saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Open Range

Open Range

Open Range

Principales intérpretes

Crítica decine21.com

estrella
7
Una cuestión de principios
Una cuestión de principios

Cuatro hombres transportan ganado por la ancha pradera. Su relación se basa en la confianza, como aprende Button, el más joven, de origen mexicano, casi sacado del arroyo, e incorporado al grupo del que forman parte Mose, grandullón con aspecto de oso, que mantiene un trato entre paterno y fraternal con Button; Boss, que está al mando, hombre sabio y moral; y White, tipo duro y taciturno, leal, que esconde un pasado dejado atrás gracias al ejemplo de Boss. En un viaje que no debería ser problemático, se topan con la intransigencia de un ganadero que no admite su presencia, y que piensa emplear a un sheriff corrupto para acabar con ellos y robarles el ganado. Se plantea entonces el dilema de entregar o no sus reses para salvar la vida. Pero por una cuestión de principios (hay situaciones en la vida en que no se puede ceder), defenderán su posición, aunque resulte suicida.

Kevin Costner vuelve al western. Como director y como actor. Quizá no con la originalidad que exhibió en Bailando con lobos, pero sí con idéntico sentido de la épica y del clasicismo. Grandes espacios, la frontera entre el salvaje oeste y la pujante civilización, música vibrante, hermosos parajes… Todo ese paisaje mítico que construyeron directores como John Ford, Howard Hawks, Georges Stevens y Fred Zinnemann, citados profusamente en el film (Centauros del desierto y Raíces profundas en el secreto anhelo de un hogar, Río Rojo en el transporte del ganado, Río Bravo con la cárcel del sheriff, Solo ante el peligro en la actitud de los habitantes del pueblo…), asoma en todo su esplendor. Pero Costner lo presenta con personalidad propia, dándole nuevas vueltas de tuerca, sin caer en el mimetismo. Y hace una apuesta por la opción de responder con medios proporcionados a la injusticia del otro, junto a una negación radical de la venganza. Se aleja aquí de modelos recientes como Sin perdón; esa ausencia de cinismo puede chirriar en los tiempos que corren, pero resulta una bocanada de aire fresco muy necesaria.

El film aprovecha las posibilidades técnicas actuales para presentar las escenas de tiroteos con realismo inusitado, que evitan al tiempo el regodeo en la violencia. Por otra parte, Costner sabe crear personajes de entidad: por ejemplo, Robert Duvall es perfecto para el hombre cuya sabiduría se acrecienta con los años. Incluso los pequeños personajes tienen su atractivo, como el tipo que les guarda los caballos, que se diría un homenaje a los que encarnó el inolvidable Walter Brennan.

La conquista de Luna

El joven mexicano Diego Luna (1979) no sólo conquista España, presentando la gala de los Goya. Tras dar el golpe con Y tu mamá también, rodó en nuestro país Soldados de Salamina, y en su país de origen la muy esperada y divertida Nicotina. Pero lo asombroso es cómo Luna se ha lanzado a la conquista de Hollywood. Después de Frida, ha logrado encandilar a Kevin Costner, que lo fichó para Open Range; ha intervenido en Criminal, el remake yanqui de Nueve reinas; y el mismísimo Steven Spielberg se ha rendido ante el talento del mexicanito, a quien fichó para el film La terminal.

Amor al western
Amor al western

Que Kevin Costner tiene una historia de amor personalísima con el western, no es ningún secreto. Además de los Oscar recibidos gracias a Bailando con lobos, el cineasta ha intervenido en títulos maravillosos, como Silverado y Wyatt Earp. Sobre el género asegura que “mucha gente cree que, si los personajes llevan pistolas y montan a caballo, eso es un western”. Pero para él el western es mucho más que el simple atrezzo: “El cine del Oeste habla de los sentimientos del hombre con la tierra.”

Aporta Kevin Costner al film el sutil sentido del humor que tan buen resultado le dio en Bailando con lobos: a su personaje le toca hacer en ganso sin desearlo. Así, le dota de encantadora tosquedad, lo que ayuda a su historia de amor con Annette Bening, narrada con tierna ingenuidad. Detalles como el de sus gruesos dedos, incapaces de sostener una taza de delicada porcelana, tienen una gracia que desarma. Además, acude a metáforas simpáticas, que funcionan, como la del chocolate amargo, que debe probarse aunque sea caro y cueste, y que puede que siempre haya estado delante de nuestras narices.

Olvidar el pasado

Así como Costner intenta olvidar su falta de tirón entre el público en los últimos años, su personaje también quiere desprenderse de un pasado, en este caso violento. “ Es un buen hombre que cree ser malo”, explica Costner.

Alcanza una gran hondura dramática, sobre todo en una secuencia en que analiza las consecuencias de la violencia, cadáveres e inocentes heridos que le traen malos recuerdos.

DVD
Distribuye: Filmax
Extras: Español e inglés 5.1. Tráiler.
También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE