IMG-LOGO

Biografía

Sydney Pollack

Sydney Pollack

73 años ()

Sydney Pollack

Nació el 01 de Julio de 1934 en Lafayette, Indiana, EE.UU.
Falleció el 26 de Mayo de 2008 en Pacific Palisades, Los Angeles, California, EE.UU.

Premios: 1 Oscar

El cineasta polifacético

27 Mayo 2008

Figura fundamental del cine de las cuatro últimas décadas, Sydney Pollack es uno de los realizadores más influyentes del cine americano desde su consagración a finales de los 60. Se le recuerda sobre todo por los siete títulos protagonizados por su gran amigo Robert Redford. Triunfó en el terreno del thriller y el drama, pero fue capaz de abordar con gran éxito casi todos los géneros. Pollack fue también un productor muy activo y un competente actor, que ha trabajado a las órdenes de Stanley Kubrick, Robert Zemeckis y Woody Allen. El irrepetible Pollack falleció en la madrugada del 27 de mayo de 2008, en su residencia de Los Ángeles, a los 73 años, como consecuencia de un cáncer que le fue diagnosticado diez meses atrás.

Nacido el 1 de julio de 1934 en Lafayette, localidad del estado de Indiana (EE.UU.), Sydney I. Pollack era hijo de un matrimonio de judíos procedentes de Rusia. Su madre era ama de casa y su padre pasó de ser boxeador a regentar una farmacia. Tuvo una infancia desgraciada que quizás fue el germen de su creatividad, como en los trágicos casos de tantos y tantos autores, pues sus padres se divorciaron cuando era muy joven, y su madre –que tenía problemas con el alcohol– falleció prematuramente. Tras finalizar sus estudios secundarios en Indiana, Pollack se mudó a Nueva York con el objetivo de convertirse en actor, su vocación desde siempre.

A mediados de los 50, Pollack estudió interpretación con el reputado maestro Sanford Meisner (Suave es la noche). Y aunque hizo un paréntesis para servir durante dos años en el ejército, a continuación se reincorporó a la escuela de Meisner para convertirse en profesor. Se enamoró de una de sus alumnas, Claire Griswold, que se convirtió en la mujer de su vida y se casó con él. El matrimonio tuvo tres hijos, uno de ellos –Steven Pollack– murió en accidente de aviación en los 90. En el terreno profesional, Pollack interpretó algún papel en los escenarios, y debutó como actor de cine con un papel importante en War Hunt, drama bélico sobre la guerra de Corea, en cuyo rodaje intimó con uno de sus compañeros de reparto, un desconocido que atendía al nombre de Robert Redford, y que por entonces sobrevivía con pequeños papeles en series televisivas. El propio Pollack también aceptó interpretar roles en episodios sueltos. Durante sus rodajes televisivos se hizo además muy amigo de John Frankenheimer y de Burt Lancaster, que le convencieron para que se lanzara a la dirección en la pequeña pantalla. Acabó convertido en responsable de capítulos de Alfred Hitchcock presenta y El fugitivo, y debutó como realizador en la gran pantalla con La vida vale más, un vigoroso drama con Sidney Poitier y Anne Bancroft. Su primer gran éxito fue Propiedad condenada, adaptación de una obra de Tennessee Williams que contaba con Francis Ford Coppola como guionista. Para interpretar al protagonista, un forastero que llegaba a un pueblecito en los años de la Gran Depresión, Pollack llamó a su amigo Robert Redford, que a partir de ese momento se convertiría en su actor fetiche, y que formó una gran pareja en la pantalla con Natalie Wood, la soñadora hija de la posesiva dueña de la pensión en la que él se aloja.

A finales de los 60, Pollack se resignó a dejar la interpretación en segundo plano, y se concentró en la realización. Se convirtió en el cineasta favorito del citado Burt Lancaster a quien dirigió en El camino de la venganza, y La fortaleza, aunque también se hizo cargo de algunas secuencias de El nadador, sin que su nombre apareciera en los créditos. A continuación retomó las penalidades de los años 30, en Danzad, danzad, malditos, con Jane Fonda, en la que un maratón de baile se convertía en metáfora de las dificultades de la época. Dirigió a grandes actores, como Robert Mitchum en el thriller sobre la mafia japonesa Yakuza, a Al Pacino, en Un instante, una vida, basada en una novela de Erich Maria Remarque, a Paul Newman, en el drama Ausencia de malicia, y a Dustin Hoffman en la deliciosa comedia Tootsie. Sin embargo, sus mejores títulos son sus siguientes colaboraciones con Redford, como el atípico western Las aventuras de Jeremiah Johnson, el drama nostálgico Tal como éramos, también con Barbra StreisandEl jinete eléctrico, en la que volvió a contar con Jane Fonda, el inolvidable thriller Los tres días del cóndor, y sobre todo su gran obra maestra, Memorias de África, también con Meryl Streep, basada en varios libros de Isak Dinesen. Pollack recibió dos Oscar –relativos a mejor director y película, puesto que también era el productor– de los siete que contabilizó en total. Su último trabajo con Redford fue Habana, muy inferior a los demás.

Quizás por la maldición que según la leyenda urbana va asociada de vez en cuando al Oscar, lo cierto es que las dos estatuillas no le sentaron del todo bien a Pollack. Desde que las recibió se tomó sus siguientes películas con tranquilidad, y nunca logró la brillantez del pasado. Dirigió La tapadera, basado en una novela de John Grisham,Sabrina (y sus amores), correcta revisión de un clásico de Billy Wilder, el decepcionante drama Caprichos del destino, con Harrison Ford, y el thriller La intérprete. Su último trabajo ha sido el documental biográfico Apuntes de Frank Gehry, sobre el famoso arquitecto. En realidad, desde los 90, Pollack parecía mucho más interesado en la producción, de grandes títulos, como En busca de Bobby Fischer o Sentido y sensibilidad. Desde ese década se prodigaba mucho también como actor, en títulos como El juego de HollywoodMaridos y mujeresAcción civilEyes Wide ShutAl límite de la verdadLos Soprano y Michael Clayton. Le gustaba aparecer también en algunas de sus películas (El jinete eléctricoTootsieCaprichos del destino y La intérprete). Su último trabajo delante de las cámaras fue en la comedia La boda de mi novia, aunque en sus últimos meses de vida también había ejercido como productor de The Reader, de Stephen Daldry. A finales de 2007 estaba rodando el telefilm Recount, sobre el recuento en los votos de Florida en las elecciones estadounidenses, cuando le fue diagnosticada la terrible enfermedad, por lo que tuvo que ser sustituido por Jay Roach.

Oscar
1986

Ganador de 1 premio

Filmografía
Amazing Grace

2018 | Amazing Grace

En 1972, Sydney Pollack ya era un reconocido realizador, que tenía en su haber una larga trayectoria televisiva y largometrajes como Propiedad condenada o Danzad, danzad, malditos. Ese mismo año lanzaría Las aventuras de Jeremiah Johnson. Sin embargo, por razones inexplicables no usó claquetas cuando le reclutaron para filmar en vivo a Aretha Franklin, por lo que el material resultaba muy complicado de montar. De esta forma, ha permanecido inédito durante décadas, hasta que lo ha rescatado el productor Alan Elliott, que ha conseguido sincronizar la imagen con el sonido gracias a la tecnología actual. A continuación, se topó con la negativa de la propia protagonista, que no se sabe por qué estaba en contra de que se recuperase la cinta. Tras el fallecimiento de la misma, ha conseguido llegar a un acuerdo con los herederos, por lo que al fin se estrena en salas. Una pena que no hubiera llegado antes a los cines. Este pequeño tesoro muestra las dos sesiones de grabación que la diva llevó a cabo en una iglesia baptista de Los Ángeles. Tras revolucionar el soul, encadenando varios éxitos seguidos, la cantante abrirse a otros caminos, recuperando en un disco las canciones de góspel que ella misma entonaba durante su infancia. La selección musical no podía ser más impecable, todos los temas pueden ser considerados obras maestras, con letras profundas de temática religiosa, como corresponde al género. El posterior autor de Memorias de África logra sin grandes aspavientos capturar la magia de ambas veladas. Sobre todo se luce la propia Franklin, cuya voz no sólo se distingue por su potencia, y su prodigiosa técnica, sino que tiene algo especial que la hace única. Está bien acompañada por músicos de primera categoría y un sorprendente coro. Además, el film muestra al propio Pollack en plena faena y tiene momentos emotivos, como cuando uno de los coristas no puede evitar llorar, contagiando al resto de los presentes, o la intervención del progenitor de la estrella, que recuerda cuando entonaba estas canciones a una tierna edad.

8/10
Apuntes de Frank Gehry

2005 | Sketches of Frank Gehry

Sydney Pollack aborda un género inusual en su filmografía para tratar la obra y persona de su gran amigo Frank Gehry, uno de los grandes arquitectos de nuestros días, autor de obras tan emblemáticas como el Museo Guggenheim de Bilbao, el Walt Disney Concert Hall de Los Ángeles y el edificio del DG Bank en Berlín. Aunque el cineasta confiesa su ignorancia en lo que se refiere al documental, y sus escaso conocimientos de arquitectura –Gehry le dijo que por eso era el hombre indicado para hacer el film– entrega un trabajo más que notable.

6/10
La intérprete

2005 | The Interpreter

Silvia Broome, una intérprete de origen africano que trabaja en la ONU, escucha una conversación en una lengua que poca gente conoce. Resulta que un micrófono se ha quedado encendido, y que dos tipos que lo ignoran hablan entre sí de un plan para asesinar al presidente de Matobo, un país africano. Silvia denuncia los hechos, y las autoridades asignan el caso al agente Tobin Keller. Años llevaba sin dirigir Sydney Pollack, autor de varios thrillers de primera, como son Los tres días del cóndor y La tapadera. Retomó el género en esta amena cinta para la que excepcionalmente le han dejaron rodar en la sede de la ONU. El punto de partida es mera excusa, pues el relato de las luchas de poder en un país inventado no está excesivamente desarrollado. Pero propicia escenas de gran tensión, como la que se desarrolla en casa de Silvia, o la magnífica del autobús. Además, Pollack denuncia la falta de cobertura mediática de algunos conflictos.

6/10
Caprichos del destino

1999 | Random Hearts

La esposa del policía Dutch y el marido de la congresista Kay mueren en un accidente aéreo. Los cónyuges que les sobreviven se van a llevar una desagradable sorpresa: los dos viajaban juntos y mantenían en secreto una relación adúltera. Dolor, rabia, impotencia... Todos estos sentimientos se arremolinan en Dutch, que se atormenta preguntándose en que falló a su esposa, y cuándo empezó todo. Kay parece que se lo toma más friamente: tiene una hija y una carrera política en la que pensar. Pero la procesión va por dentro. La trama tiene, sin duda, cierto morbo. Y arranca muy bien, con la recreación del accidente y el dolor consiguiente. Luego uno ya puede imaginarse que surgirá el inevitable romance entre los personajes interpretados por Harrison Ford y Kristin Scott Thomas. Y tal planteamiento discurre por cauces más previsibles. Aunque sea Sydney Pollack, "especialista en cine romántico", quien firma el film, no llega a los resultados de títulos tan memorables como Memorias de África y Tal como éramos. Pero bueno, no está mal ver a Ford en un papel dramático y a esa fantástica dama de la interpretación llamada Kristin Scott Thomas.

7/10
Sabrina (y sus amores)

1995 | Sabrina

Remake del clásico de Billy Wilder, a cargo del romántico Pollack, que alcanzó la cumbre con la fabulosa Memorias de África. Ahora son Harrison Ford y Greg Kinnear los hermanos que se disputan el corazón de la hija del chófer (Julia Ormond), patito convertido en hermoso cisne.

5/10
La tapadera

1993 | The Firm

Mitch McDeere (Tom Cruise) es un joven y ambicioso abogado, que ha conseguido su graduación en la prestigiosa Universidad de Harvard. Pronto comienza en un prestigioso bufete de abogados de Memphis, con un sueldo de aúpa. Él y su esposa, interpretada por Jeanne Tripplehorn, son felices con su trabajo y su acomodada vida. Pero una llamada del FBI viene a enturbiar sus felices días. Han descubierto que tras el, en apariencia pequeño bufete, se esconden un montaje para blanquear dinero de la mafia. Mitch se deja llevar por su honestidad, y se propone descubrir toda la verdad. Pero las cosas se complican por momentos, y Mitch tendrá que enfrentarse en una carrera contrarreloj a los resortes ocultos de la mafia. Un eficaz thriller dirigido por todo un especialista en el género, adaptación de la popular novela de John Grisham. La película más significativa de Pollack es Memorias de África (1983), por la que consiguió el Oscar como mejor director, pero también destaca Los tres días del cóndor (1975). Una película atractiva, con grandes dosis de tensión e intriga. Tom Cruise realiza aquí uno de sus papeles más creíbles.

6/10
Habana

1990 | Havana

Jack Weil es un jugador profesional de cartas que llega a La Habana, en plena revolución castrista. Con su dinero en juego, el conflicto político en las calles y una hermosa mujer que le seduce, el desencantado Jack Weil se enfrentará a un amor prohibido que no puede rechazar. La película es emotiva, romántica y tiene una música preciosa de Dave Grusin que fue nominada al Oscar. Sydney Pollack (Tal como éramos, Tootsie) dirige don mucho oficio a Robert Redford y Lena Olin (El quinto hombre, Chocolat) en este drama donde destaca la fotografía suave y cálida. Sin embargo, el conjunto no acaba de funcionar debido a un exceso melodramático que parece algo impostado. En su día se quiso ver un paralelismo con Casablanca, pero cualquier parecido no hace sino acentuar sus kilométricas diferencias.

4/10
Memorias de África

1985 | Out of Africa

La acción se desarrolla en 1914 y nos presenta a la escritora Karen Blixen (interpretada por Meryl Streep), una mujer fuerte y decidida que junto a su marido (Klaus Maria Brandauer) posee una plantación de café en Kenia. Ella se enamora rápidamente del continente y sus gentes. Un día conoce a un misterioso cazador blanco (Robert Redford) por el que no puede evitar sentirse atraída. Juntos vivirán una fuerte pasión. Uno de los más memorables romances épicos del cine de los años 80, ganadora de 7 Oscar en 1985: mejor película, director, guión, fotografía, música, dirección artística y sonido. Se trata de una de las mejores películas del tándem formado por el realizador Sydney Pollack y el actor Robert Redford, entre las que también figuran Los tres días del Cóndor o Las aventuras de Jeremiah Johnson. En esta ocasión, Pollack adapta varios libros de la escritora danesa Isak Dinesen, en los que narra sus recuerdos de su estancia en tierras africanas. La carga nostálgica es tremenda, los diálogos están soberbiamente escritos y la inolvidable música es obra del magistral compositor John Barry (Bailando con lobos).

7/10
Tootsie

1982 | Tootsie

Dustin Hoffman da vida a Michael Dorsey, un actor que se las ve y se las desea para encontrar un trabajo en el mundo de la televisión. El caso es que sus esfuerzos se revelan vanos por su fama de hombre difícil. Un día tiene una idea. ¿Qué ocurriría si adoptara otra personalidad?, ¿y si esa personalidad fuera la de una mujer?. Haciéndose pasar por Dorothy, Michael consigue ser seleccionado para un programa de televisión, que gracias a él (o a ella) se convierte en un tremendo éxito de audiencia. A partir de aquí Michael pasa por un montón de peripecias y situaciones al tener que mantener en secreto su doble identidad. Y los problemas crecen cuando se enamora de una joven actriz que trabaja en su mismo programa. Divertida comedia de enredo y situaciones equívocas, protagonizada por el camaleónico Dustin Hoffman. Le acompaña en el reparto Jessica Lange, que ganó un Oscar de la Academia en la categoría de mejor actriz secundaria. Sydney Pollack (Memorias de África) dirige el film demostrando ser tan eficaz dirigiendo comedias como dramas.

7/10
Ausencia de malicia

1981 | Absence of Malice

Clásico del maestro Pollack. Paul Newman averigua por un artículo que es objeto de un complot. Su vida y su carrera peligran. Junto a la periodista Sally Field irá tras la verdad. No defrauda.

7/10
El jinete eléctrico

1979 | The Electric Horseman

Sonny Steele fue hace tiempo una estrella del rodeo pero ahora se dedica a servir mesas en una cafetería de un pequeño pueblo. Como pasa por apuros de dinero acepta la labor de ir a Las Vegas a vender un producto alimenticio, en cuyo show debe ir vestido con luces brillantes y montado en un caballo, pero, en un acto de rebeldía, decide marcharse de allí y a lomos del animal huye hacia el desierto. La periodista Alice Martin estará interesada en su historia para elaborar un reportaje. Historia con sabor a western, aderezada con música country y con una pareja que derrocha química: Robert Redford y Jane Fonda, que ya habían coincidido en Descalzos por el parque. La película habla de ser uno mismo y de ir en busca de las raíces; y dentro de este halo emotivo también hay momentos para el humor y el amor. Dirige la cinta Sydney Pollack (Tal como éramos, Tootsie).

5/10
Un instante, una vida

1977 | Bobby Deerfield

Un piloto de carreras, acostumbrado al riesgo y a ponerse al límite, descubre por sorpresa el amor. Uno de los filmes tempranos de Sydney Pollack y Al Pacino, y su única colaboración conjunta.

5/10
Los tres días del Cóndor

1975 | Three Days of the Condor

Joseph Turner es miembro de la CIA y se dedica a estudiar posibles mensajes en clave en diferentes textos que se publican. Así comienza a investigar a la agencia americana y su implicación con una misteriosa organización secreta. La agencia le pisa los talones para eliminar a Turner, pues es el único que puede descubrirlos. Mientras tanto, una serie de crímenes se van sucediendo. Sydney Pollack dirige al rubiales Robert Redford en este thriller de espionaje, cuya acción no pierde interés en ningún momento. Buen guión y puesta en escena, a pesar de que el film acuse una estética muy marcada en los setenta, lo que contribuye a que se vaya desfasando con los años. Por otro lado, destaca la presencia de la enigmática Faye Dunaway (Chinatown) y de secundarios de la talla de Max Von Sydow (El séptimo sello) o Cliff Robertson (Comando en el mar de China).

6/10
Yakuza

1974 | The Yakuza

Harry Kilmer es requerido por un amigo para que libere a su hija, secuestrada por la Yakuza, en Tokyo. Un excelente thriller sobre la mafia japonesa con guión de Schrader y Towne.

7/10
Tal como éramos

1973 | The Way We Were

Robert Redford interpreta a un ambicioso joven cuya pasión es escribir. Está convencido de que puede convertirse en el guionista más solicitado de Hollywood, y está dispuesto a trabajar duro para conseguirlo. Está enamorado de una dulce muchacha interpretada por Barbra Streisand, que le quiere con locura. Pero ella le pide algo más de su parte. Redford está quizá demasiado volcado en su sueño, y se olvida de la persona que tiene al lado. Cuando surgen sus problemas debido a una serie de desavenencias del destino, sus temperamentos chocan. Un drama romántico en toda regla, que cuenta con una magnífica pareja protagonista en plenitud de facultades. Una incursión en los recovecos del enamoramiento, que Pollack desarrolla con agudeza. De este director es conocida su peculiar manera de trabajar: comienza sus películas sin un guión cerrado, y lo va elaborando durante el rodaje. Artífice de Memorias de Africa (1985), su mayor éxito, o Los tres días del cóndor (1975). La canción de Marvin Hamlisch obtuvo el Oscar.

6/10
Las aventuras de Jeremiah Johnson

1972 | Jeremiah Johnson

Antes de que Kevin Costner bailara con lobos, Robert Redford, un hombre del lejano Oeste, hizo lo propio con osos en Las aventuras de Jeremiah Johnson. En efecto, el actor da vida al personaje del título, un hombre que abandona la civilización para vivir en comunión con la naturaleza, viviendo de la vegetación y de los animales que caza. No es tan sencillo, pero por suerte tendrá como maestro a un trampero, que le dará algunas lecciones de gran valor. Él no pretende molestar a nadie, pero como se mueve en la frontera con territorio indio, se va a convertir en sujeto de disputa entre guerreros Crows que pretenden demostrar el valor que poseen a su costa. Sydney Pollack entregó una fabulosa película, en la que fue la segunda de las siete en que trabajó con su actor fetiche Robert Redford. Antes de rodarse se barajaron varios nombres, entre ellos los de Sam Peckinpah como director, y Clint Eastwood como protagonista. El film contiene no sólo una mensaje de corte ecologista, de amor a la naturaleza, sino que habla del choque de civilizaciones, y de la posible armonía entre las mismas. En el primer apartado, tenemos lo que se ve como una profanación de territorio sagrado indio; en la otra cuestión está la esposa india del protagonista. También se aborda el tema de la soledad, que a larga siempre es mala, el ser humano necesita compañía. La película, basada en una novela de Vardis Fisher, se inspira en un auténtico trampero llamado John Johnston, y que recibió apodos tan siniestros como los de “Matador de Cuervos” y “Comedor de Hígados Johnston”. La etiqueta le vino de la “peculiar” costumbre de matar indios Crows y comerse sus entrañas, como venganza por el asesinato de su esposa. Curiosamente, después de estrenarse el film el cuerpo de Johnston fue trasladado a Wyoming para recibir un nuevo enterramiento, y Robert Redford asistió al acto funerario.

8/10
La fortaleza

1969 | Castle Keep

Cuando la II Guerra Mundial da sus últimos coletazos, 8 soldados americanos recalan en un castillo. De la relación con sus moradores saltarán chispas. Uno de los filmes menos conocidos de Pollack.

4/10
Danzad, danzad, malditos

1969 | They Shoot Horses, Don't They?

Angustioso drama ambientado en la depresión americana. Un maratón de baile resulta una poderosa metáfora de las penalidades de la época y del sinsentido de la existencia. Se trata de una contundente adaptación de la novela "¿Acaso no matan a los caballos?", del escritor del género negro Horace McCoy. Obra del director de Memorias de África, la actriz Jane Fonda obtuvo su primera nominación al Oscar.

7/10
Camino de la venganza

1968 | The Scalphunters

Western que combina el humor y la acción al mostrar el enfrentamiento entre dos hombres que, en principio, no tienen nada en común. Rodado en Panavisión, supuso la primera incursión en el género de Sydney Pollack, quien cuatro años después realizaría una obra maestra como Las aventuras de Jeremiah Johnson. En Camino de la venganza, un cazador blanco (Burt Lancaster) que ha conseguido bastantes pieles después de una dura campaña durante el invierno, ve cómo su mercancía le es robada por un grupo de indios Kiowas. Sin embargo, éstos le dejan como compensación a un esclavo negro huido (Ossie Davis) que había sido adoptado por los Comanches. Entre ambos hombres nacerá una relación especial.

6/10
Propiedad condenada

1966 | This Property Is Condemned

Adaptación de una obra de Tennessee Williams, con guión de Coppola, y dirección de Pollack. Cuenta la atracción que siente una joven sureña por un recién llegado, que viene a ejecutar los despidos del ferrocarril.

6/10
La vida vale más

1965 | The Slender Thread

Alan es voluntario en un centro de crisis que atiende telefónicamente a gente que necesita ayuda. Está acostumbrado a tratar con neuróticos más o menos inofensivos, a los que consuela como puede. Pero una noche llama Inga, una mujer desesperada que se ha tomado un puñado de pastillas con intenciones suicidas. tras desencadenarse una crisis familiar. Alan trata de mantenerle en línea, escuchando su triste historia, mientras la policía rastrea la llamada. Temprano film de Sydney Pollack, el primero tras su etapa televisiva, que se convierte en un verdadero "tour de force" de Sidney Poitier y Anne Bancroft, a ambos lados del teléfono.

6/10
El fugitivo (1963)

1963 | The Fugitive | Serie TV

Una de las series míticas de la televisión estadounidense, que se exportó a todo el mundo. Emitida en EE.UU. entre 1963 y 1967, sería objeto de un remake cinematográfico protagonizado por Harrison Ford treinta años después. La serie pivota sobre la premisa del asesinato de la esposa del doctor Richard Kimble en enigmáticas circunstancias. Todas las pruebas apuntan a la culpabilidad de Kimble, que se ve obligado a emprender la huida, pisados sus talones muy de cerca por su implacable perseguidor, el 'perro de presa' Philip Gerard, teniente de la policía. La idea, por supuesto, es jugar con la bondad del protagonista, que debe averiguar la verdad, mientras ayuda a la gente que se va encontrando en su camino, en contraposición a su antagonista, un tipo honrado pero que está en el error. En esta serie se bregaron directores luego famosos como Richard Donner o Sydney Pollack. También contó con ilustres figuras invitadas, entonces no muy famosas, como Robert Duvall.

7/10
La boda de mi novia

2008 | Made of Honor

Típica película de lo que es ya un nutrido subapartado de las comedias románticas, el de los preparativos en torno a una boda. La película arranca en plena fiesta universitaria en los años 90, cuando el mujeriego Tom se dispone a meterse en la cama de su último ligue. ¡Horror y error! Se ha introducido en el lecho de Hannah, la joven que comparte habitación con esa novieta de quita y pon, y que le expulsa con cajas destempladas. No hay relación amorosa entre Tom y Hannah, pero sí una amistad duradera, que llega hasta la actualidad. Ella sabe cómo es su amigo Tom: alérgico al compromiso, que contempla el sexo como un pasatiempo, mientras que para disfrutar de compañía inteligente cuenta con Hannah. Hasta aquí, una situación cómoda para Tom. Pero... Tras un viaje profesional a Escocia, Hannah se presenta con una inesperada noticia: se ha comprometido en matrimonio con un joven de familia noble. Y le pide a Tom que sea... ¡su dama de honor! Tanto aprecia su amistad, que no importa que no sea chica. Es el momento en que Tom se da cuenta de lo idiota que ha sido durante tantos años, pues en realidad ama a Hannah y quisiera casarse con ella. Sabe que debe decírselo, pero deberá esperar al momento apropiado, y entretanto deberá comportarse como la perfecta dama de honor. O se tiene talento para la comedia, o no se tiene. La trama es la clásica de enredo, Patrick Dempsey y Michelle Monaghan tienen madera para el género... Así que la clave sería dar con el timing, la mezcla perfecta de sentimientos almibarados y divertidos gags. Pero Paul Weiland no da con la fórmula, se muestra bastante torpe. Es difícil decir si existe ya un pecado original en esta comedia, el convencional guión de Adam Sztykiel, Deborah Kaplan y Harry Elfont, con ideas tan absurdas y sin gracia como la del “damo” de honor, o si hay que ceder el honor del muy irregular resultado a Weiland, en cuyo currículo figuran algunos episodios de la serie televisiva Mr. Bean (se nota en algunos pasajes físicos del film, que funcionan más o menos) y la muy fallida secuela de Cowboys de ciudad El tesoro de Curly. El caso es que falta cohesión, se acumulan elementos perfectamente prescindibles y que una vez introducidos se desvanecen (los amigos de él, el cura), se acude a algún elemento zafiete (la broma clintonita, la despedida), y se juega la carta fácil del exotismo (Escocia). El típico suspense de cuándo se va a aclarar la situación tiene poca gracia, incluido el disparatado clímax en la capilla donde se celebra el casamiento. Quizá lo que funciona mejor, y no se explota hasta sus últimas consecuencias, es la complicidad femenina, el jijijí con las otras damas de honor, o las costumbres cazadoras y carnívoras del novio.

4/10
Michael Clayton

2007 | Michael Clayton

Debut como director del neoyorquino Tony Gilroy, memorable guionista de la saga de Bourne. Su opera prima afronta el tema de la abogacía, que ya había tratado como escritor en Pactar con el diablo. Michael Clayton, abogado de mediana edad, trabaja como ‘basurero’ para Kenner, Bach & Ledeen, un importante bufete de abogados de Nueva York. Su tarea consiste en lavar como sea los trapos sucios que puedan tener las empresas clientes de su firma. También tiene problemas el mismo Clayton en su vida personal, un auténtico caos, pues su mujer le pidió el divorcio y apenas le deja ver a su adorado hijo. Además, es ludópata, y aunque quisiera volver a ejercer la abogacía tradicional, cansado de hacer trabajos en la sombra, sus superiores prefieren que siga en el mismo puesto. Le encargan ayudar a su amigo y colega Arthur Edens, que trabaja en un caso para la multinacional U/North, un cliente importante que se enfrenta a una demanda porque su producto presuntamente ha causado intoxicaciones. Pero el estrafalario comportamiento de Edens, que sufre una crisis de conciencia que le lleva a identificarse con los demandantes, está causando una gran preocupación. El reparto no podía ser más ajustado, sobre todo en lo referente al cuarteto protagonista, todos en papeles que le van ‘al pelo’. Clooney es sin duda la mejor opción para interpretar a un ‘arreglador de problemas’ realista, claro y directo, con pinta de triunfador, pero en el fondo un fracasado. Igualmente ideales son Tilda Swinton (ejecutiva sin escrúpulos de U/North), Tom Wilkinson (abogado arrepentido de sus malas acciones) y Sydney Pollack (jefe del bufete), que sorprendentemente casi no parece haber envejecido desde que interpretó en 1982 su personaje de Tootsie, una de sus películas. Frente a otras películas de abogados, centradas en el caso que da pie a la trama, Michael Clayton pasa de puntillas por el asunto de la multinacional y desarrolla más las consecuencias de la corrupción y los problemas de conciencia del protagonista, así como las relaciones entre vida personal y ocupación profesional. Gilroy se perfila como un prometedor director, en un estilo que recuerda al de Steven Soderbergh, productor ejecutivo. Pero es mucho mejor guionista, pues parte de un libreto propio, que en un primer momento parece enmarañado y oscuro, estilo Syriana, Confesiones de una mente peligrosa, El buen alemán, Solaris y otras películas de Clooney, pero en el que todos los cabos sueltos casan con aparente facilidad.

6/10
Los Soprano (Episodios finales)

2006 | The Sopranos (6ª Season) | Serie TV

Tony Soprano ha celebrado la Navidad con los suyos, convencido de que se ha evitado la guerra entre las mafias de Nueva York y Nueva Jersey. Pero Tony no cuenta con que Phil Leotardo, el capo de Nueva York, es un hombre poco recomendable del que no se puede fiar. Entretanto, los hijos de Tony están a punto de tomar decisiones trascendentales para el resto de sus vidas. Nueve impactantes episodios -aún más oscuros de lo que ya es habitual en la serie- que suponen el broche de oro para una serie que ha hecho historia, y ha logrado en total 21 premios Emmy y otros galardones importantes. Entre las estrellas invitadas de esta última tanda destacan Daniel Baldwin, Sydney Pollack y Nancy Sinatra. El propio David Chase, ilustre creador de la serie, se ocupó del guión y la dirección del episodio final, que obtuvo un gran éxito de audiencia, pues lo siguieron cerca de 12 millones de espectadores sólo en Estados Unidos.

6/10
Patio de butacas

2006 | Fauteuils d'orchestre

Una de esas agradables película francesas de tipo coral, que combinan a la perfección drama y comedia, con las perfectas dosis de lágrimas y sonrisas. Al estilo de títulos como Para todos los gustos. Firman el guión Danièle Thompson y su hijo Christopher (éste, también, actor), y dirige la primera. El hilo conductor de las distintas historias que se despliegan alrededor del Teatro de la Comedia parisino es Jessica, una joven que, impulsada por su abuela, se lanza a superar un desengaño amoroso comenzando a trabajar en una cafetería cercana. Allí conocerá al virtuoso del piano Lefort, que piensa en abandonar su carrera en busca de un público menos sofisticado, pero tal vez más genuino y auténtico; a un tipo adinerado que va a subastar toda su colección de arte, para desolación de su hijo; y a una popular actriz de un culebrón televisivo, que también hace teatro y aspira a deslumbrar a un conocido cineasta para conseguir el papel de su vida, el de Simone de Beauvoir, en un biopic sobre su vida y relación con Jean-Paul Sartre. La directora logra el preciso tono encantador y ligero para que el espectador vea el film con un agradable cosquilleo. Juega para ello con la idea de la vida como espectáculo, llevado al extremo, en el clímax, de lo que se diría un circo de tres pistas, el concierto, la obra de teatro y la subasta. Se produce el deseado despliegue de buenos sentimientos y adecuadas vibraciones, apoyado en una muy adecuada partitura de Nicola Piovani, que encaja bien con las piezas de música clásica y de canciones populares francesas. También hay acierto en el reparto, con rostros e interpretaciones muy gratos, entre ellos de un inesperado, en un film francés, del director-actor Sydney Pollack.

6/10
Al límite de la verdad

2002 | Changing Lanes

Viernes Santo en Nueva York. Gavin, abogado en un bufete de postín, tiene un importante caso ante los tribunales: muchos dólares están en juego. Doyle, perdedor nato, ex alcohólico: separado de su familia, aspira a a reunirse con ellos algún día; todo depende de una cita con el juez. Los destinos de los dos hombres, nunca mejor dicho, chocan: sus automóviles colisionan, por lo cual el primero pierde unos importantes documentos, y el otro llega tarde a su decisiva reunión. Comienzan 24 horas de auténtico calvario: los papeles extraviados obran en poder de Doyle, que culpabiliza a Gavin de su mala suerte y los retiene. La pregunta que se plantea es: ¿llegará tras la pasión y muerte, la resurrección? Cambio de tercio del director de Persuasión y Notting Hill. Roger Michell ofrece una historia urbana, que al abordar el creciente estrés de los protagonistas recuerda a Un día de furia: las desgracias se acumulan una tras otra conformando una enorme bola de nieve que aplasta y conduce a decisiones terribles. Un aspecto interesante abordado en el film es la necesidad de orientación que todo ser humano tiene a la hora de tomar decisiones: casi todos los personajes que giran alrededor de Gavin y Doyle otorgan su consejo, ejercen de guías, para bien o para mal: las esposas de ambos, la ex amante y compañera de despacho, los socios del bufete, el sacerdote confesor, el asesor del banco, el gurú de alcohólicos anónimos…

6/10
Eyes Wide Shut

1999 | Eyes Wide Shut

William y Alice. Dr. Harford y señora. Lo tienen todo (belleza, riquezas, trabajo, posición, una hija encantadora…) y no tienen nada (la rutina preside sus vidas, no hay confianza mutua…). En un momento de “lucidez” (propiciada por un porro), Alice confiesa a su esposo una fantasía erótica con otro hombre, que le dominó meses atrás. Esa inesperada revelación provoca en William una mezcla de celos, despecho y sentimientos reprimidos, que le empuja a una espiral de juegos eróticos cada vez más peligrosos. Stanley Kubrick realizador resulta siempre deslumbrante. Su detallismo, rayano en lo obsesivo, da sus frutos en la perfecta puesta en escena. La elección del reparto es acertada: además de un esforzado Tom Cruise, están bien Nicole Kidman y un estupendo Sydney Pollack, el personaje más detestable de la historia. En cuanto a estructura, quizá el perfeccionista director habría pulido más su film si la muerte no le hubiera sorprendido. Sea como fuere el film arranca con lentitud, y no acaba de encontrar del todo su senda hasta que se adentra en el terreno del thriller. Ahí seguimos a Cruise en su fascinación por una orgía muy exclusiva, a la que acuden enmascarados personajes poderosos. Kidman ha asegurado que “no necesité leer el guión. No me importaba en qué consistía la historia. Lo que deseaba era trabajar con Kubrick.” Mientras que su esposo, Cruise, dice que “Stanley no era lo que nadie se esperaba. Era una persona muy abierta.”

6/10
Caprichos del destino

1999 | Random Hearts

La esposa del policía Dutch y el marido de la congresista Kay mueren en un accidente aéreo. Los cónyuges que les sobreviven se van a llevar una desagradable sorpresa: los dos viajaban juntos y mantenían en secreto una relación adúltera. Dolor, rabia, impotencia... Todos estos sentimientos se arremolinan en Dutch, que se atormenta preguntándose en que falló a su esposa, y cuándo empezó todo. Kay parece que se lo toma más friamente: tiene una hija y una carrera política en la que pensar. Pero la procesión va por dentro. La trama tiene, sin duda, cierto morbo. Y arranca muy bien, con la recreación del accidente y el dolor consiguiente. Luego uno ya puede imaginarse que surgirá el inevitable romance entre los personajes interpretados por Harrison Ford y Kristin Scott Thomas. Y tal planteamiento discurre por cauces más previsibles. Aunque sea Sydney Pollack, "especialista en cine romántico", quien firma el film, no llega a los resultados de títulos tan memorables como Memorias de África y Tal como éramos. Pero bueno, no está mal ver a Ford en un papel dramático y a esa fantástica dama de la interpretación llamada Kristin Scott Thomas.

7/10
Will & Grace

1998 | Will & Grace | Serie TV

Los protagonistas de esta serie como su nombre bien indica, son Will, un abogado homosexual, y Grace, una diseñadora. Ambos comparten piso en un estupendo barrio de Nueva York y la vida parece sonreírles. Como suele pasar en este tipo de series, los mayores problemas les vendrán en el terreno sentimental. Parece imposible tanto que Grace como Will encuentren a los hombres de su vida. Comedia de situación compuesta de ocho temporadas donde destacan los protagonistas. Son lo mejor de la serie. Los personajes secundarios resultan un poco histriónicos, aunque hay que decir que ayudan a darle el punto cómico al producto.

4/10
Acción civil

1998 | A Civil Action

Jan Schlichtmann es un cínico abogado, dispuesto a pisotear a quien sea para ganar los casos que lleva entre manos. Con otros tres socios regenta un prestigioso bufete. Un día llega lo que parece un caso más: un grupo de padres busca pleitear contra dos empresas responsables de la contaminación de un río, lo que ha tenido terribles consecuencias –nada más ni nada menos que leucemia– para sus hijos. Lo que empieza como rutina abordada con el cinismo habitual ("Nunca hay que desestimar el valor dramático de varios niños muertos", asegura) acaba involucrando personalmente a Jan. ¿Recuperara la humanidad que había extraviado? Impactante drama judicial basado en hechos reales y producido por Robert Redford. Steven Zaillian (director de En busca de Bobby Fischer y guionista de La lista de Schindler) cuenta con sobriedad los detalles del caso. Tiene la fortuna de contar con un estupendo John Travolta, un sobresaliente Robert Duvall, y unos eficaces William H. Macy y Sydney Pollack. La formidable fotografía tenebrista se debe al legendario Conrad L. Hall, que fue candidato al Oscar.

5/10
Maridos y mujeres

1992 | Husbands and Wives

Jack y Sally son una pareja liberal que después de darle muchas vueltas a su relación, han decidido separarse de manera amigable, por el bien de ambos. Racionalmente han llegado a la conclusión de que no son dichosos juntos, y antes de que sea más tarde deben buscar la felicidad por su cuenta. Esta decisión sorprende mucho a sus mejores amigos, la pareja formada por Woody Allen y Mia Farrow, que sin saberlo están atravesando la misma situación. La película narra las relaciones entre varios personajes, que coinciden en sus dudas y sus indecisiones. Una comedia típica de Woody Allen, que trata de reflejar la complejidad de las relaciones amorosas entre un hombre y una mujer. Protagonizada por la atractiva Mia Farrow, unida sentimentalmente a Allen durante diez años, con quien trabajó además en Zelig (1983), La rosa púrpura del Cairo (1985) o Delitos y faltas (1989). Realista, divertida y con un ritmo muy rápido. Ésta no es una de las mejores películas de Allen, y quizá se repite un poco, pero sin duda merece la pena.

6/10
El juego de Hollywood

1992 | The Player

Loca sátira del mundo del cine, narra las peripecias de un productor cinematográfico que recibe una serie de amenazas de muerte por un guionista, al que este en su día no contrató. Tim Robbins da vida a este productor, que habrá de luchar por mantener su puesto de trabajo y que deberá hacer todo lo posible para eludir la acción de la policía cuando se vea accidentalemnte involucrado en la muerte de un guionista. Robert Altman dirige esta comedia, a la que sabe imprimir su sello personal, ironía y mordacidad predominan durante todo el film. Ingeniosos diálogos y un reparto multiestelar encabezado por Tim Robbins, Whoopi Goldberg, Greta Scacchi, Fred Ward, Peter Gallagher y Brion James contribuyen a que estemos ante un auténtico producto de lujo. El film obtuvo tres nominaciones a los oscar en las categorías de mejor director, mejor montaje, y mejor guión adaptado.

7/10
Tootsie

1982 | Tootsie

Dustin Hoffman da vida a Michael Dorsey, un actor que se las ve y se las desea para encontrar un trabajo en el mundo de la televisión. El caso es que sus esfuerzos se revelan vanos por su fama de hombre difícil. Un día tiene una idea. ¿Qué ocurriría si adoptara otra personalidad?, ¿y si esa personalidad fuera la de una mujer?. Haciéndose pasar por Dorothy, Michael consigue ser seleccionado para un programa de televisión, que gracias a él (o a ella) se convierte en un tremendo éxito de audiencia. A partir de aquí Michael pasa por un montón de peripecias y situaciones al tener que mantener en secreto su doble identidad. Y los problemas crecen cuando se enamora de una joven actriz que trabaja en su mismo programa. Divertida comedia de enredo y situaciones equívocas, protagonizada por el camaleónico Dustin Hoffman. Le acompaña en el reparto Jessica Lange, que ganó un Oscar de la Academia en la categoría de mejor actriz secundaria. Sydney Pollack (Memorias de África) dirige el film demostrando ser tan eficaz dirigiendo comedias como dramas.

7/10
Amazing Grace

2018 | Amazing Grace

En 1972, Sydney Pollack ya era un reconocido realizador, que tenía en su haber una larga trayectoria televisiva y largometrajes como Propiedad condenada o Danzad, danzad, malditos. Ese mismo año lanzaría Las aventuras de Jeremiah Johnson. Sin embargo, por razones inexplicables no usó claquetas cuando le reclutaron para filmar en vivo a Aretha Franklin, por lo que el material resultaba muy complicado de montar. De esta forma, ha permanecido inédito durante décadas, hasta que lo ha rescatado el productor Alan Elliott, que ha conseguido sincronizar la imagen con el sonido gracias a la tecnología actual. A continuación, se topó con la negativa de la propia protagonista, que no se sabe por qué estaba en contra de que se recuperase la cinta. Tras el fallecimiento de la misma, ha conseguido llegar a un acuerdo con los herederos, por lo que al fin se estrena en salas. Una pena que no hubiera llegado antes a los cines. Este pequeño tesoro muestra las dos sesiones de grabación que la diva llevó a cabo en una iglesia baptista de Los Ángeles. Tras revolucionar el soul, encadenando varios éxitos seguidos, la cantante abrirse a otros caminos, recuperando en un disco las canciones de góspel que ella misma entonaba durante su infancia. La selección musical no podía ser más impecable, todos los temas pueden ser considerados obras maestras, con letras profundas de temática religiosa, como corresponde al género. El posterior autor de Memorias de África logra sin grandes aspavientos capturar la magia de ambas veladas. Sobre todo se luce la propia Franklin, cuya voz no sólo se distingue por su potencia, y su prodigiosa técnica, sino que tiene algo especial que la hace única. Está bien acompañada por músicos de primera categoría y un sorprendente coro. Además, el film muestra al propio Pollack en plena faena y tiene momentos emotivos, como cuando uno de los coristas no puede evitar llorar, contagiando al resto de los presentes, o la intervención del progenitor de la estrella, que recuerda cuando entonaba estas canciones a una tierna edad.

8/10
Apuntes de Frank Gehry

2005 | Sketches of Frank Gehry

Sydney Pollack aborda un género inusual en su filmografía para tratar la obra y persona de su gran amigo Frank Gehry, uno de los grandes arquitectos de nuestros días, autor de obras tan emblemáticas como el Museo Guggenheim de Bilbao, el Walt Disney Concert Hall de Los Ángeles y el edificio del DG Bank en Berlín. Aunque el cineasta confiesa su ignorancia en lo que se refiere al documental, y sus escaso conocimientos de arquitectura –Gehry le dijo que por eso era el hombre indicado para hacer el film– entrega un trabajo más que notable.

6/10

Últimos tráilers y vídeos