IMG-LOGO

Biografía

Scott Glenn

Scott Glenn

79 años

Scott Glenn

Nació el 26 de Enero de 1941 en Pittsburgh, Pensilvania, EE.UU.

Ojo de halcón

11 Febrero 2013

Saber estar en el lugar, momento y película adecuados es un arte que Scott Glenn ha dominado con maestría. Las décadas de los ochenta y de los noventa vieron cómo su rostro aparecía en la mayoría de películas más premiadas y taquilleras y, aunque nunca ha conseguido un reconocimiento individual de renombre y en los últimos años no ha participado en tantos proyectos como antaño, no todos los actores pueden presumir del currículum que él ostenta.

Theodore Scott Glenn nació un 26 de enero de 1941 en Pittsburgh (Estados Unidos). Hijo de un hombre de negocios y de un ama de casa, su infancia fue todo lo contrario a lo que cualquier niño desearía. Postrado en una cama durante varios años por enfermedad, todos los pronósticos de los médicos señalaban que arrastraría el resto de sus días una pronunciada cojera. En vez de caer en el desánimo, él y su familia decidieron que realizaría programas intensivos de rehabilitación para superar ese problema. No sólo logró eliminar su cojera, sino que incluso se aficionó a las artes marciales.

Tras pasar con suficiencia su adolescencia académica, entró en la Universidad de William & Mary para especializarse en su propio idioma, el inglés. Libremente pasaría después tres años en el ejército, donde también hizo de reportero para un pequeño diario. Las habilidades adquiridas con la pluma le llevaron a intentar centrarse en ser escritor, pero le faltaba formación para desempeñar tal profesión con destreza. Y ahí justamente fue cuando descubrió su vocación a la interpretación, ya que decidió dar clases de actuación para mejorar y entender cómo hacer los diálogos para sus textos.

Es más, se mudó a Nueva York en 1966 para unirse a las clases de George Morrison y, dos años después, al Actors Studio. Y ya los papeles empezaron a venir poco a poco, en el teatro profesional y en la televisión. Tras aparecer en diferentes papeles en varias producciones de Broadway, se pasó a la gran pantalla, con títulos iniciales como Un bebé para mi esposa (1970) o Fortune & Men´s Eyes (1971). Intentando escalar posiciones, se mudó a Los Ángeles, pero su paso por allí no le daría todas las satisfacciones que esperaba.

Obtuvo ínfimos papeles en cintas como el drama musical y oscarizado Nashville (1975), en el western Cuando ella se vino del valle (1979), e incluso Francis Ford Coppola le dio la oportunidad de intervenir en uno de esos clásicos perennes del cine como es Apocalypse Now (1979). Sin embargo, una mezcla de circunstancias personales y profesionales hizo que Glenn se tomase un año sabático en Idaho, donde hizo de todo menos actuar.

Aunque bien es cierto que ese retiro dorado le duró poco, pues en 1980 James Bridges llamó a su puerta de nuevo, como ya había hecho en Un bebé para mi esposa. Gracias a la entretenida comedia romántica Cowboy de ciudad, donde compartía reparto con John Travolta, consiguió hacerse un rostro más reconocible para el gran público. Por ello se le pudo ver en el film deportivo Su mejor marca (1982), en el drama de acción El reto del samurái (1982), en las nominadas a los Oscar Cuando el río crece (1984) y en otro western como Silverado (1985), así como en Elegidos para la gloria (1983), cinta que sí consiguió hacerse hasta con cuatro estatuillas.

Esos años 80´ fueron sin duda para Glenn un período de esplendor, el cual continuaría con fulgor en los 90´. Primero, La caza del octubre rojo (1990) le dio la oportunidad de estar en otra película nominada hasta la saciedad a premios de la academia. En segunda instancia, no todo el mundo puede decir que ha participado en uno de los thrillers policíacos más destacados de toda esa década como es El silencio de los corderos (1991), donde era el jefe de Jodie Foster. Y en tercer lugar, su paso no tan importante por la fogosa Llamaradas (1991), supuso una clara muestra de que producción en la que actuaba, producción que triunfaba en taquilla. Incluso un “cameo” en la sátira El juego de Hollywood (1992) puso de relieve esta idílica situación. Un lujo para él y para su carrera.

Diferentes roles en diferentes películas iría alternando durante todos los noventa, y hasta 1996 y 1997 no encontraría otro par de papeles destacables. Esta vez sería gracias al drama bélico En honor a la verdad (1996), y a Poder absoluto (1996), la intrigante cinta dirigida por Clint Eastwood. En 2001 tendría su espacio en el thriller de corrupción y desenfreno Training Day (Día de entrenamiento), así como en la comedia negra Buffalo Soldiers (2001), en la previsible crítica social que se hace en El lado oscuro de la noche (2006) o en la “independiente” comedia Camille (2007).

La CIA le llamó a filas para ser su director en la cinta de acción y espionaje El ultimátum de Bourne (2007) y en su secuela El legado de Bourne (2012). Ese papel cercano a las fuerzas del orden lo volvió a encarnar en W. (2008), cuando hizo de Donald Rumsfeld, secretario de Defensa. Algunas de las últimas cintas donde ha aparecido son Secretariat (2010), donde comparte créditos con Diane Lane y John Malkovich; y El chico del periódico (2012), drama situado en el sur de los Estados Unidos en los 60´.

Dejando a un lado su lado más cinematográfico, Glenn ha actuado en varias y ramplonas TV movies como Desaparece pero no se olvida (2005) o Code Breakers (2005); además de ser uno de los testimonios que componen documentales como Los grandes villanos de Hollywood (2005) o Backdraft: The Explosive Stunts (2006).

En lo que respecta a su vida persona, se casó con Carol Schwartz en 1967, hace ya más de 40 años. Con ella ha tenido dos hijas. Toda la familia siempre ha estado muy involucrada en tareas benéficas, como las actividades que organizan junto a la fundación naval Special Warfare o las ayudas que prestan a las víctimas de las guerras navales.

Filmografía
Greenland. El último refugio

2020 | Greenland

Cuando el mundo se entera de que el asteroide más grande de la historia va a impactar en la Tierra y aniquilar todo rastro de vida, los gobiernos de todo el mundo realizarán un sorteo en el cual los afortunados podrán sobrevivir en refugios secretos. Esta decisión desata un caos a nivel mundial. Muchos tendrán que emprender un peligroso viaje donde se enfrentarán a los más imponentes peligros de la naturaleza, lo que les obligará a encontrar la manera de mantenerse unidos mientras encuentran la forma de sobrevivir.

Castle Rock

2018 | Castle Rock | Serie TV

1991. En la pequeña localidad de Castle Rock el sheriff Alan Pangborn investiga la desaparición del niño Henry Deaver, que aparece once días después de extraviarse sin recordar qué ha ocurrido. 27 años después, el chico ha crecido, convirtiéndose en abogado que trata de sacar a sus clientes del corredor de la muerte. Volverá a su lugar natal tras mucho tiempo de ausencia para ayudar a un recluso de la prisión de Shawshank, que ha sido confinado en el sótano tras el suicidio del alcaide. Cuando triunfaba Perdidos, muchos críticos señalaban la influencia en aquélla de la literatura de Stephen King, que por otro lado escribió algún artículo en el que se declaraba seguidor de la serie. Ahora, uno de sus creadores, J.J. Abrams se alía con el celebérrimo escritor en una producción que mezcla elementos de su obra. La jugada recuerda a la británica Dickensiana, que hacía lo propio con Charles Dickens, con la diferencia de que allí resultaba fácil reconocer a todos los personajes. En Castle Rock no está tan claro de dónde viene cada cosa, un lector que más o menos conozca la obra del rey del terror identificará muchas referencias, por ejemplo uno de los personajes, la sarcástica historiadora local Jackie Torrance, debe ser de la misma familia que Jack Torrance, personaje que inmortalizó Jack Nicholson en El resplandor. De la misma forma, se puede recordar que en la prisión de Shawshank transcurría “Rita Hayworth y la redención de Shawshank”, relato que dio lugar a Cadena perpetua, que la ciudad de Castle Rock –que da título a esta producción– aparece en “Cujo”, “La zona muerta”, “La mitad oscura” y “La tienda”, y que en las dos últimas el sheriff del lugar era Alan Pangborn, que aparece aquí, salvo en el prólogo, ya jubilado. Se puede relacionar a un par de actores con adaptaciones del escritor, en concreto aparecen Sissy Spacek, protagonista de Carrie y Bill Skarsgård, el payaso maléfico de It. También cuenta con una atmósfera opresiva y se incide en temas con los que el de Maine parece obsesionado, como la infancia problemática, la llegada del mal absoluto o el ofuscamiento religioso. Por lo demás, recuerda mucho al mayor éxito catódico de Abrams por la abundancia de enigmas que se ramifican a partir de la trama principal, y por sus numerosos saltos en el tiempo. Por desgracia, no tiene el mismo poder de fascinación, y abundan los altibajos de ritmo. André Holland (Moonlight) realiza un buen trabajo como el recién regresado Henry, que vertebra la acción, al frente de un reparto coral más o menos acertado.

5/10
The Leftovers (3ª temporada)

2017 | The Leftovers | Serie TV

La última temporada de esta serie de tintes apocalípticos, que se basa en el libro de Tom Perrotta, creador de la misma junto a Damon Lindelof. De nuevo juega con la dialéctica entre racionalismo y fe de los personajes, tras la misteriosa partida del dos por ciento de la población mundial de modo inexplicable, cuando está a punto de cumplirse el séptimo aniversario de este hecho, y la gente espera que ocurra "algo". Como en la segunda temporada, hay un prólogo en otra época, ahora más cercano en el tiempo, buen aperitivo para entrar a servir el plato principal. En el pueblo de Milagro, Kevin sigue ejerciendo de jefe de policía, pero tras su asombrosa experiencia de pasar por la muerte, Matt, el pastor, que ha visto a su esposa Mary despertar de un coma, está convencido de que se trata de un nuevo mesías, y hasta escribe un libro sobre él de tipo bíblico. Nora, la novia de Kevin, sigue sin poder olvidar a sus hijos, y aunque se autoengaña diciéndose que está investigando un fraude según el cual, por un módico precio, se puede contactar con los que se fueron, ella tiene la secreta esperanza de poder reunirse con ellos. Esto le llevará a Australia con Kevin, donde el padre de éste, contacta con los aborígenes, guiándose por unas viejas grabaciones de cassette. Corría riesgo de darse vueltas a sí misma en exceso, con lo que Perrotta y Lindelof aciertan decidiéndose por poner punto a final a su serie cuando su capacidad de intriga y de plantear interrogantes inquietantes sobre el sentido de la vida, lo que merece la pena, etcétera, no resultan cansina, sino todo lo contrario. Hay inteligencia y contención genuinas en la narración, también en el uso medido de la partitura musical verdaderamente magistral de Max Richter, que logra evocar el sentido de pérdida y añoranza de un modo increíble.

6/10
Marvel The Defenders

2017 | Marvel The Defenders | Serie TV

Injustamente encarcelado, Luke Cage requiere la ayuda del abogado Foggy Nelson. El compañero de éste, Matt Murdock –que ha decidido colgar el traje de Daredevil–, asiste profesionalmente a la investigadora Jessica Jones, que trata de superar las secuelas de su enfrentamiento con Kilgrave. Danny Rand, conocido como Puño de Hierro regresa a su hogar, pese a que no ha concluido su venganza contra La Mano, la organización que mató a sus padres. Los cuatro héroes tendrán que formar equipo para hacer frente a una inesperada amenaza, que podría destruir Nueva York. Tras el éxito de Los Vengadores, protagonizada por los principales superhéroes de Marvel, Netflix une las tramas de sus cuatro series de personajes de la casa, en una producción que más o menos mantiene la calidad de las mismas. No se han variado sus señas de identidad: mucha acción, un tono realista con elementos fantásticos reducidos al mínimo, estética de cine negro, algo de humor, en ocasiones irónico, etc. Parece dirigida a quienes ya conozcan el material previo, pues los personajes centrales arrastran los problemas ya vistos; puede que los recién llegados se sientan un poco perdidos. Juega en su contra que tarda en arrancar. Pero en cuanto los protagonistas suman sus fuerzas, a partir del tercer capítulo, el ritmo se dispara. Acumula secuencias de acción, algunas bien resueltas, por ejemplo la que tiene lugar en un pasillo. Los actores principales ya le han tomado la medida a sus personajes, por lo que no decepcionan. Sobresale Elodie Yung, que interpreta a Elektra, personaje ya visto en la segunda temporada de Daredevil, y Rosario Dawson, como la doctora que ha aparecido en todos los shows. Pero sobre todo se recordará a Sigourney Weaver, que con contención compone una villana memorable, la enigmática Alexandra, de quien no conviene desvelar demasiado.

6/10
Daredevil (2ª temporada)

2016 | Daredevil | Serie TV

Con Wilson Fisk entre rejas, Nueva York debería ser un lugar más tranquilo, y el equipo de abogados formado por Matt Murdock, Foggy Nelson y Karen Page funcionar como la seda, en franca camaradería, pero las cosas no son tan sencillas. Sobre todo porque un personaje misterioso, bautizado como "The Punisher", "El Castigador", se está cargando de modo brutal a diversas organizaciones criminales; y resulta ser un marine heroico, cuyo comportamiento es difícil de explicar. Además asoman en el paisaje Elektra Natchios, hija de un millonario a la que Matt conoció en su época estudiantil, y que ha tenido al mismo maestro en la lucha que él, Stick, con el que comparte la condición de ciego. Y los designios de un grupo esotérico conocido como "La Mano", unos yakuzas a lo bestia, que consideran a Elektra como pieza de un maquiavélico plan. Daredevil en su versión "netflixera" sigue gozando de buena salud, y hasta se ponen los mimbres para conectarla con Jessica Jones. Quizá abusa de las escenas de acción, muy violentas, aunque hay que reconocer que están muy bien coreografiadas. Pero lo mejor es el mimo de los personajes, sus conflictos y puntos oscuros, la dificultad de estrechar lazos pese a que se intenta –de amistad, sentimentales, en relación maestro-discípulo al más puro estilo Kung Fu–, y el tratar de encontrar fundamentos y principios para combatir el mal. Cuando el "background" católico de Matt-Daredevil aflora, la trama cobra fuerza, por ejemplo en esas conversaciones en que filosofa con The Punisher. En cambio cuando se nos habla de cosas como "El cielo negro" para ejecutar no se sabe qué siniestro plan esotérico, la cosa suena confusa, a artificio argumental no demasiado brillante. A los actores se les nota muy cómodos en sus personajes, empezando por Charlie Cox, pero también los "nuevos", como Jon Bernthal; se echa en falta más presencia de Vincent D'Onofrio, un villano poderoso, pero es lo que hay. Y la nueva faceta periodística de Page sólo se justifica al final, aunque ese artículo leído en off sobre los héroes tiene su fuerza.

6/10
Territorio Grizzly

2015 | Into the Grizzly Maze

The Leftovers (2ª temporada)

2015 | The Leftovers | Serie TV

Segunda temporada de la serie creada por Tom Perrotta y Damon Lindelof, a partir de la inquietante novela de tintes apocalípticos del primero. Tres años después de la partida que supuso la inexplicable desaparición simultánea de 140 millones de personas por todo el mundo, el antiguo jefe de policía Kevin marcha con su hija Jill y su nueva novia Nora –cuya familia "partió" al completo– marchan al pueblo de Jared en Texas, ahora conocido como Milagro, al que muchos acuden como una especie de Lourdes, ya que ninguno de sus 9261 habitantes desapareció en el día fatal. Muchos van a modo de peregrinos, pero ellos han conseguido comprar una casa. Pero el sitio puede que no sea tan seguro: enfrente tienen una extraña familia afroamericana, y la desaparición de 3 jovencitas empieza a inquietar a la población. Además por allí anda un hermano de Nora, con su mujer en un estado de extraño letargo, que también espera un milagro. Y mientras Kevin empieza a pensar que está loco, pues tiene frecuentes visiones de Patti, una de esas fumadoras que habían hecho voto de silencio, y que se supone que está más que muerta. Situaciones inquietantes que tocan la fibra más íntima del ser humano, servidas por buenos actores y tramas atinadas, más las múltiples variaciones de un inspirado tema musical, contribuyen a la solidez de esta serie, de la que no es fácil señalar adónde quiere llevar al espectador, pero que decididamente engancha. Y es que al final plantea de modo diferente los grandes interrogantes acerca del sentido de la propia existencia de cada uno y de lo que nos pasa. Ya el primer capítulo, que al modo de 2001, una odisea del espacio, arrancaba en la prehistoria, da la medida de la audacia de sus responsables.

7/10
Daredevil

2015 | Daredevil | Serie TV

A los 9 años, a Matt Murdock –hijo de un atormentado boxeador– le atropella un camión cuando aparta de su trayectoria a un anciano para salvarle la vida. El vehículo transporta un material radioactivo que se derrama en los ojos del chico, dejándole ciego. Años después se ha convertido en un abogado que regresa a su barrio neoyorquino, la Cocina del Infierno, para poner un despacho con su amigo Foggy. En sus ratos libres imparte justicia oculto tras una máscara, pues el accidente le dejó sin vista, pero potenció sus otros sentidos. Drew Godard, discípulo de Joss Whedon como guionista de Buffy, la cazavampiros y Angel, y director y guionista de La cabaña en el bosque, y de J.J. Abrams como libretista en Alias y Perdidos, se emancipa como máximo responsable de esta serie de Netflix. Daredevil supone la primera de las producciones de la plataforma digital que adaptan las peripecias de superhéroes Marvel. No inventa la pólvora, y acusa la sobreexplotación del género. Pero Daredevil se constituye como la mejor serie basada en un personaje Marvel y supera ampliamente el film de 2003 protagonizado por Ben Affleck. Con una fotografía sombría de aire 'retro', toma claramente como modelo la saga de El caballero oscuro, de Christopher Nolan, al imitar sobre todo su tono realista. El punto fuerte reside en las interpretaciones, pues Charlie Cox dota de gran humanidad al personaje, un superhéroe católico practicante, por una vez alejado de los todopoderosos Thor o Capitán América, pues transmite el sufrimiento por el que tiene que pasar para llevar a cabo sus hazañas. También está a la altura Vincent D'Onofrio, como Wilson Fisk, también llamado Kingpin, capo mafioso que controla los negocios sucios. Se puede pasar por alto, que algún actor, como Elden Henson (Foggy) resulte un tanto exagerado.

6/10
El chico del periódico (The Paperboy)

2012 | The Paperboy

1969. Jack Jansen (Zac Efron) reparte periódicos en Lately, su pueblo de Florida. Vive con su padre, editor de un diario local. Su hermano mayor, Ward (Matthew McConaughey), vive en Miami y trabaja para el Miami Times. Viajará hasta su pueblo junto a su compañero periodista Yardley (David Oyelowo) para investigar el caso del asesinato de un sheriff, por el cual un tal Hillary Van Wetter (John Cusack) ha sido condenado a muerte. Ward ha llegado hasta allí movido por una tal Charlotte (Nicole Kidman), mujer ligera de cascos que mantiene correspondencia con presos del corredor de la muerte. La tal Charlotte dice haberse enamorado de Hillary y sostiene que es inocente. El director de la magnífica Precious entrega esta vez una película inferior, adaptación de una novela de Peter Dexter. La película se incluye en las típicas historias turbias del sur de los Estados Unidos, donde debajo de la superficie hay un mar entero de podredumbre. Quizá Lee Daniels nos mete en harina demasiado pronto y reina cierta confusión al inicio, aunque poco a poco irán saliendo las realidades de los personajes –todos ellos magníficamente interpretados por un puñado de actores de primer orden– hasta que los acontecimientos se precipitarán hasta el desastre. Sin embargo, el gran problema del film es que la historia en sí misma resulta bastante peregrina, incluye momentos desagradables y el interés es escaso.

4/10
El legado de Bourne

2012 | The Bourne Legacy

Después de que el programa de espionaje Treadstone, del que era pieza clave Jason Bourne, escandalizara a la opinión pública, las agencias secretas de Estados Unidos quieren enterrar –o al menos, “hibernar”– todos sus planes de dudosa legalidad. Uno de ellos es el programa Outcome, que ha creado agentes prácticamente superinvencibles, con su cerebro y su cuerpo hiperestimulados, aunque al precio de depender de unos fármacos. Como elefante en una cacharrería, los hombres liderados por coronel retirado Byer eliminan a todos los agentes y científicos relacionados con el programa. ¿A todos? ¡Noooo! Sobreviven el duro agente Aaron Cross y la doctora Marta Shearing, que deben emprender una vertiginosa carrera hacia delante para eludir a sus perseguidores. Cuarta entrega de la saga Bourne, El legado Bourne encaja a la perfección en la saga ideada inicialmente por el novelista Robert Ludlum, y que en cine había contado con los directores Doug Liman y Paul Greengrass, y el protagonismo de Matt Damon. Tras la renuncia de Greengrass y Damon a seguir con nuevas películas, el guionista de los anteriores filmes, Tony Gilroy, se apoya en sus hermanos, los gemelos Dan Gilroy –coguionista– y John Gilroy –editor– para lograr la deseada continuidad. Y sí, verdaderamente hace honor al título, Jason Bourne deja un legado que permite prescindir de él... o recuperarle, si un día Damon se arrepintiera de su decisión. Hay un grandísimo trabajo de producción, Frank Marshall y compañía, buen ejemplo de lo que es capaz Hollywood cuando da lo mejor de sí. Tony Gilroy había demostrado su capacidad para dirigir en Michael Clayton, y tiene suficientemente probado que las historias sobre conspiraciones gubernamentales le sientan como un guante. En El legado Bourne maneja además muy bien esa idea del olvido del “factor humano” y el sentido moral en el trabajo de algunos que se autodenominan “patriotas”, pero que tienen en muy poco la dignidad de la persona humana, los individuos pueden ser prescindibles. Quizá una asignatura pendiente de Tony era probar que podía dirigir escenas de acción, y desde luego la nota que saca en El legado Bourne es sobresaliente: el ritmo es trepidante en todo momento, con momentos tan adrenalíticos y de suspense como la caza en Alaska, la locura en el laboratorio secreto o la persecución interminable de motocicletas en Manila. Además, trucos del buen guionista, sabe introducir giros ingeniosos en los momentos adecuados, o dotar de una gran seguridad y aplomo a Cross, bien interpretado por el relevo de Damon, por así decir, Jeremy Renner. También demuestra gran nivel interpretativo Rachel Weisz, que bien podríamos definir como una Hipatia trabajando para la CIA, si se nos permite la alusión a la protagonista de Ágora, ese personaje dedicado en cuerpo y alma a la ciencia de la cinta de Alejandro Amenábar. El resto del reparto está perfectamente escogido, incluso los actores con papeles pequeños pero importantes, pensamos en Louis Ozawa Chagchien, ideal para un personaje tipo Terminator.

8/10
Sucker Punch

2011 | Sucker Punch

Tras la muerte de su madre, una joven sufre el odio de su malvado padrastro, que desquiciado por haber perdido la herencia, acusará a la joven injustamente de haber matado a su hermana pequeña. Finalmente, llegará a un acuerdo fraudulento con una institución mental para que den por loca a la joven y le practiquen una lobotomía. La chica tiene tres días para intentar escapar del horrible lugar e imaginará otras realidades paralelas para mantener intacta su libertad. En ese estado la joven adoptará el nombre de Baby Doll (muñequita).               Zack Snyder, uno de los cineastas modernos con mayor proyección debido a su impactante estilo visual, dirige este film de planteamiento rebuscado y efectos especiales apabullantes. Como ya hizo en 300 o Watchmen, Snyder se recrea –quizá excesivamente– en el envoltorio formal, ofreciendo imágenes de estilo muy personal, como si de un cómic realista se tratara, con una paleta de colores oscura, densa, irreal, que recuerda a la de otros filmes como Sky Captain y el mundo del mañana. Y la cámara lenta, las aceleraciones efectistas, la omnipresente música cañera a todo volumen, los movimientos de cámara a lo Matrix, etc., son el complemento a esas imágenes. Pero además Snyder se muestra muy audaz esta vez, pues el propio planteamiento le da la posibilidad de crear tres mundos distintos, cada uno con su look particular: el que se supone real, con su llegada a la institución mental; el imaginado por la protagonista, al transformar el manicomio en una especie de club de alterne en el que las reclusas reciben clases sobre el arte de entretener a los clientes; y finalmente, pero mucho más desconcertante y surrealista, el que Baby Doll imagina cuando actúa para los clientes, consistente en un inmenso escenario bélico, apocalíptico a lo Terminator, donde ella y otras reclusas, convertidas en guerreras expertas, deben cumplir con una misión para acabar con el enemigo, una especie de nazis en versión zombis-futuristas. Como se puede imaginar, el gran peligro de tal mejunje narrativo y visual es el desconcertar demasiado, de modo que el interés por el argumento acabe por desaparecer. Y eso ocurre, por desgracia. A mitad del film es inevitable preguntarse por qué esa parafernalia, por qué tantos fuegos artificiales para... nada. Snyder intenta, claro, rellenar la trama de sentido con algunas frases sugerentes, pero que suenan a eso, a puro relleno. Sólo se salva la idea principal, la de que, pase lo que pase, nadie nos puede arrebatar la libertad interior, el poder de nuestra imaginación para huir de la realidad. De cualquier forma, quizá el público más joven disfrute de este epatante espectáculo digital pero desde luego resulta un film vacío, fallido en su conjunto. También podría haber un serio fallo de casting en la elección de Emily Browning (Presencias extrañas) como protagonista; probablemente cualquiera de sus compañeras hubiera tenido más tirón: Abbie Cornish, Jena Malone, Vanessa Hudgens e incluso Jamie Chung.

4/10
Secretariat

2010 | Secretariat

Penny Chenery, madre de cuatro hijos y ama de casa, que siempre ha estado dedicada a su hogar, se hace cargo del establo de caballos de carrera de su padre enfermo. A pesar de su inexperiencia es una mujer de carácter que se propone ganar trofeos, y tiene la intuición de que uno de sus potros, Secretariat tiene posibilidades de convertirse en un campeón. Alistará a un veterano entrenador para que lleve al equino a la victoria... Randall Wallace, director de El hombre de la máscara de hierro y Cuando éramos soldados, escritas por él, parte en esta ocasión de un guión ajeno, de otro autor con mayúsculas, Mike Rich, mucho menos conocido, pero que tiene en su haber títulos como Descubriendo a Forrester. Rich adapta un libro de William Nack que recrea la historia real de un caballo que hizo historia en las carreras en Estados Unidos en los años 70. Secretariat no pretende ni mucho menos abrir nuevos caminos fílmicos, sino que sigue el esquema típico de las películas de superación personal, y recuerda por momentos a otras películas de caballos, como Seabiscuit y El corcel negro. Pero Wallace sabe imprimir a la historia el adecuado tono épico y cuenta con un reparto de campanillas, encabezado por Diane Lane y John Malkovich, que están nuevamente a la altura de lo que se espera de ellos. Además, rueda con solvencia y se luce en las carreras, especialmente en la primera en la que participan profesionalmente el potro y su nuevo jockey. Quizá lo más novedoso sea mostrar la determinación de Penny, una mujer, para lograr su sueño, a la vez que sufre por las tensiones familiares a las que conduce su dedicación a Secretariat. El film ha sido elogiado por los conocedores del mundo de la hípica, por su cuidada reconstrucción de la historia real. Pero su mayor mérito es que también resulta interesante para los profanos, porque consigue crear la suficiente tensión dramática y emoción en las competiciones.

6/10
Noches de tormenta

2008 | Nights in Rodanthe

Vaya por delante el dato de que el empalagoso novelista romántico Nicholas Sparks tiene una legión de fans, que lloran a moco tendido y se conmueven con sus obras, varias de ellas adaptadas al cine: Mensaje en una botella, Un paseo para recordar, El diario de Noa. Seguramente también disfrutarán de esta película, que describe cómo confluyen en imparable amor un hombre y una mujer en crisis. Ella es Adrienne (Diane Lane), madre de dos hijos –una adolescente y un crío–, separado de su esposo, que la engañaba con otra, aunque inesperadamente le ha pedido una segunda oportunidad, lo que le ha sumergido en un mar de dudas. Y él es Paul (Richard Gere), prestigioso cirujano, al que se le murió una paciente en una operación en principio sencillo, y no ha sabido dar la cara ante la familia, lo que hace además que su propio hijo se avergüence de él. El caso es que Adrienne acude a olvidar las penas al hotelito que regenta su mejor amiga, junto a un idílico paisaje, los bancos de arena de las playas de Carolina. Es temporada baja, y encima se acercan tormentas; pero resulta que Adrienne no va a estar sola, pues inesperadamente se presenta un huésped por delante, que por supuesto no es otro que Paul. Ellos son dos extraños, no se conocen y tal, pero congenian, se cuentan sus penas… y surgirá la chispa del enamoramiento. El desconocido George C. Wolfe dirige una cinta cuyas mejores bazas cara a la taquilla son la romanticona historia y la pareja protagonista. Aunque conviene destacar también el trabajo de un excelente secundario, Scott Glenn, que construye un personaje sobrio y eficaz, de viudo; a cambio, hay otro de vergüenza ajena, el de Viola Davis, confidente de Adrienne. A favor del film hay que decir que al menos la pareja de guionistas, Ann Peacock y John Romano, se han esforzado en construir la relación de Adrienne y Paul: no se lanza uno en brazos de la otra al minuto uno, y el mutuo apoyo que se dan tiene matices. Pero dicho esto, el film acumula demasiados elementos de culebrón y efectistas –la gran tormenta, los momentos de pasión, la labor humanitaria en Ecuador, el solapamiento de cartas amorosas, los caballitos trotando por la playa–, y tiene una visión bastante reduccionista del compromiso que supone formar una familia, o iniciar una relación amorosa.

4/10
W.

2008 | W.

En Nixon, Oliver Stone retrató a un presidente estadounidense marcado por la sombra de Kennedy, que había sido mucho más popular que él, y le había vencido en las elecciones. En esta ocasión lleva al cine la vida de George W. Bush, otro presidente también acomplejado –según se le muestra en el film– por otro antecesor, que en este caso es George H.W. Bush, su propio padre. Stone hace mucho hincapié en las reprimendas de Bush Sr. a su vástago, hasta el extremo de que éste llega a tener pesadillas con él. También apunta que se siente muy celoso de que su padre parezca tener como favorito a su hermano Jeb. Y explica que en parte su empecinamiento con la guerra de Irak se debe a que Bush quería derrocar a un Sadam Hussein que su padre dejó en el poder tras derrotarle y expulsar a sus tropas de Kuwait en 1991. Contra todo pronóstico, Oliver Stone desconcierta un poco porque se esperaba que el polémico director de JFK y Comandante (sobre Fidel Castro) arremetiera sin piedad contra un presidente que ha combatido de forma regular en sus declaraciones públicas. Y sorprende agradablemente que, a pesar de sus divergencias políticas, Stone no cargue radicalmente contra él, sino que hace un esfuerzo por entenderle, y por explicar sus acciones. Por curioso que parezca, presenta a Bush como un buen hombre, honesto y esforzado, a pesar de su torpeza al hablar y sus problemas con el alcohol, un error de juventud. Viene a reconocer el cineasta que Bush es un hombre de sólidos principios e ideales, religioso convencido, enamoradísimo de su mujer, que luchó con tenacidad para ser elegido gobernador de Texas, en el 94, con todo en contra suya. El punto fuerte de la cinta son los actores. Algunas caracterizaciones son asombrosas, como la de Josh Brolin, que si bien no parece tan inspirado como en No es país para viejos, se esfuerza notablemente y por momentos parece el propio Bush. Se lucen especialmente el veterano James Cromwell como su progenitor, Elizabeth Banks –Laura Bush, su esposa– y una transformada Ellen Burstyn –Barbara Bush, madre del protagonista–. Richard Dreyfuss es un convincente Dick Cheney, aunque su personaje parece tratado de modo maniqueo, pues queda como un manipulador ansioso por quedarse con el petróleo de Irak. Sorprende visualmente muchísimo Thandie Newton, que gracias a una excelente labor de los maquilladores recuerda muchísimo a su personaje, Condolezza Rice, si bien no tiene demasiado papel en la cinta. Por otra parte, alguna elección se antoja desafortunada, como en el caso de Ioan Gruffudd (Mr. Fantastico en Los 4 fantásticos) escogido para una breve interpretación de Tony Blair. Juega en contra del film el hecho de que Oliver Stone –cuyos movimientos de cámara en cintas como Wall Street eran muy brillantes– haya rodado esta con una puesta en escena muy académica, cercana al de las producciones televisivas de segunda categoría. Además, el metraje (129 minutos) se antoja excesivo para una trama que no aporta ninguna teoría de la conspiración al estilo JFK, ni ninguna novedad sustancial, sino que se limita a repasar asuntos que han ocupado las portadas de los diarios en los últimos años. Desde luego, es una obra muy menor en la filmografía del veterano director.

5/10
El ultimátum de Bourne

2007 | The Bourne Ultimatum

Perfecto colofón a la saga del desmemoriado ex asesino profesional Jason Bourne, inspirada, bastante libremente, en las novelas de Robert Ludlum. En esta ocasión Bourne va a llegar hasta el final a la hora de averiguar cómo se convirtió en agente de la CIA, dentro de un proyecto supersecreto del gobierno estadounidense; el primer eslabón de la cadena que le guiará a la verdad es un periodista de The Guardian, que está publicando en el diario londinense un reportaje sobre el caso Bourne; sus diversas averiguaciones llevarán a Bourne desde Moscú a París, Londres, Madrid, Tánger y Nueva York. De modo que la trama se convierte en una especie de increíble y vertiginosa montaña rusa, integrada por peleas, persecuciones y explosiones, con algunas “paradas de contacto humano”, momentos no precisamente de relax. En efecto, esas “paradas”, lejos de disminuir el ritmo de la cinta, contribuyen a reforzar su atmósfera desasosegante, pues casi siempre son tensas conversaciones, telefónicas o “vis-à-vis”, donde los interlocutores tratan de averiguar las intenciones del otro, al modo de una caza del ratón y el gato, donde no se sabe exactamente quién juega qué papel. Como ya hiciera en El mito de Bourne, Paul Greengrass imprime un tono realista –por así decir– a la historia, acudiendo a los recursos de documentalista que tan buenos resultados le dieron en Domingo sangriento. Lo que significa un vibrante montaje, que ayuda a hacer bueno el inteligente guión de Tony Gilroy y compañía, y un buen uso de la cámara en mano, que resulta especialmente eficaz, contra pronóstico, en los primeros planos, donde el temblequeo, más perceptible de lo normal, contribuye a aumentar el nerviosismo del espectador. Lo que significa al final un ritmo casi siempre excelente, con un manejo maestro del suspense, aunque alguno de los “pasajes humanos”, como la visita de Bourne al hermano de su novia muerta, poco aporten a no ser a la extensión de la humanidad del protagonista. A cambio, hay que reconocer que hay cierta capacidad de riesgo en el encuentro final entre Jason y su "creador", que habla de la responsabilidad de las personas en sus acciones, más allá de argumentos falaces como el de "la obediencia debida". Dentro de la eficaz intriga, subyace un claro mensaje de contenido político, que se puede resumir en un “no todo vale a la hora de combatir el terrorismo”, “hay unas reglas básicas que las personas con conciencia saben que deben respetar”. Una idea claramente patente en el enfrentamiento de los personajes de David Strathairn y Joan Allen. El reparto cumple de nuevo a la hora de encarnar a sus personajes, tanto los viejos conocidos –por supuesto Matt Damon, al que le van “al pelo” estos personajes ambiguos–, como las nuevas incorporaciones, entre las que destacan, además de la del citado Strathairn, las de Albert Finney y Paddy Considine.

7/10
Diarios de la calle

2007 | Freedom Writers

Erin Gruwell es una joven blanca, recién licenciada, muy orgullosa de su padre, un liberal que luchó en su época por los derechos civiles. Deseosa de estar a la altura de su padre, consigue trabajo en el conflictivo instituto Wilson, de Long Beach, donde los experimentos de integración racial en las aulas, donde conviven blancos, negros, hispanos y asiáticos, no parecen estar dando los resultados apetecidos. Erin aparece ante todos los que le rodean -la directora del departamento Margaret, los otros profesores, su marido, su padre, sus alumnos- como alguien ingenuo, que en poco tiempo va a descubrir que la vida es dura, que sus buenos deseos no bastan para ayudar. Y si bien es verdad que algo de esto hay, Erin no se rinde, sino que sigue esforzándose por ganarse a sus alumnos. Y a partir de una clase memorable, a partir de la caricatura que un chico ha pintado de otro compañero, empezará la larga ascensión de obtener la confianza de sus alumnos. Richard LaGravenese, guionista y director, se basa en un caso real de experiencia educativa que se plasmó en forma de libro, "Los diarios de los escritores de la libertad". Allí se recogían extractos de los diarios que Erin animó a sus alumnos a llevar, donde plasmaban las difíciles condiciones de familia, pandilleros y violencia, en las que se veían obligados a sobrevivir. El film es muy sugerente, porque subraya con acierto cómo un profesor debe esforzarse por entender a sus alumnos, para de este modo poder darles la educación y enseñanza que necesitan. Cómo logra concienciarles acerca de sus problemas de convivencia presentándoles el horror del holocausto, o el modo en que les aficiona a la lectura, incluso con sacrificios económicos personales que suponen el pluriempleo, tienen fuerza, y llevan a la hermosa escena en que traen al instituto a la mujer que acogió en su casa a la célebre Ana Frank, inspiradora de la pedagogía de Erin de los diarios. La doblemente oscarizada Hilary Swank da el tipo perfecto de mujer idealista y risueña, a la par que testaruda, a la que mueve un noble fin, que no logra conciliar con la atención de su vida matrimonial. En ese sentido el film es honesto, no pinta a una mujer perfecta, y tampoco pretende que los enfoques pedagógicos de Erin sean la solución perfecta y única al problema educativo. Pero sí se subraya, justamente, su sincero empeño por hacer que las cosas cambien a mejor, con logros notables. En el resto del reparto, los demás personajes son secundarios, pero hacen un trabajo notable Patrick Dempsey e Imelda Staunton, a los que toca asumir los antipáticos personajes del marido y la profesora antagonista de Erin, y Scott Glenn, como el padre de la novata profesora. También hacen un gran trabajo los desconocidos jóvenes que interpretan a los alumnos, y que en algunos casos proceden de los mismos ambientes marginales que retrata el film.

6/10
El lado oscuro de la noche

2006 | Journey to the End of the Night

Intenso thriller que cuenta con un protagonista de excepción, pero no muy dado a películas de este género: Brendan Fraser. La historia se centra en un padre y un hijo que regentan un mugriento y viejo burdel situado en un barrio deprimido de Sao Paulo, en Brasil. En torno a aquel tugurio los actos criminales y la corrupción están a la orden del día. Pero de repente tienen la oportunidad de olvidar para siempre ese negocio, cuando encuentran un maletín lleno de cocaína. Sin embargo, algo ocurre en el negocio de venta y padre e hijo se ven envueltos en una guerra criminal.El desconocido Eric Eason escribe y dirige esta oscura y violenta película sobre los bajos fondos de la inmensa urbe de Sao Paulo. La cosa se deja ver, hay ritmo, personajes atractivos y una trama truculenta e insana propia del más turbio cine negro. Sorprende gratamente el gran elenco de actores con los que ha contado Eason, como Scott Glenn (Silverado), la colombiana Catalina Sandino Moreno (María llena eres de gracia) y Alice Braga (Ciudad de Dios), además, claro está, del “aven­turero” Fraser.

4/10
Caza al terrorista (2004)

2004 | Homeland Security

Joe Johnson, veterano agente de la CIA, está a punto de retirarse, pero antes descubre una serie de pistas que indican que se está preparando un acto terrorista a gran escala en Nueva York. Le ayuda en sus investigaciones la agente Jane Fulbar. Producción televisiva que causó cierta polémica en Estados Unidos, al reconstruir sucesos previos a la tragedia del 11 de septiembre. Se centra en los numerosos indicios que alertaron a los cuerpos de seguridad de lo que estaba a punto de ocurrir.

3/10
Atando cabos

2001 | The Shipping News

Adaptación de una celebrada novela de Annie Proulx. Cuenta los intentos de Quoyle (Kevin Spacey) por restañar viejas heridas amorosas. Solo con su hija pequeña, sin rumbo vital fijo, decide irse a vivir a un pequeño pueblo pesquero en Newfoundland, donde vive su vieja tía (Judi Dench). Allí, casi por casualidad, consigue un puesto de redactor en un pequeño periódico local. Enseguida va a demostrar dotes especiales para la escritura. Además conocerá a una guapa viuda, Wavey (Julianne Moore), que también arrastra cicatrices emocionales, y de la que se enamora. Lasse Hallström (Chocolat, Las normas de la casa de la sidra) sigue bebiendo de fuentes literarias para contar una historia con sorprendentes e inesperados ribetes mágicos. Pelín gélida (quizá por ser su director nórdico), tiene una interesante galería de personajes, interpretada por un excelente conjunto actoral. Atrapan las escenas en el periódico, divertidas y emotivas.

4/10
Training Day (Día de entrenamiento)

2001 | Training Day

Aunque siempre reciben un aluvión de críticas, los miembros de la Academia estuvieron acertados al recompensar con un Oscar el trabajo de Denzel Washington, por este trepidante y descarnado thriller. Hemos visto al protagonista de Malcolm X en diferentes registros, y esta vez, se convierte en Alonzo Harris, papel que requería incluso que hablase en español en algunas secuencias, como se puede comprobar en la versión original. El principal mérito del actor reside en haber sabido reflejar la difusa concepción que su personaje posee respecto a la línea que separa la legalidad de la corrupción. Durante las 24 horas del primer día de patrulla, su nuevo compañero, Roger, un joven blanco, descubrirá que los métodos de Alonzo resultan bastante discutibles. Acompaña al todoterreno actor afroamericano Ethan Hawke, también nominado para la estatuilla, y un elenco de secundarios que incluye a Scott Glenn (Límite vertical) y Tom Berenger (Platoon). Un cuidadoso guión de David Ayer (U-571), que creció en un barrio marginal, posibilita que Antoine Fuqua (Asesinos de reemplazo, Bait) realice su mejor trabajo hasta la fecha.

7/10
Buffalo Soldiers

2001 | Buffalo Soldiers

Alemania, 1989, justo antes de caer el Muro de Berlín. En Stuttgard presta sus servicios el soldado Ray Elwood, un granuja condenado a cumplir servicio militar obligatorio por el juez, que aprovecha la coyuntura para lucrarse con dudosos trapicheos. Aprovechando que es el secretario del comandante de la base, pide exageradas cantidades de suministros que luego vende en el mercado negro. Pero un nuevo y malhumorado comandante llega al campamento dispuesto a acabar con la corrupción, y a hacerle la vida imposible a Elwood, que acabará enamorándose de su hija. Dura sátira del ejército norteamericano. Fue polémica en Estados Unidos por la imagen negativa que ofrece de los soldados, ya que su estreno coincidió con la conmoción del 11-S. La anécdota trágica es que se basa en una novela de Robert O’Connor, que perdió a su hijastra en el atentado contra las Torres Gemelas. Ciertamente, prima tanto la crítica y la sátira, al estilo M.A.S.H., que olvida la verosimilitud. Por ejemplo, el conductor de un tanque bajo los efectos de las drogas provoca una masacre y nadie lo investiga. Pero los trabajos de excelentes actores, especialmente Joaquin Phoenix, elevan el interés del guión, especialmente en la subtrama romántica.

4/10
Límite vertical

2000 | Vertical Limit

Dos hermanos montañeros no han vuelto a hablarse desde la muerte de su padre en una escalada. Peter tomó entonces una decisión trágica: cortar la cuerda que les unía a los tres, para salvar su vida y la de su hermana Annie; el alto precio pagado fue la muerte de su padre . Años después coinciden casualmente en la ascensión del K2. Ella acompaña a un millonario que tiene el caprichito de subir el pico de marras. Como puede imaginarse, algo sale mal, de modo que Peter acude al rescate de la hermanita. Dice el director Martin Campbell: “Olvídate de la montaña, de la nieve... Límite vertical es un drama que podría desarrollarse en un lugar plano, y seguiría siendo un fantástico film sobre el amor, la familia y el valor.” Nosotros añadimos: ya, pero las escenas de montaña y avalanchas, que son para quitar el hipo y descargar adrenalina, no se ven en un drama cualquiera.

5/10
Las vírgenes suicidas

1999 | The Virgin Suicides

Las cuatro hermanas Lisbon son unas jovencitas guapísimas, que viven bajo la tutela de unos padres muy estrictos. Su belleza provoca fascinación entre los adolescentes de su barrio, que hacen todo lo posible para salir con ellas. ¿Suena a típico film de adolescentes? Pues no, la película es una mezcla de comedia negra y nostálgica, que mira a la adolescencia sin ira, consiguiendo una rara belleza. Interesante debut en la dirección de Sofia Coppola, hija del legendario Francis Ford Coppola, masacrada por la crítica cuando hizo de hija de Michael Corleone en El padrino III. La chica apunta maneras tras la cámara. Sofia no tiene recato en hablar de su padre como “un profesor muy bueno. Hemos hablado de cómo se escriben los guiones, de los actores, de la preparación de una escena.” Le gustó la idea de “amor obsesivo” de la novela original, y de “cómo habla de cosas que se han ido ya, sea una época, una persona o la inocencia.” En el reparto hay un buen ramillete de buenos y jóvenes actores, como Kirsten Dunst y Josh Hartnett.

6/10
El último marshal

1999 | The Last Marshal

Un viejo marshal a punto de jubilarse se ve metido en un caso de toma de rehenes que no acaba demasiado bien: es herido y un compañero muere. Ahora lo que esté en su mano para parar los pies a los delincuentes. Un argumento serie B, aunque con la estimulante presencia de Scott Glenn.

4/10
Jungla urbana

1998 | Naked City: Justice with a Bullet

Dos policías secretos se ven involucrados en un curioso caso que afecta a dos turistas en la ciudad de Nueva York. Y deben decidir entre seguir la estricta letra de la ley, y aplicar lo que ellos creen que es justo. Emoción a e intriga para una historia que transcurre en los bajos fondos de la gran manzana.

4/10
Tormenta de fuego

1998 | Firestorm

Jesse y Wynt, expertos bomberos especializados en apagar incendios forestales, se enfrentan a uno devastador, mezcla de dos focos, que dan lugar al fenómeno conocido como "tormenta de fuego". Como si no tuvieran bastante con enfrentarse a catástrofes naturales, un grupo de reclusos, voluntarios para apagar el fuego, aprovecha el caos reinante para intentar la fuga. Para ello retienen como rehén a Jennifer, una ornitóloga que se estaba en el bosque al declararse el incendio. La acción es de gran espectacularidad. Sobre todo porque los bomberos son... ¡paracaidistas!, y se arrojan desde el aire para llegar a una zona inaccesible, desde la que se puede atacar mejor el fuego. En el reparto destaca Scott Glenn, que tenía un papel muy intenso como jefe de Jodie Foster en el thriller El silencio de los corderos.

3/10
Ciudad violenta

1998 | Naked City: A Killer Christmas

Daniel Muldoon (Scott Glenn) y Jimmy Halloran (Courtney B. Vance) son dos expertos policías secretos que se dedican a luchar contra la delincuencia en las peligrosas calles de Nueva York. Ambos se ven mezclados por una serie de circunstancias en el caso de el llamado "Criminal del Soho". Este criminal se dedica a asesinar a homosexuales. Una intrépida periodista ha hecho pública la existencia de este psicópata, y ha conseguido provocar una histeria colectiva. El departamento de policía y el FBI están sobre la pista del sujeto, y creen tenerle casi atrapado. Pero Muldoon y Halloran desconfían. El asunto es mucho más turbio de lo que parece, y ellos van a demostrarlo aunque tengan que implicarse del todo. Turbulento thriller policíaco, que se sirve del psicópata de turno para desarrollar su trama. Aunque exagera los ingredientes más típicos del género, el resultado es aceptable. Resulta curioso ver a Peter Bogdanovich firmando este film.

4/10
Infierno en las calles

1997 | Lesser Prophets

Tres pobres diablos malviven con un negocio de apuestas ilegales. Dos policías les pisan los talones cuando conocen a Leon, un excéntrico individuo obsesionado por un niño. Este original thriller de William DeVizia sabe combinar la intriga con el drama, apoyándose en un equilibrado reparto, en el que destaca un excelente John Turturro.

4/10
Poder absoluto

1997 | Absolute Power

El presidente de los Estados Unidos se ve envuelto en el asesinato de una de sus amantes, pues el tipo es muy aficionado a prácticas sexuales sadomasoquistas. Tratará de tapar el escándalo con todos los medios a su alcance, que son muchos. Con lo que no contaba es con un testigo de su crimen bastante inusual: un ladrón de guante blanco, que estaba "trabajando" en la casa de un millonario de Washington, donde se "entretenía" el magnatario. Adaptación del best-seller de David Baldacci, no es lo mejor que ha hecho Clint Eastwood en su vida, pero la película se sigue con interés, y siempre da gusto ver a Gene Hackman, aquí como impresentable presidente.

5/10
La canción de Carla

1996 | Carla's Song

Años ochenta. George, un sencillo conductor de autobús inglés, conoce a Carla, una joven nicaragüense, cuando se cuela en su vehículo sin pagar el billete. Con naturalidad entablan una relación primero de amistad y luego amorosa. Pronto a la cautela de Carla por ocultar su pasado, George detecta mucho dolor: la huida de su país oculta algún secreto que debe ayudar a afrontar. De modo que ambos viajan a la Nicaragua sandinista. Y George descubre los horrores de la guerra: atentados y ataques sorpresa de la contra, implicación de la CIA que alimenta el conflicto por turbios intereses... El lado positivo de su experiencia lo deslinda el trato con los campesinos, gentes sencillas y solidarias, y las campañas de alfabetización promovidas por el sandinismo. Ken Loach es un cineasta político. Todas sus películas tratan temas sociales conflictivos que reflejan, de modo inequívoco, su ideología de izquierda. El director posee un particular talento para narrar crónicas a las que confiere verismo gracias a un tono documental que se ha convertido en su marca de fábrica. Pero Loach, que repite en La canción de Carla el esquema y estilo que tan buenos resultados le han procurado, se equivoca esta vez. La historia amorosa se revela como una excusa demasiado débil para introducir el tema político. Pese a ello el virtuosismo de Loach hace que el film resista hasta que la acción se traslada a Nicaragua. Allí su toma de partido se hace demasiado evidente; le falta sutileza, huele a panfleto. Comentarios como el del sandinista Tomás Borge, antiguo ministro del interior, que afirma que la película “está muy explícitamente alineada al lado de la revolución, diría que demasiado inclinada del lado sandinista” deberían hacer pensar a Loach que no basta con expresar las propias ideas; hay que hacer un esfuerzo, sobre todo, por acercarse a la verdad.

4/10
En honor a la verdad

1996 | Courage Under Fire

Impactante drama sobre el honor y el heroísmo y uno de los primeros que retrataron los impactos de la Guerra del Golfo. Después de destruir accidentalmente uno de sus propios tanques confundiéndolo con un vehículo enemigo, el teniente Nathan Serling (interpretado por Denzel Washington) regresa a su casa. La armada intenta ocultar el incidente para no perjudicar a su reputación y le asigna la arriesgada misión de investigar la extraña y reciente muerte de una piloto de Medevac (interpretada por Meg Ryan) que está a punto de convertirse en la primera mujer en recibir la medalla al honor. Varios testimonios falsos en su contra le obstaculizan en la búsqueda de la verdad cuando Serling intenta ahondar en los misterios que rodean su muerte. Comienza a interrogar a todas las personas que estuvieron cerca de ella, incluso a sus padres. Edward Zwick consigue una cuidadosa mezcla de drama y escenas de acción de altísimo nivel, en esta sabia historia que dosifica la intriga hasta el final, con guión de Patrick Sheane Duncan. Para ello cuenta con dos buenos actores como protagonistas. Meg Ryan (Cuando Harry encontró a Sally, Algo para recordar) se aleja por una vez de las comedias con toque romántico que le han hecho famosa para interpretar un papel más dramático. Denzel Washington se mantiene en su línea habitual de calidad. Junto a ellos, en papeles pequeños, grandes actores como Matt Damon (El indomable Will Hunting) o Lou Diamond Phillips (La bamba). La música es obra del maestro James Horner (Willow).

5/10
Un cuento. El mito de Pecos Bill

1995 | Tall Tale: Unbelievable Adventures of Pecos Bill

1905. La civilización se abre paso en el lejano Oeste. Aunque a veces no es tan civilizada como debiera: y si no, no hay más que fijarse en el desaprensivo de J.P. Stiles, que pretende obligar a los granjeros a vender sus tierras para forrarse de dinero a costa del ferrocarril. El joven Daniel Hackett, hijo de granjeros, recibe una ayuda inesperada: la del mítico Pecos Bill. Con ayuda de éste y otros personales legendarios (el leñador Paul Bunyon, el fortachón John Henry) descubrirá el coraje que guarda en su interior. Película familiar, mezcla de western y pura aventura. Destaca el sentido del humor: los clásicos tópicos de las pelis del Oeste (frases redondas y algo petulantes, por ejemplo), sirven para arrancar más de una carcajada. Pero no dejan de destacarse los viejos valores (amistad, valentía, sacrificio) que hicieron grande al western. Dirige Jeremiah Chechik (Los vengadores, Benny & Joon) a un reparto de aúpa.

4/10
Llamaradas

1991 | Backdraft

Dos hermanos han seguido la tradición familiar y forman parte del cuerpo de bomberos en Chicago. Brian se ha refugiado en el departamento menos arriesgado, puesto que se encuentra traumatizado por la trágica muerte de su padre, en acto de servicio. Sin embargo, desea otra oportunidad y trata por todos los medios de ser trasladado. Mientras tanto, una oleada de incendios provocados aterroriza la ciudad. Espectacular filme de catástrofes que incluye las mejores secuencias de incendios filmadas hasta la fecha. Los efectos especiales son inmejorables, por lo que el filme mantiene la emoción hasta el final. Ron Howard (Willow, Apolo 13) era el director ideal para esta superproducción, plagada de estrellas en los papeles principales.

5/10
El silencio de los corderos

1991 | The Silence of the Lambs

Se busca a un asesino psicópata. ¿Qué mejor ayuda para la agente Clarice que la de un asesino psiquiatra? El doctor Hannibal Lecter está encerrado en una prisión de máxima seguridad, pues tiene la malísima costumbre de comerse a sus víctimas. Una agente novatilla, Clarice Starling, cuenta con su asesoramiento para detener al criminal "Buffalo Bill", que secuestra y asesina a mujeres jóvenes y rollizas con un propósito muy, muy peculiar. Este inquietante thriller, adaptación de la novela de Thomas Harris, arrasó en taquilla y se llevó los cinco Oscar más importantes (película, director, guión, actor y actriz principales). El silencio de los corderos fue la película que lanzó al estrellato a Anthony Hopkins, hasta entonces poco conocido pese a una trayectoria notable. Jodie Foster preparó su papel consultando con una auténtica agente del FBI, que le habló de la agencia, y de la presencia de la mujer allí.

8/10
La caza del Octubre Rojo

1990 | The Hunt For Red October

Marko Ramius (Sean Connery) es un experimentado capitán de la Armada Soviética. Son los años de la Guerra Fría. Ramius está al mando del supersubmarino "Octubre Rojo", el submarino más poderoso que se ha construido jamás. Tiene múltiples cualidades, que le hacen casi invencible en alta mar. Es prácticamente indetectable, y puede atravesar los océanos con total autonomía. Además, posee un armamento temible. Desobedeciendo las estrictas órdenes de sus oficiales superiores, Ramius decide dirigir el "Octubre rojo" hacia Estados Unidos, con el peligro de desencadenar un conflicto mundial. Una emocionante película bélica, basada en el famoso best-seller de Tom Clancy. Sean Connery realiza una actuación notable, y Alec Baldwin le da una réplica aceptable. Recupera toda la tensión de algunas de las mejores películas de submarinos, que se desarrollan en su mayor parte en un espacio cerrado. El suspense está asegurado hasta el final.

6/10
Miss América

1989 | Miss Firecracker

Camelle (Holly Hunter), una chica provinciana de cascos ligeros, sueña con ganar un concurso de belleza emulando a su presumida prima Elain (Mary Steenburgen), ganadora años atrás, y que atraviesa una crisis familiar. Popeye, una joven negra (Alfre Woodard), le ayuda a preparar el vestido que lucirá en el desfile. Empezando por Elain, muchos de los conocidos de Carnelle no creen que sea buena idea el que se presente al concurso; pero ella se ha esforzado mucho, incluso corrigiendo su mala fama, y haciendo buenas obras en el pueblo. También aparece en escena el hermano de Carnelle (Tim Robbins), recién salido del psiquiátrico, y un admirador (Scott Glenn).  Una grata comedia de ambientación sureña y sabor agridulce, con atractivo reparto y buenos personajes. Pinta bien la atmósfera de las fiestas locales, los rasgos estrafalarios de unos y otros, lo fácilmente que puede divertirse la gente con bien poca cosa. Quizá como narración es poca cosa, falta progresión, pero tiene buenos pasajes, como la escenificación de un célebre pasaje de Lo que el viento se llevó, a la que sigue un número patriótico de claqué de Carnelle, en la prueba de habilidades de las concursantes a miss; o el descubrimiento del vestido rojo.

5/10
Saigon

1988 | Off Limits

Durante la Guerra del Vietnam, Buck McGriff (Willem Dafoe) y Albady Perkins (Gregory Hines) son dos policías del Destacamento de Investigaciones Criminales (C.I.D.) del ejército norteamericano. Cuando investigan los violentos asesinatos de seis prostitutas vietnamitas, se dan cuenta de que el asesino es un oficial americano de alta graduación. El C.I.D intentará que abandonen su investigación. A pesar de ser el objetivo de varios atentados, ellos deciden llegar hasta el final en su investigación. Correcta actualización de la trama de La noche de los generales a la guerra del Vietnam, con dos magistrales intérpretes: Dafoe (Platoon) y Hines (Noches de sol).

6/10
Bala blindada

1987 | Man on Fire

Creasy es un ex agente de la CIA que empieza a trabajar como guardaespaldas de una niña, hija de una rica familia italiana. Cuando la pequeña es secuestrada, Creasy hará todo lo que esté en su mano para recuperarla. La célebre película El fuego de la venganza es un remake de este entretenido film ochentero dirigido por el francés Élie Chouraqui (Oh, Jerusalén), basado en la novela de A.J. Quinnell. Se trata de un entretenido producto de acción criminal coproducido por Francia e Italia, y que cuenta con el norteamericano Scott Glenn como el implacable protagonista, el mismo papel que años más tarde encarnaría Denzel Washington.

5/10
As Summers Die

1986 | As Summers Die

Una mujer negra se vio recompensada por el padre de sus dos hijos, un blanco dueño de inmensas propiedades, con un terreno. El caso es que se descubre petróleo en la propiedad, y la familia de este patriarca pone en marcha todo el dispositivo legal para recuperar ese pedazo de tierra. Drama judicial realizado para la televisión, cuenta con un buen reparto, incluida la ya anciana Bette Davis. Es correcto, pero no apasiona.

5/10
Silverado

1985 | Silverado

En medio del desierto del Oeste norteamericano, en una vieja ciudad llamada Silverado, un ambicioso sheriff interpretado por Brian Dennehy está haciendo cundir el pánico. Es un tipo que domina la región con mano dura, y no duda en asesinar a cualquiera que pretenda hacerle frente. Tiene a todos los habitantes atemorizados y dominados, pero no cuenta con la valentía de cuatro forasteros que acaban de llegar a la ciudad. Son cuatro temibles pistoleros obsesionados con imponer la justicia allá por donde pasan, interpretados por Kevin Kline, Scott Glenn, Kevin Costner y Danny Glover. El enfrentamiento entre pistoleros es inevitable. Un entretenido western que resucita algunos de los mejores elementos del género, aunque no posee la fuerza del los clásicos. Hay mucha acción y buenas interpretaciones por parte de un plantel artístico prometedor. Escrita y dirigida por el prestigioso Lawrence Kasdan, que comenzó como guionista de algunas de las películas de George Lucas y de Steven Spielberg.

6/10
Patos salvajes II

1985 | Wild Geese II

Un grupo de mercenarios es enviado a una prisión alemana para liberar al nazi Rudolf Hess. Discreta secuela de Patos salvajes, en la que Richard Burton iba a repetir su papel del coronel Allen Faulkner. Pero la muerte del actor provocó que el personaje pasara a estar interpretado por Edward Fox. El film está dedicado a la memoria de Burton.

5/10
Cuando el río crece

1984 | The River

Al Este de Tennessee, una joven pareja de agricultores tiene que hacer frente a una peligrosa crecida del río que amenaza con destruir su cosecha. Tom Garvey (Mel Gibson) se ve obligado a romper una huelga de la acería del lugar, dejando a su mujer (Sissy Spacek) al frente de la granja. Al regreso del marido, se ven sometidos a una dura prueba: la que supone la ambición del terraniente que codicia sus tierras y las de sus vecinos. Tras haberse convertido en una estrella internacional con el éxito de la saga de Mad Max, el actor australiano Mel Gibson comenzaba a despuntar en el cine norteamericano. En esta ocasión comparte reparto con una gran estrella, Sissy Spacek (Carrie (1976), Desaparecido) en un espléndido melodrama que se enriquece con la música de John Williams, compositor habitual de Steven Spielberg.

6/10
Elegidos para la gloria

1983 | The Right Stuff

Adaptación del libro de Tom Wolfe acerca de cómo se gestó la conquista del espacio en Estados Unidos. El film sigue la pista, en tono épico, de los siete primeros astronautas americanos. Un reparto masculino impresionante y cuatro Oscar avalan la calidad de la película.

6/10
Su mejor marca

1982 | Personal Best

Los amores de tres atletas en los juegos olímpicos, un triángulo con lado lésbico incluido. El guionista Robert Towne debutó como director con este drama deportivo, que protagoniza Mariel Hemingway, nieta del famoso escritor Ernest Hemingway. 

5/10
La leyenda de Bill Doolin

1981 | Cattle Annie and Little Britches

En 1893, las dos chicas mencionadas en su título original ("Cattle Annie and Little Britches") marchan hacia el Oeste dispuestas a vivir toda clase de aventuras. Todo ello según la novela de Robert Ward, adaptada para el cine con un plomizo ritmo narrativo y escasos momentos de acción. Lo mejor es fijarse en su reparto, repleto de rostros desconocidos en ese momento, como el de Amanda Plummer (después inolvidable atracadora en Pulp Fiction), Diane Lane (que por aquel entonces solo tenía quince años de edad) y Scott Glenn (El silencio de los corderos). Eso sí, acompañados de veteranos como Rod Steiger y Burt Lancaster.

3/10
Urban cowboy

1980 | Urban Cowboy

Travolta es un chico de campo algo paleto, que marcha a la gran ciudad a trabajar en la refinería de su tío. Conoce a una chica (Debra Winger) y se casa con ella, pero un tipo con mucha jeta se la quiere quitar.

4/10
Luchando por mis derechos

1976 | Fighting Mad

Un granjero de Arkansas (Peter Fonda) decide tomar la justicia por su mano cuando unos promotores inmobiliarios tratan de echarle de sus propiedades junto a sus vecinos. Es una película de serie B que muestra los pocos escrúpulos de las grandes inmobiliarias. Se trata de un entretenimiento algo violento e inverosimil, pero que permite al espectador disfrutar sin tener que pensar.

5/10
Nashville

1975 | Nashville

Film coral en en el que Robert Altman sigue los pasos durante cinco días de variopintos personajes que acuden a Nashville donde tiene lugar un espectáculo musical y las campañas electorales. Critica la industria discográfica de la época. Está considerada una de las cumbres del cine estadounidense de los 70. Aunque todos los actores son primeras espadas, destaca el trabajo de Lily Tomlin, habitual en la filmografía del director, como un ama de casa que ignora a su amante fingiendo que no le conoce de nada.

6/10
Ironside

1967 | Ironside | Serie TV

Serie policiaca de muchísimo éxito, sobre todo en Estados Unidos, que estuvo en antena desde 1967 hasta 1975. La acción tiene lugar en San Francisco, en donde el antiguo jefe de detectives Robert Ironside –en silla de ruedas desde que fue tiroteado en la calle– lidera ahora voluntariamente un grupo de investigadores epeciales de la policía. Junto a él está el sargento Ed, la atractiva oficial Eve y el más jovenzuelo Mark. Los guiones son enrevesados y tienen mucho gancho, lo cual eleva bastante el nivel de los capítulos, pero además también se ofrece una interpretación estelar e inolvidable de Raymond Burr (Perry Mason) en el papel protagonista.

6/10

Últimos tráilers y vídeos