IMG-LOGO

Biografía

Shirley MacLaine

Shirley MacLaine

86 años

Shirley MacLaine

Nació el 24 de Abril de 1934 en Richmond, Virginia, EE.UU.

Premios: 1 Oscar (más 5 premios)

La pelirroja chispeante

10 Abril 2006

La mirada fresca de esta pelirroja con ojos azules es el secreto del éxito de una de las actrices más brillantes de todos los tiempos. Cuando la mayoría de estrellas femeninas han de retirarse pronto cuando alcanzan una cierta edad, por falta de papeles, Shirley MacLaine ha logrado seguir destacando por mucho que pase el tiempo.  

Shirley MacLean Beaty (nombre real de la estrella) nació el 24 de abril de 1934, en Richmon Virginia, tres años antes que su hermano Henry Warren ­­–que se puso otra ‘t’ en su apellido artístico, pues se le conoce como Warren Beatty–. Procedente de una familia de clase media, la pequeña fue bautizada así en honor de Shirley Temple, la niña prodigio del momento, por la que sentía una gran devoción su madre, la canadiense de origen escocés e irlandés Kathlyn MacLean,  profesora de interpretación y ocasional actriz. No iba a seguir los pasos maternos en un primer momento Shirley, que de niña quería ser bailarina. Se integró en una clase de ballet, en la que siempre le asignaban el rol de chico, porque era la más alta entre sus compañeras. También le dieron el papel de hada, en una función de ballet, pero mientras calentaba tuvo la mala fortuna de romperse el tobillo. Decidió hacer como si nada, se ató el tobillo con los cordones de los zapatos y ejecutó su coreografía hasta el final. Cuando acabó, era tal el dolor que tuvieron que llamar corriendo a una ambulancia. Finalmente, se dio cuenta de que no iba a hacer carrera como bailarina. “Creo que no tenía el tipo de cuerpo adecuado para ser una estrella de la danza, y además, no me gustaba privarme de la comida”, ha recordado la actriz, que decidió pasarse a la interpretación.

En cuanto terminó en el instituto se fue a Nueva York, decidida a revolucionar el mundo del espectáculo. Cuando se presentó a una audición para el musical ‘Me and Juliet’, de Rodgers y Hammerstein, se encontró con que el productor no sabía pronunciar su apellido, Beaty, y éste le preguntó si no tenía otro nombre, por lo que recurrió al apellido materno, que a partir de ese momento la acompañaría siempre. Obtuvo algún que otro trabajo como modelo, y finalmente fue contratada en un montaje teatral de Broadway,  ‘Pajama Party’, como sustituta de Carol Haney, la actriz principal. La cosa no pintaba nada bien, porque por lo visto Haney era famosa porque jamás se había perdido ni una representación, pero resultó que al final se lesionó el tobillo ­­–como le ocurrió en su infancia a Shirley–, por lo que tuvo que ceder el paso a la sustituta, que causó sensación, en un caso muy similar al que contaba Eva al desnudo, filmada poco antes, donde Eva Harrington, una actriz joven, recibía el espaldarazo definitivo cuando tenía la oportunidad de sustituir a Margo, una intérprete veterana. Entre los espectadores que le vieron sobre las tablas estaba el productor Hal B. Wallis, que decidió contratarla para protagonizar a las órdenes del mismísimo Alfred Hitchcock el film Pero... ¿quién mató a Harry?, donde era la esposa del cadáver al que alude el título. MacLaine hizo carrera muy rápidamente, pues su debut fue muy bien recibido, y enseguida fue contratada para la comedia Artistas y modelos, con Jerry Lewis y Dean Martin. Le siguieron La vuelta al mundo en 80 días (1956), Furia en el valle, La casamentera y Como un torrente, de Vincente Minnelli, por la que obtuvo una nominación al Oscar a la mejor actriz.

Se casó en 1954 con Steve Parker, prestigioso productor, que sacó adelante dos producciones protagonizadas por ella, Mi dulce Geisha, de Jack Cardiff y John Goldfard, Please Come Home, de J. Lee Thompson. Tuvo con él una hija, Sachi Parker, pero acabó divorciándose muchos años después, en 1982, cuando la actriz se enteró de que él había tenido durante años una amante japonesa. A partir de 1960, Shirley MacLaine se involucró en temas políticos, mientras que en cine inició su mejor etapa con El apartamento, una de las obras maestras de Billy Wilder, en la que era una ascensorista que mantenía una relación con un jefecillo, casado, en el piso del protagonista, un pobre hombre que le presta las llaves para asegurarse un ascenso. “Hay víctimas y aprovechados. Es el sino de cada cual y no tiene remedio”, comentaba el personaje de MacLaine, sintetizando el mensaje de la cinta. Tuvo tanto éxito que convirtió a la actriz en una estrella, y el propio Wilder la reemparejó con Lemmon en Irma la dulce. “Eran mis protagonistas idóneos para cualquier película”, dijo acerca de ellos el cineasta. En este vodevil inicialmente concebido como un musical, encarnaba a una prostituta con corazón de oro que encandilaba al gendarme interpretado por Lemmon. Por El apartamento, y también por Irma la dulce, MacLaine obtuvo dos nuevas nominaciones al Oscar. Llegaría a ser candidata seis veces, hasta que la última vez se llevó, por fin, la preciada estatuilla. Fue por La fuerza del cariño, de 1983. “Merezco esto”, dijo en un arranque de sinceridad cuando salió a recogerla.

Realizó una de sus mejores interpretaciones en La calumnia, de William Wyler, basada en la obra de Lillian Hellman, donde era una profesora acusada por una alumna resentida de mantener una relación lésbica con otra docente. Y es que el nivel de calidad de la filmografía de Shirley MacLaine es bastante alto, pues está integrada por títulos como Mi dulce Geisha, Ella y sus maridos, El Rolls-Royce amarillo, Siete veces mujer, Los pecados de la señora Blossom, Dos mulas y una mujer o Bienvenido, Mr. Chance. Se convirtió en un miembro del Rat Pack, la pandilla de amiguetes de Frank Sinatra, tras protagonizar con ellos La cuadrilla de los once. “Añoro aquella época. Fue muy divertida. Y jamás se podría repetir. Eran artistas dentro y fuera del escenario. Desde niños habían vivido sobre las tablas. La última gira que hice con Frank fue increíble, ya estaba mayor, se olvidaba de las letras, pero daba igual, era un artista total”, recuerda la actriz.

Interesada en temas esotéricos, MacLaine es una convencida de la reencarnación de las almas, y ha escrito algún libro sobre el tema. “He tenido diez vidas, al menos. He sido sacerdotisa inca, bailarina en un harén, y más cosas. Por eso se me da bien la interpretación, porque consiste en pensar que eres otra persona y en realidad, yo soy muchas personas”, declara. También escribió un libro sobre el Camino de Santiago, que recorrió en 1994. Le sacó mucho partido a papeles de mujer madura en títulos como Magnolias de acero, Postales desde el filo o Tess y su guardaespaldas. Ha seguido en activo interpretando a abuelillas en títulos como En sus zapatos, Dicen por ahí, Cerrando el círculo o Embrujada (2005), donde su papel fue reducido al mínimo en la sala de montaje. Ha declarado que no piensa retirarse nunca. “Nunca me voy a cansar de actuar Tal vez el público se harte de mí, pero yo me divierto mucho interpretando. Y si algún actor dice que esto no es divertido, deberían expulsarlo de inmediato", comentó.

Oscar
1984

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

  • Oso de Oro honorífico

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Filmografía
Noelle

2019 | Noelle

Mi última palabra

2017 | The Last Word

Harriet (Shirley MacLaine) es una empresaria de éxito retirada acostumbrada a controlar todos los aspectos de su vida. Por ello, contrata a Anne, una joven periodista que se encargará de escribir su obituario. Tras darse cuenta de que nadie tiene buenas palabras para ella, Harriet se verá obligada a dar un giro de 180 grados a su vida, lo que cambiará para siempre el rumbo de su existencia, y el futuro de Anne.

Como reinas

2016 | Wild Oats

Tras la muerte repentina de su marido, Eva teme la soledad. Tiene una hija con la que no congenia y su único consuelo es el cariño de su mejor amiga, Maddie, que recientemente ha sido engañada por su esposo. Ambas se hacen compañía, se ríen y le quitan hierro a los problemas. Cuando por un error Eva recibe 5 millones de dólares del seguro de vida de su marido, ambas deciden hacerse juntas un viajecito de placer para gastar dinero y pasarlo “como reinas”. El destino elegido será España, más exactamente Gran Canaria. Pero un trabajador de la compañía de seguros irá en su búsqueda para enmendar el error. Comedia ligerita e intrascendente, cuya anodina dirección por parte de Andy Tennant (Exposados) deja al descubierto el único punto fuerte: disfrutar del trabajo de dos leyendas de la interpretación, la octogenaria Shirley MacLaine y la septuagenaria Jessica Lange, aquí convertidas en colegas y cómplices de aventuras. Se lo pasan bien y son divertidas, la verdad, aunque sus peripecias sean de lo más inverosímiles y tontorronas. El planteamiento de Como reinas es, como puede apreciarse, bastante simplón, una versión más del tópico último viaje–desfase–diversión antes de que la vida se esfume. Lo malo es que el desarrollo tampoco es que resulte demasiado original y eso que el guión introduce un significativo giro de la trama (que de todas maneras se ve venir de lejos). Funciona el inicio, con la reunión en casa tras el funeral, algunos gags aislados, y la subtrama del detective de la aseguradora que va en busca de las protagonistas. Por lo demás, sorprende la presencia de Demi Moore en un papel secundario de hija superficial e infeliz, claramente desaprovechada, mientras que tiene gracia la aparición de algunos actores españoles, como Julián Villagrán o Santiago Segura, este último en un papelito caricaturesco de mafioso de tres al cuarto.

4/10
La Navidad puede esperar

2016 | A Heavenly Christmas

Eve, una mujer arisca que odia el 25 de diciembre fallece prematuramente. Pero le asignan la misión de convertirse en Ángel de la Navidad. Su primera misión consiste en velar por un tipo con mala suerte, pero inesperadamente se enamorará de él. Similar a otros telefilms de carácter navideño, tiene pocas pretensiones, pero cuidada factura. Aunque sale ganando gracias a los trabajos de las actrices Kristin Davis (Sexo en Nueva York) y la veterana Shirley MacLaine. 

4/10
Elsa & Fred

2014 | Elsa & Fred

Cuando se queda viudo, el octogenario Fred se muda a instancias de su hija a un apartamento más pequeño que el que compartía con su mujer, donde queda a cargo contra su voluntad de una asistente. Hastiado de la vida, se comporta como un cascarrabias insoportable hasta que conoce a Elsa, una señora de su edad, pero vitalista, algo gamberra y mitómana, que sueña con emular la famosa secuencia en la que Anita Ekberg se sumerge en la Fontana di Trevi de La dolce vita. Cada diez años, Michael Radford acostumbra a rodar una cinta de altura, como 1984 (del mismo 1984), la especialmente memorable El cartero (y Pablo Neruda) (de 1994) y El mercader de Venecia (de 2004). Quizás no llegue al mismo nivel, pero no está exenta de interés Elsa y Fred (2014), remake del film hispano-argentino de Marcos Carnevale que contaba con sólidas interpretaciones de Manuel Alexandre y China Zorrilla. Les sustituyen dos leyendas, Shirley MacLaine y Christopher Plummer, que le sacan todo el partido posible a sus personajes, sobre todo en las secuencias en las que están juntos. Cualquier cinéfilo dará por bien invertido el tiempo del metraje por ver en la misma película a los ancianos protagonistas de El apartamento y Sonrisas y lágrimas (especialmente a ella, tan expresiva como siempre). Por supuesto, no desentonan secundarios tan correctos como Marcia Gay Harden (la hija autoritaria de él) o Scott Bakula (el paciente vástago de ella). Es posible que cuente con un guión tan convencional como previsible, con algunos elementos que se alargan demasiado. Pero se acierta al incluir más elementos cómicos que en el original, por lo que Elsa & Fred supera a otros remakes de films de directores argentinos (como Criminal, insulsa adaptación de Nueve reinas; se espera con perplejidad la nueva El secreto de sus ojos), destila cierto encanto y apuesta por el amor como motor de la vida a cualquier edad. Se ve venir desde el minuto uno pese a que no se haya visto el original, pero aún así el homenaje a Federico Fellini emociona.

5/10
La vida secreta de Walter Mitty, de Ben Stiller

2013 | The Secret Life of Walter Mitty

Walter Mitty es lo que se dice un ratón de biblioteca o, mejor, un ratón de filmoteca. Lleva 16 años trabajando en la sección de negativos de la revista LIFE, en Nueva York. Mitty es un hombre solitario, al que le cuesta relacionarse, y que tiene extraños vacíos mentales en los que escapa de la realidad imaginando que es un héroe, alguien que realiza proezas increíbles. Pero no es un tipo raro, es bueno, de gran corazón. Últimamente Cheryl Melhoff, una chica nueva de la oficina le hace tilín y él intenta aproximarse a ella. Pero quizá no tenga tiempo, porque se anuncia que LIFE pasará inminentemente a ser una revista exclusivamente on line, lo que acarreará múltiples despidos. Para la última portada impresa se requiere una fotografía para el recuerdo, que será obra del legendario reportero Sean O'Connell. Los problemas para Mitty llegarán cuando no encuentre el negativo. Aunque no se trate de la octava maravilla del mundo La vida secreta de Walter Mitty es, seguramente y con diferencia, la mejor película de Ben Stiller, muy superior a la mayoría de su filmografía. Resulta divertida y entrañable a un tiempo y no se queda en mero envoltorio sino que aporta ideas valiosas y a la vez no deja de ser en ningún momento muy original. Es una película que cae bien, vaya, con un tono capriano, de fábula optimista. Basada en un relato corto de James Thurber, se trata pues de un remake del film de idéntico título protagonizado en 1947 por Danny Kaye. Sin embargo, aunque mantiene la esencia de la historia, el guión de Steve Conrad (En busca de la felicidad) la renueva por completo y Ben Stiller se luce al dirigirla, le insufla de una modernidad que le sienta de perlas. La clave del éxito es quizá el equilibrio del conjunto, tanto del argumento como de los personajes, tanto del humor como del drama. No hay asomo del histrionismo típico de otras películas de Stiller. Su personaje de Walter Mitty es aquí muy real, nada exagerado y es fácil que el urbanita de pro se identifique vívamente con él, con su trabajo oscuro de oficina, tan importante y a la vez tan invisible, con sus torpes intentos de acercarse a la chica que le gusta, y sobre todo con sus tronchantes momentos de evasión, a veces alocados en su afán de protagonismo aventurero, y otras veces simples proyecciones de lo que realmente querría hacer, pero que la prudencia o las buenas maneras le impiden convertir en realidad. La vida misma. Por supuesto, en toda la película subyace de fondo la conocida idea de que la vida está para vivirla, no para contarla. Algo que está maravillosamente intrincado en la trama gracias al lema de la revista LIFE, varias veces mentado. Visualmente la película está muy cuidada, y Ben Stiller se esmera en su intento de transmitir belleza y colorido, especialmente en las preciosas localizaciones de Groenlandia, Islandia o el Himalaya. También hace un uso muy eficaz de los efectos de cámara en las ensoñaciones o en las imágenes al “ralenti”, al compás de la suave banda sonora de Theodore Shapiro. Funcionan muy bien los diálogos entre Mitty y Cheryl (dulce, muy dulce, la otras veces alocada Kristen Wiig), mientras que resultan menos conseguidas las escenas familiares con la madre (Shirley MacLaine). Donde quizá la trama puede chirriar más es en la relación entre el mítico fotógrafo Sean O'Connell (Sean Penn en plan filosófico) y el propio Mitty, que puede resultar irreal y relamida. Algo similar ocurre con ese desenlace tan explícito, aunque sea un precioso (y seguramente necesario) cumplido a las personas grises, a los trabajadores que están al otro lado de la valla, de las cortinas, para que los triunfadores se luzcan en todo su esplendor y se lleven los honores. En este sentido, sí funciona, con cierta nostalgia, el homenaje que se hace del periodismo de antes, el que hacía LIFE y tantas otras publicaciones, donde las fotografías contaban historias, donde no había trampa ni cartón (ni photoshop), donde el periodista tenía y podía ser auténtico. Donde no existía Internet.

6/10
Downton Abbey (4ª temporada)

2013 | Downton Abbey | Serie TV

Julian Fellowes demuestra su capacidad para crear nuevas situaciones capaces de conmover, al tiempo que muestran las transformaciones sociales, en torno a la familia Crawley y el servicio, en su magnífica mansión de Downton Abbey en York. La muerte de Matthew en accidente de automóvil ha sido un duro golpe para todos, pero sobre todo para lady Mary, que parece incapaz de sobreponerse a la tragedia y cuidar de su hijo George, y de asumir las obligaciones para gestionar correctamente el patrimonio familiar en tiempos complejos. Aunque el tiempo se revela como bálsamo capaz de hacer cicatrizar las heridas, y empezarán a revolotear en torno a Mary nuevos pretendientes. Su hermana Edith, tras un chasco al pie del altar, parece que podría encontrar la felicidad con el editor Michael, pero existe el obstáculo de su mujer, enferma mental, que debería dar su consentimiento al divorcio, algo que no resulta posible, por lo que surge la opción de intentarlo en Alemania, decisión que se revelará problemática, y a la que se sumará un inesperado embarazo. También hay una doncella nueva, Edna, a la que Bradley presiona porque conoce alguno de sus secretos. Tom se debate entre el cariño de los Crawley y su sensación de que está renunciando a sus antiguos ideales. Aunque sin duda el suceso inesperado y traumático de la temporada es una agresión sexual en el mismísimo Downton Abbey, que se oculta por miedo a las reacciones que podría suscitar su conocimiento en algunos personajes. Verdaderamente Fellowes ha conseguido crear un microcosmos de personajes entrañables, que se hacen querer, y hasta a los más odiosos llegas a entenderles, tan formidables son las interpretaciones del elenco al completo. La idea de adaptarse a los nuevos tiempos aletea constantemente, lo que se ve en nuevos personajes como la jovencita algo alocada Rose, sobrina del conde, o en la familia americana, que quita importancia a tradiciones y modos de hacer que parecían inconmovibles.

8/10
Downton Abbey (3ª temporada)

2012 | Downton Abbey | Serie TV

Tras la 1ª Guerra Mundial las cosas se van serennando un poco en Downton Abbey. Per tanto la familia Crawley como los sirvientes de la planta de abajo tendrán sus diferentes cuitas. Robert Crawley se tendrá que enfrentar como cabeza de familia a una decisión difícil, pues unas malas decisiones financieras han puesto a Downton Abbey al borde la quiebra. Por su parte, Lady Mary y Matthew Crawley sufren porque aparentemente no pueden tener hijos. A la casa han llegado también Tom Branson –viudo de Lady Sybil– y el inquietante Barrow, el cual se enfrentará a O'Brian en una lucha sin cuartel. Entretante, Bates sigue en la cárcel, aunque su mujer Anna hace todas las gestiones posibles para que le declaren inocente... No defrauda esta tercera temporada de Downton Abbey, que mantiene el interés en todo momento y va ajustando los personajes y sus andanzas al paso de los tiempos. El diseño de producción sigue siendo exquisito y las intrigas dentro de la gran mansión van en aumento con cada capítulo, hasta ofrecer más de una sorpresa final que dejará de una pieza a los espectadores.

7/10
Bernie

2011 | Bernie

Bernie, maquillador de cadáveres, está considerado uno de los habitantes más queridos de Carthage, un pueblecito de Texas, por su condescendencia con los demás, y su eterna sonrisa. Tras ocuparse del cadáver de un ricachón, entabla una amistad con la viuda, una anciana malhumorada y desagradable que parece su antítesis. Ambos pasan todo el tiempo juntos, por lo que Bernie se siente un tanto atrapado... Antes de su galardonada Boyhood. Momentos de una vida, el polivalente Richard Linklater rodó este docudrama, que reconstruye una curiosa historia real, pese a su cercanía al surrealismo. Jack Black –que repite con Linklater tras Escuela de rock- realiza un correcto trabajo, y está acompañado por los excelentes Shirley MacLaine y Matthew McConaughey (transformado físicamente como jefe de policía del condado, en el punto de inflexión en el que empezó a tomarse su carrera en serio), que se mezclan con insólita eficacia con un nutrido número de no profesionales de la actuación, pues en realidad son testigos de los hechos auténticos. Tiene cierta gracia a pesar de sus tintes un tanto negros, pero fracasa un poco cuando intenta ponerse dramática. En suma, desconcierta un poco pues no se acaba de entender la trascendencia de lo que se cuenta o hacia dónde va, y se espera en todo momento algún giro que eleve el interés, aunque éste nunca llega. Pero subyace cierta crítica social, realizada con un enorme cariño, hacia la doble moral y los cuchicheos de las pequeñas comunidades.

5/10
Historias de San Valentín

2010 | Valentine's Day

El español Fernando Palacios tuvo la misma idea con su comedia romántica El día de los enamorados, de 1959, que por su éxito tuvo una continuación titulada Vuelve San Valentín. Encadenaban ambos filmes las peripecias de variopintos personajes el 14 de febrero. Como esas películas no tuvieron ninguna repercusión internacional, no resulta probable que hayan sido la inspiración de esta comedia romántica de Garry Marshall, el director de Pretty Woman, que sin embargo sí parece haber tenido muy presente Love Actually, que entrecruzaba historias en torno al día de Navidad de muchos personajes, interpretados por grandes actores británicos. Historias de San Valentín repite la jugada con famosos actores americanos y sustituye Londres por Los Ángeles. Reed Bennett (Ashton Kutcher), dueño de una floristería que va a tener mucho trabajo en San Valentín (el día en que realiza más ventas), le pide a su novia, Morley (Jessica Alba), que se case con él y ésta acepta. Sin embargo, Bennett empieza a darse cuenta de que en realidad la mujer de su vida es su mejor amiga, Julia, que ha encontrado por fin a un hombre serio y responsable, el Dr. Harrison Copeland, después de numerosos desengaños con impresentables. El tal Dr. Bennett entra en la tienda de Reed y le encarga que le envíe discretamente flores a Julia, pero también a su esposa, puesto que está casado. También tienen gran importancia una mujer madura, que le cuenta un secreto del pasado a su marido, un niño que encarga en la floristería un ramo para la persona de la que está enamorado, una mujer que combina su trabajo de recepcionista-secretaria con la atención a una línea erótica, un célebre jugador de fútbol, y una capitana del ejército que vuela en avión a Los Ángeles aprovechando un permiso para encontrarse con “el hombre” de su vida. No llega a la altura de su referente británico, pues la guionista Katherine Fugate (El príncipe y yo) carece del ingenio de Richard Curtis. Así, guarda pocas sorpresas, y parece planificada con tiralíneas en su pretensión de representar a todos los rangos de edad (hay niños y jubilados), diversas minorías étnicas, y hasta una pequeña historia homosexual forzada, para contentar a todo el público. El nivel de las historias es irregular, pues algunas son un poco “facilonas”. Sin embargo, sus pequeñas y evidentes pinceladas en torno a la fidelidad, la sinceridad y el miedo al compromiso funcionan. Logra su objetivo de entretener, sobre todo por el “glamouroso” reparto, que por ejemplo reúne a Julia Roberts (la militar) con su “sobrinísima” Emma, una joven que se plantea perder la virginidad con su novio. Destaca Jennifer Garner, que le pone bastante pasión a su personaje de mujer desengañada, Anne Hathaway (la telefonista erótica) y el siempre sorprendente Jamie Foxx, como periodista deportivo forzado a hacer un reportaje sobre San Valentín. Tienen menos presencia pero demuestran su solvencia Topher Grace, Jessica Biel, Kathy Bates, Jessica Alba, Shirley MacLaine y Queen Latifah. Algunos diálogos derrochan simpatía (“si encuentras a una mujer demasiado buena para ti, cásate con ella”), y un par de referencias metacinematográficas tienen su gracia, cuando el hombre lobo que mostraba pectorales en Luna nueva, Taylor Lautner, declara que no quiere quitarse la camiseta en público porque le da vergüenza, o el momento en que la veterana Shirley MacLaine acude a una proyección de su vieja película Hot Spell.

5/10
Coco Chanel

2008 | Coco Chanel

Biografía de la revolucionaria diseñadora francesa y creadora de perfumes Gabrielle Bonheur, mucho más conocida como “Coco” Chanel. Esta producción recoge su vida desde sus humildes orígenes. Mantuvo relaciones con adinerados amantes, como el playboy Etienne Balsan y el jugador de polo Arthur Capel. Dirige todo un experto en este tipo de producciones, Christian Duguay, responsable de la miniserie Juana de Arco. Destaca la presencia de la veterana Shirley MacLaine como la protagonista en su madurez.

6/10
Cerrando el círculo

2007 | Closing the Ring

El octogenario actor y director Richard Attenborough llevaba sin rodar desde antes del cambio de milenio. Ahora, se ha aburrido de estar jubilado y ha decidido volver al ruedo. Especializado en su faceta de cineasta que lleva al cine las biografías de grandes hombres como Mahatma Gandhi (Gandhi), Charles Chaplin (Chaplin), C.S. Lewis (Tierras de penumbra) o Steve Biko (Grita libertad), Attenborough ha elegido en esta ocasión una historia de ficción, pero que curiosamente comparte título y algo de temática bélica con el quinto volumen de las memorias de Winston Churchill. El primer volumen dio pie al primer biopic del director, El joven Winston, de 1972, por lo que su última película cierra una especie de círculo. Ethel Ann, una anciana de un pueblo de Carolina del Norte, acaba de perder a Chuck, su marido, un veterano aviador, y tiene dificultades para relacionarse con Marie, su hija. Para honrar al difunto, Jack, otro veterano piloto, realiza una pequeña exhibición aérea en el entierro. Éste sigue enamorado de Ethel Ann desde su juventud, cincuenta años atrás, cuando formaba un trío inseparable de amigos con Chuck y otro apuesto joven, Teddy. Éste último fue el que en realidad conquistó en su momento a Ethel Ann, que sólo se separó de él por culpa del bombardeo de Pearl Harbor, y la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Mientras tanto, en Belfast (Irlanda del Norte), un maduro individuo rebusca algo en los restos de un avión siniestrado durante la citada guerra. Se le une un muchacho que encontrará entre los escombros un anillo de oro con dos nombres escritos: Teddy y Ethel Ann. El principal problema de Attenborough es que esta vez parte de un guión indigno de su talento, escrito por un debutante, Peter Woodward, hasta ahora dedicado a la interpretación. Éste ha desarrollado una historia imposible, con casualidades muy forzadas, giros de culebrón decimonónico, y toques ‘sentimentaloides’ de tres al cuarto. Por suerte, el veterano curtido en mil batallas Attenborough sabe filmar, por lo que hace gala de una puesta en escena superior al libreto, que permite en cierta medida hacerlo funcionar. Muestra sobre todo su talento a la hora de dirigir a los actores, algunos excelentes como Pete Postlethwaite, Christopher Plummer, Brenda Fricker, y otros no tan brillantes, como la recuperada Neve Campbell, más eficaz que nunca, o la prometedora Mischa Barton, de moda por la serie O.C., una correcta Ethel Ann de joven. No acaba de resultar convincente del todo la Ethel Ann madura, Shirley MacLaine, amiga de Attenborough desde que ambos protagonizaron Los pecados de la señora Blossom. Sinceramente, la legendaria actriz no parece estar muy involucrada con el proyecto, lo que da al traste con las secuencias que deberían resultar más emotivas, con su hija o el personaje de Plummer.

5/10
Embrujada (2005)

2005 | Bewitched

La moda de adaptar series de éxito a la pantalla continúa, tras las versiones cinematográficas de El fugitivo, Starsky & Hutch, Los ángeles de Charlie, etc. y los próximos estrenos de Corrupción en Miami y Misión imposible 3. Desde luego, la pareja de guionistas formada por la directora Nora Ephron, autora de Algo para recordar y Tienes un e-mail, y su hermana, Delia, se ha esforzado por darle originalidad a este remake cinematográfico de la serie Embrujada, un hito televisivo de los años 60. Resulta que un famoso actor, Jack Wyattt, no atraviesa su mejor momento y necesita urgentemente un éxito para volver a la cúspide. Por esta razón, está preparando la versión moderna de la famosa serie, y acaba contratando como protagonista sin saberlo a una bruja de verdad. Se trata de Isabel, una bruja moderna cansada de hacerse la vida fácil a base de conjuros. Jack conoce accidentalmente a Isabel y se queda fascinado por su nariz, que recuerda a la de Elizabeth Montgomery, protagonista de la serie original. Decide contratarla, puesto que se trata de una absoluta desconocida, y de esta forma no tiene posibilidades de hacerle sombra en la pantalla. Rodar Embrujada sin Elizabeth Montgomery, fallecida en 1995, era quizá el mayor riesgo de este proyecto. Pero la directora sortea el obstáculo ‘a lo grande’ contratando a Nicole Kidman, actriz de tanta calidad que compone un personaje memorable, lleno de matices. Su bruja es muy humana, amable, algo ingenua, con remordimientos por usar su magia de forma egoísta. A la actriz le secunda Will Ferrell, uno de los cómicos más prestigiosos del momento, tras su hilarante trabajo con Woody Allen en Melinda y Melinda. El reparto lo completan los veteranos Michael Caine y Shirley McLaine. Nora Ephron les convenció asegurando que su film sería un homenaje a la serie, y no la imitaría milimétricamente. A pesar del aire de modernidad, se mantiene la esencia de la comicidad del original: la guerra de sexos, y la lucha de poder en una pareja. Los protagonistas discuten y se pelean mucho, y a pesar de que Kidman y Ferrell forman una de las parejas menos convencionales que hayan pasado por la pantalla en los últimos años (junto a Julia Roberts y Woody Allen en Todos dicen I Love You), los actores dan cierta magia a su supuesta relación. Incluye también algún toque de crítica a Hollywood, que olvida a sus actores fracasados, y al afán de estos últimos por acaparar planos en las producciones en que intervienen.

6/10
Dicen por ahí...

2005 | Rumor Has It...

En plena crisis por su cercano matrimonio, que le asusta, Sarah añade nuevos ‘inputs’ a su vida que contribuyen a desorientarla más. Su hermanita, de repente, ha anunciado su boda, y a través de su abuela empieza a sospechar que historias familiares del pasado inspiraron la novela El graduado y el posterior film de Dustin Hoffman y Anne Bancroft. Lo cual podría significar que su padre no es su padre. Cualquiera sabe. El caso es que acude a conocer al auténtico ‘graduado’, y se siente atraído por él. El lío está servido. Rob Reiner sigue lejos de los buenos tiempos de antaño (La princesa prometida, Cuenta conmigo, Algunos hombres buenos). Aquí maneja la trama de enredo lo mejor que puede, urde alguna situación graciosa y saca partido al atractivo reparto encabezado por Kevin Costner y la guapa Jennifer Aniston.

4/10
En sus zapatos

2005 | In Her Shoes

Maggie y Rose son hermanas, pero al margen de ese pequeño detalle no tienen absolutamente nada en común, a no ser, quizá, el número de calzado. Maggie, que es casi una analfabeta, está acostumbrada a vivir de su aspecto físico y explota su sexualidad de modo irresponsable e ingenuo. Además es incapaz de mantener un trabajo más allá de unos días. Su hermana Rose, por el contrario, se graduó en Princeton y trabaja como abogada de éxito en un importante bufete, aunque en temas del corazón es un completo desastre y siente que su vida es en realidad más deprimente de lo que parece. Un día, a raíz de una burda traición amorosa, Rose echa en cara a Maggie la inutilidad de su vida arrastrada y holgazana, y ambas hermanas terminan por decirse adiós bruscamente. Sus vidas transcurrirán entonces por caminos diversos: mientras Rose sigue en la gran ciudad, Maggie se traslada a la costa para visitar a su abuela. Curtis Hanson ha demostrado con películas como L.A. Confidential o Jóvenes prodigiosos de lo que es capaz cuando llega a sus manos un buen guión. Y en esta adaptación de la novela de Jennifer Weirner, despliega también su sobrado oficio: atención a los personajes, manejo del ritmo narrativo, sabiduría al equilibrar el drama y la comedia…, y además adereza esos aspectos con una especial frescura que impregna toda la cinta y que se agradece de veras. Quizá cargue algo la mano al mostrar los frívolos encantos de Cameron Díaz, quien por otro lado deja claro que es mucho más que un cuerpo bonito. Toni Collette borda su personaje de hermana responsable con un punto depresivo (un tipo de papeles que conoce a la perfección desde Un niño grande y El sexto sentido) y la veterana Shirley MacLaine está estupenda como abuela sabihonda. En definitiva, una simpática historia de mujeres desorientadas que buscan la felicidad, y cuyo clásico desarrollo no esconde sus buenas intenciones.

6/10
Carolina

2003 | Carolina

Carolina es una joven sureña que, en compañía de sus dos hermanas, se ha criado con su abuela, una pintoresca mujer de fuerte carácter. Su infancia ha sido un tanto extraña, pues el padre era un borrachín y mujeriego, que no se ocupaba demasiado de ella. Y la abuela, que se ha esforzado, siempre le ha parecido un ser excéntrico, que la ponía en situaciones embarazosas. Todo eso le ha llevado a escapar de su familia, buscar un ambiente normal, un trabajo normal, unos amigos normales… Pero el peso de la sangre es grande, y siempre están las obligadas reuniones familiares, como la del Día de Acción de Gracias. La holandesa Marleen Gorris, ganadora del Oscar al mejor film extranjero por Antonia, hace un dibujo costumbrista del mundo que gira alrededor de Carolina, y de su particular búsqueda del amor. No saber que en realidad lo tiene enfrente (su vecino Albert, escritor de novelas rosa), y cree encontrarlo en el participante de un concurso televisivo donde ella trabaja (Heath, guapetón, que parece su sueño dorado hecho realidad, aunque pronto se verá que choca con la peculiar familia de Caroline). Junto a la protagonista, Julia Stiles, destacan Alessandro Nivola, su vecino enamorado, y Shirley MacLaine la abuela de armas tomar.

6/10
Bruno (2000)

2000 | Bruno

Bruno es un niño de 7 años al que le gusta deletrear palabras y es el mejor de su colegio, y con el diccionario se pasa largas horas aprendiendo vocabulario. Pero Bruno no es feliz, porque no tiene amigos, su madre es una mujer extravagante y gordísima de la que todo el mundo se ríe, y su padre, que no le hace caso, se marchó de casa para irse con otra mujer. Para colmo, Bruno es despreciado por los demás niños porque le gusta llevar vestidos, usar peluca y pintarse la cara. Tragicómica película dirigida por Shirley MacLaine, que habla de ser uno mismo sin importar lo que opinen los demás, y de la importancia de tener una familia. Con pinceladas de humor, lo más destacado del film es el interesante reparto, encabezado por MacLaine, y seguido por Gary Sinise, Kathy Bates y Jennifer Tilly.

4/10
Juana de Arco

1999 | Joan of Arc | Serie TV

Juana de Arco es uno de eso grandes personajes, que llegan directos al corazón. Hija de campesinos, de intensa vida espiritual, se vio metida de lleno en los tumultuosos hechos guerreros de la Francia de principios del siglo XV, al escuchar un mensaje de Dios que le decía: "Tú debes salvar a la nación y al rey". Gracias a Juana, el Delfín Carlos, pudo ser coronado como Carlos VII. Al principio Carlos desconfiaba de ella, y se disfrazó de campesino poniendo en su lugar a otra persona: pero, sorprendentemente, Juana le reconoció. La doncella supo dar ánimos a sus compatriotas en las batallas con los ingleses, que ocupaban en aquel momento la ciudad de Reims. El prestigio y la piedad de la joven provocaron muchas envidias, y condujeron a que Juana fuera entregada a un simulacro de tribunal religioso, que la acusó de brujería y herejía. Murió en la hoguera, pero tanto el Papa como el rey de Francia proclamaron su inocencia. Y de hecho, Juana de Arco es Santa Juana de Arco: su onomástica se celebra el 11 de mayo. Esta estupenda miniserie hecha televisiva presenta un increíble despliegue de medios. Se ha realizado un enorme esfuerzo en la ambientación, y las escenas de batallas son muy vistosas. A esto se añade una historia de entidad, con un personaje, el de Juana, de una pieza, capaz de morir por defender sus convicciones más íntimas. Al magnífico trabajo de Leelee Sobieski hay que sumar el de los secundarios de lujo: Peter O'Toole es el obispo Cauchon y una sorprendente Shirley MacLaine da vida a Madame de Beaurevoir.

7/10
Con cariño desde el cielo

1996 | Mrs. Winterbourne

Es ésta la clásica comedia que cuenta cómo una chica está en el lugar equivocado justo en el momento preciso. Sin hogar, sin dinero y embarazada, Connie coge un tren y abandona su ciudad. En el viaje conoce a otra chica llamada Patricia, que también está embarazada y se dirige a Boston para conocer a la familia de su esposo. Pero... la rueda de la fortuna y de las casualidades se pone en marcha: el tren descarrila y al cabo del tiempo Connie se despierta en un hospital, con un hijo recién nacido y una nueva identidad. Fantástica y familiar comedia de enredo en el que una chica descubre por azar una nueva vida y que cuenta con un magnífico guión escrito por Phoef Sutton. La siempre fabulosa Shirley MacLaine ofrece una interpretación memorable y Brendan Fraser (La momia) demuestra por qué ocupa en la actualidad un lugar destacado entre las estrellas de Hollywood.

4/10
La fuerza del cariño. La historia continúa

1996 | The Evening Star

Continuación de una de las películas de mayor éxito en los últimos años y que ganó el Oscar a la Mejor Película. Han pasado quince años y Aurora Greenway (Shirley Mclaine) apenas ha cambiado, sigue tieniendo el mismo estilo inimitable, cariñoso y tiránico a un tiempo. De ese modo ha logrado criar a sus nietos. Ahora le toca batallar con Melanie (Juliette Lewis) y acomodarse al estilo de vida de los hermanos mayores. Entre otras cosas, también tendrá que luchar con la interferencia de Patsy, que fue la mejor amiga de su hija Emma, y recordar viejos tiempos con su antiguo amor, Garrett Breedlove (Jack Nicholson). Basada en la novela de Larry McMurtry, la película desprende amor a raudales por la familia, con escenas a un tiempo intimistas y simpáticas. Shirley Maclaine está tan magnífica como en los tiempos en que trabajaba con el mestro Billy Wilder. Y Juliette Lewis y Jack Nicholson le dan la réplica con sus respectivos papeles. Para disfrutar con toda la familia.

4/10
Toquemos un vals

1995 | The West Side Waltz

Tess y su guardaespaldas

1994 | Guarding Tess

Tess Carlisle (Shirley MacLaine) es una viejecita de buen corazón, aunque habitualmente esté de mal humor. Es la viuda de un presidente de los Estados Unidos. Vive cómodamente en una lujosa mansión, alejada del mundo. Ella no se atreve a mencionarlo, pero le acecha la soledad y la melancolía. De puertas para afuera, ofrece una imagen de mujer adorable, pero en realidad no hay quien la soporte. Es caprichosa y autoritaria. Doug Chesnic (Nicholas Cage) es un experto guardaespaldas del servicio secreto norteamericano. Doug es el encargado de proteger a Tess. A ella no le hace gracia la idea, y considera que esta decisión del gobierno es inútil, porque no corre ningún peligro. La convivencia entre Doug y Tess no va por el buen camino. Doug no soporta los caprichos de Tess, pero está obligado a cumplir su deber. Parece que se llevan a matar, pero en el fondo se aprecian. Las cosas se complican cuando se descubre que existe una seria conspiración para secuestrar a Tess. Su vida depende ahora de Doug. Una emotiva historia protagonizada de manera brillante por Shirley MacLaine. Tiene un planteamiento original, que se desarrolla sin sobresaltos, gracias a un inteligente guión. Hermana de Warren Beatty, la bella Shirley MacLaine, se convirtió enseguida en una estrella de la comedia, gracias a películas como El apartamento o Irma la dulce, ambas junto a Jack Lemmon.

5/10
Vaya par de amigos

1993 | Wrestling Ernest Hemingway

Walter y Frank son dos ancianos que se conocen en un parque de Florida. Se puede decir que en común sólo tienen la edad, pues las formas de ser de ambos tienen muy poquito que ver; uno es un mujeriego empedernido, preocupado por la forma física y que presume de haber peleado con Ernest Hemingway: el otro, de origen cubano, es un tipo solitario al que le gusta platónicamente una camarera. Sin embargo, hay algo que une a estos dos carcas quejosos: el miedo a la soledad. Así que comienzan una relación de amistad marcada por más de una discusión. Robert Duvall y Richard Harris componen a la perfección a la pareja de gruñones tan necesitados de amistad, y con algo parecido a un amor otoñal. El film tiene un buen reparto, pero Randa Haines no acaba de dar con las deseables emociones a pesar del tono nostálgico y amable, el resultado no pasa de correcto.

5/10
Romance otoñal

1992 | Used People

La directora británica Beeban Kidron afronta la adaptación cinematográfica de la obra teatral “Used People”, de Todd Graff. Para ello ha contado, en la redacción del guión, con el propio Graff, que ha conseguido ocultar, al menos en gran parte, el origen teatral de esta historia de recuerdos familiares. El relato tiene una premisa inicial algo rocambolesca. El mismo día en que Pearl (Shirley MacLaine) asiste al entierro de su marido, recibe una invitación de un desconocido, Joe (Marcello Mastroianni), para tomar café. Cuando, veinte años atrás, el matrimonio de Pearl estuvo a punto de romperse, fue Joe el que logró recomponerlo. Pero Pearl nunca lo supo. Como tampoco se enteró del flechazo que experimentó Joe con sólo una fugaz visión de Pearl a través de una ventana. Se retratan así dos personalidades muy distintas: ella, judía y algo cuadriculada; él, de origen italiano y bastante excéntrico e imprevisible. Alrededor se desarrollan otras pequeñas historias. Norma (Marcia Gay Harden), la hija pequeña de Pearl, es una neurótica, que se empeña en imitar a las actrices de cine y descuida la educación de su hijo. Ella protagoniza la única escena erótica del film, pretendido homenaje a El graduado de Mike Nichols. Mientras, la otra hija, Bibby (Kathy Bates), arrastra el complejo de que Pearl nunca la quiso lo suficiente. Finalmente, Freida (Jessica Tandy), la madre de Pearl, trata de reunir el coraje suficiente para pasar los años de vida que le quedan con una amiga en Florida. Es ésta una película amable, pero un tanto deslavazada y premiosa. La gran baza de la película son los actores: un reparto de prestigio, en el que están brillantes los veteranos Mastroianni y MacLaine, la joven Harden e incluso el niño Matthew Branton. En cambio, saben a poco los personajes de Tandy, Bates y la veterana Sylvia Sidney, a los que no se ofrece suficiente cancha. La realización de Kidron –formada en el campo del documental– pasa inadvertida, puesta al servicio del guión y los actores. Aun así, cabe resaltar algunos apuntes costumbristas y la atmósfera mágica de ciertas escenas, como la de apertura o aquella en la que un galante Mastroianni se mete en una piscina para ayudar a una dama, inspirada en la que representó el mismo actor en Ojos Negros, de Nikita Mikhalkov.

6/10
Postales desde el filo

1990 | Postcards From The Edge

Meryl Streep interpreta a una mujer algo desequilibrada y, para colmo, adicta a la cocaína. Debido a su inconsecuente comportamiento, ha echado a perder la costosa producción de la película de un prestigioso director, interpretado por Gene Hackman. Esto provoca que, aunque ha pasado por una difícil cura de desintoxicación, se crea una mala fama por la que nadie quiere contar con ella para sus proyectos cinematográficos. Dennis Quaid, interpreta a su íntimo amigo, que también ha dejado de confiar en ella. Se da cuenta de que sólo le queda su madre, interpretada por Shirley MacLaine, que da la casualidad de que también fue una estrella del cine venida a menos por culpa de su afición al alcohol. Aunque están muy distanciadas, esta situación límite les obliga a acercarse. Ambas tratan de llevar una vida normal juntas. Se trata de una adaptación de la novela de Carrie Fisher, que también firma el guión. El duelo interpretativo entre Streep y MacLaine se salda con un excelente resultado para ambas partes. Una historia emotiva que engancha desde el principio. Narrada con realismo e ironía, cuenta con unos diálogos llenos de audacia y la mar de ingeniosos. Recomendable.

4/10
Magnolias de acero

1989 | Steel Magnolias

Shirley MacLaine, Olympia Dukakis, Sally Field, Julia Roberts, Daryl Hannah y Dolly Parton interpretan a seis mujeres con unas vidas muy distintas. Las seis son amigas, y comparten sus problemas y sus inquietudes, aunque sus caracteres y sus edades son diferentes. Han pasado muchos años juntas y se conocen la mar de bien. Sus conversaciones son muy animadas y departen abiertamente sobre sus vidas, unas veces con ironía y otras con ingenuidad. Una emotiva historia, que no cuenta grandes cosas, pero que cautiva al lector con la relación de un grupo de amigas. Se trata de una divertida comedia sobre el alma femenina, escrita para el teatro por Robert Harling, y adaptada al cine por él mismo. Es una de las piezas teatrales más representadas de los últimos tiempos, por su agudeza y su lucidez. Los diálogos son brillantes y la acción discurre con fluidez. Aquí tuvo uno de sus primeros grandes papeles Julia Roberts.

5/10
Madame Sousatzka

1988 | Madame Sousatzka

Una bella historia de amistad y aprendizaje entre una veterana profesora de piano (Shirley MacLaine, que ganó un Globo de Oro y una Copa Volpi en el Festival de Venecia como mejor actriz) y un muchacho hindú (Navin Chowdhry), en el marco de un barrio marginal. En realidad es una historia coral, donde sus protagonistas habitan en un edificio en ruinas: una casera, un viejo doctor de huesos, una vecina aspirante a cantante... Todo ello con un toque melancólico que recuerda a las fábulas de Frank Capra. La película podría haber sido mucho más sino llega a ser por una escena extraña, que sucede casi al final de la cinta, y que desvirtúa todo el sentido de la misma.

5/10
Los locos del Cannonball II

1984 | Cannonball Run II

Secuela de la película rodada tres años antes por el mismo director Hal Needham, y que obtuvo mucha repercusión entre el público. La historia argumental se repite. Se trata de otra carrera consistente en cruzar Estados Unidos de costa a costa. Y sin reglas. Aunque inferior a la primera parte, hay risas a mansalva y el reparto es casi idéntico, con algunas incorporaciones.

4/10
La fuerza del cariño

1983 | Terms of Endearment

Cuenta la difícil relación entre una madre y su hija, interpretadas de manera sublime por Shirley MacLaine y Debra Winger respectivamente. Ambas tienen un curioso vecino, antiguo astronauta, que se ha convertido en un desvergonzado mujeriego y en un borracho, personaje que le viene a Jack Nicholson como anillo al dedo. La vida de la madre y la hija está narrada de forma real y convincente, lo que provoca una tremenda emotividad. Una película que tuvo un gran éxito de crítica y de público. Cuenta de manera muy sobria una historia sencilla y llena de sentimientos. Gira en torno a la psicología de tres personajes, tratados con ternura, e interpretados con maestría. Un retrato de verdaderos sentimientos y de relaciones humanas, que llega enseguida al corazón de cualquiera.

7/10
Sólo para adultos

1980 | A Change of Seasons

Adam y Karyn son un matrimonio que lleva media vida junto. Da la sensación de que ambos pasan por momentos bajos en lo que a la relación se refiere. Adam inicia una historia sentimental con una mujer mucho más joven que él. Lo curioso es que Karyn también decide buscar consuelo lejos de su marido y también lo encuentra en un muchacho de menos edad. Reflexión algo superficial sobre las dificultades que pueden pasar los matrimonios cuando tienen ya muchos años de vida. A pesar de que la película no resulta memorable, siempre es un placer ver a Hopkins y MacLaine.

4/10
Bienvenido Mr. Chance

1979 | Being There

Chance es un hombre peculiar. Su vida se reduce a cuidar el jardín de la mansión de un adinerado, y a ver la televisión todo el día, única ventana al mundo. Cuando el dueño de la casa muere, Chance es despedido y expuesto a una vida exterior que no conoce. Sin embargo, pronto se encontrará con Eve, una buena mujer que le acoge. Poco a poco, este hombre analfabeto conseguirá engañar a muchos haciéndoles creer que es un gran político. Peter Sellers interpreta a este personaje, papel con el que obtuvo gran éxito de crítica y le valió una nominación a los Oscar. Fue su penúltima película antes de que muriera de un ataque al corazón. Cuenta además, con la veteranía de Shirley MacLaine y Melvyn Douglas (Oscar al mejor actor secundario). El film está basado en una novela de Jerzy Kosinski que también se encargó del guión. Hal Ashby dirige con solvencia esta comedia que critica la enorme influencia de la televisión en la sociedad.

6/10
Paso decisivo

1977 | The Turning Point

Emma, exitosa bailarina, se reencuentra con Deedee, una compañera que abandonó su carrera para convertirse en madre de familia. Emotivo melodrama nominado infructuosamente a 11 oscar.

7/10
Personajes desesperados

1971 | Desperate Characters

5/10
Dos mulas y una mujer

1970 | Two Mules for Sister Sara

Hogan (Clint Eastwood) es un mercenario que salva a Sara (Shirley MacLaine), una monja, que está a punto de ser atacada por unos bandidos. La mujer tiene información sobre el fuerte que Hogan quiere atacar, así que recorren México juntos pasando por mil y una aventuras. Por el camino, Hogan descubrirá que Sara no es la monja que aparenta ser. Simpático western con una pareja protagonista, Eastwood-MacLaine, que funciona muy bien en pantalla y aporta abundantes dosis de acción y comedia a partes iguales. Y todo perfectamente envuelto en la música de Ennio Morricone.

6/10
Noches en la ciudad

1969 | Sweet Charity

Bob Fosse debutó en el cine con este musical de Broadway, inspirado en Las noches de Cabiria de Fellini. Charity (estupenda Shirley MacLaine) es una pobre chica de alterne que desea ser feliz.

6/10
Los pecados de la señora Blossom

1968 | The Bliss of Mrs. Blossom

Comedia picarona y divertida protagonizada con inusitada simpatía por la pizpireta Shirley MacLaine (El apartamento). La historia narra cómo una mujer, esposa de un fabricante de sujetadores, tiene mucho tiempo libre y decide ocultar a su amante en el desván durante años. Dirige Joseph McGrath (Si quieres ser millonario, no malgastes el tiempo trabajando) y acompaña en el resparto Richard Attenborough, quien muchos años después ganaría el Oscar al mejor director por Gandhi.

4/10
Siete veces mujer

1967 | Woman Times Seven

Curioso proyecto del tándem italiano Vittorio De Sica-Cesare Zavattini, compuesto por siete minihistorias de desengaños amorosos que se desarrollan en París. El film está rodado en inglés, y los siete episodios tienen protagonista femenina común, Shirley MacLaine. La viuda cortejada por el médico que atendió a su difunto marido durante el entierro; la mujer que, descubierta la infidelidad de su marido, decide castigarle con la misma moneda, dispuesta a liarse con el primer tipo que encuentre; la azafata abordada por dos tipos en una convención, y que tienen una sesión "intelectual" con ella muy ligera de ropa; los frustrantes esfuerzos de una mujer por complacer a su egocéntrico marido escritor; la mujer contrariada porque alguien va a lucir el mismo vestido que ella en la ópera de París; la pareja de amantes adúlteros, dispuestos a rubricar su relación con un doble suicidio; y la mujer de vida anodina que, al observar con una amiga que las sigue un tipo, cree que se debe a su arrebatador atractivo. Con estos mimbres De Sica y Zavattini arman una cesta de inconfudible y agridulce sabor latino, con una MacLaine capaz de ofrecer una buena variedad de registros, y un estupendo plantel de actores secundarios.

6/10
Ladrona por amor

1966 | Gambit

Deliciosa comedia picaresca en torno a un robo, con unos fantásticos Shirley MacLaine (El apartamento) y Michael Caine (El hombre que pudo reinar), con insuperable química entre ellos. El trabajado guión narra cómo un sofisticado ladrón inglés, Harry, y un escultor francés, Émile, convencen a Nicole, una mujer euroasiática que trabaja en un cabaret de Hong Kong, para que ayude a robar un busto chino de gran valor, en posesión de un millonario; la idea es aprovechar el parecido de ella con la esposa difunta del millonario, y con el busto, que representa a una ancestral emperatriz.El film obtuvo tres nominaciones al Oscar, aunque en categorías menores: dirección artística, vestuario y sonido. Es muy ocurrente mostrar inicialmente cómo discurre el plan dentro de la cabeza de Harry -sin fallos, con absoluta perfección- para luego enseñar la realidad, en que la mayoría de los obstáculos no se pueden prever, y donde Nicole resulta ser mucho más espabilada de lo que suponía su compañero de robo.

6/10
Un yanqui en el harén

1965 | John Goldfarb, Please Come Home

John Goldfarb es un ex jugador de fútbol americano del equipo de Notre Dame que sobrevuela una ciudad de Arabia con tan mala suerte que sufre un accidente y aterriza aparatosamente. Tras salir ileso, el rey Fawz que allí habita, le invita a su harén y le convence para que entrene a su equipo de fútbol. Entretanto, John conocerá a la reportera americana Jenny Ericson, de la que se enamorará. Acostumbrada a las comedias, como Irma La Dulce o Ella y sus maridos, Shirley MacLaine protagonizó este simpático film de J. Lee Thompson, junto a un orondo Peter Ustinov en el papel del Rajá. Richard Crenna (Rambo) interpreta al desubicado futbolista.

4/10
Ella y sus maridos

1964 | What a Way to Go!

Una mujer hace un donativo tan generoso, que Hacienda envía un psiquiatra para ver si está loca. Ella contará, con humor negro la muerte de sus sucesivos esposos. Reparto espectacular y gran trabajo de Shirley MacLaine.

5/10
El Rolls-Royce amarillo

1964 | The Yellow Rolls-Royce

A base de sketchs, la película va contando diez años de vida de un rolls-royce amarillo. Primeramente, es el marqués de Frinton el que se lo regala a su esposa, descubriendo, poco después, que su mujer lo utiliza para irse con su amante. Grandes estrellas de Hollywood van pasando a lo largo de la película como Ingrid Bergman (Encadenados, Casablanca): Shirley MacLaine(Irma la Dulce, El apartamento, Tess y su guardaespaldas); o Alain Delon (El gatopardo, La piscina, Uno de dos).

5/10
Irma la Dulce

1963 | Irma la Douce

Jack Lemmon es un buen policía parisino que cumple fielmente con sus obligaciones. Algo desafortunado en el amor, su vida cambia cuando se enamora perdidamente de una prosituta (Shirley MacLaine) durante una redada. El amor le da alas y deja su trabajo para enfrentarse al chulo de su chica. Divertidísima y pícara comedia del maestro Billy Wilder, rodada toda ella en estudio, que cuenta con escenas realmente divertidas, como en las que Lemmon se disfraza de supuesto "cliente" de Irma. El film vuelve a reunir tres años después a la pareja que protagonizó El apartamento.

8/10
Mi dulce geisha

1962 | My Geisha

Lucy es una actriz que debe parte de su éxito a su esposo Paul, director. Éste marcha solo a Japón en busca de prestigio, pero ella le sigue disfrazada de geisha. Comedia de enredo, Shirley MacLaine se luce con los ojos rasgados.

6/10
Cualquier día en cualquier esquina

1962 | Two for the Seesaw

Versión cinematográfica de una exitosa obra de teatro escrita por William Gibson y que había contado con dos estrellas como Henry Fonda y Anne Bancroft en su estreno en Broadway. Para el cine se mantuvo su narrativa teatral, lo que se nota en exceso en algunos momentos, a pesar de estar también rodada en las calles de Nueva York. La idea de su productor, Walter Mirisch, era repetir el éxito obtenido con El apartamento (1960) y para ello volvió a contar con Shirley MacLaine para el papel protagonista. Su compañero de reparto fue Robert Mitchum en una desafortunada elección de casting, que hizo que la película se cayese fotograma a fotograma como un castillo de naipes. Eso sí, obtuvo dos candidaturas al Oscar en los apartados de mejor fotografía (Ted McCord) y canción original, escrita por el matrimonio formado por André Previn y Dory Langdon. En su trama, dos personas sin suerte en el amor acaban buscándose y necesitándose el uno al otro. Durante el rodaje Mitchum y MacLaine mantuvieron un comentado romance que extendieron durante años a pesar de que ambos estaban "felizmente" casados.

4/10
La calumnia

1961 | The Children's Hour

Karen y Martha son dos maestras a cargo de una escuela. Al castigar a una de las alumnas, ésta, resentida con ellas, difunde el falso rumor de que existe una relación lesbiana entre ambas profesoras. El asunto llegará hasta los tribunales, desencadenándose una serie de acontecimientos de trágicas consecuencias Basada en la obra teatral de Lillian Hellman, Wiliam Wyler dirige este drama, sobre los efectos que la mentira puede originar sobre la vida de las personas que la padecen. Con una eficaz puesta en escena y unas excelentes interpretaciones (Audrey Hepburn y Shirley MacLaine en el papel de profesoras injustamente calumniadas, y James Garner como prometido de una de ellas) Wiliam Wyler aborda un tema, en su momento considerado tabú; el director no había podido tratar con toda claridad la obra en la adaptación que hizo en 1936 con el título de Esos tres.

6/10
Todo en una noche

1961 | All in a Night's Work

Can-can

1960 | Can-Can

La dueña de un café parisino podría verse obligada a cerrarlo porque un juez considera que el can-can es un baile demasiado provocativo. El director de El rey y yo, Walter Lang, ofrece un divertido musical, con la voz y presencia de Sinatra.

5/10
El apartamento

1960 | The Apartment

C.C. Baxter (Jack Lemmon) es un modesto empleado de una gran compañía de seguros que asciende de posición en la empresa por dejar su pequeño apartamento a sus jefes para sus citas eróticas. El pobre Baxter, incapaz de decir que no y apabullado por la ligereza y la prepotencia de sus jefes, se encarga incluso de reponer las bebidas y de dejarlo todo preparado para la siguiente cita. Todo cambia cuando se enamora de la bella ascensorista Fran Kubelik (Shirley MacLaine)), una chica de buen corazón que es la amante de uno de los jefes de Baxter, el señor Sheldrake. Estamos ante una de las mejores películas de todos los tiempos. El humor a veces despiadado, a lo Chaplin, con fines críticos y la creación de personajes conmovedores que, por su idealismo y su buen corazón, no encuentran su sitio en un ambiente social egoísta y ordinario, son dos de las características del cine de Billy Wilder que se aplican a El apartamento. La facilidad para la comedia de este director nacido en Viena en 1906, e instalado en Hollywood desde 1934, es innata. El apartamento tiene un innegable aire teatral, unos diálogos brillantes y ácidos, y una impresionante interpretación de Jack Lemmon. El director de origen austriaco recogió tres Oscar: como productor, como guionista y como director.

10/10
Todas las mujeres quieren casarse

1959 | Ask Any Girl

La señorita Meg Wheeler llega a Manhattan con la intención de conseguir dos cosas: un buen empleo y un buen marido. Sin embargo, cuando es contratada tendrá que huir del acoso de un ejecutivo de su empresa. Amable y divertida película que cuenta entre sus mejores bazas con un trío de actores a la altura, con Shirley MacLaine y David Niven a la cabeza. Se trata de la adaptación de la novela de Winifred Wolfe (Esposa para dos).

6/10
Furia en el valle

1958 | The Sheepman

Jason Sweet, rudo ovejero, acaba enfrentado con un grupo de ganaderos. Además, uno de ellos, Stephen Bedford, se ha enamorado de la misma chica que él. Glenn Ford demuestra de nuevo que se mueve como pez en el agua en el western. La cinta se ve con agrado e incorpora acertados golpes de humor.

5/10
Como un torrente

1958 | Some Came Running

Dave (Frank Sinatra) es un escritor de poca monta y veterano del ejército que vuelve al hogar tras mucho tiempo de ausencia. Regresa en compañía de la prostituta Ginnie (Shirley MacLaine) y en su pueblo natal debe enfrentarse de nuevo a todo aquello que dejó atrás. También tendrá oportunidad de conocer a Gwen, una educada profesora, y a Bama (Dean Martin), un jugador borrachín. Está considerado uno de los mejores films de Vincente Minnelli (Un americano en París), y cuenta con un plantel de actores de lo mejorcito de la época: Frank Sinatra convence en su papel de escritor sin éxito, junto a la siempre adorable Shirley MacLaine en un papel perfecto para ella. Completa el triángulo un Dean Martin en el rol de perdedor alcohólico. Tres personajes que se complementan y que juntos aprenden a plantar cara a un pasado que no pueden corregir, pero que observan un futuro que pueden mejorar. MacLaine fue nominada al Oscar a la mejor actriz en una ceremonia que competía contra Susan Hayward, Deborah Kerr, Elizabeth Taylor y Rosalind Russell, ni más ni menos. La estatuilla recayó finalmente en Hayward, por Quiero vivir.

7/10
La vuelta al mundo en 80 días

1956 | Around the World in 80 Days

La vuelta al mundo en 80 días es una gran superproducción puesta al servicio del maravilloso relato de Julio Verne. Phileas Fogg (David Niven) es un desocupado noble británico que apuesta con los miembros de su club londinense que es capaz de dar la vuelta al mundo en exactamente ochenta días. Acompañado de su fiel criado Passepartout (Mario Moreno, Cantinflas), vivirán toda clase de aventuras para ganar tan singular apuesta. En torno a esta trama argumental Michael Anderson elabora un magnífico espectáculo, y así veremos en este film maravillosos exteriores rodados en los lugares más recónditos del mundo, toda clase de animales exóticos, estupendos decorados y un esmerado vestuario, todo ello bajo la excelente banda sonora de Victor Young. La película cuenta también con un reparto a la altura de las circunstancias y así, junto al dúo protagonista, aparecen Marlene Dietrich, Charles Boyer, Shirley MacLaine, Buster Keaton, Ronald Colman, Peter Lorre, Frank Sinatra... La película obtuvo un total de cinco Oscar en las categorías de mejor película, mejor guión adaptado, mejor fotografía, mejor montaje y mejor banda sonora. Todo un clásico.

6/10
Pero... ¿quién mató a Harry?

1955 | The Trouble With Harry

En Nueva Inglaterra, varios individuos creen que son culpables de la muerte de Harry. Tras intentar ocultar varias veces el cadáver y volver a desenterrarlo, descubrirán la verdadera causa de su muerte. Curiosa, divertida, desconcertante y entretenida historia de humor negro muy al estilo del maestro del suspense, Alfred Hitchcock, que consiguió una buena interpretación del niño Jerry Mathers y también de la bella debutante Shirley MacLaine, que posteriormente se convertiría en una de las mejores actrices de Hollywood y rodaría títulos inolvidables como Irma la dulce.

6/10
Artistas y modelos

1955 | Artists and Models

Rick Todd es un pintor que intenta ganarse la vida, pero le resulta complicado debido a las atenciones que demanda su compañero de casa y amigo Eugene Fullstack, un joven bueno y despreocupado al que le falta una tuerca y que vive fanatizado por la lectura de cómics. Por casualidad conocerán a una vecina de su inmueble, Abby Parker, dibujante de éxito en una editorial, que también vive con una modelo que trabaja en la empresa, Bessie Sparrowbrush. Divertida comedia musical, con una tontorrona subtrama de espionaje, que une a los comendiantes Dean Martin y Jerry Lewis, éste último en uno de sus primeros papeles en el cine. Desde luego tiene escenas tronchantes, como la de la comida imaginaria, la llamada telefónica, los sueños delirantes de Eugene, la entrevista televisiva, etc. Todos ellos buena muestra del incipiente talento cómico de Lewis. El lado glamouroso de Artistas y modelos lo ponen unas guapas y chispeantes Dorothy Malone y Shirley MacLaine, ésta también en un trabajo primerizo, mientras que los amantes de la música podrán disfrutar asimismo de algunas canciones interpretadas por Martin. La película se conoce también con el abusrdo título de "Cómicos en París".

6/10
Bruno (2000)

2000 | Bruno

Bruno es un niño de 7 años al que le gusta deletrear palabras y es el mejor de su colegio, y con el diccionario se pasa largas horas aprendiendo vocabulario. Pero Bruno no es feliz, porque no tiene amigos, su madre es una mujer extravagante y gordísima de la que todo el mundo se ríe, y su padre, que no le hace caso, se marchó de casa para irse con otra mujer. Para colmo, Bruno es despreciado por los demás niños porque le gusta llevar vestidos, usar peluca y pintarse la cara. Tragicómica película dirigida por Shirley MacLaine, que habla de ser uno mismo sin importar lo que opinen los demás, y de la importancia de tener una familia. Con pinceladas de humor, lo más destacado del film es el interesante reparto, encabezado por MacLaine, y seguido por Gary Sinise, Kathy Bates y Jennifer Tilly.

4/10

Últimos tráilers y vídeos