IMG-LOGO

Biografía

Tom Courtenay

Tom Courtenay

83 años

Tom Courtenay

Nació el 25 de Febrero de 1937 en Hull, Yorkshire, Reino Unido

Premios: 1 Festival de Venecia (más 1 premios)

El corredor de fondo

16 Abril 2014

Aunque su labor en el teatro se asemeja a una carrera de fondo, en la que a lo largo de los años ha seguido contribuyendo a forjar su leyenda, en el cine su periplo recuerda al de un velocista que triunfa de forma fulgurante. Tom Courtenay proviene del Free Cinema, y ostenta el título de sir. Le van al pelo los revolucionarios con un toque romántico.

Nacido el 25 de febrero de 1937, en Hull (Yorkshire), Thomas Daniel Courtenay proviene de una familia muy humilde, pues su padre se dedicaba a pintar embarcaciones. Se trasladó a la capital británica para estudiar Arte Dramático, en la Royal Academy of Dramatic Art (RADA).

Ya como estudiante llamaba la atención por su fuerza sobre el escenario. De hecho, debutó en uno de los grandes recintos del East End londinense, el Old Vic, donde heredó de Albert Finney el papel protagonista de Billy, el embustero, un texto de Keith Waterhouse. Se convertía en un oficinista de provincias que sueña en convertirse en guionista. Muchos años más tarde, John Schlesinger le reclutó para protagonizar la adaptación cinematográfica, junto a Julie Christie.

El papel clave de la filmografía de Tom Courtenay fue, sin duda el delincuente juvenil, que ha desarrollado una excelente habilidad para correr huyendo de la policía, en La soledad del corredor de fondo, de Tony Richardson, uno de los títulos más representativos del Free Cinema. Obtuvo el BAFTA al actor más prometedor.

No cabe duda de que entonces Courtenay estaba en su momento dorado, pues a continuación encarnó a Pasha Antipov, el líder revolucionario que se casaba con Lara –de nuevo Julie Christie–, en Doctor Zhivago. Lo cierto es que Courtenay bordaba al complejo personaje, que pasaba de idealista a insensible servidor de los bolcheviques. No en vano, obtuvo una candidatura al Oscar al mejor secundario.

Con el protagonista de aquella cinta, Omar Sharif, repitió en la exitosa La noche de los generales, donde Courtenay interpretaba a un cabo, Hartmann, que mantenía un romance con la hija del general al mando.

A partir de ese momento, el actor se empeñó en darle prioridad a su carrera teatral, como integrante del Royal Exchange Theatre de Manchester, dirigido por el prestigioso Caspar Wrede. Tuvo peso en esta decisión el hecho de que en esa misma compañía encontró el amor, pues se emparejó con la escenógrafa Isabel Crossley, después de haberse divorciado de la actriz Cheryl Kennedy, en 1982.

Durante las siguientes décadas, pocas son las apariciones realmente memorables de Tom Courtenay en pantalla. Se salva La sombra del actor, donde interpreta a un apasionado del teatro, ayudante de un maduro actor –el citado Finney–, durante los bombardeos nazis. Tanto él como Finney fueron nominados al Oscar, pero finalmente se lo arrebató otro peso pesado, Robert Duvall, por Gracias y favores.

Tras muchos años sin que los cinéfilos supieran gran cosa de él, Courtenay regresó en un papel muy secundario, como segundo al mando de los 'giptios', en la fallida La brújula dorada, como cantante de ópera retirado en El cuarteto –junto a su amigo y compañero de estudios en RADA Alan Rickman– y en el rol de 'el mayor', compinche de Colin Firth en Un plan perfecto. También forma parte del amplio reparto de Tren de noche a Lisboa, junto a Jeremy Irons.

Ostenta el título de sir desde 2001, y de doctor honoris causa por la Universidad de Hull, su localidad natal. Además, Tom Courtenay obtuvo éxito en Reino Unido con "Dear Tom: Letters From Home", un libro de memorias compuesto por una selección de las cartas que intercambiaba con su madre.

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Filmografía
En busca de Summerland

2020 | Summerland

Durante la II Guerra Mundial, muchos niños son evacuados de las ciudades y enviados a casas en la periferia para que se hagan cargo de ellos. Cuando uno de estos niños llega a casa de Alice (Gemma Arterton) ésta decide en un principio deshacerse de él. Sin embargo, cuando el joven abre su corazón, permitiéndole desbloquear los secretos de su pasado, Alice comienza a darse cuenta de que a veces dejar volar la imaginación puede ser muy liberador.

The Aeronauts

2019 | The Aeronauts

Película inspirada en hechos reales, imagina cómo comparten viaje en globo en 1862, despegando de suelo londinense, el auténtico científico meteorólogo James Glaisher y la piloto Amelia Wren –inspirada en la francesa Sophie Blanchard–, con el objetivo de llegar a alturas nunca antes alcanzadas, y probar que resulta posible predecir el tiempo basándose en las condiciones del aire de las distintas capas de la atmósfera. Durante la peripecia rememoramos las dificultades que ha debido superar Glaisher, sus colegas no creen que la meteorología pueda ser una ciencia, y el trauma que arrastra Amelia, por la muerte de su esposo Pierre Rennes en otra arriesgada ascensión en globo. Tom Harper ha demostrado ser un competente director en series como Peaky Blinders y Guerra y paz, además de que en cine dirigió el emotivo drama sobre una cantante Wild Rose. Aquí se asocia con el bastante activo guionista Jack Thorne –suyos son los libretos de Wonder y de series como La materia oscura y The Accident– para contar una historia que sabe combinar la espectacularidad de las imágenes del viaje en globo –lo que incluye las condiciones climáticas variables que deben afrontar, y peligrosas ascensiones en el “barco” volante–, con el drama humano. La ambientación es estupenda, y sirve para dar unas pinceladas acerca de la comunidad científica de la época, dominada por los hombres, y presentar una heroína creíble, que no parece un pegote colocado ahí para simplemente complacer las corrientes feministas imperantes en la opinión pública actual. Vuelven a dar una lección de arte interpretativo la pareja Felicity Jones-Eddie Redmayne, tras su excelente trabajo en La teoría del todo. Aprovechan los contrastes de su personalidad que subraya el guion. Aunque ambos presentan un carácter decidido y emprendedor, James es tímido y tiene la mirada sosegada del científico, mientras que Amelia se muestra intrépida y extrovertida y en el comienzo del vuelo sabe mostrar su faceta de “showwoman” que el público desea, para ellos la aventura es un fantástico entretenimiento. De todos modos, se apunta la idea de que no son tan diferentes, y por ello se saben complementar, pues James se muestra tozudo en la idea de ascender, hasta extremos temerarios en exceso, mientras que ella arrastra inseguridades por la tragedia que sufrió su marido.

6/10
La sociedad literaria y el pastel de piel de patata

2018 | The Guernsey Literary and Potato Peel Pie Society

Juliet Ashton es articulista en prensa y escritora británica, que al término de la Segunda Guerra Mundial, está buscando tema para su próximo libro. Lo encontrará gracias al intercambio de cartas con un desconocido porquero que vive en una de las islas del Canal de la Mancha, Guernsey, cuando tiene noticias de la existencia de la Sociedad Literaria del Pastel de Piel de Patata, un club de libros nacido por casualidad en el contexto bélico, pero que afianzó de modo inesperado la pasión por la lectura entre sus componentes. Una deliciosa película, canto a la amistad, al amor y a las tertulias literarias, a la lectura y la escritura. Adapta un libro de Mary Ann Shaffer, que murió antes de verlo publicado, y que fue completado por su sobrina Annie Barrows. Su formato original, el intercambio epistolar de la protagonista con diversos componentes de la sociedad literaria a que alude el título, ha sido convenientemente adaptado por el inteligente guión de Thomas Bezucha, Don Roos y Kevin Hood, que de todos modos conserva la presencia de las cartas, mecanografiadas o manuscritas, algo que despertará la nostalgia del espectador que puede pensar que algo se ha perdido en tiempos de tecnologías digitales. Además, se manejan con acierto los saltos temporales, durante y después de la guerra. Queda lejos la época en que Mike Newell entregó su mejor y más celebrado film Cuatro bodas y un funeral (1994), aunque luego ha dirigido títulos estimables, incluido uno de la saga Harry Potter. Aquí recupera su mejor forma con una trama enmarcada en una situación histórica bastante desconocida, la ocupación nazi de parte de territorio británico durante la Segunda Guerra Mundial, las islas del Canal. La trama rebosa humanidad, y habla de la importancia de la camaradería y la confianza, el estrechamiento de lazos, la gozada de compartir una velada. También aborda el amor, que puede surgir inesperadamente, y juega al contraste entre la vida acelerada de la urbe londinense, y la tranquilidad campestre, lo que no significa ausencia de problemas, lo que quedará claro con un secreto que concierne a los habitantes de Guernsey y su relación con los alemanes. El reparto es fantástico, cada personaje tiene sus matices, pero destaca Lily James, que se confirma como una de las grandes estrellas femeninas del momento.

7/10
Rey de ladrones

2018 | King of Thieves

Minuciosa reconstrucción de los pormenores de un auténtico robo, perpetrado en Londres durante la Semana Santa de 2015, el objetivo eran las cámaras acorazadas de Hatton Garden, que albergaban diamantes, joyas, dinero y otros objetos preciosos. La particularidad principal de los cinco componentes de la banda de ladrones era su edad, se trataba de ancianos, su edad se movía en una horquilla entre 60 y 77 años, de hecho uno de ellos se desplazó al lugar del crimen en autobús, utilizando su abono de jubilado. Sólo uno de los asaltantes era joven. La película dirigida por James Marsh decepciona un tanto, sobre si tenemos en cuenta que hablamos del responsable de La teoría del todo. Aquí, a pesar de que el subgénero de robos perfectos resulta agradecido, y de que cuenta con un reparto de actores veteranos que da gloria verlos –Michael Caine, Jim Broadbent, Ray Winstone, Tom Courtenay, Michael Gambon– más el contrapunto juvenil de Charlie Cox, domina un punto de sosería. Y eso que se intenta ahondar un poco en lo personal de alguno de ellos, partiendo de sus diferencias, la viudedad que hace echar de menos a la esposa muerta, el choque generacional, o una suerte de relación paternofilial. Son elementos que podían haber dado juego, pero que apenas dan para intercambios dialógicos en que los intérpretes se esfuerzan en dar lo mejor de sí. Está claro que la opción escogida es la de dar todo el protagonismo a los ladrones, por lo que las averiguaciones policiales se entregan de un modo minimalista y sin palabras, son las imágenes las que hablan acerca de cómo los pasos en falso del asalto son detectados. El modo de hacer esto es hábil, pero el precio que paga es la frialdad, que contribuye a la falta de emociones genuinas.

5/10
Dad's Army: El pelotón rechazado

2016 | Dad's Army

Es 1944 y la Segunda Guerra Mundial está alcanzando su punto más álgido. Las Aliados están listos para invadir Francia y derrotar por fin al ejército alemán. Pero en Walmington-on-Sea la moral de las milicias populares está baja. Entonces su nueva misión, patrullar la base del ejército en Denver, supone una gran oportunidad para reavivar sus ánimos y reputación, es decir, hasta que llega la sofisticada periodista Rose Winters para escribir sobre sus hazañas, logrando que el pulso de los hombres se acelere y las mujeres del lugar se pongan en alerta roja. Justo entonces el MI5 descubre una señal de radio enviada directamente a Berlín desde Walmington-on-Sea. ¡Hay un espía suelto! El resultado de la guerra está repentinamente en juego, y recae sobre nuestros dudosos héroes.

45 años

2015 | 45 Years

Kate y Geoff Mercer son un matrimonio septuagenario, sin hijos. Viven una existencia tranquila, feliz, en un chalet a las afueras de un pueblo. Se disponen a celebrar una fiesta por el 45 aniversario de su boda, a la que invitarán a los amigos más queridos. Pero cinco días antes Geoff recibe una carta que le desestabiliza emocionalmente: una antigua novia que murió en la montaña antes de que él y Kate se conocieran, ha sido encontrada congelada en el hielo, intacta, en Suiza. Interesante y, a su modo, conmovedora película que invita a reflexionar sobre el amor, la convivencia matrimonial y la intimidad del corazón humano. Tras dos filmes anteriores de temática gay, el guionista y director británico Andrew Haigh (Weekend) cambia de registro y sorprende con este cuidado drama intimista, adaptación de un relato corto de David Constantine, donde se muestra tremendamente hábil para introducir cuestiones de calado: ¿Es posible la comunión real de corazones, el amor conyugal perfecto? ¿La fidelidad es cosa del tiempo, o tiene que ver más con la interioridad, con la pureza del corazón, con la entrega de la intimidad? Filmada con elegancia, el gran mérito de Haigh en 45 años es desarrollar con enorme sutileza el impacto de la noticia, de modo que es con el paso de los días, de las reflexiones, de los detalles que se precipitan, cuando las proporciones del acontecimiento empiezan a ser alarmantes. Los preparativos de la fiesta siguen adelante, las rutinas continúan pero el corazón de la protagonista siente poco a poco que algo empieza a ocupar demasiado espacio, como una marea que su mente no puede parar y que le genera cada vez más dudas, le pide más certezas, más respuestas. La amenaza de emborronar medio siglo de convivencia empieza a impregnar cada momento, cada gesto, cada mirada. Está bien retratada la vida jubilada de un acomodado matrimonio septuagenario. Kate pasea al perro, hace voluntariado, ambos van al pueblo, se ríen, conversan, se miran y se dejan su espacio. Es cierto que también se olfatea una leve distancia, algo que no se sabe si es fruto de la flema y el individualismo británico o consecuencia de la enfermedad padecida por Geoff, e incluso puede que el director buscara con ello a conciencia contar la realidad de esas dos almas, como si esa falla interior fuera tan solo la punta de un enorme iceberg. ¿No es toda la película una metáfora sobre la incapacidad de comunión conyugal? Los dos actores principales están soberbios, y han ganado merecidos premios por su interpretación. Pero, sin restar mérito a Tom Courtenay (La soledad del corredor del fondo), es una inconmensurable Charlotte Rampling quien lleva el peso de toda la película; es con ella con quien se viven los acontecimientos, con quien se duda, con quien se teme. Y transmite un mundo con su mirada, como demuestra la portentosa escena del desván.

6/10
La leyenda de Barney Thomson

2015 | The Legend of Barney Thomson

Mientras todos sus vecinos andan aterrorizados por las actividades de un macabro asesino en serie, el tímido y gris Barney Thompson continúa con su rutina, marcada por un trabajo como peluquero en el que el jefe le ningunea y los clientes prefieren ser atendidos por alguno de sus compañeros. Soltero, vive con su dominante madre que termina de anularle por completo. Cuando su jefe le comunica que le va a despedir por su manifiesta incompetencia, ambos acaban discutiendo, con tan mala suerte que su superior acaba con las tijeras clavadas, muriendo en el acto. Aunque se trata de un homicidio involuntario, Barney teme que le consideren sospechoso de la oleada de crímenes… Descubierto por Ken Loach, que le dio su primer papel protagonista en Riff-Raff, y consagrado para el gran público con títulos como Trainspotting y Full Monty, a Robert Carlyle le surgen pocas oportunidades en cine en los últimos años, por lo que se refugia en series como Érase una vez. Para volver a la gran pantalla, él mismo se ha guisado y comido su tardío debut en el largometraje como realizador. Esta comedia negrísima adapta el libro “The Long Midnight of Barney Thompson”, de Douglas Lindsay, que inicia una saga de siete volúmenes sobre las peripecias del peluquero. Se diría que pretende recuperar el espíritu de comedias de la productora británica Ealing, estilo El quinteto de la muerte. Ligera, excesiva, brutal por momentos y poco ambiciosa a nivel técnico, el primerizo realizador consigue que funcione el ameno guión, lo que no es poco. A Carlyle le va bien el personaje central, y tiene cierta gracia (en el original) exagerando su acento escocés. Le acompañan correctos actores como Ray Winston, convincente como policía amargado. Pero en el conjunto sobresale con diferencia Emma Thompson, en una hilarante interpretación. Caracterizada como la anciana madre del protagonista, con abrigo de leopardo,  arranca risas y roba todas las escenas en las que aparece.

6/10
Tren de noche a Lisboa

2013 | Nachtzug nach Lissabon

Adaptación de la novela de Pascal Mercier, cuyos pulcros resultados bien apoyados en la magistral interpretación de un actor, Jeremy Irons, hacen pensar en otra novela llevada al cine, Sostiene Pereira, de Antonio Tabucchi, que contó con el gran Marcello Mastroianni. Raimond Gregorius, maduro profesor de humanidades en Berna, Suiza, impide que una joven materialice su intentona de suicidio. Le pierde la pista, pero conserva en sus manos un impermeable de la desconocida, un libro escrito por el médico portugués Amadeu Prado, y un billete de tren para viajar a Lisboa. Fascinado por el relato que tiene en su poder, que narra las tribulaciones de un grupo de jóvenes que se enfrentan a la dictadura de Salazar, Gregorius abandona su vida gris en Suiza y emplea el billete de tren para averiguar más “in situ” acerca de los hechos que está leyendo, lo que supone para él empezar a sentirse vivo. El danés Bille August apoya su película sobre todo en el trabajo de un Irons que hace absolutamente creíble a su personaje, cómo cambia su modo de ver las cosas, subrayado con su nuevo modelo de gafas. El guión de Greg Latter y Ulrich Herrmann acentúa bien el carácter de misterio intrigante del relato, en lo relativo a la amistad de Amadeu, hijo de un juez bien considerado en el régimen, con Jorge, hijo de un verdulero, puesta a prueba por la atracción que ambos siente por una joven de la resistencia a Salazar, Stephania. Y usa como buen telón de fondo el texto literario de la obra de Prado, como voz en off, y las magníficas posibilidades una ciudad tan preciosa como es Lisboa. Quizá en las escenas de flash-backs se concentran demasiados momentos próximos al folletín, o la mirada política sea algo convencional, pero la elegancia narrativa de alguien tan curtido como August y el poderío de Irons impiden que el conjunto chirríe. También ayuda, y mucho, un trabajo de casting sensacional, aunque pueda también saber a poco la breve presencia en pantalla de Christopher Lee, Charlotte Rampling, Bruno Ganz, Lena Olin, Martina Gedeck... Los más jóvenes, Mélanie Laurent, Jack Huston, Tom Courtenay, August Diehl, están bien interpretando a los personajes en su etapa juvenil.

6/10
El cuarteto (Quartet)

2012 | Quartet

Dustin Hoffman debuta como director en El cuarteto (Quartet), donde ha decidido no aparecer como actor. El tema que trata el film se diría que es toda una declaración de principios sobre el genio del artista que nunca muere, aunque envejezca, algo que en definitiva puede trasladarse a cualquier ser humano, independientemente de su dedicación profesional. No olvidemos que Dustin Hoffman ha hecho el film poco antes de cumplir los 75 años. Y el cineasta parece querer decirnos que hay que saber hacerse mayor, y aceptar las limitaciones propias de la edad, pero sin convertirse por propia voluntad en “muertos en vida”. Adaptación de una obra de teatro de Ronald Harwood, que se ha encargado también de escribir el guión, la historia de El cuarteto (Quartet) se sitúa en la Casa Beecham, una residencia que acoge a músicos ancianos. Allí siguen practicando su arte, la ópera o lo que se tercie, aunque la voz ya no sea la de antaño. Los residentes andan muy revolucionados por dos motivos: una gala para recaudar fondos para Beecham en el aniversario del nacimiento de Giusseppe Verdi, en la que actúan muchos de ellos, y la llegada de una nueva inquilina y diva de la ópera, Jena Horton, ex esposa de Reggy, que vive allí. La posibilidad de que con otros dos grandes profesionales ancianos, Wilfred y Cecily, formen un cuarteto para la gran gala se diría imposible, por la triste forma en que terminó el matrimonio de Jena y Reggy, y por los temores de ella a cantar en público a su edad. El cuarteto (Quartet) es una película pequeña y amable, un canto a la vida en cualquiera de sus etapas, drama con muchos toques de humor, y que también supone un reconocimiento al mundo de la lírica, y en general, a todos los artistas. Historia muy conveniente para Hoffman, que maneja bien en su condición de primerizo, sin intentar alardes innecesarios. El reparto es excepcional, están magníficos Maggie Smith y Tom Courtenay, el matrimonio que se rompió, el travieso y mujeriego Billy Connolly, y la ingenua y con señales de demencia senil Pauline Collins.

6/10
Un plan perfecto (Gambit)

2012 | Gambit

Joel y Ethan Coen escriben casi exclusivamente los largometrajes que ellos dirigen, con muy pocas excepciones, en concreto Ola de crímenes, ola de risas, que dirigió su amigo Sam Raimi –con libreto de ambos hermanos–, y El hombre desnudo, de J. Todd Anderson –coescrita por este realizador con Ethan–. En esta ocasión, los autores de Fargo firman para el realizador Michael Hoffman (El club de los emperadores) una revisión de Ladrona por amor, dirigida en 1966 por Ronald Neame. En Un plan perfecto (Gambit), el conservador de arte Harry Deane traza un plan para engañar a su jefe, el excéntrico magnate Lionel Shabandar. Pretende venderle un cuadro de Monet que hace juego con otro de su propiedad, y que fue robado por los nazis. Para ello, Deane y el falsificador que le pinta una convincente copia del original requieren la ayuda de una mujer texana para que convenza a Shabandar de que el lienzo está en su poder porque su abuelo lo recuperó durante la guerra. Pocas similitudes guarda este remake con el film original, salvo el esquema –ladrón recluta a una mujer para perpetrar un delito, allí el robo de la cabeza de una estatua china, aquí la venta de una pintura falsa–. También carece de su encanto, propio del cine clásico, mientras que Colin Firth y Cameron Díaz, a pesar de su calidad interpretativa –sobre todo del primero– no logran en sus secuencias compartidas ni la mitad de la química que existía entre Shirley MacLaine y Michael Caine. En Un plan perfecto (Gambit) captan más el interés algunos secundarios, sobre todo Alan Rickman y Stanley Tucci, aunque sus personajes resultan exagerados. Con algún elemento aislado que funciona, como las frases irónicas típicamente inglesas del personaje de Firth, o los títulos animados estilo La pantera rosa, Un plan perfecto (Gambit) mezcla géneros –marca de fábrica de los hermanos–, pues anda a medio camino entre la comedia y el cine de robos. Pero acaba siendo demasiado ligera, y le faltan momentos memorables.

5/10
La pequeña Dorrit

2009 | Little Dorrit | Serie TV

Una de esas cuidadas producciones de la BBC que justifican de sobras la existencia de una televisión pública. Adapta la conocida obra de Charles Dickens. Sigue a Amy Dorrit, una esforzada jovencita que debe ganarse la vida a diario para sacar a su familia adelante, después de que su padre, acosado por los deudores, haya recalado en prisión. La vida de Amy dará un vuelco cuando un día el hijo de su jefe plantea un misterio familiar, que podría probar que existe una interconexión entre su familia y los Dorrit. La serie está desarrollada en episodios de media hora, y destaca el protagonismo de Claire Foy, que sabe sostener la trama con su casi omnipresencia.

6/10
La leyenda de Nicholas Nickleby

2002 | Nicholas Nickleby

Adaptación de una de las novelas menos conocidas de Charles Dickens, a cargo de Douglas McGrath, quien además de coescribir con Woody Allen Balas sobre Broadway, también había llevado al cine Emma, a partir del libro de Jane Austen. El film describe las penurias del joven Nicholas Nickleby y su familia, tras la muerte del padre. Cuando viajan a Londres para encontrarse con el hermano mayor del difunto (estupendo Christopher Plummer) se encuentran con que el tío Ralph tiene un corazón de piedra. A regañadientes consentirá en colocar a Nicholas como empleado de un orfanato, donde va a descubrir la dura realidad con que viven ahí los chicos internos. Quizá le falta un poco de fuelle a esta pulcra película dickensiana, que nos recuerda que el dinero no da la felicidad, por mucho que ayude a conseguirla; en parte se debe a la escasa garra del actor protagonista, el desconocido Charlie Hunnam. Por suerte el film tiene un batallón de secundarios de relumbrón, donde destacan, además de Plummer, Jamie Bell (el chico bailarín de Billy Elliott), Jim Broadbent, Tom Courtenay, Alan Cumming, Edward Fox, Nathan Lane.

5/10
Last Orders

2001 | Last Orders

Jack Dodd. Ha llevado una vida corriente, y algunos de sus mejores momentos los ha pasado con sus amigos, tomando pintas de cerveza en un pub londinense. Ahora ha muerto, y su última voluntad es que sus viejos compinches vayan con sus cenizas a Margate, para esparcirlas en el océano. El viaje de unas horas, que realizan en automóvil, sirve para despertar sus recuerdos, los buenos y los malos tragos, bromas, amores y oscuros secretos que han procurado tapar. Adaptación de una novela de Graham Swift, de quien también se ha llevado al cine El país del agua. El australiano Fred Schepisi logra un film agridulce, canto a la amistad, pero que no oculta las miserias y bajezas en que puede caer el ser humano. Da con el tono preciso para contar su historia, y cuenta con un maravilloso reparto, donde es difícil (e injusto) destacar a un actor por encima de los otros: Caine, Hoskins, Courtenay, Winstone, Hemmings, Mirren…

6/10
A Rather English Marriage

1998 | A Rather English Marriage

Un líder de un escuadrón y un lechero jubilado deciden enterrar sus viejas rencillas y diferencias para vivir juntos tras enviudar la misma noche. Ambos pasan a formar una extraña y afable pareja, hasta que su amistad se pone a prueba con la llegada de una atractiva y misteriosa mujer. Pese a que la meta de la película es un poco artificial conseguirá compensarlo con lágrimas y risas a partes iguales.   

5/10
Happy New Year

1987 | Happy New Year

Nick y Charlie tienen un elaborado plan para robar una lujosa joyería usando una variada y alocada serie de disfraces y haciéndose pasar por ricos; pero cuando Nick se enamora de la dueña de la tienda de antigüedades de al lado, las cosas se complican. Divertido remake de la película francesa "La bonne année", dirigido por Claude Lebouch, que esta vez interpreta a uno de los protagonistas, en 1973. La versión americana cambia pocos detalles y mantiene la mayoría de los gags cómicos que dieron buen resultado en el film original. El reparto lo encabezan los actores Peter Falk (Un cadáver a los postres) y Charles Durning (El golpe).    

5/10
La sombra del actor

1983 | The Dresser

Peter Yates narra con talento la relación entre el líder en decadencia de una compañía teatral y su asistente, en la Inglaterra de la II Guerra Mundial. Gran trabajo de Albert Finney, con el que obtuvo una nominación a los Oscar. Por su parte, película, director y guión, también estuvieron a las puertas de ganar la preciada estatuilla.

6/10
Con los dedos cruzados

1971 | To Catch a Spy / Catch Me a Spy

Una pareja de recién casados está pasando su luna de miel en Bucarest cuando el marido es retenido por los servicios secretos acusado de ser un espía ruso. A partir de aquí se suceden todo tipo de enredos que incluyen a trabajadores gubernamentales, a la alucinada esposa y a distintos espías internacionales. Uno de estos espías es Kirk Douglas, que interpreta a un agente rumano en uno de los escasos papeles cómicos de su carrera.

4/10
Un día en la vida de Ivan Denisovich

1970 | One Day in the Life of Ivan Denisovich

Ivan Denisovich, ex combatiente de la Segunda Guerra Mundial, es condenado en Rusia a diez años de trabajos forzados en Siberia. La vida diaria será allí rutinaria y descorazonadora. Adaptación de la célebre novela del Premio Nobel de Literatura Aleksandr Solzhenitsyn, que narra la vida absurda, terrible, cruel y vacía en los Gulag soviéticos en época de Stalin. Dirige sobriamente el finlandés Caspar Wrede (Aeropuerto: S.O.S. vuelo secuestrado) y cuenta con el protagonismo del británico Tom Courtenay, que había destacado pocos años antes con La soledad del corredor de fondo.

6/10
Sentencia para un dandy

1968 | A Dandy in Aspic

La película que cierra la filmografía de Anthony Mann, de quien bien puede decirse que 'murió con las botas puestas', pues no llegó a terminar el rodaje. El cineasta se adentró en el género de espías al contar cómo Alexander Eberlin, un agente ruso infiltrado en los servicios secretos británicos, recibe un insólito encargo: eliminar al espía infiltrado, o sea, a sí mismo. Sus colegas le han confundido con su contacto en Londres, Pavel. Eberlin está metido en un buen lío, y en Berlín piensa en pasar al otro lado del Muro, mientras juega un juego del ratón y el gato donde él es un simple peón en manos de los rusos, en el que nada es lo que parece, y donde aparece una joven y frívola fotógrafa llamada Caroline paa enredar todavía más las cosas. Se trata de un film de Mann poco conocido, rodado con estilo, y que merecería mayor atención de la que le han prestado los estudiosos. El director juega con los ángulos de cámara, tiene un estupendo apoyo en la banda sonora de Quincy Jones, y el reparto, sobre todo Laurence Harvey, transmite esa frialdad que se supone a los profesionales del espionaje. El novelista Derek Marlowe adapta su propia novela, que subraya con ironía cómo los espías son puros instrumentos de los intereses de sus respectivos países. El final reserva varias sorpresas de buena ley.

6/10
La noche de los generales

1967 | The Night of the Generals

1942, en plena Segunda Guerra Mundial. En la Varsovia dominada por las tropas nazis. Una agente secreto alemana que se dedica a la prostitución aparece muerta. Ha sido víctima de un cruel asesinato a sangra fría. Las autoridades nazis comienzan a investigar el caso, y descubren que el principal sospechoso es un general alemán. Un comandante del servicio secreto es el encargado de reunir las pruebas que demuestren la culpabilidad o la inocencia de los únicos tres generales que no tienen coartada para la noche del crimen. Un atractivo, aunque excesivamente largo, thriller que se desarrolla en el escenario de la Varsovia y el París ocupados, con un montaje en ocasiones abrupto, con saltos en el lugar y en el tiempo de la acción. Aunque ambientada en el contexto bélico, no es una película de guerra propiamente. La trama policiaca se mezcla además con los tejemanejes del complot contra Hitler. Destacan algunos diálogos y la ironía del personaje encarnado por Donald Pleasence, pero en general no ha aguantado bien el paso del tiempo. Cuenta con un excelente dúo protagonista, formado por un envarado Peter O'Toole y un perspicaz Omar Sharif. Dos actores que ya se encontraron en la maravillosa Lawrence de Arabia (1962), de David Lean. La música es del prestigioso Maurice Jarre.

6/10
King Rat

1965 | King Rat

Durante la II Guerra Mundial, un joven soldado estadounidense es capturado por los japoneses, y enviado a un campo de concentración. George Segal obtuvo una enorme popularidad como protagonista de esta cinta bélica, basada en la novela de James Clavell.

6/10
Operación Crossbow

1965 | Operation Crossbow

La Segunda Guerra Mundial avanza a toda máquina, y con los aliados planteándose el desembarco, hay grandes esperanzas puestas en el programa de investigación en cohetes, que pueden actuar como bombas de largo alcance, teledirigidas desde Alemania. En las instalaciones de Peenemunde, en Holanda, se pone en marcha el V-2, y otras armas de guerra letales están en marcha. Para dar al traste con los planes nazis los británicos infiltran en Holanda a tres de sus hombres, que adoptan las identidades de tres ingenieros, que supuestamente quieren colaborar con Alemania. El plan es pasar la información necesaria a la RAF para que bombardeen la fábrica. Entretenida producción bélica de la rama británica de la Metro, con Carlo Ponti al frente, y su esposa Sophia Loren en un papel secundario. Dirige Operación Crossbow el eficaz artesano Michael Anderson, que obtuvo para La vuelta al mundo en 80 días el Oscar a la mejor película diez años antes. Con buenos efectos en las escenas de vuelos y cohetería, no está del todo conseguido el engrase entre las escenas de los infiltrados, repletas de suspense, y las de las autoridades británicas y el Estado Mayor. Hubo alguna decisión arriesgada, como la de respetar los idiomas de los personajes –inglés, holandés, alemán– según fuera el caso, acudiendo a los subtítulos cuando era necesario. Gran reparto, sin lugar para divismos.

6/10
Doctor Zhivago

1965 | Doctor Zhivago

Megahistoria de amor romántico bajo el manto de la revolución soviética. El médico poeta Yuri Zhivago se casa con Tonia, pero conoce a una muchacha llamada Lara Antipova. Ésta se encuentra esclavizada económicamente por un tal Komarovsky, de principios poco éticos. Mientras, la revolución comunista triunfa en Rusia. Pasan los años... Impresionante e inolvidable epopeya de David Lean, parte de ella rodada en Soria. Algunos pasajes son estremecedores, como la llegada de Zhivago medio muerto y el hallazgo de la llave, los lobos en la dacha de Varykino, el impactante final... Reparto estelar en el que sobresale Julie Christie y el inconmensurable Alec Guinness. Guión de altura firmado por Robert Bolt y música para el recuerdo de Maurice Jarre. Grandeza clásica con cinco Oscar.

8/10
Rey y patria

1964 | King & Country

Película antibelicista en la línea de títulos como Senderos de gloria, sigue las andanzas reales de un soldado combatiente en las trincheras de la Primera Guerra Mundial, acusado de desertor cuando abandona su puesto. En efecto, ha cometido tal infracción, pero no impulsado por la cobardía, sino dispuesto a aclarar la infidelidad de su esposa en su ausencia, de la que ha tenido noticias.Joseph Losey dirige en esta comprometida cinta a su actor fetiche Dirk Bogarde, que encarna a un arrogante capitán, abogado del protagonista, aunque destaca aún más el trabajo de Tom Courtenay -fue premiado en el Festival de Venecia- como el soldado burlado, que se ve sometido a un consejo de guerra. El film, en la línea de El sirviente, critica el trato desigual que sufren las clases más humildes, que tienden a buscar revancha buscando posiciones de superioridad.

7/10
Billy, el embustero

1963 | Billy Liar

El empleado de una funeraria vive una triste realidad con una familia más bien antipática y dos chicas con las que se relaciona, a cada cual menos interesante. Así que lo único que puede hacer es inventar mentiras y trasladar su imaginación a un imaginario reino en el que puede hacer cualquier cosa. Excelente Tom Courtenay como protagonista absoluto de una fábula de soterrado humor, según la novela de Keith Waterhouse. La película fue un gran éxito de público en Inglaterra, siendo candidata a seis premios Bafta. El film está rodado en ásperos escenarios naturales de una ciudad industrial londinense, con edificios deteriorados y un clima realista digno a tener en cuenta. Uno de los títulos más reconocidos del “free cinema”.

7/10
La soledad del corredor de fondo

1962 | The Loneliness Of The Long Distance Runner

Colin Smith, humilde joven de los suburbios de Nottingham, comete un robo en una panadería. Le envían al reformatorio, donde descubre sus cualidades como corredor de fondo. Mientras corre, diversas escenas de su vida pueblan su cabeza. Uno de los títulos fundamentales de Tony Richardson y del denominado Free Cinema, con guión de Alan Sillitoe, que adapta uno de sus propios relatos, y que describe de forma realista la vida de los desfavorecidos. La cámara se mueve con cierto nerviosismo y la narración resulta muy verosímil. El film reivindica al cien por cien la rebeldía de la juventud, y, más aún, es una toma de partido respecto al desprecio de las normas que imponen los poderosos a los más débiles. La libertad del individuo contra la rigidez del sistema. El trabajo del entonces joven Tom Courtenay es francamente excepcional. Es uno de los films más influyentes del cine británico.

6/10

Últimos tráilers y vídeos