IMG-LOGO

Biografía

Walter Hill

Walter Hill

78 años

Walter Hill

Nació el 10 de Enero de 1942 en Long Beach, California, EE.UU.

El gran despilfarro

15 Enero 2013

En los 70 todo indicaba que Walter Hill se convertiría con el tiempo en uno de los grandes. Arriesgado, se especializó en películas de personajes al límite, casi siempre marginales, forajidos o pandilleros. Pero el fracaso económico le relegó prácticamente al olvido.

Nacido el 10 de enero de 1942, en Long Beach (California), Walter Hill fue un niño asmático que perdió varios años de clase. Por su naturaleza enfermiza pasaba mucho tiempo en soledad, lo que le llevó a aficionarse a los comics y a los seriales radiofónicos. Durante su juventud, trabajó como peón en un pozo petrolífero y en la construcción, antes de graduarse en Historia, en la Universidad del Estado de Michigan.

Seleccionado como becario del Sindicato de Directores, ejerce como segundo asistente del director en dos películas protagonizadas por Steve McQueen, El caso de Thomas Crown, de Norman Jewison, y Bullitt, de Peter Yates. Cuando el famoso actor compró los derechos de La huida, novela de Jim Thompson, contrató a Hill para encargarse del guión adaptado junto con Peter Bogdanovich. Pero este último fue finalmente despedido por McQueen, por lo que Hill tuvo que escribir solo (Sam Peckinpah se encargó de la dirección).

A principios de los 70, Walter Hill se ocupó de otros libretos destacados para filmes como Con el agua al cuello y El hombre de Mackintosh, protagonizados por Paul Newman. En ambos casos tuvo encontronazos con directores y productores, con los que no lograba ponerse de acuerdo. Quedó un tanto desencantado de su trabajo como guionista, por lo que se concentró en reconvertirse en realizador.

Tras conocer al productor Lawrence Gordon, con el que de forma imprevista (y poco usual en su carrera) conseguía entenderse a la perfección, éste le propone escribir y dirigir El luchador (1976), su ópera prima, con Charles Bronson como boxeador de peleas ilegales. Acusaba la influencia de A quemarropa, de John Boorman, que impactó a Walter Hill, por sus caóticos saltos en el tiempo. "Me pareció una estructura muy libre, que me recordaba a un haiku japonés". ha explicado el cineasta, que también imitó este estilo en su revisión del guión de Alien, el octavo pasajero, finalmente desechado, aunque Hill aparece acreditado en el film de Ridley Scott como productor, al igual que en las secuelas, y aportó ideas para Aliens, el regreso y Alien 3. El montaje acronológico también es una de las señas de identidad de Driver, su segunda obra como director, que escribió con Steve McQueen en mente. Pero éste desechó rodar otro film de persecuciones de coches, por lo que le sustituyó Ryan O'Neal, que interpreta a un especialista en conducir para atracadores de bancos.

Como realizador, Walter Hill parecía haber recogido el testigo del citado Sam Peckinpah, por su violencia cruda, realista y parca, pero también acusaba la influencia de realizadores europeos como Jean-Pierre Melville y Sergio Leone. Con The Warriors (Los amos de la noche), sobre bandas callejeras, hubo cierta polémica, pues provocó altercados incluso dentro de los cines, mientras que a las autoridades no les gustó que pusiera de manifiesto las carencias policiales. Como se ve en la película, en Nueva York las pandillas campaban a sus anchas e imponían su propia ley, e incluso se ofrece un dato totalmente real en boca de un personaje: "los pandilleros superan cinco a uno a los policías". Aunque por el escándalo se retiró enseguida de los cines, se convirtió en un film de culto que inspiró numerosas imitaciones de medio pelo.

Walter Hill incursionó por primera vez en el western con Forajidos de leyenda, su trabajo más similar al cine de Peckinpah, con tres familias de hermanos actores (los Carradine, los Keach y los Quaid) encarnando a otros tantos clanes de criminales (los Younger, los Miller y los James). En esencia, era un film bastante clásico. "La decadencia del western vino cuando los directores quisieron usarlo para explicar teorías psicoanalíticas", explicó posteriormente Hill en una entrevista. "Sin embargo funcionan mejor cuando trabajan con material moral y cuando responden a los esquemas de la tragedia griega". No obtuvo la repercusión esperada, pero Walter Hill arrasó en las taquillas con Límite: 48 horas, pensada para Clint Eastwood y Richard Pryor, finalmente sustituidos por Nick Nolte y Eddie Murphy, como un policía y el convicto al que dan permiso temporal para ayudarle a resolver el caso. Mezcla entre comedia y acción, también muestra a los delincuentes como dueños de la ciudad en determinados contextos. En aquel momento, el realizador estaba considerado una de las grandes promesas de los 70, con perspectivas de convertirse en uno de los grandes, como Michael Cimino, Peter Bogdanovich y William Friedkin, que por diversos motivos han quedado olvidados.

Injustamente, Hill se dio el mayor batacazo de su carrera con Calles de fuego, film de aventuras roqueras para el público juvenil, tipo cómic, donde un heroico individuo intenta salvar a la cantante de un grupo secuestrada por moteros. La introducción del principio de esta "fábula de rock and roll" (tal y como la definía Hill), supone toda una declaración de principios. "He intentado hacer lo que yo hubiera considerado una película perfecta en mi adolescencia. He puesto todos esos excepcionales ingredientes por los que sigo teniendo simpatía: coches lujosos, besos bajo la lluvia, trenes en medio de la noche, persecuciones a gran velocidad, peleas entre pandillas, músicos de rock, motocicletas, bromas en medio de situaciones críticas y cuestiones de honor".

Casado en 1986 con la productora Hildy Gottlieb, el matrimonio tiene dos hijas, Miranda y Joanna. No le fue tan bién en el terreno profesional a finales de la década, obligado a veces a dirigir subproductos como El gran despilfarro, comedieta sin gracia al servicio del cargante Richard Pryor, cuyo personaje se ve obligado a gastar un millón de dólares en menos de un día. Tras el irregular drama Cruce de caminos –con Ralph Maccio como aspirante a reconocido músico de blues que debe derrotar en un duelo musical a uno de los mejores guitarristas del mundo–, vuelve a unirse a Nick Nolte en la poco interesante Traición sin límite y en 48 horas más, desmejorada y tardía secuela de su film más conocido. Hill únicamente volvió a saborear cierto éxito con Danko: Calor rojo, donde Arnold Schwarzenegger interpretaba a un policía soviético, obligado a formar tándem con un americano (James Belushi). Si bien la combinación de humor y acción dejaba en cierta forma patente quién estaba tras las cámaras, lo cierto es que tenía el sello de superproducción comercial, en la línea de los grandes éxitos de la época del musculoso austriaco.

Mereció un mayor reconocimiento Johnny el guapo, con Mickey Rourke como gángster deforme que planea un importante golpe. Pero tuvo muy poca repercusión, al igual que los westerns Gerónimo, una leyenda y Wild Bill. Tampoco vio casi nadie la amena El último hombre, curioso 'remake de remakes', pues versiona Yojimbo, del japonés Akira Kurosawa, que a su vez se inspiraba casi por completo en el texto "Cosecha roja", del estadounidense Dashiel Hammett, y que también había dado lugar a Por un puñado de dólares, del italiano Sergio Leone.

Pero el mayor fiasco de la carrera de Walter Hill fue la cinta de ciencia ficción Supernova, de presupuesto más o menos desahogado (60 millones de euros no eran moco de pavo en el año 2000). Durante el rodaje el realizador tuvo encarnizados enfrentamientos con los productores por el rumbo que debía seguir el film, y porque incomprensiblemente necesitaba más dinero, lo que le obligó a reducir al mínimo los planos de astronaves o que requirieran efectos especiales. Una vez terminada, no gustó nada a los productores, que despidieron a Hill. Contrataron para remontarla a Jack Sholder (Lo oculto), y como seguían sin estar conformes finalmente llamaron al mismísimo Francis Ford Coppola, por lo que el metraje pasó de 140 minutos a 90. Aún así supuso un batacazo en taquilla de proporciones épicas.

Desde el thriller carcelario-pugilístico Invicto, de 2002, Walter Hill llevaba una década sin dirigir para el cine, si bien se ha ocupado en este tiempo de episodios de la serie Deadwood y la miniserie Broken Trail –ambas del oeste– y sigue figurando como productor de todo lo que se ha rodado últimamente relacionado con la saga de Alien (las poco estimulantes Alien vs. Predator, Alien vs. Predator 2 y la comparativamente al menos superior Prometheus). Pero finalmente, Walter Hill vuelve con Una bala en la cabeza, adaptación de la novela gráfica "Du plomb dans la tête", de Alexis Nolent. Tiene como protagonista absoluto a Sylvester Stallone, que en los últimos años ha logrado resucitar por completo su carrera de la nada. ¿Logrará Hill a sus 72 años contagiarse en cierta medida de la segunda juventud de "Sly"?

Filmografía
Dulce venganza

2016 | The Assignment

Un asesino a sueldo llamado Frank Kitchen es traicionado y secuestrado. Cuando despierta ve con horror que ha sido sometido a una operación quirúrgica y le han transformado en una mujer. No parará hasta vengarse de cada uno de los responsables, especialmente de la doctora que le operó, Rachel Jane. Curioso producto de acción con mucho aire de serie B, ambientación sódida y explicitud en violencia y sexo, con clara tendencia bizarra. El director Walter Hill narra con ritmo y montaje algo desordenado un guión que desde luego no puede ser más simple, basado exclusivamente en un ajuste de cuentas por mucho que se disfrace de cierta palabrería. Sorprende que haya contado con un apañado reparto, con Michelle Rodríguez y Sigourney Weaver a la cabeza.

3/10
Una bala en la cabeza

2012 | Bullet to the Head

Tras una década sin dirigir, desde Invicto, el veterano Walter Hill adapta la novela gráfica "Du plomb dans la tête", de Alexis Nolent y Colin Wilson. Queda para el recuerdo que Thomas Jane, que iba a acompañar a Sylvester Stallone en este film, finalmente fue despedido por ser blanco, para sustituirle por un oriental (Sung Kang). En Una bala en la cabeza, Stallone interpreta a Jimmy Bobo, un asesino a sueldo que intenta vengarse de Keegan, cabecilla de una siniestra organización que ha corrompido a las altas esferas y a los agentes de la ley. Para llegar hasta él, tendrá que formar tándem con Taylor Kwon, peculiar policía adicto a los móviles, no muy acostumbrado a los brutales métodos de Bobo. Casi septuagenario, Walter Hill demuestra que sigue capacitado para rodar potentes imágenes y lograr un ritmo endiablado. Una bala en la cabeza viene a ser en el fondo una repetición del esquema de su mayor éxito, Límite: 48 horas, pero con un cambio de roles, ya que aquí el blanco duro es el delincuente (Stallone) y el más cómico es el policía (Sung Kang). La conjugación de 'bromitas' con secuencias de acción también recuerda al film que tenía como protagonistas a Nick Nolte y Eddie Murphy. Ya era violenta y subida de tono aquélla para su época, y ésta va por la misma línea. Una bala en la cabeza funciona como entretenimiento ligero. Sylvester Stallone y Sung Kang (La jungla 4.0) cumplen con papeles a su medida. Además, tienen frente a sí a un antagonista experto en encarnar a brutotes, Jason Momoa, mientras que el desaparecido Christian Slater interpreta con convicción a un secundario casi episódico.

5/10
Los protectores

2006 | Broken Trail

Dos cowboys del viejo Oeste, el viejo Print Ritter y su sobrino Tom Harte, deben entregar a un cliente una manada de caballos mustang. Pero en el camino se encuentran a cinco jóvenes chinas traídas a EE.UU. para prostituirlas y a su horrible ‘dueño’. Nobleza obliga, y Print y Tom deciden liberar a las mujeres y escoltarlas. No saben en el lío en que se han metido. Notable western de Walter Hill, un director enamorado del género, como prueban Forajidos de leyenda, o la serie televisiva Deadwood. Aquí introduce el elemento exótico de las mujeres chinas, pero todo desprende un agradable aroma de clasicismo, empezando por Robert Duvall (que abordó el género recientemente en Open Range), con frases como “No hablemos de dinero para medir la riqueza” que harían palidecer de envidia al mismísimo John Wayne. El veterano actor compone a la perfección a un vaquero crepuscular, ante cuya puerta podría llamar el amor de su vida, una contenida Greta Scacchi. Les acompaña en el film un excelente y sobrio Thomas Haden Church, que se dio a conocer en Entre copas.

6/10
Deadwood

2004 | Deadwood | Serie TV

Personajes de muy distinto pelaje buscan fortuna en el salvaje Oeste. Y acuden al poblado de Deadwood, en Dakota del sur, donde la ley no existe, abundan los buscadores de oro, y los saloones que ofrecen alcohol, juego y prostitutas. Destaca Seth Bullock, un ex marshall, y gente mítica como Wild Bill Hickock y Calamity Jane. La serie de David Milch, cuyo primer episodio dirige Walter Hill, apuesta por el realismo sucio, con un Oeste corrupto y un trasunto de 'padrino', que no duda en eliminar a los que estorban.

5/10
Invicto

2002 | Undisputed

El escritor y productor David Giler y el director Walter Hill, artífices del guión de Alien 3, tuvieron la idea para esta película, que finalmente ha dirigido el segundo, cuando conversaban sobre los problemas con la justicia del púgil Mike Tyson. Así nació la historia de un campeón de boxeo en la cima de su carrera, George “Iceman” Chambers, que, tras ser acusado de violación, es enviado a la cárcel. Tras las rejas surgen tensiones con Monroe Hutchens, un tipo que le envidia profundamente, porque tras ser condenado por un crimen pasional no pudo desarrollar su vocación deportiva. Ambos deciden organizar un combate entre ellos para determinar quién es el campeón del lugar. Tanto Ving Rhames (Iceman), como Wesley Snipes (Hutchens) recibieron entrenamiento como boxeadores para no ser sustituidos en las secuencias de acción. Les acompaña un nutrido elenco de ilustres secundarios como el veterano Colombo, Peter Falk, o Michael Rooker (Henry, retrato de un asesino). La espectacularidad de algunas escenas es un indicativo de que Walter Hill vuelve a estar en forma tras el fracaso de Supernova, donde pidió ser retirado de los títulos de crédito.

5/10
Supernova

2000 | Supernova

Nos encontramos a bordo de una nave que es una especie de ambulacia espacial. Cuenta con un equipo médico y sofisticado instrumental para auxiliar a los accidentados del espacio. Un día reciben un S.O.S proviniente de unas viejas minas de una luna abandonada tiempo atrás por el hombre. Pese a todo acuden al rescate, y se encuentran a un tipo con un extraño bloque de hielo que es... ¡una supernova en potencia! La película toma elementos de clásicos de la ciencia ficción, como 2001: una odisea del espacio o El planeta de los simios. El conjunto es algo irregular, para qué engañarnos, pero tiene a su favor el esfuerzo realizado en el capítulo de efectos especiales, con vistosas maquetas de naves espaciales. El director se empeña en contarnos que la práctica del sexo es un remedio a la soledad del espacio, y se olvida de profundizar más en la intriga que produce el tipo que lanzó el S.O.S., un superhombre con poderes especiales al que parece que se le ha ido la olla.

3/10
El último hombre

1996 | Last Man Standing

John Smith es un mercenario pistolero que huyendo de la justicia, llega a la ciudad de Jerichó, que está dividida en dos grupos, los italianos y los irlandeses. Smith se posicionará en uno u otro bando, según le convenga económicamente. Remake de Yojimbo de Akira Kurosawa con un Bruce Willis en su salsa, es decir, haciendo de tipo duro. Walter Hill dirige un western moderno con un estilo a los clásicos y se nota en los planos y en el uso de la música. La acción es constante y la violencia traspasa la pantalla, por momentos, colocando a un protagonista que no tuerce el gesto cuando ha de aniquilar a alguien. Recomendable film con secundarios de lujo como Bruce Dern o Christopher Walken.

5/10
Wild Bill

1995 | Wild Bill

Lejos queda la visitación que Walter Hill hace al personaje de Wild Bill Hickok de la realizada sesenta años antes por Cecil B. De Mille en el clásico Buffalo Bill, con Gary Cooper y Jean Arthur en los papeles de Wild Bill y Calamity Jane. Hill opta en su film por una visión sombría y desmitificadora del personaje, poco atractiva. De todos modos ésta no es la causa principal de la decepción que provoca el film. Al fin y al cabo, el realizador dirigió antes, con estos mismos planteamientos, la más sugestiva Forajidos de leyenda. El film se inicia con imágenes en blanco y negro del entierro de Wild Bill. A partir de aquí, ya en color, se rememoran las andanzas que le han llevado a la tumba. Unas ligeras y rápidas pinceladas, que componen un personaje violento, siempre en busca de pelea, dan paso a la presentación de un jovenzuelo que desea liquidarle por abandonar años atrás a su madre, tras una relación amorosa. A pesar de manejar abundante material literario –una novela de Peter Dexter y una obra teatral de Thomas Babe–, el guión urdido por Hill está mal trenzado. El personaje encarnado por John Hurt, una especie de biógrafo oficial de Wild Bill, se desaprovecha. La historia del amor imposible entre el protagonista y Calamity Jane se dibuja torpemente, y es la excusa para una ridícula escena erótica. Mientras que los deseos de venganza del joven muchacho no resultan creíbles en un personaje que arrastra demasiadas contradicciones.

3/10
Geronimo, una leyenda

1993 | Geronimo: An American Legend

La llegada del hombre blanco a las tierras salvajes del Oeste supuso el comienzo de un largo declive para el orgulloso pueblo de los indios apaches. Se libraron sangrientas batallas, en las que siempre salió triunfante el hombre blanco. Ahora un hombre ha devuelto la esperanza a su pueblo: Geronimo, el gran jefe de los apaches. Él deberá librar la última batalla. Walter Hill, especialista en el cine de acción, dirige este crepuscular western, en el que somos testigos de hechos históricos, hoy considerados legendarios. El film cuenta con unos magníficos escenarios naturales, resaltados por una cuidada fotografía, sin que ello vaya en menoscabo de la elaborada construcción de los personajes. Éstos están interpretados por algunos autenticos "pesos pesados" del mundo del cine, como Robert Duvall y Gene Hackman.

6/10
El tiempo de los intrusos

1992 | Trespass

Dos bomberos de Arkansas reciben de manos de la víctima de un incendio un plano que indica el lugar en que se esconden unos ricos objetos de culto robados en una iglesia mucho tiempo atrás. Se trata de una fábrica abandonada de St Louis, territorio de una de las bandas de negros que dominan la ciudad. Mientras los dos amigos, movidos por la codicia, buscan el tesoro, serán testigos de un ajuste de cuentas. Así que se refugian donde pueden y a partir de ese momento comienza un verdadero asedio. Robert Zemeckis y Bob Gale son, además de productores, los responsables de un solidísimo guión, en el que el interés no llega nunca a decaer. El autor de historias como Regreso al futuro y Tras el corazón verde tiene verdadero sentido del ritmo, y sabe introducir elementos novedosos en los momentos precisos para hacer avanzar la historia. Además está siempre omnipresente el supuesto tesoro, que a pesar de que sirve de poco a los protagonistas para afrontar el peligro, no deja de influir en su lucha por la supervivencia. En este sentido se podría hablar de un tratamiento de la ambición comparable al clásico de Huston El tesoro de Sierra Madre. De hecho, la fábrica abandonada bien podría ser parangonada con una vieja mina. A pesar de tratarse de una historia de acción, los personajes tienen suficiente entidad, y eso que se ha optado por recurrir a actores desconocidos; únicamente algunos de los intérpretes negros como Ice T e Ice Cube son conocidos musicalmente en el mundo del rap. Así, de los dos bomberos, uno es el hombre de acción por antonomasia, decidido y cegado por el oro. El otro es algo ingenuo, de buen corazón. También en la banda pueden distinguirse desde el yonqui hasta el de gatillo nervioso pasando por el jefe de cabeza fría. Otro personaje en escena es el "sin hogar" que vive en la fábrica. A una historia interesante se une un director con cierto peso: Walter Hill (Forajidos de leyenda, The Warriors, Límite: 48 horas). Hay indudable acierto en el aspecto técnico. Aun habiendo cierto aparato en las escenas de acción, incendios, tiroteos, etc., se trata de una producción modesta ‑es de suponer que no ha costado mucho rodar en la fábrica y, como se ha dicho, no hay estrellas‑, que logra sobradamente el objetivo de entretener de un modo inteligente.

6/10
48 horas más

1990 | Another 48 hrs.

Ocho años después de su primera aventura en Límite: 48 horas, los peculiares detectives Jack (Nick Nolte) y Reggie Hammond (Eddie Murphy), vuelven a tener un difícil caso entre manos. Jack ha sido suspendido del servicio por su manera ortodoxa de perseguir a un peligroso criminal. Una oscura conspiración se cierne sobre él, y será condenado a la cárcel si no logra encontrar a un testigo en un plazo de 48 horas. A la vez, descubre que el criminal, llamado Iceman, ha sido contratado para atentar contra Reggie, cuyas curiosas maneras de imponer la justicia también están siendo cuestionadas. El director Walter Hill y su pareja de protagonistas, vuelven a repetir el éxito de Límite: 48 horas con los mismos ingredientes: acción trepidante y buen humor. Una fórmula que aprovecharían Mel Gibson y Danny Glover en la saga Arma letal. Una película trepidante, con un ritmo frenético y espectaculares escenas de persecución. Para pasar un rato entretenido.

4/10
Historias de la cripta

1989 | Tales from the Crypt | Serie TV

Versión televisiva de la fórmula del legendario cómic homónimo, publicado por la editorial EC, que hizo furor en los años 50 en Estados Unidos. Un siniestro personaje, el Guardián de la Cripta presentaba, con su sarcástico sentido del humor, relatos de terror autoconclusivos.  Algunos episodios fueron dirigidos por directores de prestigio, como Robert Zemeckis o Richard Donner. Dio pie a largometrajes como Caballero del diablo o El Club de los vampiros.

6/10
Johnny el guapo

1989 | Johnny Handsome

Johnny es un delincuente de Nueva Orleans. Le apodan "el guapo" irónicamente, ya que tiene una enorme deformidad en el rostro. Tras un golpe, Johnny será traicionado por sus socios e ingresará en prisión. Pero en la cárcel conocerá a un cirujano facial, y, tras cumplir condena, gracias a él podrá vivir una nueva vida con un nueva cara... El "activo" Walter Hill (Límite: 48 horas) dirige esta movidita película que ofrece bajos fondos, acción y venganza a su más puro estilo. Protagoniza Mickey Rourke en su época más célebre. El resto de reparto es de aúpa.

5/10
Danko: Calor rojo

1988 | Red Heat

El capitán Iván Danko (Arnold Schwarzenegger) es un policía de la antigua Unión Soviética temido por todos. Es fuerte, duro e implacable. Es capaz de coger una piedra ardiendo y hacerla añicos entre sus dedos. Tiene unos músculos de acero y una puntería infalible. Domina a la perfección las más depuradas técnicas de defensa y ataque. Por el contrario, el sargento Art Ridzik (James Belushi) es un tipo desordenado, indisciplinado y bastante pasado de rosca. No confía en absoluto en la técnica ni en las fórmulas clásicas policiales. Lo suyo es romper las reglas. Ambos deben formar un equipo para detener a una peligrosa organización de terroristas soviéticos, que pretende sembrar el terror en Nueva York. Aunque sus caracteres son antagónicos y su forma de actuar es totalmente distinta, les une su profesionalidad y su sentido del humor. Thriller ligero y entretenido sobre dos detectives de culturas diferentes y enfrentadas, que aprovechan la "Perestroika" para hacerse amiguetes. La acción es realmente trepidante y está bien condimentada con momentos de humor, en una mezcla que el cine norteamericano no se cansa de explotar. La banda sonora está compuesta por James Horner, autor de las partituras de Braveheart, Leyendas de pasión o Titanic, entre muchas otras.

5/10
Traición sin límite

1987 | Extreme Prejudice

Cinco años después de su éxito conjunto en Límite: 48 horas, el director Walter Hill y el actor Nick Nolte volvieron a unir fuerzas en este thriller violento y repletito de acción. La historia se centra en las vidas de dos amigos de la infancia que por el amor de una mujer se separan y corren viudas muy diferentes. Uno se convertirá en autoridad local y el otro en traficante de drogas en connivencia con la mafia mexicana.

4/10
Cruce de caminos

1986 | Crossroads

Eugene Martone es un joven que tiene un don con la guitarra. Toca estilo clásico pero a él lo que verdaderamente le gusta es el blues, por lo que irá en busca de una leyenda viva de esa música, un hombre llamado Willie Brown, que ahora se hospeda en un asilo de ancianos. Interesante film dramático, con buena música y ambientado en la sureña Nueva Orleans. A quien le guste el blues o el jazz la película gustará sin remedio, sobre todo en algunos pasajes. Protagoniza Ralph Macchio el chaval de Karate Kid. Estupenda la banda sonora compuesta por Ry Cooder.

5/10
El gran despilfarro

1985 | Brewster's Millions

Monty Brewster es un jugador de béisbol de medio pelo que recibe una inesperada noticia. Un familiar le ha dejado como único heredero de su enorme fortuna. Pero para poseerla, debe cumplir unas condiciones: recibirá la más que jugosa cantidad de 300 millones de dólares y durante todo un mes deberá gastar absolutamente todo el dinero; no deberá comprar nada que pueda disfrutar más tarde y cumplida la fecha no podrá disponer ni de un céntimo a su favor. Si sigue esta regla, será rico; si no, se quedará absolutamente sin nada. Monty acepta el trato y su mediocre vida cambiará cuando se convierta en toda una celebridad. Comedia loca de Walter Hill (Calles de fuego, Danko: Calor rojo), hecha a la medida de un divertidísimo Richard Pryor. Cuenta con el coprotagonismo del tristemente desaparecido John Candy (La loca historia de las galaxias).

3/10
Calles de fuego

1984 | Streets of Fire

Ellen Aim, una cantante rockera ha sido secuestrada por una banda de moteros liderada por Raven Shaddock. El cazafortunas Tom Cody, con la compañía de su ayudante McCoy y Billy Fish, el representante de Ellen, sérán los únicos que vayan en su búsqueda. Con ingenio intentarán esquivar los peligros de una ciudad llena de calles oscuras y recónditas.   Con aires de rock and roll, el director Walter Hill (Danko: Calor rojo, 48 horas más) presenta una cinta llena de ruido, con bandas macarras y estilo punk ochentero donde un héroe de hoy irá a salvar a una 'damisela en apuros'. Una historia casi medieval, ambientada en las calles de una ciudad moderna. Michael Paré interpreta a un violento matón que deja bien claro quién es el jefe; Willem Dafoe, malo habitual, hace lo propio; y Diane Lane está correcta en el papel de chica sensual que tan bien se le da. Destaca una gran banda sonora con canciones de Jim Steinman, Ry Cooder, Stevie Nick..., todo un placer para los oídos de los amantes del Rock.

5/10
Límite: 48 horas

1982 | 48 hrs.

Eddie Murphy y Nick Nolte dan vida a una pareja de implacables detectives que hacen las cosas a su manera. Murphy es dicharachero y muy aficionado a meterse en líos, de los que a la hora de la verdad sale siempre bien parado. Tiene la seguridad de que su compañero, el serio y responsable Nolte, está cubriéndole las espaldas. Pero esta vez han topado con un complicado caso. Sólo tiene 48 horas para resolverlo. Tendrán que salir airosos de persecuciones, enfrentamientos con tipos armados hasta los dientes, y toda una serie de peligros. Una entretenida película de acción policíaca que se ha convertido en un título clásico del género. La pareja Murphy-Nolte se puso de moda y repitieron en 48 horas más, también bajo la dirección de Walter Hill. La combinación entre la tensión de la acción y el buen humor de los protagonistas es perfecta, a la manera de Danny Glover y Mel Gibson en Arma letal. Una planteamiento original, muy recomendable para pasar un rato entretenido.

4/10
La presa

1981 | Southern Comfort

Modélico film de acción asfixiante de Walter Hill. Sigue el fin de semana de un grupo de la guardia nacional, que hace un ejercicio de descenso de río. En mala hora se les ocurre tomar unas canoas ‘prestadas’...

5/10
Forajidos de leyenda

1980 | The Long Riders

Al término de la Guerra Civil, algunos combatientes del sur, como los hermanos James, se convierten en forajidos. Tres sagas de auténticos hermanos actores interpretan a familias de forajidos en este entretenido western firmado por el eficiente Walter Hill.

5/10
The Warriors (Los amos de la noche)

1979 | The Warriors

En los bajos fondos neoyorquinos se fragua la gran batalla nocturna. Y es que a la banda de The Warriors la acusan injustamente de matar al cabecilla de un grupo rival, un gran líder llamado Cyrus. La cosa está que arde, y la policía se encuentra en franca desventaja a la hora de contener los encendidos ánimos. Durante una noche los componentes de The Warriors tendrán que luchar para sobrevivir, en un viaje que les lleva desde el Bronx hasta Coney Island, atravesando toda Nueva York. Walter Hill firma un clásico del cine pandillero, que a finales de los 70 llamó poderosamente la atención por la violencia y la original puesta en escena nocturna. La escena de apertura del metro sirve para entonar el discurrir de esta, para muchos, película de culto.

6/10
Driver

1978 | The Driver

Ingeniosa película escrita y dirigida por Walter Hill, que pergeña una trama de la caza del ratón y el gato, donde surgen todo el tiempo las dudas acerca de quién está cazando a quién. Driver, o sea, el Conductor, es un tipo especialista en llevar el coche en golpes a bancos. El Detective está obsesionado con capturarle. Hasta el punto de que monta un falso golpe para él con una banda a la que promete que no le ocurrirá nada si cooperan. Ryan O'Neal y Bruce Dern son los protagonistas de este "duelo de titanes".

6/10
El luchador (1975)

1975 | Hard Times

En los años de la Gran Depresión, Chaney (Charles Bronson) viaja a Nueva Orleans para ganarse la vida boxeando, algo que se le da muy bien. Allí, se alía con el timador Speed (James Coburn), y participa en peleas ilegales de boxeo con el fin de llevarse unos cuartos. Pero el 'negocio' no va como se esperaba con lo que Chaney ha de pelear con un rival muy fuerte, Street, algo que no resultará nada fácil. Tras El justiciero de la ciudad, Charles Bronson (Doce del patíbulo, La gran evasión, Hasta que llegó su hora) intervino en esta película que no pasa desapercibida dentro de su carrera. Le acompaña Jill Ireland, que era su mujer por entonces, y otro de los rostros más conocidos del cine de acción en los años 70, James Coburn (Viento en las velas, Pat Garrett y Billy the Kid).

7/10
Dulce venganza

2016 | The Assignment

Un asesino a sueldo llamado Frank Kitchen es traicionado y secuestrado. Cuando despierta ve con horror que ha sido sometido a una operación quirúrgica y le han transformado en una mujer. No parará hasta vengarse de cada uno de los responsables, especialmente de la doctora que le operó, Rachel Jane. Curioso producto de acción con mucho aire de serie B, ambientación sódida y explicitud en violencia y sexo, con clara tendencia bizarra. El director Walter Hill narra con ritmo y montaje algo desordenado un guión que desde luego no puede ser más simple, basado exclusivamente en un ajuste de cuentas por mucho que se disfrace de cierta palabrería. Sorprende que haya contado con un apañado reparto, con Michelle Rodríguez y Sigourney Weaver a la cabeza.

3/10
Invicto

2002 | Undisputed

El escritor y productor David Giler y el director Walter Hill, artífices del guión de Alien 3, tuvieron la idea para esta película, que finalmente ha dirigido el segundo, cuando conversaban sobre los problemas con la justicia del púgil Mike Tyson. Así nació la historia de un campeón de boxeo en la cima de su carrera, George “Iceman” Chambers, que, tras ser acusado de violación, es enviado a la cárcel. Tras las rejas surgen tensiones con Monroe Hutchens, un tipo que le envidia profundamente, porque tras ser condenado por un crimen pasional no pudo desarrollar su vocación deportiva. Ambos deciden organizar un combate entre ellos para determinar quién es el campeón del lugar. Tanto Ving Rhames (Iceman), como Wesley Snipes (Hutchens) recibieron entrenamiento como boxeadores para no ser sustituidos en las secuencias de acción. Les acompaña un nutrido elenco de ilustres secundarios como el veterano Colombo, Peter Falk, o Michael Rooker (Henry, retrato de un asesino). La espectacularidad de algunas escenas es un indicativo de que Walter Hill vuelve a estar en forma tras el fracaso de Supernova, donde pidió ser retirado de los títulos de crédito.

5/10
El último hombre

1996 | Last Man Standing

John Smith es un mercenario pistolero que huyendo de la justicia, llega a la ciudad de Jerichó, que está dividida en dos grupos, los italianos y los irlandeses. Smith se posicionará en uno u otro bando, según le convenga económicamente. Remake de Yojimbo de Akira Kurosawa con un Bruce Willis en su salsa, es decir, haciendo de tipo duro. Walter Hill dirige un western moderno con un estilo a los clásicos y se nota en los planos y en el uso de la música. La acción es constante y la violencia traspasa la pantalla, por momentos, colocando a un protagonista que no tuerce el gesto cuando ha de aniquilar a alguien. Recomendable film con secundarios de lujo como Bruce Dern o Christopher Walken.

5/10
Wild Bill

1995 | Wild Bill

Lejos queda la visitación que Walter Hill hace al personaje de Wild Bill Hickok de la realizada sesenta años antes por Cecil B. De Mille en el clásico Buffalo Bill, con Gary Cooper y Jean Arthur en los papeles de Wild Bill y Calamity Jane. Hill opta en su film por una visión sombría y desmitificadora del personaje, poco atractiva. De todos modos ésta no es la causa principal de la decepción que provoca el film. Al fin y al cabo, el realizador dirigió antes, con estos mismos planteamientos, la más sugestiva Forajidos de leyenda. El film se inicia con imágenes en blanco y negro del entierro de Wild Bill. A partir de aquí, ya en color, se rememoran las andanzas que le han llevado a la tumba. Unas ligeras y rápidas pinceladas, que componen un personaje violento, siempre en busca de pelea, dan paso a la presentación de un jovenzuelo que desea liquidarle por abandonar años atrás a su madre, tras una relación amorosa. A pesar de manejar abundante material literario –una novela de Peter Dexter y una obra teatral de Thomas Babe–, el guión urdido por Hill está mal trenzado. El personaje encarnado por John Hurt, una especie de biógrafo oficial de Wild Bill, se desaprovecha. La historia del amor imposible entre el protagonista y Calamity Jane se dibuja torpemente, y es la excusa para una ridícula escena erótica. Mientras que los deseos de venganza del joven muchacho no resultan creíbles en un personaje que arrastra demasiadas contradicciones.

3/10
La huida (1994)

1994 | The Getaway

Carter y Carol son dos ladrones que tras estafar a un mafioso, emprenden una huida deseperada mientras los matones de la mafia y la policía les pisa los talones. La película es un remake de La huida que dirigió Sam Peckinpah en 1972, y que cuenta con el mismo guionista. El film no tiene nada nuevo y el ritmo narrativo cojea bastante. A parte de alguna lograda secuencia de acción, la historia no es más que un conjunto de tomas violentas e inoportunas escenas sexuales. Los protagonistas, Alec Baldwin y Kim Basinger, por entonces marido y mujer, no dan mucho más de sí para levantar cabeza a la historia.

2/10
Alien 3

1992 | Alien³

La tercera entrega es una de las más terroríficas de la historia de la ciencia ficción. Una refinería subterránea que fue campo de trabajos forzados, alberga hoy una comunidad de convictos que eligieron permanecer indefinidamente en la que fue su cárcel. La teniente Ripley aterriza en un vehículo espacial accidentado. Aparentemente, ella es el único superviviente. Pronto descubrirán que en la nave se encontraba un inoportuno visitante. Repite Sigourney Weaver, como Ellen Ripley, papel que le dio la fama. Las secuelas han sabido mantener el nivel y David Fincher supo darle vidilla al guión más flojo, de esta entrega, de trama carcelaria.

5/10
Historias de la cripta

1989 | Tales from the Crypt | Serie TV

Versión televisiva de la fórmula del legendario cómic homónimo, publicado por la editorial EC, que hizo furor en los años 50 en Estados Unidos. Un siniestro personaje, el Guardián de la Cripta presentaba, con su sarcástico sentido del humor, relatos de terror autoconclusivos.  Algunos episodios fueron dirigidos por directores de prestigio, como Robert Zemeckis o Richard Donner. Dio pie a largometrajes como Caballero del diablo o El Club de los vampiros.

6/10
Danko: Calor rojo

1988 | Red Heat

El capitán Iván Danko (Arnold Schwarzenegger) es un policía de la antigua Unión Soviética temido por todos. Es fuerte, duro e implacable. Es capaz de coger una piedra ardiendo y hacerla añicos entre sus dedos. Tiene unos músculos de acero y una puntería infalible. Domina a la perfección las más depuradas técnicas de defensa y ataque. Por el contrario, el sargento Art Ridzik (James Belushi) es un tipo desordenado, indisciplinado y bastante pasado de rosca. No confía en absoluto en la técnica ni en las fórmulas clásicas policiales. Lo suyo es romper las reglas. Ambos deben formar un equipo para detener a una peligrosa organización de terroristas soviéticos, que pretende sembrar el terror en Nueva York. Aunque sus caracteres son antagónicos y su forma de actuar es totalmente distinta, les une su profesionalidad y su sentido del humor. Thriller ligero y entretenido sobre dos detectives de culturas diferentes y enfrentadas, que aprovechan la "Perestroika" para hacerse amiguetes. La acción es realmente trepidante y está bien condimentada con momentos de humor, en una mezcla que el cine norteamericano no se cansa de explotar. La banda sonora está compuesta por James Horner, autor de las partituras de Braveheart, Leyendas de pasión o Titanic, entre muchas otras.

5/10
Calles de fuego

1984 | Streets of Fire

Ellen Aim, una cantante rockera ha sido secuestrada por una banda de moteros liderada por Raven Shaddock. El cazafortunas Tom Cody, con la compañía de su ayudante McCoy y Billy Fish, el representante de Ellen, sérán los únicos que vayan en su búsqueda. Con ingenio intentarán esquivar los peligros de una ciudad llena de calles oscuras y recónditas.   Con aires de rock and roll, el director Walter Hill (Danko: Calor rojo, 48 horas más) presenta una cinta llena de ruido, con bandas macarras y estilo punk ochentero donde un héroe de hoy irá a salvar a una 'damisela en apuros'. Una historia casi medieval, ambientada en las calles de una ciudad moderna. Michael Paré interpreta a un violento matón que deja bien claro quién es el jefe; Willem Dafoe, malo habitual, hace lo propio; y Diane Lane está correcta en el papel de chica sensual que tan bien se le da. Destaca una gran banda sonora con canciones de Jim Steinman, Ry Cooder, Stevie Nick..., todo un placer para los oídos de los amantes del Rock.

5/10
Límite: 48 horas

1982 | 48 hrs.

Eddie Murphy y Nick Nolte dan vida a una pareja de implacables detectives que hacen las cosas a su manera. Murphy es dicharachero y muy aficionado a meterse en líos, de los que a la hora de la verdad sale siempre bien parado. Tiene la seguridad de que su compañero, el serio y responsable Nolte, está cubriéndole las espaldas. Pero esta vez han topado con un complicado caso. Sólo tiene 48 horas para resolverlo. Tendrán que salir airosos de persecuciones, enfrentamientos con tipos armados hasta los dientes, y toda una serie de peligros. Una entretenida película de acción policíaca que se ha convertido en un título clásico del género. La pareja Murphy-Nolte se puso de moda y repitieron en 48 horas más, también bajo la dirección de Walter Hill. La combinación entre la tensión de la acción y el buen humor de los protagonistas es perfecta, a la manera de Danny Glover y Mel Gibson en Arma letal. Una planteamiento original, muy recomendable para pasar un rato entretenido.

4/10
La presa

1981 | Southern Comfort

Modélico film de acción asfixiante de Walter Hill. Sigue el fin de semana de un grupo de la guardia nacional, que hace un ejercicio de descenso de río. En mala hora se les ocurre tomar unas canoas ‘prestadas’...

5/10
The Warriors (Los amos de la noche)

1979 | The Warriors

En los bajos fondos neoyorquinos se fragua la gran batalla nocturna. Y es que a la banda de The Warriors la acusan injustamente de matar al cabecilla de un grupo rival, un gran líder llamado Cyrus. La cosa está que arde, y la policía se encuentra en franca desventaja a la hora de contener los encendidos ánimos. Durante una noche los componentes de The Warriors tendrán que luchar para sobrevivir, en un viaje que les lleva desde el Bronx hasta Coney Island, atravesando toda Nueva York. Walter Hill firma un clásico del cine pandillero, que a finales de los 70 llamó poderosamente la atención por la violencia y la original puesta en escena nocturna. La escena de apertura del metro sirve para entonar el discurrir de esta, para muchos, película de culto.

6/10
Driver

1978 | The Driver

Ingeniosa película escrita y dirigida por Walter Hill, que pergeña una trama de la caza del ratón y el gato, donde surgen todo el tiempo las dudas acerca de quién está cazando a quién. Driver, o sea, el Conductor, es un tipo especialista en llevar el coche en golpes a bancos. El Detective está obsesionado con capturarle. Hasta el punto de que monta un falso golpe para él con una banda a la que promete que no le ocurrirá nada si cooperan. Ryan O'Neal y Bruce Dern son los protagonistas de este "duelo de titanes".

6/10
Con el agua al cuello

1975 | The Drowning Pool

Secuela de Harper, investigador privado, que se corresponde con la segunda novela sobre el personaje –traducida al español como "La piscina de los ahogados"– escrita por Ross Macdonald, uno de los grandes de la novela negra norteamericana. Esta vez, el detective ayuda a Iris Deveraux, una antigua amante, chantajeada por un desconocido. Como su predecesora, es un excelente thriller con una inquietante secuencia final. 

6/10
El luchador (1975)

1975 | Hard Times

En los años de la Gran Depresión, Chaney (Charles Bronson) viaja a Nueva Orleans para ganarse la vida boxeando, algo que se le da muy bien. Allí, se alía con el timador Speed (James Coburn), y participa en peleas ilegales de boxeo con el fin de llevarse unos cuartos. Pero el 'negocio' no va como se esperaba con lo que Chaney ha de pelear con un rival muy fuerte, Street, algo que no resultará nada fácil. Tras El justiciero de la ciudad, Charles Bronson (Doce del patíbulo, La gran evasión, Hasta que llegó su hora) intervino en esta película que no pasa desapercibida dentro de su carrera. Le acompaña Jill Ireland, que era su mujer por entonces, y otro de los rostros más conocidos del cine de acción en los años 70, James Coburn (Viento en las velas, Pat Garrett y Billy the Kid).

7/10
El ladrón que vino a cenar

1973 | The Thief Who Came to Dinner

Película perteneciente a ese subgénero de robos perpetrados por ladrones sofisticados. El protagonista es un experto en ordenadores reconvertido en ladrón de joyas de guante blanco, que realiza sus golpes en mansiones de la alta sociedad, lo que le lleva a conocer a una dama que se convierte en su amante y socia. Un detective sigue sus pasos, y le irrita sobremanera su marca personal de ladrón, en que va dejando jugadas de una partida de ajedrez. Aunque con ideas ingeniosas –lo del ajedrez y el propio título– a este film protagonizado por la pareja Ryan O'Neal-Jacqueline Bisset y el sabueso Warren Oates le falta alma, resulta demasiado fría.

4/10
El hombre de MacKintosh

1973 | The MacKintosh Man

Joseph Rearden, espía a las órdenes de un tal MacKintosh, escapa de la cárcel con otro convicto. El veterano John Huston filmó este entretenido thriller de agentes dobles durante la Guerra Fría, con protagonismo para un eficaz Paul Newman. Le acompaña en el lado femenino la dulce Dominique Sanda (El jardín de los Finzi Contini).

6/10
La huida

1972 | The Getaway

Carol McCoy (Ali MacGraw) consigue sacar a su marido Doc McCoy (Steve McQueen) de la cárcel y juntos cometerán un espectacular robo. El director Sam Peckinpah dirigió en orden cronológico todas las escenas de esta cinta de acción, muy impactante para su época, basada en la novela de Jim Thompson. Rodada con gran ritmo y con una fuerte intensidad dramática entre el matrimonio protagonista, resulta especialmente espectacular el clímax en la frontera de El Paso. Tras el rodaje, McQueen y MacGraw se casaron en la vida real en 1973 y estuvieron juntos cinco años.

7/10
48 horas más

1990 | Another 48 hrs.

Ocho años después de su primera aventura en Límite: 48 horas, los peculiares detectives Jack (Nick Nolte) y Reggie Hammond (Eddie Murphy), vuelven a tener un difícil caso entre manos. Jack ha sido suspendido del servicio por su manera ortodoxa de perseguir a un peligroso criminal. Una oscura conspiración se cierne sobre él, y será condenado a la cárcel si no logra encontrar a un testigo en un plazo de 48 horas. A la vez, descubre que el criminal, llamado Iceman, ha sido contratado para atentar contra Reggie, cuyas curiosas maneras de imponer la justicia también están siendo cuestionadas. El director Walter Hill y su pareja de protagonistas, vuelven a repetir el éxito de Límite: 48 horas con los mismos ingredientes: acción trepidante y buen humor. Una fórmula que aprovecharían Mel Gibson y Danny Glover en la saga Arma letal. Una película trepidante, con un ritmo frenético y espectaculares escenas de persecución. Para pasar un rato entretenido.

4/10
Danko: Calor rojo

1988 | Red Heat

El capitán Iván Danko (Arnold Schwarzenegger) es un policía de la antigua Unión Soviética temido por todos. Es fuerte, duro e implacable. Es capaz de coger una piedra ardiendo y hacerla añicos entre sus dedos. Tiene unos músculos de acero y una puntería infalible. Domina a la perfección las más depuradas técnicas de defensa y ataque. Por el contrario, el sargento Art Ridzik (James Belushi) es un tipo desordenado, indisciplinado y bastante pasado de rosca. No confía en absoluto en la técnica ni en las fórmulas clásicas policiales. Lo suyo es romper las reglas. Ambos deben formar un equipo para detener a una peligrosa organización de terroristas soviéticos, que pretende sembrar el terror en Nueva York. Aunque sus caracteres son antagónicos y su forma de actuar es totalmente distinta, les une su profesionalidad y su sentido del humor. Thriller ligero y entretenido sobre dos detectives de culturas diferentes y enfrentadas, que aprovechan la "Perestroika" para hacerse amiguetes. La acción es realmente trepidante y está bien condimentada con momentos de humor, en una mezcla que el cine norteamericano no se cansa de explotar. La banda sonora está compuesta por James Horner, autor de las partituras de Braveheart, Leyendas de pasión o Titanic, entre muchas otras.

5/10
Aliens, el regreso

1986 | Aliens

Una de las más dignas secuelas de los últimos tiempos, en la que James Cameron (Terminator) supo continuar la trama de la clásica Alien, el octavo pasajero, dirigida por Ridley Scott. Como tenía ante sí una ardua tarea, Cameron decidió cambiar de registro, y en lugar de tirar por una línea presidida por el terror, como en la primera parte, se decantó por la acción, con lo que consiguió una segunda parte completamente diferente y, además, se libró de las posibles críticas por no haber conseguido la tensión de su predecesora. Sigourney Weaver vuelve a realizar una correcta actuación como la Teniente Helen Ripley, tanto es así que tuvo que pasar mucho tiempo para que se librase del encasillamiento al que se vio arrastrada por esta saga. Junto a ella el actor fetiche de Cameron, Michael Biehn, protagonista de varios de sus títulos más significativos: Terminator y Abyss. La acción comienza años después de la primera parte, cuando Ripley es recogida y llevada a la Tierra. Allí intenta advertir a las autoridades de que su nave recogió a un peligroso ser alienígena en un planeta. En un principio no le hacen caso, pero después se pierde el contacto con los colonos que habitaban allí, por lo que es enviada una expedición de marines. Ripley es la única que conoce a los aliens, por lo que se ofrece para acompañar al grupo.

7/10

Últimos tráilers y vídeos