IMG-LOGO

Biografía

Ian Holm

Ian Holm

88 años ()

Ian Holm

Nació el 12 de Septiembre de 1931 en Goodmayes, Essex, Londres, Reino Unido
Falleció el 19 de Junio de 2020 en Londres, Reino Unido

Premios: 1 Festival de Cannes

Un largo viaje, querido Bilbo

23 Junio 2015

Ian Holm será eternamente recordado por su papel en la famosa trilogía El señor de los anillos, dirigida por Peter Jackson. Reconocido actor británico, está acostumbrado a interpretar personajes secundarios bajo las órdenes de grandes directores y con una larga carrera teatral. an Holm, El actor británico, nominado al Oscar por su papel en "Carros de fuego", falleció el 19 de junio de 2020, en Londres, a los 88 años, por complicaciones con el Parkinson. "Con gran tristeza anunciamos el actor Sir Ian Holm falleció esta mañana a la edad de 88 años. Murió pacíficamente en el hospital, rodeado de su familia", declaró su agente. "Era encantador, amable y ferozmente talentoso, lo extrañaremos enormemente".

Sir Ian Holm Cuthbert nació el 12 de septiembre de 1931 en el condado de Essex, Londres. Procede de una familia de ascendencia escocesa muy implicada en la medicina, pues su madre, Jean Holm, era enfermera y su padre, el psiquiatra James Harvey Cuthbert, fue uno de los pioneros en la terapia de electroshock. Cuando Ian era  adolescente sufrió un duro golpe, su hermano mayor falleció.

Al terminar el colegio, Ian decidió dar clases de interpretación en la Royal Academy of Dramatic Art de Londres. Su devoción por Shakespeare era tal que con veinte años se unió a la Royal Shakespeare Company, donde interpretaría un puñado de sus obras. Logró el Premio Tony a mejor actor secundario en la obra de teatro “Regreso al hogar”, su debut en Broadway. En 1955 se casó Lynn Mary Shaw, una actriz teatral de la que se divorciaría diez años después.

Su salto a la televisión se produjo en la miniserie de la BBC The Wars of the Roses (1965), en la que interpretaba al rey Ricardo III. Tres años después encadenó sus dos primeros largometrajes: El cañón Bofors, donde hizo de militar y ganó el BAFTA, y A Midsummer Night’s Dream, adaptación de la obra de Shakespeare. Ian comenzaba así una carrera en la que trabajaría con innumerables estrellas.

Estuvo a las órdenes del ganador del Oscar, Richard Attenborough, en ¡Oh, qué guerra tan bonita! (1969), un musical sobre la Primera Guerra Mundial, y El joven Winston (1972), un biopic sobre Winston Churchill. En 1976 actuó en Gritar al diablo, película dirigida por Peter R. Hunt. El largometraje, ambientado en la Primera Guerra Mundial, cuenta las aventuras de tres personajes que luchan contra los alemanes. Tras una década de filmes con trasfondo bélico, interpretó al robot Ash en la película de culto Alien, el octavo pasajero (1979). Tan solo dos años después protagonizaría otra joya del Séptimo Arte: Carros de fuego, largometraje ambientado en las olimpiadas de 1924, gracias al cual recibió el premio de Mejor actor secundario en Cannes y una nominación al Oscar.

En la década de los ochenta se casó con Sophie Baker, con quien estuvo solo cuatro años. En 1982 trabajaría en Brazil, un thriller futurista dirigido por Terry Gilliam; Otra mujer, le permitió actuar bajo las órdenes de Woody Allen en un drama sobre una escritora en crisis. En 1989 interpretó al capitán Fluellen en Enrique V, drama histórico dirigido por Kenneth Branagh y adaptado de la obra de Shakespeare. Tan solo un año después volvería a estar en una adaptación de su amado escritor, con Hamlet, junto a Mel Gibson. Su tercer matrimonio se oficializó en 1991 y duraría diez años. También tuvo un rol importante en Frankenstein de Mary Shelley (1994), dando vida al Barón Frankenstein. El prestigioso director Sidney Lumet contó con él en La noche cae sobre Manhattan (1996), un drama sobre la corrupción policial.

Sus próximos largometrajes se centrarían en la ciencia ficción. En El quinto elemento de Luc Besson, tendría un papel importante como el Padre Vito Cornelius; y en 1999 trabajó con el extravagante David Cronenberg en eXistenZ, un thriller de acción futurista sobre un juego de realidad virtual.

Ya en el siglo XXI fue el villano que aterrorizaba las calles de Londres en Desde el infierno (2001). Pero el papel por el que el gran público le conoce más es el de Bilbo Bolson, un hobbit con una gran trascendencia en El señor de los anillos (2001). Actuó también en la tercera entrega de la saga, y en otra adaptación de las novelas de Tolkien: El Hobbit. En 2003 se casó con Sophie de Stempel, su cuarta esposa.

En cuanto a su labor en televisión, Holm ha trabajado en un gran número de series, como Jesús de Nazaret (1977), estrenada en cine en dos partes y dirigida por Franco Zeffirelli con completísimo reparto de estrellas, o The Borrowers (1992) fue una miniserie de fantasía sobre personajes diminutos en el mundo real, que años después se adaptaría a la gran pantalla. El rey Lear, (1998)fue otra de las muchas adaptaciones de Shakespeare en las que intervino Ian Holm y por la que obtuvo una nominación a los Emmy.

Ian fue padre de cinco hijos, que tuvo en tres de sus matrimonios.

Ganador de 1 premio

Filmografía
El hobbit: La batalla de los cinco ejércitos

2014 | The Hobbit: The Battle of the Five Armies

Broche de oro para la trilogía de Peter Jackson basada en la novela de J.R.R. Tolkien, un gran logro fílmico más allá de la realidad de que este cuento no posee la misma entidad de El Señor de los Anillos, por mucho que el director y sus tres coguionistas se empeñen esmeradamente en la tarea. Smaug, el dragón, dispuesto a asolar la Ciudad del Lago, no es el mayor de los problemas que amenazan a la Tierra Media, pues el enano Thorin Escudo de Roble está cegado por las riquezas que encierra la montaña de Erebor, y está dispuesto a defenderlas con las armas de elfos y hombres, antes que compartir con ellos lo que es justo. Un ejército de orcos y la amenaza en la sombra de Sauron abrirá los ojos a unos y otros, y no tendrá parte pequeña en el nuevo enfoque de la situación un mediano que solía vivir cómodo en un agujero, llamado Bilbo Bolsón. Un guión bien trenzado, donde la ambición del oro ocupa el lugar que en El Señor de los Anillos tenía el atractivo fatal del Anillo Único, y en que la amistad, el amor, y el aprecio del hogar son poderosas razones por las que actuar con espíritu de sacrificio, es plasmado en vistosas imágenes por el director neozelandés, que imprime un formidable aire épico a las escenas de la gran batalla, incluidos los duelos individuales, verdaderamente sobrecogedores y de enorme fuerza visual. Jackson, Fran Walsh, Philippa Boyens y Guillermo del Toro tienen el mérito de conjugar una acción trepidante, cuyo desarrollo se entiende perfectamente, con un buen perfilado de los personajes, donde destacan Martin Freeman y Richard Armitage, las escenas que comparten como Bilbo y Thorin tienen fuerza, bien bañadas por la humanidad que puede desprender una simple bellota encerrada en una mano. Las diferencias entre elfos, enanos y hombres se dibujan bien, con la cabezonería de no ceder un ápice en las respectivas posiciones, e incluso la subtrama del inventado triángulo amoroso de la elfa Tauriel, que implica a otro elfo y a un enano y supone un claro riesgo, se resuelve bien. Se incluye algún desahogo humorístico con el traicionero Alfrid, y Jackson se permite algún momento de diversión con el bestiario de criaturas malignas, aunque es el tono épico con apuntes de entrañable camaradería lo que domina. Una vez alcanzado el momento climático, el epílogo en la Comarca, y el enlace con lo que contará El Señor de los Anillos, están bien concebidos.

7/10
El hobbit: Un viaje inesperado

2012 | The Hobbit: an Unexpected Journey

Bilbo Bolsón es un hobbit de la Comarca, que como todos los suyos ama la vida hogareña, las fiestas y los amigos, la paz y la tranquilidad. Pero un día llama a su puerta el mago Gandalf, que para Bilbo es sólo un recuerdo de la infancia, el tipo que organizaba en el solsticio de verano unos magníficos fuegos artificiales. Hombre sabio que escudriña en el interior de las personas, cree que Bilbo es justo el hombre que necesitan trece enanos liderados por Thorin Escudo de Roble, quienes, despojados tiempo atrás por el dragón Smaug y los trasgos de todo lo suyo, vagan sin poder llamar a ningún sitio su hogar. En efecto, los trece enanos planean viajar a la Montaña Solitaria para recuperar sus antiguas posesiones, actualmente en poder de Smaug. Se ha hecho esperar la adaptación de “El hobbit”, la primera obra de J.R.R. Tolkien situada antes de los acontecimientos de “El Señor de los Anillos”, convertida en trilogía de películas dirigidas por el neozelandés Peter Jackson. Aquí, tras amagar con confiar la dirección a Guillermo del Toro, finalmente el mexicano figura como coguionista con el propio Jackson, Philippa Boyens y Fran Walsh, poniéndose él finalmente detrás de la cámara. Si “El Señor de los Anillos” daba claramente para tres películas, e incluso para seis, se hacía necesario suprimir pasajes de la obra de Tolkien, aquí claramente la decisión de entregar tres filmes se antoja exagerada y descaradamente comercial, lo que obliga a estirar las escenas de acción, batallas muy espectaculares y bien rodadas, pero que apabullan. Ello más la invitación a personajes de “El Señor de los Anillos” que no aparecen en “El hobbit” de Tolkien, pero que aquí tienen su papel, medianamente justificado. Dicho lo anterior, y pese a que el film se hace largo, hay que reconocer que El hobbit: un viaje inesperado es, además de un gran espectáculo donde al carácter de cuento se le aplican proporciones épicas de gran “scope” en muchos pasajes, una película fiel a Tolkien en lo esencial. El amor por el hogar, dulce hogar; el perdón a los enemigos, mayor muestra de coraje que rebanarles el pescuezo; el heroísmo cotidiano y salido del corazón de los pequeños –¿o habría que decir “medianos”?–, de mayor valor que los combates vistosos guiados por la furia. Estos elementos conceden gran parte de su grandeza al film, al igual que los divertidos momentos humorísticos, bien trenzados. Aunque muchos espectadores se quedarán sobre todo en los magníficos paisajes neozelandeses, las criaturas como orcos, trasgos y águilas, o lo que se esconde en las entrañas de la Tierra, al final lo que cuenta son las emociones que transmiten los personajes, bien presentes en los intercambios entre Gandalf y Bilbo, Bilbo y los enanos, en particular Thorin, o Gandalf y cierta dama élfica, y, por supuesto, Bilbo y Gollum. Martin Freeman como Bilbo se revela una magnífica elección para el papel protagonista.

7/10
Oh, Jerusalén

2006 | O Jerusalem

Adaptación de la exitosa y voluminosa novela de Larry Collins y Dominique Lapierre, que quiere ser una recreación de los hechos acontecidos alrededor de la creación del Estado de Israel en 1948, poco tiempo después de terminar la Segunda Guerra Mundial. Los autores retoman los hechos históricos y los vierten en sus páginas como si de un amplio reportaje periodístico se tratara, y para seguir un desarrollo ordenado y ampliar el atractivo de la historia introducen personajes de ficción. El director Elie Chouraqui, que adquirió cierta celebridad con la notable Las flores de Harrison, vuelve al terreno bélico y se encarga de trasladar la novela al guión y de convertir éste en imágenes. El argumento sigue las vicisitudes de dos amigos americanos, Bobby Goldman y Saïd Chahine, uno judío y el otro palestino, que en un momento dado se sienten empujados a trasladarse a Israel para poder ayudar a sus respectivos pueblos. La zona en cuestión arde de ansiedad y de disturbios, ante la inminente retirada de las tropas británicas y la impaciencia que provoca la votación de la ONU acerca de la creación del nuevo país para los judíos. El comienzo de la guerra y del odio entre judíos y palestinos es sólo cuestión de días. La película se ve con agrado, es entretenida y didáctica a la hora de no ofrecer una frívola y maniquea visión de la situación política de Israel, y logra algún momento de emoción entre los dos protagonistas, amigos por encima de todo. Pero también da la sensación de que la empresa de adaptar la novela se ha revelado a la postre demasiado aventurada. O han faltado medios económicos o la simplificación ha sido excesiva. El caso es que el aire episódico de los acontecimientos resta mucha grandiosidad a una película que demandaba un mayor esfuerzo de producción –desdice demasiado que las tomas panorámicas de Jerusalén no se correspondan a las localizaciones del rodaje– y se echan en falta unos personajes más elaborados. Los actores se esfuerzan y logran estar en su sitio, y llama la atención especialmente un metamorfoseado Ian Holm, que interpreta a Ben Gurion.

5/10
The Treatment

2006 | The Treatment

Jake Singer (Chris Eigeman) es un joven solitario que asiste a una terapia con el doctor Morales (Ian Holm). Allí conoce a la rica y viuda Allegra Marshall (Famke Janssen), quien le hará ver la vida de otra manera. Comedia romántica sin nada nuevo que ofrecer, pero con una buena química entre los protagonistas. Demuestra que, en muchos casos, las casualidades pueden cambiar tu vida.

5/10
El señor de la guerra

2005 | Lord of War

Andrew Niccol es un cineasta con guiones interesantes y tramas de entidad. Él dio los argumentos de El show de Truman a Peter Weir (la invasión televisiva de la intimidad), y de La terminal a Steven Spielberg (un hombre sin patria internado en un aeropuerto). Como director abordó la manipulación genética y la fecundación artificial (Gattaca) y la creación de una actriz digital de cine (S1m0ne). En El señor de la guerra el tema es muy serio, y lamentablemente a Niccol le va un poco grande. El film sigue la pista a Yuri Orlov, un traficante de armas de origen ucraniano, al que no le importa el uso que los demás hagan del material que maneja. Él sólo quiere enriquecerse, conseguir a la mujer que desea, y disfrutar del lujo como pueda. A la vez tiene un estilo de vida aventurero, todo un subidón de adrenalina. E intenta conciliar todo con una vida familiar imposible, pues se basa en la mentira y la falta de confianza. Varias cosas pesan en la película. La omnipresente voz en off de Nicolas Cage es una de ellas. Tampoco ayuda el personaje de Ethan Hawke, un agente del FBI monolítico, o la esposa, Bridget Moynahan, cuya actitud de ‘ojos cerrados’ resulta poco creíble. De todos modos una idea atractiva, de rabiosa actualidad, un ritmo trepidante y un buen acabado visual, ayudan a hacer llevadero el visionado de la cinta. Domina en el planteamiento un modo cínico y al tiempo simple de ver las cosas, pero no se esquivan ciertas consideraciones morales. Las cosas son como son, pero ‘vender el alma’ pasa factura, viene a decir Niccol.

6/10
Alta sociedad (Chromophobia)

2005 | Chromophobia

Muchos años después de Onegin, su debut como directora, que data de 1999, Martha Fiennes vuelve a ponerse tras la cámara, para una ambiciosa película que compone un mosaico de la sociedad londinense actual, a través de numerosos y variopintos personajes. Iona Aylesbury es una mujer desnortada, obsesionada con la cirugía estética, que se distancia cada vez más de su marido, Marcus, abogado implicado en oscuras operaciones, relacionadas con un ministro. El hijo de ambos pasa mucho tiempo con Stephen Tulloch, homosexual y especialista en arte, que será acusado injustamente de pederastia, y también será agredido por adolescentes violentos. En la trama también tienen un gran peso personajes como Edward, el padre de Marcus, un juez retirado que vive en una lujosa mansión, y Gloria, una prostituta que sufre graves problemas económicos, a la que diagnostican un cáncer terminal. La directora maneja temas interesantes, y define bien los personajes, con ayuda de un reparto realmente excepcional, que incluye a su hermano Ralph, y a la española Penélope Cruz, en un registro similar al de la película No te muevas, donde encarnaba a otra prostituta. Martha Fiennes pretende llamar la atención sobre muchos problemas de la sociedad actual. Quizás pretende abarcar demasiados asuntos: la belleza artificial, la corrupción, la violencia juvenil, la discriminación, la desestructuración familiar. Pero se nota que es una guionista primeriza y tarda mucho en abordar los conflictos y en hilar las tramas, lo que da como resultado un film premioso, que no se sabe dónde va.

4/10
De vuelta al "insti"

2005 | Strangers with Candy

Jerri Blank, una mujer madura que ha superado su adicción a las drogas, regresa a su pueblo natal tras cumplir varios años de condena en prisión. Jerri decide retomar su vida en el punto exacto en el que se echó a perder, es decir, cuando iba al instituto. Decide volver a clase, compartiendo aulas con adolescentes. Desenfadada comedia de instituto, con la particularidad de que está protagonizada por una adulta. Recuerda a títulos como Nunca me han besado y Aquellas juergas universitarias.

3/10
Algo en común

2004 | Garden State

Andrew Largeman es un joven de veintitantos años que un día recibe la llamada de su padre para comunicarle que su madre ha muerto. Andrew abandonó el hogar familiar hace mucho tiempo y la tirantez con su padre se ha acentuado con los años. La vida de Andrew es triste, y él mismo se hunde más y más a base de fármacos que le mantienen lejos de un pasado que le atenaza. Así las cosas, llega a su antiguo hogar en New Jersey para acudir al entierro de su madre. Allí se verá con su viejo amigo Mark, que ahora trabaja de enterrador, y sobre todo conocerá a la extraña Sam, una chica con tantas rarezas como encanto y de la que se hará inseparable durante unos días. Zach Braff es uno de esos extraños talentos que surgen de vez en cuando, capaces de decir algo con calado y de contarlo con originalidad. Hasta el momento había participado en comedias como Scrubs o El club de los corazones rotos, pero ahora debuta como director y guionista en la gran pantalla. Y recuerda de algún modo a Woody Allen en el modo de componer a su protagonista, un tipo traumatizado, patético por momentos, que se siente un espécimen en medio de un mundo cada vez más extraño, con una existencia sin sentido, sin Dios, y sin un motivo para vivir sino es el del encuentro del amor. Algunas imágenes son lúcidas, divertidas, emotivas, y, aunque arriesgado, el uso de la cámara lenta logra su propósito de modo muy sugestivo, acentuado también por una banda sonora excelente. La película trata de quitar hierro a una concepción trágica de la existencia por medio de situaciones surrealistas, cotidianas y sencillas, a su modo entrañables, y todo con un aire local de historia pequeña, de creación independiente. El éxito del resultado se debe sobre todo al trío protagonista –Braff, Portman, Sarsgaard–, que hace un trabajo excelente con sus personajes.

6/10
El aviador

2004 | The Aviator

Aunque el periplo del peso pesado del Séptimo Arte Martin Scorsese ha estado lleno de altibajos en los últimos años, el cineasta remonta el vuelo con esta biografía del fascinante y controvertido Howard Hughes. Playboy, millonario, inversor inmobiliario, productor y director cinematográfico, también fue empresario aeronáutico y gran aficionado a la aviación. El guión del consagrado John Logan (El último samurái, Gladiator) sigue los pasos del personaje durante dos décadas, arrancando a finales de los años 20, cuando ronda los 25 años de edad. Heredero de la empresa paterna, decide invertir una desorbitada suma de dinero en Ángeles del infierno. Se trata de una película de aventuras áereas para la que contrata numerosos pilotos que propician asombrosas secuencias de aviones filmadas sin efectos especiales. El film describe minuciosamente su romance con la mítica Katharine Hepburn, una actriz de fuerte personalidad, y también su aventura en la potente compañía aérea TWA. Como empresario aeronáutico, Hughes prueba sus prototipos de sofisticados aparatos, y realiza un fuerte desembolso para llevar a buen puerto la construcción del Hércules, un aparato. Pero Hughes se estrella con uno de sus aviones, y también empieza a sufrir una enfermedad degenerativa, que le lleva a convertirse en un fanático de la higiene y a recluirse sin apenas contacto con el exterior. Scorsese ha conectado con DiCaprio, actor tan italoamericano como él, con el que repite por segunda vez consecutiva, y que fue el promotor del proyecto. Pero nadie diría que se trata de una iniciativa ajena, pues Scorsese fagocita al personaje. En sus manos, Hughes se convierte en uno de sus típicos antihéroes excéntricos que tras un meteórico ascenso asimilan malamente el éxito y acaban trastocados. El esquema del film recuerda sobre todo a Toro salvaje, pero también a Uno de los nuestros y Casino. Por otro lado, la odisea del personaje para sacar adelante el Hércules, una iniciativa tan bienintencionada como megalómana, recuerdan a empresas épicas del propio Scorsese, como la de sacar adelante Gangs of New York, enfrentándose incluso a los productores del film. En este sentido viene a la memoria Tucker, un hombre y su sueño, donde Coppola hablaba de sí mismo, aprovechando la historia de un empresario real, obsesionado con construir el mejor coche el mundo (como Hughes el mejor avión del mundo). Si bien los detractores pueden argumentar que sobra algo de metraje, también es cierto que realiza una fascinante reconstrucción de la época, incluidos los años dorados de Hollywood. Y como siempre, compone más de una secuencia espectacular (sobre todo el rodaje de Ángeles del infierno) y otras intimistas, pero apasionantes, como la comida en casa de los padres de Hepburn. Maestro del cine, Scorsese integra de forma apabullante elementos fílmicos como la vistosa fotografía de Robert Richardson, responsable de Kill Bill o la música del autor de El señor de los anillos, el canadiense Howard Shore. En definitiva, un título que sin ser totalmente redondo, devuelve a su autor al Olimpo. Y aunque a Scorsese se le escapó una vez más ese Oscar que injustamente nunca le ha llegado, el film se llevó cinco de once nominaciones, convirtiéndose en la más premiada del año. La estatuilla más merecida quizás fue la que se llevó Cate Blanchett, estupenda como la irrepetible Hepburn.

7/10
El día de mañana

2004 | The Day After Tomorrow

Film catastrofista que aprovecha una cuestión de rabiosa actualidad: el cambio climático. Una perturbarción en la corriente del Atlántico produce una cataclismo de proporciones planetarias. Deshielo, tormentas, huracanes, que traen consigo una nueva era glacial. Nueva York es una de las ciudades afectadas, donde Sam Hall queda atrapado con unos amigos en la Biblioteca Pública. Pero papá Hall, experto climatólogo, acudirá al rescate. Estupendos efectos especiales, con la Gran Manzana inundada y cubierta de nieve, y acierto en la elección de Jake Gyllenhaal como adolescente desastrado, un poco a lo Tobey Maguire en Spider-Man, pueden anotarse en el haber de la película entregada por Roland Emmerich (Independence Day, El patriota), que círcula por los cánones clásicos del género, el esquema de mostrar a diversos personajes en peligro. Algún elemento original (los todopoderosos EE.UU. pidiendo ayuda al Tercer Mundo, la quema de libros para obtener calor) no ocultan los puntos débiles: la obcecación del padre por ir a buscar a su retoño, poco verosímil, y el modo en que se resuelve el film, donde las cosas ocurren porque sí. También resulta llamativa la ausencia de lo trascendente en una historia que nos presenta poco menos que la inminencia del fin del mundo.

6/10
El Señor de los Anillos: El retorno del rey

2003 | The Lord Of The Rings. The Return Of The King

Cuando una película forma parte de una trilogía, y hace la número tres, un desafío importante para el cineasta es iniciarla con buen pie. Ese tercer título tiene ya a sus espaldas un pasado, un puñado de buenas vibraciones que el espectador ha vivido, pero que quizá están adormecidas. Y se hace preciso despertarlas. Peter Jackson tiene el buen tino de empezar el film recordándonos el pasado de Gollum. Esa desdichada criatura, carcomida por el deseo de poseer el Anillo único, fue tiempo atrás un tipo normal, como cualquiera de nosotros, que se llamaba Smeagol, y que sabía disfrutar de una mañana de pesca en compañía de Deagol, un buen amigo. Explicándonos cómo casualmente, al caer al agua, halló su compañero de pesca ese bonito anillo, Jackson mata dos pájaros de un tiro: nos recuerda que el Anillo está repleto de maldad, que aunque concede a quien lo posee un poder inmenso, corrompe los corazones y empuja al asesinato; y al señalarnos que Gollum no siempre fue un ser repulsivo, el espectador cae en la cuenta del peligro al que está expuesto Frodo Bolsón, el hobbit portador del Anillo. Se nos anticipa que, a pesar de sus buenas intenciones, de llevar su pesada carga hasta el Monte del Destino para destruirlo allí donde fue forjado, el atractivo creciente que emana del Anillo le está transformando: Frodo empieza a parecerse peligrosamente a Smeagol-Gollum. El film no sólo sigue las evoluciones decisivas de Frodo, acompañado en su incursión a las tierras de Mordor por su fiel compañero Sam Samsagaz, y por el inesperado guía Gollum. Entretanto los que fueron compañeros de la Comunidad del Anillo trabajan a fondo para enfrentarse al todopoderoso ejército de Sauron, el Señor Oscuro. Saben que si Frodo fracasa, todo su esfuerzo será en vano. Pero ellos deben ganar tiempo, poner toda la carne el asador, porque todo lo que hagan es importante cara a la salvación de la Tierra Media. Hasta la más pequeña criatura tiene un papel que cumplir. Por un lado, Aragorn, el legítimo heredero de Isildur, tiene que pensar en asumir sus responsabilidades para reinar en Gondor. Con ayuda del elfo Legolas y el enano Gimli se enfrentará a mil peligros, incluido el de convocar a las tropas del rey de los muertos, que tendrá así ocasión de reparar el perjurio del pasado. El rey Theoden, librado de las malas artes de Saruman, empezará a reunir las tropas necesarias para acudir en ayuda de Minas Tirith. Merry está a su servicio, y Eowyn se destacará en el campo de batalla, siendo la mujer capaz de plantar cara a un Nazgûl. Mientras, Gandalf acude con Pippin a Gondor, para preparar la defensa de Minas Tirith. La tarea no es sencilla, pues Denethor, el Senescal, ha enloquecido de dolor desde que supo de la muerte de su muy querido hijo Boromir. Sometido al influjo de fuerzas oscuras, nunca ha sabido reconocer la valía de su otro hijo, Faramir. Tres horas y media de espectáculo épico ofrece Peter Jackson, durante las cuales se ha de esforzar por trenzar los diferentes hilos narrativos, y lograr que, ante un espléndido y fuerte tejido, el público no se pierda. ¡Y a fe nuestra, que lo consigue! Jackson, gracias a su guión, coescrito con su mujer Fran Walsh, y con Philippa Boyens, nos lleva de un lado para otro con elegancia y precisión, entrando y saliendo de las distintas tramas justo cuando la historia lo requiere. Dice Jackson: “Los personajes principales no se encuentran ni interaccionan uno con otro, lo que es bastante extraño. Así que siempre buscábamos formas de crear conexiones que transmitieran la sensación de que los hechos están ocurriendo simultáneamente, para dar la ilusión de que, aunque no compartan el mismo espacio, existe una coherencia en el devenir de los acontecimientos.” Las escenas de batalla son, una vez más, impresionantes. La batalla de los Campos de Pelennor, con populosos ejércitos, poderosas catapultas, o los sorprendentes olifantes, rodada en los increíbles parajes de Nueva Zelanda, tiene toda la capacidad del mundo para dejar boquiabierto al espectador más reticente. Sin embargo, Jackson usó un truco elemental para no convertir aquello en una serie de escenas de acción llamativas pero rutinarias: “Ninguna escena dura más de cinco minutos. Si no, se convierte en impersonal. Aunque los efectos sean todo lo espectaculares que tú quieras, después de unos minutos de observarlos, deja de importarte. Y tienes que empezar a fijarte en los personajes.” Tan es así, que los guionistas personalizaron incluso a uno de los orcos, con más peso que el resto: Gothmog, que apenas tiene presencia en el libro, nos presta sus ojos para ver la batalla desde el campo enemigo. La espectacularidad del film no impide que Jackson preste una esmerada atención a los numerosos personajes. Aunque precisamente el hecho de contar con tantos, todos con peso, y evitando dar protagonismo absoluto a uno u otro, ha jugado en contra de premios y nominaciones para las actores. De los tres filmes, sólo ha habido una nominación al Oscar para el reparto: la de Ian McKellen, por su composición de Gandalf en el primer film. Pero realmente todos están estupendos, ninguno desentona: Elijah Wood como Frodo, y Sean Astin como el fiel compañero Samsagaz, que lo aguanta todo, están maravillosos. Igual que los otros dos hobbits, Billy Boyd como Pippin (también visto en Master & Commander), y Dominic Monaghan como Merry, y un envejecido Bilbo, que es Iam Holm. El que ha dado un mayor empujón a su carrera ha sido Orlando Bloom, Legolas, que ha rodado luego Piratas del Caribe y Troya; y tampoco ha salido mal parado Viggo Mortensen, que da vida a Aragorn. Luego están John Rhys-Davies (Gimli), Bernard Hill (Theoden), John Noble (Denethor), Sean Bean (Boromir), David Wenham (Faramir), Hugo Weaving (Elrond), y perdón por los que nos dejamos en el tintero. Y entre las chicas, hay tres importantes: Liv Tyler que es Arwen, la amada de Aragorn; Cate Blanchett, la dama Galadriel; y Miranda Otto, que encarna a la guerrera Eowyn. Rematar la historia, oh, qué difícil es. Pero Jackson y cía lo consiguen. El clímax en el Monte del Destino es impresionante, se logra visualizar lo que escribió Tolkien. Y le dan un toque de sorpresa y suspense, cuando las dudas y el atractivo del mal vuelven a surgir con toda su fuerza. Después, hay varios ‘falsos’ finales (el bromista de Billy Cristal, presentador de los Oscar, decía exagerando que había recibido 11 nominaciones, tantos como finales presentaba la peli), necesarios: en la batalla, en la Comarca, en los Puertos Grises. Porque de verdad hemos llegado, como decía Frodo, al “final de todas las cosas”.

9/10
Desde el infierno

2001 | From Hell

Dos hermanos, los afroamericanos Albert y Allen Hughes, se suman a las parejas cinematográficas de los Coen, Wachowski y Farrelly. Su filmografía previa, inédita en España, se centra en las vicisitudes de tipos negros en barrios marginales. Aquí cambian de color y época al narrar los crímenes de Jack el Destripador en el Londres victoriano. Los Hughes parten del cómic de Alan Moore y Eddie Campbell para lanzar una hipótesis sobre la identidad del celebérrimo asesino de prostitutas, variante de la de «la conspiración real». Se advierte un notable esfuerzo en recrear la atmósfera degradada del barrio de Whitechapel y se usa con acierto un inteligente componente romántico. Eso sí, no faltan las sanguinolencias, y las nebulosas ensoñaciones que sufre el inspector Abberline (Johnny Depp, con su clásica mirada de pez muerto) por su afición a la absenta. Destaca la interpretación de Ian Holm, como un interesante doctor, y la en alza Heather Graham, como la prostituta Mary Kelly.

4/10
Mi Napoleón

2001 | The Emperor's New Clothes

Napoleón se encuentra exiliado en la isla de Santa Elena. Peros sus hombres más fieles han trazado un plan para que recupere el poder. Se trata de que un doble, Eugene Lenormand, le suplante durante un tiempo, el justo para llegar a París y ponerse al frente de su gente. Con lo que no cuenta Napoleón es con que Eugene, un tipo vulgar, le coja gustillo a eso de hacerse pasar por el emperador, de modo que se niega a recuperar su antiguo papel en la sociedad. Por otra parte, el auténtico Napoleón no logra que nadie le crea cuando dice ser quien es, por lo que debe acostumbrarse a llevar una vida ordinaria, en la que llega a enamorarse, y a dirigir con fortuna negocios relacionados con la vida civil. Magnífica película, de suave humor, que plantea la pregunta “qué pasaría si…”. Basada en una novela de Simon Leys, toma con gracia el lugar común de que la mayoría de los locos se creen Napoleón (ya se sabe, con gorrito de papel, la mano sobre el estómago), para especular sobre el posible comportamiento de un hombre que, tras ser durante un tiempo el “amo del mundo”, cae de su pedestal para convertirse en un tipo corriente, sin aduladores ni cortesanos inclinándose a su alrededor. Ian Holm, el Bilbo de El Señor de los Anillos, borda su doble papel.

6/10
El Señor de los Anillos: La comunidad del anillo

2001 | The Lord Of The Rings: The Fellowship Of The Ring

Nada menos que 47 años hemos esperado los espectadores para presenciar en la gran pantalla una de las aventuras más fascinantes inventadas por la mente humana. Para los lectores de la novela, El señor de los anillos era mucho más que una historia, formaba parte del ideal de la vida, de la lucha perpetua entre el bien y el mal, una epopeya legendaria a la altura de los grandes mitos clásicos. La noticia de la filmación de una trilogía sobre la misión de Frodo y sus amigos fue sin duda una buena noticia, ya que los fans habían quedado algo desilusionados con la incompleta aunque laudable película en dibujos animados realizada en 1978 por Ralph Bakshi. La nueva versión prometía cerca de 9 horas de aventuras, tres películas correspondientes a las tres partes de la obra original. El estreno mundial de La comunidad del anillo el 19 de diciembre del pasado año se convirtió en el mayor acontecimiento cinematográfico que se recordaba en muchos años y la historia no había hecho más que empezar... Todo arranca en un territorio denominado La Comarca. Allí se celebra el cumpleaños de un hobbit llamado Bilbo (Ian Holm), en otros tiempos gran aventurero. Entre los invitados se encuentra el mago Gandalf (Ian McKellen), que sabe que Bilbo posee un extraño anillo lleno de poder encontrado en uno de sus viajes. Cuando, tras los festejos, Bilbo decide abandonar el pueblo, Gandalf le pide que se desprenda por su bien del anillo mágico. Éste pasará a manos de Frodo (Elijah Wood), el sobrino de Bilbo, quien tras recibir los consejos del mago, deberá a su vez escapar de su casa e impedir que el anillo caiga en manos de Sauron, quien lo busca con ahínco. El anillo en cuestión es de una importancia capital para el destino del mundo, su poder es incalculable y quien lo posea será el dueño de todas las conciencias. Fue forjado por el malvado Sauron, quien ahora quiere recuperarlo para sembrar el mal y reinar sobre todas las criaturas. La única manera de impedirlo es arrojar el anillo en el lugar donde fue forjado, el Monte del Destino, en la tierras de Mordor, dominio de Sauron. Allí se dirigirá Frodo, a quien en diversas etapas de su viaje se le irán uniendo otras criaturas (hobbits, hombres, enanos, elfos) hasta formar un número de nueve. La comunidad del anillo irá recorriendo la Tierra Media, un lugar lleno de sorpresas y peligros, de lugares mágicos y sórdidos y, poco a poco, Frodo irá siendo consciente de la importancia de su misión para el destino del mundo, sobre todo cuando los nueve compañeros tengan que afrontar peligros inimaginables: los repugnantes orcos, los trolls, los temibles nazgul, los peligros enterrados en las minas de Moria, el mismo poder oscuro del anillo… El director neozelandés Peter Jackson (Criaturas celestiales), fiel seguidor de la obra de Tolkien, se hizo cargo de un proyecto que contemplaba la filmación de toda la trilogía en una sola etapa. Esto, por una parte, posibilitó ajustarse al presupuesto de 270 millones de dólares, y, por otra, facilitó la unidad intrínseca de la trilogía, concebida por su creador como una única historia. El resultado es una apabullante aventura visual, rodada con una majestuosidad impresionante gracias a los grandiosos escenarios naturales de Nueva Zelanda. Batallas, persecuciones, romance, traición… Todo lo reúne esta obra filmada con la sensibilidad de quien conoce el excepcional material que tiene entre manos. Cuanta para ello en esta primera parte con un reparto encomiable, sobre todo por su adecuación a los personajes, pero de entre ellos sobresalen con fuerza Ian McKellen en el papel de Gandalf, el joven Elijah Wood en el de Frodo, y Viggo Mortensen en el del humano Aragorn, todo un seguro de vida para el pequeño hobbit portador del preciado anillo.

8/10
La bendición

2000 | Bless the Child

Maggie es enfermera en un hospital de vida algo insatisfactoria. Una lluviosa Nochebuena se presenta su hermana Jenna, oveja negra de la familia, con su hija, una recién nacida. Jenna desaparece sin dejar rastro, y Maggie ve que la niña puede ser la luz que ilumine su vida. Seis años después, Maggie es la madre de Cody a todos los efectos. Pera Jenna reaparece junto a su recién estrenado marido, siniestro líder de una secta, que pretende llevarse a la niña por alguna misteriosa razón. Inquietante thriller de tintes sobrenaturales, que sigue la estela de títulos como La profecía y El exorcista. En esta ocasión la diferencia radica en que Cody es un instrumento divino, con un don especial, mientras que los que la combaten son servidores del diablo. Kim Basinger da bien el tipo de mujer inquieta que es feliz satisfaciendo sus instintos maternales. Chuck Russell, firmante de títulos de acción como La máscara, se encuentra a gusto con una historia que define como “una lucha muy real entre el bien y el mal que, en alguna medida, todos debemos afrontar cada día de nuestra vida”.

4/10
Las últimas rubias explosivas

2000 | The Last of the Blonde Bombshells

Tras enviudar, Elizabeth se refugia en la música, y concretamente en su saxofón. Y es que siendo una quinceañera formó parte de la banda de swing "Blonde Bombshells", nombre muy apropiado para los años en que actuaban, durante la Segunda Guerra Mundial. Con la ayuda de su nieta, Elizabeth tratará de reunir a los antiguos integrantes de la banda -todas mujeres, excepto uno-, para volver a tocar. Aquello será todo un viaje sentimental al pasado, con momentos emotivos, pera también dolorosos, pues no todos están en su mejor forma.Película exacerbadamente nostálgica, trufada de buenos sentimientos, de las que hacen llorar. Se inspira en bandas auténticas, como “Ivy Benson & Her All Girls Orchestra”, que actuaban durante la Segunda Guerra Mundial. Domina el reparto Judi Dench -premiada con el Globo de Oro y el Bafta en papel femenino en miniserie-, entre un reparto ampliamente femenino -Olympia Dukakis, Leslie Caron, Joan Sims en su último trabajo en la pantalla...-, donde también hay un buen papel masculino para Ian Holm, antiguo batería de la banda. Por supuesto, la música juega un papel importante en el film.

6/10
El secreto de Joe Gould

2000 | Joe Gould's Secret

Tercer trabajo como director de Stanley Tucci (secundario en títulos como Camino a la perdición o Sucedió en Manhattan, y responsable de Una gran noche y la inédita The Impostors), también escrita, protagonizada y producida por él. En una sutil crítica al materialismo, Tucci adapta el libro homónimo donde el periodista norteamericano Joe Mitchell relata la singular historia real de Joe Gould. Se trata de un excéntrico escritor y erudito al que el reportero conoció en los años 40, que vivía como un mendigo, rodeado de amigos bohemios. A pesar de ser licenciado por Harvard, Joe Gould prefería vivir “del aire, el amor propio, las colillas, el café de cowboy, los bocadillos de huevos fritos y el ketchup”. Además, dedicaba su vida a un curioso y ambicioso proyecto, un libro que iba a ser el más extenso de la historia. “Historia oral de nuestro tiempo” era una transcripción de relatos de la gente que había conocido en las calles, tipos en su mayoría desencantados por la obsesión con el dinero, que ha echado a perder “los viejos tiempos”. Mitchell se sentía tan fascinado por la figura de Gould que publicó un perfil sobre el personaje en The New Yorker, tras lo que el mendigo adquirió una gran popularidad.

6/10
Beautiful Joe

2000 | Beautiful Joe

Joe es un florista al que la fortuna no le sonríe: su mujer le deja, y acaban de diagnosticarle un tumor cerebral. Su casual encuentro con Hush, una chica de alterne siempre metida en líos, madre soltera de dos hijos, a la que le encantan las apuestas, cambiará su vida. El guionista Stephen Metcalfe debuta como director con esta peculiar comedia, donde el humor tiene un atrevido sabor agridulce. La siempre estupenda Sharon Stone asegura que “el extraño sentido del humor que llena el film es mi tipo de humor. Es extremadamente gracioso, pero no en un sentido superficial.” Le da réplica Billy Connolly, que hizo un magnífico papel en Su majestad Mrs. Brown.

5/10
Esther Kahn

2000 | Esther Kahn

Esther Kahn (Summer Phoenix) es una adolescente judía que vive en la Inglaterra de finales del siglo XIX. No tiene más aspiraciones que las de heredar la fábrica de costura familiar, hasta que un día ve una obra de teatro con sus propios ojos y empieza a replantearse su vida. Una película muy bien acogida por la crítica, que incluso compitió en Cannes por la Palma de Oro. El largometraje logra una gran ambientación y unos personajes muy creíbles.

6/10
eXistenZ

1999 | eXistenZ

Allegra es una innovadora creativa de videojuegos, que acaba de diseñar algo totalmente revolucionario: eXistenZ, un juego orgánico que se descarga en el sistema nervioso de los seres humanos, hasta el punto de que les introduce en un mundo donde es difícil distinguir qué es real y qué ficción. Cuando unos fanáticos tratan de asesinar a Allegra, ella no tiene más remedio que huir con ayuda de Ted, un vigilante jurado, al mundo imaginario inventado por ella. El canadiense David Cronenberg (La mosca (1986), Scanners, Videodrome, El almuerzo desnudo) firma un film coherente con su filmografía. Ambientes futuristas extraños, escenas repulsivas (atentos a la pistola de cartílagos, o al asqueroso metaflesh), violencia, sirven para configurar un raro universo, en el que las apariencias engañan. Cronenberg asegura: "Estoy convencido de que lo que la gente hace con los ordenadores y videojuegos es tratar de acercarse cada vez más al juego y fusionarse con él". Inquietante, ¿no? Pues para contarlo, el director ha contado con Jennifer Jason Leigh y Jude Law, éste candidato al Oscar por El talento de Mr. Ripley.

6/10
El partido

1999 | The Match

Película inglesa a más no poder: amor y fútbol. Dos bares se disputan la hegemonía futbolística de un pueblo. Smith tiene que conseguir que su equipo gane, lo que no logra desde hace 99 años. También desea el amor de Rosemary. Comedia social con mayúsculas.

4/10
Shergar

1999 | Shergar

Shergar es un caballo de carreras que secuestran los miembros del grupo terrorista IRA. Un joven huéfano lo liberará. A su nivel, la película recuerda otras producciones "equinas, como War Horse de Steven Spielberg, lógicamente con menos profundidad. Largometraje algo insípido que no logró una buena acogida por su falta de desarrollo de la trama, aun teniendo un buen reparto.

5/10
Simon Magus

1999 | Simon Magus

Dovid Bendel (Stuart Townsend) es un judío de un barrio pobre que trata de construir una estación de tren. Pronto un rico de una vecindario pudiente (Sean McGinley) se entromete, comenzando una disputa por las tierras que ambos quieren. Entrará en liza entonces un tal Simon (Noah Taylor), que afirma hablar con el diablo... La película muestra el lado negativo de los hombres cuando están decididos a conseguir unos objetivos. Logra una buena ambientación e interpretación, haciendo al espectador empatizar con los personajes. El film logró el premio en Sitges a Mejor Director y Actor. En el Festival de Berlín compitió en la Sección Oficial.

6/10
King Lear

1998 | King Lear

Más que lúcido telefilm, de dos horas y media de duración, basado en una de las principales tragedias de William Shakespeare. Como se sabe el tema central es el de la ingratitud filial, representado en dos tramas: la del Rey Lear y sus hijas y la historia de Gloucester, traicionado por su hijo Edmond. La película se integra como el último episodio de la serie británica Performance (1992), que ofrecía adaptaciones de célebres obras de teatro de grandes autores. En este caso, protagoniza el incomparable Ian Holm, en el papel del sufriente Lear.

6/10
Una historia diferente

1997 | A Life Less Ordinary

El éxito de Trainspotting lanzó al trío británico Danny Boyle (director), John Hodge (guionista), Andrew Macdonald (productor) a filmar su primera película americana, una historia romántica y optimista, abierta a la trascendencia. Y que, sin embargo, conecta con la visión desencantada del mundo de los otros films de Boyle. A su manera, los dos protagonistas responden al perfil de jóvenes con pobres horizontes vitales. Robert, un perdedor, trabaja en una empresa de limpieza, pero su ilusión sería escribir guiones de cine. Su despido y sustitución por un robot, es un shock. Desesperado, amenaza a su jefe y se lleva a su hija Celine, con intención de pedir un rescate. En cuanto a Celine, rica y mimada, tiene caprichos tan peligrosos como el tiro a la manzana con un sufrido criado debajo. Tras muchos novios que no le han satisfecho, decide añadir algo de emoción a su vida facilitando a Robert su secuestro. Si perdedores son en el film los seres humanos, lo mismo cabría aplicar a los ángeles Jackson y O’Reilly, y a su jefe, el arcángel Gabriel; en su concepción antropomórfica, en clave humorística, es visible su cansancio de ayudar a los humanos en sus continuas crisis matrimoniales. En su nueva tarea, lograr que Robert y Celine se enamoren, las dificultades les llevan a considerar la paciencia de Dios con los hombres, y a pensar que quizá los tiene demasiado descontrolados. Pues la ayuda celestial a los protagonistas no impide su libertad. Aunque aventuras y desventuras sean alocadas, y recurran a la violencia paródica, las domina un tono que tiende a ser amable, y que posibilita la declaración final –sobre un fondo en que se retroproyectan diversos sucesos acontecidos en el film–, en que los protagonistas hablan explícitamente de su confianza en la providencia divina. Sin ser sesuda –tiene un tono ligero, a veces algo frívolo y sensual, siempre con sentido del humor–, la película habla de que es alcanzable la felicidad entre un hombre y una mujer, y de las ayudas insospechadas que uno puede recibir. Boyle menciona dos referencias para su film: A vida o muerte (Michael Powell, 1946) en el tratamiento celestial, y Sucedió una noche (Frank Capra, 1934) en la relación de él y ella. No está mal para alguien a quien se relaciona siempre con directores modernos (Quentin Tarantino, Stanley Kubrick, Martin Scorsese, David Lynch). Para presentar el cielo se opta por una óptica moderna –los ángeles podrían ser ejecutivos de una empresa moderna–, con presentación visual en que domina el color blanco, en vestuario, mobiliario y luz. La relación de Robert y Celine, aun dentro de esa visión contemporánea, remite a los clásicos. Se juega bien con el contraste de personalidades que caracterizan Ewan McGregor y Cameron Díaz: él algo tímido y poco decidido, ingenuo, con escasa imaginación, víctima del capitalismo; ella resuelta e ingeniosa, cansada de su vida de niña consentida. Existe la tan manida química entre los dos actores, y los momentos de humor –y drama– funcionan perfectamente. Las llamadas para pedir el rescate, o el modo en que esquivan a un vecino curioso, son modélicos.

6/10
El quinto elemento

1997 | The Fifth Element

Luc Besson dirige esta historia de ciencia ficción, que nos narra la búsqueda del quinto elemento, que junto con la tierra, el aire, el agua y el fuego, componen el motor del universo. A cargo de esta tarea, están: un desaliñado taxista del siglo XXIII (Bruce Willis), una atractiva enviada celestial (Milla Jovovich), y un curioso monje (Ian Holm). Para lograr sus fines, han de oponerse a un malvado e histérico villano, (Gary Oldman), dispuesto a todo para evitar la unión de los cinco elementos y asi dominar a la humanidad. Espléndido relato de ciencia ficción, que combina acertadamente acción, efectos especiales, y, en algunas ocasiones, una sutil ironía de los tópicos del género. Destaca el diseño visual del film, inspirado en los comics de Moebius y Jean Claude Mézières, este último creador del personaje de Valerian. Así, sobresale una cuidadosa recreación de las calles y modo de vida de una futurista ciudad de Nueva York.

5/10
La noche cae sobre Manhattan

1997 | Night Falls on Manhattan

Sean es un joven ex policía, miembro de una familia de servidores de la ley, que ha terminado con esfuerzo y tesón la carrera de derecho. Ahora pasa a ser uno de los novatos ayudantes del fisica de distrito en la siempre complicada ciudad de Nueva York. El primer caso que le endosan es atractivo pero difícil, al tiempo que tiene derivaciones que le afectan directamente: debe instruir la acusación contra un importante capo de la droga, que cuando iba a ser detenido liquidó a dos policías, además de herir a su propio padre, también policía, justo cuando le quedaba poco tiempo para retirarse. Lo malo es que a medida que investiga, descubre ramificaciones de corrupción en el cuerpo policial, que podrían implicar a su progenitor. Sidney Lumet demuestra un magnífico pulso narrativo en este film, que conecta con otros títulos suyos como Sérpico y El príncipe de la ciudad en su temática de las cloacas de la policía. "Melodrama moral", en palabras del director, plantea interesantes dilemas éticos, y señala la frecuente tentación de caer en el cinismo para autojustificar las propias acciones. El reparto es excelente, pero destacan Andy García y Ian Holm, hijo y padre en la película.

7/10
El dulce porvenir

1997 | The Sweet Hereafter

Adaptación de una dura novela de Russell Banks, sobre las consecuencias del trágico accidente de un autobús escolar. El film toma como hilo conductor las visitas que un abogado hace a las familias de las víctimas, cara a reclamar una indemnización. Lo cual sirve al director canadiense de origen armenio Atom Egoyan para bucear en el sentido del dolor y en las relaciones humanas, subrayando la frecuente futilidad de buscar culpables en las desgracias que nos acontecen. Genial trabajo de Ian Holm.

7/10
Big Night

1996 | Big Night

Dos hermanos italianos tratan de sacar adelante un típico restaurante con comida de su país, en Nueva Jersey. Las cosas no van bien del todo, pero podrían mejorar si una comilona que están organizando, y que contará con la presencia de una célebre estrella de jazz, sale como Dios manda. Película encantadora, recuerda a otros grandes films de banquetes como el de El festín de Babette.

6/10
Lago Ness

1996 | Loch Ness

Un científico estadounidense pretende demostrar de modo contundente que el monstruo del Lago Ness no existe. Humor y sustos eficaces, en un film que, ya de paso, critica la mentalidad cientifista del “si no lo veo, no lo creo”.

3/10
La locura del Rey Jorge

1994 | The Madness of King George

En pleno siglo XVIII, el excéntrico rey Jorge III de Inglaterra está pasando por una depresión que deviene en locura. Sus súbditos no saben como detener sus absurdos y cómicos actos, y el príncipe de Gales empezará a pensar en relevarle en el poder. Nicholas Hytner (El crisol, Mucho más que amigos) dirige esta historia biográfica que está contada en clave de humor. El desaparecido Nigel Hawthorne obtuvo una nominación a los Oscar, al igual que Helen Mirren, (Oscar por La Reina), que además recibió la Palma de Oro en Cannes por su interpretación de la reina Charlotte. Ken Adam y Carolyn Scott, responsables de la dirección artística, se llevaron la estatuilla.

6/10
Frankenstein, de Mary Shelley

1994 | Frankestein

Victor Frankestein lleva una vida feliz en Ginebra, junto a su adorada madre. Pero su ingenua felicidad es de pronto pisoteada debido a la muerte instantánea de su madre. Esto supone un giro radical en la vida de Victor, que sufre un terrible trastorno y se jura a sí mismo enfrentarse a la muerte. Con los años, se convierte en una persona introvertida y misteriosa. Completa con brillantez sus estudios de medicina. En Ingolstadt conoce al tenebroso profesor Waldman, y escucha rumores sobre su dedicación al estudio de las posibilidades de crear vida después de la muerte. Victor enseguida traba amistad con el profesor Waldman. Ambos comienzan a experimentar. Victor está dispuesto a llegar hasta el final a cualquier precio: su obsesión es devolver a la vida a un muerto. Adaptación de la genial novela de Mary Shelley. Se cuenta que los poetas Lord Byron, Shelley y la hermana de éste, Mary, pasaban unos días en una casa de campo. Lord Byron propuso a cada uno escribir un relato de terror, para leerlo después en voz alta. Mary Shelley escribió las primeras páginas de la historia del monstruo de Frankestein, que luego convirtió en novela. Esta historia ha sido llevada al cine en numerosas ocasiones, con distintos grados de inspiración. Aquí Kenneth Branagh realiza una adaptación grandiosa, llena de efectos. Cuenta con una excelente plantilla artística. El resultado es espectacular.

6/10
The Hour of the Pig

1993 | The Hour of the Pig

Richard Courtois (Colin Firth) es un joven abogado en la Francia medieval. Cuando decide dejar la ciudad para irse al campo y tener una vida normal, empiezan a surgir asuntos que le requerirán, como el de defender a un cerdo por el asesinato de un joven. La película tiene cierto aroma al clásico El nombre de la rosa, pero no logró tan buenos resultados. Cuenta con un magnífico reparto y con un interesante argumento que mantiene al espectador sentado con ganas de conocer el veredicto final.

5/10
The Return of the Borrowers

1993 | The Return of the Borrowers

Serie de 6 episodios que continúa la historia iniciada en The Borrowers, estrenada el año anterior. Cuenta con un raprto muy apañado y cuenta una historia fantástica de corte familiar. En este caso los Borrrowers, seres diminutos, se marchan de su casa encuentra otra que puede ser ideal para ellos. Volverán a coincidir con su amigo humano George, pero el propietario de la casa será duro de pelar.

5/10
Seducción peligrosa

1992 | Blue Ice

Harry Anders (Michael Caine) es un ex agente secreto británico que se ha retirado e iniciado una vida más tranquila como propietario de un exitoso club de jazz. En un encuentro casual conoce a Stacy (Sean Young), esposa de un importante diplomático norteamericano. Tras enamorarse locamente de Stacy, ésta convence a Harry de que localice a un antiguo amante que pretende perjudicar a su marido. Esto le obliga a recurrir a toda su experiencia y a antiguos contactos, pero la trama se complica con varios asesinatos. El magistral actor Michael Caine (La huella, El hombre que pudo reinar) seleccionó mucho sus papeles durante los años 90, realizando pocos filmes. En esta ocasión forma una excepcional pareja con la bella Sean Young (Blade Runner). La dirección corrió a cargo del especialista Russell Mulcahy (Los inmortales).

4/10
The Borrowers

1992 | The Borrowers

Los Borrowes viven en los agujeros de ratón de las casas. Son unos diminutos humanos de 15 centímetros que no dudan en coger "prestado" las cosas que necesitan para vivir su día a día. Aquí buscan una nueva casa y los borrowers Pod, Homily y Arrietty contactarán con el niño humano George. Serie británica de corte fantástico y destinado a un público familiar que reúne a un reparto de grandes actores, entre ellos Ian Holm. Al año siguiente la serie continúo con otro seis episodios bajo el título The Return of the Borrowers. Cinco años más tarde llegaría la versión cinematográfica, Los Borrowers.

5/10
Kafka

1991 | Kafka

Kafka (Jeremy Irons) trabaja como empleado en una compañía de seguros. Sus ratos libres los dedica a desarrollar sus cualidades como escritor. Un día su amigo y compañero de empresa Edouard Raban aparece muerto, aparentemente ahogado. Empezará a sospechar que algo extraño sucede cuando entra en contacto con un grupo de anarquistas. El film que se comenta no es una biografía del célebre novelista checo Franz Kafka, aunque abunden pequeños detalles reales de su vida, o se ofrezcan posibles explicaciones a los argumentos de algunas de sus historias. El guión de Lem Dobbs toma al personaje del escritor y lo sumerge en una historia kafkiana completamente ficticia, pero que sirve para desarrollar algunas de sus ideas. El protagonista vive en un mundo absurdo, en el que nada parece tener lógica. En su empresa hay un jefecillo que toma nota de las faltas con precisión y saña ridículas. Dos torpes empleados parecen un trasunto de los gemelos Hernández y Fernández de las aventuras de Tintín. Un inspector de policía nunca averigua la verdad. Un asesino loco deambula con una risa histérica. Y un doctor paranoico experimenta con humanos para conseguir no se sabe qué. El final de la película confirma plenamente el deprimente pesimismo kafkiano. Soderbergh recurre a una estética expresionista acorde con Kafka. La fotografía busca a veces angulaciones extrañas, aunque nunca forzadas, que dan una visión deformada de la realidad, la visión propia de todos los hombres según Kafka. El ‘look’ visual del film es espléndido, tanto cuando la acción transcurre en blenco y negro por el maravilloso marco de la ciudad de Praga, como cuando se traslada en color al interior del castillo. Además se refuerza con la inspirada música de Cliff Martinez, compositor habitual del director. Los actores están muy bien, tanto Jeremy Irons, como los numerosos secundarios, algunos de lujo como Alec Guinness, Armin Müller‑Stahl o Iam Holm. A pesar de las cautivadoras imágenes, que transmiten el aire inquietante que se pretende, y del posible atractivo de Kafka, hay que reconocer que el film es algo pesado, que la acción transcurre con lentitud. Y habiendo dado a la trama argumental un formato de thriller esto podía y debía haberse evitado.

6/10
El almuerzo desnudo

1991 | Naked Lunch

Adaptación libre de la rarita novela homónima de William S. Burroughs, a cargo del también rarito David Cronenberg. William es un tipo que, además de ser escritor, se dedica a exterminar insectos, y que ha tenido problemas en el pasado con la droga. De hecho, su esposa ha caído en una extraña adicción al producto que él utiliza para matar bichos. Y él no parece estar demasiado bien de la cabeza, pues sufre extrañas alucinaciones, en las que es una especie de espía al que encargan misiones extrañas criaturas, a modo de insectos gigantes, que se metamorfosean a partir de objetos como su máquina de escribir. Como puede verse, esta trama sólo cabe calificarla de completo desparrame mental, concebida por Burroughs con toda probabilidad bajo los efectos de algún alucinógeno, y bajo el peso de un duro trauma (la esposa de Burroughs murió de un disparo accidental del escritor, un hecho que Cronenberg incorpora a esta trama semiautobiográfica, con el permiso del interesado). Aunque el diseño de los insectos está muy cuidado, el desarrollo argumental se acerca peligrosamente a lo plúmbeo, con la creación de una atmósfera pesada en la que resulta difícil entrar. La coartada de ‘película experimental’ no justifica al film, ni mucho menos.

4/10
Hamlet (1990)

1990 | Hamlet

Ciudada y realista adaptación de la más célebre obra de Shakespeare. La duda y la venganza son los sentimientos que embargan la cabeza y el corazón del joven príncipe de Dinamarca, cuando a la muerte de su padre, su madre decide casarse con su tío Claudio. El italiano Franco Zeffirelli puso en juego toneladas de oficio para ofrecer esta nueva adaptación de la inmortal obra. Su estilo sobrio contrasta con la puesta en escena de otras versiones más modernas, como la de Branagh. Mel Gibson demostró ser un actorazo.

7/10
Enrique V (1989)

1989 | Henry V

Enrique V llega muy joven al trono de Inglaterra. Manipulado por las personas de su alrededor, entra en guerra con Francia, para reinvindicar la corona de ese país. El principal reto del monarca consistirá en levantar la moral de sus tropas. El inglés Kenneth Branagh se había consagrado como actor teatral interpretando al protagonista de la inmortal obra de Shakespeare. Pocos años después, debutó como director con esta impresionante adaptación, que también protagoniza, bastante fiel al original, en su reflexión sobre el poder y la guerra. Memorable secuencia en la que Branagh, con una interpretación bastante sentida, alienta a sus tropas antes de la batalla de Agincourt.

7/10
El juego interminable

1989 | The Endless Game | Serie TV

Un agente británico, Alec Hillsden (Albert Finney), vuelve al servicio para investigar el asesinato de sus excompañeros y un viejo amor. Deberá examinar lo eventos de su pasado para determinar quien es el asesino.  Thriller con pequeñas dósis de acción y un excelente Albert Finney, que serán capaces de mantener al espectador con la duda final sobre quien es el asesino.

5/10
Otra mujer

1988 | Another Woman

Marion, una mujer casada, aunque de carácter solitario, profesora de filosofía, alquila un apartamento. Y por el delgado tabique se cuelan las confidencias de otra mujer al psiquiatra. Aunque pretende escribir un libro no encuentra la inspiración. Y es que Marion se ha autoconstruido un escudo, una fachada, para evitar ser vulnerable. Pero cuando escucha los problemas que esa desconocida cuenta en la consulta del vecino, le parece ver un reflejo de su propia vida. Woody Allen se pone serio para hablar de un problema muy contemporáneo: la soledad, la falta de personas a las que poder confiar los propios problemas. Como es habitual cuenta con un reparto excepcional, donde se llevan la palma la que fuera su mujer, Mia Farrow, esta vez en un papel secundario, y sobre todo ese peso pesado de la interpretación llamado  Gena Rowlands.

7/10
Bailar con un extraño

1985 | Dance with a Stranger

Una madre soltera, que trabaja en un club nocturno, se enamora de un rico cliente. Tras una tórrida relación, él decide dejarla, pero ella se mosquea. Mike Newell dirige este thriller, basado en hechos reales.

6/10
Un pasado en sombras

1985 | Wetherby

Sólida película escrita y dirigida por David Hare, que más tarde firmaría los guiones de Las horas y The Reader (El lector). Utiliza un original armazón desestructurado, donde se juega con el presente, y con recuerdos de un pasado reciente y otro más lejano, a veces como flashes de brevísima duración.Jean es una maestra soltera en cuya casa se cuela un día un tipo que se suicida en su presencia. El día anterior había estado cenando con ella y unos amigos, sin que al parecer nadie le conociera, y dando por sentado que había venido invitado por otros. No parece existir explicación lógica para tal acción, o así lo piensan esos amigos de Jean, un policía que lleva el caso, y una joven que conocía al difunto.El contexto social en que transcurre la acción es el de los años del dominio político de Margaret Tatcher y Ronald Reagan, y el film sirve para retratar a unos personajes que están básicamente solos, perdieron su oportunidad para el amor, y ahora bajo la capa de una alegría postiza carecen de ideales a los que agarrarse, su vida es completamente anodina y desamorada. El punto de vista de la historia es el de la profesora, estupenda Vanessa Redgrave, bien respaldada por secundarios de lujo como Judi Dench, Ian Holm y Tom Wilkinson. Joely Richardson, hija de Vanessa Redgrave, hace el mismo personaje de joven.

6/10
Brazil

1985 | Brazil

Cuando Orwell encontró a Kafka. Delirante film futurista del imaginativo Terry Gilliam, cuenta las tribulaciones de un pobre funcionario que trata de corregir un error, lo que le conduce a una espiral de despropósitos.

6/10
Dreamchild

1985 | Dreamchild

Alice Liddell (Coral Browne), fue la inspiración de Lewis Carroll, escritor de Alicia en el país de las maravillas. Ésta viaja a Nueva York para el centenario de la obra. Allí empieza a ver su relación con el escritor de otra manera y comprueba el cambio que existe entre la joven y la vieja Alicia. El film explora las vivezas entre Lewis Carroll, con el seudónimo del reverendo Dodgson (Ian Holm), y la joven Alicia. Es una película recomendable, con una trama más que aceptable y unas interpretaciones muy buenas.  

7/10
Laughterhouse

1984 | Laughterhouse

Ben Singleton (Ian Holm), es un granjero que de la noche a la mañana se convierte en famoso por los hechos derivados de una huelga. La película muestra la lucha de los pequeños contra los poderosos. Es un largometraje muy entretenido y entrañable, que cuenta con un bonito mensaje y unas buenas interpretaciones. Destaca Ian Holm, en uno de sus pocos papeles protagonistas.

6/10
Greystoke, la leyenda de Tarzán, el rey de los monos

1984 | Greystoke: The Legend of Tarzan, Lord of the Apes

Adaptación de la novela de Edgar Rice Burroughs sobre el personaje de Tarzán. La historia es de sobra conocida. Un matrimonio naufraga en África y busca refugio en la selva. Allí la mujer da a luz un hijo. Poco después del nacimiento, los padres mueren trágicamente dejando solo al bebé, que es criado por una mona. Veinte años después un explorador encuentra al joven Tarzán y comprueba que es el nieto de un fastuoso aristócrata de Escocia. Es por esto por lo que el explorador decide llevar al joven salvaje con su familia. Inevitablemente surgirán graves problemas de adaptación a la vida civilizada.

6/10
Inside the Third Reich

1982 | Inside the Third Reich | Serie TV

Biografía televisiva de Albert Speer, joven arquitecto que se convirtió en uno de los colaboradores de Hitler, tras asistir a una reunión del Partido Nazi en Berlín. Acabó convirtiéndose en ministro de armamento durante la II Guerra Mundial. Esta producción televisiva adapta el libro del propio Speer. El reparto incluye grandes figuras, como Trevor Howard o John Gielgud, en papeles secundarios.

5/10
El retorno del soldado

1982 | The Return of the Soldier

Durante la Primera Guerra Mundial, Chris Blaldry regresa del campo de batalla con amnesia. No recuerda a Kitty, su esposa, y sí tiene un recuerdo vívido de su amor juvenil por Margaret, también casada. Kitty se siente enojada por la actitud de su marido, y hasta llega a creer que está fingiendo. Ella y Jenny, prima de Chris, requerirán la ayuda de un doctor para tratar las secuelas psicológicas que ha dejado la guerra. Sensible adaptación de una novela de Rebecca West, con un reparto encabezado por dos de las grandes del cine británico: Julie Christie y Glenda Jackson, muy bien acompañadas por Alan Bates, Ann-Margret y Ian Holm. Dirige el especialista en dramas sociales Alan Bridges (La cacería), que logra una convincente ambientación de la época. Sin estridencias se incide en las tragedias íntimas, la tentación de caer en una vida acomodaticia, vencidos por la rutina sin alicientes, o en el pensamiento de que somos dueños de las personas. También se pintan los prejuicios de clase, o el error que supone ignorar los problemas pensando que tal enfoque disminuye su dura realidad.

6/10
Los héroes del tiempo

1981 | Time Bandits

Ingeniosa fábula de Terry Gilliam, visualmente memorable, aunque demasiado desordenada para poder ser tomada en serio. A pesar de estar destinada a un público infantil, cuenta con momentos tenebrosos y un cierto toque macabro en lo que será una constante en toda su obra posterior (Brazil, El rey pescador), siempre tan personal como discutible. En esta ocasión se rodea de varios de sus amigos del grupo de humor británico Monty Python, tales como John Cleese y Michael Palin, además de estrellas invitadas de la talla de Sean Connery e Ian Holm. Todo comienza cuando un muchacho se une a un grupo de estrafalarios enanos en un viaje en el tiempo donde se encontrarán a personajes históricos como Napoleón y Robin Hood (memorable John Cleese).

5/10
Carros de fuego

1981 | Chariots of Fire

Harold Abrahams y Eric Liddell son dos atletas extraordinarios, uno judío y otro cristiano, que han nacido para correr. Pero ambos tienen objetivos diferentes, familia e ideas distintas, aunque tanto uno como el otro quieren competir en las Olimpiadas de 1924 y ser los mejores. Admirable resulta el afán de superación de los muchachos, uno que se lo dedica a Dios y el otro que se lo toma como un orgulloso reto personal, para asegurarse su plaza en la Universidad de Cambridge. El gran productor británico David Puttnam (Los duelistas, La misión, Los gritos del silencio) dio la oportunidad de debutar en la dirección a un joven Hugh Hudson. Y éste no la desaprovechó. Se trata de una maravillosa película ganadora con todo merecimiento de cuatro Oscar, para vestuario, fotografía, guión e inolvidable banda sonora a cargo de Vangelis.

7/10
Alien, el octavo pasajero

1979 | Alien

En el verano de 1979 algo cambió en el cine. Nunca hasta entonces una película de ciencia ficción había sido tan siniestra y terrorífica, nada que ver con la claridad cristalina, aséptica y también inquietante de la película con mayor impacto del género: 2001: una odisea del espacio. La historia de Alien fue concebida por Dan O'Bannon, quien se inspiró en dos antiguas películas, It: The Terror From Beyond Space y Ten Little Indian in Space. El guión llegó a una pequeña productora recién fundada llamada Brandywine. Sin embargo, uno de los productores, el entonces joven director Walter Hill, se dio cuenta de que no podría afrontar el presupuesto y acudió a la Fox para que tomara el mando del proyecto. Hill era la primera opción para dirigir la película, pero otro de los productores propuso el nombre de Ridley Scott. Por aquel entonces, Scott sólo era conocido por sus trabajos publicitarios y por haber realizado la estupenda Los duelistas (1977) a las órdenes del prestigioso productor inglés David Puttnam. Toda la historia de Alien tiene lugar en una nave espacial, el Nostromo, que en un viaje comercial de regreso a la Tierra intercepta una señal de socorro procedente de un planeta cercano. En la exploración uno de los tripulantes es atacado por un extraño parásito que se acopla a su garganta. Cuando se dan cuenta de que en realidad, la señal recibida por la computadora “Madre” no era de socorro, sino de advertencia, la tripulación ya ha dado entrada en la nave a un ser desconocido y letal. El guión original fue modificado para distanciarse más de la película de Stanley Kubrick. Si ahí la computadora Hal lo dominaba todo, aquí se prefirió que la computadora Madre quedara en un segundo plano y para ello se dio entrada a un nuevo personaje, el androide Ash (Ian Holm). Al margen de su clara crítica al desmedido afán cientifista del hombre, el éxito de Alien habría que achacarlo principalmente a tres aspectos. El primero es la elección de un personaje femenino, la teniente Ripley, para encarnar al héroe, cosa que no estaba prevista en el primer borrador. El rictus vigoroso del rostro de Sigourney Weaver dio al personaje el carisma que necesitaba. El segundo aspecto es el ambiente tenebroso que logra crear Scott. La atmósfera de la película es agobiante, claustrofóbica y las tripas del Nostromo (nombre inquietante tomado de una novela de Conrad, al igual que la cápsula Narcissus en la que viaja Ripley) parece una interminable red de galerías, una cueva desconocida en la que cualquier rincón puede esconder una amenaza. Esta puesta en escena llegó a convertirse en seña de identidad de Ridley Scott, el mejor ideador de futuros hostiles e irrespirables (Blade Runner). Y el tercer aspecto y más importante de todos es la criatura misma y su singular presencia en la pantalla. Diseñado por el pintor surrealista H.R. Giger, el Alien es un prodigio de imaginación. Su forma de desarrollarse y su composición ácida son hallazgos descomunales que le dan un dominio total sobre los humanos. Y, sin embargo, lo mejor de la criatura no es ella misma sino el tratamiento que Scott le depara. Nada hay más amenazante que lo desconocido y el espectador, consciente del peligro, nunca puede abarcarlo del todo. Ridley apenas filma al Alien de frente y cuando lo hace sólo es por pocos instantes. El monstruo siempre está escondido a la vuelta de la esquina, entre las sombras, y aparece sin previo aviso. Sólo vemos los desechos humanos que va dejando a su paso y esto da al film su genuino carácter terrorífico.

8/10
Sin novedad en el frente

1979 | All Quiet on the Western Front

Un grupo de jóvenes alemanes, de entre 19 y 20 años, son enviados al frente durante la Primera Guerra Mundial. Allí vivirán la guerra en toda su verdad, alejados de los idealismos que les han inculcado y que les ha empujado a alistarse voluntariamente. La batalla, el hambre y la pérdida de compañeros les irán minando las ilusiones de luchar por su país y los que sobreviven quedarán marcados. Notable adaptación de la famosa novela de Erich Maria Remarque, que ya conoció otra memorable versión en 1930, dirigida por Lewis Milestone. En este caso el estupendo director Delbert Mann (Marty) traslada la historia antobelicista protagonizada por el soldado Paul Bäumer a esta extensa producción televisiva, con buenos resultados. El reparto es de aúpa.

6/10
Holocausto

1978 | Holocaust | Serie TV

Miniserie de dos capítulos que cuenta las desventuras de los Weiss, una familia polaca y judía que vive en pleno horror nazi, la marginalización y exterminio de su comunidad. Magnífico retrato de una parte de la historia, en concreto, la que aconteció al pueblo polaco en la Segunda Guerra Mundial. La producción hizo un gran trabajo en cuanto fotografía y documentación histórica, y por ello, la serie se llevó varios premios Emmy y Globos de Oro, y del reparto destaca los nombres de James Woods o Meryl Streep, quienes se encontraban también entre los galardonados.

6/10
Las aventuras del ladrón de Bagdad

1978 | The Thief of Baghdad

Un avispado ladrón se une a un príncipe caído en desgracia para vencer a un malvado mago y rescatar a una bella princesa. Uno entre los muchos filmes inspirados en los relatos de "Las mil y una noches", entre los que destacan El ladrón de Bagdad de 1924 y su versión de 1961. En este caso la trama sigue la aventura al más puro estilo clásico, con los correspondientes toques fantásticos, y cuenta con un cuidado diseño de producción. El resultado mejora también gracias a la inclusión de actores de peso, como Peter Ustinov, Ian Holm, Roddy McDowall o Kabir Bedi, por citar unos pocos.

5/10
The Man in the Iron Mask

1977 | The Man in the Iron Mask

Interesante adaptación televisiva de la inmortal novela de Alexandre Dumas escrita en 1847. Los enemigos del monarca legítimo de Francia le secuestran y le colocan una máscara de hierro, antes de encerrarlo en unas sieniestras mazmorras. En su lugar reinará su hermano gemelo. Pero un antiguo mosquetero luchará por el legítimo monarca... El telefilme tiene una buena factura y cuenta con unos apañados actores: Richard Chamberlain en el doble papel de los dos gemelos, Philippe y Louis, y Louis Jourdan (Carta de una desconocida) en el de D'Artagnan. Detrás de las cámaras hay un director muy competente, Mike Newell (Cuatro bodas y un funeral).

5/10
Marchar o morir

1977 | March or Die

Aventuras de la Legión Extranjera producidas por Jerry Bruckheimer. El comandante Foster y sus hombres deben proteger una expedición arqueológica liderada por un tal Marneau. La cosa consiste en excavar una tumba en Marruecos. La situación es peligrosa pues la anterior expedición fue atacada y aniquilada. Ademas aparecerá un hombre, buscado por la policía, y que finalmente se enamorará de la misma mujer que Foster, la bella dama Simone. Aventuras muy del estilo de la clásica Beau Geste, aunque puesta al día con mucha menos calidad. Asombra el estupendo reparto internacional, que reúne americanos (Gene Hackman), suecos (Max Von Sydow), italianos (Terence Hill), franceses (Catherine Deneuve) e ingleses (Ian Holm).

5/10
Jesús de Nazaret

1977 | Jesus of Nazareth

Rodar la vida de Cristo es uno de los mayores desafíos a los que puede enfrentarse un cineasta. Zeffirelli se atrevió con la empresa de plasmar en celuloide la vida en la Tierra de Jesús, hito decisivo en la historia, para creyentes y no creyentes. El film hace un recorrido fiel al texto de los evangelios, aunque con recreación personal e ideas propias que encajan bien. Por ejemplo, el banquete que Zaqueo da en su casa, donde se inserta el conmovedor relato de Jesús de la parábola del hijo pródigo, una excelente idea, que funciona muy bien. Un tema que toca tanto la sensibilidad del espectador es difícil que agrade completamente a todos. Quizá Robert Powell está algo hierático, con un toque místico algo excesivo, al hacer de Jesús. Pero en conjunto, es uno de los mejores filmes sobre Cristo.

7/10
Robin y Marian

1976 | Robin And Marian

Todo el mundo conoce la historia de Robin Hood, llevada al cine en varias ocasiones. Robin (Sean Connery) regresa acompañado del pequeño John (Nicol Williamson) a su querida Inglaterra. Vuelven de luchar en las Cruzadas contra los infieles. Están ansiosos de pisar su tierra natal, y de saludar a sus viejos amigos. Pero se encuentran con una situación terrible : Inglaterra está dominada por el rey Juan, que ha usurpado el trono de su hermano, Ricardo Corazón de León. En la región de Nottingham, de donde es natural Robin Hood, un malvado sheriff impone su fuerza con crueldad. Le acompaña la abadesa de Kirkly, Maid Marion (Audrey Hepburn). Robin decide ayudar a sus paisanos y rebelarse contra la injusticia. Aunque al principio la lucha es desigual, Robin consigue organizar una feroz resistencia en el bosque de Sherwood. Pero ahora debe enfrentarse cara a cara con el sheriff de Nottingham. Una atractiva revisión crepuscular de la leyenda de Robin de los bosques, que se centra en el lado humano de este héroe que puso en jaque a los soldados ingleses. Este papel significa el que demuestra definitivamente la solidez interpretativa de Sean Connery, algo que ya dejó patente un año antes en El hombre que pudo reinar (1975), junto a Michael Caine, dirigidos por John Huston. Robin y Marian es una película llena de sentimientos a la vez que repleta de acción.

7/10
Gritar al diablo

1976 | Shout at the Devil

El enigma se llama Juggernaut

1974 | Juggernaut

Un barco se ve sorprendido por una tormenta en alta mar. A bordo del mismo va un terrorista que se hace llamar Juggernaut y ha puesto siete bombas exigiendo un elevado rescate a cambio de las vidas de los pasajeros. Fallon (Richard Harris), un experto artificiero, es trasladado en helicóptero al barco y, al fracasar las negociaciones, tiene que enfrentarse al trabajo más difícil de su vida en una frenética carrera contrarreloj. Richard Harris y Omar Sharif encabezan un reparto estelar que incluye a Anthony Hopkins, ganador del Oscar en un emocionante thriller a bordo de un barco que le mantendrá en suspense durante toda la película.

6/10
Retorno al hogar

1973 | The Homecoming

Teddy (Michael Jayston), el hijo de Max (Paul Rogers), decide ir con su mujer a visitar a su padre a Londres. Max vive con sus tres hermanos y están acostumbrados a realizar unos oscuros juegos psicológicos que salpicarán a Teddy y su esposa. La película es un estudio sobre la mente humana y su degeneración cuando la llevan al extremo. Se crea una atmósfera que mete de lleno al espectador, gracias a unas actuaciones portentosas.

6/10
María, Reina de Escocia

1972 | Mary, Queen of Scots

Historia de María Estuardo, que fue nombrada reina a la tierna edad de seis años. En su juventud mantuvo una encarnizada lucha contra su prima protestante Isabel de Inglaterra, por la que se disputaban la corona. María Estuardo es vencida y condenada a un triste final. Vanessa Redgrave interpreta a la reina de los escoceses, papel por la que fue nominada a los Oscar a la mejor actriz. Glenda Jackson hace de su prima Isabel, y, curiosamente, también fue nominada a la estatuilla en la misma categoría pero por otra película, Domingo, maldito domingo. Entre el reparto, figuran también los nombres conocidos de Timothy Dalton e Ian Holm.

5/10
El joven Winston

1972 | Young Winston

Winston Churchill (Simon Ward) es un joven perteneciente a una familia acomodada cuyos padres estaban más atentos a sus quehaceres que de prestar atención a su hijo. Con el tiempo, el muchacho se dedicaría a la política durante toda su vida. Richard Attenborough mostró tempranamente su afición al biopic. En esta película biográfica describe los años mozos del Primer ministro del Reino Unido. Se centra en los primeros años de vida, concretamente, desde su adolescencia –en la que llegó a servir en regimientos de la India y el Sudán– hasta que fue nombrado corresponsal de prensa en las guerras de los bóer de las colonias africanas del Imperio Británico. Hay tres actores para el mismo personaje: Russell Lewis con siete años, Michael Audreson con trece, y Simon Ward. Cuenta con un elenco de rostros conocidos, a excepción de Ward que adquirió celebridad tras este papel. Destacan Robert Shaw (Tiburón), Anne Bancroft (El graduado), Ian Holm y Anthony Hopkins. La película recibió nominaciones al Oscar para el guión de Carl Foreman, la dirección artística (obra de Don Ashton, Geoffrey Drake, John Graysmark, William Hutchinson y Peter James) y el vestuario de Anthony Mendleson.

6/10
Nicolás y Alejandra

1971 | Nicholas and Alexandra

Una historia centrada en los años oscuros del poderoso imperio ruso. Desde finales del siglo XIX, el imperio ruso está en declive. La precaria situación del numeroso campesinado, las florecientes reivindicaciones del proletariado, y la corrupción y la opresión desde el poder, desembocarán en la sangrienta Revolución Rusa, en 1917. Michael Jayston interpreta al Zar Nicolás, dueño de un territorio que representa la sexta parte del planeta, y gobernador de un país temible habitado por gente pasional y temperamental. Janet Suzman interpreta a la Zarina Alejandra. Ninguno de ellos podrá luchar contra su cruel destino, y morirán junto a sus hijas y su hijo, como consecuencia de la locura revolucionaria. Una película de carácter épico, basada en el libro de Robert K. Massie. El film cuenta con un excelente equipo de intérpretes y con notables escenarios, que recrean con brillantez una época turbulenta. De hecho la película le valió un Oscar al director artístico español Gil Parrondo. Para los aficionados al género histórico.

6/10
A Severed Head

1970 | A Severed Head

Antonia, esposa de un comerciante de vinos de clase alta, le confiesa a su marido que está enamorada del mejor amigo del matrimonio. Adaptación de un texto de Iris Murdoch, con libreto de Frederic Raphael (Dos en la carretera) y un impecable reparto.

4/10
¡Oh, qué guerra tan bonita!

1969 | Oh! What a Lovely War

Sátira musical acerca de la Primera Guerra Mundial, tomada de un montaje para los escenarios del mismo nombre. Sigue a diversos miembros de una familia apellidada Smith, que se encuentra en primera línea de los sucesos más significativos del conflicto, que incluye momentos como el de la famoso tregua de Navidad. El film supuso el debut en la dirección del actor Richard Attenborough, y demostró pulso firme tras la cámara para ser un primerizo. La trama destila una ironía muy "british", e incluye alegres canciones, como la que da título al film. Resulta increíble el reparto estelar de grandes actores, casi todos en pequeños papeles.

6/10
El hombre de Kiev

1968 | The Fixer

Yakov, un campesino judío que vive en Rusia, es acusado injustamente del cruel asesinato de un niño; no se trata de la primera muestra de antisemitismo extremo de que es objeto. Solo contará con la ayuda de un político que luchará por la verdad. Pero las autoridades de la época de Nicolás II ven que el caso se les escapa, está teniendo una gran repercusión internacional. De modo que aun sabiendo de la inocencia de Yakov, le torturan para que admita su culpabilidad, entre otras lindezas. El film obtuvo cuatro nominaciones a los Globos de Oro y una nominación a los Oscar, al mejor actor para Alan Bates. Destaca la presencia también de Dirk Bogarde, abogado defensor, y Ian Holm, implacable fiscal. Lleva la batuta John Frankenheimer (Siete días de mayo, Ronin), y el carismático Dalton Trumbo (Johnny cogió su fusil) es el encargado del guión.

5/10
A Midsummer Night's Dream

1968 | A Midsummer Night's Dream

Adaptación de la obra de Shakespeare interpretada por miembros de la Royal Shakespeare Company. Es un largometraje agradable lleno de fantasía y curiosos personajes. Cuenta con un gran diseño de vestuario que caracteriza muy bien a los actores, quienes realizan unas buenas interpretaciones. Entre sus intérpretes vemos a unos jóvenes Ian Holm y Judi Dench, que años después estarían entre los actores más famosos. Esta película fue una de las muchas adaptaciones que se han hecho a lo largo de la historia sobre este cuento de fantasía.

6/10
El cañón Bofors

1968 | The Bofors Gun

Un suboficial del Servicio Nacional inglés (David Warner) se mide cara a cara con un resentido militar irlandés (Nicol Williams) que tiene como objetivo humillarle. No estamos ante el típico largometraje bélico con numerosas secuencias de batallas. Al contrario,  el film es algo más pausado y se apoya en los diálogos para madurar. Cuenta con grandes interpretaciones, especial mención a la de Nicol Williams, que sostienen la cinta y mantienen la tensión en el espectador.

6/10

Últimos tráilers y vídeos