IMG-LOGO

Biografía

José Luis Alcaine

José Luis Alcaine

José Luis Alcaine

Premios: 4 Goya (más 2 nominaciones)

Goya
2020

Nominado a 1 premio

Goya
2017

Nominado a 1 premio

Goya
2008

Ganador de 1 premio

Goya
2003

Ganador de 1 premio

Goya
1994

Ganador de 1 premio

Goya
1990

Ganador de 1 premio

Filmografía
Domino

2019 | Domino

Christian y Lars, agentes de policía de Copenhague, acuden a investigar una llamada rutinaria motivada por lo que parece una pelea doméstica. Pero se encuentran a un violento terrorista del ISIS, de larga barba, que ha torturado a un tipo hasta matarle, que acaba también con la vida de Lars, y consigue zafarse de Christian. Este tratará de dar con el asesino con ayuda de Alex, una nueva compañera que había mantenido un idilio con Lars. Para Brian de Palma sacar adelante un nuevo proyecto se ha convertido en una Misión imposible, lejos han quedado los tiempos en los que dirigió el meritorio blockbuster al servicio de Tom Cruise. Tras Passion, su único proyecto de la década –que no se estrenó en muchos países, entre ellos España– ha tenido muchos problemas de financiación a la hora de rodar este film, que parte de un guión del noruego Petter Skavlan, escritor de Kon-Tiki. En principio, se entiende por qué le ha interesado el libreto al veterano italoamericano, pues combina elementos del thriller, género en el que ha brillado con Doble cuerpo y Vestida para matar, con los conflictos internacionales, temática de Corazones de hierro y Redacted. Por desgracia, no se sabe qué es peor, si la rutinaria parte de suspense, o la puerilidad de la subtrama política, que no pasa de recordar la maldad de los terroristas islámicos y poco más. A De Palma no le asusta partir de una trama endeble, pues en otras ocasiones lo ha arreglado componiendo dos o tres momentos impactantes. Aquí lo ha intentado, pero por falta de presupuesto, sus escenas clave acaban resultando ridículas, sobre todo una persecución por los tejados que quiere homenajear la que abre Vértigo, de Alfred Hitchcock, su película preferida, un atentado en un festival de cine visto a través de la cámara que lleva la fanática que va a cometer el atroz acto, o el final, en la plaza de toros de Almería, donde los protagonistas ven lo que ocurre con binoculares al estilo de La ventana indiscreta, y que pese a levantar buenas expectativas acaba en poca cosa. El cineasta hace gala de algunos de sus personalísimos toques de estilo, por ejemplo, partiendo la pantalla. Podían haber tenido interés sus reflexiones sobre la era de los vídeos en internet, con terroristas obsesionados por la imagen que ofrece lo que cuelgan online. Pero se acaba cayendo en el absurdo, véase por ejemplo al protagonista comentando lo que han enviado los villanos, no parecen preocuparle las víctimas, ni la investigación, sino el valor de las tomas rodadas por drones, como si en lugar de policía fuera un crítico de cine. Su compositor habitual, Pino Donaggio, no se ha complicado mucho la cabeza a la hora de articular una banda sonora que tenga una mínima frescura. Al menos, Domino cuenta con un reparto sólido que se esfuerza por sacar adelante a los personajes, sobre todo dos actores sacados de Juego de tronos, Nikolaj Coster-Waldau (Christian) y Carice Van Houten (Alex), a los que se suma Guy Pearce (el agente de la CIA Joe Martin). No logran remontar el desastre.

4/10
Dolor y gloria

2019 | Dolor y gloria

Salvador. Un español, director de cine, que triunfó en los 80 en la escena internacional. En lo relativo a su producción artística, en la actualidad se encuentra varado en el dique seco. Se le acumulan las molestias físicas, de columna, y dificultades para tragar, más terribles migrañas, un cuadro que le sume en la depresión y le lleva a estar acostado gran parte del día. En un estado de duermevela afloran recuerdos de infancia en su pueblo natal, de su querida madre Jacinta, de su gusto por la lectura y el cine, del único modo de acceder a la educación. Ello coincide con el reencuentro con Joaquín, protagonista de uno de sus éxitos, con el que terminó mal, siempre le reprochó su adicción a la heroína. Curiosamente otros dolores del alma le llevan a entablar con él una nueva relación, y a sumergirse él mismo en la droga, el comienzo de un inesperado camino que le posibilitará cerrar heridas y tal vez volver a crear. Pedro Almodóvar, director y guionista, como es norma, se pone en esta ocasión más serio de lo habitual, los años pasan, la gravedad se va imponiendo en su cine. “¿Drama o ficción?” le pregunta su médico a Salvador cuando le habla de un nuevo proyecto, y la respuesta del personaje interpretado por Antonio Banderas, su escueto “no sé”, explica parte del secreto del nuevo film del manchego, de claros tintes autobiográficos, hasta el aspecto físico del protagonista se asemeja a Almodóvar, aunque por supuesto, ficcione. Estamos ante una obra muy personal, estructurada en un presente donde los flash-backs asoman con fluidez, en que trata cuestiones muy queridas, la del amor al cine y todo lo que le rodea, pero también el modo en que nos marcan nuestras raíces. El tema de la madre, cómo influye en la vida de las personas, y concretamente en la suya, ya lo había tratado antes Almodóvar. Aquí insiste, aunque sacando a la luz, no sólo lo que es una amorosa y entrañable relación maternofilial, sino también los reproches y la conciencia de decepcionar a ese ser querido, con comportamientos y actitudes que no se pueden compartir, aunque el amor no cese, en una y otra dirección. Al tratarse de una película muy almodovariana, exige una complicidad para conectar con su estado emocional, quien carezca de tal complicidad reconocerá una obra hábil, bien diseñada, llena de guiños personales, cuidada hasta los últimos detalles visuales –decorados, atrezzo– y sonoros, canciones como la del río de Rosalía, las menciones a Chavela Vargas, los libros como subtexto... Pero tal vez los reencuentros y rememoraciones, los amores homosexuales del protagonista y la evocación del primer chispazo de deseo sexual, introducidos con demasiados “deus ex machina”, le resulten artificiosos, algo forzados. Igual que la insistencia en las drogas, la explicación de las “asignaturas” de geografía y anatomía, o el preparado de los fármacos pulverizados para una más fácil ingesta. El director ama sin duda a los personajes, y se agradece una mirada amable, no es ésta una película de ajustes de cuentas ni amarga. Estamos ante una reivindicación del arte como forma de vida, no sólo en el sentido de ganarse un sueldo, sino como casi la única forma de seguir existiendo y soportando este mundo y encarar la inevitable muerte, de encontrar algo parecido a la fe que mueve montañas cuando se carece de una fe religiosa. Y esto, y ciertas pulsiones de puro sentimiento, son las emociones a las que caba agarrarse en el claroscuro de la vida, llena de dolores, y en que los momentos de gloria, desde el punto de vista almodovariano, son escasos y esquivos. Da gusto ver un conjunto de personajes bien perfilados como el de este film, incluso los numerosos secundarios: el médico (Pedro Casablanc), la actriz (Cecilia Roth), el moderador del coloquio (Julián López), la beata del pueblo (Susi Sánchez), el padre de Salvador (Raúl Arévalo), la madre de Salvador ya anciana (Julieta Serrano), la ayudante de Salvador (Nora Navas)... También está bien Salvador niño (el debutante Asier Flores), y por supuesto Penélope Cruz (una madre que compone con desparpajo), Asier Etxeandia (el actor que no se hablaba con Salvador), Leonardo Sbaraglia (un amor reaparecido), y Banderas, que lleva el peso de la película con gran dignidad.

6/10
Salir del ropero

2019 | Salir del ropero

Eva, una joven y prometedora abogada española afincada en Edimburgo, ve peligrar sus planes de boda con el heredero de una importante y ultraconservadora familia escocesa cuando se entera de que su abuela, Sofía, ha decidido casarse… con su amiga del alma, Celia. La decisión de Sofía de casarse a sus 74 años con Celia, desafiando todos los convencionalismos sociales y religiosos, pone patas arriba la vida de Eva, que intentará impedir por todos los medios que esa boda se celebre, con la complicidad de Jorge, el hijo de Celia, que se une a la causa de Eva por diferentes razones. Pero Eva no cuenta con la reacción del resto de su peculiar familia que, lejos de ayudarla, apoya la decisión de las ancianas. Entre enredos, mentiras piadosas, robos, atropellos, sensacionalismo mediático y situaciones delirantes, Eva poco a poco va comprendiendo qué es lo que verdaderamente importa en su vida.

Todos lo saben

2018 | Todos lo saben

Con motivo de la boda de su hermana Ana, Laura regresa desde Argentina a su pueblo natal en una zona vinícola española, la acompañan sus dos hijos, el marido Alejandro se quedó allá por trabajo. Se produce el gozoso reencuentro con padres y hermanos, y con Paco, del que anduvo enamorada en su juventud, ahora casado con Bea. Y tras el enlace, al que asisten muchos invitados, sigue la animada fiesta. Pero de pronto... Desaparece Irene, la hija mayor de Laura. Mensajes en el móvil de Laura apuntan a un secuestro por dinero, con la amenaza de hacer daño a la adolescente si denuncian los hechos a la guardia civil. La vida con frecuencia nos somete a duras pruebas. La alegría pronto se troca en dolor y sufrimiento, y puede costar recuperar la confianza en las personas. El iraní Asghar Farhadi, director y guionista, demuestra su enorme talento para contar historias de alcance universal, no importa tanto que sitúe las historias en su país de origen (Nader y Simin, una separación, El viajante) o que estén “coloreadas” por el telón de fondo parcial o total de Occidente (El pasado y Francia, Todos lo saben y España y Argentina), lo decisivo es la hondura con que atrapa las interioridades del ser humano, lo mejor y lo peor: el amor, el sacrificio, los padecimientos, los rencores soterrados, la soberbia, la ambición, asoman en cada uno en mayor o menor medida, mientra se teje un elaborado cuadro de complejas relaciones, donde cuenta lo ocurrido y lo que se piensa que ha ocurrido, la suposición de intenciones en el otro, y los secretos del pasado que acaban saliendo a la luz. Cuenta con un magnífico reparto coral, donde ocupan lugar prominente Javier Bardem, Penélope Cruz y Ricardo Darín, convincentes al exhibir las fragilidades de sus personajes, pero donde también sobresalan Bárbara Lennie, Inma Cuesta, Elvira Mínguez, Eduard Fernández, Ramón Barea, por citar a unos pocos. Farhadi es un cineasta con mayúsculas. Sabe dar el salto mortal del costumbrismo festivo inicial, a la angustia de la tragedia y las dudas sobre qué ha ocurrido, y quién está detrás, un cambio de tono perfectamente ajustado. Y sí, hay un punto de intriga, pero puede permitirse el lujo de satisfacer la curiosidad sobre la identidad de los secuestradores sin jugar a sorprender, poniendo el acento en que lo importante, lo que le interesa, son las personas, sus heridas existenciales, las cicatrices indelebles. Da gusto ver una película donde no hay espacio para la frivolidad, en que se puede abordar temas como la familia, el aborto o la intervención de Dios en la vida de los hombres, sin caer en el cliché. Y en donde las imágenes pueden sustituir con éxito a las palabras, pero sin desdeñar el poder de éstas para expresar los sentimientos.

7/10
Altamira

2016 | Altamira

En 1879 se produjo en España el que puede ser considerado el descubrimiento más importante del siglo XIX: las cuevas de Altamira. Marcelino Sanz de Sautuola, aficionado a la antropología, se encontraba de excursión con su hija María, de nueve años. Fue ella la que al entrar en una cueva entre las montañas santanderinas vio por primera vez los bisontes en el techo de la cueva. El descubrimiento significaba que el hombre del paleolítico tenía cultura y talento para expresar artísticamente la realidad, y esa visión histórica del pasado significaba una revolución en el pensamiento científico y religioso de la época. Y el mundo ignoró el hallazgo. El director Hugh Hudson, bastante desaparecido hasta ahora pero que cuenta en su haber con la maravillosa Carros de fuego, se encarga de la dirección de Altamira, que ha contado entre los productores con Lucrecia Botín, sobrina de Emilio Botín y descendiente de Marcelino Sanz de Sautuola. Y es que queda muy claro en la película el principal interés por reivindicar la figura de su antepasado, de modo que se reconozca públicamente su hazaña. Algo, por cierto, que siempre llega con retraso en España –“tan bella y tan injusta”, dice con tristeza el propio protagonista–, siempre dispuesta a menospreciar a sus más grandes personalidades. De hecho, tanto énfasis se pone en la incredulidad ante el descubrimiento que quizá este sea el mayor problema del film: lo poco que cuenta. Los guionistas, Olivia Hetreed (La joven de la perla) y el debutante en la ficción José Luis López Linares, centran todo su esfuerzo en reseñar el escepticismo con que se recibió la noticia, tanto para el mundo científico –que incluso acusó de falsificación a Sautuola– como por parte de la Iglesia del lugar, que veía en las pinturas un ataque a la doctrina bíblica. Y la verdad es que han puesto mucho interés en hacer especialmente odioso al personaje de Rupert Everett, sacerdote tan oscurantista que tiene trazos de la más ridícula caricatura. Funciona sin embargo la relación del protagonista con su mujer, que se ve atrapada supuestamente entre dos fuegos –su fe en Dios y el amor por su marido– y que a la postre es la que tiene mayor sentido común. Y hay que decir que los diálogos están bien escritos y brillan magníficamente en boca de la niña Allegra Allen en su papel de María. Probablemente lo más sobresaliente del film, rodado con mucho academicismo, es la pulcritud de su fotografía, luminosa y contrastada, obra de José Luis Alcaine. También está sumamente cuidada la banda sonora, con evocadores acordes de guitarra creados por Mark Knopfler. Los actores cumplen con oficio, con Antonio Banderas y la persa Golshifteh Farahani (A propósito de Elly) a la cabeza. No se entiende, sin embargo, que en la versión original los personajes hablen en ingles en su terruño cántabro.

5/10
La reina de España

2016 | La reina de España

Dieciocho años después, cabía esperar que La niña de tus ojos hubiera alcanzado la mayoría de edad, que una cinta ocurrente aunque discreta, hubiera crecido en risas y sana memoria histórica con La reina de España. Pero no, esta secuela nuevamente dirigida por Fernando Trueba, con gran parte del reparto del film original, cine dentro del cine donde los rodajes en la Alemania nazi dan paso a las superproducciones americanas en la España de Franco, resulta decididamente fallida, un querer y no poder. En parte puede haberle pesado a Trueba firmar el guión en solitario, no contar con el apoyo de su entonces coguionista Rafael Azcona. Macarena Granada se ha convertido en una gran actriz de Hollywood, con Oscar incluido y la adjudicación de numerosos romances además de un matrimonio de un año de duración que remeda el de Sara Montiel con Anthony Mann. Y la España de Franco, en los años 50, quiere estrechar lazos con Estados Unidos, lo que propicia facilidades financieras para filmar una gran superproducción en inglés, pero patriótica, pues se trata nada menos que de contar la historia de Isabel la Católica, un papel ideal para Macarena, que estará a las órdenes de un legendario director. Al mismo tiempo regresa del extranjero Blas Fontiveros, director de cine y antiguo amor de Macarena, al que todo el mundo daba por muerto. Hasta el punto de que su esposa, supuesta viuda, se ha casado con un pez gordo del régimen. Éste quiere que todo siga igual, así que con nocturnidad y alevosía, la policía franquista lo detiene y le lleva a realizar trabajos forzados en el Valle de los Caídos, donde la idea es que tenga "un accidente". Por supuesto, sus viejos compañeros de fatigas fílmicas intentarán el rescate. La idea podía tener gracia, con amable mirada nostálgica a un tiempo irrepetible, pero no la tiene. El director y guionista no da con el timing alocado que exigiría una comedia de estas características, además de que los mimbres de la trama son muy, muy endebles, con bromas hetero y homosexuales sonrojantes, más el cansinismo del director borrachín y senil, o el maquinista macizo del que se enamora la diva. La idea de planear la fuga de Fontiveros tampoco resulta convincente. Y malgastar los veinte primeros minutos de la cinta en la sorpresa que se llevan unos y otros de que su amigo Fontiveros está vivo resulta un error colosal. Algunas ideas –Macarena sorprendida por lo nefasta que era la reina Isabel, o su penita porque su padre murió en las cárceles del Caudillo– están metidas de clavo, no fluyen con naturalidad, les pesa su pequeña carga ideológica, en la que por fortuna no se insiste demasiado. Hasta algunos cabos quedan demasiado sueltos. De modo que sólo una mirada indulgente ayuda a ver la película, seguir a un plantel de buenos actores, aunque demasiado numeroso, lo que lleva a la dispersión. Resulta curioso decirlo, pero el mejor momento del film, casi mágico, asoma al final, cuando ya es demasiado tarde, con un Francisco Franco interpretado de maravilla por Carlos Areces.

4/10
Como reinas

2016 | Wild Oats

Tras la muerte repentina de su marido, Eva teme la soledad. Tiene una hija con la que no congenia y su único consuelo es el cariño de su mejor amiga, Maddie, que recientemente ha sido engañada por su esposo. Ambas se hacen compañía, se ríen y le quitan hierro a los problemas. Cuando por un error Eva recibe 5 millones de dólares del seguro de vida de su marido, ambas deciden hacerse juntas un viajecito de placer para gastar dinero y pasarlo “como reinas”. El destino elegido será España, más exactamente Gran Canaria. Pero un trabajador de la compañía de seguros irá en su búsqueda para enmendar el error. Comedia ligerita e intrascendente, cuya anodina dirección por parte de Andy Tennant (Exposados) deja al descubierto el único punto fuerte: disfrutar del trabajo de dos leyendas de la interpretación, la octogenaria Shirley MacLaine y la septuagenaria Jessica Lange, aquí convertidas en colegas y cómplices de aventuras. Se lo pasan bien y son divertidas, la verdad, aunque sus peripecias sean de lo más inverosímiles y tontorronas. El planteamiento de Como reinas es, como puede apreciarse, bastante simplón, una versión más del tópico último viaje–desfase–diversión antes de que la vida se esfume. Lo malo es que el desarrollo tampoco es que resulte demasiado original y eso que el guión introduce un significativo giro de la trama (que de todas maneras se ve venir de lejos). Funciona el inicio, con la reunión en casa tras el funeral, algunos gags aislados, y la subtrama del detective de la aseguradora que va en busca de las protagonistas. Por lo demás, sorprende la presencia de Demi Moore en un papel secundario de hija superficial e infeliz, claramente desaprovechada, mientras que tiene gracia la aparición de algunos actores españoles, como Julián Villagrán o Santiago Segura, este último en un papelito caricaturesco de mafioso de tres al cuarto.

4/10
Passion, de Brian De Palma

2012 | Passion

Christine e Isabelle trabajan en una agencia de publicidad. Christine es jefa de Isabelle, pero hacen un buen equipo y parecen llevarse fenomenal, al menos externamente. Las cosas empiezan a ponerse tensas cuando Christine se apunta un trabajo de Isabelle ante sus superiores. Será el comienzo de un tira y afloja con inquietantes consecuencias. El director Brian De Palma vuelve a jugar a lo que mejor sabe: contar historias sinuosas, con ingredientes morbosos y criminales. En este caso actualiza una película de Alain Corneau (Crime d'amor), que fue protagonizada dos años antes por Ludivine Sagnier y Kristin Scott Thomas. La atmósfera insana, llena de personajes envidiosos, falsos y viciosos, recuerda también al cine criminal de Claude Chabrol, aunque el sello de De Palma está sobre todo en los últimos diez minutos, donde la intriga es perfectamente hitchcockiana y se alardea de juegos formales tan propios del director. Los actrices Rachel McAdams y Noomi Rapace están bien, pero sus papeles son demasiado superficiales de modo que el interés va decayendo y el resultado final es efectista.

4/10
Los amantes pasajeros

2012 | Los amantes pasajeros

El vuelo de la compañía aérea Península despega desde Madrid en dirección a México. Pero por problemas con el tren de aterrizaje deberán abortar el viaje. Durante varias horas se mantendrán volando por el espacio aéreo español a la espera de tener luz verde para un aterrizaje de emergencia. Con el fin de evitar problemas, la mayoría de los pasajeros han sido drogados convenientemente. El piloto es un bisexual que está enrollado con uno de los tres azafatos homosexuales que completan la tripulación, junto con el copiloto, éste también con líos de género. Entre los pasajeros están una dominatrix de alto standing, un pobre tipo que huye de una chica enferma, una vidente medio tarada que quiere perder la virginidad, un misterioso hombre de negro, un empresario corrupto y una pareja de recién casados. Todos tendrán sus minutos de historia. Dentro del surrealista y disparatado universo de Pedro Almodóvar Los amantes pasajeros es a la comedia lo que La mala educación es al drama. En otras palabras, estamos ante una de las peores películas del director manchego, al menos de los últimos tiempos. Fracasa estrepitosamente en su intento por encontrar la tecla para meterse al público en el bolsillo, cosa que es la verdadera especialidad de Almodóvar y la clave de su éxito. Sin ese don para llegar a la gente, sus argumentos estrafalarios, erótico-festivos y rebuscadamente inverosímiles se vienen abajo. Y aquí ocurre justamente eso. La trama de toda la película es un monumento a la ligereza, la zafiedad, la exageración del mundo de locas homosexuales y conversaciones vanas de portera, tan típico de su filmografía; pero al contrario que otras veces en Los amantes pasajeros nada adquiere consistencia, todo es anecdótico, trivial, tonto: al final el espectador tiene la sensación de haber estado viendo una gigantesca nada, un conjunto de sketches televisivos de muy baja ralea, montañas de chistes verdes, ejercicio de locazas que en otros tiempos darían que hablar y hoy en día no producen risa, sino más bien aburrimiento. Es como si Almodóvar hubiera querido regresar a los 80, con una bomba de frescura escandalosa, y el trasnochado experimento le hubiera explotado en la cara. Hay lógicamente algunos momentos, contados, en que es imposible no sonreírse (o reírse de la pura vergüenza), tales son las esperpénticas situaciones “amaneradas”, así como ciertos coscorrones a las corrupciones del poder y de los negocios que funcionan momentáneamente. También destaca, claro, el numerito musical, por lo insólito y artificioso de la ocurrencia, y ese aire kitch del conjunto, con la luminosa fotografía de colores claros, limpios, de pintura warholiana. Pero, al fin, todo es tan demente y ridículo que ni un impresionante elenco de actores y actrices de enorme renombre –hay cameos hasta de Antonio Banderas, Penélope Cruz y Paz Vega– es capaz siquiera de evitar la catástrofe de la vacua y procaz farsa que inunda cada uno de los minutos del film. Y, si hay que salvar algo, el trabajo de Blanca Suárez en las pocas tomas de exteriores sería una buena opción.

2/10
La banda Picasso

2012 | La banda Picasso

El veteranísimo Fernando Colomo, que inventó la comedia madrileña con Tigres de papel en 1977, cambia de registro con La banda Picasso, rodada en francés y con un tono más elegante del habitual en el cineasta. Se inspira en un suceso real, poco documentado, por lo que Colomo ha escrito un guión imaginando más o menos lo que pudo ocurrir. El film se abre con un rótulo que avisa a petición de los herederos del pintor malagueño de que no existe ninguna pretensión de que lo que ocurre en la pantalla sea tomado como auténtico. La acción de La banda Picasso se desarrolla a principios del siglo XX, en París. Cuando un ladrón se lleva "La Gioconda", del Museo del Louvre, la policía detiene a Pablo Picasso y a Guillaume Apollinaire, tras recibir una carta anónima que les relaciona con el asunto. Ambos artistas son amigos de El Barón, un belga que robó unas arcaicas estatuas del Louvre, y se las vendió por poco dinero a Picasso, que se inspiró en ellas para "Las señoritas de Avignon". La trama viene a ser una pequeña anécdota, que Fernando Colomo utiliza para trazar un fresco de la creación del cubismo y las relaciones del joven Picasso con personajes como el citado Apollinaire, Max Jacob, Manolo Hugué, Georges Braque y Marie Laurencin. Se agradece que Colomo haya abandonado (salvo en alguna bromita absurda) los detalles soeces que salpican el resto de su obra, y cuenta con un reparto más o menos eficaz, encabezado por Ignacio Mateos (Picasso), que aparecía brevemente como entrenador de los enanos en Blancanieves, de Pablo Berger. Como mucho, se le puede reprochar a Colomo la poco apropiada elección de Jordi Vilches como el pintor y escultor Manolo Hugué. Pero La banda Picasso se queda en mucho menos de lo que su sugerente arranque propone. El resultado final queda muy alejado de El artista y la modelo, también sobre la creación artística e igualmente en francés. Para hacerlas más similares, Fernando Colomo ha filmado algunos planos iniciales y finales en blanco y negro.

5/10
La piel que habito

2011 | La piel que habito

  Vera es una joven encerrada en el sótano de un caserón, que lleva un body puesto todo el día, realiza estiramientos, practica técnicas de meditación y lee libros para pasar el rato. El doctor Robert Ledgard vigila sus movimientos a través de un circuito cerrado de televisión. Prestigioso cirujano plástico, Robert ha desarrollado una técnica transgénica para crear piel artificial, en lo que se diría un homenaje a su esposa, carbonizada en un accidente de coche. La piel que habito ha sido descrita como el primer acercamiento de Pedro Almodóvar al cine fantástico y de terror. Pero tratándose del cineasta manchego no se puede esperar un ajustamiento a la convenciones de ese género, en realidad el único género que sabe cultivar Almodóvar es el almodovariano, que no se parece a ningún otro, lo más parecido al mismo es el culebrón, y éste con rasgos propios e irrepetibles. Por ello, decir que el film adapta la novela “Tarántula” de Thierry Jonquet tampoco es decir demasiado, pues el director lo que hace es llevar ese material de partida a su personal terreno de juego. Y mencionar la revisitación del mito prometeico es obligado, pero aquí no tiene en realidad la fuerza que hemos visto en la mirada de James Whale al doctor Frankenstein. Y éste es el problema de Almodóvar –aunque para algunos, no es un problema–, que vive encerrado en un mundo de exagerados sentimientos, desgarrados pero epidérmicos, no hay hondura en los temas que trata, y ello trata de ocultarlo con tramas alambicadas y retorcidas. En ese rizar el rizo, el director roza el ridículo, nos lleva a situaciones imposibles de vergüenza ajena, porque se supone que son tremendamente dramáticas, pero en realidad provocan la risa nerviosa del bochorno. Otras veces existe la sensación de acumulación de elementos prescindibles, como la aparición del carnavalesco hermano de Robert. ¿Exageramos al hablar de superficialidad? Un personaje alude a los reparos bioéticos a las técnicas de Ledgard, pero aquello suena a impostado. Ciertos comportamientos se explican con una vaga referencia a la locura de nacimiento. Otro comete una violación, pero acabamos simpatizando con él ante la venganza orquestada por uno de los ofendidos. La posibilidad de cambiar de sexo no da pie a ninguna reflexión, digna de ese nombre, sobre la identidad sexual. Como ya ocurría en su film anterior, Los abrazos rotos, Pedro Almodóvar se apresta a recopilar ideas y planteamientos que ya le hemos visto en otras ocasiones: personajes atados y retenidos contra su voluntad, transformismo, muertes traumáticas del pasado, violaciones... Lo que se echa en falta –excepto en una breve escena protagoniza por Agustín Almodóvar– es el sentido del humor, demasiado ausente, a no ser que lo que parece humor involuntario sea en realidad voluntario. Pedro Almodóvar es un director con talento, y aun dentro de una historia de muy limitado interés, consigue captar la atención, aunque sólo sea en el aspecto visual, la puesta en escena. Pero ciertamente los personajes y sus dramas no emocionan, se antojan artificiosos, por lo que los actores, Antonio Banderas, Elena Anaya, Marisa Paredes y compañía, bastante hacen con mantener el tipo.  

4/10
Esperpentos

2009 | Esperpentos

Como su propio título indica, Esperpentos está íntimamente relacionada con Don Ramón María del Valle-Inclán. La película supone una interpretación algo libre de tres de las obras del maestro literario: "Las galas del difunto", "Los cuernos de Don Friolera" y "La hija del capitán". De adaptarlas a un guión cinematográfico se encargaron el propio director José Luis García Sánchez y el fallecido Rafael Azcona. Esperpentos está protagonizada por don Manolito y don Estrafalario, que viven los últimos años de la dictadura de Primo de Rivera afanados por encontrar las obras escritas por su gran ídolo, Valle Inclán, y que han sido prohibidas por el gobierno.

5/10
Mi vida en ruinas

2009 | My Life in Ruins

Siete años antes de está película, la actriz de origen griego Nia Vardalos dio la campanada con la pequeña comedia Mi gran boda griega, que estuvo respaldada por el matrimonio Tom Hanks-Rita Wilson en la producción. Aquello prometía una carrera en el género para Vardalos, pero la serie televisiva que nació del film se estrelló en audiencia. El intento aquí de repetir la fórmula en el cine, de nuevo con la ayuda de los Hanks, no resulta muy afortunado. Donald Petrie (Miss agente especial, Dos viejos gruñones) fracasa en su esfuerzo por atrapar el espíritu mágico que hacía de Mi gran boda griega una película muy grata. Pero Mi vida en ruinas parece justamente eso, las ruinas de lo que podía haber sido una comedia con gracia.Georgia es una profesora de arte e historia griegos, que ha tenido que conformarse con trabajar de guía turística en la patria de Aristóteles y compañía. No le gusta nada su trabajo, sobre todo porque los turistas, más que deseos de cultura, lo que pretenden es diversión, playa, compras, recuerdos y demás zarandajas. Encima hay otro guía, Nico, que le hace la vida imposible para forzar su despido. El caso es que debe llevar al grupo B de una expedición, y aunque de entrada forman una amalgama insoportable -dos hispanas divorciadas y pechugonas, unos australianos que no hay quien los entienda, el típico 'gracioso', los americanos ignorantes, una adolescente enfurrañada con sus padres, y un conductor de autobús con pinta de troglodita...-, al final Georgia encontrará su “feji”, que parece que es como se dice en griego “mojo”, “chispa”, “luz interior”, o lo que sea.El planteamiento podía haber dado pie a gags simpáticos -cualquiera puede reconocer ciertas situaciones 'padecidas' cuando se hace un tour turístico-, e historias humanas, quizá sensibleras pero razonables. Pero una vez presentado el terreno en el que nos movemos, con las notas exóticas de rigor, el conjunto consiste en una serie de tópicos donde rivalizan la frivolidad con lo zafio, empañando lo que pretende ser una historia 'amable', de buenas vibraciones. Sin ir más lejos: ¿Quién se puede conmover con el personaje viudo de Richard Dreyfuss, que añora a su esposa muerta, si “se lo hace” simultáneamente con las dos turistas españolas, a pesar de ser un anciano? Y lo que parece una crítica a cierto turismo incapaz de apreciar la belleza y la historia queda completamente rebajada, porque en el fondo se acepta tal planteamiento, se supone que hay que aderezar las explicaciones con anécdotas picantes, en caso contrario aquello es un 'latazo', sin ningún interés.

3/10
Doctor Mateo

2009 | Doctor Mateo | Serie TV

Mateo es un médico de fama internacional que ha desarrollado su carrera en Nueva York. Un buen día decide volver al pequeño pueblo asturiano donde pasaba las vacaciones cuando era niño. Allí comenzará a ejercer su profesión pero no será fácil su adaptación al medio rural después de haber vivido en la Gran Manzana. Se trata de la versión española de una serie británica llamada Doc Martin, que además tiene mucho de otra exitosa serie de médicos: House. El doctor Mateo comparte con éste último su obsesión por el trabajo así como una personalidad compleja y hermética que lo convierten en una persona difícil para las relaciones humanas.

4/10
Rivales

2008 | Rivales

Comedia española muy ligerita en la línea habitual de la filmografía de su director, Fernando Colomo (El próximo Oriente). Aquí dirige una película de historias cruzadas, con el mundo del fútbol amateur como nexo de unión. En efecto, se va a jugar un partido en Sevilla entre los componentes de dos equipos infantiles de Madrid y Barcelona, y el evento, además, coincide con el enfrentamiento televisado de sendos equipos de primera división. La película sigue diferentes subtramas, correspondientes a algunos jugadores de los equipos y a sus padres, y el guión incide en las relaciones entre los distintos padres, las discusiones con los hijos, los encuentros amorosos, etc., que tienen lugar durante el trayecto y en la estancia en el hotel. Lo mejor es sin duda la composición de Ernesto Alterio, un actor que posee un extraordinario don para hacer reír a los demás. Aquí vuelve a estar a la altura de otros papeles suyos, como en Días de fútbol o El método. Es de lo poco salvable del conjunto, aunque por otra parte, en una película coral como ésta los personajes tienen poco recorrido. En cuanto al contenido, el film incluye lo que se puede esperar de este tipo de comedias simples, simples, simples: multitud de referencias picantes, ex curas ligones, intercambio de parejas, relaciones homosexuales, chica cañón, malentendidos, mentiras, etc. Pese a su chabacanería, el aire de la cinta es ciertamente trivial y la cosa no pasa de ser un entretenimiento liviano, con algún momento divertido y su moraleja-crítica en torno a las rivalidades entre Madrid y Barcelona, éstas concretadas en el mundo del fútbol. Y que al director no le gusta este deporte parece claro después del artificial colofón protagonizado por Rosa Maria Sardà.

3/10
Las 13 rosas

2007 | Las 13 rosas

Película inspirada en un episodio auténtico, que siguió a la conclusión de la guerra civil española: el 5 de agosto de 1939 trece mujeres fueron ejecutadas -además de 43 hombres-, en lo que muchos interpretaron como una represalia a un atentado cometido diez días antes, a resultas del cual fueron asesinados un comandante de la guardia civil y su hija. La mitad eran menores de edad, y su crimen (excepto en el caso de Blanca Brisac) era la militancia en las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), lo que se consideró "un delito de adhesión a la rebelión", según la sentencia dictada, que impuso la pena capital. Qué difícil es hacer una película medianamente objetiva sobre la guerra civil española. La hora de los valientes y Soldados de Salamina son casi la excepción dentro de un panorama escorado siempre al lado de los derrotados en la conflagración. De entrada estamos ante un film complejo. No sólo por un tema de fondo que aún levanta ampollas -ya entraremos en ello-, sino porque hay que contar la historia de varias mujeres, proporcionar datos de una y otra, y lograr trenzar el conjunto dándole forma unitaria. Esto no acaba de conseguirse. Vemos a unas pocas mujeres -no se llega a tratar de veras a las trece del título-, y se nos pinta con trazos leves su actividad política, y algunos detalles personales, en los que no está claro qué hay de veras y qué de ficción. Están Julia, cobradora de tranvías, con una hermana tuberculosa, que se echa un simpático novio requeté, que la dejará tirada cuando "pintan bastos"; Carmen, la hija de un sargento de la República; Virtudes, con un novio socialista, que se coloca de niñera en una familia franquista, para pasar inadvertida; y el caso más sangrante, Blanca Brisac, católica y de derechas, cuyo crimen es haber dado algún dinero a su cuñado comunista, para ayudarle a sobrevivir. Las encarnan un buen grupo de actrices, pero hasta el hecho de conformar un conjunto de "guapitas" perjudica a la credibilidad. El calificativo "rancia" suele asociarse a menudo a la "derechona", pero existe cierta "progresía" a la que ese adjetivo le viene al pelo, y esta película, desgraciadamente, cae en muchos tópicos que le hacen merecedora de la palabrita "de marras". Se trata de un film que llega mientras se sigue dando vueltas en España a la memoria histórica, y a una ley sobre la misma: pero en vez de contribuir a una mirada serena al pasado, sin rencores ni revanchismos, se opta por los trazos de brocha gorda, a la hora de ridiculizar a los vencedores de la guerra: lemas y canciones como el "Cara al sol", de proclamación obligatoria; falangistas que abusan y maltratan a pobres ancianos de pueblo; la obligatoriedad para las condenadas de pasar por el sacramento de la confesión, si desean dejar una carta de despedida a los seres queridos; las torturas brutales en las cárceles... Todo ello sin un esfuerzo por tamizar el asunto, de buscar un equilibrio, siquiera sea por aquello de "no sólo ser honrado, sino parecerlo" o por no despertar la vergüenza ajena, que la despiertan varios pasajes sonrojantes. Hay cosas o modos de hacer de la propaganda, mostrados en el film, que son ciertos. Proclamas como la de “Españoles, alerta. España sigue en pie de guerra contra todo enemigo del interior o del exterior, perpetuamente fiel a sus caídos. España, con el favor de Dios, sigue en marcha, una, grande, libre, hacia su irrenunciable destino…” estaban ahí, y para una mentalidad contemporánea suenan risibles, pero forman parte del modo de hacer de la época, en uno u otro bando. Y aquí la distorsión consiste en achacarlo sólo a unos, mientras los otros serían los representantes de ideales nobles de verdad, frente a la palabrería vana. Por otro lado, se diría que hay una cierta intencionalidad de entregarnos la versión "laica" de los mártires de la guerra: estaríamos antes unas mujeres que entregan su vida por la causa de la libertad; y aunque nada hay objetable al hecho de subrayar la muerte por unos ideales distintos a los de la fe, esta sensación de revancha, de que se buscar dar respuesta, una especie de "pues nosotros más", le quita fuerza a la historia. Se puede simpatizar más con los de un lado o los del otro, pero en este tipo de filmes ayuda el "sano ejercicio" de ponerse en el lugar de la otra parte, y el trío Pedro Costa-Ignacio Martínez de Pisón-Emilio Martínez-Lázaro no acaba de hacerlo. Brilla por su ausencia lo que supuso la guerra de confrontación brutal, con los horrores perpetrados también en el lado republicano, como el de la persecución religiosa. Así, todo parece reducirse a la imposición de un régimen autoritario que elimina las libertades elementales, y a la represión de quien pretenda contradecirlo.

4/10
Tuya siempre

2007 | Tuya siempre

Lola y Alfredo son una pareja de novios que malviven con trapicheos y robando a incautos que caen en las redes seductoras de Lola. Por casualidad Alfredo conoce a un trompetista en una de sus detenciones y gracias a él entran en relación con el ambiente libertino y criminal que rodea a un garito de jazz de la capital barcelonesa. Lola trabaja de camarera y se hace amiga de un pianista solitario y borracho; Alfredo, por su parte, se convierte en el recadero de un vividor con aires de capo mafioso que domina el contrabando del puerto. Lo que no sabe es que conoció a Lola cuando ésta sólo tenía 12 años. Peculiar thriller español en torno al mundo del jazz, y que cuenta con un buen elenco de músicos reales de gran proyección, como el contrabajista Horacio Fumero (autor de la banda sonora), el trompetista Raynald Colom y la vocalista sueca Caroline Henderson. Todos estos artistas tienen su propio papel en la ficción y además ofrecen su música en la película. El director ha elegido además una localización muy especial: el club Jamboree, posiblemente el rincón de jazz más célebre de Barcelona. El film ofrece diversos hilos conductores, la mayoría en torno al personaje de Lola (fantástica la bella colombiana Flora Martínez), pero el sinuoso guión no acaba de atraer y el intento de crear una trama estilo cine negro, con voz en off, ambiente nocturno, jazz, etc., aunque estimable no es suficiente para enganchar. José Coronado hace uno de esos personajes suyos de chulo que ya parecen excesivamente estereotipados, y Nancho Novo sobreactúa demasiado en su sincero aunque algo tópico papel. Posiblemente lo que mejor funcione sean las leves escenas entre el fotógrafo y la cantante, llenas de miradas sutiles y convincentes.

4/10
Canciones de amor en Lolita's Club

2007 | Canciones de amor en Lolita's Club

Vicente Aranda se ha centrado en los últimos años en el cine de época, pues ha rodado seguidas Juana la loca, Carmen y Tirante, el Blanco. Como esta última decepcionó incluso a sus incondicionales, el veterano realizador ha decidido recurrir nuevamente al escritor Juan Marsé, cuyas novelas han dado pie a varias de sus películas más renombradas: La muchacha de las bragas de oro, Si te dicen que caí y El amante bilingüe. Al parecer, esta nueva novela del escritor fue concebida en primer lugar como guión cinematográfico, por encargo de Fernando Trueba, pero finalmente dio lugar a una novela, que ha sido la más criticada de toda su bibliografía. Raúl, un violento policía con problemas de alcoholismo y amenazado por ETA, es expedientado y suspendido durante unos meses tras golpear brutalmente a unos motoristas que acosaban a mujeres árabes. Decide volver a la casa de su padre, donde vive también su hermano gemelo Valentín, un discapacitado psíquico de gran corazón. Valentín se ha enamorado de Milena, una prostituta que trabaja en Lolita’s Club, un prostíbulo de lujo. Allí, le tienen como chico de los recados, y las meretrices se han encariñado con él. Como a Raúl no le hace ninguna gracia que se aprovechen de su hermano, acude al local, dispuesto a llevárselo y romper su relación con Milena. Pero ésta le causa una grata impresión. El esforzado Noriega no resulta convincente en su doble papel, pues como Raúl, el policía bruto, se limita a poner cara de enfado, mientras que cuando interpreta a Valentín, el discapacitado, parece estar muerto de risa. Le acompaña Flora Martínez, protagonista de Rosario Tijeras, que parece haber sido escogida por sus generosas curvas, más que por sus nulas cualidades interpretativas. Se salva algún secundario con talento, como Héctor Colomé –padre de los protagonistas– y la jovencísima Yohana Cobo –una de las prostitutas–. Como todas las novelas de Marsé, ésta tiene también contenido literario, pues se trata de una búsqueda de la bondad y el amor en un terreno tan desfavorable como el sórdido submundo de la prostitución. Pero Aranda, en su línea habitual, sitúa esta temática en un segundo plano, y se centra en la obsesión sexual de los dos hermanos por Milena. Queda así una película bastante plana, con muchas secuencias subidas de tono, en la línea de Aranda: mucha carne y poca ‘chicha’.

2/10
La culpa

2006 | La culpa

Gloria, enfermera con una hija, no tiene dónde vivir. Se traslada a casa de Ana, ginecóloga del hospital donde trabaja, y a la que ayudará en su consulta privada. La casa parece alegre y tranquila, pero Gloria cree escuchar unos golpes tras una puerta cerrada. Narciso Ibáñez Serrador, que creó en los 60 Historias para no dormir, apadrina Películas para no dormir, dirigiendo una de las entregas de esta serie de telefilmes de terror. Curiosamente, el responsable de la inquietante ¿Quién puede matar a un niño? se dedicó a concursos estilo Un, dos,  tres y llevaba sin dirigir ficción desde principios de los 80, cuando rodó dos nuevos episodios de la citada serie.

5/10
Otros días vendrán

2006 | Otros días vendrán

Alicia, una profesora de instituto, vive con su hija adolescente. Su existencia es más bien errática, y busca establecer una relación sentimental chateando en internet. Pero claro, en internet los adolescentes son mayoría en los chat. Y un jovencito se va a encaprichar con Alicia, lo que tendrá consecuencias fatales. Más cuando Alicia conoce al padre del chico, viudo, y cree descubrir al hombre de su vida. El barcelonés Eduard Cortés ya entregó un film más que presentable con La vida de nadie. Ahora reincide en el dibujo de personajes a la deriva –notables Cecilia Roth y Antonio Resines–, a la búsqueda de su `lugar en el mundo´.

5/10
Teresa: el cuerpo de Cristo

2006 | Teresa: el cuerpo de Cristo

Venía precedido el estreno de este film de declaraciones polémicas de su director y guionista, el escritor Ray Loriga. Pero se ve que ofende no quien quiere, sino quien puede. Y a Loriga la vida y figura de santa Teresa de Jesús le viene grande, muy grande... Dice que ha leído todo lo que ha caído en sus manos sobre ella. Tal vez, pero... La película arranca con un prólogo que, se supone, intenta situarnos en la época. Lo que significa referencias a los desmanes de la inquisición e imágenes de orgías que vienen a cuento de no se sabe qué... De ahí pasamos a una Teresa de Cepeda y Ahumada coqueteando y algo más, con un apuesto caballero... Pero no, lo suyo no son los amores de este mundo, e ingresa en un convento carmelita. De ahí pasamos a un acercamiento más fiel a la historia, en que la candidata a monja se somete a un régimen de vida muy austero... Se nos sugieren sus experiencias místicas en clave sexual –hay algunos que parecen no poder ver la vida por otro prisma que el erótico, ya se sabe...–, y somos testigos de sus deseos de santidad y unión con Cristo, que le llevarán a su idea de reformar el Carmelo. El film tiene un despliegue de producción más que notable... Podría haberse hecho algo muy digno. Pero los complejos de Loriga le llevan a quedarse entre dos aguas, lo que seguramente no contentará a nadie. El cineasta es consciente de que el público objetivo de su film es el cristiano al que interesa la vida de la santa, motivo por el cual intenta no ser demasiado ofensivo en su aproximación al personaje... Por otro lado, no puede dejar de alimentar sus ínfulas de artista de vanguardia, que aborda la vida de una mujer que se sobrepuso a su época y bla, bla, bla... Y así, incluye secuencias oníricas trufadas de pedantería, con Teresa embuchada en un espléndido vestido rojo diseñado por la japonesa Eiko Ishioka, que no debía tener bastante con los hábitos de las monjas, y que hace parecer a la santa un trasunto de novia recién salida del Drácula de Coppola... El resultado de las componendas de Loriga es un film frío, que ha dejado escapar aspectos básicos del carácter de Teresa de Jesús, como su proverbial sentido del humor. Ella, encarnada por una esforzada Paz Vega, aparece como una mujer terca y decidida en sus propósitos, con deseos de amor de Dios. Pero se pierde el sentido de lo que hace, por ejemplo en su exigente uso de las disciplinas, o en sus ayunos... En el dibujo de personajes eclesiásticos hay de todo. Si Eusebio Poncela compone un Gaspar Daza más convincente de lo que cabía esperar, el dominico inquisidor de Manuel Morón es absolutamente risible, mientras que a la doña Guiomar de Leonor Watling se la dota de una extraña ambigüedad, que da que pensar, y el Pedro de Alcántara de José Luis Gómez es un santón al que falta humanidad. Ay, esos corros de personajillos, pensando en reformar la Iglesia, si les dejan... La película queda muy lejos de logros de la serie televisiva de Josefina Molina Teresa de Jesús, o del moderno, éste de verdad, acercamiento de Rafael Gordon, en forma de entrevista televisiva, en Teresa, Teresa.

3/10
Volver

2006 | Volver

Raimunda y Sole son dos hermanas que viven en Madrid, aunque sus raíces están en La Mancha. Sole, que vive sola y regenta una peluquería en su casa, recibe la noticia de la muerte de la tía Paula. Cuando comunica la noticia a su hermana, ésta le sorprende diciendo que no puede ir al pueblo. La razón, que no puede explicarle, es que la hija adolescente de Raimunda acaba de matar a su padre accidentalmente, cuando la acosaba sexualmente. La madre tiene que actuar deprisa, y esconde el cadáver en el frigorífico de un restaurante cercano, cerrado por vacaciones, cuyas llaves le ha pasado el dueño. Al volver Sole del entierro de la tía, descubre que se ha traído consigo el supuesto ‘fantasma’ de su madre, que murió en el pueblo en un incendio, en brazos de su padre. Y lo esconde en su casa. Como puede imaginarse, la verdad que se oculta tras los descrito, puede ser todavía más complicada. Una de esas historias alambicadas y con aire de culebrón (dicho sea sin ningún ánimo peyorativo), a las que tan aficionado es Pedro Almodóvar, donde no faltan el incesto, la infidelidad y el asesinato, y en que hay lugar para las lágrimas y para la risa. A lo que se suma el apelar a las raíces manchegas, desde el original prólogo de limpieza de tumbas en el cementerio, al son de un tema de zarzuela. Asegura el director que, para él, quizá lo más difícil del film ha sido escribir su sinopsis, pues “mis películas son cada vez más difíciles de contar y de resumir en pocas líneas”. Y quizá el guión sea ciertamente artificioso, pero hay que reconocer al manchego su increíble habilidad para atar todos los cabos. Almodóvar sabe crear personajes, y los pone en situaciones límite en que se ven obligados a desplegar todos sus sentimientos, de modo exacerbado. Y aunque aborda los temas de modo algo epidérmico, aquí explora el tema del sentido de culpa, y el de la responsabilidad por las propias acciones. El cineasta continúa su camino hacia la madurez, las gracietas de antaño empiezan a ser historia.

6/10
La vida perra de Juanita Narboni

2006 | La vida perra de Juanita Narboni

Juanita, hija de un diplomático de Gibraltar, vive en Tánger con su familia. La marroquí Farida Benlyazid adapta la novela homónima del escritor tangerino Ángel Vázquez, que ya había sido llevada al cine.

4/10
Tu vida en 65'

2006 | Tu vida en 65 minutos

Dani es un joven con una curiosa forma de desconectar: desde pequeño, se sienta a ver cómo funciona la lavadora. Un domingo por la tarde, se reúne con sus amigos Francisco e Ignacio. Los tres jóvenes descubren en el periódico la esquela de un chico que se llama igual que un antiguo compañero de colegio. Aunque no están seguros de que se trate de la misma persona, deciden acudir al funeral. 65 minutos es lo que dura el ciclo de una lavadora, aunque en realidad, Maria Ripoll habla de otro ciclo, el ciclo de la vida, y de la aceptación de la muerte. Pero lo hace con un estilo agridulce, con algunos momentos surrealistas. La directora de Lluvia en los zapatos adapta en esta ocasión una obra teatral de Albert Espinosa, guionista de Planta 4ª. El film es interesante aunque alguno de los muchos giros de guión resulta forzado.

4/10
Tirante, el Blanco

2006 | Tirante, el Blanco

Vicente Aranda sigue donde solía. O sea, filmando cine erótico al que tan aficionado es. Al igual que en Carmen, se busca una coartada cultural, la novela Tirant Lo Blanc de Joanot Martorell. Así, cuenta las andanzas de Tirante, valiente caballero que combate al turco mejor que nadie, lo que no basta para poder desposarse con Carmesina, hija del emperador. Aunque tiene a su favor la complicidad de las damas de compañía de la joven, Estefanía y Placerdemivida, el joven encuentra la oposición paterna. El film está concebido como un vodevil, con los amantes viéndose a escondidas, lo que da pie a momentos risibles. Hay un notable esfuerzo por recrear la época, aunque las escenas de batallas son algo 'rústicas'.

1/10
Vida y color

2005 | Vida y color

España, 1975. Fede es un chaval de catorce años que está atravesando el momento crítico del paso de la niñez a la adolescencia, justo en la época en que España también se acerca a un nuevo episodio de su historia. En la paupérrima barriada donde vive, Fede tiene pocos amigos y con frecuencia es objeto de escarnio por parte de los niñatos de su vecindario. Sólo está a gusto con Sara, una chica de su edad, y con su abuelo. Una serie de acontecimientos lúgubres, dramáticos e inolvidables, se sucederán en la vida del protagonista. Santiago Tabernero debuta en la dirección con esta historia costumbrista de la España pobre y profunda, cuyo guión es también obra suya. No es nuevo mirar la historia a través de los ojos ingenuos de infancia, pero Tabernero huye con sabiduría del sentimentalismo facilón y adjudica a cada uno de los personajes entidad dramática. Este realismo no está reñido con algún tópico justificado –franquismo y antifranquismo– y con una visión misteriosa y magnificada, a veces truculenta, del mundo de los adultos, como una versión suavizada de las tragedias rurales al estilo Pascual Duarte o Los santos inocentes. El trabajo de los actores es meritorio y la fotografía de José Luis Alcaine verdaderamente excelente.

6/10
Roma (2004)

2004 | Roma

A Joaco, un escritor veterano, reconocido pero ya en decadencia, se le asigna un corrector para ultimar el libro que tiene entre manos. Argentino afincado en España, algo cascarrabias, conecta con el joven ayudante que le asignan. El libro que está escribiendo tiene carácter autobiográfico, y en él se recuerda su infancia, la muerte repentina del padre, el cariño de la madre, el ir dando tumbos de aquí para allá, con una fuerte inestabilidad sentimental y los anhelos confusos de libertad de los 60 al fondo. Adolfo Aristarain entrega una película interesante pero irregular, larga en exceso. El personaje de José Sacristán es semejante al que ya compuso en Un lugar en el mundo. El cineasta argentino no es complaciente con su protagonista, un tipo egoísta e incapaz de comprometerse, que al declinar su vida tiene como único recuerdo entrañable el cariño incondicional de Roma, su madre. Y el río se convierte en metáfora de esa tranquilidad y paz que todos buscamos, y que para Aristarain es casi imposible lograr. La discutible decisión de dar a Juan Diego Botto el doble papel del corrector y de Joaco joven, trata de subrayar cómo el escritor maduro se identifica con su asistente, y cómo quisiera que éste no cometiera sus mismos errores.

3/10
La puta y la ballena

2004 | La puta y la ballena

Vera es una mujer en crisis, con cáncer de pecho, a la que le viene al pelo la metáfora de una ballena varada. Preparando un libro viaja a Argentina, y el planteamiento de un par de misterios sobre el fotógrafo que le sirve de tema, le harán descubrir algunas verdades sobre sí misma. El argentino Luis Puenzo, que ganó el Oscar al mejor film extranjero con La historia oficial, se embarca en una historia complicada, con reminiscencias del pasado que, se supone, deben proyectar luz en el presente. Con parsimonia a veces excesiva, algo de grandilocuencia y un buen reparto, con Aitana Sánchez-Gijón en la proa, se esfuerza por llevar el film a buen puerto.

3/10
La mala educación

2004 | La mala educación

Enrique es un joven director de cine que está investigando para una próxima historia, y la búsqueda le lleva a reencontrarse con un antiguo amigo del colegio, Ignacio. Junto a él recordará sus años más tiernos en el colegio de curas al que asistían; recuerdos sobre la represión que sufrieron, los partidos de fútbol, la educación, e incluso algunos abusos sexuales que no han podido olvidar. Fallida cinta de Pedro Almodóvar protagonizada por Gael García Bernal y Fele Martínez, y que no tuvo el éxito esperado en las salas de cine. El polémico tema sobre curas represores y abusones ha sido tratado hasta la saciedad en el cine y el director malagueño no quiso ser menos, pues deja constancia, una vez más, de su animadversión hacia la Iglesia. La historia, carente de humor, es rebuscada, desagradable y no atrapa en ningún momento.

3/10
Al sur de Granada

2003 | Al sur de Granada

Gerald Brenan, un joven escritor inglés, llega a la Andalucía profunda en los años 20, en busca de un sitio tranquilo para desarrollar su obra. Fernando Colomo recurre a un personaje real, amigo de Dora Carrington, para entregar unos de sus típicos filmes libertinos. Aquí es el inglés quien, dentro de una España atrasada, con las injusticias palmarias que separan a los señoritos de la gente humilde, descubre la “alegría de vivir” hispana, tal y como Colomo la entiende.

4/10
El caballero Don Quijote

2002 | El caballero Don Quijote

En un lugar de la pequeña pantalla, no hace mucho tiempo que Manuel Gutiérrez Aragón consiguió magníficas críticas con su miniserie El Quijote, su adaptación de la primera parte de las aventuras del ingenioso hidalgo más universal de nuestra literatura. En aquella ocasión, los protagonistas eran Fernando Rey y Alfredo Landa. Una década después, el cineasta continúa la trama, y versiona fielmente en este largometraje la segunda parte de la obra de Cervantes, en la que Don Quijote y Sancho se han hecho famosos al publicarse una novela que detalla sus aventuras. Tras una temporada de retiro, y a pesar de la oposición de la sobrina y el ama de Don Quijote, éste vuelve a salir a caballo, con su fiel escudero, para desfacer entuertos. Interpretan a los inmortales personajes un sorprendente Juan Luis Galiardo, y Carlos Iglesias, popular por la serie televisiva Manos a la obra, y que cambia por completo de registro. Ganó el Goya a la mejor fotografía.

5/10
La vida de nadie

2002 | La vida de nadie

La historia real de un tipo que simulaba tener un empleo maravilloso ante su familia y amigos, ha inspirado dos películas francesas: El empleo del tiempo y El adversario. Ésta es la versión hispana, donde José Coronado es el pobre infeliz protagonista, cuya vida es una ficción, no existe. El film muestra cómo una pequeña mentira puede producir el efecto “bola de nieve”, donde una falsedad se suma a otra hasta formar una maraña difícil de desenredar.

6/10
Pasos de baile

2002 | The Dancer Upstairs

Un policía investiga una serie de atentados cometidos por una organización dirigida por un profesor de filosofía comunista, capaz de cautivar a las masas de campesinos con sus mensajes. El actor John Malkovich debuta como realizador, con esta adaptación de una novela de Nicholas Shakespeare, hijo del embajador británico en Perú en la época de los más crudos atentados de Sendero Luminoso. No hay referencia expresa en la película a este grupo terrorista, pero queda claro que se inspira en la figura de su líder, Abimael Guzmán.

4/10
Son de mar

2001 | Son de mar

En un pueblecito costero vive Martina, una joven muy sensual que se enamora de Ulises, su profesor de literatura. Ambos inician una apasionada relación hasta el punto que ella queda embarazada y se casan. Pero pronto, Ulises desaparece por lo que ella vuelve con Sierra, un antiguo noviete. Bigas Luna (Jamón, jamón, Volavérunt) dirige una película discreta y bastante subidita de tono, basada en la novela de Manuel Vicent. La cosa sabe a mar mediterráneo y a patatas fritas, donde un joven se deja arrastrar por una mujer que desborda sensualidad, y ella queda también encandilada por las historias que él le relata. Jordi Mollà (Historias del Kronen) y Leonor Watling (Los crímenes de Oxford) son la pareja protagonista. La película tuvo dos nominaciones a los Goya al mejor guión para Rafael Azcona y mejor actor secundario para Eduard Fernández. Demasiado premio.

2/10
Sé quién eres

2000 | Sé quién eres

Una joven psiquiatra que empieza a trabajar en un hospital de Galicia se siente atraída por un singular enfermo con el síndrome de Korsakov, que le impide recordar acontecimientos recientes. Cuando unos individuos acuden en su búsqueda, la doctora descubre que su paciente estuvo relacionado con la llamada guerra sucia. Primera película de ficción de Patricia Ferreira, tras realizar varios documentales. Los padres de Inés París, una de las dos guionistas de la película, murieron en un atentado de ETA que no ha sido esclarecido, por lo que está claro que el tema le toca de cerca. El film tiene formato de thriller, y brilla con luz propia Ana Fernández, que despuntó en ese peliculón llamado Solas.

6/10
Buscando a Eva

1999 | Blast from the Past

Años 60: los años de la Guerra Fría. Calvin Webber es un científico algo alocado, que piensa que Estados Unidos puede ser invadido en cualquier momento por rusos comunistas. Hasta el punto de que ha construído un refugio antiatómico debajo de su casa. Un accidente, al que acompaña una explosión, es confundido con el estallido de un conflicto nuclear. Así que Calvin se refugia con su esposa embarazada. 30 años después es el momento de salir fuera: la radioactividad debe ser menor, y es tiempo de que Adam (el niño nacido en el refugio, que ya es bastante mayorcito pero tremendamente ingenuo) busque chica y vea mundo. Comedia entretenidísima, que tiene mucho ingenio detrás. El film juega con la inocencia de Adam para hacer una crítica mordaz a muchas de las paranoias del mundo moderno, que ya acostumbramos a ver como normales. Alrededor de la idea de que muchos de los nuevos inventos son desconocidos para Adam se articulan muchos y divertidos gags. Finalmente, una curiosidad: la fotografía del film es de un español, el veterano José Luis Alcaine.

6/10
Celos

1999 | Celos

Carmen y Antonio están a punto de casarse. Todo parece ir a las mil maravillas. Hasta que Antonio descubre una foto de Carmen con otro hombre lo cual desata en él unos celos enfermizos. Vicente Aranda dirige este desasosegador drama, que muestra como la desconfianza puede matar el amor. Protagoniza el film Aitana Sánchez-Gijón.

4/10
Don Juan (1998)

1998 | Don Juan

Adaptación de la obra de Molière, basada en el personaje mítico de don Juan Tenorio. Jacques Weber no sólo firma el guión y dirige, sino que se reserva el papel protagonista. Las pocas veces que se ha puesto tras la cámara dan idea de que el proyecto le era muy querido. El resultado es desigual. Se aprovecha que la acción transcurre junto a la costa, para ofrecer una hermosa fotografía, responsabilidad de José Luis Alcaine. La idea, que es fiel al original, es mostrar al célebre seductor que no teme ni a Dios ni al diablo, en sus diversas conquistas, asistido por su criado. El que Weber ya tenga cierta edad frente a las hermosas mujeres que son objeto de su atención sirve para subrayar la larga vida de libertino de su personaje, su limitada visión de la vida, que le ha llevado a dedicar toda su vida a la satisfacción de su placeres.

4/10
En brazos de la mujer madura

1997 | En brazos de la mujer madura

En la guerra civil española, un joven de 15 años va en busca de su madre, que está al otro lado de las lineas enemigas. Pero a medio camino, un grupo de milicianos le corta el paso y le recoge poniéndole bajo su tutela. En el campamento se inicia en el erotismo, y mujeres de todo tipo se sucederán en la vida del muchacho. De todas ellas aprenderá la madurez, la tolerancia, y la confianza necesarias para dominar su vida. Ambicioso proyecto, que trata de dibujar el difícil paso de la adolescencia a la madurez, con el telón al fondo de la guerra civil. La sexualidad se convierte en verdadera obsesión en el joven protagonista, que alcanzará algo de paz cuando conoce a una mujer con el rostro de Faye Dunaway.

3/10
Dile a Laura que la quiero

1997 | Dile a Laura que la quiero

Película que explora el mundo de las relaciones. Jorge (Jorge Perugorría) y Laura (Ana Álvarez) comparten su vida y llevan una relación perfecta aparentemente. Ella es fotógrafo y él es el dueño de una compañía discográfica. Pero Jorge es infiel a Laura. Todo va bien hasta que ella se entera de las aventuras de Jorge y hace las maletas sobre la marcha y se va a vivir a casa de una amiga. La vida de Jorge quedará de repente vacía y sin sentido y moverá cielo y tierra para obtener el perdón y conseguir de nuevo el amor de Laura. Para ello, tomará parte en persecuciones y espionajes y en divertidas escenas de celos.Bien dirigida e interpretada, este curioso melodrama sobre las relaciones de la pareja tiene una notable calidad en su sencillez. Algunas situaciones de humor y un guión acertado e imaginativo son sus señas de identidad.

4/10
La pistola de mi hermano

1997 | La pistola de mi hermano

El film narra cómo un chico encuentra una pistola. Por un motivo banal la usa disparando a un guardia de seguridad. Comienza una huida a ninguna parte —aunque esa ninguna parte se llame mar—, en compañía de una chica que ha fallado en un intento suicida. Entretanto, la policía mantiene una implacable persecución. El novelista Ray Loriga adapta su propia novela “Caídos del cielo” al cine, como guionista y director. El resultado es una singular película, de pretensiones existencialistas y difícil visión, donde las distintas piezas no acaban de encajar del todo. Loriga cita como referencias de su film a Robert Bresson, Wim Wenders, Jim Jarmush y al Coppola de La ley de la calle. Hay algo de ese tono denso y gris, pero el director no evita que las largas parrafadas, o los buscados silencios elocuentes, conviertan la película en pesadita.

4/10
Tranvía a la Malvarrosa

1997 | Tranvía a la Malvarrosa

Iniciación a la vida del joven Manuel, "más inocente que un lirio", que marcha en los años 50 a estudiar a la universidad de Valencia. El tranvía orquestado por Rafael Azcona —guionista, adaptador de la novela de Manuel Vicent—, Andrés Vicente Gómez —productor— y José Luis García Sánchez —director— tiene paradas en 'variados' prostíbulos, en las 'atrevidas' lecturas de Camus y Sartre, en la caricatura grotesca de la religión. El trío responsable consigue no apearse de ninguno de los tópicos más trillados de la España franquista. Tampoco sale airoso del deseo de mostrar la vocación a las letras de Manuel, inspirada parcial y pobremente en "Retrato del artista adolescente" de Joyce. Casi 25 años después de la muerte de Franco, el film desprende un inequívoco aroma a naftalina. Y en su visión degradada del sexo y lo trascendente, ni siquiera tiene la excusa de la crítica sutil: grosero erotismo y triste blasfemia son la tónica. Por muy repintado que esté el tranvía —elaborada dirección de arte de Pierre Louis Thevenet, cuidada música de Antonio Duhamel—, circula por vía muerta.

2/10
Más allá del jardín

1996 | Más allá del jardín

Palmira Gadea (Concha Velasco) es una cincuentona insatisfecha que, teniéndolo todo desde el punto de vista material, se siente vacía por dentro. Su aparentemente feliz matrimonio con Willy (Fernando Guillén), un exitoso ganadero, celebra las bodas de plata. Tiene unos hijos guapos y educados, y su casa es envidiable. Pero ella busca su propia identidad. De repente, se entera de que su marido le es infiel, uno de sus hijos no asume su ambigüedad sexual, y su hija le hace abuela. Palmira decide mirar más allá del jardín, dejarlo todo atrás, y marcharse con una organización humanitaria a un país africano. Es una nueva adaptación al cine, después de La pasión turca, de una novela del poeta y dramaturgo Antonio Gala. Una comedia dramática, en la más pura línea del melodrama. Aparte de la madura interpretación de Concha Velasco, destacan Fernando Guillén e Ingrid Rubio.

3/10
Two Much

1995 | Two Much

Después de ganar el Oscar a la mejor película extranjera en 1994 con Belle epoque, Fernando Trueba estaba en una posición inmejorable para aventurarse a rodar en Estados Unidos. Con el apoyo del productor Andrés Vicente Gómez, ha llevado a cabo su particular sueño americano: una comedia que resista la comparación con los clásicos del género, en particular con su admirado Billy Wilder. Aunque el film, demasiado largo, tenga sus caídas de ritmo, Trueba sale bien parado de su empresa. Art Dodge (Antonio Banderas) dirige una galería de arte sin demasiado éxito. Para vender sus cuadros recurre a la picaresca de acudir a los domicilios de personas recién fallecidas con algún supuesto encargo que deberán asumir sus parientes. En una de esas ocasiones conoce a Betty Kerner (Melanie Griffith), con la que acaba fijando fecha para casarse. Pero de quien realmente se enamora poco después es de su hermana Liz (Daryl Hannah), que le desprecia tomándolo por un patán sin educación. Para atraer a Liz, Art inventa a Bart, un supuesto hermano gemelo, con el que trata de conquistarla. Fernando Trueba y su hermano David se han basado en una novela de Donald Westlake, aunque la adaptan muy libremente, con el fin de obtener una ágil historia de enredo. Y es que los Trueba no han perdido un norte fundamental: la elegancia y el ingenio dentro de lo disparatado, que es lo que distingue las buenas películas del género de las chuscas incursiones que caen en el olvido. Hay en el film numerosas referencias a directores como el citado Wilder, Howard Hawks, Peter Bogdanovich o Blake Edwards a la hora de concebir secuencias, elaborar un humor de buena ley —dentro de una general amoralidad en clave de humor, hay un par de situaciones groseras—, dibujar personajes secundarios, o jugar con el clásico elemento de la confusión de personalidades. La película es divertida. Tiene un arranque excelente en el velatorio, y aunque a veces la acción se ralentice, mantiene un buen ritmo narrativo. Chispas de genialidad surgen cuando Art atiende simultáneamente a ambas hermanas, o cuando en la boda simula hablar con su hermano. Antonio Banderas se constituye en motor principal de la historia; aunque, justo es reconocerlo, tiene un papel maravilloso para lograrlo. Todos los demás intérpretes cumplen muy bien con su cometido, sobre todo Joan Cusack que, en su pequeño papel de secretaria de Art, saca adelante algunos de los momentos más hilarantes de la película.

6/10
Libertarias

1995 | Libertarias

El 19 de julio de 1936, en Barcelona, María (Ariadna Gil), una joven novicia aterrorizada por la violencia que ha desatado la guerra, huye de su convento. Va a parar a un prostíbulo, donde un grupo de milicianas anarquistas irrumpen con el fin de reclutar a las mujeres para la revolución. María no tiene otro camino que unirse a ellas, y pronto pasa a ser la protegida de Pilar (Ana Belén). Así se forma un curioso y variopinto grupo de milicianas, que partirán hacia el frente de Aragón. Pronto se darán cuenta de que en la guerra no sirve su entusiasmo idealista. Al principio de la Guerra Civil la gente creía en la prosperidad y en el buen fin de la revolución anarquista. Los personajes de la película transmiten esta idea, y tratan de reflejar los probables valores del anarquismo, la valentía de las mujeres guerrilleras, y la supervivencia por encima de todo del amor, la amistad, la libertad y la solidaridad. Una ambiciosa producción española, con escenas espectaculares y un plantel artístico de lujo, en la que Vicente Aranda no esconde tampoco su tendencia partidista, su odio a la religión y su rechazo de cualquier norma moral.

3/10
La pasión turca

1994 | La pasión turca

Desi (Ana Belén) está casada con un marido ideal, que le da cariño y comprensión. Tienen una posición acomodada, una casa en la que no falta de nada y un grupo de amigos envidiable. Pero Desi es, en el fondo, una mujer infeliz. Siente que la vida se le escapa entre días rutinarios. Durante una reunión, surge la idea de hacer un viaje a Turquía, y Desi acepta la propuesta muy ilusionada. Una vez allí conoce a Yamam (Georges Corraface), un atractivo guía turístico del que Desi queda enseguida cautivada. Sin poder poner freno a su pasión, Desi y Yamam emprenden un apasionado romance. La fogosidad de su relación no tiene nada que ver con su tranquila vida marital. Ahora Desi debe decidir entre un modo de vida u otro. Basada en la novela homónima del escritor Antonio Gala. Una película que plantea el conflicto interior de una mujer, que se debate entre la estabilidad y el cariño, o una relación insegura pero plena de pasión.

2/10
La teta y la luna

1994 | La teta y la luna

Tete es un niño con una imaginación desbordante, al que no le sienta bien la llegada al mundo de su nuevo hermano. Tete se queda fascinado viendo cómo el bebé se alimenta de los pechos de su madre. A Tete se le ocurre que quizá planteando su problema a la luna, ésta acceda a enviarle una teta de la que pueda mamar cuando le venga en gana. Mientras está sumido en estos pensamientos, un espectáculo ambulante llegan a su pueblo. Lo forman Estrellita, alias Queen of Stuttgart y su marido Maurice Le petoman. A Tete le gustan un montón las tetas de Estrellita y las quiere para él solo. Pero pronto se da cuenta de que lo mismo le ocurre a Miquel, un electricista que trabaja en el camping donde Estrellita y su marido se han instalado. De esta manera, Tete y Miquel buscan la atención de Estrellita. Pero ésta está muy enamorada de su marido y no quiere saber nada acerca de las peticiones de Tete y de Miquel. Una curiosa película del controvertido Bigas Luna, ayudado en la escritura del guión por Cuca Canals. Supone un derroche de imaginación, tratando de derribar los límites entre la realidad y los deseos humanos, a lo Fellini.

2/10
Huevos de oro

1993 | Huevos de oro

Al acabar el servicio militar, Benito González, pretende casarse con su novia, pero ésta le ha engañado con su mejor amigo. Bigas Luna describe al típico ‘chulito’ español, apoyándose en una magnífica interpretación de Javier Bardem.

5/10
Intruso

1993 | Intruso

Luisa, una mujer felizmente casada, madre de dos niños, se encuentra en un semáforo a un mendigo, que vende pañuelos de papel. Éste resulta ser su ex marido, al que conocía desde la infancia pero finalmente decidió abandonarle. Ahora está casada con un dentista, que también fue gran amigo del mendigo, cuando eran pequeños y rivalizaban por el amor de Luisa. Luisa y su marido deciden acogerle en su casa. Pero la convivencia desestabilizará al matrimonio, porque Luisa inicia una tórrida relación con él. Vicente Aranda reincide en su tema favorito, las relaciones sexuales, en esta desaconsejable cinta. Es cierto que cuenta con tres grandes actores como protagonistas –Abril, Arias y Valero–, pero se limita a filmar con ellos secuencias de sexo, en todas las combinaciones posibles. El supuesto trasfondo dramático apenas es una excusa para el morbo que tanto fascina al monotemático director.

4/10
El pájaro de la felicidad

1993 | El pájaro de la felicidad

Una mujer de cierta edad, Carmen, interpretada por Mercedes Sampietro, se dedica a la restauración de obras de arte. Poco después de reencontrarse con su único hijo, es víctima de un asalto sexual. Esto le provoca un grave trastorno psicológico, pero no parece afectarle al hombre con quien comparte su vida, Fernando. Carmen, muy dolida y decepcionada, decide emprender un viaje en busca de su esposo, de sus padres, y en definitiva, de su pasado. En ruta hacia el sur, está decidida a comenzar una nueva vida. Se trata de una de las películas más personales de Pilar Miró. Habla, desde un punto de vista femenino, de la soledad, la dignidad, los afectos y las desilusiones. Brillante guión de Mario Camus. El título de la película procede de un texto de Pío Baroja, en el que se refiere al momento en el que una persona tiene en su mano "el pájaro de la felicidad", y sin darse cuenta lo deja escapar.

5/10
Belle epoque

1992 | Belle epoque

Son los días previos a la Segunda República española. Un joven soldado llamado Fernando abandona el ejército y en su escapada llega a parar a la casa de Manolo, un librepensador muy excéntrico. Cuando las cuatro hijas de Manolo: Rocío, Violeta, Clara y Luz, vuelven al hogar, el joven Fernando iniciará una aventura amorosa, intentando enamorar a cada una de ellas, una tras otra, sufriendo continuas decepciones. Fernando Trueba rodó esta comedia que consiguió nada más y nada menos que nueve premios Goya y el Oscar a la mejor película de habla no inglesa, el segundo que fue a parar a una producción española, tras el cosechado por Volver a empezar. Fernando Trueba dirige con una gran eficacia una comedia con muchos puntos en común con El año de las luces, uno de sus grandes éxitos anteriores, también con Jorge Sanz en el papel de un joven obsesionado con las mujeres. Le acompañan grandes nombres del cine español, como Fernando Fernán Gómez, en un papel excepcional. El citado Jorge Sanz y el también joven Gabino Diego aportan el toque de humor justo para no decepcionar, y las actrices Ariadna Gil, Maribel Verdú y Miriam Díaz Aroca también están a la altura. Lo mismo ocurre en el caso de Penélope Cruz, en uno de sus primeros papeles en cine tras Jamón Jamón, que obtuvo con su trabajo un impulso para su carrera en España, antes de cruzar el charco hacia nuevos triunfos internacionales. A pesar de que tiene cierto nivel artístico, y de que acumula momentos divertidos, ofrece una visión tópica de la Segunda República española. Pesa sobre todo su injustificado anticlericalismo, pues el sacerdote interpretado por Agustín González parece una auténtica caricatura. También desluce bastante el film su constante recurso a lo soez.

5/10
Jamón, jamón

1992 | Jamón, jamón

Dramón rural ubicado en una zona innombrada del campo español. Silvia, hija de la propietaria de una "bar" de carretera, se queda embarazada de su novio, un niño pijo que es incapaz de escapar de las faldas de su madre, a la sazón dueña de una empresa de ropa interior masculina. Ésta ve con malos ojos la relación de su hijo con Silvia e intenta persuadirle para que la deje. Pero al comprobar la férrea oposición de su hijo, decide contratar los servicios de un joven que ha posado como modelo de calzoncillos en su empresa, para que seduzca a la joven y la aleje de su familia. El film, bien rodado y con una esforzada definición de sus desesperados personajes, tiene un aire melodramático y un ahondamiento en ambientes marginales e inmorales que le acerca al mundo almodovariano. Y por si esto fuera poco, conforme avanza el guión se va mascando más y más la tragedia. Como es habitual en la filmografía de Bigas Luna, el director catalán explicita una y otra vez su exacerbada historia de amor con un continuo y muy grosero recurso al sexo desenfrenado. Javier Bardem y Penélope Cruz interpretaron unos de sus primeros papeles protagonistas.

4/10
Semana Santa

1992 | Semana Santa

Famosa en el mundo por su deslumbrante belleza, por el arte acumulado a lo largo de 400 años, por el marco único en el que se desarrolla, por la pasión y emoción con que se vive, la Semana Santa de Sevilla es una celebración barroca que vive hoy desafiando al tiempo y al cambio”. Así se presentaba al mundo entero una obra irrepetible que regresará a la gran pantalla 27 años después restaurada en 4K a partir de su 35 mm original.

Sevillanas

1991 | Sevillanas

Sentido homenaje de Carlos Saura a la danza y al cante, que conforma una especie de singular díptico con Flamenco. Magnífico espectáculo visual y musical, intervienen a lo largo del metraje artistas de la talla de Paco de Lucía, Manolo Sanlúcar, Matilde Coral y Pareja Obregón.

6/10
Solo o en compañía de otros

1991 | Solo o en compañía de otros

El inspector de policía Martín Díaz investiga el asesinato de un matrimonio de clase alta, en su lujoso chalet residencial. Reconstrucción del crimen del matrimonio Urquijo, aunque cambian los nombres de los implicados.

4/10
Amantes (1991)

1991 | Amantes

Es la posguerra española, y Paco acaba de terminar la mili y quiere encontrar un trabajo estable para ganar dinero y poderse casar con su novia Trini, la cual trabaja como asistenta en la casa de un comandante. Mientras encuentra un empleo, Paco se instala de alquiler en la casa de una viuda con la que poco a poco mantiene una relación sexual. Basado en un hecho real, la película de Vicente Aranda fue todo un éxito de crítica y taquilla. Sus personajes están bien definidos; el joven sencillo y timorato confundido entre lo que le conviene y lo que no, la novia inocente, pura y fiel, que espera resignada, y la astuta y manipuladora viuda que maneja a los hombres a su antojo. Por otro lado, el film incluye las sempiternas obsesiones sexuales de su director. Victoria Abril logró el Oso de Plata en la Berlinale. Producido por Pedro Costa, originalmente este film forma parte de la serie televisiva "La huella del crimen", que recrea famosos casos policiales reales sucedidos en España.

4/10
¡Ay, Carmela!

1990 | ¡Ay, Carmela!

Loa artistas de una compañía ambulante regresan de entretener al bando republicano; son los duros años de la guerra civil española. Caen en territorio nacional y los encarcelan. Salvan el pellejo haciéndo una obra que ensalta los valores de la cruzada nacional. Comedia agridulce firmada por el maestro Carlos Saura, con dos actores que pocas veces han estado mejor. Carmen Maura fue premiada como mejor actriz en los premios europeos de cine, y Andrés Pajares demostró, contra pronóstico, que es un buen actor. El film ganó 14 premios Goya: casi nada.

4/10
¡Átame!

1990 | ¡Átame!

Ricky, un 'semental' con problemas mentales, acaba de salir del psiquiátrico donde ha estado recluido. Su primer objetivo es acudir al rodaje de 'El fantasma de medianoche', un subproducto de terror protagonizado por Marina, una actriz con la que está obsesionado. Acabará secuestrándola en su propia casa, al tiempo que asegura estar profundamente enamorado de ella. Pedro Almodóvar se inspira claramente en El coleccionista de William Wyler, aunque tamiza esa trama con su personal modo de ver las cosas. Lo que significa un peculiar sentido del humor y una abundante carga erótica, que en momentos raya lo pornográfico. No es el mejor trabajo del manchego, que estira el film hasta el infinito. Aunque su talento de cineasta es evidente, su esfuerzo por convertir lo narrado en una historia de amor no funciona. Protagonizan dos actores fetiche de Almodóvar, Antonio Banderas y Victoria Abril, y Francisco Rabal asume un pequeño papel de director 'atado' a una silla de ruedas (el motivo de personajes 'atados' es usado con ingenio). Hacen un par de cameos la madre y el hermano del director.

5/10
Dancing Machine

1990 | Dancing Machine

La acción tiene lugar en una academia de baile donde algunas de sus estudiantes para bailarinas están siendo misteriosamente asesinadas. El profesor de la escuela, un antiguo y célebre bailarín, se encargará de investigar estos crímenes encontrando numerosos impedimentos para ello. Vulgar coproducción entre Francia y España que intenta mezclar el género del "giallo" con el de "cine de baile" (que los italianos popularizaron durante los años 80 en títulos olvidables como Dance Academy y Dancers), y para la que contaron en su reparto con la presencia de Alain Delon, quien también se encarga del guión junto al músico Marc Cerrone, Didier Decoin, Loup Durand y Paul-Loup Sulitzer. Vista la película no se comprende el porqué de cinco guionistas. Como curiosidad, hay que decir que la fotografía es del español José Luis Alcaine.

2/10
Mujeres al borde de un ataque de nervios

1988 | Mujeres al borde de un ataque de nervios

La película que abrió definitivamente el mercado internacional a Pedro Almodóvar, de las más logradas de su filmografía. Sigue a Pepa, actriz y dobladora profesional de películas, cuya relación amorosa con Iván acaba de romperse, o eso parece. En plena crisis vital, la esposa de Iván, que estaba ingresada en un sanatorio mental, tiene crecientes celos de Pepa. Ésta se entera por casualidad de que Iván tenía un hijo, Carlos, que casualmente ha ido con su novia Marisa a interesarse por el ático que ella tiene en alquiler. Para enredar aún más las cosas, una de las grandes amigas de Pepa, Candela, se ha metido en un lío porque tuvo un romance con un chiíta que ha resultado ser un terrorista. El director manchego es fiel a su estilo alambicado, de subtramas exageradísimas, pero aquí tal recurso funciona por lo disparatado del conjunto de la propuesta, con bastantes momentos para la risa. Carmen Maura está sembrada como protagonista, y algunos personajes secundarios funcionan maravillosamente, como el taxista de Guillermo Montesinos, o la habitual Chus Lampreave, con su típico desparpajo. Llama la atención también la originalidad de muchos planos, y el colorido marca de fábrica de Almodóvar.

6/10
Jarrapellejos

1988 | Jarrapellejos

En 1912, Don Pedro Luis Jarrapellejos es el hombre más poderoso de La Joya, en Extremadura. No hay nada que ocurra sin que él lo sepa o de permiso. Hace y deshace a su antojo todo lo que quiere, porque puede. Pero no todo. La joven y guapa Isabel (Aitana Sánchez-Gijón) no le quiere y él no es capaz de conseguirla. El día que ella y su madre aparecen violadas y asesinadas, cambiarán las cosas. Jarrapellejos conoce a los autores del crimen: su sobrino y el Conde de la Cruz, y mediante sus influencias hará que se corra un tupido velo. Antonio Ferrandis (el eterno Chanquete) realiza aquí el papel de un cacique, tirano y deshonesto en este drama con un amplio panel de reconocidos actores españoles. Aparece una joven Aitana Sánchez-Gijón en uno de sus primeros papeles.

6/10
El Lute II: mañana seré libre

1988 | El Lute II: mañana seré libre

Segunda entrega de las andanzas de "El Lute", a partir de un guión de él mismo, Joaquim Jordà y Vicente Aranda, el film sigue el formato de las películas de fugitivos de la cárcel, después de que el protagonista logre escaparse una segunda vez. La Chelo ha abandonado a sus dos hijos, que viven con los abuelos, y "El Lute" se los arrebata; al tiempo se le unen dos hermanos, después de haber sufrido el acoso de la guardia civil por ser parientes de un delincuente. Tratarán de llevar una vida normal, de payos, pero sin descartar los robos. Aranda logra imprimir un ritmo razonable a la película, demuestra ser un cineasta competente, aunque no sabe dejar aparcadas las "obsexiones" que caracterizan la mayor parte de su cine, más rebajadas. Quizá no resultan muy verosímiles pasajes como el del coche de "El Lute" tiroteado por un numeroso grupo, o momentos como la boda gitana, que ralentizan la narración; y hay, además, un exceso de histerismo en algunas interpretaciones; pero en general el cineasta crea buen suspense, y pinta bien la inquietud de las autoridades por el revuelo que crean los actos del protagonista entre la opinión pública.

4/10
El Lute: camina o revienta

1987 | El Lute: camina o revienta

La historia del célebre delincuente Eleuterio Sánchez "El Lute", a partir de su autobiografía. El propio personaje ha participado en el guión, coescrito con Vicente Aranda y Joaquim Jordà. Arranca la trama a principios de los 60, en un campamento merchero -un grupo denostado por payos y gitanos, aunque más parecido a estos últimos- donde sus ocupantes son obligados a irse por la guardia civil. Eleuterio queda prendado de la Chelo, con la que tiene un hijo. Pero sacar adelante a la familia con el oficio de hojalatero no es fácil. Y una vida de miseria, más el robo de unas gallinas con la consiguiente cárcel, a lo que suma la asociación con algunos tipos de dudosa reputación, le empujarán por el camino de la delincuencia, con bastante mala suerte. Este correcto film acierta al ofrecer un interesante y desapasionado cuadro de la época dibujada; hay un cierto esfuerzo por imprimir objetividad a la narración, lo cual no quita para que se apunte a la hipótesis de que las autoridades franquistas utilizaron la crónica de sucesos -en que llega a morir una niña- para distraer a la opinión pública de las auténticas inquietudes sociales y el anhelo de libertades; pero contra pronóstico, el tiro les saldrá por la culata con su esfuerzo por superar el analfabetismo, su fuga -el pasaje más logrado de la película- y sus circunstancias trágicas, que le conferirán un aura de bandolero romántico. Aunque más contenido que en otros de sus filmes, Aranda no evita sus innecesarios ramalazos eróticos, expresados sobre todo en los continuos registros del protagonista desnudo; y se excede en los pasajes violentos, a cuento de las torturas policiales. Fue el primer título importante de Imanol Arias.

4/10
Mambrú se fue a la guerra

1986 | Mambrú se fue a la guerra

Franco ha muerto. Es la ocasión para que 'resucite' Emiliano, un republicano que ha permanecido escondido en un sótano desde que terminó la guerra. Sólo su mujer conocía su paradero, pues el resto de la familia le consideraba muerto. Ahora tendrá que hacerse a la nueva vida en la superficie, esperando que la situación política cambie. Sainete tragicómico dirigido y protagonizado por Fernando Fernán Gómez. Con trazos leves, recoge las reacciones a la muerte del caudillo de distintos tipos populares y espectros de edad, sobre todo de los contrarios al régimen. Con la vieja canción que da título al film, se ironiza acerca de la conveniencia de que el protagonista siga 'muerto', para empezar a cobrar una probable y apetitosa pensión de viudedad.

5/10
El viaje a ninguna parte

1986 | El viaje a ninguna parte

Los Iniesta-Galván son una numerosa familia formada por padres, hermanos, primos, tíos... que son además una compañía de teatro que viaja por los pueblos ofreciendo a las gentes lo mejor de sus actuaciones. A través de los años, los miembros de la familia deben aprender a aceptar los cambios que va sufriendo la sociedad, sobre todo con la llegada del cine, debido al cual estas compañías pasaron a un segundo plano. De una manera amena y divertida, Fernando Fernán Gómez dirige, escribe e interpreta esta película llena de rostros conocidos del cine español, como Juan Diego, María Luisa Ponte o Agustín González. La película recibió varios galardones y fue considerada la mejor de su año en España.

5/10
La mitad del cielo

1986 | La mitad del cielo

Rosa vive en un pequeño pueblo felizmente casada con un afilador, que en realidad de gana la vida como ladrón. A la muerte de su marido, Rosa llega a Madrid para atender al hijo de un viudo. En la capital se hace con un puesto en el mercado, pero es denunciada por sus compañeras por sus excesos de ventas. Es entonces cuando abre un restaurante. Extraña película que parte de un plano inicial desagradable con la necesidad fisiológica de una anciana y sigue con una media hora inicial bastante aburrida. Con la llegada de la protagonista (Ángela Molina) a Madrid, el asunto se anima, aún con altibajos. Película con hermanas sucias envenenadas, una niña que habla con su bisabuela muerta sobre la quiniela del domingo, un padre que parte televisiones con el hacha, el cine como evasión de los problemas y Fernando Fernán Gómez cambiando el arroz con leche de Maravillas por los yogures “Danone”. Historia que roza el esperpento y que entusiasmó a gran parte de la crítica.

5/10
El caballero del dragón

1985 | El caballero del dragón

Un científico extraterrestre recorre los alrededores de un pueblo durante la Edad Media. Los lugareños piensan que su nave es un temible dragón. Aunque sólo se lleva animales, acaba raptando a la hija del conde que gobierna el lugar. Éste organiza una expedición para ir a rescatarla. Fernando Colomo cambió radicalmente de registro con una película de aventuras y ciencia ficción que pretendía emular éxitos del cine de Hollywood como Encuentros en la tercera fase. Aunque el guión tenía posibilidades, se notan las carencias en el terreno de los efectos especiales y a Colomo no se le da nada bien dirigir a un reparto internacional encabezado nada menos que por Klaus Kinski. A pesar de que su presupuesto era bastante amplio para el cine español de la época, fue un fracaso de taquilla.

3/10
La corte de Faraón

1985 | La corte de Faraón

Película basada en la zarzuela homónima de 1910 que cuenta en un tono desenfadado y picantón la historia de un esclavo egipcio que se ve acosado por altas damas de la corte. La película tiene como protagonistas a un grupo de actores que interpretan esta zarzuela. La cantante Ana Belén da rienda suelta a sus dos caras más conocidas –la de actriz y la de cantante– en este título que sirve de paso para criticar la censura franquista.

4/10
Los paraísos perdidos

1985 | Los paraísos perdidos

Una joven regresa a la casa de su madre, a punto de morir, en un pueblo de Castilla. Allí se reencuentra con amigos y conocidos de su infancia. Basilio Martín Patino recorre los cambios acontecidos en España entre las décadas de los 60 y 80, con sólidos intérpretes.

5/10
Tasio

1984 | Tasio

Con este sentido drama rural debutó en el cine el director navarrico Montxo Armendáriz, producido por el personalísimo Elías Querejeta. Sigue los pasos de un hombre nacido en la sierra de Urbasa. Tras una infancia feliz, jugando en el bosque, se hará carbonero a los catorce años, por necesidades familiares. Llegado a la edad adulta, conocerá a la mujer de su vida. Y para mantenerla a ella y a su hijo, se hará cazador furtivo. El personaje está interpretado por varios actores, conforme crece: el niño Garikoitz Mendigutxia, el joven Isidro José Solano y el adulto Patxi Bisquert.

5/10
Akelarre

1984 | Akelarre

Finales del siglo XVII. En un pueblo de la Navarra profunda, Garazi sigue las prácticas de su abuela, que fue quemada en la hoguera por bruja. Le inicia en los akelarres una curandera, bien relacionada con los prebostes de la zona. Pero las relaciones de Garazi con un campesino va a producir un choque, donde intervendrá hasta un inquisidor. Pedro Olea dirige esta historia con todos los tópicos imaginables sobre el medievo y la inquisición. Y eso que la acción transcurre en una época donde se supone que ya no había brujería, y en que los inquisidores se encontraban en decadencia.

3/10
Asesinato en el Comité Central

1983 | Asesinato en el Comité Central

Adaptación de una de las novelas de Manuel Vázquez Montalbán protagonizada por su popular detective Pepe Carvalho, al que da vida Patxi Andión. El film de Vicente Aranda contiene las habituales truculencias sexuales del director. Y eso que el film es de intriga, alrededor del asesinato de Santiago Carrillo, cuando es asaltada la sede del Partido Comunista. Se trata de una enrevesada conspiración a la que no son ajenos la CIA e incluso el KGB. Es de esas historias que surgieron en los años de la transición, de política ficción.

4/10
Después de...

1983 | Después de...

Ambicioso documental rodado durante la transición, en el que representantes de los más variopintos sectores sociales analizan los cambios producidos en nuestro país tras la muerte de Franco. Incluye testimonios de amas de casa, empresarios, campesinos, y de algunos personajes clave como Adolfo Suárez, Marcelino Camacho, Felipe González, etc. También se intenta que estén representados diversos arcos ideológicos, incluso los más dudosos, como simpatizantes de ETA. El film se compone de dos partes. En “No se os puede dejar solos” se da más importancia a las entrevistas, mientras que “Atado y bien atado” efectúa un análisis político de la Transición. Se debaten temas candentes del momento, como la formación de las autonomías, el problema del terrorismo, etc. Se estrenó curiosamente pocos días antes de los acontecimientos del 23-F.

4/10
El sur

1983 | El sur

Un padre, una madre y una niña. Un pueblo del norte de España. La pequeña crece con la sospecha de su padre guarda un secreto. Poema contemplativo de Víctor Erice con una iluminada Icíar Bollaín, con guión realizado a partir de un relato de Adelaida García Morales.

7/10
Demonios en el jardín

1982 | Demonios en el jardín

Juan, el menor de los hermanos de una familia española, se marcha de casa tras reñir con su hermano mayor, y se alista en el ejército de Franco con la idea de reencontrarse con su padre al que no conoce. Pronto, Juan le encontrará trabajando como un simple camarero. Retrato de una familia de la España de posguerra con sus problemas, amores y secretos. Mientras el hijo menor se marcha de casa, en la familia siguen quedando los conflictos y entresijos que se guardan entre ellos, muchas veces dominados por una estirada y tiránica matriarca. El toque de humor no falta de una manera satírica en este film dirigido por Manuel Gutiérrez Aragón (La vida que te espera). Entre el reparto destacan de una manera especial Ángela Molina, Encarna Paso o Imanol Arias.

5/10
La próxima estación

1982 | La próxima estación

José acoge en su casa a Ana, una chica de su misma edad, 17 años. Los padres del chico no aceptan que la niña se quede a vivir con ellos y más aún cuando se enteran de que se ha escapado de su casa. El padre de José intentará hablar con los padres de la chica y resolver el problema. Tras triunfar con la serie Verano azul, el director vasco Antonio Mercero estrenó este interesante film sobre amores juveniles y conflictos generacionales. Aunque no es nada del otro mundo, la historia está bien narrada y cuenta con actores de renombre.

5/10
La muchacha de las bragas de oro

1980 | La muchacha de las bragas de oro

Luys Forest es un escritor que vive retirado en un pueblo costero, tras un pasado de militancia política. Inesperadamente, recibe la visita de su sobrina Marina. Vicente Aranda adapta por primera vez una novela de su amigo Juan Marsé, autor que daría lugar a otras de sus películas como Si te dicen que caí, El amante bilingüe y Canciones de amor en Lolita's Club. A pesar del excelente trabajo de la actriz fetiche del director, Victoria Abril, el film se limita a recoger las obsesiones sexuales típicas del cine de Aranda, y apenas tiene interés.

3/10
De Dunquerque a la victoria

1979 | Contro 4 bandiere

El comienzo de la Segunda Guerra Mundial hace que un grupo de amigos se separe y luchen en distintos bandos. Al acabar la guerra, sólo tres de ellos se volverán a reunir. La película trata de imitar a los grandes éxitos de hollywood, pero se queda en el intento. A pesar de contar con un tema tan interesante como es la Segunda Guerra Mundial, la historia no alcanza tonos épicos, mientras que la trama no sigue una estructura temporal lógica, destacando los saltos cronológicos. Por lo demás, las imágenes reales que aparecen entrelazadas con la ficción, dan una mayor credibilidad a la historia. El reparto, estupendo, en especial George Peppard (Desayuno con diamantes).

4/10
Gulliver

1979 | Gulliver

Gulliver es un aventurero que en uno de sus viajes en barco ve como su navío se hunde. Llega a nado a la isla de Brodiñac Y allí es recogido por un pescador que decide venderle en una feria.

La vieja memoria

1979 | La vieja memoria

Documental que aborda el gran cambio político y social que sufrió España durante la II República y Guerra Civil. Jaime Camino destaca en este documental por emplear muy poco el narrador y dejar que los personajes que aparecen en pantalla guíen el camino que va a seguir la historia. Su esfuerzo fue recompensado con el Premio Sant Jordi a la mejor película española de 1979.

7/10
¡Vámonos, Bárbara!

1978 | ¡Vámonos, Bárbara!

Ana, una mujer de clase alta, decide separarse de su marido, y tomarse unas vacaciones junto con su hija, recorriendo diversos lugares para sentirse libre y sin ataduras. Drama que recuerda a las road movies estadounidenses, pero en versión española. Aunque el punto de partida podría haber dado más juego, el resultado es bastante modesto. Se salvan los esforzados intérpretes.

4/10
Así como eres

1978 | Così come sei

Giulio es un hombre maduro que es infeliz en su matrimonio. Conoce a la joven atractiva Francesca. Encandilado con ella, recibe la noticia de que probablemente sea su hija. Entonces decide olvidarse de un posible romance, aunque el deseo que siente por ella es muy fuerte. Difícil película sobre el incesto, un tema que debería ser tratado con más precaución de la que recibe en este título. A muchos les resultará difícil vivir el romance entre los posibles padre e hija.

4/10
Oro rojo

1978 | Oro rojo

Víctor acaba en una isla, después de ser asaltado y perder su barco. Se ve obligado a sobrevivir como lo hacen el resto de habitantes de la isla: vendiendo sangre. La población de la isla está obligada a vivir así debido a la dictadura de los hermanos Almeida, gobernantes de la isla, que venden la sangre a países desarrollados.

4/10
Soldados

1978 | Soldados

Un drámatico retrato de hombres y mujeres desolados durante la Guerra Civil española, en donde tiene lugar una historia de amor.

2/10
El puente (1977)

1977 | El puente

Una muestra de lo que significó la llegada de la democracia para el cine de Juan Antonio Bardem. Ni sombra del creador de Muerte de un ciclista, Calle mayor, etc. Aquí se deja llevar por la ligereza de la época para rodar una típica historia, entre la comedia y el drama costumbrista, que bien pudiera ser el colofón del llamado cine del "landismo". De cualquier forma, es verdad que hay un retrato amable y agridulce de la España de aquellos años y de sus gentes por medio de un rodaje llevado con buen ritmo, al estilo "road movie". Juan es un mecánico que se queda "colgado" durante un puente en Madrid. Tras algunas dudas decide marcharse él solito hacia el sur, rumbo Torremolinos, Marbella, etc., a lomos de su motocicleta "Poderosa". Su objetivo, claro, es ligar con cualquier chica que se le pase por delante, sin embargo durante el trayecto encontrará su personal aventura.

4/10
Las cuatro novias de Augusto Pérez

1977 | Las cuatro novias de Augusto Pérez

Eugenia, una joven profesora de piano, decide casarse con Agusto Pérez, quien está locamente enamorado de ella, para poder pagar la hipoteca del piso que sus padres le dejaron en herencia. Otro hombre, Mauricio, se queda en la estacada. Basada en "Niebla", una de las más influyentes novelas de Miguel de Unamuno, cuenta con la participación principalísima del gran Fernando Fernán Gómez.

3/10
Dios bendiga cada rincón de esta casa

1977 | Dios bendiga cada rincón de esta casa

Una criada ve cómo su ama, una joven esposa, engaña a su marido. Entonces, cuando el marido tiene que ausentarse la criada trata de asumir el papel de la esposa, mientras que la esposa tendrá que hacer de criada. Comedia muy subida de tono, dirigida por el humorista Chumy Chúmez en plena época del destape. Presumiblemente se trata de una peculiar adaptación de la célebre novela "El primo Basilio" del gran José María Eça de Queiros.

3/10
María la santa

1977 | María la santa

Diego, el hijo de una prostituta, apuñala a María gravemente, lo que provoca una serie de milagros.

4/10
Marián

1977 | Marián

3/10
Canciones para después de una guerra

1976 | Canciones para después de una guerra

Documental dirigido por Basilio Martín Patino donde realiza un cuadro de la posguerra española protagonizado por canciones e imágenes de archivo. Destacan las escenas de multitudes, de niños y mayores haciendo cola para obtener un plato de comida o grupos de mujeres despidiéndose de sus seres queridos. Todo acompañado de una música muy popular. En palabras del director: 'La película fue para mi sobre todo un acto de comprensión y de conocimiento, y un acto de amor y de homenaje a las víctimas por excelencia, que no fueron otros que los inocentes".

5/10
¿Quién puede matar a un niño?

1976 | ¿Quién puede matar a un niño?

Los que se enfrentan a Freddy Krueger al menos saben que tienen que huir de él nada más verle la cara. Por el contrario, en esta ocasión, la amenaza se oculta con el rostro de unos niños aparentemente encantadores. Son los habitantes de una isla mediterránea, donde tiene la desgracia de recaer un matrimonio británico. Uno de los clásicos por excelencia del terror hispano, dirigido por Narciso Ibáñez Serrador, autor de La residencia y el célebre concurso televisivo "1, 2, 3".

6/10
Retrato de familia

1976 | Retrato de familia

1936, en una ciudad castellana... Cecilio Rubes pretende permanecer neutral ante el estallido de la Guerra Civil. Una de las adaptaciones de novelas de Delibes del director Antonio Giménez Rico, también autor de El disputado voto del señor Cayo y Las ratas, que en esta ocasión lleva al cine "Mi idolatrado hijo Sisi". Con grandes actores retrata las desgracias causadas por el fraticida conflicto bélico.

4/10
La encadenada

1975 | La encadenada

Un cazador de recompensas intenta capturar a un forajido. Pero si quiere atraparle debe usar su carisma para enfrentarle con los amigos que siempre le acompañan. Manuel Mur Oti muestra su versatilidad con esta cinta de intriga criminal. Contó con un aceptable reparto.

5/10
¡Ya soy mujer!

1975 | ¡Ya soy mujer!

Manuel Summers recupera uno de sus temas predilectos, el paso a la pubertad, en este film que sigue los pasos de Celia, una niña que está a punto de convertirse en mujer. El film muestra sus temores y descubrimientos ante los cambios. A pesar del excelente trabajo de los jóvenes intérpretes, se trata de uno de los films más discretos del cineasta.

5/10
El juego del diablo

1975 | El juego del diablo

La hija de un matrimonio de buena posición empieza a dar muestras de que podría estar poseída por el diablo. Aunque un desequilibrio psíquico es una posibilidad no descartable. Cinta de terror demoníaca no demasiado estimulante.

3/10
Obsesión (1975)

1975 | Obsesión

Nino, adolescente de catorce años, sufre su primer revés amoroso al ser rechazado por la hermana de su mejor amigo. Pero encuentra consuelo en Angelines, la jovencísima sirvienta que entra a trabajar para su familia. Cuando su madre se entera, decide despedirla. Frivola comedieta sobre la iniciación amorosa, que al menos cuenta a su favor con un sólido reparto.

3/10
País, S.A.

1975 | País, S.A.

Un perito agrónomo, aprendiz de gángster, organiza el secuestro de un rico industrial. Surrealista comedia que supuso el debut como director de Antonio Fraguas 'Forges', popular humorista gráfico. Aunque tiene algún golpe de humor logrado, el conjunto resulta agotador.

4/10
Pepita Jiménez

1975 | Pepita Jiménez

Luis Vargas, un joven seminarista, pasa unas vacaciones en su pueblo natal para pasar antes de ordenarse sacerdote. Conocerá a la prometida de su padre, Pepita Jiménez, joven viuda. Cuando se da cuenta de que se siente atraído por ella, decide marcharse cuanto antes del lugar. Revisión de la primera novela del diplomático y escritor del XIX Juan Valera, ya llevada al cine en una versión muda en 1925, y en 1946 por el mexicano Emilio Fernández. A pesar de los esfuerzos del reparto, el texto daba para más.

4/10
Sensualidad

1975 | Sensualidad

Cinta presuntamente policiaca, pero que sobre todo es una muestra del destape que se desbordó en el cine español cuando Franco agonizaba. Prescindible, pese a su reparto.

2/10
¿... Y el prójimo?

1974 | ¿... Y el prójimo?

El actor español Ángel del Pozo (Pampa salvaje) debuta en la dirección con esta película dramática que toca el tema de los transplantes de órganos, y cuya historia está igualmente escrita por él. Cuenta el film con un reparto muy apañado de actores españoles, con especial mención para Fernando Rey, Geraldine Chaplin y el protagonista Antonio Ferrandis, quien con su papel logró el premio al mejor actor en el Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary.

4/10
Yo la vi primero

1974 | Yo la vi primero

Un chavalín está colado por su vecinita, pero por un accidente queda en coma. Años después despierta adulto con mentalidad de niño, y con la sorpresa de que su amada está casada con un tipo insportable. Dirige la cinta Fernando Fernán Gómez en una trama que hace pensar en Del rosa al amarillo de Manuel Summers, aquí coguionista y protagonista. Otro referente posterior, es la popular cinta americana Big.

4/10
Los viajes escolares

1974 | Los viajes escolares

Cuando concluye sus estudios de bachillerato a los veinticuatro años, Oscar regresa a su casa para pasar el verano acompañado por Carlos, su joven profesor de matemáticas, pues sufre un miedo irracional a volver solo. Una vez en su hogar, Oscar se comporta como un desequilibrado. Primer largometraje en solitario de Jaime Chávarri, que a pesar de sus limitaciones presupuestarias, logra momentos muy inspirados, y una reflexión sobre los desajustes de las relaciones familiares.

5/10
El niño es nuestro

1973 | El niño es nuestro

Manuel Summers rodó esta secuela de Adiós, cigüeña, adiós, sobre una pandilla de adolescentes en la que una de las chicas se queda embarazada. En esta película, como la chica no puede mantener a su hijo, se lo quitan y le envían a un orfanato regido por monjas. Los chicos se organizan para recuperarlo y entran por la noche al orfanato en busca del chico, al que reconocerán porque tiene un lunar en la pierna. Repiten los actores de la primera parte, todos ellos no profesionales. No tuvo tanto éxito como su predecesora, que se había mantenido un año en cartel.

4/10
Vera, un cuento cruel

1973 | Vera, un cuento cruel

1840, en el sur de Francia. Vera se casa con Alfredo de Quiroga, caballero español en el exilio. Ambos se van a vivir a la casa solariega de los Quiroga en el norte de España con Roger, el criado de toda la vida de la señora. Pero tras unos meses, Vera muere y su marido queda trastornado. Acaba reconstruyendo la realidad como si ella siguiera viva. Impactante drama, bien dirigido y con notables interpretaciones, que adapta un relato de Auguste Villiers de L’Isle-Adam, uno de los máximos representantes del simbolismo. Su atmósfera, cercana al cine de terror, está muy lograda gracias al buen hacer de Josefina Molina, en su primer largo, tras diversos cortos y trabajos televisivos.

5/10
Corazón solitario

1972 | Corazón solitario

Antonio, un músico que mantiene correspondencia con varias mujeres, recibe la visita de una de ellas, Rocío, que pretende que le ayude a triunfar como artista en la capital. Comedia de poca entidad que al menos cuenta con un reparto ajustado.

4/10
Plinio

1971 | Plinio | Serie TV

La población manchega de Tomelloso, en 1970. Manuel González, conocido entre sus paisanos como Plinio, o "Jefe" por ser el jefe de los guardias municipales, investiga casos criminales varios sucedidos en los alrededores, con la ayuda de su buen amigo don Lotario, el veterinario. Aunque esta serie televisiva de Antonio Giménez-Rico, que contó con la colaboración de José Luis Garci en los guiones, sólo duró un año en antena, ofrece una buena combinación de género policial y cuadro costumbrista del mundo rural. Adapta con el necesario tono realista las aventuras detectivescas de Plinio, debidas a la pluma de Francisco García Pavón, que era natural de Tomelloso, y conocía por tanto bien el ambiente que describe. Giménez-Rico explica que "en estos relatos, muchas veces terribles, había material suficiente para trasladarlos al cine, o mejor, a la televisión, procurando reflejar en imágenes esa España negra y profunda -implacable crónica de costumbres en tremendos relatos policíacos-, nada parecida a los ambientes en los que se movieron los Maigret, Marlowe, Hammer, Holmes o Carvalho, pero mucho más inquietante y cercana". De modo que se pintan bien los crímenes vulgares, debidos a pasiones elementales -la avaricia, la venganza, los celos, etc- y los razonamientos que conducen a la resolución de los casos. Aunque los episodios con los distintos casos están rodados con escasos medios, y los actores son algo lacónicos, rodar en localizaciones auténticas y con extras del lugar, dan autenticidad al resultado final.

6/10
Las gatas tienen frío

1970 | Las gatas tienen frío

Tres chicas de diferente edad se ven obligadas a compartir piso. Una de ellas es una enfermera que intenta superar la muerte repentina de su novia. Su sobrina es una joven que acaba de llegar de una pequeña localidad, y mientras que la tercera se plantea contraer matrimonio. María Asquerino, María Luisa San José y Teresa Rabal realizan correctas interpretaciones en un drama irregular, con momentos interesantes.

4/10
El cronicón

1970 | El cronicón

España, época medieval. En Alevín, una localidad cristiana pero habitada por musulmanes, el Conde Sandro, máxima autoriddad, vive con una gran calamidad a cuestas. Y es que no puede tener descendencia. Un servidor, Don Blas Testa de Buey, deberá viajar a las Indias para encontrar a una doncella con tres lunares en el vientre. Según le ha transmitido al conde una falsa bruja, si posee a esa moza se acabarán sus desgracias.Comedia española de medio pelo, con producción paupérrima y guión tontorrón que juega con las picardías y que se toma unas licencias anacrónicas increíbles. Y es que de repente la acción se traslada audazmente al siglo XX y todo se convierte en una película surrealista. Antonio Giménez Rico incluye pasajes en verso, momentos musicales y mucha tontería ridícula, pero no provoca la hilaridad esperada y ni siquiera el buen reparto logra que el resultado alcance el aprobado.

3/10
Me enveneno de azules

1969 | Me enveneno de azules

Cinta de Francisco Regueiro que intenta reflejar la crisis de valores de los jóvenes en torno a mayo del 68. Sigue a un cantante desganado y con escasos ideales vitales, que anhela algo mejor, pero no sabe cómo alcanzarlo.

4/10
Tinto con amor

1968 | Tinto con amor

Miguel se enamora de una norteamericana a la que enseña Madrid.

El hueso

1967 | El hueso

Interesante película, de correcta factura técnica gracias a la fotografía de José Luis Alcaine y la dirección artística de Wolfgang Burmann, para la que se contó con la colaboración de cuatro nombres en el guión: Ángel Llorente, José María Otero, Fernando Moreno (II) y el propio director. Su excelente reparto coral incluye a Cassen, Laly Soldevila, José María Caffarel, Florinda Chico y una notable Charo López, que consiguió el Premio del Círculo de Escritores Cinematográficos a la mejor actriz revelación en su segunda aparición en pantalla tras Ditirambo (1967). En su argumento encontramos a una pequeña localidad española conmocionada porque se ha encontrado el hueso de uno de sus héroes locales: Don Nuño Pérez de Gormaz. El mencionado hueso es un símbolo de la historia del lugar, y por tanto también de la historia de España, por lo que todos los habitantes se echan a la calle para intentar recuperarlo.

5/10

Últimos tráilers y vídeos