones. Quizá abusa de las escenas de acción, muy violentas, aunque hay que reconocer que están muy bien coreografiadas. Pero lo mejor es el mimo de los personajes, sus conflictos y puntos oscuros, la dificultad de estrechar lazos pese a que se intenta –de amistad, sentimentales, en relación maestro-discípulo al más puro estilo Kung Fu–, y el tratar de encontrar fundamentos y principios para combatir el mal. Cuando el "background" católico de Matt-Daredevil aflora, la trama cobra fuerza, por ejemplo en esas conversaciones en que filosofa con The Punisher. En cambio cuando se nos habla de cosas como "El cielo negro" para ejecutar no se sabe qué siniestro plan esotérico, la cosa suena confusa, a artificio argumental no demasiado brillante. A los actores se les nota muy cómodos en sus personajes, empezando por Charlie Cox, pero también los "nuevos", como Jon Bernthal; se echa en falta más presencia de Vincent D'Onofrio, un villano poderoso, pero es lo que hay. Y la nueva faceta periodística de Page sólo se justifica al final, aunque ese artículo leído en off sobre los héroes tiene su fuerza.

6/10
Luke Cage

2016 | Luke Cage | Serie TV

Netflix sigue expandiéndose por el universo Marvel con adaptaciones de sus personajes que presentan unos rasgos propios muy atractivos, que emparentan las historias con el cine negro. Tras Daredevil y Jessica Jones, le toca el turno a Luke Cage, personaje que ya aparecía como secundario en la segunda de las series citadas. Luke Cage es un tipo de pasado misterioso, que trabaja como barman en club nocturno Paradise, regentado por el gángster Cottonmouth, además de ejercitar humildes tareas en la barbería que tiene su mentor Pop en Harlem. Como resultado de un experimento científico, tiene una fuerza descomunal y una piel a modo de coraza a prueba de balas. No desea usar tales poderes, querría llevar una vida lo más discreta posible, pero no va a poder ser. Uno de los empleados de la barbería se involucra en un robo de dinero y mercancía de Cottonmouth, quien desea dar un escarmiento, mientras que el ladrón busca la ayuda de Pop. El resultado va a ser una espiral de muertes, y la conciencia de parte de Luke, de que debe usar sus poderes para hacer justicia. Esto no va a agradar a Cottonmouth, ni a su prima Mariah, una concejala corrupta; tampoco a la policía, y concretamente a la pareja de detectives compuesta por Misty y Scarfe les hace gracia que uno de los "vigilantes" que están surgiendo como setas en Nueva York se ponga a hacer la guerra por su cuenta. Cheo Hodari Coker desarrolla muy bien la serie que parte del cómic de Archie Goodwin y John Romita Jr. Combina muy bien los elementos del "noir" con los elementos fantásticos, donde la mayoría de los personajes son afroamericanos e hispanos, lo que le sirve para rendir homenaje al blaxploitation con sagas como Shaft, que han encandilado a cineastas como Quentin Tarantino, expresamente citado. Tiene la habilidad de introducir flash-backs de modo oportuno y sin distraer, retomando el presente con gran naturalidad, creando intriga sin abrumar, y haciendo creíbles los elementos fantásticos con una adecuada pátina científica. Y siembra la narración de giros sorpresivos, sin temer la muerte de algunos personajes que el espectador llega a apreciar, y cuya ausencia por tanto puede echar en falta. Recupera en cierta forma el tono inocentón y positivo de los comics de la época, donde el bueno podía resolver a porrazos lo que fuera. Subyace cierta crítica social, pues describe la realidad de los ciudadanos negros más desfavorecidos, pero este elemento queda como trasfondo, pues aquí al final importa la acción. A los actores se les nota encantados de interpretar a unos personajes muy bien perfilados. Si el protagonista está bien elegido, no desmerecen secundarios de lujo como Alfre Woodard (Mariah) y Rosario Dawson (la médico Claire Temple). Como suele suceder en las series de Netflix sobresale el villano principal, aquí Cottonmouth, al que da vida Mahershala Ali, conocido por House of Cards, la más relevante producción de la casa.

7/10
Jessica Jones

2015 | Jessica Jones | Serie TV

Adaptación de un cómic de Marvel, que combina el mundo de los superhéroes con las trama detectivescas típicas de la serie negra, con el novedoso añadido de que la investigadora que tiene el despacho Alias Investigations es una mujer con superpoderes, Jessica Jones, y que quien le proporciona muchos trabajos relacionados con la obtención de pruebas de infidelidad conyugal es una abogada lesbiana, jefa de un despacho, que se está separando de su esposa, pues se ha enamorado de su secretaria. La serie, producción de Netflix, tiene buenas hechuras, aunque abusa de la violencia y de tórridas escenas de sexo. El planteamiento juega conscientemente a la confusión, porque inicialmente el espectador no es muy consciente de que Jessica Jones tiene poderes especiales, y desconciertan una especie de fogonazos de memoria, que remiten a sucesos desconocidos del pasado, que se van desvelando a medida que transcurre la acción. Y así sabemos que Jones está traumatizada por la manipulación de un tal Kilgrave, con poderes mentales que usa para torcer la voluntad de las personas y obligarles a hacer lo que no quieren, de modo verdaderamente criminal, incluidos asesinatos. Su relación con el afroamericano Luke Cage, hombre irrompible cuya mujer murió trágicamente, complica las cosas. Por otro lado está su amiga Trish Walker, que conduce un popular programa de radio. Protagoniza de modo convincente Krysten Ritter, de cuya boca salen muchas frases cargadas de ironía típicas del "noir". Melissa Rosenberg ha sido la encargada de trasladar a la pantalla el cómic de Brian Bendis y Michael Gaydos, y con un buen equipo de directores se consigue un ritmó ágil y una atmósfera inquietante.

6/10
Puerto Ricans in Paris

2015 | Puerto Ricans in Paris

Daredevil

2015 | Daredevil | Serie TV

A los 9 años, a Matt Murdock –hijo de un atormentado boxeador– le atropella un camión cuando aparta de su trayectoria a un anciano para salvarle la vida. El vehículo transporta un material radioactivo que se derrama en los ojos del chico, dejándole ciego. Años después se ha convertido en un abogado que regresa a su barrio neoyorquino, la Cocina del Infierno, para poner un despacho con su amigo Foggy. En sus ratos libres imparte justicia oculto tras una máscara, pues el accidente le dejó sin vista, pero potenció sus otros sentidos. Drew Godard, discípulo de Joss Whedon como guionista de Buffy, la cazavampiros y Angel, y director y guionista de La cabaña en el bosque, y de J.J. Abrams como libretista en Alias y Perdidos, se emancipa como máximo responsable de esta serie de Netflix. Daredevil supone la primera de las producciones de la plataforma digital que adaptan las peripecias de superhéroes Marvel. No inventa la pólvora, y acusa la sobreexplotación del género. Pero Daredevil se constituye como la mejor serie basada en un personaje Marvel y supera ampliamente el film de 2003 protagonizado por Ben Affleck. Con una fotografía sombría de aire 'retro', toma claramente como modelo la saga de El caballero oscuro, de Christopher Nolan, al imitar sobre todo su tono realista. El punto fuerte reside en las interpretaciones, pues Charlie Cox dota de gran humanidad al personaje, un superhéroe católico practicante, por una vez alejado de los todopoderosos Thor o Capitán América, pues transmite el sufrimiento por el que tiene que pasar para llevar a cabo sus hazañas. También está a la altura Vincent D'Onofrio, como Wilson Fisk, también llamado Kingpin, capo mafioso que controla los negocios sucios. Se puede pasar por alto, que algún actor, como Elden Henson (Foggy) resulte un tanto exagerado.

6/10
César Chávez

2014 | César Chávez

Acercamiento al lider sindical del campo César Chávez, que aboga por el derecho de asociación y sindicación de los jornaleros en una época en que eran tratado poco menos que como siervos de la gleba. El film sigue sus pasos en Arizona, donde sus esfuerzos padecen la incomprensión de los propietarios de los grandes viñedos de la zona, con los que echará un pulso que le lleva incluso a una huelga de hambre. Después de Abel, el actor Diego Luna recurre para su segundo largometraje de ficción al uso del inglés, y a un personaje auténtico y muy atractivo, un líder auténtico luchador por los derechos civiles, con sólidos principios y al que sostiene entre otras cosas su fe católica. Aunque no hay duda de que César Chávez ofrece rasgos heroicos, el film es honesto y no oculta el precio que debe pagar por su dedicación política, la menor atención a la familia, por la que se resiente la relación con su hijo mayor. De este modo humaniza al protagonista, bien encarnado por Michael Peña. Luna entrega una cinta de hechuras clásicas, con personajes bien definidos, al que tal vez falte un hervor, pero que se sigue con interés.

6/10
Cautivos

2014 | The Captive

El relato de la desaparición de la pequeña Cassandra, convenientemente desestructurado en el tiempo, ocho años separan los acontecimentos más antiguos de los actuales. La niña, muy alegre y estupenda patinadora, desaparece de la furgoneta familiar un gélido día de invierno, cuando Matthew, el padre, entra en un "diner" de carretera. Su esposa Tina es incapaz de perdonarle, no entiende que dejara sola a Cassandra, mientras que la policía que investiga los casos de corrupción de menores, no demuestra ser muy delicada a la hora de interrogar al matrimonio, sobre todo porque en sus declaraciones Matthew exhibe algunas inconsistencias, al tiempo que salta con su carácter volcánico. Atom Egoyan es un excelente creador de atmósferas –la nieve, el patinaje, la carretera, dan mucho juego–, y la cuestión de una red de pornografía infantil en internet parece encajar con los temas sórdidos de algunas de sus películas, que él procura siempre tratar con cierta elegancia; desde luego, la idea de que una niña inocente acabe colaborando con unos desaprensivos resulta innegablemente perturbadora, y los cibercrímenes pedófilos que implican a niños están de rabiosa y triste actualidad. Precisamente por estos alicientes cabe decir que el film decepciona, lo cual no significa que carezca de interés. El espectador probablemente permanecerá pegado a su asiento, preguntándose cómo va a resolverse todo, y quizá en un cineasta normalito uno acabaría juzgando que la película no está mal. Pero Egoyan es mucho Egoyan, y aquí sólo le vemos como artesano un tanto perezoso en el dibujo de los personajes, y sobre todo en la concepción del desenlace, al que le falta un poco de chispa. Si con Condenados (Devil's Knot) parecía corregirse tras la decepcionante Chloe, aquí vuelve advertirse que los añorados tiempos de Ararat quedan demasiado atrás.

5/10
Top Five

2014 | Top Five

Sin City: Una dama por la que matar

2014 | Sin City: A Dame to Kill For

Casi diez años después de Sin City, los directores Frank Miller y Robert Rodríguez entregan la segunda parte de su película-cómic sobre la ciudad donde reina el pecado, la muerte, la violencia y el desenfreno. "En Sin City quien no se corrompe se pudre", dice un personaje. Aquí el guión, escrito y basado en el cómic de Miller, sigue tres historias interconectadas: la de un jugador de póker que se enfrenta al temible Senador Roark; la de la bella Ava Lord, que se propone seducir de nuevo a su ex novio Dwight; y la de la bailarina Nancy, deseosa de vengar la muerte de su adorado Hartigan. Lo más impactante del film sigue siendo la puesta en escena, verdaderamente original. El nocturno blanco y negro (muy blanco y muy negro) de las viñetas se rompe de vez en cuando con algún elemento de color que logra un efecto estupendo (los ojos verdes de Ava, las heridas faciales de Dwight, el pelo rubio de Marcie, los faros del coche, la explosión, los labios, etc.). La narración es atractiva, los efectos especiales eficaces (soberbio vuelve a ser el maquillaje) y la voz en off ofrece frases modélicas, muy de cine negro. Por supuesto, una de las señas de identidad del producto sigue siendo la gran presencia del sexo –aquí con muchas escenas exhibicionistas de Eva Green– y la violencia brutal, una constante durante todo el metraje. El resultado es inferior a la primera película pero su fuerza es también indudable. El nutrido reparto es asombrosamente espectacular.

5/10
Buscando un destino

2013 | Gimme Shelter

Trance

2013 | Trance

Simon trabaja en una casa de subastas de valiosas obras de arte en Londres. Se pone de acuerdo con una banda de ladrones para birlar un valioso cuadro de Goya, en plena subasta. Pero sus cómplices descubren que les ha dado el cambiazo a la hora de fingir ser la víctima que les entrega el Goya; y él, en la refriega del espectacular robo, recibe un golpe que le hace perder la memoria. Le obligarán a acudir a Elizabeth, una terapeuta, que mediante hipnosis trata de hacerle superar la amnesia. El guionista John Hodge vuelve a trabajar con Danny Boyle en una de esas historias de robos, dinero, maldito dinero, que les ayudaron a labrar su prestigio. Ambos colaboraron al inicio de sus carreras en Tumba abierta, Trainspotting y Una historia diferente, pero a partir de La playa, del año 2000, sus caminos se separaron. Ahora se reúnen en Trance, un film de arranque brillante y vertiginoso, con buen uso de la voz en off del protagonista narrador,y que transmite en sus primeros pasos un aire de elegancia sofisticada típico de ciertas películas de robos audaces. La idea de la hipnotista compinchada, que debe hacer que el protagonista recupere la memoria, también engancha. Pero luego la película se empantana en la fase “hacer recordar”, que se prolonga demasiado, hasta llegar a la parte de las “sorpresas”, un castillo de fuegos artificiales muy aparatoso y que cuesta aceptar. No obstante Trance tiene a su favor el planteamiento de sembrar en el espectador un “gusanillo”, el de querer reconstruir todo desde el principio una vez vista la película, para analizar la coherencia. Y aunque hay algunas “casualidades”, la coherencia existe. Antes hemos hablado de película “sofisticada”. Esto no es del todo cierto, pues Boyle se deja llevar por cierto hiperrealismo desagradable e insistente en las escenas de violencia y sexo, que no ayuda a la deseable brillantez del film, que definitivamente sólo la presenta de modo parcial. Los actores no tienen oportunidad para grandes composiciones, aparte del exhibicionismo se limitan a cierta pose cínica (James McAvoy y Rosario Dawson, sobre todo) o brutal (Vincent Cassel, en su típico papel de malo malote que hizo mejor, por ejemplo, en Mesrine, parte 1: Instinto de muerte y su secuela Mesrine, parte 2: Enemigo público nº 1).

5/10
Fuego cruzado (2012)

2012 | Fire with Fire

Mientras está comprando en una tienda de comestibles, el bombero Jeremy Coleman es testigo del asesinato de dos hombres a manos de un mafioso especialmente cruel. Salvará la vida a duras penas e informará a la policía. Se encargará del caso el inspector Mike Calla, un hombre que precisamente perdió a su mujer a manos del mafioso, de nombre Hagan, y que desde entonces va en su busca. Para testificar contra él Jeremy se acogerá a la ley de protección de testigos, pero entretanto Hagan no está dispuesto a llegar al estrado. Entretenido thriller de acción que responde a la premisa "hombre normal en apuros" dirigido por David Barrett, que ha destacado en numerosas series televisivas, como Castle o El mentalista. Desde luego las peripecias que ha de recorrer el protagonista no son precisamente fáciles de asumir y su vida se volverá una montaña rusa en donde no hay vuelta atrás y en la que para salvar la vida deberá atacar por su cuenta. Aunque la trama es ciertamente inverosímil, sobre todo en algunos pasajes, en general atrapa desde el principio. Da el pego perfectamente Josh Duhamel, mientras que los secundarios de lujo –encabezados por Bruce Willis– no desentonan lo más mínimo, aunque el rol del malvado Vincent D'Onofrio resulta un tanto excesivo.

5/10
Girl Walks Into a Bar

2011 | Girl Walks Into a Bar

Ten Years

2011 | Ten Years

Zooloco

2011 | Zookeeper

Griffin es guardián de un zoólogico, muy dedicado a los animales, que le adoran. En cambio, es desgraciado en amores, pues su declaración a la guapa Stephanie quedó en nada, ella consideraba que su trabajo era poca cosa. Pasado el tiempo, cuando Griffin pensaba haber olvidado a Stephanie ella reaparece con ocasión de la boda de su hermano. Éste empieza a tentarle para que deje su trabajo y trabaje en su concesionario de automóviles de lujo, donde ganaría mucho dinero. Los que no están de acuerdo son... ¡los animales del zoo!, que cuando no hay nadie delante utilizan su facultad de hablar como las personas. Se pondrá de acuerdo en ayudar a Griffin para que conquiste a su chica. Aunque queda la duda de si de verdad es su chica, pues la veterinaria del zoo, Kate, es la mar de maja. Comedia amable protagonizada por un especialista, Kevin James (Paul Blart: Superpoli de centro comercial), y dirigida por otro especialista, Frank Coraci (El chico ideal, Click). La peli es una tontadita bastante rutinaria y previsible, pero al menos evita la grosería -al menos en comparación con los baremos de otras pelis americanas del mismo corte-, y contiene algún gag gracioso a cuento de los animales parlanchines, sobre todo cuando Griffin se lleva a un gorila a cenar a un restaurante.

4/10
Imparable

2010 | Unstoppable

Tras coger el metro neoyorquino en Asalto al tren Pelham 123, Denzel Washington se sube ahora a un tren de largo recorrido en otro thriller con vagones y raíles que también tiene como ‘maquinista’ a Tony Scott. El dinámico cineasta británico ha dirigido al actor afroamericano no sólo en aquella cinta, sino también en Marea roja, El fuego de la venganza y Déjà vu, por lo que ésta es su quinta colaboración. El argumento está inspirado en hechos reales. En la estación ferroviaria de una localidad de Pensilvania, un operario se sube a la máquina de un tren de 39 vagones que debe mover. El tipo es bastante incompetente y no se le ocurre otra cosa que apearse en marcha un momento para cambiar la aguja de las vías él mismo. Cuando quiere volver a subir, el tren se ha descontrolado y acelera peligrosamente. La controladora Connie Hooper descubre que parte de la carga es material tóxico e inflamable por lo que el tren puede producir un enorme desastre allá donde descarrile. Los únicos capaces de idear un plan para solucionar el problema serán un veterano maquinista y un novato que ejerce de jefe de un tren que se cruza con el convoy imparable. Se entiende que Scott recurra a Washington constantemente, porque al actor le bastan un par de frases para dar humanidad a su personaje y meterse al público en el bolsillo. Su personaje de veterano ferroviario padre de dos hijas contrasta radicalmente con el joven novato encarnado por Chris Pine, que tras Star Trek confirma su talento y que no desentona frente a su prodigioso compañero de reparto, lo que no es poco. Realiza también un trabajo meritorio la actriz Rosario Dawson como una controladora de gran personalidad. El argumento es mínimo, pero Scott se conoce al dedillo las reglas del thriller. El realizador filma con un ritmo ‘imparable’ e increíble espectacularidad, con su reconocible estilo a base de rápidas combinaciones de imaginativos planos y movimientos de cámara continuos. Esta vez acierta al ir explicando las partes más técnicas de la trama mediante imágenes de la televisión que cubre los acontecimientos. La principal virtud de Scott es que tiene muy en cuenta que lo importante no son los fuegos de artificio, sino interesar al público por los personajes, para que las secuencias de suspense resulten más cercanas. No todos los directores tienen en cuenta esta regla tan sencilla, a juzgar por la gran cantidad de vistosos blockbusters sin alma que llegan a las carteleras. No trata de ofrecer ninguna reflexión, pero subyace una apología de la unidad familiar, y trata de pasada temas como el compañerismo, el sacrificio, el trabajo bien hecho y las consecuencias de la falta de escrúpulos en la gestión empresarial, que contribuyen a dotar de interés a Imparable para que no descarrile.

6/10
Percy Jackson y el ladrón del rayo

2010 | Percy Jackson & the Olympians: The Lightning Thief

Con este film da comienzo lo que puede llegar a ser una saga de gran envergadura, al estilo de las comenzadas por Harry Potter y la piedra filosofal, Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario o Crepúsculo. Tienen en común todas ellas que provienen de novelas de éxito, que están protagonizadas por jóvenes adolescentes y audaces y que basan el atractivo de sus historias en la aventura, la acción y los mundos que van más allá de lo que ven nuestros ojos. En concreto la historia de Percy Jackson y el ladrón del rayo está concebida por Rick Riordan, un texano de 45 años que trabajó durante años de profesor de mitología. De hecho, esas experiencias fueron el inicio de las aventuras del joven Percy, protagonista hasta el momento de una serie de seis libros. Percy Jackson vive en Nueva York, junto a su madre y su padrastro, un tipo deleznable al que no puede ni ver. Es un chaval despierto, al que le encanta pasar tiempo bajo el agua y que tiene un fiel amigo llamado Grover, que necesita muletas para caminar. Pero Percy no acaba de encajar en la escuela por culpa de una especie de dislexia... Un día, durante la visita a un museo, sufre el ataque de su profesora transformada en una horrible criatura. Percy se libra gracias a la aparición del Sr. Brunner, quien le explica que le buscan porque Percy es un semidiós, hijo de Poseidón y de una humana, y todos los dioses del Olimpo creen que él ha robado el rayo de Zeus. Si no quiere que se desate una terrible guerra entre los dioses, que acabaría con el mundo, Percy tendrá que recuperarlo antes de diez días. Contará con la ayuda de Grover, que en realidad es un sátiro, y de la bella Annabeth, hija de la diosa Atenea. La historia –dirigida sobre todo al público juvenil– es enormemente entretenida, y hay que reconocer en Riordan una grandísima capacidad inventiva y un loable esfuerzo por hacer llegar a los jóvenes los clásicos de la mitología griega. Detrás de la cámara se sitúa Chris Columbus, un experto director que ya sabe lo que es dar el campanazo en esto de las sagas, pues él dirigió las dos primeras entregas de Harry Potter. Aquí cuenta, es cierto, con un material de partida excelente, pero en todo momento sabe cómo manejarlo sin perder el norte, dosificarlo y entregarlo con inusitado atractivo, lleno de ritmo, aportando la justa dosis de comedia, acción y relación entre los innumerables personajes. Lógicamente, el tono es juvenil y poco dado a la profundización y algunos personajes están más conseguidos que otros, pero en general todo el conjunto está hábilmente construido –también los apabullantes efectos especiales, obra de Industrial Light & Magic– y completa una imaginería mitológica que abre un mundo de posibilidades para el futuro. Gran parte seguramente del buen resultado de esta historia de aventuras para todos los públicos es el reparto con el que ha contado Columbus, un numeroso grupo de actores y actrices de renombre que miman sus pequeños papeles. Destacan entre ellos Pierce Brosnan como el centauro Quirón y una fascinante Uma Thurman como la malvada Medusa. El trío protagonista es menos llamativo, aunque Logan Lerman (El tren de las 3:10) logra mantener el tipo, que no es poco.

6/10
Siete almas

2008 | Seven Pounds

En El mercader de Venecia, de William Shakespeare, el usurero Shylock pedía que Antonio, al que le ha dejado dinero, le pague la deuda con una libra de su propia carne, próxima al corazón. De esta celebérrima obra teatral proviene el título original de este film, Seven Pounds (Siete libras), que viene a significar exactamente ‘Siete deudas’. Aunque aquel que haya escuchado el título original tendrá una idea de por dónde van los tiros, lo cierto es que este drama está narrado con la pretensión de sorprender al espectador a base de giros supuestamente inesperados, quizás porque narrada de forma lineal apenas tendría interés. Al principio del film, el protagonista, Ben Thomas, toma el teléfono y llama a urgencias para anunciar que está a punto de suicidarse. El porqué de tan fatídica decisión se narra a modo de flash-back. Se muestra a Thomas como un tipo misterioso que con un colaborador ha elaborado una lista de posible gente a la que ayudar: un individuo que necesita dinero, una mujer acosada que necesitaría una nueva casa, un ciego, etc. Thomas se presenta a sí mismo como agente del fisco y se asegura de que sean todos buenas personas. Lo que no entra en sus planes es que va a enamorarse de Emily Posa, una de las necesitadas de ayuda, pues está muy enferma y requiere urgentemente de un transplante de corazón. Con todos estos datos de partida y un plano que muestra una noticia de un periódico, es bastante fácil para el espectador recomponer toda la historia. Y sin intriga, una vez que se ponen las cartas sobre la mesa, todo se vuelve un tanto convencional. Desde luego no llega a la altura de En busca de la felicidad, la otra colaboración entre el astro Will Smith y el director Gabriele Muccino, interesantísimo relato sobre la superación personal. Se agradecen las buenas intenciones de Muccino, que se ha propuesto filmar otra historia de interés humano, esta vez en torno a la redención, el dolor y el sacrificio. Aparte de que se trata de un film previsible, pesa mucho un exceso de sentimentalismo. Éste es bastante evidente en secuencias como las del romance entre Ben y Emily, que remiten a películas de ‘lágrima fácil’, como Elegir un amor. A su favor cuenta con un impecable trabajo de Will Smith, que no ha sido nominado al Globo de Oro, aunque no hubiera estado de más. Está a su altura Rosario Dawson y también llama mucho la atención Woody Harrelson, en un breve pero convincente trabajo, como el ciego al que el protagonista echa una mano.

5/10
Tiro mortal

2008 | Killshot

Carmen Colson y su marido Wayne entran en el programa federal de protección de testigos después de presenciar un "incidente". Se creen a salvo, pero serán el objetivo de un asesino profesional y un joven psicópata. Esa situación llevará a Carmen hasta el límite. Magnífico reparto en esta entretenida y violenta cinta de género dirigida por el muy competente John Madden (La deuda) y adaptación de una historia muy del estilo del novelista Elmore Leonard.

5/10
La conspiración del pánico

2008 | Eagle Eye

Trepidante película que funciona con el esquema que tan buenos resultados diera a Alfred Hitchcock, piénsese en Con la muerte en los talones, de dos personajes corrientes y molientes inmersos contra su voluntad en una situación extrema. La trama se inicia con el ejército estadounidense desarrollando una operación contraterrorista. A pesar de que una supercomputadora desaconseja ejecutar dicha operación, y el secretario de defensa es del mismo parecer, el presidente la autoriza, con desastrosas consecuencias. Poco después, el joven Jerry se entera de que su hermano gemelo, militar, ha muerto en un accidente. Destrozado por la desgracia, debe enfrentarse además a sus padres, descontentos con el modo en que maneja su vida. De pronto, sin comerlo ni beberlo, se encuentra con que su piso está lleno de material para fabricar bombas; una misterioso comunicante telefónico comienza a darle instrucciones para evitar ser acusado de terrorista. Al mismo tiempo, una mujer, Rachel, descubre con horror que su hijita ha sido secuestrada. Ella y Jerry, que no se conocían, serán obligados bajo amenazas a formar parte de un maquiavélico plan, que podría poner patas arriba a los Estados Unidos, y por ende, al mundo entero. Steven Spielberg produce este film, dirigido por D.J. Caruso, con Shia LaBeouf de protagonista. Se ve que los tres han estrechado lazos gracias a títulos como Transformers, Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal y Disturbia, y aquí entregan una película la mar de entretenida, concebida como una vertiginosa montaña rusa, donde se acumulan con acierto las situaciones peligrosas y la sensación de indefensión de los personajes, que deben esforzarse por tomar el control de una situación que, aparentemente, les supera. El guión pide al espectador que suspenda su incredulidad, una convención que se acepta fácilmente, de modo que puede uno identificarse con esa especie de persecución de tintes paranoicos a través de teléfonos, satélites y pantallas de ordenador, dando órdenes o rectificándolas de forma desconcertante. Aparte de la referencia hitchcockiana ya apuntada, el film cita muy conscientemente 2001: una odisea del espacio, para advertir acerca de unas máquinas que estarían supliendo al ser humano peligrosamente a la hora de tomar decisiones comprometidas. LaBeouf va camino de convertirse en una gran estrella. Actúa con gran naturalidad, y da el tipo de joven actual, buen tipo pero algo indolente. Le da buena réplica Michelle Monaghan, una actriz que ha ido creciendo desde sus iniciales papeles secundarios en títulos como Misión imposible III.

6/10
Descenso

2007 | Descent

Dura película sobre la fría venganza que prepara una joven estudiante. La chica fue brutalmente violada y tiene muy claro que no descansará hasta que el culpable sufra hasta extremos insospechados. En esta tesitura, conviene prevenir sobre la dureza de la historia y de las imágenes. La recreación de la violación roza el realismo, lo que la emparenta con otro duro título: Irreversible.

3/10
Death Proof

2007 | Death Proof

Quentin Tarantino es un cineasta “travieso”. Otros lo llamarían “fetichista”. Forjado en sus gustos cinematográficos por la devoración de serie B tras serie B, aprovechando su antiguo oficio de dependiente de videoclub, ahora homenajea a los programas dobles en Grindhouse, compuesta por dos filmes, Death Proof, dirigido por él, y Planet Terror, a cargo de su amigo Robert Rodriguez. La acogida a su propuesta ha sido tibia en Estados Unidos, y para rentabilizar mejor el producto se ha tomado la decisión de estrenar las películas de modo individual y con más metraje en el resto del mundo. El trabajo de Tarantino tiene como referente las “slasher movies”, películas de terror en la carretera, con despampanantes mujeres ligeras de ropa enfrentadas a horripilantes peligros. A convención tan elemental, el cineasta le añade su innegable talento: Tarantino es un consumado guionista, sabe crear situaciones que despiertan el interés y sus diálogos son vivísimos. La historia que nos ocupa se desarrolla en dos tiempos claramente diferenciados, ambos con un grupo de mujeres que viaja en automóvil, donde hablan de sus anhelos sexuales con la “delicadeza” propia del tugurio tabernario de más baja estofa que imaginar quepa. Tanto en el primer tramo del film como en el segundo las féminas se topan con Mike el especialista, un profesional que dobla a los actores en las escenas arriesgadas de las películas, y que tiene más de un “tornillo” suelto. En una ocasión somos testigos de cómo se las gasta el tal Mike, con su auto “a prueba de muerte”, y en la otra acaba encontrando, al fin, la horma de su zapato. Se supone que las películas homenajeadas –acudiendo incluso a falsos defectos y rayaduras en la copia del film de Tarantino–, son “baratas”, y que ahí reside parte de su teórico encanto. Lo que no deja de ser paradójico en el caso que nos ocupa, pues para recrear este tipo de películas se cuenta con un holgado presupuesto, que se advierte en las elaboradas persecuciones automovilísticas y en la colisión frontal de dos vehículos, donde los desmembramientos de los ocupantes presentan esa violencia paródica a la que tan aficionado es el cineasta. La otra novedad de un film muy vacío de contenido, con una visión antropológica demasiado elemental, sería su supuesto feminismo, al mostrar cómo las desinhibidas y resueltas mujeres de la historia son capaces de dar una “lección” al machista y rampante psicópata interpretado por Kurt Russell. Seguramente es también una broma privada de Tarantino elegir al actor antaño protagonista de tantas películas familiares de Disney para hacer uno de los primeros filmes producido por los hermanos Weinstein al margen de la factoría. Una línea parecida a la de este film seguía Tarantino en las dos entregas de Kill Bill, pero ahí la jugada le salía mejor, estaban mejor perfiladas las motivaciones de sus personajes; aquí gran parte de lo que se ve suena a conocido, a divertimento menor.

6/10
Clerks 2

2006 | Clerks 2

Muy desesperado tiene que andar Kevin Smith para retomar doce años después a Dante y Randal, los deslenguados empleados de Clerks, el film que le lanzó a la fama. Aquí tenemos más de lo mismo, pero sin la frescura, por así decir, de antaño. Los dos tipos, que deberían ir pensando en sentar la cabeza, trabajan en una hamburguesería, y uno de ellos va a casarse, aunque a quien realmente ama es a su jefa. Ni que decir tiene que tal trama es mera excusa para encadenar una interminable retahíla de bromas obscenas que harían las delicias de Torrente. Así las cosas, los mejores momentos quedan para el duelo de fanes de El Señor de los Anillos contra el fan de la saga Star Wars.

4/10
Memorias de Queens

2006 | A Guide to Recognizing Your Saints

Película basada en las memorias del director y guionista, Dito Montiel, que publicó en Estados Unidos en 2003 bajo el título “Una guía para reconocer a tus santos”. Aunque ese libro se componía de una sesentena de relatos basados en sus recuerdos de juventud, aquí se centra en un par de ellos, que no pretenden contar literalmente su vida, sino captar el ambiente en que se desenvolvieron sus años mozos en Astoria, un distrito del barrio neoyorquino de Queens, antes de marchar a Los Ángeles. El film entrecruza las escenas de un Dito Montiel ya adulto, que vuelve a su barrio ante el empeoramiento de la salud de su padre, con las de su juventud en un determinado verano, en que hizo amistad con un recién llegado al barrio, Mike, mientras deambulaba por las calles con sus amigos Antonio y Nerf, y departía con su ‘novieta’ Laurie. El esquema narrativo, que incluye el propio esfuerzo de Montiel por guionizar su historia y convertirlo en película, alimenta la intriga acerca de los motivos por los que dejó el barrio para irse a la costa Oeste cuando apenas tenía diecisieta años. Afloran así recuerdos traumáticos del pasado, que convierten el film en un ejercicio de exorcismo de los demonios que había querido olvidar, sin conseguirlo, tiempo atrás. Montiel logró que el laboratorio del Festival de Sundance respaldara su guión, lo que permitió la realización del film. Luego este mismo festival acabaría dando un premio a la película por el conjunto de su reparto. Aunque el cineasta ha hecho sus deberes, y el resultado desprende autenticidad, no deja de ser algo desequilibrado, con cierta tendencia a divagar. Hay mucho costumbrismo, escenas callejeras sobre peleas entre bandas y relaciones chico-chica que no conducen a ninguna parte. Resulta valioso el acercamiento a la figura de los padres, el señalar las dificultades de comunicación y entendimiento, a pesar del cariño innegable entre éstos y el hijo. Y el desenlace, sobrio, resulta acertado, muestra sin aspavientos como la huída de ciertas obligaciones no tenía excesivo sentido, es sintomático de cómo a veces magnificamos los problemas por no afrontarlos.

6/10
Rent

2005 | Rent

Ópera rock basada lejanamente en La Bohème de Puccini, por la que Jonathan Larson ganó el Pulitzer y el Tony. La adaptación al cine es de Stephen Chbosky y de un inesperado Chris Columbus, que quizá ha querido cambiar de aires tras las sagas de Solo en Casa y Harry Potter. El film transcurre en el East Village neoyorquino de finales de los 80, y sigue la vida bohemia de variopintos personajes que debido a su vida perezosa no tienen dinero para el alquiler. Entre canción y canción -es variadísimo el repertorio- conocemos sus amores y desamores, que incluyen entre otras cosas relaciones homosexuales y lésbicas, drogas y múltiples problemas con el sida. Ingenua e irresponsablemente la película alaba ese tipo de vida sin ningún tipo de límite. Las canciones son modernas, a veces con letras descaradas pero con innegable fuerza, con ritmo endiabladamente frenético o sosegadamente romántico, y Columbus ha comparado su film a Fama y Hair. Destaca sin lugar a dudas el tema "Seasons of Love", que abre el film y se repite en varias ocasiones.

4/10
Sin City (Ciudad del pecado)

2005 | Sin City

Tres historias independientes que transcurren en la ciudad a la que alude el título, con pequeñas conexiones entre ellas. Marv, un monstruoso gigantón, olvida sus penas a base de alcohol en un sórdido local. Un día conoce a una prostituta con la que pasa la noche. Al despertar, la chica ha sido asesinada y Marv decide consagrar su vida a la venganza. Mientras tanto, Dwight, un asesino que se ha cambiado la cara, trata de impedir los manejos de Jackie Boy por los bajos fondos. Por último, el detective Hartigan cumple 60 años y está a punto de retirarse de la policía. Cuando le queda una hora de servicio, intenta salvar a la pequeña Nancy de un depravado violador y asesino. Pero su enemigo acaba llevándose a la niña, por lo que Hartigan decide encontrarla como sea. Robert Rodriguez deja de lado sus últimas películas familiares, como Spy Kids y la reciente Las aventuras de Sharkboy y Lavagirl, y vuelve al tono violento de otros de sus trabajos, como Abierto hasta el amanecer, en esta adaptación de la serie de comics homónima de Frank Miller. Algunos de los directores de las numerosas adaptaciones de cómics a la pantalla que se filman últimamente han declarado a los cuatro vientos su pasión por la obra original. Es lo que ocurre con Sam Raimi, responsable de Spider-Man, que por lo visto es seguidor del personaje desde niño. En el caso del mexicano Robert Rodriguez, su devoción por el original es tan grande, que ha trasladado al cine casi todas las viñetas, traduciendo milimétricamente el original, en blanco y negro, con algunos detalles en color. Para ello, ha filmado a los actores en formato digital, para después retocarles con sofisticados programas de ordenador y hacerles idénticos a los personajes del cómic. También ha utilizado gráficos computerizados para todos los decorados, con iluminaciones que recuerdan al expresionismo alemán y a los clásicos del cine negro. Se trata de una técnica similar a la que se utilizó en la sorprendente Sky Captain y el mundo del mañana. Desde luego, el aspecto del film es apasionante, pues Rodríguez se luce con vistosas imágenes que reproducen la estética propia del cine negro. El resultado, una reinvención absoluta de la realidad, ha sido recibido como un adelanto del cine del futuro. Este nivel artístico permite pasar por alto que las historias, típicamente de cómic, sean absolutamente irreales, increíbles y en ocasiones paródicas, y que sus diálogos sean sencillos. Otro elemento bastante discutible es su utilización hasta la extenuación de la omnipresente voz en off, sacada directamente de los recuadros del cómic original. Evocadora de los relatos de los grandes del género negro, como Raymond Chandler o Dassiell Hammett, se trata de una cinta oscura y tendente al exceso, no apta para menores, con un tono violento y secuencias de sexo bastante explícitas. Evidentemente, todo esto a la creación del mundo de la película, un lugar tenebroso donde la corrupción alcanza a todos los habitantes, y en que la moral brilla por su ausencia. Además, se entresaca de ellos una visión fatalista y escéptica de la vida. Así las cosas, sólo queda sitio para algunos individuos relativamente heroicos, capaces de redimirse y sacrificar sus vidas en pro de una buena causa. Además de un dinámico montaje, del propio Rodríguez, cabe mencionar el sólido elenco que ha logrado reunir. Destaca, sin duda, el veterano Mickey Rourke, últimamente muy alejado de las pantallas, en una gran interpretación del horripilante Marv, gigantón cuya recreación le ha obligado a ponerse grandes dosis de maquillaje. A Bruce Willis también le va que ni pintado su personaje de poli duro. Otros actores se lucen en breves papeles, a veces bastante transformados, como Elijah Wood, el perverso asesino Kevin.

7/10
Alejandro Magno

2004 | Alexander

El excelente director Oliver Stone aprovecha la falta de datos precisos que tienen los historiadores sobre la personalidad de Alejandro Magno, para dar una visión muy particular y poco rigurosa del general macedonio que unificó Grecia y conquistó Egipto, Asia menor y Persia en el siglo IV A. C. Consciente de que su mirada es discutible, el cineasta se excusa, narrando la historia desde el subjetivo punto de vista de Ptolomeo (Anthony Hopkins), envejecido general de Alejandro, que llega a calificar su propia narración de desvaríos seniles. El Alejandro Magno que nos presenta Stone es un tipo traumado por el carácter dominante de su madre Olimpia, que se lanza a una carrera de conquistas militares para huir de ella, tras morir su padre, Filipo. El elemento más comentado del film es la presunta homosexualidad de Alejandro, a la que se concede gran protagonismo al describirse su relación con el general Hefestión. Colin Farrell no resulta demasiado convincente como un Alejandro Magno teñido de rubio, pero tiene la fortuna de estar secundando por actores de lujo, que salvan en parte la situación. Los mejor son las batallas, que aunque pocas, están rodadas con espectacularidad, sobre todo aquella en que intervienen los elefantes.

3/10
El precio de la verdad

2003 | Shattered Glass

El paso de caballero jedi a periodista de éxito podría habérsele atragantado al joven Hayden Christensen, el que fuera hace años Anakin Skywalker en El ataque de los clones. Pero la emergente estrella ha pasado la prueba dramática con creces. Aquí su papel tiene también un lado oscuro, aunque ahora es tan real como la vida misma. Stephen Glass es un periodista de la prestigiosa revista norteamericana The New Republic. Sus artículos demuestran que es un reportero de raza, con un sexto sentido para extraer la noticia a pie de calle, un maestro del olfato para estar en el sitio justo en el momento preciso y que luego tiene el talento crear opinión entre los lectores. Sin embargo, su artículo “El paraíso del Hacker” causa un escándalo en el The New Republic cuando un periódico de la competencia acusa a Glass de mentiroso y Chuck Lane –un compañero recién ascendido a director– se ve en la tesitura de confiar en la honradez de Glass o perder el apoyo de todo su equipo. El debutante Billy Ray evita cualquier “originalidad” tanto de forma como de contenido que desvirtúe esta sólida película, basada en hechos reales. El metraje discurre de modo lineal, prácticamente sin sorpresas. Y justamente ahí radica su fuerza, en su planteamiento sin fisuras, en su mirada digna –y por eso, ética– al mundo del periodismo, algo extensible también a cualquier otra actividad de los seres humanos. Y tanto Hayden Christensen como Peter Sarsgaard dan la talla con creces.

6/10
El tesoro del Amazonas

2003 | The Rundown

Un capo mafioso encarga a Beck, su gorila de confianza, que vaya a la caza de su hijo Travis, el cual se ha pirado a la selva del Amazonas para buscar un objeto de mucho valor. Pero cuando Beck llega allí y encuentra a Travis, ambos se las tendrán que ver con el jefe de un tinglado que huele mal, pero que muy mal. Para colmo, entre los dos se colará Mariana, una bella nativa que encandila a ambos, pero que guarda más de un secreto. Tras el superéxito de El rey Escorpión, The Rock vuelve a las andadas con esta entretenida película que explota al máximo su físico y su cara de tótem, aparte por supuesto del clásico móvil de los tesoros perdidos en medio de la jungla. Los paisajes son espléndidos, aunque lo mejor son sin duda las coreografías de las escenas de lucha (hay una con un enano saltarín que quita el hipo) y el ajustado tono de comedia con que el director Peter Berg ha logrado impregnar todo el film. De todas maneras, hay de todo, como tiene que ser en este título de puro entretenimiento: peleas a mansalva, caminatas sudorosas, chistes graciosos, romance con rivalidad y hasta un punto de intriga. Destaca el trabajo del joven Seann William Scott, quien tras su participación en El monje cada vez se siente más cómodo haciendo de graciosillo en busca de acción. Mención especial también a los caretos del malvado de turno, encarnado por un inconmensurable Christopher Walken.

5/10
Miércoles de ceniza

2002 | Ash Wednesday

Miércoles de ceniza de 1983. Francis Sullivan regenta un bar de la Cocina del Infierno, el barrio neoyorquino en el que hace años él mismo ejecutaba órdenes del capo de la mafia irlandesa. Pero cuando su joven hermano Sean asesinó a tres personas para salvarle a él, Francis se alejó de aquello. Un brazo de Sean apareció entonces en el río, y Francis se hizo cargo de su viuda. Desde entonces intentan vivir en paz mientras reciben la ayuda espiritual del padre Mahoney. Edward Burns alterna sus papeles de galán espabilado en películas ajenas, con sus propias creaciones (donde ejerce de productor, director y actor), entre las que hasta el momento destacan Los hermanos McMullen y Ella es única. En este caso narra una historia atractiva, nada complaciente, con su dosis de misterio, acción y sorpresa, en torno a una persona que intenta redimir su vida de una vez por todas. La sobriedad de la puesta en escena y la preferencia de los diálogos, son muestras de la definitiva toma de partido de Burns por el guión y los personajes.

6/10
Pluto Nash

2002 | The Adventures of Pluto Nash

Nueva gansada de Eddie Murphy. Situada en el año 2087, seguimos  la pista a Pluto Nash, un tipo espabilado que ha abierto un garito nocturno en la Luna. Aunque tiene un gran éxito, la mafia le complica un poquito la existencia. Con presupuesto generoso y complicados efectos especiales, Murphy se empeña en hacernos reír con gags como el de unos billetes de 100 dólares con el rostro de… ¡Hillary Clinton! ¿Serán profetas los responsables del film, al vaticinar el futuro presidencial de la señora Clinton? El tiempo lo dirá.

2/10
Men In Black 2

2002 | Men In Black 2

Cinco años después de salvar a la galaxia, una terrible amenaza reúne nuevamente a los intrépidos agentes K y J, la élite de los “Men in Black”. De todos los agentes secretos del mundo, los Hombres de Negro tienen el trabajo más alienante, pues solucionan los problemas relacionados con los “aliens” que viven en secreto entre nosotros. Ahora hay uno acuciante: Serleena, un extraterrestre con aspecto de hermosa modelo, ha puesto en marcha un plan para encontrar un peligroso artilugio galáctico. El agente J debe acudir a su antiguo compañero, K, que escondió el objeto tiempo atrás. La pega es que no recuerda nada de su pasado: vive con una nueva identidad, como empleado de correos. El tiempo juega en su contra, porque Serleena ha tomado el cuartel general de los Hombres de Negro. No es fácil parodiar la ciencia ficción, pero Barry Sonnenfeld dio con la fórmula en Men in Black. La continuación sigue la misma línea, es decir, mezcla acción, humor y criaturas extrañas. Se mantienen muchos personajes, y aunque se echa de menos a Linda Fiorentino, el reparto incluye las novedades de Lara Flynn Boyle y Rosario Dawson, además de un divertido perro parlanchín. Por otro lado regresan algunas de las criaturas de la primera parte que “gustaron mucho al público”, explica Sonnenfeld, como Jeebs, el dueño del monte de piedad.

6/10
La última noche

2002 | 25th Hour

Nueva York. Varios personajes deambulan a lo largo de las 24 horas que restan de libertad a Monty, antes de ingresar en prisión. Su delito, el tráfico de drogas. El peso que grava su conciencia tiene diversas manifestaciones: la certeza de no haber cortado a tiempo con su actividad inmoral, junto al hecho de saber que alguien de su entorno cercano, quizá su novia, le ha traicionado. Le toca, en ese breve plazo, despedirse de su padre, un honrado bombero; y de sus viejos amigos de colegio: Frank, "broker" triunfador, sólo en apariencia, y el tímido Jakob, profesor de instituto. Gran parte de esta trama urbana, dura y realista, basada en la novela de David Benioff que él mismo adapta, transcurre de noche. Una noche en la que unos tipos humanos emprenden, algo más en serio que hasta entonces, la búsqueda de ellos mismos, de un sentido claro para su existencia. Las dudas que torturan a Monty con respecto a su chica, o el deseo sexual-enamoramiento de Jakob hacia una alumna descarada, hablan de la necesidad de establecer los lazos amorosos sobre las bases de la confianza y el mutuo darse, más que en los endebles cimientos de las apariencias. Spike Lee, cineasta combativo y visceral, sobre todo cuando se trata de hablar de sus hermanos de raza negra, de discriminación y derechos civiles, logra un tono más contenido y efectivo en La última noche, sin duda uno de sus mejores títulos, y que eleva una carrera que no había dado nada interesante desde La marcha del millón de hombres (1996). Uno de sus méritos es culminar bien una historia donde los personajes (gran reparto, con espléndidos Edward Norton, Barry Pepper, Philip Seymour Hoffman, Rosario Dawson, Anna Paquin y Brian Cox), crecen y maduran, y donde se hace una apuesta decidida por la capacidad que tiene el hombre para cambiar, si se cuenta con los apoyos necesarios: Dios, la familia, los amigos, una voluntad decidida... La última escena que protagoniza Monty es como el polo opuesto a una previa, donde éste desata su ira contra el mundo en la soledad del cuarto de baño, con la única compañía de su reflejo en el espejo.

8/10
Josie y las melódicas

2001 | Josie and the Pussycats

Tres jovencitas muy monas. Son Josie (Rachael Leigh Cook), Melodie (Tara Reid) y Valerie (Rosario Dawson). Forman una banda musical de segunda fila. Se esfuerzan y tal, pero nada. La trágica desaparición del grupo “The Jour” en un ¿accidente? de aviación puede ser su oportunidad: pues su manager necesita recambio, y se fija en ellas. Película juvenil y marchosa, con agradable música. Pinta el sueño de mucho adolescente: emular a su grupo favorito, y alcanzar la fama. Como los chicos de "Operación triunfo", vamos. Las “protas” son veinteañeras que se han ido abriendo paso poco a poco en el cine, o sea, que saben de qué va lo que cuenta la película.

2/10
Chelsea Walls

2001 | Chelsea Walls

Cinco historias que se desarrollan en el Hotel Chelsea, de Nueva York. Un novelista trata de arreglar sus problemas con su mujer, una camarera aspira a triunfar como bailarina. Un joven de Minnesota, que compone e interpreta sus canciones, aspira a ser el próximo Bob Dylan. Una poeta decide darle a su novio otra oportunidad. Un viejo músico de jazz se enamora. Se trata de una adaptación de la obra teatral de Nicole Burdette, que se ha encargado de la adaptación del guión. Todos los protagonistas están unidos por su pasión artística, y están interpretados por actores de primera fila.

4/10
Las aceras de Nueva York

2001 | Sidewalks of New York

¿Cuántas historias de amor se desarrollan en la Gran Manzana? Millones, pero Edward Burns (Ella es única, Los amigos del novio) se fija en seis personajes, cuyos enredos amorosos se encuentran entretejidos. Verdades y engaños, intentos de aproximación, falsos pudores, desinhibiciones excesivas… Un poco al estilo de Woody Allen, aunque sin llegar por supuesto a su genialidad, Burns reflexiona sobre los desconciertos amorosos de la sociedad con abundante y cruda verborrea.

5/10
King of the Jungle

2000 | King of the Jungle

Seymour es un joven neoyorquino con una vida muy normal. Nada que ver con lo que espera cuando inesperadamente su madre, que es una activista, es asesinada. En ese momento decide emprender un largo viaje para encontrar a los asesinos y poder vengar así su muerte. John Leguizamo realiza un buen papel como el vengador. Se trata de un actor que ha sabido compaginar en su filmografía a los personajes más crueles con los de corazón noble que sólo buscan justicia.

4/10
Generación perdida

1999 | Light It Up

Un instituto en el barrio de Queens, en Nueva York. El profesor favorito de los alumnos es despedido. La noticia cae como una bomba entre la muchachada, hasta el punto de que ocho estudiantes más decididos (y algo alocados, todo hay que decirlo) realizan una acción audaz. Se atrincheran en el instituto, y toman como rehén a un policía. ¿Pero qué quieren estos jóvenes? En realidad no lo tienen muy claro, pero se trata de algo así como una "educación decente". Entretenida peli, que critica la degradación de la enseñanza en algunas escuelas. Los chicos logran la simpatía, hasta de la negociadora (Vanessa Williams (II), la chica de Eraser (Eliminador)). Entre los actores destaca Forest Whitaker, como el policía retenido contra su voluntad.

6/10
Una mala jugada

1998 | He Got Game

Una prometedora promesa de baloncesto está a punto elegir universidad y tiene varias ofertas. Su padre, convicto por haber asesinado a su madre, recibe una curiosa propuesta del gobernador. Éste le reducirá la pena si su hijo ficha por la universidad donde él estudió. Película muy del estilo de Spike Lee, quien sirve un drama en toda regla, que toca los palos típicos de su filmografía, desestabilización familiar, drogas, crudeza sexual, violencia, etc., aquí bajo el manto deportivo como telón de fondo. Interpreta quien fuera su actor fetiche durante años, Denzel Washington (Malcolm X), a quien acompañan algunos rostros conocidos.

5/10
Kids

1995 | Kids

Kids, nos relata las frenéticas veinticuatro horas de un grupo de adolescentes neoyorquinos, de clase social baja cuyo horizonte vital se limita al sexo, la violencia y las drogas. La tragedia no tarda en surgir cuando una de las chicas descubre que la única vez que ha hecho el amor con un chico, este le ha contagiado el SIDA. El fotógrafo profesional Larry Clark debuta en la dirección con este drama sórdido y explícito; y si bien su intención ha sido elaborar una película que sirva de documental de la situación de un determinado sector de la juventud, lo cierto es que el film en ocasiones raya un hiperrealimo exagerado, mostrando escenas de una exagerada crudeza. El film cuenta con una plantilla de actores adolescentes entre los que destacan Leo Fitzpatrick, Justin Pierce y Chloë Sevigny.

4/10

Últimos tráilers y vídeos