IMG-LOGO

Biografía

Quim Gutiérrez

Quim Gutiérrez

39 años

Quim Gutiérrez

Nació el 27 de Marzo de 1981 en Barcelona, España

Un rostro familiar

15 Noviembre 2013

En muy poco tiempo, casi se ha convertido en el nuevo Alfredo Landa, Antonio Resines o Luis Tosar, tomando el relevo como actor más recurrido y omnipresente en el cine español. Poco después de pasar la treintena, Quim Gutiérrez vive su momento de oro.

Nacido en Barcelona, el 27 de marzo de 1981, Joaquim Gutiérrez Ylla es hijo de dos docentes, pues su padre imparte Fisiología Animal en la Universidad UB, y su madre ejerce como maestra. Pero él comenzó a seguir su propio camino, como actor, muy pronto. A los 12 años ya tenía un papel fijo en Poblenou, serie de TV3, que fue emitida para todo el territorio nacional por Antena 3 como Los mejores años.

Dejó la interpretación temporalmente para dedicarse de lleno a licenciarse en Humanidades, por la Universidad Pompeu Fabra. Tras recibir formación interpretativa en la Escuela de Teatro Nancy Tuñón, Quim Gutiérrez fue elegido para formar parte de la serie El cor de la ciutat, para la que trabajó durante cinco años. También realizó un trabajo brillante como joven que pierde progresivamente la visión en Sin ti, de Raimon Masllorens, junto a Ana Fernández.

Pero Quim Gutiérrez no dio la campanada realmente hasta 2006, como protagonista de Azul oscuro casi negro, ópera prima de Daniel Sánchez Arévalo. Interpretaba a un veinteañero, licenciado en empresariales que trabajaba como portero para sostener a su padre. Obtuvo el Goya al mejor actor revelación en una ceremonia en la que el film triunfaba de la misma forma en las categorías de director novel y actor de reparto (Antonio de la Torre).

Desde entonces forma una especie de clan inseparable con Sánchez Arévalo y los actores De la Torre y Raúl Arévalo. Ha vuelto a formar equipo con ellos en Primos, donde interpreta a Diego, plantado a las puertas del altar por su novia. También tenía uno de los papeles más destacados en La gran familia española, donde se convertía en Caleb, cirujano que acude a la boda de su hermano, tiempo después de haberlo dejado todo para irse a ejercer en campos de refugiados en África. "A lo mejor es un proceso que solo asimilas pasados los 30 años, pero la familia es casi el único lugar posible en el que no eres ni ganador ni perdedor", comentaba el actor a propósito del tema central del film.

También le escogió como actor principal José Luis Garci, que en Sangre de mayo le convirtió en Gabriel Araceli (el director tomó prestado al protagonista de "Los episodios nacionales), modesto trabajador de una imprenta que lucha por estar junto a su amada Inés (Paula Echevarría), en los albores de la entrada de las tropas napoleónicas en España. También intentaba reunirse con su novia su personaje de Los últimos días, thriller de ciencia ficción de los hermanos Pastor que mereció mejor suerte, donde una epidemia provoca que los humanos cojan un insuperable miedo a salir al exterior.

Quizás el joven actor se siente más cómodo en la comedia, pues protagoniza dos claras muestras del género, que casi coinciden en cartelera. En Tres bodas de más, de Javier Ruiz Caldera (Promoción fantasma) interpreta a otro invitado a las bodas a las que asiste la protagonista (Inma Cuesta), un cirujano que se postula como su nuevo amor. En ¿Quién mató a Bambi?, de Santi Amodeo, encarna a David, joven que con un amigo tiene que encontrar la forma de liberar a su jefe, y también padre de su novia, que se ha quedado encerrado en el maletero.

Quim Gutiérrez se define "como una persona flexible", según sus declaraciones. "Es muy importante para un actor serlo en el sentido físico pero, sobre todo, mentalmente. Es agotador que esté obligado a ser de derechas o de izquierdas, blanco o negro, cuando en la flexibilidad te encuentras mucho más cómodo, piensas más, lees mejor y, sobre todo, abandonas la trascendencia".

Los medios del corazón no paran de buscarle presuntas relaciones, la última con la actriz Marta Etura, aprovechando que ésta ha roto su relación con Luis Tosar, y que tras Azul oscuro casi negro vuelve a trabajar con Gutiérrez en Sexo fácil, películas tristes. Pero él ha negado que haya algo más que sano compañerismo entre ambos. "Trabajamos muy bien juntos. Nos conocemos muy bien, y vemos la interpretación de la misma manera, entonces es facilísimo vernos juntos muchas veces juntos hablando de lo que sea, de la vida y el trabajo". Y como prevé que al negar el noviazgo alguno se apresurará a pensar que es homosexual, también ha desmentido este extremo. "Cuando digo que no, me responden que pensaban que lo era", ha explicado.

En la actualidad, el actor se dispone a asumir el reto de convertirse en el mismísimo Anacleto, agente secreto, en la adaptación al cine de las peripecias del mítico personaje de los tebeos. Fernando Navarro (Pelotas) escribe el guión del film, donde se pondrá de nuevo a las órdenes del citado Javier Ruiz Caldera.

Filmografía
Jungle Cruise

2021 | Jungle Cruise

Inspirada en la famosa atracción del parque temático Disneyland, muestra una expedición a la selva amazónica repleta de aventuras. Está protagonizada por Dwayne Johnson como el carismático capitán del barco fluvial y Emily Blunt que encarna a una decidida exploradora en una misión de investigación.

Ventajas de viajar en tren

2019 | Ventajas de viajar en tren

Helga Pato ingresa a su marido en una institución mental tras comprobar en él un comportamiento desequilibrado. Un día de vuelta coincidirá en el tren con un médico de la institución que empezará a contarle el extraño caso de Ángel Sanagustín, uno de los internos más extraños que tuvo... El donostiarra Aritz Moreno debuta en el largometraje con esta comedia rarita, rarita, basada en una novela de Antonio Orejudo supuestamente igual de estrambótica: "Imaginemos a una mujer que al volver a casa sorprende a su marido inspeccionando con un palito su propia mierda", así comienza. Como se ve, el esqueleto del film es muy simplón (un viaje en tren en donde charlan dos pasajeros), simple excusa para introducir cada una de las historias de que se compone la película, a cada cual más retorcida y peculiar, por lo que podrían haberse añadido más y más relatos sin que se modificara el planteamiento, porque trama propiamente dicha no hay. Y porque muy pronto nos damos cuenta de que aquí lo único que importa es la singularidad de cada historieta, da igual si es la de Helga y su marido, la que cuenta (o inventa) el doctor en el tren o la que puede leerse en la carpeta roja sobre los internos del hospital. La cosa es epatar al espectador. Hay que reconocer originalidad de las narraciones, todas bastante descacharrantes. Sin embargo, los responsables de Ventajas de viajar en tren denotan tal gusto exagerado por lo bizarro y morboso que pueden echar para atrás a parte del público, hasta el extremo de generar repulsión. Aunque el episodio más explícito y redondo es el de la mujer-perra, una especie de fábula cercana al terror que bien podría entenderse como una metáfora del abuso machista, lo cierto es que las demás historias, claramente inferiores, son igual de surrealistas, insólitas y tendentes a lo desagradable. La sensación es que el novelista Orejudo y el guionista Javier Gullón (Invasor) han dado rienda suelta a su imaginación más calenturienta y enfermiza y… ¡hala, a ver qué sale! Que el conjunto resulte confuso y sin orden interno no les importa lo más mínimo. De hecho, Aritz Moreno afirma explícitamente por medio de un personaje que “la realidad y la verosimilitud están sobrevaloradas”. Toda una declaración de intenciones que también funciona como parapeto de trampas e incoherencias. Pese a tratarse de una comedia, no estamos ante una película para todos los paladares. Se abusa de muchas y grotescas situaciones sexuales, así como de ciertos momentos que lindan con el gore. Se agradece que el director no se recree demasiado en las imágenes y que muchas veces decida mantenerlas fuera de campo. Pero eso no impide que sobrevuele en el conjunto un tufo bastante insano. El reparto es fenomenal y variado, también con algunos rostros muy conocidos que apenas cuentan con unos minutos en pantalla. Todos ellos hacen un trabajo notable, desde el divertidísimo Ernesto Alterio (magnífico su arranque) hasta la esquizoide pareja formada por Pilar Castro y Quim Gutiérrez, pasando por un Luis Tosar muy pasado de rosca.

4/10
El vecino

2019 | El vecino | Serie TV

A Javier todo parece irle bastante mal, pues su negocio de camisetas no acaba de arrancar, así que se ha visto obligado a servir copas en el bar de un amiguete, mientras que la relación con Lola, su novia periodista, no pasa por su mejor momento. Un día se encuentra con un alienígena herido que ha llegado volando a la Tierra, obligado a un aterrizaje forzoso. Antes de morir, le traspasa sus poderes y la misión de vigilar el universo, de la que no le da tiempo a proporcionar muchos detalles. Con ayuda de José Ramón, un vecino al que le cuenta lo ocurrido, Javier tratará de controlar sus nuevas habilidades y usarlas para fines correctos. Los guionistas especializados en programas televisivos Miguel Esteban y Raúl Navarro están detrás de esta serie española de Netflix, que adapta las historietas homónimas, creadas por Santiago García y Pepo Pérez, que parodian la historia de Linterna Verde (Green Lantern). Se ha publicitado bastante la participación de Nacho Vigalondo, al que le pega este proyecto, pues va en la línea de mezclar personajes muy cotidianos con homenajes al cine de género, como en sus películas Los cronocrímenes, Extraterrestre y Colossal. Pero en realidad este realizador se ha limitado a dirigir los dos primeros capítulos. Se agradecen algunos toques costumbristas, y que introduzca algún tema de actualidad, como el daño que pueden causar las casas de apuestas, que se extienden cada vez más por la geografía patria. Por desgracia, el punto de partida suena a ya visto, pues parece mezclar al personaje de cómic Superlópez con la serie estadounidense El gran héroe americano. Pero a diferencia de sus fuentes, no consigue hacer reír, y tiene un ritmo un poco premioso, hasta el extremo de que cada capítulo llega a resultar largo, pese a su corta duración, unos veinticinco minutos. Aunque los que tienen detrás a Vigalondo no resultan una maravilla, superan con creces a los ocho restantes –de Víctor García León y otros–. Y por último, se desaprovecha a Quim Gutiérrez y Clara Lago, que han demostrado su talento para la comedia en otras ocasiones.

4/10
Chasing Satellites

2019 | Chasing Satellites

Litus

2019 | Litus

Litus se ha suicidado, en un momento de bajón decidió estrellar su furgoneta contra una tapia. Han pasado varios meses, y sus amigos treintañeros siguen afectados, aunque la vida sigue. Convocados al piso que compartía con Pablo, su mejor amigo, por allí aparecen Pepe, que empieza a triunfar en el mundo de la canción; Laia, su antigua novia, y que ahora está con Toni, el hermano de Litus; Marcos, algo deprimido por sus vaivenes sentimentales; y Su, ex pareja de Marcos, y que está a punto de casarse. El motivo de la reunión es despedir de algún modo a Litus, algo que propicia un hecho que todos desconocían: el difunto dejó cartas para cada uno de ellos, que obran en poder de Toni. Producción de A Contracorriente dentro de su alianza con Amazon, y que dirige Dani de la Orden, quien tras la insípida El pregón logró una simpática comedia familiar en El mejor verano de mi vida. Aquí maneja una historia dramática, claramente de tipo teatral, escrita por Marta Buchaca, autora también del guión, y con un escenario casi único, el apartamento de Litus y Pablo. Se trata de pintar a un grupo de Peterpanes que se resisten a crecer, en plena crisis vital, y a los que toca madurar; no por casualidad se cita la película de Kenneth Branagh Los amigos de Peter. Aunque comienza algo cansinamente, siguiendo al indolente Marcos y al más activo José, en un piso iluminado con desgana, la película va creciendo en intensidad, con sorpresas y revelaciones que muestran a unos personajes excesivamente narcisistas, siempre mirando el propio ombligo y con sus sentimientos a flor de piel. De modo que es representativo de una sociedad apática, en que a los personajes les faltan asideros a los que agarrarse fuerte, y en cambio se dejan llevar por las olas de los acontecimientos sobrevenidos. Se trata de una historia hija de su tiempo, que quiere transmitir buenas vibraciones, pero bastante amarga por su nihilismo y pobreza antropológica. Los actores están bien, sin exagerar.

5/10
Te quiero, imbécil

2019 | Te quiero, imbécil

Cuando Marcos pide a su novia Ana que se case con él después de siete años de noviazgo, ella le da calabazas. Para colmo es despedido del trabajo. Marcos quedará en shock, volverá a casa de sus padres e intentará reemprender una nueva vida, con los sexuales consejos de su obsesionado amigo Diego. Tras conseguir un trabajo de comunity manager, Marcos empieza a quedar con mujeres por internet con el único objetivo de acostarse con ellas y a la vez se reencontrará Raquel, con una amiga del colegio a quien le hará sus confidencias. Comedieta española escrita y dirigida por Laura Mañá, quien tras ponerse seria con interesantes biopics televisivos sobre mujeres punteras de la historia de España, como Clara Campoamor o Concepción Arenal, ha sentido la necesidad de irse al otro extremo, al de la película ligerita ambientada en los tiempos de la depilación, los tattoes y las apps para ligar. Te quiero, imbécil es un producto de planteamiento bastante frívolo, que abusa de vocablos soeces y de groserías varias hasta agotar. Todo disfrazado, claro está, de comedia modernilla, simpática y sin demasiadas pretensiones, con un guión que también ofrece romanticismo más clásico pero que desde luego no es el colmo de la originalidad, aunque incluya interesantes críticas a ciertas moderneces de moda. El punto fuerte está, no podía ser de otra manera, en el actor Quim Gutiérrez, que encarna como pocos al tipo perdedor, calzonazos, inexperto en casi todo, inseguro de sí mismo y que ve con estupor como el mal fario se apodera de él. Destacan también en la trama las surrealistas apariciones on line del gurú interpretado por un alocado Ernesto Alterio. Sobre él y Gutiérrez pivotan los gags más divertidos, muchos de ellos cuando el protagonista mira a cámara y explica lo que acontece, un poco al estilo José Mota. El resto de secundarios, con Alfonso Bassave (el amigo obseso) y Natalia Tena (la amiga) a la cabeza, están correctos.

3/10
La niebla y la doncella

2017 | La niebla y la doncella

Cuarta adaptación cinematográfica de los casos policiacos llevados a cabo por la pareja de la Guardia Civil formada por el sargento Rubén Bevilacqua y la cabo Virginia Chamorro, personajes creados por el escritor Lorenzo Silva, gracias a los cuales se ha ganado ya un puesto de honor en el género policiaco de la literatura española. Su fuerte claramente es la autenticidad que desprenden los protagonistas “Vila” y Chamorro, dos personas normales, muy distintas entre sí pero que forman un equipo de investigación de alta eficacia. Lo demostrarán de nuevo en La niebla y la doncella, cuando tengan que viajar a la lejana isla de La Gomera, en donde tres años atrás se produjo un asesinato que se quedó sin resolver y por el que fue juzgado, debido a la relación que su hija tenía con la víctima, el vicepresidente del Cabildo, que finalmente resultó absuelto. En la isla canaria les espera Ruth Anglada, una agente local que les acompañará en la investigación. Andrés M. Koppel, guionista de estimables películas como Intacto o Zona hostil, debuta en la dirección de largometrajes con La niebla y la doncella. El resultado es solvente y tiene la atmósfera requerida para generar interés creciente en el espectador, que inevitablemente queda atrapado siguiendo los hilos de la investigación. Sin embargo, su doble labor quizá haya restado a Koppel la perspectiva necesaria a la hora de armonizar convenientemente guión y dirección, ya que el libreto resulta intrincado debido a la cantidad de elementos y de nombres que maneja, o al menos al modo de incluirlos en los diálogos y deducciones de los personajes. El trabajo de pulir el texto novelístico es claramente deficiente. Esto genera confusión y eso que en ningún momento se pierde la esencia de la cuestión: la búsqueda del culpable, el famoso widunit de Hitchcock. También le ha faltado a Koppel mesura, estilo, al mostrar ciertos momentos turbios de la trama, al igual que algunos giros clave en el caso no acaban de resultar del todo convincentes y dejan la sensación de haber salido de la chistera-novela sin mayor explicación. Al final queda un correcto relato de investigación policial, pero que podría haber sido mucho más redondo y tener un desenlace más contundente. Y eso que es de agradecer la estupenda labor de un reparto sobresaliente, con tres actores principales que son de lo mejorcito del actual cine español: Quim Gutiérrez, Aura Garrido y Verónica Echegui.

5/10
Abracadabra

2017 | Abracadabra

Carmen y Carlos están casados, y tienen una hija adolescente. Ella es ama de casa de vida gris, sensible y con capacidad de aguante, que se conforma con lo que le ha tocado; él maneja una grúa en la construcción, y es tosco y desconsiderado, sólo vibra con las hazañas futbolísticas del Real Madrid, no parece capaz de cambiar. En el banquete de una boda a la que acuden invitados, algo extraño ocurre. Carlos acepta participar en una sesión de hipnosis que dirige Pepe, primo de Carmen, más que nada para burlarse de él. Inesperadamente, un espíritu que pululaba por ahí posee a Carlos, y de vez en cuando se manifiesta transformándole en alguien encantador. ¿Podrían quedarse las cosas tal y como están ahora? ¿O habría que recuperar la normalidad? Una propuesta demasiado audaz de Pablo Berger, un cineasta al que le gusta el riesgo, como ha demostrado con Torremolinos 73 (un matrimonio gris protagoniza cintas caseras eróticas para salir adelante) y Blancanieves (cinta muda en blanco y negro con enanitos toreros). Mezcla tonos y géneros, logrando algunos pasajes brillantes, que parecen arte de magia, pero falta equilibrio, y su discurso feminista, explícito en el tramo final, no resulta demasiado convincente. Berger, director y guionista, combina escenas de auténtica comedia, donde aporta mucho el especialista José Mota, con otras de gran tensión, la función hipnótica, acompañada de música de Mike Oldfield, acción surrealista, la grúa con un mono salido de no se sabe dónde, e incluso de algo parecido al terror, una casa desocupada donde ocurrió un terrible crimen. Y los actores, Maribel Verdú y Antonio de la Torre, además del mentado Mota, tienen el mérito de saltar de unas a otras sin despeinarse, aportando algo de credibilidad a lo que resulta increíble. Visualmente colorista en unos momentos, en penumbra otros, con fondo absolutamente blanco en un tramo final, los sucesivos vaivenes resultan excesivos y descolocan, porque muchas situaciones no tienen explicación ninguna, y ni siquiera se busca. El conjunto parece un atrevido número circense sin red, y aunque no haya aparatoso batacazo, sí deja un poso de irritante insatisfacción.

5/10
El accidente

2017 | El accidente | Serie TV

Adaptación española de una serie televisiva turca, con un sugestivo punto de partida. Los trapicheos de la empresa de transportes de los hermanos Espada, situada en Zafra, Extremadura, muy cerca de Portugal, corren peligro de quedar expuestos por culpa de un fatal accidente aéreo sin supervivientes. Teóricamente José Espada volaba en ese avión, lo que desata la lógica angustia de su esposa Lucía, con quien tiene un niño, Samuel; un sentimiento que comparten su hermano Jesús, su madre, padres político y un cuñado. Pero resulta que el nombre de José no figura en la lista de pasajeros, todo apunta a que nunca subió a ese avión. Por otra parte, un inspector de policía, Ramón, investiga en la zona lo que podría ser la actividad delictiva de una banda criminal. Mientras que Joâo Ferreira, el principal cliente de la empresa de transportes anclado a una silla de ruedas, y que casado con una escultural mujer, María, puede que ocultara en los camiones mercancía delictiva. La serie de TeleCinco que desarrollan Inés París y Daniel Écija tiene buena factura, un buen reparto de jóvenes y veteranos, y la suficiente intriga para enganchar. Pero adolece de algunos defectos típicos de los seriales españoles: capítulos muy largos, momentos reiterativos en que los personajes se demoran, conversaciones poco trabajadas con frases tipo "bueno, pues eso", "si necesitas algo, llámame", "no, no pasa nada", "si estoy bien", y típicos clichés de intrusos desconocidos o erotismo light. De modo que el interés decae paulatinamente, y se cae en un bucle en que todos los personajes se ocultan cosas o se reprochan algo, un esquema que cansa. Probablemente si se hubiera trabajado mejor el libreto y los 13 capítulos se hubieran quedado en 6, estaríamos hablando de una serie más que aceptable. Pero Écija y su equipo son gente que trabaja a destajo, atados a las servidumbres de las teles en abierto, que deben rellenar parrilla, ahí están las series Águila Roja, Vis a vis o El internado para demostrarlo.

5/10
El padre de Caín

2016 | El padre de Caín | Serie TV

loy, un teniente de la Guardia Civil obsesionado con acabar con el terrorismo en la España de los 80. Destinado de forma voluntaria a Itxaurrondo, se encuentra con un entorno hostil en el que solo Begoña le ayuda a combatir la soledad tras separarse de su esposa, Mercedes.

Sexo fácil, películas tristes

2015 | Sexo fácil, películas tristes

Primer largometraje del guionista argentino Alejo Flah, guionista de la miniserie de Juan José Campanella Vientos de Agua. Su libreto fue escogido para participar en el laboratorio de guiones de Sundance para proyectos iberoamericanos, y ha acabado convirtiéndose en una coproducción hispano-argentina. En Sexo fácil, películas tristes un productor contrata en Buenos Aires al guionista Pablo Diuk para que escriba una comedia romántica. Mientras su relación con su novia, Valeria, entra en crisis, Diuk teje las peripecias de ficción de Víctor, diseñador gráfico madrileño que conoce casualmente en una librería a Marina, una bailarina de la que se enamora, con la que vivirá una historia de amor idílica... Aunque sus personajes desorientados, que no saben a dónde van, están muy vistos en el cine actual, Sexo fácil, películas tristes logra cierta frescura, al comparar las desventuras del libretista principal con los clichés del cine romántico, a los que saca cierta punta. Cuenta también con esforzadas interpretaciones, sobre todo por parte de Marta Etura, Quim Gutiérrez y Carlos Areces, protagonistas de la parte 'ficticia'. En el campo de la 'realidad', a Ernesto Alterio le falta algo de fuerza, pero cumple. A pesar de algún momento logrado, y de ideas resultonas, como el paso de un personaje de una de las historias a la otra, queda finalmente la sensación de que la idea podía haber dado más de sí, sobre todo cuando trata de lograr dramatismo. Aún así, resulta palpable cierto esfuerzo de Flah por componer un film que enganche, por lo que se puede vaticinarle futuro en el campo de la realización.

5/10
Anacleto: Agente secreto

2015 | Anacleto: Agente secreto

Adolfo no atraviesa su mejor momento. Segurata de 30 años, su novia Katia ha decidido dejarle para irse a la India, pues le considera un tipo aburrido y gris, y ella anhela un poco de aventura. Pero pronto ambos sabrán lo que son las emociones fuertes, cuando se enteran de la identidad secreta del padre de él, Anacleto, agente secreto, y no un payés charcutero. Pues su mortal enemigo, el malvado Vázquez, enterado de que Anacleto tiene un hijo, decide ir contra él, para golpearle donde más le pueda doler. Adaptación fílmica de las historietas cómicas de Anacleto creadas por Manuel Vázquez en 1964 para la editorial Bruguera, que parodiaban las películas de espías. La brevedad de las mismas no permitía una traslación estricta –aunque hay un esfuerzo en aspectos como el villano, el pitillo de Anacleto, el desierto no sabemos di del Gobi o la recreación retro y costumbrista de ministerio gris que caracteriza a la agencia de espías–, pero el guión de los televisivos Pablo Alén, Breixo Corral y Fernando Navarro, más la puesta en escena del director de Promoción fantasma, Javier Ruiz Caldera, logra un resultado bastante entretenido: al espectador se le entrega un vistoso espectáculo de acción, con toques de humorada negra. Y aunque el arranque hacía presagiar lo peor, con situaciones y porrazos tontorrones, a medida que transcurre el metraje la narración va encontrando su tono, con pasajes surrealistas verdaderamente desternillantes, como el del suero de la verdad. Funcionan bien una serie de elementos narrativos –la no-relación de padre e hijo, la ruptura de la novia, el apoyo del amigo y hermano de la novia, la actuación del jefe, la venganza del villano– y el espíritu gamberro transgresor, que no teme plantear que un perro, ¡sapristi!, pueda sufrir daños –o un humano protagonista, vaya–, que un personaje ¡fume!, u otras sorpresas que rompen el saque. Más discutible es algún detalle zafio o la violencia gore, que se dirían tributos a Torrente que no hacen recomendable el film para los más jóvenes, aunque prime otras veces el espíritu de Mortadelo. Hay que aplaudir el casting de la cinta. Son creíbles Imanol Arias y Quim Gutiérrez como padre e hijo, y Alexandra Jiménez como la novia, y tienen un rato de gracia los secundarios, sobre todo Berto Romero, el amigo, pero también Carlos Areces y Emilio Gutiérrez Caba.

6/10
Los ojos amarillos de los cocodrilos

2014 | Les yeux jaunes des crocodiles

Dos hermanas parisinas. Iris, triunfadora a ojos del mundo, guapa, adinerada, casada con un marido al que no quiere y con un hijo al que ignora, con una vida absolutamente vacía; y Jósephine, patito feo, menos agraciada físicamente pero con inquietudes culturales, abnegada y bondadosa, esposa engañada, con dos hijas, la mayor de las cuales prefiere a su adúltero padre y la desprecia sonoramente a la menor ocasión. Iris sucumbirá a un capricho momentáneo y declara una cena social que está escribiendo una novela, cosa que es mentira. Ante el interés de un editor, acudirá a su hermana Jósephine para que, sin que se sepa, escriba la novela en su lugar. En 2005 la directora Cécile Telerman entrego el film ¿Por qué las mujeres siempre queremos más?, que como su propio título indica narraba las andanzas de unas cuentas amigas que buscaban el amor y la felicidad y nunca lograban alcanzarlo del todo. El film, muy bien reconocido, era notable, con mucho sentido del humor y una frescura muy agradable. Ahora, tras la muy inferior Toda la culpa es de mi madre, estrena su tercera película, adaptación de una exitosa novela de Katherine Pancol. Pero lamentablemente también se aleja de la calidad que logró en su debut cinematográfico. Fiel a su tema Telerman vuelve a incidir en el mundo femenino, en las perpetuas insatisfacciones vitales de un grupo de mujeres –aquí miembros de una misma familia, también con una espantosa madre–, pero no logra emocionar con su historia. No acierta Telerman a dar con el tono del film, que parece que se le va de las manos. El patetismo de muchas de las situaciones (prácticamente de todas) pedía quizá un punto de humor, un enfoque más humorístico, pero en cambio tras un dubitativo comienzo la película se asienta en el terreno dramático y acaba por parecerse demasiado a un culebrón, en donde se dan cita toda una serie de vidas y situaciones calamitosas, donde impera la falsedad, el egoísmo, la falta de respeto, etc. Con ese panorama los personajes que dan el contrapunto –la pusilánime y bondadosa Josephine y su equilibrado cuñado– quedan como la excepción a la regla pero no son tan atractivos como para salvar el resultado. Esto no quita que las interpretaciones de Los ojos amarillos de los cocodrilos sean excelentes, especialmente el de las “opuestas hermanas”, Emmanuelle Béart y Julie Depardieu.

4/10
Los últimos días

2013 | Los últimos días

Los barceloneses David y Àlex Pastor debutaron en el largometraje con Infectados, producción estadounidense de Paramount sobre un virus que devastaba a la humanidad. También se adscribe al género apocalíptico su segundo trabajo, Los últimos días, esta vez bajo bandera de su propio país, y rodada en español, que parte de un guión de los propios hermanos. Los últimos días parte del supuesto de que por razones inexplicadas los seres humanos han adquirido una variedad extrema de agorafobia que les impide abandonar los espacios cerrados. El que lo intenta muere por un ataque de pánico. Marc, un informático que sobrevive encerrado con sus compañeros de trabajo en su propia oficina, se aventura por el metro y las alcantarillas, pobladas de vagabundos desesperanzados, para buscar a su novia con ayuda de Enrique, su antiguo superior, que cuenta con un GPS, lo que se ha convertido en una preciada posesión. Se le pueden sacar defectos, sobre todo su extremada falta de originalidad, pues desarrolla en clave de thriller la misma idea de El ángel exterminador, mientras que las diferentes secuencias homenajean progresivamente a títulos como Soy leyenda, Hijos de los hombres, The Road (La carretera), Mad Max, más allá de la Cúpula del Trueno y hasta aparece de buenas a primeras un oso que trae a la memoria la serie Perdidos. También algunos segmentos (sobre todo el encuentro fortuito con el personaje de Leticia Dolera) resultan excesivamente efectistas y sus dos horas de metraje se hacen innecesarias. Pero Los últimos días acierta al apuntarse al camino que más alegrías puede dar al cine español, el de las producciones de género de calidad con la vista puesta en el mercado, al estilo –salvando las distancias– de las películas de Juan Antonio Bayona. Técnicamente impecable en todos sus aspectos, cuenta con una lograda y sugerente ambientación de una Barcelona devastada que evidencia un buen uso de los efectos digitales y un presupuesto ajustado. Incluye alguna secuencia de acción, no especialmente memorable, pero con un nivel impensable en la mayoría del cine español hasta el momento. Encabezan el reparto de Los últimos días los expresivos Quim Gutiérrez, José Coronado y Marta Etura –con una presencia menor–, que se han trabajado a fondo a sus personajes. Además, tiene un toque esperanzador y reflexiona de forma positiva sobre la necesidad de afrontar los miedos personales.

6/10
La gran familia española

2013 | La gran familia española

Las familias no son exactamente como en las películas. Aunque sean musicales tan estupendos como el de Siete novias para siete hermanos. Sin embargo el patriarca de una familia sublimó tanto esa película, vista de joven, que quiso formar una familia numerosa a su imagen y semejanza, aunque se quedó en cinco hijos varones. Ahora el más pequeño, con apenas 18 años, va a ser el primero en casarse, siguiendo el idealismo paterno. La casualidad ha querido que la fecha elegida para la boda coincida con la final del Mundial de Fútbol de Sudáfrica, a la que ha llegado inesperadamente nada menos que España. El evento familiar servirá para encarar cuestiones soslayadas como por qué la madre dejó el padre, el paro y la depresión de Adán, la huida a África de Caleb, la cortedad mental de Benjamín, el complejo de inferioridad de Daniel o el autoengaño de Efraín. Daniel Sánchez Arévalo, director y guionista, entrega con La gran familia española su cinta más conseguida. El cineasta se mueve en el resbaladizo terreno de juego del ingenio artificioso, pero hay que reconocerle su capacidad para el regate y el cambio de ritmo y tono, cuando es el momento entrega pasajes dramáticos y su particular reflexión sobre lo que es o no es la familia en la desorientada sociedad actual, o pasa al humor de buena ley o incluso al romanticismo puro y duro. Quien esperara por el título una especie de disección sobre la España contemporánea y sus ilusiones colectivas, tal vez quede algo defraudado, el Mundial es un atractivo telón de fondo para la narración, pero nada más. Sin embargo, sí sería un reflejo de cómo son algunas familias en las películas... del momento actual. Aunque no todo encaje como debiera, incoherencias que siempre cabe atribuir a las de una sociedad en crisis, donde la verdad, saber o no saber, no acaba de considerarse como algo que nos hace libres. Ciertamente estamos ante un trabajo en equipo, todos los actores tienen su peso, sería difícil señalar a alguien como el principal. Y sus personajes son amables, se dejan querer; a pesar de sus miserias y sus confusiones, son buena gente. Antonio de la Torre sigue demostrando su capacidad camaleónica como el primogénito Adán, y deja muy buen sabor de boca Roberto Álamo, con su entrañable Benjamín.

5/10
Tres bodas de más

2013 | Tres bodas de más

Ruth no tiene suerte en el amor. Su último novio le ha dejado y ella es infeliz, incapaz de retener a los hombres a su lado. Y el colmo es que sus ex tienen el descaro de invitarla a sus respectivas bodas... Ruth trabaja en un laboratorio de biología marina, investigando sobre la regeneración celular en las langostas. Pero es una chica insegura y no le dan mucha cancha. Espoleará un poco su autoestima el nuevo becario, Daniel, un tipo simpático que sufre al ver como una chica tan estupenda se deja pisotear por la gente que hay a su alrededor. Comedieta muy "a la española", con todo lo que eso conlleva desde el punto de vista de la ligereza, el humor, la ordinariez y las pocas pretensiones. Inma Cuesta (Águila roja) hace un trabajo convincente como la gafe protagonista, una chica sin suerte cuya vida es un desastre desde el punto de vista emocional. La acompañan algunos actores de gran pegada en la actualidad, como Quim Gutiérrez o un desfasado Paco León. Incluso tienen su gracia las almodovarianas maneras de Rossy de Palma, en el papel de la madre calavera de la protagonista. Pero al margen de las interpretaciones, el director de Promoción fantasma, el catalán Javier Ruiz Caldera, se equivoca esta vez con el humor escatológico y desagradable. Porque Tres bodas de más acaba siendo tan sólo un monumento a lo banal y lo grosero, una historia que abusa sin medida del chiste fácil, pobre, apoyado únicamente en el tono enormemente soez y superficial del guión, donde el color verde y los toques marrones lo emborronan todo.

3/10
¿Quién mató a Bambi?

2013 | ¿Quién mató a Bambi?

Comedia negra y disparatada, con acción criminal de por medio y desmadre festivo, elementos que la conectan con la exitosa Resacón en Las Vegas, con algunas claves de las comedias de perdedores de los hermanos Coen y con la violencia paródica de Quentin Tarantino. También se podría mencionar como referente El guateque de Blake Edwards, pero sin esa elegancia y medida. Lo curioso del cóctel es que su elaboración es española, lo sirve Santi Amodeo, cuyo debut en el largo, El factor Pilgrim (2000), supuso la carta de presentación de un cineasta no convencional. ¿Quién mató a Bambi? es una historia gamberra, que funciona por acumulación de elementos que complican la vida de personas más o menos corrientes inmersos en situaciones extremas. El mérito de Amodeo es poner un poco de “orden”, por así decir, ante tanta circunstancia inverosímil. Por un lado tenemos a David y su amigo Mudo, que por razones absolutamente increíbles cargan con su jefe inconsciente en el maletero del coche, con los elementos añadidos de que su hija es la novia de David, y que su esposa ha organizado una fastuosa fiesta de cumpleaños. Por otro lado Edu y Gigi, que regentan una pizzería, han decidido secuestrar al jefe de David, pero se confunden y se llevan con la cabeza encapuchada al padre de Edu, un pobre conserje. No es más que el arranque de una ceremonia de confusiones. El film funciona en su propósito de ofrecer una comedia española “diferente”, más cercana a los modelos americanos, aunque con la idiosincrasia española, véase la inclusión del fútbol y jugador de pedigrí como estrella invitada, nada menos que Andrés Iniesta. Para entendernos, no estamos ante un “Torrente” –aunque algunas zafiedades van en esa dirección–, la cinta puede entenderse con más facilidad en el mercado internacional. No obstante, a la película le falta equilibrio y los personajes resultan muy esquemáticos, no resulta fácil identicarse con ellos, a pesar del inteligente reparto.

4/10
Todo es silencio

2011 | Todo es silencio

El veterano José Luis Cuerda vuelve a adaptar una novela de Manuel Rivas, 13 años después de La lengua de las mariposas. El escritor y periodista coruñés se ha encargado personalmente del guión adaptado. Todo es silencio transcurre en dos tiempos. Comienza en 1969, cuando Fins y Brinco, dos niños de Noitía, un pueblo costero, rivalizan por atraer la atención de Leda. Los tres preadolescentes ayudan ocasionalmente a algunos de sus vecinos a descargar la carga de Mariscal, cabecilla de una red de contrabandistas y cacique local, que tiene comprada hasta a la pareja de la Guardia Civil que vigila la zona. El segundo segmento transcurre 20 años después, cuando Fins regresa al lugar convertido en agente de narcóticos, y se encuentra que Brinco ha tenido un hijo con Leda y se ha convertido en uno de los más destacados componentes de la cuadrilla de Mariscal. Un personaje cinéfilo de Todo es silencio, que a ratos intenta recuperar el tono de los westerns clásicos, comenta en un momento dado que sólo hace falta John Wayne y un caballo para rodar una película. Se podría decir metafóricamente que José Luis Cuerda cuenta con su John Wayne –un reparto plagado de eficaces actores como Juan Diego, Chete Lera y Miguel Ángel Silvestre– y hasta dispone de caballo, tal y como se conoce popularmente a la heroina, droga que le proporciona al realizador una temática –el narcotráfico en Galicia– de enorme interés. Y sin embargo, con estos elementos, Cuerda no hilvana una película, o al menos no una demasiado redonda. Uno de los principales problemas son los diálogos que le proporciona Manuel Rivas, con frecuencia larguísimos, más literarios que cinematográficos. Por regla general los actores no parecen conversar entre sí, sino que cada uno suelta una especie de monólogo que le hace parecer desconectado del resto del elenco. Mientras que algunos de los actores salen al paso, como los anteriormente citados, a otros como Quim Gutiérrez o Celia Freijeiro se les atragantan sus textos. Aunque en Todo es silencio José Luis Cuerda describe lugares y ambientes con encanto que despiertan la nostalgia, como la escuela abandonada de los indianos o la cantina local, fracasa por completo con los estallidos repentinos de violencia que tratan de imitar lejanamente la fórmula de El padrino. ¿Por qué se ha metido en camisa de once varas el responsable de El bosque animado al pretender narrar una historia que incluye un tiroteo y por momentos debería tener tono de thriller? El salto temporal no está conseguido, porque se supone que apenas ha cambiado nada en el escenario de la acción, pero es que efectivamente, no parece que hayan transcurrido dos décadas, sobre todo porque la ambientación viene a ser más o menos la misma, y varios personajes siguen estando exactamente igual. Además, algunos fragmentos son tan tópicos que rompen el dramatismo, como los hippies descubiertos por los niños bañándose desnudos y dando rienda suelta a sus pasiones en la playa, o el sacerdote que en sus contadas apariciones sólo parece preocuparse por aquellos que le donan dinero, aunque éste proceda de la delincuencia. Pero el principal escollo de Todo es silencio viene a ser su falta de intensidad dramática. Pese a que se toma mucho tiempo para describir que Fins, Brinco y Leda han estado unidos desde su infancia, no parece que les afecte demasiado lo que les ocurre de adultos.

4/10
La cara oculta

2011 | La cara oculta

Segundo largometraje del colombiano Andrés Baiz, tras la dura Satanás. Esta vez dirige una coproducción entre su país y España con actores de ambas nacionalidades en el reparto. El propio Baiz coescribe el guión con el cortometrajista Hatem Khraiche. Adrián, español establecido en Colombia donde dirige la Orquesta Filarmónica de Bogotá, está afligido tras la misteriosa desaparición de Belén, su novia. Encuentra consuelo en los brazos de Fabiana, una atractiva camarera con la que vive un intenso romance. Pero en el cuarto de baño de la casa de Adrián, Fabiana cree detectar la presencia de un fantasma, pues escucha ruidos extraños entre otros fenómenos inexplicables. Andrés Baiz es un director de enorme potencial visual e imprime al relato el ritmo adecuado. Además de lograr que los actores resulten convincentes, crea un enorme suspense, por lo que el espectador se sentirá bastante interesado por descubrir la explicación a la historia, y conocer el desenlace. Pero sus personajes son un tanto estereotipados, les faltan señas de identidad que les hagan más creíbles. ¿Está el protagonista masculino sólo tonteando con una música de su orquesta o ha habido algo más y es un cínico mujeriego? Por otro lado Baiz parece tan obsesionado con las secuencias de sexo y el exhibicionismo de las actrices, que cae en la reiteración y el ridículo. Tampoco ayudan a que el film resulte creíble algunas incongruencias, como unos muros que permiten a la persona que está dentro escuchar lo que se dice al otro lado, pero a ella no se le oye de la misma forma, o un espejo que mágicamente permite que si se escribe encima aprovechando el vapor de agua, se pueda leer el mensaje en el otro lado.

5/10
El precio de la libertad. Mario Onaindía

2011 | El precio de la libertad. Mario Onaindía | Serie TV

Serie sobre la historia reciente de Euskadi y de España vista a través de la figura del político socialista, intelectual y exmiembro de ETA Mario Onaindía que fue "condenado a muerte por Franco" y "acabó condenado a muerte por ETA por defender la democracia, el Estado de derecho y la libertad". Onaindía fue activista de ETA en los años sesenta y tras la escisión se integró en ETA político-militar. Detenido en abril de 1969, fue condenado a muerte en el proceso de Burgos en 1970, pena que le fue conmutada. Tras varios años en prisión y después de abandonar ETA, ingresó en la vida política y fundó Euskadiko Ezkerra (EE), partido que se fusionó en 1992 con el entonces Partido Socialista de Euskadi-PSOE. En 1993, Onaindía fue elegido vicepresidente del nuevo Partido Socialista de Euskadi-Euskadiko Ezkerra (PSE-EE) y en el año 2000 fue presidente del PSE-EE de Álava, entre otros cargos que ocupó. Fallecido el 31 de agosto de 2003, Onaindia escribió varias novelas y relatos y participó como guionista en películas y documentales.

Primos

2010 | Primos

Diego está hecho polvo, pues la novia le ha plantado ante el altar en vísperas de su boda. Sus dos primos, Julián y Josemi, tratan de animarle llevándole a Comillas, el pueblo familiar donde veraneaban. Piensan que Martina, una chica que hacía tilín a Diego, podría ser un buen recambio. Se la encuentran con un hijo de padre desconocido. Además Julián conecta con El Bachi, el dueño del videoclub, convertido en un borrachín y con su hija dedicada a la profesión más antigua del mundo. Mientras que Josemi, hipocondríaco licenciado del ejército, se va a entender muy bien con el crío de Martina, que le hace descubrir cosas sobre su supuesta enfermedad. Daniel Sánchez Arévalo firma una comedia con puntos dramáticos, en la línea de sus anteriores trabajos Azul oscuro casi negro y Gordos. O sea, con treintañeros inmaduros –repiten con él los naturales Raúl Arévalo, Antonio de la Torre y Quim Gutiérrez–, guiados por las pulsiones del momento, buenos chicos en el fondo, pero irresponsables y con ideas demasiado primarias sobre el amor. En este caso destaca la camaradería de los primos, un canto a la amistad. Si puede haber cierta frescura narrativa, pesa lo de siempre: vertebración algo forzada de las subtramas de cada primo, abundancia de chistes zafios con una visión muy superficial del amor y la sexualidad, confianza excesiva en rostros “guapitos”, buen “rollito” y musiquilla “guay”.

3/10
Una hora más en Canarias

2009 | Una hora más en Canarias

Pablo trabaja en el bar de Claudia, y ha tenido con ella un largo 'affaire' secreto, a pesar de que está casada con Iván y que tiene un hijo. Cansado del carácter posesivo de Claudia, Pablo ha roto la relación y está saliendo con Irene, una chica más dulce y tradicional. En apariencia. El caso es que Claudia quiere recuperar a Pablo a toda costa, y para ello urde un plan con su hermana Mónica: se irán los tres a Canarias, donde Pablo sueña con poner un chiringuito cerca de casa de su madre. Claudia asegura que se trata de un proyecto exclusivamente profesional, pero se trata de una treta entre varias para seducir nuevamente a Pablo.Película de enredo de David Serrano (Días de cine, Días de fútbol), que recupera la fórmula de unir comedia y canciones coreografiadas, usada en su faceta de guionista en El otro lado de la cama y Los 2 lados de la cama. El resultado es bastante desigual. Por un lado, la parte musical resulta excesivamente artificial, poco justificada -esos absurdos vuelos de Mónica- además de que algún actor desafina bastante. En cambio, en la parte de comedia hay que reconocer algunos momentos inspirados, sobre todo en los primeros síntomas de chifladura de la novia Elena (Miren Ibarguren), y en un divertidísimo Eduardo (Eduardo Blanco), al que Claudia ficha para que finja ser el padre perdido de Pablo. Más reiterativos son los pasajes de relación amor-odio entre Pablo (Quim Gutiérrez) y Claudia (Angie Cepeda). Para ser una comedia alocada, falta al film un poquito más de ritmo. Y aunque apelando a su condición de 'screwball comedy' a la española podrían justificarse los continuos cambios de pareja, domina la sensación de frivolidad, una mirada al amor de muy escaso calado, donde la fidelidad y el sacrificio por la persona amada no cuentan 'un pimiento'.

4/10
Sangre de mayo

2008 | Sangre de mayo

En el bicentenario de la guerra de la independencia en España, José Luis Garci entrega una película que recrea los acontecimientos en torno al Madrid de 1808, tomando libremente como base literaria dos de los Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós: “La corte de Carlos IV” y “El 19 de marzo y el 2 de mayo”. La ideas es ofrecer un amplio fresco de época, con multitud de personajes, una fórmula que ya abordó el cineasta en Tiovivo c. 1950. El hilo conductor del relato es Gabriel, un joven de condición modesta, muy enamorado de Inés. El mozo ejerce de chico de los recados de una actriz, pero su deseo es prosperar para poder casarse con suficientes medios económicos. Por ello acepta entrar al servicio de una marquesa, lo que le sirve para estar al cabo de la calle de las intrigas en palacio, con los manejos políticos del ministro Godoy cerca de la reina, ante la ineptitud de Carlos IV, y las maniobras del bando liberal y afrancesado que apoyan al hijo del rey, Fernando, como supuesto adalid de sus ideas. Los vaivenes de su corazón, y el descubrimiento de cómo la codicia en política puede destruir el espíritu de los hombres, le llevarán a intentar una nueva profesión, como cajista de una imprenta. Entretanto Inés se queda huérfana, y su tío fraile no puede atenderla, de modo que son sus dos tíos solterones, él y ella, los que la adoptan, pero haciéndola trabajar como una mula, y recluyéndola, mientras el primero la pretende en matrimonio. Por supuesto su amado Gabriel no lo va a permitir. El guión de Garci y Horacio Valcárcel adopta la óptica galdosiana al presentar variopintos personajes, ricos y plebeyos, reales y ficticios, que aparecen en primer término sobre el telón de fondo de los hechos históricos, como el motín de Aranjuez, la invasión napoleónica, y la resistencia heroica de la gente de a pie, con la ironía, subrayada, de que se rechazaba un atropello para entregar el trono a un rey que no lo merecía. Y subyace la idea de que el hombre contemporáneo debe aprender de los aciertos y errores del pasado. Aunque la trama amorosa tiene un aire excesivamente folletinesco, en líneas generales funciona, y sirve para casar los dramas singulares con el que padece toda una nación. El film cuenta con una buena recreación de época, donde se muestra el “skyline” de entonces con cierta gracia, y las escenas de acción, como la carga de los mamelucos, son más que dignas. Eso sí, Garci no evita caer en la tentación de recrear el cuadro de “Los fusilamientos del 2 de mayo”, algo mil veces visto y que parecía que el cineasta estaba evitando de intento, ofreciendo un tiro de cámara distinto de esos sucesos. El director sabe contenerse un tanto en las parrafadas de sabor literario a las que tan aficionado es; resulta inteligente incluir una al comienzo, mientras discurren los títulos de crédito, y luego la cosa se deja puntualmente a la boca de algunos personajes, como el del autor de teatro. El reparto está bien escogido, aunque al ser sus personajes muy sencillos, definidos con rasgos elementales, no tiene excesiva ocasión de lucimiento.

6/10
Génesis (2006)

2006 | Genesis | Serie TV

Mateo, brillante agente de policía, dirige la brigada de homicidios en una comisaría. Para resolver los casos más complejos, cuenta con la ayuda de Lola, una psicóloga especializada en criminales, de los policías científicos Daniel y Fátima, y de Laura, una prestigiosa forense. Sigue la línea de C.S.I. adaptada a la realidad española, por lo que los personajes resultan más cercanos al público español. En esta primera temporada, destaca un episodio doble, en el que los protagonistas investigan el asesinato de un hombre, que apareció muerto en la bañera con cinco números escritos en su cuerpo.

4/10
Sin ti

2006 | Sin ti

Lucía se queda ciega tras sufrir un accidente de lo más absurdo en la bañera. Por esta razón, sufre una tremenda depresión, pues le cuesta aceptar que no verá crecer a sus hijos, que no podrá contemplar más el mar, y que tendrá que abandonar la pintura, su afición favorita. Laura, una terapeuta, intenta ayudarle a aceptar su nueva condición, pero ella la rechaza. Esforzado drama de Raimon Masllorens, autor de la desconocida Todo falso, que se esfuerza por no caer en un sentimentalismo artificioso. Ana Fernández, protagonista de Solas, vuelve a realizar una estupenda interpretación, en el rol de una mujer a la que cuesta superar dificultades, y encajar la desgracia de forma positiva. "Es un personaje que me ha marcado tanto que incluso creo que llegué a perder visión durante el rodaje. Antes me daban mucha lástima los ciegos, pero desde ahora les trato con respeto y admiración", ha dicho la actriz. El film ofrece una perspectiva esperanzada de la lucha contra la adversidad. También invita a mirar la vida con otros ojos.

3/10
Azul oscuro casi negro

2006 | Azul oscuro casi negro

Cuando su padre sufre un infarto cerebral, Jorge le sustituye como portero de un edificio, al tiempo que saca adelante sus estudios para ser economista. El hermano mayor, que está en la cárcel, le pedirá un extraño favor: el de dejar embarazada a una chica, también presa, de la que él se ha enamorado. Mientras tanto, el mejor amigo de Jorge sufre un trauma al descubrir que su padre mantiene relaciones sexuales con otro hombre. Primer largometraje del madrileño Daniel Sánchez Arévalo, que describe con eficacia una pluralidad de personajes. Aunque algunas subtramas son claramente fallidas, la emotiva historia de superación personal del protagonista es bastante destacable.

3/10

Últimos tráilers y vídeos