IMG-LOGO

Biografía

Hanna Schygulla

Hanna Schygulla

76 años

Hanna Schygulla

Nació el 25 de Diciembre de 1943 en Königshütte, Alemania

Premios: 1 Festival de Cannes (más 2 premios)

La musa del monstruo

10 Mayo 2006

Sobrevivió a 23 trabajos con el realizador más brillante del Nuevo Cine Alemán, pero también el más monstruoso, por su adicción al alcohol y a las drogas, y su carácter tormentoso. Aunque Hanna Schygulla ha colaborado con numerosos realizadores de renombre como Wim Wenders, Jean-Luc Godard y Carlos Saura, en las entrevistas resulta inevitable que le pregunten sólo por uno: R. W. Fassbinder. Con él se especializó en mujeres avergonzadas de su pasado, y que por ello miran con agresividad al presente.

Nacida el día de Navidad de 1943, en Königshütte, ciudad polaca que desde 1939 había sido invadida por los nazis, Hanna Schygulla es hija de padres alemanes, Antonie y Joseph Schygulla, comerciante maderero que durante el conflicto combatió como soldado de infantería de Adolf Hitler, y fue capturado por los estadounidenses en Italia. Cuando aún no había conseguido regresar a casa, la pequeña Hanna y su madre fueron expulsados de la localidad en la que residían por el régimen comunista que tomó el poder en Polonia.

Vio por primera vez a su progenitor a la edad de cinco años, cuando volvió del cautiverio. “Atravesaba la vida como un extranjero de sí mismo”, rememora. “Le recuerdo siempre muy perturbado por lo que había visto, por lo poco que vale la vida en una guerra. En cierto modo, se negaba a seguir viviendo. Yo notaba esa vibración vital negativa y tenía cierta reserva con él, no quería acercarme. Le costó unos 30 años tener una relación normal conmigo; pasado ese tiempo y, hasta el final de su vida, tuvimos una relación llena de amor, fueron 10 años muy bonitos, porque teníamos mucha vida que recuperar. Sí, las consecuencias de la Historia, con mayúscula, se cuelan en el comedor y el dormitorio de cada casa”.

La familia acabó en Munich, donde unos años después la chica comenzó a estudiar interpretación por iniciativa materna. “Años después me confesaría que siempre había querido ser actriz”. Tenía 20 años cuando entró en una escuela, en la que conoce a R.W. Fassbinder. “Fue el personaje más importante en mi camino para convertirme en actriz”, recuerda. “Yo había abandonado el centro después de unas cuantas semanas, pensando que aquello no era para mí. Y poco después, él me buscó. También se había marchado, pero tenía una premonición muy fuerte: aquella jovencita que estaba en su clase iba a ser la protagonista de sus películas, y así lo escribió mucho más tarde, aunque a mí nunca me habló de eso. Fassbinder estaba en arte dramático porque no le habían admitido en la escuela de cinematografía y, aunque su capacidad de interpretación era muy buena, su vocación indiscutible era el cine”.

Curiosamente la trataba con gran afecto y ternura, pese a que aterrorizaba y manipulaba a los demás actores a los que incluyó en sus grupos de interpretación ‘underground’, o se acostaba con algunos de ellos dando rienda suelta a su bisexualidad. A ella la incluyó en el reparto de diversas obras. “Por aquel entonces, Fassbinder hacía teatro porque no tenía dinero para hacer cine, pero sus montajes parecían películas. Después hizo películas… ¡que parecían teatro!”.

Le da el principal papel femenino en su ópera prima, El amor es más frío que la muerte, donde interpreta a una prostituta, emparejada con un chulo de poca monta (el propio Fassbinder), que empieza a tener tratos con la mafia. También fue la protagonista absoluta de la segunda, la vanguardista Katzelmacher, donde encarna a una joven que se relaciona con un grupo de amiguetes de un inmigrante griego.

Tras volver a tenerla a sus órdenes en Dios de la peste, el telefilm Das Kaffeehaus, Warum läuft Herr R. Amok, El viaje a Niklashauser, Rio das mortes, Pioniere in Ingolstadt, Whity, Atención a esa prostituta tan querida y El mercader de las cuatro estaciones, a R.W. Fassbinder se le enciende una lucecita en la cabeza tras asistir a una retrospectiva de películas de Douglas Sirk. Queda completamente deslumbrado por la capacidad de conectar con el público del estadounidense, así que coge un avión y se va a buscarle a su residencia de Lugano (Suiza), donde consigue que le reciba y mantenga diversas charlas con él.

Decide continuar con su cine intelectual, con una frialdad totalmente opuesta a la de los melodramas de Sirk, pero buscando temas tan populares como los suyos. “Tenía que crear películas como las de Hollywood pero sin su hipocresía”. Su primer trabajo en esta línea fue Las amargas lágrimas de Petra Von Kant, donde Hanna Schygulla interpreta a una modelo que inicia una tórrida relación con una arrogante diseñadora de moda. El film fue un enorme éxito en todo el mundo, convirtió a la actriz en una de las más deseadas por los realizadores europeos, y se considera la pieza fundacional del llamado Nuevo Cine Alemán, una nueva era dorada para los realizadores germanos, acontecida cuatro décadas después del Expresionismo.

La actriz siguió inspirando al realizador en Bremer Freiheit: Frau Geesche Gottfried - Ein bürgerliches Trauerspiel, Wildwechsel, y la miniserie Acht Stunden sind kein Tag, pero durante el rodaje de Effi Briest, mantuvo una disputa con él que empezó por divergencias sobre cómo abordar a su personaje, pero que continuó por el bajo salario que recibían los actores. Al final llegó a amotinar a todos sus compañeros contra el realizador. Fassbinder acabó diciéndole unas frases bastante contundentes: “No puedo soportar la vista de tu cara más. Me revientas las pelotas”, así que decidió dejar de llamarla durante 6 años.

Sin embargo, el cineasta tuvo que olvidar la disputa cuando se dio cuenta de que era la actriz ideal para encabezar el reparto de El matrimonio de Maria Braun, donde interpretó a la mujer aludida en el título, que al final de la guerra se prostituye, quedándose embarazada de un soldado alemán cuando reaparece su marido. Ganó el León de Plata a la mejor actriz en el Festival de Venecia.

Volvieron a convertirse en una y carne, en títulos como La tercera generación, la serie Berlin Alexanderplatz, y sobre todo Lili Marleen, donde logró uno de sus mejores trabajos como Lale Andersen, la cantante que grabó el tema musical aludido en el título, todo un himno para el nazismo y después para el bando aliado. La prematura muerte de R.W. Fassbinder a los 37 años, en 1982, por mezclar somníferos con cocaína, se considera en cierta forma el fin del Nuevo Cine Alemán.

Hanna Schygula también trabajó para los otros realizadores alemanes emblemáticos de esta corriente, como Wim Wenders (Falso movimiento), Volker Schlöndorff (Círculo de engaños) y Margarethe von Trotta (Locura de mujer), por lo que se puede decir que sólo le ha faltado Werner Herzog. También se la rifaban autores del resto del mundo, como el italiano Marco Ferreri (Historia de Piera), el checo Vojtech Jasný (Opiniones de un payaso), el francés Jean-Luc Godard (Pasión), el británico Kenneth Branagh (Morir todavía) y hasta dos españoles, Carlos Saura (Antonieta) y Fernando Trueba (La niña de tus ojos).

A partir de los 80, empezó a tomarse su carrera con mayor tranquilidad. “Estaba en la cima, pero una voz interior que siempre me acompañaba me pidió que me dedicara a cuidar de mis padres, por entonces ya ancianos”, recuerda. “Durante un tiempo tomé distancia con el cine”. En los 90 desarrolla una intensa actividad como cantante, ofreciendo recitales por todo el mundo. “Cuando viajaba como refugiada con mi madre hacia Munich al final de la II Guerra Mundial, en el tren se producían apagones continuamente, y yo me ponía a cantar muy fuerte para espantar el miedo. La gente se divertía, y algún que otro pasajero decía ‘esa niña va a ser cantante’. Después continué cantando cada vez que me quedaba sola”.

Durante las últimas tres décadas, Hanna Schygulla no ha interpretado más papeles protagonistas, aunque ha aparecido en películas de Agnès Varda (Las cien y una noches), Amos Gitai (Promised Land), y, más recientemente, Fatih Akin (Al otro lado), Sergio Castellitto (Fortunata) y Aleksandr Sokurov (Fausto). "Tengo fe de que todavía me llegará un personaje muy bueno, y pondré en él todo lo que me ha convertido en una superviviente de las muchas tentaciones en las que no he caído, porque nunca he dejado de escuchar mi voz interior”.

En 2010 recibió el Oso de Oro honorífico del Festival de Cine de Berlín. A finales de 2013 celebró su 70 cumpleaños publicando sus memorias “Despierta y empieza a soñar”. Discreta hasta la muerte, no constan datos de parejas o esposos de Hanna Schygulla, y no ha tenido hijos. “Por amor me fui a vivir a París, pero después aquello se rompió porque mis padres me necesitaban”.

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

  • Oso de Oro honorífico

Ganador de 1 premio

Filmografía
La biblioteca de los libros rechazados

2019 | Le Mystère Henri Pick

El sueño de cualquier editor es dar al menos una vez en la vida con una novela que sea una auténtica obra maestra. Es lo que le ocurre a la joven Daphné, del modo más inesperado, cuando visita una biblioteca de un pueblecito, que tiene una curiosa sección de libros rechazados, donde se admiten originales que nunca fueron publicados. Ahí descubre una novela de un autor local, Henri Pick, fallecido dos años antes, que regentaba una pizzería y jamás escribió una línea. El libro se convierte en un superventas y todo el mundo alaba su calidad literaria, incluido el pedante crítico Jean-Michel Rouche, que no obstante piensa que las circunstancias de su concepción son un montaje. Así que se empeña en la tarea de destapar la verdad, aunque sea a costa de arruinar su vida personal, y de pisar callos entre las personas queridas de Henry, como la viuda Madeleine y su hija Joséphine. Atinada adaptación de una popular novela del escritor David Foenkinos, que en su faceta de realizador y guionista ya llevó al cine con su hermano Stéphane La delicadeza. Aquí renuncia a dicha tarea, quizá por temor a dejarse en el camino algo importante, pero Rémi Bezançon, junto a su coguionista Vanessa Portal, demuestran apreciar su obra y logran un perfecto y delicado equilibrio entre comedia, drama y thriller. Y la investigación emprendida por Rouche se convierte en elemento clave que vertebra la película, y donde pueden despuntar cuando es necesario y suavemente momentos dramáticos o de humor. Se despierta así la curiosidad acerca de quién ha podido escribir “Las últimas horas de una historia de amor”, una ambiciosa narración romántica crepuscular con influencias de la novela rusa, Alexander Pushkin nada menos, y por qué la habría dejado a su suerte en un lugar donde la basura literaria es norma, como una botella con mensaje arrojada al océano. Y permite desarrollar los personajes principales, el divertido crítico literario de Fabrice Luchini, que tal vez esté obsesionado con el supuesto fraude, pero que no deja de revelar su humanidad y buen hacer profesional; y Joséphine, la hija interpretada por Camille Cottin, que tiene todos los motivos para sentirse ofendida, pero que demuestra una paciencia infinita con Rouche hasta empatizar con él, y es que en el fondo también desea conocer la verdad. Entre los dos hay un simpático toma y daca, una química muy especial. El resto de elementos están bien encajados, incluido el relato de cómo surgió tan singular sección de biblioteca –incluido un fingido antiguo documental con su fundador–, o los vericuetos del mundo editorial, donde podemos ver a la juventud y la veteranía, o las dificultades de los autores para triunfar, incluso cuando logran que les publiquen. Todos los personajes tienen su importancia. Además de los citados, los interpretados por Alice Isaaz, la joven editora, y Bastien Bouillon, su novio escritor. Pero también, aunque sean más secundarios, el fundador de la biblicoteca, su antiguo amor –aparición especial de la veterana Hanna Schygulla– y la actual bibliotecaria, la viuda, la editora senior, el hijo de Joséphine, los dueños de la antaño pizzería y hoy crêperie...

7/10
El creyente

2018 | La prière

Thomas, un joven adicto a las drogas que no tiene familia, acepta ingresar en un centro de retiro espiritual en medio del campo, con el deseo de superar su dependencia en compañía de otros chicos con su mismo problema. Ahí toca seguir un horario en que se combinan los ratos de oración, y los testimonios, con el trabajo físico, cultivar el campo o cortar leña. Thomas no es creyente, y siente las consecuencias del mono, hasta el punto de que quiere tirar la toalla. Pero conoce a la luminosa Sybille, hija de unos lugareños, que logra persuadirle sin grandes argumentaciones, para que persevere en el intento, sólo le indica que ha visto a otros jóvenes en su misma situación irse, y que todos acabaron mal. De modo que volverá a intentarlo. Cédric Kahn, director y coguionista, vuelve a seguir las sendas del drama intenso y sobrio que ya transitó en Wild Life y Una vida mejor. De modo que entrega un film contemplativo, que se toma su tiempo en describir la trayectoria de Thomas, desde su rechazo inicial a una integración progresiva. Nunca cae en la sensiblería fácil, llama la atención el realismo con que se pintan las dificultades a las que se enfrentan los adictos, en que hace falta fuerza de voluntad, sincerarse antes los demás y con uno mismo, el apoyo de los otros compañeros y los que regentan el centro, y también, desde el punto de vista cristiano omnipresente en el film, y tratado con exquisito respeto, la gracia de Dios. No estamos ante una película complaciente. Nadie dijo que dejar atrás las drogas fuera fácil, o que alguien pudiera firmar un certificado de que nunca se volverá a reincidir, volver al mundo real puede ser muy duro. Estamos ante un film de puertas abiertas, que explora muchos caminos sin darlo todo mascado, y que no rehúye situaciones incómodas. No sólo existe el peligro de recaer, también la muerte puede acechar. Puede uno ser incrédulo y descubrir la fe. Hasta una experiencia religiosa intensa, o el descubrimiento de los salmos, puede llevar a plantearse el discernimiento vocacional, ¿y si el Señor me llamara a ser sacerdote? Aunque también está el amor humano, tan atractivo, y que puede haber sido decisivo para seguir adelante. El protagonista, Anthony Bajon, hace una fenomenal composición, con sus ojos de pajarillo asustado, pero que paulatinamente crece y gana en confianza, lo que no impide que puedan surgir las dudas y las pruebas. Está arropado por un estupendo reparto, en que están muy bien Damien Chapelle, el “ángel de la guarda” de Thomas, Álex Brendemühl, que regenta el centro, Louise Grinberg, la ternura que salva a Thomas, y la veterana Hanna Schygulla, la religiosa fuerte que ayuda al protagonista en una importante encrucijada.

7/10
Fortunata

2017 | Fortunata

A los treinta y tantos años, Fortunata trata de sacar adelante a Barbara, su hija de ocho años, con trabajos a domicilio como peluquera, mientras abre su propio establecimiento. Su esposo, Franco, de quien no está divorciada legalmente, la visita de vez en cuando para insultarla o agredirla, mientras que ella se ha buscado un amante, Chicano, que tiene problemas con las drogas, y una madre, Lotte, con principio de Alzheimer. Los servicios sociales obligan a Fortunata a llevar a la niña a un psicoterapeuta infantil, Patrizio, que revolucionará su vida. Quinto largometraje como realizador de Sergio Castellitto, no tan afortunado como indica su título, de hecho los hados le acompañan más cuando ha ejercido únicamente como actor, en títulos como la excelente Deliciosa Martha, que cuando se empeña en dirigir, faceta en la que debutó con Libero Burro, en 1999. Compone un drama sobre la desintegración familiar, que sale beneficiado del impecable trabajo de la protagonista, la enérgica Jasmine Trinca, galardonada con el premio a la mejor actriz en la sección Un certain Regard, del Festival de Cannes, y en los David di Donatello. La actriz que ya llamaba la atención en su debut en La habitación del hijo, de Nanni Moretti, está al frente de un reparto aceptable en el que cabe citar al siempre resultón Stefano Accorsi (el psicólogo), a la niña Nicole Centanni, y a la veteranísima Hanna Schygulla, legendaria actriz de R.W. Fassbinder, que a su avanzada edad ha seguido trabajando con regularidad. El propio Castellitto también aparece brevemente en pantalla, sin más trascendencia. Tiene un fondo positivo, sobre la importancia de luchar por conseguir los sueños, y no les falta fuerza a algunas secuencias, como la confesión de los verdaderos sentimientos del personaje de Accorsi. Por desgracia, Castellitto y su guionista habitual, Margaret Mazzantini, no han superado su principal ‘handicap’, una preocupante propensión al dramatismo exagerado (como se vio en su trabajo conjunto más conocido, No te muevas, con Penélope Cruz sufriendo todo tipo de infortunios del destino), por lo que algunos giros de guión parecen propios de un folletín. Tampoco le hacen ningún bien a la cinta sus ínfulas intelectuales, con numerosas referencias a la desobediente Antígona que acaban por agotar.

5/10
Fausto, de Sokurov

2011 | Faust

El doctor Fausto busca y no encuentra sentido a la existencia. Entregado a sus trabajos sobre la fisiología humana, en los cadáveres que disecciona con su ayudante Wagner sólo encuentra entrañas que se desparraman, suciedad y podredumbre, nada más. A pesar de sus esfuerzos científicos vive en la miseria, y hasta le asaltan en la calle para intentar quitarle lo poco que tiene. En la lectura de la Biblia, el pasaje de “En el principio era el Verbo”, trata de encontrar algo que dé fundamento a su vida, pero no lo encuentra, ignora qué puede ser el Verbo, sólo entiende que pueda referirse a la Acción, hay que moverse. ¿Qué cabe desear? ¿Dinero, placer? El diablo vendrá ante él y se hará querer, explicará que muchos, todos, hacen cola esperando sus favores, y trazará el particular itinerario de Fausto que le ponga en posición de pactar la venta de su alma. Profunda y audaz interpretación del “Fausto” de Johann Wolfgang Goethe, la inmortal historia de la relación entre doctor Fausto y el diablo Mefistófeles. Ha sido premiada con el León de Oro en el Festival de Venecia. El ruso Aleksandr Sukorov, cineasta difícil pero de exquisita sensibilidad, un artista con todas las letras, aborda una obra compleja, siempre difícil de trasladar a la escena o la pantalla. Su versión, rodada en alemán, puede resultar espesa y de complicada accesibilidad; pero es rabiosamente contemporánea, bucea en las oscuridades y perplejidades del alma humana, al tiempo que presenta una interesante visión del demonio, entre inteligente y tontorrón, siempre cínico, que cree saber mucho y en realidad no sabe nada. También se subraya el individualismo del protagonista, que sólo piensa en su propio interés, sobre todo en lo referente a la hermosa Margarita, lo que le llevará a una experiencia lujuriosa, plasmada plásticamente de un modo que puede hacer palidecer a cualquiera, en ese deseo satisfecho no radicaba la felicidad. Todo conduce a un clímax poderoso, que nos lleva como a las puertas del infierno. Estéticamente Sokurov se mueve por territorio conocido en lo que a la paleta de colores fríos y apagados se refiere, el cromatismo se acerca a veces al blanco y negro, aunque siempre tiene capacidad para romper el saque; igual que sucede con el formato de pantalla de 4:3, poco habitual actualmente en el cine e incluso en la televisión, y al que sabe sacar partido. Hay imágenes de una belleza sublime, como algunos primeros planos de Margarita, o la caída de ella y Fausto al agua; el uso un tanto caprichoso de algunos planos inclinados de claro sabor expresionista, puede sacar en más de un momento de la película, pero ayuda a acentuar la impresión de las fuerzas oscuras que se afanan por ganar el alma de Fausto, sirven para crear una sensación incómoda en el espectador. Hay un gran trabajo del operador Bruno Delbonnel, pero también del compositor Alexander Zlamal, con una sugerente partitura al servicio de la historia. En realidad todos los elementos, incluido el trabajo de los actores, se aúnan para conformar una grandísima película, la obra de un artista.

8/10
Al otro lado

2007 | Auf der anderen Seite

Ali es un anciano, viudo, cuyo hijo Nejat es profesor de literatura en la universidad. Vive en Braman, Alemania, y empieza a acudir con periodicidad a los servicios de Yeter, una prostituta. La relación no es puramente sexual, ella le cuenta que hace aquello para poder dar unos estudios a su hija Ayten, que vive en Estambul. Ese progresivo conocimiento conduce a Ali a hacerle una propuesta: que se vaya a vivir con él, a cambio de un dinero equivalente al que gana ejerciendo la prostitución; ella acepta, pero no va a ser fácil acomadarse a la nueva situación. Por otro lado Ayten, activista política contraria al orden vigente en su país, pierde todo contacto son su madre, al verse obligada a pasarse a Alemania con una falsa identidad. Allí conoce en la universidad a Lotte, una joven que le acoge en la casa donde vive con su madre Susanne; ambas, que se han tomado mucho afecto, inician una relación lésbica. Intensa película del director alemán de origen turco Fatih Akin (Contra la pared), que logró el premio al mejor guión en el Festival de Cannes. Centrada en seis personajes, tiene una estructura de tríptico en que se anuncia la muerte de dos personajes, Yeter y Lotte, tras lo cual viene la catarsis, mostrada o sugerida, de los supervivientes. Todo ello sirve para tejer un complejo y bien trabado tapiz de relaciones y sentimientos, bien interiorizados, que también ayuda a mostrar el encuentro de culturas alemana y turca, e incluso el amor por los libros. Ello sin juzgar las acciones de unos y otros, aunque, eso sí, con el telón de fondo de una agradecible esperanza, que señala la necesidad del perdón y la magnanimidad. Resulta obligado subrayar el talento de Akin para humanizar su historia y presentar gente de carne y hueso, creíble; que no siempre acierta con sus decisiones –más bien mete la pata con frecuencia–, pero que en cualquier caso son reconocibles, rebosan cercanía, se atrapan sus emociones, sus penas e ilusiones. Tiene especial interés el tema padres-hijos, el abordaje de ese salto generacional y también, por qué no, cultural, por las diferentes circunstancias sociales. El cineasta alemán saca todo su jugo a un reparto de intérpretes de gran expresividad pero desconocidos, a excepción de Hanna Schygulla, la musa de R.W. Fassbinder, con un papel a la medida de su talento; la actriz sabe pasar de su imagen de madre preocupada al de madre capaz de pasar por encima de las diferencias con su hija. Resulta también sorprendente cómo Akin es capaz de dar la vuelta al tema de las casualidades, tan facilonas con frecuencia en las tramas de ficción. Porque en su guión se producen las coincidencias a las que un narrador sin talento nunca apuntaría, mientras juguetea con cruces de caminos y lazos de unión que los protagonistas nunca llegan a descubrir que existen. Y aunque no faltan elementos sórdidos en la trama, el cineasta sabe abordarlos elípticamente, con cierta elegancia.

7/10
Promise Land

2004 | Promise Land

Un grupo de hombres y mujeres se calientan junto a un fuego a la luz de la luna. Ellas proceden de Europa del Este, ellos son beduinos. Juntos deben cruzar al día siguiente la frontera entre Palestina e Israel. Pero las mujeres, tras sufrir todo tipo de vejaciones, serán destinadas a una red de trata de blancas. El director israelí Amos Gitai trata con dureza un tema duro. Y lo hace con ese estilo cansino y árido, como las arenas del desierto donde transcurre gran parte de la trama, a que nos tiene acostumbrados.

3/10
Armonías de Werckmeister

2000 | Werckmeister harmóniák

Béla Tarr vuelve a entregar una película tan fascinante como críptica. Con su eterna fotografía en blanco y negro y sus largos y elegantes planos secuencia, parte de una novela de László Krasznahorkai, que él mismo ha guionizado junto al director. El film sigue al joven János, y la narración se inicia en un bar a punto de cerrar, donde a petición de los habituales del local, hace una representación de la armonía del sistema solar, con la tierra girando alrededor del sol, y la luna alrededor de la tierra. Ocasionalmente se producen eclipses, pero siempre vuelve a brillar la luz. Esta descripción del equilibrio cósmico va a contrastar con lo que ocurre después en la innombrada ciudad de János, donde el orden queda alterado por la llegada de un circo en uno de cuyos vagones se encuentra una enorme ballena disecada y maloliente; también viene con el grupo el Príncipe, una especie de misterioso charlatán con desconocidas intenciones. Tünde, tía de Jäno, le pide que convenza a su tío György, estudioso de la armonía musical y del que se ha separado, para que ayude a mantener el orden entre la gente. En realidad le quiere utilizar como pieza de una extraña conspiración en la que participa el jefe de policía.El film de Tarr habla de los miedos que nos atenazan, y de los desmanes que puede realizar una turba incontrolada, pero también el individuo manipulado. Es difícil adivinar el sentido simbólico de algunos elementos, como la ballena varada en el plano final en la plaza del pueblo, que parece desmentir una armonía providente, como si hablara de Dios, piénsese en otra ballena literaria, la imaginada por Herman Melville en “Moby Dick”.

7/10
Las cien y una noches

1995 | Les cents et une nuits

Monsieur Cinema (Michael Piccoli) es un anciano centenario, que vive solo en una enorma villa. Como la memoria empieza a jugarle malas pasadas, requiere los servicios de una joven que debe refrescar sus células grises, contándole historias de películas de todas las épocas y lugares. También vienen a visitarle personajes varios relacionados con el cine, estudiantes y empresarios sin escrúpulos. La película se concibió para celebrar el centenario del cine, pero Agnès Varda se excede en el metraje, es de esos trabajos donde el ejercicio más placentero es reconocer al desfile de actores que pululan por los fotogramas. Nostalgia para cinéfilos.

4/10
Warszawa. Année 5703

1992 | Warszawa. Année 5703

Varsovia, 1943. El joven matrimonio formado por Alek y Fryda logra salir del ghetto donde están confinados los judíos a través de una galería de túneles. En su poder tienen fotos de horror que se vive en ese obligado confinamiento, que esperan poder mostrar al mundo. Ya en libertad, Fryda se oculta en una iglesia católica y Alek es acogido por una mujer mayor que él, Stefania, que le ofrece techo pero también intimidad sexual, que el otro no rechaza por salvar la piel. Algo que no va a hacer ninguna gracia a Fryda. Variante del subgénero bélico del holocausto. Destaca el trabajo de Julie Delpy como la mujer burlada, que va a orquestar su particular venganza, donde los celos se extreman por las penosas condiciones de persecución.

5/10
Miss Arizona

1987 | Miss Arizona

Sandor y Mitzi intentan sobrevivir en Budapest, en los duros años de la II Guerra Mundial. Ambos se conocen en una prueba teatral pero no contratan a ninguno de los dos. Pero el marido de Mitzi es asesinado y decide huir del país con Sandor. Uno de los títulos más conocidos del húngaro Pál Sándor. Cuenta como protagonistas con una pareja de excepción, el maestro de la interpretación italiana Marcello Mastroianni y la musa del Nuevo Cine Alemán Hanna Schygulla.

6/10
Delta Force

1986 | The Delta Force

Unos terroristas islámicos secuestran un avión de pasajeros y dirigen el aparato a Beirut. El gobierno de los Estados Unidos toma medidas enviando a un comando especialmente preparado llamado 'Delta Force', integrado por el Mayor McCoy y el coronel Alexander. Trepidante y entretenida cinta de acción con dos protagonistas muy patrióticos, que no son otros que Chuck Norris y Lee Marvin. Ambos se quedan a gusto repartiendo camorra a diestro y siniestro y dejando muy claro que nadie se mete con su país; así pues, destacan las escenas de persecuciones y tiros, tan demandadas en este tipo de películas. Fue la última aparición en cine del gran Marvin.

5/10
Barnum

1986 | Barnum

Biopic televisivo sobre la increíble vida de P.T. Barnum (1810-1891), empresario estadounidense de enorme desparpajo que llevo a cabo numerosos negocios de entretenimiento, singulares circos, montajes teatrales, etc., muchas veces enfrentándose y venciendo la oposición de sus detractores, que le consideraban un embaucador y un estafador. El film, protagonizado por Burt Lancaster, se emparenta con otros que también han tratado al célebre personaje, como El poderoso Barnum, La vida de P.T. Barnum o el musical El gran showman.

5/10
El futuro es mujer

1984 | Il Futuro è donna

Anna y Gordon son un matrimonio que ha decidido no tener hijos, por el miedo a una guerra nuclear. Un día recogen a Malvina, una chica solitaria embarazada de seis meses. Anna y Gordon desarrollan una intensa amistad con la recién llegada, que les ha escogido para que adopten a su hijo. La alemana Hanna Schygulla comparte cartel con la italiana Ornella Muti en este drama que dirigió Marco Ferreri (El cochecito) en su mejor momento.

5/10
Locura de mujer

1983 | Heller Wahn

Historia de Piera

1983 | Storia di Piera

Piera es una mujer muy liberada que vive en un pueblecito italiano a finales de la posguerra. Sus modales y la forma de relacionarse con los demás no está bien visto entre sus vecinos. Ya desde pequeña acompañaba a su madre en sus citas con hombres y ella misma inicia una relación incestuosa con su propia hija. La falta de moral y estabilidad familiar que ha vivido desde pequeña hace que empiece a tener problemas de salud. Este drama erótico está basado en la vida de la actriz Piera Degli Esposti, a la que la da vida la bella Isabelle Huppert.

6/10
Pasión (1982)

1982 | Passion

Película dentro de una película. Pasión es además de la película de Godard, la película que trata de rodar Jerzy, un director de cine polaco afincado en París. Todo va mal, nada tiene sentido, la producción se desmorona. Al menos Jerzy tiene la suerte de encontrar el amor, una mujer que hará que modifique sus planes más inmediatos.

4/10
Antonieta

1982 | Antonieta

Una mujer que prepara un libro sobre el suicidio queda fascinada por la historia de Antonieta Rivas, una mujer mexicana, amante del político José Vasconcelos en los años del gobierno de Porfirio Díaz y la consiguiente revolución. En dos tiempos asistimos a la investigación de esa mujer, y a la vida trágica de Antonieta, que se pegó un tiro en catedral de Nôtre Dame de París. Película de encargo de Carlos Saura, el guión se debe a Jean-Claude Carrière, colaborador habitual de Luis Buñuel, quien también fue candidato a dirigir el film, junto a Arturo Ripstein. Tuvo una pobre acogida, sobre todo en México, donde se consideró que no se ajustaba a los hechos reales. Tampoco Isabelle Adjani parecía la mejor opción para encarnar a la Antonieta del título.

4/10
La noche de Varennes

1982 | La nuit de Varennes

La noche en que los reyes de Francia tratan de ponerse a salvo de las iras revolucionarias, un grupo de viajeros marcha en diligencia charlando de esto y de aqullo. Intenso fresco histórico firmado por Ettore Scola, a partir del libro de Catherine Rihoit.

6/10
Una canción... Lili Marleen

1981 | Lili Marleen

Durante la Segunda Guerra Mundial, la canción "Lili Marleen" se convirtió en símbolo de la añoranza de la paz. Este film del alemán R.W. Fassbinder cuenta la historia de la mujer que interpretó la famosa tonada, una cabaretera llamada Willie, que tiene un idilio con Robert, un hombre que ayuda de forma clandestina a huir a los perseguidos judíos. Las dificultades de tal amor, y el modo en que la radio populariza el tema "Lili Marleen", constituyen la columna vertebral de la cinta más popular del siempre difícil Fassbinder.

6/10
Círculo de engaños (1981)

1981 | Die Fälschung

Un periodista alemán especializado en conflictos en todo el mundo es enviado a Beirut; allí se enfrenta a una realidad que le hará cambiar su opinión sobre el conflicto en Oriente Medio. Al tiempo, se enamora de una viuda. Adaptación de la novela autobiográfica de Nicholas Born, convertida en guión por Jean-Claude Carrière, quien volvería a colaborar con Schlöndorff en El ogro (1996). Filmada con bastante riesgo para el equipo en las mismas calles de Beirut, su estilo cinematográfico está muy cercano al documental, causando por ello una sensación de realismo como pocas veces se había visto en pantalla. Jerzy Skolimowski ganó el premio del cine alemán al mejor actor secundario.

6/10
Berlin Alexanderplatz

1980 | Berlin Alexanderplatz | Serie TV

Franz Biberkopf acaba de salir de la cárcel, lugar donde ha permanecido recluido cuatro años por el asesinato de su novia en una violenta discusión. Su reingreso en el mundo real del Berlín de entreguerras no parece que le vaya a convertir en el hombre nuevo que quisiera, seguirá moviéndose entre personas marginales, y sus insanos instintos continuarán bullendo dentro de él. Adaptación en formato de larga serie televisiva de prestigio, de la obra homónima de Alfred Döblin. El escritor alemán publicó "Berlin Alexanderplatz" en 1929, y parece que rehizo la estructura de su libro cuando cayó en sus manos el "Ulysses" de James Joyce. En efecto, también su libro tiene un esquema complejo, donde se recogen los monólogos interiores del protagonista, distintos puntos de vista, noticias de periódico y fragmentos enciclopédicos, canciones... Y el prestigioso cineasta alemán R.W. Fassbinder ha hecho un esfuerzo ímprobo para que la serie, que transcurre en una barriada obrera de Berlín en los años 20, fuera fiel a dicha complejidad. Está presente así la situación social, donde la crisis económica es adecuado caldo de cultivo para el nazismo y el comunismo, y para que personas en circunstancias miserables caigan en la delincuencia o en la prostitución, aun teniendo la determinación de cambiar, como el protagonista. También se pinta un ambiente insano y depravado, donde sorprenden acuerdos como el de Franz con un amigo, por el que acepta seducir a las mujeres de las que se cansa el otro. Tenemos así una historia cuidadísima, fotografiada con mimo -esos ocres y dorados tan contrastatados retrotraen a las escenas evocadoras de la pequeña Italia en El padrino II, al igual que la banda sonora recuerda a la de Nino Rota- y con una verdadera pléyade de actores, entre los que destaca el protagonista, Günter Lamprecht. Eso sí, su enorme densidad, junto al dibujo de personajes vacíos y sin alicientes, consumidos por sus pasiones y un anhelo de felicidad nunca satisfecho, la hacen sólo indicada para espectadores con el estómago adecuado, a prueba de bombas.

7/10
El matrimonio de María Braun

1979 | Die Ehe der Maria Braun

Para muchos, la mejor película de R.W. Fassbinder. Durante la Segunda Guerra Mundial, desafiando los bombardeos, María Braun se casa con Hermann, que al día siguiente parte al frente. Acabada la contienda, Hermann no vuelve, y María debe pensar en la supervivencia, lo que le empuja a una relación con un sargento americano negro. No imagina que el esposo va a volver y les va a encontrar en la alcoba. En la violenta discusión, María mata a su amante, pero es Hermann quien se declara culpable. Mientras éste cumple condena, ella decide hacer todo lo posible para prosperar económicamente, lo que le lleva a una relación con un empresario textil. El director alemán entrega una película río, que ahonda en las consecuencias de la guerra en las personas, por el modo en que enfocan sus planes para salir adelante. Hay mucha amargura y resentimiento en los fotogramas del film, de modo especial en el desgarrado personaje de Hanna Schygulla, musa habitual de Fassbinder, que fue premiada por su trabajo en el Festival de Berlín.

6/10
Die dritte Generation

1979 | Die dritte Generation

Peter Lenz, ejecutivo de una multinacional de la electrónica, concibe un elaborado plan para vender equipos informáticos al estado, que compra más cuando se cometen actos terroristas. Por eso, decide contratar a un grupo de locos terroristas, para que éstos simulen el secuestro del propio Lenz. En una de sus películas más desconocidas, Fassbinder abordó el problema de la violencia terrorista y critica la posible utilización interesada del estado del terrorismo para autolegitimarse. El título, traducible como 'La tercera generación' hace referencia a un grupo de antiguos miembros de la RAF, que siguieron en activo tras la desarticulación de esta organización. Fassbinder fue acusado de apología del terrorismo, ante lo que comentó "Yo no tiro bombas, hago películas".

6/10
Movimiento en falso

1975 | Falsche Bewegung

Adaptación libre de “Los años de aprendizaje de Wilhelm Meister”, de Goethe, donde Wim Wenders trabaja con varios de sus colaboradores habituales: el guionista Peter Handke, el director de fotografía Robby Müller, su actor fetiche Rüdiger Vogler. La escena de arranque, un tipo encerrado en su apartamento, como enclaustrado, que rompe el cristal de la ventana en una especie de gesto extremo por conectar con lo que en el mundo es distinto de él mismo (o sea, casi todo), ya apunta el tema clave de la película. La trama sigue a este personaje, Wilhelm, un escritor desnortado, aburrido y apático, que no encuentra alicientes a la vida, ni sabe qué debería atrapar con su pluma. Su madre, que le ve en ese estado casi de sonámbulo, le compra un billete de tren a Bonn, y le embarca en ese viaje, donde la compañía de libros como “La educación sentimental” de Flaubert deberían servirle de inspiración. En el viaje, que simbólicamente le va a llevar de las zonas llanas del país a las montañosas, va a conocer a varios personajes: un anciano de pasado oscuro, que limosnea con Mignon, una adolescente muda, malabarista; una actriz de aspecto fascinante; un gordito empleado; el dueño de una casa con tendencias suicidas. En cierto momento parece establecerse una especie de comunión entre ellos, pero aquello deviene efímero, al final queda la inevitable soledad. El título del film indica con claridad que todo ha sido “un movimiento en falso”. Con un tono plomizo y poco optimista, se atrapa el vacío del protagonista, esa incapacidad de amar, de salir de sí. Wenders hace un magnífico uso de la música, y le funcionan muy bien los planos de personajes paseando, y que sin embargo da la sensación de que no avanzan, un perfecto y desesperante inmovilismo. La película supuso el debut en la pantalla de Nastassja Kinski, hija de Klaus Kinski, que contaba entonces catorce años. Explica Wenders que la descubrió en una discoteca, no sabía quién era su padre, y que “tenía un no sé qué en la mirada y en su forma de moverse y de saltar todo el tiempo. (...) Era evidente, desde que vimos las primeras tomas, que sería una actriz.” La joven tiene presencia y naturalidad, y logra revestir de cierta inocencia la escena en que el protagonista la confunde con otra mujer, al verla desnuda en su dormitorio. Aunque el director estaba muy contento también de poder trabajar con Hanna Schygulla, la musa de Fassbinder, no quedó contento con su actuación, y lo vio “como una especie de fracaso por mi parte”.

6/10
Effie Briest

1974 | Fontane - Effi Briest oder: Viele, die eine Ahnung haben von ihren Möglichkeiten und Bedürfnissen und dennoch das herrschende System in ihrem Kopf

Siglo XIX. La joven Effi Briest, de 17 años, contrae matrimonio con el barón Von Instetten. A continuación se traslada con su marido a un caserón junto a un aislado pueblecito costero. Tras ser madre de una niña, Effi Briest se siente siempre sola por las continuas ausencias de su marido, y pasará mucho tiempo paseando junto a su amigo, el mayor Crampas. Con el paso del tiempo, el barón Von Instetten se convencerá de que su esposa mantiene una relación con el tal Crampas. Uno de los títulos menos conocidos de Fassbinder, pese a estar considerado uno de los mejores de su primera época. El cineasta alemán adapta una novela de Theodor Fontane tan apreciada por él que se muestra bastante fiel e incluso intercala rótulos con frases del original. Aborda temas omnipresentes en la filmografía de Fassbinder, como la soledad, las relaciones autoritarias y el adulterio, y critica a la burguesía por su obsesión por mantener las apariencias. Cuenta con su actriz habitual, Hanna Schygulla, que borda el papel protagonista.

6/10
Las amargas lágrimas de Petra Von Kant

1972 | Die bitteren Tränen der Petra von Kant

Tras separarse de su marido,, la diseñadora de modas Petra von Kant se traslada a un pequeño estudio donde vive con Marlene, su secretaria. Su mejor amiga, Sidonie, le presenta a la joven Karin, de la que Petra se enamora locamente. Petra asegura a Karin que la convertirá en una modelo de éxito. Ésta, de origen modesto, queda deslumbrada ante el lujo que rodea a Petra. El alemán R.W. Fassbinder lleva al cine su propia obra teatral. Esta historia de amor lésbico cuenta con solo seis personajes y un escenario único, la vivienda de la protagonista. El film versa sobre la autoridad en las relaciones sociales –Petra se comporta con su criada como si fuera una esclava mientras que también maneja a su antojo a Karin–, lo que lleva implícito una fuerte crítica a la sociedad. Destaca el trabajo de Margit Carstensen como la posesiva Petra, mientras que Hanna Schygulla, actriz fetiche de Fassbinder, realiza una esmerada interpretación de la humilde Karin.

6/10
Juego salvaje

1972 | Wildwechsel

Hanni, una adolescente hija de un matrimonio que la ha educado muy rigurosamente, cae en las redes seductoras del joven Franz, que trabaja en un matadero de pollos. El tipo será denunciado por abuso de menores e irá a la carcel. Entretanto la chica está embarazada, y sigue subyugada por Franz. Durísimo drama de R.W. Fassbinder sobre las relaciones padres-hijos, difíciles si encima el padre tiene un pasado nazi. Asesinato, traumas sexuales, embarazo no deseado, amenazas de suicido, éstos son los elementos extremos que componen un cuadro terriblemente desasosegante. Compone a la protagonista Eva Mattes, entonces con 18 años, y que simulaba tener 14, lo que añadió morbo a sus escenas eróticas subidas de tono.

4/10
Libertad en Bremen

1972 | Bremer Freiheit

Adaptación de R.W. Fassbinder de su propia obra teatral para la televisión. Se basa en un caso real de la crónica de sucesos alemana del siglo XIX, el de Geesche Gottfried, una mujer supuestamente respetable, que envenenó a varias personas que le estorbaban en sus ambiciosos planes. El enfoque del cineasta alemán es el de la mujer reprimida por un entorno social que la arrincona, y que se rebela por su concepto de libertad y contra los convencionalismos de modo extremo, desafiando a sus padres y a su esposo.

5/10
Rio das Mortes

1971 | Rio das Mortes

5/10
Atención a esa prostituta tan querida

1971 | Warnung vor einer heiligen Nutte

Película de cine dentro del cine, inspirada por la propia experiencia de R.W. Fassbinder en su rodaje de Whity en Almería. La trama sigue al equipo técnico y artístico de una película, que se encuentra en España en su hotel aguardando a un director que no acaba de llegar. La forzosa inactividad conduce a que se desaten diversas rencillas y aventuras amorosas. Cuando al fin llega el cineasta, cuyo propósito es filmar una película-denuncia, las cosas no mejoran, pues es un tipo egocéntrico y violento. Según explica el director, “es un intento de explicar en una película por qué los grupos no pueden funcionar aunque sus miembros lo deseen, y por qué la convivencia y el trabajo no pueden coexistir dentro del mismo”. De algún modo Fassbinder hacía autocrítica de su intenso período anterior como director, que le había dejado exhausto y crispado.

5/10
El mercader de las cuatro estaciones

1971 | Händler der vier Jahreszeiten

Un tipo sorprende a sus familiares y allegados cuando decide dar un giro radical a su vida, para convertirse en vendedor ambulante de frutas y verduras. Tan insólita decisión le va a generar muchas incomprensiones. El film supuso la inmersión total de su director, R.W. Fassbinder, en el melodrama. Para ello se inspiró en un recuerdo real de su infancia, como él mismo explicaba: “Esta historia es conocida por casi todos los que me rodean. Un hombre desea que su vida hubiera sido distinta de lo que fue. Su educación, su ambiente y las circunstancias conspiran para frustrar sus sueños.” Pese a su breve duración, Fassbinder hace una interesante pero desgarradora disección de la incomprensión de las personas, la dificultad para aceptar la diferencia. Destaca la maravillosa puesta en escena, y el colorido de las imágenes. Hans Hirchmüller hace un notable trabajo actoral.

6/10
Whity

1971 | Whity

Ben es un adinerado terrateniente que posee una plantación. Casado con Catherine, una mujer más joven que él, Ben tiene dos hijos de un matrimonio anterior, Frank y Davy, que es minusválido psíquico. También tiene un hijo ilegítimo, Whity, un esclavo negro que sirve en la casa junto con su propia madre, que ejerce de cocinera. Ben pondrá un marcha un plan para divorciarse de su esposa, que no está enamorada de él, sino que únicamente le interesa la herencia. La película maldita en la filmografía de R.W. Fassbinder, pues a pesar de ser exhibida en el Festival de Berlín, no se estrenó en cines, aunque con el tiempo ha sido emitida en televisión y editada en DVD. Se trata de una curiosa cinta con una estética propia del western, aunque en realidad es un melodrama. Es un film sobre la ambición en el que resulta complicado identificarse con los personajes, todos ellos ególatras sin demasiados escrúpulos. Destaca el trabajo de Hanna Schygulla, la actriz fetiche del realizador, que encarna a Hanna, una cabaretera y prostituta que mantiene una relación con el esclavo Whity.

6/10
Dios de la peste

1970 | Götter der Pest

Franz acaba de salir de la cárcel. Tipo inexpresivo como pocos, se pone en contacto con antiguos amigos, familiares y compinches, y piensa en perpetrar un atraco. El film de Fassbinder es apenas un ejercicio de estilo de excesiva languidez narrativa, con un punto de thriller; aunque sobre todo parece pintar una vida sin ningún aliciente para ser vivida, un poco a lo Camus, a lo que se diría alude el caprichoso título del film, El dios de la peste. Presenta una buena puesta en escena, con cuidada fotografía en blanco y negro. Algunas concesiones de tipo sexual -unos rápidos desnudos frontales masculinos- están completamente fuera de lugar, pero son reveladoras de los demonios interiores del director.

5/10
El viaje a Niklashauser

1970 | Die Niklashauser Fart

Película televisiva de R.W. Fassbinder, rodada al alimón con Michael Fengler. Es una de las ocho que rodó en un solo año, 1970, lo que da idea de lo prolífico que era, y en el equipo que le rodea destacan algunos de sus colaboradores habituales, como el compositor Peer Raben o la actriz Hanna Schygulla. La trama consiste en poco más que una especie de lectura contemporánea revolucionaria y subversiva del cristianismo, donde con aire teatral algo kitsch contrapone a una especie de iluminado religioso y sus seguidores, a un obispo y su entorno decadente. Algo artificioso y apolillado de planteamiento, sobresale no obstante el talento de Fassbinder en la puesta en escena, por ejemplo en el largo plano secuencia con que arranca el film, en un escenario donde los personajes se cruzan exponiendo sus planteamientos revolucionarios; o en el que le sigue, un plano general de una iglesita y su entorno con el iluminado haciendo su proclama, que se va cerrando paulatina e imperceptiblemente. Lo que no quita para que domine un tono plomizo de largos parlamentos contra el "establishment", muy hijo de su tiempo, del marco social sesentayochista.

4/10
El amor es más frío que la muerte

1969 | Liebe ist kälter als der Tod

Primer largometraje de R.W. Fassbinder, que se inscribe en el cine gangsteril, pero con señas de identidad propia que le permitieron abanderar el pujante movimiento del Nuevo Cine Alemán. Describe una relación triangular amorosa compleja, donde intervienen Franz, un delincuente que quiere ser independiente, su novia Joanna, una prostituta, y Bruno, un tipo colocado junto a Franz para fomentar que acabe uniéndose a una banda criminal. El film salió adelante gracias al Antiteater, el movimiento teatral contestatario encabezado por Fassbinder. Aunque tiene elementos de género, ya se perfila el inconfundible sello personal de un cineasta atormentado, que aborda temas como la soledad y los amores tortuosos.

5/10
Katzelmacher

1969 | Katzelmacher

5/10

Últimos tráilers y vídeos