IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas del año 2006

(2006) | 144 min. | Acción
Nueva aventura del agente 007, con licencia para matar. Y de nuevo siguen los esfuerzos de los impulsores de la saga para adaptar un héroe con algunos rasgos ‘políticamente incorrectos’ al nuevo milenio. Lo que significa, vale, que James Bond sigue seduciendo a las mujeres, pero éstas tienen buena cabeza, y son capaces de mantener una conversación inteligente con 007, incluso dejándole con la palabra en la boca. En esta ocasión se retoma libremente “Casino Royale”, una novela de Ian Fleming que había sido llevada a la pantalla en clave paródica, en una de las dos entregas no oficiales de Bond. Tras un prólogo en blanco y negro que se diría diseñada para dejar claro que el nuevo Bond, Daniel Craig, es tan duro como el que más, la acción se traslada a África, donde hay una de esas escenas de persecución con mucha pirotecnia, de las que dejan sin resuello. Y a partir de ahí ya podemos meternos en harina: la idea es dejar sin fondos al villano de turno, que realiza crimenes terroristas por encargo. Porque Cifra tiene la mala costumbre de jugar en el casino, y por un problemas con sus acciones de bolsa, necesita urgentemente 'pasta gansa', pues en caso contrario su vida corre serio peligro. Para dejarle fuera de juego, nunca mejor dicho, Bond simula ser un experto en póker. Le ayuda un enlace francés, y su ayudante en la misión Vesper. Gracias a un guión en que ha participado el mismísimo Paul Haggis (Crash), la clásica película de acción Bond cobra más entidad (aunque tampoco exageremos), gracias a unos personajes más esbozados de lo habitual (Bond resulta ser vulnerable y capaz de amar, quién lo iba a decir), y a unos diálogos y situaciones pergeñados con ingenio. Aunque hay algún pasaje disparatado (Bond dispuesto a darse un masaje cardíaco a sí mismo), en general el film funciona. Y que la fidelidad conyugal –en sentido bastante amplio, que quede claro– resulte ser un valor en una película de 007 cabe calificarlo casi de revolucionario. Aunque tuvieramos a un Bond casado y enamorado en 007 al servicio secreto de su majestad.
6/10
(2006) | 89 min. | Comedia | Drama
¿Hubo revolución o no hubo revolución en una pequeña ciudad innombrada de Rumanía, al este de Bucarest? Ésta es la pregunta estrella de un programa-coloquio de la televisión local, con motivo de los 16 años de la caída del poder y linchamiento de Nicolás Ceaucescu. El film muestra los movimientos previos a la celebración en directo del programa, de los dos invitados y el presentador, hasta situarnos en el cuerpo central de la retransmisión, donde con unos medios más que precarios se suceden las preguntas del anfitrión y los espectadores, éstos por vía telefónica. Corneliu Porumboiu, director y guionista, demuestra en su film una inteligencia poco común en el escaso cine político que se hace hoy en día. Sin grandes alardes técnicos –la cámara está casi siempre fija en todos los planos, y Porumboiu se permite incluso una pequeña broma a cuento del cine cámara en mano–, plantea una comedia de sabor agridulce, a cuento de la revolución que propició la caída del comunismo en Rumanía. A través de básicamente tres personajes –Jderescu, el periodista que no se sabe si busca la verdad, o simplemente sacar adelante su programa; Manescu, el profesor que asegura que enseguida salió a la calle para apoyar el derrocamiento del tirano, aunque otras versiones hablan de que se metió en un bar a beber mientras se desarrollaban los acontecimientos; y Piscoci, un divertido anciano, muy directo en sus declaraciones, que parece estar en otra “galaxia”– y de las intervenciones fuera de campo de los telespectadores, hace una aguda crítica a los aprovechados políticos y al pueblo llano, capaces de apuntarse tantos o justificarse, sólo cuando el “partido” de la revolución está ya terminado.
7/10
(2006) | 113 min. | Thriller
Jack Mosley, agente borrachín poco ejemplar de la policía de Nueva York, recibe un encargo aparentemente fácil. Debe recoger al delincuente Eddie Bunker en una celda y trasladarle al juzgado, a una distancia de 16 manzanas. Jack mete a Eddie en su coche, pero no puede evitar parar en una tienda de licores por el camino. Allí, tiene un encuentro con varios detectives de homicidios que pretenden liquidar a Eddie, ya que éste va a testificar contra ellos. A Jack le queda un último reducto de dignidad, por lo que decide poner todos los medios para evitar que asesinen a su protegido. Para ello, tendrá que llegar al juzgado sin que le atrapen multitud de enemigos armados. Autor de películas tan renombradas como Arma letal, La profecía y Superman, Richard Donner llevaba desde 2003 sin dirigir, tras el fracaso de Timeline. Ciertamente el veterano cineasta, que ya pasa de los 70 años, narra con fluidez, se luce en las secuencias de acción, y compone un thriller sin pretensiones, de argumento calcado a Ruta Suicida, que protagonizó Clint Eastwood. La fotografía, de aspecto arenoso, recuerda en cierta medida a los documentales, y busca el aspecto realista de películas policíacas como French Connection o Bullit. En un momento delicado de su carrera, Bruce Willis aporta su socarronería habitual a un personaje fracasado, que encuentra una última oportunidad de redimirse y demostrar su valía. Tiene como contrapunto humorístico al rapero Mos Def, en un papel de charlatán desmesurado que recuerda a Eddie Murphy en Límite 48 horas o Shrek, donde el actor ponía la voz a Asno. David Morse, secundario de lujo en películas como Bailar en la oscuridad o La milla verde hace creíble el papel del villano.
6/10
(2006) | 134 min. | Acción | Comedia
Fong, un ladronzuelo ágil pero perdedor en apuestas, es contratado por un mafioso para que secuestre al bebé de una millonaria. Con la ayuda de su compañero Octopus, Fong tendrá que cumplir el trato y pasar unos días con el crío. Comedia protagonizada por Jackie Chan donde la historia es lo de menos, pues la gracia del film reside en los mamporros que reparte Chan en esta cinta llena de acción y artes marciales.
4/10
(2006) Serie TV | 1080 min. | Thriller
Para encontrar a un peligroso terrorista, Jack Bauer se vio obligado a secuestrar a un testigo en la embajada china, causando un terrible incidente diplomático. Para desvincular al gobierno de su temeraria pero inevitable acción, Bauer dejó la UAT (Unidad Antiterrorista de Los Ángeles). Ahora, ha cambiado de identidad,  se hace llamar Frank, trabaja en una plataforma petrolífera, y vive con una mujer y su hijo. Pero el ex presidente David Palmer es asesinado de un disparo mientras preparaba sus memorias, noticia que conmociona a la opinión pública. Para enterarse de las circunstancias del crimen, Jack se cita en secreto con Chloe, una de sus antiguas compañeras. Pero cuando Jack se encuentra con ella, aparecen unos individuos que les tirotean. El asunto está relacionado con Vladimir Bierko, un terrorista ruso. Esta temporada ha sido la que ha obtenido mayor éxito de público y la mejor valorada por la crítica. Es habitual que la serie trate temas candentes, de actualidad en Estados Unidos, y en esta ocasión, trata la relación entre el gobierno con Rusia, y su posición ante los independentistas chechenos y de otras repúblicas ex soviéticas. Seguramente el mayor acierto es el cambio de presidente; si Palmer era un hombre íntegro a machamartillo, pese a verse envuelto en situaciones dudosas, el presidente Logan da más juego por su personalidad tramposa y calculadora, que le conduce a actuaciones más bien heterodoxas; se diría que Gregory Itzin ha querido tomar algunos elementos del presidente Richard Nison para componer su personaje. También es un acierto el dibujo de la primera dama, algo desequilibrada y a la que nadie cree cuando denuncia una conspiración. Ya en la primera temporada, Kiefer Sutherland ganó el Globo de Oro. Aunque la serie ha sido nominada cada año en diversas categorías al Emmy, los premios televisivos más prestigiosos, la quinta temporada se convirtió en la gran triunfadora de esta última edición, logrando cinco galardones, entre ellos el de mejor serie dramática. 
8/10
(2006) | 95 min. | Drama
Un instituto. Alguien está encerrado en un cuarto de baño. Un hilillo de sangre que asoma bajo la puerta apunta a una terrible desgracia. Retrocedemos unas horas antes, y seguimos durante una jornada a varios chicos del último curso. Escenas en blanco y negro, en que habla cada uno, parecen apuntar a una especie de encuesta, donde surge el interrogante de quién, presuntamente, ha intentado suicidarse. Vamos conociendo los problemas de unos y otros; inicialmente parecen los clásicos -el chico que se mea encima, y del que se burlan los otros, problemas de amor, un posible embarazo, el tipo perfecto del que todos esperan siempre lo mejor...-, pero a medida que ahondamos la cosa resulta bastante más oscura, y envuelve homosexualidad admitida u oculta, violación e incluso incesto. Oscura y durita película australiana, claramente deudora de títulos como Elephant. Supuso el debut de su director, guionista y montador Murali K. Thalluri. Está rodada con oficio, y se apoya bien en la música y uso del marco ambiental del instituto; además, hay cierta originalidad habilidosa en el ligero solapamiento de los distintos tramos, al repetir situaciones cambiando el punto de vista del personaje. Pero le pierde su tono exagerado, de acumulación excesiva de escenarios tremendos y traumáticos, en los cuales no hay siquiera un personaje medianamente equilibrado.
5/10
(2006) | 0 min. | Documental
Los aficionados al buen vino reconocerán el nombre de Jean Leon, porque corresponde a una conocida bodega del Penedés. Es el seudónimo del fundador, el santanderino Ceferino Carrión, que emigró a los 19 años, en los años de la posguerra, y acabó recalando en Los Ángeles, pues soñaba con convertirse en actor. Para ganarse la vida, pasó una temporada de taxista, después se hizo camarero y acabó creando su propio restaurante, por donde pasaban grandes estrellas como Natalie Wood, Lana Turner o James Dean. Nunca consiguió dedicarse a la interpretación, pero sí estuvo cerca de sus ídolos. El cineasta barcelonés Agustí Vila (Un banco en el parque) reconstruye exhaustivamente el periplo vital de Jean Leon, y compensa que apenas se conserven imágenes suyas con numerosos testimonios de personajes que le conocieron. Destacan las declaraciones de estrellas de Hollywood como Angie Dickinson, Dennis Hopper, Robert Wagner y hasta el mismísimo Paul Newman, que le recuerdan con cariño. Aunque se trata de un documental muy trabajado, el problema es que el personaje apenas tiene interés, más allá de la pura anécdota. Consciente de que esto es así, Agustí Vila ha intentado convertir la vida del personaje en una pequeña reivindicación de la libertad, pues el título hace referencia al número de licencia del taxi de Jean Leon, antes de hacerse rico. Al parecer, Leon recordaba aquellos años como los mejores de su vida.
4/10
(2006) Serie TV | 920 min. | Comedia
Tras la boda de Sergio y Vero y su marcha, Pablo se queda solo en el piso, pero pronto llega una nueva compañera, Irene, una joven liberal, independiente y comprometida. El joven no tardará en enamorarse de ella. Además, en el 'Kasi ke no' aparece Charo, la cuñada de Mónica, una 'maruja' aficionada a los programas de corazón que pronto iniciará un romance con Gonzalo. Y por otro lado llegará Johnny, compañero de Sole de la facultad y un muchacho adicto a la marihuana, que empezará a compartir piso con Pablo e Irene. Por su parte, Diana empezará a trabajar en un programa infantil haciendo de la mascota y enfundada en un pesado disfraz. Décima y última temporada de 7 vidas, que volvió a contar con la fidelidad de su público, gracias a los nuevos y divertidos guiones con los que nuevamente sorprendieron. En esta última entrega la serie ya no contaba con Eva Santolaria ni Santi Millán, pero en su lugar participaba Cristina Peña y la humorista Yolanda Ramos, esta última conocida por el espacio de humor 'Hommo Zapping', junto a José Corbacho. El último episodio de la serie fue todo un acontecimiento, y se rodó totalmente en directo. Algo nunca visto antes en la televisión española.
5/10
(2006) | 104 min. | Documental
Este documental cuenta la historia de seis niños ciegos que se propusieron escalar uno de los picos situados en la cara norte del Everest. Para hacerlo contaron con la ayuda de su profesora, la también ciega Sabriye, y del alpinista invidente Erik y su equipo. La gran aventura llena de peligros sirve para profundizar en la realidad que viven estos niños en el Tibet, donde son marginados por la sociedad. Cada una de las historias es sobrecogedora, pero aún lo es más la capacidad de superación y de disfrutar de la vida que tienen los pequeños. Lo más interesante de A ciegas es que no sólo es una historia de superación personal de invidentes. El documental trata temas tan relevantes como la necesidad de comunicación, la capacidad de superación y el sentido último de las cosas. La educadora se pregunta en un momento hasta qué punto es conveniente poner a los niños en un peligro tan grande, ya que la idea original de que entiendan que ser ciegos no supone inferioridad puede quedar relegada en detrimento del triunfo personal que obtendrían los adultos y su causa. Reflexionar sobre lo fácil que es utilizar a un niño cuando puede ayudar a una causa mayor es muy interesante, al igual que hacerlo sobre la necesidad de que los miembros de un grupo sean capaces de comunicarse y ceder en sus pretensiones. Así pues, la historia de los niños ciegos que se convierten en alpinistas se completa con unas extraordinarias pinceladas de moralidad y sentido común, que atañen a todos los seres humanos sin distinción. La inglesa Lucy Walker dirige esta coproducción tibetano-germano-inglesa, que ganó el Premio del Público en el Festival de Berlín. Y es que todo el público podrá identificarse en esta historia donde cada uno de los personajes “abre los ojos” a una nueva realidad. Ya que videntes e invidentes tienen muchas más cosas en común que en contra, como así lo demuestra la gran preocupación que sintió el alpinista Erik Weihenmayer cuando perdió la vista: “No tuve miedo de quedarme ciego y ver la oscuridad. Tenía miedo de quedarme al margen y de que me olvidaran, de ser marginado”.
6/10
(2006) | 103 min. | Thriller
Thriller inquietante protagonizado por el gran Harvey Kei­tel. La vida de Vicent (Norman Ree­dus) es un infierno desde que su mujer fuera a sesinada y él no puede encontrar la felicidad a no ser que el culpable se condenado y encerrado. Pero su vecina Alice (Emma­nuelle Béart) cree que puede devolverle las ganas de vivir, así que planea una arriesgada estratagema, que consiste en encontrar un falso culpable del asesinato. Sin embargo, pronto se da cuenta de que no es tan fácil dar con la cabeza de turco. Dirige el francés Ma­nuel Pradal (El misterio Ginostra).
4/10
(2006) | 90 min. | Drama
Hans Horn, galardonado director de publicidad y videoclips, debuta en el cine con esta secuela de Open Water, una película rodada casi sin medios, que obtuvo cierta repercusión por el pánico sugerido a causa de los tiburones que pueblan las aguas del océano. Horn también reconstruye un hecho real. Seis amigos pasan unos días en el yate de lujo que pertenece a uno de ellos. Todos se tiran al agua sin darse cuenta de que no han dejado preparada la escalerilla, por lo que no pueden volver a subir. Para colmo de males, una de las chicas, Amy, ha dejado en el barco solo a su bebé. Filmada cámara en mano, en un estilo cercano al documental, el film consigue crear tensión, con pocos medios. Desarrolla la evolución de personajes corrientes en una situación extrema. Explica Horn que al conocer los hechos, descubiertos por su esposa Tina, “intenté ponerme en la situación de los seis amigos. ¿Y si Tina y yo fuésemos los que estuviésemos estancados en el agua sin poder subir al barco? ¿Qué haríamos? ¿Cómo sobreviviríamos?”.
4/10
(2006) | 104 min. | Drama
Charlotte es una joven que abandona a su novio tras cuatro años de vida en común y se va a vivir a un piso de un barrio deprimido. Su vecino de abajo resulta ser “Verónica”, un joven tímido que está esperando una carta que le confirme su operación de cambio de sexo. Mientras Charlotte recibe visitas esporádicas de hombres, con los que pasa la noche, Verónica también se gana un dinero haciendo de prostituto en su piso. Un día Verónica se intenta suicidar con pastillas y Charlotte le salvará la vida. Atrevido y sórdido debut en el largometraje de la danesa Pernille Fischer Christensen, que ganó el Gran Premio del Jurado en el Festival de Berlín. Se trata de un drama rebuscado, marginal, de esos que muestran los sentimientos sin tapujos en materia sexual. La directora y guionista retrata unos personajes solitarios, muy tristes, cuyas vidas insatisfactorias se vuelcan en la perpetua búsqueda del amor y de la propia identidad. Esto hace posible que provoquen cierta empatía y casi ternura en el espectador, pues parecen incapaces de superar sus limitadas y miserables vidas. Y es que lo que ellos buscan es un amor muy pobre, escaso al menos, ya que su visión plana de la existencia lo reduce casi todo a sexo. Aunque el film es sórdido, y muestra conductas inmorales y degradantes, es cierto que la directora procura no ser demasiado explícita o al menos no se detiene morbosamente en las escenas más degradantes, que las hay. El film está rodado muy a la manera nórdica. La trama se divide en cuatro actos, introducidos a modo de relato por un narrador externo, lo que recuerda a algunas películas de Lars von Trier. Y el sonido y la luz ambiental, la cámara al hombro, los espacios cerrados (toda la historia tiene lugar en dos pisos), lo planos cortos, etcétera, relacionan el film con la tradición de los modernos cineastas daneses y más exactamente con el Movimiento Dogma, aunque en este caso no lleve el sello característico. El hiperrealismo se nota también en las excelentes interpretaciones, sobre todo en la de Trine Dyrholm, que encarna a Charlotte con una extraordinaria y llamativa naturalidad.
4/10
(2006) | 78 min. | Thriller
Doug es un psicópata que se obsesiona con Amy. Un día la sigue hasta casa y aprovecha su ausencia para entrar en su hogar. Una vez dentro, instala un complejo sistema de cámaras con el que vigilará día y noche a Amy. Llega a conocerla casi mejor que ella a sí misma, por lo que decide sacar provecho de la información. Accidentalmente, Doug se da a conocer a Amy, quien quedará encantada con este joven que sabe tan bien cómo complacerla. Thriller inquietante y “voyeurista”, el enfermo Doug está encarnado por Colin Hanks, hijo de Tom Hanks. El joven actor rodó esta película justo después de haber participado como secundario en King Kong de Peter Jackson.
4/10
(2006) | 120 min. | Comedia
El prometido de Shannon deja a esta plantada en el altar. La madre de la chica le propone a su hija que se vayan ellas dos de luna de miel después de lo ocurrido y acaban en un complejo hotelero en el Caribe. No convence esta comedia algo disparatada, interpretada por un reparto bastante desconocido, que al menos se esfuerza por resultar amable y divertido.
3/10
(2006) | 104 min. | Acción
Esta tercera parte de A todo gas trae más de lo mismo: adrenalina pura envuelta en una trama de competencias más allá del asfalto. Pero en este caso la acción se sitúa en Tokio, ciudad agobiante y recubierta de tubos de neón. Hasta allí va a parar Sean Boswell, un americano imberbe más chulo que un ocho violeta, como único recurso para eludir la cárcel. El jovenzuelo en cuestión es un pirao de los coches y entra en contacto con la “crême de la crême” del lugar: maleantes, chulitos, yakuzas y tipas monas. Y lo demás es aprender la técnica del "drift", un tipo de conducción sin la cual en las carreras niponas no eres nada. El joven director Justin Lin no sale mal parado en esta secuela. Las carreras quitan el hipo materialmente y son más espectaculares que en las entregas precedentes. Hay, cómo no, una severa lucha por el territorio y por la chica buena del malo malísimo, así como una llamada muy "teen" a la irresponsabilidad: lo importante es hacer lo que realmente quieres sin mirar atrás ni al futuro (y tal y tal). Es cierto que le falta algo de carisma al protagonista, el semidesconocido Lucas Black (Cold Mountain, Jarhead), quien palidece ante sus eminentes predecesores, pero en un film como éste eso no tiene ni la más mínima importancia. 
4/10
(2006) | 0 min. | Terror | Thriller
Un grupo mafioso acosa a un médico forense, para que emita un falso informe, en el caso de un hombre que ha sido asesinado. Pero el espíritu del fallecido intentará vengarse de los asesinos, y también acosará al forense y a su esposa. Toda una innovación en el cine de Bollywood, ya que se trata de una cinta de terror, con sustos y fantasmas. Por supuesto, no faltan las secuencias musicales.
5/10
(2006) | 5 min. | Animación
Stu es un marciano que se somete a un examen de abducción de terrícolas supervisado por Mr. B, su instructor. Gary Rydstrom, veterano técnico de sonido, debutó como director con este hilarante corto alienígena de Pixar.
5/10
(2006) | 120 min. | Thriller
Rutinario telefilm de intriga criminal, con su puntito de sensual y sus momentos inquietantes. Protagoniza Charisma Carpenter, estrella desde su aparición en Buffy, la cazavampiros. Un tipo descubre que la muerte de su mejor amigo puede tener que ver con una mujer atractiva que no parece ser todo encantos. Sus investigaciones se irán volviendo peligrosas.
3/10
(2006) | 90 min. | Drama
Telefilm barato y oportunista que aprovecha el morbo de los escándalos de pederastia entre el clero de los Estados Unidos. La guionista Bethany Rooney pergeña un dramón pseudoreligioso que no acaba de cuajar. Las intenciones no son malas pero se juega demasiado con el sentimentalismo y lo milagroso (o milagrero) como espectáculo poco serio. Bettina Lloyd es una joven periodista que regresa a su hogar, un pueblo de Ohio, debido a que su jefe le encarga que haga un reportaje sobre los supuestos milagros que realiza un joven en estado de coma. Cuando ella regresa allí, vuelve a su memoria la experiencia nefanda que soportó a manos de un sacerdote católico, además de recordar sus viejos amores, desatarse las tiranteces familiares y salir a relucir sus propias dudas religiosas causadas por su terrible trauma, entre la educación católica que recibió y la negación de Dios. Protagoniza la rubita Samantha Mathis (Esa cosa llamada amor).
4/10
(2006) | 105 min. | Documental
Documental dedicado a Robert Wilson, director, escenógrafo y dramaturgo de vanguardia. El film de Katharina Otto nos adentra en la personalidad del controvertido artista, y cuenta con los testimonios de personalidades como Philip Glass, Susan Sontag, David Byrne, William Burroughs y Tom Waits. Según la directora, “se trata de una película sobre una vida plena, y el arte forma parte de ella. No es una película sobre el arte, donde de la vida forma parte de él.” Lo cual no quita para que nos explica el lenguaje y la iluminación que caracterizan a su obra.
4/10

Últimos tráilers y vídeos