IMG-LOGO

Biografía

Ashley Judd

Ashley Judd

52 años

Ashley Judd

Nació el 19 de Abril de 1968 en Granada Hills, California, EE.UU.

Fuerza y debilidad

29 Octubre 2004

En los años 90 ascendió poco a poco los escalones de la fama. Sus armas, un rostro agraciado, una sonrisa luminosa y una gran eficacia para encarnar a mujeres de gran dureza.

Hablamos de una actriz que es licenciada en francés, entendida en la pintura de Vermeer y virtuosa del violín, cualidades por las que cualquiera la definiría como de una sensibilidad exquisita, delicada y eminentemente artística. Pero Ashley Judd compagina esa fina faceta con otras habilidades que a priori no resultan muy femeninas, como la practica de la escalada, el footing campestre o las excursiones de montaña. Esa doble vertiente de su personalidad le ha proporcionado la oportunidad de encarnar un buen número de papeles de “mujer fuerte”, ese tipo de heroínas que compaginan la vulnerabilidad anímica propia de su género con un enorme empuje para superar situaciones adversas y violentas.

Ashley Judd –cuyo verdadero nombre es Ashley Taylor Ciminella– nació en Granada Hills (California), el 19 de abril de 1968, y tiene una hermana mayor llamada Wynonna. Sus padres (Michael y Naomi) se divorciaron cuando ella tenía cuatro años y las penurias económicas fueron la constante de la familia durante su infancia. Incluso parece que llegaron a vivir de los pocos alimentos que crecían en su jardín, mientras su madre y su hermana intentaban triunfar en el mundo de la canción. Tanto se movieron en aquellos tiempos que Ashley acudió a doce colegios en trece años, antes de que, por fin, Naomi y Wynonna triunfaran en el mundo del country formando un dúo llamado The Judds. Los problemas monetarios quedaron aparcados y Ashley pudo acabar el colegio y entrar en la Universidad de Kentucky para estudiar francés. Era una chica lista, con cualidades para la oratoria, y tras graduarse como filóloga en 1990 decidió también recibir clases de actuación en Playhouse West School and Theater Company de Los Ángeles, mientras se ganaba la vida como camarera.

Debutó en 1991 con fugaces apariciones en Star Trek: The Next Generation y en la serie de televisión Sisters. Pero al año siguiente ya formó parte del reparto de Kuffs, poli por casualidad, película en la que declinó hacer un papel más extenso debido a sus escenas de desnudo: “Mi madre trabajó demasiado duro por mí, como para que yo ahora me desnude en mi primera película”, declaró la actriz. Al año siguiente el director Víctor Núñez le ofreció el protagonismo de Ruby en el paraíso, punto de inflexión en la carrera de Ashley Judd y por la que recibió el premio a la mejor actriz en los Independent Spirit Awards.

A partir de entonces, Ashley Judd hizo papeles secundarios en películas importantes, como Smoke (1995), Heat (1995) o Tiempo de matar (1996). Ese mismo año fue nominada a los Globos de Oro y a los Emmy por su trabajo televisivo en Norma Jean and Marilyn. Y más tarde comenzó con sus roles más característicos, que también compagino con otros más frescos y románticos. Así, destacó como cautiva en El coleccionista de amantes (1997), fue perseguida por la poli en Doble traición (1999), peligrosamente engañada en Toda la verdad (2002) y sospechosa de asesinato en Giro inesperado (2004), todos ellos thrillers de notable interés, con actores de renombre, y donde ella exigió la ausencia de especialistas hasta en las escenas más peligrosas. En su otra faceta destacó en las sensibleras La fuerza del amor (2000) y Siempre a tu lado, en la suave comedia feminista Clan Ya-Ya (2002), en la biográfica Frida (2002), y en el brillante musical de época De-Lovely (2004).

Pero aunque el siglo XXI empezó con buenas noticias para ella, pues se casó con el actor Dario Franchitti, su carrera cinematográfica se fue deteriorando poco a poco. A mediados de la década dejó de aparecer en películas de gran repercusión. Trabajó para William Friedkin en el thriller Bug y se puso a las órdenes de la directora de Deliciosa Martha en el drama Helen. Aunque no se trata de películas fallidas no tuvieron el deseado eco entre el público, y su rostro dejó pronto de llenar portadas. En 2009 formó parte del amplio elenco de Territorio prohibido, desigual thriller policiaco con Harrison Ford. Algo más de tirón –que no de calidad– tuvo en la comedia de acción Atraco por duplicado (2011) y ese mismo año se apuntó al cine familiar con La gran aventura de Winter. Seguidamente la actriz sucumbió también al arrastre mediático de las series y fue la protagonista de Missing, en donde era una mujer que busca a su hijo desaparecido en extrañas circunstancias. Sin embargo, la primera temporada no tuvo el éxito deseado y quedó cancelada. Por el momento la actriz no tiene suerte. Pero volverá pronto con un papelito la peli de acción Objetivo: La Casa Blanca, dirigida por el especialista Antoine Fuqua y protagonizada por Gerard Butler.

Filmografía
Uno más de la familia

2019 | A Dog's Way Home

Una cachorrilla callejera de pitbull es encontrada por el joven Lucas, quien se la lleva a su casa. Desde entonces hombre y animal se harán inseparables. Bella, que así se llama la perra, es completamente feliz en casa de Lucas y su madre. Sin embargo, debido a una ley vigente en Denver, esa raza de perro está prohibida, por lo que Bella será trasladada a Texas, a 600 kilómetros de su hogar y de su adorado Lucas. Pero Bella no está dispuesta a renunciar a su felicidad y emprenderá en solitario un arriesgado camino de regreso. Bonita película familiar, tan dulce como previsible, que se inscribe en el género canino y en especial en la unión que se establece entre los perros y los seres humanos, en la línea de otros filmes como Siempre a tu lado. Hachiko, Una pareja de tres o Mi perro Skip. Tras las cámaras se sitúa Charles Martin Smith, que anteriormente filmó otra película de animales, La gran aventura de Winter el delfín, pero que muchos telespectadores recordarán en sus papeles de actor, en especial en el del inolvidable contable de Los intocables de Eliot Ness. Aquí traslada con eficacia a la pantalla un emotivo guión que adapta la novela de W. Bruce Cameron, quien ya escribió otro relato perruno llevado recientemente al cine, Tu mejor amigo. El sello de identidad de Uno más de la familia es sin duda que la narración proviene del propio perro, o mejor dicho de la perrita Bella, que va narrando sus sentimientos y percepciones al más puro estilo humano, aunque la comprensión de muchas situaciones se le escapen a su cerebro canino. El film sin duda logra reflejar la potencia con que los perros se aferran a sus dueños, la necesidad que tienen de cariño, su agradecimiento ante cualquier muestra de afecto, su fidelidad inquebrantable. Pero también tiene mucha presencia el carácter de aventura de la historia, pues Bella tendrá que hacer un gran ejercicio de supervivencia en su intento por recorrer los 600 kilómetros que le separan de casa. En este sentido, hay un esfuerzo encomiable en todas las escenas, las andanzas de Bella no parecen forzadas sino completamente naturales. Y sin duda lo mejor son las secuencias del bosque y en especial las que tienen que ver con el pequeño puma, creado digitalmente con estupendos efectos visuales. Entre el reparto humano destaca la presencia como secundaria de Ashley Judd, que tan poco se prodiga en pantalla en los últimos años.

5/10
Twin Peaks (3ª temporada)

2017 | Twin Peaks | Serie TV

Al final de la segunda temporada de Twin Peaks, serie que revolucionó la televisión, el espírituestrenaida real ese tiempo televaje resulte lo suficientemente perturbador, que se ve que es el objetivo.revolucionaron la telev de Laura Palmer le decía al agente Cooper “nos veremos dentro de 25 años”. Transcurrido en la vida real ese tiempo se estrena la tercera, que tiene de nuevo al frente a sus creadores, Mark Frost y David Lynch. Ambos escriben los guiones, mientras que el segundo dirige los 18 capítulos, tras más de una década retirado de la ficción dramática, porque después de Inland Empire, de 2006, se ha dedicado en exclusiva a los documentales. Han recuperado a la mayoría de actores originales, y a parte del equipo técnico, por ejemplo al compositor Angelo Badalamenti. La onírica trama de la nueva entrega se despliega en tres escenarios distintos. En Nueva York, un muchacho ha sido reclutado por un millonario para vigilar en todo momento una inquietante caja de cristal, de gran tamaño, donde se espera que algo aparezca. El agente Cooper ha sido dado por desaparecido, aunque en realidad permanece atrapado en la Logia Negra, escenario de sus alucinaciones del pasado, donde conversa con peculiares personajes, como el gigante, el hombre manco y la propia Palmer. Mientras su doppelganger –el doble malvado al que llaman Mr. C– se pasea por el mundo real con aspecto amenazador, reclutando a dos compinches en Dakota del Sur. Allí, la policía detiene a Bill Hastings, director de un instituto, por el asesinato de Ruth Davenport, una mujer que ha aparecido decapitada, y aunque no recuerda haber sido el culpable, sí que soñó con la escena del crimen. Por último, en la localidad de Twin Peaks, el jefe de policía Hawk recibe una llamada de la mujer del leño. Le comunica un enigmático mensaje del madero en cuestión, que le aconseja buscar algo escondido, relacionado con Cooper. La madre de Laura Palmer ha sucumbido al alcoholismo. Jacoby pone en pie una misteriosa construcción en el bosque. En 1990, los primeros episodios cautivaron al público a nivel masivo porque aparentemente mantenían el realismo, pese a sus elementos fantásticos. La serie acabó retirándose de la programación porque sólo una minoría continuaba enganchada, en parte por la bajada de calidad, pero también porque sus tramas se volvieron cada vez más delirantes, únicamente asequibles a los apasionados del director de Terciopelo azul. Para el ‘revival’ se podría esperar que Lynch y Frost buscaran de nuevo llegar al máximo número de espectadores, y sin embargo, han tomado el camino contrario, cerrando filas. El nuevo material sólo convencerá a los ya apasionados, o a una nueva generación de seriéfilos de mentalidad muy abierta. Su trama resulta críptica y hasta difícil de describir incluso para quienes tengan fresco lo ocurrido hasta ahora, por lo que resulta impensable que capte a neófitos. A veces se tiene la sensación de que se contemplan secuencias aisladas, con la única función de inquietar al espectador, pero que no aportan gran cosa a nivel narrativo. Se diría que el ya maduro David Lynch se homenajea a sí mismo, como si hubiera rodado su testamento audiovisual. Esto incluye imágenes que parecen sacadas de su etapa como director de videocreación, de enorme potencia, gracias también a una estudiada utilización de los sonidos o los silencios. En el amplio reparto destaca de nuevo Kyle MacLachlan, su actor fetiche, en un papel doble, y algún recién llegado como Matthew Lillard, el desorientado acusado del crimen. Por lo demás nadie desentona, cada actor consigue que su personaje resulte lo suficientemente perturbador, que se ve que es el objetivo. Si el Twin Peaks de antaño no se parecía a ningún otro producto televisivo, la nueva tanda de capítulos logra la misma hazaña. Poco tiene que ver con ninguna de las numerosas series que triunfan en la actualidad.

6/10
Barry

2016 | Barry

No deja de resultar llamativo que en 2017, el año en que deja la presidencia de los Estados Unidos, las dos principales películas dedicadas hasta ahora a la figura de Barack Obama no tratan en absoluto este rol o un legado que podría esfumarse con la llegada de Trump, sino que abordan sus años juveniles. En Michelle & Obama se describe la primera cita con la que luego sería su esposa, mientras que Barry narra una etapa anterior, su época universitaria en Nueva York, lo que incluye su noviazgo anterior con una chica blanca, Charlotte, un personaje ficticio que sería una combinación de chicas con las que salió el futuro presidente. El meollo de Barry consiste en un conflicto de identidad, ser hijo de un hombre negro de Kenia, a quien apenas conoce, y una mujer blanca de Arkansas, haber vivido en Hawai e Indonesia, tener una tez oscura clara que se diría un reflejo de no saber quién es, también por un entorno familiar de progenitores que han pasado por varios matrimonios. A ello se suma el noviazgo con una chica encantadora, pero la relación de alguna manera parece repetir el esquema de los padres, lo que acrecienta la confusión de un joven inteligente, con espíritu crítico, que cuestiona el racismo latente en la sociedad, pero que no tiene todavía muy claro cuál debe ser su camino en la vida. Visibilidad, invisibilidad, ¿es un hermano o un blanco?, ¿se encuentra en tierra de nadie?, son cuestiones que le empujan a plantearse dónde quiere estar. Producción de Netflix, con director y guionista desconocidos, es un film correcto pero un tanto previsible y que no avanza demasiado, aunque logra crear el "mood" de la encrucijada personal del protagonista, encarnado por un poco conocido Devon Terrell. Está muy bien en su papel de novia Anya Taylor-Joy, una actriz que ya sorprendió agradablemente en La bruja.

5/10
La gran aventura de Winter 2

2014 | Dolphin Tale 2

Divergente

2014 | Divergent

Adaptación al cine de la novela homónima escrita a los 23 años por la debutante Veronica Roth. Forma una trilogía con "Insurgente" y "Leal", por lo que la productora, Summit Entertainment, tiene en mente que Divergente inicie una nueva franquicia juvenil si le acompaña el éxito en las taquillas. La acción de Divergente transcurre en el futuro, cuando la población se ha dividido en cinco grupos: Verdad, Erudición, Cordialidad, Osadía y Abnegación. En esta última, encargada del gobierno aunque se cuestiona su honradez, se ha criado con su hermano y sus padres la joven Beatrice. Cuando ésta se dispone a pasar la prueba de aptitud que determina el clan al que pertenecerá para siempre, tiene claro que no se siente parte de los suyos, pues le atrae más Osadía, que se ocupa de la defensa y seguridad. Inesperadamente, la encargada de hacerle este test le confiesa en secreto a Beatrice que los resultados arrojan que es una 'divergente', lo que quiere decir que no encaja en ninguna de las facciones. Esto la convierte en una persona peligrosa para el gobierno, que la considera difícil de controlar... Ya la novela apareció a rebufo de la exitosa Los juegos del hambre, publicada 3 años antes, y resulta evidente que al comprar los derechos para el cine, la compañía tenía en mente repetir los mismos elementos: trilogía literaria con tirón, futuro distópico, muchacha destinada a rebelarse contra la opresión, historia de amor apasionado, joven actriz en alza como protagonista, veteranas estrellas en papeles secundarios y director de prestigio. No es la primera vez que se imita la fórmula, pues también seguía el mismo sendero The Host (La huésped), que no obtuvo el resultado previsto. Aparte de la sensación de “déjà vu” que produce Divergente, también juega en contra su excesivo metraje de 139 minutos centrados en su mayor parte en las pruebas que debe superar la protagonista para ser aceptada por su nuevo bando, tan repetitivas como premiosas. Esto le quita vigor dramático al último tramo, cuando la acción avanza y ofrece giros que ya pillan al espectador un tanto agotado. Dejando aparte estas consideraciones, lo cierto es que Divergente capta la atención del espectador. Aunque el realizador Neil Burger no llega a la altura de la más personal El ilusionista, logra una esmerada ambientación de un Chicago futurista en el que no circulan coches, y consigue cierta fuerza en secuencias claves, como en la dolorosa separación de la protagonista de sus padres, cuando no le está permitido quejarse o aferrarse al pasado. Sin llegar al nivel de la sorprendente Jennifer Lawrence en su saga del hambre, lo cierto es que Shailene Woodley, nominada al Oscar como hija de George Clooney en Los descendientes, cumple como protagonista, al igual que su partenaire, el menos conocido Theo James (Conocerás al hombre de tus sueños) y un Jay Courtney al que se le da mejor un papel desagradable que hacer de improbable hijo de Bruce Willis en La jungla, un buen día para morir. Como cabe esperar las veteranas Ashley Judd (la madre) y Kate Winslet (la malvada líder de la facción Erudición) realizan un impecable trabajo a pesar del poco espacio que tienen sus respectivos personajes. Por otro lado, Divergente aprovecha bien el tema central, la afirmación de la personalidad, por lo que conectará con el público adolescente al que mayoritariamente se dirige. Igual ocurre con sus reflexiones sobre los esfuerzos para pertenecer a un grupo, y la importancia de mantener los lazos familiares a pesar de las desavenencias de la vida.

5/10
Soltera a los 40

2014 | Big Stone Gap

Ave María Mulligan ha vivido desde que nació en Big Stone Gap, pintoresco pueblo minero enclavado en los Montes Apalaches del suroeste de Virginia. Aunque desde siempre se había esforzado por mantenerse soltera, decide cambiar de actitud tras enterarse de un secreto familiar, por lo que trata de conquistar al chico del que siempre ha estado enamorada, justo cuando faltan pocos días para una anunciada visita de la estrella del cine Elizabeth Taylor. Ashley Judd logra con frescura que levante el vuelo esta comedia, de guión un poco irregular, pero con algún hallazgo ingenioso. Supuso el debut como guionista y realizadora de Adriana Trigiani, que nació curiosamente en la localidad donde transcurre la acción, que da título (en el original) al film.

4/10
Objetivo: La Casa Blanca

2013 | Olympus Has Fallen

Tras un desafortunado accidente de tráfico que le cuesta la vida a la primera dama, Mike Banning, el jefe de seguridad del presidente de los Estados Unidos, no puede superar el suceso y queda relegado a un puesto menor. Tiempo después, durante una visita de una delegación norcoreana a la Casa Blanca, el presidente de Estados Unidos es secuestrado junto con todo su gabinete. Muy pronto todo el edificio es tomado por los terroristas, quienes demuestran que sus amenazas criminales van muy en serio. El alto mando del ejército y el portavoz del gobierno, ahora presidente en funciones, se encuentran en un tremendo dilema. No saben qué hacer hasta que reciben una llamada de Banning, que ha entrado en el edificio. Acción a todo trapo es lo que ofrece Objetivo: La Casa Blanca. Si antes los malos fueron los alemanes, los rusos o los chinos ahora la amenaza llega desde una facción terrorista de Corea del Norte, dispuesta a borrar del mapa a los Estados Unidos. El director Antoine Fuqua es conocido por saber llevar con enorme ritmo y contundencia las escenas de acción, como ya dejó claro en filmes como Training Day (Día de entrenamiento) o Shooter: El tirador. Aquí ofrece una muestra más de su buen oficio aportando bastante realismo a la acción, con planos poderosos y un montaje muy vibrante. Desde luego, la película se disfruta a tutiplén. Otra cosa, claro, es la verosimilitud de la trama. El espectador tendrá que rendir pronto el juicio y aceptar que está ante una película de pura acción, con disparos, explosiones, luchas cuerpo a cuerpo, etc., y donde un hombre es capaz de enfrentarse él solito a todo un ejército de terroristas, al más puro estilo Rambo. De cualquier forma es un acierto la elección de Gerard Butler para encarnar al héroe, pues tiene la presencia física necesaria y aporta además cierta socarronería al estilo Bruce Willis que le sienta bastante bien.

6/10
Missing

2012 | Missing | Serie TV

La vida de una familia estadounidense, el matrimonio, Becca y Paul, y su hijo Nick, es puesta patas arriba cuando una bomba mata al marido, de viaje por Europa con su pequeño hijo. Diez años después el chico se marcha a estudiar a Roma, Italia, y desaparece sin dejar apenas rastro. Entonces el espectador se entera de que Becca y Paul eran agentes de la CIA, y que ella dejó el servicio activo tras la tragedia familiar, aparentemente casual, nada que ver con su trabajo. Pero los nuevos acontecimientos cambian su perspectiva, y se desplaza a Europa dispuesta a encontrar a su retoño aprovechando sus viejos contactos. Lo que no hace nada de gracias a los jefazos de la Agencia, los "versos sueltos" suelen dar pie a situaciones que escapan a su control. Esta serie sólo contó con una temporada, pese a que encabezaba el reparto una actriz agradable y con carisma como Ashley Judd. Lo cierto es que la trama resulta bastante manida, y aparte de servir para dar un garbeo por distintas capitales europeas, y ver a la Judd peleando a patada limpia, la cosa no da más de sí. Se puede ver, si uno no espera demasiado.

4/10
Atraco por duplicado

2011 | Flypaper

Tripp Kennedy consigue llegar a una sucursal bancaria poco antes de la hora de cierre, para realizar una gestión. Ignora que casualmente dos bandas de atracadores han decidido atracar la oficina a la misma hora, por lo que se produce un tiroteo. Kennedy logra poner a salvo a Kaitlin, una cajera, mientras comprueba atónito que ambos grupos de criminales no saben qué harán a continuación. Aunque la premisa podría haber dado juego, fracasa el guión de Jon Lucas y Scott Moore, responsables de Resacón en Las Vegas, su secuela y El cambiazo. No logran ni sacarle humor a la situación, ni desarrollar los personajes, ni evitar estancarse tras los minutos iniciales. Ante esto, poco puede hacer el realizador Rob Minkoff –que paradójicamente ha tenido más éxito por el reestreno casi al mismo tiempo en 3 dimensiones de su película más conocida, El rey león–, que trata infructuosamente de darle ritmo a la historia. En cuanto al reparto, Patrick Dempsey cumple sin resultar memorable, a Ashley Judd le falta papel, y Tim Blake Nelson y Pruitt Taylor Vince resultan exageradísimos como dos criminales de poca monta, que desentonan frente a sus profesionales oponentes.

4/10
La gran aventura de Winter el delfín

2011 | Dolphin Tale

Sawyer es un chaval con el carácter enrarecido desde que su padre se marchó de casa, dejándoles solos a él y a su madre. Su primo, gran nadador que se acaba de alistar en el ejército, trata de animarle sin gran éxito. Lo hará en cambio un delfín bautizado como Winter, al que encuentra varado y lastimado en una playa de Florida. El doctor Clay se lo lleva a su hospital de animales, donde debe tomar la dolorosa decisión de amputarle la cola, lo que puede significar que nunca vuelva a nadar y tal vez la muerte. Pero la especial empatía que surge entre Sawyer y Winter podría cambiar las cosas, también por el apoyo de su nueva amiga Hazel, hija del doctor, y la comprensión materna. Película basada en hechos reales y destinada a toda la familia, que se enmarca en la tradición del subgénero de amistad entre solitario chaval y simpático e inteligente animal, en la línea de Flipper o Liberad a Willy, por citar dos títulos con “bichos” acuáticos. El título original "Dolphin Tale", es intraducible, ya que hace un juego de palabras con el doble significado de "tale" en inglés, "cola" y "cuento". Aunque inicialmente algo sosa –y ello a pesar de que Winter se mueve en una piscina de agua salada–, la película tiene su ración de emotividad –a ratos cayendo en lo sensiblero o lo demasiado obvio–, y plantea cuestiones como la de que nunca es solución encerrarse en la propia soledad cuando uno lo está pasando mal. También se invita a la tenacidad cuando uno tiene metas claras, a no rendirse ante el primer obstáculo que surge. Y se señala el necesario apoyo de la familia ante la adversidad, trazando un eficaz paralelismo entre la lesión de Winter y la de otro personaje, al que le cuesta encajar un terrible accidente. El poco conocido Charles Martin Smith, que ha trabajado principalmente como actor, dirige una cinta que da lo que se espera de ella, con unos chavales protagonistas, Nathan Gamble y Cozi Zuehlsdorff, que cumplen bien, y unos adultos entre los que destaca el secundario Morgan Freeman, al que bastan unos minutos en pantalla para iluminarla de modo decisivo. No faltan, claro, las escenas protagonizadas por el propio Winter, o pasajes “graciosillos”, como el vuelo de un helicóptero de aeromodelismo con la inevitable música de la cabalgata de las walkirias de Wagner.

5/10
Rompedientes

2010 | Tooth Fairy

Derek Johnson es un jugador de hockey sobre hielo que por su dureza es conocido como el “rompedientes”. Fuera de las canchas es muy tierno con los niños pequeños, como bien sabe la hija de su novia. Pero aún así se siente un fracasado, por lo que tiene por costumbre arruinar los sueños de aquellos que les rodean, incluso de los más pequeños de la casa. Esta actitud le deparará un odioso castigo: convertirse por unos días en el hada de los dientes, el equivalente norteamericano a nuestro Ratoncito Pérez. Esta nueva obligación le traerá mil y un trastornos y se convierte en una carga incomprensible, pues no puede entender que los seres humanos necesiten ilusión y sueños para vivir. Divertidísima película que sorprenderá especialmente a los adultos. El fornido The Rock –Dwayne Johnson– está divertidísimo, así como los secundarios Stephen Merchant (Tracy) y Billy Crystal, (Jerry) el Q a lo James Bond del País de las Hadas. En cuanto a Julie Andrews y Ashley Judd, siempre es un placer verlas, especialmente a ésta última, que en los últimos años no se ha prodigado mucho. Las carcajadas, por tanto, están aseguradas y no sólo con los típicos gags a lo slapstick –cada vez que intenta volar Derek– sino con los agudos diálogos del protagonista, tanto con Merchant como con Andrews, o el breve mantenido con Crystal –a quien también cuesta ver en pantalla grande últimamente–. El punto flojo de la película llega en el tramo final. Todas las risas se desvanecen para dar paso a un pasteleo al más puro estilo “made in Hollywood”. La película se acaba convirtiendo en una tarta rosa y dulce para el paladar. Y es que el final supone una cascada de enseñanzas morales para los niños demasiado obvias, que van desde la importancia de soñar al valor del respeto. Algo que está muy bien si no hubiera quedado tan edulcorado, lo que hace perder el buen tono que traía la película.

5/10
Territorio prohibido

2008 | Crossing Over

Drama escrito y dirigido por el sudafricano Wayne Kramer, en cuya breve filmografía destaca The Cooler. En esta ocasión entrecruza diversas historias, todas ellas relacionadas con la inmigración. Al parecer, había un personaje más, interpretado por Sean Penn, que sin embargo fue finalmente eliminado sin que se sepa muy bien por qué. Max Brogan (Harrison Ford) es un agente de inmigración que se encariña con los individuos a los que debe deportar. Una abogada (Ashley Judd) intenta evitar que deporten a una chica de 15 años musulmana que parece interesada en el terrorismo islámico, pero sin que haya pruebas que lo justifiquen. Un joven judío (Jim Sturgess) trata de conseguir trabajo. Un funcionario de inmigración (Ray Liotta) abusa de su posición para acostarse con una modelo australiana (Alice Eve) que necesita la tarjeta de residencia... El realizador y guionista tiene loables intenciones, y cuenta con un reparto desigual, pero que incluye a actores muy conocidos como Ford, Judd (últimamente de capa caída), Sturgess y Liotta. Tomando como punto de referencia la muy superior Crash, su objetivo consiste en mostrar la cruda realidad de las personas que tratan de lograr la nacionalidad estadounidense desde una perspectiva poliédrica. Intenta representar a todos los sectores implicados –policías de inmigración, inmigrantes que llevan tiempo en territorio estadounidense, abogados, funcionarios, etc.– y también están representadas todas las minorías: musulmanes, hispanos, asiáticos y judíos. Se supone que los personajes deben ser tridimensionales como en el film de Haggis, donde el mismo personaje puede comportarse en un momento dado de forma mezquina, pero después convertirse en un héroe. Por desgracia, los personajes de Kramer acaban siendo demasiado estereotipados, y algunos muy poco creíbles. Por ejemplo, está metida con calzador la historia de Ray Liotta, que tras colisionar casualmente con Alice Eve, le propone sexo como si tal cosa a cambio de la 'Green Card'. La reacción de ésta no se comprende muy bien, ya que a veces parece que ha accedido sin problemas y en otras secuencias está horripilada. Además, la relación se muestra con un exhibicionismo que parece fuera de lugar. La resolución de la historia de la joven estudiante musulmana resulta efectista y sensiblera. Y la secuencia teóricamente más emotiva, un atraco en un supermercado, está muy forzada y no resulta creíble. Otras no están mal llevadas. Destaca especialmente el relato del joven (Jim Sturgess) que finge ser un devoto judío para conseguir trabajo cuando no ha pasado en su vida por la sinagoga. Su cómico desenlace es lo más brillante del film.

5/10
Giro inesperado

2004 | Twisted

A Jessica Shepard le va muy bien en el terreno profesional, pues recientemente ha sido ascendida a inspectora de policía. Desgraciadamente, no puede decir lo mismo del campo personal, pues lleva una existencia desnortada, entregada por las noches al alcohol y a la búsqueda de diversos amantes. Incluso ha tenido que recurrir a la ayuda de un psiquiatra, para recuperarse del trauma causado por el suicidio de su padre, también policía, de quien heredó su amor a la profesión. Su vida dará un “giro inesperado” cuando le toca investigar de una serie de asesinatos. Todas las víctimas resultan ser sus amantes, con los que ha mantenido relaciones sexuales recientemente: lo que la convierte en sospechosa principal. El veterano cineasta y guionista Philip Kaufman, responsable de Elegidos para la gloria, se embarca en un thriller de lo más convencional, protagonizado por Ashley Judd, toda una especialista en el género. Y si bien el guión no tiene tantos giros inesperados como promete el título, cuenta con sólidos actores, como Samuel L. Jackson, comisario y mentor de la protagonista, que en cierta forma ha sido el sustituto de su padre fallecido, y Andy García, en el personaje del típico compañero del que ella se está enamorando.

5/10
De-Lovely

2004 | De-Lovely

Un anciano Porter recibe la visita de un misterioso personaje, Gabe; y a través de las canciones que compuso tiempo atrás, rememora los principales sucesos de su vida; sobre todo su matrimonio con Linda, donde siempre hubo amor, aun con altibajos. Irving Winkler trata de decirnos en este film que las cosas fueron en realidad un poquito más complicadas. Y lo hace con un original formato de musical, y a través de las propias canciones del artista, rememora los principales acontecimientos de su vida. Una magnífica reconstrucción de época. Un maravilloso uso de las canciones de Porter, con nuevas versiones de algunos temas, en los que han participado gente de la talla de Sheryl Crow, Alanis Morissette, Robbie Williams o Diana Krall: destaca el recurso al final de “In the Still of the Night”, acertado broche de oro para cerrar la historia. Y dos grandes actores, Kevin Kline y, sobre todo, Ashley Judd. El film incide sin tapujos en la bisexualidad del protagonista pero, de modo sorprendente en los tiempos que corren, subraya cómo el único amor verdadero de Porter fue el de su sufrida esposa, que estuvo junto a él en los momentos luminosos y en los oscuros, cuando verdaderamente necesitaba apoyo.

4/10
Clan Ya-Ya

2002 | Divine Secrets Of The Ya-Ya Sisterhood

Sidda, una afamada escritora, afirma en una entrevista que debe su éxito a una infancia desgraciada. La declaración no sienta nada bien a su madre que, hermanada con otras amigas en el Clan Ya-Ya, le declara una “guerra sin cuartel”. La guionista Callie Khouri, oscarizada por su libreto de Thelma y Louise, debuta en la dirección con esta adaptación de una serie de sensibles novelas feministas de Rebecca Wells. El reparto es de verdadero ensueño y el film se disfruta amablemente.

5/10
Toda la verdad

2002 | High Crimes

Tras la estimable El coleccionista de amantes, los espectadores esperábamos una nueva colaboración entre Morgan Freeman y Ashley Judd, y quien se ha encargado de hacernos el favor ha sido Carl Franklin, director de renombre gracias a El demonio vestido de azul (1995) y Cosas que importan (1998). La verdad es que la pareja cumple las expectativas Aquí la Judd interpreta a una abogada que con la ayuda de un colega veterano caído en desgracia (Morgan Freeman) ha de defender a su esposo de una serie de espeluznantes acusaciones. Y es que según la justicia militar, su maravilloso marido lleva la friolera de quince años viviendo fugitivo con una identidad falsa. ¿El motivo? El sanguinario asesinato de mujeres y niños durante unas operaciones militares en El Salvador. Un marido encantador, una casa preciosa, buena salud, un hijo en camino… Todo como salido de un cuento de hadas. Y, paradojas de la vida, la dicha se va al traste en un abrir y cerrar de ojos. La cosa da qué pensar… ¿Es posible que pueda suceder algo así? ¿Es posible que los poderosos puedan tirar a la papelera nuestra felicidad en cuanto les da la gana? La que no está dispuesta a admitirlo es la aguerrida Judd, que vuelve a demostrar su predilección por encarnar a mujeres fuertes que cuando se ven envueltas en serios problemas son capaces de ponerse al mundo por montera. Le da la réplica un Morgan Freeman justo y comedido, aunque tiene que lidiar con un papel quizá demasiado plano para su talento interpretativo, y un Jim Caviezel cuya profunda mirada es sinónimo de enigma y que por mucho que lo intente no puede hacer olvidar al soldado Witt de La delgada línea roja. Franklin sabe dosificar la tensión de la trama, y juega al gato y al ratón con el género de la película, entre el drama judicial y el thriller de suspense. También hay algo de comedia gracias una Amanda Peet ligerita de cascos y que interpreta a la hermana de la protagonista.

4/10
Frida

2002 | Frida

Biopic de la célebre pintora mexicana Frida Kahlo, que se basa sobre todo en la monografía de Hayden Herrera, y que trata de hacer válido el tópico de que los genios son raros por definición. El film es un amplio fresco, que narra muchos de los hechos que marcaron su agitada vida artística y sentimental. Desde el tremendo accidente que estuvo a punto de dejarla paralítica (le dejó secuelas de por vida, incluida su incapacidad de tener hijos), hasta y sobre todo su historia de amor con el también pintor Diego Rivera. Resulta imposible abarcarlo todo, de modo que la directora, Julie Taymor, opta por simplificar todo lo que se refiere a las ideas políticas. Así, aunque aparece la figura decisiva de Trotsky, se hace más hincapié en la rápida aventura amorosa de éste con Frida, que en sus convicciones ideológicas. También la bisexualidad de la artista es apuntada sólo fugazmente. Lo más llamativo del film es el modo, visualmente brillante, de abordar el mundo pictórico de Frida. Taymor, que ha demostrado su enorme fuerza visual en el film shakespeariano Titus, resuelve muy bien los momentos de inspiración de la pintora, o algunos pasajes de transición, como la estancia en Nueva York. El apoyo de un maquillaje que convierte a Salma Hayek casi en la hermana gemela de la pintora, y la brillante partitura, ayudan mucho, y fueron premiados con sendos Oscar.

7/10
Siempre a tu lado

2001 | Someone Like You

Jane es una joven que trabaja en televisión. Cree en el amor, y por ello se siente en el séptimo cielo cuando se enamora de Ray, compañero de trabajo, quien le corresponde. Pero de pronto, sin aparentemente motivo, Ray echa un jarro de agua fría a la relación, y deja a Jane. Tan hecha polvo se queda la chica que inventa una teoría para explicar lo que ha pasado: según ella existiría una correlación entre el amor humano y el apareamiento de los animales. ¿Revolucionarán sus ideas el mundo? Comedia romántica protagonizada por Ashley Judd y Greg Kinnear. Tras la cámara está Tony Goldwyn, actor recordado como el amigo traidor de la fantasmagórica Ghost, y porque es nieto del mítico productor Samuel Goldwyn. La película da vueltas a la tendencia que todos tenemos a racionalizar lo que nos ocurre, a encontrar una explicación para aquello que no esperábamos. No siempre funciona la idea de combinar comedia y drama, pero tenemos la oportunidad de ver a dos actrices de talento, Judd y la oscarizada Marisa Tomei (Mi primo Vinny), y al experto en comedia Kinnear (Mejor... imposible).

4/10
La fuerza del amor

2000 | Where The Heart Is

Lágrimas. Éste es el programa que ofrece el dramático film que se comenta, y que cuenta con reparto mayoritariamente femenino. Novalee es una jovencita adolescente, embarazada. Su novio le da plantón, y ella sobrevive, hasta dar a luz, escondiéndose ¡en un supermercado! La noticia despierta el interés de los medios de comunicación y ella consigue algunos donativos para criar a su bebé. La ayuda de buena gente diversa –una es Lexie, madre de cinco hijos, pero que no logra estar con un hombre establemente– resulta un estímulo para su precoz maternidad. Al lacrimógeno argumento contribuyen las andanzas del ex novio de Novalee, que alcanza el éxito musical con una canción, pero luego la vida da muchas vueltas y... La peli puede estar un tanto pasada de rosca (demasiadas desgracias, tornado incluido, para 2 horas de metraje), pero tiene como aliciente un reparto femenino de ensueño. Natalie Portman lleva gran parte del peso de la historia, pero le apoyan bien las carismáticas Ashley Judd, Stockard Channing y Joan Cusack.

4/10
Ojos que te acechan

1999 | Eye of the Beholder

Ewan McGregor da vida a El Ojo, un espía del servicio secreto británico que, como su apodo indica, se dedica a mirar y a hacer fotos. Ahora le toca vigilar a una bella mujer, que se sospecha está chantajeando al hijo de un senador estadounidense. Y presencia un terrible asesinato cometido por ella. Pero más alucinado queda al ver, en la foto que toma, la imagen espectral de su hija muerta. De un modo misterioso su destino está unido al de esa letal mujer. ¿Se enamorará de ella? Curioso thriller con ribetes sanguinolentos y sobrenaturales. Stephan Elliott, el director, ya dio muestras de su gusto algo estrafalario en Las aventuras de Priscilla, reina del desierto. El film que se comenta lo define como “historia de amor surrealista.” Y por si alguien lo duda, se reafirma: “No hay límites. Quiero decir que es una peli, y si vamos a hacer algo nuevo, hagamos algo raro.” Desde luego, Elliott cumple con su meta sobradamente.

4/10
Doble traición

1999 | Double Jeopardy

La vida de Libby es perfecta. Casada, con un niño, es muy feliz. Su marido la quiere tanto que un día le regala un velero. Pasan la noche juntos ahí y, al despertar... encuentra el lecho conyugal bañado en sangre y él desaparecido. Todo apunta a asesinato, y Libby, la principal sospechosa, es condenada por el crimen. Una vez en prisión, Libby empieza a sospechar que su marido sigue con su vida, y que ha fingido su asesinato para fugarse con su hijo y la mejor amiga de ambos. La película discurre por los clásicos cauces del thriller con falso culpable. Cuando Libby (Ashley Judd) obtiene la libertad condicional después de varios años, da esquinazo a su guardián (el siempre eficaz Tommy Lee Jones). Y empieza la persecución implacable, el típico juego del ratón y el gato por partida doble: entre fugada y policía, y entre ella y el esquivo marido, que ha cambiado de identidad. Los esfuerzos por probar la inocencia se debaten con los deseos de venganza que hierven en el interior de Libby y las ganas de volver a reunirse con un hijo que quizá le ha podido olvidar. Tras la cámara se encuentra el veterano Bruce Beresford, un director de origen australiano que ha demostrado ser un auténtico todoterreno: igual filma una tragicomedia agridulce y amable como la maravillosa Paseando a miss Daisy que un drama sobre la pena de muerte (Condenada), un peli africana (Mister Johnson) o un drama country como Gracias y favores.

4/10
El inolvidable Simon Birch

1998 | Simon Birch

Dos chavales. Una amistad. Simon tiene una enfermedad degenerativa, que se manifiesta en su diminuto tamaño; sus padres, desilusionados con él, le ignoran. Joe vive con su madre soltera, Rebecca, que muestra también una solicitud maternal por Simon. Aparte de las preocupaciones propias de dos adolescentes, cada uno está marcado por su Tema (así, con mayúscula). El de Simon, la convicción de que su enfermedad y limitaciones se deben a que Dios ha pensado algo muy especial para él. Joe tiene la fijación de averiguar quién es su padre. Incursión al paisaje de la infancia e inicio de la adolescencia. El film del debutante Mark Steven Johnson comparte temas con el reciente Un mundo a su medida (Peter Chelsom) o la interesante La fuerza de la ilusión (Richard Donner). Johnson se toma su tiempo para definir a los chicos protagonistas y en presentar a los personajes que se mueven a su alrededor, en perfilar sus relaciones. El reparto, muy bien seleccionado (desde los chicos a los adultos), ayuda, mucho, a la historia. Merece un aplauso el esfuerzo del film por mostrar a unos chavales creíbles.

5/10
El coleccionista de amantes

1997 | Kiss The Girls

Quien dice coleccionar sellos dice mujeres... Claro, sólo en una mente enferma que, incluso, programa sádicamente la muerte de sus víctimas. Trepidante thriller psicológico, adaptación de una novela de James Patterson, con el detective Alex Cross estrujándose las meninges para desenredar una compleja madeja. Gran trabajo del dúo actoral, especialmente el de Ashley Judd en uno de esos papeles de mujer fuerte que tan bien se le daban.

5/10
Normal Life

1996 | Normal Life

Chris, un joven policía, se enamora de una joven guapa llamada Pam. Aunque ella claramente sufre un desequilibrio mental y afectivo, él está muy enamorado y deciden casarse. Pero la convivencia será muy complicada, pues ella desestabiliza el hogar continuamente con su tendencia autodestructiva. Las cosas solo pueden acabar mal... Film fallido, sin suficiente atractivo debido a su historia deprimente y abocada al vacío, pese a la presencia de una aún joven y carismática Ashley Judd (Ruby en el paraíso). Dirige con empaque John McNaughton (Henry, retrato de un asesino).

3/10
Norma Jean y Marilyn

1996 | Norma Jean & Marilyn

Film biográfico sobre uno de los más duraderos mitos de la historia del cine: la rubia –teñida, por supuesto­– Marilyn Monroe, que consiguió volver locos a los hombres de su generación. El auténtico nombre de esta mujer de infancia desgraciada fue Norma Jean Dogherty. La película sigue, condensando del mejor modo posible, los momentos culminantes de su carrera artística y su vida personal. Rodajes como los de Con faldas y a lo loco, Los caballeros las prefieren rubias y La tentación vive arriba se alternan con los diversos matrimonios y aventuras románticas de Marilyn; por la pantalla desfilan el jugador de béisbol Joe Di Maggio, el escritor Arthur Miller e incluso el presidente John F. Kennedy.

6/10
Tiempo de matar

1996 | A Time To Kill

El escritor John Grisham es un filón. Sus novelas de ambiente judicial han encandilado a tantos lectores que su paso al cine, asegurado un mínimo de calidad, tiene asegurada la rentabilidad. En Hollywood, lo saben; véanse, si no, El informe Pelícano, La tapadera, El cliente, etc. Grisham, consciente de su creciente poder en la industria fílmica, se reservó el visto bueno a director, guionista y reparto de Tiempo de matar, adaptación de su primera novela, muy querida por él, con recuerdos del Sur donde se crió y de los años en que ejerció la abogacía. Una niña negra es brutalmente violada y maltratada por dos blancos cargados de alcohol. Cuando van a juicio, Carl Lee, el padre de la pequeña, dispara a bocajarro sobre ellos ante numerosos testigos. Aunque todo apunta a que le ha movido la venganza –la hija ha quedado estéril, los culpables podrían recibir un castigo benigno–, Jake Brigance, un joven abogado blanco, tratará de probar enajenación mental. El caso despierta enseguida los conflictos raciales: organización de un grupo del Ku Kux Klan, entrada en liza de la NAACP –asociación pro derechos de los afroamericanos–, selección de un jurado integrado sólo por blancos. Joel Schumacher y Akiva Goldsman adaptan de nuevo novela de Grisham tras El cliente. Ambos presentan un caso donde sitúan, frente a frente, las fallas de un sistema legal y el deseo de tomarse uno la justicia por su mano; y se coloca al espectador en situación de juzgarlo, haciendo notar el posible peso del color de la piel del acusado, a la hora de tomar postura. Aunque no se justifica la venganza, sí que se disculpa; y se obvia la posibilidad de perdonar. Una visión que se puede tachar de simplista –la vida es más compleja de lo que allí aparece–, pero que produce resultados vistosos, en la mejor tradición del thriller de letrados. Hay momentos vibrantes y el interés por la narración se mantiene siempre. El reparto es envidiable, de esos que ponen los dientes largos: Sandra Bullock, Donald y Kiefer Sutherland, Samuel L. Jackson, Kevin Spacey, Brenda Fricker, Oliver Platt, Patrick McGoohan... Muchos son pequeños papeles, pero de fuerte presencia. Destaca sin duda el entonces desconocido Matthew McConaughey, que logra una magnífica composición en su primer papel principal para el cine. La fotografía de Peter Menzies está muy cuidada. Los tonos dorados, con imágenes casi quemadas, ayudan a recrear el calor asfixiante del verano sureño en que transcurre la acción. La opción de rodar gran parte del film con steadycam, arriesgada, ayuda a hacer presente aún más el ambiente tenso y crispado que rodea al juicio. Bien resuelta está la secuencia inicial de la violación de la niña. Sin caer en el morbo de mostrarla, se sugiere de modo impactante con planos de las cuerdas que atan a la chiquilla y una cámara subjetiva, a ras de suelo, que “ve” a los dos hombres, bestias salvajes, que la atacan.

6/10
Heat

1995 | Heat

Una sofisticada banda de ladrones realiza un robo de enorme audacia. Neil McCauley (Robert De Niro), su cabecilla, es un hombre inteligente, que prefiere evitar crueldades innecesarias, pero de una gran frialdad que cultiva a propósito. Por ello trata de evitar implicarse demasiado a fondo en sus relaciones con las personas: para estar libre de ataduras. El golpe recién cometido lo investiga Vincent Hanna (Al Pacino), un concienzudo policía, a quien su excesiva implicación en el trabajo causa problemas afectivos: se ha divorciado en dos ocasiones, y su esposa actual, a pesar del amor que le profesa, comienza ya a estar algo quejosa. Michael Mann escribe y dirige un film complejo, tanto de estructura como de producción y realización. El director había demostrado su capacidad para conjugar espectáculo de acción e historia de interés humano en El último mohicano. Mann vuelve aquí por los mismos derroteros, pero con mayor acierto, gracias también a unos cuantos momentos intensos, muy bien planificados. No sólo es capaz de coreografiar los robos y persecuciones con la misma o mayor efectividad que cualquier “jungla de cristal”, sino que sabe introducirlos en una historia de entidad, en la que se dibujan dos personajes principales: el ladrón y el policía, los cuales, a pesar de estar en bandos opuestos, tienen más de un punto en común. La idea de introducir un improbable encuentro entre los dos, antes del enfrentamiento final, se revela audaz y eficaz para mostrar esa proximidad. Sin duda que la presencia de dos actores enormes, De Niro y Pacino, contribuye a elevar éste y otros momentos del film. Y es que uno de los grandes aciertos de la película es el muy meditado reparto. A pesar de algunas pegas en personajes poco dibujados –un negro que trata de reinsertarse, la hijastra del policía–, la película funciona muy bien en líneas generales. Hay violencia, pero no regodeo en la misma, y un tratamiento casi siempre contenido de lo morboso. Varias subtramas están desarrolladas con acierto, ya sean las más puramente policíacas, o las que presentan a unos delincuentes y policías en los que late el deseo de llevar una vida familiar normal: poder estar con alguien, compartir lo bueno y lo menos bueno... Pero se trata de personajes con sentimientos contradictorios. Un trabajo para servir a la sociedad, puede no llenar la vida propia y de los que la rodean... El deseo de dejar un determinado estilo de vida no es fácil... Pueden no lamentarse determinados comportamientos bajo el escudo de un sentido fatalista de la vida... El sentimiento de venganza puede dar al traste con decisiones previas... Al final siempre llega en la vida el momento de optar, y cuando a Nel se le presenta –uno de los momentos más excitantes del film no le resulta nada fácil. Dante Spinotti ha fotografíado la película. A él se debe una atractiva visión nocturna de Los Ángeles, iluminada como un maravilloso y enorme árbol de Navidad. También se revela como muy importante su función en la secuencia del clímax, que transcurre en un aeropuerto, y en el que el constante encendido y apagado de las luces para el despegue y aterrizaje de aviones se convierte en una buena metáfora del mundo de luces y sombras en que se mueven los protagonistas.

7/10
Smoke

1995 | Smoke

Descripción de las vidas de un grupo de personajes corrientes que se reúnen en un estanco de Brooklyn. El estanquero (Harvey Keitel) es el confidente de todos ellos y ha reunido con el tiempo una singular colección de fotografías de la casa de enfrente a lo largo de 14 años, lo que le da un pretexto a Paul (William Hurt), un novelista en crisis creativa, traumatizado por la muerte de su esposa, para escribir una nueva historia. Tras su excelente El club de la buena estrella, Wayne Wang confirmó que es uno de los más interesantes realizadores de origen hongkonés con este fabuloso film coral, con guión del prestigioso novelista Paul Auster, que adapta su relato "Cuento de Navidad de Auggie Wren". La puesta en escena es muy original.

7/10
Ruby en el paraíso

1993 | Ruby In Paradise

Una joven deja su Tennessee natal, buscando nuevos aires en Florida. Los sueños de Ruby son sencillos: valerse por sí misma, ganarse la vida, amar y ser amada... No ambiciona fama o riquezas. Quiere ser feliz, y sabe que en el camino, a veces, meterá la pata. Pero si aprende algo de ahí, el esfuerzo habrá valido la pena. Víctor Núñez, director estadounidense de raíces hispanas, contó esta historia con sensibilidad, y apuntó maneras (luego firmaría la maravillosa El oro de Ulises). Fue el film que puso en el disparadero a la actriz Ashley Judd.

6/10

Últimos tráilers y vídeos