IMG-LOGO

Biografía

Eddie Murphy

Eddie Murphy

59 años

Eddie Murphy

Nació el 03 de Abril de 1961 en Brooklyn, Nueva York, EE.UU.

El rey del humor negro

06 Enero 2004

Histriónico y dicharachero. De risa inconfundible, evidente gracia natural, talento para hacer reír, y debilidad por interpretar a varios personajes en la misma cinta, Eddie Murphy se mueve en un terreno distinto al de los grandes actores dramáticos de la historia del cine. No sería justo compararle con Laurence Olivier, pero sí con Jerry Lewis, o Jim Carrey, grandes “clowns” de la pantalla. Y aunque hace tiempo que dejó de ser la gran estrella mayoritaria de los tiempos de Superdetective en Hollywood, se resiste a perder el estrellato, y de vez en cuando recupera el éxito en las taquillas.

Nacido en Brooklyn, el popular barrio neoyorquino, el 3 de abril de 1961, Edward Regan Murphy sufrió muy pronto, a los ocho años, la muerte de su padre, un agente de policía. Al poco tiempo, su madre, operadora telefónica, contrajo matrimonio con Vernon Lynch, el capataz de una fábrica de helados que se convertiría en el padrastro ideal para Eddie y su hermano mayor Charlie. En el instituto, el joven Eddie era uno de los alumnos más populares, por las bromas y actuaciones cómicas que realizaba en medio de las clases. Se le daba especialmente bien imitar personajes de dibujos animados. Al finalizar sus estudios secundarios, no se lo piensa dos veces, y se convierte en profesional del humor, debutando en diversos locales neoyorquinos, por los que había pasado también Robin Williams. Se hizo muy amigo del dueño de uno, el Comic Strip, que se convirtió en su representante y le consiguió un contrato en el programa televisivo Saturday Night Live, donde buscaban cómicos para sustituir al equipo original, formado por John Belushi, Steve Martin y Dan Aykroyd. Era 1980, cuando Eddie Murphy contaba con 19 años, y enseguida se convirtió en una celebridad en Estados Unidos. Rápidamente surgieron productores cinematográficos dispuestos a aprovechar el tirón de Murphy. Su debut en la gran pantalla fue Límite 48 horas, comedia de acción de Walter Hill, en la que era el contrapunto humorístico al policía que interpretaba Nick Nolte. No pudo empezar en el cine con mejor pie, pues su trabajo le valió una nominación al Globo de Oro.

Poco después rodó con John Landis Entre pillos anda el juego, divertida modernización de El príncipe y el mendigo, en la que por una apuesta unos viejecillos imillonarios ntercambiaban los papeles de un mendigo (Murphy) y un ejecutivo (Dan Aykroyd). Pero su momento de mayor gloria fue Superdetective en Hollywood, en la que era el protagonista absoluto, Axel Foley, un policía de Detroit que investigaba la muerte de un amigo en Los Angeles. Hasta la banda sonora se hizo popular, y Murphy retomaría el personaje en dos secuelas. A partir de ahí, sus películas van perdiendo poco a poco popularidad y calidad; al tiempo, inicia una carrera como cantante, llegando a sacar dos discos.

Muy criticado por su compatriota Spike Lee, porque piensa que no utiliza su popularidad para ayudar a sus hermanos afroamericanos, Eddie Murphy se integra en la frívola vida típica de Hollywood. Su vida privada transcurre entre escándalos, hasta que sienta la cabeza en 1993, contrayendo matrimonio con Nicole Mitchell, con la que hasta el momento tiene tres hijos, que se suman a los dos que el actor tenía antes, de dos mujeres anteriores.

“Me encantaría dirigir, producir, escribir y hacer la banda sonora de una película, exactamente igual que Charles Chaplin. Y hacerlo antes de los 30”, decía el astro a mediados de los 80. Salvo en el detalle de que no compuso la banda sonora, lo consiguió, antes de esa edad, con la prescindible Noches de Harlem, comedia de gangsters en la que compartía protagonismo con Richard Pryor, el cómico negro que había servido de inspiración a su propia carrera. Aunque es el único título que ha dirigido, el cómico produce y escribe muchas de sus películas.

En El profesor chiflado, remakede un film de Jerry Lewis, el actor bate su propio récord al interpretar a siete personajes, el protagonista, su alter ego, y cinco de sus familiares. Tras sonados fracasos, como 48 horas más o Un vampiro suelto en Brooklyn, el cómico se da cuenta de que resulta más rentable reorientar su carrera hacia un público familiar, giro que se hace evidente en títulos como Doctor Dolittle, Papá Canguro y La mansión encantada, y porque pone la voz a personajes animados, en Mulan, y Shrek, en la que su interpretación del burro parlanchín aumenta más si cabe la genialidad de la cinta. Sigue haciendo sus comedias de siempre, como Condenados a fugarse, Bowfinger: el pícaro, El gurú, Pluto Nash o Soy espía, pero esos títulos pasan sin pena ni gloria por las taquillas.

Consciente de sus limitaciones, nunca ha intentado llevar a cabo una interpretación dramática. “El público no quiere verme en un drama. Creo que tiene el mismo mérito Robert De Niro haciendo lo que hace que Jim Carrey. La gente me asocia a la comedia. Estoy en el negocio de la comedia. Lo soy todo gracias a la risa”, ha explicado Murphy. Su próximo trabajo es la secuela de Papá Canguro, aunque pronto se podrá escuchar su voz en la versión original de Shrek 2.

Filmografía
Coming 2 America

2020 | Coming 2 America

Dolemite Is My Name

2019 | Dolemite Is My Name

Rudy trabaja en una tienda de discos, al tiempo que trata de abrirse camino como showman, pero sus anticuadas canciones de rhythm and blues, que ha grabado de forma artesanal, no convencen a nadie, ni tampoco sus mediocres actuaciones cómicas en un club nocturno. Un día descubre a un vagabundo que cuenta historias groseras protagonizadas por Dolemite, un proxeneta de los bajos fondos. Tras investigar todo lo que puede sobre él, le convierte en su propio personaje, un malhablado que arrasa en locales de diversas ciudades. Pero Rudy siente envidia de las estrellas de cine. Tras estrepitosos fracasos comerciales, Eddie Murphy estaba de capa caída cuando le sobrevino una nominación al Oscar, en 2006, como secundario de Dreamgirls, musical en el que interpretaba con gran solvencia un papel serio. Tampoco ha levantado cabeza desde entonces, pero aquí demuestra de nuevo su talento al frente de un biopic de Rudy Ray Moore, comediante muy popular en Estados Unidos, aunque fuera de allí no tanto, que en 1975 produjo, escribió y protagonizó Dolemite, considerado un film de culto. El artesanal Craig Brewer (Hustle & Flow) le saca el suficiente partido al inspirado y positivo guión, firmado nada menos que por Scott Alexander y Larry Karaszewski, especialistas en personajes reales, que brillaron sobre todo con Ed Wood, dirigida por Tim Burton. De nuevo vuelven a hablar de superación personal, de la necesidad de luchar contra viento y marea para lograr los objetivos, y de cine dentro del cine, de hecho lo mejor vuelve a ser la filmación de una película mala, con ayuda de una cohorte de personajes variopintos e inadaptados. Junto al propio Murphy, destacan todos los secundarios, pero sobre todo otro actor en horas bajas, Wesley Snipes, genial como D'Urville Martin, reclutado por el protagonista como realizador, pero al que se le ha subido a la cabeza que interpretó un papelillo en La semilla del diablo. El film también tiene un toque de cine social, por su descripción de la vida de los desfavorecidos en un gueto, mientras que la fotografía homenajea claramente al blaxploitation, subgénero de los 70 que daba a los afroamericanos los papeles protagonistas. Lo mejor, la secuencia en la que los personajes van a ver Primera plana, de Billy Wilder, pero llegan a la conclusión de que es para blancos.

6/10
Mr. Church

2016 | Mr. Church

Mil palabras

2012 | A Thousand Words

Mil Palabras: El charlatán Jack McCall (Eddie Murphy) dice lo que sea preciso con tal de cerrar un trato. Pero tras deformar la verdad con un gurú espiritual, repentinamente descubre que su vida depende de un árbol mágico de mil hojas... una por cada palabra que puede pronunciar. Ahora Jack ha de parar de hablar e inventarse los modos más increíbles de comunicarse o se irá para siempre. Descubre por qué Mil Palabras es una comedia divertida y optimista que tiene todo: “gran reparto, muchas risas y diversión a lo grande”

Un golpe de altura

2011 | Tower Heist

Josh Kovaks lleva años siendo la mano derecha de un alto magnate de Wall Street llamado Arthur Shaw, propietario del edificio de apartamentos más lujoso de Nueva York. Allí trabaja Kovaks, quien con una impresionante competencia controla a todos los empleados, les trata bien y con justicia, es querido y conoce sus problemáticas, de modo que ejerce su trabajo con interés y dedicación. Pero todo se va a ir al traste cuando el FBI detiene a Shaw por delitos económicos. El gran hombre resulta ser un ladrón de millones de dólares. Lo terrible es que Kovaks y sus colegas pusieron sus ahorros en manos de Shaw para que invirtiera con ellos... Los empleados, con Kovaks a la cabeza, harán lo que sea para recuperar su dinero, aunque sea asaltar el edificio. Es muy probable que el equipo de guionistas se haya inspirado en filmes como Ocean's Eleven, pues la premisa responde bien al mismo planteamiento: un robo en un lugar en principio inaccesible –esta vez uno de los edificios más sofisticados de Nueva York–, llevado por una banda heterogénea de ladrones, con el objetivo de dar una lección (y vengarse) de un alto picatoste, clasista y sin escrúpulos. También el guión está configurado para intrigar al espectador, de modo que éste ignora cuáles son los pasos a seguir por el equipo. Dirige con un brío muy eficaz Brett Ratner, quien ya ha dado muestras de saber qué hacer con películas de acción y humor, tales como la trilogía iniciada con Hora punta. Aquí despliega ambos recursos, especialmente en la larguísima secuencia del robo del coche, cuyos efectos especiales son meritorios. El film tiene momentos para la risa e incluso la carcajada, y en general entretiene (la verdad es que hay que hacerlo muy mal para que un film de robos y tal y tal no lo haga). Aunque hay algunas serias carencias, como el soso y repentino desenlace, que olvida a personajes como el de la agente del FBI interpretado por Téa Leoni. Hay, sí, una cuestión importante que funciona: la definición de personajes. Los caracteres están trabajados, sin clichés ni lugares comunes, y todos tienen su aportación al conjunto (aunque seguramente Eddie Murphy podría haber dado para más). Esto es posible gracias al magnífico elenco de actores, con el comediante Ben Stiller a la cabeza y el cinismo del sarcástico Alan Alda como contrapunto.

5/10
Imagine

2009 | Imagine That

Evan Danielson es un brillante asesor financiero que comienza a perder fuelle en el trabajo por culpa de un insoportable compañero, que está decidido a pasar por encima de él para conseguir un aumento de sueldo. Su situación profesional es difícil y encima su ex mujer le recuerda que, durante toda una semana, tiene que hacerse cargo de su hija Olivia. Al principio se niega en rotundo, aunque la situación cambia inesperadamente cuando descubre que la mantita de la niña es mágica. Efectivamente, Olivia siempre va acompañada de esta manta –como Bis en Snoopy–, que se convierte en la mejor consejera para su padre. La niña y la manta son la puerta a un mundo donde viven unas princesas que aconsejan a Evan qué hacer para derrotar a su rival. Divertida y entrañable película que supone el mejor título de Eddie Murphy en los últimos tiempos después de Dreamgirls. A pesar de que se trata de una comedia, Murphy no resulta tan histriónico como en otras múltiples ocasiones, y además sabe dar a su personaje un toque dramático que ayuda muchísimo a dar entidad a la cinta. Le da la réplica una jovencísima pero brillante Yara Shahidi. Quien también compone a un buen malvado es Thomas Haden Church, que cambia radicalmente de registro desde su Hombre de arena de Spider-Man 2. Pero si es cierto que realiza un buen cometido, su personaje acaba resultando algo cargante. La película resulta perfecta para los más pequeños de la casa. Los mayores también podrán disfrutar de la historia, que cuenta con un mensaje pensado exclusivamente para ellos: nunca se debe olvidar al niño que tenemos dentro. Y es que la temática resulta ser de rigurosa actualidad en un mundo marcado por las interminables jornadas laborales y la presión vivida en los centros de trabajo. Eso hace que muchos –a pesar de que tengan buen corazón, como es el caso de Evan– acaben olvidando cosas tan importantes de su vida como su familia.

5/10
Atrapado en un pirado

2008 | Meet Dave

Otra de las típicas comedias de Eddie Murphy, que se pone nuevamente a las órdenes de Brian Robbins, que le dirigió en Norbit, si bien se aprecia un esfuerzo para que el tono sea menos grosero que el de aquella, para acercarla a un público familiar. En esta ocasión, Murphy interpreta al líder de una tripulación de minúsculos extraterrestres, que se mueven por la Tierra a bordo de un singular vehículo con forma de ser humano, que también es Eddie Murphy. Su objetivo es investigar los recursos naturales de nuestro planeta, con el fin de poder salvar su mundo, en extinción. Haciéndose pasar por un tipo normal, intentarán recuperar un artefacto en forma de piedra con el que pueden regresar a su planeta, pero que ha sido encontrado por un niño que vive con su solitaria madre. El film hace gala de un humor muy manido y el desarrollo es bastante predecible. El protagonista resulta cansino al interpretar nuevamente más de un papel. Aún así, es un film que tiene cierta originalidad, y convincentes efectos especiales de los reducidos alienígenas y los aparatos tecnológicos que manejan. Muestra en cierta medida una visión positiva de lo mejor del ser humano, observado a través del punto de vista de los singulares protagonistas. Asimismo, incluye pequeñas notas sobre la solidaridad y otros temas de interés.

4/10
Norbit

2007 | Norbit

Eddie Murphy logró contenerse, dejar de sobreactuar por una vez y resultar convincente en un papel dramático en Dreamgirls, acertado musical en el que encarnaba a un pobre diablo. Incluso obtuvo una recompensa que no se habría atrevido a soñar hace unos años, pues fue nominado al Oscar al mejor secundario. Al parecer, Murphy tuvo que morderse la lengua y darse de cabezazos contra la pared, para mantenerse comedido durante el rodaje de esa película, y no desmelenarse con una de sus histriónicas parrafadas y sus excesos habituales. Debía estar deseando que acabara el rodaje para incorporarse justo a continuación a esta comedieta, en la que no sólo vuelve a las andadas, sino que parece que aprovecha para meter todos esos gestos que le prohibieron en el musical. Ya es bastante significativo que interprete a tres personajes, que interaccionan en la mayor parte del metraje, en una jugada que recuerda a El profesor chiflado II. La familia Klump, uno de sus mayores despropósitos, en el que encarnaba a toda la familia aludida en el título. Lo único destacable del film es el trabajo del veterano Rick Baker, maestro de maquilladores, que ganó el primer Oscar al mejor maquillaje por Un hombre lobo americano en Londres y que desde entonces ha ganado otros cinco más. Baker hace creíble, sin recurrir al ordenador, que Murphy parezca, el desgraciado Norbit, la mujer obesa  Rasputia y el señor Wong, un anciano oriental. Norbit fue abandonado cuando era un bebé por sus padres, junto al orfanato que dirige el señor Wong. Antes de llegar a la adolescencia, Norbit se hace amigo de Kate, una encantadora niña con la que llega a escenificar una boda simbólica. Pero Kate es adoptada por un matrimonio, deja el orfanato y Norbit cae en las garras de Rasputia, una niña extremadamente gruesa, que pertenece a una familia de matones. Ya en la edad adulta, Norbit se casa con Rasputia, que le trata a palos, pero vuelve a reencontrarse con Kate, convertida con el paso del tiempo en una mujer ideal, por la que se siente muy atraído. El propio Murphy ha escrito el  guión con su hermano Charles Q. (Un vampiro suelto en Brooklyn). Sin duda, los Murphy se han debido sentir en su salsa acumulando sal gruesa hasta extremos inimaginables, con chistes  tan gruesos como la propia protagonista, en sus variantes escatológicas, machistas y racistas, metiéndose sobre todo con los chinos, por lo que no es probable que esta película se vea en Pekín. Secuencias como la del parque acuático, o aquella en la que Rasputia se introduce en un castillo para niños, pasarán a la antología del disparate. Supone además un punto negro en la filmografía de Thandie Newton y Cuba Gooding Jr., que no podían caer más bajo. Aunque lógicamente la crítica se ha cebado con el film, a nivel de público ha sido uno de los grandes éxitos recientes del actor afroamericano.

1/10
Dreamgirls

2006 | Dreamgirls

Enésima revisitación libre del cuento de la Cenicienta, a cuento, nunca mejor dicho, del ascenso a la fama de las tres componentes del grupo musical “The Dreams”, que como ‘Los tres mosqueteros’, eran en realidad cuatro. El musical de Michael Bennett sobre esas jóvenes mujeres negras de humilde condición y su entorno, que llegan a lo más alto de la carrera artística pero se dejan en el camino jirones de su alma, triunfó en Broadway en 1981, con seis premios Tony y cinco años de representaciones. El libreto se debía a Tom Eyen, con la música de Henry Krieger. Acomete la adaptación y dirección cinematográficas Bill Condon, que algo sabe de llevar musicales a la pantalla tras su guión de Chicago (2002). Aquí sabe introducir bien a los personajes –el trío compuesto por Deena, Lorrell y Effie; el vendedor de autos aspirante a promotor artístico Curtis Taylor; el letrista C.C.; el triunfador cantante James ‘Thunder’ Early; y el anciano agente Marty–, y con naturalidad conduce al momento en que el mujeriego Early acepta que “The Dreamettes” –más tarde rebautizadas “The Dreams”– hagan los coros de sus canciones. De un modo sencillo, confiando en el carisma de los actores y en unas pasiones universales y muy reconocibles por cualquiera de carne y hueso, el film nos sitúa en la tesitura del deseado éxito, y del modo en qué afecta a unos y otros, el precio de la fama. Así, se retrata la ambición, que sacrifica los lazos de esa ‘familia’, la atracción amorosa que lleva a saltarse las debidas lealtades, el escapismo en la droga… Todo con cierto afecto sincero al fondo, no siempre bien manifestado, por la 'neblina' de los oropeles de esa fama que todo lo mata. Inicialmente, los números musicales tardan en llegar. Tiene uno la sensación de que el film va a introducir las canciones sólo en las actuaciones de “The Dreams” en el escenario. Pero no es así, y algunas expresan muy bien el estado anímico de los personajes. Particularmente sobresale la canción “And I Am Telling You I’m Not Going” en un momento álgido del film, donde Jennifer Hudson –debutante en el cine, y conocida por haber sido finalista en el ‘reality’ televisivo “American Idol”– está sencillamente soberbia, con una voz preciosa, llena de sentimiento, y cuya interpretación es perfectamente recogida por la cámara. La película es un completo acierto en su reparto. Bien puede decirse que Hudson es la que roba la función, tal vez por ser una desconocida, pero Beyoncé Knowles aguanta muy bien el tipo con un personaje de imagen distinta a la que suele lucir, Eddie Murphy logra conmover con su patético Early, Jamie Foxx saber cargar con un personaje antipático, y el resto (Danny Glover, los desconocidos Anika Noni Rose y Keith Robinson) está muy en su sitio.

7/10
Papá Canguro

2003 | Daddy Day Care

Cuando son despedidos de su empresa, Charlie y Phil, dos ejecutivos publicitarios se replantean su vida. Ambos no pueden ya permitirse algunos gastos, como la carísima guardería del barrio, donde para colmo someten a los niños a una estricta disciplina militar. Mientras cuidan a sus niños, se dan cuenta de que no les costaría un esfuerzo mucho mayor atender a un grupillo de chavales de la zona, organizar una guardería, y salir así del paro. Este trabajo de Eddie Murphy es una comedia dirigida a un público familiar. Tal vez por su falta de pretensiones se convirtió en un éxito sorpresa en Estados Unidos, sacando al popular cómico del bache producido por el fracaso de sus últimos filmes. Los efectivos gags y la espontaneidad de los niños disculpan sus discutibles planteamientos: ya sabemos que no se debe tratar a los niños como militares, pero a cambio propone que estén todo el día echando la siesta y practicando juegos sin valor educativo.

5/10
La mansión encantada

2003 | The Haunted Mansion

Cuando está a punto de irse de vacaciones con su familia, un agente inmobiliario adicto al trabajo, Jim Evers, recibe la llamada del dueño de una lujosa mansión, que pretende vender su propiedad. Puesto que puede ser una magnífica oportunidad para su carrera, Jim decide hacer un alto en su itinerario, y visitar el caserón con toda su familia. Los Evers son recibidos por el propietario de la casa, Grace, y su inquietante mayordomo, y aceptan quedarse a cenar, pero una tormenta torrencial les obliga a hacer noche. Aunque Jim se toma a broma las historias sobre fantasmas relacionados con el lugar que cuenta su anfitrión, pronto descubre que el lugar esconde numerosas apariciones espectrales, y que su mujer, Sarah, está relacionada con un enigma ancestral. Ante la falta de ideas del cine actual, Disney ha decidido adaptar al cine las más populares atracciones de sus parques temáticos. Primero fue Osos a todo ritmo, y luego Piratas del Caribe: la maldición de la perla negra. Ahora le toca a La mansión de los fantasmas, para lo que la productora ha apostado por el director Rob Minkoff, uno de los coautores de El rey león, con enorme experiencia en mezclar imagen real y efectos por ordenador, al ser también el responsable de las dos entregas de Stuart Little. Precisamente los efectos especiales son el punto fuerte del film, con espectaculares apariciones de esqueletos y zombies, que a pesar de dar miedo están pensados para que la película pueda ser disfrutada por el público más joven. Además la cinta incluye acertados golpes de humor, mientras apunta a la necesidad de fomentar la unidad familiar, aparcando el trabajo alguna vez. Tras Papá Canguro, Eddie Murphy protagoniza otra cinta claramente dirigida al público infantil y familiar, sin sus habituales chistes subidos de tono. Y paradójicamente, ambos títulos han supuesto sus mayores éxitos de los últimos años, en los que su carrera iba de mal en peor. Le acompaña Terence Stamp, veterano intérprete de El coleccionista.

4/10
Showtime

2002 | Showtime

Un duro detective de la policía, que resuelve todos los casos. Un agente que patrulla las calles, que sueña con ser actor. Y una productora de televisión que sueña con dar con el programa que conquiste todas las audiencias. Juntos conforman un cóctel explosivo: el programa “Showtime”, que pretende informar las 24 horas del día cómo es el trabajo de una pareja de polis, al estilo “Gran Hermano” o, si tomamos la referencia cinematográfica, El show de Truman. El film da una nueva vuelta de tuerca a las llamadas buddy movies con poli blanco y poli negro, uno serio, el otro cachondo, cuyos máximos exponentes son Arma letal y Límite: 48 horas. Hasta se dan dos curiosas circunstancias (¿estarán buscadas adrede?): Eddie Murphy, protagonista del segundo título, actúa en esta puesta al día de la fórmula, que tiene a las cámaras de televisión como estrellas invitadas; y Rene Russo se incorporó a la serie Arma letal en su tercera entrega. En cualquier caso la combinación de acción y comedia funciona razonablemente, y el afán de tantos por chupar cámara y convertirse en carne de "prime time" es ridiculizado y puesto en solfa con ingenio.

4/10
Pluto Nash

2002 | The Adventures of Pluto Nash

Nueva gansada de Eddie Murphy. Situada en el año 2087, seguimos  la pista a Pluto Nash, un tipo espabilado que ha abierto un garito nocturno en la Luna. Aunque tiene un gran éxito, la mafia le complica un poquito la existencia. Con presupuesto generoso y complicados efectos especiales, Murphy se empeña en hacernos reír con gags como el de unos billetes de 100 dólares con el rostro de… ¡Hillary Clinton! ¿Serán profetas los responsables del film, al vaticinar el futuro presidencial de la señora Clinton? El tiempo lo dirá.

2/10
Soy espía

2002 | I Spy

A pesar de su fracaso en una importante misión, el incompetente agente especial Alex Scott es enviado a recuperar un sofisticado prototipo aeronáutico, que va a ser subastado por Gundars, un peligroso traficante de armas. Fanático del boxeo, Gundars está organizando un combate en su cuartel general de Budapest, por lo que Alex recluta al ególatra Kelly Robinson, un campeón de boxeo. Sin embargo, el arrogante Kelly parece más preocupado por seducir mujeres que por servir a su país. El veterano de la comedia Eddie Murphy se empareja con Owen Wilson, cada vez más en alza, en la adaptación libre de una popular serie. Protagonizada en los 60 por Bill Cosby, este actor se convirtió en el primer afroamericano que encabezaba un reparto televisivo. Eso sí, entonces los espías eran un tenista y su entrenador, y combatían contra la amenaza soviética. Dirige Betty Thomas, artífice de Dr. Dolittle, también con Eddie Murphy.

3/10
Dr. Dolittle 2

2001 | Dr. Dolittle 2

Las habilidades del Dr. Dolittle, capaz de hablar con los animales, ya son conocidas por multitud de ellos, que acuden a dos y cuatro patas a su consulta. En esta ocasión los bichejos requieren de él una ayuda no estrictamente profesional: el bosque donde viven varios corre peligro de desaparecer, por los planes urbanísticos de unos especuladores con pocos escrúpulos. Así que recurre a una excelente excusa para salvar el bello paraje natural: el peligro de extinción que corre una especie de oso, a la que pertenece la simpática Ava. Sólo hay un pequeño inconveniente: hay que buscar novio a la osa, y el candidato es un bohemio oso de circo. La nueva entrega de las andanzas del Dr. Dolittle se reviste de buenos sentimientos ecologistas. Se multiplican los animales (cruce entre animales auténticos, animatronics y técnicas de animación por ordenador), y contemplamos gags tronchantes servidos por un mono borracho, un mapache y una comadreja mafiosos, unos perros necesitados de terapia, o una tortuga la mar de cachonda.

3/10
El profesor chiflado II. La familia Klump

2000 | Nutty Professor II: the Klumps

Nuevas aventuras del profesor chiflado en versión Eddie Murphy. El gordinflón científico despistado que responde al nombre de Sherman sigue con sus deseos de casarse. Y continúa con sus experimentos, esta vez en busca del elixir de la eterna juventud. Pero su lado oscuro y gamberro de la primera película, Buddy Love, sigue dando guerra. Primero parece algo puramente mental, imaginaciones de Sherman. Pero Love parece cada vez más real; y es que está metido en los genes de Sherman. Éste trata de eliminar parte de su DNA, el causante de su problema; pero su otro yo, no está dispuesto a consentirlo. Y no sólo eso, sino que su deseo es jugar con el brebaje de Sherman. Murphy busca la risa del espectador. Y continúa la línea del primer film, en lo que a humor escatológico y picante se refiere. Como en la escena de los mariachis. El film, al igual que su antecesor, está inspirado en una comedia de Jerry Lewis realizada en 1963.

5/10
Bowfinger, el pícaro

1999 | Bowfinger

Bobby Bowfinger aspira a producir y dirigir en Hollywood la película de su vida: una alucinante historia de alienígenas, de aire decididamente casposo. Como el entusiasmo y las mentiras de Bowfinger son inagotables, consigue reunir en torno a él a un equipo de lo más variopinto: el emocionado guionista, unos cámaras mexicanos entusiastas de la cinéfila revista Cahiers du Cinéma, una jovencita que parece la mar de inocente, pero que se acuesta con todo quisque para conseguir mayor presencia en la película... El problema es que falta una estrella; Bowfinger querría contar con el carismático Kit Ramsey, pero como su sueldo es prohibitivo, decide filmarle involucrándole en la acción sin que él lo sepa. Disparatada comedia sobre los entresijos del cine dentro del cine. Frank Oz, responsable de ¿Qué pasa con Bob?, In & Out (Dentro o fuera) y La llave mágica, a partir de un guión del también protagonista Steve Martin, critica con humor los excesos típicos de la industria cinematográfica. Con el gracioso de Eddie Murphy logra unas cuantas carcajadas.

4/10
Condenados a fugarse

1999 | Life

Los presos de un penal proceden a enterrar a dos reclusos negros fallecidos en un incendio, y que estaban condenados a cadena perpetua. Retrocedemos entonces a los años de la ley seca, y nos enteramos de que ambos fueron recluidos por un asesinato que nunca cometieron. Aunque el argumento suena a dramático, este film protagonizado por Eddie Murphy y Martin Lawrence contiene una buena dosis de comedia. Con un estilo que parodia diversos títulos carcelarios, vemos el transcurrir de los años, y cómo los protagonistas, compañeros de celda y guardianes van envejeciendo. Desternillante resulta el gag en torno al bebé que tiene la hija del alcaide. Ted Demme mantiene el buen nivel que se marcó en Beautiful Girls, con un tipo de historia muy diferente pero igualmente eficaz.

5/10
Dr. Dolittle

1998 | Dr. Dolittle

Nueva versión de El extravagante Doctor Dolittle, musical que protagonizó Rex Harrison, a partir de las historias de Hugh Lofting. Cuando era pequeño, Dolittle podía hablar con los animales. Su padre le convenció de que aquello eran imaginaciones suyas, pero una vez adulto y convertido en prestigioso médico, descubre que conserva ese don. Todos le tomarán por chiflado, mientras él cura a todo tipo de animales. Eddie Murphy apuesta de nuevo por un remake, tras El profesor chiflado. En esta ocasión demuestra mejor gusto en su humor, al practicar cierta contención. Aunque los gags pueden resultar algo repetitivos, las situaciones al estilo Babe, el cerdito valiente o La mula Francis arrancan en bastantes ocasiones la risa, y configuran una aceptable película familiar. Los efectos especiales son de gran calidad.

4/10
El gurú (Una incontrolable tentación)

1998 | Holy Man

Ricky (el célebre Jeff Goldblum de Parque Jurásico) es un ambicioso ejecutivo de la televisión, con un cargo de peso en un canal de teletienda. Las cosas no van muy bien, y su jefe le ha asignado una compañera para ayudarle. Un encuentro casual con G, santón de acciones imprevisibles, complica las cosas. Sin embargo deciden probar su especial carisma para conectar con la gente, colocándolo como estrella televisiva. Lo nunca visto: el actor cómico Eddie Murphy sabe contenerse, con lo que gana mucho su vis humorística. Le ayuda un guión de Tom Schulman (8 cabezas..., El Club de los Poetas Muertos) bastante inteligente, crítica certera al consumismo y a la adicción televisiva. Tras la cámara está Stephen Herek, que dirigió con cierta fortuna Los tres mosqueteros (1993) y, sobre todo, Profesor Holland.

5/10
El negociador

1997 | Metro

Explosiones, ritmo y acción a todo trapo son las características de esta película que se ajusta como un guante a una mano al actor Eddie Murphy. Como en Superdetective en Hollywood, Murphy consigue hacer valorar sus dotes de comedia y héroe de acción. En este caso interpreta a uno de los mejores policías de Los Angeles, Scott Roper, especializado en negociar a pie de pista con los secuestradores más abyectos. Ahora, un brutal psicópata ha tomado como rehén a su novia y él será su única salida. Con la ayuda de su nuevo compañero (Michael Rapaport) se inmiscuirá en un juego mortal del gato y el ratón en el que le resultará muy difícil mostrar sus habilidades habituales en este tipo de casos. Los amantes de la acción están de enhorabuena con esta película bien dosificada, con excelentes escenas de tensión y fantásticos efectos especiales.

5/10
Un vampiro suelto en Brooklyn

1995 | Vampire in Brooklyn

Un vampiro llamado Maximiliam viaja desde la exótica isla donde vive hasta Brooklyn para encontrar pareja y tener vampiritos. En la ciudad norteamericana halla a Rita, una joven hija de un mortal y un vampiro, y Max intentará hacerla vampiresa, pero las cosas no serán fáciles. Comedia negra con un tono terrorífico, dirigida por Wes Craven. Fue uno de los títulos más conocidos de Eddie Murphy en los 90, aparte de la saga de Superdetective en hollywood. Le da la réplica Angela Bassett, en este film en general bastante flojito.

3/10
Superdetective en Hollywood III

1994 | Beverly Hills Cop III

Tercera entrega de las aventuras del policía Axel Foley en los alrededores de Beverly Hills. En esta ocasión ha de desenmascarar a un falsificador de billetes, que mató a su jefe, y que utiliza como tapadera de sus sucios negocios un enorme parque de atracciones. John Landis, un director que sabe dotar de ritmo trepidante a las películas, cumple con su cometido. Logra una película entretenida, con argumento mínimo, pero que permite concebir buenas escenas de acción. No se puede negar, por ejemplo, el mérito técnico de la rodada en una especie de noria denominada "la Araña". El humor está dosificado y sólo desentonan un par de detalles de mal gusto. Como curiosidad, y como es tradición en los films de Landis, indicar que aparecen breves instantes cineastas de la talla de George Lucas, Martha Coolidge, Joe Dante, John Singleton o Rex Harryhausen.

4/10
El príncipe de las mujeres

1992 | Boomerang

Marcus es lo que se dice un ligón. Trabaja como publicitario y es capaz de hacer que cualquier mujer caiga rendida a sus pies. Pero hete aquí que se encuentra con la horma de su zapato en su nueva jefa, Jacqueline, quien le trata exactamente como él hace con sus ligues... Comedia alocada, romántica y a ratos divertida –aunque abuse demasiado de chistes sexuales–, creada a la mayor gloria de un Eddie Murphy, quien se encontraba en el mejor momento de su carrera, tras éxitos como Superdetective en Hollywood. De hecho, la propia historia fue ideada por el actor. Entre el reparto de El príncipe de las mujeres destaca sin duda la presencia de Halle Berry, a la que aún quedaban algunos años para convertirse en estrella.

4/10
Su distinguida señoría

1992 | The Distinguished Gentleman

Al morir el congresista Jeff Johnson, un estafador de poca monta llamado Thomas Jefferson Johnson decide suplantarle para hacerse con poder y conseguir buenos emolumentos. Sin embargo, ya en Washington su mentalidad irá derivando hacia los problemas reales y empezará a tomarse en serio su trabajo político. El director Jonathan Lynn (Falsas apariencias) saca partido al alocado Eddie Murphy, especializado en papeles de comediante puero en películas de usar y tirar. Aquí al menos hay una parodia del mundo político y se apuntan buenas intenciones.

4/10
48 horas más

1990 | Another 48 hrs.

Ocho años después de su primera aventura en Límite: 48 horas, los peculiares detectives Jack (Nick Nolte) y Reggie Hammond (Eddie Murphy), vuelven a tener un difícil caso entre manos. Jack ha sido suspendido del servicio por su manera ortodoxa de perseguir a un peligroso criminal. Una oscura conspiración se cierne sobre él, y será condenado a la cárcel si no logra encontrar a un testigo en un plazo de 48 horas. A la vez, descubre que el criminal, llamado Iceman, ha sido contratado para atentar contra Reggie, cuyas curiosas maneras de imponer la justicia también están siendo cuestionadas. El director Walter Hill y su pareja de protagonistas, vuelven a repetir el éxito de Límite: 48 horas con los mismos ingredientes: acción trepidante y buen humor. Una fórmula que aprovecharían Mel Gibson y Danny Glover en la saga Arma letal. Una película trepidante, con un ritmo frenético y espectaculares escenas de persecución. Para pasar un rato entretenido.

4/10
Noches de Harlem

1989 | Harlem Nights

Dos peculiares personajes están planeando un gran golpe. Siempre con el buen humor por delante, Eddie Murphy y Richard Pryor se verán involucrados en las más desternillantes aventuras. Son dos socios que piensan hacerse ricos con elegancia y con sutileza ante todo. Una mezcla de géneros que está entre la película de gángsters y la comedia de los años 30. A la vez, la acción está siempre presente, y algunas escenas no tienen desperdicio. La película está escrita y dirigida por el propio Eddie Murphy, después de sus éxitos en Límite: 48 horas (1983) y en El chico de oro (1986).

4/10
El príncipe de Zamunda (Buscando a la mujer ideal)

1988 | Coming to America

Akeem de Zamunda (Eddie Murphy) es un príncipe africano que viene de un país muy rico. En un viaje de verano por Estados Unidos, descubre Nueva York y le gusta tanto que pretende encontrar allí la esposa que comparta con él su trono. Pero la cosa no va a resultar tan fácil. Él es elegante, simpático, divertido, y está rodeado de glamour. Pero Nueva York es una ciudad muy grande, y la vida no funciona como en Zamunda. Para pasar desapercibido, Akeem se disfraza de una persona normal y corriente que busca trabajo. Los problemas no tardarán en llegar. Una de las comedias más entretenidas de Eddie Murphy, que se descubrió para el cine en 1984 con Superdetective en Hollywood. Llena de situaciones que provocan irremediablemente la risa. La divertida presencia de Murphy y sus chisposas ocurrencias, aseguran un rato agradable.

4/10
Raw. El show de Eddie Murphy

1987 | Eddie Murphy Raw

Antes de hacerse una estrella mundial con películas como Superdetective en Hollywood (1984) o El príncipe de Zamunda (1988), Eddie Murphy era conocido en su país por sus actuaciones en directo. En ellas demuestra que, en el difícil arte de provocar la carcajada sin más ayuda que la de su ingenio, es un auténtico maestro. Está película contiene un magnífico show filmado en directo en el Felt-Town de Nueva York, durante la gira que Murphy realizó por Estados Unidos. Ningún tema queda libre de su humor, aunque prefiere bromear sobre el amor, el sexo y el matrimonio. Esta hora y media de espectáculo con uno de los mejores cómicos de los últimos años, no tiene desperdicio.

3/10
Superdetective en Hollywood II

1987 | Beverly Hills Cop II

Axel Foley (Eddie Murphy) es un implacable detective que hace las cosas a su manera, sobre todo con mucho humor. Esta vez el escenario es el glamouroso ambiente del sur de California : chicas guapas en minifalda, deportivos descapotables, palmeras, Beverly Hills. Un auténtico paraíso para el animado Axel. Como pudimos comprobar en la primera película de la saga, Axel le echa mucha cara a la vida, es atrevido pero siempre con la sonrisa por delante. Hasta los más peligrosos delincuentes pueden estar seguros de que, aunque Axel les mande a chirona, tienen asegurado un rato divertido. Esta vez, el superdetective deberá introducirse en los ambientes más selectos para resolver el complicado caso que le han encargado. Una mezcla de thriller policíaco y comedia, terreno en el que Eddie Murphy es un auténtico especialista. Dirigida por el hermano del prestigioso Ridley, Tony Scott. Muy entretenida y agradable, con algunos momentos que provocan la carcajada.

4/10
El chico de oro

1986 | The Golden Child

El chico de oro es un pequeño Lama con extraordinarios poderes, del que depende el futuro de su nación. Una malvada secta le ha secuestrado, y le tienen encerrado en una jaula. Una atractiva mujer se pone en contacto con Eddie Murphy, para que le ayude a rescatar al pequeño Lama. Pero la cosa no va a resultar sencilla. Un grupo de malvados son capaces de cualquier cosa para impedir que Murphy triunfe. No cuentan con que, aunque esté metido en el peor de los aprietos, Murphy siempre conserva el buen humor y un carácter decidido y dicharachero que desesperaría a cualquiera. Después del éxito de Límite: 48 horas (1983) junto a Nick Nolte, el simpático Eddie Murphy vuelve a la carga. Se trata de una película entretenida, repleta de acción y de los hilarantes golpes de humor de su protagonista. Muy divertida para pasar un buen rato.

4/10
La mejor defensa, el ataque

1984 | Best Defence

El gobierno norteamericano y la prestigiosa empresa Dynatechnics Incorporated preparan bajo el más alto secreto la fabricación del más moderno supercarro de combate. El problema es que el encargado del diseño es un tipo, interpretado por Dudley Moore, que no tiene en cuenta el riesgo de lo que se trae entre manos. El otro problema es que el encargado de poner a prueba el nuevo invento es un disparatado jefe de carro de combate, interpretado por Eddie Murphy. La combinación resulta explosiva cuando las autoridades se convencen de que el supercarro de combate debe probarse en un escenario real, con fuego auténtico. Una alocada comedia que cuenta con una efectiva pareja de cómicos. Eddie Murphy se encuentra aquí en sus años más brillantes como humorista, y sostiene gracias a sus payasadas una película que no tiene otro fin que provocar la carcajada. Recomendable para fans de Murphy y para adeptos a las tontadas norteamericanas de este tipo.

4/10
Superdetective en Hollywood

1984 | Beverly Hills Cop

Axel Foley (Eddie Murphy) es un genial policía de Detroit, tan disparatado como implacable. El hacer cumplir la ley no tiene que estar reñido con el buen humor, ése es su lema. Tiene unos curiosos métodos para hacer su trabajo, y ni siquiera las más peligrosas situaciones le hacen cambiar. Pero ahora tiene un complicado caso entre manos, en los que dos policías, tan divertidos como él, deberán ayudarle. Se trata de una de las películas más taquilleras de la historia del cine. Un boom de los ochenta que lanzó al estrellato a su protagonista, Eddie Murphy. El personaje de Axel cae simpático al instante: dicharachero, sencillo y siempre dispuesto a defender la justicia. Una película la mar de entretenida, con una melodía inolvidable.

5/10
Entre pillos anda el juego

1983 | Trading Places

Una divertida comedia que tiene como protagonistas a un Eddie Murphy en sus años dorados, y a un Dan Aykroyd siempre efectivo. Eddie Murphy acababa de saltar a la fama con su Superdetective en Hollywood, después de recorrerse Estados Unidos con su show Raw. Murphy y Aykroyd forman una brillante pareja cómica. Se trata de una película que se hizo muy popular durante su estreno, pero que hoy ha quedado algo desfasada. Murphy y Aykroyd realizan algunas escenas ingeniosas, que consiguen provocar la carcajada. Junto a ellos, actúan dos viejas glorias del Hollywood dorado: Ralph Bellamy y Don Ameche.

4/10
Límite: 48 horas

1982 | 48 hrs.

Eddie Murphy y Nick Nolte dan vida a una pareja de implacables detectives que hacen las cosas a su manera. Murphy es dicharachero y muy aficionado a meterse en líos, de los que a la hora de la verdad sale siempre bien parado. Tiene la seguridad de que su compañero, el serio y responsable Nolte, está cubriéndole las espaldas. Pero esta vez han topado con un complicado caso. Sólo tiene 48 horas para resolverlo. Tendrán que salir airosos de persecuciones, enfrentamientos con tipos armados hasta los dientes, y toda una serie de peligros. Una entretenida película de acción policíaca que se ha convertido en un título clásico del género. La pareja Murphy-Nolte se puso de moda y repitieron en 48 horas más, también bajo la dirección de Walter Hill. La combinación entre la tensión de la acción y el buen humor de los protagonistas es perfecta, a la manera de Danny Glover y Mel Gibson en Arma letal. Una planteamiento original, muy recomendable para pasar un rato entretenido.

4/10
Coming 2 America

2020 | Coming 2 America

El príncipe de las mujeres

1992 | Boomerang

Marcus es lo que se dice un ligón. Trabaja como publicitario y es capaz de hacer que cualquier mujer caiga rendida a sus pies. Pero hete aquí que se encuentra con la horma de su zapato en su nueva jefa, Jacqueline, quien le trata exactamente como él hace con sus ligues... Comedia alocada, romántica y a ratos divertida –aunque abuse demasiado de chistes sexuales–, creada a la mayor gloria de un Eddie Murphy, quien se encontraba en el mejor momento de su carrera, tras éxitos como Superdetective en Hollywood. De hecho, la propia historia fue ideada por el actor. Entre el reparto de El príncipe de las mujeres destaca sin duda la presencia de Halle Berry, a la que aún quedaban algunos años para convertirse en estrella.

4/10
48 horas más

1990 | Another 48 hrs.

Ocho años después de su primera aventura en Límite: 48 horas, los peculiares detectives Jack (Nick Nolte) y Reggie Hammond (Eddie Murphy), vuelven a tener un difícil caso entre manos. Jack ha sido suspendido del servicio por su manera ortodoxa de perseguir a un peligroso criminal. Una oscura conspiración se cierne sobre él, y será condenado a la cárcel si no logra encontrar a un testigo en un plazo de 48 horas. A la vez, descubre que el criminal, llamado Iceman, ha sido contratado para atentar contra Reggie, cuyas curiosas maneras de imponer la justicia también están siendo cuestionadas. El director Walter Hill y su pareja de protagonistas, vuelven a repetir el éxito de Límite: 48 horas con los mismos ingredientes: acción trepidante y buen humor. Una fórmula que aprovecharían Mel Gibson y Danny Glover en la saga Arma letal. Una película trepidante, con un ritmo frenético y espectaculares escenas de persecución. Para pasar un rato entretenido.

4/10
Norbit

2007 | Norbit

Eddie Murphy logró contenerse, dejar de sobreactuar por una vez y resultar convincente en un papel dramático en Dreamgirls, acertado musical en el que encarnaba a un pobre diablo. Incluso obtuvo una recompensa que no se habría atrevido a soñar hace unos años, pues fue nominado al Oscar al mejor secundario. Al parecer, Murphy tuvo que morderse la lengua y darse de cabezazos contra la pared, para mantenerse comedido durante el rodaje de esa película, y no desmelenarse con una de sus histriónicas parrafadas y sus excesos habituales. Debía estar deseando que acabara el rodaje para incorporarse justo a continuación a esta comedieta, en la que no sólo vuelve a las andadas, sino que parece que aprovecha para meter todos esos gestos que le prohibieron en el musical. Ya es bastante significativo que interprete a tres personajes, que interaccionan en la mayor parte del metraje, en una jugada que recuerda a El profesor chiflado II. La familia Klump, uno de sus mayores despropósitos, en el que encarnaba a toda la familia aludida en el título. Lo único destacable del film es el trabajo del veterano Rick Baker, maestro de maquilladores, que ganó el primer Oscar al mejor maquillaje por Un hombre lobo americano en Londres y que desde entonces ha ganado otros cinco más. Baker hace creíble, sin recurrir al ordenador, que Murphy parezca, el desgraciado Norbit, la mujer obesa  Rasputia y el señor Wong, un anciano oriental. Norbit fue abandonado cuando era un bebé por sus padres, junto al orfanato que dirige el señor Wong. Antes de llegar a la adolescencia, Norbit se hace amigo de Kate, una encantadora niña con la que llega a escenificar una boda simbólica. Pero Kate es adoptada por un matrimonio, deja el orfanato y Norbit cae en las garras de Rasputia, una niña extremadamente gruesa, que pertenece a una familia de matones. Ya en la edad adulta, Norbit se casa con Rasputia, que le trata a palos, pero vuelve a reencontrarse con Kate, convertida con el paso del tiempo en una mujer ideal, por la que se siente muy atraído. El propio Murphy ha escrito el  guión con su hermano Charles Q. (Un vampiro suelto en Brooklyn). Sin duda, los Murphy se han debido sentir en su salsa acumulando sal gruesa hasta extremos inimaginables, con chistes  tan gruesos como la propia protagonista, en sus variantes escatológicas, machistas y racistas, metiéndose sobre todo con los chinos, por lo que no es probable que esta película se vea en Pekín. Secuencias como la del parque acuático, o aquella en la que Rasputia se introduce en un castillo para niños, pasarán a la antología del disparate. Supone además un punto negro en la filmografía de Thandie Newton y Cuba Gooding Jr., que no podían caer más bajo. Aunque lógicamente la crítica se ha cebado con el film, a nivel de público ha sido uno de los grandes éxitos recientes del actor afroamericano.

1/10
Noches de Harlem

1989 | Harlem Nights

Dos peculiares personajes están planeando un gran golpe. Siempre con el buen humor por delante, Eddie Murphy y Richard Pryor se verán involucrados en las más desternillantes aventuras. Son dos socios que piensan hacerse ricos con elegancia y con sutileza ante todo. Una mezcla de géneros que está entre la película de gángsters y la comedia de los años 30. A la vez, la acción está siempre presente, y algunas escenas no tienen desperdicio. La película está escrita y dirigida por el propio Eddie Murphy, después de sus éxitos en Límite: 48 horas (1983) y en El chico de oro (1986).

4/10
El príncipe de Zamunda (Buscando a la mujer ideal)

1988 | Coming to America

Akeem de Zamunda (Eddie Murphy) es un príncipe africano que viene de un país muy rico. En un viaje de verano por Estados Unidos, descubre Nueva York y le gusta tanto que pretende encontrar allí la esposa que comparta con él su trono. Pero la cosa no va a resultar tan fácil. Él es elegante, simpático, divertido, y está rodeado de glamour. Pero Nueva York es una ciudad muy grande, y la vida no funciona como en Zamunda. Para pasar desapercibido, Akeem se disfraza de una persona normal y corriente que busca trabajo. Los problemas no tardarán en llegar. Una de las comedias más entretenidas de Eddie Murphy, que se descubrió para el cine en 1984 con Superdetective en Hollywood. Llena de situaciones que provocan irremediablemente la risa. La divertida presencia de Murphy y sus chisposas ocurrencias, aseguran un rato agradable.

4/10
Noches de Harlem

1989 | Harlem Nights

Dos peculiares personajes están planeando un gran golpe. Siempre con el buen humor por delante, Eddie Murphy y Richard Pryor se verán involucrados en las más desternillantes aventuras. Son dos socios que piensan hacerse ricos con elegancia y con sutileza ante todo. Una mezcla de géneros que está entre la película de gángsters y la comedia de los años 30. A la vez, la acción está siempre presente, y algunas escenas no tienen desperdicio. La película está escrita y dirigida por el propio Eddie Murphy, después de sus éxitos en Límite: 48 horas (1983) y en El chico de oro (1986).

4/10

Últimos tráilers y vídeos