IMG-LOGO

Biografía

Jorge Guerricaechevarría

Jorge Guerricaechevarría

Jorge Guerricaechevarría

Premios: 1 Goya (más 2 nominaciones)

Goya
2017

Nominado a 1 premio

Goya
2015

Nominado a 1 premio

Goya
2010

Ganador de 1 premio

Filmografía
30 monedas

2020 | 30 monedas | Serie TV

La tragedia del padre Vergara, un exorcista, boxeador y ex convicto exiliado en una parroquia de un pueblo remoto de España. Quiere olvidar y ser olvidado, pero sus enemigos lo encontrarán muy pronto… Cuando Vergara es relacionado con una serie de fenómenos paranormales ocurridos en el pueblo, Paco, el ingenuo alcalde y Elena, una inquieta veterinaria, tratarán de desvelar los secretos de su pasado y el significado de la antigua moneda que Vergara mantiene oculta. Poco a poco, este insólito trío de héroes se encontrará inmerso en una conspiración global: la batalla por el control de las treinta monedas por las que el apóstol Judas Iscariote traicionó a Jesús de Nazaret, unas reliquias malditas pero poseedoras de un poder inimaginable. Una conspiración que llegará hasta el mismo corazón del Vaticano y que amenaza el orden mundial establecido.

Hasta el cielo

2020 | Hasta el cielo

El día que Ángel habló con Estrella en aquella discoteca, su vida cambió para siempre. Tras una pelea con Poli, el posesivo novio de la chica, este descubre que Ángel tiene talento para meterse en problemas y, lo más importante, para salir de ellos. Por eso, le anima a unirse a una banda de atracadores que tiene en jaque a toda la policía de Madrid y convierte su existencia en todo o nada. Ángel comienza a escalar rápidamente en una pirámide de robos, dinero negro, negocios turbios y abogados corruptos que le llevarán a ser acorralado por Duque, un incansable detective que no parará hasta acabar con su carrera. Desoyendo los consejos de su gente, Ángel consigue ascender hasta convertirse en el protegido de Rogelio, uno de los tipos que controla el mercado negro de la ciudad. Con este y Sole, hija del capo, Ángel descubrirá que el precio del poder es alto y que pronto tendrá que decidir entre su futuro como atracador y el amor de su vida, Estrella. Un viaje que empezó en el más sucio de los suburbios y que tiene como principal objetivo lo más alto: el cielo.

Quien a hierro mata

2019 | Quien a hierro mata

Antonio Padín, conocido patriarca de una banda de narcotraficantes gallegos, sale de prisión, ya anciano, pues sufre una enfermedad degenerativa. Aunque lo natural sería que fuera a casa, decide ingresar en una residencia especializada. En parte le desagrada que sean testigos de la actual debilidad sus dos hijos, Kike y Toño, en cuya capacidad para hacerse cargo del “negocio” familiar no confía demasiado. Mario, enfermero jefe, se toma muchas molestias para ocuparse personalmente del cuidado de Antonio. Y es que algún misterioso hecho del pasado le liga a este hombre, del que desea vengarse de modo particularmente refinado y cruel. Todo acontece cuando Julia, la mujer de Mario, está a punto de dar a luz, y en medio de una operación de narcotráfico muy arriesgada, que lideran Kike y Toño, y que implica a chinos y colombianos. Sólida película de intriga de Paco Plaza, con grandes valores de producción, que abandona por una vez completamente el elemento fantástico del género de terror en el que se ha bregado –El segundo nombre, Romasanta, la saga [Rec]– para pegarse más al terreno de la realidad –algo que ya hacía en gran parte en Verónica, donde demostró que había alcanzado la madurez como cineasta–, con un libreto ideado por el pontevedrés Juan Galiñanes y el veterano Jorge Guerricaechevarría. Éste, que en sus inicios trabajó casi en exclusiva con Álex de la Iglesia, ha abierto el campo con éxito hace tiempo a la colaboración con otros cineastas en el thriller, véanse Daniel Monzón –La caja Kovak, El Niño–, Daniel Calparsoro –Cien años de perdón– o Norberto López Amado –El cuaderno de Sara–. La experiencia de Plaza en el terror se advierte en muchos momentos de suspense, los pasillos de un hospital, o las carreteras nocturnas son escenarios más que propicios para ello. La idea que da título al film atraviesa toda la narración, Quien a hierro mata habla de cómo el odio y el afán de venganza reconcomen los espíritus y los destruyen, incluso anulando en parte los amores nobles, en Mario el que quiere brindar a su mujer y al hijo por nacer. También puede verse en el caso de Antonio, cuyo “imperio” de nada le vale ante el avance de la enfermedad, y la evolución de dos hijos a los que considera poco menos que unos inútiles, de cuyos errores casi parece alegrarse, en lo que suponen de confirmación de la consideración que merecen a su entender. Hay en lo que ocurre una lógica interna, donde el guion sabe atar cabos, pero que dejará al espectador un regusto de amargura, porque domina un profundo pesimismo y una nula confianza en la capacidad del ser humano de sobreponerse a sus malas inclinaciones; en tal sentido al desenlace le falta un punto de brillantez. Decir a estas alturas que Luis Tosar hace un gran trabajo actoral quizá no sea decir gran cosa, porque es a lo que nos tiene acostumbrados. Por eso merece la pena hacer hincapié en la estupenda interpretación de los poco conocidos Xan Cejudo –que da vida al patriarca, y sabe hacer creíble el empeoramiento de su salud–, Ismael Martínez –el hijo más reflexivo– y Enric Auquer –el otro hijo, más impulsivo, que sabe encarnar el miedo cuando toca–, mientras que el punto de ternura lo pone María Vázquez, la esposa que ve venir demasiado tarde lo que le pasa a Mario.

6/10
El cuaderno de Sara

2018 | El cuaderno de Sara

La aparición de Sara –cooperante española– en unas fotografías en el Congo, tomadas en el campamento del más sanguinario de los hombres de la guerra, supone un hilo de esperanza para su hermana Laura, que la creía muerta. Rápidamente decide viajar a África y desde Kampala intentará encontrar los medios para llegar a la peligrosa zona de Goma, en el Congo. Finalmente contará con la inesperada ayuda de Jamir, un joven de pocas palabras que ha huido de la zona conflictiva. Sólida película española dirigida por Norberto López Amado, quien ha adquirido prestigio sobre todo a raíz de exitosas series de televisión, como El tiempo entre costuras o Mar de plástico. Ahora, El cuaderno de Sara supone su regreso al cine, en donde ha firmado títulos correctos, como Nos miran o La decisión de Julia. Desde luego se nota que el director gallego está habituado a proyectos grandes porque éste tiene aires de superproducción y, rodado en pleno corazón de África y aupado por el capital y la confianza de Mediaset, Telecinco Cinema y Movistar+, hace alarde de un despliegue de medios poco habitual en películas españolas. La historia, escrita por el asturiano Jorge Guerricaechevarría, colaborador habitual de Álex de la Iglesia (Las brujas de Zugarramurdi, Perfectos desconocidos), ofrece el marco adecuado para trasladarnos a un mundo exótico y peligroso, una tierra selvática donde la vida no vale nada y se convive día a día con la violencia más atroz. Se transmite bien esa constante amenaza y la cámara sabe moverse con verosimilitud en las escenas del los ataques rebeldes en las carreteras y los poblados, con los consiguientes momentos de tensión, alguno especialmente espeluznante. Bien contada, con agilidad, a pesar de cierta confusión hacia el desenlace, el conjunto se beneficia de la cuidada fotografía de David Omedes. Tiene el guión reminiscencias claras a Diamante de sangre, aunque en este caso la trama no gira en torno a la extracción de carbono cristalizado sino de un material llamado coltán, que se utiliza en la fabricación de móviles y ordenadores. La República Democrática del Congo tiene el 80% de las reservas de este mineral y eso ha generado importantes intereses y tiene mucho que ver en la cruenta guerra que ha provocado más de cinco millones de muertos según Amnistía Internacional. Pero además de poner el énfasis en la violencia y el terror de esas tierras, origen de familias rotas y niños de la guerra a los que se ha arrancado su humanidad, El cuaderno de Sara descansa también en una realidad heroica, la de tantas personas que viven para los demás, caso del cura interpretado por Enrico Lo Verso o de la hermana de la protagonista. Gente concreta que ha decidido jugarse la vida al creer que la situación puede mejorar, algo que a todas luces parece una locura pues como se dice repetidamente en el film “en África nunca cambia nada”. Belén Rueda es una actriz lista, que normalmente no suele equivocarse al elegir los proyectos. Además de dar con el perfil de mujer valiente y decidida (aunque es cierto que tiene algo de tópico temerario su inconsciente e ingenuo afán de meterse en la boca del lobo), sabe dar también la otra cara, la de mujer sufridora a punto del colapso. Menos convincente está en este caso Marian Álvarez, que parece no creerse demasiado su personaje, mientras que el debutante Iván Mendes sorprende con un potentísima encarnación de Jamir, un joven cuya vida ha quedado destrozada por la guerra.

6/10
El aviso

2018 | El aviso

  La acción transcurre en dos tiempos. En 2008 Jon, joven que ha perdido a su mejor amigo en un atraco a una tienda de 24 horas en una gasolinera, se da cuenta de que en el mismo lugar han ocurrido varias veces, en décadas pasadas, otros asesinatos violentos, con patrones muy parecidos, siempre los implicados tienen las mismas edades. Por otro lado, en 2018, Nico, un niño de 10 años encuentra en su mochila escolar una nota anónima que le advierte de que el día de su cumpleaños no acuda precisamente a ese establecimiento, que suele visitar con frecuencia. Tras una carrera llena de altibajos, Daniel Calparsoro demostró que mejora sustancialmente poco a poco en Cien años de perdón, aceptable thriller, quizás no redondo, pero lo mejor de su filmografía. Ahora confirma parcialmente su veteranía con El aviso, rodada con el suficiente pulso, donde también logra aceptables interpretaciones del reparto, sobre todo por parte de los dos actores que tienen más presencia, Raúl Arévalo, como esquizofrénico, y la siempre conmovedora Aura Garrido, como madre de niño acosado en el colegio. Aunque se trata de un entretenimiento sin muchas pretensiones, subyace cierta reflexión sobre la necesidad de superar el miedo ante situaciones en las que en principio no existen posibilidades de salir adelante. Sin embargo, el cineasta no logra remontar el principal problema de la mayoría de trabajos de su coguionista, Jorge Guerricaechevarría, que con excepciones como Celda 211, siempre logra atractivos puntos de partida pero no consigue rematar (sin ir más lejos le pasa en su trabajo inmediatamente anterior Perfectos desconocidos, pero también en todos sus trabajos para Álex de la Iglesia, como Los crímenes de Oxford, Las brujas de Zugarramurdi, Acción mutante, etc.). Partiendo en esta ocasión de la primera novela del autor Paul Pen, el libreto logra intrigar durante la mayor parte del metraje, pero en su resolución final, los elementos parecen metidos con calzador.  

5/10
Yucatán

2018 | Yucatán

En un crucero transatlántico se dan cita tres estafadores: Lucas, Verónica y Clayderman. Lucas abandonó a los otros dos para hacer su trabajo en el mediterráneo, pero ahora se presenta en el barco para recuperar su amor por Verónica. O eso dice él. Ninguno de sus antiguos compinches le cree. El motivo es que han planeado estafar durante el viaje a un pasajero, reciente millonario después de ganar la lotería, y sospechan con razón que Lucas persigue el mismo objetivo. Cambio de tercio del director Daniel Monzón después de firmar tres thriller dramáticos que le han aupado hasta puestos de prestigio en el cine español, especialmente gracias a Celda 211 y El niño. Entrega ahora una comedia agradable para todos los públicos centrada en los tejemanejes de un grupo de estafadores que se persiguen como una partida de perros de caza por el codiciado zorro. Monzón cuenta con su coguionista habitual Jorge Guerricaechevarría para escribir una historia que se desarrolla por derroteros comunes a este tipo de relatos –los diversos bandos intentan estropear el plan del rival y salirse con la suya para llevarse finalmente el botín– y definir un grupo de personajes simpáticos, aunque algunos poco trabajados (los cuñados y sus esposas) y todos bastante simplones, a excepción quizá de la chica en cuestión, la única que parece tener algo en la mollera. Monzón comienza Yucatán con mucho brío y atractivo, presentando modélicamente a sus protagonistas y planteando con claridad el triángulo amoroso, alrededor del cual resultan magníficos un par de números musicales. Ya metidos en harina engancha luego al espectador con los diversos ardides de los mangantes y logra sin duda mantener el interés de la acción durante las dos horas del film, aunque al final el desenlace buenista se alarga en exceso y chirría alarmantemente. Probablemente también el guión hubiera dado para más, pues se abusa de situaciones cómicas (pero sin que inviten a la carcajada, aunque algunas tienen su gracia, como la subtrama de Toni Acosta en Marruecos) y las estratagemas rapiñeras distan mucho de ser redondas, asombrosas o sorprendentes: estamos lejos de productos al estilo Ocean’s Eleven. Pero Monzón aprueba gracias al buen rollo que genera el reparto, en donde hay que destacar a la peruana Stephanie Cayo como Verónica y a Luis Tosar como Lucas; eficaz aunque más histriónico está el argentino Rodrigo de la Serna como el pianista Clayderman. Ellos hacen posible que se vea con gusto esta amable comedia picaresca.

6/10
El bar

2017 | El bar

Elena se mete en un bar del centro de Madrid, donde varios clientes desayunan. Cuando un oficinista abandona el local, recibe un disparo en la cabeza desde la lejanía. El hombre que sale a ayudarle corre la misma suerte, por lo que los demás deducen que se impone permanecer en el interior, donde tratarán de averiguar qué está ocurriendo, a pesar de que los móviles han dejado de funcionar y la televisión en un principio no se hace eco de los hechos… Tras los malos resultados artísticos de Mi gran noche, Álex de la Iglesia se adentra en el thriller pero sin abandonar el tono cómico, con una trama que parece inspirada lejanamente en El ángel exterminador, de Luis Buñuel, sin surrealismo, pero sí con notas esperpénticas. Como es habitual en su filmografía, él mismo se ha ocupado del guión con su colaborador habitual, Jorge Guerricaechevarría. Film muy coral, como casi todos los suyos, dominan el reparto los habituales de la filmografía del bilbaíno, como Blanca Suárez y Mario Casas, a quienes les corresponde un peso un poco mayor, pero también están los siempre eficaces Carmen Machi, Terele Pávez y Secun de la Rosa. Esta vez le ha dado mayor peso a otro componente de su compañía estable, Jaime Ordóñez, que se desenvuelve bien, dentro del tono general exagerado e histriónico, como mendigo desequilibrado, personaje que le permite exhibir su particular voz. Al menos supera al trabajo anterior del ex presidente de la Academia, pues la premisa atrapa, quizás sea su mejor obra desde La Comunidad. Los giros mantienen más o menos el interés del espectador. Técnicamente impecable, su rigurosa planificación tiene fuerza. Pero ya resulta un tanto agotador que los personajes de este cineasta, por muy afables que parezcan, acaben convertidos en psicópatas cuando están en una situación extrema, derivando en un clímax caótico.

5/10
Perfectos desconocidos

2017 | Perfectos desconocidos

  Una noche de verano en que se espera una eclipse de luna. Tres matrimonios más un amigo soltero –su pareja está enferma, no puede venir– han quedado a cenar en la casa de uno de ellos. Se supone que son amigos, pero tal vez entre ellos e incluso en sus respectivas parejas son unos perfectos desconocidos, con secretos inconfesables. Es lo que podría salir a la luz, cuando Blanca propone un “divertido” juego. Dejar todos los móviles sobre la mesa, y compartir cualquier comunicación que se produzca: whatsapps, fotografías, llamadas poniendo el altavoz para que todos puedan escucharlas… Álex de la Iglesia, con la colaboración de su guionista habitual, Jorge Guerricaechevarría, acomete el remake de la cinta italiana triunfadora en los David de Donatello de 2016, Perfetti sconosciuti. Como el original es también para mí un “perfecto desconocido”, no sé hasta que punto se ajusta al mismo o introduce variantes propias. En cualquier caso el director sabe narrar con ritmo dentro de un espacio cerrado, que sólo se permite respirar un poco asomando a la terraza, e ir presentando el vértigo creciente de las revelaciones sobre mentiras, infidelidades y perversiones que forman parte de las vidas de unos y otros. Indudablemente hay en esta película irregular momentos graciosos, que se benefician de un buen reparto, con mención especial para alguien siempre con cara de pasmado hilarante, Ernesto Alterio. Pero la mirada satírica a la hipocresía que suele imponerse en la vida social choca con planteamientos más dóciles y políticamente correctos, como en lo relativo a la moralina acerca de la hija aleccionada en el uso de condones para su “primera vez” o la del respeto a los homosexuales frente a los prejuicios.  

5/10
Mi gran noche

2015 | Mi gran noche

El cine de de Álex de la Iglesia podría describirse como una larga broma gamberra que no cesa, al menos en lo que se refiere a sus películas más claramente adscritas al género de la comedia. Y en este terreno alcanzó su cota más alta hace ya veinte años, con El día de la bestia. Luego ha entregado títulos con destellos, buenas ideas no perfectamente resueltas. Mi gran noche hace pensar en Muertos de risa, aquella película sobre dos cómicos televisivos que se llevan fatal. Aquí tenemos un programa para la pequeña pantalla, un canal está grabando en octubre su programa especial de fin de año, para el que cuenta con un divo de la vieja escuela, Alphonso –el cantante Raphael que ha aceptado el envite de De la Iglesia de ofrecer una versión pasada de rosca de sí mismo–, y con una estrella juvenil emergente, Adanne. Además seguimos las andanzas de múltiples personajes, algunos ligados a los dos citados por cuestiones de paternidad, otros son los figurantes del programa, en especial el parado José, que ha encandilado a una joven guapísima por misteriosas razones, y que está pendiente de su algo extravagante madre. En las proximidades del programa, en clave de crisis, protestan trabajadores despedidos, mientras el sinvergüenza productor televisivo piensa sólo en llenar su bolsillo. El director da muestras de una gran pericia técnica en su manejo de un reparto coral y en el endiablado ritmo de la narración, aunque de vez en cuando uno tiene la sensación de estar en medio de un confuso barullo. En cualquier caso los chistes orquestados con su coguionista habitual Jorge Guerricaechevarría no son la repanocha en lo que a gracia se refiere, quizá por su diverso tono, algunos de física brutalidad, otros de tipo sexual, o de guerra de sexos. Hay muchas referencias cinematográficas, la más clara es la espuma de jabón que remite a El guateque de Peter Sellers, una cinta bastante más lograda, o las menciones no nuevas a La guerra de las galaxias y a Darth Vader. Sólo ver a Mario Casas con su pelucón, a Raphael estando, o Terele Pávez con su cruz de Caravaca produce hilaridad, pero esto no basta para armar una buena película.

4/10
Cien años de perdón

2015 | Cien años de perdón

En una mañana lluviosa, seis enmascarados asaltan la sede central del Banco Mediterráneo, en Valencia. El grupo, liderado por "El Uruguayo", tiene previsto en teoría vaciar las cajas de seguridad y escapar por un túnel excavado que comunica con el metro. Pero éste ha quedado inundado, pues ha caído demasiada agua, y además uno de los empleados consigue presionar el botón de alarma, por lo que la policía rodea el lugar. Mientras, Ferrán, jefe de gabinete de la presidenta de la Generalitat Valenciana, se entera del atraco, pero descubrirá que los culpables no son simples ladrones, sino que alguien de su partido les ha enviado allí por algo... Tras Combustión, una de carreras automovilísticas callejeras, Daniel Calparsoro trata de seguir la línea de los nuevos thrillers españoles, cuya trama policíaca sería una excusa para la crítica social. Para ello ha reclutado al libretista Jorge Guerricaechevarría, responsable de Celda 211 y El niño (y al actor de ambas Luis Tosar), aunque el cineasta parece tener en mente sobre todo La caja 507, con la que la trama tiene algunos puntos en común (el intérprete de aquélla, José Coronado, también interviene aquí de forma breve). Al realizador se le da bien componer eficaces secuencias de acción, por lo que el arranque resulta bastante prometedor, y logra que su reparto sea convincente. Por desgracia, le falta una vuelta de guión a los personajes, a los que les falta un toque de humanidad que les saque del maniqueísmo. Acaba perdiendo definitivamente a Calparsoro su poca sutilidad para la denuncia, y su ansia por meter demasiados temas: la corrupción política, los desahucios, las preferentes y las malas praxis de los bancos, las reducciones de plantilla... ¡y hasta el corralito argentino! Una cosa es rodar cine negro que describa lo peor de la sociedad (la base de los mejores clásicos del género) y otra componer un panfleto, donde aunque no se menciona ningún partido político sólo falta que el realizador nos indique a quién piensa que debemos votar en las próximas elecciones.

4/10
El Niño

2014 | El Niño

El mundo del narcotráfico en el estrecho de Gibraltar, con la droga que viene de Marruecos, las pequeñas organizaciones y las mafias que se lucran de ella, más las fuerzas del orden españolas que tratan de desarticularlas, o al menos aprehender grandes alijos. Jesús es un veterano policía nacional, que lleva más de tres años trabajando codo con codo con Eva para dar un gran golpe a los narcos de Gibraltar, motivo por el cual vigilan de cerca a 'El Inglés'. Pero una operación no sale bien, y Jesús pasa a patrullar con 'El Pájaro', o sea, un helicóptero, aunque en su tiempo libre sigue investigando en el Peñón y pasando información valiosa a Eva. Mientras, dos jóvenes andaluces, 'El Niño' y 'El Compi', más un socio marroquí de su edad, Halil, montan su personal negocio de tráfico de drogas, al margen de sus mayores. La asociación de Daniel Monzón con Jorge Guerricaechevarría sigue mostrándose fructífera tras Celda 211. De nuevo entregan un potente  y entretenido thriller con buen ritmo, ambientado en el mundo criminal, con bastantes virtudes. Para empezar, las escenas de acción son muy resultonas, las persecuciones automovilísticas y del helicóptero en su seguimiento de las lanchas rápidas y las motos de agua, con momentos que no tienen nada que envidiar a lo que nos suelen entregar los especialistas de Hollywood. Y el marco geográfico del Estrecho, con el permiso de la serie El Príncipe, no había sido hasta ahora muy explotado, y aquí se revela muy cinematográfico. Por otro lado, hay un esfuerzo realista en pintar de modo adrenalítico a los dos bandos enfrentados en la actividad del tráfico de drogas, y cómo el deseo de dinero fácil de un lado, o el deseo de detener a criminales, del otro, impide llevar una vida normal, formar una familia, etcétera, cosas que claramente se anhelan. La idea de que tus aliados pueden también traicionarte y jugártela, con respuestas brutales, está presente entre los agentes de la policía y entre los narcos, y resulta poderosa. De todos modos, la idea de concebir el enfrentamiento que vertebra el film como un "juego" tiene el problema de obviar la lacra social que supone la droga y su consumo, puede parecer que se minimiza el impacto y la moralidad de lo que hacen tres jovencitos para ganarse unos euros, pobres, sólo tratan de salir adelante, forjarse un futuro mejor y tal... Seguramente el principal problema que arrastra El Niño es su subtrama sentimental, el romance de 'El Niño' con la hermana de Halil, bastante convencional, con escenas muy alargadas y donde se explota en exceso y lánguidamente el "sex appeal" de los debutantes Jesús Castro –que hace un trabajo aceptable– y Mariam Bachir –más limitada de registros–. Son personajes más interesantes que el de ella los juveniles 'El Compi' –Jesús Carroza, que aporta cierto desahogo cómico– y Halil –Saed Chatiby– con un rostro perfecto para encarnar a alguien frágil con vitola de perdedor. De todos modos, en el aspecto actoral son los actores veteranos los que se llevan el gato al agua, Luis Tosar esta brillante como policía tozudo, obsesionado con su presa, y les respaldan muy bien sus compañeros agentes Eduard Fernández, Sergi López y Bárbara Lennie. En cuanto a Ian McShane, su presencia sólo cabe calificarla de anécdotica.

6/10
Hablar con dioses

2014 | Words with Gods

Las brujas de Zugarramurdi

2013 | Las brujas de Zugarramurdi

La madrileña Puerta del Sol. Un grupo de hombres desesperados ejecuta un audaz robo en una tienda de “Compro Oro”, entre los que se cuenta un niño, hijo de uno de ellos. Con su botín de 25.000 anillos de oro allí empeñados emprenden la fuga en un taxi rumbo a Francia. Les pisan los talones una pareja de policías y la madre del chico, divorciada. La casualidad quiere que hagan parada nocturna en Zugarramurdi, tierra de brujas y aquelarres, donde mujeres de tres generaciones de magia y hechizos les consideran clave, sobre todo al chaval, para sus siniestros planes. Desmadrada cinta de Álex de la Iglesia, ambiciosa de producción, que tiene un magnífico arranque, el atraco está muy bien contado e impacta. Pero tras los fuegos de artificio –abundantísimos en las escenas de aquelarre y con las brujas dando brincos y andando por el techo– y algún chiste ocurrente, queda la sensación de broma estirada como un chicle que no da más de sí, de gamberrada bestia y hueca, aun en su pretendida crítica social de los matrimonios rotos, algo que por otra parte caracteriza a la mayor parte de la filmografía del cineasta, desde su debut con Acción mutante. El problema es que salvo en El día de la bestia, y en menor medida en La comunidad, las cosas se le suelen ir de las manos en lo relativo a coherencia y equilibrio, como es el caso de Las brujas de Zugarramurdi. Fácilmente se le puede así afear su mirada superficial a las mujeres, o el recurso a un niño para las gracietas, como ya hiciera con 800 balas. La película está rodada con profesionalidad, sí. El envoltorio es perfecto, sí. Los actores cumplen con sus papeles, incluida la todoterreno Carmen Maura. Pero estas muestras de oficio no bastan para hacer de Las brujas de Zugarramurdi una sólida película.

4/10
Fin

2012 | Fin

Un grupo de amigos, antaño uña y carne, se perdieron la pista después de que un incidente padecido sobre todo por uno de ellos, apodado “El profeta”, les distanciara. Ahora les ha convocado Sara, conocida como “Madre Teresa”, a pasar juntos un fin de semana campestre, en una casita rural, lejos del mundanal ruido. Aunque la intención es conciliadora, olvidar los malos rollos del pasado, e inicialmente todo son risas y camaradería, pronto afloran las asperezas y los resentimientos. Ello coincide con un extraño fenómeno –¿la explosión, tal vez, de una supernova?–, y la atmósfera empieza a teñirse de tintes apocalípticos, tal vez estemos en los umbrales del fin del mundo. Digno e incluso prometedor debut en el largometraje de Jorge Torregrossa, curtido sobre todo en el mundo de las series televisivas, ha dejado su impronta en algunas tan populares como Herederos, La señora, Tierra de lobos, Gran Hotel, 14 de abril. La República o Imperium. Fin es la adaptación de una novela de David Monteagudo, con guión escrito por Jorge Guerricaechevarría y Sergio G. Sánchez, los guionistas habituales, respectivamente, de Álex de la Iglesia –El día de la bestia– y Juan Antonio Bayona –El orfanato, Lo imposible–. El planteamiento resultan inquietante, y se logra cierta atmósfera angustiosa, con una deuda clara al esquema de Diez negritos de Agatha Christie, o más recientemente, a la serie televisiva Perdidos. En Fin Torregrossa logra entregar escenas con gran poderío visual, como la de la estampida de cabras montesas. Pero hasta que esto llega, tenemos un prólogo algo convencional de reunión de amiguetes, que además ofrece un contraste chirriante con los pasajes más cercanos al final, a los que se intenta dar un tono, no diremos a lo Ingmar Bergman o Lars Von Trier en Melancolía, pero casi. Quizá es el libreto de Fin –y no sabemos hasta qué punto, también la novela–, la mayor debilidad de la cinta, sobre todo en lo referente a la construcción de los personajes, de trazos demasiado bruscos, y conflictos apenas sugeridos. De modo que algunos reproches e histerismos se antojan exagerados, da la impresión en tal sentido de que los actores, aún siendo adecuados a los personajes, no están suficientemente dirigidos, y en algún pasaje se pasan de rosca. Maribel Verdú es la que da más lustre a un reparto donde priman los jóvenes guaperas, incluido el modelo Andrés Velencoso.

4/10
Alakrana

2010 | Alakrana | Serie TV

Reconstrucción del drama vivido por los 36 tripulantes del atunero Alakrana, secuestrados por piratas fuertemente armados el 2 de octubre de 2009, cuando faenaban cerca de las costas de Somalia. La historia conmocionó a la opinión pública española y se vivieron momentos de gran tensión, como cuando los piratas anunciaron su intención de ejecutar a algunos de los tripulantes. El reparto está encabezado por el popular Miguel Ángel Silvestre (Sin tetas no hay paraíso), acompañado de actores tan solventes como Carlos Hipólito y Fernando Cayo. Inicialmente pensada para su estreno en cine, esta producción ha acabado estrenándose como serie televisiva de dos capítulos.

5/10
Celda 211

2009 | Celda 211

Intenso film carcelario dirigido por Daniel Monzón (El corazón del guerrero, La caja Kovak) a partir de la novela homónima de F.P. Gandul. Monzón demuestra que es uno de los directores españoles más en forma, capaz de crear imágenes poderosas, aunque le falte un puntito para que sus películas sean redondas. Celda 211 obtuvo muy buena acogida en el Festival de Venecia, lo cual es mucho para tratarse de una producción española. Juan es un joven casado que pronto va a ser padre. Es funcionario de prisiones y está a punto de entrar a trabajar en una cárcel. Para echar un vistazo al lugar hace una primera visita de reconocimiento un día antes del día fijado. Le acompañan algunos de sus futuros compañeros. Y mientras está dentro se produce un violento motín liderado por un psicópata llamado 'Malamadre'. Por mala suerte Juan queda atrapado en el interior de la celda 211 y pronto se da cuenta de que la cárcel ha quedado en manos de los presos. Para salvar la vida sólo le queda convertirse en uno de ellos y ganar tiempo para poder escapar. Celda 211 es seguramente la mejor película de Daniel Monzón, quien ha contado para el guión con su colaborador habitual, Jorge Guerricaechevarría. La historia, de corte fatalista, critica la escasa calidad de vida de los presos y pone el dedo en la lacra de la inmoralidad de los métodos empleados por las autoridades cuando deciden que el fin justifica los medios. Pero es en la puesta en escena carcelaria en donde el fin destaca dentro del panorama del cine español. Hay buen ojo y mucho sentido del ritmo y del encuadre. Ya desde las primeras imágenes, de un realismo impresionante, el espectador queda avisado de que va a ver un drama sólido, con altas dosis de violencia. Aunque en algunos casos los caracteres están sólo esbozados, hay que reconocer un trabajado esfuerzo por definir a los diferentes personajes (Tachuela, Apache, el funcionario de interior) y, sí que funciona, y muy bien, la singular relación que se establece entre Juan y 'Malamadre'. Por contra 'cantan' un poco los tópicos del poli psicópata (un Antonio Resines muy poco inspirado) o de la inoperancia de los funcionarios (hay momentos en que su tranquila actitud resulta totalmente inverosímil), así como se echa en falta más sutileza y menos aturullamiento en la fase final de la película. De todas formas la historia atrapa y funciona. El talento de Luis Tosar, aquí algo sobreactuado, es conocido, pero es una sorpresa mayúscula el joven Alberto Ammann, quien compone un personaje perfecto. Y Roque Baños vuelve a hacer que su música influya en el resultado positivamente.

6/10
Plutón B.R.B. Nero

2008 | Plutón B.R.B. Nero | Serie TV

Serie de humor que teóricamente parodia a las películas de ciencia ficción y que sin embargo abusa hasta la exageración del chiste fácil y chabacano, haciendo honor al lamentable humor español de ínfima calidad. Se trata de una creación del director Álex de la Iglesia, quien también ha escrito y dirigido casi todos los capítulos, estrenados en la segunda cadena de Televisión Española. La trama cuenta la búsqueda de un planeta habitable, pues la Tierra se ha convertido en un lugar desastroso. La misión corre a cargo de la nave Plutón BRB Nero ('putón verbenero' ja, ja), comandada por el capitán Valladares. Dentro de la nave todo son tonterías y diálogos surrealistas y absurdos. Entre la tripulación se encuentran el capitán, su lugarteniente, una androide científica, un mecánico, otro androide de baja tecnología y un asqueroso extraterrestre llamado Roswell, interpretado por Enrique Villén, y que quizá es lo único destacable de esta casposa y fallida serie completamente desdeñable.

2/10
Los crímenes de Oxford

2007 | The Oxford Murders

Álex de la Iglesia supera ampliamente la calidad de comedias como Crimen Ferpecto, con este thriller que tiene mucho que ver con Crimen perfecto, aquel film de Hitchcock en el que el personaje que interpretaba Ray Milland explicaba la forma ‘perfecta’ de cometer un asesinato con absoluta impunidad. Aquí, el personaje que interpreta John Hurt explica otra forma aún mejor de intentarlo. No es el único homenaje al maestro del suspense de este film, que paradójicamente es un ‘whodunit’, término que usaba el británico para aludir a las películas de misterio, al estilo de las novelas de Agatha Christie, que giran en torno a quién es el culpable de un crimen, muy diferentes a las películas de suspense que él quería hacer. En esta ocasión se encargan de averiguar quién es el asesino Martin, estudiante estadounidense que acaba de llegar a Oxford para doctorarse, y Arthur Seldom, el genio de las matemáticas, al que aquel intenta convencer infructuosamente para que dirija su tesis. La víctima es la casera de Martin, vieja amiga de Arthur, una anciana que pertenecía al equipo que descifraba códigos matemáticos de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Esta mujer resulta ser la primera víctima de un asesino en serie, que avisa por medio de mensajes de sus próximos pasos. Estos mensajes advierten del sitio donde va a ocurrir el crimen y también incluyen diferentes símbolos, que pertenecen a una sucesión matemática indeterminada. El propio Álex de la Iglesia ha coescrito con su colaborador habitual, Jorge Guerricaechevarría, el guión, que parte de una novela de Guillermo Martínez, matemático argentino, doctorado en Lógica, que divulga sus conocimientos habitualmente en obras de intriga como "Acerca de Roderer". Aunque introducen muchos cambios –el protagonista argentino ha pasado a ser estadounidense, para que resulte más creíble que lo interprete Elijah Wood–, el film logra condensar lo esencial de la trama, y consigue mantener pegado al espectador en torno a la resolución del misterio. El reparto es irregular, pues aunque John Hurt es el actor ideal para su personaje, un profesor dotado de gran magnetismo, Wood no acaba de resultar convincente del todo, sobre todo en sus secuencias con Leonor Watling, muy poco creíbles. Por otro lado, el envoltorio filosófico puede parecer pedante en alguna ocasión, a pesar del interés de la posición escéptica del personaje de Hurt, contrapuesta a la forma de ver el mundo de Martin. La relación entre los dos personajes, similar a la de los protagonistas de El nombre de la rosa, es el principal punto de interés. Frente a otros realizadores españoles, como Jaume Balagueró, cuyas películas en inglés resultan un tanto frías e insulsas, De la Iglesia parece sentirse cómodo rodando en la lengua de Shakespeare, superando ampliamente la calidad de su anterior experiencia en ese idioma, Perdita Durango, completamente decepcionante. Filma con gran eficacia secuencias imaginativas, como el primer encuentro entre los protagonistas, por lo que logra un thriller un poco tramposo pero bastante convincente, algo que pocos cineastas españoles han conseguido.

5/10
La caja Kovak

2006 | The Kovak Box

El crítico mallorquín Daniel Monzón levantó grandes esperanzas cuando debutó como guionista con Desvío al paraíso, pero posteriormente su carrera como director ha sido desastrosa. El corazón del guerrero era una aburrida mezcla de fantasía, drama y humor cutre tipo Torrente, mientras que El robo más grande jamás contado era una parodia del cine de robos, con gags en la misma línea chabacana y con interpretaciones histriónicas. Así las cosas, Monzón eleva sustancialmente el nivel con este thriller serio, de producción española pero rodado en inglés, con un protagonista tan solvente como Timothy Hutton, que ganó un Oscar con Gente corriente, y que fue el pianista a punto de casarse en Beautiful Girls. El actor californiano interpreta con oficio y seguridad a David Norton, un escritor de novelas de ciencia ficción que recala en Mallorca para dar una conferencia, tras ser contratado por un misterioso individuo. Le acompaña su prometida, a la que aprovecha para pedir en matrimonio. Pero ésta fallece tras caer inesperadamente por la ventana, en lo que parece un intento de suicidio. Cuando está en el aeropuerto a punto de abandonar la isla, le aborda una misteriosa chica que también cayó por la ventana. El asunto guarda muchas similitudes con la trama de la primera novela de Norton, en la que el estado implantaba un chip en la cabeza de los ciudadanos, para incitarles al suicidio en caso de que se volvieran peligrosos. Quien sea que haya orquestado la trama criminal es un lector que conoce la obra de Norton al dedillo. El propio Monzón ha escrito con Jorge Guerricaechevarría, habitual de las películas de Álex de la Iglesia, un guión con numerosos puntos de interés, en torno a los límites de los avances científicos, y los efectos perversos de la creación artística. Aunque todo se queda en un MacGuffin, expresión acuñada por Hitchcock para referirse a una excusa que propicie un thriller inquietante. El cineasta consigue efectivamente mantener la tensión, logra alguna buena escena de suspense, y maneja muy bien al reparto internacional, en el que además de Hutton están presentes el irlandés David Kelly y la española Lucía Jiménez. Es una pena que teniendo los medios y los actores propicios el film no haya fructificado en algo de mayor entidad, con momentos memorables.

4/10
La habitación del niño

2006 | La habitación del niño

Sonia y Juan se mudan a un antiguo edificio totalmente remodelado con su hijo recién nacido. La primera noche, antes de acostarse, Sonia comprueba el funcionamiento del aparato de última tecnología que ha instalado en el cuarto de su bebé, que permite escuchar y ver al retoño. Va a descubrir que no están solos en la casa, sino que una extraña presencia se encuentra junto a la cama del niño. Álex de la Iglesia inaugura la serie de producciones televisivas Películas para no dormir, donde también han participado directores como Chicho Ibáñez Serrador y Jaume Balagueró. Hasta ahora, De la Iglesia había parodiado el género en El día de la bestia, pero es su primer film serio de terror, con mansión siniestra y niños diabólicos. Como es habitual, De la Iglesia ha escrito él mismo el guión con Jorge Guerricaechevarría, su colaborador habitual.

5/10
Crimen ferpecto

2004 | Crimen ferpecto

Rafael es un joven vendedor mujeriego, que aspira a convertirse en jefe de planta de unos grandes almacenes. Pero su principal rival, el veterano don Antonio factura más que él, y le usurpa el puesto. Durante un forcejeo con don Antonio, que pretende despedirle, Rafael acaba asesinándole accidentalmente. Así que tiene que acceder a los deseos de Lourdes, una subordinada que físicamente es poco agraciada, que ha sido testigo del desafortunado suceso y que le chantajea con contárselo a la policía, si no contrae matrimonio con ella. Álex de la Iglesia recupera el humor negro y cínico, su marca de fábrica en comedias como El día de la bestia y La comunidad, y lo mezcla con una trama de suspense que homenajea al maestro Hitchcock, a cuyo Crimen perfecto se alude en el título. De arranque inmejorable en lo que se refiere al duelo de vendedores, posteriormente sufre alguna  caída de ritmo, y el guión es un tanto alocado y rutinario. Pero la actriz Mónica Cervera es todo un descubrimiento.

4/10
Platillos volantes

2003 | Platillos volantes

Tragicomedia que parte de hechos reales, dos hombres que se suicidaron a principios de los 70 en Cataluña, dejando una enigmática nota: “Los extraterrestres nos llaman”. A partir de ahí, mediante un flash-back, se reconstruye con tono tragicómico lo que pudo llevarles a acabar con sus vidas. Juan es un adolescente frustrado que conoce a José, un experto en el tema, convencido del montaje de una conspiración gubernamental para ocultar la existencia de extraterrestres.

3/10
800 balas

2002 | 800 balas

Homenaje sentido, en forma de comedia, a los especialistas que rodaban westerns de serie B en los parajes soleados y desérticos de Almería, "el pequeño Hollywood". La excusa argumental la da Carlos, un crío de 11 años que vive con su madre, una yuppie que apenas le hace caso. Intrigado por la existencia de Julián, un padre al que nunca ha visto, en vez de ir a esquiar con los chicos del cole decide –sin que lo sepa su madre– descubrir la vida que lleva su progenitor en el "far west" almeriense. Allí es introducido en un peculiar estilo de vida donde todo es una juerga continua, alcohol y mujeres incluidos. Álex de la Iglesia no alcanza el nivel de El día de la bestia y La comunidad, pero el chico se esfuerza, sobre todo en las escenas de acción, muy bien rodadas. Y regala un agradecido papel a Sancho Gracia, que cabalga de nuevo tras su célebre serie del bandolero Curro Jiménez.

2/10
Nos miran

2002 | Nos miran

Los fantasmas de Amenábar con nuevas cadenas. Ironías de la vida, el debut del realizador televisivo Norberto López Amado se basa en una novela de Javier García Sánchez títulada… Los otros. Y, también aquí, tenemos a un persona obsesionada con los espíritus. Se trata de un competente policía, al quien se confía el caso de un importante empresario, desaparecido hace años sin dejar rastro. Pronto empieza a ver conexiones con otros casos de desaparecidos. Y llegan a sus oídos teorías “espirituosas” de un policía que terminó en el manicomio. López demuestra poderío narrativo en más de una secuencia, de tintes inquietantes. El guión de Jorge Guerricaechevarría juega a la ambigüedad, y aunque la carta está marcada en exceso, mantiene el interés. Carmelo Gómez se esfuerza en su papel de policía y padre agobiado, pero la más atinada es la estupenda Icíar Bollaín.

5/10
El robo más grande jamás contado

2002 | El robo más grande jamás contado

Lucas, conocido irónicamente como 'el Santo', es un ladrón de medio pelo, que sobrevive a base de pequeños robos que le hacen acabar en la cárcel cada dos por tres. Mientras, su mujer Lucy, que trabaja como stripper en un club, le espera paciente en casa. Pero Lucas quiere dar su gran golpe y ser el centro de atención de los medios, así que monta su propia banda de cacos, a cual más peculiar, con la intención de robar el mismísimo 'Guernica', que se encuentra en el Museo Reina Sofía de Madrid. Comedia muy castiza, donde lo mejor es el protagonismo de un Resines con mucha cara. Se podría decir que el director Daniel Monzón quería parodiar los típicos filmes sobre atracos, y gracias a un buen elenco de actores españoles consigue llevar a buen puerto una cinta entretenida y algo extravagante que no daba para mucho más.

3/10
Juego de Luna

2001 | Juego de Luna

Cuando es una niña, Luna sufre el asesinato de su padre por una deuda de juego. Poco a poco se va haciendo mayor y comprueba que ha heredado el don de su padre y se ha convertido en una extraordinaria jugadora de póker. Pero el juego es algo peligroso y no tardará en endeudarse. El destino de su padre sobrevuela sobre ella, que se debate además entre seguir con esa vida o irse lejos con el hombre del que se ha enamorado. Entretenido film sobre el mundo del juego y las timbas clandestinas. Se desarrolla de todas formas de manera bastante plana, sin momentos de tensión o espectacularidad, y el desenlace es muy decepcionante. Todo lo sostiene el apañado reparto, especialmente el magnetismo de la protagonista, una estupenda Ana Torrent (Tesis).

4/10
La comunidad

2000 | La comunidad

Buena pregunta: ¿para qué? ¿Para ayudarse y hacerse amistades? Según esta delirante comedia negra de Álex de la Iglesia la respuesta es ‘no’. Los vecinos pueden ser terribles, y más si anda de por medio una fortuna en billetes, escondida bajo el suelo del piso de uno de los inquilinos. Por una serie de circunstancias, el inquilino en cuestión fallece. Y Julia, que vende pisos por cuenta de una inmobiliaria, descubre el botín. Su intención es quedárselo, pero todo el vecindario se pondrá en pie de guerra para impedirlo. De la Iglesia recupera un pulso que parecía algo mortecino desde que dirigiera El día de la bestia. Esta película deudora de El quimérico inquilino de Roman Polanski resulta bastante divertida, con personajes desternillantes como esa especie de retrasado mental que se viste de Darth Vader. La escena de la fiesta de bienvenida a Julia, que le organizan los vecinos, tiene un rato de gracia. El director asegura que la peli tiene “suspense, terror y acción. Lo que pasa es que no puedo evitar sentir una atracción irresistible por la comedia. Creo que la risa le da profundidad al drama.” La peli se llevó 3 Goya, y Carmen Maura fue premiada como mejor actriz en San Sebastián.

5/10
Muertos de risa

1999 | Muertos de risa

Nino y Bruno. La pareja cómica que ha hecho las delicias de los espectadores españoles a lo largo de 20 años. Lo que ignora el público es que, detrás de sus gags y bromas se oculta una historia de celos, rencor y paranoia. Sólo lo sabrá cuando contemple, en directo, su última actuación para televisión. Santiago Segura siga la estela de su exitazo Torrente, el brazo tonto de la ley, aunque esta vez en compañía de El Gran Wyoming, y con la cámara dirigida por Álex de la Iglesia (Acción mutante, El día de la bestia). El resultado, una comedia de humor negrísimo y gamberro, que sigue la pista a dos humoristas cutres que sólo piensan en la fama y el dinero.

4/10
Carne trémula

1997 | Carne trémula

La acción comienza en casa de una mujer de dudosa reputación, Elena, interpretada por Francesca Neri, que espera a un traficante de drogas junto a su joven amante. Los policías David (Javier Bardem) y Sancho (Sancho Gracia) están al corriente de la reunión e irrumpen en la casa. Se produce una violenta situación, en la que David pierde los papeles y amenaza al amante de la mujer, Víctor, interpretado por Liberto Rabal. Este dispara su arma y acierta justo en la columna vertebral de David. Han pasado dos años después de este suceso. David se quedó paralítico tras el disparo, y es la nueva estrella del equipo español de baloncesto en las Paraolimpiadas de Barcelona 92. Elena se ha convertido en su mujer, sintiéndose culpable por el estado de David. Sancho se ha convertido en un duro y violento policía, casado con una esposa abnegada pero infeliz, interpretada por Ángela Molina. Víctor está a punto de salir de la cárcel y sólo quiere rehacer su vida. Pero antes pretende recuperar lo que era suyo. Una atrevida incursión de Almodóvar en el género del thriller, que adereza con una fuerte dosis de drama. Escrita por el propio Almodóvar, que se basa en la novela de Ruth Rendell. El comienzo de la película es espectacular, y aunque por lo general mantiene un buen ritmo narrativo, acusa algunas lagunas que desvían la atención del espectador. Cuenta con un reparto excelente, sobre el que destaca la poderosa interpretación de Javier Bardem. Es interesante aunque no es lo mejor del universal director manchego

4/10
El día de la bestia

1995 | El día de la bestia

Angel Berriatúa (Álex Angulo) es un sacerdote que ha pasado los últimos veinticinco años de su vida estudiando y descifrando el significado del Apocalipsis. Su conclusión es que el Anticristo nacerá en Madrid el día de Navidad de 1995, antes del amanecer. Su único pensamiento es evitar la llegada del Maligno a toda costa, y en su locura emprende una disparatada carrera delictiva, en la que conoce a un heavy de Carabanchel, interpretado por Santiago Segura, que le ayudará en su desesperada misión. Se trata de una de las películas que revolucionó el cine español a mediados de los 90. Una mezcla de comedia y película de terror, que combina el costumbrismo español con el género fantástico. La dirección de Álex de la Iglesia le da un ritmo vertiginoso e intenso. La estética que plantea es muy atractiva y envolvente, convirtiendo Madrid en una verdadera ciudad rodeada de misterio y malévola oscuridad. Tiene momentos hilarantes, en los que sobresale Santiago Segura, y otros dignos de una gran película de suspense. Una película importante en el llamado Nuevo Cine Español de los 90.

6/10
Acción mutante

1993 | Acción mutante

Ramón es el jefe de una banda conocida como 'Acción mutante', compuesta por unos tipejos feos y deformes que se dedican a sembrar el pánico entre la gente adinerada y a matar a todo pijo que se ponga a su alcance. Su próxima víctima es Patricia, la hija de un importante empresario, el cual hará lo que sea por recuperarla. Mientras, la banda sigue haciendo de las suyas, y la chica se enamora de Ramón. Ópera prima de Álex de la Iglesia y film de culto que le auguraba a su director un exitoso futuro en el cine. Fue un punto de inflexión dentro del cine español, tan acostumbrado a las dichosas películas de la guerra civil. Después vendrían El día de la bestia, Perdita Durango o La comunidad, filmes de De la Iglesia, en donde se mezcla thriller, acción y unos ácidos toques de humor negro. En Acción mutante, destaca especialmente el reparto, con rostros de actores tan conocidos como Antonio Resines, Karra Elejalde, Álex Angulo o Saturnino García.

4/10

Últimos tráilers y vídeos