IMG-LOGO

Biografía

Christophe Beck

Christophe Beck

Christophe Beck

Filmografía
Socias y enemigas

2020 | Like a Boss / Limited Partners

Mia y Mel (Tiffany Haddish y Rose Byrne) son dos amigas que deciden montar su propia empresa de cosméticos, cumpliendo así su sueño. Sin embargo, el proyecto de estas dos amigas se verá interrumpido cuando un magnate de la belleza, Claire Luna (Salma Hayek), trate de robarles el negocio. El astuto plan de Claire parece dar sus frutos hasta que estas dos amigas se dan cuenta que para recuperar su empresa, deberán permanecer unidas.

Holmes & Watson

2019 | Holmes & Watson

El mítico detective literario creado por Sir Arthur Conan Doyle va camino de convertirse en alguien más interpretado en el cine que el mismísimo Hamlet. Hay muchas películas sobre el inquilino de Baker Street, algunas magníficas –recuérdese Mr. Holmes–, y sus historias criminales han tenido versiones en géneros de todo tipo, desde el misterio (Sherlock Holmes contra Moriarty) al terror (El perro de Baskervilles), hasta la aventura (El secreto de la pirámide), la animación (Sherlock Gnomes) o el puro drama (La vida privada de Sherlock Holmes), pasando más últimamente por la acción (Sherlock Holmes) o la serie original (Elementary, Sherlock). Al israelí Etan Cohen le toca en este caso entregar una comedia absolutamente descerebrada, algo que a priori estaría en las antípodas de la idea racional, equilibrada y analítica que tenemos del protagonista. Pero por eso mismo Holmes se presta a ser parodiado hasta el extremo. Dicho lo cual, más que una comedia convencional queda claro que Holmes & Watson es una completa payasada, en la línea de las más chuscas películas de Will Ferrell, a quien Cohen ya dirigió en la infumable Dale duro. Aunque haya un leve hilo conductor –Holmes y Watson tienen un plazo de dos días para salvar a la reina Victoria de un complot mortal orquestado por el profesor Moriarty– en realidad puede decirse que en el guión de Cohen no hay una trama mínimamente consistente, tan solo una sucesión de banales gags, esperpénticos y ridículos, que salvo en contadas ocasiones no logran el objetivo de hacer reír, más bien producen vergüenza ajena. Lógicamente hay algunos momentos divertidos –los comentarios ante la reina, la referencia a Billy Zane–, pero son mucho más escasos de lo esperado y desde luego el abuso del humor soez, en ocasiones bastante grosero, denota una severa falta de creatividad. Los fans del histriónico y artificioso Will Ferrell están ante una película a su medida, para bien o para mal, pero sorprende ver en semejante ‘embolao’ a intérpretes de altura, como Ralph Fiennes o Rebecca Hall, bastante perdidos, aunque quizá sí se le saca un partido adecuado a ese gran actor llamado John C. Reilly.

3/10
Walkaway Joe

2019 | Walkaway Joe

Watson

2019 | Watson

Frozen II

2019 | Frozen II

Tras seis años de espera llega la secuela de Frozen, una de las películas animadas de mayor éxito en la historia de Disney, que ofrecía una aventura inspirada en el clásico de Hans Christian Andersen “La reina del hielo”, aunque los personajes eran más bien de creación propia. Los mismos directores y guionistas, Chris Buck y Jennifer Lee han tenido tiempo de sobra para inventar una nueva historia con la que encandilar a grandes y pequeños. La trama de Frozen II retoma el hilo en la idílica vida del pueblecito de Arendell, en donde ya viven reunidas las dos queridas hermanas, la blanca reina Elsa y la pelirroja Anna. Ésta es pretendida en matrimonio por noble y patoso Kristoff, que no acierta a encontrar el momento propicio para pedirle la mano. Pero su tranquila existencia va a terminar cuando Elsa acude a una llamada interior que la empuja hasta un lejano y mágico bosque donde vive la tribu de los Northuldra. Y allí llegará acompañada de Anna, Kristoff, el reno Sven y, cómo no, el muñeco de nieve Olaf. Visualmente se trata de una película preciosa, donde el equilibrio de los colores –casi siempre suaves– y la textura de los dibujos, su volumen y perfección, supera en belleza incluso al film original. Hay encanto en cada fotograma, en cada gesto, en cada mueca y movimiento, y eso pese a que no hay escenas especialmente asombrosas (quizá porque todo lo es). El ritmo es adecuado y se entremezclan bien la acción, el humor, el drama y el musical. Quizá se ve mejor la primera parte del relato que la segunda, en donde hay algo de confusión en la trama y falta ajuste narrativo en las acciones paralelas, por lo que puede dar la sensación de que el desenlace llega demasiado bruscamente. Pero más allá de esos detalles y de lo puramente formal la historia atrapa. Narra la necesidad de buscar respuestas ante los interrogantes que nos presenta la vida. En este caso Elsa siente que no está donde debe estar, que le falta algo. ¿Pero quién es ella? ¿De dónde viene? ¿Por qué posee su magia? Fiel a la procedencia del relato se introducen aspectos paganos en forma de las divinidades de Tierra, Agua, Fuego y Aire, elementos que componen al armonía de la naturaleza. Y, por supuesto, no faltan actos de sacrificio, de valentía, de superación ante las dificultades, donde se habla de la importancia de dar el paso correcto en los momentos de prueba, de abatimiento, cuando nada parece tener ya sentido. Cuestión aparte merece la banda sonora de Christophe Beck y las muchas y estupendas canciones que salpican toda la narración, varias deliciosas, especialmente “All is Found”, “ Some Things Never Change” y “Into the Unknown”. Cada personaje tiene su momento musical y en ellos se incluyen letras que no son nada ligeras: “Hay cosas que nunca cambian”, “hay cosas que siempre son verdad”, sentencias que no están nada mal en tiempos de relativismo y que casan bastante con el sentido clásico de la narración. Y a lo largo del film nunca falta el humor, con numerosos gags, los mejores de los cuales vienen por supuesto de la mano del muñeco Olaf.

6/10
Ant-Man y la Avispa

2018 | Ant-Man and the Wasp

Scott Lang, más conocido como Ant-MAn, permanece en arresto domiciliario tras haber colaborado en Alemania con el Capitán América, mientras el agente del FBI Jimmy Woo mantiene la esperanza de que colabore revelando el paradero del doctor Hank Pym y su hija Hope, que con su traje de superpoderes adopta la forma de La Avispa. En realidad ignora dónde se encuentran, pero ambos contactan con él cuando tiene un extraño sueño que podría ser la clave para dar con la esposa y madre Janet a la que perdieron tiempo atrás, cuando se sacrificó desafiando las leyes de la mecánica cuántica hasta adquirir el tamaño de partícula subatómica, y así evitar la explosión de un arma nuclear. Hank está desarrollando en un laboratorio, que puede ocultar dándole “tamaño bolsillo”, un túnel cuántico que podría devolverle a Janet, desaparecida durante casi 30 años. Peyton Reed sorprendió con Ant-Man, una de superhéroes Marvel que rompe un patrón de películas de tipos con poderes que empieza a ser cansino. Con esta secuela prueba que ese film no fue fruto de la casualidad, la fórmula funciona, y aquí vuelve mejorada y aumentada-reducida, según sea el caso. Lo que tiene bastante mérito cuando uno ve en los títulos de crédito que han participado hasta siete personas en la escritura del guión. Ant-Man y la avispa exhibe una trama bien armada, donde hasta tres grupos de personas muestran interés en hacerse con el túnel cuántico –el doctor, su hija y Scott; Fantasma y su protector-rival del doctor, que trata de resolver el desfase cuántico de la primera; y un grupo de mafiosos traficantes de armas–, más un cuarto y un quinto de propina, el FBI, torpes, y los componentes de la empresilla de Scott, estupendos secundarios. Y están además los núcleos familiares que pueden coincidir con los mencionados grupos o solaparse. Por lo demás, hay un ritmo trepidante en un argumento que no se para un momento, en que es vital controlar el túnel cuántico, y despistar al contrario. Y aquí dan muchísimo juego los efectos visuales, donde conviven lo grande y lo pequeño, con las imágenes de agrandamiento y encogimiento en medio de las persecuciones, que funcionan a la perfección, resulta una gozada verlas. La película es ejemplar en el uso de los efectos, que no consisten en puro embarullamiento, sino que están al servicio de la trama. También los de Fantasma, o los viajes cuánticos, que quizá a ratos quieren rendir homenaje, salvando todas las distancias, a 2001, una odisea del espacio. Un trama de este tipo, pura diversión, no exige interpretaciones memorables. De todos, todos se esmeran y parecen haber disfrutado con la función, incluso los actores más secundarios. En cualquier caso hay que destacar la escena en que Scott debe ejercer de antena de Janet, las interpretaciones de Paul Rudd, Michael Douglas y Evangeline Lilly en ese momento son fantásticas, se evita el ridículo y se ofrece cumplida diversión, una tónica, el sentido del humor, muy presente, sin empalago. Otro actor que proporciona abundantes risas es Michael Peña, prueba de la pujanza de los actores hispanos en Hollywood.

7/10
Gringo. Se busca vivo o muerto

2018 | Gringo

Harold es un talentoso pero tímido ejecutivo de una empresa farmacéutica, que opera en México en connivencia con un cartel de la droga, para la producción en laboratorio de un medicamento basado en la marihuana. Richard y Elaine, sus inmorales jefes de Chicago, realizan así lucrativas operaciones ilegales, de las que él no tiene ni idea. Pero los peligrosos criminales socios de los jefes van a tratar de presionar a Harold para obtener condiciones más ventajosas, lo que le supone caerse del guindo, algo a lo que también contribuye la recién descubierta infidelidad de su esposa. En crisis vital, fingirá su propio secuestro con petición de rescate, motivo por el que Richard envía a su hermano Mitch, mercenario reconvertido en partidario de causas justas, para rescatarlo sin pagar nada a cambio. Al enredo se suma una pareja de turistas despistados, y los agentes de la DEA que investigan a los narcos. Entretenida comedia negra sobre el submundo criminal y las tapaderas respetables, dirigida por el australiano Nash Edgerton, hermano del más conocido Joel Edgerton con el que se lleva un año, aunque ambos curiosamente han trabajado con roles de actor y director, entregando títulos siempre de interés, estén más o menos logrados. En este caso Joel tiene un pequeño papel como odioso jefe. Conviene estar atentos a los proyectos que desarrollan, pues por ejemplo El regalo fue otra grata sorpresa. El guión está pergeñado por dos escritores solventes, Matthew Stone (Crueldad intolerable) y Anthony Tambakis (La venganza de Jane), y presenta un excelente ritmo, diálogos agudos rebosantes de ironía, y se hace un buen uso de los personajes inocentones sumergidos en una peripecia no deseada –destaca sobre todo David Oyelowo–, que les obliga a madurar, y que contrastan fuertemente con los otros personajes sin escrúpulos, cínicos y dispuestos siempre a aplastar a los demás, en los que nunca ven personas, ahí están el citado Joel y Charlize Theron. Quizá a veces se echa en falta algo de delicadeza en la exposición, aunque la excusa sea subrayar las diferencias cargando las tintas en la brutalidad y falta de humanidad de los villanos.

6/10
Anon

2018 | Anon

En el futuro la policía puede acceder en directo –recibe la información en su retina– a todas las biografías de los ciudadanos, así como investigar en los archivos personales de cada individuo, en lo que se llama aquí la conciencia ocular (todo lo que ve). Cuando se producen una serie de asesinatos, sin que la mirada de la víctima hayan podido captar al asesino, el inspector Sal Frieland empieza a sospechar de una intrigante mujer anónima de la que se desconocen sus datos. Las películas de Andrew Niccol siempre cuentan con planteamientos muy sugerentes, la mayoría de las veces referentes al inquietante futuro que nos espera. En este caso hace hincapié a la falta de intimidad, cuando toda la vida de las personas permanece custodiada en archivos a los que pueden acceder la autoridades –aquí, los policías–, cual si fueran el gran hermano de Orwell. Nada de lo que los ciudadanos hacen queda oculto. De ese modo los culpables de los crímenes quedan fácilmente expuestos, pero, por contra, el derecho a la intimidad desaparece. Con una puesta en escena bastante minimalista, Niccol centra la historia de Anon en la persecución de la chica sin nombre por parte del inspector Frieland. Interesa la investigación policial, intriga la sospechosa, pero el resultado general adolece también de falta de ritmo y quizá se echa de menos algo más de sofisticacion en el desarrollo de los hechos, se pasa superficialmente sobre ellos al igual que sobre los personajes. Ya sólo el modo en que se topa con la chica el detective resulta bastante burda. También desdice un poco de la imaginación del cineasta la llamativa insistencia en imágenes sexuales, algo poco usual en él. Los actores cumplen con sus papeles, aunque Clive Owen tampoco es un dechado de matices. Lo mejor es sin duda el planteamiento de fondo futurista, que invita a una profunda reflexión.

5/10
Crónicas de Navidad

2018 | The Christmas Chronicles

Simpático cuento de Navidad dirigido a toda la familia, produce Chris Columbus que ya probó el género con Solo en casa y su secuela. La familia Pierce siempre ha pasado una Navidad feliz, como quedó registrado año a año en las grabaciones de vídeos familiares. Pero 2018 es diferente. El padre ha muerto. De modo que mamá trabaja mucho para sacar adelante el hogar, hasta el punto de que los dos hijos, la niña Kate y el adolescente Teddy, se quedan solos en Nochebuena. Teddy se ha vuelto especialmente problemático, y corre el riesgo serio de convertirse en un delincuente. Pero su hermana le obliga a cooperar en su plan para grabar la llegada de Santa Claus esa noche para entregar sus regalos tendiéndole una trampa. La cosa resulta, y los hermanos terminan colándose en su trineo volador. Con tan mala fortuna que Santa pierde su saco mágico de regalos, con lo que existe un riesgo serio de que la Navidad se vaya al traste, con funestas consecuencias para el mundo mundial. Cierto que la trama suena a no demasiado imaginativa, y que el director Clay Kaytis no se lució en la cinta animada Angry Birds: La película. Pero las apariencias engañan, y estamos ante una cinta dinámica, atravesada de gags ocurrentes aprovechando la clarividencia de Santa, que conoce cómo son los niños y los adultos que antes fueron niños. Los efectos visuales son resultones y los niños protagonistas, Darby Camp y Judah Lewis, lo hacen bien, no caen nunca en lo empalagoso. Además Kurt Russell no es el Santa al uso, y de hecho bromea con estilo acerca de que se encuadra en el estereotipo. Tienen especial gracia los elfos de Santa, que se dirían un cruce feliz de los gremlins y los minions, son muy graciosos. Y hay algún momento especialmente loco y vibrante, como el villancico que Santa improvisa cuando esá detenido en la cárcel. Y atentos a la aparición sorpresa en el último plano de la esposa de Santa Claus, toda una sorpresa simpática para los cinéfilos.

6/10
Barry Seal: El traficante

2017 | American Made

Película basada en hechos reales, sigue la trayectoria del piloto de aviones Adler Berriman Seal, más conocido como Barry Seal. Amante de las emociones fuertes, le aburre su trabajo de piloto comercial de la TWA, o su vida familiar, está casado con una mujer preciosa y tiene dos niñas. Por eso se presta a pequeños trapicheos, como entrar tabaco cubano de contrabando. El hecho no pasa inadvertido a Monty Schafer, agente de la CIA, que le ficha a mediados de los 70 para pilotar una avioneta y tomar fotos de los campamentos de insurgentes revolucionarios en distintos países de Centroamérica. Una cosa llevará a la otra, y narcotraficantes del cartel de Medellín acuden a él para que introduzca su droga en Estados Unidos. Comienza una espiral loca y muy peligrosa de encargos del gobierno, tratos con guerrillas y militares corruptos, y manejos con los narcos, donde los dólares le salen a Barry por las orejas, pero al precio de poner en peligro su vida y la de los que le rodean. Doug Liman es conocido sobre todo por sus incursiones en la entretenida saga Bourne. Además hizo con Tom Cruise la cinta de ciencia ficción Al filo del mañana, y ya abordó una historia de espías basada en personajes auténticos en Caza a la espía. Con tal "background", se diría que es la elección perfecta para dirigir Barry Seal: El traficante, que se apunta a la moda de series como Narcos o películas como Escobar: El paraíso perdido. Sin embargo, el tono de farsa que imprime a la historia el guión del desconocido Gary Spinelli, quizá ha descolocado a Liman, que no sabe manejarlo, la sátira que se puede ver en la pantalla resulta muy superficial y tontorrona. En sus manos la ironía y la mirada cínica lindan demasiado cerca de lo grotesco, y tampoco ayuda la composición de Tom Cruise, con su aire de travieso boy-scout perpetuamente joven, y cuyas motivaciones, más allá del sabor de la aventura, no se explican bien. Así las cosas, se echa en falta un mínimo punto de vista moral, libertad, corrupción, adicciones, familia, asesinatos, son temas tratados demasiado a la ligera. De modo que sí, tal vez las cosas ocurrieron más o menos como se nos cuentan, con disparates como que las armas de la contra nicaragüense iban a parar a los narcos colombianos, y los supuestos luchadores de la libertad traficaban con la droga de éstos; o que un pueblucho tuviera su calle principal repleta de bancos para albergar la fortuna que acumulada por Seal, que literalmente le desborda. Pero la acumulación de momentos surrealistas, la presentación de la mujer "florero" que encarna Sarah Wright, o la idiotez estadounidense elevada a la enésima potencia, una autoflagelación digna de ser estudiada por un psicoanalista, resulta irritante por exagerada, hay desequilibrio y se echa en falta el necesario punto de gracia.

5/10
El duodécimo hombre

2017 | Den 12. mann

Trolls

2016 | Trolls

Los Bergens, monstruos pesimistas, están convencidos de que sólo alcanzan la felicidad si comen trolls, unas pequeñas criaturas. Años después de que éstas consigan escapar del cautiverio al que los primeros les tenían sometidas, la princesa Poppy vive despreocupada, con los demás trolls, cantando, bailando y organizando fiestas de órdago, que preocupan sobre todo al paranoico Branch, uno de ellos, convencido de que arman tanto ruido que sus antiguos enemigos podrían localizarles… No cabía a priori esperar demasiado de este producto de DreamWorks, concebido para revitalizar las ventas de los muñecos de colorines con alargado pelo puntiagudo Trolls, creados en 1959 por un leñador danés, que en los 60 se hicieron muy populares, sobre todo en Estados Unidos. En la actualidad los fabrica la potente marca Hasbro, que en los últimos años ha potenciado las películas basadas en sus productos, como Transformers, G.I. Joe, Ouija y Battleship. Sin embargo, parece que se les ha dado mucha libertad a los directores, ambos veteranos de la factoría de animación digital, Mike Mitchell (Shrek, felices para siempre) y Walt Dohrn (guionista en Shrek 2, y autor del corto Villancicos Navidespectaculares de Asno), y que lo han pasado a lo grande durante el rodaje. Ambos consiguen superar el lastre de que su presupuesto no puede compararse con las producciones de Pixar, a base de imaginación, hasta lograr la hazaña de conseguir uno de esos filmes familiares cada vez menos frecuentes que no sólo interesan a los niños. Parten de un imaginativo guión, que otorga frescura a sus elementos, tomados por un lado de Los pitufos (casi ni se disimula que han ‘robado’ a Branch del Pitufo Gruñón) y por otro de La Cenicienta. Alcanzan un ritmo endiablado, gracias a los eficaces golpes de humor, y a los constantes y sorprendentes números musicales, que recuperan grandes éxitos de los años 60 y 70 muy bien escogidos por Justin Timberlake, que también pone la voz a Branch en la versión original. Su tono optimista y positivo está exagerado de una forma tan divertida que convencerá incluso a los espectadores gruñones. Aboga por la búsqueda de la felicidad en el interior de cada uno, mensaje matizado con inteligencia, pues también queda claro que no debe descuidarse la responsabilidad. Los títulos de crédito incluyen a mitad una pequeña escena adicional.

7/10
Dale duro

2015 | Get Hard

James es un multimillonario con pocas luces que de la noche a la mañana es detenido por el FBI, con importantes acusaciones de estafa. Aunque él es inocente (es el cabeza de turco de su jefe y futuro suegro), la sentencia del juez es de diez años de cárcel. Ante su futuro, Jim pide ayuda a su limpiacoches Darnell, pues debido a que es negro piensa que ha estado en la cárcel y que le puede enseñar a sobrevivir entre rejas. Aunque ni siquiera le han puesto una multa de tráfico, ante la perspectiva de conseguir dinero Darnell accede a seguirle la corriente y empieza a convertir a Jim en el tipo “malo” que sea capaz de aguantar en el trullo. Supina estupidez con la que el guionista de Tropic Thunder y Men in Black III debuta como director. El tipo se llama Etan Cohen y hay que avisar que no tiene nada, absolutamente nada que ver, con Ethan Coen (la colocación de la “h” tiene aquí su peso en oro). La película se inscribe en la tipología de “comedia tonta hollywoodiense”, pero en este caso la bobería es tan impresionante que asusta, con un Will Ferrell que ha llegado a la cúspide de la payasada y la guarrería, aquí acompañado por uno de los cómicos de moda, Kevin Hart (El gurú de las bodas), que cuenta con su especial “momento de gloria” cuando en una escena interpreta a tres personajes a la vez. El guión de Dale duro es una simple excusa para dar rienda suelta a estos dos mastuerzos, donde se sucedan gags delirantes, ridículos hasta la extenuación, incluidas groserías variadas y procacidades sin cuento. Aunque ante tanta locura a alguien se le pueda escapar una carcajada, el resultado general es de vergüenza ajena.

2/10
¡Pisándonos los tacones!

2015 | Hot Pursuit / Don't Mess with Texas

La ganadora del premio de la Academia Reese Witherspoon es la Agente Cooper, una crispada y estricta policía tratando de proteger a una sexy y extrovertida viuda, Daniella Riva (Sofía Vergara), de un capo de la droga. A medida que los dos polos opuestos huyen apresuradamente de Texas, se encuentran perseguidas por policías corruptos y sanguinarios pistoleros. Pero su mayor obstáculo para salir con vida serán ellas mismas, inmersas en la gran acción de un hilarante viaje por carretera.

Ant-Man

2015 | Ant-Man

El doctor Hank Pym, temeroso de que sus investigaciones sobre reducción de personas y objetos, comprimiendo distancias atómicas, pudieran ser utilizadas indebidamente, se retiró asegurando que no había alcanzado resultados satisfactorios. Para pasan los años y su discípulo Darren Cross, un tipo sin demasiados escrúpulos, está muy cerca de lograr lo mismo que su mentor. Asociado con su hija Hope, Pym decide confiar en Scott Lang, un habilísimo ladrón recién salido de la cárcel, separado y con una hijita, que quiere llevar una vida honrada: enfundado en un traje muy especial, y con la inesperada complicidad de unos poderosos insectos, las hormigas, deberá llevar a cabo una misión que desbarate los planes de Cross. El universo de los superhéroes Marvel sigue expandiéndose en las pantallas de cine, y en este caso, grata sorpresa, la adaptación de “Ant Man”, personaje de cómic creado por Stan Lee, Jack Kirby y Larry Lieber, tiene su punto novedoso, no se limita a servir la habitual ración de escenas de acción y sofisticados efectos especiales. Por supuesto que ésta no falta, y además rayando la perfección técnica, sobre todo en el magnífico clímax; pero siempre ayudando a una historia bien trabada, que combina de modo muy equilibrado el abundante sentido del humor, el clasicismo de la serie B, el toque familiar con niña incluida y las típicas historias de robos sofisticados. En la apuesta por la comedia se nota la mano del propio protagonista, Paul Rudd, que también ha recibido crédito como coguionista, el actor hace el ganso de un modo muy natural, y contagia su aire de pringadillo a la banda con la que debe infiltrarse en un edificio, de la que forman parte actores como Michael Peña, o a sus socios en la aventuras, padre e hija encarnados por Michael Douglas y Evangeline Lilly. Pero no le concedamos a Rudd todo el mérito de las risas, pues en el guión también han participado Edgar Wright (Arma fatal) y Joe Cornish (Attack the Block), y que pergeñaron juntos el libreto de Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio. Se nota su aportación y el ritmo conseguido es agilísimo, además de que los golpes de humor, a veces arriesgados por su descoloque, funcionan. Por su parte, las bromas y guiños en torno a los Vengadores y resto del universo Marvel harán las delicias de los fans. Resulta curioso constatar cómo pueden funcionar personajes sencillos, cuando están bien descritos, sus escenas aportan algo, y los actores que los encarnan están bien escogidos. A este respecto, además de a los ya citados, cabe mencionar a los encargados del villano de la función, Corey Stoll, de la ex y la hija del protagonista, Judy Greer y la pequeña Abby Ryder Fortson, del nuevo papá, Bobby Cannavale, y del empresario sin escrúpulos, Martin Donovan. Hasta un director que en el pasado no había entregado películas como para tirar cohetes –lo mejor de Peyton Reed hasta la fecha era una comedia, Abajo el amor–, está a la altura del material que tiene entre manos.

7/10
Hermanísimas

2015 | Sisters

La historia de dos hermanas alejadas desde hace tiempo que no tienen más remedio que reunirse cuando sus padres las llaman para que recojan sus cosas de la casa familiar para ponerla en venta. Decididas a revivir sus días de gloria, organizan una última fiesta con sus antiguos compañeros de instituto que acaba en una locura desenfrenada e idónea para un grupo de adultos de capa caída.

Carlitos y Snoopy

2015 | Peanuts

50 años después de su primera aventura animada, el célebre cuento de Navidad de Carlitos, llega a las salas de cine un largometraje protagonizado por los Peanuts, los célebres personajes creados por Charles M. Schulz. Ha sido realizado con ayuda del ordenador, como es preceptivo en los tiempos que corren, y con cierta tridimensionalidad, aunque al mismo tiempo esforzándose al máximo para respetar el aspecto de las tiras cómicas originales, o sea trazo sencillo de los personajes, fondos estáticos, e incluso recursos de viñetas como incluir a veces, escritas, onomatopeyas. En el guión han intervenido Craig y Bryan Schulz, hijo y nieto de Charles respectivamente, lo que supone una garantía en el deseo de no traicionar la creación de su ilustre pariente. Además, la animación ha sido confiada al estudio Blue Sky, conocido sobre todo por la saga Ice Age, y dirige la cinta Steve Martino, responsable de Horton. Por fortuna, no hay concesiones a la modernidad, nada de caer en la tentación de mostrar a Carlitos whatsappeando con su móvil, o a Marcia consultando wikipedia, los personajes se convierten en atemporales permaneciendo como antaño. La trama es sencilla y con encanto, y sirve para encadenar con naturalidad, situaciones que podían ser las de las entrañables tiras cómicas. Tenemos a Carlitos, tan torpe como siempre a la hora de hacer volar una cometa o ensayar una jugada de béisbol. La llegada a la escuela de una nueva compañera, una chica pelirroja por la que siente un flechazo instantáneo, le pone en apuros, pues su autoestima es baja, y no sabe cómo llegar hasta ella, a pesar de los intentos de impresionarla en el baile del colegio, o a la hora de preparar un trabajo. A lo largo de metraje discurren los distintos personajes, con más o menos presencia, pero bien introducidos siempre: Schroeder y su piano, Lucy enamorado de éste y siempre muy crítico con Carlitos, Linus aferrado a su manta, Patty con sus aires de chico, la empollona Marcia, la hermana pequeña de Carlitos, Sally; y por supuesto, Snoopy, aspirante a escritor con ensoñaciones del Barón Rojo, y el pájaro fiel compañero Emilio. El film incluye gags, podríamos decir, salvando las distancias, que Snoopy hace las veces de Scratch en la saga Ice Age. Y en el modo en que pinta la escuela, y las relaciones entre los amigos, ensalza, sin pizca de moralina, la camaradería, y en el caso de Carlitos, su disposición a sacrificar el interés personal en favor de su hermana y demás seres queridos.

6/10
El tour de los Muppets

2014 | Muppets Most Wanted

Alentados por Dominic Badguy (Ricky Gervais), los Muppets emprenden una gira por varios países europeos, en donde darán a conocer su divertido show. Sin embargo, lo que Dominic desea es en realidad servirse de esa treta para realizar una serie de robos a gran escala en esas ciudades. Para ello idea un maquiavélico plan: sustituir a la rana Gustavo por el malvado Constantine, de casi idéntica apariencia, que acaba de escaparse de una cárcel siberiana. Los Muppets son una pandilla de marionetas animadas que han tenido un enorme éxito especialmente en la televisión, desde que fueran creados por Jim Henson allá por los finales de los años 60 del pasado siglo. Entre ellos los más conocidos son la rana Gustavo, la cerdita Peggy y el oso Fozzie, los cuales junto a otros muchos forman una especie de compañía dedicada al mundo del espectáculo, una especie de gran familia un tanto variada donde entre tiras y aflojas, amores y discusiones, finalmente acaba reinando la armonía y el amor. A lo largo de su trayectoria han participado en muchas producciones, a menudo interpretadas junto a actores de carne y hueso, casi siempre de género muy cómico, aunque a veces hayan tenido su punto de drama, como en Los teleñecos en Cuentos de Navidad. El Tour de los Muppets –que igual podría haberse titulado en “La gira de los teleñecos”, pues de ese modo fueron siempre conocidos en España estos personajes– es la secuela cinematográfica de Los Muppets, la más reciente versión para el cine de las aventuras de estos muñecos. Vuelve a estar detrás de las cámaras James Bobin y mantiene el nivel, si no supera a su predecesora. El propio Bobin ha ejercido como coguionista con Nicholas Stoller y ambos han pergeñado una trama de aventuras y acción criminal bastante animada, llena de momentos divertidos, con numerosas localizaciones reales en ciudades como Berlín, Madrid, Dublín o Londres y un toque un poco “vintage” que recuerda a la época de la guerra fría, con esas tronchantes escenas en el Gulag siberiano. Se usan asimismo los tópicos referentes a los distintos países, algunos un poco pasados de rosca (esos guardias civiles custodiando el Museo del Prado), aunque sirven para situar las diferentes idiosincrasias culturales sobre todo para los niños. La película es también un homenaje claro al mundo del Entertainment, de la época clásica de los musicales de Broadway o Hollywood, y en este sentido los números musicales están muy presentes y quizá sean lo mejor, empezando por ese prólogo de un clasicismo que se remonta hasta la época de Busby Berkeley hasta llegar a números más modestos pero muy efectivos como “I’m Number One” (interpretado por Ricky Gervais) o “The Big House”, con una graciosa Tina Fey (Noche loca). Por lo demás sorprende la enorme variedad de estrellas reales que aparecen en esta cinta, algunos con cameos que duran un suspiro (James McAvoy, Salma Hayek, Frank Langella, Hugh Bonneville, Zach Galifianakis, Christoph Waltz, Stanley Tucci, Chloe Moretz, Tom Hiddleston, Tony Bennett y hasta Lady Gaga, por citar uno pocos) y otros con más minutos y bastante desparpajo, como es el caso de los ya mencionados coprotagonistas Ricky Gervais y Tina Fey, pero también de Ty Burrell (Modern Family), Danny Trejo (Machete), Ray Liotta (Narc) o incluso Céline Dion, quien se marca una canción a dúo con la mismísima cerdita Peggy.

5/10
Al filo del mañana

2014 | Edge of Tomorrow

Doug Liman, responsable de filmes estimulantes como El caso Bourne, primera entrega de la saga de espías, y de otros decepcionantes, como Jumper, dirige Al filo del mañana, superproducción futurista destinada a arrasar en las taquillas. Adapta libremente la novela "All You Need Is Kill", del japonés Hiroshi Sakurazaka. En Al filo del mañana, Cage, desertor de una guerra que enfrenta a la humanidad con una letal fuerza alienígena, queda atrapado en un bucle temporal, de tal forma que cada vez que muere vuelve a despertar a la misma hora. Con ayuda de Rita Vrataski, heroica combatiente que tiene la clave de lo que le está ocurriendo, tratará de aprovechar la ventaja que le da saber lo que va a suceder para detener al enemigo. Cumple sobradamente su objetivo, con secuencias de acción llamativas, sobre todo la que se repite constantemente, que viene a ser la alternativa al desembarco en playa de Omaha en Salvar al soldado Ryan, pero con monstruos del espacio exterior y armamento sofisticado. Los efectos especiales y los diseños de criaturas y máquinas de Al filo del mañana no revolucionarán el género pero son lo suficientemente eficaces. El guión de Al filo de la mañana –más inteligente y agudo de lo habitual en este tipo de blockbusters– aparece firmado por tres profesionales, entre ellos Christopher McQuarrie, oscarizado por Sospechosos habituales, y cuyo nombre parece en los últimos tiempos ligado a Tom Cruise (Jack Reacher, Valkiria). Este equipo le saca mucho jugo al punto de partida, que como Una cuestión de tiempo bebe claramente de Atrapado en el tiempo, de Harold Ramis, esta vez en clave de ciencia ficción. También se dan aquí repeticiones temporales que dan pie a ingeniosos recursos del protagonista para avanzar en su objetivo. Se aprecia el esfuerzo de Cruise por no repetirse a sí mismo, pues en esta ocasión da vida con bastante corrección a un cobarde forzado a convertirse en héroe, distanciado de sus personajes habituales. También Emily Blunt sorprende en cierta medida con un registro de mujer guerrera a priori fría y deshumanizada. Ambos están muy bien respaldados con secundarios de la talla de Brendan Gleeson (el general al mando de la operación) y Bill Paxton (un sargento que pone en vereda al personaje de Cruise).

6/10
Vamos de polis

2014 | Let's Be Cops

  ¿Una comedieta que abusa del humor grueso, con dos tipos que se hacen pasar por polis? Se diría que los responsables de Vamos de polis han pretendido rodar un Torrente, el brazo tonto de la ley, pero multiplicado por dos, de no ser porque posiblemente desconocerán la cinta de Santiago Segura. En Vamos de polis, los fracasados Ryan y Justin acuden a una fiesta disfrazados de agentes de la ley, con uniformes que imitan al milímetro los del departamento de policía de Los Ángeles. Pero cuando descubren que imponen autoridad –los viandantes siguen al milímetro sus indicaciones–, y que hasta despiertan el interés femenino, deciden 'divertirse' patrullando ocasionalmente las calles en un coche patrulla adquirido en eBay. Acabarán enfrentados a un siniestro capo mafioso. El género policial ha sido parodiado en numerosas ocasiones, en cintas divertidas, como Agárralo como puedas, Arma fatal y Tiempo de valientes, discutibles pero con algún hallazgo hilarante, como la primera Loca academia de policía, y completamente fallidas, como Infiltrados en clase. Vamos de polis tiene un guión tan poco inspirado y facilón como esta última, pero encima ni siquiera cuenta con Jonah Hil y Channing Tatum, dos actores más o menos eficaces (al menos en otras películas) y con tirón. Aquí el tándem protagonista está formado por Jake Johnson y Damon Wayans Jr., compañeros de reparto en la discreta serie New Girl. Ambos parecen estar convencidos, por razones totalmente inexplicables, de que cuentan con más gracia natural de la que realmente poseen, mientras que el director de Estoy hecho un animal acaba de redondear el desastre con tremendos gags como el de uno de los protagonistas enfrentándose a un obeso mórbido inexplicablemente desnudo, que parece robado de Borat.  

3/10
Good Kill

2014 | Good Kill

La vida del piloto Thomas Egan es muy monótona. Vive en Las Vegas y se desplaza cada día a una base militar situada en el desierto para pilotar drones desde un barracón. Con ellos, bombardea y masacra a enemigos talibanes o simplemente a personas sospechosas en Afganistán, situada a miles de kilómetros. El mayor Egan se siente cada vez más vacío, empieza a beber en exceso y se distancia cada día más de su mujer y sus hijos. El cineasta neocelandés Andrew Niccol tiene una envidiable filmografía en su haber, donde su punto más fuerte son siempre la calidad de sus guiones. Interesado en la deshumanización a que nos arrastra el futuro y los progresos técnicos, Niccol presta especial interés a la falta de autenticidad que se adueña del ser humano en multitud de facetas de su vida social, familiar y laboral. Son temas abordados en películas como Gattaca o S1m0ne, por ejemplo, y también ofrece esa visión en Good Kill, quizá una de sus películas menos logradas, pero no por eso menos interesante desde el punto de vista ético. Comprende el espectador que el protagonista del film sienta algo así como asco de sí mismo por su posición de poder y por convertirse en una marioneta al servicio del país más fuerte. Por tercera vez el actor Ethan Hawke se pone al servicio de Niccol, quien sabe sacarle mucho realismo al aire triste y pesaroso de su personaje. También está estupenda January Jones (Mad Men), en el papel de su mujer.

5/10
Cake

2014 | Cake

Claire es una mujer de buena posición, deprimida, que acude a un grupo de terapia donde hablan de una de sus antiguas compañeras que se ha suicidado. Claramente desequiilbrada y descontenta con todo, su fiel asistenta Silvana procura ayudarla ante sus acciones intempestivas, como la de acudir a México a comprar fuertes medicinas. Daniel Barnz dirige una cinta que parece destinada a que Jennifer Aniston se reinvente. De su imagen asociada a la comeda romántica más o menos tontorrona, aquí la tenemos componiendo a una persona con su matrimonio roto, sarcástica e insoportable, y la cosa le funcionó, al menos en lo referente a obtener una nominación al Globo de Oro. Pero como película, la narración se hace larga y tediosa, también en sus escenas oníricas con sueños que quieren dar al film un aire a realismo mágico. Para la mexicana Adriana Barraza es un intento más de labrarse una carrera en Hollywood tras descollar en Babel.

4/10
Los becarios

2013 | The Internship

Billy y Nick son dos veteranos comerciales, amigos del alma ya talluditos, que a pesar de ser geniales vendiendo relojes se han convertido en dinosaurios en la era de internet. Puestos de patitas en la calle, reciclarse no parece una tarea sencilla. Hasta que Billy propone a Nick una idea que parece completamente disparatada: presentarse al programa de becarios de Google, la célebre empresa tecnológica, que les da opción de tomar el paso de los tiempos y tal vez de lograr empleo fijo. Contra pronóstico son seleccionados para este período de prácticas, aunque parecen unos "ancianos" al lado de sus compañeros becarios, auténticas criaturas en torno a los 20 años. Shawn Levy tiene en su haber simpáticas comedias familiares como Doce en casa, Acero puro o las dos entregas de Noche en el museo. Aunque también títulos tan fallidos como Recién casados. En Los becarios maneja un guión coescrito por el también coprotagonista Vince Vaughn, que no suele ser un modelo de elegancia a la hora de hacer comedia. Pero en líneas generales él y su compañero en la pantalla Owen Wilson dan a esta narración un tono amable, si se deja fuera su labor iniciática con algunos jovencitos en sus lances sexuales en un bar de barra americana. Hay que reconocer que el punto de partida de este film es original, y podía haber dado pie a situaciones muy divertidas, criticando con ingenio a una sociedad demasiado atrapada en pantallas digitales e internet y donde se fomenta una feroz competitividad y el arrinconamiento de los trabajadores de mediana edad, haciendo bromas con una jerga y unas herramientas informáticas que a las personas de ciertas generaciones le suenan un poco a chino. Además la crisis económica y los cambios en el mercado laboral, también daban pie a las bromas. Así las cosas, el resultado final de Los becarios es un poquito decepcionante, algo "light". Da la sensación de que lo que podía haber sido una disparatada comedia de enredo con gags tronchantes, queda reducido a algunas bromas simpáticas, pero siempre sin tirar piedras contra el tejado de Google, hasta el punto de que por momentos uno tiene la sensación de estar contemplando un spot promocional de la compañía, donde se alabaría el espíritu de equipo, la innovación, la atención al cliente, etc. La apuesta por no arriesgar y el ser más o menos politicamente correcto acaba dejando lo que podía ser una comedia memorable en simplemente entretenida.

4/10
Runner Runner

2013 | Runner Runner

Richie, estudiante de Princeton, pierde el dinero que necesita para continuar sus estudios en una partida de póker online. Como intuye que ha sido víctima de un timo, viaja a Costa Rica, donde está alojada la web en la que ha jugado, para enfrentarse con el responsable de la misma, Ivan Block, que acaba seduciéndole con su vida lujosa, hasta el punto de que acaba convirtiéndose en su mano derecha. Mientras el FBI intenta coaccionarle para que colabore en la captura de Block, Richie acaba sintiéndose atraído por Rebecca, una socia de éste. Architípico thriller sobre la atraccion del mundo del dinero fácil y las consecuencias de escoger el camino de la ilegalidad. La pareja de guionistas especializada en juego y casinos formada por Brian Koppelman y David Levien (Rounders, Ocean’s Thirteen) apenas tiene nada que ofrecer que le dé originalidad a Runner Runner, salvo que advierte sobre el peligro de los casinos online, en los que un jugador puede perderlo todo, sin salir de casa. Por lo demás, no incluyen nada que no se haya visto en numerosos filmes del mismo corte. Al menos, el realizador Brad Furman, que sorprendió gratamente con El inocente (The Lincoln Lawyer) rueda con corrección, le imprime el ritmo preciso y aprovecha que cuenta con un reparto de lo más adecuado, encabezado por un Justin Timberlake que vuelve a demostrar su valía, esta vez como joven atraído por el lado oscuro. A su lado, ni Ben Affleck ni Gemma Arterton decepcionan, si bien tampoco le sacan una enorme tajada a sus personajes de jefazo mafioso y su colaboradora. Además, Runner Runner dura unos agradecidos 90 minutos, lo justo para que el espectador no se dé cuenta de que le quieren vender un 'farol'.

6/10
R3sacón

2013 | The Hangover 3

Tercera entrega de la saga iniciada en 2009 con la alocada pero inspirada Resacón en Las Vegas, que continuó en 2011 con Resacón 2, ¡ahora en Tailandia!, un poco inferior. Vuelve a dirigir y coescribir el guión Todd Phillips, que ha ejercido ambas labores también en las dos anteriores. Philips acierta junto con el otro autor del libreto, Craig Mazin (que también participó en la segunda) al apartarse esta vez del ya manido esquema de las dos anteriores, en las que los protagonistas se despertaban tras una noche loca e intentaban averiguar qué ocurrió. En R3sacón no hay boda, al menos como punto de partida. Stu, Doug y Phil han sentado la cabeza y dejaron atrás las juergas. El trío trata de ayudar al único miembro de la manada que sigue en sus trece, el díscolo Alan, llevándole a una clínica psiquiátrica en la que le pueden ayudar. Pero por el camino son abordados por los sicarios de Marshall, un gángster molesto porque Chow, amigo sobre todo de Alan, le ha robado una enorme cantidad de oro. En la línea gamberra de sus predecesoras y aunque no cuenta con un guión tan inspirado como el de la primera parte, lo cierto es que R3sacón logra su objetivo de hacer reír, especialmente con su delirante inicio, y con una secuencia que aparece durante los títulos de crédito. En principio parece cerrar la saga, aunque en Hollywood todo lo que sigue dando dinero es susceptible de tener más continuaciones. R3sacón recupera a los actores principales, los eficaces Bradley Cooper, Justin Bartha, Ed Helms y Zach Galifianakis, que esta vez tiene mayor protagonismo. También reaparecen algunos ilustres secundarios, entre ellos Heather Graham o Ken Jeong. Se incorporan John Goodman (como peligroso gángster) y una Melissa McCarthy (dependienta de un comercio de compra de oro) que parece que ni pintada para la saga. Esta vez parece haber alguna pequeña reflexión en torno a la urgente necesidad de madurar de quienes pretenden prolongar la adolescencia indefinidamente, si bien el film tiene claro a dónde va y predominan los disparates.

5/10
R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal

2013 | R.I.P.D.

El actor Ryan Reynolds debería plantearse no volver a participar en adaptaciones de cómic. Tras el estrepitoso fracaso de Green Lantern (Linterna verde), tampoco ha obtenido los resultados esperados en taquilla con R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal, adaptación de la novela gráfica de Peter Lenkov publicada por Dark Horse en 1999. En R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal, Reynolds interpreta al detective Nick Walker, un policía asesinado por su compañero, Hayes, por echarse atrás en el último momento en un asunto de corrupción. A las puertas del cielo, Proctor, una curiosa funcionaria, le recomienda no enfrentarse al Juicio Final con ese asunto pendiente, pues le conviene hacer méritos para no ir a parar al Infierno, prestando servicio durante un año en el Departamento de Policía Mortal, donde perseguirá a espíritus fugitivos que tratan de evitar su condena, junto con Roy Pulsifer, un veterano miembro del cuerpo. Pesan mucho los numerosos elementos en común con Men in Black, también una mezcla de fantasía y comedia, con dos agentes de distintas edades que en secreto persiguen por la Tierra a extrañas criaturas. Además, R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal incluye 'robos' nada disimulados a Blade Runner (los protagonistas detectan a las criaturas con un absurdo test) y Ghost (tiene cierto peso la relación del protagonista con su esposa viva, a la que trata de proteger de un posible romance con el compañero que ha sido responsable de su muerte). Con este material, poco puede hacer el más que competente realizador alemán Robert Schwentke, que curiosamente consiguió darle una gran frescura a Plan de vuelo: Desaparecida, plagio evidente pero muy ameno de Alarma en el expreso, de Alfred Hitchcock. Al menos, el cineasta consigue darle el ritmo apropiado a la historia, cierta simpatía y un par de golpes de humor acertados. Aprovecha que cuenta con efectos especiales lo suficientemente sofisticados que propician cierta espectacularidad, sobre todo en el tiroteo final. R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal cuenta con dignos pero no especialmente memorables trabajos de Ryan Reynolds en el rol del héroe, Stephanie Szostak (Iron Man 3) interpretando a su esposa, Kevin Bacon como el villano y Mary-Louise Parker como la jefa del departamento. En cualquier caso, el único elemento destacable de la función es el trabajo del veterano Jeff Bridges, extraordinario como antiguo sheriff del far west reconvertido en policía de espectros, que a ratos parece una parodia de su magistral trabajo en Valor de ley (True Grit).

4/10
Esto es la guerra

2012 | This Means War

Joseph McGinty, conocido como McG, se supone que era la gran esperanza blanca de Hollywood -o una de ellas- cuando cambió los videoclips por el cine con Los ángeles de Charlie, que a pesar de su ligereza recaudó una millonada. Pero luego McG se ha ido desinflando, pues la secuela no tuvo tanto éxito, mientras que Terminator Salvation no estuvo a la altura de lo que se esperaba. Mientras produce numerosas series, ahora se ha decantado en cine por una comedia romántica de presupuesto ínfimo en comparación con su entrega de la saga de los cyborgs asesinos. En Esto es la guerra, Lauren Scott, una soltera que trabaja en una revista de defensa de los consumidores, ha triunfado como profesional, pero se siente sola. Su amiga Trish le inscribe en una web de búsqueda de parejas, gracias a cual conoce a Tuck, un joven aparentemente ideal. Poco después, en un videoclub, entabla una conversación con un hombre atractivo que se llama Franklin Delano Roosevelt, aunque todos le conocen como FDR. Lauren se siente incapaz de decidirse, aunque ignora que ambos son muy amigos y que trabajan juntos como intrépidos agentes de la CIA. No resulta fácil mezclar acción y comedia romántica en la línea de Sr. y Sra. Smith, que no acababa de funcionar en ninguno de los dos géneros. En Esto es la guerra ocurre lo mismo, además de que todo parece irreal. Además, el guión es una sucesión de lugares comunes que aporta poco. Por suerte, se apoya en el trabajo de Reese Witherspoon, Chris Pine y Tom Hardy, que aunque no se esfuercen mucho, sí que logran darle cierta simpatía a sus personajes. Además, carece de pretensiones, y algún momento tiene su gracia.

4/10
Los amos del barrio

2012 | The Watch

Los amos del barrio nos llevará a un barrio en el que se crea una patrulla de vigilancia tras aparecer asesinado uno de sus habitantes. Al final, sus integrantes terminarán descubriendo una trama alienígena para destruir el mundo.

Paperman

2012 | Paperman

Imaginativo corto de animación digital de Walt Disney, ambientado en Nueva York, en los años 40. Un hombre que espera el tren devuelve una hoja de papel a una mujer que la ha perdido por culpa del viento. Fascinado por ella, vuelve a su trabajo creyendo que no volverá a verla. Pero durante su jornada laboral, descubre que la dama está en el edificio de enfrente. Decide llamar su atención lanzando aviones de papel. Supone el debut como realizador de John Kahrs, que ha formado parte del departamento de animación en títulos como Toy Story 2. Se exhibió en cines como acompañamiento del film ¡Rompe Ralph!, también de Walt Disney.

6/10
Un desmadre de viaje (The Guilt Trip)

2012 | The Guilt Trip

Andy es un joven inventor de un ecológico producto de limpieza que no logra vender a nadie, nunca acaba de acertar en sus presentaciones. Soltero, su sobreprotectora madre viuda Joyce está encantada con que su hijo haya venido a verla, y todavía más cuando la invita a acompañarle en un viaje a través de todo el país. El teórico objetivo es presentar Sciclean a potenciales compradores, pero Andy ha añadido sin que su madre lo sepa la secreta meta de propiciar el reencuentro de ella con quien fuera su amor de juventud. En cualquier caso, el viaje servirá para estrechar lazos maternofiliales y propiciar un mejor autoconocimiento. Amable cinta que tiene el acierto de emparejar a dos actores de distintas generaciones con probadas dotes cómicas, Seth Rogen (habitualmente presente en comedias groseras, y aquí mucho más contenido) y Barbra Streisand (que aporta la chispa de las comedias clásicas, o sea, con clase). Se produce entre ellos eso que se ha dado en llamar química, lo que eleva los pasajes que podrían considerarse más convencionales. Con un guión de Dan Fogelman -bregado en la escritura de libretos para cintas animadas de Pixar y Disney como Cars y Enredados- y una directora competente, Anne Fletcher -responsable de 27 vestidos y La proposición-, la cinta da justamente lo que propone: una abundante ración de buenos sentimientos -casi tan nutrida como el filetón que se zampa Barbra en una de las escenas más divertidas de la película- y logrados momentos humorísticos, de modo especial en las presentaciones del producto de limpieza creado por Andy.

6/10
Convención en Cedar Rapids

2011 | Cedar Rapids

Tim Lippe es un buen agente de seguros, sus clientes le quieren y él lleva una vida tranquila en su pueblo de Brown Valley, Wisconsin. Pero Tim no ha madurado, es un absoluto ingenuo que vive aún en un mundo infantil tanto desde el punto de vista laboral, como personal y sentimental. Su vida va a cambiar cuando su jefe le encomiende ir a Cedar Rapids, Iowa, para acudir a una convención de Mutuas de Seguros. Allí tendrá la difícil misión de ser galardonado con el Dos de Diamantes, un premio del que depende el futuro de su empresa. Los compañeros y aventuras que encuentra allí (en una especie de fiesta continua) harán cambiar poco a poco la mentalidad de Tim. Alocada comedia protagonizada por Ed Helms en un papel tontuno, típico de su filmografía: el de buenazo que no se entera de nada y al que le suceden las cosas más variopintas, véase su personaje en Resacón en Las Vegas y Resacón 2, ¡ahora en Tailandia! Aquí repite rol con eficacia y sin grandes alardes saca a flote a su pazguato y amable personaje. Miguel Arteta, director portorriqueño especializado en comedias, rueda sin florituras, pero con ritmo, y se las apaña para no salir malparado al adaptar un guión de Phil Johnston que alardea demasiado de la grosería, en la línea del humor escatológico de la última comedia yanqui. Desde luego hay numerosas situaciones divertidas, con algunos momentos tronchantes –el rescate de la pelea, la canción de Tim, la imitación de Nicholson, etc.–, pero desgraciadamente el chiste se basa casi siempre en la guarrería zafia, y aunque sea en clave de humor, tanta procacidad sexual, con todo tipo de vocabulario subido de tono, puede agotar a parte del público. Lo mejor es probablemente el dibujo de los personajes, que contra pronóstico logran hacerse entrañables a lo largo del film, así como las interpretaciones de un reparto nutrido de actores conocidos y talentosos. Se lleva la palma el chistoso y malhablado John C. Reilly con su personaje totalmente tarambana, y está muy bien secundado por Isiah Whitlock Jr., sembrado a la hora de homenajear a la serie The Wire (Bajo escucha), en la que él mismo trabajó durante años. La parte femenina la ponen una poco aprovechada Sigourney Weaver y, sobre todo, una divertida y sorprendentemente encantadora Anne Heche.

5/10
Crazy, Stupid, Love

2011 | Crazy, Stupid, Love

Cal Weaver lleva casado muchos años, tiene hijos y un buen trabajo. Una noche recibe como un mazazo la noticia de que su mujer ha tenido una aventura y desea separarse. Cal no se lo puede creer, pero decide sobre la marcha abandonar el hogar familiar. Tras varias noches deprimido en la barra de un bar, conocerá a un joven, Jacob, experto ligón y mujeriego. Jacob le propondrá hacer de Cal un nuevo hombre, de modo que todas las mujeres caigan a sus pies. Una muestra más de ese cine de Hollywood que con un envoltorio ‘moderno’ y atrevido quiere en realidad contar lo que han hecho una y otra vez los grandes clásicos del cine: la validez del amor verdadero, del amor para toda la vida, y la idea de que nunca hay que rendirse cuando se ama de veras. A este respecto la pareja de directores formada por Glenn Ficarra y John Requa asciende un peldaño tras su debut en Phillip Morris ¡te quiero! No abandonan el tono ligero y la visión de una sociedad frivola, obsesionada con el sexo, pero visualmente la película es contenida y a la postre el guión de Dan Fogelman (guionista de Cars y Enredados) viene a afirmar con rotundidad que la sexualidad desemboca en el vacío si no va acompañada de la entrega personal y que la familia es el mejor sitio para crecer y ser felices. Hay cierto desorden a la hora de narrar e intercalar temporalmente algunas subtramas, y también sobra algún efectismo técnico innecesario. El reparto es probablemente la baza que hace funcionar el conjunto, con un protagonista, Steve Carell, que resulta cercano y convincente, y un Ryan Gosling que borda su exagerado y esquemático personaje. En el plano femenino también las cosas funcionan, con unas espléndidas Julianne Moore y Emma Stone. Y aunque se eche mano de algunos clichés hipertrillados y previsibles (el discursito final de graduación, y tal), también hay escenas muy bien resueltas, como el encuentro entre Jacob y Hannah en su piso o la catastrófica reunión en el jardín de los Weaver.

5/10
Resacón 2, ¡ahora en Tailandia!

2011 | The Hangover 2

Vísperas de boda en Tailandia, esta vez se casa allí con su novia de ese país el dentista Stu. Y sus amigos de francachelas Phil y Alan, más Doug, se disponen a acompañarle en tan memorable ocasión. Por supuesto, la idea es no meterse en líos, como les ocurrió en su despedida de solteros en Las Vegas con ocasión de la boda de Doug. Pero, como no podía ser de otra manera, tras una noche de desenfreno de la que no recuerdan nada, se despiertan resacosos en Bangkok habiendo perdido al hermano de la novia, con el dedo mutilado de alguien, un divertido mono saltarín y un asombroso tatuaje en el careto de Stu. Secuela de la exitosa comedia gamberra Resacón en Las Vegas, la idea de Todd Phillips y compañía es ofrecer sin disimulos una película cortada exactamente por el mismo patrón, incluido el álbum de fotos con que se cierra el film. De modo que la personalidad de los tres amigos sirve para elaborar los diferentes gags basados en el absurdo –el dinámico Phil, el tarado Alan, y el apocado con un lado salvaje Stu–, con frecuencia de dudoso gusto –véase el “hongo” en la alfombra del motel donde se despiertan–, aunque en algunos casos francamente desternillantes –los relativos al padre de la novia y al estrafalario carácter de Alan–. Está claro que el film es sintomático de los derroteros que toma actualmente la comedia contemporánea, que opta por pintar personajes inmaduros, sin plantearse grandes cuestiones acerca de su comportamiento más allá de una innegable camaradería. Las bromas sofisticadas se dirían cosa del pasado, ahora la zafiedad, más o menos refinada, es lo que prima.

5/10
Un golpe de altura

2011 | Tower Heist

Josh Kovaks lleva años siendo la mano derecha de un alto magnate de Wall Street llamado Arthur Shaw, propietario del edificio de apartamentos más lujoso de Nueva York. Allí trabaja Kovaks, quien con una impresionante competencia controla a todos los empleados, les trata bien y con justicia, es querido y conoce sus problemáticas, de modo que ejerce su trabajo con interés y dedicación. Pero todo se va a ir al traste cuando el FBI detiene a Shaw por delitos económicos. El gran hombre resulta ser un ladrón de millones de dólares. Lo terrible es que Kovaks y sus colegas pusieron sus ahorros en manos de Shaw para que invirtiera con ellos... Los empleados, con Kovaks a la cabeza, harán lo que sea para recuperar su dinero, aunque sea asaltar el edificio. Es muy probable que el equipo de guionistas se haya inspirado en filmes como Ocean's Eleven, pues la premisa responde bien al mismo planteamiento: un robo en un lugar en principio inaccesible –esta vez uno de los edificios más sofisticados de Nueva York–, llevado por una banda heterogénea de ladrones, con el objetivo de dar una lección (y vengarse) de un alto picatoste, clasista y sin escrúpulos. También el guión está configurado para intrigar al espectador, de modo que éste ignora cuáles son los pasos a seguir por el equipo. Dirige con un brío muy eficaz Brett Ratner, quien ya ha dado muestras de saber qué hacer con películas de acción y humor, tales como la trilogía iniciada con Hora punta. Aquí despliega ambos recursos, especialmente en la larguísima secuencia del robo del coche, cuyos efectos especiales son meritorios. El film tiene momentos para la risa e incluso la carcajada, y en general entretiene (la verdad es que hay que hacerlo muy mal para que un film de robos y tal y tal no lo haga). Aunque hay algunas serias carencias, como el soso y repentino desenlace, que olvida a personajes como el de la agente del FBI interpretado por Téa Leoni. Hay, sí, una cuestión importante que funciona: la definición de personajes. Los caracteres están trabajados, sin clichés ni lugares comunes, y todos tienen su aportación al conjunto (aunque seguramente Eddie Murphy podría haber dado para más). Esto es posible gracias al magnífico elenco de actores, con el comediante Ben Stiller a la cabeza y el cinismo del sarcástico Alan Alda como contrapunto.

5/10
Jacuzzi al pasado

2010 | Hot Tub Time Machine

Adam, Nick y Lou fueron tres amigos del alma, que se corrieron buenas juergas en la década de los 80. Insatisfechos en la actualidad con sus vidas, Lou ha llegado al extremo de intentar suicidarse. Para elevarle el ánimo, Adam y Nick deciden llevarle al refugio de montaña donde recuerdan haberlo pasado genial tiempo atrás, cuando se celebró un festival de rock: allí hubo drogas, sexo, música, además de las increíbles sesiones en el jacuzzi. Les acompaña Jacob, sobrino de Adam y que no despega los ojos de pantallas de ordenador, móviles y demás parentela tecnológica. El lugar no es exactamente como recuerdan, ha caído en la más absoluta y apolillada decadencia; pero cuando se meten en el jacuzzi experimentan un inesperado viaje al pasado, a los años 80. Comedia gamberra en la línea de Resacón en Las Vegas, o sea, destinada a un público masculino con ganas de echar unas risas. La fórmula combina las bromas zafias con las nostalgia por esos horteras años 80, con homenaje nada disimulado a Regreso al futuro, incluida la presencia en el reparto de Crispin Glover. Por supuesto que la presencia de ese actor habitualmente insoportable llamado Chevy Chase, aquí bastante irreconocible, apuntala la idea de mirar al pasado reciente. Y actores como John Cusack encajan en el perfil de nostálgicos de los 80. Hay que reconocer cierto ingenio al guión de Josh Heald, Sean Anders y John Morris, hay guiños y gags ingeniosos, francamente divertidos. Una mayor contención, visual y verbal, se habría agradecido, pero está claro que los hermanos Bobby y Peter Farrelly, y Judd Apatow, han hecho escuela, parece estar en marcha una especie de competición de 'a ver a quien se le ocurre la gracia más asquerosa'. La idea es reírse con el desmadre, para luego, asombroso malabarismo, hacer un canto a la camaradería masculina y hasta a la familia. O sea, caer en la paradoja de justificar la idea de 'echar una cana al aire', para luego decir 'lo importante es esto otro'. El desconocido Steve Pink imprime al principio un buen ritmo a la cinta, aunque luego hay momentos en que se estanca.

6/10
Salidos de cuentas

2010 | Due Date

Tras el bombazo de Resacón en Las Vegas, convertida en 'blockbuster' en todo el mundo, y a la espera de la ansiada segunda parte, el mismo equipo de producción vuelve a colaborar con otra comedia disparatada con la idea de volver a 'emborracharse' de éxito. La idea tiene su gancho y para apuntalar las expectativas el nuevo film repite con el mismo director, Todd Phillips, y con la presencia de uno de los actores que más ayudaron al éxito de la gran melopea de la ciudad de los casinos. Se trata del cómico Zach Galifianakis, el marciano tipejo de la barba. Peter es un arquitecto que ha de viajar con urgencia desde Atlanta hasta Los Ángeles. El motivo es que su mujer se encuentra allí y la llegada de su primer hijo es inminente. Pero la mala fortuna va a acompañar a Peter desde el mismo momento en que se cruza en el aeropuerto con un tipo estrafalario, con una gran barba y pinta de haragán, y que viaja con un asqueroso perrito. Por una serie de vicisitudes provocadas por ese extraño viajero, el pobre de Peter será arrestado y se le negará el permiso para volar en avión. En tierra, sin alternativas posibles y con la necesidad de viajar cuanto antes, terminará por aceptar acompañar en su coche al disparatado barbudo, Ethan Trembley, que también se dirige a Los Ángeles porque quiere triunfar como actor. La película está concebida como una esperpéntica "road movie" en la que dos personajes totalmente opuestos tendrán que pasar mil y una aventuras y situaciones surrealistas. En general, funciona la idea del ejecutivo que ha de viajar con un estrambótico compañero, pesado, soez y totalmente pazguato, al que no aguanta. Pero tras el prometedor comienzo, lo cierto es que las secuencias cómicas son un poquito rebuscadas y en ocasiones escasamente imaginativas, véase el accidente de tráfico, el disparo o la pelea en la oficina postal. Otros momentos pasan mejor el corte, como la actuación de Galifianakis emulando a Corleone en El Padrino, el rescate en la frontera y alguna que otra escena más. Sin embargo, en conjunto las risas se antojan escasas para una película que no aspiraba a otra cosa. Lo mejor –es inevitable– es la presencia de Galifianakis, con un personaje que es un auténtico memo de buen corazón, que estropea todo lo que toca. Se ve que el actor está en su salsa. Sin embargo a Robert Downey Jr. se le da mucho mejor el rol de travieso al estilo de Iron Man que el de tipo serio que adopta en esta película. El resultado es que por momentos la situación se estanca, pierde toque, gracia, como si la química entre los actores fuera tan parca como la de los personajes que interpretan. También se echan en falta más minutos para la actriz Michelle Monaghan (La conspiración del pánico), que parece desaprovechada con su papel de esposa.

4/10
Un funeral de muerte

2010 | Death at a funeral

El veterano director Frank Oz regresó en 2007 a su Gran Bretaña natal, tras años trabajando en Estados Unidos, para dirigir Un funeral de muerte, una comedia muy negra, pero divertida. Tres años después, el cómico Chris Rock ha producido un remake con un reparto mayoritariamente afroamericano, pensado para el público de Estados Unidos. Allí se estrenó la versión anterior, que desató excelentes críticas, pero apenas llamó la atención del público. Rock contrató al mismo guionista, Dean Craig, que ha mantenido básicamente la mismas secuencias, con algunos cambios menores. Su principal labor ha consistido en reelaborar los diálogos –pensados para personajes muy británicos– para que suenen naturales en estadounidenses. El propio Rock interpreta a Aaron, que tras la muerte de su padre se ha encargado de organizar el funeral, y tiene que leer el panegírico, a pesar de que todo el mundo espera que lo haga su hermano Ryan (Martin Lawrence), novelista de éxito. Pero se acumulan los despropósitos, porque los empleados de la funeraria llevan un cadáver equivocado, mientras que Elaine le ha dado a su novio Oscar lo que ella cree que es un valium, pero que resulta ser una potente droga alucinógena. Además, aparece en el lugar un enano misterioso que guarda un secreto del fallecido. Resulta curioso que Neil Labute (En compañía de hombres), guionista, dramaturgo y cineasta que estaba considerado a finales de los 90 adalid del cine independiente, haya acabado dirigiendo remakes con Chris Rock y Martin Lawrence. El director parece haber perdido su talento, y es incapaz de manejar los resortes cómicos que en manos de Frank Oz funcionaban como piezas de relojería. Además se recrea en detalles escabrosos, ya presentes en el film original, pero que aquí resultan agotadores. Por último, el reparto no es el más adecuado. Algunos actores, como Rock, Lawrence y especialmente Tracy Morgan (Rockefeller Plaza) se exceden en paroxismo, mientras que otros, como Danny Glover –el tío anciano y paralítico–, simplemente están mal elegidos. Se salva, eso sí, Peter Dinklage, el enano del film original que repite con el mismo personaje.

4/10
Esperando a Superman

2010 | Waiting for Superman

Inspirador documental del director de la oscarizada Una verdad incómoda, lanza una penetrante mirada al problema de la educación en Estados Unidos, singularmente a todo lo referente a la escuela pública. Jugando con la metáfora de que no se puede estar a la espera de un utópico superhéroe que venga a resolver las dificultades, Davis Guggenheim admite que todos los presidentes han intentando en sus diferentes administraciones acometer de frente la cuestión, por ejemplo con el acuerdo entre republicanos y demócratas en los años de George W. Bush, con el programa “Que ningún niño se quede rezagado”. Pero una cosa son las intenciones, y otra vencer a una burocracia gigantesca, unos sindicatos y profesores que acumulan privilegios, etc. El film comienza con una sincera pero triste confesión del director del film: él quiere lo mejor para sus hijos, y por eso los lleva a una escuela privada, donde hoy por hoy es el único lugar donde pueden recibir la educación que desea para ellos. De ahí pasa a seguir la historia de cinco chicos que se esfuerzan y podrían ir a la universidad, pero que por los escasos recursos de sus padres su única oportunidad es ingresar en las escuelas públicas experimentales donde se están obteniendo buenos resultados académicos, pero donde el ingreso al final lo decide un sorteo. Guggenheim sabe conjugar rigor expositivo con drama humano, y sabe aportar datos y hacer amena la narración con sentido del humor, emoción y originales animaciones.

7/10
Percy Jackson y el ladrón del rayo

2010 | Percy Jackson & the Olympians: The Lightning Thief

Con este film da comienzo lo que puede llegar a ser una saga de gran envergadura, al estilo de las comenzadas por Harry Potter y la piedra filosofal, Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario o Crepúsculo. Tienen en común todas ellas que provienen de novelas de éxito, que están protagonizadas por jóvenes adolescentes y audaces y que basan el atractivo de sus historias en la aventura, la acción y los mundos que van más allá de lo que ven nuestros ojos. En concreto la historia de Percy Jackson y el ladrón del rayo está concebida por Rick Riordan, un texano de 45 años que trabajó durante años de profesor de mitología. De hecho, esas experiencias fueron el inicio de las aventuras del joven Percy, protagonista hasta el momento de una serie de seis libros. Percy Jackson vive en Nueva York, junto a su madre y su padrastro, un tipo deleznable al que no puede ni ver. Es un chaval despierto, al que le encanta pasar tiempo bajo el agua y que tiene un fiel amigo llamado Grover, que necesita muletas para caminar. Pero Percy no acaba de encajar en la escuela por culpa de una especie de dislexia... Un día, durante la visita a un museo, sufre el ataque de su profesora transformada en una horrible criatura. Percy se libra gracias a la aparición del Sr. Brunner, quien le explica que le buscan porque Percy es un semidiós, hijo de Poseidón y de una humana, y todos los dioses del Olimpo creen que él ha robado el rayo de Zeus. Si no quiere que se desate una terrible guerra entre los dioses, que acabaría con el mundo, Percy tendrá que recuperarlo antes de diez días. Contará con la ayuda de Grover, que en realidad es un sátiro, y de la bella Annabeth, hija de la diosa Atenea. La historia –dirigida sobre todo al público juvenil– es enormemente entretenida, y hay que reconocer en Riordan una grandísima capacidad inventiva y un loable esfuerzo por hacer llegar a los jóvenes los clásicos de la mitología griega. Detrás de la cámara se sitúa Chris Columbus, un experto director que ya sabe lo que es dar el campanazo en esto de las sagas, pues él dirigió las dos primeras entregas de Harry Potter. Aquí cuenta, es cierto, con un material de partida excelente, pero en todo momento sabe cómo manejarlo sin perder el norte, dosificarlo y entregarlo con inusitado atractivo, lleno de ritmo, aportando la justa dosis de comedia, acción y relación entre los innumerables personajes. Lógicamente, el tono es juvenil y poco dado a la profundización y algunos personajes están más conseguidos que otros, pero en general todo el conjunto está hábilmente construido –también los apabullantes efectos especiales, obra de Industrial Light & Magic– y completa una imaginería mitológica que abre un mundo de posibilidades para el futuro. Gran parte seguramente del buen resultado de esta historia de aventuras para todos los públicos es el reparto con el que ha contado Columbus, un numeroso grupo de actores y actrices de renombre que miman sus pequeños papeles. Destacan entre ellos Pierce Brosnan como el centauro Quirón y una fascinante Uma Thurman como la malvada Medusa. El trío protagonista es menos llamativo, aunque Logan Lerman (El tren de las 3:10) logra mantener el tipo, que no es poco.

6/10
Noche loca

2010 | Date Night

El director Shawn Levy continúa haciéndose un sitio entre los directores actuales de comedia más populares de la industria. Sus película Noche en el museo y su secuela figuran sin duda entre las más apañadas de su filmografía, una mezcla perfecta entre comedia loca, originalidad, efectos especiales y buenos sentimientos de toda la vida. Ahora sin embargo, da un giro demasiado marcado hacia otro tipo de comedia más gamberra (algunos dirán 'moderna'), basada demasiado a menudo en la picardía soez y los aspavientos tontunos, en este caso de la pareja formada por Steve Carell (Como la vida misma) y Tina Fey (Rockefeller Plaza), dos comediantes en alza. La historia presenta la vida ordenada y tópica de los Foster, un matrimonio acomodado que vive a las afueras de Nueva York. Phil y Claire tienen dos hijos y dos trabajos que les ocupan la mayor parte del tiempo. Salvo algunas cenas programadas para los viernes, sus vidas son de lo más aburrido y rutinario. Pero, tras la noticia de que un matrimonio amigo ha decidido divorciarse porque los cónyuges se llevaban tan bien como dos compañeros de piso, una noche que deciden hacer algo distinto: cenar en un restaurante chick de Manhattan. Y ante la perspectiva de tener que comer en la barra, ambos se hacen pasar por los Tripplehorn, otra pareja que había reservado mesa y que no han hecho acto de presencia. Lo malo es que a mitad de la cena unos desconocidos les abordarán y amenazarán con matarlos si no les dan cierto pendrive con información confidencial. Y ni que decir tiene que los Foster no tienen ni remota idea de a qué se refieren. Hay un fallo en el planteamiento del film, y es dejarlo todo al lucimiento de los actores, confiando que estén inspirados. Por momentos lo están, por supuesto -el graciosísimo jueguecito preferido de los Foster cuando salen a cenar, inventando las vidas de las personas; esa tronchante escena del regreso al restaurante, imitando a gente super “cool” o “in” o como se diga; los gags en torno al atractivo de Mark Wahlberg, etc.–, pero en general el guión de Josh Klausner es poco inspirado y demasiado tontorrón, con personajes de cuchufleta. Y aunque sin perder el tono de comedia intrascendente, cansa demasiado la insistencia en la grosería procaz y la guarrería, como en la interminable y aburrida escena del puticlub. Error más craso si cabe en una película presumiblemente amable y previsible y que se supone busca redescubrir el romanticismo de sus protagonistas.

4/10
Loca obsesión

2009 | All About Steve

Mary no tiene mucho éxito en el amor. Por eso cuando conoce a Steve se siente la mujer más feliz del mundo porque está convencida de que ha surgido algo entre ellos. Decidida a no perder al que según ella es el amor de su vida, comienza a perseguirlo por todo Estados Unidos. Él es cámara de televisión y tiene que estar allí donde la noticia acontezca, algo que no supone un problema para Mary. La cuestión es que mientras ella tiene claro que lo que ha surgido entre ambos es amor puro y duro, él piensa que su enamorada está como una “cafetera”. Sandra Bullock interpreta a la alocada Mary, que resulta bastante “freak” aunque entrañable. En esta cinta la actriz da rienda suelta a su vis más cómica para ofrecer un personaje algo histriónico, al que no le importa en absoluto el qué dirán. A pesar de la simpatía de Bullock ha sido nominada al Razzie. Curiosamente, esta nominación ha llegado el mismo año en que también ha sido propuesta para el Oscar por su trabajo en The Blind Side. La estupenda Sandra ha dicho que ambas nominaciones tienen que ser tomadas con cierto humor ya que son las dos caras del negocio del espectáculo.

4/10
El mejor (The Greatest)

2009 | The Greatest

Emotivo film que supone el debut en la dirección de Shana Feste (1976), que también ha escrito el guión, y que obtuvo buenas críticas en el Festival de Sundance. Para darse a conocer, la directora de Los Ángeles ha perfilado una historia que camina por lugares transitados e incluso convencionales, pero que resulta interesante y se ve con agrado, dentro de lo trágico de los hechos que se narran. Tras pasar la primera noche juntos, inmediatamente después de conocerse, los jóvenes Bennett y Rose sufren un aparatoso accidente, a consecuencia del cual Bennett muere. Los padres de Bennett –el hijo perfecto, bueno y simpático– y su hermano pequeño Ryan acogen la noticia con intenso dolor, pero cada cual vive la desgracia a su manera. La dificil aceptación de la ausencia y el sufrimiento que conlleva, así como la tirantez de la convivencia en la familia, se acentúan cuando Rose se presenta un día en casa de los Bennett y dice que está embarazada. Rodada con clasicismo, ritmo correcto y un tono general de buenos sentimientos (lo cual no tiene por qué ser malo), hay en la película un acertado modo de mostrar las diferentes reacciones ante la pérdida inesperada. Y aunque esos sentimientos sean quizá demasiado arquetípicos sin duda son de gran ayuda para conocer a los personajes e interesarse por la evolución de su estado. Para hacer posible la interacción con el espectador Shane Feste ha tenido la suerte de contar con tan buenos intérpretes como Susan Sarandon o Pierce Brosnan (aunque la escena del llanto no convence), pero la película hubiera perdido muchos enteros sin la presencia de la expresiva dulzura de la actriz Carey Mulligan (Una educación), que está espléndida en su papel de Rose.

5/10
La noche de su vida

2009 | I Love You, Beth Cooper

Hayden Panettiere, famosa por la serie Héroes, donde interpreta a una animadora, repite el papel. En esta ocasión es Beth Cooper, la guapa animadora de la que está enamorado Denis Coverman, estudiante modelo que se encarga de pronunciar el discurso de final de curso en el instituto. Éste decide aprovechar la ocasión para confesarle su amor, frente a todo el profesorado y los alumnos. Como consecuencia, el novio militar de Beth quiere matarle. Por su parte, Beth se siente humillada, pero pasará con sus amigas un rato por la casa de Denis, con la intención de reírse de él, lo que será el comienzo de una larga noche en la que el chico tendrá que hacer frente a una serie de problemas inesperados. Chris Columbus fracasa estrepitosamente con esta comedia de instituto. En principio, Columbus pretende recuperar el espíritu de las viejas películas para adolescentes de John Hughes, guionista de su conocidísima cinta Solo en casa, que antes fue el responsable de películas de gran éxito entre los jóvenes como Dieciséis velas y El club de los cinco. Siguiendo este modelo, Columbus pretende transmitir al público joven un mensaje positivo sobre la falsedad de los estereotipos, y los juicios previos, pues cuando el protagonista conoce en profundidad a la chica de sus sueños, se da cuenta de que no es ni mucho menos como imaginaba, sino una persona más compleja e interesante. Columbus es un buen director que logra mucho dinamismo, y se luce en un par de momentos que tienen cierta gracia. Pero no llega ni de lejos a la altura de Hughes. En primer lugar, la trama abusa de los tópicos del subgénero, empezando con unos personajes que suenan a mil veces vistos: el ‘empollón’ con problemas sociales, la jefa de animadoras que sale con el chico guapo pero idiota, etc. Además, acaba siendo bastante frívola, y está plagada de elementos muy zafios y de chistes facilones con poca gracia.

3/10
Recién graduada

2009 | Post Grad

Ryden es una joven que acaba de terminar la carrera. Trabajadora y responsable, tiene clarísimo cuál será su camino cuando acabe los estudios. Está dispuesta a triunfar en el mundo literario, pero para su desgracia la realidad le depara una sorpresa diferente. El competitivo mundo laboral dificulta hasta lo imposible su carrera y para colmo tendrá que lidiar con su entrañable pero también alocadísima familia. Crítica a la vida después de la universidad. Según el Wall Street Journal, los graduados entran al mercado laboral más duro que ha habido en más de 30 años. Por lo demás se trata de la típica comedia romántica donde destaca la presencia de Michael Keaton haciendo de padre y al que siempre es un placer ver en su faceta cómica.

4/10
Directo a la fama

2009 | The Marc Pease Experience

Ocho años atrás Marc Pease formó parte del equipo de actores del instituto. Él era uno de los que destacaba, en opinión del profesor Jon Gribble. Sin embargo, Pease sigue anclado en esa época y, obsesionado con el éxito, quiere triunfar con un patético grupo de canto "a capella", formado por antiguos compañeros. Para grabar una maqueta del grupo necesita la ayuda de su antiguo profesor, pero éste va eludiendo como puede a su antiguo alumno. Y mientras tanto, en el instituto están montando una adaptación musical de "El mago de Oz", en la que participa la novia adolescente de Marc. El joven director Todd Louiso (Con amor, Liza) fracasa estrepitosamente con este producto increíblemente malo, donde ni siquiera hay algo –música, gags, interpretaciones– que valga la pena. Es prácticamente imposible hacer una comedia con menos gracia. La historia es una bobada y se supone que las caras de 'empanao' de Jason Schwartzman son el no va más del humor, ¡madre mía!... Sorprende que este actor siga en la brecha, y más aún haciendo comedias, pues además de repetirse continuamente –Extrañas coincidencias, Viaje a Darjeeling– resulta que es asombrosamente mediocre. Además, Directo a la fama es la peor película de Ben Stiller (que también las tiene verdaderamente malas). Y la pena es que una joven actriz con gran potencial, como Anna Kendrick (Up in the Air), se haya dejado engañar para participar en esto.

2/10
La Pantera Rosa 2

2009 | The Pink Panther 2

El temible ladrón El Tornado ha vuelto a hacer de las suyas. Esta vez no se ha contentado con robar una sola obra de arte, sino que en pocos días se hace con algunos de los tesoros más valiosos de la humanidad, como la Sábana Santa. Como no puede ser de otra manera, El Tornado también roba la Pantera Rosa, la genial joya que trajo de cabeza al inspector Clouseau en la primera entrega de la saga. La indignación por los robos se extiende a nivel mundial, por lo que se forma un “dream team” de investigadores internacionales para detener a El Tornado. Dada la fama adquirida por Clouseau en el anterior capítulo, todos están de acuerdo en que él es el hombre indicado para comandar a lo mejor de lo mejor del mundo de la investigación. Secuela de La Pantera Rosa (2006), donde el inspector Clouseau vuelve a ser ese hombre torpe y ajeno a la realidad, que, sorprendentemente, tiene la virtud de dar siempre con la clave del caso. Esta película sigue la línea de la anterior en cuanto al tipo de humor, algo más picantón e irreverente que el de las cintas que en su día protagonizara Peter Sellers. Steve Martin repite como Clouseau, al igual que sus colegas de la jefatura de policía Jean Reno y Emily Mortimer. Reno vuelve a estar magistral como el buenazo de Ponton. Entre las caras nuevas cabe destacar a John Cleese, que toma el relevo de Kevin Kline como el sufrido inspector jefe Dreyfus. A pesar de su carácter secundario, Cleese consigue ser uno de los personajes más divertidos de la película. Con algo más de presencia nos encontramos a Andy García y Alfred Molina. Están fantásticos como dos de los miembros del “dream team”. Pero la creación de este equipo está relacionado con uno de los aspectos más pesados de la cinta. Si ya es cansino soportar a Clouseau con su peculiar acento francés, Andy García se pasa toda la película hablando con acento italiano. En ocasiones este tema verbal es divertido, pero en la mayoría de los casos resulta extraordinariamente cansino. Quienes disfrutaran con la primera película harán lo propio con ésta. No es para empezar a reír y no parar, pero hay que reconocer que sí que hay varios momentos en los que el espectador soltará una carcajada, como durante el interrogatorio del “dream team” al personaje de Jeremy Irons o en las sesiones de Clouseau con la señora Berenger.

4/10
Resacón en Las Vegas

2009 | The Hangover

Phil, Stu y Alan se disponen a acompañar a Doug en su despedida de soltero en Las Vegas. El primero es un guaperas, profesor en un colegio, felizmente casado; el segundo es dentista, y debe ocultar a su estricta novia la meta de su viaje, asegurando que marchan de cata de vinos a Napa Valley; y el tercero, hermano de la novia, es el más pringado de todos, entre pervertido, débil mental y adicto a las drogas. Pasarán una noche loca, y al día siguiente despiertan con su suite patas arriba, un tigre pululando por ahí y un bebé lloriqueando. Lo peor de todo es que Doug ha desaparecido, no se acuerdan de nada, y la boda es al día siguiente en Los Ángeles. Una película al estilo de la hispana Fuga de cerebros, pero con un poco más de seso y clase. Comparable a los títulos más inspirados de los hermanos Farrelly o Judd Apatow, o sea, a Algo pasa con Mary y Lío embarazoso. El bien estructurado guión lo firman Jon Lucas y Scott Moore, que antes hicieron Como en casa en ningún sitio, y dirige un Todd Philipps que empezó con comedias al estilo Porky's (Viaje de pirados, Aquellas juergas universitarias), para pasarse a algo más convencional (Starsky & Hutch (2004)), y madurar en la ruta de la comedia disparatada con Escuela de pringaos. Aquí sigue la vena de explotar situaciones completamente absurdas, que se dirían imposibles en el mundo real, ilógicas, pero que funcionan en el mecanismo de la trama de juerga increíble. Phillips sabe imprimir ritmo a la historia, y aprovecha bien una serie de gags desternillantes, muy ocurrentes, con frases brillantes: la pregunta sobre el antiguo ocupante del hotel Caesar's Palace es un ejemplo entre mil de lo que resulta ser una auténtica antología del disparate. Pero... Pero, como suele ocurrir en este tipo de filmes, se sigue con demasiada frecuencia el camino de la zafiedad, incluso con imágenes desagradables -esa galería de fotos al final, que resume la noche olvidada–, que verdaderamente no hacían ninguna falta. Podría uno decir que la película es un canto a la amistad o así -la película, tras el planteamiento esbozado antes, no consiste en otra cosa que en dar con el paradero del novio-, o que da por bueno que todo vale en una despedida de solteros, no hay cortapisas morales, pero seguramente es decir demasiado, estamos ante un puro divertimento, típico de la sociedad inmadura en la que estamos inmersos.

6/10
Algo pasa en Las Vegas

2008 | What Happens in Vegas...

Joy y Jack no pueden ser más diferentes. La primera es "broker" en una empresa, ordenada y eficiente, siempre planificándolo todo... Lo que conduce a que su novio le dé calabazas. Por contra Jack es un joven caótico, que ignora el significado de la palabra compromiso en el amor, y que en la empresa de carpintería de su padre no es capaz de hacer un mueble en condiciones; hasta el punto de que su progenitor le pone de patitas en la calle. Ambos viven en Nueva York, y no se conocen de nada... Pero tras confiar sus cuitas a su mejor amiga y a su mejor amigo respectivamente, se marchan a Las Vegas de juerga, una forma como otra cualquiera de olvidar las penas. Allí se conocen, mucha risa, jijijí, jajajá, alcohol y... se casan. Sí, se casan. A la mañana siguiente, casi ni se acuerdan de las circunstancias: los dos piensan que el enlace ha sido un disparate y piensan en divorciarse. Pero el juez que les toca considera que el matrimonio es algo muy serio, y les pone un período de seis meses para ver si pueden superar sus diferencias. Además, hay otro detallito... la "feliz" pareja ganó 3 millones de dólares en el juego, un botín de reparto no claro si se separan. Comedia romántica que sigue los cánones del género sin despeinarse, o sea, sin riesgo alguno. Las bromas se basan en la diferencia de caracteres de los dos protagonistas, los bien escogidos Cameron Díaz y Ashton Kutcher. Así tenemos abundante guerra de sexos, planes para hacer la vida imposible al otro, los consejos de los amigos, la entrada en escena de los padres de él, alguna que otra broma zafieta... La cosa podía ser más o menos resultona, pero el desconocido Tom Vaughan ofrece una realización bastante plana y de ritmo absolutamente caótico (tan pronto se pone frenético en la noche de Las Vegas, como se ralentiza y acumula gags que pueden funcionar en solitario –y no todos–, pero que en conjunto agotan), lo que perjudica el resultado final. Falta unidad a los distintos tramos, poco parecen tener que ver las sesiones de la terapeuta con la competencia en el trabajo de Joy, por señalar dos escenarios muy distintos, de escenas que bien podían pertenecer a películas diferentes. Añoramos los clásicos. Y por si no ha quedado claro, lo diremos otra vez: añoramos los clásicos.

4/10
No tan duro de pelar

2008 | Drillbit Taylor

Tres estudiantes de instituto -el regordete Ryan, el delgadísimo Wade y el diminuto Emmit- sufren el acoso continuo del gamberro Filkins. Hartos de pasarse el día corriendo o encajando golpes, deciden poner un anuncio en internet, en el que solicitan los servicios de un guardaespaldas. Entre los que contestan se decantan por Drillbit, el más barato de todos, y que según él es un especialista en operaciones especiales. Drillbit -que oculta que en realidad es un desertor y vive como un vagabundo- se infiltra en el instituto, se hace pasar por un profesor, y así está siempre cerca de sus protegidos, para evitar que sufren daños. Steven Brill tiene en su haber tres de las peores comedias de la década: Little Nicky, Mr. Deeds y De perdidos al río. Con semejante carta de presentación, no cabía esperar mucho de su nuevo trabajo. Pues bien, Brill confirma que no es un gran director, con una comedia absolutamente fallida, a pesar de que está producida por Judd Apatow, director de Virgen a los 40 y Lío embarazoso, que rompe las taquillas con cada proyecto en que se involucra. Los filmes donde está Apatow se distinguen porque son completamente disparatados y contienen dosis de sal gruesa, pero también existe cierto esfuerzo por incluir algo de fondo, como en esta cinta sobre la mentira y la violencia. Pero los guionistas (Seth Rogen y Kristofor Brown, colaboradores habituales de Apatow), no se han esforzado nada por hacer que funcione su alocada premisa inicial. Desde el momento en el que Drillbit asegura que es profesor y le ponen a dar clases, no se sabe por qué, el espectador sabe que no puede esperar ningún tipo de coherencia interna en el relato. Para colmo, las interpretaciones son histriónicas y exageradas.

1/10
Hasta que el cura nos separe

2007 | License to Wed

Ben Murphy está a punto de casarse con Sadie, su queridísima novia. Como es habitual, antes deben acudir al típico curso de preparación al matrimonio de la parroquia. El problema es que caen en manos del reverendo Frank, que por exceso de celo somete a los novios a duras pruebas, para comprobar si se aman realmente y son capaces de seguir unidos frente a la adversidad. El director Ken Kwapis, forjado en series televisivas como la versión estadounidense de The Office, parte de una idea que podría haber dado lugar a una pequeña crítica a la sociedad actual, en la que aumenta de forma alarmante el índice de divorcios, por culpa de matrimonios precipitados, cuyos cónyuges no se han planteado seriamente la relación. En este sentido, la figura del sacerdote preocupado porque sus novios estén preparados, podría haber resultado exagerada, pero simpática. Sin embargo, Kwapis se decanta por un tono de comedia alocada y ligera, especialmente concebida para ser estrenada en verano y deja vía libre al cómico Robin Williams, en su faceta más histriónica. Cosechó unas críticas terribles en su estreno estadounidense y pasó desapercibida por las taquillas.

3/10
Los seis signos de la luz

2007 | The Seeker: The Dark Is Rising

La productora Walden Media sigue empeñada en entregar cine familiar de calidad, después de títulos de la talla de Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario, Un puente hacia Terabithia o La telaraña de Carlota. Ahora su punto de partida son las novelas juveniles de Susan Cooper. El film sigue los pasos de la familia Stanton, un matrimonio con seis hijos, y mayormente del hijo pequeño Will, un adolescente que está empezando a descubrir que le gustan las chicas, y que sufre las burlas y bromas de sus dos hermanos mayores gemelos. Un día se presentan ante él los Ancestrales, unos personajes que le explican que, por ser "el séptimo hijo de un séptimo hijo" tiene un don especial que le convierte en Buscador, capaz de reconocer los seis signos que salvarán al mundo de una terrible e inminente amenaza. El chico considera que su valía es escasa, pero pondrá todo de su parte para descubrir dichos signos, lo que le obliga a viajar en el tiempo y enfrentarse a increíbles peligros. Estamos ante una película entretenida, e impregnada de buenos valores educativos: desde la unidad familiar y la necesaria confianza entre padres, hijos y hermanos, a la necesidad de enfrentarse a los problemas sin complejos, aunque de entrada asusten. Pero le pesa un tanto el ensamblaje del mundo fantástico con el mundo real de la familia y la escuela (el equivalente a "muggles" y magia de la saga "Harry Potter"), algo torpe, y un manierismo excesivo en la acumulación de efectos visuales y de una cámara que busca, con ocasión o sin ella, planos cenitales, ángulos extraños y mareantes movimientos en espiral.

5/10
Fred Claus. El hermano gamberro de Santa Claus

2007 | Fred Claus

Simpática comedia navideña, apta para toda la familia, cuya mayor originalidad es haber inventado un supuesto hermano mayor de Santa Claus, el malhumorado Frederick, que vive en plena ciudad de Nueva York y no quiere ni oír hablar de su familia. La causa de esa separación es una mezcla de recuerdos infantiles aciagos –Nick (luego Santa Claus) era idolatrado por su madre y Fred cada vez más olvidado; uno lo hacía todo bien para sus padres y el otro era invitado perpetuamente a imitarle; alguna torpeza de Nick que Fred no ha podido olvidar, etc.– junto con un poco de desfachatez y pereza por perdonar y superar las pataletas de la infancia. De todas maneras, Fred cae bien al espectador, porque seguro que cualquiera hubiera sentido lo mismo en su situación. Ahora en plena vida urbana, sigue siendo un vividorcillo de tres al cuarto, aunque de buen corazón, que da largas a su novia y no se compromete por falta de madurez. Sin embargo, ante la necesidad de conseguir 50.000 dólares para montar un negocio lucrativo, decide humillarse y llamar a su hermano Santa Claus al Polo Norte. El bonachón de Santa le promete el dinero a condición de que vaya a visitarle y trabaje con él unos días, hasta la fecha límite para cerrar el negocio. El filme de David Dobkin (De boda en boda) sigue en todo momento las pautas del subgénero navideño, con risas y momentos emotivos, entregados con los ingredientes típicos de la comedia familiar: los hermanos desunidos, las dificultades entre enamorados, el malo que intenta acabar con Santa Claus, el amor por todos los niños del mundo, etc. Al final triunfará el amor y cada uno se volverá mejor persona. Todo muy clásico y navideño, si no fuera por el extraño empeño que parecen tener los guionistas (al menos en la versión española) de eliminar cualquier mención a Dios por pequeña que sea, pues incluso dejan a medias un refrán popular para no citarlo: “A quien madruga…”, y ahí se quedan. Pero, en fin, es sólo una apreciación singular y anecdótica sobre una película amable y plagada de buenos sentimientos. Y entre medias hay tiempo para algunas divertidas escenas, como la de la macrodiscoteca que monta Fred en la fábrica de juguetes, o, sobre todo, la de la terapia grupal formada por los hermanos de los famosos (con apariciones estelares de personajes reales, como Frank Stallone, hermano de Sylvester; Roger Clinton, hermano del ex presidente Bill; y Stephen Baldwin, el hermano del también actor Alec). Aparte de la eficaz interpretación de Vince Vaughn, sorprende el espléndido plantel de secundarios –aunque algunos están muy desaprovechados–, entre los que destacan un enormemente gordo Paul Giamatti, en el papel de Santa Claus, y Kevin Spacey en uno de esos papeles de malvado que tanto le gustan.

4/10
Charlie Bartlett

2007 | Charlie Bartlett

Yelchin es nuevo en el instituto y no logra adaptarse al centro. El director decide echarle una mano y lo nombre psicólogo de su curso. Su misión será la de actuar de mediador entre los estudiantes que tengan conflictos, a los que aconsejará para que salgan del atolladero. Casi nada, tratándose de un instituto. Jon Poll debuta como director con esta historia de adolescentes después de haber trabajado como montador en sagas como la de Austin Powers o Los padres de él.

5/10
Equipo Marshall

2006 | We Are Marshall

En 1970 una tragedia conmocionó a la Universidad de Marshall. Todo el equipo de fútbol americano, junto a muchos amigos y familiares, falleció en un desgraciado accidente aéreo en el que no hubo supervivientes. Este film describe los ímprobos esfuerzos del entrenador Jack Lengyel para poner en pie un nuevo equipo que, no puede ser de otra manera, está compuesto por principiantes. Marshall es una ciudad de 50.000 habitantes, por lo que puede suponerse la conmoción que supuso el accidente, y lo fácil que habría sido sucumbir al desánimo y la amargura. Este film nos cuenta por contra el espíritu positivo con que se encara el lógico sufrimiento, lo que tendrá su fruto en la temporada del equipo en 1971. Matthew McConaughey da vida con aplomo al nuevo entrenador, un personaje que sencillamente se pone a trabajar con sus chicos desde el primer día, sin pararse a pensar que tiene ante sí una tarea imposible. McG, director de Los ángeles de Charlie cuenta con buen pulso la historia y saca su jugo a un atinado reparto.

6/10
La sombra de la sospecha

2006 | The Sentinel

Pete Garrison lleva años trabajando en el servicio secreto de la Casa Blanca y es considerado uno de sus agentes más competentes. Tanta confianza hay en él que se ha convertido en el responsable de seguridad de la Primera Dama. Sin embargo, tras el asesinato de un miembro del servicio secreto, comienzan a surgir diversas sospechas acerca de un inminente atentado contra el presidente, y todo apunta a que el responsable del complot es Garrison. La investigación correrá a cargo de Brekinridge, antiguo amigo y protegido de Garrison, pero con el que no se habla desde hace tiempo debido –cómo no– a una mujer... Ayudará a Breckinridge una joven policía, novata pero con mucho talento para el servicio activo. Garrison tendrá que escapar de ellos y tratar de demostrar su inocencia. Entretenido film de Clark Johnson, responsable de S.W.A.T. y buen conocedor del mundo que rodea al presidente, ya que dirigió un episodio de la exitosa serie televisiva El ala oeste de la Casa Blanca. El guión, obra de George Nolfi, parte de la novela de Gerald Petievich y ofrece ricos diálogos y situaciones de suspense bien resultas. La rivalidad entre Garrison y Brekinridge es uno de los puntos fuertes de la película y queda bien recogido que entre ambos hay algo más que un simple juego del gato y el ratón. Y el director sabe mostrar que en el trabajo de Garrison no es oro todo lo que reluce. El buen resultado tiene mucho que ver con las interpretaciones de Michael Douglas (especialista en encarnar a tipos en apuros sometidos a gran tensión) y a Kiefer Sutherland, cuya carrera ha experimentado un buen salto adelante tras su protagonismo en la serie 24. Por su parte, la televisiva “mujer desesperada” Eva Longoria sale bien parada de su primer trabajo importante para la pantalla grande.

5/10
Pequeños grandes héroes

2006 | Zoom

Un supervillano amenaza con destruir el mundo. Para enfrentarse a esta amenaza, el gobierno recluta a cuatro chicos con poderes, traumatizados porque son diferentes a los otros niños. Así, entran a formar parte de un programa de entrenamiento dirigido por Jack Shepard, un héroe que perdió sus poderes para salvar a la humanidad. Hace unos años el histriónico Tim Allen protagonizó Héroes fuera de órbita, eficaz parodia de Star Trek y la ciencia ficción. El actor vuelve a intentar la jugada infructuosamente con el género de superhéroes, pues el resultado es absolutamente desastroso por varios motivos. Para empezar, llega tras Los increíbles y Sky High: una escuela de altos vuelos, infinitamente más chispeantes, pero es que además a Allen le falta la herramienta básica, el guión ligero pero graciosete que sí tenía en Héroes fuera de órbita. Allí le acompañaba un reparto formado por actores tan competentes como Alan Rickman y Sigourney Weaver, mientras que aquí se coloca al lado de Chevy Chase, un actor aún peor que él, si cabe. Para rizar el rizo, Allen se ha puesto a las órdenes del director Peter Hewitt (Garfield). El guión es plano y se apoya en gags algo groseros, compuestos por guionistas con una mentalidad tan infantil que no lograrán conectar ni con los niños a los que se supone que va dirigido el film.

1/10
Garfield 2

2006 | Garfield: A Tall of Two Kitties

Jon, el dueño del gato Garfield, está a punto de pedirle a su novia, Liz, que se case con él. Pero ésta le anuncia que ha sido contratada para trabajar en Londres, donde pasará una buena temporada. Cuando Liz parte, Jon decide reunirse con ella, dejando a Garfield y a su otra mascota, el perro Odie, en una residencia para animales. Pero éstos se escapan y se esconden en su maleta. Al encontrárselos, Jon les deja en una habitación de su hotel, mientras sale en busca de Liz. Cuando Garfield va a dar un paseo, es confundido por un perro con Prince, felino aristocrático que ha desaparecido. Segunda entrega cinematográfica de las aventuras del personaje creado por el guionista y dibujante Jim Davis, que ejerce de productor ejecutivo. Lo mejor, la integración del protagonista, un gato creado por ordenador, con imágenes reales. Por lo demás, la historia, enésima variación del tema de El príncipe y el mendigo, haría que Mark Twain se revolviera en su tumba, por su simpleza, la falta de calidad de sus diálogos y un número musical tan surrealista como fuera de lugar. Eso sí, cumple sus objetivos de entretener a los más peques.

4/10
Escuela de pringaos

2006 | School for Scoundrels

Roger es un joven trabajador del ayuntamiento de Nueva York, controlador de las zonas de aparcamiento en la calle. Pero tiene un serio problema. Su autoestima la tiene por los suelos. Cuando alguien se le pone chulito (un conductor enfadado, un compañero de trabajo graciosete...) no sabe reaccionar. También tiene pánico para invitar a salir a Amanda, su guapa vecinita. En tal tesitura, y leídos inútilmente mil y un manuales de autoayuda, un amigo le recomienda acudir a las ultrasecretas clases del doctor P, que con ideas algo heteredoxas logra que sus pupilos ganen en confianza. El problema es que Roger resultará un alumno bastante aventajado, lo que produce el mosqueo del doctor P.Saber que Todd Phillips, el director Viaje de pirados y Starsky & Hutch, está tras la cámara no suponía precisamente la mejor garantía para esta película. Pero contra pronóstico se trata de una comedia amable, con varios momentos desternillantes, donde sólo desentona algún trazo grueso, pero no muy exagerado. La cosa sirve además para poner en la picota la obsesión por la autoestima, a veces un problema exagerado, que sirve para que más de uno viva del cuento.Jon Heder se mantiene fiel a la imagen de "pasmao" (por mantener la gramática del título español del film) que mostró en Napoleon Dynamite, y Billy Bob Thornton no debe esforzarse demasiado para encarnar al duro maestro, que humilla constantemente a sus alumnos. El resto de actores-alumnos tiene su gracia, mientras que el personaje de Michael Clarke Duncan no tiene demasiada gracia, el gigantón de La milla verde no acaba de encontrar papeles interesantes. Los gags más divertidos ocurren en las clases, y en los momentos en que los alumnos tratan de poner en práctica lo aprendido en el mundo real.

4/10
La Pantera Rosa (2006)

2006 | The Pink Panther

La Pantera Rosa es un anillo de diamantes de inestimable valor, propiedad de Yves Gluant, entrenador de la selección francesa de fútbol. En el transcurso de un partido contra China, Yves es alcanzado por un dardo venenoso que le causa la muerte. Durante la confusión que sigue al suceso, la Pantera Rosa desaparece de forma enigmática. Ante la enorme repercusión del caso, el inspector Dreyfuss teme que los medios de comunicación distraigan demasiado a los policías que ha enviado a investigar. Así que para desviar la atención de los periodistas, les hace creer que el encargado del caso es el inspector Clouseau, el peor agente del cuerpo. Éste ignora su papel de cortina de humo y tratará de resolver el caso. Aunque es bastante idiota, con ayuda del gendarme Ponton y la secretaria Nicole, y de bastante suerte, Clouseau se acerca al culpable. Adaptación libre del famoso film protagonizado por Peter Sellers, cuyo rostro permanecía inalterable aunque el mundo se derrumbara a su alrededor. Sustituirle era el reto más difícil. El elegido ha sido Steve Martin, cómico de estilo muy diferente, exagerado e histriónico, frente a la contención de Sellers, y que también es coautor del guión. La dirección ha recaído en Shawn Levy, que dirigiera a Martin en la comedia Doce en casa. El humor es más chabacano que el de la cinta original, en concordancia con los tiempos que corren. Lo mejor, los títulos de crédito, que muestran a la Pantera Rosa animada, el tema musical clásico de Henry Mancini, y algún que otro gag como cuando el protagonista pronuncia la palabra ‘hamburguesa’ con acento americano.

4/10
3 agujas

2005 | 3 Needles

Tres relatos independientes que transcurren en otros tantos continentes, y que están relacionados con el sida. El arranque da a entender que el desconocido realizador Thom Fitzgerald pretende divulgar que la ignorancia y la pobreza favorecen el avance de la terrible enfermedad. Sobre este tema pivota la historia inicial, protagonizada por Lucy Liu, sin duda la mejor del conjunto. Transcurre en China, donde Jin Ping –personaje interpretado por la atractiva actriz– trafica con sangre que le donan los habitantes de pequeñas localidades, a los que paga una cantidad muy atractiva para ellos, teniendo en cuenta su falta de recursos. Jin Ping ignora que está extendiendo el virus del sida, por su falta de condiciones higiénicas. Sin embargo, los otros dos relatos van ganando en sordidez, lo que diluye por completo el interés humano de la historia. Además, ninguno de los dos acaba de resultar creíble, porque el guión empieza a hacer aguas por todas partes. El que transcurre en Canadá, está protagonizado por Denny, un actor porno infectado por el virus VIH, que debe someterse regularmente a análisis clínicos para poder trabajar sin riesgos para la salud de sus parejas en los rodajes. Pero él logra cambiar –con una facilidad que resulta chocante– sus muestras por sangre que le ha extraído a su padre. Éste anima a su hijo a seguir dedicándose a su curiosa ocupación, y se dedica a ver sus películas con él, a escondidas de la madre, que misteriosamente no se ha enterado de a qué se dedica su hijo. Parecen vivir sin grandes agobios económicos, por lo que no se explica que el hijo justifique el poner en peligro a sus compañeras de rodaje, pues en teoría está necesitado de dinero. Y además, la madre, una ofuscada católica –interpretada por la veterana y siempre solvente Stockard Channing– acaba prostituyéndose para conseguir recursos... Menos interés aún tiene la historia final, a pesar de que está interpretada por  actrices de primera, como Olympia Dukakis, Sandra Oh y Chloë Sevigny. Ésta última encarna a Clara, una novicia que cuida enfermos en una misión católica en África del Sur. El terrateniente local, obsesionado sexualmente con Clara, sólo se preocupa por ganar dinero y permite que uno de sus trabajadores, un tipo sin escrúpulos, viole reiteradamente a una menor. Aunque al principio parece que Clara está convencida de su vocación, acaba creyendo que su obligación pasa por sacrificarse y acceder a los deseos sexuales del cacique, para convencerle de que castigue al violador, mandándole a la policía. Desaprovecha así Thom Fitzgerald la ocasión de hablar de una enfermedad que ha tenido efectos nefastos, y de sacar tajada a su impresionante reparto.

2/10
Elektra

2005 | Elektra

Daredevil, la película, nos dio a catar, aunque fuera más bien fugazmente, al personaje malhadado de Elektra. Ahora, encarnada por la misma actriz, y con protagonistmo absoluto, vuelve la heroína, que acaba de regresar de la muerte. Pero regresar de la muerte no significa ser ajena a ella, y de hecho Elektra se ha convertido en una fría asesina profesional, que ejecuta los crímenes que le encargan sin pestañear un segundo. Pero el último trabajito que le han encomendado, matar a un padre y a su hijita, no es tan sencillo. Sobre todo porque el corazoncito de Elektra está volviendo a funcionar, la chica es humana después de todo. Rob Bowman es conocido sobre todo por la serie televisiva Expediente X. Su trayectoria en la pantalla grande, que incluye la versión fílmica de las aventuras de los agentes Scully y Mulder, no ha sido en cambio como para tirar cohetes. Aquí se aplica a la tarea de hacer atractivas las aventuras del personaje de cómic de Marvel, apoyándose en la indudable belleza de Jennifer Garner, actriz conocida por la serie Alias, y en las dotes de la chica para las escenas de acción. Como secundario de lujo, se deja ver Terence Stamp.

4/10
Apostando al límite

2005 | Two For The Money

Brandon Lang era un prometedor quaterback en un equipo universitario de fútbol americano, hasta que una lesión en la rodilla dio al traste con sus aspiraciones de convertirse en jugador profesional. Abrams, cazatalentos de una casa de asesoramiento de apuestas, le ofrece un contrato para pronosticar los resultados de los partidos. Brandon demuestra poseer un talento inusual para adivinar el equipo ganador. En poco tiempo se llena los bolsillos de dinero, hasta que su don le abandona. El director de Vidas ajenas reconstruye una historia real. Aunque sigue el camino del melodrama sensible, también describe el submundo de las apuestas profesionales, e introduce algunas notas reflexivas sobre los límites de lo admisible moralmente. La estructura es muy convencional, en su seguimiento de la ascensión y caída del protagonista, pero está narrada de forma dinámica y con un llamativo reparto. 

5/10
El hombre perfecto

2005 | The Perfect Man

Jean, una madre soltera, suele cambiar de casa para empezar de cero, cada vez que sufre un desengaño sentimental. Holly, su hija adolescente, está harta de esta situación, por lo que se inventa un admirador secreto que corteja a su madre, y le hace recuperar su autoestima. Como la cosa funciona, Holly recurre al tío de una amiga suya para que se haga pasar por el pretendiente de ficción. Hilary Duff es toda una celebridad en Estados Unidos, por la serie televisiva Lizzie Superstar, sus discos y su participación en películas como Doce en casa o Superagente Cody Banks. En esta ocasión, protagoniza una comedia romántica algo típica, dirigida al público familiar.

4/10
Míos, tuyos y nuestros

2005 | Yours, Mine and Ours

Frank es almirante de la Marina estadounidense. Viudo y padre de ocho hijos, está acostumbrado a llevarlos más derechos que una vela. Helen comparte con Frank dos cualidades: es viuda, y cómo él es madre de familia numerosa, diez retoños nada menos. Pero ahí acaba el parecido, pues ella es diseñadora de moda, y su mente creativa le lleva a ser más indulgente con el desorden de sus hijos. No obstante, va a suceder lo inesperado: Frank y Helen se enamoran, de modo que tras casarse su hogar sumará dieciocho hijos. Y precisamente éstos no están nada contentos con el arreglo, pues la llegada del nuevo 'padre' supone la introducción de costumbres con las que no se encuentran muy a gusto. Así que los forzosos 'hermanos' se ponen de acuerdo en sabotear el matrimonio. Remake de un film familiar de 1968 –el nuevo título español desordena las palabras del original, Tuyos, míos, nuestros, en un dudosa muestra de creatividad– donde Dennis Quaid y Rene Russo reemplazan a los padres del original, Henry Fonda y Lucille Ball. En la línea de Doce en casa, le falta un poquillo de chispa, pero está repleta de buenos sentimientos.

4/10
Soñando, soñando, triunfé patinando

2005 | Ice Princess

Casey Carlyle ha soñado desde pequeña con ser campeona de patinaje artístico. Pero su madre, preocupada por su futuro, prefiere que vaya a Harvard y se centre en sus estudios. Un día, realizando un trabajo sobre patinadores profesionales, tiene la oportunidad de conocer a Gen Harwood, una joven con posibilidades de convertirse en campeona. La entrenadora de Gen es su propia madre, Tina, que tras ver patinar a Casey se queda deslumbrada y se ofrece a prepararla para el campeonato. Pero esto obligará a Casey a enfrentarse a su madre. Aunque el risible título en castellano (sólo superado por Un canguro superduro) y la sinopsis hacen presagiar una película blanda y tirando a edulcorada, lo cierto es que tiene una calidad muy superior a la media de producciones similares. El guión es la típica historia de superación personal en el deporte, pero tratado con inteligencia, lo que la convierte en un notable entretenimiento familiar.

4/10
Taxi: derrape total

2004 | Taxi

Una gruesa y malhablada taxista negra a la que le encanta la velocidad tiene la mala pata de verse involucrada sin querer en un delito, motivo por el cual le quitan temporalmente su vehículo. Al tiempo, un policía relativamente espabilado, pero torpe en la conducción, es apartado de un caso de atracos de bancos. Ambos personajes, por esas cosas del destino, formarán un improbable pero conjuntado equipo investigador. Adaptación americana del film homónimo francés, cuyo guión era obra de Luc Besson, aunque la batuta la llevaba Gérard Pirés. Ahora es Tim Story (La barbería) el que trata de hacernos reír y pasar un rato trepidante. Aunque eso sí, como elementos novedosos acude a la baza de convertir al taxista de la película original en mujer negra, y a presentarnos como hábiles atracadoras a un cuarteto de despampanantes top models, que no hablan inglés, aunque la cosa, no nos engañemos, poco importa en esta cinta. Se mantiene el espectacular final en la autopista en obras, el momento más brillante y sorprendente de una película previsible. La cara más conocida del reparto es la de Queen Latifah, amante del hip-hopo que empezó a llamar la atención en el cine gracias a su papel de carcelera en Chicago.

4/10
Una Cenicienta moderna

2004 | A Cinderella Story

Sam es una estudiante maltratada por su madrastra, que a través de un chat conoce a su príncipe: un jugador de fútbol americano. La incombustible Hilary Duff protagoniza esta actualización del cuento.

4/10
Garfield

2004 | Garfield

Garfield, un gato egoísta, perezoso y glotón, lleva una existencia digna de un maharajá. Pasa todo el día apalancado en el sofá, mirando la tele y comiendo lasaña. Pero el “chollo” está a punto de acabar. Un día su dueño, Jon, llega con una nueva mascota, Odie, un perro tonto pero cariñoso. Resulta que Jon ha acogido a Odie porque una bella veterinaria de la que se ha enamorado le ha pedido que lo cuide. Garfield siente su mundo amenazado, por lo que se inventa un maquiavélico plan para echarle de casa. Los guionistas de Toy Story se unen al director de The Borrowers para adaptar al cine la popular tira cómica. No era una tarea fácil, pues las viñetas planteaban gags satíricos aislados y breves, difíciles de enlazar en un largometraje. El guión se dirige claramente al público infantil, y logra resultar simpático, a pesar de que los diálogos sarcásticos de Garfield no cuentan con otro personaje que le dé buenas réplicas. En cualquier caso, los reyes de la función son los creadores de los efectos especiales con los que está hecho el protagonista, que parece formar parte de la imagen real.

5/10
De perdidos al río

2004 | Withouth a Paddle

Tres amiguetes de la infancia se reúnen tras la muerte del cuarto miembro del grupo. Deciden llevar a cabo el proyecto con el que llevan soñando toda la vida: recuperar un tesoro perdido en los bosques de Oregón. El director de Little Nicky y Mr. Deeds se separa por una vez del actor Adam Sandler, sin renunciar al mismo estilo de humor alocado, en esta revisión de Los Goonies, pero más crecidos. Los protagonistas tienen cierto tirón entre la juventud estadounidense, pues Seth Green era uno de los protagonistas de Buffy, la cazavampiros y a Matthew Lillard se le ha visto en Scream y Scooby Doo.

6/10
Las novias de mi novio

2004 | Little Balck Book

Stacy es contratada para trabajar en un show sensacionalista televisivo. Para documentarse sobre uno de los temas del programa, las relaciones sentimentales del pasado, investiga la agenda de su novio, y se pone a investigar sobre las antiguas relaciones de éste. El director de Funerarias, S.A. aprovecha esta comedia para criticar ligeramente la falta de ética de algunas emisiones televisivas dispuestos a todo para que suba la audiencia. Brittany Murphy, que últimamente protagoniza comedias similares, como Los chicos de mi vida o Recién casados está acompañada por excelentes secundarias.

3/10
Doce en casa

2003 | Cheaper By The Dozen

En un mundo donde las familias con un solo hijo –o dos a lo sumo– parecen estar a la orden del día, podría creerse que doce retoños, doce, resulta excesivo. Pero no es ésta la idea que reina en la familia Baker, donde el matrimonio, él entrenador de fútbol americano, ella ama de casa, y los doce hijos, no se aburren un momento: siempre tienen compañía, y hay mucho que hacer para que la casa funcione. La madre, con la experiencia de su hogar, acaba de escribir un libro que le va a publicar una importante editorial neoyorquina: pero debe viajar para la promoción, lo que obliga a su marido a estar aún más atento a su familia. De modo que se trae al equipo para entrenarlo en casa, mientras supervisa a los suyos: pero compatibilizar una y otra cosa no es tan sencillo. Divertida comedia familiar, con el experto en el género Steve Martin (Esposa por sorpresa) en el papel de padre desbordado. El director, Shawn Levy, asegura que “la idea de hacer una carta de amor a la locura de las familias numerosas me atraía sobremanera”. Cualquiera puede simpatizar con el esfuerzo de los padres por sacar adelante a su prole. Así, Bonnie Hunt (Hechizo del corazón), que interpreta a la madre, explica que “era clave que no fuera sólo ‘La Madre’; ella, como muchas otras madres, es completa y tridimensional. Quiere mucho a su marido y está convencida de que juntos pueden comerse el mundo.”

6/10
American Pie. Menuda boda

2003 | American Wedding

Tercera entrega de la saga American Pie, en la que están presentes un grupo de jóvenes inmaduros que sólo piensan en sexo. Aquí parece (sólo parece), que han sentado la cabeza. Al menos Jim, que se va a casar con Michelle, después de una ¿romántica? petición de mano. Lo malo es que está empeñado en acudir a la boda y posterior celebración Steve, más bruto que un arado, y que podría echar a perderlo todo. Porque tiene ideas tan geniales como la organización de una despedida de soltero, con streepers incluidas, justo cuando Jim ha organizado una velada para conocer mejor a sus futuros suegros. Este pastel fílmico no tiene trampa ni cartón. Más de los que nos procuraron sus antecedentes: es decir, chistes guarros aderezados convenientemente, y un reparto juvenil de guapitos actores. Lo mejor es la presencia divertida de Eugene Levy, actor ideal para papeles cómicos serios, lo que suena a paradoja, pero que él resuelve como nadie.

2/10
The Skulls III

2003 | The Skulls III

Tercera entrega de la saga sobre The Skulls, inquietante sociedad secreta en la que ingresan selectos jóvenes universitarios, que luego se convierten en la élite de Estados Unidos, al copar puestos influyentes en distintos sectores de la sociedad civil. En esta ocasión, todo empieza con la joven Taylor, interrogada por la policía acerca de un asesinato en el campus. La chica cuenta cómo toda su vida ha vivido obsesionada por The Skulls. Su padre pertenece a la logia, y gracias a ello ha llegado a congresista; y su hermano hizo las pruebas para ingresar, pero murió de modo violento, lo que le provoca frecuentes pesadillas. La fijación es tal, que Taylor se ha propuesto lo que nunca una mujer logró antes: ingresar en The Skulls. En efecto, una regla no escrita de la sociedad secreta es la no admisión de féminas; pero claro, estamos en el siglo XXI, y Taylor se carga de razones legales para cambiar tan obsoleto planteamiento. Tan tozuda es la chica, que consigue ser seleccionada para el proceso de iniciación. Lo que es un triunfo personal, tiene su contrapunto: su novio, que debía haber sido elegido, se ha quedado fuera por ella; lo que provoca los inevitables celillos. Además de ser coproductor de The Skulls II: La nueva triunfadora, J. Miles Dale ya tenía experiencia previa como director en las series televisivas de RoboCop y FX, derivadas de éxitos cinematográficos previos. Aquí crea nuevamente una atmósfera inquietante, a la vez que añade el novedoso toque feminista. Protagoniza la cinta la más bien desconocida Clare Kramer, a quien se ha podido ver en Las reglas del juego y A por todas.

4/10
Confidence

2003 | Confidence

Jake. Un timador profesional al que un matón negro encañona con un pistolón. Éste quiere saberlo todo sobre los tejemanejes en que han andado metidos él y su banda en los últimos días. Y Jake empieza a largar. En un largo flash-back que abarca toda la película, nos enteramos de cómo dieron con el que parecía un “mirlo blanco”, y le birlaron 150.000 dólares. Lo que no sospechaban es que su hombre era el contable del Rey, un gángster con el que no se bromea. En efecto, tras matar a uno de ellos, les obliga a aceptar un trabajo para quedar en paz: timar a un auténtico “pez gordo”, que anualmente blanquea millones de dólares. Y, cuestión de “confianza” (¿o más bien de falta de ella?) se integrará en la banda uno de los “chicos” del Rey. Estamos ante una de esas películas con más meandros que el río Mississippi. Y con tantos tahúres como los barcos que lo navegaban antaño. ¿Quién engaña a quién? ¿Hay alguien en quien se pueda confiar? Policía corrupta de Los Ángeles, banqueros dispuestos a ser camelados, chicas que dan mala suerte porque se tiñen el pelo de rojo, agentes del FBI insobornables, que juran no cambiar de corbata hasta el día en que capturen a su presa… Nadie es lo que parece. James Foley (Glengarry Glen Rose, Cámara de gas) maneja un guión habilidoso, de lógica interna impecable, donde acaban encajando todas las piezas del puzzle. En los diálogos hay frases memorables, al más puro estilo del clásico cine negro; y si parece excesivo que, en algunos pasajes, de cada tres palabras, cuatro son malsonantes (“jódete, mierda, maldito hijo de puta” o así), sólo cabe recordar que nadie es perfecto.

7/10
Dickie Roberts, ex niño prodigio

2003 | Dickie Roberts: Former Child Star

Hollywood vuelve a mirarse el ombligo. En esta comedia seguimos la pista a una antigua estrella infantil, quien ya adulto tiene dificultades para seguir haciendo películas. Un buen día recibe una oferta de Rob Reiner (director de cine que se interpreta a sí mismo), pero para preparar su papel debe rebuscar en la infancia que nunca tuvo. Así que, para meterse en el personaje, marcha a vivir con una familia normal con dos chavales, para ver si así le entra en la cabeza en qué consiste eso de ser niño. El graciosete de David Spade tiene el protagonismo casi absoluto en esta film, nueva muestra de cine dentro del cine.

4/10
Bajo el sol de la Toscana

2003 | Under The Tuscan Sun

Joven americana deprimida tras su divorcio. Su mejor amiga le hace un regalo especial: una estancia de unos días en la bella Toscana, en Italia. Tanto le gusta la cosa (la luz, el paisaje, la gente sencilla…), que toma una decisión a primera vista descabellada: comprarse una casa medio en ruinas y restaurarla. La directora Audrey Wells explora un terreno muy caro a los escritores americanos, y a veces algo manoseado: el de la gente de su país que se reeencuentra en la vieja Europa. La protagonista, encarnada por la estupenda Diane Lane, descubre de nuevo el amor, y valora más las cosas que se dan por supuestas. Especialmente le emociona ver todos los días a un ancianito que se detiene ante una imagen de la Virgen en un camino, evocando sin duda amores entrañables.

4/10
Recién casados

2003 | Just Married

Para disgusto de su rica familia, Sarah, una joven escritora, se enamora de Tom, un comentarista deportivo de origen más humilde. La pareja contrae matrimonio, pero su felicidad inicial se convierte en una pesadilla por culpa de una accidentada luna de miel, que pondrá a prueba su amor. Conocida por los dramas 8 millas y Ni una palabra, Brittany Murphy gira a una alocada comedia, que parece ser que se basa en las experiencias del guionista durante su viaje de novios.

4/10
El esmoquin

2002 | The Tuxedo

El agente secreto Clark Devlin contrata como chófer a Jimmy Tong, un taxista legendario por su habilidad para la conducción. Cuando Clark sufre un atentado, confiesa a Jimmy que su habilidad para la lucha proviene de su sofisticado traje. Le pide que se ponga el esmoquin para capturar a un megalómano que pretende conquistar el mundo, tarea en la que le ayudará una analista con mal humor. El karateka Jackie Chan parodia el cine de espías a lo James Bond. Aunque la estrella de Hong Kong ya ha cumplido 49 años, continúa en forma. Así lo demuestran las sorprendentes secuencias de “wire fu”, coreografías increíbles y exageradas de kung fu, estilo Matrix, y que Chan hace sin efectos especiales de ordenador, con arneses y cables. Jennifer Love Hewitt, se encarga de ser el contrapunto humorístico de Chan.

4/10
The Skulls II: La nueva triunfadora

2002 | The Skulls II

Una sociedad secreta. Elitista y exclusiva. Sólo se admiten varones. Si eres aceptado, lo tendrás todo: dinero, mujeres, poder. Los otros miembros te ayudarán a prosperar en la vida siempre que lo necesites. Tentador, ¿no? Lo mismo piensa Ryan Sommers, un joven y brillante estudiante universitario. Su propio hermano pertenece a “The Skulls”, que así se llama esta hermandad. Lo que no puede imaginar Ryan es que una inocente broma en medio de uno de los rituales de aceptación de los novatos va a convertir su vida en una pesadilla: una mujer aparentemente asesinada, una novia que le da plantón… El joven va a descubrir que el precio por incorporarse a “The Skulls” puede ser demasiado alto. Joe Chapelle dirige el libreto escrito por dos guionistas casi noveles, Hans Rodionoff y Michele Colucci-Zieger. Especialmente inspiradas se presentan las escenas de los ritos de iniciación al grupo sectario: la primera prueba, cavar la propia tumba, y encerrarse dentro de un ataúd, para hacerse una idea de la fugacidad de la vida, resulta sin duda inquietante. Además, Chapelle logra reflejar con acierto la atmósfera de confusión y perplejidad en que se ve inmerso el protagonista. Como ocurría en The Skulls, este nuevo film de la saga incorpora un reparto juvenil de rostros no demasiado conocidos, pero que darán sin duda que hablar. El que más currículum tiene a sus espaldas es el “prota”, Robin Dunne, a quien hemos podido ver en Equipo mortal, Dawson crece, La hermandad (otro título de sociedades secretas, ¿será que le gusta el tema?) y American Psycho 2.

4/10
Interstate 60

2002 | Interstate 60: Episodes of the Road

Cuando se plantea qué camino seguir en la vida, Neal recibe de un misterioso personaje la oportunidad de recorrer una autopista con diversos destinos. En cada uno de ellos podrá ver cómo sería su vida, según hubiera tomado tal o cual decisión. Bob Gale, guionista habitual de Robert Zemeckis, con quien escribió la trilogía de Regreso al futuro, y cuyos dos actores principales interpretan aquí pequeños papeles, está tras la cámara.

6/10
Big Fat Liar (Gordo mentiroso)

2002 | Big Fat Liar

Como en Pedro y el lobo, tantas mentiras suele decir Jason que nadie le cree cuando un productor de cine pone en marcha una película, basada en un cuento que él dejó olvidado en su coche. Pero él decide ir a Hollywood para dar a conocer la verdad. Cinta juvenil de aventuras. Aunque aquí son casi desconocidos, los actores gozan de cierta popularidad en Estados Unidos, Frankie Muniz por la serie Malcolm y Amanda Bynes por otra telecomedia titulada All That.

3/10
Dale caña, que es francesa

2002 | Slap Her... She's French

Starla es una chica texana, que triunfa allá donde va. Sus padres la adoran, y en el instituto es la más guapa y popular. Pero su cómodo “reinado” de la popularidad peligra por la llegada a casa de Genevieve, una joven francesa que participa en un programa de intercambio. En apariencia es todo dulzura y bondad, pero en realidad está a punto desbancar a Starla, con malas artes, de su puesto de “reina” indiscutible. Comedia adolescente pasablemente divertida, cuenta en el reparto con las guapas Piper Perabo (El Bar Coyote) y Jane McGregor (Escuela de asesinos).

3/10
Wolf Girl

2001 | Wolf Girl

Una joven que padece una enfermedad genética, que la ha llenado todo el cuerpo de pelos, sobrevive como integrante de un circo. La cubierta y el título dan a entender que se trata de una película de terror, pero en realidad no hay transformaciones, ni balas de plata. En su línea habitual independiente, el director Thom Fitzgerald se centra en este caso en los elementos dramáticos e inquietantes, que retratan la angustia de los adolescentes que se sienten y son distintos.

3/10
El club de los corazones rotos

2000 | The Broken Hearts Club: A Romantic Comedy

Película coral, y bastante tontuna, sobre varios personajes gays del West Hollywood. La película es rebuscadamente reivindicativa en torno a la homosexualidad, con tipos y tipas lesbianas perfectos y perfectas, amigos encomiables y de grandes corazones, especialmente vulnerables al desamor. El director quita hierro a todo lo que cuenta, se muestra procaz de modo pretendidamente natural y aporta un marcado toque de humor frívolo. El reparto reúne a algunos actores de cierto caché.

3/10
A por todas

2000 | Bring It On

Las animadoras de un equipo de fútbol americano descubren que las chicas de otro equipo les han plagiado sus danzas guerreras. ¡Horror y vituperio! ¿Cómo han podido? Pero no pasa nada, caray, inventemos un nuevo baile capaz de enardecer a los jugadores para que ganen la liga y tal, y a otra cosa mariposa. De nuevo tenemos a un grupo de chicas guapas, capitaneadas por Kirsten Dunst, la niña vampiro ya crecidita de Entrevista con el vampiro, una de las hermanas de Las vírgenes suicidas. Con ella compartimos ilusiones y desengaños, partidos más o menos emocionantes, ritmos y bailes.

4/10
Buffy, la cazavampiros (4ª temporada)

1999 | Buffy the Vampire Slayer | Serie TV

En esta cuarta temporada, Buffy se adapta a su nueva vida universitaria. Tendrá problemas con su compañera de cuarto y con demonios del más allá, pero también encontrará un nuevo amor.

4/10
El diablo viste de negro

1999 | Let the Devil Wear Black

Jack Lyne vive con una obsesión: la muerte de su padre. Siempre estuvo muy unido a él, y creía conocerle. Pero al empezar a moverse por las mansiones lujosas de Bel Air y los clubs de striptease que frecuentaba últimamente, descubre el lado oscuro de su progenitor. Y crece la sospecha de que su padre fue asesinado. Inquietante thriller que transcurre por ambientes sórdidos en Los Angeles. Según el productor, “la historia reúne fantasmas, asesinos, jugadores, garitos...” que configuran una atmósfera diferente a lo que se suele ver en otros films. En el reparto cabe destacar a Mary-Louise Parker (Tomates verdes fritos, Grand Canyon, el alma de la ciudad), cada vez más abonada al cine independiente.

5/10
Coming Soon

1999 | Coming Soon

Stream Hodsell, una adolescente de Manhattan muy atractiva, afronta el paso a la edad adulta junto a sus dos mejores amigas, Jenny Simon y Nell Kellner. Obsesionada por iniciarse en el terreno sexual, Stream no acaba de llevarse bien con sus padres, una madre que antaño fue hippie y un padre que apenas le presta atención. Aburrida comedieta de adolescentes poco profundos, que recuerda a una versión adolescente de la serie Sexo en Nueva York. Únicamente tiene a su favor la presencia de grandes actores en el reparto. Los veteranos Mia Farrow, Ryan O'Neal y el prestigioso cineasta Peter Bogdanovich interpretan personajes secudnarios, en un film que cuenta también con la presencia de Ashton Kutcher, Ellen Pompeo y Ryan Reynolds.

4/10
Terremoto en Nueva York

1998 | Earthquake in New York

El hijo de un detective pierde la vida en un terremoto. la familia está destrozada y deciden mudarse a Nueva York. Pero tiempo después allí tendrá lugar otro terremoto, todavía más destructor. Prescindible drama televisivo cuyo guión no aporta demasiado y que cuenta con efectos especiales bastante poco convincentes.

2/10
Entre ladrones

1998 | Thick at Thieves

Mackin, un ladrón profesional, está preparando lo que parece un golpe fácil: el robo de un cuarto de millón de dólares en bonos. Pero uno de sus contactos le traiciona. Mientras prepara su venganza, una policía le pisa los talones. Peli policíaca, enfrenta a Alec Baldwin y Rebecca de Mornay, el caco y la poli respectivamente.

4/10
Buffy, la cazavampiros (3ª temporada)

1998 | Buffy the Vampire Slayer (3ª Season) | Serie TV

En busca de una nueva vida, Buffy ha abandonado Sunnydale. Recala en una nueva ciudad, donde una fuerza demoníaca amenaza a los jóvenes. Mientras tanto, sus amigos Xander, Willow, Oz y Cordelia comienzan un nuevo curso en el instituto, intentando frenar los planes de los vampiros. La tercera temporada de la exitosa serie juvenil presenta cambios en los protagonistas, más maduros, y a punto de ir a la Universidad. Y Angel está a punto de morir envenenado.

5/10
El abogado

1997 | The Practice | Serie TV

Bobby Donnell es un abogado que defiende a los desfavorecidos. En muchas ocasiones, Bobby acepta los casos de personas que considera inocentes, y que no pueden pagarse una buena defensa. En su bufete cuenta con la ayuda de cuatro colaboradores. Serie creada por el especialista en el género judicial David E. Kelley, también responsable de Ally McBeal, con la que entrecruza algunos personajes. Pero el tono es más dramático y realista. En total se rodaron ocho temporadas.

5/10
Intento de robo

1997 | Hostile Intent

Un grupo de programadores informáticos ha elaborado un sofisticado programa informático, capaz de proteger toda la información almacenada en los ordenadores, del asalto de cualquier pirata informático. Para celebrar el éxito de su trabajo, todos los investigadores deciden tomarse unos días de descanso en los bosques de California para practicar juegos de guerra. Sin embargo lo que en un principio comienza como un mero entretenimiento acaba siendo una trampa mortal, pues alguien está utilizando armas auténticas. Entretenida película de acción al servicio del lucimiento de su intérprete principal, Rob Lowe. Jonathan Heap es el director de esta película que nos hará ser testigos de oscuros complots llevados a cabo por la agencia de inteligencia norteamericana.

4/10
El alarmista

1997 | Life During Wartime

Tommy es un vendedor de una empresa dedicada a la seguridad. Pronto comienza a destacar en su puesto y su jefe se fina en él. Comienza a enseñarle todo los trucos para que se convierta en un gran vendedor. Tommy pronto descubrirá que el maníaco de su jefe realmente es capaz de hacer cualquier cosa con tal de conseguir una venta. Stanley Tucci interpreta al gurú de la venta puerta a puerta tan popular en los años noventa y que con el paso del tiempo ha ido cayendo poco a poco. En cierta manera, esta película ridiculiza este tipo de venta en la que los vendedores aparecen "inocentemente" en los portales de los futuros compradores.

4/10
Buffy, la cazavampiros (2ª temporada)

1997 | Buffy the Vampire Slayer (2ª Season) | Serie TV

Buffy vuelve al instituto de Sunnydale, donde aguardan nuevos vampiros. Ellos son Spile y Drusilla, y todos los indicios es que tienen los colmillos muy bien afilados. A lo largo de los 22 episodios de la 2ª temporada somos testigos de hechos increíbles, como el enamoramiento de Xander de una momia inca, o las relaciones muy peligrosas de Buffy con Angel. Hombre lobo, niños demoniacos y otras criaturas espantosas pueblan las historias, que tienen como protagonista, por supuesto a Sarah Michelle Gellar.

5/10
Buffy, la cazavampiros

1997 | Buffy the Vampire Slayer | Serie TV

Buffy Summers es una joven estudiante que, en vez de llevar una vida normal como una chica de su edad, está predestinada para una misión, y no es otra que luchar contra el mal que se le aparece en forma de vampiros siniestros y malvados. En su camino contará con la ayuda de sus compañeros de instituto Xander, Willow y Rupert. Primera temporada de una exitosa serie, que se basó en la película de 1992, cuyo guión estaba también escrito por Joss Whedon. Dio para seis entregas más, todas protagonizadas por Sarah Michelle Gellar, joven actriz que demostró su talento, su humor, y su lado más valiente y aguerrido al interpretar a la intrépida cazavampiros.

6/10
Crossworlds. Entre dos mundos

1996 | Crossworlds

Joe Talbot lleva una vida cotidiana aburrida hasta que una noche se presenta en su casa un misterioso jinete que avanza hacia él imperturbable. Joe teme por su vida y escapa, aterrorizado ante lo que sus incrédulos ojos acaban de contemplar. En su huida le acompaña Laura, una misteriosa y guapísima joven que ha llegado a nuestro planeta procedente de una lejanísima galaxia. Junto a ella conocerá a un singular mercenario, denominado A.T., y tras muchas persecuciones y arriesgadas aventuras de acción conocerá por fin por qué le buscaba el enigmático jinete: deseaba encontrar un cristal que su padre le dio antes de morir. La película juega en realidad con la existencia de dos mundos, de un modo desasosegante y en extremo cautivador. La carismática presencia del imponente actor holandés Rutger Hauer (Blade Runner, Lady Halcon) da gran fuerza a un film que entusiasmará a los amantes de películas de acción de corte futurista.

4/10

Últimos tráilers y vídeos