IMG-LOGO

Biografía

Tom Clancy

Tom Clancy

66 años ()

Tom Clancy

Nació el 12 de Abril de 1947 en Baltimore, Maryland, EE.UU.
Falleció el 01 de Octubre de 2013 en Baltimore, Maryland, EE.UU.

Padre de jack Ryan

30 Abril 2010

El astuto analista de la CIA Jack Ryan se ha quedado huérfano. Su padre literario, el escritor Tom Clancy, especialista en thrillers sobre la inteligencia militar, faleció el 2 de octubre de 2013, en un hospital de Baltimore, a los 66 años de edad.

Nacido el 12 de abril de 1947 en Baltimore (Maryland), Thomas Leo Clancy era hijo de un cartero y de una recepcionista. Miembro de una familia católica, se educó con los jesuitas en el Loyola High School. Posteriormente, estudió Literatura Inglesa, en el Loyola College, de su ciudad natal. Al parecer no se consideraba lo suficientemente inteligente como para estudiar Física, lo que realmente le gustaba.

Tras casarse con Wanda Thomas, Tom Clancy empieza a trabajar en la compañía de seguros de sus suegros en 1973. Pero la empresa no va bien, y decide comenzar a escribir, primero con relatos que aparecen en revistas como Analog Sci-Fi.

Debuta como autor de novelas con La caza del octubre rojo, de 1984, donde ya estaba presente el que iba a ser su personaje más conocido, el agente Jack Ryan. Llegó a tener tanto éxito que hasta el presidente Ronald Reagan lo consideraba su libro de cabecera. Alec Baldwin encarnó a Ryan en la versión cinematográfica, de 1990, dirigida por John McTiernan, donde Sean Connery interpretaba a un capitán de submarino de la URSS.

Tras escribir su segunda obra, "Tormenta roja", junto a Larry Bond, en 1986, se especializa en tramas sobre el peligro terrorista, política y espionaje. Continuaría hasta 2012 la serie de Jack Ryan, que llegaría a ser presidente de los Estados Unidos, y también escribiría otros libros de ficción como "Contra todo enemigo", con Peter Telep.

Apasionado de la tecnología militar, Tom Clancy escribió numerosos ensayos sobre el tema, como “Guerreros en la sombra. En el corazón de las fuerzas especiales”, “Portaaviones: Visita a bordo de una ciudad flotante” o “Marines”. También creó una compañía de videojuegos especializada en temática militar, denominada Red Storm Entertainment.

Tras divorciarse de la citada Thomas, Tom Clancy mantuvo durante algún tiempo una relación con Katherine Huang. En 1999 contrajo matrimonio con Alexandra Llewellyn, una periodista televisiva, prima segunda de Colin Powell.

En cine, Harrison Ford fue el Jack Ryan que logró más éxito, en Juego de patriotas y Peligro inminente, ambas de Phillip Noyce. Posteriormente se metió en la piel del personaje Ben Affleck, en Pánico nuclear, de Phil Alden Robinson. Chris Pine retoma al personaje en Jack Ryan: Shadow One, que dirige Kenneth Branagh, cuyo estreno está previsto para el día de Navidad de 2013 en Estados Unidos.

Filmografía
Sin remordimientos

2020 | Without Remorse

Jack Ryan (2ª temporada)

2019 | Jack Ryan | Serie TV

Vuelven las andanzas del analista de la CIA Jack Ryan, el personaje ideado por Tom Clancy e interpretado en esta serie por John Krasinski, quien rechazó un puesto de campo en Moscú ofrecido por uno de sus amigos y mentores, James Greer, para seguir en Washington con tareas más tranquilas, sentado ante la pantalla del ordenador en un escritorio. Pero en una de éstas detecta el envío ilegal a Venezuela de un cargamento, que llega hasta la jungla. Y con su amigo el senador Moreno viaja al país sudamericano, que preside despóticamente Nicolás Reyes. A su pesar, Ryan se verá envuelto en la acción tras sufrir un atentado que reclama venganza. Y le toca asociarse a una misteriosa mujer, Harriet Baumann, con la tiene una noche de sexo casual, y que resulta tener vínculos con los servicios secretos alemanes. Carlton Cuse y Graham Roland no conservan gran cosa del original de Clancy, simplemente, por así decir, "la marca Ryan", y siguen fieles a la idea de imaginar tramas pegadas a la actualidad. De modo que tras abordar el terrorismo yihadista en la anterior temporada, ahora le toca el turno al corrupto régimen venezolano, donde en un “hábil” gesto diplomático el presidente no se llama Nicolás Maduro, sino Nicolás Reyes, y tiene el rostro del actor español Jordi Mollà, que además de trabajarse el acento concede al personaje un aire burlón. Elementos de ricos minerales, empresas pantalla y marines de operaciones especiales, junto a la líder de la oposición, con marido desaparecido y que podría ganar las inminentes elecciones, además de la motivación vengadora de Ryan, vertebran la narración. Y hay que decir que el resultado resulta un tanto decepcionante. Jack Ryan es menos heroico de lo que nos gustaría, que le mueva sólo y simplemente la venganza, más una vaga idea de justicia, puede dejar insatisfecho al espectador. Además de que el desarrollo argumental no está excesivamente trabajado, los trazos son un tanto simplones, ya sea en la carrera política de Gloria Bonalde aclamada por el pueblo, como en las motivaciones de la agente Harriet, vinculada a un asesino con hija estudiante en Oxford, elementos que francamente, importan un bledo, al igual que la implicación del enlace de la CIA en Caracas, que resulta que es el ex de la embajadora, pero vamos, que este dato nada aporta la narración, y así, suma y sigue. Es una lástima, porque los valores de producción están ahí, y hay algunas escenas de acción muy trepidantes, sobre todo la persecución en los tejados de Londres, o el salto en paracaídas al océano.

5/10
Jack Ryan

2018 | Jack Ryan | Serie TV

Inteligente y entretenida puesta al día de las andanzas de Jack Ryan, el famoso personaje creado por el novelista Tom Clancy, que en cine ha tenido los rostros de Alec Baldwin, Harrison Ford y Chris Pine. Tras los trágicos sucesos del 11-S ya había habido un intento de actualización con Pine en Jack Ryan: Operación Sombra, bastante irregular. Ahora Amazon se muestra más afortunado en la conversión de las aventuras de Ryan al formato de la serie televisiva, aunque es preciso reconocer que en los últimos capítulos la propuesta pierde fuelle y se vuelve más convencional, y que no faltan alguna gruesa concesión sensual, véase al perdido militar que abate a terroristas mediante vigilancia por satélite y selectivo lanzamiento de misiles, en su "día de suerte". Uno de los logros de la trama desarrollada por Carlton Cuse (Bates Motel) y Graham Roland (Fringe) es volver a los orígenes del personaje, cuando es un modesto analista de la CIA, brillante sin duda en su trabajo, pero en lo que parece un puesto menor, tras ser el único superviviente de su comando de marines en una misión en Afganistán. La llegada de un nuevo superior en la CIA, James Greer, en lo que se considera un puesto menor, coincide con los descubrimientos de Ryan acerca de sospechososo movimientos de dinero en Yemen, que apuntan a un tipo que está alimentando una aureola mítica, un tal Suleiman. Ryan considera que podría estar forjándose la leyenda de un nuevo Osama Bin Laden dispuesto a atacar de nuevo en el corazón de Estados Unidos con un golpe terrorista, pero sus intuiciones son vista con cierto escepticismo. Resulta un acierto la elección de John Krasinski para interpretar a Jack Ryan, el actor se hace con el personaje combinando su inteligencia y humanidad con el aire de “boy-scout santurrón” que miran con altanería los que se llaman sus amigos, y que lo único que desean es que traicione sus principios y sirva a sus bastardos intereses. La capacidad de Ryan para empatizar con distintos personajes, desde la chica que le gusta, la doctora Cathy Mueller, hasta el que dice ser guardaespaldas de un aparente yihadista, está desarrollada con particular encanto. Pero además, destacan los valores de producción, con escenarios exóticos en Líbano, Siria, Yemen, Francia y por supuesto Estados Unidos, y las adrenalíticas escenas de acción, donde hay ingenio en la narración, por ejemplo en el elaborado asalto de una base americana merced a un inesperado ardid. De todos modos, los esfuerzos de conciliación con el mundo islámico, presentado a Greer como musulmán que pasa devotamente las cuentas de su tasbin, resultan un poco forzados; y no tienen su contrapartida en un punto de vista de la fe cristiana, presentados sólo como víctimas en una iglesia en París.

6/10
Jack Ryan: Operación Sombra

2014 | Jack Ryan: Shadow Recruit

El joven héroe de guerra Jack Ryan es reclutado por el agente de la CIA William Harper para realizar labores de analista. Gracias a su tapadera en una gran empresa de Wall Street descubrirá ciertos tejemanejes bursátiles con sus socios rusos y de ahí colegirá que se acerca un gran peligro para la seguridad de los Estados Unidos. Marchará a Rusia para investigar y allí se verá obligado a convertirse en el más letal agente de campo para salvar su vida y la de su país. Lejos en el tiempo quedan los días en que el actor y director Kenneth Branagh ofrecía adaptaciones de Shakespeare o películas originales, con personajes singulares y diálogos muy elaborados, tales como Morir todavía o Los amigos de Peter. Tan hollywoodiense se ha vuelto Branagh que se lanza a adaptar al personaje de acción más célebre del escritor Tom Clancy, el analista de la CIA Jack Ryan, ya llevado al cine anteriormente en películas como La caza del Octubre Rojo, Juego de patriotas o Pánico nuclear. Desgraciadamente el resultado no alcanza las cotas de esas películas, de las que la última es probablemente la más lograda, la más verosímil. Precisamente Branagh ha optado por primar la acción por encima de cualquier otra consideración, cosa que no ocurría con la película protagonizada por Ben Affleck, por seguir con la comparación. Falta mayor entidad dramática en el guión del experimentado David Koepp y del debutante Adam Cozad, pues las iniciales explicaciones empresariales, términos bursátiles y sesudos temores al futuro, en realidad no son más que excusas para repartir los tortazos de siempre. Reina al fin y al cabo un esquematismo alucinante en la trama y en los personajes de Jack Ryan: Juego de sombras, mientras que la narración va adelgazando en seriedad hasta convertirse en un juego plano de buenos y malos, en donde la resolución de las escenas es de lo más ligera (véase el engaño de chiste en la cena del restaurante, el rescate de la chica, las inverosímiles superdeducciones en la camioneta, la casual localización del terrorista, etc.), un cúmulo de momentos límite al más puro cine de palomitas. Dicho lo cual, el film es un entretenido divertimento, pura evasión. Las escenas de acción están bien rodadas, alguna de modo espectacular. Está claro que Hollywood busca "encontrar" su 007 yanqui en Jack Ryan y en este sentido se emula en ciertas fases el estilo realista del agente interpretado por Daniel Craig, como en la lucha cuerpo a cuerpo en la habitación del hotel. Pero, en fin, Chris Pine no alcanza a tener el carisma necesario para sacar adelante un personaje tan delicado, siempre en riesgo de caer en el ridículo de tan listo que es (al tipo no se le escapa ni una). Kenneth Branagh se reserva, como a él le gusta, el personaje del ruso malvado, un tipo malencarado con reminiscencias muy tópicas de la Guerra Fría. Mientras que Keira Knightley aporta poco más que su glamour femenino y casi dan ganas de pedir más protagonismo a un sólido Kevin Costner, aquí reducido a maduro espía tras las bambalinas.

5/10
Pánico nuclear

2002 | The Sum of All Fears

1973. Conflicto árabe-israelí. Un caza de Israel, que transporta una bomba atómica, es abatido. Su “explosiva” carga queda perdida en el desierto, hasta que unos tipos traficantes de armas dan con ella muchos años después. Sin saber muy bien lo que tienen entre manos, venden la bomba a precio de risa a unos neonazis que han trazado un maléfico plan: gastar su único cartucho, esa bomba, para provocar un conflicto de dimensiones planetarias que enfrente a los dos grandes superpotencias: Estados Unidos y una Rusia con problemas en Chechenia, y a la que, para colmo de males, se le muere el presidente. De las cenizas, esperan que llegue el turno del retorno al fascismo. Menos mal que anda por ahí el doctor Jack Ryan, analista de la CIA, bastante rejuvenecido si comparamos a Ben Affleck con el talludito Harrison Ford. Además el héroe de las novelas “tecnothriller” de Tom Clancy no está casado ni tiene una preciosa hijita. Para la ocasión le encontramos como soltero de oro, presuntamente temeroso de la palabra “compromiso”, lo que no acaba de gustar a su novieta Cathy, médico residente en un hospital. Y es que el chico todavía ni siquiera ha sido capaz de confesarle que trabaja para la célebre agencia del gobierno. Aunque tendrá ocasión de hacerlo cuando sea requerido por los jerifaltes de la nación: él es el máximo experto en el recién nombrado presidente ruso, el enigmático y poco conocido Nemerov. Phil Alden Robinson, director de la estupenda Campo de sueños y de la interesante Sneakers (Los fisgones), es el responsable del “lifting” a que ha sido sometido Ryan para la ocasión. Y tiene la suerte –suerte según se mire, pues los tambores de guerra que se escuchan en el mundo son para echarse a temblar– de que su trama es de rabiosa actualidad: el terrorismo practicado por grupúsculos de fanáticos incontrolados, sin respeto alguno por la vida humana. Tras el 11 de septiembre, la idea de que una bomba atómica pueda explotar en una gran urbe no es, desgraciadamente, ningún desatino. “Cambiar” de Ryan era un riesgo, pero Affleck cumple con las expectativas de tipo joven y apuesto. Además están muy bien secundado por Morgan Freeman, su mentor en la CIA, James Cromwell, el presidente americano, y Liev Schreiber, un inesperado espía con licencia para matar, que hace su papel estupendamente. Muchas escenas se pueden destacar. Pero se lleva la palma la conclusión del film, un montaje paralelo con varios asesinatos, deudor indudable de El padrino de Coppola.

6/10
OP Center. Código nuclear

1995 | OP Center

La seguridad de los Estados Unidos está a buen recaudo con los hombres del NCMC. Este equipo lo forman expertos profesionales en el campo militar, científico y psicológico. El NCMC controla a nivel planetario cualquier amenaza que pueda recibir Estados Unidos. Su nuevo y flamante director se llama Paul Hood. Mientras esto sucede, el sempiterno peligro nuclear ruso pone en alerta a los miembros del NCMC. Un grupo de soldados traidores de la KGB ha conseguido apoderarse de un potente arsenal nuclear en Ucrania. El supuesto equilibrio entre las potencias se ve alterado. El NCMC se pone en marcha y planea una operación especial para recuperar las cabezas nucleares y eliminar a los terroristas. La operación lleva el nombre de OP CENTER, y su fracaso supondría una catástrofe mundial. Telefilm basado en la novela del famoso escritor de best-sellers Tom Clancy, autor de La caza del Octubre Rojo o Juego de patriotas. La acción es constante y la intriga aumenta con cada escena. Cuenta con espectaculares escenas de alarde tecnológico, que no defraudarán a los aficionados al género.

4/10
Peligro inminente

1994 | Clear And Present Danger

Jack Ryan (Harrison Ford) es un intrépido y audaz agente de la CIA. James Greer (James Earl Jones) es su superior. Debido a una grave enfermedad, Greer tiene que sejar su cargo, y Ryan le sustituye como director de Inteligencia de la CIA. En su dedicación por perseguir la verdad Ryan se ve envuelto en una oscura investigación acerca del asesinato de un amigo personal del presidente de Estados Unidos, que resulta ser un hombre de negocios que tiene dudosos vínculos con el tráfico de drogas en Colombia. Ryan quiere aclarar el asunto, pero hay gente poderosa a la que no le interesa que se descubra la verdad. Paralelamente a su investigación, la misma CIA envía a Colombia un grupo paramilitar con el fin de tapar las sospechas y acabar por la fuerza con un poderoso cartel de droga colombiano. Un emocionante thriller en el que la inteligente trama se va desvelando poco a poco, manteniendo la intensidad durante la película. Harrison Ford realiza una interpretación muy convincente, al igual que Willem Dafoe en su papel de militar sin escrúpulos. La corrupción y la mentira se enfrentan a la honestidad y el sentido de la justicia, con una acción apasionante. Está basada en el best-seller del especialista Tom Clancy.

6/10
Juego de patriotas

1992 | Patriot Games

Sin responder a un motivo claro, Jack Ryan (Harrison Ford), su esposa, interpretada por Anne Archer, y su hija pequeña, son víctimas de un atentado. Milagrosamente consiguen salvarse, pero Jack Ryan no consigue elaborar una explicación a esta violencia. La familia Ryan pasa unos días de vacaciones en Inglaterra, que se convertirán en una angustiosa lucha por la supervivencia. A la vez que Jack Ryan trata de poner a salvo a su esposa y a su hija, deberá enfrentarse a los terroristas y a los oscuros motivos de sus acciones. Un thriller apasionante protagonizado por un especialista en situaciones desesperadas, Harrison Ford. Basado en el segundo best-seller del exitoso Tom Clancy, también escritor de La caza del octubre rojo. Una compleja trama que pone a un hombre honrado contra la pared, en una lucha solitaria contra un grupo de terroristas radicales. Emocionante, llena de tensión, y por momentos angustiosa.

6/10
La caza del Octubre Rojo

1990 | The Hunt For Red October

Marko Ramius (Sean Connery) es un experimentado capitán de la Armada Soviética. Son los años de la Guerra Fría. Ramius está al mando del supersubmarino "Octubre Rojo", el submarino más poderoso que se ha construido jamás. Tiene múltiples cualidades, que le hacen casi invencible en alta mar. Es prácticamente indetectable, y puede atravesar los océanos con total autonomía. Además, posee un armamento temible. Desobedeciendo las estrictas órdenes de sus oficiales superiores, Ramius decide dirigir el "Octubre rojo" hacia Estados Unidos, con el peligro de desencadenar un conflicto mundial. Una emocionante película bélica, basada en el famoso best-seller de Tom Clancy. Sean Connery realiza una actuación notable, y Alec Baldwin le da una réplica aceptable. Recupera toda la tensión de algunas de las mejores películas de submarinos, que se desarrollan en su mayor parte en un espacio cerrado. El suspense está asegurado hasta el final.

6/10

Últimos tráilers y vídeos