IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas distribuidas en DVD por Amazon Prime Video

(2019) | 93 min. | Acción | Thriller | Drama
Una notable película de terrorismo aéreo, notable en sus modos narrativos y en la sobriedad del planteamiento, bien resuelta por el alemán debutante en el largometraje Patrick Vollrath, nominado al Oscar por su cortometraje Alles wird gut. La narración arranca con los procedimientos rutinarios del vuelo 7500 que hace la ruta Berlín-París. El capitán Michael Lutzmann y el copiloto Tobias Ellis se ponen al mando de aparato, los pasajeros ocupan sus asientos, y Gökce, una auxiliar de vuelo madre del hijo de Tobias, pasa a saludarle un momento. Pero a pesar de los procedimientos de seguridad habituales en los aeropuertos, tres terroristas, extremistas musulmanes, secuestran el avión blandiendo cuchillos de cristal. Pero el que debía haberse hecho con el control de la cabina es reducido, no sin antes herir al piloto y copiloto, que encerrados ahí impiden la entrada a los otros dos. Intentarán aterrizar en Hannover, aunque las amenazas y la histeria de los terroristas van “in crescendo”. Vollrath, coguionista además de estar detrás de la cámara, sabe contar su historia con ritmo impecable, creando una perfecta atmósfera tensa, y ello evitando cualquier tentación de trucos efectistas. Tiene el virtuosismo de rodar prácticamente toda la película desde el interior de la cabina, gran parte con fotografía nocturna, de modo que lo que ocurre fuera sólo lo percibimos gracias a las comunicaciones por radio o megáfonos, por un circuito cerrado de televisión, o a través de las ventanas de la cabina. Además prescinde de la música –la única concesión ocurre en los créditos finales–, lo que intensifica el efecto de suspense de un modo muy efectivo. El film dosifica las incidencias, algunas de alto contenido dramático, y con las pinceladas justas sabe retratar a los personajes, sobre todo al protagonista, perfecto Joseph Gordon-Levitt, muy creíble como gran profesional y hombre que acaba de constituir una familia, sometido a una situación límite, y a uno de los jóvenes terroristas, Vedat, interpretado por Omid Memar, que conjuga ingenuidad, resolución y espacio para las dudas, de un modo muy creíble. El modo en que discurre todo resulta bastante creíble, y remata muy bien el final, con ese pequeño y elocuente detalle de un teléfono móvil que empieza a sonar.
7/10
(2018) Serie TV | 180 min. | Histórico | Drama
Miniserie de la BBC basada en el escándalo que rodeó al político, parlamentario británico y líder del partido liberal Jeremy Thorpe, que en 1979 fue sometido a juicio por su presunta intervención en una conspiración para asesinar a su antiguo amante Norman Lafitte -más tarde conocido como Norman Scott-, con el que había mantenido una relación homosexual prolongada desde 1961. Dirige Stephen Frears, con una trayectoria acreditada como responsable de historias fílmicas basadas en hechos reales, de diferentes tonos pero donde importan mucho los engaños y guardar las apariencias, como las narradas en La reina, Philomena, The Program, El gran combate de Muhammad Ali, La reina Victoria y Abdul y Florence Foster Jenkins. Acude a un actor de esta última, Hugh Grant, y cabe atribuirle la recuperación de un actor que andaba en horas bajas, y al que ha logrado insuflar nueva vida con roles alejados a los de comedia por los que era popularmente conocido, y que disminuyeron tras algún arreglo facial que le hizo perder claramente expresividad. De A Very English Scandal, que maneja un guión del televisivo Russell T. Davies, que parte del relato novelizado del caso de John Preston, cabe decir que adopta un tono tragicómico, donde algunas partes del relato se acercan al vodevil, sobre todo cuando se pone en marcha la conspiración para terminar con el problema Lafitte-Scott. En efecto, se describe el poder destructor de las mentiras y los disimulos, del no reconocimiento de que las acciones tienen consecuencias, que no se pueden simplemente tapar desde una superior posición social, o manejando los mecanismos del poder, que dictaminan lo que es moralmente admisible o puede llegar al conocimiento de la opinión pública. Pero los momentos grotescos rebajan la carga dramática, y quizá disminuye la carga de denuncia a los abusos del poder que configuran la narración. Ciertamente el relato del que el espectador es testigo resulta completamente deprimente, pues los personajes pueden clasificarse en malos, muy malos, malísimos y rematadamente malos. No existe, da la impresión, una posición correcta en la que situarse, pues sólo importa el propio interés. Por supuesto, se fustiga la criminalización de la sodomía en parte de la época en que transcurre el relato, e incluso la situación posterior, cuando las leyes se vuelven más indulgentes. Pero no se quiere convertir la película en un alegato LGBT, sino que más bien se pretende atacar la hipocresía y el cinismo imperantes, además de a un clasismo que hace que las capas bajas de la sociedad estén en la más absoluta indefensión. Seguramente era difícil incorporar los posibles logros políticos de Thorpe, con una dilatada carrera en el servicio público, apenas se atisba su vida de parlamentario y sus citas electorales, pero no se puede adivinar viendo la serie si su aportación ha sido destacable en este terreno, se impone mencionar su ambición de incorporarse al gobierno, y conceder casi todo el metraje a lo relativo a su vida privada con su escándalo, que es lo que motiva la serie. Frears sabe manejar el relato con su habitual buen pulso, aunque sin ahorrar los detalles escabrosos. Además de Grant, hacen un trabajo interpretativo muy bueno Ben Whishaw, el amante despechado, o Alex Jennings, como el supuesto amigo de Thorpe. Sin embargo, cuesta empatizar con ningún personaje, llama la atención la escasa hondura antropológica de los personajes, en los que cuesta mucho encontrar ningún atisbo de “amor”, cuando utilizan esta palabra, y aseveran que quieren a otras personas, suena a reduccionismo. Aunque en inglés no tenga el significado que en español damos a la palabra “Thorpe”, lo cierto es que a James Thorpe le va como anillo al dedo este apellido. También se descubre el valor muy relativo que se concede a la posible verdad de los hechos, y lo poco que importan a algunos conocerla, prefieren no conocer “los detalles”, por así decir, de la vida de los que tienen a su lado, domina en ellos el simple instinto de supervivencia, el mantenimiento del “statu quo”, aun al precio de ser arrastrados por el fango del morbo mediático.
6/10
(2017) | 118 min. | Comedia | Drama
Remake del exitoso film Intocable del dúo francés Olivier Nakache-Eric Toledano, que a su vez se inspiraba en un caso real, la relación entre Philippe Pozzo di Borgo and Abdel Sellou, un cuadrapléjico anclado en su silla de ruedas y su improbable ayudante negro. Aquí se mantiene en líneas generales una gran fidelidad al original, aunque americanizando la historia con el telón de fondo de Nueva York, el ambiente de lujo de Manhattan, y de las galerías de arte, y metáforas de béisbo. Pero por supuesto, lo principal es el armazón argumental. Un millonario en silla de ruedas, Phillip, viudo, amargado por su situación; y un afroamericano, Dell, en libertad condicional, con problemas familiares, pero que acepta las cosas como vienen y tiene un optimismo a machamartillo. Cuando Yvonne, la eficaz mano derecha de Phillip, está buscando un asistente capaz de aguantarle, y entrevista a decenas de candidatos, el descaro de Dell cae en gracia al tetrapléjico, que lo ficha ante el estupor de ella. Comienza una curiosa relación de extraña pareja, en que uno recupera las ganas de vivir, y el otro va sentando la cabeza. El nuevo director, Neil Burger, mantiene el equilibrio de drama y comedia, con buenos sentimientos, y el trío actoral principal, Bryan Cranston, Kevin Hart y Nicole Kidman, parece que se lo pasan "pipa". Los puristas dirán lo típico de "remake innecesario y bla, bla, bla...", pero al final se trata de versionar una buena historia, como siempre se ha hecho en el arte escénico. Y la cosa funciona.
6/10
(2005) | 133 min. | Drama | Thriller

Un misterio contemporáneo de ritmo rápido, situado entre los paisajes gélidos de la Rusia más profunda. Basado en la novela más vendida de Robert Harris, la historia transcurre durante cuatro días en la vida del académico Fluke Kelso (Daniel Craig). Fluke es un historiador inglés que está investigando en Moscú los archivos soviéticos.

(2020) | 117 min. | Thriller | Drama
Kyle y Swim, criminales de poca monta, están al servicio de Frog, capo mafioso al que nunca han visto, para el que trasladan droga desde Arkansas a Texas. Bright, asistente del jefe, les requiere para poner en marcha una red de venta de estupefacientes, usando como tapadera que trabajan como guardabosques, y con ayuda de Ella, una enigmática mujer. El habitual actor Clark Duke, que triunfó como uno de los secundarios de la comedia The Office, en versión americana, debuta como director y coguionista de un largometraje, con la adaptación de una novela de John Brandon, en la que también interpreta a uno de los protagonistas. En líneas generales recuerda al cine de Quentin Tarantino, al tratarse de una historia coral del submundo criminal, contada con un montaje acronológico, y con diálogos sarcásticos, y porque cuenta con Vivica A. Fox, vista en su film Kill Bill, y hasta incluye una tortura que tiene que ver con una oreja, a lo Reservoir Dogs. Aunque el film funcione, y ofrece una mirada a la parte más desfavorecida del sur de Estados Unidos, quizás acaba pesando esa fascinación por el autor de Knoxville, pues no resiste comparaciones, y se echa de menos un poco de originalidad. La peícula tarda en arrancar, y algunos monólogos de personajes agotan. Además, tienen más interés los fragmentos protagonizados por los veteranos Vince Vaughn y John Malkovich, que los de los teóricos protagonistas, un soso Liam Hemsworth (Kyle), y un locuaz pero falto de carisma Swim (el propio Clark Duke). Se echa por tanto de menos que salieran más. En todo caso, el film cuenta con competentes secundarios como la citada Fox, y presagia que su primerizo autor podría tener una carrera interesante con la perseverancia adecuada.
5/10
(2019) Serie TV | 540 min. | Comedia | Thriller | Drama
Costa Brava. El mismo día de su boda, la inspectora de los Mossos d’Esquadra especializada en robos Lola Garay tiene que acudir a resolver un atraco, consiguiendo que el ladrón, un viejo conocido que usa una máscara de Mortadelo, se entregue. Tras la ceremonia, una serie de indicios le hacen caer en la cuenta de que no sabe nada del pasado de Juan Robles, el argentino de aires sofisticados con el que se ha casado, se supone que prestigioso galerista, pero en realidad ‘El Gato’, ladrón de obras de arte en su país natal, se supone que ya rehabilitado. Justo en ese momento, alguien roba un valioso cuadro en un museo, dejando un dibujo de un minino, habitual ‘modus operandi’ de ‘El Gato’. El conglomerado multimedia Viacom, del que forma parte Paramount, tiene los derechos de los títulos que Alfred Hitchcock rodó para esta productora, posiblemente los más conocidos. Quizás por el emotivo homenaje que Javier Olivares le dedicó al maestro del suspense en su serie más célebre, El ministerio del tiempo, la compañía ha pensado en ponerle al frente de este curioso remake por capítulos de Atrapa a un ladrón, uno de sus clásicos. El hábil guionista y showrunner mantiene el esquema de este largometraje –un falso culpable tratando de demostrar su inocencia– pero realiza cambios sustanciales, por ejemplo se sustituye la Costa Azul por la costa catalana, se ambienta el relato en la actualidad y se introducen numerosas subtramas, y personajes secundarios, como la del policía de interpol, para convertir lo que fue un largometraje en serie. Mientras que el personaje de Pablo Echarri recuerda en esencia un poco al ladrón de guante blanco que inmortalizó Cary Grant, aunque no despojaba en su pasado de valiosas joyas a ancianas, sino que se dedicaba a los museos, su pareja, encarnada por Alexandra Jiménez, al ser una profesional de un cuerpo de policía, con fuerte carácter, tiene poco que ver con la glamourosa dama interpretada por Grace Kelly. Pese a todo, tanto el argentino como la española tienen gran fuerza interpretativa, y aciertan al no seguir los senderos de sus predecesores en la gran pantalla, así que la evolución de su relación atrapa al espectador. Lo mejor, los diversos homenajes de Olivares al realizador británico, que demuestran que su trabajo le apasiona.
6/10
(2018) Serie TV | 315 min. | Drama | Thriller

La historia de Robert Schlag (Jannis Niewöhner), también conocido como Beat. Trabajar en un club de techno, traspasa los límites y hace disfrutar de todas las facetas de la vida nocturna de Berlín. En todo el mundo, el crimen organizado se involucra en cualquier actividad lucrativa: tráfico de drogas, personas, armas y órganos. Lo único que pueden hacer las fuerzas del orden para llegar a los peces gordos detrás de las redes criminales de tráfico de órganos es usar métodos no convencionales, para los cuales Beat es el aliado perfecto. Nadie está tan bien conectado como él. No importa lo que necesites, a quién estés buscando: Beat tiene el contacto adecuado, conoce a las personas adecuadas. Siguiendo la pista a los que mueven los hilos en un sistema corrupto, Beat pronto se enfrentará con su pasado y rápidamente llegará al límite...

(2020) | 0 min. | Thriller | Terror
(2014) Serie TV | 450 min. | Policiaco | Thriller | Drama
Adaptación del las andanzas de Hieronymus "Harry" Bosch, el policía protagonista de muchas de las populares novelas de Michael Connelly. Su nombre es evidentemente una alusión al pintor flamenco del siglo XV bien conocido por sus representaciones del paraíso y el infierno. Porque en efecto, por su trabajo en el departamento de la policía de Hollywood en Los Ángeles, le toca investigar casos muy dolorosos, en los que asoma lo peor de la naturaleza humana, con personas brutalmente asesinadas, cuerpos mutilados y almas trastornadas que están hechas añicos. De modo que se produce un verdadero descenso al averno, con personajes muy degradados moralmente, donde no se escatiman detalles sórdidos. El hallazgo de un hueso humano por un perro destapa el enterramiento de un niño que murió repetidamente golpeado veinte años atrás. Los hechos coinciden con la detención de Raynard Waits, un serial killer que mata varones blancos jóvenes, y que inesperadamente afirma que comenzó sus asesinatos con el niño cuyos huesos han sido descubiertos recientemente. El propio Connelly ha intervenido en el desarrollo de esta serie televisiva de Amazon desarrollada por Eric Ellis Overmyer. Sigue la tradición de otros seriales policíacos como el celebrado The Wire, que junto al desarrollo de la trama de intriga incluye algunas cuestiones políticas y pinta el día a día de los detectives, incluidas sus relaciones familiares y sentimentales, el trato con otros agentes y superiores, los tribunales... En este sentido tiene fuerza el dibujo de Harry, bien interpretado por Titus Welliver: su profesionalidad, que raya en lo obsesivo, dedica todo su tiempo a la investigación; su hogar roto, su ex, que fue agente del FBI, se trasladó a Las Vegas con su hija adolescente Maddy, con la que intenta mantener los vínculos, aunque le cuesta; su nueva relación sentimental con una policía novata, que le va a traer más de un quebradero de cabeza; su pasado traumático, pues su madre prostituta fue asesinada, y acabó en un reformatorio. Precisamente este último background sirve para conectar a Harry con el asesino al que persigue, siniestro individuo frío y manipulador, bien interpretado por Jason Gedrick, verdadero antagonista.
7/10
(2016) Serie TV | 425 min. | Policiaco | Thriller | Drama
Segunda temporada de la serie televisiva basada en el personaje novelesco de Michael Connelly, el agudo y temperamental detective de la policía de Los Ángeles Harry Bosch. Tras la resolución de su último caso y una suspensión temporal por agredir a un compañero, Harry se reincorpora al tajo. Le toca investigar la muerte violenta de un director de películas pornográficas, caso que colisiona con otro federal de mayor envergadura, que tiene todos los visos de estar relacionado con el terrorismo. El se centrará en su caso de asesinato, lo que le lleva a Las Vegas y le pone en una situación desagradable, cuando descubre un vínculo entre el asesinado y su propia ex mujer, Eleanor Wish, que vive con su hija adolescente Maddie y su nuevo marido en esa ciudad, trabajando en el mundo de los casinos. Como telón de fondo se encuentra la campaña para elegir al nuevo alcalde de Los Ángeles, que busca el apoyo el director adjunto de la policía, Irvin Irving, Por otro lado, su hijo policía intenta labrarse una carrera propia tratando de infiltrarse en una red chanchullera dentro del propio cuerpo policia. De nuevo al estilo de The Wire nos sumergimos en el mundo de las investigaciones policías, a menudo sórdido, con comportamientos nada ejemplares, por supuesto entre la delincuencia, pero también al chocar intereses entre unos y otros policías. Titus Welliver sigue demostrando que ha interiorizado bien su personaje de detective duro, que trata de mantener vivos los vínculos con su familia, sobre todo con su hija. Y resultan creíbles los pasos que da, con su compañero del alma Jerry Edgar, y bajo las órdenes de la teniente Grace Billets, con la que se entiende bien. Los personajes y sus conflictos son perfectos para introducir un poco de humanidad ante crímenes y explotaciones de las personas degradantes, con palizas frecuentes y clubes de alterne donde las mujeres son simple objeto. Por otro lado, el showrunner Eric Ellis Overmyer sabe trenzar bien los distintos hilos narrativos y ramificaciones del caso, que capítulo a capítulo logran crecer en interés hasta su desenlace. Un puñado de competentes directores y un reparto bien escogido, y que lo hacen bien, redondean el buen resultado final.
7/10
(2019) | 104 min. | Drama
Cinta con aire “indie”, presentada en Sundance, debut de su director y guionista Paul Downs Colaizzo. Se basa en hechos reales. Sigue la trayectoria de la oronda Brittany, una simpática joven, con facilidad para tratar a la gente, pero con la autoestima baja, en parte debido a su sobrepeso. Cuando su médico le advierte del peligro que se cierne sobre su salud, comienza a hacer ejercicio, practicando el “running”. E incluso encuentra apoyo en Catherine, una vecina pija de pinta imponente, y a la que consideraba casi perfecta, pero que en realidad ha tenido sus propios problemas personales y familiares. Con ella saldrá a correr y a prepararse para participar en la maratón de Nueva York. Se trata de una película correcta pero un tanto sosainas, donde asume todo el protagonismo Jillian Bell. La idea es señalar que la persona debe cuidarse al completo, “body” y espíritu, y que las apariencias engañan. Y que en la vida conviene no estar solos, sino cultivar la amistad, asidero fundamental para afrontar situaciones difíciles.
4/10
(2019) Serie TV | 475 min. | Fantástico | Thriller Tráiler
Peculiar serie de corte fantástico con brutales asesinatos y mucho sexo, que parece querer convertirse en la heredera de Juego de tronos. Curiosamente no se basa en ningún libro, sino en el guion para una película nunca llevado a la pantalla, que se titulaba “A Killing on Carnival Row”. La trama transcurre en un mundo imaginario, en el que los hombres han trastocado el lugar donde vivían míticas criaturas como hadas, minotauros, gnomos y centauros, abocándolos a una cruenta guerra. Los que pueden buscan refugio en la ciudad de Burge, una suerte de Londres de corte victoriano. Pero la vida no les trata bien, y no es infrecuente que las hadas deban aceptar oficios modestos, e incluso cayendo en la prostitución. Vignette Stonemoss, una hada, ha tomado este camino del exilio, aún dolida por la muerte de su amado Rycroft Philostrate. Pero descubre con estupor que éste vive en Burge, y ejerce de policía detective que trata de averiguar qué terrible mal está detrás de la muerte de varias hadas, salvajemente asesinadas. Se trata de una lujosa serie, apuesta fuerte de Amazon Prime Video, que seguramente quiere demostrar su capacidad de recrear mundos fantásticos cara a su esperada serie sobre “El Señor de los Anillos”. Sea como fuere, y reconocidos los efectivos efectos visuales y el lujoso diseño de producción, hay que decir que la trama resulta bastante anodina, y no logran emocionar las cuitas amorosos de la pareja protagonista, interpretada por Orlando Bloom y Cara Delevingne. Hay momentos gore bastante gratuitos, un afán morboso de epatar, mientras que la actitud racista de la mujer que contrata a Vignette como criada resulta bastante ridícula. Los crímenes, por supuesto, son un remedo de los de Jack el Destripador, eso que ahora se suele llamar "homenaje".
5/10
(2020) Serie TV | 845 min. | Policiaco | Drama
Entretenida serie creada por la todoterreno Verónica Fernández que combina los subgéneros judicial y policíaco. Sigue a Samuel Caronte, un ex policía que tras pasar una temporada en prisión se ha reconvertido en abogado penalista. Fue condenado injustamente, pero a cambio ha templado su carácter, sabe que hizo cosas mal, lo que propició la ruptura de su matrimonio y la renuncia a la patria potestad de su hijo adolescente. Aunque se ha ido a vivir a Gijón con su novia, queriendo dejar atrás su pasado madrileño, una amiga de la familia le pide ayuda como abogado, para que defienda a su hijo que se autoinculpado como responsable del homicidio de un hombre, en una trifulca entre hinchadas de dos equipos de fútbol rivales. Aceptar el caso supone volver a la capital, donde se topa con compañeros policías de antaño, alguno corrupto, y con miembros de su familia. También con una persistente joven, abogada, que querría poner un despacho con él, piensa que son complementarios. Aunque tiene un pase esta producción de Mediaset, asociada con Amazon –Telecinco y Prime Video la estrenan simultáneamente–, adolece de los defectos de muchas series televisivas, que prolongan la narración innecesariamente, para rellenar parrilla televisiva: capítulos de más de una hora, ritmo parsimonioso, no es lo mejor. Tiene un esquema bastante clásico, en que cada entrega presenta un nuevo caso, mientras los personajes evolucionan y hay una trama de corrupción policial de fondo que está presente todo el tiempo ayudando a la unidad. En el camino, Caronte tiene que demostrar en su entorno que ha cambiado, y ahora es mejor persona. Se nota la veteranía de Roberto Álamo, mientras otros actores más jóvenes, como Miriam Giovanelli, conocida por Velvet, tratan de aguantar el tipo.
5/10
(2018) | 115 min. | Musical | Documental

Un retrato íntimo del espectacular ascenso de Coldplay desde los pubs de Camdem hasta llenar aforo de estadios de todo el mundo. Como núcleo central de la película se encuentra la fraternidad irrompible entre los miembros de la banda, que a pesar de sufrir altibajos sigue tan sólida como el primer día.

(2019) | 90 min. | Terror | Thriller Tráiler
Película de terror, con punto de partida que promete, pero que resulta completamente decepcionante. Arranca con un grupo de jovencitos tomándose a cuchufleta una aplicación de teléfono móvil, Countdown, que supuestamente señala al usuario que se la descarga el tiempo de vida que le queda. Pero claro, cuando la muerte asoma, se termina la broma. La enfermera Quinn, que se ha apartado un poco de su familia –padre y hermana adolescente– tras la muerte de la madre, será una de los temerarios usuarios de la app, que empieza a temer por el tiempo que le queda, viendo que hay gente cercana que muere a la hora señalada. Por si fuera poco, un médico del hospital la acosa sexualmente. No. No esperaba una obra maestra, pero sí una película de sustos resultona, al estilo Scream, Destino final o Sé lo que hicisteis el último verano. El caso es que el debutante en el largo Justin Dec, director y guionista, no da pie con bola y entrega una película bastante insulsa, de personajes planos, incluidos dos curas absurdos, y pasajes terroríficos no muy inspirados. Protagoniza Elizabeth Lail, vista en You, y en el reparto de puede reconocer a Peter Facinelli, que tuvo sus “quince minutos de fama” gracias a la saga Crepúsculo, y que sigue sumando papeles de secundario de escasa enjundia.
3/10
(2016) Serie TV | 120 min. | Comedia
  Los agitados años 60, marcados por los disturbios raciales, las protestas contra la Guerra de Vietnam… El maduro matrimonio formado por el arriesgado escritor Sidney Munsinger, y la asesora matrimonial Kay, su esposa, simpatiza con estas causas, pero sería incapaz de mover un dedo para apoyarlas, por temor a poner en peligro su acomodada vida. Una noche se cuela en su casa Lennie Dale, activista de una organización violenta antisistema. Aunque le busca la policía, su familia ayudó mucho a Kay en su juventud, por lo que ésta rogará a su marido que le presten ayuda, aunque eso significa traspasar la legalidad. Después de que prestigiosos realizadores, como Martin Scorsese o David Fincher, se hayan sumado a la época dorada de las series televisivas, le toca el turno al gran Woody Allen, que inició su singladura como guionista en series, telefilmes y shows variopintos. Pese a que en 50 años casi había abandonado la pequeña pantalla, dirigió en 1994 una adaptación de su obra teatral Los USA en zona rusa. Por desgracia, el neoyorquino –que afirma que no ve ninguna temporada de ninguna de las producciones catódicas de moda de la actualidad– no se ha esforzado mucho por adaptarse al lenguaje del medio. Se limita a componer una de sus películas habituales un poco más larga, de 120 minutos, que después ha cortado en seis capítulos de 20, sin que cada entrega parezca estar concebida con estructura propia. El propio Allen ha llegado a declarar que se ha equivocado al llegar a un acuerdo con Amazon, que esto no era para él. Crisis In Six Scenes no aporta demasiado a la historia de las series, ni tampoco a su extensa filmografía; quedará como un trabajo menor. Sabe a poco su crítica al posicionamiento radical, inaceptable por muy legítima que sea la causa, pues al final resulta todo demasiado ligero. Pese a su toque maestro con los actores, esta vez no todos encajan, por ejemplo, la reputada dramaturga, actriz y realizadora Elaine May no se complementa del todo en pantalla con el propio Allen, en un papel que habría bordado Diane Keaton, o alguna otra de sus compañeras más memorables. Por su parte, la joven Miley Cyrus sobreactúa, no llega al nivel de otras jóvenes que han estado a las órdenes del cineasta, como Scarlett Johansson, o más recientemente Emma Stone. Pese a todo, se disfruta, pues sus capítulos de 20 minutos tienen un ritmo dinámico. Agradará sobre todo a los incondicionales del creador de Annie Hall, pues recupera sus elementos recurrentes, como esa música de jazz siempre tan bien elegida, sus personalísimos títulos de crédito, o ese personaje neurótico al que le saca tanta gracia, y que propicia los diálogos y situaciones más divertidos.  
6/10
(2018) | 92 min. | Acción | Thriller | Policiaco
Infame película policíaca de robos no resueltos y fugas carcelarias, con un guión de Mike Maples con más agujeros que un queso gruyère. Los responsables de un atraco se encuentran con sus socios en su descampado, pero se produce un tiroteo que deja el terreno sembrado de cadáveres. El único atracador superviviente se queda amnésico. Tras siete años en prisión unos tipos organizan su fuga para chutarle un fármaco que le permite recobrar la memoria. Entretanto un veterano policía que no logró resolver el caso debe colaborar ahora con el FBI. No hay por donde coger a esta película sin personajes dignos de ese nombre, da pena ver a Sylvester Stallone deambulando por ahí, aunque tiene la suerte de estar poco tiempo en escena. Y no le va mucho mejor a Matthew Modine, las escenas en que se marea después de que le inyectan la medicina con la que debe recordar, son bastante risibles. El director de serie casi Z Brian A. Miller acumula clichés, como los típicos tablones policiales con fotos y post-its, y los tiroteos están filmados y montados muy descuidadamente. Un film prescindible.
3/10
(2019) | 90 min. | Drama
Easter Cove. Un pueblecito de pescadores en la costa de Maine. Las hermanas Priscilla y Mary Beth Connolly acaban de perder a su madre. En pleno velatorio Mary Beth se entera de que tenía la casa hipotecada, difícilmente podrán salir adelante, o mantener la pescadería que regenta Priscilla. En esta tesitura una Mary Beth muy enfadada se plantea dejar para siempre un pueblo que odia, y bebe más de la cuenta por la noche en un pub, alternando con un extraño. Cuando se van juntos en coche, él intenta propasarse. Resultado: mata al tipo, que resultará ser el proxeneta Gorski, con quien trataba Enid, dueña de un burdel. Asustada, con la ayuda de su hermana Priscilla se deshará del cadáver, ambas están convencidas de que sería imposible convencer a la policía de que fue un caso de muerte en legítima defensa. Película escrita y dirigida por Bridget Savage Cole y Danielle Krudy, se trata del primer largometraje de ambas. En su mirada a los secretos que esconde una pequeña localidad, donde aparentemente nunca ocurre nada, hay bastantes puntos de conexión con los hermanos Coen, el film ha tomado sin duda como referencia a Fargo. Pero así como la serie que surgió de la película estaba muy lograda al idear nuevas tramas según la filosofía del original, con los mimbres de crímenes chapuceros en una localidad provinciana, aquí el resultado es bastante inferior, con indudables altibajos narrativos. Hay alguna buena idea, como la colisión del coche, pero el ritmo es premioso, y hay un fracaso absoluto a la hora de lograr algún tipo de empatía en el espectador. Como novedades, Derribad al hombre recurre a los cantos de los pescadores para puntear la narración, o concede la mayor parte del protagonismo a las mujeres: las dos hermanas, las prostitutas, la dueña del burdel, las señoras supuestamente biempensantes. No faltan los policías, jugando al contraste entre el gordinflón que no piensa demasiado, y hace la vista gorda ante determinadas actividades, y el jovenzuelo inteligente y en apariencia ingenuo. El reparto lo integran actores bastante desconocidos, el rostro que más sonará es el de Margo Martindale, secundaria de lujo con una dilatada carrera a sus espaldas.
5/10

Últimos tráilers y vídeos