IMG-LOGO

Biografía

William Wyler

William Wyler

79 años ()

William Wyler

Nació el 01 de Julio de 1902 en Mulhouse, Haut-Rhin, Francia
Falleció el 27 de Julio de 1981 en Los Ángeles, California, EE.UU.

Premios: 3 Oscar (más 1 premios)

El director invisible

01 Diciembre 2005

William Wyler. De él decía John Ford que “no se le podía persuadir de que la perfección era inalcanzable”. Siempre le acompañará la leyenda de ser el director que pedía `una toma más´.

Resulta difícil decir qué pasa con William Wyler (1902-1981), director de filmes maravillosos, pero al que no se concede fácilmente el título de autor, que muchos estudiosos están dispuestos a otorgar a cineastas como Hitchcock, Ford o Hawks, que nunca lo solicitaron. Se pueden aducir motivos varios: no buscaba la atención mediática, cultivó géneros diversos, rodaba mucho material, tuvo colaboradores muy creativos… Para el cinéfilo superficial es tentador ponerle la etiqueta de `competente artesano al servicio de los estudios´, y pasar página. Tentador, e injusto.

Nacido en Europa, tener un tío llamado Carl Laemmle en Estados Unidos, creador de Universal, facilitó a William Wyler su entrada en el mundo del cine... en parte. Las ayudas familiares son a veces arma de doble filo. Wyler, que emigra a EE.UU. hizo de chico de los recados, traductor, etc. Luego se involucraría en rodajes, como ayudante de dirección… Aquello fue su escuela de cine. Empezó a dirigir westerns de serie B, y se curtió en el oficio. 1931 fue un año importante: trabó amistad con John Huston, que le escribe el guión de La casa de la discordia. El matrimonio con Margaret Sullavan en 1935, su actriz principal en la divertida Una chica angelical, fue precipitado y no funcionó. En cambio halló a la mujer de su vida en Margaret Tallichet, con quien se caso én 1938. Tuvieron 5 hijos.

El despegue llegó gracias a un draconiano contrato con Samuel Goldwyn. Esa etapa, de 1936 a 1947, fue fructífera: con su productor, o cedido a otro estudio, firmó Desengaño, Jezabel, Cumbres Borrascosas, El forastero, La carta, La loba, La Sra. Miniver y Los mejores años de nuestra vida. Dramas intensos, un western, contribuciones al esfuerzo de la guerra… Y trabaja con gente de talento. Además de Goldwyn, la escritora Lillian Hellman, el operador Gregg Toland, el montador Daniel Mandell… Y por supuesto, estupendos actores, entre ellos Bette Davis, con quien hizo tres películas.

Liberty Films, la compañía que creó con George Stevens y Frank Capra, obedecía a su deseo de independencia. La aventura duró poco, pero le dio la ansiada libertad. Y siguió entregando grandes títulos: la adaptación de Henry James, La heredera, o una de las comedias románticas por antonomasia, Vacaciones en Roma, que lanzó al estrellato a Audrey Hepburn. Este hombre amante de la paz (la experiencia en la guerra como documentalista contribuyó a esta actitud) dirigió dos westerns críticos con la violencia: La gran prueba y Horizontes de grandeza. Luego `rellenó huecos´, abordando géneros para él vírgenes: un film espectacular, a lo Cecil B. DeMille, Ben-Hur (1959), que se llevó 11 Oscar; un musical, Funny Girl; y un título anticipativo del psicothriller, El coleccionista. Cuando entrevisté a Catherine Wyler, hija del director, me comentaba lo orgulloso que estaba de que a la Iglesia le hubiera gustado Ben-Hur, y el modo en que aparecía Jesús en el film: “Decía riendo que los judíos habían hecho un gran film para los católicos”.

Unos datos para los amantes de las estadísticas: 3 Oscar al mejor film, 3 Oscar al mejor director, 38 estatuillas sobre 127 candidaturas. Y 13 premios para sus actores, de 35 nominaciones. Se dice pronto. Son las cifras de una carrera lograda, de un cine con mayúsculas.

Y para profundizar más, un consejo: leer el libro `En busca de William Wyler´, editado por Rialp, y escrito por un servidor.

Oscar
1960

Ganador de 1 premio

Oscar
1947

Ganador de 1 premio

Oscar
1943

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Filmografía
No se compra el silencio

1970 | The Liberation of L.B. Jones

L.B. Jones es hombre de color y propietario de una funeraria que quiere divorciarse de su mujer, pues esta le está siendo infiel con Worth, un policía blanco. Ante la oposición de ella, el caso quedaría en manos de un juez y si Worth confiesa su relación sería un escándalo y podrían echarle del cuerpo de policía. Última película de William Wyler, todo un maestro que dirigió títulos como La loba, Vacaciones en Roma o Funny Girl. La historia, basada en la novela de Jesse Hill Ford, autor también del guión, mezcla thriller y drama, y el miedo al escándalo es el motor que mueve la conducta de los personajes.

6/10
Funny Girl

1968 | Funny Girl

Fanny Brice (Barbra Streisand) es una artista joven y ambiciosa, que está entusiasmada con el comienzo de su prometedora carrera. Le han seleccionado en el Kenney's Music Hall, donde debe hacer de patinadora. A Fanny no se le da muy bien, pero tiene mucho talento y sabe cómo salir del paso. Gracias a esto, entrará más tarde a formar parte del famoso espectáculo de las Ziegfeld Follies, dirigido por el mítico empresario teatral Florenz Ziegfeld. A una velocidad de vértigo y llena de vitalidad, Fanny se convierte en la más rutilante estrella. Al mismo tiempo conoce a Nick Arnstein, un atractivo jugador profesional interpretado por Omar Sharif. El flechazo surge entre ellos y se enamoran enseguida. Entrañable comedia romántica y musical con la que Barbra Streisand debutó en el cine y por la que obtuvo el Oscar como mejor actriz. Tiene algunos brillantes momentos musicales para el lucimiento de Streisand, que interpreta "Don't Rain On My Parade" y su ya clásico "People". Está dirigida con eficacia por el maestro William Wyler, artífice de otros clásicos como Jezabel (1938), La loba (1941) o Los mejores años de nuestra vida (1946). Recomendada para los aficionados al tratamiento más sensible del género.

7/10
Cómo robar un millón

1966 | How to Steal a Million

Si uno se aficiona a falsificar obras de arte, la vida puede complicarse mucho... William Wyler repitió con Audrey Hepburn en el terreno de la comedia romántica tras Vacaciones en Roma, con esta historia de falsificación de obras de arte y ladrones de guante blanco. En ella Nicole planea un robo en un museo para evitar que se descubra que su padre, un falsificador, ha dado el cambiazo a una estatua que supuestamente estaba restaurando. La sofisticada secuencia del robo nocturno combina suspense, comedia y romanticismo.

6/10
El coleccionista

1965 | The Collector

Magnífica exploración de la mente de un psicópata, a cargo de un director clásico como William Wyler, que dio muestras de su capacidad de adaptarse a los temas que dominan el cine de los años 60. A partir de la novela de John Fowles, sigue las andanzas del joven Freddie, tímido y reprimido, incapaz de tratar con naturalidad a las mujeres. Por ello secuestra a la guapa Miranda, y la tiene encerrada en su sótano, como un coleccionista que observara al magnífico ejemplar que ha incorporado a su colección. La relación de la pareja irá evolucionando. Del miedo inicial, Miranda pasa por distintos estados anímicos, desde los intentos seductores, a la compasión y a la manipulación ante las indudables taras psíquicas de su captor. El film, referente obligado del posterior cine de psicópatas, logra superar inconvenientes como su aire claustrofóbico, o el reducirse en la práctica al tencontén entre los dos protagonistas. Hay además buenos momentos de suspense, como la inesperada visita de un vecino. Terence Stamp y Samantha Eggar están magníficos, y ambos fueron premiados por su interpretación en el Festival de Cannes. En el capítulo de los Oscar, tuvo tres nominaciones, para el director, el guión y la actriz.

7/10
La calumnia

1961 | The Children's Hour

Karen y Martha son dos maestras a cargo de una escuela. Al castigar a una de las alumnas, ésta, resentida con ellas, difunde el falso rumor de que existe una relación lesbiana entre ambas profesoras. El asunto llegará hasta los tribunales, desencadenándose una serie de acontecimientos de trágicas consecuencias Basada en la obra teatral de Lillian Hellman, Wiliam Wyler dirige este drama, sobre los efectos que la mentira puede originar sobre la vida de las personas que la padecen. Con una eficaz puesta en escena y unas excelentes interpretaciones (Audrey Hepburn y Shirley MacLaine en el papel de profesoras injustamente calumniadas, y James Garner como prometido de una de ellas) Wiliam Wyler aborda un tema, en su momento considerado tabú; el director no había podido tratar con toda claridad la obra en la adaptación que hizo en 1936 con el título de Esos tres.

6/10
Ben-Hur (1959)

1959 | Ben-Hur

Al tiempo del paso por la Tierra de Jesús de Nazaret, un judío, Ben-Hur, sufre junto a los suyos duras pruebas que le empujan a vengarse de quien fuera su amigo, el romano Messala. Al acabar la guerra de secesión americana el general nordista Lew Wallace concibió su obra sobre un coetáneo de Jesús, esclavizado y condenado a galeras, mientras su madre y su hermana contraían la lepra en prisión. Fue tan popular que se llevó al teatro y al cine. En 1925 Fred Niblo hizo una espectacular versión muda y en 1959 fue William Wyler quien tomó el relevo. Su film ganaría 11 Oscar, incluido el de mejor película. Curiosamente, Wyler fue ayudante de dirección en el film de Niblo. A Wyler, Oscar al mejor director por tercera vez, le atraía rodar una película grandiosa, pero, acostumbrado a mimar a los personajes, sentenció: “Esta vez habrá que preocuparse de la gente”. Y fue esa mezcla de intimismo y grandiosidad la que cautivó al público. Como decía un Charlton Heston que nunca ha estado mejor, “hizo un film personal”, lo que no era nada fácil. A ello ayudó la intervención en el guión de Christopher Fry, que no sólo pergeñó unos diálogos razonables para le época descrita, sino que, según decía, vio que “la relación emocional significativa es la de amor/odio entre Messala y Ben-Hur”. Resulta un gran acierto no mostrar nunca el rostro de Jesús, a quien se ve de espaldas. Y la escena de la crucifixión, con la sangre regando la Tierra, es de una belleza inefable.

8/10
Horizontes de grandeza

1958 | The Big Country

William Wyler destapa su sabiduría frente a la cámara, abre grandes espacios y muestra como nadie a unos personajes pasionales. Romance, aventura y el aroma salvaje del legendario Oeste. James McKay llega a un vastísimo rancho para reunirse con su prometida Pat Terrill, pero su modo de pensar y su carácter indomable, honesto y valiente, pronto choca contra las envidias y ruindades de las gentes del lugar. La entrada en liza de una joven maestra llamada Julie modificará además el corazón de McKay. Hay momentos realmente inolvidables, grandiosos, como la interminable lucha a puñetazos entre Peck y el capataz Leech, interpretado con fuerza por Charlton Heston. Igualmente memorables resulta el duelo a pistola y la doma solitaria del caballo por parte del protagonista.

7/10
La gran prueba

1956 | Friendly Persuasion

A finales del siglo XIX, una familia de cuáqueros tiene como ideal la paz ante cualquier circunstancia. Josh, el joven hijo, teme que le tomen por cobarde si no acude al frente a luchar en la guerra civil americana. Por ello, decide alistarse en el ejército, a pesar de la desaprobación de su madre. Magnífico western del maestro William Wyler (Los mejores años de nuestra vida, Horizontes de grandeza), que fue nominado al Oscar. Cuenta con un guión sólido, que, aunque algo escaso de tensión, invita a reflexionar sobre la moralidad de la guerra y la fe en las propias creencias. La presencia de Gary Cooper (Juan Nadie, Solo ante el peligro) es como siempre genial. El papel de Josh está encarnado por un joven Anthony Perkins (Psicosis), el cual estuvo nominado a los Oscar. William Wyler optó a la candidatura como mejor director, al igual que sonido, música y guión.

6/10
Horas desesperadas

1955 | The Desperate Hours

Tres criminales, fugados de la cárcel, se esconden al azar en casa de la familia Hilliard. Al frente está Glenn (Humphrey Bogart, ya afectado por el cáncer que acabó con su vida), que retiene a a los Hilliard como rehenes, esperando que el revuelo por su fuga amaine. Para ello, ante las visitas y llamadas deben aparentar normalidad, y hasta obligan al padre a ir a la oficina, como si no pasara nada... A medida que las horas pasan, la situación se hará más tensa. William Wyler llevó al cine la obra teatral de Joseph Hayes con más fortuna que Michael Cimino años después: destacan la inquietante atmósfera claustrofóbica, y el contraste entre captores y víctimas. Como era habitual en el director a la hora de adaptar piezas concebidas para la escena, supo imprimir al film brío cinematográfico, y jugar con las posibilidades del limitado entorno donde transcurre la trama.

6/10
Vacaciones en Roma

1953 | Roman Holiday

Deliciosa película dirigida por William Wyler, quintaesencia del cine romántico. La historia viene a ser una Cenicienta al revés. La princesa Ana se halla de viaje por diversos países europeos. Su último destino es Roma, donde debe atender sus deberes principescos. Lo que supone atarse a un rígido protocolo. Pero una noche, alojada en su palacio, oye la música, ve a la gente sencilla divertirse, y toma una audaz decisión: salir a la calle, convertirse en una persona normal. Su encuentro con Joe Bradley, periodista, le permite pasar un día de ensueño: tomar “gelatti”, pasear por la ciudad eterna en Vespa, acudir a una verbena… Lo que la princesa no sospecha es que Joe, en complicidad con el fotógrafo Irving, está preparando un reportaje sobre tan particular jornada de la princesa. Desde Una chica angelical, Wyler no había abordado otra comedia romántica. El guión lo firman Ian McLellan Hunter y John Dighton, pero en la historia intervino también Dalton Trumbo, entonces en la lista negra de la tristemente célebre “caza de brujas” (su crédito por el film sólo lo recibió años más tarde). El film es una delicia, con escenas memorables. La más significativa es la de la visita a “la boca de la verdad”: Joe explica a Ana, que si uno mete la mano dentro y dice una mentira, la boca se la traga. Gregory Peck en esta escena hizo algo que Audrey Hepburn no sabía que iba a hacer: al retirar la mano de la boca, se la recogió en la manga, con lo que parecía que, ciertamente, el maleficio se había cumplido. El rostro de sorpresa de Hepburn es auténtico, y el momento, verdaderamente mágico, quedó recogido para siempre en el celuloide. Otro momento importante es el encuentro con la prensa; a título anecdótico, señalar que aparecen dos periodistas españoles, corresponsales en Roma de "ABC" y "La vanguardia". Aunque Hepburn había actuado en algún film como Oro en barras. Gregory Peck le dio perfecta réplica, en un papel que habían rechazado otros actores como Cary Grant, sabedores de que la protagonista era la reina de la función. A Peck no le importó el riesgo de ser eclipsado. El tercero en discordia es un actor a quien se vio siempre en papeles secundarios, Eddie Albert, que compone al entrañable fotógrafo.

7/10
Carrie (1952)

1952 | Carrie

Carrie, una joven provinciana e ingenua que llega a Chicago en 1890, pronto adquiere hábitos mundanos. Y George Hurstwood, gerente de un restaurante, cae rendido a sus pies. Uno de los grandes filmes de William Wyler, y de los menos conocidos, aborda con tino el cambio de roles de la pareja protagonista en la escala social. Olivier, que trabajó con Wyler en Cumbres borrascosas, bordó su trabajo, y el film permite confirmar que Jennifer Jones es una gran actriz. 

7/10
Brigada 21

1951 | Detective Story

El mundo del detective Jim McLeod, un brillante y estricto policía felizmente casado, está a punto de venirse abajo por un secreto del pasado de su esposa. Porque su empeño en aplicar las reglas a los delincuentes sin contemplaciones (él sólo ve el mundo en blanco y negro, le dice un compañero) va a ser puesto a prueba con esa revelación sobre su mujer, que resulta no ser perfecta. Adaptación de la obra teatral de Sidney Kingsley, en la que estuvo trabajando Dashiell Hammett, aunque al final el guión se debió a Robert Wyler y Philip Yordan. William Wyler hace un agudo análisis de personajes con la idea de la necesidad del perdón bien presente, explotando bien el escenario único de la comisaría. Si Kirk Douglas y Eleanor Parker hacen un excelente trabajo como marido y mujer (el primero se preparó en una auténtica comisaría), hay que destacar el papel de cleptómana de Lee Grant, su primera aparición en las pantallas, y que le valió una nominación al Oscar.

7/10
La heredera

1949 | The Heiress

Catherine (Olivia de Havilland) es la hija de un severo doctor, Austin Sloper, que la ha educado para quedarse soltera, pues su padre considera que carece de atractivos para enamorar a alguien. De repente, comienza a ser cortejada por el joven Morris Townsend (Montgomery Clift), al que el padre considera un cazadotes; por ello amenaza con desheredarla. Los jóvenes planean fugarse y casarse en secreto. Cuatro Oscar ganó este indiscutible clásico del cine, entre ellos el de la Mejor Actriz, para la mítica Olivia de Havilland (Lo que el viento se llevó), que consiguió su interpretación más compleja. A la actriz no le dolieron prendas a la hora de interpretar a un "patito feo" que no podía aparecer hermosa en la película. Éste fue su segunda estatuilla, pues la había ganado tres años antes, como secundaria, por La vida íntima de Julia Norris. William Wyler (Ben-Hur (1959)) adaptó espléndidamente la novela de Henry James.

8/10
Los mejores años de nuestra vida

1946 | The Best Years of Our Lives

Al acabar la contienda, tres veteranos de la II Guerra Mundial descubren que regresar a la normalidad puede ser más duro que el combate. Al, Fred y Homer se conocen a bordo del avión que les lleva de vuelta a casa. Y surge, natural, la amistad. Su alegría por la paz y el reencuentro con sus seres queridos tropiezan pronto con dificultades: Al se reincorpora a su puesto en un banco, su mujer e hijos le adoran, pero tiene problemas con el alcohol; Fred ve que no hay trabajo para él, y que su esposa, con la que se casó en vísperas de alistarse, no es como creía; y Homer, que perdió sus dos manos, no puede soportar que sus padres y su novia le tengan lástima. William Wyler filmó a partir de la obra de MacKinlay Cantor, con guión de Robert Sherwood, una obra maestra que completaba su contribución a la guerra con La Sra. Miniver (una inyección de moral a los civiles que sufría intensos bombardeos y la ausencia de los soldados) y Memphis Belle (soberbio documental).

9/10
Thunderbolt

1945 | Thunderbolt

Uno de los documentales bélicos de William Wyler, sobre la campaña en Italia, que seguramente fue el inicio de la historia de amor del director con ese país, pues luego rodaría Vacaciones en Roma y Ben-Hur. Cuenta las operaciones desde el aire para estrangular el suministro al enemigo en Italia con incursiones aéreas de aviones monoplaza, los Republic P-47 Thunderbolt. Wyler y su codirector John Sturges colocaron múltiples cámaras de 16 mm en distintos puntos del avión, y el primero llegó a pilotar él mismo el aparato en alguna ocasión. Quizá menos impactante que Memphis Belle, Wyler se esforzó en conseguir material en tierra de la destrucción de puentes, carreteras y vías férreas, haciendo incursiones rápidas en jeep a los lugares atacados, y no faltan imágenes de los cadáveres, y de la población civil víctima del horror bélico.

6/10
The Fighting Lady

1944 | The Fighting Lady

Documental dirigido por William Wyler sobre la Segunda Guerra Mundial y las proezas que consiguieron los aviones de combate. La cinta abarca un año entero, desde julio de 1943 hasta junio de 1944, donde destaca la Batalla del mar de Filipinas. Imágenes espectaculares, narradas por Robert Taylor y Charles Boyer.

7/10
Memphis Belle (1944)

1944 | The Memphis Belle: A Story of a Flying Fortress

Uno de los mejores documentales rodados durante la Segunda Guerra Mundial, su realización en 16 mm y technicolor corrió a cargo de William Wyler, que también hizo formidables películas de ficción en torno al conflicto, las oscarizadas La señora Miniver y Los mejores años de nuestra vida. El cineasta, oficial del ejército, se subió a una de las fortalezas volantes B-17, para documentar con extraordinaria precisión cómo eran las misiones de ese frente aéreo que bombardeaba posiciones ocupadas por los alemanes. El documental recoge el último bombardeo del Memphis Belle, y el propio Wyler se encargó de la dirección, el guión y la fotografía, arriesgando su vida y perdiendo prácticamente un oído. Se recogen con naturalidad los preparativos previos, incluidas las clases de instrucción con la exposición de las misiones y la bendición del sacerdote, antes de partir, impactantes imágenes reales de cientos de aeronaves en el aire, los bombardeos, y la lucha contra los cazas alemanes que tratan de abatir el bombardero. El cineasta rodaría el mismo año otro documental bélico titulado The Fighting Lady. Mucho después Michael Caton-Jones ficcionó la misión del bombardero, pero su film no tenía la fuerza de lo entregado por Wyler.

7/10
La Sra. Miniver

1942 | Mrs. Miniver

La señora Miniver, además de ser madre de una familia británica que padece los horrores de la guerra, es también el nombre de una rosa. Rosa que el jefe de estación va a presentar a un concurso, y que nos recuerda que aun en medio del desastre bélico, perviven cosas hermosas como esa flor. El film de William Wyler, que se llevó 6 Oscar de los 12 a los que optaba, incluido el de mejor film, describe las vicisitudes de una familia corriente (el matrimonio, 3 hijos, uno de los cuales se casa con una joven de familia noble) con maestría. Tiene la virtud de conjugar el drama (una muerte que viene por donde menos esperamos) con detalles de humor, y ofrece detalles prácticos para la población de entonces, como la del modo de actuar en caso de bombardeo, y el modo de sobrellevar con garbo las penalidades de la guerra. Wyler, gran director de actores (todos, principales y secundarios, están soberbios) sabe huir en todo momento del peligro de la cursilería.

7/10
La loba

1941 | The Little Foxes

Uno de los papeles más inolvidables de la gran Bette Davis, el de una fría y calculadora mujer del sur de los Estados Unidos que compite con sus hermanos para enriquecerse. Su marido es un hombre honesto aquejado de una grave enfermedad. Cuando éste regresa a su casa, tras un período de reposo, se encuentra con un clima desfavorable, lleno de ambición. Clásico del melodrama americano que se ve engrandecido por la eficaz realización del maestro William Wyler, autor de otros títulos imborrables como Cumbres borrascosas (1939) o Los mejores años de nuestra vida.

7/10
La carta

1940 | The Letter

La tranquilidad de la noche en una colonia británica de Signapur se ve interrumpida por un disparo. Un hombre cae herido, seguido por una mujer que, armada con un revolver, vacía a continuación todo el cargador sobre su víctima. La mujer alegará defensa propia ya que su víctima habría pretendido violarla. No obstante la existencia de una comprometedora carta, puede poner en duda su versión de los hechos. Bette Davis encarna a esta inquietante mujer, dominada por una pasión no correspondida, y consigue una de sus más elaboradas interpretaciones. El despecho, los remordimientos, así como su hipocresía a la hora de proclamar su inocencia, quedan perfectamente plasmados en la elaboración de este complejo personaje.  La película, dirigida por William Wyler, tiene una espléndida puesta en escena, que acompañada de la banda sonora de Max Steiner, permite mantener la acción y el suspense en todo momento. El film obtuvo siete nominaciones a los Oscars, entre ellos mejor Película, mejor Director y mejor Actriz.

7/10
El forastero

1940 | The Westerner

Un forastero es acusado de robar caballos y el corrupto juez Roy Bean le condena a la horca. Consigue salvarse prometiéndole a Bean que le conseguirá un mechón del cabello de la famosa artista Lily Langtry, de quien es un fiel admirador. Cuando deja la ciudad, apoyará a los granjeros en su lucha contra los ganaderos, apoyados por el juez. Clásico filme que aprovecha todos los elementos del western para narrar la histórica rivalidad entre agricultores y ganaderos que ha dado lugar a algún otro clásico del género. Entre sus intérpretes destaca el mítico Gary Cooper, como el modélico héroe solitario, y el veterano Walter Brennan (Tener y no tener, Río Bravo), como el juez obsesionado con la bailarina, uno de sus papeles más recordados y por el que ganó el Oscar.

6/10
Cumbres borrascosas (1939)

1939 | Wuthering Heights

¿Puede el amor superar las barreras sociales? Eso se pregunta Heathcliff, criado junto a los hermanos Catherine y Hindley Earnshaw, enamorado de la primera, pero de clase inferior al pretendiente oficial de ella, Edgar Linton. Brillante adaptación de la exacerbadamente romántica novela de Emily Brontë, aunque sólo abarque la mitad del libro. El brillante guión se debe al dúo Charles MacArthur-Ben Hecht, con retoques de John Huston. Producción de lujo de Samuel Goldwyn, William Wyler ató en corto a Laurence Olivier, que procedente del teatro tendía a sobreactuar. Es la mejor adaptación cinematográfica -existen varias- de la obra de la Brontë. El filme ganó el Oscar a la mejor fotografía en el año 1939.

8/10
Jezabel

1938 | Jezebel

Nueva Orleans, mediados del siglo XIX. Es la historia de una mujer posesiva y airada, Julie (Bette Davis), que se redimirá por amor. La acción se desarrolla en dos partes y tiempos distintos. En una primera parte, Julie se enfrenta a la sociedad con su carácter caprichoso y provocativo. En la segunda parte, con el regreso de su antiguo prometido, se ponen de relieve los insalvables contrastes entre los americanos del norte y los del sur. El parecido entre la Julie sureña y la Jezabel bíblica resalta el carácter caprichoso y vengativo de la protagonista. La magnífica interpretación de Bette Davis, que le valió el Oscar como mejor actriz en 1938, lleva el peso de la acción. Toda la película gira en torno a ella, que da la justa medida de las expresiones del amor, el odio, la alegría, la tristeza, la bondad y la maldad. Su caracterización de mujer de carácter fuerte y con personalidad, capaz de los más terribles pensamientos, la define para trabajos posteriores. En esta película se ve un prólogo a la que el año siguiente se convertiría el melodrama sureño por antonomasia: Lo que el viento se llevó. Digna de mención la interpretación contenida de Henry Fonda y la de Fay Bainter, ganadora del Oscar a la mejor actriz secundaria.

7/10
Calle sin salida

1937 | Dead End

El East End es uno de los barrios más humildes y conflictivos de la ciudad. Allí ha crecido un grupo de jóvenes que malvive dedicado a la delincuencia. Baby Face Nelson regresa a este barrio convertido en un temible gángster. Es un terrible asesino sin escrúpulos. A partir de una obra de teatro de Sidney Kingsley, adaptada por su colaboradora Lillian Hellman, el realizador William Wyler (Ben-Hur (1959)) reconstruyó la vida de los barrios bajos de Nueva York. Los actores realizan brillantes trabajos e incluso los jóvenes consiguieron cierta popularidad, y se les comenzó a conocer como los Dead End Kids en Estados Unidos.

7/10
Desengaño

1936 | Dodsworth

Un acaudalado industrial de una localidad del medio oeste norteamericano decide jubilarse y dedicarse a viajar por Europa, junto con su adorada esposa. Desea probar todo el lujo y la cultura que no ha podido conocer durante sus años de trabajo. Tras la luna de miel de su hija, la esposa siente que su juventud le está abandonando. Uno de los primeros grandes títulos del reputado cineasta William Wyler (Ben-Hur (1959), La heredera), que consiguió una de las mejores interpretaciones del mítico Walter Huston, padre del director John Huston. Se trata de la adaptación de una gran novela de Sinclair Lewis, que aborda el tema de la fidelidad conyugal, y el de no saber llevar la edad con dignidad.

7/10
Rivales (1936)

1936 | Come and Get It

La historia nos sitúa en los salvajes bosques del noroeste norteamericano, una tierra repleta de riquezas pero difícil de domesticar. Un rudo caballero, interpretado po Edward Arnold entra en un serio conflicto con su temperamental hijo, interpretado por Joel McCrea. La causa, como lleva sucediendo desde el principio de los tiempos, es el amor de una bella mujer. Entretanto, diversos colonos de la zona tratan de hacerse con el control de la abundante madera de la región. De esta manera, la pasión y la lucha se mezclan en una tierra virgen, poblada por hombres y mujeres valientes. Un interesante drama en el que el ritmo de la acción no deja descanso al espectador. Rodado por dos de los más grandes directores de la historia de Hollywood; por desavenencias con el productor Samuel Goldwyn, Wyler tuvo que sustituir a Hawks. Éste se dio a conocer con El terror del hampa (1932), a la que seguirían La fiera de mi niña (1938), Tener y no tener (1944) o El sueño eterno (1946). Wyler, de origen alsaciano, fue uno de los favoritos de la Academia de Hollywood durante muchos años, gracias a películas como Jezabel (1938), La señora Miniver (1942), Los mejores años de nuestra vida (1946). Ambos completan esta película en la que la ternura y la acción se combinan a la perfección, como en las buenas películas de aventuras.

6/10
Esos tres

1936 | These Three

Adaptación, con algunas variaciones, de una obra de Lilian Hellman, en la que dos jóvenes profesoras que dirigen una escuela para niñas se ven obligadas a dejar su trabajo por un turbio escándalo, en el que también se ve involucrado un médico. Todo está motivado por las mentiras de una niña que quiere librarse de una reprimenda. Una calumnia que daña la reputación de tres personas. Interesante melodrama triangular que cuenta con brillantes interpretaciones. Tras la cámara William Wyler, que mantuvo una estrecha relación profesional con Lillian Hellman, prolongada a lo largo de varias películas. Wyler volvió a dirigir una nueva versión de esta obra de Hellman en La calumnia, más fiel al texto original en que se basaba, que no había podido seguir por problemas con la censura.

5/10
Una chica angelical

1935 | The Good Fairy

Luisa es una jovencita huérfana y de buen corazón que al salir del orfanato comienza a ganarse la vida como acomodadora de un cine. Un millonario y un camarero se fijan en ella, pero Luisa les dará esquinazo diciéndoles que está casada. Comedia de William Wyler protagonizada por su por entonces mujer, Margaret Sullavan (El bazar de las sorpresas). A la historia se le acusa de estar algo pasada de moda pero por lo general resulta simpática y entretenida.

5/10
La alegre mentira

1935 | The Gay Deception

Mirabel es una joven que gana 5.000 dólares en la lotería, lo que le permite vivir a cuerpo de rey en Nueva York. Un día conoce a Sandro, un apuesto muchacho que trabaja como botones; pero las cosas no son lo que parecen. Comedia de William Wyler, nominada al Oscar por su guión. Frances Dee (Las cuatro hermanitas) interpreta a la joven nueva rica cuya vida está a punto de cambiar.

5/10
Fascinación (1934)

1934 | Glamour

Linda es una corista con ganas de triunfo que se enamora de Victor, un compositor de éxito. Ambos se casan y tienen un hijo, pero ella pronto empieza a sentirse atraída por el joven y atractivo bailarín Lorenzo Valenti. Drama de William Wyler (La heredera) donde pone sobre el tapete los entresijos del mundo del espectáculo y los artificios de unos y otros artistas por triunfar.

5/10
El abogado (1933)

1933 | Counsellor at Law

George Simon es un abogado de éxito adicto al trabajo que no presta atención a su familia. Para colmo, un rival de la profesión, removerá el pasado de George, y esto no le ayudará a mejorar las cosas. John Barrymore protagoniza este drama a las órdenes de William Wyler. Entre el reparto están también Melvyn Douglas y Vincent Sherman.

4/10
Her First Mate

1933 | Her First Mate

Comedia dirigida por William Wyler, donde una mujer, Mary Horner, echa mano de sus ahorros para comprarle un barco a su marido John, con el que poder montar su propio negocio.

5/10
¿Héroe o cobarde?

1932 | Tom Brown of Culver

Tom Brown es un joven que tiene la imagen idealizada de que su padre es un héroe de guerra, pero las burlas de sus compañeros de colegio le hacen descubrir que, en realidad, su padre fue un desertor. William Wyler dio un tono dramático a la historia al introducir valores patrióticos que tanto gustaban por entonces. Como curiosidad, en el film aparecen en brevísimos papeles dos jóvenes Alan Ladd y Tyrone Power.

5/10
La casa de la discordia

1931 | A House Divided

En un pueblo del Pacífico, Seth, un pescador viudo, se casa con Ruth, una jovencita que podría ser su hija. Poco a poco, la chica comienza a sentirse atraída por Matt, el hijo de Seth. Complicada historia sobre un triángulo amoroso que William Wyler rodó con Walter Huston como protagonista.

5/10
Santos del infierno

1930 | Hell's Heroes

Tras robar un banco y perder a uno de sus compañeros en el tiroteo, tres forajidos huyen de la justicia a través del desierto. El camino les ayudará a pensar sobre los hechos. Primera película enteramente sonora de William Wyler, rodada en condiciones casi extremas de calor. Además, Charles Bickford tuvo desaveniencias con el director, pues se sentía con pleno derecho de exigir la manera de rodar sus escenas. Le acompañan Raymond Hatton y Fred Kohler (La ley del hampa).

5/10
The Storm

1930 | The Storm

Burr y Dave son dos íntimos amigos que se hallan en una cabaña de las montañas, y han de hacer frente a una terrible tempestad. No estarán solos, les acompaña Manette, una bella mujer por la que ambos disputarán. Triángulo amoroso en tiempos huracanados. William Wyler dirige a Paul Cavanagh y a William 'Stage' Boyd que beben los vientos por la exótica Lupe Velez.

5/10
La trampa amorosa

1929 | The Love Trap

Evelyn es una guapa bailarina casada con un millonario llamado Paul, cuya familia no aprueba el enlace. Historia en tono de humor dirigida por William Wyler.

5/10
El testaferro

1929 | The Shakedown

5/10
Thunderbolt

1945 | Thunderbolt

Uno de los documentales bélicos de William Wyler, sobre la campaña en Italia, que seguramente fue el inicio de la historia de amor del director con ese país, pues luego rodaría Vacaciones en Roma y Ben-Hur. Cuenta las operaciones desde el aire para estrangular el suministro al enemigo en Italia con incursiones aéreas de aviones monoplaza, los Republic P-47 Thunderbolt. Wyler y su codirector John Sturges colocaron múltiples cámaras de 16 mm en distintos puntos del avión, y el primero llegó a pilotar él mismo el aparato en alguna ocasión. Quizá menos impactante que Memphis Belle, Wyler se esforzó en conseguir material en tierra de la destrucción de puentes, carreteras y vías férreas, haciendo incursiones rápidas en jeep a los lugares atacados, y no faltan imágenes de los cadáveres, y de la población civil víctima del horror bélico.

6/10
Memphis Belle (1944)

1944 | The Memphis Belle: A Story of a Flying Fortress

Uno de los mejores documentales rodados durante la Segunda Guerra Mundial, su realización en 16 mm y technicolor corrió a cargo de William Wyler, que también hizo formidables películas de ficción en torno al conflicto, las oscarizadas La señora Miniver y Los mejores años de nuestra vida. El cineasta, oficial del ejército, se subió a una de las fortalezas volantes B-17, para documentar con extraordinaria precisión cómo eran las misiones de ese frente aéreo que bombardeaba posiciones ocupadas por los alemanes. El documental recoge el último bombardeo del Memphis Belle, y el propio Wyler se encargó de la dirección, el guión y la fotografía, arriesgando su vida y perdiendo prácticamente un oído. Se recogen con naturalidad los preparativos previos, incluidas las clases de instrucción con la exposición de las misiones y la bendición del sacerdote, antes de partir, impactantes imágenes reales de cientos de aeronaves en el aire, los bombardeos, y la lucha contra los cazas alemanes que tratan de abatir el bombardero. El cineasta rodaría el mismo año otro documental bélico titulado The Fighting Lady. Mucho después Michael Caton-Jones ficcionó la misión del bombardero, pero su film no tenía la fuerza de lo entregado por Wyler.

7/10
Memphis Belle (1944)

1944 | The Memphis Belle: A Story of a Flying Fortress

Uno de los mejores documentales rodados durante la Segunda Guerra Mundial, su realización en 16 mm y technicolor corrió a cargo de William Wyler, que también hizo formidables películas de ficción en torno al conflicto, las oscarizadas La señora Miniver y Los mejores años de nuestra vida. El cineasta, oficial del ejército, se subió a una de las fortalezas volantes B-17, para documentar con extraordinaria precisión cómo eran las misiones de ese frente aéreo que bombardeaba posiciones ocupadas por los alemanes. El documental recoge el último bombardeo del Memphis Belle, y el propio Wyler se encargó de la dirección, el guión y la fotografía, arriesgando su vida y perdiendo prácticamente un oído. Se recogen con naturalidad los preparativos previos, incluidas las clases de instrucción con la exposición de las misiones y la bendición del sacerdote, antes de partir, impactantes imágenes reales de cientos de aeronaves en el aire, los bombardeos, y la lucha contra los cazas alemanes que tratan de abatir el bombardero. El cineasta rodaría el mismo año otro documental bélico titulado The Fighting Lady. Mucho después Michael Caton-Jones ficcionó la misión del bombardero, pero su film no tenía la fuerza de lo entregado por Wyler.

7/10

Últimos tráilers y vídeos