Decine21
Babylon
6 /10 decine21
Babylon

Premios

Oscar
2023
Nominada a 3 premios
  • Diseño de vestuario
  • Música original Justin Hurwitz
  • Diseño de producción
Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)
2 2 1 2 2 1

Reparto

Sinopsis oficial

Una historia de ambición y excesos desmesurados que recorre la ascensión y caída de múltiples personajes durante una época de desenfrenada decadencia y depravación en los albores de Hollywood, en los años 20. 

6 /10 decine21

Crítica Babylon (2022)

Érase otra vez… en Hollywood

Érase otra vez… en Hollywood

Finales de los años 20, en la última etapa del cine mudo. Tras llegar a Hollywood en busca de cualquier trabajo que puedan ofrecerle en los rodajes, al mexicano Diego Torres le encargan trasladar a un paquidermo a una fiesta salvaje de la industria. Después de conocer allí a la aspirante a estrella Nellie LaRoy, le encargan que lleve a su casa a la reconocida estrella Jack Conrad, que ha bebido demasiado. El recién llegado acaba como asistente del actor, y gracias a su habilidad para solucionar problemas irá medrando en la productora. Por su parte, LaRoy sustituirá a una actriz que ha sufrido una fatal sobredosis de drogas. Tras demostrar su desparpajo frente a la cámara su carrera va hacia arriba. En paralelo, tratan de salir adelante el trompetista de jazz Sidney, y la cantante de cabaret Lady Fay Zhu. Se aproxima la llegada de las películas sonoras, que cambiará para siempre el Séptimo Arte.

Damien Chazelle ya habló de aspirantes a actrices famosas en el extraordinario musical La La Land. Mira otra vez al interior de la industria del cine, centrándose esta vez en la época muda, en un film que pese a su alto presupuesto parece un capricho del realizador, destinado a dar tan pobres resultados en taquilla como Así empezó Hollywood, de Peter Bogdanovich, y Como plaga de langosta, de John Schlesinger, ambos sobre la misma temática. Excesiva, perversa, surrealista y sobre todo esperpéntica, la cinta recuerda en cierta medida al cine del español Luis García Berlanga, que Chazelle con toda probabilidad no conocerá, aunque recurre a los mismos planos secuencia de protagonismo coral.

Tiene algún momento acertado, como la conversación de Jack con la gacetillera Elinor St. John, que le explica que debe aceptar su caída, pues en Hollywood uno está destinado a estar arriba o abajo por fuerzas que a veces no se pueden controlar. Abundan las escenas que parecen compuestas para incomodar al espectador, como la orgía inicial, la deposición de un elefante, y sobre todo el momento en el que el personaje de LaRoy vomita en una celebración. Acusa cierto desequilibrio, pues por un lado, Chazelle pretende denunciar las vergüenzas de la industria del entretenimiento, marcada por la frivolidad extrema, pero por otro parece que quiere homenajear al Séptimo Arte, ya que muestra que pese a la locura que supone un rodaje, y el caos que domina las vidas de los profesionales, al final se ruedan planos de extraordinaria belleza artística, que hacen felices por un momento a quienes compran una entrada. Le hubiera ido mejor al cineasta si se hubiera decantado por uno de los dos caminos: la crítica ácida o por la nostalgia.

Reflexiona sobre la crueldad de Hollywood a la hora de destruir vidas, sin que ello implique que aparezcan una y otra vez sustitutos, incluso para quienes se creían irremplazables, pues el espectáculo debe continuar. Técnicamente prodigiosa, algunos planos de masas aturullan al espectador, gracias entre otras cosas a un lujoso diseño de producción, y al ritmo que imprime el editor Tom Cross, con ayuda del músico Justin Hurwitz, habitual del realizador. Pese al impecable trabajo de todos los profesionales involucrados, al conjunto le falta algo de inspiración. Desde luego, supone un error homenajear, sobre todo en el tramo final, a Cantando bajo la lluvia, un film que cuenta una historia parecida, con resultados más redondos.

Vuelven a coincidir como cabezas de cartel Brad Pitt y Margot Robbie, que ya aparecían juntos en Érase una vez en… Hollywood, también de cine dentro del cine. Aunque ambos resultan exagerados, el primero logra transmitir la melancolía de su personaje, la estrella cada vez más en declive Conrad, mientras que la segunda compone bien a la vulgar muchacha con aspiraciones de princesa LaRoy, con un toque alocado que recuerda a su famosa Harley Quinn. A su lado, llama la atención el mucho menos conocido Diego Calva (Narcos: México), en la piel de Diego Torres. También se debe citar a Tobey Maguire, bastante transformado como un gángster, Jean Smart en el rol de Elinor St. John, y Max Minghella, en la piel del todopoderoso productor Irving Thalberg. Por otro lado, desfilan por ahí sin pena ni gloria Olivia Wilde –primera mujer de Jack– y Lukas Haas –un productor–.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Películas más vistas HOY

Estrenos Películas

Últimos tráilers oficiales