IMG-LOGO

Biografía

Michael Keaton

Michael Keaton

68 años

Michael Keaton

Nació el 05 de Septiembre de 1951 en Coraopolis, Pensilvania, EE.UU.

Premios: 0 Oscar (más 1 nominaciones)

Una sonrisa inquietante

22 Enero 2013

¿Qué esconde la sonrisa de Michael Keaton? Esta pregunta sin respuesta es la que ha permitido al popular actor dar vida al hombre murciélago, y a personajes tan inquietantes como Bitelchus y psicópatas varios.

Michael Keaton nació en Coraopolis (Pensilvania) el 5 de Septiembre de 1951, y es el menor de una familia de siete hermanos. En realidad, fue bautizado como Michael John Douglas, pero se vio obligado a cambiar su nombre artístico para no coincidir con el del célebre hijo de Kirk Douglas.

Entre los años 1982 y 1990 estuvo casado con la actriz Carolina McWilliams, con la que tuvo a su hijo Sean Maxwell Douglas.

Debutó como actor a finales de los setenta apareciendo en varias comedias. Tras dar el salto al cine, durante sus primeros años fue conocido como actor cómico por su participación en cintas como Turno de noche en 1982 o Bitelchus en 1988, sin duda, una de las cintas por las que más se le recuerda.

Durante los años siguientes y, hasta finales de los años noventa, Michael Keaton viviría sus años dorados, en los que hizo sus trabajos más destacados y tocó diferentes géneros: de la acción de Un buen policía, al regusto clásico de Mucho ruido y pocas nueces. También se atrevió con papeles más oscuros como el que interpretó en De repente, un extraño y con dramas lacrimógenos como Mi vida.

Pero, durante esos años, haría uno de los papeles más icónicos de su carrera, Batman (1989), en la que fue la adaptación cinematográfica más aplaudida hasta ese momento de los comics del hombre murciélago. Sin embargo, cuando Michael Keaton fue anunciado como el elegido para encarnar a Bruce Wayne, la Warner recibió miles de cartas de fans contrariados porque creían que no daría la talla.

Finalmente hizo Batman (1989) y Batman vuelve, ambas dirigidas por Tim Burton. Sin embargo, rechazó una oferta de quince millones de dólares para interpretar la tercera entrega, ya que no estaba de acuerdo con el guión. De hecho, su idea para una tercera película era remontarse a los orígenes del héroe, tal y como hizo Christopher Nolan en Batman Begins. Sobre este tema declaró recientemente: “Eso es exactamente lo que hizo Chris Nolan. Hizo exactamente lo que dije que había que hacer.”

Otro personaje al que dio vida en dos producciones fue el de Ray Nicolette. Curiosamente, interpretó a ese personaje en dos películas diferentes y que no eran una secuela. La primera de ellas fue Jackie Brown de Quentin Tarantino, en 1997 y repetiría con un cameo no acreditado un año después en Un romance muy peligroso, de Steven Soderbergh, ambas adaptaciones de sendas novelas de Elmore Leonard.

Desde el comienzo del nuevo siglo, se ha prodigado como actor de televisión, donde ha cosechado varios reconocimientos. Fue nominado a los Globos de Oro en 2003 por su trabajo en Fuego sobre Bagdad y, en 2008 fue nominado a los Premios del Sindicato de Actores por su papel en la miniserie The Company. Sus papeles en el cine durante la última década han sido casi siempre como secundario, aunque hay excepciones como la inquietante White Noise y su debut en la dirección, la notable Caballero y asesino.

También ha trabajado como doblador de películas de animación como Cars y Toy Story 3, así como del videojuego "Call of Duty: Blacks Ops II". Además, colaboró en la redacción del libro “Astream: American writers on Fly Fishing”, publicado en 2012, ya que es un gran aficionado a la pesca.

Oscar
2015

Nominado a 1 premio

Filmografía
Worth

2020 | Worth

Morbius

2020 | Morbius

Jared Leto se transforma en un enigmático antihéroe de Marvel, Michael Morbius. Peligrosamente enfermo de un extraño trastorno sanguíneo, y determinado a salvar a otras personas que padecen su mismo destino, el doctor Morbius intenta una apuesta desesperada. Lo que en un principio parece ser un éxito radical, pronto se revela como un remedio potencialmente peor que la enfermedad.

Dumbo

2019 | Dumbo

Revisitación del clásico animado Dumbo, basado en la obra de Helen Aberson, que parecía de difícil adaptación con actores de carne y hueso y animales creados con verdadero realismo con ordenador, pues se trata del largometraje más breve de Walt Disney, y contiene algunos pasajes surrealistas. Tim Burton, que ya participó en un reto de características similares, siguiendo la intención de la factoría de convertir sus filmes de animación en películas con actores, Alicia en el País de las Maravillas, se muestra más inspirado en este film, que conecta bien su cine poblado de criaturas inadaptadas, imaginativas y de buen corazón. Tras el final de la Primera Guerra Mundial, el jinete y adiestrador de caballos Holt Farrier vuelve al circo donde trabajaba en Estados Unidos, pero habiendo perdido un brazo, viudo, y con dos niños, Millie y Joe, a los que cuidar especialmente, pues añoran a su madre, y el progenitor, parco en palabras, se ha vuelto poco menos que un extraño. El entusiasta responsable del espectáculo itinerante, Max Medici, pone a Holt al cuidado del elefante, la señora Jumbo, que da a luz a una criatura de enormes orejas, lo que le convierte en un friki, objeto de burlas y chanzas. Bautizado azarosamente como Dumbo, los niños se hacen muy amigos del animal, y Millie, gran amante de la ciencia, está convencida de que el elefante podría volar gracias a sus grandes orejas, y a la presencia de una pluma. Cuando finalmente ocurre, el visionario V.A. Vandevere pretende llevárselo a su formidable parque temático, junto a todo el circo de los hermanos Medici, asociándose con Max, que se convertiría en vicepresidente. Piensa que Dumbo podría ser todo un éxito, montada en sus vuelos por la bella trapecista Colette. Tim Burton logra combinar la entrega de un entretenido film disfrutable por toda la familia, con la fagocitación de la trama del elefante volador en el entramado de sus intereses creativos personales. Como cabe imaginar, se le ve encantado en el ambiente circense, donde abundan los personajes marginales, el forzudo, la mujer sirena, etcétera, con el padre lisiado y, por supuesto, el más friki de todos, Dumbo, que sigue los pasos de su madre, a la que acusan de haber enloquecido por haber querido defender a su retoño; unidos por su singularidad, todos estos “diferentes”, sabrán sumar fuerzas cuando se hace necesario para ayudar al elefante que da título al film. Además, a Burton se le brinda la oportunidad de dar una visión de quien sería la alternativa oscura de un Walt Disney, Vandevere, personaje encarnado por Michael Keaton y que le emparenta con el aprovechado de las hamburguesas Macdonald en El fundador. Emprendedor y con ideas, pero egocéntrico y dispuesto a pisotear a los demás para hacer realidad sus sueños, el actor –que hizo para Burton Bitelchús, Batman y Batman vuelve– lo compone hábilmente sin apenas despeinarse. De todos modos lo anterior no quita para que Burton se encuentre más encorsetado y con menor capacidad de riesgo, siendo bastante políticamente correcto, incluido el subrayado mensaje en contra del cautiverio animal, que se apañen los circos con los seres humanos, nos viene a decir. Aunque el futuro imaginado en el parque y pasto de las llamas tiene cierta retranca abierta a las interpretaciones. En cualquier caso el balance del film es más que notable, con momentos magníficos, ya sólo la escena de apertura es un maravilloso ejemplo de cómo poner en situación al espectador de un modo exclusivamente visual, sin palabras; y tiene encanto reconocer los numerosos guiños al film animado original, incluido el número de circo en que los payasos deben rescatar al bebé Dumbo de un pavoroso incendio.

7/10
Spider-Man: Homecoming

2017 | Spider-Man: Homecoming

Tras el enfrentamiento de los Vengadores en Nueva York contra la invasión chitauri, Adrian Toomes trabaja recogiendo escombros provocados por la refriega al frente de sus empleados. Como le despiden de mala manera cuando agentes del gobierno se hacen cargo de la tarea, decide no entregar la basura alienígena que ya ha retirado. Con estos desechos creará con el tiempo un traje que le convierte en el temible Buitre, y también diversas armas tecnológicas que vende a delincuentes. Por su parte, Peter Parker siente auténtica devoción por su mentor, Tony Stark, alter ego de Iron Man, que le reclutó para ayudarle en la guerra civil contra el Capitán América y sus partidarios, y le regaló un sofisticado traje con el que mejora su eficacia en la lucha contra los delincuentes. Mientras, trata de llevar una vida normal en casa con la tía May, que piensa que el millonario le ha concedido una importante beca. En el instituto está a punto de celebrarse un importante baile, aunque Michelle, la chica que le gustaría como acompañante, no le hace demasiado caso. Parecía que la franquicia arácnida estaba ya sobreexplotada, y que reiniciarla por tercera vez en menos de dos décadas no era buena idea. Pero ha sido un acierto buscar savia nueva, encomendándole la realización al joven lleno de ideas Jon Watts –hasta ahora responsable de dos largos ‘indies’ poco conocidos, Clown y Coche policial–, que también forma parte del equipo de seis guionistas, se diría apasionados del universo Marvel, tanto en cine como en los comics. Quizás debe advertirse que el argumento está muy integrado en el resto de películas de personajes de la editorial, hasta el punto de que quien no esté al tanto podría perderse un poco. Y que ofrece numerosísimas referencias a las viñetas, a los filmes de Sam Raimi y Marc Webb, y hasta la banda sonora brillantísima de Michael Giacchino se convierte de repente en la sintonía de la serie televisiva del Trepamuros. Se reinventa al personaje con gran originalidad, pues se le ha convertido en un adolescente, iniciándose en la vida, que a pesar de su potencial carece de la suficiente experiencia para tomar las decisiones adecuadas. Establece una relación paternofilial con el millonario Stark, al tiempo que depende emocionalmente de su adorada tía May, aquí más rejuvenecida que nunca. Se incorporan también rasgos fundamentales de Spider-Man en los comics, sobre todo su sentido del humor a la hora de enfrentarse a los malos, y sus meteduras de pata. Todo funciona a la perfección gracias al trabajo del joven Tom Holland, al que le va mejor este papel que a Andrew Garfield, dándole un carácter muy juvenil, con locuras propias de su edad. Le apoyan bien la carismática Marisa Tomei (aunque se echa de menos que tenga más presencia), y Robert Downey Jr., que no necesita de muchas variaciones en su papel de ególatra con gracia. Se acierta también con el poco experimentado Jacob Batalion, como aliado friki del protagonista, la cantante Zendaya como contrapunto amoroso, o al darle cancha al guardaespaldas de Stark, Happy Hogan, de nuevo interpretado por Jon Favreau. El reparto depara alguna sorpresa, y por supuesto no falta un divertido cameo de Stan Lee, creador del Hombre Araña. Pero en cuanto a actores se refiere, se apropia de la función Michael Keaton. Tras triunfar como superhéroe, Batman, y una candidatura al Oscar por dar vida a un actor encasillado en este rol, en Birdman, aquí interpreta a un villano con entidad, pieza clave en las mejores películas del género, luciéndose sobre todo en un momento que transcurre en un coche. Con personajes tan bien definidos, grandes dosis de simpatía y un ritmo trepidante, funcionan a la perfección las secuencias de acción, que logran no ser tópicas a pesar de la saturación de supertipos en pijama. Se llevan la palma una en el obelisco del Mall de Washington, otra en torno a un barco que se parte en dos, y un enfrentamiento aéreo. Quien piense que la película no podría dejarle mejor sabor de boca, que espere a ver todos los títulos de crédito, con dos escenas extras, la segunda hilarante.

7/10
American Assassin

2017 | American Assassin

Mitch le pide matrimonio a su novia Katrina, en la orilla del mar mientras pasan unos idílicos días en Ibiza. Segundos después se desata en la playa un atentado terrorista: varios hombres armados disparan sobre los bañistas a sangre fría. La escabechina es enorme. Mitch ve ante sus ojos cómo muere su prometida. Meses después Mitch se ha convertido en una persona diferente, violenta e insensible, que vive sólo con la obsesión de matar terroristas, para lo que se entrena duro. El potencial de Mitch es reconocido por la agente de la CIA Irene Kennedy, que pretende reclutarle. Adrenalítico film de acción entregado por Michael Cuesta, un director de prestigio responsable de filmes tan interesantes como El fin de la inocencia o Matar al mensajero, cuyas historias ponían sobre el tapete conflictos de interés. Pero aquí abandona el terreno del drama hondo y se mete de lleno en el cine de acción de pura cepa hollywoodiense, con agentes de la CIA, comandos secretos y aguerridos norteamericanos dispuestos a salvar el mundo caiga quien caiga. Y para que no falte nada tenemos hasta la amenaza de una bomba nuclear. Rodado con buen ritmo y con variados cambios de localización (Roma, Estambul, etc.), American Assassin es indudablemente entretenido y ofrece lo que se espera, mucha acción, disparos, peleas cuerpo a cuerpo y violencia. Destacan especialmente algunas secuencias efectistas, especialmente la del clímax final en el mar. De fondo se avisa de que abandonar la propia humanidad y el respeto por la vida puede crear monstruos y volverse en tu contra. El actor Dylan O’Brien (El corredor del laberinto) abandona los roles de jovenzuelo aventurero para espectadores adolescentes y se mete de lleno en un papel adulto (asombra el tamaño de su musculatura) en donde su obsesión se acerca peligrosamente a la patología. Le acompaña un estupendo Michael Keaton, que sabe dotar de carisma a su plano personaje, mientras que el resto del reparto cumple.

6/10
El fundador

2016 | The Founder

1954. Ray Kroc es un viajante, que recorre Estados Unidos a lo largo y a lo ancho tratando de colocar sus batidoras de varias cabezas con escaso éxito. Tampoco antes le ha ido mucho mejor vendiendo vasos, mesas plegables, o el producto que le parece que puede triunfar en el mercado. Cincuentón, con una paciente esposa que soporta sus frecuentes ausencias y sus quimeras, lo que no falta es entusiasmo y constancia. Un pedido inusual, 6 batidoras que se convierten en 8, le llevan a San Bernardino, quiere conocer “in situ” a su cliente. Resultan ser dos hermanos, Dick y Mac McDonald, que han ideado una hamburguesería que tiene gran afluencia de público: el servicio es ultrarrápido, se cuida la calidad, hay mil detalles que explican la buena acogida. Ray ve una posibilidad de negocio, crear franquicias, pero los McDonald firmarán un meditado contrato, no quieren que la cosa se le vaya de las manos, conceptualmente y en lo relativo a la calidad. Feliz asociación de John Lee Hancock, director, y Robert D. Siegel, guionista, que han ido a más en sus respectivos trabajos, el segundo también probando en la dirección. Hancock ha mostrado ya su gusto en películas basadas en personajes reales y genuinamente americanas, como las notables The Blind Side (Un sueño posible) y Al encuentro de Mr. Banks, mientras que Siegel firmó para Darren Aronofsky el libreto de El luchador. El fundador es una especie de parábola sobre Estados Unidos, con un ritmo formidable, que presenta la particularidad de que McDonald’s es una marca muy real, bien conocida y familiar en el mundo entero. Funciona como entusiasmante relato de lo que puede dar de sí una buena idea de negocio, la mentalidad emprendedora que ha hecho grande a los Estados Unidos; y al mismo tiempo no se deja de señalar el lado oscuro de las aventuras capitalistas en que se dejan jirones del alma, traicionando lealtades, sacrificando principios si es que alguna vez se tuvieron, la paradoja del individualismo atroz en que todo vale, o casi, a la vez que se ofrece trabajo, oportunidades y felicidad a miles y miles de personas. Resulta irónico el descubrimiento de que un equipo ideal para el negocio es el matrimonio bien conjuntado, y que se asegure que McDonald’s es para las familias, mientras tras esa fachada su principal impulsor tiene problemas y su particular visión de la cuestión. Verdaderamente ésta es una de esas películas que deberían proyectarse en las escuelas de negocios, por su eficacia narrativa –se explican estupendamente los problemas financieros y su resolución– y el debate que puede generar. ¿Qué es lo más importante para emprender? ¿La idea, el talento, la educación, la suerte, la constancia, de todo un poco? Visualmente es brillante, se aprovechan muy bien los populares arcos de McDonald’s, y es muy gráfica la primera explicación que hacen los hermanos de su negocio, con los planos cenitales de pizarra, la estudiada coreografía del restaurante, y el momento en que acompaña Kroc al piano a la esposa de un posible futuro franquiciado, con la melodía “Pennies from the Heaven” tiene algo de mágico. El reparto está muy bien escogido. Michael Keaton da el tipo de vendedor entusiasmante, al que acecha el fracaso, pero que tiene a su favor la perseverancia, nunca se rinde. A su lado, todos los demás actores vienen a ser secundarios, pero qué bien están Nick Offerman y John Carroll Lynch como hermanos McDonald de caracteres complementarios, Laura Dern como la gris esposa, Patrick Wilson y Linda Cardellini como un matrimonio que impulsa una nueva franquicia, B.J. Novak como un astuto consultor.

7/10
Spotlight

2015 | Spotlight

Concienzuda reconstrucción de la investigación periodística llevada a cabo por el equipo Spotlight del Boston Globe y premiada con el Pulitzer, acerca de los casos de pederastia perpetrados por sacerdotes de la diócesis de Boston, y manejados torpemente por la jerarquía, que quiso evitar el escándalo promoviendo acuerdos extrajudiciales y conformándose con cambiar de destino pastoral a los implicados. El film maneja material muy sensible, tanto para las víctimas y sus allegados, como para los fieles católicos. Y su mérito es hacer honor al título, poner el foco de luz en un punto, la profesionalidad con que se llevó a cabo la investigación, siendo rigurosos en la exposición de los hechos sin pretender convertir en superhéroes a los protagonistas, ni arrastrar por el lodo a los culpables, lo sucedido resulta suficientemente elocuente. No hay espacio para recrearse en los detalles sórdidos de los abusos –se dan las pinceladas justas–, ni para los trazos toscos de los encubridores, una tentación en la que habría resultado muy fácil caer. Ni siquiera se cae en el manido recurso de incluir pasajes de ceremonias religiosas que subrayen la posible doble moral. En tal sentido Spotlight se encuadra en la tradición de títulos modélicos en el subgénero del drama periodístico como Todos los hombres del presidente. Presenta un guión sólido, obra del propio director, Tom McCarthy, y de Josh Singer, que abordó el tema del WikiLeaks en El quinto poder. McCarthy no fuerza las cosas. El trabajo de los periodistas consiste en entrevistar a personas, llegar a fuentes que confirmen los hechos, manejar la documentación, cotejar datos. Un montaje dinámico, e incluso las carreras de Mike Rezendes para llegar al juzgado, no son óbice para que la narración sea en general tranquila y clarificadora, se evita una trama embarullada y difícil de seguir. Y se señala el background de estos chicos de la prensa, la condición judía de Martin Baron, recién incorporado editor del Globe, que impulsa la investigación, o la de católicos no practicantes de los componentes del equipo Spotlight. Sin ocultar sus errores, incluida la posible culpa en no haber abierto antes los ojos a los crímenes de los que eran víctimas los más débiles, los niños. Somos testigos del desequilibro psíquico, mayor o menor, de éstas ya adultos, e incluso de uno de sus depredadores. O las actitudes bienintencionadas pero erradas de no armar escándalo de los que sabían y callaban. Una cuestión importante que aborda el film es la quiebra de confianza que sufre la Iglesia por el modo en que maneja el caso. En tal sentido está lleno de fuerza un pasaje protagonizado por Mark Ruffalo –Rezendes–, en que confiesa haber abandonado la práctica religiosa, como tantos, en la juventud, pero que siempre había albergado la idea de regresar algún día, y cómo los hechos investigados han roto tal añoranza. Es la misma pena del breve plano de la piadosa Nana leyendo el Globe. De algún modo se señala lo fácilmente que se pueden quebrar ciertos lazos de vinculación a la Iglesia si éstos se encuentran ya debilitados, cuando se produce el escándalo. Como cabe imaginar, el cardenal Bernard Law queda malparado por su actitud encubridora. Aunque lo más discutible del film es la inclusión en off –una voz telefónica– de las opiniones de un ex cura casado psiquiatra, A.W. Richard Sipe, que achaca al celibato sacerdotal los crímenes sexuales ocurridos, una relación causa-efecto que parece bastante insostenible, o como mínimo, simplista. Spotlight es de esas películas que merecería un premio a su reparto al completo, los actores tienen la suerte de que sus personajes están muy bien trazados en el guión con unos pocos rasgos, y ellos hacen el resto. Con carácter, pero no arrogantes, están estupendos Mark Ruffalo, Michael Keaton, Brian d'Arcy James, Rachel McAdams, Liev Schreiber, John Slattery y Stanley Tucci, más otros secundarios desconocidos y harto eficaces.

7/10
RoboCop

2014 | RoboCop

José Padilha, brasileño que se prodiga en el documental, se ha labrado un sólido prestigio internacional con sus dos únicos filmes de ficción, Tropa de elite, y su secuela, estrenada directamente en DVD en España, a pesar de las buenas críticas cosechadas. Hollywood se ha fijado en él, contratándole para ocuparse del remake de RoboCop, el exitoso film de ciencia ficción de Paul Verhoeven. El argumento de RoboCop parte del mismo esquema que su predecesor. 2028. Estados Unidos provee a todos los países de robots capaces de reemplazar a soldados y policías. Pero éstos están prohibidos en el interior del país. La corporación que los diseña, presidida por Raymond Sellars, tratará de influir en el Senado mediante el último trabajo del doctor Norton, que ha construído un híbrido de máquina y humano, para devolverle la vida a Alex Murphy, policía y padre de familia gravemente herido en un atentado. Padilha ha sido una elección acertada, pues imprime a las secuencias de acción un aire cercano al documental que las dota de enorme realismo. Su integración naturalista de los logrados e impactantes efectos especiales recuerda a District 9 y Elysium, del sudafricano Neill Blomkamp. Imprime además un ritmo ágil, sólo roto por alguna caída de ritmo, y logra la necesaria espectacularidad, A diferencia de otros directores que pretenden exhibir demasiado la sofisticada técnica de que disponen, el cineasta la pone al servicio de la narración, y logra resultados impactantes, especialmente en la secuencia –posiblemente la mejor del film– en la que el protagonista se enfrenta a lo que queda de humano en él, después de que le retiren la parte robótica. El guionista Josh Zetumer, debutante aunque ha colaborado sin aparecer en los créditos en Quantum of Solace y La hora más oscura, introduce numerosas diferencias menores con el original (se desplaza en moto, tiene un compañero masculino, etc.), y algunas significativas como una mayor presencia de la esposa y el hijo del protagonista, lo que contribuye a humanizarle. Pero el mayor acierto del libreto de este RoboCop consiste en actualizar la trama, aportando elementos para la reflexión de temas candentes, por ejemplo con los paralelismos de la trama con el uso militar de drones y máquinas. También reabre el debate de la renuncia a la libertad en beneficio de la seguridad, habla de la esencia del ser humano, y reivindica la necesidad de que sean las personas las que tomen las decisiones. Además, mantiene cuestiones ya presentes en el original, como la corrupción, y la avaricia que puede llevar por el mal camino a las grandes corporaciones. El sueco Joel Kinnaman, conocido por The Killing, realiza un notable trabajo en el rol principal. No es el único acierto total del reparto, que cuenta como inventor de RoboCop con un eficaz Gary Oldman que en los últimos tiempos se ha propuesto demostrar que también puede interpretar a personajes honestos, el siempre inquietante Jackie Earle Haley en el papel de uno de los villanos, una Abbie Cornish estupenda como desconsolada esposa, y unos exagerados pero bien elegidos Samuel L. Jackson –un locutor televisivo– y Michael Keaton –el CEO de la megacorporación–.

6/10
Need for Speed

2014 | Need for Speed

Los videojuegos mueven grandes cantidades de dinero. Por eso Hollywood insiste en llevar a cabo una y otra vez adaptaciones que pocas veces alcanzan un nivel de calidad aceptable, pero que suelen funcionar en taquilla. Tras títulos como Resident Evil, Tomb Raider o Prince of Persia: Las arenas del tiempo, le llega el turno a Need for Speed, franquicia de títulos con numerosas entregas, algunas con argumento. En la versión cinematográfica de Need for Speed, Tobey Marshall, mecánico de coches clásicos de gran cilindrada, y piloto de carreras ilegales, acepta arreglar en su taller un viejo y valioso modelo para Dino Brewster, un tipo del que no acaba de fiarse, pues tuvo problemas con él en el pasado. Tras una mala jugada de Dino, Tobey acaba en la cárcel injustamente acusado de la muerte de su mejor amigo. Al salir, tratará de vengarse derrotando a su rival en la carrera clandestina DeLeon. Supone el segundo título como realizador de Scott Waugh, anteriormente especialista en diversos títulos de éxito, que saltó a la dirección de largometrajes con Acto de valor, de 2012. Como en aquélla, rueda con cierta corrección, y hasta consigue cierta espectacularidad en las persecuciones. Pero le falta la brillantez necesaria para remontar un guión tópico y predecible que no tiene ni un personaje que no sea un cliché. No parece que esté escrito por John Gatins, autor de la muy superior El vuelo, que ha contado con la ayuda de su hermano, el debutante George Gatins. Por si fuera poco, Need for Speed se resiente de su extrema ligereza, y de sus ansias por imitar a la exitosa saga iniciada con A todo gas, con la que tiene numerosos puntos en común, sobre todo las competiciones clandestinas de vehículos. Además, no acaban de resultar convincentes algunos actores que han dado más de sí en otras ocasiones, como Aaron Paul (Breaking Bad) y Dominic Cooper (El doble del diablo, An Education).

4/10
Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia)

2014 | Birdman

Riggan Thomas, actor de cine que se convirtió en icono de masas años atrás al encarnar al famoso superhéroe Birdman, trata de reinventarse montando en Nueva York una obra teatral seria basada en un texto de Raymond Carver. La fecha del estreno en Broadway se aproxima, y las cosas se le complican cuando debe reemplazar a uno de los actores. A los nervios de los ensayos previos se suma una persistente voz interior que se burla de él por su patético plan. La del mexicano Alejandro González Iñárritu no es simplemente una incursión fílmica más a las bambalinas del mundo del teatro y el cine, un subgénero que ha dado títulos tan notables como Eva al desnudo o El juego de Hollywood, por citar sólo dos formidables películas. Su mirada es muy actual, y a la vez plenamente universal, a la hora de abordar el ego de los artistas y alrededores; y su ejecución, la idea de rodar en un solo plano al estilo de Alfred Hitchcock en La soga, con transiciones casi invisibles pues sería imposible hacer así una película de dos horas, resulta muy moderna y dota al relato de una enorme dosis de energía, muy adecuada a la zozobra interior de los agitados personajes. A este virtuosismo visual y coreográfico, suma el uso de una partitura musical con mucha percusión y conscientemente molesta, que intensifica la desazón de Riggan y compañía. Con un guión en que vuelven a colaborar con Iñárritu Nicolás Giacobone y Armando Bo –con ellos hizo Biutiful–, a los que se suma Alexander Dinelaris, se abordan cuestiones como el narcisismo y la petulancia de los actores, las dificultades para formar y mantener con solidez los vínculos familiares, el desgaste psicológico y la presión que supone sacar adelante una obra de teatro. Al precio personal que se paga en un proyecto de índole creativa en que uno pone el alma, que lleva a reacciones extremas y al desorden de los afectos o a la adicción a sustancias, se suma lo que rodea a su acogida, la reacción del público, a veces frívola y más hoy con el uso de las redes sociales, y la de la crítica, a veces ridículamente endiosada, otras siendo ella misma la que encarna la inesperada virtud de la ignorancia que atribuye a aquellos que juzga. La cinta que entrega el cineasta mexicano es descarnada, a veces con detalles innecesariamente zafios, pero destaca su enorme solidez, la sensación de que se atrapan los “superpoderes” de los actores, pero también la “kriptonita” que los debilita y los convierte en extremadamente vulnerables e indefensos. La metáfora de los superhéroes no es sólo un recurso para poner en solfa la saturación que de ellos sufren en la actualidad las pantallas, sino que sirve a la postre para hablar de la capacidad insospechada que tienen las obras representadas para tocar determinadas fibras inefables del espíritu humano. Y propicia un final muy hermoso. Resulta inteligente la elección de Michael Keaton para el papel protagonista –formidable su interpretación–, pues añade un subtexto a la trama ya que él mismo interpretó en el pasado a un superhéroe, el Batman de Tim Burton. Pero es que todo el reparto está escogido perfectamente, Edward Norton brilla como el actor prepotente y Naomi Watts como su novia y compañera en la obra, Emma Stone está muy bien como la hija de Riggan en proceso de desintoxicación, Zach Galifianakis es el representante perfecto; y también hacen bien su papel Amy Ryan, la ex de Riggan, y Andrea Riseborough, su actual pareja.

8/10
Atrapada en la oscuridad

2013 | Penthouse North

Sara quedó totalmente ciega durante la guerra en Afganistán. Tres años después vive con su novio Ryan en un lujoso ático de Brooklyn, en Penthouse North. La mañana de fin de año sale a comprar y cuando regresa encuentra a su novio muerto. Un hombre ha entrado en el apartamento y le exige que le diga dónde tenía Ryan escondido el dinero. Thriller correcto, aunque muy simplón, cuyo planteamiento repite hasta la saciedad el esquema de otros célebres filmes con ciega de por medio acosada en su propia casa, de los que son célebres muestras Sola en la oscuridad o Terror ciego. La trama aquí se despliega sin apenas sobresaltos ni giros, por lo que prácticamente se resume en un poco original tira y afloja, sangriento y amenazante, entre los hombres que pretenden obtener la información y la chica sin ninguna posibilidad de sobrevivir. Por lo demás, exceptuando algunas leves tomas, la película transcurre enteramente en el interior del apartamento, de modo que se acuse la sensación de encierro. El director Joseph Ruben (Durmiendo con su enemigo) es el encargado de contar la historia, mientras que el veterano Michael Keaton recuerda con su malvado personaje de Hollander al que ya interpretara en De repente, un extraño. La chiquita Michelle Monaghan (La conspiración del pánico) cumple sin más.

4/10
Clear History

2013 | Clear History

Larry David es Nathan. Harto de su jefe (Jon Hamm) y tras una discusión, decide abandonar y vender las acciones de la compañía de automóviles eléctricos en la que trabaja. El problema es que, justo después, la empresa se convierte en un negocio multimillonario. Nathan, humillado por ser el único que no se ha beneficiado del éxito de la compañía, decide cambiar de identidad y mudarse a una isla. Diez años después, y con la vida rehecha, su antiguo jefe vuelve a aparecer en su vida mudándose a la isla. Es entonces cuando Nathan planea su venganza...

Los otros dos

2010 | The Other Guys

Comedia cortada a la medida de Will Ferrell, que vuelve a ponerse a las órdenes de Adam McKay, responsable de varias de sus cintas, como El reportero, Pasado de vueltas y Hermanos por pelotas. Esta vez, Ferrell está acompañado por Mark Wahlberg, que aunque no se prodigaba mucho en la comedia interpretó un papel importante en la cinta de humor Noche loca justo antes de rodar esta cinta. Fue noticia en cierta medida por desbancar a la película del verano, Origen, como número uno en las listas de recaudación. Las películas de policías por regla general suelen centrarse en heroicos tipos que salen airosos de los tiroteos, se ven inmersos en persecuciones y detienen a temibles delincuentes. En esta cinta también aparecen dos héroes de ese tipo, P.K: Highsmith (Samuel L. Jackson) y Christopher Danson (Dwayne Johnson), que a pesar de que causan grandes destrozos con sus cinematográficas intervenciones, son considerados grandes héroes. Sin embargo, los protagonistas del film son otros dos personajes, Allen Gamble (Will Ferrell) y Terry Hoitz (Mark Wahlberg), dos segundones del cuerpo que se ocupan del trabajo de oficina y de rellenar el papeleo. Cuando los grandiosos Highsmith y Danson mueren inesperadamente en acto de servicio, Gamble y Hoitz tratan de posicionarse como sustitutos resolviendo un caso relacionado con un financiero lleno de deudas. El film cuenta con muchos secundarios de renombre, como Dwayne Johnson y Samuel L. Jackson (los “polis” duros), Eva Mendes (la esposa deslumbrante del personaje de Ferrell), y Michael Keaton, divertido como capitán de policía pluriempleado. También cuenta con cameos de estrellas como Brooke Shields, Rosie Perez y Anne Heche que se quedan en meramente anecdóticos. El repertorio de gestos de Will Ferrell, y los esfuerzos de Wahlberg proporcionan algún momento de cierta gracia. Pero el guión es surrealista y los gags no aspiran ni mucho menos a ser considerados de ‘humor inteligente’. Por desgracia, en el terreno de la comedia, Hollywood sigue eligiendo el camino facilón.

4/10
Recién graduada

2009 | Post Grad

Ryden es una joven que acaba de terminar la carrera. Trabajadora y responsable, tiene clarísimo cuál será su camino cuando acabe los estudios. Está dispuesta a triunfar en el mundo literario, pero para su desgracia la realidad le depara una sorpresa diferente. El competitivo mundo laboral dificulta hasta lo imposible su carrera y para colmo tendrá que lidiar con su entrañable pero también alocadísima familia. Crítica a la vida después de la universidad. Según el Wall Street Journal, los graduados entran al mercado laboral más duro que ha habido en más de 30 años. Por lo demás se trata de la típica comedia romántica donde destaca la presencia de Michael Keaton haciendo de padre y al que siempre es un placer ver en su faceta cómica.

4/10
Caballero y asesino

2008 | The Merry Gentleman

La vida de dos personas con secretos muy diferentes se va a cruzar de modo inesperado en este singularísimo cuento de Navidad. Frank Logan es un asesino a sueldo, que mata a sus víctimas con fría eficacia sin cuestionarse jamás sus acciones. Mientras que la dulce y bondadosa Kate Frazier ha huido del hogar que comparte con su violento marido policía para iniciar una nueva vida, donde no se le escapa a una compañera de trabajo su excepcional calidad humana. Una noche próxima a la Navidad las dos amigas salen de la oficina, y Kate que eleva su mirada al cielo ilusionada con el inicio de una nevada, ve a un tipo en el borde de una azotea. Se trata de Frank, que acaba de matar a un hombre, y ella, pensando que es un suicida no puede reprimir un grito que hace que él caiga dentro de la azotea. Más tarde el hombre no aparece, pero la policía interroga a Kate, y uno de los inspectores, Dave Mucherson, prendido de ella, la invitará a salir. Ello coincide con la entrada formal de Frank en la vida de Kate, desde el momento en que le ayuda a cargar con un inmenso árbol de Navidad. Magnífico debut en la dirección del actor Michael Keaton, el rostro de Batman en las películas de Tim Burton sobre el caballero oscuro. Maneja el guión de otro debutante en los libretos de largos, Ron Lazzeretti. Caballero y asesino es una historia romántica y poética de redención, con formato de cuento y personajes tremendamente atractivos, donde la mano de la providencia, y concretamente de Jesús, actúa con modos realmente inesperados e impredecibles. El debutante director se muestra estiloso, con pasajes muy visuales, y un uso inteligente de la evocadora partitura musical. Hay una gran sobriedad en la descripción de cómo Kate cautiva a las personas que tiene cerca, ya se trate de su amiga del trabajo, o de los tres hombres de su vida: el violento marido -su reaparición y los motivos que le guían, sinceros en su demencia, resulta escalofriante-, el policía de vida desarreglada y el asesino nihilista y parco en palabras, siempre con la gorra encasquetada, en cuyo corazón aún reside un resto de humanidad. Los actores entregan estupendas interpretaciones: Michael Keaton se reserva al asesino, mientras que Kelly Macdonald es la mezcla perfecta de inocencia herida y generosa bondad, y Bobby Cannavale, pese a su poca presencia, encarna muy bien al marido; y los desconocidos Tom Bastounes -el policía- y Darlene Hunt -la amiga- constituyen dos gratas sorpresas.

6/10
The Company

2007 | The Company | Serie TV

Entretenida miniserie televisiva, que cuenta la historia de los 40 últimos años de la CIA. La acción arranca en la Universidad de Yale, donde Jack McCauliffe y Leo Kritzky son reclutados por “la Compañía”, que necesita de jóvenes idealistas dispuestos a sacrificarse por el bien de los Estados Unidos. Un tercer compañero que competía con ellos en remo, el ruso Yevgeny Tsipin, es fichado a su vez por el KGB. Un poco al estilo de El buen pastor se recorre la historia de estos espías, en escenarios como Berlín, con la acción del topo Kim Philby en el horizonte, la revolución de terciopelo en Hungría, la invasión de Bahía de Cochinos, y el colapso del imperio soviético.Personajes ficticos y auténticos se entremezclan en un digno producto, donde se abordan las crisis de identidad típicas de los servicios secretos, donde las lealtades se confunden, la frontera entre la intuición y la paranoia se diluye, y las convicciones pueden llegar a tener muy escaso valor. El reparto es magnífico, y sirve para recuperar a actores que andan un poco perdidillos en lo que a películas importantes se refiere, como es el caso de Chris O'Donnell o Michael Keaton.

6/10
White Noise

2005 | White Noise

No hay duda de que uno de los trances más dolorosos a los que puede enfrentarse una persona es la pérdida inespera de un ser querido, que muere en la flor de la vida. Es lo que le ha pasado a Jonathan, un arquitecto que acaba de enviudar, y que obsesionado con su esposa muerta es incapaz de pasar página. Hasta el punto de que cuando oye hablar de los EVP (Fenómenos de Voz Electrónica), cree que pueden ser el medio de contactar con su amada. La idea es que radiaciones de fondo que pueden captar aparatos receptores sofisticados, y que los expertos denominan ‘ruido blanco’, son en realidad intentos de los muertos para hablar con los vivos. Jonathan acude a un experto en la materia, y su obsesión se convertirá en pesadilla. Nuevo film de terror alrededor de fenómenos paranormales, al que falta una pizca de ingenio para atrapar al espectador. Lo protagoniza Michael Keaton, actor que despuntó gracias a Bitelchús y la saga Batman, y que últimamente anda algo despistado en su carrera cinematográfica.

4/10
Game 6

2005 | Game 6

Nick es un autor teatral que acaba de escribir una obra de la que se siente muy orgulloso. De carácter nervioso, el día del estreno está al borde de la histeria porque al mismo tiempo que se presenta al público su obra, sus queridos Red Sox juegan un partido crucial de la serie final de la liga de béisbol. En esta película Michael Hoffman se decanta por los entresijos teatrales, cuando 14 años antes había optado por el mundillo de la televisión en la comedia Escándalo en el plató, para la que también contó con Robert Downey Jr.

4/10
Herbie: a tope

2005 | Herbie: Fully Loaded

Maggie Peyton acaba de graduarse y su padre le ofrece un regalo muy típico de su familia: un coche. Y es que los Peyton llevan años compitiendo en carreras de bólidos y llevan los motores en la sangre, aunque últimamente el hermano de la chica no tiene suerte y si algo no cambia les van a retirar el patrocinador. En fin, que Maggie acude a un desguace y por casualidades de la vida acaba llevándose un Volkswagen escarabajo que tiene pintado en el capó el número 53 y dentro de la guantera una nota con su nombre: Herbie. Muy pronto Maggie se da cuenta de que el coche no es normal, va por su cuenta, parece enfadarse cuando le apetece y sobre todo corre como un condenado. Eso le despierta el gusanillo de la competición y aunque su padre se lo tiene prohibido, las circunstancias empujan a la joven a correr en una carrera callejera contra Trip Murphy, el actual campeón de la categoría Nascar. Ése es el comienzo de una aventura sorprendente, en la que Herbie cambiará la vida de Maggie para siempre… Gracioso remake de Ahí va ese bólido, la entrañable película de Disney dirigida en 1968 por Robert Stevenson y que dio lugar en su día a varias secuelas. Aquí la reina de la función es la chica de moda en Hollywood, la pelirroja Lindsay Lohan, que, desde luego, da un recital de simpatía y gracejo durante todo el film. Por encima de la previsibilidad y las limitaciones del guión destacan los buenos sentimientos de los personajes y el buen sentido del guionista para conservar el espíritu de las viejas comedias de Disney, al estilo La bruja novata o Un gato del FBI. Entre los secundarios, además de Matt Dillon, destaca el hasta ahora casi desaparecido Michael Keaton.

4/10
Una hija diferente

2004 | First Daughter

Ser hija de tu padre puede llegar a ser una pesada carga. Sobre todo si la profesión del progenitor consiste en algo tan importante y difícil como presidir los Estados Unidos. La pobre Samantha lo sabe bien, porque dos agentes del servicio secreto le pisan los talones todo el tiempo. Pero la chica ha tenido una genial idea: irse a la universidad más lejana posible de Washington, para que las cámaras y los psicópatas la dejen en paz. Pero la cosa no es tan sencilla. En el colegio mayor donde reside, le toca una compañera de habitación que al principio no está muy satisfecha de compartir cuarto con una ‘famosilla’. Y en el campus hay más de un estudiante activista político, que se dedica a denigrar la política de su padre. Además, cualquier momento en que busca diversión tiene el riesgo de que una cámara lo registre. Comedia adolescente más o menos acaramelada sobre las servidumbres de la fama, que dirige el excelente actor Forest Whitaker. Protagoniza Katie Holmes, que lo hizo muy bien en Retrato de April, y que ahora se ha hecho célebre precisamente, no por sí misma, sino por ser la actual novieta de Tom Cruise. Michael Keaton da vida al increíble presidente, al que le toca conciliar la seguridad que requiere su hija, con unos deseos más que razonables de ella para llevar una vida lo más normal posible. 

4/10
Quicksand: Juego sucio

2003 | Quicksand

Mientras investiga en Mónaco los sospechosos movimientos bancarios de una empresa poco fiable, un empleado de banca adicto al trabajo es acusado injustamente de asesinato. Parece que se trata de una conspiración en la que podría estar involucrado un maduro actor. El veterano Michael Caine vuelve a ponerse a las órdenes del especialista en thrillers John McKenzie, que ya le dirigió en El cuarto protocolo.

3/10
Fuego sobre Bagdad

2002 | Live From Bagdad

El mundo entero siguió la Guerra del Golfo de 1991 a través de la CNN. Un corresponsal de la cadena, Robert Wiener, popular en EE.UU, fue de los pocos periodistas extranjeros que permaneció en Bagdad durante el conflicto. Este film adapta su libro "Los chicos de Bagdad", donde cuenta sus experiencias y aporta una mirada objetiva al enfrentamiento. Michael Keaton, conocido por interpretar a Batman, encarna al periodista; le acompaña Helena Bonham Carter.

4/10
Camino hacia la gloria

2000 | A Shot at Glory

El entrenador de un equipo de fútbol escocés que atraviesa una mala racha, ficha a una vieja gloria con problemas con el alcohol. Combina elementos del cine deportivo con un amable retrato de costumbres del entorno rural escocés. 

5/10
Medidas desesperadas

1998 | Desperate Measures

Frank Connor (Andy García), detective de policía en San Francisco, está desesperado. Necesita urgentemente un donante de médula ósea para salvar la vida de su único hijo, enfermo. Por desgracia el único candidato idóneo es Peter McCabe (Michael Keaton), peligroso asesino condenado a cadena perpetua. Aunque acepta someterse al trasplante, el único propósito de McCabe es aprovechar su traslado al hospital para fugarse. Andy García encarna a un policía en serios apuros. Cuando el asesino inicia la escapada, sus superiores le obligan a no intervenir en la captura. ¿Pero qué padre permanecería ajeno a un asunto cuando la vida de su pequeño está en juego? ¿No debería saltarse las reglas? Estos dilemas rondan la cabeza de Frank. En cambio Michael Keaton, en un papel de psicópata despiadado que recuerda al que hizo en De repente, un extraño, sólo tiene una palabra en su mente: libertad. Hará lo que sea para obtenerla, aunque deje tras de sí un reguero de cadáveres. Una duda inquietante persiste durante toda la película: ¿quedará algo de bondad en el corazón del cruel asesino, que se sabe el único remedio para salvar la vida de un niño? Dirige la película el especialista en thrillers Barbet Schroeder. Títulos como El misterio von Bulow (que valió un Oscar a Jeremy Irons), El sabor de la muerte y Antes y después le han dado justa fama. Este director que se confiesa deudor de Howard Hawks, Raoul Walsh y Alfred Hitchcock, sigue ahora los mismos pasos. Pero dotando a la historia de grandes dosis de acción: persecuciones automovilísticas, tiroteos en el hospital, saltos desde las alturas, no dejan un momento de aliento al espectador, que además tiene la suerte de disfrutar de los buenos trabajos de Andy García y Michael Keaton.

5/10
Jack Frost

1998 | Jack Frost

Navidad. Mucha nieve. Matrimonio con un chaval. Él, Jack Frost, es cantante. Viaja mucho, nunca está en casa. Se está perdiendo los mejores momentos de la vida de su hijo, como le reprocha su esposa. En una ocasión en que estaba procurando enmendarse, sufre un accidente de automóvil y muere. Al año, siguiente, por Navidad, regresa en forma de… muñeco de nieve. Dispuesto a dar todo el cariño a su hijo. Agradable film para los más "peques", donde lo mejor son los efectos especiales del muñeco de nieve parlante.

4/10
Frank Capra: El sueño americano

1997 | Frank Capra's American Dream

Cuenta la vida de uno de los grandes directores de la historia del cine, nacido en Bisaquino, Sicilia, el 18 de mayo de 1897, y fallecido en Hollywood el 3 de septiembre de 1991. Llegó a Los Angeles con 6 años, perteneciente a una familia de campesinos italianos. Gracias al apoyo de sus parientes y a algunas becas, consigue acabar sus estudios de química. A la vez que completa sus estudios, trabaja como vendedor de periódicos. Se fue voluntario a la Primera Guerra Mundial, y a su vuelta no encuentra trabajo. Debido a su insistencia consigue trabajo como guionista y en 1922 dirige casi por casualidad una película, basada en un relato de Rudyard Kipling. De repente, el mundo del cine le fascina. Se introduce en el mundo floreciente de la industria del cine en Hollywood, y dirige algunas películas del cómico Harry Langdon, como El hombre cañón (1925). Gracias a otra casualidad, conoce a Harry Cohn, el propietario de los estudios Columbia. Cohn ve el talento de Capra y le contrata para hacer películas. Durante esa época, Capra escribe una película en dos semanas, la rueda en dos semanas y realiza el montaje en dos semanas. Se trata de películas mudas, como Cómo se corta el jamón (1928). Ya en estas películas se vislumbra su particular filosofía de la vida, que plasmaría después en sus películas: un tono positivo y un talante optimista de un hombre independiente, honesto y de buen corazón, seguro de sus convicciones. El comienzo del cine sonoro no es prometedor para él, hasta que empieza a colaborar con el guionista Robert Riskin. Juntos hacen películas como Dama por un día (1933), Sucedió una noche (1934), la primera película que consiguió los cinco Oscars más importantes: director, película, actor, actriz, guión. Le siguen El secreto de vivir (1936), Horizontes perdidos (1937), Vive como quieras (1939), Caballero sin espada (1940) y Juan Nadie (1940). En 1939 funda su propia compañía de producción. Durante la Segunda Guerra Mundial, trabaja para el ejército norteamericano con la serie documental Why we fight. En 1945 funda la Liberty Films, donde acoge a directores como William Wyler y George Stevens. En 1946 produce la que está considerada su obra maestra, Qué bello es vivir. En esta película queda clara su filosofía de la vida y su aportación al cine. Varios años después, el genial John Ford se referiría a Capra como el director más grande del mundo. John Cassavetes, el conocido director de cine independiente norteamericano, diría: Tal vez América nunca existió realmente, tal vez lo único que existió fue la América de Frank Capra. Este documental incluye entrevistas con artistas y directores tan relevantes como Robert Altman, Martin Scorsese o Richard Dreyfuss.

6/10
Jackie Brown

1997 | Jackie Brown

Jackie Brown es una azafata que para subir sus ingresos realiza contrabando de divisas para Ordell, un violento traficante. Un día, es detenida en el aeropuerto por un policía y un agente de aduanas. Éstos le proponen un trato de favor si les ayuda a llegar hasta Ordell. Jackie finge que acepta el trato, pero en realidad planea engañar tanto a Ordell como a la policía y huir con la pasta. Tarantino adapta "Rum Punch (Un cóctel explosivo)", una novela de Elmore Leonard, en esta película, que visualmente recuerda a las 'Blaxploitation Movies', films de serie B de los 70, protagonizados por actores afromericanos, con argumentos similares a las grandes películas de éxito. Por esta razón, reclutó como protagonista a Pam Grier, una de las grandes estrellas del subgénero. Sin embargo, la interpretación de esta actriz no se puede comparar, ni de lejos, con la genial resurrección de John Travolta, en Pulp Fiction, pues Grier parece estar poco convencida de que aún tiene edad para hacer de dura heroina. Tampoco resulta demasiado convincente Michael Keaton, como inspector de policía de pocas luces. Mucho más divertida es la interpretación de Samuel L. Jackson, como implacable villano, de Robert De Niro, en un papel de ex convicto, y Bridget Fonda, interpretando a una drogadicta. El guión también es menos compacto que el de otras películas del cineasta, pues acumula secuencias interesantes, que sin embargo no aportan nada al núcleo central de la historia. Por ejemplo, al principio le dedica mucho tiempo a describir el personaje de Samuel L. Jackson. A pesar de todo, y sin ser lo mejor del director de Reservoir Dogs, funciona por sus divertidos diálogos y memorables secuencias.

6/10
Mis dobles, mi mujer y yo

1996 | Multiplicity

¿Quién ante el exceso de trabajo y de obligaciones no ha deseado alguna vez multiplicarse? Eso es justamente lo que anhela Doug Kinney (Michael Keaton), que vive al borde de un ataque de nervios. Un trabajo estresante y una fantástica mujer (Andie MacDowell), pero demasiado absorbente, no le dejan un minuto para poder disfrutar de la vida. Pero un día se le aparece la solución en forma del Dr. Owen, un científico experto en genética. Doug decide entonces crear un doble suyo de carne y hueso. Pero los problemas se multiplicarán cuando su doble decida también visitar al doctor Owen... Entretenidísima comedia que explora en clave de humor la posibilidad de crear en el futuro clones humanos. Andie Macdowell (Cuatro bodas y un funeral, Atrapado en el tiempo, El fin de la violencia) acompaña perfectamente a un Michael Keaton (Batman, De repente, un extraño) que demuestra por cuadruplicado sus cualidades de actor.

5/10
The Paper. Detrás de la noticia

1994 | The Paper

Interesante y audaz película que indaga con atrevimiento en la ética de la profesión periodística. Narra 24 horas en un periódico sensacionalista llamado "New York Sun". Hay de todo en un día de ese diario, pero sobre todo mucha prisa, horarios extenuantes, enfados, decisiones inamovibles y, cómo no, una gran disparidad de criterios. El diario es llevado con mano férrea por Alicia Clark (Glenn Close), su Redactora Jefe. Todo comienza cuando el periódico descubre la verdad sobre una historia: dos chicos inocentes son acusados de asesinato. Pero en un periódico lo más importante y prioritario son las ventas, el dinero... En una carrera contrarreloj deberán decidir qué harán con la noticia. ¿La verdad está antes que la marcha del periódico? Esta es la clave de esta película que cuenta con el ritmo frenético propio de las redacciones periodísticas. Con unas estupendas interpretaciones de todos los actores, Ron Howard (Un horizonte muy lejano, Llamaradas, Willow) firma una historia de gran calado humano y verdaderamente actual.

6/10
Sin palabras

1994 | Speechless

En medio de una campaña política, dos redactores terminan enamorándose, pero sin saber que trabajan para partidos de ideología opuesta.

4/10
Mucho ruido y pocas nueces

1993 | Much Ado About Nothing

Basada en la obra de William Shakespeare, Mucho ruido y pocas nueces es una comedia romántica que ronda la perfección. Cuenta con un excelente reparto que lleva a cabo exquisitas interpretaciones, entre las que destaca la pareja formada por Kenneth Branagh y Emma Thompson, donde surge un picante y divertido romance, pero por si acaso están acompañados por Robert Sean Leonard, Keanu Reeves, Michael Keaton y Denzel Washington, lo que no está nada mal. Kenneth Branagh, que ya ha llevado a Shakespeare al cine en diversas ocasiones -Hamlet (1996), Enrique V (1989)- dirige este film al que sabe imprimir un buen pulso narrativo, enamoramientos, romances, infidelidades, amistad y lealtad traicionada, rápidos saltos de la comedia a la tragedia, de la lágrima a la risa se nos presentan con una naturalidad nunca hasta ahora conseguida. La película cuenta con una elaborada dirección artística, espléndidos vestuarios y una gran banda sonora a cargo de Patrick Doyle.

7/10
Mi vida

1993 | My Life

Bob está casado felizmente con Gail. Los dos esperan con ilusión su primer hijo. Pero la vida golpea duro, y a Bob le diagnostican una enfermedad terminal. Antes de morir, desea grabar un vídeo para su hijo, un testamento audiovisual. Conmovedor drama, lo escribe y dirige el guionista de Ghost.

5/10
Batman vuelve

1992 | Batman Returns

La ciudad de Gotham se ve amenazada por un nuevo enemigo: el pingüino (Danny DeVito), un siniestro y deforme personaje traumatizado por haber sido abandonado por sus padres al nacer. Crecido en las cloacas sin otra compañía que un ejercito de pingüinos, planea su terrible venganza sobre la humanidad. Batman (Michael Keaton) deberá enfrentarse no solo a él sino también a un industrial de pocos escrúpulos (Christopher Walken) y a una atractiva pero peligrosa Catwoman (Michelle Pfeiffer). Tim Burton vuelve a dirigir las aventuras del hombre murciélago, enriqueciendo la saga con la aparición de nuevos personajes. Burton mantiene la estética oscura y gótica de la primera parte, aunque como curiosidad señalemos que no pudieron volver a utilizarse los mismos decorados, ya que éstos desaparecieron en un incendio de los estudios. Aventuras, acción, magníficos efectos especiales, y una excelente banda sonora acompañan a esta superproducción puesta al servicio de nuestro héroe.

7/10
Un buen policía

1991 | One Good Cop

Tras el asesinato de su compañero, un policía intenta detener a los responsables, al tiempo que se ocupa de cuidar a las tres pequeñas hijas del fallecido. Michael Keaton da la talla en este film, mezcla de comedia y acción.

6/10
De repente, un extraño

1990 | Pacific Heights

Para hacer frente al gasto de la hipoteca de su nuevo caserón, Drake y Patty deciden alquilar los apartamentos del primer piso. John Schlesinger rueda con mucho oficio este intenso thriller, con Michael Keaton como sospechoso e inquietante inquilino. El film comienza de modo pausado, pero el ritmo y la tensión van acrecentándose con el paso de los minutos hasta el eficaz y angustiante final.

6/10
Una pandilla de lunáticos

1989 | The Dream Team

Comedia bastante buena, aunque pasó desapercibida en su momento, sobre las peripecias de cuatro tipos que escapan de un hospital psiquiátrico y se hacen pasar por médicos. Durante una noche en la ciudad de Nueva York consiguen su propia terapia de libertad, cambiando sus vidas para siempre. Estupendos gags (parodia de Rain Man incluida), cierto grado de melancolía y una reflexión sobre quiénes son realmente los cuerdos, donde sobresalen sus cuatro protagonistas: Christopher Lloyd, Peter Boyle, Michael Keaton y Stephen Furst. Está dirigida por Howard Zieff, todo un especialista en la comedia en títulos como Combate de fondo (1979), La recluta Benjamin (1980) y Mi chica (1991), aunque su mejor título es Infielmente tuya (1984), donde Dudley Moore era un director de orquesta obsesionado por los celos hacia su esposa Nastassja Kinski.

6/10
Batman (1989)

1989 | Batman

Tim Burton dirige esta primera película de las aventuras del hombre murciélago, creado por Bob Kane para el mundo del cómic en 1939. Tras ser testigo del asesinato de sus padres cuando era un muchacho, Bruce Wayne decide embarcarse en una particular cruzada contra todo tipo de criminales y malhechores. Vestido como un murciélago y pertrechado con toda clase de artilugios (Batmovil, Batbarco, etc), vela por la seguridad y tranquilidad de los ciudadanos de Gotham. No obstante esta situación cambiará con la aparición en la ciudad de un siniestro personaje: el Jocker, un antiguo bandido con el rostro desfigurado y una eterna sonrisa en su cara. Burton acentúa los caracteres oscuros y góticos del cómic (magnífica la recreación de la ciudad de Gotham) e imprime su sello personal a esta maravillosa película que cuenta con un reparto de lujo. A Michael Keaton le corresponde el papel del héroe, el de villano es para un histriónico Jack Nicholson, y Kim Basinger hace de una bonita periodista dispuesta a descubrir quien es en realidad Batman. Obligado es destacar la excelente banda sonora y las canciones del excentrico cantante Prince.

7/10
Bitelchus

1988 | Beetle Juice

Adam y Barbara han muerto, y convertidos en fantasmas vagan por su mansión de Nueva Inglaterra hasta que un día reciben la inoportuna visita de unos nuevos inquilinos que piensan instalarse en el hogar. La recién llegada familia está compuesta por dos excéntricos padres y su hija Lydia, una adolescente bastante rarita. Adam y Barbara deciden contratar los servicios de Bitelchus, un desagradable tipejo que se dedica a espantar a los mortales. Oscar al mejor maquillaje y un premio de la Sociedad Nacional de Críticos para Michael Keaton fue lo que recibió esta cinta fantástica de Tim Burton. El director empezaba a plasmar su estilo oscuro y estrafalario donde mezclaba el terror y el humor, y el éxito del film comenzó a reunir a miles de seguidores. Entre el reparto, además de Keaton, destaca la presencia de Geena Davis, Alec Baldwin, Jeffrey Jones y una joven Winona Ryder en su tercera aparición en el cine.

5/10
Pisa a fondo

1986 | Gung Ho

Michael Keaton se mete en la piel de un hombre que, tras convencer a los japoneses para que reabran la fábrica de coches de su pueblo, es contratado para supervisar el trabajo. Comedia agradable dirigida por el solvente Ron Howard.

3/10
Caballero y asesino

2008 | The Merry Gentleman

La vida de dos personas con secretos muy diferentes se va a cruzar de modo inesperado en este singularísimo cuento de Navidad. Frank Logan es un asesino a sueldo, que mata a sus víctimas con fría eficacia sin cuestionarse jamás sus acciones. Mientras que la dulce y bondadosa Kate Frazier ha huido del hogar que comparte con su violento marido policía para iniciar una nueva vida, donde no se le escapa a una compañera de trabajo su excepcional calidad humana. Una noche próxima a la Navidad las dos amigas salen de la oficina, y Kate que eleva su mirada al cielo ilusionada con el inicio de una nevada, ve a un tipo en el borde de una azotea. Se trata de Frank, que acaba de matar a un hombre, y ella, pensando que es un suicida no puede reprimir un grito que hace que él caiga dentro de la azotea. Más tarde el hombre no aparece, pero la policía interroga a Kate, y uno de los inspectores, Dave Mucherson, prendido de ella, la invitará a salir. Ello coincide con la entrada formal de Frank en la vida de Kate, desde el momento en que le ayuda a cargar con un inmenso árbol de Navidad. Magnífico debut en la dirección del actor Michael Keaton, el rostro de Batman en las películas de Tim Burton sobre el caballero oscuro. Maneja el guión de otro debutante en los libretos de largos, Ron Lazzeretti. Caballero y asesino es una historia romántica y poética de redención, con formato de cuento y personajes tremendamente atractivos, donde la mano de la providencia, y concretamente de Jesús, actúa con modos realmente inesperados e impredecibles. El debutante director se muestra estiloso, con pasajes muy visuales, y un uso inteligente de la evocadora partitura musical. Hay una gran sobriedad en la descripción de cómo Kate cautiva a las personas que tiene cerca, ya se trate de su amiga del trabajo, o de los tres hombres de su vida: el violento marido -su reaparición y los motivos que le guían, sinceros en su demencia, resulta escalofriante-, el policía de vida desarreglada y el asesino nihilista y parco en palabras, siempre con la gorra encasquetada, en cuyo corazón aún reside un resto de humanidad. Los actores entregan estupendas interpretaciones: Michael Keaton se reserva al asesino, mientras que Kelly Macdonald es la mezcla perfecta de inocencia herida y generosa bondad, y Bobby Cannavale, pese a su poca presencia, encarna muy bien al marido; y los desconocidos Tom Bastounes -el policía- y Darlene Hunt -la amiga- constituyen dos gratas sorpresas.

6/10

Últimos tráilers y vídeos