IMG-LOGO

Biografía

Alec Baldwin

Alec Baldwin

62 años

Alec Baldwin

Nació el 03 de Abril de 1958 en Amityville, Nueva York, EE.UU.

Pionero de la familia

20 Abril 2012

Parecía el típico guaperas flor de un día, pero ha demostrado que cuando se lo propone puede realizar interpretaciones realmente memorables. Alec Baldwin ha conocido altibajos en su carrera pero se ha mantenido en el oficio a lo largo del tiempo, y se ha labrado una amplia filmografía. Fue el primero de la estirpe actoral de los Baldwin, seguido por sus tres hermanos varones.

Nacido el 3 de abril de 1958, en Amityville (Nueva York), Alexander Rae Baldwin III proviene de una familia católica de origen irlandés. Su padre fue profesor de secundaria durante 28 años, mientras que su madre, ama de casa, se ocupó más de sus seis hijos, dos chicas (Beth y Jane) y cuatro chicos. Ellos acabaron dedicándose a la interpretación, empezando por él, el mayor, seguido de Stephen Baldwin, Daniel Baldwin y William Baldwin.

Mientras estudiaba derecho, en la Universidad George Washington, unos compañeros le retaron a presentarse a unas pruebas para el grupo de teatro. Inesperadamente le aceptaron, por lo que se contagió del veneno del oficio, y acabó estudiando interpretación en la Universidad de Nueva York y en célebre instituto Lee Strasberg.
A mediados de los 80 debuta en Broadway con la obra "Loot", de Joe Orton. Nunca ha abandonado las tablas, y llegó a ser candidato al premio Tony por su interpretación de Stanley Kowalski, en una reposición de "Un tranvía llamado Deseo", papel que posteriormente repetiría en una versión para la pequeña pantalla.

En televisión debutó con la serie The Doctors, seguida de otras muchas como California, Hotel y numerosos telefilmes. Su primera incursión en la gran pantalla fue en Forever, Lulu, una comedia con Hanna Schygulla. El papel que le dio a conocer a escala internacional fue el de espectro que ve su antigua casa invadida por nuevos inquilinos en Bitelchús, de Tim Burton. Fue también el esposo mafioso de Michelle Pfeiffer en Casada con todos, y el novio infiel de Melanie Griffith en Armas de mujer.

Tras papeles secundarios en Hablando con la muerte y Gran bola de fuego, se consagró como estrella al protagonizar junto a Sean Connery el film La caza del octubre rojo, donde interpretaba al analista de la CIA Jack Ryan, creado por Tom Clancy.

Durante el rodaje de Ella siempre dice sí se enamoró de su compañera de reparto, la explosiva Kim Basinger, con la que repitió en La huida (1994), remake del clásico en el que ambos retomaron los papeles de Steve McQueen y Ali McGraw, otra pareja enamorada. Baldwin y Basinger se casaron en 1993, tuvieron una hija, y su unión parecía bastante estable, teniendo en cuenta la fugacidad de las parejas surgidas en Hollywood. Pero una década después el amor se rompió, y tras el divorcio protagonizaron una dura batalla legal aireada por la prensa rosa, por la custodia de su hija. Recientemente, el actor se ha comprometido con Hilaria Thomas, una profesora de yoga de Manhattan nacida en Mallorca.

En cine, Baldwin hizo un poco de todo, como los thrillers Malicia, Coacción a un jurado, el drama de aventuras El desafío, o el film bélico Pearl Harbor. Posiblemente, su mejor trabajo, a pesar de la brevedad, fue el ejecutivo sin escrúpulos que acude a la sede de una empresa inmobiliaria para anunciar drásticos cambios, en Glengarry Glen Ross (Éxito a cualquier precio), donde tenía como compañeros de reparto nada menos que a Ed Harris, Jack Lemmon, Al Pacino, Kevin Spacey y Alan Arkin, entre otros. También realizó papeles secundarios pero dignos de mención en State and Main y Looking for Richard.

Pero se estrelló como protagonista de La sombra, donde encarnaba al famoso justiciero de las novelas pulp. También tomó una mala decisión al negarse a repetir como Jack Ryan, pese a los esfuerzos de Paramount, por lo que el papel fue a parar a Harrison Ford.

Con la llegada del siglo XXI, Baldwin supo regenerarse como actor secundario en títulos muy bien escogidos, como El buen pastor, Infiltrados o The Cooler, que le brindó su única candidatura al Oscar. En cualquier caso, su popularidad había decrecido cuando le cayó del cielo el papel del arrogante ejecutivo televisivo Jack Donaghy en Rockefeller Plaza, junto a Tina Fey. Obtuvo un enorme éxito, en gran parte gracias a que el actor demostró un inesperado talento para la comedia. Ha ganado con este trabajo dos Emmy y tres Globos de Oro.

A pesar de la buena aceptación de su trabajo en la pequeña pantalla, no ha abandonado el cine. Encarna al ex roquero Dennis Dupree en el musical Rock of Ages (La era del rock) junto a Tom Cruise.

Filmografía
Before You Know It

2019 | Before You Know It

Framing John DeLorean

2019 | Framing John DeLorean

Huérfanos de Brooklyn

2019 | Motherless Brooklyn

En el curso de la investigación de un caso, Frank Minna, jefe de una agencia de detectives, es tiroteado y acaba muriendo tras ser auxiliado por uno de sus hombres, Lionel Essrog, el cual era uno de sus protegidos desde que Minna le conoció en un orfanato de Brooklyn. Essrog es un tipo singular pues tiene una rara enfermedad nerviosa llamada Síndrome de Tourette, por la tiene una infinidad de tics y se siente obligado a hablar sin freno e inoportunamente. Pero Lionel es también un tipo inteligente, detective perspicaz y tenaz, que le tenía cariño a Minna y que está decidido a llegar al fondo del asunto. Huérfanos de Brooklyn es cine negro de altura, que recuerda a producciones clásicas y a las historias herederas de las creaciones de Hammett y Chandler. Se trata de una adaptación de la novela Jonathan Lethem, con elementos reconocibles del género, como la corrupción política, los secretos del pasado, el afán de poder, la música de jazz, la chica en apuros, las gabardinas, los sombreros, los matones a sueldo y los investigadores de raza. Hacía 20 años que Edward Norton no dirigía una película, desde su debut con Más que amigos. Desde entonces su carrera como actor tuvo muchos éxitos pero tras rodar El increíble Hulk algo pasó entre él y la industria y fue relevado poco a poco a papeles secundarios. Aquí regresa por todo lo alto, aunque haya tenido que ejercer de productor, además de ser el director, el actor principal y el guionista. Vamos que se ve que se ha tomado el proyecto como algo muy personal. La consecuencia es que se trata una película muy cuidada, mimada diría yo, que ofrece una convincente ambientación de los años 50, se desarrolla sin prisas (casi dos horas y media) gracias a unas pesquisas lentas pero muy creíbles y que atrapa desde el principio hasta el final. Y hay toques de gran director, como ése en que Lionel decide ponerse el sombrero de su difunto jefe. Gran parte del gancho del film es la caracterización de su protagonista, Lionel Essrog. Curiosamente Edward Norton se dio a conocer en el cine con un personaje de desdoblada personalidad en Las dos caras de la verdad, por el que fue nominado al Oscar, y en otra de sus películas más recordadas,The Score, también su personaje jugaba al despiste con su comportamiento. Aquí sus brotes psicóticos son constantes, a veces muy divertidos y Norton vuelve a demostrar que integrar personalidades múltiples sigue siendo una de sus especialidades. Quizá puede achacarse al film que algunos personajes, como los compañeros de oficina de Lionel, queden algo desdibujados, pero otros, como el poderoso político Moses Randolph (notable Alec Baldwin), la activista civil Laura Rose (Gugu Mbatha-Raw) o el ingeniero interpretado por Willem Dafoe, resultan lo suficientemente estimulantes. Estupenda música de Daniel Pemberton.

7/10
The Public

2018 | The Public

Misión imposible: Fallout

2018 | Mission: Impossible - Fallout

Ahora, el agente del IMF Ethan Hunt se enfrenta a Los Apóstoles, discípulos del anarquista Solomon Lane, al que logró capturar en el pasado. Mientras trata de evitar que se hagan con tres núcleos de plutonio, deberá elegir entre arriesgarse a perder el maletín que los contiene, o dejar morir a Luther, uno de sus hombres. Sexta entrega de la saga que lleva al cine la serie televisiva, creada por Bruce Geller, que tuvo un gran éxito entre 1966 y 1973. Vuelve a hacerse cargo de la realización y el guión Christopher McQuarrie, oscarizado por el libreto de Sospechosos habituales, que colabora muy frecuentemente con Tom Cruise en los últimos años, ya sea sólo como escritor (La momia, Valkiria) o también como realizador (Jack Reacher). En el primer tramo cocina el relato a fuego lento, para colocar bien las piezas, y desarrollar a los personajes, ya que a diferencia de los dos primeros filmes, aquí se da mucha importancia al elemento humano, por ejemplo se explica de una vez el final del matrimonio del protagonista con el personaje interpretado por Michelle Monaghan desde la tercera. La trama quizás resulta a veces un poco farragosa (conviene estar atento). Pero pronto abundan las secuencias que ofrecen la esperada espectacularidad, como un plano secuencia técnicamente brillante, que muestra un salto en paracaídas, todo indica que rodado por el propio Cruise, o una trepidante persecución en las calles de París, que en la realidad sí que sería una misión imposible, debido al enorme tráfico a todas horas de la capital francesa, pero no importa, porque en esta franquicia el espectador suspende con gusto la incredulidad, aquí los cambios de cara con sofisticadas máscaras vuelven a estar a la orden del día. Sobresale –por su combinación de tensión y humor– un combate que tiene lugar en el cuarto de baño del Grand Palais de la ciudad gala. La trama se articula en torno a la importancia de cada individuo, incluso cuando se tiene que elegir entre su vida o la de una multitud, por lo que Ethan Hunt no sería un superhéroe sin sentimientos al estilo de James Bond. 22 años desde el título iniciático, Cruise demuestra estar en forma para encarnar a este personaje, que conoce al dedillo, y que ha crecido emocionalmente en los últimos títulos. Está bien acompañado por habituales, como Simon Pegg, que aporta otra vez humor, el duro Ving Rhames (Luther), Rebecca Ferguson (como la agente Ilsa Faust), Sean Harris (el perverso terrorista Solomon Lane), y se acierta con los recién llegados Angela Bassett (directora de la CIA) y Henry Cavill (uno de los subordinados de esta última).

7/10
The Looming Tower

2018 | The Looming Tower | Serie TV

Miniserie basada en el libro de Lawrence Wright, que muestra la hoja de ruta que siguió Osama Bin Laden hasta llegar a los trágicos atentados del 11 de septiembre de 2001. Vertebrada a través de la Comisión de Investigación del Senado de 2004, para saber cómo pudieron llegar a ocurrir los hechos, presenta desde su arranque la rivalidad entre agencias, especialmente la CIA y el FBI, que teóricamente deben compartir información, pero que para salvaguardar su independencia, y también por celos y rivalidad, no cumplen con lo previsto, uno de los motivos de que se pillara a Estados Unidos con la guardia bajada en los ataques terroristas, empezando por el terrible sufrido por su embajada en Nairobi (Kenia) en 1998. En esta falta de cooperación se pone el acento sobre todo en la CIA, que no entregó información solicitada por el FBI. Figuran acreditados como cocreadores Alex Gibney –célebre por sus documentales sobre temas controvertidos como el escándalo Enron, el dopaje de Lance Armstrong, WikiLeaks, o los casos de sacerdotes pederastas– y Dan Futterman –guionista nominado al Oscar por Truman Capote–, experto en partir de casos reales, que conceden a su narración un tono atravesado de verismo, aunque en este caso se trate de una dramatización con actores; eso sí, en bastantes pasajes se recurre a metraje auténtico. La serie se sigue con interés, pues hay un enorme esfuerzo de producción, y se aporta mucha información, entregada ordenadamente. Recuerda a esfuerzos recientes en esta línea con Manhunt: Unabomber –el criminal que enviaba bombas por correo postal– y Show Me A Hero –corrupción política en Yonkers–. Quizá pesa al principio que los abundantes datos de la complicada trama ahoguen el lado humano de los personajes, aunque se trata de dibujarlos adecuadamente, por ejemplo a John O’Neill, agente del FBI experto en Bin Laden, y de vida familiar desarreglada, que confía en un agente de origen libanés, Ali Soufan, para recabar información en árabe. Jeff Daniels y Tahar Rahim son los actores que se encargan de insuflarles vida, y están muy bien, igual que el resto del acertado reparto. Uno de los aspectos de interés que incluye la trama es la fe de los personajes, O'Neill es católico al que la Biblia ayuda, aunque no sea muy coherente en ciertos aspectos personales de su vida, sí le ayuda en momentos de zozobra y en la búsqueda de la verdad. Mientras que Ali ofrece el rostro humano del islam, frente a las interpretaciones torcidas que guían a los sicarios de Al-Qaeda, que ni siquiera han leído el Corán. También se aborda lo complicado que es conciliar el trabajo en las agencias de seguridad con una vida familiar normal. Choca la insistencia y explicitud de las escenas de sexo, algo que no viene a cuento.

6/10
La lectora

2017 | Blind

Bill Oakland es un novelista que quedó ciego en un accidente de tráfico, en donde también falleció su querida esposa. Años después recibirá la visita de una mujer, Suzanne Dutchman, que tres veces por semana está obligada a leerle al invidente debido a una imposición judicial derivada de su implicación en los asuntos ilegales de su marido, que está ahora en la cárcel. El amor surgirá entre ellos. Dramón romántico protagonizado por dos pesos pesados, Alec Baldwin y Demi Moore. El guión no tiene demasiados alicientes a priori, pero el desarrollo es correcto y gustará al público ávido de historias intensas y pasiones amorosas.

5/10
La verdad duele

2016 | Concussion

Reconstrucción de la historia real del doctor Bennet Omalu, neuropatólogo nigeriano que ejerce como médico forense en Estados Unidos. Después de practicarle la autopsia a Mike Webster, jugador retirado de los "Steelers", de Pittsburg, en 2001, se dio cuenta de que éste había sufrido un mal conocido como Encefalopatía Traumática Crónica (CTE por sus siglas en inglés), como consecuencia de los fuertes golpes en la cabeza que reciben las estrellas del fútbol americano en cada partido. Ante el peligro de perder adeptos, y que se extienda el miedo, la Liga de Fútbol Nacional (NFL) tratará de silenciarle y desacreditar sus teorías. La verdad duele (mal título español para Concussion, que significa "conmoción cerebral") supone el segundo trabajo de Peter Landesman, tras Parkland. Avalado como productor por Ridley Scott tiene entre manos la típica historia, muy del gusto de Hollywood, de individuo lleno de razón enfrentado a poderosos cuyos intereses ha puesto en peligro (la lucha de David contra Goliath de toda la vida). Transcurre en el ámbito de un deporte que según explica muy bien uno de los personajes es una de las dos cosas más importantes de la vida para un americano junto con Dios. El relato tiene mucho en común con títulos conocidos, especialmente con El dilema, y aunque su director no llega a los logros visuales de Michael Mann en aquélla, maneja bien la narración, con un comienzo prometedor, aunque el final se alarga demasiado. Puesto que atraviesa el peor momento de su carrera, después de que títulos como After Earth o Focus no funcionaran como se esperaba, Will Smith se ha buscado un papel con cierta dificultad, pues su doctor Omalu habla con un acento supuestamente africano, que no ha convencido a los expertos en idiomas. Aún así, realiza una interpretación correcta de un personaje sosegado, pero honesto. Está bien acompañado en pantalla por la británica en alza Gugu Mbatha-Raw (la joven que le roba el corazón), Alec Baldwin (un doctor que le apoya), el veterano Albert Brooks (su jefe en el departamento forense), y en un papel muy breve Luke Wilson (el ejecutivo de NFL Roger Goodell). En el apartado actoral impresiona sobre todo la labor de David Morse (Treme, La milla verde) que se ha trabajado su rol de Mike Webster, ídolo deportivo cuya vida se fue al traste por este problema.

6/10
La excepción a la regla

2016 | Rules Don't Apply

Una mirada nostálgica al Hollywood de los años 60, con una historia de amor triangular alrededor del multimillonario hombre de negocio y productor Howard Hughes, en que están implicados dos de sus muchos jóvenes empleados, el chófer Alden Ehrenreich y la aspirante a actriz Marla Mabrey, que tiene contractualmente prohibido cualquier conato de romance. La idea sería que estamos ante una excepción muy particular a la regla, que tendría un efecto dulcificador en el excéntrico y enfermo Hughes, del que se pone en duda seriamente su equilibrio mental. Warren Beatty llevaba 15 años sin actuar y 18 sin dirigir o firmar un guión. Casi octogenario vuelve al ruedo con una historia de romanticismo exacerbado, no olvidemos que Beatty está detrás de cintas como Rojos. El resultado es irregular, el cineasta quiere entregar una historia evocadora al estilo de El gran Gatsby, pero en tal sentido, y también con Hughes como leit-motif, Martin Scorsese salió mejor parado cuando rodó El aviador. La cinta funciona, prometedora, en sus primeros compases, la relación de creciente confianza entre Alden y Marla, bien encarnados por Haley Bennett y Lily Collins, que dan bien el tipo de persona ingenua, desconocedora del mundo real. También tiene magia el primer encuentro de Hughes (Warren Beatty) con una y otro, separadamente. Pero luego, cuando llegan las complicaciones en las relaciones entre los personajes, su enrarecimiento no está bien plasmado, las cosas resultan abruptamente confusas, y sólo parcialmente se recupera el pulso en el clímax. Da además la sensación de que se ha eliminado metraje. Annette Bening como madre de Marla, desaparece con brusquedad, y los padres y la novia de Alden son meros comparsas. Da pena ver pasar tan fugazmenta a actores de la talla de Ed Harris y Martin Sheen, sin tiempo para componer algo parecido a un personaje.  

5/10
París puede esperar

2016 | Bonjour Anne

Primera película de ficción de Eleanor Coppola, esposa de Francis Ford Coppola y madre de Sofia Coppola, por citar dos nombres importantes de una ilustre familia de cineastas. Antes había entregado el documental En el corazón de las tinieblas, donde atrapó las dificultades de su marido en el rodaje de Apocalypse Now. Eleanor figura como guionista y directora en solitario, además de ser productora. Entre los nombres que suenan de la compañía American Zoetrope están el de Fred Roos, también productor, y el de la diseñadora de vestuario Milena Canonero. La trama arranca en Cannes, donde Anne acompaña a su marido Michael, productor de cine. Acaba de terminar el festival, y deberían volar a Budapest, donde están rodando una película, para luego trasladarse a París. Pero una molestia en los oídos de ella aconseja que no vuele, motivo por el que decide viajar por tierra directamente a la capital gala. Jacques, socio de Michael, hombre muy atento y "bon vivant" se ofrece a llevarla en coche. Ambos compartirán un delicioso viaje por la campiña francesa, en que disfrutan de los pequeños y grandes placeres de la vida: el paisaje, la cultura, la buena cocina... Acierta Eleanor Coppola al decidir manejar una historia con elementos que conoce, está claro que la trama contiene referencias personales: esposa de cineasta muy ocupado, síndrome del nido vacío, la experiencia de haber perdido un hijo, la comida y los vinos... Con formato de road-movie, compone una pequeña película encantadora, sencilla, humana, en que el riesgo del tópico "americano atrapado en la experiencia francesa" se supera con éxito. El planteamiento de sublimación del viaje funciona, porque hay un excelente equilibrio, también en la relación de creciente confianza entre Anne y Jacques, con los mil y un detalles que éste tiene, su flirteo en los límites justos, con inteligencia. Diane Lane está estupenda, desprende atractivo por todos sus poros, con gestos simpatiquísimos, mientras que Arnaud Viard es la encarnación perfecta del irresistible anfitrión, al que le gusta la buena vida, y con sensibilidad y capacidad de empatía.

6/10
Aloha

2015 | Aloha

Cameron Crowe prometía mucho tras entregar Jerry Maguire y Casi famosos. Y aunque su filmografía posterior es pasablemente entretenida, no está a la altura de estos títulos. Es lo que le pasa con Aloha, que a priori cuenta con todos los ingredientes que le gustan, dramedia romántico y nostálgico, pero que no acaba de funcionar. El film sigue a Brian, ingeniero aereoespacial desencantado, que llega a Hawai con un supuesto trabajo, aunque en realidad tiene un encargo de una empresa contratista del ejército americano, ligado a un satélite militar. El tipo, algo cínico, se reencuentra con Tracy, una novia que ahora está casada pero que despierta en él antiguos sentimientos. Al tiempo, le guía una piloto de cazas americana, Allison, con sangre hawaiana. Con los citados elementos, Crowe, que escribe el guión y dirige, entrega un batiburrillo que no logra el necesario equilibrio, a pesar del esfuerzo de los actores por hacer medianamente creíbles a sus personajes. Concedamos que Emma Stone trata de componer una mujer de carácter al hacer de militar, pero su "mística" hawaiana y los comentarios telefónicos con mamá "rajando" de su jefe quedan raros, y el conjunto no resulta creíble. También lo tiene difícil Rachel McAdams, encarnando a la ex novia con un marido con el que no se acaba de llevar bien y con una maraña de sentimientos que no acaba de controlar, tal vez porque resultan poco creíbles, el dolor que le quedó cuando se fue Brian, junto a una ilusión poco clara por su retorno. Tampoco entendemos las motivaciones del protagonista encarnado por Bradley Cooper, mientras que John Krasinski como el marido poco tiene que hacer, su personaje resulta bastante plano como alguien que ejerce, por así decir, de propietario de linda esposa que teme perder. A esta tipología humana confusa se suma la relamida espiritualidad hawaiana y el intento de criticar la presencia de empresas privadas en la defensa nacional de un país, con ideas algo increíbles, que encarna Bill Murray, quien a espaldas del ejército pretende colocar en el satélite armas no autorizadas.

4/10
Misión imposible: Nación secreta

2015 | Mission: Impossible - Rogue Nation

En esta ocasión, se cierra la Fuerza Misión Imposible y sus funciones son asumidas por la CIA. A pesar de todo, el agente Ethan Hunt, de nuevo ayudado por William, Benji y Luther, trata de desarticular una organización encubierta de espías renegados conocida como Nación Secreta. Sus responsables consiguen capturar a Hunt pero escapa con ayuda de Ilsa Faust, una misteriosa mujer infiltrada entre sus filas. La saga iniciada por Brian de Palma ha contado posteriormente con directores muy variopintos que han dejado su sello personal, desde el hongkonés John Woo (el más decepcionante), pasando por el televisivo debutante en cine J.J. Abrams (que se ha mantenido como productor de las siguientes entregas) y el especialista en dibujos animados que se adentraba por primera vez en el campo de la imagen real Brad Bird. Toma el testigo en la quinta entrega Christopher McQuarrie, guionista oscarizado por Sospechosos habituales, con el que Tom Cruise ha hecho buenas migas después de que le escribiera Valkiria y le dirigiera en Jack Reacher. Como se esperaba, McQuarrie se basa sobre todo en un guión muy bien hilvanado, con logrados giros de tuerca, que recupera con gran frescura algunos tópicos del cine de espías: la agente infiltrada, la burocracia en los despachos, etc. También se luce como director, y compone algunas secuencias adrenalíticas, especialmente la del avión en la apertura, la que se desarrolla en la ópera de Viena al ritmo de "Turandot", de Giacomo Puccini, y una brillante persecución de motos. Abundan esta vez los homenajes a la serie original (el mensaje que se autodestruye y las máscaras). A sus 53 años, tiene su mérito la vitalidad exhibida por Tom Cruise, que ha participado al máximo en las secuencias de acción, y cumple nuevamente como Ethan Hunt. Está muy bien secundado por Jeremy Renner, Ving Rhames y el excelente contrapunto cómico del film Simon Pegg. Gran acierto en el fichaje de los recién llegados Alec Baldwin (jefe de la CIA), y sobre todo la sueca Rebecca Ferguson, vista hasta ahora a nivel internacional en Hércules y poco más, pero que tiene por delante un prometedor futuro.

7/10
Torrente 5, Operación Eurovegas

2014 | Torrente 5, Operación Eurovegas

Año 2018. El cutre ex policía Torrente sale de la cárcel para encontrarse con una Cataluña independiente y una España expulsada de la Unión Europea que ha vuelto a la peseta. Ya no se respeta ni a El Fari, e incluso su amado Atleti sufre los efectos de la crisis. Harto de la situación, con ayuda de sus compinches y gracias a un contacto que estableció entre rejas con el tipo que diseñó el sistema de seguridad de Eurovegas, ha decidido ponerse definitivamente al otro lado de la ley y asaltar un casino al más puro estilo Ocean's Eleven. La película es lo que es, ni más ni menos que sus predecesoras de la saga Torrente. O sea, el protagonista concebido por Santiago Segura sigue siendo un guarro facha racista redomado, tan sinvergüenza como siempre, y rodeado de personajes frikis. Continúan, por supuesto, el humor zafio, y los cameos de muchos amiguetes. En tal tesitura las novedades provienen de imaginar el futuro inmediato de España, donde hay alguna ocurrencia graciosa, aunque se podía haber explotado mucho mejor esta veta; y de fichar para la función a un actor yanqui, Alec Baldwin, que ha hecho cierto esfuerzo para aprender algunas palabras en español, aunque no da la sensación de que entienda mucho lo que dice, ni de que le importe excesivamente. El esquema narrativo sigue el canónico de las películas de golpes perfectos, aquí con la variante de que lo planeado dista mucho de parecerse luego a lo finalmente ejecutado. Es de prever que el tirón mediático de Segura y un, por así decir, prestigio consolidado, aseguren el inevitable éxito en taquilla, aunque como cine, la película es poca cosa. Eso sí, se maneja un presupuesto desahogado, que permite vistosas secuencias de acción, especialmente en el clímax del aeropuerto, e incluir un par de nuevas canciones donde se escuchan las voces de Joaquín Sabina y Mónica Naranjo. Por supuesto, no podía faltar un homenaje al fallecido Tony Leblanc.

3/10
Siempre Alice

2014 | Still Alice

Alice es una brillante profesora universitaria, su marido también se dedica a la enseñanza y la investigación, y ambos tienen tres hijos ya adultos con la vida encauzada o en vías de estarlo. Con apenas cincuenta años empieza a tener fallos en la memoria y momentos de desorientación que se revelan como los primeros síntomas de un Alzheimer familiar, y por tanto hereditario. El caso de Alice es raro a su edad, y avanza con celeridad, lo que hace sufrir a sus seres queridos y a ella misma. Richard Glatzer y Wash Westmoreland, directores de Quinceañera y La última aventura de Robin Hood, vuelven a abordar una historia de alta intensidad emocional a partir de una novela de Lisa Genova, que explora una realidad cada vez más frecuente en los hogares, debido en parte al aumento de la esperanza de vida. Y se las arreglan para abrir un realista abanico de las dificultades que atraviesan los enfermos de Alzheimer y sus familiares, incluyendo bastantes aristas y cuestiones espinosas. Curiosamente, con triquiñuelas equilibristas de guión, se evita tomar partido sobre ciertos dilemas éticos y morales, que simplemente se apuntan. Orillado por completo el tema de la trascendencia –Dios y la religión brillan por su ausencia–, tal vez porque seguimos a una familia “urbanita” aferrada al hoy y ahora, se deslizan ideas sobre la cultura del descarte como la del planteamiento de quitarse la vida si el deterioro alcanzara cierto punto, o la sugerencia de que el diagnóstico prenatal puede ser una herramienta válida para no tener un hijo. Por supuesto hay espacio para dibujar el amor y sacrificio que ponen marido e hijos por cuidar a Alice, pero sin disimular el inconveniente que supone para sus planes el tener que cuidarla, en que las circunstancias de unos y otros llevan a una mayor dedicación de tiempo a quien parecía más distante. En tal sentido la película ofrece una "foto" interesante de una sociedad desorientada, a la que faltan asideros fuertes a los que agarrarse más allá de los naturales cariño y afecto. Siempre Alice se sostiene gracias a “siempre Julianne Moore”, una extraordinaria actriz que nunca defrauda, y que aquí sabe imprimir a su personaje mil y un matices, verdaderamente con ella somos testigos de la evolución de una persona con Alzheimer desde que asoman tímidamente las señales iniciales de la enfermedad. Sus compañeros de reparto, incluida la "crepuscular" Kristen Stewart, están correctos, pero Moore está “de Oscar”, y momentos como el de la conferencia para enfermos con su mismo mal, parientes y profesionales de la medicina, sobrecogen. Más torpe es la película en lo que a narración fílmica se refiere. Así, cargan los omnipresentes subrayados de la partitura musical, y algún truco fácil para “dar emoción”, como el de la búsqueda de un frasco de pastillas, donde es la actriz, como en tantos momentos, quien salva la situación. El principal inconveniente de esta película para llegar al gran público, claro está, es el de que puede que ya la tengamos vista en eso que solemos llamar “la vida real”. Aunque para eso está el “cebo” Moore.

6/10
Blue Jasmine

2013 | Blue Jasmine

Historia contada en dos tiempos sobre dos hermanas, Jasmine y Ginger, con la misma familia de adopción y distintos padres biológicos. Sus vidas tomaron rumbos muy distintos, pues Jasmine se casó con Hal, un hombre de negocios de Wall Street que le trajo lujo y sofisticación, mientras que Ginger unió su vida con Augie, un “chapuzas” al que la otra considera un perdedor. La detención de Hal por delitos financieros da un vuelco a la vida de las dos hermanas, hasta el punto de que Ginger debe acoger a Jasmine en su sencillo hogar de San Francisco. La mejor película “seria” de Woody Allen desde que filmara Match Point, y del nivel de la también notabilísima Midnight in Paris. Esta vez el director y guionista vuelve con Blue Jasmine a Estados Unidos, con notable presencia de su amada Nueva York, a la que se suma la de San Francisco, ciudad donde se criaron las dos hermanas. Y aunque la filmografía de Allen siempre ha pintado a cierto tipo de personas contemporáneas que él conoce bien, enfrentados a las grandes cuestiones que se plantea siempre el ser humano, aquí, quizá por primera vez, aborda un tema de rabiosa actualidad, el de la actual crisis económica con las actitudes que han dado pie a tan dramática situación y sus consecuencias. La cinta pivota alrededor de ese colapso económico y vital, centrada sobre todo en Jasmine, con numerosos flash-backs que permiten comparar la época de estar en la cima del mundo, con la de la precariedad, sobre todo psicológica, que dificulta asumir las nuevas circunstancias para pasar página. En tal sentido Cate Blanchett hace un trabajo formidable, su personaje de rica venida menos que quiere mantener su estatus se prestaba a la caricatura o al histrionismo, y en sus manos se convierte en un ser humano al que podemos entender y compadecer. Por supuesto, como suele ocurrir en las películas de Woody Allen, todos los actores de Blue Jasmine lo hacen muy bien, incluida la estupenda Sally Hawkins como la otra hermana, pero lo de Blanchett es sencillamente increíble. Con su clásica actitud pesimista, Allen invita a reflexionar sobre las vidas huecas, construidas sobre una fantástica nada. Y donde el bienestar, la riqueza, las relaciones sociales, la pose, resultan tener bastante menos valor que el simple hecho de mantener los pies pegados al suelo, lo que ayuda a encajar las inevitables contrariedades que consigo lleva la existencia. ¿Es Ginger mejor que Jasmine? Desde luego no es perfecta, pero está armada de ciertos recursos morales para rectificar, algo que parece imposible en el caso de su “cristalizada” hermana, que nunca se ha ganado la vida, y que en más de un sentido se ha labrado su propia ruina, aceptando que la mentira presida su existencia. Blue Jasmine es una película muy bien armada, con espacio incluso para la sorpresa. Contiene algún momento humorístico –Jasmine trabajando en la recepción de un dentista–, pero domina un tono de amargura, pues pinta con acierto la degradación moral de una persona. Y nos hace preguntarnos, cómo hacía Mario Vargas Llosa en “Conversación en la catedral”: ¿en qué momento se jodió todo?

8/10
Rock of Ages (La era del rock)

2012 | Rock of Ages

Sherrie es una joven rubia, de ojos azules, que llega a Los Ángeles procedente de Oklahoma cargada de sueños. Es amante del rock y la suerte le sonríe nada más llegar cuando conoce a un Drew, camarero en el mítico bar de Sunset Strip donde debutó el gran Stacy Jaxx, estrella inigualable del Rok n' Roll. Sherrie se enamora de Drew y es contratada para trabajar en el local. Todo es perfecto. Sin embargo, muy pronto se da cuenta Sherrie de que la suerte te puede dar la espalda el día menos pensado. No funciona esta comedia musical dirigida por Adam Shankman (Hairspray), cuyos elementos estaban perfectamente elegidos para diseñar el éxito, al menos comercial. ¿Qué falla, entonces en Rock of Ages (La era del rock)? En el cine hay tópicos, vale, no pasa nada, pero cuando absolutamente toda la historia sigue los raíles de lo más convencional hasta llegar el destino más previsible, la cosa pasa a convertirse en algo difícil de tragar, un mejunje acaramelado, buenista y cursi, por mucho que se disfrace de cueros, gritos y chicas semidesnudas. Es inimaginable lo que pensarán de este musical los auténticos amantes del rock. Mejor que ni se les ocurra verlo. Es verdad que Rock of Ages (La era del rock) es ante todo una comedia, cine al más puro estilo frívolo hollywoodiense y que no hay que hacerse grandes ilusiones, pero, por favor, si vemos que la chica perfecta, rubia y de ojazos azules llega a Los Ángeles para triunfar en el rock, que se enamora la primera noche de un chico que sueña lo mismo y que precisamente trabaja en un local que es un templo clásico del rock duro, si un malentendido acaba con su amor, si la gran estrella rebelde lo que desea en el fondo es el amor verdadero, si los viejos rockeros de cuero puede que sean de la otra acera, si la alcaldesa anti-rock es en realidad una groupie de corazón, si los sueños han de romperse con un trabajo de stripper, si el agente de la estrella resulta ser un aprovechado sin escrúpulos, si la periodista de gafitas se convierte en una gata en celo, etc., etc., la cosa entonces se hace prácticamente insostenible. ¡Si hasta la protagonista llega en un autobús Greyhound! Llegados a este punto lo único que se salva de Rock of Ages (La era del rock) es... la música. Aunque tampoco es que sea memorable, para nada, e incluso a menudo está demasiado presente. La narración está planteada con el aire fantasioso de otros musicales modernos, en donde la puesta en escena cambia de repente, suenan los acordes, los focos modifican su color e intensidad y todo parece un sueño mientras todo el mundo se pone a cantar y bailar, etc. A lo largo del metraje escuchamos de ese modo un gran puñado de temas clásicos, entre los que pueden destacar "I Want to Know What Love Is" (interpretado por Tom Cruise y Malin Akerman), "Waiting for a Girl Like You" (con Julianne Hough y Diego Boneta) o “Here I Go Again”. En cuanto al reparto, es de justicia afirmar que Tom Cruise pone toda la carne en el asador, que la joven Julianne Hough (Footloose (2011)) es expresiva y no lo hace nada mal, y también que Paul Giamatti y Alec Baldwin siguen manteniendo el tipo. En cuanto a los demás, mejor ni mentarlos, sobre todo a Catherine Zeta-Jones... Hay que ver lo que ha cambiado esta mujer.

4/10
A Roma con amor

2012 | To Rome with Love

Un guardia urbano romano que pone orden a la circulación, por así decir, introduce un ramillete de historias que transcurren en la ciudad eterna: el arquitecto famoso americano, que recordando sus años mozos en Roma, se topa con un compatriota estudiante de arquitectura, y es testigo de sus devaneos amorosos; la pareja provinciana de recién casados, que en la gran urbe se pierden y enredan, ella conoce a un famoso actor, él recibe la visita inesperada de una prostituta; la turista americana que se enamora y compromete con un italiano, y a la que vienen a ver sus padres, él promotor musical que encuentra un tenor donde menos lo espera; y finalmente el padre de familia y gris oficinista que un día se convierte en alguien famoso sin que exista razón objetiva alguna para ello. Sigue Woody Allen su periplo fílmico por ciudades europeas, tras Londres, Barcelona y París le llega el turno a Roma. Con su ritmo habitual de una película al año, el cineasta neoyorquino da muestras con A Roma con amor de sus virtudes y defectos. Su nueva película no es redonda, ni mucho menos, dista de la perfección lograda con Midnight in Paris. Aunque justo es reconocer que Allen confiesa siempre no estar satisfecho con el resultado de sus filmes, que salvo excepciones en la mayoría detecta fallos. En el film que nos ocupa, esto es muy claro. En el haber de Allen está el saber trenzar los diversos hilos narrativos, la construcción de personajes con un acertado reparto, ciertas ocurrencias que introduce con prodigiosa naturalidad y encajan bien, lograr que parezca que todo ocurre en poco tiempo. ¿Los problemas? Ciertos estereotipos italianos que evidencian demasiado la mirada foránea, las bromas de comedia de alcoba no las maneja con el necesario desparpajo. El complejo de no perder comba con la mentalidad actual, del que es botón de muestra el monólogo de Ellen Page sobre su experiencia de una relación lésbica. La reiteración en lo que al principio suponían hallazgos: la idea de la ducha del personaje de Woody Allen, las servidumbres de la fama que padece Roberto Benigni, el embarazo que produce en los que le rodean el descaro de Penélope Cruz. Ver una película de Woody Allen siempre tiene interés, y en tal sentido A Roma con amor no es la excepción. Pero es cierto que se trata de un trabajo que se diría hecho con desgana, con el piloto automático, y que poco aporta a su filmografía, a excepción de que supone un reconocimiento más de que Woody se hace mayor, la petición de su personaje a Judy Davis de que no le psicoanalice resulta muy elocuente. Aunque el tema de la fama sea abordado a la italiano, desde una óptica que retrotrae a Federico Fellini y La dolce vita, lo cierto que es que Allen ya lo había tratado en Celebrity.

5/10
Rockefeller Plaza (6ª temporada)

2012 | 30 Rock | Serie TV

Ciertos eventos catastróficos se interpondrán en las recientes relaciones creadas por los miembros del equipo del TGS. Jack, Liz, Tracy, Jenna y Kenneth vivirán nuevas aventuras en torno a la producción de nuevos shows para la cadena, así como también de nuevas películas. Penúltima temporada de Rockefeller Plaza. El actor Alec Baldwin (Jack Donaghy) declaró que ésta sería su última temporada pero poco después se arrepintió y quiso regresar si la serie se renovaba para una séptima temporada.

7/10
Rockefeller Plaza (7ª temporada)

2012 | 30 Rock | Serie TV

Con el matrimonio feliz de Jenna a la vista, Liz siente la necesidad de comprometerse con su nuevo novio, Criss. Jack siente la presión sobre su candidatura, por lo que requiere nuevas estrategias. Kenneth y Tracy se ven más envueltos en las decisiones de la NBC. En la última temporada Liz por fin puede cumplir uno de sus mas grandes sueños al mismo tiempo que Kenneth y Tracy toman las nuevas riendas del negocio, dejando a Jack con una reevaluación de su vida e intentando encontrar la verdadera felicidad. La temporada contó con tan sólo 13 capítulos, siendo el ultimo transmitido el 31 de enero del 2013 en los Estados Unidos. El episodio fue dirigido por Beth McCarthy-Miller y escrito por Tina Fey.

7/10
Hick

2011 | Hick

Rockefeller Plaza (5ª temporada)

2010 | 30 Rock | Serie TV

Una temeporada más de una de las series más aclamadas por la crítica. En esta ocasión Liz se adentra en una relación amorosa con Carol Burnett (Matt Damon), al mismo tiempo la vida de Jack tomará un giro inesperado cuando la sombra de la paternidad lo acecha. Tracy sigue empeñado en conseguir un EGOT (Emmy, Grammy, Oscar y Tony) y Kenneth desea regresar a la NBC. Los miembros del equipo del TGS están comenzando a formar un familia y buscando estabilidad en sus vidas. Quinta temporada dotada de una dosis más de humor, amor y situaciones hilarantes que garantizan pasar un rato agradable.

7/10
La decisión de Anne

2009 | My Sister's Keeper

Lacrimógeno film dirigido con eficacia por Nick Cassavetes (Alpha Dog), a partir de su guión escrito en colaboración con Jeremy Leven, basado a su vez en la novela de Jodi Picoult. La historia presenta a la familia Fitzgerald, que vive en una idílico chalet cerca de la costa de California. Sin embargo, la vida de los componentes de la familia dista mucho de ser idílica puesto que la pequeña Kate enfermó de leucemia a los pocos años. Como es lógico los padres quedaron entonces desolados, al igual que su hermanito. Las esperanzas de vida de la niña no eran muchas y el matrimonio decidió entonces tener otra hija, Anne, concebida in vitro. Todo se preparó artificialmente para que el cuerpo de Anne fuera perfectamente compatible con el de Kate, de modo que su organismo pudiera suministrarle todo lo necesario a la enferma. Han pasado onces años de aquello, años de operaciones, de estancias en el hospital, de diversas enfermedades... y la salud de Kate sigue siendo precaria. Un buen día la pequeña Anne se presentará a un abogado y le pedirá que le ayude para demandar a sus padres por los derechos de su cuerpo. La desisión de Anne plantea una preguntas muy serias: ¿Cuál es el límite de la paternidad? ¿Hasta qué punto los padres pueden disponer de la vida de los hijos? ¿Cuándo el amor puede convertirse en egoísmo? Cassavetes responde a estas preguntas con claridad y hay en el fondo una sólida crítica al utilitarismo del ser humano y a la máxima de que “el fin justifica los medios”, aunque se trate incluso de casos muy especiales. También se advierte del peligro que supone para la convivencia no aceptar el dolor y rebelarse contra la realidad. El director acierta al no desarrollar los hechos cronológicamente, pues correría el riesgo de aburrir y contristar demasiado; en su lugar, introduce las reflexiones de cada miembro de la familia acerca de la situación de Kate y de cómo su enfermedad ha influido terriblemente en sus vidas. Esto da un poco de aire a la opresiva historia, a la vez que permite introducir oportunos 'flash backs'. De todas maneras es innegable que se trata de una película de estilo “americano”, es decir muy triste y forzadamente emotiva, de modo que el director no evita introducir las consabidas escenas hiper dramáticas, algunos momentos sentimentales un poquito rebuscados (como el de la playa) o ciertos diálogos tan literarios que resultan difícilmente extrapolables a una niña. En cuanto al reparto, la jovencita Abigail Breslin (Pequeña Miss Sunshine) prosigue con mucho talento su meteórica carrera de actriz infantil y Alec Baldwin borda su pequeño papel de abogado. Pero es Cameron Díaz quien más sorprende en su poco agraciado rol de madre. Su trabajo es de una sobria madurez interpretativa, equilibrado y convincente.

6/10
No es tan fácil

2009 | It's Complicated

Entretenida comedia, más divertida que romántica, de la directora Nancy Meyers, que sin embargo no alcanza el nivel logrado en la deliciosa The Holiday (Vacaciones) y se acerca más a Cuando menos te lo esperas, película con la que comparte el tema de las relaciones amorosas en edad madura, además de su liviana superficialidad en materia sexual y sentimental. El guión de No es tan fácil, obra también de Nancy Meyers, se centra en la vida de Jane Adler, una mujer cercana a los sesenta, independiente e inteligente, que se gana la vida estupendamente como chef. Divorciada desde hace diez años, vive en un chalet idílico en una zona residencial de la costa de California y tiene la custodia de sus tres hijos jóvenes, Lauren, Luke y Gabby. Sin embargo, ahora está a puento de enfrentarse a un momento delicado de su vida, pues la hija menor marchará a Los Ángeles y ella quedará sola, por lo que ha hecho planes para reformar la casa a su gusto. Pues bien, con motivo de la graduación de su otro hijo y de los preparativos de la boda de Lauren con su estupendo novio Harley (genial el actor John Krasinski), la risueña Jane volverá a estrechar lazos con su ex marido Jake, ahora casado con una jovencita de buen ver. Pero Jake no ha olvidado a Jane y las cosas se enredan cuando entre ellos surge la atracción de antaño y los ex esposos se convierten en amantes secretos. Se ve que Nancy Meyers cuenta con elementos que domina a la perfección y la historia y las situaciones más cómicas funcionan. De todas maneras, No es tan fácil resultará sin duda más desopilante para la platea femenina, pues el planteamiento se describe a través de los ojos, el corazón y las vivencias de Jane, e incluso hay cierto aire (¿tufillo?) feminista en el conjunto, agudizado en las escenas de las conversaciones de Jane con sus amigas, propias de Sexo en Nueva York, y en la ‘apañada’ resolución del conflicto amoroso. Es más, Nancy Meyers (divorciada y madre de dos hijos) no duda en afirmar que hay mucho de ella en la protagonista y que le atraía especialmente tratar el divorcio en una película, “no la amargura de la separación, sino el mundo posdivorcio, donde los dos ex se encuentran y su relación no acaba nunca realmente”. Este mundo después del divorcio es recogido efectivamente por la película, pero con un enfoque premeditadamente agradable, a ratos muy cómico y con ausencia casi total de momentos traumáticos (aunque no falte la terapéutica visita al psiquiatra), mostrando siempre unas relaciones familiares en general bastante idílicas. Y, cómo no, esta visión excesivamente inocua, que también podría definirse como irreal, viene apuntalada con desparpajo por frecuentes escenas y gags sexuales, aunque están tratados con humor y comedida destreza. Llegados a este punto hay que decir que probablemente lo mejor del film es el trabajo humorístico de los intérpretes, una estupenda Meryl Streep, más recatada que otras veces, y un divertidísimo Alec Baldwin, que parece un actor distinto desde su éxito en la serie Rockefeller Plaza. Hay una hilaridad casi continua en sus escenas (también, es cierto, debido a los excelentes diálogos de Meyers), y en general deja muy atrás al menos inspirado Steve Martin.

6/10
Rockefeller Plaza (3ª temporada)

2009 | 30 Rock | Serie TV

Liz se siente con la necesidad de adoptar y pide a los miembros de TGS que le ayuden en su misión. TJenna será la protagonista de una nueva película. ras regresar de Washington, Jack descubre que ha sido descendido y ahora quiere recuperar su antiguo puesto de trabajo. Además Jack encontrará el amor en una dulce enfermera, pero el descubrimiento de un suceso de su pasado que se encuentra ligado al reconocimiento de un hecho actual, hará que Jack se cuestione su vida. Esta temporada cuenta con un sinnúmero de estrellas invitadas, entre las que se encuentran Oprah Winfrey, Jennifer Aniston, Salma Hayek y Adam Levine.

7/10
Rockefeller Plaza (4ª temporada)

2009 | 30 Rock | Serie TV

Es hora de buscar un nuevo miembro para el equipo de TGS, por lo que Jack y Liz emprenderán un viaje para dar con el perfecto comediante. Jack se encuentra en una encrucijada cuando no puede tomar una decisión respecto a dos mujeres que le atraen. Liz busca desesperadamente un novio que logre cumplir con sus altas expectativas.    Nueva temporada llena de situaciones hilarantes, momentos incómodos y grandes revelaciones. Como es habitual en la serie, tenemos grandes estrellas invitadas, como Julianne Moore, Matt Damon, Will Ferrell y James Franco.

7/10
Lymelife

2008 | Lymelife

Interesante cine independiente norteamericano, avalado por la producción de Martin Scorsese. Ambientada en los años 70, el guión narra las dificultades económicas por las que atraviesan dos familias de Long Island. Se trata de un film lleno de carga emotiva, con personajes bien perfilados y esa visión fuera de todo romanticismo edulcorado de la sociedad de clase media. Apoyados en un sólido reparto, con papeles muy bien trabajados por Alec Baldwin (La ley de Brooklyn), Jill Hennessy (Crossing Jordan), y sobre todo los fantásticos hermanos Kieran Culkin y Rory Culkin. Curiosamente se trata de la ópera prima tras la cámara de Derick Martini, quien ha coescrito el guión con su hermano Steven Martini. La película fue muy bien recibida en el Festival de Toronto, en donde ganó el Premio Internacional de la Crítica.

7/10
Una novia para dos

2008 | My Best Friend's Girl

Tank es un joven que saca un dinerillo extra desempeñando un peculiar trabajo: los hombres despechados lo contratan para que quede con sus “ex” y se encargue de que tengan la peor cita de la historia. Arrepentidas por haber dejado a su anterior pareja, los llaman entre lágrimas para volver con ellos después del fiasco de cita que acaban de tener. Dada su eficacia para reventar citas, Dustin –amigo íntimo de Tank– contrata sus servicios para que Alexis, la chica de sus sueños, vuelva a sus brazos. Pero, como es de suponer, la cita no saldrá como estaba previsto. La idea de partida es bastante original, y hay que reconocer que algunas de las ocurrencias de Tank para hacer que la cita sea “inolvidable” son de lo más divertido, como su sistema para evitar que el volumen de la radio moleste. Pero el tono de la película resulta muy soez y se vuelca en demasía en el componente sexual. Todo gira en torno al sexo, del que se habla sin tapujos, con todo tipo de barbaridades al respecto. También es cierto que estas bromas, que a muchos les resultarán pasadas de rosca, tienen más gracia que las que suelen aparecer en las comedias tipo Dos colgados muy fumaos. Así, esta película puede relacionarse en cierta medida con American Pie – no sólo por la presencia de Jason Biggs, que encarna al personaje que menos llena de la historia–, pero hay que reconocerle un algo de ingenio que brilla por su ausencia en el tipo de películas citadas. Como colofón de la pasada de rosca, está el personaje del padre de Tack, al que da vida Alec Baldwin, un absoluto obseso sexual. Por su parte, Tack comparte muchos rasgos con su padre, aunque como su mismo progenitor dice “afortunadamente te pareces a tu madre”. Dicho esto, no hay que olvidar que se trata de una comedia romántica, y como tal tiene elementos básicos del tipo “Tack es un indeseable pero con un gran corazón”, o “la importancia del amor verdadero”. Dentro de estos tópicos destaca la pequeña reflexión que se hace sobre si merecemos o no a la persona amada, si nos conocemos realmente y si cambiar es tan sencillo como puede parecer.

4/10
La ley de Brooklyn

2007 | Brooklyn Rules

Ambientada en Nueva York en los años 80, este más que interesante film habla de la amistad y del paso del tiempo con mirada nostálgica. Tres jóvenes criados en las calles de Brooklyn verán cómo la influencia de las bandas mafiosas pondrá a prueba sus afinidades y todo un mundo de relaciones en un pasado común. Michael desea obtener un título de abogado en la Universidad de Columbia; Bobby es un gordito con gestos de católico piadoso, que trabaja en lo que puede; y Carmine es el que más admira a los gángsteres y coquetea con ellos. Dirigido por Michael Corrente (Camino hacia la gloria) y escrita por uno de los más renombrados guionistas de la serie Los Soprano, este sólido drama tiene su interés, y supone un canto a la lealtad que supone la verdadera amistad, a la vez que se señala lo difícil de escapar de un ambiente degradado. Hay que reconocer el buen hacer del reparto, repleto de actores conocidos, aunque no sean de primera fila. Alec Baldwin da vida al gángster de turno, y propicia una de las escenas más impactantes y desagradables de la cinta, en que rebanan a un tipo -eso sí, fuera de campo- una oreja. Otra buena idea es la de moneda para decidir quién será el padrino en la boda de Bobby, que acabará cobrando un sentido muy distinto al inicialmente previsto.

5/10
Rockefeller Plaza (2ª temporada)

2007 | 30 Rock | Serie TV

Liz Lemon intenta superar la ruptura con Floyd, su novio. Mantiene un encuentro con Jack Donaghy, que le informa de su nuevo proyecto. Jack se plantea lanzar en antena SeinfeldVision, un programa protagonizado por el famoso Jerry Seinfeld, a través de imágenes de archivo. Pero Seinfeld se ha enterado de sus planes y acude a visitarle. Segunda entrega de una de las comedias más exitosas y premiadas. Tiene más protagonismo Kenneth Parcell, chico para todo y botones de la cadena, interpretado por Jack McBrayer (Arrested Development).

6/10
Historias de Manhattan

2007 | Suburban Girl

Brett, una joven de los suburbios de Nueva York, trabaja en una pequeña editorial de Manhattan. Un día conoce a Archie Knox, un prestigioso escritor de cincuenta años por el que empieza a sentirse muy atraída, a pesar de la diferencia de edad. Ambos empiezan a citarse con bastante frecuencia. Aunque Archie es un hombre atento y encantador, está muy preocupado por culpa de sus ex esposas y una hija de la que se ha distanciado. A los conocidos de Archie no les gusta que salga con una chica más joven, y él tendrá que tomar una decisión definitiva. La actriz Sarah Michelle Gellar, protagonista de Buffy, la cazavampiros, cambia de registro totalmente con esta comedia romántica. Le acompaña el veterano Alec Baldwin, actor últimamente más centrado en la televisión, con la exitosa serie Rockefeller Plaza. Supone el debut como director del guionista Marc Klein (Un buen año), que adapta varios de los relatos que componen el best seller ‘Manual de caza y pesca para chicas’ que ha tenido un gran éxito en todo el mundo. Se trata de un film amable y honesto, dirigido a los incondicionales de las comedias románticas.

5/10
La primera vez de Mini

2006 | Mini's First Time

Mini es una joven que trabaja de prostituta y que se lleva muy mal con su madre Diane. Hasta tal punto hay problemas en la familia, que Mini se enamora de su padrastro y juntos llegarán a planear matar a su madre. Mediocre película, escrita y dirigida por el debutante Nick Guthe. Llena de tópicos y sin demasiado aliciente, sorprende la presencia de un reparto tan apañado, encabezado por la protagonista de Thirteen, Nikki Reed, y por el talludito Alec Baldwin. La madre está interpretada por Carrie-Anne Moss, a quien la fama por su personaje de Trinity en Matrix le duró bien poco.

4/10
Rockefeller Plaza

2006 | 30 Rock | Serie TV

La comedia más premiada del momento en Estados Unidos gira en torno a las peripecias de Liz Lemon, jefa de guionistas de un programa televisivo. Lemon es una soltera, al borde de los 40, con problemas sentimentales y apasionada de la comida y Star Wars. La presentadora de su programa es su gran amiga Jenna, que es relegada a un segundo plano tras la llegada de un nuevo directivo que contrata a un afroamericano, estrella de la comedia. Aclamada por la crítica, la serie creada por Tina Fey –ilustre imitadora de la candidata a vicepresidenta Sara Palin– muestra los entresijos de una cadena televisiva. Destaca el trabajo de Alec Baldwin, que en un registro cómico poco habitual en su carrera obtuvo el Globo de Oro. La serie acumula 9 premios Emmy.

7/10
Recortes de mi vida

2006 | Running with Scissors

Adaptación fílmica de las memorias de Augusten Burroughs, nacido en una familia desestructurada, y cuya educación acabó en manos de un excéntrico psiquiatra. Lo que vemos en la película es una experiencia horrible, que no desearíamos a nuestro peor enemigo. Augusten debe primero pasar su infancia con una madre desequilibrada, con ínfulas de artista poetisa, y con un padre incapaz de manejar la situación, que se quita de en medio. Más tarde, ya adolescente, se irá a vivir por una serie de avatares con su psiquiatra, que se diría más loco que la mayoría de sus pacientes, por sus pretensiones de genio y su desconexión de la realidad; lo que le obliga a convivir también con la rarita familia del doctor Finch, que incluye anciana y rara esposa, hija de rasgos puritanos, otra hija de sexualidad desinhibida… Y más al fondo, un primo homosexual, con el que tendrá una relación. Dirige y firma el guión el poco conocido Ryan Murphy, uno de los responsables de la serie televisiva Nip/Tuck. El tipo se pliega a la narración de esta ‘horribilis’ etapa vital del protagonista donde no existe una educación digna de ese nombre; cuesta adivinar a quién puede interesar conocer lo que se cuenta. El film tiene un buen reparto, la narración es correcta, se plasma la atmósfera opresiva de la que el protagonista, al ser menor de edad, tiene difícil escapatoria… Pero no deja de ser la colección de recortes del título de un tipo y su familia ‘tronada’, que encadena excentricidades que lo máximo que pueden provocar es perplejidad. Quizá sea encomiable la falta de rencor en Augusten, la capacidad de aprovechar los momentos humorísticos de esa etapa para no deprimirse, pero eso no justifica la existencia del film.

4/10
Dick y Jane: ladrones de risa

2006 | Fun With Dick And Jane

A primera vista, se diría que a Dick y Jane Harper no les pueden ir mejor las cosas. Felizmente casados, con un hijito adorable, él tiene un puesto ejecutivo en la importante empresa Globodyne, pues acaba de ser promocionado como vicepresidente de la compañía. Es la ocasión de que Jane deje de trabajar y se dedique con más tiempo a cuidar a la familia, y su estupendo hogar. Pero de la noche a la mañana Globodyne ‘pincha’. La empresa entra en bancarrota, los grandes jefes se han preparado sus ‘fondos de reptiles’, y el caso es que Dick se encuentra con una mano delante y otra detrás. Los Harper vivirán primero de los ahorros, y luego venderán sus propiedades, y tendrán que aceptar trabajos poco menos que indignos. La situación se vuelve tan precaria, que al fin deciden convertirse en auténticos ladrones: no al modo de sus jefes, sino disfrazados y asaltando bancos. Divertida comedia, que actualiza el viejo film de 1977 Roba sin mirar a quién, con Jim Carrey y Téa Leoni sustituyendo a los originales George Segal y Jane Fonda. Con un marco contemporáneo de escándalo al estilo del caso Enron, el film contiene un buen puñado de gags sencillamente hilarantes, a cuento de esta sociedad ‘de plástico’ que nos hemos construido, donde la felicidad se identifica con la posesión de bienes, y no con el esfuerzo de ser mejores personas. Bromas en torno a la idea de guardar las apariencias, o a la torpeza con que abordan su carrera criminal (un poco al estilo de Granujas de medio pelo, de Woody Allen), las borda la pareja protagonista. De Carrey es bien conocido su talento para la comedia, mientras que Leoni continúa exhibiendo la gracia mostrada en Flirteando con el desastre y Un final made in Hollywood.

5/10
Infiltrados

2006 | The Departed

Cuatro años después de que Wai Keung Lau y Siu Fai Mak sorprendieran con el magnífico thriller hongkonita Juego sucio (2002), Martin Scorsese entrega un brillante remake. Ciertamente la historia le viene al pelo, como le hizo ver un avispado Leonardo DiCaprio, transformado en actor fetiche del cineasta –antes hicieron juntos Gangs of New York y El aviador–, heredero del Robert De Niro de antaño, y quien además le puso sobre la pista de la película. El film cuenta cómo la policía de Boston ha logrado infiltrar en una banda de la mafia irlandesa a uno de sus agentes, que se crió en el barrio donde opera; mientras que la mafia irlandesa ha hecho lo propio colocando a uno de sus hombres en un alto puesto de la policía. Las identidades de los topos sólo son conocidas por sus respectivos superiores. De modo que entre unos y otros acontece un verdadero juego del ratón y el gato, en que resulta imprescindible anticiparse. El guión de William Monahan sigue con fidelidad el original, aunque se aprovecha la coyuntura para introducir algunos nuevos elementos –el triángulo amoroso de los dos topos con la misma mujer, una psiquiatra, o alguna otra vuelta de tuerca en el desenlace– y enriquecer los diálogos. Se mantiene el tema de fondo de la esquizofrenia que supone mantener una doble vida presidida por la mentira y, por supuesto, el director ‘scorsesiza’ la película, lo que significa una inaudita violencia, un lenguaje altamente procaz, y algunos elementos irreverentes hacia el catolicismo completamente innecesarios. El film conserva un ritmo endiablado, Scorsese vuelve a demostrar que es un director de increíble fuerza visual. Acierta además con un reparto de primera, en el que nadie desentona. Leonardo DiCaprio se convierte en un serio candidato al Oscar, y en que actores como el otras veces inexpresivo Mark Wahlberg, el ‘presidente’ Martin Sheen, o la desconocida Vera Farmiga brillan con luz propia.

8/10
El buen pastor

2006 | The Good Shepherd

Acercamiento a cómo nacieron y se consolidaron los servicios secretos estadounidenses, primero durante la Segunda Guerra Mundial, en forma de la OSS, y finalmente bajo el apelativo popular de “la Agencia”, o sea, la CIA. La narración pivota sobre Edward Wilson, un agente de aspecto gris y taciturno, pero muy bueno en su trabajo; y transcurre básicamente en dos tiempos: años 60, con la fracasada invasión de Cuba en Bahía de Cochinos; y prolegómenos de la guerra, cuando Wilson, miembro de una fraternidad y universitario idealista, recibe la propuesta de sumarse al incipiente servicio de inteligencia. Con una estructura de idas y venidas temporales compleja pero bien trabada, que se diría inspirada en El padrino II –¿habrá dado ideas el productor ejecutivo Francis Ford Coppola al guionista Eric Roth, y al director Robert De Niro, que intervino precisamente en ese film?–, se consigue transmitir una idea bastante cabal de las duplicidades que marcan la vida de los espías, cuyas consecuencias pagan, a un precio demasiado alto, sus familias, y por supuesto, ellos mismos. Gran parte del mérito de Roth y De Niro es que, a través de las andanzas de su protagonista, consiguen dar una visión del conjunto: en este caso se puede decir que las ramas no sólo no impiden ver el bosque, sino que ayudan a ello. Hay resonancias de gran tragedia en el destino fatal que aguarda a Wilson, con una vida marcada por el suicidio paterno, y cuyos sentimientos, siempre guardados para sí mismo, le han conducido a sacrificar lo que le dictaba el amor, y a hacer daño a sus seres queridos. En ese sentido el modelo ‘padrinesco’ de soledad en la inmoralidad ha sido perfectamente asimilado –Matt Damon parece tomar como referencia de su difícil y frío personaje al Michael Corleone de Al Pacino–, pero sin caer en mimetismos evidentes que le hagan perder fuelle. Incluso la escena de montaje paralelo en que la identidad de un ‘topo’ es puesta al descubierto, homenaje evidente a la saga de Coppola, está tratada con originalidad, pues se trata de planos, no sólo separados espacialmente, sino también temporalmente. Se nota que De Niro es actor, y además un gran actor. Curiosamente, muestra una virtud que bien podría haberse aplicado a sí mismo en los filmes de su última etapa actoral: controla a sus intérpretes para que entreguen unas actuaciones muy contenidas y realistas, sin lugar para el histrionismo. Y así, a un reparto maravilloso, perfectamente escogido, donde conviven los actores conocidos (Damon, Angelina Jolie, Alec Baldwin, el propio De Niro…) con los repescados (Joe Pesci, Timothy Hutton, William Hurt, Keir Dullea, John Turturro…), los que prometen y uno nunca acaba de saber cómo se llaman (Billy Crudup, Martina Gedeck...) y los ‘descubrimientos’ (Oleg Stefan, John Sessions...).

8/10
Elizabethtown

2005 | Elizabethtown

Siguiendo la estela de Casi famosos, el cineasta Cameron Crowe transita de nuevo por una historia nostálgica y sentimental, con ribetes autobiográficos y estupendo acompañamiento musical. Todo arranca con un joven ejecutivo al borde del suicidio tras saberse que la multinacional donde trabaja va a perder millones de dólares, debido a su errado diseño de un calzado deportivo. Una llamada al móvil le salva la vida: su hermana le anuncia entre lágrimas la repentina muerte de su padre, que estaba visitando a unos parientes en la otra punta del país. Él se hará cargo de las gestiones funerarias, y en el camino conocerá a un ‘ángel’ (la azafata de su avión, flechazo rápido al corazón), y descubrirá el encanto de la gente sencilla en una idílica ciudad, lejos del mundanal ruido. Crowe parte de una excelente idea, la de la añoranza del fallecido progenitor, para quien el protagonista nunca tenía tiempo, muy ocupado en cuestiones que al final se revelaron banales. La idea de un viaje del protagonista, no sólo físico sino espiritual, a la tierra de sus ancestros, es simpática, y la apoyan bien los secundarios, reflejo de una vida buena y sencilla que el personaje de Orlando Bloom ignora por completo. Pero el director y guionista se complica la vida en esta narración clásica de aires caprianos con un metraje excesivo y algo arrítmico, y con personajes mal definidos (la madre, desaprovechada Susan Sarandon, patética en el discurso en memoria del marido). Orlando Bloom confirma lo que ya apuntó en Reino del cielo: no tiene fuste para sostener una historia. Menos mal que está la encantadora Kirsten Dunst, para echarle un cable. Alguno podría creer que la ciudad de Elizabethtown no existe, que es un invento de Crowe. Pues ese tal estaría muy equivocado. El lugar es auténtico, y se encuentra a 70 kilómetros de Louisville, en Kentucky. Lo cierto es que Crowe no conocía Elizabethtown, y fue buscando un lugar adecuado para rodar como dio con ella; le agradó tanto la ciudad, que incluso decidió que diera nombre a la película.

5/10
El último golpe (2004)

2004 | The Last Shoot

Steven Schats lleva mucho tiempo intentando triunfar en el mundo del cine, aunque por el momento sólo ha entregado un trabajo taquillero. Años después de presentar su proyecto para un largo a todas las productoras posibles, se pone en contacto con él Joe Devine, aparentemente un productor interesado. Schats ignora que Devine es en realidad un agente del FBI que necesita fingir un falso rodaje, para atrapar a unos mafiosos que organizan el transporte de material para los rodajes. Aunque el argumento de esta comedia parece bastante disparado, resulta que se inspira en una historia real. El cineasta Jeff Nathanson leyó en un periódico las peripecias de Gary Levy y Dan Lewk, dos tipos engañados por el FBI, y usó la historia como base para este film, que cuenta con muchos actores de renombre.

4/10
Y entonces llegó ella

2004 | Along Came Polly

No debe de haber nada peor que pillar a tu mujer engañándote con otro durante... ¡tu propia luna de miel! Eso le sucede al pobre Reuben, un cuadriculado trabajador de una compañía de seguros que dedica sus horas a evaluar riesgos. Pero en su consiguiente estado de desolación coincide por casualidad con una antigua compañera de estudios que le hace tilín. Polly es divertida, risueña, confiada, sexy e imprevisible, aunque su visión de la vida es totalmente opuesta a la de él. Mientras que Reuben es una especie de 'hipocondriaco del futuro', que ha de tenerlo todo calculado y asegurado, ella ama los riesgos y la aventura, y vive absolutamente al día. John Hamburg, coguionista de Los padres de ella y Zoolander, debuta en la dirección con esta comedia ligera, cuyo mayor gancho es el reparto. Se nota que le ha cogido perfectamente la onda a Ben Stiller, quien aquí vuelve a ser el palurdo de buen corazón al que ya nos tiene acostumbrados. Salvo en algunas situaciones puntuales algo groseras, la película sigue el camino recto de las comedias románticas clásicas. Y hay algunos gags (la escena del baño con Alec Baldwin, el partido de baloncesto, la comida picante...) que son para enmarcar y arrancan sin compasión las mayores carcajadas.

5/10
The Devil and Daniel Webster

2004 | The Devil and Daniel Webster

Para debutar detrás de las cámaras, el ya experimentado actor Alec Baldwin (Coacción a un jurado) elige esta comedia ideada muchos años antes por Stephen Vincent Benet y luego trasladada al teatro. La historia, que ya había sido llevada a la gran pantalla en 1941 con el título El hombre que vendió su alma, trata de un escritor que decide vender su alma al diablo con el fin de recuperar su inspiración. Sin embargo, esa decisión no será nada fácil de mantener. Para romper el pacto contará con la ayuda del editor Daniel Webster, que con su elocuencia será capaz de enfrentarse al poder de las tinieblas. Se trata, por tanto, de una entretenida versión del mito de Fausto, llevado esta vez a la época de los grandes escritores americanos modernos (en la películas desfilan tipos como Truman Capote o Ernest Hemingway). Además del papel de Baldwin, el film cuenta con un buen trabajo de Anthony Hopkins interpretando a Webster. La película es conocida también por el título "Shortcut to Happiness".

5/10
El aviador

2004 | The Aviator

Aunque el periplo del peso pesado del Séptimo Arte Martin Scorsese ha estado lleno de altibajos en los últimos años, el cineasta remonta el vuelo con esta biografía del fascinante y controvertido Howard Hughes. Playboy, millonario, inversor inmobiliario, productor y director cinematográfico, también fue empresario aeronáutico y gran aficionado a la aviación. El guión del consagrado John Logan (El último samurái, Gladiator) sigue los pasos del personaje durante dos décadas, arrancando a finales de los años 20, cuando ronda los 25 años de edad. Heredero de la empresa paterna, decide invertir una desorbitada suma de dinero en Ángeles del infierno. Se trata de una película de aventuras áereas para la que contrata numerosos pilotos que propician asombrosas secuencias de aviones filmadas sin efectos especiales. El film describe minuciosamente su romance con la mítica Katharine Hepburn, una actriz de fuerte personalidad, y también su aventura en la potente compañía aérea TWA. Como empresario aeronáutico, Hughes prueba sus prototipos de sofisticados aparatos, y realiza un fuerte desembolso para llevar a buen puerto la construcción del Hércules, un aparato. Pero Hughes se estrella con uno de sus aviones, y también empieza a sufrir una enfermedad degenerativa, que le lleva a convertirse en un fanático de la higiene y a recluirse sin apenas contacto con el exterior. Scorsese ha conectado con DiCaprio, actor tan italoamericano como él, con el que repite por segunda vez consecutiva, y que fue el promotor del proyecto. Pero nadie diría que se trata de una iniciativa ajena, pues Scorsese fagocita al personaje. En sus manos, Hughes se convierte en uno de sus típicos antihéroes excéntricos que tras un meteórico ascenso asimilan malamente el éxito y acaban trastocados. El esquema del film recuerda sobre todo a Toro salvaje, pero también a Uno de los nuestros y Casino. Por otro lado, la odisea del personaje para sacar adelante el Hércules, una iniciativa tan bienintencionada como megalómana, recuerdan a empresas épicas del propio Scorsese, como la de sacar adelante Gangs of New York, enfrentándose incluso a los productores del film. En este sentido viene a la memoria Tucker, un hombre y su sueño, donde Coppola hablaba de sí mismo, aprovechando la historia de un empresario real, obsesionado con construir el mejor coche el mundo (como Hughes el mejor avión del mundo). Si bien los detractores pueden argumentar que sobra algo de metraje, también es cierto que realiza una fascinante reconstrucción de la época, incluidos los años dorados de Hollywood. Y como siempre, compone más de una secuencia espectacular (sobre todo el rodaje de Ángeles del infierno) y otras intimistas, pero apasionantes, como la comida en casa de los padres de Hepburn. Maestro del cine, Scorsese integra de forma apabullante elementos fílmicos como la vistosa fotografía de Robert Richardson, responsable de Kill Bill o la música del autor de El señor de los anillos, el canadiense Howard Shore. En definitiva, un título que sin ser totalmente redondo, devuelve a su autor al Olimpo. Y aunque a Scorsese se le escapó una vez más ese Oscar que injustamente nunca le ha llegado, el film se llevó cinco de once nominaciones, convirtiéndose en la más premiada del año. La estatuilla más merecida quizás fue la que se llevó Cate Blanchett, estupenda como la irrepetible Hepburn.

7/10
The Cooler

2003 | The Cooler

¿Existen los gafes, esos tipos a los que si algo puede salirles mal, les saldrá mal? Y en caso afirmativo, ¿es cierto que contagian su mala suerte a los que tienen alrededor? El film que nos ocupa parte de la respueta a ambas preguntas es sí, y que por ello son los empleados ideales para un casino: basta que pululen por ahí, para que se termine la buena racha del cliente más afortunado. Bernie es uno de estos gafes profesionales, y su mafioso jefe está encantado con él. Pero cuando inicia una tórrida relación con Natalie, una camarera, parece que la vida le sonríe, que es feliz. Lo que se traduce en la pérdida de su mala estrella. Y esto es algo que su patrón no está dispuesto a permitir. Es necesario reconocer que la premisa de este film resulta muy original. Además los personajes están bien perfilados por el trío principal de actores, William H. Macy, Maria Bello y Alec Baldwin, este último candidato al Oscar al mejor actor de reparto. Aunque pesa en exceso la carga fatalista de la trama, y la insistencia en unas explícitas escenas de sexo, que ralentizan la historia.

6/10
Pasos en la sombra

2003 | Second Nature

Entretenido thriller televisivo, de planteamiento poco original, pero llevado con cierto oficio por el actor Alec Baldwin (La sombra), bajo la dirección del desconocido Ben Bolt (Mano de oro). Paul Kane es un hombre que se despierta de repente de un coma y toda su vida alrededor le parece irreal. Su mujer y su hija han muerto en un accidente de avión, y él también estuvo a punto de morir. pero hay muchos detalles nebulosos en su cabeza, hasta el punto de que duda de su propia identidad.

4/10
El gato

2003 | The Cat In The Hat

Adaptación al cine de un popular personaje infantil creado por el Dr. Seuss, de cuya imaginación salió también el famoso Grinch, que en las pantallas tuvo el rostro de Jim Carrey. En esta ocasión Mike Myers toma el relevo de Carrey, y da vida a un estrafalario gato parlante de más de dos metros, que va a revolucionar la vida de los hermanitos Conrad y Sally Walden: gracias al gato y su sombrero van a tener un buen rato de diversión, pero también van a sembrar el caos a su alrededor. Este alocado film de buenos sentimientos sobre ‘el gato garabato’ presenta un abigarrado y acaramelado mundo multicolor, que algunos han tachado de cursi. Pero es de justicia subrayar el enorme esfuerzo en la dirección artística, que se nota en cada fotograma. Alec Baldwin es el malo de la función.

4/10
Camino a la guerra

2002 | Path To War

Tras el asesinato de John F. Kennedy, Lyndon B. Johnson accedió a la presidencia americana. Además de intentar aguantar el paso del tirón de JFK, le tocó tomar decisiones nada populares, como las relacionadas con la guerra de Vietnam. Último film de John Frankenheimer, fallecido el 6 de julio de 2002. El director de El tren y Siete días de mayo se encuentra como pez en el agua en este film de intriga política, que pone buen colofón a una carrera impecable.

6/10
Pearl Harbor

2001 | Pearl Harbor

El 7 de diciembre de 1941 el mundo entero se estremeció cuando la aviación japonesa descargó toda su furia contra la base estadounidense de Pearl Harbor, en Hawai. Cerca de 3.000 personas perdieron la vida y el ataque significó la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Ahora 60 años después estos hechos se recogen en la filmación más cara llevada a cabo por una sola productora. Para lograr los mejores resultados se contrató al director Michael Bay, un auténtico especialista en películas de acción de gran presupuesto, artífice de éxitos como Armageddon o La Roca. El guión corre a cargo del reputado Randall Wallace y narra la historia de Rafe (Ben Affleck) y Danny (Josh Hartnett), dos amigos de la infancia que aprendieron a volar en aviones fumigadores y que pasado el tiempo entran a formar parte del cuerpo de pilotos del Ejército del Aire de los Estados Unidos. Ambos van a parar a la base de Pearl Harbor, y allí Rafe se enamora de Evelyn (Kate Beckinsale), una bella enfermera que sirve a la Marina. Pero Rafe es un atrevido idealista y no duda en alistarse en el Escuadrón del Águila, un grupo internacional que junto a los pilotos británicos plantaron cara en el aire a los alemanes durante la Batalla de Inglaterra. Se trata de una misión extremadamente arriesgada. Él lo sabe: la diferencia entre un combate real y la vida de un soldado en Hawai es abismal. Y por eso mismo no ha contado con Danny, cuya vida quedará asegurada en los tranquilos parajes de Hawai, y el cual, en compañía de Evelyn, esperará el feliz regreso de su mejor amigo. Pero, por entonces, los japoneses ya planean un ataque que cambiará la historia de Estados Unidos y del mundo entero. La película es una demostración del poderío cinematográfico de Hollywood. Las escenas bélicas son de una verosimilitud soberbia. Hay planos a un tiempo espectaculares y terribles, como el del portaviones hundiéndose con una agónica carga humana en su interior. Entre Ben Affleck y Josh Hartnett (¡vaya descubrimiento de actor!) hay la química suficiente como para encender la pantalla durante la primera hora. Y es que, en el fondo, por encima de las escenas de acción, de factura insuperable, Pearl Harbor es una película sobre la amistad y la lealtad, el valor y el patriotismo. Vamos, que al final uno tiene tentaciones de exclamar a pleno pulmón: “God Bless America”.

5/10
Nuremberg

2000 | Nuremberg

Tras la Segunda Guerra Mundial, el juez estadounidense Robert Jackson encabeza las acusaciones contra dirigentes nazis. Impecable telefilm que reconstruye a lo largo de tres capítulos los tristemente célebres juicios de Nuremberg.

6/10
State and Main

2000 | State and Main

Un pintoresco y perdido pueblecito de Nueva Inglaterra. La llegada de un equipo de cine revoluciona a los lugareños. Pretenden rodar allí un guión titulado "El viejo molino". Sólo hay un pequeño inconveniente: el molino del pueblo, descrito con pelos y señales en un folleto turístico, se quemó hace años. Es uno de los “detalles sin importancia” que el guionista tendrá que sacrificar para ver convertida su historia en celuloide. El prestigioso David Mamet (El caso Winslow, Casa de juegos) orquesta una divertida sátira de la frivolidad hollywoodiense: actores estrellas que se acuestan con menores, productores ‘huesos duros’, frágiles actrices que necesitan consuelo... Tipos humanos que ofrecen un fuerte contraste con la gente del pueblo, más sencilla y ‘de campo’. Mamet confiesa haber tomado como referencia las demoledoras comedias de Preston Sturges (Las tres noches de Eva, Los viajes de Sullivan). Y sabe conjugar el humor, con la sensible historia de amor entre el guionista y una chica del pueblo que regenta una librería, y que demuestra ser dueña de una enorme creatividad.

6/10
Thomas and the Magic Railroad

2000 | Thomas and the Magic Railroad

Mr. Conductor viaja en una locomotora que le permite cubrir sus trayectos en muy poco tiempo. Pero la isla de Sodor, el lugar en el que vive, es repentinamente invadido por Diesel 10, una locomotora diabólica que pretende acabar con la magia del lugar. Bienintencionada producción familiar que fracasa estrepitosamente, por la evidente falta de presupuesto, y por la falta de ideas en el guión. Los actores fracasan igualmente a base de interpretaciones exageradas.

1/10
No puedo perderte por algo tan tonto como el sexo

1999 | Outside Providence

Timothy es un adolescente conflictivo de una pequeña localidad obrera, que vive con su padre, un hermano que va en silla de ruedas y un perro tuerto y cojo. Tras colisionar con su vehículo contra un coche de policía, acepta inscribirse en una escuela universitaria a cambio de no ir a la cárcel. En la escuela conocerá a la chica de sus sueños. Mediocre comedia que cuenta como guionistas con Peter y Bobby Farrelly, los responsables de Algo pasa con Mary. Éstos son fieles a su estilo, marcado por el recurso constante a los gags groseros y escatológicos. Esto devalúa notablemente la fuerza del arranque, prometedor por su tratamiento del tema del paso a la madurez del protagonista.

4/10
Visto para sentencia

1999 | The Confession

Roy Bleakie, un prestigioso abogado, defiende a Harty Fertig, un individuo acusado de un triple asesinato. El letrado intenta convencerle de que alegue enajenación mental, ya que los crímenes ocurrieron después de la muerte de su pequeño hijo. Éste fue ingresado en urgencias, en un hospital donde se produjo un auténtico caos, y las víctimas –una enfermera, la recepcionista y un médico– no hicieron nada para atenderle. El acusado decide declararse culpable y asumir las consecuencias de sus actos. David Hugh Jones (Jacknife) adapta la novela 'The Confession', de Sol Yurick. Obtiene un correcto drama judicial que se centra en el contraste entre dos personajes muy diferentes. Mientras que Roy (Alec Baldwin) es un tipo sin escrúpulos, Fertig (Ben Kingsley) es un buen hombre que cometió una acción terrible.

4/10
Entre ladrones

1998 | Thick at Thieves

Mackin, un ladrón profesional, está preparando lo que parece un golpe fácil: el robo de un cuarto de millón de dólares en bonos. Pero uno de sus contactos le traiciona. Mientras prepara su venganza, una policía le pisa los talones. Peli policíaca, enfrenta a Alec Baldwin y Rebecca de Mornay, el caco y la poli respectivamente.

4/10
Mercury Rising (Al rojo vivo)

1998 | Mercury Rising

Simon, un niño autista, asiste con horror a la eliminación de toda su familia. ¿La razón? La extraordinaria inteligencia del chiquillo, que ha sido capaz de descifrar Mercury, un código secreto de una agencia del gobierno, publicado en una revista de pasatiempos. Bruce Willis es un agente del FBI, desilusionado por cómo manejan los distintos casos sus superiores. Ahora se topa con el desconcertante caso de la muerte de dos padres ejemplares: no parece existir móvil para el crimen, pero indudablemente el "trabajo" ha sido hecho por "profesionales". Harold Becker, director de las interesantes Taps (Más allá del honor) y City Hall, procura combinar buenas dosis de acción e intriga, con la relación que se establece entre el duro Willis, y el chiquillo sensible y listo que no puede comunicarse con el exterior. El resultado vale la pena, y está en la línea del conocido thriller Único testigo, que protagonizó el carismático Harrison Ford.

5/10
Will & Grace

1998 | Will & Grace | Serie TV

Los protagonistas de esta serie como su nombre bien indica, son Will, un abogado homosexual, y Grace, una diseñadora. Ambos comparten piso en un estupendo barrio de Nueva York y la vida parece sonreírles. Como suele pasar en este tipo de series, los mayores problemas les vendrán en el terreno sentimental. Parece imposible tanto que Grace como Will encuentren a los hombres de su vida. Comedia de situación compuesta de ocho temporadas donde destacan los protagonistas. Son lo mejor de la serie. Los personajes secundarios resultan un poco histriónicos, aunque hay que decir que ayudan a darle el punto cómico al producto.

4/10
El desafío (1997)

1997 | The Edge

Tras un inesperado accidente de avión, un multimillonario y el amante de su mujer, un joven y cotizado fotógrafo de moda, intentan sobrevivir en las tierras heladas y hostiles de Alaska. Pronto descubrirán que el mayor peligro no proviene de la naturaleza, lo que piensan en un principio tras ser atacados por un oso, sino de sus debilidades, propias del ser humano. Curiosa cinta de aventuras a la antigua usanza. El protagonismo corre a cargo de Anthony Hopkins y Alec Baldwin, mientras tiene una pequeña presencia la modelo Elle MacPherson. El mayor atractivo de la cinta consiste en el guión del guionista, escritor y cineasta David Mamet (La trama, La casa del juego) que consigue mantener durante todo el metraje la intriga y los conflictos psicológicos entre los personajes, caracterizados por unas personalidades demasiado contrapuestas, pero que deben aprender a colaborar juntos para poder regresar a casa sin fallecer en el intento. Entre los restantes méritos del filme, destacan una trepidante banda sonora del veterano Jerry Goldsmith (Rio Lobo, Star Trek), que consigue dar una emoción inusitada a las escenas de acción, pero también una conseguida fotografía de los amplios espacios naturales, firmada por el reputado profesional Donald M. McAlpine.

5/10
Prisioneros del cielo

1996 | Heaven's Prisoners

Dave Robicheaux (Alec Baldwin) es un antiguo detective de policía, que tuvo que abandonar su profesión debido a sus graves problemas con el alcohol. Gracias al amor de su mujer, ha conseguido cambiar de vida en la apacible Louisiana. Un día en el que la pareja pasa una agradable jornada en el campo, contemplan cómo se estrella un avión a poca distancia. Ambos corren hacia el lugar del siniestro, y consiguen rescatar a una niña, de la que se hacen cargo. Todo se complica cuando la posterior investigación del FBI trata de ocultar la existencia de un cuerpo, que Dave declaró haber visto. De esta manera, se ve involucrado en una oscura conspiración, lo que despierta en él su instinto de detective. Comienza una investigación por su cuenta, que le llevará a enfrentarse a un traficante de drogas sin escrúpulos. Emocionante thriller que narra el lado oscuro y la redención de un intrépido detective. Mantiene la tensión en todo momento, y contiene los principales elementos del género.

4/10
Looking For Richard

1996 | Looking For Richard

Debut de Al Pacino como director. El film sigue a un grupo de actores que preparan una adaptación de Ricardo III, de Shakespeare. El cineasta entrevista a los actores, que reflexionan sobre su profesión, en un film que respira amor por el teatro por todos sus poros.

5/10
Coacción a un jurado

1996 | The Juror

Annie Laird, una madre soltera, es seleccionada para formar parte del jurado, en el juicio contra un importante mafioso. Sus sicarios deciden presionarla, amenazando con matar a su hijo, si no vota por la inocencia del acusado. Un matón solitario que acosa a Annie acaba enamorándose de ella. Discreta cinta judicial, que adapta una novela de George Dawes Green, adaptada por Ted Tally, autor del libreto de El silencio de los corderos. Aunque los actores cumplen, y está filmada con corrección, acumula tantos tópicos del género que resulta tediosa por momentos.

4/10
Fantasmas del pasado

1996 | Ghost from the Past

Un prestigioso abogado blanco de Mississippi se juega su carrera cuando reabre, después de treinta años, el caso del asesinato de un líder negro a manos de un racista fanático, ahora septuagenario. En 1963 el racista Byron asesinó a Medgar Evers, un activista caracterizado por haber llevado a cabo una intensa lucha en favor de los derechos civiles. Cometió el delito a sangre fría, ante los ojos de su mujer y sus hijos, delante de su casa. Tras dos juicios amañanados, cuyo jurado estaba compuesto exclusivamente por blancos, el asesino salió absuelto. Treinta años después, la esposa de la víctima continúa buscando pruebas, lo que le permitiría reabrir el juicio. Su desesperada abnegación le lleva a contactar con un joven pero inteligente ayudante de fiscal, casado con la hija del juez que llevó el caso. Ambos se unen para esclarecer la verdad, pero tienen en contra un sistema lleno de corrupción, lo que dificultará su tarea. Rob Reiner resuelve este alegato contra el racismo, basado en un hecho real, con hondura psicológica y una férrea dirección de actores. El reparto está compuesto por grandes nombres. Entre todos ellos destaca James Woods (Érase una vez en América, Contact) en el papel del asesino, con el que demuestra su versatilidad. Junto a él Alec Baldwin (La caza del octubre rojo, Malice) realiza una correcta interpretación del ayudante del fiscal, mientras que Woopy Goldberg, conocida sobre todo por comedias como Ghost, pero que también había interpretado dramas como El color púrpura, realiza una buena composición del personaje de la mujer de la víctima. El filme consiguió dos nominaciones a los oscars y una a los globos de oro.

4/10
Un tranvía llamado Deseo (1995)

1995 | A Streetcar Named Desire

Blanche, una mujer madura, se traslada a vivir a casa de su hermana Stella, casada con el agrio y violento Stanley Kowalski. Cuando Blanche le cuenta a Stella que han perdido una antigua propiedad de la familia, Kowalski decide investigar el pasado de Blanche. Esta producción televisiva que adapta la celebérrima obra televisiva de Tennessee Williams, que dio lugar a la obra maestra de Elia Kazan, pero también a otras versiones para la pequeña pantalla. Aunque Alec Baldwin no resiste comparaciones con Marlon Brando, el actor realiza una esforzada interpretación de Stanley Kowalski, y está acompañado por un buen reparto, encabezado por Jessica Lange (que ganó el Globo de Oro por su interpretación de Blanche), Diane Lane (Stella) y John Goodman (Mitch). El realizador Glenn Jordan (Algo en que creer) respeta al milímetro el texto original.

5/10
La huida (1994)

1994 | The Getaway

Carter y Carol son dos ladrones que tras estafar a un mafioso, emprenden una huida deseperada mientras los matones de la mafia y la policía les pisa los talones. La película es un remake de La huida que dirigió Sam Peckinpah en 1972, y que cuenta con el mismo guionista. El film no tiene nada nuevo y el ritmo narrativo cojea bastante. A parte de alguna lograda secuencia de acción, la historia no es más que un conjunto de tomas violentas e inoportunas escenas sexuales. Los protagonistas, Alec Baldwin y Kim Basinger, por entonces marido y mujer, no dan mucho más de sí para levantar cabeza a la historia.

2/10
La Sombra

1994 | The Shadow

La Sombra es un justiciero que posee la cualidad de hacerse invisible. Cuando no está combatiendo el crimen toma la personalidad de Lamont Cranston, un popular millonario. Cuando el despiadado Shiwan Khan aterroriza la ciudad, la Sombra debe evitar que robe una poderosa arma creada por un científico. Correcto film dirigido por Russell Mulcahy (Los inmortales), basado en un popular cómic.

5/10
Malicia

1993 | Malice

Endy y Tracy están casados y un día traban amistad con un atractivo cirujano. Pero cuando Tracy sufre una hemorragia y tiene que ser intervenida de urgencia, la vida de Endy se encontrará envuelta en traiciones, mentiras, adulterios y asesinatos.

4/10
Preludio de un beso

1992 | Prelude to a Kiss

Adaptación de una obra teatral de Craig Lucas, en la línea de Ghost, del año anterior. Sigue a Peter y Rita, que se conocen en una fiesta, y enseguida acaban en la cama. El caso es que se llevan muy bien, se toman afecto, aunque existe la pega de que ella es una ceniza, siempre ve el lado negro de las cosas. Hasta que llega el día de su boda, y un viejecito desconocido pide besar a la novia. Cuando lo hace, se produce algo extraño y mágico: intercambian los cuerpos, el alma del viejo está dentro del cuerpo de Rita. Como se ve, es un cuento celestial y romántico, que incide en la idea de que la belleza está en el interior. Alec Baldwin y Meg Ryan dan vida a la pareja protagonista, y a la actriz le toca mostrar una doble personalidad en la pantalla.

4/10
Glengarry Glen Ross (Éxito a cualquier precio)

1992 | Glengarry Glen Ross

En Chicago, la empresa Glengarry se dedica al negocio inmobiliario. Varios de sus trabajadores se deben enfrentar a un jefe recién llegado que les impone una nueva y agresiva estrategia para hacer frente a la cada día más terrible competencia del sector. De esta forma, su plan consiste en regalar un Cadillac al vendedor estrella y en echar a la calle al resto. Esto llevará al límite la competitividad entre los propios compañeros y la situación se vuelve demasiado tensa. Incluso se produce el robo de las nuevas fichas de clientes, aquellos con más posibilidades de compra. Inevitablemente, todos tienden a engañar a los demás. James Foley consiguió una desgarrante adaptación del magnífico texto teatral de David Mamet (director de largometrajes prestigiosos como Casa de juegos o El caso Winslow), en la que éste reflexionaba sobre la gran competitividad, en algunos casos extrema, que fomentan algunas empresas modernas entre sus empleados, dividiéndoles en ganadores y perdedores. Foley no oculta el origen teatral del texto, y consiguio a los mejores actores, incluso para los papeles secundarios. Así, probablemente la mejor actuación corre a cargo del mítico Jack Lemmon, en un corto papel de vendedor atosigado por la nueva táctica de la empresa. Al Pacino, Ed Harris, Kevin Spacey, Alan Arkin y Jonathan Pryce realizan, como es habitual unos excelentes trabajos, pero la gran sorpresa la dio Alec Baldwin, como el agresivo y neurótico jefe recién llegado.

7/10
Ella siempre dice sí

1991 | The Marrying Man

Un playboy al que le sale el dinero por las orejas se encapricha con una chica que canta en un garito nocturno. Acabarán en la cama, y cuando el gángster que regenta el lugar, el famoso Bugsy Siegel se entera, les fuerza a casarse. No era exactamente lo que había soñado el playboy, que tenía planes de boda con una novia más formal.La película que propició que Alec Baldwin y Kim Basinger se casaran, aunque el matrimonio se rompería diez años después con ambos tirándose los trastos a la cabeza. Es una comedieta situada en el mundo gangsteril bastante previsible, que sólo quiere aprovechar el gancho sexy de sus protagonistas.

3/10
Miami Blues

1990 | Miami Blues

Fred sale de prisión con el deseo de no volver a delinquir. Pero pronto se ve envuelto sin querer en una muerte violenta. El encuentro con una joven prostituta podría hacerle cambiar, pero... Film con pasajes de muy diverso tono, desde violentos a románticos y de comedia, protagoniza Alec Baldwin.

4/10
La caza del Octubre Rojo

1990 | The Hunt For Red October

Marko Ramius (Sean Connery) es un experimentado capitán de la Armada Soviética. Son los años de la Guerra Fría. Ramius está al mando del supersubmarino "Octubre Rojo", el submarino más poderoso que se ha construido jamás. Tiene múltiples cualidades, que le hacen casi invencible en alta mar. Es prácticamente indetectable, y puede atravesar los océanos con total autonomía. Además, posee un armamento temible. Desobedeciendo las estrictas órdenes de sus oficiales superiores, Ramius decide dirigir el "Octubre rojo" hacia Estados Unidos, con el peligro de desencadenar un conflicto mundial. Una emocionante película bélica, basada en el famoso best-seller de Tom Clancy. Sean Connery realiza una actuación notable, y Alec Baldwin le da una réplica aceptable. Recupera toda la tensión de algunas de las mejores películas de submarinos, que se desarrollan en su mayor parte en un espacio cerrado. El suspense está asegurado hasta el final.

6/10
Alice

1990 | Alice

Woody Allen al ataque. Aquí sigue a Alice, que lleva una vida gris. Su marido la ignora, y ella no ha hecho nada para remediarlo... hasta ahora. Unas hierbas le llevan a un viaje para descubrirse así misma.

6/10
Gran bola de fuego

1989 | Great Balls Of Fire

Dennis Quaid se convirtió en el rockero Jerry Lee Lewis, biografía del escandaloso músico que quemaba el piano sobre el escenario. Se narran sus comienzos como cantante, sus éxitos y como cayó en desgracia al casarse con una adolescente de 13 años.

4/10
Casada con todos

1988 | Married to the Mob

La viuda de un gángster es cortejada por el tipo que lo mató, mientras un agente del FBI, que la vigila, no puede evitar enamorarse. Jonathan Demme dirige esta comedia mafiosa, donde la Pfeiffer prueba su lado cómico y alocado.

4/10
Hablando con la muerte

1988 | Talk Radio

El cínico director de un popular programa de radio nocturno podría ser fichado para hacerlo sindicado a nivel nacional. Mientras la cosa se decide, el tipo, de vida privada bastante compleja, debe encima enfrentarse a las amenazas de un chiflado al que no le gustan nada las opiniones que vierte en las ondas. Adaptación de la obra teatral de Eric Bogosian, a cargo de él mismo, también protagonista, y de Oliver Stone. A su vez, la pieza teatral se basa en un libro de Stephen Singular, de alto voltaje dramático. Interesante a pesar del poco conocido reparto, donde puede verse a un jovencito Alec Baldwin.

5/10
La loca aventura del matrimonio

1988 | She's Having A Baby

Jake (Kevin Bacon) y Kristi (Elizabeth McGovern) son una pareja de enamorados que sueña con convertirse en un feliz matrimonio. Su vida juntos es maravillosa, y comparten los sueños más románticos. Pero el matrimonio les obliga a una serie de compromisos, y tienen que abandonar su vida desenfadada. Ambos pasan por una pequeña crisis, temerosos de lo que se les viene encima con su nueva situación. Para colmo, Kristi se ha quedado embarazada, y por el bien de su futuro juntos deben de esforzarse por equilibrar su relación. Una entretenida comedia que se ve con gusto. Hace un retrato de las complicaciones del matrimonio para una pareja joven, pero sin dramatismos. Kevin Bacon y Elizabeth McGovern se complementan a la perfección.

4/10
Armas de mujer

1988 | Working Girl

Tres grandes actores en una crítica a los yuppies obsesionados por triunfar. Harrison Ford, Sigourney Weaver y Melanie Griffith son un buen motivo por sí solos para ver una película. Razón de más si se reúnen los tres, como en esta célebre comedia con la que Mike Nichols (El graduado, Lobo), le metió un varapalo a aquellos yuppies que aplican la teoría del “triunfo a cualquier precio”. Tess (Griffith), la secretaria de una de estas ejecutivas agresivas suplanta a su jefa (Weaver) cuando ésta sufre un accidente esquiando.

6/10
Bitelchus

1988 | Beetle Juice

Adam y Barbara han muerto, y convertidos en fantasmas vagan por su mansión de Nueva Inglaterra hasta que un día reciben la inoportuna visita de unos nuevos inquilinos que piensan instalarse en el hogar. La recién llegada familia está compuesta por dos excéntricos padres y su hija Lydia, una adolescente bastante rarita. Adam y Barbara deciden contratar los servicios de Bitelchus, un desagradable tipejo que se dedica a espantar a los mortales. Oscar al mejor maquillaje y un premio de la Sociedad Nacional de Críticos para Michael Keaton fue lo que recibió esta cinta fantástica de Tim Burton. El director empezaba a plasmar su estilo oscuro y estrafalario donde mezclaba el terror y el humor, y el éxito del film comenzó a reunir a miles de seguidores. Entre el reparto, además de Keaton, destaca la presencia de Geena Davis, Alec Baldwin, Jeffrey Jones y una joven Winona Ryder en su tercera aparición en el cine.

6/10
The Alamo: Thirteen Days to Glory

1987 | The Alamo: Thirteen Days to Glory

Recreación de la tragedia de El Álamo. Un pequeño grupo de soldados decide resistir al asedio del general mexicano Santa Ana, atrincherados en una pequeña misión. Este telefilm fue dirigido por Burt Kennedy, veterano responsable de títulos como Ladrones de trenes y Un hombre impone la ley.

5/10
The Devil and Daniel Webster

2004 | The Devil and Daniel Webster

Para debutar detrás de las cámaras, el ya experimentado actor Alec Baldwin (Coacción a un jurado) elige esta comedia ideada muchos años antes por Stephen Vincent Benet y luego trasladada al teatro. La historia, que ya había sido llevada a la gran pantalla en 1941 con el título El hombre que vendió su alma, trata de un escritor que decide vender su alma al diablo con el fin de recuperar su inspiración. Sin embargo, esa decisión no será nada fácil de mantener. Para romper el pacto contará con la ayuda del editor Daniel Webster, que con su elocuencia será capaz de enfrentarse al poder de las tinieblas. Se trata, por tanto, de una entretenida versión del mito de Fausto, llevado esta vez a la época de los grandes escritores americanos modernos (en la películas desfilan tipos como Truman Capote o Ernest Hemingway). Además del papel de Baldwin, el film cuenta con un buen trabajo de Anthony Hopkins interpretando a Webster. La película es conocida también por el título "Shortcut to Happiness".

5/10

Últimos tráilers y vídeos