IMG-LOGO

Biografía

Jean Arthur

Jean Arthur

90 años ()

Jean Arthur

Nació el 17 de Octubre de 1900 en Plattsburgh, Nueva York, EE.UU.
Falleció el 19 de Junio de 1991 en Carmel, California, EE.UU.

Un rayo de luz

03 Octubre 2005

Su voz ronca le daba una fuerte personalidad que le hizo una de las favoritas de los espectadores. Jean Arthur fue como un rayo de luz y esperanza que alumbraba los corazones apesadumbrados por los problemas de la gran depresión, en los años 30.

Y eso que Gladys Georgianna Greene (su verdadero nombre), nacida el 7 de octubre de 1900 en Nueva York, ya se había labrado una filmografía importante en la época del cine mudo. Hija de un fotógrafo de moda, la chica había dejado el colegio para convertirse en modelo. Descubierta por un cazatalentos de Fox, le ofrecieron un contrato con la productora, lo que propició que debutara de la mano del maestro John Ford en Sota, caballo y rey, donde tenía un pequeño papel. Con el inigualable Buster Keaton interpretó otro papelillo en Siete ocasiones, una comedia hilarante. Pero su gran momento llegó con el cine sonoro. Otra película de John Ford, Pasaporte a la fama, supuso para ella precisamente un salvoconducto hacia el estrellato, y la primera vez que interpretaba su personaje más característico, una joven emancipada y trabajadora que bajo una pose de dura esconde un corazón de oro. Pero el momento decisivo de su carrera ocurrió cuando Frank Capra buscaba una actriz para El secreto de vivir, pues tenía claro que el protagonista masculino iba a ser Gary Cooper, para interpretar a Babe Benet una periodista sin escrúpulos. El cineasta tenía la costumbre de ver las películas de sus compañeros, y un día un western le hizo quedarse deslumbrado con la protagonista, Jean Arthur, sobre todo por su voz. El éxito de la película convirtió en una estrella a Jean Arthur, que repetiría con Gary Cooper en Buffalo Bill, modélico western de Cecil B. DeMille. Tras la interesante comedia Una chica afortunada, de Mitchell Leisen, Capra decidió repetir con ella en Vive como quieras, sobre una caótica familia cuyos  miembros hacían individualmente lo que siempre habían deseado. “Para interpretar a Alice, el único miembro cuerdo de los geniales idiotas volví a llamar a la más espléndida actriz de la época, Jean Arthur, la de la voz ronca”, explicó Frank Capra. Tan apropiada le parecía para su cine que volvió a ficharla para Caballero sin espada, sutil denuncia de la corrupción política. Al contrario que Capra, otro gran cineasta de la época, Howard Hawks, comentó que no había quedado muy contento con ella, tras dirigirla en Sólo los ángeles tienen alas.

Durante los años venideros, a Jean Arthur parecían haberla encasillado en comedias, como Demasiados maridos, El diablo burlado, El asunto del día. Precisamente fue una comedia, El amor llamó dos veces, de George Stevens, la que le proporcionó su única nominación al Oscar, pero al final le arrebató la estatuilla Jennifer Jones. Desencantada porque los papeles que le daban eran todos muy similares, Jean Arthur se tomó un descanso de cuatro años, en los que estuvo ausente por completo de las pantallas. Rechazó incluso repetir con Frank Capra, que quería darle el papel protagonista de ¡Qué bello es vivir!, su película más recordada. Sólo volvería al cine para rodar Berlín Occidente, del inigualable Billy Wilder, y para interpretar a la protagonista de Raíces profundas, mítico western de George Stevens.  No volvió al cine, aunque tuvo muchas oportunidades para ello. Sólo intervino en la serie televisiva The Jean Arthur Show, que apenas tuvo éxito. La actriz falleció el 19 de junio de 1991 en la localidad californiana de Carmel.

Filmografía
Raíces profundas

1953 | Shane

Conocido western –adaptación de la novela de Jack Schaefer– que cuenta las dificultades por las que tiene que pasar el pistolero Shane (Alan Ladd), cuando el poderoso granjero Ryker (Emile Meyer) quiere expulsar a los agricultores de sus tierras. Shane se pone de lado del líder de los agricultores, Joe Starrett (Van Heflin), de su esposa Marian (Jean Arthur) y de su pequeño hijo, interpretado por Brandon De Wilde. Para salirse con la suya, Ryker contrata a un temible pistolero, encarnado por Jack Palance. Western emblemático, perfecto en su faceta de retratar al héroe solitario, sin hogar. Stevens integra el film en su trilogía sobre la reciente historia de su país, convirtiéndose así en uno de los grandes directores de Hollywood. Las otras dos películas son Un lugar en el sol (1951) y Gigante (1956). Emotivo e imprescindible.

8/10
Berlín Occidente

1948 | A Foreign Affair

Agridulce comedia, lo que ya anuncian los primeros planos del film, vistas aéreas de un Berlín destruído en la reciente guerra. Billy Wilder describe la llegada de varios congresistas americanos a la capital germana, para tomar el pulso a la moral de las tropas destacadas allí. En la expedición destaca Phoebe (divertida Jean Arthur), estricta mujer que no va a consentir ni un pequeño relajo de las costumbres de los soldados. Y cree encontrar un aliado en el capitán Pringlem quien mantiene una aventura con una cantante de club (Marlene Dietrich) que años atrás alternaba con jerifaltes nazis. Aguda crítica social, con reminiscencias de Ninotchka, film de Lubitsch en cuyo guión intervino Wilder con Charles Brackett, también asociado al título que nos ocupa: la idea de una mujer de rígidos principios, que descubre la alegría de vivir, se repite. Un aire más melancólico presenta la 'superviviente' cabaretera, que campea el temporal según sopla el viento.

7/10
The Impatient Years

1944 | The Impatient Years

De pie ante un juez de la corte se encuentran Andy Anderson (Lee Bowman) y Janie Anderson (Jean Arthur) pidiéndole que disuelva su matrimonio. El juez permite dar su versión a William Smith (Charles Coburn), el padre de Janie. La pareja se conoció en San Francisco quince meses antes y, tan solo tres días después de su primera cita, se casaron. El problema surgió cuando a Andy le envían al extranjero al día siguiente y al volver se dan cuenta que no tienen idea el uno del otro. En el juzgado, el juez les invita a volver a realizar las acciones previas a casarse para ver si recuperan el amor. La película habla sobre las relaciones repentinas y el amor a primera vista con un toque nostálgico. Prepara al espectador para recapacitar acerca de las posibles decisiones erróneas que se toman con el corazón sin pensarlo en el momento, aunque está contada con un poco de humor.

5/10
El amor llamó dos veces

1943 | The More the Merrier

En plena Segunda Guerra Mundial, Connie, una chica de Washington ha de compartir apartamento con dos inquilinos. La convivencia entre los tres les traerá algún que otro quebradero de cabeza, pero todo se complicará cuando Connie se enamore de uno de los dos. Comedia firmada por George Stevens y protagonizada por Jean Arthur (Vive como quieras, Sólo los ángeles tienen alas), que cuenta con un buen guión y unas secuencias divertidísimas. Obtuvo varias nominaciones a los Oscar, entre ellas a la mejor película. Charles Coburn (Las tres noches de Eva) lo ganó en la categoría de mejor actor.

7/10
Una chica se divierte

1943 | A Lady Takes a Chance

Molly (Jean Arthur), harta de sus pesados pretendientes, conoce a Duke (John Wayne), un simpático cowboy, durante una visita al rodeo. Junto a él pensará en divertirse todo lo que pueda. Entretenido film con una pareja que derrochó buena química. Hilarante Arthur en la escena de la leche de cactus.

4/10
El asunto del día

1942 | The Talk of the Town

Grant escapa de la cárcel y se refugia en casa de Jean Arthur, pero allí ya hay un inquilino. ¡Qué difícil es elegir a uno cuando los dos se enamoran de ella! Una delicia dirigida por George Stevens (Raíces profundas).

6/10
El diablo burlado

1941 | The Devil and Miss Jones

J.P. Merrick es el propietario de unos grandes almacenes que ve cómo sus empeados entran en huelgas para mejorar sus condiciones laborales. Él sospecha que alguien está organizando todo este complot, así que decide hacerse pasar por empleado para descubrirlo. Así, conoce a los cabecillas de la huelga, pero también a una mujer de la que se enamora... ¿Podrá el amor hacerle cambiar de opinión? Sam Wood nos regala con esta película una comedia social deliciosa que nos retrotrae, inevitablemente, al cine de Frank Capra y que toca unos asuntos que todavía está de actualidad. Charles Coburn fue nominado al Oscar a mejor actor secundario por esta obra.

6/10
Tucson Arizona

1940 | Arizona

Phoebe (Jean Arthur) gobierna su rancho con mano de hierro. Pero tiene su corazoncito, como lo prueba la aparición en la ancha pradera de William Holden. Wesley Ruggles había dirigido 10 años antes Cimarrón, Oscar a la mejor película en 1931.

6/10
Demasiados maridos

1940 | Too Many Husbands

Tras enviudar, Vicky se casó con Henry, el socio de su marido. Pero seis meses después de la boda el difunto marido Bill, que teóricamente se había ahogado en un viaje, reaparece por sorpresa, el tipo ha sobrevivido milagrosamente en una isla desierta. Así que Vicky se encuentra de pronto con dos maridos de los que está muy enamorada, y tiene que decantarse por uno de ellos. Divertida comedia de enredo dirigida por el experto Wesley Ruggles, que adapta libremente una obra de teatro de W. Somerset Maugham. Tal vez se le podía haber sacado más partido a la idea, llevar al extremo la disparatada situación, pero sea como fuere el resultado es lo suficientemente entretenido, con un buen trío protagonista, Jean Arthur y sus “maridos” Melvyn Douglas y Fred MacMurray, bien respaldado por unos divertidos secundarios, Harry Davenport, el padre de ella, y Melville Cooper, el mayordomo. El final, gamberro y ambiguo, supone un buen remate del film.

6/10
Caballero sin espada

1939 | Mr. Smith Goes To Washington

El senador de un estado de la costa oeste de los Estados Unidos muere de forma repentina, justo en el momento en que el Senado va a votar la aprobación para la construcción de una presa. Esta obra llenará los bolsillos del político Jim Taylor (Edward Arnold). Para sustituir al senador fallecido, se elige a toda prisa al inexperto Jefferson Smith (James Stewart), que presenta un proyecto de un campamento para niños, a construir en el terreno que ocupará la presa. Jim Taylor y otro senador, Joseph Paine (Claude Rains), elaboran un plan que implique a Jefferson en un escándalo de corrupción. Pero gracias al apoyo de su leal secretaria, Clarissa Saunders (Jean Arthur), de la que acabará enamorándose, Jefferson puede probar su inocencia y obliga a Paine a confesar la verdad. Una de las películas más conseguidas del genial Frank Capra. Conocido durante los años 30 y 40 por su maestría para elaborar una especie de fábulas morales, con una fuerte carga didáctica. Destacan El secreto de vivir (1936), Vive como quieras (1939), y Juan Nadie (1940). Se trata de una gran película con unas escenas repletas de la mejor comedia, con unas excelentes interpretaciones y un trepidante final. La escena del interminable discurso, en que Stewart no debe ceder la palabra, es fantástica. Imprescindible.

6/10
Sólo los ángeles tienen alas

1939 | Only Angels Have Wings

En un lugar en medio de ninguna parte en los Andes, presta servicio una pequeña línea aérea comercial. Geoff Carter (Cary Grant) está al mando. Y allí, en un pequeño microcosmos, hombres y mujeres se desafían, enamoran, discuten… En concreto, dos féminas se disputan la atención de Geoff: Bonnie, una corista, y Juddy, experta en romper corazones.  Uno de los mejores filmes de Howard Hawks ve la luz en DVD. Nos referimos a Sólo los ángeles tienen alas, ilustrativo de los temas favoritos del director, incluido el recurrente en su cine de la camaradería. Además, una de sus aficiones, que compartía con William Faulkner, era el amor al mundo de la aviación, por lo cual se sintió en el rodaje como pez en el agua. A la vez, se trata de una de las mejores muestras de la capacidad de Hawks para combinar aventuras, romanticismo y comedia. La historia en sí es la mar de sencilla. Jules Furthman escribió el atinado guión, aunque basado en las muchas anécdotas que le proporcionó Hawks, de las que asegura, todas tenían base real. Y funcionaban muy bien las referencias a un hecho vergonzoso en el personaje de Richard Barthelmess. Hawks, conocido por su afición a contar con fanfarrón desenfado anécdotas de rodaje, decía haber ayudado a convertir a Rita Hayworth en estrella (mérito compartido con Harry Cohn, presidente de Columbia). Así, en una escena en que Hayworth debía parecer borracha, al no saber cómo lograr que la actriz lo hiciera bien, ideó una estratagema: “Le dije a Cary Grant, cuando te parezca que la escena se apaga, di simplemente ‘no tienes ni idea de lo que te hablo, ¿verdad?’ y la agarras por el cuello y le echas esto por la cabeza. Se pondrá a gritar o a chillar o algo así, y entonces fundimos, y le pones una toalla por la cabeza…”. Y de este modo, la escena funcionó. Las otras dos estrellas del reparto, ya habían dado antes, en cambio, muestras de su buen hacer: Grant con el propio Hawks, en La fiera de mi niña, y Jean Arthur en varios de los filmes de Frank Capra.

8/10
Vive como quieras

1938 | You Can't Take It with You

Adaptación de la disparatada obra teatral de George S. Kaufman y Moss Hart, ganadora del Pulitzer, a cargo de Frank Capra. Cuenta cómo la joven Alice, la única cuerda dentro de la excéntrica familia Vanderhof, se ha enamorado de su jefe Tony Kirby. Las perspectivas de matrimonio están a la vista, pero el encuentro de la familia Vanderhof con la más convencional de los Kirby podría tener consecuencias imprevistas. Capra fue de los directores que contribuyó de modo decisivo a cimentar el prestigio de Columbia, cuando el estudio todavía no era considerado digno de figurar entre los grandes de la primera división. Si había logrado el Oscar a la mejor película para Harry Cohn con Sucedió una noche y Caballero sin espada, volvió a repetir la proeza con este film, que se llevó las estatuillas de mejor film y mejor director, además de acaparar otras cinco nominaciones. Un reparto sembrado y un buen puñado de situaciones casi surrealistas convierten en delicioso el visionado del film.

8/10
Una chica afortunada

1937 | Easy Living

Notable comedia de enredos con guión de Preston Sturges, dirección de Mitchell Leisen y con la pizpireta Jean Arthur de protagonista. Ella es una humilde secretaria que un buen día encuentra en la calle un lujoso abrigo de pieles que un millonario ha arrojado por la ventana mientras discutía con su esposa. Con este abrigo en su poder, la chica comienza a ser tratada de forma muy diferente por la gente, otorgándole todo el crédito posible en hoteles y lujosas tiendas. Por supuesto, el romance también está asegurado. Contiene momentos de humor surrealistas dignos de mención, así como personajes hilarantes como el director del hotel (interpretado por Luis Alberni). El filme supuso el tercer encuentro en pantalla entre el director Mitchell Leisen y el actor Ray Milland tras Four Hours to Kill! (1935) y The Big Broadcast of 1937.

7/10
Cena de medianoche

1937 | History Is Made at Night

Bruce Vail está completamente obsesionado con su mujer Irene. Ella ha pedido el divorcio por los celos enfermizos de su marido, pero éste no está dispuesto a ponerle las cosas fáciles a su todavía esposa. En su mente retorcida, idea un plan que le lleva a contratar a un hombre para que la seduzca. La idea es poder acusarla de adulterio para que el divorcio no se pueda llevar a cabo. Drama donde Charles Boyer interpreta al galán de la historia, quien se apiada de la pobre Irene y le ayuda a luchar contra el maníaco de su marido.

5/10
Escuela de secretarias

1936 | More Than a Secretary

Carol es una secretaria eficiente que esconde tras su mesa y sus gafas el amor que siente hacia su jefe Fred Gilbert. Como la chica no es especialmente atractiva, decide someterse a unas clases de glamour para lograr la atención del caballero. Comedia agradable para el lucimiento de Jean Arthur (Vive como quieras), donde la actriz despliega su enorme talento. Dirige Alfred E. Green (Carita de ángel).

4/10
El secreto de vivir

1936 | Mr. Deeds Goes to Town

La acción se sitúa en Estados Unidos, tras la depresión provocada por el crack de la Bolsa en 1929. Longfellow Deeds (Gary Cooper) es un músico que toca la tuba. De repente hereda veinte millones de dólares, y se propone usarlos para ayudar a personas corrientes. Pero como es natural, el altruismo de Deeds es tomado por una chaladura. Con el fin de demostrar su honestidad, Deeds emprende un viaje a Nueva York. En el trayecto conoce a una hermosa periodista, interesada por sus intenciones. De manera inevitable, ambos se enamoran y la periodista ayuda a Deeds a demostrar sus buenas intenciones. Por esta emotiva película, Frank Capra obtuvo un Oscar como mejor director. Uno de los realizadores más célebres de la historia del cine. Famoso por su serie de atractivas fábulas morales, que indagan en los buenos sentimientos del ser humano, como Vive como quieras (1939), Caballero sin espada (1939), o Juan Nadie (1940). Sus historias destilan una enorme vitalidad y tienen un trasfondo positivo que provoca mucha atracción al espectador, que enseguida identifica los problemas del protagonista con los suyos propios. Durante la Segunda Guerra Mundial, rodó una conocida serie de documentales para alentar a los soldados norteamericanos, titulada Why we fight? (¿Por qué luchamos?). Jean Arthur, que también es la protagonista femenina de Vive como quieras (1939) y Caballero sin espada (1939), está excelente en este papel. Mientras que Gary Cooper es el perfecto ingenuo con corazón de oro. El film ha inspirado títulos como El gran salto de los hermanos Coen, o Mr. Deeds, un fallido remake.

7/10
Adventure in Manhattan

1936 | Adventure in Manhattan

Simpática comedia, con elementos de thriller dentro de una temática clásica de robos de alto copete. La película está protagonizada por Joel McCrea (Wichita) y la pizpireta Jean Arthur (Vive como quieras). Él es un reportero que se engríe de ser un gran experto en predecir robos; ella es una actriz que participa en una obra teatral producida por un tal Gregory, el cual es en realidad un experto ladrón y pretende hacer un túnel bajo una galería de arte. Habrá malentendidos, enamoramientos, risas y demás.

5/10
The Ex-Mrs. Bradford

1936 | The Ex-Mrs. Bradford

Lawrence y Paula, una pareja de divorciados, investigan un asesinato. Amena cinta de misterio con muchos elementos cómicos. Cuenta con dos actores excepcionales, William Powell y Jean Arthur, como protagonistas. Supuso el último trabajo del director Stephen Roberts (Estrella de medianoche), que murió de un ataque al corazón.

5/10
Buffalo Bill

1936 | The Plainsman

Buffalo Bill fue un famoso soldado estadounidense que luchó en la guerra civil y que fue célebre también por dedicarse al espectáculo. Además, luchó por los derechos de los indios y de las mujeres de su época. La película empieza cuando acabada la Guerra de Secesión, el vaquero Wild Bill Hickock se entera de que los pieles rojas se están armando con rifles, con lo que decide poner cartas en el asunto, entrando en contacto con Buffalo Bill. James Ellison da vida a Buffalo Bill. Gary Cooper interpreta al vaquero Wild Bill y Jean Arthur a la exploradora Calamity Jane, también personajes reales, que se dice tuvieron un romance. Cecil B. DeMille dirige este western de aventuras biográfico, todo un clásico del género.

6/10
Búsquenme una novia

1935 | If You Could Only Cook

Jim Buchanan es un ejecutivo de capa caída cuya novia no le ama, pero un día, conoce en un parque a Joan, una cocinera desempleada que está buscando un cocinero. Ambos deciden hacerse pasar por marido y mujer para un trabajo que requiere una pareja. Simpática comedia de William A. Seiter filmada en plena depresión norteamericana. Protagonizan la guapa Jean Arthur (Vive como quieras) y Herbert Marshall (Desayuno para dos).

5/10
Pasaporte a la fama

1935 | The Whole Town's Talking

Jones es un tipo normal y corriente, simpático y de buen humor, trabajador ejemplar. Su problema es que tiene un enorme parecido con Marion, el peligroso gángster que asola la ciudad con sus fechorías. Tras ser detenido en varias ocasiones, víctima de esta confusión, la policía decide elaborar un salvoconducto especial para Jones. Con esta identificación, Jones podrá recuperar su vida cotidiana, sin verse sobresaltado por los crímenes de Marion. Pero las cosas se complican cuando el malvado Marion descubre la existencia de este salvoconducto, y decide aprovecharse de la situación en contra del pobre Jones. Dirigida por uno de los mejores directores de cine de todos los tiempos, el infatigable John Ford. El mismo año de esta película, había rodado El delator, una historia típicamente irlandesa, por la que es premiado. Esto eclipsa un tanto a Pasaporte a la fama. Se trata de una atractiva historia, narrada con habilidad, que nos introduce en el mundo del hampa de los años 30. Edward G. Robinson, como es habitual en él, está imponente. Una película imprescindible aunque resulte un título menor dentro de la extensa filmografía de John Ford.

6/10
El tronera

1931 | Ex-Bad Boy

Un hombre entra en conflictos y problemas con su novia cuando una bella estrella de cine llega con su novio a su pequeña ciudad. Se trata de una agradable comedia romántica, protagonizada con gracia por la gran comediante Jean Arthur (Vive como quieras), y en un pequeño papel aparece George Brent (Amarga victoria), en uno de sus primeros trabajos.

4/10
El retorno del Doctor Fu Manchú

1930 | The Return of Dr. Fu Manchu

Fu Manchú es un personaje ficticio creado por el escritor de misterio y novelas policíacas Sax Rohmer, que apareció por primera vez en 1913. Se trata de un villano chino que odia la civilización occidental y a la raza blanca, y cuyo fin más inmediato es el dominio del mundo liderando una peligrosa organización criminal que posee sofisticados medios. Tras un breve acercamiento al personaje en 1923, la primera película sonora sobre el tema es La expiación del doctor Fu Manchú (1929). Ahora, en el film que nos ocupa, de nuevo se recupera a los dos protagonistas de este filme, Warner Oland como el diabólico doctor, y Jean Arthur como la chica de turno. Aunque murió en la primera parte, Fu Manchú ha logrado volver a la vida mediante una toxina y viaja a Londres para vengarse de los que mataron a su mujer e hijo.

5/10
Aguiluchos

1930 | Young Eagles

Nuevo intento de Paramount en reeditar el éxito cosechado por Wellman con Alas, esta vez contando con el sonoro como principal reclamo. Las películas sobre aviación serían una constante en la carrera de este autor, con títulos como Aeropuerto central, Men with Wings, Thunder Birds, Gallant Journey y La escuadrilla Lafayette. En Aguiluchos se narran las aventuras de diferentes aviadores norteamericanos en la Primera Guerra Mundial, con las consabidas dosis de romance, acción, aventura, drama y comedia que debían reunir las películas de la época para contentar a un público norteamericano deseoso de divertirse y olvidar los años difíciles que estaba viviendo. Sin ser especialmente brillante, su trama se sigue con cierto interés destacando la presencia de Jean Arthur (1905-1991), una de las estrellas de la Edad Dorada de los 30 y 40, especialmente dotada para la comedia social.

4/10
Street of Chance

1930 | Street of Chance

Ágil drama que presenta a un tal John Marsden como un jugador de renombre que se siente obligado a salvar a su hermano pequeño de seguir los mismos derroteros que él y terminar en una vida de vergüenza y miseria. Sin embargo, todas sus intenciones y se ven modificadas cuando su hermano entre en una partida de póquer y él intente sacarlo de la mesa. Lo mejor es quizá la presencia de los protagonistas, la elegancia del galán William Powell (Al servicio de las damas) y la entereza de Jean Arthur (Vive como quieras).

5/10
Galas de la Paramount

1930 | Paramount on Parade

Musical que cumplía una doble función: por un lado ofrecer al público el nuevo y revolucionario sistema del cine sonoro, y por el otro reunir en una sola película a todas las estrellas de la Paramount. Un documental que incluía sketches cómicos, números musicales y escenas dramáticas sin ninguna línea narrativa concreta. Producida por Albert Kaufman, fue dirigida por once ilustres nombres de la compañía (entre ellos Edmund Goulding, Ernst Lubitsch y Frank Tuttle) que rodaron espectaculares episodios musicales –algunos de ellos en Technicolor, aunque finalmente no mostrados en el montaje final que llegó a las salas de cine–. En su reparto hay rostros conocidos como los de Gary Cooper, Clara Bow, Maurice Chevalier, Nancy Carroll, Fay Wray y Jean Arthur. En realidad, Paramount On Parade seguía la línea de música, estrellas y gran escenografía que anteriormente habían emprendido la Metro-Goldwyn-Mayer (The Hollywood Revue of 1929), la Warner Bros (The Show of the Shows) y la Universal (The King of Jazz).

5/10
La expiación del Doctor Fu Manchú

1929 | The Mysterious Dr. Fu Manchu

Primera de las películas sobre tan peculiar personaje rodada en el cine sonoro. Cuenta con el protagonismo del actor Warner Oland, que a pesar de haber nacido en Suecia tenía un curioso aspecto oriental que le hizo encumbrarse al estrellato al encarnar al detective Charlie Chan en numerosas películas durante la década de los años 30. Aquí se explica la naturaleza de Fu Manchú, y cómo culpa al hombre blanco de la muerte de su mujer e hijo durante la rebelión de los Boxer. 20 años después, el doctor ha cruzado al lado del mal y, mediante sus dotes hipnotizadoras controla a la hija de una familia británica de la que desea vengarse. El personaje regresaría por tercera vez en La máscara de Fu Manchú (1932) y después acabaría tomando un inusitado protagonismo en El regreso de Fu Manchú (1965), Fu Manchú y el beso de la muerte (1968) y El castillo de Fu Manchú (1969), si bien todavía estamos esperando la gran película sobre el tema que Álex de la Iglesia prometió en su día.

5/10
¿Quién la mató?

1929 | The Canary Murder Case

Película realmente singular puesto que, rodada como cine mudo por Malcolm St. Clair, fue reconvertida al sonoro debido a la revolución que este sistema supuso para el cinematógrafo. Así que casi toda la película hubo de ser de nuevo filmada, esta vez bajo la dirección de Frank Tuttle. Además, la voz de una de sus actrices, la mórbida Louise Brooks, tuvo que ser sustituida por Margaret Livingston; y el autor de la novela original en que se basaba la película, S.S. Van Dine, tuvo que poner diálogos a la versión sonora. Producida por la Paramount, se trataba de la primera historia del investigador Philo Vance que debe averiguar la extraña muerte de una misteriosa cantante de un club nocturno. Su protagonista, William Powell, adquirió gran popularidad con este personaje rodando también sus continuaciones: La casa de los cuatro crímenes (1929), The Benson Murder Case (1930) y Matando en la sombra (1933). Se da la circunstancia de que Powell también intervendría en la Metro en otra célebre saga de comedias policiacas como 'El hombre delgado' (La cena de los acusados).

5/10

Últimos tráilers y vídeos