IMG-LOGO

Biografía

January Jones

January Jones

42 años

January Jones

Nació el 05 de Enero de 1978

Locos por ella

17 Mayo 2011

Es tan guapa, que no nos extraña que los hombres pierdan la cordura por ella. Le ha costado hacerse un nombre en el mundo actoral, pero la serie televisiva Mad Men se lo ha permitido. Ahora le llueven las ofertas de trabajo.

January Kristen Jones nació en Sioux Falls, Dakota del Sur, el 5 de enero de 1978, lo que no impidió que pasara su más tierna infancia en un pueblecito de apneas 400 habitantes. Después de graduarse en el instituo Roosevelt de su ciudad natal, y de ejercer de cajera de la cadena de restaurantes Dairy Queen, marchó a Nueva York persiguiendo el sueño de dejar una vida provinciana y convertirse en modelo, algo a lo que esperaba ayudara su radiante belleza. Como su padre era profesor de gimnasia, Jones tenía una envidiable forma física. Y sí, logró trabajos como modelo, por ejemplo para la multinacional de la moda Abercrombie & Fitch.

Los spots televisivos debieron hacerle pensar que lo de actuar no podía ser tan difícil. No deja de ser curioso, a tal respecto, que muchos años más tarde lograr el triunfo absoluto en la pequeña pantalla con una serie sobre el mundo de la publicidad, Mad Men. Pero no deberíamos adelantar acontecimientos.

Porque la fama cuesta, y Jones empezó desde abajo, con papelitos en pilotos televisivos. En 1999 tenía su primer rol en cine, decididamente menor, en Destinos cruzados, donde estaban también los veteranos Joan Allen y Jeff Daniels. Tampoco fue memorable su aportación en 2001 al thriller Última sospecha, pero sí tuvo algo mayor de presencia en Bandits (2001), comedia de acción de Barry Levinson, con Bruce Willis y Cate Blanchett. Steven Soderbergh contaría con ella para una de sus “marcianadas”, Full Frontal (2002).

Alguien debió pensar que Jones era graciosa además de guapa, así se sumó a Ejecutivo agresivo (2003), con el legendario Jack Nicholson, y a una secuela de saga de sal gruesa, American Pie. Menuda boda (2003). Y de secuela en secuela, pasó a Dirty Dancing 2 (2004). Fugaz, muy fugaz, fue la intervención de la actriz en Love Actually (2003).

Con toda seguridad, la primera película de Jones digna de ser definida como título de prestigio es Los tres entierros de Melquiades Estrada (2005). Esta especie de fábula sobre la vida y la muerte tenía tras la cámara y de protagonista a Tommy Lee Jones, y su guión de Guillermo Arriaga fue premiado en Cannes. La categoría de Jones subió con su personaje, esposa de Barry Pepper, pues le permitió tener un papel semiprotagonista en la mediocre Swedish Auto (2006) e intervenir en la película deportiva Equipo Marshall (2006).

Hasta que los hombres se volvieron locos por ella. January Jones consiguió el importante papel de Betty. esposa de Don Drapper (Jon Hamm) en la exitosa serie de AMC Mad Men, una mirada cáustica a los inicios de la década de los 60, a través de una compañía de publicidad dominada por los hombres. La actriz ha estado en las 4 temporadas que lleva la serie, y promete tener presencia en la quinta temporada.

Está claro que la pequeña pantalla ha absorbido el trabajo de la actriz en los últimos años, pero aún ha tenido tiempo para ser dirigida por el director español Jaume Collet-Serra en el thriller Sin identidad, donde su encantador personaje de esposa felizmente casada resulta ser más inquietante de lo que parecía. Próximamente la veremos en el papel de Emma Frost en X-Men: Primera Generación. Además estrenará pronto, junto a Nicolas Cage, The Hungry Rabbit Jumps.

Sobre sus relaciones sentimentales, hay que decir que January estuvo saliendo con Ashton Kutcher, y más tarde con el cantante Josh Groban y el showman Jason Sudeikis. No se le conocía pareja en la actualidad, por lo que ha sorprendido el anuncio de que January está embarazada, esperando su primer hijo. Se ignora pues, quién es el padre de la criatura.

Filmografía
Spinning Out

2020 | Spinning Out | Serie TV

Serie dramática creada por Samantha Stratton, ambientada en el mundo del patinaje artístico sobre hielo en Estados Unidos. Precisamente lo más valioso de la propuesta son las espectaculares escenas de entrenamiento y práctica de esta disciplina deportiva. Porque la trama acumula elementos melodramáticos de modo excesivo, con personajes algo estereotipados, y en el fondo bastante superficiales en su egocentrismo desnortado. De modo que el conjunto se aproxima peligrosamente al culebrón, con continuos vaivenes narrativos algo caprichosos. Carol Baker se ha dedicado en cuerpo y alma a intentar ser patinadora, pero no logró descollar. Ahora se proyecta en sus hijas Kate y Serena para lograr el triunfo que se le escapó en primera persona. Pero existen problemas. Kate, la más talentosa, ha heredado de ella también su trastorno bipolar, aunque lo tiene más controlado. De todos modos, una lesión en un campeonato le ha dejado con un pánico tremendo a ejecutar el triple salto mortal. Incluso podría terminar dejando el patinaje. Mientras que Serena, menor que ella, es más inmadura, y podría acabar siendo víctima de su entrenador, que de momento muestra algunas familiaridades impropias. La serie lanza bastante hilos para tejer el desarrollo de la temporada. Por ejemplo, de Kate se nos apuntan hasta tres posibles relaciones sentimentales, con su actual pareja que le pide que se vayan a vivir a Londres, un patinador con el que podría formar pareja artística, y que es un mimado hijo de millonario papá, y el chico negro con el que trabaja en un bar. También tenemos el típico rol de amiga enrollada oriental, también patinadora, o la entrenadora que ve en Kate algo especial. En el reparto importan sobre todo las mujeres, donde destacan las atractivas Kaya Scodelario, January Jones, Willow Shields y Amanda Zhou.

5/10
The Politician

2019 | The Politician | Serie TV

Payton Hobart tiene una meta en la vida: ser presidente de Estados Unidos. Pero de momento este joven adoptado por una adinerada familia, tiene que conformarse con intentar que le admitan en Harvard, y en ganar las elecciones de presidente de los alumnos de Saint Sebastian, la escuela secundaria donde estudia. Este primer objetivo parecía sencillo hasta que su mejor amigo –compañero de instituto, profesor suyo de mandarín y amante homosexual, relaciones que incorpora por este orden– se postula también al puesto. Será una lucha sin cuartel, y Payton, con su equipo de campaña, intenta conseguir a un candidato a vicepresidente que despierte simpatía por su autenticidad. Su elección resulta ser Infinity, que padece cáncer desde niña, y a la que cuida su abuela. La pega es que tal enfermedad podría ser fingida, lo que echaría a perder sus posibilidades para el triunfo final. Una serie Ryan Murphy cien por cien, que traslada el mundo de la política a un colegio, telón de fondo también de Glee, una creación con la que comparte la idea de usar canciones, aunque aquí con menos presencia. La narración, en la que también han intervenido Ian Brennan y Brad Falchuk, se caracteriza por la mirada cínica a sus personajes, que sólo buscan satisfacer su propio interés, sus ambiciones personales, al precio que sea. De modo que vemos la utilización de las personas y sus discapacidades físicas de modo torticero, o una sinceridad en la exposición de los sentimientos poco recta, pues nunca se hace para conectar de verdad, o con intenciones generosas guiadas por el amor. En tal sentido, el panorama que se nos presenta es desalentador. Un buen plantel de actores –Ben Platt, Gwyneth Paltrow, Jessica Lange, Zoey Deutch, Lucy Boynton, Bob Balaban...– ayuda a apuntalar el dibujo de un mundo de trepas cuyo corazón es difícil de conocer, es como una veleta que fácilmente cambia según la dirección del viento, donde lo único fijo es "ir a tu bola". Llama la atención la frivolidad en las relaciones amorosas, no existe la lealtad o la entrega, sino que dentro de la diversidad sexual de la que Murphy se muestra firme partidario, todo es de quita y pon, y hasta los supuestos sacrificios no lo son tanto. La mirada al amor es definitivamente disolvente, de modo que el humor que se nos ofrece resulta amargo e  insatisfactorio.

6/10
Mad Men (7ª temporada)

2014 | Mad Men | Serie TV

La séptima y última temporada de la gran serie creada por Matthew Weiner, ambientada en el mundo de la publicidad de la década de los 60, y que le sirve para hablar de la condición humana urbanita en tiempos de profundos cambios sociales en Estados Unidos y el resto del mundo. La acción arranca con Don Draper suspendido de empleo tras la dramática confesión de sus traumas de infancia, lo que empujó a los demás socios de Sterling & Cooper a sugerirle que se tomara un período de descanso. Don no ha comunicado a nadie su nueva situación, de modo que Megan. su segunda esposa, actriz en Los Ángeles, está en la inopia. El descubrimiento casual de la verdad por parte de su hija adolescente Sally le llevará a saborear de nuevo la agradable sensación de sincerarse con alguien. Una cena con Roger Sterling hace creer a Don que al fin puede regresar, pero cuando se presenta en la agencia nadie le espera y se produce una violenta situación, que le lleva además a volver a sus inicios, como creativo, a las órdenes de Peggy. Parece claro que Weiner deseaba acabar muy bien lo que bien empezó, de modo que hasta fichó como consultor creativo al mítico Robert Towne. para seguir sobre todo al personaje encarnado tan maravillosamente por Jon Hamm, aunque también, por supuesto, al resto. Con el telón de fondo de acontecimientos como la llegada del hombre a la Luna o el movimiento hipyy, se desarrollan interesantes subtramas sobre los dramas personales de unos y otros, desorientados vitalmente como es habitual en la serie, y las luchas empresariales, donde no faltan las puñaladas traperas para hacerse con el poder. A la vez, hay audacias formales muy estimables, como el pasaje musical con el veterano Robert Morse como cantante y bailarín estelar. Y las reuniones creativas, véase la presentación de Peggy de la campaña de una cadena de hamburguesas, son realmente vibrantes y creíbles.

8/10
Good Kill

2014 | Good Kill

La vida del piloto Thomas Egan es muy monótona. Vive en Las Vegas y se desplaza cada día a una base militar situada en el desierto para pilotar drones desde un barracón. Con ellos, bombardea y masacra a enemigos talibanes o simplemente a personas sospechosas en Afganistán, situada a miles de kilómetros. El mayor Egan se siente cada vez más vacío, empieza a beber en exceso y se distancia cada día más de su mujer y sus hijos. El cineasta neocelandés Andrew Niccol tiene una envidiable filmografía en su haber, donde su punto más fuerte son siempre la calidad de sus guiones. Interesado en la deshumanización a que nos arrastra el futuro y los progresos técnicos, Niccol presta especial interés a la falta de autenticidad que se adueña del ser humano en multitud de facetas de su vida social, familiar y laboral. Son temas abordados en películas como Gattaca o S1m0ne, por ejemplo, y también ofrece esa visión en Good Kill, quizá una de sus películas menos logradas, pero no por eso menos interesante desde el punto de vista ético. Comprende el espectador que el protagonista del film sienta algo así como asco de sí mismo por su posición de poder y por convertirse en una marioneta al servicio del país más fuerte. Por tercera vez el actor Ethan Hawke se pone al servicio de Niccol, quien sabe sacarle mucho realismo al aire triste y pesaroso de su personaje. También está estupenda January Jones (Mad Men), en el papel de su mujer.

5/10
Mad Men (6ª temporada)

2013 | Mad Men | Serie TV

Época de Navidad y Año Nuevo. Don Draper pasa unos días de asueto con Megan en la idílica Hawai, aunque sigue dando tumbos con sus interrogantes existenciales a cuestas, mientras su esposa goza de una fama relativa como actriz televisiva de una “soap opera”. Betty, la ex de Don, se encuentra con una contestataria hija adolescente, sigue con sobrepeso, y presta una inesperada atención a indigentes y desfavorecidos. Peggy sigue labrándose su prestigio de creativa en una nueva compañía. Y los compañeros de Don lucen a la moda patillazas, mientras pesa sin ser mencionado más que en pequeños cenáculos el reciente suicidio de Pryce, uno de los socios. Éstos son algunos de los hilos narrativos con que arranca la sexta temporada de Mad Men, la espléndida serie televisiva creada por Matthew Weiner, que explora en los 60 las andanzas de hombres y mujeres ligados a una agencia de publicidad neoyorquina. De nuevo destacan sus pulidos guiones con personajes muy bien trazados e interpretados, y la mirada desesperanzada a la condición humana, nunca nadie acaba de ser feliz y estar medianamente satisfecho moviéndose entre la mentira y el engaño, e incluso tras la máscara de cinismo –pensamos en Roger Sterling–, pueden saltar las lágrimas ante la caja con las herramientas de trabajo de un limpiabotas, momento magnífico que hace pensar sobre la vida y la muerte.

6/10
Sweetwater

2013 | Sweetwater

Un fanático y psicótico líder religioso (Jason Isaacs), un estrafalario y astuto sheriff (Ed Harris) y una prostituta (January Jones) vivirán un sangriento enfrentamiento en los territorio de Nuevo México en los extertores del siglo XIX. Western de acción, con trazas de thriller violento y vengativo, que como mayor atractivo aúna en el reparto a un magnífico trío interpretativo, al que se suma la presencia secundaria del español Eduardo Noriega. Dirigen los gemelos Logan y Noah Miller, aunque este último figura sin acreditar.

5/10
Mad Men (5ª temporada)

2012 | Mad Men | Serie TV

Quince premios Emmy y cuatro Globos de oro son suficiente garantía para asegurar que Mad Men es una de las series de prestigio. Su quinta temporada ofrece emociones fuertes, cambios bruscos y nuevos personajes que entran a formar parte del mundo de la agencia Sterling Cooper Draper & Pryce. El mundo de la publicidad visto desde sus orígenes como negocio en el Nueva York de los años 60, una época de grandes cambios sociales que la serie refleja a través de unos personajes complejos, ambiciosos, llenos de dudas, miedos y muchos problemas. El trabajo actoral es excelente, desde Jon Hamm, su atractivo protagonista, pasando por Elisabeth Moss, Christina Hendricks, January Jones y John Slattery, hasta la última incorporación, Jessica Paré. Un trabajo redondo para una serie redonda. Seguimos pues de nuevo a la agencia de publicidad de Sterling, Cooper, Draper & Pryce, de las más fuertes del mercado. En el día a día en la oficina, donde se lidia con exigentes clientes, buscando estrategias para conseguir ampliar mercado, creando los anuncios más innovadores e intentando arrebatar a su competencia parte del pastel, también existe la competencia interna. Los ejecutivos y los creativos son ambiciosos, y no dudan en pasar por encima de sus compañeros para conseguir nuevas cuentas o mejor imagen en la empresa. Don Draper, genio creativo y carismático, pretende olvidar su pasado. Su vida personal es un desastre, aunque en esta temporada le irá un poquito mejor. Acompañan a Don los conocidos Peggy Olson, su ex secretaria reconvertida en importante creativa, Joan Holloway, la voluptuosa jefa de secretarias, el entrañable Bert Cooper, el divertido Roger Sterling, y Peter Campbell, un joven ambicioso con ganas de crecer en la empresa. La temporada arranca con la recién estrenada maternidad de Joan y sus miedos a la hora de reincorporarse al trabajo, y la guerra de egos entre Campbell y Sterling.

8/10
X-Men: Primera Generación

2011 | X-Men: First Class

Nueva entrega de las saga de los mutantes X-Men de Marvel. En esta ocasión la narración se remonta a los orígenes, en algunos casos a la más tierna infancia, para descubrir los poderes de leer el pensamiento del niño Charles Xavier, su amistad de entonces con la chica de piel azul con escamas Raven Darkholme, o los traumas en la Alemania nazi de Erik Lehnsherr, capaz de doblegar los metales con la mente. Los tres son mutantes, y ya adultos Xavier, experto en genética, sabe que son un botón de muestra del nuevo paso de la cadena evolutiva del ser humano, no están solos, hay más como ellos. Son los años de la guerra fría, y aunque el mundo cree que el gran desafío al que se enfrenta la humanidad es la rivalidad de Estados Unidos y la Unión Soviética, en realidad lo que se está larvando es la división de los hombres entre gente normal y mutantes. Una película más de superhéroes. Con algunos elementos típicos del género. O sea, recuerdos de juventud de los personajes, exposición de sus superpoderes, entrenamiento, más entrenamiento, otra ración de superpoderes, pequeños complejos no superados, etc. La peli es más o menos entretenida, aunque haya ya algo de cansino en este tipo de historias, y se repite la idea del “orgullo mutante” de títulos anteriores, aceptarse como uno es. Donde hay más gracia es en mostrar a un grupillo de mutantes como traviesos estudiantes, o, sobre todo, en desvelarnos lo que podríamos denominar “historia secreta” de la crisis de los misiles de Cuba, que da pie a un clímax cuando menos diferente y muy movidito. Es el tramo en que el director, Matthew Vaughn (Kick-Ass. Listo para machacar, Stardust, Layercake) da lo mejor de sí mismo. El reparto es más o menos resultón, un estupendo grupo de juveniles actores (entre otros, James McAvoy, Jennifer Lawrence, Michael Fassbender...), con otros más veteranos como Kevin Bacon.

5/10
El pacto

2011 | Seeking Justice

El australiano Roger Donaldson no ha llegado a la altura de otros compatriotas de su generación como Peter Weir o Baz Luhrmann, pero a lo largo de su dilatada carrera ha rodado una veintena de títulos que más o menos han captado el interés del gran público, como Motín a bordo o Un pueblo llamado Dante's Peak. Ha tardado siete años desde la irregular Burt Munro: un sueño, una leyenda en poner en marcha un nuevo proyecto: El pacto. Mientras espera conmocionado en un hospital a conocer el estado de su mujer, agredida sexualmente de un modo brutal, Will Gerard, profesor de instituto, entabla una conversación con un misterioso individuo que se dirige a él para hacerle una insólita proposición. Pertenece a una organización que podría tomarse la justicia por su mano, ahorrándose un largo y traumático proceso judicial que podría no conducir a ninguna parte. A cambio, Gerard tendrá que hacer pequeños favores a su organización. Inspirado claramente en la muy superior Extraños en un tren, de Alfred Hitchcock, el arranque de este thriller tiene cierta fuerza, pero después El pacto se diluye por culpa de un desarrollo excesivamente convencional y un guión tan inverosímil como carente de garra. Nicolas Cage no se esmera demasiado, como viene siendo habitual desde hace unos años, aunque esta vez al menos está bien respaldado por los competentes January Jones (Mad Men) y Guy Pearce.

4/10
Sin identidad

2011 | Unknown

Cuarta película de Jaume Collet-Serra, con la que ha logrado la hazaña de convertirse en el primer realizador español que lidera la taquilla estadounidense. Collet-Serra –que ha desarrollado toda su carrera en Hollywood– vuelve a trabajar para el astuto productor Joel Silver (Matrix), que  ya le había contratado para su ópera prima, La casa de cera, y para La huérfana. Sin identidad adapta la novela "Out of My Head", del popular escritor francés Didier Van Cauwelaert (La educación de las hadas). El arranque guarda ciertas similitudes con el thriller Frenético, de Roman Polanski. Un tipo llega a Berlín con su mujer para participar en un congreso, pero tiene un accidente durante un desplazamiento en taxi. Salva la vida, pero pierde parcialmente la memoria. Aunque recuerda ser el doctor Martin Harris, su esposa niega conocerle y está acompañada de otro tipo que asegura ser el auténtico doctor Martin Harris. Además, unos asesinos le persiguen, por lo que tratará de descubrir qué ha ocurrido, con ayuda de una emigrante que conducía el taxi accidentado. Collet-Serra acierta al seguir claramente los patrones del mejor Alfred Hitchcock. Como en las más brillantes películas del maestro del suspense, rueda con un ritmo ágil, y cada secuencia encandila al espectador, de forma que éste tiene poco espacio para averiguar si  el guión tiene algún fallo, o tratar de conjeturar una explicación a lo que ve en pantalla. La trampa está bien construida y el desenlace no resulta decepcionante. No plantea grandes conflictos existenciales, aunque incorpora pequeñas reflexiones sobre la identidad, y la capacidad humana para redimirse. Además de una factura impecable, el film cuenta con un reparto de lo más ajustado. Liam Neeson logra una gran naturalidad en un papel que entraña una gran dificultad, de hombre confundido y desesperado, y está arropado por actores muy sobresalientes, como Diane Kruger, la atractiva January Jones (Mad Men), Aidan Quinn, Frank Langella, y el gran Bruno Ganz, que consigue dar una enorme dignidad a un papel en principio menor, un ex agente de la Stasi muy distinto al que encarnaba Ulrich Mühe en La vida de los otros.

6/10
Mad Men (4ª temporada)

2010 | Mad Men (4ª Season) | Serie TV

Después de divorciarse de Betty, Don Drapper no maneja bien su nueva vida de “soltero”; alejado de sus hijos, con los que no podrá compartir la Navidad, sus nuevas relaciones sentimentales parecen poco consistentes. Ella se ha casado con el político Henry Francis, y sus rasgos de mujer dominante e insatisfecha, incapaz de conectar con los niños, se acentúan. La nueva empresa publicitaria Sterling Cooper Draper Pryce tiene que esforzarse por conseguir nuevas cuentas y mantener a sus clientes; lo que no es sencillo, una crisis pondrá en peligro la recién creada compañía. Cuarta temporada de Mad Men, la exitosa serie televisiva creada por Matthew Weiner que pinta el día a día de un compañía publicitaria en los Estados Unidos de los años 60. Continúan las características de las otras temporadas, o sea guiones y personajes sólidos para pintar un mundo profesional profundamente machista, donde las mujeres pugnan por sobresalir, consiguiéndolo sólo hasta cierta punto. Los actores se han hecho con sus personajes, y parecen asumirlos con la facilidad con que la mano se adapta a un guante. Y sigue presente cierta mirada desesperanzada del ser humano, que lleva el egoísmo en sus genes, las motivaciones son inmediatas y algo efímeras, sólo la paternidad o una ternura muchas veces efímera, o un gesto de lealtad y reconocimiento, suavizan la omnipresente mirada de los personajes al propio ombligo. No obstante resulta obligado reconocer la calidad de la serie, y el esfuerzo por insuflar de cierta complejidad a los comportamientos cuestionables, ya sea la infidelidad, el acoso sexual, el aborto, la ocultación de información a los otros socios, etc. Y para los empresarios y creativos del mundo de la publicidad parece una serie de obligado visionado, resulta muy sugerente ver a los personajes presentando sus ideas, creando y planificando campañas.

6/10
Radio encubierta

2009 | The Boat That Rocked

El director Richard Curtis (1956) es un enamorado de la música, como pudimos comprobar en su primera película detrás de las cámaras, la hiperromántica Love Actually. En esta segunda película, el director neozelandés afincado en Inglaterra, se deja llevar por esa pasión –y, la verdad, durante demasiado tiempo– para pergeñar una historia que gira completamente en torno a la música de su juventud. Lo que se cuenta es lo de menos, una mera excusa bastante peregrina; aquí lo que importa es simplemente recordar e idealizar nostálgicamente los felices años sesenta, las canciones que sonaban entonces y los sueños despreocupados de la juventud. 1966. Los adolescentes y jóvenes del Reino Unido viven entusiasmados con el 'rock and roll' y con la nueva música que escuchan en las emisoras de radio. Pero se trata de emisoras piratas, que eluden las licencias del gobierno. Y es que la nueva música es una manifestación más de la relajación de las costumbres y de la máxima juvenil imperante de vivir sin reglas ni censuras. Y el gobierno, claro, no aprueba esa actitud, por lo que decide cerrarlas. La emisora más famosa, pesadilla del ministro Dormandy (Kenneth Branagh), es Radio Rock, que emite desde un barco que flota en el Mar del Norte y cuya programación ininterrumpida es seguida por millones de personas. Hasta allí llega el joven Carl (Tom Sturridge), que ha sido expulsado del colegio. Su madre le envía a pasar una temporada con su padrino Quentin (Bill Nighy), que resulta ser el dueño de la emisora. Carl conocerá en el barco a todos los hombres que trabajan en Radio Rock, tipos de todo pelaje con una única cosa en común: su fanatismo rockero y pasión por las nuevas bandas que hacen furor en el público. Entre ellos destacan el grueso Dave (Nick Frost), inteligente y con un cruel sentido del humor; el buenazo de Simon (Chris O'Dowd), que busca un amor de verdad; y los norteamericanos Gavin (Rhys Ifans) y el Conde (Philip Seymour Hoffman), que compiten por ser las estrellas de la emisora. La película es indudablemente divertida. Es fácil imaginarse qué tipo de situaciones pueden darse entre un grupo de hombres encerrados en un barco, y Curtis sabe sacar partido con frecuencia a chistes fáciles de temática sexual, alardeados con el lenguaje procaz tan propio de su estilo (y algunas imágenes más explícitas cuando suben las mujeres al barco). Sin embargo, toda esa picante diversión, aderezada con la mejor música, cae a menudo en la patochada y corre el riesgo de resultar muy reiterativa, ya que Curtis prácticamente abandona lo que mejor sabe hacer: el romanticismo de sus otros guiones, como los de Notting Hill o El diario de Bridget Jones. Y es una pena, porque al quedarse sólo con el ambiente coral del barco, descuida demasiado a cada personaje, se centra en lo anecdótico y olvida más que otras veces los detalles importantes (no hay ni una sola escena memorable, ni tronchante ni emotiva). Y así resulta demasiado fácil caer en los lugares comunes de una época idealizada hasta la saciedad, con topicazos que agotan porque uno se los sabe de memoria. Capítulo aparte merece la música, a todas luces extraordinaria. Curtis se emplea a fondo y procura que esté muy presente en casi todas las escenas. El espectador podrá disfrutar de una amplia representación de los mejores músicos de los sesenta, desde The Rolling Stones, los Beatles y The Who, hasta Jimi Hendrix, Leonard Cohen, The Supremes o The Kinks, por nombrar sólo a unos pocos. En cuanto a los actores, destaca sin lugar a dudas el poderoso talento de Philip Seymour Hoffman.

4/10
Mad Men (3ª temporada)

2009 | Mad Men (3ª Season) | Serie TV

Don Draper se entera accidentalmente de un secreto de la vida personal de Salvatore durante un viaje de negocios a Baltimore. Y Don tendrá que adaptarse a los cambios de la empresa, tras la llegada del nuevo responsable financiero, Lane Pryce, y su secretario, John Hooker, que imponen nuevos métodos de trabajo. Tercera entrega de la serie más premiada del momento, gracias a su mirada ácida al mundo empresarial y de la publicidad en los años 60, donde abundan los comportamientos egoístas que sólo consideran el bienestar personal. Se incorporan al elenco Jared Harris (Medidas extraordinarias) y Ryan Cartwright (Bones). Uno de los puntos de interés es el embarazo de Betty, el descubrimiento de cierto secreto de su esposo y la consiguiente crisis conyugal. También los cambios empresariales dan lugar a un desenlace que anuncia cambios importantes para la cuarta temporada.

6/10
Mad Men (2ª temporada)

2008 | Mad Men (2ª Season) | Serie TV

Segunda temporada de las andanzas en los 60 de los publicistas de Sterling Cooper Advertising, a cuyo equipo creativo se ha sumado una mujer, Peggy. Continúa la mirada vitriólica de Matthew Weiner a una época y unas personas que, bajo la fachada de ‘todo es perfecto’, ocultan un buen cúmulo de frustraciones. Así, van a acentuarse los problemas matrimoniales de Don y Betty, y un miembro del staff va a ‘salir del armario’. También están presentes elementos de la época, como la crisis de los misiles de Cuba. Esta apasionante segunda temporada logró hacerse con 10 nominaciones a los premios Emmy, entre ellos el de mejor serie dramática.

6/10
Mad Men

2007 | Mad Men | Serie TV

Lo más importante son las ventas. Eso lo saben a la perfección en Sterling Cooper Advertising, una puntera empresa de publicidad. Primera temporada de esta original serie, creada por Matthew Weiner, que hace un retrato del día a día en una empresa de publicidad de los años 60, con sus manipulaciones, sus prejuicios sexuales, sus escándalos, etc. En aquella época se produjo un despegue de este sector y los creativos se convirtieron en estrellas de la noche a la mañana. Guiones trabajados y reparto desconocido.

6/10
Equipo Marshall

2006 | We Are Marshall

En 1970 una tragedia conmocionó a la Universidad de Marshall. Todo el equipo de fútbol americano, junto a muchos amigos y familiares, falleció en un desgraciado accidente aéreo en el que no hubo supervivientes. Este film describe los ímprobos esfuerzos del entrenador Jack Lengyel para poner en pie un nuevo equipo que, no puede ser de otra manera, está compuesto por principiantes. Marshall es una ciudad de 50.000 habitantes, por lo que puede suponerse la conmoción que supuso el accidente, y lo fácil que habría sido sucumbir al desánimo y la amargura. Este film nos cuenta por contra el espíritu positivo con que se encara el lógico sufrimiento, lo que tendrá su fruto en la temporada del equipo en 1971. Matthew McConaughey da vida con aplomo al nuevo entrenador, un personaje que sencillamente se pone a trabajar con sus chicos desde el primer día, sin pararse a pensar que tiene ante sí una tarea imposible. McG, director de Los ángeles de Charlie cuenta con buen pulso la historia y saca su jugo a un atinado reparto.

6/10
Los tres entierros de Melquiades Estrada

2005 | The Three Burials Of Melquiades Estrada

El actor Tommy Lee Jones debuta en la dirección –y se reserva un papel protagonista– con un guión de Guillermo Arriaga (Amores perros, 21 gramos) que presenta esa estructura fragmentada, espacial y temporalmente, a la que tanto apego tiene, y que espolea el interés del espectador. El film arranca con el hallazgo del cadáver cosido a tiros de Melquiades Estrada, inmigrante ilegal mexicano que trabajaba con Pete Perkins en un rancho. La descripción de los escasos esfuerzos de las autoridades locales por esclarecer el caso se alternan con las pinceladas de la vida sin vida de Mike Norton, un patrullero de la frontera recién incorporado a su puesto. Cuando Pete resuelve por su cuenta el caso, asume una misión insólita con un punto macabro: obligar al asesino a llevar con él el cadáver de Melquiades, para que descanse en paz en suelo mexicano: un auténtico ‘viaje del héroe’, con oportunidad para la redención. Sorprende el pulso narrativo del primerizo Jones, que cuenta con eficacia lo que pretende, arranca un buen trabajo al reparto e integra el paisaje en la historia de modo notable. Su talón de aquiles es el limitado horizonte vital de sus cuidados personajes, que no llega a abrirse en exceso. Resulta asumible que Mike sea un completo cafre, que aplica mano dura a los ilegales, y para el cual su esposa es un mero objeto decorativo. Pero Pete no llega a ser el pretendido personaje ‘bigger than life’, que hará lo que sea por cumplir la última voluntad de su amigo muerto: sus limitaciones son patentes, también en sus francachelas, revestidas de falsa camaradería masculina. No obstante, el tándem Jones-Arriaga logra dotar a la historia de un patetismo conmovedor.

6/10
Dirty Dancing 2

2004 | Dirty Dancing 2: Havana Nights

La estadounidense Katey Miller llega a La Habana a finales de los 50, antes de la revolución, porque a su padre le han destinado allí. Se enamorará de un modesto camarero con el que se presentará a un concurso de baile. Parece que fue ayer, pero ha transcurrido la friolera de 17 años desde que Dirty Dancing marcó a toda una generación de adolescentes ochenteras, que suspiraban por Patrick Swayze. La continuación no ha desatado idéntico entusiasmo, quizás porque el argumento es ligero y previsible, y porque el propio Swayze, que ya no está para muchos bailes, se reserva un papel secundario, y es sustituido por Diego Luna, mucho mejor actor, por cierto. Pero la historia de amor por encima de las clases sociales encandilará a los románticos, y los múltiples números musicales a los más bailongos.

4/10
El amor lo puede todo

2004 | Love's Enduring Promise

Love Actually

2003 | Love Actually

Para los amantes de las películas románticas, Richard Curtis es un viejo conocido. De su talento nacieron los guiones de Cuatro bodas y un funeral, Notting Hill o El diario de Bridget Jones, sin lugar a dudas tres cumbres de la comedia romántica actual. Respecto a la Love Actually, el mismo Curtis explica que tenía demasiadas historias de amor en la cabeza y no tenía tiempo para esperar a que se filmaran todas. Así que decidió fundir todos esos guiones en uno solo y ponerse por primera vez él mismo detrás de la cámara. El resultado es un collage de diez pequeñas historias de amor protagonizadas por una variada galería de personajes cuyas vidas se entrelazan de algún modo. El experimentado guionista no comete el error de repetirse. Así somos testigos de amores entre jefes de estado y empleadas; de maridos y esposas; de hermanos y hermanas; de hijos y padres; de amistades duraderas, y, cómo no, de romances entre hombres y mujeres con situaciones vitales tan normales como distintas y originales. Las diferentes tramas son simultáneas en el tiempo y están ambientadas en los días próximos a la Navidad. A Curtis le sirve este “truco” para arrancar de sus personajes sentimientos hondos, de tal forma que, cada uno a su modo, experimente la necesidad de sincerar su corazón. Y ahora que el cine suele derivar con demasiada frecuencia hacia historias frustrantes, hay que agradecerle a Richard Curtis su talante esencialmente optimista, una declaración de principios con la que no duda en iniciar la película. Este enfoque es compatible, sin embargo, con las licencias que se toma a la hora de explicitar escenas de burda grosería, que aunque sirvan a la postre para reivindicar el amor verdadero, resultan sorprendentes en una comedia de este perfil. Para dar buen acabado a su cóctel romántico, el director cuenta con un reparto de aúpa, con muchos de los mejores actores británicos actuales. Y lo demuestran en escenas delirantes (Hugh Grant), emocionantes (Colin Firth), surrealistas (Bill Nighy), mágicas (Keira Knightley) o desgarradoras (Emma Thompson), por enumerar sólo las más emotivas. Sin duda, el mundo iría mucho mejor si se hiciesen más películas como ésta, porque después de verla dan ganas de ser bueno de verdad y brindar con champán con el amor de tu vida.

7/10
Ejecutivo agresivo

2003 | Anger Management

Dave Buznik es un ejecutivo incapaz de matar a una mosca. Pacífico y más bien tímido, se va a ver inmerso en una situación kafkiana cuando en un viaje en avión, la azafata no le hace ni pito caso. Él se altera un poquitín, lo suficiente para que el sobrecargo le reduzca como si fuera un tipo peligroso; en un juicio posterior, el magistrado le condena a someterse a una terapia para controlar su ira. El encargado de supervisar su tratamiento va a ser el doctor Buddy Rydell, que casualmente viajaba en el mismo avión que Dave. El excéntrico psiquiatra incluso se instalará en su casa para marcarle de cerca, y hasta se atreve a ligar con la chica de la que Dave está enamorado. Como toda comedia disparatada que se precie, ésta se basa en el choque de dos personalidades absolutamente contrapuestas. Dave es un pelín apocado, y todas las desgracias se abaten sobre él; mientras que Buddy parece un completo chiflado, hasta el punto de que si alguien necesita terapia para controlar su furia, ese alguien es él. Si encima los actores, Jack Nicholson y Adam Sandler, han demostrado con creces su vis cómica, el resultado positivo está asegurado. El film avanza gracias a las diferentes pruebas a que Dave es sometido por parte de Buddy (la de ligar en un bar de copas es de las más divertidas), y a las intervenciones de los compañeros de terapia, un grupo de los más pintoresco. Se aprovecha además para poner en solfa el estrés de nuestro mundo moderno, y la confianza ciega que algunos ponen en la consulta del psiquiatra.

5/10
American Pie. Menuda boda

2003 | American Wedding

Tercera entrega de la saga American Pie, en la que están presentes un grupo de jóvenes inmaduros que sólo piensan en sexo. Aquí parece (sólo parece), que han sentado la cabeza. Al menos Jim, que se va a casar con Michelle, después de una ¿romántica? petición de mano. Lo malo es que está empeñado en acudir a la boda y posterior celebración Steve, más bruto que un arado, y que podría echar a perderlo todo. Porque tiene ideas tan geniales como la organización de una despedida de soltero, con streepers incluidas, justo cuando Jim ha organizado una velada para conocer mejor a sus futuros suegros. Este pastel fílmico no tiene trampa ni cartón. Más de los que nos procuraron sus antecedentes: es decir, chistes guarros aderezados convenientemente, y un reparto juvenil de guapitos actores. Lo mejor es la presencia divertida de Eugene Levy, actor ideal para papeles cómicos serios, lo que suena a paradoja, pero que él resuelve como nadie.

2/10
Full Frontal

2002 | Full Frontal

Un guionista, dos actores, una productora ejecutiva y una masajista, preparan una fiesta de cumpleaños para un productor. A lo largo de un día se entrecruzan las peripecias de estos personajes, que se distinguen por su falta de horizontes y vacío vital, y que están relacionados con el rodaje de una película en Los Angeles. En sólo 18 días y con presupuesto mínimo, el responsable de Traffic y Erin Brockovich, el norteamericano Steven Soderbergh, filmó este experimento cinematográfico, para el que contó con sus ‘amiguetes’ Brad Pitt y Julia Roberts. Se trata de un experimento que mezcla secuencias de vídeo digital con otras de nítida fotografía. El guión tiene una estructura compleja, difícil de hilar, pues parece que Soderberg dejó mucho margen de improvisación a los actores, sin decirles siquiera hacia dónde debía avanzar la cinta. Aún así ofrece secuencias interesantes, como las entrevistas de la deprimida ejecutiva, o las conversaciones entre Julia Roberts y Blair Underwood. Por cierto, al empezar la cinta verá que los títulos de crédito indican que comienza una película titulada Rendez-vous, con un director e intérpretes rarísimos, pero no se preocupe, no se ha equivocado de DVD.

4/10
Bandits (2001)

2001 | Bandits

Joe y Terry: dos atracadores que nunca fallan. Su método es de una sencillez aplastante: secuestran al director del banco que piensan desvalijar en su casa, por la noche; y, al día siguiente, tempranito, acuden con él a abrir las puertas del “tenderete”, para que les entregue la pasta gansa. Las cosas van a cambiar un poco cuando se cruza en su camino Kate, un ama de casa ignorada por su marido. Los dos bandidos se enamorarán de ella, y la incorporan a la banda. Buen cine comercial, servido por el veterano Barry Levinson (El mejor, Rain Man, La cortina de humo). Con personajes bien trazados, interpretados por un trío de lujo: Bruce Willis (hombre tranquilo), Billy Bob Thornton (maniático histérico) y Cate Blanchett (mujer que necesita cambiar de aires). Aun con dosis de emoción, el film está más cercano a los momentos de comedia de Dos hombres y un destino y Bonnie and Clyde, que a otros títulos de robos. El film incluye una escena de evasión de la cárcel, rodada en una auténtica prisión en Oregón. De hecho, 150 inquilinos del lugar intervinieron como extras en algunos planos. Y por lo visto, cuando Willis y Bob Thorton traspasaron las puertas de la prisión en un camión de cemento, estalló una espontánea salva de aplausos por la “fuga”. Sin duda que no tuvieron que actuar demasiado para expresar sus deseos de libertad.

6/10
Última sospecha

2001 | The Glass House

Ruby y Rhett, de 16 y 11 años, pierden a sus padres en un accidente de automóvil. Terrible. Pero no hay problema, había un matrimonio sin hijos, muy majetes, autorizados como tutores en su testamento. Al principio estos padres adoptivos parecen la bomba. Tienen una casa superchula, toda de cristal, y al chaval le traen la Play 2 y la Gameboy, para que juegue hasta hartarse. Pero en fin, al final resulta que la madre es yonki y el padre anda liado con unos mafiosos. Y hasta puede que el accidente no fuera tal. Thriller más o menos inquietante, en que se sacrifica la lógica en aras del suspense. El debutante Daniel Sackheim tiene entre manos un guión de Wesley Strick, especialista en thrillers como El cabo del miedo o Análisis final.  Aquí se las hace pasar canutas a los jóvenes protagonistas, entre los que destaca Leelee Sobieski.

4/10
Destinos cruzados

1999 | All the Rage

Llevar armas puede ser arriesgado, sobre todo cuando cualquiera puede accdeder a ellas. Siete personas desconocidas tendrán que enfrentarse a esta dura realidad. Comedia absolutamente disparatada plagada de personajes estrafalarios y paranoicos, con una puesta en escena que se ha quedado un tanto pasada de moda. Se disfruta sobre todo porque cuenta con un elenco interpretativo de primer orden, lleno de rostros conocidos.

5/10

Últimos tráilers y vídeos