IMG-LOGO

Biografía

Tippi Hedren

Tippi Hedren

90 años

Tippi Hedren

Nació el 19 de Enero de 1930 en New Ulm, Minnesota, EE.UU.

Precursora del Time’s Up

14 Junio 2006

Le debe su carrera a Alfred Hitchcock, que se las hizo pasar canutas en los dos trabajos que rodaron juntos, pero por contra es posible que el Maestro del Suspense sea el culpable de que después haya brillado más bien poco, ya que amenazó con vengarse por rechazarle. Los españoles le tienen gran simpatía a la madre de Melanie Griffith por haber sido durante mucho tiempo la ilustre suegra de Antonio Banderas.

Nacida el 19 de enero de 1930, en New Ulm, pequeña localidad de Minnesota, Nathalie Hedren es hija de una germano-noruega, Dorothea Henrietta, y un sueco, Bernard Carl Hedren, que le puso el apodo “Tippi”, que al parecer proviene de la palabra sueca “tupsa”, que significa “cariño”. Cuando cumplió 20 años se trasladó a Nueva York para ejercer como modelo profesional, en fotos para revistas, pasarelas de moda y spots publicitarios. Llegó a ejercer como extra en el discreto musical La sensación de Broadway (1950), aunque pasa casi desapercibida.

En la ciudad de los rascacielos conoció al actor Peter Griffith, que pronto se convirtió en su marido. No pasó mucho tiempo hasta que se divorció (en 1961), pero antes tuvo con él a su única hija, la hoy archiconocida actriz Melanie Griffith, en 1957.

Le debe su carrera de cine a que en 1962 Janet Leigh se había quedado conmocionada tras divorciarse de Tony Curtis, con quien había tenido dos retoños, y había rehecho su vida con el desconocido Robert Brandt. Decidió tomarse un retiro para dedicarle su tiempo a él y a los dos niños. Pero esta decisión dejó desolado a Alfred Hitchcock, que la tenía por entonces como su musa, tras Psicosis. El británico volvió a sentirse abandonado, no fue un mazazo tan terrible como cuando Grace Kelly le dejó tirado para convertirse en princesa de Mónaco, pero casi.

Algo se agitó en la mente del Maestro del Suspense cuando descubrió a Tippi Hedren en un anuncio de televisión de bebidas dietéticas marca Sego. Como cuando Scottie Ferguson, el personaje de James Stewart, aquejado de acrofobia en su obra maestra Vértigo, convierte poco a poco a Judy Barton, una mujer corriente que ha encontrado en la calle, en la fallecida Madeleine, Alfred Hitchcock transformó poco a poco a la joven muchacha en la nueva Kelly, marcada por la sofisticación, y una exuberancia elegante. Encargó a Edith Head, diseñadora de vestuario de sus películas, que le confeccionara un guardarropa para su día a día. Igual que había hecho antes con sus anteriores estrellas femeninas.

El problema es que con esto no la dejó vivir. Tras ofrecerle un contrato por seis años, le dio el papel protagonista en Los pájaros, junto a Rod Taylor, pero durante el rodaje parecía estar obsesionado con ella. Según su versión, relatada en “Tippi: A Memoir”, su autobiografía, prohibía a todos que hablasen con ella, y si la veía reírse con otros su mirada se tornaba fría y distante, aún cuando él estaba conversando al otro lado del estudio. “Empezó a decirme qué llevar en mi tiempo libre, qué comer y los amigos a los que debía ver. Se ponía furioso si yo no le pedía permiso para visitar a algún amigo por la noche o un fin de semana”. Relata que en una ocasión intentó propasarse en la limusina, aunque faltaban muchos años para el Time’s Up, y por aquel entonces no se prestaba mucha atención a las acusaciones de acoso sexual.

Fue especialmente peligrosa la elaboración de la escena en la que le atacan las aves, que el realizador le obligó a repetir varias veces, pese a que tenían que lanzarle pájaros, algunos reales y otros de madera. Uno le alcanzó en el ojo, provocándole una lesión en la retina. Quizás estaba resentido por su negativa a ceder a sus pretensiones, pero cuando acabó sus planos, tras cinco días, se echó a llorar.

Pese a todo, el acuerdo que mantenía con él la obligó a volver a ponerse a sus órdenes en Marnie, la ladrona. En un principio Hitchcock no la quería a ella, sino que había conseguido que Grace de Monaco aceptara volver a Hollywood para intervenir en esta cinta, junto a Sean Connery, incluso con el beneplácito de su marido, el príncipe Rainiero. Pero por aquel entonces al mandatario del principado le aconsejaron que desautorizara esta acción, para no dar esa imagen de frivolidad que tanto irritaba a Charles De Gaulle, presidente de la República de Francia, receloso de los privilegios fiscales que otorgaba su rival.

Así que al final recurrió a Hedren. Pero la experiencia volvió a ser muy negativa. “Me había instalado en un camerino conectado por una puerta con el suyo. En una ocasión, entró de repente y me puso las manos encima. Cuanto más me oponía, más agresivo se volvía”, recuerda. Ante su rechazo la repudió para siempre, llegó a decirle que arruinaría su carrera, y se limitó a darle instrucciones a través de sus ayudantes.

Resulta muy difícil determinar si realmente Alfred Hitchcock tenía el poder suficiente para que Tippi Hedren fuera condenada a una lista negra. Pero lo cierto es que a continuación, apenas volvió a destacar en el cine. El maestro Charles Chaplin la reclutó para la que sería su última película, La condesa de Hong Kong, donde interpretaba a Martha, esposa de Ogden (Marlon Brando), que tras ser nombrado embajador de Estados Unidos en Arabia Saudita, viaja en un barco, en el que se cuela Natasha (Sophia Loren), una condesa rusa, en una escala en Hong Kong. Su trabajo es muy secundario.

Desde entonces quedó relagada a producciones de segunda fila. Su segundo marido, el productor Noel Marshall, del que también acabaría divorciándose, dirigiría para ella El gran rugido, que fue un fracaso sin precedentes. Además, durante la filmación varias personas fueron atacadas por los leones que se necesitaron en el set de rodaje, incluida la propia actriz y su pareja. Afectada por el suceso, Tippi Hedren crearía en Acton, California, una reserva de animales donde acoge mascotas desechadas de Hollywood, principalmente empleadas en películas.

Interviene con su hija brevemente en el thriller De repente, un extraño, de 1990, participa en la exitosa serie Belleza y poder, e interpreta a la madre de Bridget Fonda en Atrapada. Uno de sus escasos éxitos fue el telefilm de segunda categoría Los pájaros 2: El fin del mundo, donde retoma a Helen, su personaje en la cinta original. Ha seguido en activo hasta una avanzada edad, participando en capítulos de series como C.S.I. Las Vegas y Cougar Town.

Mientras su hija, Melanie, también quedaba relegada a la decadencia, se ha hecho popular su nieta, Dakota Johnson, convertida en una celebridad por la espantosa Cincuenta sombras de Grey, pero que demuestra tener posibilidades… si le dan papeles.

Filmografía
Jayne Mansfield's Car

2012 | Jayne Mansfield's Car

El legado de Janet Hardy

2009 | Tribute

Un chica llamada Cilla llega a la mansión que le dejó su abuela en herencia. Las cosas no son fáciles ya que la casa guarda un oscuro pasado y la joven correrá peligro.

Extrañas coincidencias

2004 | I Heart Huckabees

Albert, joven obsesionado con la ecología que intenta salvar una zona verde que va a ser edificada, acude a una pareja de ‘detectives existenciales’, para que solucionen el caos existencial en el que vive. Poco después, conoce a Tom, un bombero obsesionado por la utilización del petróleo. David O. Russell dirigió la interesante Tres reyes, en cuyo reparto figuraba el actor y director Spike Jonze. El nuevo trabajo de Russell supone un cambio absoluto de registro y parece imitar en cierta forma el tono surrealista de Jonze en películas como Adaptation. El ladrón de orquídeas, pero con secuencias más absurdas y humorísticas. Aunque cuesta encontrarle sentido al film, este tono absurdo sirve para realizar una crítica del mundo moderno, de la que se deduce que algunas de las cosas que hacemos son absurdas, y que el nihilismo que impregna la sociedad no lleva a ninguna parte. En un reparto repleto de estrellas destacan Dustin Hoffman y Lily Tomlin como excéntricos detectives y Naomi Watts, una modelo que prefiere ir vestida de pobre.

4/10
Citizen Ruth

1996 | Citizen Ruth

Ruth Stoops, drogadicta enganchada al pegamento, e incluso a detergentes, descubre que está embarazada por quinta vez. El juez la envía a prisión recomendándole que aborte. Una familia intentará convencerla de que dé a luz, pero un grupo a favor del aborto tratará de ganarla para su causa. Sátira bastante exagerada del entonces debutante Alexander Payne, al que le falta la firmeza y madurez de sus posteriores trabajos, aunque apunta maneras. En su diatriba contra las posiciones extremas y la sinrazón, el futuro director de títulos tan redondos como Los descendientes critica con dureza tanto a los grupos provida como a los pro abortistas. El resultado final es fallido, por el excesivo recurso a la caricatura y el estereotipo a la hora de describir a los personajes. Al menos, cuenta con un esforzado trabajo de Laura Dern, como drogadicta que parece un saco de huesos.

4/10
Sigue soñando

1990 | Dream On | Serie TV

Inteligente serie, de tono decididamente cómico pero subidita de tono, que cuenta la vida cotidiana de Martin Tupper, un tipo joven, recientemente divorciado y con un hijo adolescente. La vida de Martin es la búsqueda eterna de pareja, aunque en el fondo sigue enamorado de su ex mujer, la cual se ha vuelto a casar con un tipo que da un poco de repelús. Martin intentará encontrar el ligue adecuado en la ciudad de Nueva York. Seis temporadas, emitidas entre los años 1990 y 1996, avalan esta 'sitcom' bastante atrevida en materia sexual, para algunos de culto. Buen trabajo del protagonista Brian Benben.

4/10
De repente, un extraño

1990 | Pacific Heights

Para hacer frente al gasto de la hipoteca de su nuevo caserón, Drake y Patty deciden alquilar los apartamentos del primer piso. John Schlesinger rueda con mucho oficio este intenso thriller, con Michael Keaton como sospechoso e inquietante inquilino. El film comienza de modo pausado, pero el ritmo y la tensión van acrecentándose con el paso de los minutos hasta el eficaz y angustiante final.

6/10
El gran rugido

1981 | Roar

Singularísima (y aburrida) película rodada en Kenia en familia, pues interpretan Tippi Hedren y Melanie Griffith, madre e hija en la vida real, además de que dirige, firma el guión y protagoniza Noel Marshall, por entonces el segundo marido de la Hedren, y particularmente empeñado en rodar con leones, tigres y todo tipo de fieras. Lo cierto es que la trama es supersimple, con la madre e hija reuniéndose con el marido en Kenia después de años de separación. Bastantes pasajes son de aire documental, con los actores moviéndose junto a los animales, lo que dio pie a bastantes accidentes, y de hecho la película tardó once años en completarse, con un presupuesto de 17 millones de dólares, que por supuesto, nunca se rentabilizaron. Algunos malévolos decían de Hedren que tenía una vena masoquista, pues tras sufrir a las aves de la hitchcockiana Los pájaros, ahora se las veía con las fieras. El caso es que la actriz se convirtió desde entonces en una infatigable activista en defensa de los animales. Al final, el interés del film es de pura rareza histórica por los motivos mencionados, y por el realismo de las imágenes del operador holandés Jan de Bont.

4/10
La condesa de Hong Kong

1967 | A Countess from Hong Kong

Charles Chaplin puso punto final a su carrera con este curioso vodevil. Trabajar con el legendario Chaplin fue razón suficiente para que Marlon Brando y Sophia Loren aceptaran hacer esta comedia, en que un político que busca la reelección y una condesa venida a menos, coinciden en un viaje transoceánico. Está claro que no es el mejor trabajo del genio británico del bigotito, pero contiene momentos geniales de enredo en un camarote, y podemos ver trabajar a su hijo Sydney.

5/10
Marnie, la ladrona

1964 | Marnie

Marnie es una mujer muy atractiva que siente un impulso irresistible hacia el robo. Con su buena presencia y habilidades contables, consigue fácilmente ser contratada por importantes empresas, aunque aporte pocas referencias. Cuando se ha ganado la confianza de sus jefes y compañeros, se hace con la combinación de la caja fuerte, se lleva su contenido, desaparece y cambia de aspecto. Un hombre la descubre en uno de sus delitos, pero se siente incapaz de denunciarla debido a que se ha enamorado de ella. Decide averiguar entonces as causas de su comportamiento antisocial. Desgarrador retrato de una mujer traumatizada desde la infancia, realizado por el maestro del suspense, Alfred Hitchcock, y que contiene la mejor interpretación de una de sus actrices favoritas, la bella Tippi Hedren. Como coprotagonista, el mítico intérprete de James Bond, Sean Connery (El hombre que pudo reinar) en uno de sus papeles más logrados. Como otras películas del director de esa época, explicaciones psicoanalíticas, muy en boga entonces, explican el comportamiento de Marnie. También era novedoso entonces que se hablara de las relaciones sexuales en la pantalla, así, Marnie confiesa no haber estado con ningún hombre, y la explicación de su tara mental también está relacionado con una experiencia desagradable en este terreno, cuando era niña. Resulta excelente el uso del suspense, en lo relativo al color rojo y las tormentas que suscitan la histeria de la protagonista, y en la escena del robo en que los zapatos, que se ha puesto en los bolsillos del abrigo para no hacer ruido con los tacones, comienza a sobresalir peligrosamente de los mismos con peligro de caer al suelo y armar un tremendo estrépito.

7/10
Los pájaros

1963 | The Birds

Los pájaros tiene como protagonista a la joven Melanie Daniels (Tippi Hedren), hija consentida de un adinerado magnate de los medios de comunicación. Un día, Melanie acude a una tienda de mascotas para comprarle un pájaro a su tía, que se lo ha encargado. En el establecimiento conoce casualmente a Mitch Brenner (Rod Taylor), un exitoso abogado en busca de unos periquitos del que ella se enamora a primera vista. Al día siguiente, Melanie viajará en un lujoso descapotable a Bodega Bay, el pueblo donde el letrado pasa el fin de semana, para llevarle dos periquitos. Pero allí será atacada por una gaviota, presagio del tremendo desastre que está a punto de ocurrir, cuando las aves del lugar empiecen a atacar a los habitantes de la zona. Tras Psicosis, Alfred Hitchcock firma otra de las cumbres del cine de terror y consigue dar miedo a través de unos animales tan cotidianos y entrañables como los pájaros, con unas escenas estremecedoras. El maestro del suspense partió de una novela corta de Daphne Du Maurier., cuyas obras ya habían dado lugar a sus cintas Rebeca y Posada Jamaica. Pero el cineasta británico también se inspiró en un suceso real ocurrido en 1961 cerca de la casa del realizador en California, cuando miles de pájaros alterados por una sustancia producida por algas, acabaron irrumpiendo en domicilios de la zona sin causar víctimas. Aunque las descripciones de los personajes y las relaciones entre ellos quizás estén menos cuidadas que en otras cintas del maestro del suspense –el guión de Evan Hunter podría estar más elaborado–, el realizador se luce con las impactantes secuencias del ataque de los pájaros, que logran aterrorizar al espectador, gracias entre otras cosas a los efectos sonoros de movimientos de alas y graznidos, aspecto técnico del film coordinado por Bernard Herrmann, compositor habitual del cineasta. Acierta también al no explicar las causas de lo que ocurre, dejando la puerta abierta para la especulación, y aumentando el terror que produce el film. Del elenco destaca Tippi Hedren, que pasó un rodaje muy duro, al tener que rodar en condiciones algo extremas, por ejemplo a veces llevaba pájaros de verdad atados en su ropa para que no se alejaran demasiado. Frente a ella, el australiano Rod Taylor, que se había convertido en una estrella con títulos como El tiempo en sus manos, realiza uno de sus mejores trabajos. Se puede decir que Los pájaros supone la última gran obra maestra de Alfred Hitchcock. Aunque al realizador aún le quedaban por rodar otras cuatro películas (Marnie, la ladrona, Cortina rasgada, Topaz, Frenesí y La trama), todas ellas de interés, no volvería a llegar al mismo nivel.

8/10

Últimos tráilers y vídeos