IMG-LOGO

Biografía

Fred MacMurray

Fred MacMurray

83 años ()

Fred MacMurray

Nació el 30 de Agosto de 1908 en Kankakee, Illinois, EE.UU.
Falleció el 05 de Noviembre de 1991 en Santa Monica, California, EE.UU.

El amante sofisticado

01 Junio 2006

Representa a un tipo de hombre capaz de renunciar a sus principios, con tal de tener un romance con una mujer. Se le daba bien cualquier papel, pero su especialidad son los hombres de carácter débil que se dejan llevar por el curso de los acontecimientos, capaces de ser manejados por mujeres de carácter más fuerte. Fue uno de los reyes de la comedia en los 30, y después probó fortuna en géneros variopintos, con estupendos resultados. Se trata de Fred MacMurray.

Fredrick Martin MacMurray (nombre completo  del actor) vino al mundo el 30 de agosto de 1908 en Kankakee (Illinois). Su madre, Maleta Martin, era ama de casa, mientras que su padre, Fredrick MacMurray, concertista de piano, le inculcó la afición a la música desde pequeño. Enseguida empezó a tocar el saxofón, y estudió música en el Instituto de Arte de Chicago. Al salir se incorporó a una orquesta de Chicago durante más de un año, y luego en otra que actuaba en Hollywood, cuyos miembros grababan discos y solían aparecer de figurantes en películas, casi siempre haciendo de músicos. El joven Fred estaba cada vez más interesado en el cine, por lo que tras algunos de esos papeles, le ofrecieron uno importante en Three’s A Crowd, musical de Broadway con el que estuvo de gira por todo el país.

De regreso a California, MacMurray se dedicó al vodevil, actuando en clubes nocturnos de diversas categorías. En esa época, aprovechaba para presentarse a pruebas, hasta que le escogieron para hacer un importante secundario en Grand Old Girl, drama romántico protagonizado por May Robson, estrella de la RKO de la época. Gracias a este trabajo, el actor tuvo la oportunidad de firmar un contrato con Paramount. Allí debutó interpretando al protagonista en The Gilged Lily, comedia romántica de 1935 en la que también intervenían Ray Milland y Claudette Colbert, con la que volvería a coincidir en numerosas ocasiones. Al año siguiente, MacMurray se casó con Lilian Lamont, con la que adoptó dos niños. Pero quiso la fatalidad que el matrimonio no durara mucho, pues ella falleció prematuramente, en 1953. Posteriormente, MacMurray volvería a casarse con la actriz June Harver, a la que conoció porque era su compañera de reparto en el musical Where Do We Go From Here?, y con la que también adoptó, esta vez a dos gemelas.

En la primera etapa de su carrera, MacMurray destacaba en comedias románticas rodadas con elegancia. Junto a Sueños de juventud, con Katharine Hepburn, y The Princess Come Across, con Carole Lombard, destaca Candidata a millonaria, una de las mejores películas del especialista Mitchell Leisen, que coprotagonizaba la citada Lombard. Encarnó a un playboy arruinado, capaz de cualquier cosa por casarse con una rica heredera que le devuelva su posición social. Leisen quedó tan satisfecho que volvió a recurrir a sus servicios para No hay tiempo para amar, Capricho de mujer, Ella y su secretario y Recuerdo de una noche, que le emparejaría por primera vez con Barbara Stanwyck, actriz que le acompañaría en su mejor trabajo, Perdición, de Billy Wilder, hito del cine negro, mil veces homenajeado en películas de mujeres fatales que manipulan a su antojo a sus amantes masculinos, como en Fuego en el cuerpo o La última seducción. La imagen de hombre apocado de MacMurray y la de mujer de armas tomar de Barbara Stanwyck les convertía en intérpretes ideales para narrar esta historia. Ambos coincidirían muchos años después, en Siempre habrá un mañana, un melodrama de Douglas Sirk también de hombre manipulable y mujer de enorme personalidad. “Una vez le pregunté a Barbara Stanwyck por el secreto de actuar. Me dijo que mintiera, y si era capaz de engañar a alguien, entonces es que era capaz de actuar”, recordaba el actor sobre su pareja de la pantalla.

En los 50, la filmografía de MacMurray se hizo más variada, pues aparece en películas de aventuras como Rumbo a Java, el estupendo drama bélico El motín del Caine, el lacrimógeno dramón El mundo es de las mujeres, el ‘film noir’ Pushover; y los westerns Así mueren los valientes y Horizontes azules, a pesar de que él mismo quitaba mérito a este género: “Un actor de western sólo necesita dos gestos: con sombrero y sin sombrero”, decía. Una de las interpretaciones que más satisfecho le dejaron fue la de superior sin escrúpulos del sufrido Jack Lemmon en El apartamento, porque era un personaje muy alejado de su forma de ser y sus papeles habituales. “Los dos films que rodé con Billy Wilder son los dos únicos casos en los que tuve que actuar en toda mi carrera”, solía decir. Pero esta inolvidable comedia agridulce de 1960, marca el inicio de su declive. Sobrevivió a la década de los 60 gracias a la ayuda de Walt Disney, íntimo amigo, que le convirtió en actor fetiche de las producciones de serie B de imagen real de su compañía, con títulos como Los conflictos de papá, y sobre todo, Un sabio en las nubes y su secuela Un sabio en apuros, donde era un científico despistado que inventaba una curiosa sustancia conocida como Flubber. En televisión, obtuvo un gran éxito con la comedia My Three Sons, que se mantuvo en antena más de una década. A principios de los 80, el actor protagonizó el programa Disneyland, donde interpretaba varios papeles. En cine, su último trabajo fue de secundario en El enjambre, de Irwin Allen, un film de abejas asesinas protagonizado por Michael Caine. El actor falleció por neumonía, el 5 de noviembre de 1991, en su residencia de Santa Mónica, a los 83 años.

Filmografía
El enjambre

1978 | The Swarm

En pleno cine de catástrofes, las abejas asesinas eran una opción. Sobre todo si había una novela escrita por Arthur Herzog Jr. en la que basarse. Dirigida por el especialista en el tema, Irwin Allen (productor de La aventura del Poseidón y El coloso en llamas), la acción se desarrolla en Texas. Allí crea el caos un enjambre de abejas africanas que anteriormente habían pasado por el Caribe y Brasil. Para su producción se usaron 20 millones de abejas y, en vista de la imposibilidad de adiestrarlas para que no picasen a la gente, se tuvo que recurrir a filmarlas desde el aire para dar sensación de peligro. Además, tal y como contaba Michael Caine en su biografía, “el principal problema era que las abejas te llenaban de mierda”. A pesar de un reparto espectacular – Richard Widmark, Olivia de Havilland, el citado Caine, Katharine Ross, Henry Fonda...–, el film pinchó en la taquilla americana donde recuperó solo 10 millones de dólares de los 21 de su coste. No sabemos muy bien por qué su vestuario obtuvo una nominación al Oscar. Extraordinaria banda sonora de Jerry Goldsmith.

5/10
El más feliz millonario

1967 | The Happiest Millionaire

Alegre musical, con canciones de los hermanos Richard M. y Robert B. Sherman, que se desarrolla en la Filadelfia de 1916, cuando un excéntrico millonario dedica su mansión para todo tipo de actividades, entre las que se encuentran entrenamientos de boxeo y clases de ópera. Sin embargo, la familia del novio de su hija encuentra que todas estas actividades no son muy normales. En el guión de la película coinciden tanto la novela autobiográfica "My Philadelphia Father", de Cornelia Drexel Biddle, como la obra teatral escrita por Kyle Crichton. El resultado es una de las fábulas más representativas del Imperio Disney, siendo además la última película de personajes reales supervisadas por el propio Walt poco antes de fallecer. Divertida y alocada, lo mejor es su reparto con Fred McMurray, Greer Garson y Lesley Ann Warren como la familia Biddle. Sus 164 minutos de metraje la hacen en ocasiones algo cansina, así que para televisión se emitió otra versión con veinte minutos menos.

6/10
Veinte docenas de hijos

1966 | Follow Me, Boys!

Lemuel Siddons en un bondadoso hombre que toca música jazz y que acaba de aceptar un empleo en un pueblecito. Está casado con Vida pero no tienen hijos, y pronto Lemuel descubre que a nadie le importa la educación de los muchachos que viven allí. Es por ello, que se le ocurre organizar un pequeño grupo de 'boys scouts' para educar y animar a los jóvenes, y transmitirles el ansia de la aventura y los juegos en el campo. Poco a poco, lo que parecía un pequeño grupo de amigos se acaba convirtiendo en toda una organización de exploradores. Entrañable película familiar que describe, en cierto modo, los inicios del movimiento 'scout. En realidad el precursor del movimiento fue Baden Powell, un general que nació en 1857, y la película no es ninguna biografía, pero Fred MacMurray se pone en la piel de un buen hombre que, motivado por el deseo de educar a los jóvenes, y picado por la espinita de no haber tenido hijos, decide organizar un grupo de aventureros. Aventuras y momentos emotivos es lo que ofrece el film de Norman Tokar (Los perros de mi mujer), donde a parte del actor protagonista se puede ver a un joven Kurt Russell en una de sus primeras películas y antes de que le fichara la Disney asiduamente, para cintas como Mi cerebro es electrónico.

5/10
Besos para mi presidente

1964 | Kisses for My President

Leslie McCloud se convierte en la primera mujer presidente de Estados Unidos. Ella está perfectamente preparada para su nueva responsabilidad, pero no su marido, que se convierte en el primer caballero, papel comparsa que habitualmente ha desempañado siempre una fémina. Algunas series televisivas como Sra. Presidenta pueden haber hecho pensar, equivocadamente, que imaginar a una mujer al frente de la Casa Blanca es algo nuevo. Esta ocurrente comedia demuestra que no. Además de la química entre Fred MacMurray y Polly Bergen, destaca la interpretación de Eli Wallach.

5/10
Los conflictos de papá

1962 | Bon Voyage!

Los Willard van a salir de Estados Unidos por primera vez en su vida. Ya puestos, hacen un viaje en toda regla y se van a París. Harry, el cabeza de familia, está muy preocupado por el agua francesa. No se fía de que les pueda pasar algo o que se les vaya a pegar cualquier cosa. Pero lo que Harry no sabe es que aunque desconfíe de lo que se va a encontrar, el mayor problema lo lleva desde casa: sus tres hijos. Divertida comedia donde Disney volvió a contar con Fred MacMurray para protagonizarla. En la década de los sesenta ambos colaboraron en numerosos títulos todos ellos de corte familiar donde el actor mostró su cara más amable y su capacidad para conquistar al público de todas las edades.

4/10
El apartamento

1960 | The Apartment

C.C. Baxter (Jack Lemmon) es un modesto empleado de una gran compañía de seguros que asciende de posición en la empresa por dejar su pequeño apartamento a sus jefes para sus citas eróticas. El pobre Baxter, incapaz de decir que no y apabullado por la ligereza y la prepotencia de sus jefes, se encarga incluso de reponer las bebidas y de dejarlo todo preparado para la siguiente cita. Todo cambia cuando se enamora de la bella ascensorista Fran Kubelik (Shirley MacLaine)), una chica de buen corazón que es la amante de uno de los jefes de Baxter, el señor Sheldrake. Estamos ante una de las mejores películas de todos los tiempos. El humor a veces despiadado, a lo Chaplin, con fines críticos y la creación de personajes conmovedores que, por su idealismo y su buen corazón, no encuentran su sitio en un ambiente social egoísta y ordinario, son dos de las características del cine de Billy Wilder que se aplican a El apartamento. La facilidad para la comedia de este director nacido en Viena en 1906, e instalado en Hollywood desde 1934, es innata. El apartamento tiene un innegable aire teatral, unos diálogos brillantes y ácidos, y una impresionante interpretación de Jack Lemmon. El director de origen austriaco recogió tres Oscar: como productor, como guionista y como director.

10/10
Un sabio en las nubes

1960 | The Absent-Minded Professor

Uno de los clásicos familiares con actores de carne y hueso de Disney, que incluso propició un remake, Flubber. Sigue al despistado sabio del título, que ha llegado a anular dos veces su propia boda, por olvidar que era el día del enlace. El hombre anda investigando en una materia antigravedad absolutamente revolucionaria, a la que bautiza como 'flubber'. El especialista de la casa en este tipo de filmes, Robert Stevenson, pergeña un simpático film, con momentos divertidos, y efectos 'naïf' más o menos resultones. Fred MacMurray exhibe sus dotes de comediante.

6/10
El extraño caso de Wilby

1959 | The Shaggy Dog

Un hechizo hace que Wilby Daniels se transforme en un perro, pero el encantamiento terminará cuando el joven realice una buena acción. Es entonces cuando descubre que sus nuevos vecinos son unos espías y hará lo posible para interceptar sus planes bajo el aspecto de un inocente can. Divertida producción de Disney al estilo de Mi cerebro es electrónico o Los perros de mi mujer. Las desventuras del muchacho convertido sin quererlo en un perro harán las delicias de los más pequeños de la casa. Protagoniza Fred MacMurray (Perdición) y Tommy Kirk (Los Robinsones de los Mares del Sur), este último en el papel del infeliz chucho. Tim Allen protagonizó una versión parecida en 2006, titulada Cariño, estoy hecho un perro.

5/10
El rostro del fugitivo

1959 | Face of a Fugitive

Jim Larson huye de su ciudad tras ser acusado de un crimen del que es inocente. Con una nueva identidad, como Ray Kincaid, llegará a un pueblo cerca de la frontera y allí no tardará tiempo en enfrentarse a un ranchero aprovechado que se está haciendo con la propiedad de tierra públicas. El eficiente Fred MacMurray (El apartamento) protagoniza este entretenido western, dirigido por el director especialista en televisión Paul Wendkos (La furia de los siete magníficos). Cuenta con un papel secundario para James Coburn.

5/10
Un buen día para una ejecución

1959 | Good Day for a Hanging

Un tipo participó en el robo del banco de un pueblo, pero luego se redimió. Pasado el tiempo y convertido en honrado ciudadano, su antigua banda intenta dar el golpe de nuevo. Un western menor, pero con el protagonismo del siempre solvente Fred MacMurray.

5/10
El camino de Oregón

1959 | The Oregon Trail

1846. Un periodista se une a una caravana que se dirige a Oregón. Su intención es enterarse de la verdad sobre un rumor según el cual varios soldados del ejército están siendo enviados al oeste disfrazados de colonos. Western menor sobre el mítico camino de Oregón, una ruta legendaria tomada por los pioneros en el siglo XIX y que ha dado material para varias películas. En este caso la cinta viene avalada por el protagonismo de Fred MacMurray (Perdición), un tipo con un soberbio oficio interpretativo.

4/10
La hora de la verdad

1958 | Day of the Bad Man

El juez Jim Scott envía a la horca a Rudy Hayes, un peligroso forajido. La familia del condenado llega a la ciudad y amenaza de muerte al magistrado. Gracias al buen hacer de Fred MacMurray, este prescindible western de serie B se sostiene, a pesar de que resulta bastante obvio y repetitivo.

4/10
Una pistola para un cobarde

1957 | Gun for a Coward

Will es un ranchero maduro, jefe de la familia Keough, que tiene dos hermanos de personalidades absolutamente diversas. Eso traerá en jaque a los habitantes del pueblo y llegará la violencia. Protagoniza el siempre competente Fred MacMurray (El apartamento).

5/10
Quantez

1957 | Quantez

Dos años después de formar pareja en el sólido western Así mueren los valientes, los actores Fred MacMurray y Dorothy Malone volvieron a trabajar juntos en este film del Oeste, que mantiene igualmente el interés. MacMurray interpreta a John Coventry, el jefe de una banda de atracadores que, en su camino hacia México, se detiene en un poblado abandonado llamado Quantez. Allí serán hostigados por los indios y con la tensión y la lucha aparecerán las traiciones...

5/10
Así mueren los valientes

1955 | At Gunpoint

Jack es dueño de un comercio en Plainview, un pequeño pueblo del oeste. Tras dar muerte por casualidad al líder de una banda de ladrones de bancos, el pacífico hombre se convierte en un héroe para sus vecinos. Pero, cuando los criminales restantes prometen regresar al pueblo para matar a Jack, los ciudadanos le vuelven la espalda y le ruegan que se marche del pueblo. Fred MacMurray (Perdición) protagoniza este estimable western, junto a la bella Dorothy Malone (Escrito sobre el viento) y el genial Walter Brennan. El guión ensalza al ciudadano que se niega a dilapidar su dignidad, y saca a colación la importancia que adquiere la comunidad para el sólido funcionamiento de la democracia en Estados Unidos. La película es deudora de Solo ante el peligro, rodada tres años antes, con la que guarda muchas similitudes.

6/10
Las lluvias de Ranchipur

1955 | The Rains of Ranchipur

Nueva versión, rodada en llamativo Technicolor y en el espectacular Cinemascope, de un clásico como Vinieron las lluvias, dirigida por Clarence Brown en 1939 y con Tyrone Power, Myrna Loy y George Brent como trío principal. Adaptación de la novela de Louis Bromfield sobre una historia de amor que sucedía en una región de la India azotada por continuas lluvias. Además de la elegante fotografía de Milton R. Krasner y la intensa música de Hugo Friedhofer, destaca su buen reparto, con Fred MacMurray y Richard Burton fascinados por la belleza de Lana Turner. Sin embargo, el público no respondió como se esperaba y el filme cosechó pérdidas importantes debido a su alto presupuesto.

5/10
Horizontes azules

1955 | The Far Horizons

Película basada en hechos históricos relativos a la compra a Francia, por parte de Estados Unidos, de lo que sería el estado de Luisiana; eran los años de la presidencia de Jefferson. Se describe la expedición liderada por Meriwether Lewis y William Clark, que les llevó hasta el Oceano Pacífico, y donde contaron con el asesoramiento de Sacajawea, una mujer india. El film, basado en una novela de Della Gould Emmons, se toma lógicamente algunas libertades con respecto a la realidad, como la de imaginar un romance entre Clark y Sacajawea, encarnados respectivamente por Charlton Heston y Donna Reed.

5/10
Siempre hay un mañana

1955 | There's Always Tomorrow

Clifford Groves es un fabricante de juguetes, encantado con su trabajo, siempre elaborando nuevas líneas de productos para los más pequeños, muñecas, robots y trenes eléctricos. Casado desde hace veinte años con Marion, y padre de tres hijos, trata de poner ilusión en el día a día, pero siente que su vida se ha convertido en una cansina rutina, donde su esposa está más pendiente de los retoños y sus percances, típicos de la adolescencia y el noviazgo, que de él. Tras dos planes frustrados en pareja, aparece en escena Norma Miller Vale, que colaboró profesionalmente con Clifford años atrás. Y disfrutan pasando tiempo juntos, tras una coincidencia casual en un hotel donde él debía reunirse con un importante empresario juguetero. Se ha encendido la chispa de la pasión, lo que no dejan de detectar dos de los hijos, y que afecta especialmente al mayor, que ve cómo el descubrimiento influye negativamente en la relación con su novia, se ha producido en él un cierto desencanto en su visión idealista del amor, donde sus padres eran unos referentes. Adaptación de la novela de Ursula Parrott, que ya en 1934 había sido objeto de una versión cinematográfica con el título de There's Always Tomorrow, dirigida por Edward Sloman, y con Frank Morgan y Binnie Barnes de pareja protagonista. Ofrece una interesante mirada al peligro de que la rutina se instale en el matrimonio, y en que la pasión escondida y el amor imposible reconcoman por dentro. De modo que se puede acabar actuando de modo automático, de ahí que la imagen del juguete del robot sea muy poderosa. El film contrapone el estilo de vida de una mujer independiente –con una carrera profesional exitosa en el mundo del diseño de la moda, pero a la que le falta algo, en el fondo envidia a la familia de Groves–, con el de los dos esposos, especialmente Marion, ama de casa con mentalidad práctica para afrontar los desafíos domésticos, y que incluso ya no se pone vestidos sexys o juveniles, porque ahora es madre de familia y tiene una responsabilidad. Se viene a indicar que ambas posiciones tienen ventajas e inconvenientes, y hay que saber aceptar la propia posición social, y en cualquier caso, no renunciar a la búsqueda de la felicidad.  La película, estupenda, y muy sugerente, no tuvo el éxito esperado, quizá por decisiones atrevidas como la de filmar en 1955 en blanco y negro –algo no habitual en la filmografía melodramática de Douglas Sirk– con una realista fotografía del maestro Russell Metty. Las imágenes juegan con el simbolismo de la lluvia, un componente no habitual en la California donde transcurre la acción, que ayudan a acentuar la "grisura" de una vida donde unos días se parecen mucho a los que siguen. También resulta muy adecuada la presencia repetida del nostálgico tema musical "Blue Moon". El rodaje fue como la seda y solo duró dos meses. El director alabó a sus dos actores: “Fred MacMurray era un actor muy bueno, y ambiguo: era un hombre de éxito en el trabajo pero un fracaso en su hogar. Barbara Stanwyck era una actriz excelente”. Ambos habían trabajado una década antes en la mítica muestra de cine negro Perdición.

7/10
La casa número 322

1954 | Pushover

La policía vigila estrechamente a Nola, la chica de un gángster, buscado por asesinato tras el atraco de un banco. Lo hace en un apartamento desde el que puede ver por la ventana todos sus movimientos. Paul, un agente, ha ligado con ella para tratar de sonsacarla. Pero tal acción ha hecho que caiga en sus brazos hasta convertirse en cómplice. Ambos trazan un plan para conseguir el botín del fugitivo y huir juntos.Magnífica muestra de cine negro, cuya premisa de mujer fatal enredando a un tipo honrado recuerda a la de Perdición, rodada también con Fred MacMurray diez años antes. Hay momentos de excelente suspense, a cuento de la testigo que podría acusar a Paul, un buen dibujo de los distintos policías y su 'modus operandi', y escenas de voyeurismo al estilo de La ventana indiscreta, curiosamente una película rodada ese año. Richard Quine rueda bien a la debutante y bellísima Kim Novak, que tiene una escena genial cuando el típico moscón trata de ligar con ella en el bar, el modo en que se lo quita de encima es fantástico. El director repetiría con Novak en Me enamoré de una bruja, Un extraño en mi vida y La misteriosa dama de negro.

7/10
El mundo es de las mujeres

1954 | Woman's World

Intenso melodrama de Jean Negulesco sobre la importancia femenina en la sociedad, con leves toques de humor que hacen la historia más respirable. Un magnate de la industria del automóvil debe cubrir un puesto clave de ejecutivo. Convencido de que es verdad aquello de que detrás de todo gran hombre hay una gran mujer, convoca a tres matrimonios para tomar su decisión: uno viene de Kansas, y es un poco paleto (Cornel Wilde y June Allyson); otro atraviesa una crisis (Fred MacMurray y Lauren Bacall); y otro es pura fachada (Van Heflin y Arlene Dahl). El film hace un atinado dibujo del mundo empresarial, y los esfuerzos -donde no falta alguna treta poco limpia- por escalar las posiciones más altas. Hay además un sincero canto al atractivo de la ciudad de Nueva York, mostrada en technicolor, y un buen uso de los modelos de automóviles de Ford.

6/10
El motín del Caine

1954 | The Caine Mutiny

Segunda Guerra Mundial. Dos oficiales de marina interpretados por Van Johnson y Robert Francis, se sublevan contra el capitán Queeg (Humphrey Bogart). El capitán Queeg, que se había hecho poco antes con los mandos del navío, había introducido una serie de cambios con los que sus oficiales no estaban de acuerdo. Las medidas de Queeg, algo neurótico, víctima de un exagerado sentido del deber, empezaban a incomodar a la tripulación. La situación se va volviendo cada vez más tensa y peligrosa a bordo del Caine. Sufren una fuerte tempestad y es entonces cuando los dos oficiales aprovechan para destituir a Quegg, que había perdido el control del barco. Después, frente a un tribunal militar, Quegg acusará a sus hombres de traición. Una excelente y emocionante adaptación de la obra de Herman Wouk que fue galardonada con el Premio Pulitzer. Edward Dmytryk completa una dirección sin fisuras. Humphrey Bogart se sale del personaje que le llevó al estrellato, cínico y romántico, y exagera su faceta más ambigua. Fue nominado al Oscar por esta película. Ese mismo año rodó La condesa descalza (1954).

6/10
Rumbo a Java

1953 | Fair Wind to Java

Finales del siglo XIX. En la costa de la isla de Java, en las Antillas holandesas, el capitán de un barco mercante trata de dar con un tesoro hundido en las profundidades del océano, 10.000 piedras preciosas nada menos. Sólo hay una peguilla para llevar a cabo la exploración tranquilidad: un volcán cercano está a punto de entrar en erupción.Una peli de piratas y buscadores de tesoros, de las de toda la vida. No es que aporte demasiado, pero cumple sobradamente en la eterna lucha de buenos y malos. El interés amoroso de Fred MacMurray es Vera Ralston, una guapa esclava fugada del bando de los villanos.

5/10
The Moonlighter

1953 | The Moonlighter

Western que tenía como principal reclamo la unión de la mítica pareja protagonista de Perdición: Barbara Stanwyck y Fred MacMurray. Producido por Joseph Bernhard para Warner en blanco y negro, se buscó llevar gente a las salas rodando en el nuevo formato de 3-D. Sin embargo, esta idea tridimensional estaba entonces abocada al fracaso, y el film se perdió en el limbo de la intrascendencia. Inasequible al desaliento, la propia compañía también lo intentó ese mismo año con Los crímenes del museo de cera, con mejores resultados en taquilla. The Moonlighter cuenta cómo un ladrón de ganado intenta enmendar sus errores del pasado tras salir vivo de un intento de linchamiento. Sin embargo, cuando regresa a su hogar encontrará que las cosas han cambiado –sobre todo ha perdido a su chica–, por lo que se ve involucrado de nuevo en actos delictivos.

4/10
Un millonario para Christy

1951 | A Millionaire for Christy

Christy Sloane es la secretaria de un prestigioso abogado de San Francisco. Un día su jefe le encomienda la misión de viajar a Los Ángeles para notificarle a un periodista que acaba de heredar una fortuna de un pariente que ha muerto. Original punto de partida de esta comedia romántica donde Fred MacMurray da muestras, como siempre, de su capacidad para el género humorístico.

4/10
Alarma en la frontera

1950 | Borderline

Madeleine Haley es una espía que se ha infiltrado en un grupo de traficantes que actúa en México, y tiene como misión entregar a la justicia a Pete Richie, el líder de ellos. Cuando Haley está a punto de conseguirlo, Johnny McEvoy irrumpe en el lugar y trastoca los planes de Madeleine, la cual se verá envuelta en los líos de Johnny, sin saber realmente la verdadera identidad de éste. Buena película de cine negro donde nada es lo que parece y la trama va sufriendo continuos giros inesperados. Fred MacMurray (Perdición) y Claire Trevor (Cayo Largo) son la pareja protagonista.

6/10
¡Qué vida ésta!

1950 | Never a Dull Moment

Kay, una cantante de gran éxito, se enamora de Chris, un ranchero con dos hijas. Decide dejarlo todo por él, casarse e irse a vivir a su casa de campo. Pero adaptarse a su nueva vida no será fácil. Amena comedia romántica al servicio de dos grandes estrellas de la época: Fred MacMurray e Irene Dunne. El argumento repite el clásico esquema de "pez fuera del agua", pero los diálogos son elegantes, y algunas secuencias tienen gracia.

5/10
Papá fue un defensa

1949 | Father Was a Fullback

Agradable comedia que, a pesar de su estupenda pareja protagonista –Fred MacMurray y Maureen O'Hara– no pasó la censura en España en su momento porque, en un momento de su trama, la hija del protagonista escribe un artículo sobre sexo. El film cuenta la mala racha de un equipo de fútbol americano universitario hasta que su entrenador (MacMurray) recibe la ayuda de un campeón de este deporte y consigue inculcar a sus chicos un espíritu ganador. Mezclando la comedia familiar con cierta épica de superación personal, Stahl logra vencer la condición teatral de su texto y hace que diálogos y situaciones funcionen como un reloj suizo. A destacar la presencia de Natalie Wood como la hija pequeña del matrimonio, y la siempre divertida Thelma Ritter en un breve papel.

6/10
El milagro de las campanas

1948 | The Miracle Of The Bells

Bill Dunnigan (Fred MacMurray) es un agente de Hollywood que llega a Pensilvania, a la pequeña ciudad de Coal Town, para llevar a cabo el último deseo de la mujer que amaba, recientemente fallecida, de ser enterrada allí, en el humilde cementerio de San Miguel. En su periplo por la funeraria y la iglesia de San Miguel, va recordando -también hablando a la difunta- las circunstancias en que conoció a Olga Treskovna, y como impulsó su carrera, consiguiéndole el papel principal en una película sobre Juana de Arco. Formidable y emotiva película de aire capriano -es del mismo año que ¡Qué bello es vivir!, y comparte con este título ideas como el optimismo que se sobrepone a la adversidad, o el poder del ciudadano corriente y anónimo en acción- describe la tenacidad de Dunnigan por cumplir la última voluntad de Olga, incluso comprometiendo su dinero y su futuro profesional. El guión de Ben Hecht y Quentin Reynolds, que adaptan una novela de Russell Janney, traza un precioso paralelismo entre el sacrificio de Olga para acabar su película, aun a costa de la salud, pensando en la felicidad que puede traer a su ciudad de origen con su éxito, y el de Juana de Arco y su amor por Francia. MacMurray compone bien un personaje que, buen profesional, piensa que su misión de lanzar a las estrellas es comparable a de los mejores doce 'agentes' de la historia, los apóstoles; y que debe ceder sitio en su vida a la posibilidad de los milagros, cuando su idea de que toquen las campanas en honor de la actriz va mucho más allá de lo que había imaginado. Frank Sinatra da vida de modo convincente al padre Paul, y no se priva de cantar una canción; Lee J. Cobb da el tipo a la perfección de productor de Hollywood; y Alida Valli entrega un personaje, el de la actriz, formidable, en el que se diría brilla la aureola de la santidad; el momento en que hace la primera prueba para el papel de Juana es sencillamente soberbio.

8/10
Una encuesta llamada milagro

1948 | On Our Merry Way

Curioso film de historias entrelazadas, a partir del reportaje de un periodista, sobre la influencia que puede tener un niño en la vida de distintas personas. En el singular proyecto se implicó lo mejorcito de Hollywood.

5/10
No te fíes de tu marido

1948 | Don't Trust Your Husband

Enredo de infidelidades matrimoniales, que reunía de nuevo a la pareja formada por Fred MacMurray y Madeleine Carroll, habitual en comedias románticas del estilo Honeymoon in Bali (1939) y One Night in Lisbon (1941). La actriz, que falleció en Marbella a la edad de 81 años, había estado cinco años fuera de las pantallas y acabó retirándose del cine en 1955. En No te fíes de tu marido, ella es una ama de casa que, cuando encuentra a su ocupado marido tonteando con una atractiva viuda, decide pagarle con la misma moneda y ponerle celoso con un magnate del tabaco. En el reparto también encontramos el nombre del galán Charles 'Buddy' Rogers (1904-1999), célebre por su papel en Alas (1927) y que, al igual que Carroll, llevaba seis años retirado del cine cuando aceptó hacer esta película. Después sólo rodaría un título más, The Parson and the Outlaw (1957).

4/10
Luna sin miel

1948 | Family Honeymoon

A pesar de la oposición de su ex novia, Grant Jordan, profesor de botánica, se casa con Katie, una viuda con tres hijos. El día de la boda, la tía Jo, encargada de cuidar a los niños se rompe una pierna, por lo que tendrán que hacerse cargo de ellos durante la luna de miel. De trama mínima, cuenta con algún gag efectivo, y actores solventes en el terreno de la comedia. Además, tiene un tono optimista que se agradece.

4/10
Suddenly, It's Spring

1947 | Suddenly, It's Spring

Nueva producción de Paramount que volvía a reunir a la pareja formada por Paulette Goddard y Fred MacMurray después de Corazones en llamas (1943) y Amor sin refugio (1944). Esta vez se trataba una típica tragicomedia romántica, donde un matrimonio está al borde de la ruptura por culpa de la Segunda Guerra Mundial. Cuando comienza el conflicto, ella se marcha a servir a su país y, cuando regresa, encuentra que su esposo está más que interesado en otra mujer. Ante tal dilema, se plantean el divorcio. Su trama tiene la curiosidad de que es la mujer quien se marcha a servir al ejército y el marido quien la espera en casa, pero quitando eso no es que las situaciones planteadas tengan demasiado interés. Al menos el rodaje sirvió para volver a unir los destinos del director y la actriz principal que ya habían colaborado en La bribona.

4/10
El huevo y yo

1947 | The Egg and I

Betty MacDonald, una recién casada accede a la petición de su marido, Bob, que quiere mudarse a una granja para llevar una vida más tranquila. Sin embargo, la adaptación a la nueva vida del matrimonio no será fácil. Intrascendente comedia de medio pelo sobre el entorno rural. Obtuvo un enorme éxito en su momento que propició hasta siete secuelas. Sin embargo, ha quedado olvidada con el paso del tiempo.

4/10
Una vida y un amor

1947 | Singapore

Tras finalizar la Segunda Guerra Mundial, un capitán de barco regresa a Singapur, con idea de hacerse con unas valiosas perlas. Pero se encuentra con otra "perla", la que era su novia, y que desapareció tras el ataque japonés a Pearl Harbour. Por lo visto perdió la memoria y ahora está casada con el rico dueño de una plantación. El escenario exótico oriental sirve para describir el idilio entre Fred MacMurray y Ava Gardner.

5/10
Leyenda (Smoky)

1946 | Smoky

Una de esas películas emotivas por la relación especial que se establece con un animal, en este caso el caballo Smoky del título, al que el protagonista captura cuando es salvaje y doma con todo su cariño. La historia cuenta el robo del animal, la añoranza de su dueño y el reencuentro con Smoky en condiciones lastimosas, que le hacen casi irreconocible. En el reparto destacan los hermanos a los que dan vida Fred MacMurray y Bruce Cabot. También tiene un bonito tema musical, "On Top Of Old Smoky", típico del folclore del lejano oeste.

5/10
El capitán Eddie

1945 | Captain Eddie

Biopic sobre el aviador Eddie Rickenbacker, uno de los héroes de la Primera Guerra Mundial. Esta leyenda de la aviación norteamericana falleció en el Pacífico Sur mientras combatía en la Segunda Guerra Mundial, en lo que fue un duro golpe moral para la opinión pública. De hecho, la película comienza cuando el capitán se encuentra en el mar después de haber sido derribado su aparato y rememora toda su vida: su juventud, el ingreso en el ejército, su historia de amor y los actos de valentía que protagonizó durante la Gran Guerra. Tercer largometraje consecutivo dirigido por Lloyd Bacon para animar a las tropas durante la contienda después de Acción en el Atlántico Norte y Eran cinco hermanos. El film que nos ocupa no llega a conmover como éstos, ni tiene su garra heroica, aunque obtuvo una candidatura al Oscar para los efectos especiales de Fred Sersen, Sol Halprin, Roger Heman y Harry Leonard.

5/10
¿Adónde vamos ahora?

1945 | Where Do We Go from Here?

Musical realizado casi única y exclusivamente para entretener a las tropas durante los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, con satíricas canciones de Kurt Weill e Ira Gershwin. En su trama, Bill, un hombre que quiere alistarse en el ejército para luchar contra los alemanes es considerado no apto para el servicio. Desilusionado, encuentra la solución a sus problemas cuando se topa con el Genio de una lámpara al que pide un deseo: convertirse en héroe de guerra. Pero el Genio se lía un poco y Bill acaba trasladado a la época de la Guerra de la Independencia Norteamericana, luchando al lado del general Washington. Cuando el Genio acude en su ayuda, Bill es llevado al barco de Cristóbal Colón y, gracias a sus canciones, consigue dominar un motín que hubiese impedido el descubrimiento de América. La farsa continúa con la venta de los indios de la isla de Manhattan por 24 dólares, en una película que la crítica dio por imposible.

4/10
Bodas blancas

1944 | Practically Yours

Un piloto de la armada (Fred MacMurray) está a punto de ser derribado al participar en una arriesgada misión. Finalmente cae en la propiedad de una muchacha llamada Peggy (Claudette Colbert), estableciéndose una divertida confusión entre el nombre de su perro 'Piggy' y el de la chica. Esto lleva al novio de Peggy a creer que el piloto está enamorado de ella. Nueva unión del trío Leisen-MacMurray-Colbert tras No hay tiempo para amar. Resulta estupendo el trabajo de Norman Krasna (1909-1984), uno de los mejores guionistas de comedias del Hollywood clásico y que acababa de ganar el Oscar por Princess O'Rourke (1943). Entre algunos de sus mejores guiones ya estaban el de Una chica con suerte (1937) y Matrimonio original (1941).

6/10
Perdición

1944 | Double Indemnity

El agente de seguros Walter Neff llega tambaleándose de noche a su oficina, herido. Ante un dictáfono, prepara una confesión de sus crímenes, destinada a Keyes, su jefe. Así arranca una de las obras maestrás indiscutibles del cine negro, basada en una novela corta de James M. Cain, convertida en guión por otro maestro del género, Raymond Chandler, y por el genial Billy Wilder. La historia sigue con un largo flash-back, que concluye con el encuentro de Keyes y Walter (que mantienen una suerte de relación paternofilial) con un recurso muy efectivo y visual: durante todo el metraje, Keyes está buscando cerillas para encender sus cigarros, lo que nos habla de una apertura, de que el personaje necesita a los otros a pesar de un lobo solitario; por ello, Wilder prescindió de la escena de la cámara de gas, que había supuesto un fuerte desembolso económico, para concluir con el momento en que Keyes que da fuego al malherido Walter. Entre medias, el cuerpo del film, tenemos a un agente de seguros que visita a un cliente para negociar una póliza de doble indemnización, que beneficiará a su esposa en caso de muerte. El encuentro con ésta, Phyllis Dietrichson, es 'mortal' de necesidad desde el principio. Ella es hermosa y seductora, coquetea con él descaradamente, en albornoz y con su tobillera. Su progresivo conocimiento hará que se conviertan en amantes, y Phyllys, 'mujer fatal', propondrá un crimen, que deberá parecer accidente, en un tren, para que puedan disfrutar del dinero del seguro. Pero matar no es tán fácil, y salir impune del crimen, menos. La escena en que ambos ocupan un automóvil, que no acaba de arrancar, es una de las muestras más expresivas de suspense que ha dado la historia del cine. Contaba Fred MacMurray sobre su filmación: “Yo lo hacía deprisa, y Billy [Wilder] repetía una y otra vez 'Haz que dure más, haz que dure más'; al final le grité: 'Por el amor de Dios, Billy, no puede sostenerse tanto tiempo', y él respondió de nuevo 'Haz que dure más'. Y tenía razón.” Y Wilder explicaba también: “Siempre he creído que la sorpresa  no es tan eficaz como el suspense”. Cain se basó en un suceso real que dio mucho que hablar en la prensa amarilla de la época: Ruth Snyder, logró convencer a un vendedor de corsés, Judd Gray, para que le ayudara a asesinar a su marido. Frente a la novela original, el guión de Chandler y Wilder añadió una segunda historia amorosa: Walter se ve atraída por Lola, la hijastra de Phyllis, lo que acentuará sus remordimientos por implicarse en una acción criminal. Y ya que era difícil hacer creíble que un tipo llegue al extremo de 'engatusar' a la hija del hombre que ha matado, se dio una mayor entidad a Keyes, verdaderamente 'llave' de la película, pues es el personaje que representa la integridad moral.

9/10
Flight for Freedom

1943 | Flight for Freedom

Película inspirada en la vida de Amelia Earhart. Es una piloto norteamericana que alcanzó mucha fama en su época por las hazañas aéreas que consiguió como ser la primera mujer que cruzó en solitario el océano Atlántico en avión. La vida de esta apasionante mujer ha despertado el interés cinematográfico en otras ocasiones como en Amelia Earhart: el vuelo final y Amelia. Y es que se trata, y nunca mejor dicho, de un personaje de película.

4/10
Above Suspicion

1943 | Above Suspicion

1939. Richard Miles, profesor de Oxford, viaja de luna de miel por diferentes localizaciones europeas con su esposa. En realidad, ambos deben realizar una misión de espionaje para el Servicio de Inteligencia británico, cuando está a punto de estallar la II Guerra Mundial. El artesano Richard Thorpe adapta una desconocida novela de Helen MacInnes. El reparto está compuesto por grandes estrellas de la época.

6/10
No hay tiempo para amar

1943 | No Time for Love

Comedia romántica donde Katherine, una fotógrafa de moda, se mantiene en la cresta de la ola, despreciando pretendientes y mostrando su rostro más altivo con todos los que la rodean. Para bajarle los humos, su editor la envía a realizar un reportaje fotográfico a unos trabajadores que están acabando un túnel. Involucrada en un incidente con un obrero llamado Ryan, éste resulta expulsado de su puesto de trabajo, así que la fotógrafa le contrata como su ayudante. Pero cuando Ryan se interesa por una de las modelos, Katherine descubre el significado de la palabra 'celos'. Elegante y divertida, Mitchell Leisen supo sacar todo el partido a la trama. Obtuvo una nominación al Oscar en la decoración de interiores en blanco y negro para Hans Dreier, Robert Usher y Sam Comer.

7/10
Corazones en llamas

1942 | The Forest Rangers

Don Stuart es un Ránger que se enfrenta a un peligroso incendio en el bosque. Mientras lucha contra él, descubre que ha sido provocado. Tiene un sospechoso pero no encuentra ninguna prueba que lo vincule con el escenario del crimen. La intriga se adereza con una historia de amor a dos bandas. El pobre Stuart es muy cándido en temas amatorios y no es capaz de ver el amor que le profesa el personaje que interpreta Paulette Goddard, así que opta por tratar de enamorar a una inaccesible mujer a la que interpreta Susan Hayward.

5/10
Capricho de mujer

1942 | The Lady Is Willing

Una caprichosa diva de las tablas ve a un bebé sin padres en la calle, custodiado por la policía, y no tiene otra ocurrencia que llevárselo, con el deseo de criarlo como a un hijo. Las explicaciones de sus ayudantes, que le dicen que aquello, se mire como se mire, es simple y llanamente un secuestro, no la persuaden para devolverlo a las autoridades. Hasta que inevitablemente, le pillan. Entonces es cuando decide seriamente hacer todo cuanto esté a su alcance para adoptarlo; lo cual pasa por un "pequeño trámite" llamado matrimonio, algo que facilitaría la cosa mucho. El único inconveniente es que no hay ningún hombre a la vista con el que haya pensado casarse. A no ser que un doctor... Simpática comedia de Mitchell Leisen, con la pareja protagonista Marlene Dietrich-Fred MacMurray y un buen grupo de secundarios. Le falta un poquito de chispa, pero la Dietrich da el tipo de mujer a la que uno nunca imaginaría adoptando a un crío, a no ser por puro capricho.

5/10
Fantasía de estrellas

1942 | Star Spangled Rhythm

Ella y su secretario

1942 | Take a Letter, Darling

Comedia que trastoca los roles convencionales del género al presentar a una brillante ejecutiva (Rosalind Russell, auténticamente arrolladora), que contrata a un hombre como secretario personal (Fred MacMurray, en otra de sus comedias con la Paramount). Lo que ocurre en esta ocasión es que dicho individuo no se deja avasallar como el resto de empleados. Aunque en un principio el film estaba destinado al protagonismo de Claudette Colbert, ésta acabó siendo sustituida por una magnífica Rosalind Russell que repite un poco el papel de mujer total que ya había desempeñado en Luna nueva. El director, Mitchell Leisen, imprime un trepidante ritmo en un largometraje que resultó nominado al Oscar para la fotografía en blanco y negro de John J. Mescall; para la decoración en interiores de Hans Dreier, Roland Anderson y Sam Comer; y para la banda sonora para Victor Young, en un año en el que éste compositor también era candidato por Tigres del aire y La reina de la plata.

7/10
New York Town

1941 | New York Town

Agradable comedia romántica de Paramount, que narra la historia de amor entre un fotógrafo de Nueva York y una humilde chica de pueblo que llega a la ciudad para ganarse la vida. Además de la estupenda pareja principal –Fred MacMurray y Mary Martin–, en las situaciones cómicas de la trama destacan sus secundarios Akim Tamiroff o Cecil Kellaway. Al parecer, Preston Sturges estuvo involucrado en el proyecto como director y guionista aunque finalmente no fue acreditado. Su protagonista femenina es Mary Martin (1913-1990), que triunfó en Broadway como actriz y cantante, y que también es recordada en cine con musicales para televisión como “Annie Get Your Gun” (1957) y “Peter Pan” (1960).

5/10
Virginia

1941 | Virginia

Respuesta de Paramount al increíble éxito cosechado por la MGM con la inmortal Lo que el viento se llevó. Aquí la historia –más romántica que épica– está ambientada en el sureño estado de Virginia. A Fairville llegará Charlotte, una corista que toma posesión de la plantación familiar. Tiene el propósito de vender, pero sus planes se truncan cuando se enamora del sureño Elliot. Sin embargo, por necesidades económicas concertará un matrimonio sin amor con el norteño Norman. Se trata de un más que meritorio melodrama, que une el amor con la rivalidad entre Norte y Sur. El film está protagonizado por la británica Madeleine Carroll (39 escalones), quien dicho sea de paso moriría en su residencia de Marbella (España) en 1987. El film supuso además el debut como intérprete de Sterling Hayden (Johnny Guitar), quien se casó con Madeleine Carroll un año después del rodaje, aunque el matrimonio se rompería cuatro años más tarde.

6/10
One Night in Lisbon

1941 | One Night in Lisbon

Dwight Houston es enviado a Londres con importantes instrucciones para las Fuerzas Aéreas. Allí se enamora de Leonora, pero ésta no le corresponde. Una de las múltiples comedias estadounidenses anteriores a 1942 que describían la guerra en Europa. Adapta una obra teatral de John Van Druten.

6/10
Bombarderos en picado

1941 | Dive Bomber

Un médico y un jefe de aviación yanquis investigan sobre el tema de la altitud en los aviones, de cara a la posible entrada en la II Guerra Mundial. Original drama coescrito por Michael Curtiz y el pionero de la aviación Frank ‘Spig’ Wead. 

6/10
El despertar de una ciudad

1940 | Little Old New York

Henry King adaptó una obra teatral de Rida Johnson Young, sobre las peripecias de un personaje real, el escocés Robert Fulton, inventor del barco de vapor. El film sigue sus pasos desde su llegada a Nueva York, en 1807, cuando apenas nadie cree en sus proyectos. Confía en él la posadera Pat O'Day, que ofrece a Fulton cobijo y ayuda financiera. Esto desata los celos de Charles Browne, el novio de Pat. Además, los marineros de la región temen que el barco de Fulton les deje sin trabajo. El cineasta potencia la subtrama romántica y aprovecha que cuenta con buenos actores, como Alice Faye, una gran estrella femenina de la época.

5/10
Recuerdo de una noche

1940 | Remember the Night

El último guión de Preston Sturges, antes de pasar a la dirección. Es una comedia con el toque sutil al que debe la fama, que transcurre en Navidad. En unos grandes almacenes una ladrona de poca monta acaba detenida por la policía. El ayudante del fiscal queda prendado por la muchacha. E imbuido por el espíritu navideño aplaza el juicio hasta el año nuevo. Primer film de Fred MacMurray y Barbara Stanwyck, que después volverían a coincidir en la joya Perdición (1944), The Moonlighter (1953) y Siempre hay un mañana (1955).

6/10
Demasiados maridos

1940 | Too Many Husbands

Tras enviudar, Vicky se casó con Henry, el socio de su marido. Pero seis meses después de la boda el difunto marido Bill, que teóricamente se había ahogado en un viaje, reaparece por sorpresa, el tipo ha sobrevivido milagrosamente en una isla desierta. Así que Vicky se encuentra de pronto con dos maridos de los que está muy enamorada, y tiene que decantarse por uno de ellos. Divertida comedia de enredo dirigida por el experto Wesley Ruggles, que adapta libremente una obra de teatro de W. Somerset Maugham. Tal vez se le podía haber sacado más partido a la idea, llevar al extremo la disparatada situación, pero sea como fuere el resultado es lo suficientemente entretenido, con un buen trío protagonista, Jean Arthur y sus “maridos” Melvyn Douglas y Fred MacMurray, bien respaldado por unos divertidos secundarios, Harry Davenport, el padre de ella, y Melville Cooper, el mayordomo. El final, gamberro y ambiguo, supone un buen remate del film.

6/10
Un novio para tres novias

1939 | Honeymoon in Bali

Comedia romántica protagonizada por una pareja de actores –Fred MacMurray (Perdición) y Madeleine Carroll (39 escalones)– que se compenetraban a la perfección y que llegaron a rodar juntos cinco películas, cuatro de ellas dirigidas por Edward H. Griffith. Ésta que nos ocupa es como todas ellas digna de mención, plena de humor, amor y sentido del ritmo. Bill es un tipo que vive en Bali y que visita Nueva York. Allí conoce y se enamora de Gail, la dueña de una tienda de la Quinta Avenida, que es muy celosa de su libertad e independencia. Por eso, cuando Bill le propone casarse con él, ella rechaza la oferta, y Bill regresa a Bali. Sin embargo, algunos opinan que Gail se ha precipitado en su decisión y al cabo del tiempo es ella misma la que se da cuenta de que no puede olvidar a Bill.

6/10
Locuras de millonarios

1939 | Cafe Society

Comedia de enredo, con buenas dosis de romanticismo y comedia, protagonizada por los magníficos actores Fred MacMurray (Perdición) y Madeleine Carroll (Virginia), que rodaron juntos un total de cinco filmes. Aquí la rubia actriz británica interpreta a Christopher West, una jovencita que tras un noviazgo meteórico se casa con el fotógrafo periodístico Crick O'Bannon. Sin embargo, al poco tiempo, Crick se da cuenta de que ha sido utilizado, pues todo era causa de una apuesta que Christopher había hecho con un columnista de sociedad llamado Sonny DeWitt. Entonces, Crick se propone dar una lección a la rubita que no podrá olvidar.

6/10
Invitación a la felicidad

1939 | Invitation to Happiness

Pop Hardy, entrenador de boxeo, está convencido de que su pupilo, el peso pesado 'King' Cole, llegará a ser campeón. Un día le presenta a su rico amigo Wayne. Cole se enamora perdidamente de Eleanor, la hija de Wayne. El mismo año de Tú y yo (1939), Irenne Dunne protagonizó otra cinta de corte romántico, en el que comparte cartel con Fred MacMurray.

5/10
Men with Wings

1938 | Men with Wings

Debido al éxito obtenido con Alas (1927), muchos de los proyectos ofrecidos a su director pasaban irremediablemente por películas relacionadas con la aviación. Este título en concreto se desarrolla en los primeros tiempos de la aviación civil, donde los hombres que decidían volar se jugaban la vida como auténticos héroes debido a la precariedad de los aparatos construidos. Producida por el propio Wellman y filmada en rabioso technicolor, cuenta con escenas aéreas de gran mérito aunque, lamentablemente, su trama de romance y amistad sea bastante predecible. Lo mejor es su trío protagonista con Fred MacMurray, Ray Milland y Louis Campbell. Por cierto, el personaje de MacMurray a los diez años de edad lo interpreta Donald O'Connor, convertido después en uno de los nombres imprescindibles tanto del musical (Cantando bajo la lluvia) como de la comedia (véase las películas de la mula Francis).

5/10
Sing You Sinners

1938 | Sing You Sinners

Uno de los intentos por parte de Bing Crosby de interpretar un personaje algo más dramático dentro del cine musical, si bien el público prefería verlo en sus comedias de siempre enamorado de la chica de turno. Aquí forma un trío musical con sus hermanos para comprar la deuda de juego ocasionada por uno de ellos. Él tocando la guitarra, Fred MacMurray la flauta, y un Donald O´Connor de tan solo trece años de edad el acordeón, lograrán ganar el suficiente dinero para comprar un caballo de carreras con el que pretenden ganar el Gran Derby. Entre las canciones más recordadas están dos escritas por James V. Monaco y Johnny Burke como “I´ve Got a Pocketful of Dreams” y “Don´t Let that Moon Get Away”; además de “Small Fry”, de Frank Loesser y Hoagy Carmichael, que interpreta el chaval O´Connor, después una de las figuras más simpáticas del musical americano.

5/10
Champagne Waltz

1937 | Champagne Waltz

Buzzy es un joven compositor que llega a Viena con un repertorio nuevo de obras. Su estilo chocará con el de Franz Strauss, un veterano músico, pero también tendrá tiempo para conocer a Elsa, la hija de éste. Musical con números de baile protagonizado por Fred MacMurray (Rumbo a Java).

4/10
Comenzó en el Trópico

1937 | Swing High, Swing Low

Un matrimonio dedicado al mundo del espectáculo comienza a tener problemas cuando el marido triunfa, en detrimento de ella. En el reparto destaca una cantarina Carole Lombard, que surge como la gran estrella de la historia, entonando suavemente el tema 'Swing High, Swing Low'. Está bien acompañada de Fred MacMurray, Charles Butterworth y una exultante Dorothy Lamour. Adaptación de la obra teatral 'Burlesque', original de George Manker Watters y Arthur Hopkins, de la cual se rodaron dos versiones cinematográficas más: The Dance of Life, de John Cromwell (1929), con Hal Skelly y Nancy Carroll; y When My Baby Smiles at Me, de Walter Lang (1948).

5/10
Exclusive

1937 | Exclusive

Debido a que su padre es el director de un prestigioso periódico local, la joven Vina Swain le pide un puesto como reportera. Cuando éste se niega a facilitarle el camino por el mero hecho de ser su hija, Vina decide trabajar para un periódico de la competencia. Decidida a destacar en su profesión y demostrar a su padre que se ha equivocado en su decisión, se inventa una noticia que afecta a un respetable ciudadano. Todo ello acarreará terribles consecuencias. Melodrama sobre los límites de la libertad de prensa protagonizada por Frances Farmer (1914-1970), conocida actriz de los años 30, que pasó por diversos institutos mentales tal y como se explica en el film sobre su vida Frances, por el que Jessica Lange fue nominada al Oscar en 1982.

6/10
Thirteen Hours by Air

1936 | Thirteen Hours by Air

Como su título original indica, la historia es la de un vuelo transoceánico que dura 13 horas –algo que no era cierto teniendo en cuenta la época en que se realizó el film, pero para algo Hollywood era la 'fábrica de sueños'–. Conocida por ser un antecedente de la saga Aeropuerto de los años 70, en dicho vuelo los pasajeros tendrán todo tipo de problemas al tener como compañeros de viaje a tres ladrones de joyas y hasta a un secuestrador. Thriller repleto de tópicos que, sin embargo, mantiene una más que correcta línea de suspense a pesar de que ese no era el fuerte de su director Mitchell Leisen. El héroe de la historia es Fred MacMurray, y la chica Joan Bennett.

5/10
El camino del pino solitario

1936 | The Trail of the Lonesome Pine

En un valle perdido de las montañas viven dos familias, los Tolliver y los Falin, que mantienen una guerra abierta desde hace muchos años. Ninguna de las dos partes recuerda el motivo que originó la disputa. Intenso drama de Henry Hathaway, que adapta una novela de John Fox, Jr. muy poco conocida. En uno de sus primeros papeles protagonistas, Henry Fonda realiza un gran trabajo.

6/10
Sueños de juventud (1935)

1935 | Alice Adams

Los Adams son una familia sencilla cuyo padre es un hombre conformista que es feliz con el pequeño negocio de su tienda. No es el caso de la madre y la hija Alice, que intentan subir socialmente y llevar una vida más acomodada. Cuando Alice conoce y se enamora de Arthur, ve en él la oportunidad para prosperar, y ella y su madre harán lo que sea para impresionarle. George Stevens dirige este drama nominado al Oscar con una Katharine Hepburn en el papel de mujer prepotente y vanidosa. La actriz confesó siempre que fue una de sus interpretaciones favoritas. Fred MacMurray le da la réplica en este film donde se critica el artificio de las personas que quieren aparentar ante los demás, con el fin de escalar hacia una clase social que es, ya de por sí, falsa y elitista.

6/10
Candidata a millonaria

1935 | Hands Across the Table

Regi es una bella chica que trabaja en un hotel y desea cazar a un millonario para poder vivir del cuento toda la vida. Enseguida conoce a Allen Macklyn, un tipo con dinero que fue aviador, pero que ahora está postrado en una silla de ruedas, y que bebe los vientos por ella. Pero Regi se ha fijado en Theodore, un seductor que realmente no tiene un duro. Deliciosa comedia de Mitchell Leisen, que cuenta los avatares de dos aprovechados con ansias de fortuna y que descubren algo que vale más que todo el oro del mundo: el amor. Carole Lombard, que se veía muy cómoda en cintas de este tipo, como en La comedia de la vida o Al servicio de las damas, sale bien acompañada por un simpático Fred MacMurray (Capricho de mujer, Perdición).

6/10
El lirio dorado

1935 | The Gilded Lily

Primera de las siete películas que acabarían rodando juntos Claudette Colbert y Fred MacMurray, casi todas ellas comedias ligeras que calaron hondo entre el público y que llenaron las taquillas de la Paramount. En esta ocasión el triángulo amoroso se completa con el incipiente galán Ray Milland como un lord inglés. Al coger el mismo tren todas las mañanas, Marilyn y el periodista Peter Dawes han trabado una buena amistad a lo largo del tiempo. Cuando la chica decide dar calabazas a un acaudalado caballero británico, Peter lo convierte en noticia resaltando su honestidad a la hora de no casarse con un hombre del que no está enamorado. Así, Marilyn se convierte en una celebridad siendo conocida como "La chica del No". Ahora, deberá decidir si realmente ama al inglés o al periodista.

5/10
La novia que vuelve

1935 | The Bride Comes Home

Una mujer de la alta sociedad se arruina por completo. Pronto, es reclutada por dos jóvenes emprendedores para poner en marcha una publicacion periódica. Pero sus nuevos jefes acaban enamorándose ambos de ella. Comedia romántica totalmente ligera, al servicio de Claudette Colbert. Pero tiene un tono simpático y un guión que funciona.

5/10

Últimos tráilers y vídeos