IMG-LOGO

Biografía

Terence Stamp

Terence Stamp

81 años

Terence Stamp

Nació el 22 de Julio de 1938 en Stepney, Londres, Reino Unido

Premios: 1 Festival de Cannes

La estrella fugaz vuelve a brillar

20 Enero 2009

Terence Stamp inició su carrera siendo una gran estrella. La popularidad dio paso a un período de retiro en el que permaneció alejado de la profesión. Con los años volvió, y desde entonces ha continuado trabajando para convertirse en un prestigioso secundario.

Terence Stamp nació el 22 de julio de 1938 en Londres. Cuando era pequeño su madre lo llevó al cine a ver una película que le dejó las cosas muy claras: de mayor quería ser como Gary Cooper en Beau Geste. Con esta vocación tan temprana, pronto comenzó su carrera como actor sobre las tablas. Durante estos años de teatro, Stamp fraguó una gran amistad con Michael Caine, compañero de faena sobre los escenarios. Su debut en el cine fue como secundario en 1962 en el drama protagonizado por Laurence Olivier Escándalo en las aulas. Justo después disfrutó de un papel de más relevancia en La fragata infernal (1962). Su composición de un marinero que mata por error a un superior, le sirvió para obtener su única nominación al Oscar. Su carrera empezaba viento en popa a toda vela, aunque durante tantos años en la profesión, se puede decir que en más de una ocasión ha perdido el rumbo.

La década de los sesenta fue su momento. Terence se hizo famosísimo. A esta popularidad contribuyeron títulos como El coleccionista (1965), donde su papel de psicóptata fue premiado en Cannes, o Lejos del mundanal ruido (1967). Fueron años en los que tuvo la ocasión de trabajar para grandes nombres del cine como William Wyler, John Schlesinger o Pier Paolo Pasolini. Un tiempo de plenitud que culminó con un curioso parón. Entre 1970 y 1975 Stamp estuvo desaparecido en combate. Se desvinculó de su vida y vivió en lugares como Ibiza, Japón e India. En el país de Bollywood se encontraba, cuando decidió volver a su vida de actor. Fue en Hu-Man (1975), una cinta menor de ciencia ficción. A partir de este momento ha tenido una carrera ininterrumpida, en la que se repite una constante: títulos y cineastas de entidad emergen entre un maremagno de cintas menores de escaso interés y de difícil catalogación.

Richard Donner fue quien le devolvió parte de la popularidad que había tenido en décadas anteriores. El cineasta le ofreció ser el malvado General Zod, uno de los enemigos más acérrimos de Superman (1978). Repitió papel en la secuela y aunque el paso de los años puede hacer que resulte un tanto ridículo su modelito negro estilo bombacho de Aladino y su barbita recortada, es muy cierto que compuso a la perfección al malvado que todo superhéroe necesita. Habían llegado los ochenta, una época en la que Terence tuvo que hacer frente a la muerte de su madre. El suceso le afectó profundamente y un amigo le recomendó que escribiera algo sobre ella. Ese algo se convirtió en una completa trilogía autobiográfica donde Stamp puso toda la carne en el asador.

Entre los títulos de interés que Terence acumuló a la vuelta de su retiro destacan The Hit (1984) de Stephen Frears, Wall Street (1987) de Oliver Stone o El halcón inglés (1999) de Steven Soderbergh. Esto no quiere decir que el resto de las películas que hizo fueran todas horripilantes. Hay títulos interesantes como Beltenebros (1991) de la española Pilar Miró, o Las aventuras de Priscilla, reina del desierto (1994), donde interpretó a un maduro y bastante borde ‘drag queen’.

Con el paso de los años Stamp había dejado clara una cosa: había nacido para interpretar a personajes de lo más borde. Sin tener que ser necesariamente el malo de turno, Stamp consigue ser muy intimidante cuando tiene un papel de alguien seco y desagradable. Dicen las malas lenguas que en persona no es precisamente unas castañuelas, algo que hasta que Zod no venga a España, no podré confirmar. Así pues, incluso cuando ha hecho comedia, ha interpretado a personajes intimidatorios. Sirvan como ejemplo La hija de mi jefe (2003), La mansión encantada (2003) o la reciente Di que sí (2008), donde ha encarnado a un peculiar experto en autoayuda.

Su reencuentro con el gran público en Superman supuso el inicio de una nueva faceta en la carrera de Stamp. El otrora gran estrella del celuloide iba a convertirse en un secundario de lujo. Así lo demostró en Superman y así lo volvió a hacer en La amenaza fantasma (1999), donde interpretó al malvado canciller Valorum. Esto ha seguido sucediendo en títulos como Elektra (2005), Wanted (Se busca) y Superagente 86 De película (2008). Independientemente de la calidad del título, Stamp ha conseguido ser imprescindible. Es un auténtico lujo disfrutar de los minutos que tiene en escena, como demuestra en su último trabajo: Valkiria. A las órdenes de Bryan Singer, Stamp se ha convertido en Ludwig Beck, un militar nazi crítico con el gobierno de Hitler, que fue quien incubó la idea de acabar con el Führer.

En el terreno de las curiosidades ocupa un lugar destacado la serie de televisión Smallville. Stamp ha participado en algunos de los capítulos donde ha interpretado a Jor-El, el padre de Superman. Es decir, el general Zod convertido en el papá de su peor enemigo. En el terreno sentimental, la popularidad le proporcionó a Stamp más de un romance sonado. Sin embargo, sólo se ha casado una vez y fue en 2002, con Elizabeth O'Rourke. El matrimonio se acabó en 2008. Es decir, que ha vivido su extensa carrera siendo uno de esos solteros de oro del mundo del celuloide. Ahora tiene 69 años y nada hace sospechar que vaya a dejar la interpretación. Ojalá quede general Zod para rato.

Ganador de 1 premio

Filmografía
Criminales en el mar

2019 | Murder Mystery

Una amable comedia criminal de enredo, que tiene un pase, le falta algo de chispa. Nick y Audrey Spitz cumplen quince años de matrimonio. Él, sargento de policía en Nueva York, no se atreve a explicar a su esposa que nunca ha alcanzado el puesto de inspector que asegura tener. Ella, peluquera, está harta del escaso romanticismo que muestra su esposo. Cuando está a punto de darle un cutre regalo de aniversario, Nick no tiene más remedio que improvisar y asegurar que le ha preparado un viaje a Europa. En el vuelo conocen a un rico heredero, Charles Cavendish, que les invita al yate de su adinerado tío Malcolm. Pero ya a bordo, y reunidos con un grupo de variopintos personajes, se produce un asesinato, el primero de una lista que crece y crece... Producción de Adam Sandler para su lucimiento y el de la también experta en comedia Jennifer Aniston, ambos demuestran tener buena química. La trama, asumidamente ligera, sigue los parámetros de una intriga a lo Agatha Christie con elementos de humor –sucesivos asesinatos, la posible culpabilidad del “mayordomo”, un policía francés, guiño a Poirot, interpretado por Dany Boon, una reunión para desvelar la identidad del asesino, y hasta el Orient Express–, lo que hace evocar a la divertida Un cadáver a los postres, mientras que el elemento de la pareja protagonista que conforma un equipo detectivesco algo “amateur”, retrotrae a la cinta de Woody Allen Misterioso asesinato en Manhattan. Eso sí, estos referentes son netamente superiores, las bromitas de Sandler no son siempre graciosas, sobre todo cuando quiere jugar con dobles sentidos sexuales, incluso cayendo en la reiteración; más recorrido tiene jugar con el carácter paleto de unos yanquis medios en un entorno sofisticado y lujoso en la vieja Europa. Sorprende una animada persecución automovilística, y en el telón de fondo europeo en que transcurre el film destaca la presencia de Mónaco y... ¡la española Cartagena!

5/10
Cosecha amarga

2017 | Bitter Harvest

Ambiciosa película ucraniana sobre el llamado Holodomor, la hambruna provocada por Josef Stalin al esquilmar las cosechas de Ucrania, el "granero ruso", en 1932 y 1933, provocando la muerte de millones de personas, en lo que muchos consideran una acción genocida, y donde todos coinciden en señalar un crimen contra la humanidad. Este telón de fondo histórico tiene en primer plano las tribulaciones de una familia, desgarrada por la represión soviética, prestando especial atención a Yuri, con vocación de pintor, y Natalka, su esposa, a la que ama desde que era niño. De modo que la narración abarca desde el asesinato de los zares y el triunfo de la revolución rusa, hasta la tiranía que impone Stalin tras la muerte de Lenin, donde Ucrania padece excesos sin fin. El toque de campana que antaño avisaba de los ataques tártaros, ahora ha cambiado su función, y sirve para alertar de los nuevos invasores. Es muy de agradecer que el cine se lance a contar los crímenes de Stalin, parece claro que existen varas de medir distintas a la hora de condenar los horrorosos crímenes de Adolf Hitler, y los del dictador soviético. La pena es que a la película, producción canadiense, le falta fuelle, sus personajes son bastante convencionales. Sí, vemos el horror, y también cómo los protagonistas resisten por sus convicciones, los lazos familiares, el amor a Ucrania, y su fe religiosa. Pero de un modo algo desdibujado, algo folletinesco, se echan en falta emociones genuinas, la capacidad de crear empatía en el espectador. Aunque el director, George Mendeluk, tiene una dilatada carrera como artesano, sobre todo televisiva, quizá no era el más indicado para entregar la deseable historia de proporciones épicas que demandaba el Holodomor. Tampoco los actores resultan memorables, ni siquiera Terence Stamp como el abuelo. Stalin, que tiene un par de escenas y está encarnado por el desconocido Gary Oliver, se presenta de un modo demasiado estereotipado.

5/10
La casa torcida

2017 | Crooked House

Después de haber ejercido un tiempo de diplomático y espía en El Cairo, Charles Hayward abre despacho como detective en Londres, siguiendo los pasos investigadores de su padre, que fue inspector de Scotland Yard. Se lleva una sorpresa cuando requiere sus servicios Sophia de Haviland, que fue su amante en Egipto, hasta que rompió con él, supuestamente por diferencias de clase, ella forma parte de una familia de rancio abolengo, su abuelo Aristide Leonides es un multimillonario hombre de negocios de origen griego. La repentina muerte de éste, hace pensar a Sophia que ha sido envenenado, y logra persuadir a Charles para que indague acerca de lo ocurrido en su espléndida casa de campo, con el visto bueno de la policía. Allí vive la viuda, la antigua y voluptuosa bailarina Brenda, a la que conoció en Las Vegas; y dos hijos, fruto de su anterior matrimonio. Philip está casado con una mediocre actriz, y tienen tres hijos, además de Sophie está el indolente adolescente Eustace, y la curiosa niña malcriada Josephine, que anota todo lo que ve en un cuaderno que siempre lleva consigo; luego está Roger, casado con Clemency, no tienen hijos y él ha llevado a la quiebra en varias ocasiones a una de las empresas familiares, una farmacéutica; finalmente está la solterona y cínica Edith de Haviland, hermana de la primera esposa del difunto. Completan el cuadro Laurence Brown, tutor de los chavales, y la niñera. Adaptación de la popular novela de Agatha Christie, que responde al esquema detectivesco de buscar respuesta a la pregunta "¿Quién lo hizo?", las tramas "whodunit" en su nomenclatura en inglés. Atrapa la intriga, por supuesto, con giros y sorpresas convenientemente dosificados, pero también la descripción de los personajesde una familia en decadencia y sus evoluciones, casi todas en la casa torcida del título. A tal respecto se nota la mano en el guión de un especialista como Julian Fellowes, guionista de Gosford Park y creador de la modélica serie Downton Abbey. Como en los títulos mencionados, se subraya el poder corrosivo de la posición social y las riquezas en las personas, aunque también el inevitable acercamiento de clases, una época británica ha llegado definitivamente a su final; y tiene mucha importancia la impresionante residencia, marco que sirve para crear la adecuada atmósfera. El reparto está muy bien seleccionado. Por supuesto, da gusto ver veteranos de la categoría de Glenn Close (la tía solterona) y Terence Stamp (un inspector de Scotland Yard), pero también están bien los demás, Max Irons, que lleva con gran dignidad su ilustre apellido actoral a la hora de seleccionar sus proyectos, como el protagonista detective, y también la viuda a la que encarna Christina Hendricks, que demuestra que hay vida después de Mad Men. Y las más desconocidas, Stefanie Martini, la que encarga el caso, y Honor Kneafsey, la niña de La librería, lo hacen muy bien. Podía seguirse con la relación de actores mencionados, pues la película es eminentemente coral, y a todos se les presentan buenas ocasiones para el lucimiento, que aprovechan oportunamente.

6/10
El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares

2016 | Miss Peregrine's Home for Peculiar Children

Vuelve el mejor Tim Burton, el director entrega un cuento de calidad con una maestría que no se le veía desde Big Fish y La novia cadáver, de 2003 y 2005 respectivamente. Se trata de la adaptación de la novela juvenil homónima de Ransom Riggs, que en su estructura de un adolescente que viaja a un mundo fantástico, todo un proceso de maduración, tiene mucho en común con Alicia en el País de las Maravillas, pero aquí los logros de Burton son mayores, consigue cierto realismo en el mundo mágico que nos pinta, nos creemos lo que vemos. Jake es hijo único, en el colegio le toman el pelo, su padre tiene la cabeza literalmente llena de pájaros (es ornitólogo, o eso pretende) y no le hace mucho caso. En cambio tiene una conexión especial con su abuelo Abe, que de pequeño le contaba apasionantes cuentos. Una noche le llama por teléfono alarmado, necesita su ayuda, está siendo atacado por alguien, y le da unas pistas sobre un lugar en el que habría estado en 1943, la casa de Miss Peregrine para niños peculiares, una suerte de, nunca mejor dicho, "peculiar" orfanato. Cuando llega lo encuentra muerto, y la versión oficial es que algún animal le atacó. Pero Jake queda afectado hasta el punto de que acuden a una psicoterapeuta, que acepta la sugerencia del chico de viajar a Gales, donde estuvo ese orfanato que fue bombardeado durante la Segunda Guerra Mundial. Allí encontrará una puerta que le lleva a un mundo fantástico, de niños peculiares, o sea, con un don, custodiados por miss Peregrine; el mismo Jake va a enterarse de que es un niño peculiar; y que sus nuevos amigos viven en un bucle, en una especie de "día de la marmota", donde en cada jornada toca protegerse de terribles enemigos, Barron, los Huecos y diversos monsturos. Lo mejor que puede decirse de la película es que nunca deja de sorprender. Llama la atención el guión sin fisuras ni caídas de ritmo urdido por Jane Goldman, acostumbrada a las lides de las tramas fantásticas y acción, pues escribió los libretos de títulos como Stardust y La mujer de negro, Kingsman y su secuela, y dos entregas de X-Men. Su alianza con Burton resulta perfecta, pues el director se encuentra muy a gusto con una amplísima galería de personajes estrambóticos e inadaptados, buenos y malos, y puede dar rienda suelta también a su sentido del humor, esos ojos que anhelan tener los Huecos, o el Barron compuesto por un delirante Samuel L. Jackson, verdaderamente genial. Además de que la narración es agilísima, visualmente el film es muy original, en decorados y diseño del aspecto de los personajes y su vestuario, con magníficos efectos especiales, donde destaca la batalla de los gigantes y los esqueletos, todo un deslumbrante homenaje nada disimulado a Ray Harryhausen.

8/10
Big Eyes

2014 | Big Eyes

Recreación del peculiar periplo de Margaret Keane, pintora emparejada con un individuo, Walter Keane, que vendía como si fueran suyos sus extravagantes retratos de niños con ojos enormes, denostados por los entendidos, pero muy apreciados por las masas. Big Eyes aborda a la artista en el momento en el que tras separarse de su marido atraviesa dificultades para mantener a su pequeña. Mientras pinta retratos por poco dinero en el parque, le aborda el seductor y en apariencia encantador Walter... Tim Burton parece haberse dado por enterado de su estancamiento en películas cómodas, muy fieles a su estilo, con sus colaboradores habituales, que no aportaban nada a su filmografía, y últimamente hacían aguas, sobre todo la totalmente fallida Sombras tenebrosas. Por eso ha escogido una historia real, que aunque mantiene elementos que remiten al universo del realizador –sobre todo porque aborda personajes marginales y vuelve a contar con los guionistas Scott Alexander y Larry Karaszewski, autores de la excepcional Ed Wood– se aparta por completo de sus historias siempre estrechamente relacionadas con la fantasía y el terror. Acierta al prescindir de sus inseparables Johnny Depp y Helena Bonham Carter, símbolos de su decadencia y escaso interés por abrir caminos nuevos, y aunque ha vuelto a recurrir como compositor a Danny Elfman, éste ha realizado un apreciable esfuerzo para parecer diferente, entregando una partitura melodramática brillante, sin sus coros de siempre. Big Eyes trata de bucear en las causas de lo ocurrido, sobre todo en el conservadurismo de la época, donde las mujeres lo tenían más difícil para salir adelante en el mundo de la pintura, pero viene a concluir que en realidad el responsable último es el embustero de Walter Keane, y cierta ingenuidad por parte de la bondadosa Margaret. Aparte, realiza una apología de la cultura popular, defendiendo el derecho del público a tener lo que le gusta, por encima de esnobismos y tendencias marcadas por los gurús de turno (el crítico encarnado por el veterano Terence Stamp es de lo mejor de la cinta). Resulta difícil no entresacar de Big Eyes una metáfora de las dificultades que atraviesa la creación artística, y si se sustituye a la pintora protagonista por un cineasta, y al embaucador Keane por un productor, es fácil darse cuenta de que Burton ha dejado mucho de sí mismo en el relato. Quien conozca a Tim Burton no encontrará extraño que sobre todo se encuentre a gusto con el villano, al que no pretende justificar, pero sí retratar con cierto equilibrio, concediéndole al menos su mérito a la hora de vender con sus dotes para el engaño. A pesar del excelente trabajo de Christoph Waltz, lo cierto es que sus rasgos estrafalarios no acaban de encajar del todo con el resto de la película, como los interpretados habitualmente por Depp (por ejemplo, el número que monta en el juzgado desentona bastante). Y finalmente ni éste, ni el personaje de la siempre brillante Amy Adams logran a pesar de sus rarezas conmover como otros ‘freaks’ anteriores del cineasta, rebosantes de humanidad. Una pena, porque en ese caso quizás Big Eyes habría figurado entre las grandes obras del responsable de Eduardo Manostijeras y Big Fish.

6/10
El arte de robar

2013 | The Art of the Steal

Una canción para Marion

2012 | Song for Marion

A Marion, casada y con un hijo adulto, le quedan pocas semanas de vida. Es una mujer alegre, bondadosa, todo lo contrario que su arisco y taciturno marido, Arthur, incapaz de asumir el futuro y fatal desenlace, y de llevar una convivencia pacífica con su hijo James, del que hace años está distanciado. Pese a su estado terminal, la gran ilusión de Marion es cantar todos los días en un coro para jubilados, donde es muy querida, hasta el punto de que intentará con los demás que les seleccionen para participar en un concurso. Emotiva comedia dramática de indudable sabor agridulce, que pondrá un nudo en la garganta de cualquier espectador que se precie de ser medianamente humano. La historia es leve, con pocos personajes relevantes, e incide en las dificultades de las relaciones familiares, erosionadas tantas veces con el paso del tiempo. El matrimonio protagonista es singular debido a que ambos cónyuges tienen caracteres completamente opuestos, tanto que en algún momento la cosa raya en lo estrafalario. La superación del dolor, el vencimiento del orgullo, la lucha ante la dificultad de enseñar los propios sentimientos y el poder del pasado son temas que quedan seriamente apuntalados en el guión escrito por el también director Paul Andrew Williams, cuya mayor virtud es que no se nota su presencia detrás de las cámaras, algo importante en una historia pequeña, familiar, de corte clásico y final optimista, más o menos previsible. En el apartado interpretativo destaca el veterano dúo protagonista, Vanessa Redgrave y Terence Stamp, pero sobre todo llama la atención el estólido y agrio trabajo del actor inglés, que vuelve a ser paradigma de hombre atormentado, silencioso, triste, incapaz de transmitir amor, ese tipo de personas que ya ha encarnado en tantos filmes desde el lejano El coleccionista. Les da buena réplica a los veteranos la joven y brillante Gemma Arterton (Tamara Drewe), en un papel que podría ser de mera comparsa pero que ella convierte en pieza clave de la película.

6/10
Destino oculto

2010 | The Adjustment Bureau

El congresista David Norris ve truncada su elección como senador por Nueva York, debido a su carácter espontáneo, que rompe moldes. Sin embargo, es esta cualidad la que le hace honesto y le ayuda a afrontar los problemas. Se lo hace ver Elisa, una desconocida con la que coincide la noche de la derrota, y que podría ser el amor de su vida. Cuando inicia los primeros pasos en la relación, unos misteriosos personajes irrumpen en su vida: son una especie de ángeles del Departamento de Ajustes, que deben velar para que los seres humanos no se desvíen de los cauces del plan que el Jefe ha previsto para ellos. Y parece que está escrito que David y Norris no deben volver a encontrarse. Debut en la dirección del guionista George Nolfi (El ultimátum de Bourne), que adapta un relato del escritor de ciencia ficción Philip K. Dick. El film es deudor de títulos como El cielo sobre Berlín y otras películas celestiales, e incide en los temas del amor, el destino, la libertad y la responsabilidad. Una de las cuestiones planteadas es lo voluble del espíritu humano, que no sabe manejar el libre albedrío, y que de alguna manera necesita ser tutelado para no cometer grandes tonterías. Matt Damon da el tipo perfecto de persona atrapada en una situación extraordinaria, que no está seguro de cómo manejar, aunque en el fondo sabe que la clave de acertar es dejarse guiar por el amor frente a temores e intereses espúreos. Tiene en frente a una mujer de carácter fuerte, la bailarina interpretada por Emily Blunt, y una serie de perfectos secundarios –Anthony Mackie, John Slattery, Terence Stamp–, que dan vida a los distintos ángeles, presentados como un cruce de funcionarios y agentes de la CIA. La película, muy entretenida, presenta un guión muy dinámico, que apenas concede un minuto de respiro, y unos vistosos efectos especiales.

6/10
Wanted (Se busca)

2008 | Wanted

Wes es un tipo mediocre y gris, hastiado de su vida de oficinista, al que toca aguantar continuas broncas de una oronda e insoportable jefa, además de la infidelidad de su quejica novia con su supuesto mejor amigo. Tal panorama le reconcome por dentro, y sólo lo sobrelleva con sus pastillas para la ansiedad. Pero un día tiene una revelación. Se introduce en su vida la atractiva Fox, una chica de armas tomar, que le explica tras una adrenalítica experiencia su pertenencia a la Hermandad, un sociedad secreta de asesinos. Tras presentarle al líder del grupo, Sloan, Wes descubre que su padre, uno de los asesinos, ha muerto a manos del peligroso Cross, que quiere acabar con la Hermandad. Aunque Wes parece la persona menos indicada para integrarse en el grupo, pronto descubre sus desconocidas habilidades, entre ellas unos increíbles reflejos para disparar “con efecto”, la especialidad de los asesinos. Aquello es un auténtico “subidón”, de modo que Wes decide vivir la nueva vida que se le presenta, bastante más atractiva que la que ha conocido hasta la fecha. Film basado en las novelas gráficas de Mark Millar y J.G. Jones. Los guionistas de El tren de las 3:10 Michael Brandt y Derek Haas, a los que se suma Chris Morgan, urden una historia que sigue la clásica estructura del “viaje del héroe”, que arrancado de una existencia normal, es guiado por variopintos mentores hacia un modo de vida insospechado. Se trata de un libreto bastante simplón en lo que a la trama se refiere, pero con los suficientes elementos para atraer al público masculino al que va dirigida. Porque cualquier espectador puede identificarse con las emociones primarias de un personaje que sufre humillaciones sin cuento, hasta que al fin se resarce, ya sea gritando a su superiora, sacudiendo al pérfido amiguete, disparando sin cesar o morreando con Angelina Jolie delante de su patética novia. “¡Es mi héroe!”, no puede evitar decir el susodicho amiguete, cuando contempla a Wes, resarciéndose al fin. Hasta hace poco el heroísmo era otra cosa, pero... El otro elemento argumental es el de la influencia del azar en nuestras vidas. Se supone que la secta de asesinos mata a gente que merece morir, pues éstos a su vez podrían acabar con la vida de otras personas. ¿Pero quién dicta esto? La idea es que se trata del puro azar, pues estos asesinos, expertos tejedores, descubren un código binario en las telas que esconde en el nombre de sus distintos objetivos. El planteamiento de que es la suerte quien decide es un elemento bastante presente en el cine reciente, pensemos en las moneditas de Javier Bardem en No es país para viejos, y del fiscal de El caballero oscuro. Aquí se juega con tal concepto, aunque sin grandes pretensiones, para hablar de libertad frente a destino ciego, y cómo a la supuesta suerte se le suele ayudar con decisiones tomadas a conciencia. De todos modos, y dicho lo dicho, aclaremos que estamos sobre todo ante una película de acción. Apuntalada, sí, con un par de ideas argumentales, un gran actor que tiene faena (James McAvoy) y dos grandes actores que se limitan a estar, y pasar la gorra: Angelina  Jolie, que debe pasar por muchas escenas de gran desgaste físico, eso sí, y Morgan Freeman, cuyo personaje sería el reverso tenebroso del que hizo en Como Dios y su secuela. Y para orquestar el festival de continuas escenas de acción, se ha acudido al director ruso Timur Bekmambetov, que dio el golpe en su país natal con la trilogía vampírica iniciada con Guardianes de la noche. Si este film y su secuela se caracterizaban por su fuerza visual y su obtusa trama, aquí se ha procurado reparar de un modo básico lo segundo, además de mejorar y estirarse en el presupuesto de efectos especiales. De modo que las escenas de tiros a lo Matrix y persecuciones son muy espectaculares, aunque con un claro abuso de la violencia, golpes brutales y balas en la sesera todo el tiempo. Destaca, desde luego, la escena del tren, que sin duda formará parte en el futuro de cualquier antología de escenas de acción hollywoodienses.

5/10
Di que sí

2008 | Yes Man

Salvo en casos excepcionales en los que ha dado con directores de primera, como en ¡Olvídate de mí!, El show de Truman y Man on the Moon, Jim Carrey se dedica a las comedias alocadas. Aceptar ir a ver una de estas comedietas es arriesgado. Sin embargo, esta vez merece la pena decir que sí. En esta ocasión, Carrey interpreta a Carl Allen, que trabaja en una oficina bancaria donde se encarga de conceder préstamos, aunque lo más normal es que los deniegue. También es igual de negativo en sus relaciones personales, pues desde que su esposa le abandonó por otro hombre, no tiene muchas ganas de vivir. Si alguien le invita a una fiesta o a tomar unas cervezas, se niega, pues prefiere quedarse viendo vídeos en su casa. Un día, un tipo le habla de Terrence Bundley, un carismático gurú de la autoayuda. Carl acepta a ir a una de sus conferencias sobre algo llamado el Principio del Sí. Durante el acto, el gurú convence a Carl de que diga que sí a todo desde ese momento, porque las respuestas positivas conducirán a algo bueno, y las negativas a terribles desgracias. El especialista en comedias Peyton Reed (Abajo el amor) adapta una novela autobiográfica de Danny Wallace, escritor británico. El punto de partida tiene su gracia, y el guión exprime bastante bien sus posibilidades, a pesar de cierta tendencia a las situaciones groseras, que empañan lo que podría haber sido una comedia muy clásica. En este sentido, la secuencia de sexo con la mujer de la tercera edad remite a los peores momentos de los hermanos Farrelly. Por lo demás, abundan los secundarios divertidos –el director de la sucursal aficionado a las fiestas, la mujer de las tartas, el enfermero, la dependienta coreana– que tienen un aire disparatado que recuerda a las comedias de Blake Edwards. También el film es rico en momentos ingeniosos –la fiesta de Harry Potter, el intento de suicidio que deriva en un musical–. Subyace de fondo, un mensaje ligero pero positivo –nunca mejor dicho– sobre la responsabilidad individual, la toma de decisiones y la necesidad de afrontar la vida de cara. Además, Jim Carrey está bastante contenido, salvo en un momento gracioso, en el que recupera sus muecas exageradas de siempre. Le secunda muy bien la versátil Zooey Deschanel, que muestra una vez más sus excelentes cualidades para la comedia.

5/10
Superagente 86 De película

2008 | Get Smart

El productor Charles Roven recupera al personaje de la célebre serie de televisión Superagente 86, creada por el cómico Mel Brooks y emitida con gran éxito durante el lustro de 1965-1970. Por primera vez el agente Maxwell Smart es interpretado por un actor distinto de Don Adams, pues si bien se han hecho otras versiones de sus aventuras en 1989 y 1995, el simpático actor neoyorquino también estuvo presente en ellas. El film sigue el mismo esquema de la serie, con la agencia de espías Control, encargada de salvaguardar la seguridad del gobierno de Estados Unidos, y con la organización criminal oponente, KAOS. Aquí el agente Maxwell Smart es un experto y prestigioso analista de Control, anque él lo que desea es vivir la acción de cerca, luchar cuerpo a cuerpo y sobre el terreno. La oportunidad para cumplir sus sueño le llegará cuando aparezca la atractiva agente 99, cuya aparición coincide con un serio aviso de atentado contra el presidente de los Estados Unidos. Estamos ante un divertido producto, ideal para no pensar y dejar que la sonrisa florezca en el rostro. Gran culpa de que la cosa funcione está en el reparto encabezado por Steve Carell. Este tipo tiene gracia, caramba. Su humor es muy físico, gestual, basado en gags rápidos y muy tontorrones, que recuerdan al slapstick. Lo cierto es que pone unas caras y hace unos movimientos tan ridículos que surten efecto. Le acompañan con soltura una simpática Anne Hathaway, en alza tras El diablo viste de Prada, y unos cuantos secundarios muy apañados, como Alan Arkin o el forzudo The Rock. El director Peter Segal, especialista en comedias de no muy altos vuelos (Ejecutivo agresivo, El clan de los rompehuesos), asciende esta vez un peldaño con una agradable película –aunque no memorable, todo hay que decirlo–, que pese a algunos altibajos se ve con agrado. Destacan los efectos especiales y las frecuentes escenas de acción, rodadas con pericia. Los más nostálgicos reconocerán además los homenajes a la serie (los coches, el vestuario, etc.) y a las películas estilo James Bond. Funcionan con eficacia tambén los divertidos cameos de Bill Murray (absolutamente surrealista) y del veterano James Caan, que encarna al bobo presidente americano.

5/10
Valkiria

2008 | Valkyrie

África, 1943. El oficial alemán Claus von Stauffenberg es herido en acción de guerra, a resultas de lo cual pierde la mano derecha, varios dedos de la izquierda y un ojo. Ya antes de que ello ocurriera, discrepaba de los planes de Adolf Hitler, que han llevado a Alemania al desastre, además de haber propiciado crímenes abominables. Pero ahora, de vuelta en Berlín, se acentúa su convicción de que resulta preciso actuar, es su deber como soldado, patriota y católico no permanecer con los brazos cruzados. De modo que se aliará con un movimiento conspiratorio para asesinar al Führer, convocar a los reservistas, lanzar el boto de humo de un golpe de estado perpetrado por oficiales de la SS y tomar el control con el nombramiento de un gobierno provisional. Se trata de la Operación Valkiria, que deberá arrancar el 20 de julio de 1944 con un atentado en la Guarida del Lobo, en el cuartel de Ratensburg. Además del coronel von Stauffenberg, que diseña la estrategia de la operación, se encuentran conjurados en el complot el general Friedrich Olbricht, el coronel Albrecht Ritter Mertz von Quirnheim y el general Ludwig Beck, entre otros. Hasta de quince atentados llegó a ser objeto Adolf Hitler, y todos terminaron en fracaso. El cine ha abordado esta oposición interna al líder nacionalsocialista en películas tan apasionantes como Rommel, el zorro del desierto, o La noche de los generales. La incursión de Brian Singer, que ya abordó la temática nazi en Verano de corrupción, adaptación de una obra de Stephen King, resulta harto afortunada. Por un lado, el guión del debutante Nathan Alexander y Christopher McQuarrie -quien ya colaboró con Singer en Sospechosos habituales- es muy fiel a los hechos históricos, que sabe describir sin caer en el embarullo incomprensible, o en la ristra de nombres que ni el espectador más atento sería capaz de retener. La narración posee un dinamismo fantástico, no hay una sola caída de ritmo. Y el suspense acerca de cómo va a discurrir la operación golpista atrapa, ya sea en la preparación del explosivo y en las dudas de los implicados, o por la desinformación acerca del alcance del atentado. Al tiempo, los personajes están muy bien descritos, con rasgos que los humanizan. Tom Cruise compone a un von Stauffenberg resuelto, que sufre por los padecimientos de Alemania, actúa en conciencia y permanece muy unido a su numerosa familia; el actor sabe encarnar su grave determinación, lo que es meritorio en alguien que por sus rasgos tiende a mostrarse risueño. Y se entienden las dudas para entrar en acción de Olbricht o Beck, el pragmatismo cobarde del general Friedrich Fromm, la frustración del general Henning von Tresckow, la confusión del mayor Otto Ernst Remer, o las presiones a que se ve sometido el general Erich Fellgiebel. Si una película merece un premio al conjunto de su reparto es ésta, están perfectamente elegidos y responden Bill Nighy, Terence Stamp, Tom Wilkinson, Kenneth Branagh, Thomas Kretschmann y Eddie Izzard, e incluso los que tienen menor presencia, David Bamber componiendo a Hitler o Harvey Friedman a Goebbels. No sólo estamos ante cine histórico de primera, respaldado por una estupenda recreación de época y la ayuda que supone rodar en escenarios auténticos, como el edificio Blender, sino que Singer se muestra muy inspirado como cineasta. Es fantástica la idea de iniciar el film con von Stauffenberg escribiendo un diario en alemán, y el modo en que se produce la transición de ese idioma al inglés (o a la lengua en que el espectador escuche la cinta). Cinematográfico y sin palabras, muy visual, resulta ver al protagonista en su hogar, mirando a su esposa e hijos, no hace falta decir nada para saber que por ellos debe tomar importantes decisiones; también, casi a renglón seguido, es muy gráfico el momento del bombardeo mientras suena un disco con la música de Wagner, ese vinilo rayado que enlaca con la idea de la operación Valkiria; y las mutilaciones de von Stauffenberg son utilizadas lo justo, con ingenio, ese 'hail, Hitler', o la torpe manipulación de una cartera. Visto el brío vigoroso de Singer en este film no podemos sino hacer votos para que deje para otros los cuentos de superhéroes y él se dedique a contar historias más dramáticas y hondas, tiene talento de sobra para hacerlo.

8/10
Elektra

2005 | Elektra

Daredevil, la película, nos dio a catar, aunque fuera más bien fugazmente, al personaje malhadado de Elektra. Ahora, encarnada por la misma actriz, y con protagonistmo absoluto, vuelve la heroína, que acaba de regresar de la muerte. Pero regresar de la muerte no significa ser ajena a ella, y de hecho Elektra se ha convertido en una fría asesina profesional, que ejecuta los crímenes que le encargan sin pestañear un segundo. Pero el último trabajito que le han encomendado, matar a un padre y a su hijita, no es tan sencillo. Sobre todo porque el corazoncito de Elektra está volviendo a funcionar, la chica es humana después de todo. Rob Bowman es conocido sobre todo por la serie televisiva Expediente X. Su trayectoria en la pantalla grande, que incluye la versión fílmica de las aventuras de los agentes Scully y Mulder, no ha sido en cambio como para tirar cohetes. Aquí se aplica a la tarea de hacer atractivas las aventuras del personaje de cómic de Marvel, apoyándose en la indudable belleza de Jennifer Garner, actriz conocida por la serie Alias, y en las dotes de la chica para las escenas de acción. Como secundario de lujo, se deja ver Terence Stamp.

4/10
La mansión encantada

2003 | The Haunted Mansion

Cuando está a punto de irse de vacaciones con su familia, un agente inmobiliario adicto al trabajo, Jim Evers, recibe la llamada del dueño de una lujosa mansión, que pretende vender su propiedad. Puesto que puede ser una magnífica oportunidad para su carrera, Jim decide hacer un alto en su itinerario, y visitar el caserón con toda su familia. Los Evers son recibidos por el propietario de la casa, Grace, y su inquietante mayordomo, y aceptan quedarse a cenar, pero una tormenta torrencial les obliga a hacer noche. Aunque Jim se toma a broma las historias sobre fantasmas relacionados con el lugar que cuenta su anfitrión, pronto descubre que el lugar esconde numerosas apariciones espectrales, y que su mujer, Sarah, está relacionada con un enigma ancestral. Ante la falta de ideas del cine actual, Disney ha decidido adaptar al cine las más populares atracciones de sus parques temáticos. Primero fue Osos a todo ritmo, y luego Piratas del Caribe: la maldición de la perla negra. Ahora le toca a La mansión de los fantasmas, para lo que la productora ha apostado por el director Rob Minkoff, uno de los coautores de El rey león, con enorme experiencia en mezclar imagen real y efectos por ordenador, al ser también el responsable de las dos entregas de Stuart Little. Precisamente los efectos especiales son el punto fuerte del film, con espectaculares apariciones de esqueletos y zombies, que a pesar de dar miedo están pensados para que la película pueda ser disfrutada por el público más joven. Además la cinta incluye acertados golpes de humor, mientras apunta a la necesidad de fomentar la unidad familiar, aparcando el trabajo alguna vez. Tras Papá Canguro, Eddie Murphy protagoniza otra cinta claramente dirigida al público infantil y familiar, sin sus habituales chistes subidos de tono. Y paradójicamente, ambos títulos han supuesto sus mayores éxitos de los últimos años, en los que su carrera iba de mal en peor. Le acompaña Terence Stamp, veterano intérprete de El coleccionista.

4/10
Revelation

2001 | Revelation

El Loculus. Una misteriosa reliquia posterior a Cristo, por cuya posesión, a lo largo de la historia, han combatido las fuerzas del bien y del mal. Ahora un arqueólogo la ha encontrado. Y conociendo las pasiones que levanta, decide enterrarla de nuevo. Aunque puede que tal acción no sea una buena idea. Aventuras que amalgaman religión y alquimia, el film cuenta con dos buenos y veteranos actores, Terence Stamp y Derek Jacobi.

3/10
Mi mujer es una actriz

2001 | Ma femme est une actrice

Yvan es un periodista que comparte su vida con Charlotte, un actriz. Lo cierto es que es incapaz de evitar los celos que le carcomen, ya que sabe que ser actriz conlleva mantener "relación" con muchos hombres. El colmo llega cuando ella ha de trasladarse a Londres para rodar un film romántico junto a un célebre seductor. Curioso film que juega a retratar una situación real, la del propio actor y director Yvan Attal. De hecho, los personajes se llaman como los propios actores del film, que en la realidad están casados y son padres de dos hijos. De todas maneras, el experimento no es del todo satisfactorio y pesa sobre el resultado cierta pretenciosidad. Protagoniza Charlotte Gainsbourg, conocida por su desinhibiciones en la pantalla... La música es del excelente pianista de jazz Brad Mehldau.

4/10
Planeta rojo

2000 | Red Planet

Que el equilibrio ecológico de la Tierra anda por los suelos no es ningún secreto. Por ello el argumento de Planeta rojo no es fantasioso: una expedición urgente a Marte para lograr unas condiciones mínimas de habitabilidad del planeta. La comandante de esa misión se topará, como es lógico, con algunos problemillas. El desconocido Antony Hoffman trata de dar realismo al viaje espacial: rutina diaria, dificultades técnicas, discusiones... Hasta que se lanza por la fantasía de un agresivo robot que pierde un par de tornillos, o de unos bichejos, insectos carnívoros, estilo Starship Troopers,pero en pequeñito. La subtrama del personaje de Terence Stamp (conflicto entre ciencia, y filosofía y religión) se desinfla un tanto. Quizá los admiradores de Carrie-Anne Moss y Val Kilmer disfruten con su romance.

5/10
Bowfinger, el pícaro

1999 | Bowfinger

Bobby Bowfinger aspira a producir y dirigir en Hollywood la película de su vida: una alucinante historia de alienígenas, de aire decididamente casposo. Como el entusiasmo y las mentiras de Bowfinger son inagotables, consigue reunir en torno a él a un equipo de lo más variopinto: el emocionado guionista, unos cámaras mexicanos entusiastas de la cinéfila revista Cahiers du Cinéma, una jovencita que parece la mar de inocente, pero que se acuesta con todo quisque para conseguir mayor presencia en la película... El problema es que falta una estrella; Bowfinger querría contar con el carismático Kit Ramsey, pero como su sueldo es prohibitivo, decide filmarle involucrándole en la acción sin que él lo sepa. Disparatada comedia sobre los entresijos del cine dentro del cine. Frank Oz, responsable de ¿Qué pasa con Bob?, In & Out (Dentro o fuera) y La llave mágica, a partir de un guión del también protagonista Steve Martin, critica con humor los excesos típicos de la industria cinematográfica. Con el gracioso de Eddie Murphy logra unas cuantas carcajadas.

4/10
El halcón inglés

1999 | The Limey

Wilson (Terence Stamp) es un hombre maduro que sale de la cárcel y viaja desde Inglaterra hasta California en busca de la persona responsable de la muerte de su hija Jenny. Empieza a reunir pistas aquí y allá, que le conducen hasta un tipo que no es el típico villano que había imaginado. Steven Soderbergh, director de moda tras su doble nominación a los Oscar por Erin Brockovich y Traffic da muestras aquí de su increíble versatilidad, pues estamos ante un thriller con toques estilísticos “modernos”. Estructura narrativa compleja y turbios personajes conforman un film decididamente inquietante.

6/10
La amenaza fantasma

1999 | Star Wars: Episode I - The Phantom Menace

El caos impera en la República Galáctica. Hay serias disputas para controlar las lucrativas rutas comerciales, y la Federación está sometiendo a un férreo bloqueo al pequeño planeta Naboo. La reina de ese planeta, Amidala, encarga al maestro jedi Qui-Gon Jinn y a su aprendiz Obi Wan Kenobi la negociación con el virrey de la Federación. Pero la cosa resulta ser una emboscada, por lo que deben huir y contactar de nuevo con la reina. En una de sus numerosas aventuras recalan en el planeta Tatooine, donde conocen a un niño, el joven Anakin Skywalker, y a su madre. El misterioso nacimiento del crío, y la poderosa presencia de la fuerza en él, ponen a Qui-Gon con la mosca detrás de la oreja. Hasta el punto de que decide llevar al muchacho ante el Consejo Jedi, con la intención de solicitar su permiso para adiestrarle en los secretos de la fuerza. Al fin. Eso dijeron los aficionados que han durante más de 15 años esperado nuevas aventuras galácticas. La duda que existía era: ¿estará George Lucas a la altura de las enormes expectativas? La película es la tranquilizadora respuesta. Un espectáculo lleno de aventuras y efectos especiales, que nos devuelve la capacidad de soñar.

6/10
Las aventuras de Priscilla, reina del desierto

1994 | The Adventures of Priscilla, Queen of the Desert

Dos drag queens y un transexual han sido contratados para actuar en una zona desértica de Australia. Y van a descubrir que la ex mujer de una de ellos es la que mueve el concierto. Con esta premisa argumental se hace una apología de la ideología de género, donde la "nueva" moral sirve para ridiculizar a la de siempre. Lo mejor son las canciones.

4/10
Extremadamente peligrosa

1993 | The Real McCoy

Karen McCoy (Kim Basinger) es una experta en atracos de bancos que, tras ser traicionada por un gangster profesional, ha pasado seis años en la cárcel. Sin embargo, al salir, pretende llevar una vida honrada junto con su hijo. Un ladrón (Val Kilmer) le propone trabajar junto a él, puesto que admira toda su carrera criminal, pero ella se niega. El mismo hombre que le mandó a prisión (Terence Stamp) está interesado en que intervenga en el atraco, por lo que le chantajeará raptando a su hijo. Film de acción emparejó a dos de las estrellas más famosas del momento, Kim Basinger (9 semanas y media, Cita a ciegas) y Val Kilmer (Top Secret, Willow). La realización corrió a cargo de Russell Mulcahy (Los inmortales).

3/10
Beltenebros

1991 | Beltenebros

El capitán Darman, un exiliado vinculado al partido comunista, es enviado a Madrid para eliminar al responsable de la muerte de varios militantes. Allí se enfrentará a los recuerdos de una misión similar ejecutada 16 años atrás; y conocerá a Rebeca, estrella de un night club, que le acompañará en su misión. Cine negro a la española, hecho sobre la base de una novela de Antonio Muñoz Molina. Con dos actores de renombre internacional y una magnífica recreación de ambientes, Pilar Miró pone en escena un film con unos cuantos momentos memorables. No está a la altura de El perro del hortelano, pero es más que digna.

4/10
Arma joven

1988 | Young Guns

John Tunstall es un granjero de México que se dedica a recoger a jóvenes muchachos sin recursos para que le ayuden en el negocio y con ello, hacer de ellos hombres de provecho. Uno de ellos, Billy ha desarrollado gran habilidad con el rifle. Western que da otra vuelta de tuerca a las historias del mítico Billy 'el niño', como ya hizo Sam Peckinpah con Pat Garrett y Billy the Kid. En esta ocasión, el director Christopher Cain cuenta con un reparto juvenil en auge de los años 80, pues a parte de Emilio Estevez (Rebeldes), le acompañan también Lou Diamond Phillips (Stand and deliver), Charlie Sheen (El principiante), o Dermot Mulroney (Compañeros inseparables). Además, les sostienen los veteranos Terence Stamp, Kiefer Sutherland y Jack Palance. La cinta no está a la altura de las clásicas del Oeste, pero hay buena ambientación, buen ritmo de acción de la historia, rostros jóvenes y una música pegadiza que consigue atraer al espectador.

5/10
Alien Nation

1988 | Alien Nation

Los Ángeles, año 3000. Una nave de aliens llega hasta la Tierra para incorporarse como ciudadanos normales. Un policía investigará la muerte de un compañero a manos de un alien. Le ayudará otro alien, el primero de su raza que ha podido convertirse en policía. Film de ciencia ficción que logra mantener el interés gracias a la atmósfera de intriga de la trama. Protagoniza James Caan y destaca la presencia del inquietante Terence Stamp. Dirige Graham Baker (Beowulf, la leyenda), un año antes de que se estrenara una serie televisiva con el mismo título.

5/10
Wall Street

1987 | Wall Street

El joven Bud Fox es un corredor de bolsa que pretende hacerse un hueco dentro de Wall Street. Cuando conoce a Gordon Gekko, todo un tiburón de las finanzas, Fox se introducirá en un mundo lleno de lujo, dinero y ambición. Ante este panorama, Fox corre el riesgo de perder el rumbo y más aún cuando el propio Gekko le ofrece un negocio importante con el que puede enriquecerse, pero que es también sucio e inmoral. Film exquisitamente dirigido por Oliver Stone y que cuenta con un elenco de grandes actores, como Charlie Sheen, su padre Martin Sheen o Michael Douglas. Una de las mejores películas del mundo de la economía y de la bolsa de Nueva York desde el punto de vista de un joven sencillo que quiere triunfar. Oscar y Globo de Oro al mejor actor para Douglas, cuyo papel de cínico y ambicioso 'broker' le iba ni que pintado.

7/10
El siciliano

1987 | The Sicilian

El día en que un camión tiró en la plaza de Casteltrevano el cuerpo acribillado a balas de Salvatore Giuliano, la cacería humana más sangrienta y dramática de la historia del crimen organizado había terminado. La revista "LIFE" lo consideró como "el proscrito favorito de Sicilia", y para Mario Puzo (autor de El padrino y El último don entre otros, y guionista de este film) fue el hombre más valiente, fuerte y honorable. Estamos ante un film de la mafia de la época de declive de Michael Cimino, tras ofrecer ese film tan mal comprendido titulado La puerta del cielo. El papel del personaje histórico de Salvatore Giuliano recae sobre los hombros de Christopher Lambert. Para sus paisanos, Giuliano fue un auténtico Robin Hood ya que como él, robaba a los ricos, con el único fin de repartir entre los pobres.

4/10
Peligrosamente juntos

1986 | Legal Eagles

El ayudante del Fiscal del Distrito (interpretado por Robert Redford) es un tanto caradura y, entre otras manías, baila claqué para combatir el insomnio. Mantiene una rivalidad en los tribunales con una abogada (Debra Winger) llena de recursos sorprendentes. Sin embargo, ambos deben unirse para defender a una joven (Daryl Hannah), acusada de robar obras de arte, pero también de asesinato. El prestigioso realizador de comedias Ivan Reitman (Los Cazafantasmas, Poli de guardería, Beethoven) mezcló a partes iguales la comedia con la intriga en este filme, muy bien interpretado por un excelente Robert Redford (Memorias de África, Dos hombres y un destino). Junto al actor, dos actrices de categoría, Daryl Hannah (Splash, Blade Runner) y Debra Winger (Tierras de penumbra).

5/10
The Hit (La venganza)

1984 | The Hit

Willie Parker es un antiguo gángster que un buen día decidió abandonar a su banda y asentarse en España. Allí vive tranquilo y confiado, pues tiene fe en que ninguno de sus antiguos compañeros de con su paradero. Pero diez años después de su desaparición aparecen dos matones con la misión de escoltarlo hacia su antiguo hogar. Producción británica del gran Stephen Frears con abundante presencia española, y el ritmo adecuado para contar una historia donde el pasado vuelve al encuentro. Prácticamente todos los secundarios son españoles, entre los que destaca Fernando Rey. Pero no sólo en le reparto se nota el toque hispano, sino también en la música ya que el responsable es el fantástico guitarrista Paco de Lucía.

5/10
Muerte en el Vaticano

1982 | Morte in Vaticano

Ficción inspirada en la rumorología sin fundamento sobre un supuesto envenenamiento del papa Juan Pablo I, cuyo pontificado fue uno de los más breves de la historia. Con tal idea se cuenta la historia de un sacerdote transformado tras una estancia en la India, y entre los esperpénticos personajes se incluye una sanguinaria terrorista. Un Terence Stamp en horas bajas da vida al Papa, mientras que José Luis López Vázquez encarna al sacerdote don Perrone.

2/10
Misterio en la isla de los monstruos

1981 | Monster Island

William Kolderup compra la Isla Spencer y deja que su sobrino Jeff, joven aventurero y soñador, viaje a ella durante un año. En el trayecto le acompaña el señor Artelett pero ambos naufragan en una isla del Pacífico. Allí, tras varios peligros, salvan a un hombre de color llamado Carefinotu de morir a manos de unos canívales. Después de eso, los tres continúan juntos su aventura enfrentándose a peligrosos monstruos que habitan en la isla, como orugas gigantes u hombres-reptiles. Pero poco después unos extraños encapuchados que buscan una cueva repleta de oro, secuestran a los aventureros y también a una náufraga llamada Dominique. Aprovechando la erupción de un volcán, los cuatro secuestrados escapan y de nuevo han de enfrentarse a nuevos peligros. Basada en la novela de Julio Verne 'Escuela de Robinsones', Juan Piquer Simón realiza una película de aventuras que no tiene ni pies ni cabeza, y que sorprende al espectador por su absurdo y surrealista final. Esta producción hispano-norteamericana sorprende también con el reparto, pues se encuentra la presencia de Terence Stamp (Infierno en el río, Superman II) o Peter Cushing (El perro de Baskervilles, La guerra de las galaxias: Una nueva esperanza), pero también la española Ana Obregón.

1/10
Superman II

1980 | Superman II

Superman, la película del héroe de acero del cómic llevada al cine por Richard Donner, tuvo tanto éxito que decidieron hacer una segunda parte. En esta ocasión, tres villanos del planeta Krypton quieren dominar la Tierra, pero para ello han de enfrentarse a Superman a la vez que atemorizan a los ciudadanos de Metrópolis y destruyen todo lo que encuentran a su paso. Richard Lester, el director, contó de nuevo con Christopher Reeve para el papel protagonista (el mejor Superman de todos los tiempos), Margot Kidder como la valiente reportera Lois Lane, y Gene Hackman en el papel de Lex Luthor, que aquí intenta aliarse con los malos. Los efectos especiales y visuales son fabulosos y no dejan de asombrar a un público que disfrutará con esta película a pesar del paso de los años.

5/10
Superman

1978 | Superman

¿Es un pájaro? ¿Es un avión? No, es Superman, el hombre de acero. El planeta Kripton se muere, pero un niño sobrevive gracias a que sus padres lo mandan a la Tierra. Allí crece con su familia adoptiva bajo la identidad de Clark Kent. Pronto se manifiestan sus superpoderes, que usará, por supuesto, al servicio del bien. Lo malo es que Lex Luthor, un villano que conoce su punto débil (la kriptonita), le complica la vida. Adaptación a la pantalla del clásico superhéroe de DC Comics. Christopher Reeve (antes de sufrir su desgraciada lesión) dio vida al héroe que, recordaba, “ha sido una figura muy importante en nuestra cultura. En los años 30 era un rayo de esperanza durante la Depresión. En los 40, los soldados leían en la trincheras el cómic como apoyo moral. En los 50 y 60 era un gran héroe para tiempos difíciles. Y en los 70 y 80 era una figura romántica y un amigo”. El film tiene un poco de todo: acción, amor, humor y lucha entre el bien y el mal, todo ello en dosis equilibradas. Los secundarios están muy bien, comenzando por el gran Gene Hackman, aquí en el histriónico rol de Lex Luthor.

6/10
Las aventuras del ladrón de Bagdad

1978 | The Thief of Baghdad

Un avispado ladrón se une a un príncipe caído en desgracia para vencer a un malvado mago y rescatar a una bella princesa. Uno entre los muchos filmes inspirados en los relatos de "Las mil y una noches", entre los que destacan El ladrón de Bagdad de 1924 y su versión de 1961. En este caso la trama sigue la aventura al más puro estilo clásico, con los correspondientes toques fantásticos, y cuenta con un cuidado diseño de producción. El resultado mejora también gracias a la inclusión de actores de peso, como Peter Ustinov, Ian Holm, Roddy McDowall o Kabir Bedi, por citar unos pocos.

5/10
Striptease

1976 | Striptease

Alain es un cineasta que ha fracasado con su última película y se encuentra desilusionado y con falta de motivación. Sin embargo, la aparición de Patricia le obliga a cambiar, aunque no será precisamente para mejor. Turbio drama español, subido de tono, que cuenta con un reparto de renombre internacional, encabezado por Terence Stamp y Corinne Cléry.

3/10
Divina criatura

1975 | Divina creatura

Mórbido drama que agita las bajas pasiones en una historia de iniciaciones sexuales y prostitución. El espléndido reparto no logra hacer volar a tan turbia historia dirigida por Giuseppe Patroni Griffi (Adiós, hermano cruel) a partir de una novela de Luciano Zuccoli. Mientras cena en un restaurante con su prometida, Dany descubre a la bella Manoela. Cuando logra seducirla se dará cuenta de que Manoela es una amante muy distinta de lo que pensaba. Cada vez la desea con más fuerza... Gran banda sonora a cargo de Ennio Morricone.

3/10
Historias extraordinarias

1968 | Histoires extraordinaires

Adaptación de tres relatos asombrosos del especialista Edgar Allan Poe, a cargo de tres directores que permanecen muy fieles a sus respectivos estilos. Aunque se trata de un proyecto que les llega de fuera, los asumen y encajan en sus personales universos. En 'Metzengerstein', que dirige Roger Vadim, una joven libertina del medievo, la condesa Frédérique, no soporta que su primo, el barón Wilhelm, no caiga rendido ante sus encantos, como hacen todos los hombres. Así que, despechada, incendia sus tierras. El barón muere, pero la aparición de un caballo indómito se diría que es la reencarnación del difunto. Aunque visualmente impactante, puden a Vadim sus obsesiones rayanas en lo kitsch, evidentes en los modelitos ligeros de ropa que le toca lucir a Jane Fonda. Louis Malle se hace cargo de 'William Wilson', una extraña historia que el protagonista cuenta en el confesionario a un cura, y que tiene que ver con una larga rivalidad que mantiene el Wilson del título con otro hombre que se llama igual que él, y que le reprocha todo el tiempo sus miserias. Quizá es el mejor episodio del film, con momentos inspirados como el de la partida de cartas. Finalmente, Federico Fellini dirige 'Toby Dammit', que estéticamente encaja con su cine más delirante y surrealista. Su adaptación de Poe le lleva a nuestros día, junto a un actor que se supone va a protagonizar el primer western católico, toda una parábola de la redención. Pelín cargante, lo más sugerente es la partitura de Nino Rota.

5/10
Infierno en el río

1968 | Blue

Un antiguo forajido llamado Blue se instala en un pueblo de Texas, donde trata de regenerarse trabajando de granjero. Terence Stamp, conocido sobre todo por El coleccionista, protagoniza este intenso western sobre la reinserción.

4/10
Teorema

1968 | Teorema

Las anodinas vidas de los miembros de una familia dan un vuelco con la llegada de un misterioso y seductor visitante, que se camela uno a uno a todos, empezando por la doncella, y pasando por hijos y padres. Cuando parte, queda el interrogante sobre su misteriosa identidad. Extraña y simbólica película que en su tiempo "epató" al personal con su planteamiento de cuestionar el orden establecido. Laura Betti fue considerada mejor actriz en Venecia.

6/10
Lejos del mundanal ruido

1967 | Far from the Madding Crowd

La Inglaterra del siglo XIX. A la rica heredera Bathsheba Everdene –idílicamente representada por el bello rostro de Julie Christie– le encanta que los hombres se derritan rendidos a sus pies. Habrá de decidirse por tres amantes de diferentes personalidades: un ovejero algo tosco, el eterno solterón de buena posición, y un apuesto soldado con frecuentes arranques de violencia. Ellos conforman un reparto de ensueño: Terence Stamp, Peter Finch y Alan Bates. Adaptación parsimoniosa de la novela de Thomas Hardy a cargo del británico John Schlesinger, se trata de una gran superproducción que no acabó de funcionar bien en taquilla. Ello a pesar de contar con un equipo técnico de primera categoría comenzando por el guionista Frederic Raphael –colaborador de Stanley Kubrick en Eyes Wide Shut–, el director de fotografía y después realizador Nicolas Roeg, y el compositor Richard Rodney Bennett, autor de una de las bandas sonoras más líricas, épicas, románticas y melancólicas de la historia del cine, justamente nominada al Oscar. Sin embargo, merece ser redescubierta, por la acertada exploración psicológica de sus personajes y por el acertado ritmo narrativo, Schlesinger no cae en la tentación de acelerarlo artificialmente. Como es habitual en la obra de Hardy, hay un análisis de las diferencias de clase, que con frecuencia separan a las personas, incluso cuando tienen otros elementos en común. En tal sentido, hay una apuesta por parte del director en acentuar el carácter romántico de la narración, suavizando algo las asperezas de tipo social. Lo que no impide, todo lo contrario, que sea una historia terrible, dura, donde salen a la luz aspectos escalofriantes de la condición humana. Llama la atención el acertado uso que se hace de las canciones folclóricas para reforzar el dibujo del estado anímico de los personajes y su evolución.

7/10
Modesty Blaise, superagente femenino

1966 | Modesty Blaise

Adaptación del comic ideado por Peter O'Donnell y Jim Holdaway, cuya heroína es Modesty Blaise una espía que viene a ser la versión femenina del agente 007, James Bond. La susodicha protagonista es contratada por el Servicio de Secreto Británico para evitar que una suculenta suma de dinero, perteneciente a un importante jeque árabe, acabe en manos equivocadas. El mayor obstáculo que tendrá será Gabriel, un ladrón que anda detrás del botín. Se trata de una divertida y picarona película, en la que Joseph Losey (El sirviente) se dedica a pasárselo bien y aportar algunos gags de sutil humor. La presencia de un trío de actores formidables, encabezado por la guapa Monica Vitti (La aventura), da cierto empaque a la función.

4/10
El coleccionista

1965 | The Collector

Magnífica exploración de la mente de un psicópata, a cargo de un director clásico como William Wyler, que dio muestras de su capacidad de adaptarse a los temas que dominan el cine de los años 60. A partir de la novela de John Fowles, sigue las andanzas del joven Freddie, tímido y reprimido, incapaz de tratar con naturalidad a las mujeres. Por ello secuestra a la guapa Miranda, y la tiene encerrada en su sótano, como un coleccionista que observara al magnífico ejemplar que ha incorporado a su colección. La relación de la pareja irá evolucionando. Del miedo inicial, Miranda pasa por distintos estados anímicos, desde los intentos seductores, a la compasión y a la manipulación ante las indudables taras psíquicas de su captor. El film, referente obligado del posterior cine de psicópatas, logra superar inconvenientes como su aire claustrofóbico, o el reducirse en la práctica al tencontén entre los dos protagonistas. Hay además buenos momentos de suspense, como la inesperada visita de un vecino. Terence Stamp y Samantha Eggar están magníficos, y ambos fueron premiados por su interpretación en el Festival de Cannes. En el capítulo de los Oscar, tuvo tres nominaciones, para el director, el guión y la actriz.

7/10
La fragata infernal

1962 | Billy Budd

En 1797, Billy Budd es un joven despierto, sonriente e ingenuo marinero que viaja a bordo de un barco inglés de la Armada Real. Por un accidente, Billy mata al malvado suboficial de armas, y a pesar de haber sido todo un infortunio, cae sobre el muchacho todo el peso de la ley. Terence Stamp (Superman II, El halcón inglés, La amenaza fantasma) protagoniza esta película, mezcla de drama y aventuras, basada en el magistral relato de Herman Melville "Billy Budd, marinero". Con su interpretación Stamp logró una nominación al Oscar. Dirige la película e interpreta al Capitán Fairfax el actor y director Peter Ustinov (Espartaco (1960), Mi amigo el fantasma).

6/10
Escándalo en las aulas

1962 | Term of Trial

Graham es un profesor en una escuela al que se le acumulan los problemas. Aficionado al alcohol, el hecho de que rehusara combatir en la Segunda Guerra Mundial le ha ganado la animadversión de los que le rodean, lo que incluye al director de colegio e incluso a su esposa. Tampoco el alumnado le tiene mucho más respeto. En éstas una de sus pupilas, Shirley, a la que también da clases particulares, se enamora de él e incluso le confiesa que está dispuesta a compartir lecho. Ante la negativa, despechada, lanzará la grave acusación de acoso sexual. Adaptación de una novela de James Barlow, a cargo de él mismo y del director Peter Glenville, de temática provocativa en la época. De atmósfera tristona, con personajes que cargan con toneladas de frustración, destaca el trabajo de la debutante Sarah Miles como la adolescente que desencadena el drama.

6/10

Últimos tráilers y vídeos