IMG-LOGO

Biografía

Connie Nielsen

Connie Nielsen

55 años

Connie Nielsen

Nació el 03 de Julio de 1965 en Elling, Frederikshavn, Dinamarca

Premios: 1 Festival de San Sebastián

La belleza del caos

07 Octubre 2008

Guapa, lista y buena actriz. La danesa Connie Nielsen (Gladiator) se reafirma poco a poco como una de las grandes intérpretes de su generación. Después de los premios cosechados con Hermanos, la princesa Lucilla va dejando constancia de lo que es capaz en cada uno de sus filmes.

Connie Nielsen nació en Elling, Frederikshavn, Dinamarca, el 3 de julio de 1965. Esta polifacética actriz (canta, baila y habla seis idiomas) hizo su debut con tan sólo 15 años en un teatro danés; poco después se trasladó a París y más tarde a Milán. Allí datamos su primera aparición en la gran pantalla con la comedia navideña Vacanze di Natale ’91.

En 1997 se dio a conocer en el film Pactar con el diablo, en el rol de Christabella Andreoli, junto a Keanu Reeves y Al Pacino. Desde esta primera presentación a escala internacional hasta su consagración como actriz en la aclamada Gladiator, donde encarnaba a Lucilla, la hermana de Cómodo, Connie Nielsen fue engrosando su currículo a través de su paso por películas más o menos acertadas, como Academia Rushmore, Dark Summer, Soldier o Misión a Marte.

Tras Gladiator, film por el que recibió el galardón a la mejor actriz en los Empire Awards británicos, vinieron Retratos de una obsesión, de Mark Romanek, Demonlover, una de las favoritas en la edición de Cannes de 2002, y The Hunted (La presa). Un año después actuó en Basic, junto a John Travolta y Samuel L. Jackson.

En 2007 la realizadora Susanne Bier estrenó el drama Hermanos, película que le valió a Nielsen la Concha de Plata en San Sebastián, el Premio Especial del Jurado en el Festival de Indianápolis y el Bodil Award de Copenhague. Hermanos es la única película danesa que ha protagonizado esta actriz de Copenhague.

Nielsen afirma que le atrae más el caos que el orden y, como tal, se declara admiradora de realizadores como Lars von Trier o Thomas Vinterberg, cineastas enmarcados en la corriente del Dogma 95, movimiento con el que de momento no ha coincidido en ningún película.

Connie Nielsen tiene dos hijos y está casada con el batería de Metallica, Lars Ulrich. Actualmente residen en Nueva York.

Ganador de 1 premio

  • Concha de Plata a la mejor actriz Hermanos
Filmografía
Tonight at Noon

2019 | Tonight at Noon

El catcher espía

2018 | The Catcher Was a Spy

Película basada en hechos reales, que a priori suenan a sugestivos, pero que al menos tal y como se desarrollan, resultan finalmente algo insulsos. El título original suena a juego de palabras, "The Catcher Was a Spy" se parece mucho a "The Catcher in the Rye", o sea "El guardián entre el centeno", la famosa novela de J.D. Salinger, con la que el film no tiene nada que ver. La trama sigue la trayectoria del enigmático jugador de béisbol Moe Berg, que durante la Segunda Guerra Mundial trabaja en el OSS, el servicio de inteligencia estadounidense, como espía, en una cuestión muy delicada, el desarrollo de la bomba atómica por parte de los alemanes, donde sería pieza clave el célebre físico ganador del premio Nobel Werner Heisenberg. A Berg le toca averiguar hasta que punto el científico tiene desarrollada la investigación, y su grado de cooperación con los nazis, pues en determinados supuestos, su misión sería asesinarle. El guión corre a cargo de Robert Rodat, a partir de la obra de Nicholas Dawidoff, lo que parecía una buena opción dada su experiencia en libretos de corte histórico como los de Salvar al soldado Ryan, El patriota, y más recientemente, Kursk. Pero se pone tanto el acento en la personalidad misteriosa de Berg –imposible saber si es homosexual o bisexual, y por qué parece incapaz de comprometerse o empatizar con alguien, sus alardes de intelectualidad acaban conformando una actitud impostada algo irritante– y en su cometido secreto –¿será capaz de intentar matar a alguien a sangre fría?–, que no se cubren las expectativas, el espectador acaba con la sensación de que le han estafado. También puede haber pesado  en el resultado final insatisfactorio la personalidad del director Ben Lewis, que escribió y dirigió Las sesiones, y a quien parecen interesar la psicología indescifrable y sexualmente ambigua de ciertos personajes. Sea como fuere, lo que se cuenta, o el magnífico reparto de actores en pequeños papeles, no bastan para dar suficiente consistencia y solidez a la historia, que se acerca a la nadería.

5/10
Liga de la justicia

2017 | Justice League

En ausencia de Superman, el mundo se ha vuelto más peligroso, como constata Batman cuando se enfrenta a una peligrosa criatura insectoide. Resulta ser uno de los sicarios del alienígena Steppenwolf, que roba a las Amazonas una poderosa caja que custodiaban desde tiempos ancestrales. La princesa de las mismas, Diana, más conocida como Wonder Woman, acude a la llamada del Hombre Murciélago, que pide ayuda para formar un equipo de metahumanos que pueda hacer frente a tan peligroso enemigo. Conseguirán fichar a Cyborg, mitad humano, mitad máquina, el atlante Aquaman y el veloz Flash. Todo indica que Liga de la Justicia iba a ser muy similar a Batman v Superman, el amanecer de la Justicia, o sea una sucesión de combates tan espectaculares como interminables con un tono dramático y trascendente muy exagerado. Tras sufrir una terrible tragedia familiar –el suicidio de su hija–, el director Zack Snyder se vio obligado a abandonar la postproducción del film, siendo sustituido por Joss Whedon, responsable del modelo a imitar, Marvel Los Vengadores, que aparece acreditado como coguionista. Pese a que no logra salvar el carro del todo, ha recortado el metraje previsto, y ha rodado nuevas escenas en las que ha introducido bastante humor. Este cambio le da un tono más luminoso al conjunto, más propio de los cómics, que le viene bastante bien. También acierta la banda sonora, en la que Danny Elfman no ha dudado en meter su propio tema de Batman de los filmes de los 90, y el de Superman, del maestro John Williams. Lo mejor del reparto es el recién llegado Ezra Miller (The Flash), en el que se centra la mayor parte de la comicidad, un poco en la onda de Spider-Man: Homecoming, así como Gal Gadot, aunque su personaje no está tan bien perfilado y aprovechado como en Wonder Woman, su film en solitario. Menos interesantes resultan Batman con una voz ronca patética, un Superman que parece eternamente deprimido, un Aquaman que sobra, y un Cyborg que habría merecido mayor atención. El guión, demasiado esquemático, sobre todo naufraga en lo relativo al estereotipado villano, sin motivación aparente para conquistar la Tierra, salvo hacer el mal. Whedon ha traído como herencia de Marvel las secuencias postcréditos, que Snyder evitaba. Aparecen dos, una al finalizar todos los letreros.

6/10
Wonder Woman

2017 | Wonder Woman

Traslación a la pantalla de Wonder Woman, el personaje de cómic creado por William M. Marston, a quien ya pudimos ver en Batman v Superman: El amanecer de la justicia, donde se congregaban unos cuantos superhéroes, pero que aquí deviene en protagonista absoluta. Por sus orígenes en la mitología griega, podríamos decir que es el equivalente de DC Comics a Thor, de la factoría Marvel, que se inspira en la mitología nórdica. Aunque aquí con el añadido elemento femenino y feminista, que convenientemente amplificado por el aparato de marketing de Warner, ha logrado una resonancia mediática y en la opinión pública sencillamente impresionante. Lo que tiene sentido, pues es una película sólida, en que la heroína desprende magnetismo y encanto –no es la Catwoman de Halle Berry, de triste memoria–, y en que la batuta de la dirección la maneja una mujer, Patty Jenkins, quien realmente no había vuelto a llamar la atención desde que filmara en 2003 Monster. La llegada a las manos de Diana Prince, en la actualidad, de una foto tomada durante la Primera Guerra Mundial, despierta los recuerdos de su infancia, cuando vivía en una isla rodeada de valientes guerreras, las amazonas, en paz y armonía, aunque siguiendo un severo entrenamiento para el combate, el dios de la guerra Ares, podía surgir en cualquier momento, insatisfecho por la decisión de Zeus de crear a los hombres. La ingenuidad de Diane comenzará a despertar al mundo real, cuando llega a la isla un hombre, el piloto estadounidense Steve Trevor, después de que su avión haya sido derribado. Tras él vienen pisándole los talones los alemanes. Y es que fuera de la isla el mundo está en guerra. Y Diane decidirá afrontar su destino, que piensa que no es otro que localizar a Ares y terminar de una vez para siempre con el horror de las masacres bélicas, dándole muerte con la espada matadioses. Pero puede que las cosas sean más complicadas de lo que se imagina. Lo primero que cabe destacar es un guión bien pergeñado por el televisivo Allan Heinberg, donde han aportado ideas también Jason Fuchs y Zack Snyder, y que bebe de los clásicos de aventuras, con cita expresa y obligada a Edgar Rice Burroughs. Es cierto que algunas escenas de lucha archetípicas, donde no faltan los rayos y centellas en el tramo final, pueden resultar cansinas, pero en general el ritmo es agilísimo, y se combina bien la acción, el drama, la denuncia del horror bélico, el suspense y la comedia romántica. Y los efectos son resultones, si se exceptúa el entorno de la isla donde la creación digital se nota en exceso, y se acepta que el relato mitológico puede tener ese aspecto cruce entre el videojuego y los títulos de crédito de la primera temporada de The Leftovers, sería una opción estética legítima. La trama viene atravesada por conceptos universales que cualquier espectador acepta con agrado, el amor que remueve todos los obstáculos, la necesidad de creer, el lado oscuro del ser humano junto a las grandes obras que es capaz de realizar, incluido el sacrificio.  A la vez se sabe insertar con inteligencia el mensaje feminista, al ser Diana una especie de "extraterrestre" en la sociedad en la que de pronto aterriza, el Londres de la Primera Guerra Mundial para empezar a entonarse, ella puede afirmar su independencia y personalidad en un mundo dominado por los varones, sin que suene a cliché metido con calzador. Y en fin, aunque con medida que desea no espantar a determinados espectadores, pero con clara intención, se muestra la extrañeza de Diana cuando Steve le explica las normas que definen el matrimonio, mientras ella afirma, en su erudición, que la mujer no necesita al hombre para el placer, sólo para la procreación. El reparto está muy bien escogido. Gal Gadot soporta bien el peso protagónico, da el tipo de mujer hermosa, madura y con acendrada personalidad, pero todavía con poco mundo, su visión maniquea del mundo va a ser puesta a prueba. Hay química con Chris Pine, el espía americano. Y luego hay toda una pléyade de secundarios, que funcionan bien: las amazonas Robin Wright y Connie Nielsen, la villana hispana Elena Anaya, y su jefe, el oficial alemán encarnado por Danny Huston, más el alto mando británico David Thewlis, la probable sufragista Lucy Davis, y el grupo de compañeros mercenarios de buen corazón y multiétnico que incluye a Saïd Taghmaoui, Ewen Bremner y Eugene Brave Rock.

6/10
Stratton

2016 | Stratton

Ali & Nino

2016 | Ali & Nino

En Bakú, la capital de Azerbaiyán, Alí, musulmán de familia aristocrática, se enamora de Nino, cristiana llegada de la vecina Georgia. A las reticencias sociales para que la relación entre ambos siga adelante se suma la Primera Guerra Mundial. Ali se resiste a alistarse, porque no está dispuesto a servir a una causa que considera propia de los invasores rusos. Pronto empiezan a surgir partidarios de independizarse de éstos. El británico de ascendencia india Asif Kapadia ha destacado en el campo del documental, con Senna y sobre todo Amy, por el que consiguió el Oscar. En Ali & Nino adapta el libro de ficción homónimo de 1937, considerado el más importante de la literatura azerí contemporánea, firmado con el pseudónimo de Kurban Said, que encubre a un autor o a varios, completamente desconocidos. El relato tiene elementos de cine clásico, pues se trata de una historia de amor imposible, en un marco histórico de gran tensión. Por desgracia, el cineasta no acaba de adaptarse al trabajo con actores, el reparto internacional no acaba de resultar convincente, ni siquiera la española María Valverde, que suele estar a un nivel más alto, pero tampoco Adam Bakri (protagonista de Omar); sólo se salvan en la medida de lo posible los eficaces Mandy Patinkin y Connie Nielsen, como los padres de ella. Al relato le falta ritmo, y sobre todo lograr que el espectador se involucre emocionalmente en el romance de los protagonistas. En cualquier caso, el film logra enganchar al espectador, por los hechos históricos recreados, poco conocidos en general, la declaración de independencia de Azerbaiyán del Imperio Ruso en 1918, aunque como se sabe duraría poco.

5/10
Las confesiones

2016 | Le confessioni

Una cumbre del G8 tiene lugar en un gran palacete de la costa alemana. Hay pendiente la toma de una importante decisión que puede determinar el curso económico de los próximos años. En estricta reclusión pasarán ahí unos días los ministros de economía de los países más ricos del mundo, presididos por Daniel Rochè, director de Fondo Monetario Internacional. Pero, para asistir al evento, éste también ha invitado a otras dos personas completamente ajenas al mundo económico: la escritora Claire Seth y el monje Roberto Salus. Más que sugerente película dirigida por Roberto Andò, quien vuelve a contar con el protagonista –el gran Toni Servillo– de su anterior film, Viva la libertà. Andò entrega un film inusual, cuyo insólito planteamiento tiene algo de surrealista y anacrónico: un monje cartujo, con su hábito medieval, paseándose por entre las pulcras paredes de un amplio palacete en donde se reúnen los hombres más poderosos del mundo. No es muy corriente en los tiempos que corren que las conciencias de ministros y políticos reclamen arrepentimiento y el guión deja claro que esos prohombres del mundo toman sus decisiones siendo perfectamente conscientes de los males que provocarán con ellas. Unos sufren más y otros menos, pero nadie queda al margen. Andò refleja así la seria responsabilidad que pesa sobre los gobiernos que toman decisiones macroeconómicas para servir a sus propios intereses, líderes capitalistas que supeditan muchas veces sus políticas a ecuaciones y números abstractos olvidando la justicia y la vida real de las personas. Pero no vaya a creerse que Las confesiones es una película religiosa. El guión de Angelo Pasquini y del propio Andò toca lógicamente esa dimensión, pero se acerca a ella muy de puntillas, de modo difuso, poco ortodoxo, lo cual no impide formular la idea de fondo de que detrás de la historia hay fuerzas misteriosas que mueven los asuntos humanos. Visualmente el cineasta italiano impregna la película de una atmósfera verdaderamente hipnótica (al estilo de su compatriota Paolo Sorrentino), con un elegantes encuadres de pasillos y habitaciones de hotel, lugares a menudo silenciosos, claroscuros, que invitan a los secretos, las escapadas furtivas. A ese primoroso aspecto formal –ayuda la música de Nicola Piovani– se suma una trama que invita levemente a la intriga, quizá con crimen de por medio, y ese ambiente subyugante se incrementa con la presencia del enigmático protagonista, un monje lacónico, inteligente, a quien Andò hace partícipe de las confidencias de los personajes. De todas formas, el espectador no las tiene todas consigo con Salus, mientras que Andò juega también a la ambigüedad con escenas brillantes como la del perro en la mesa de la reunión –el “tamquam leo rugiens circuit” de la Escritura– o la del discurso final. El plantel de actores es un lujazo, con el excepcional Toni Servillo a la cabeza, pero seguido muy de cerca por Daniel Auteuil o las actrices Connie Nielsen o Marie-Josée Croze. Película singular, un poco desconcertante, que quizá no aprovecha todo su potencial, pero que da que pensar.

6/10
Escándalo en el poder

2015 | The Runner

En medio de una situación que puede ser muy ventajosa para él, el congresista de Louisiana, Colin Price, se ve envuelto en incómodo escándalo sexual que amenaza su futuro. Pero él intentará por todos los medios encontrar la verdad sobre el origen de un vertido de petróleo que arruinó grandes zonas del sur, y en donde sospecha la implicación de una importante corporación británica. El desconocido Austin Stark escribe y dirige este drama político con tintes de thriller que no puede escapar a su bajo presupuesto y en donde los resultados quedan por debajo de las expectativas. Es una de esas películas de saldo rodadas por Nicolas Cage, aunque aquí está sorprendentemente acompañado por algunos otros intérpretes de renombre, como Peter Fonda o Connie Nielsen.

4/10
3 días para matar

2014 | Three Days to Kill

El galo Luc Besson (acreditado como productor en un centenar de títulos desde que se iniciara el siglo XXI, ahí es nada) continúa apadrinando a buen ritmo los proyectos de su compañía EuropaCorp, tanto es así que 3 días para matar se estrena en las carteleras españolas dos semanas después de Brick Mansions (La fortaleza), su film anterior. De nuevo se trata de un thriller de acción pensado para el mercado internacional. 3 días para matar tiene como protagonista a Ethan Runner, uno de los mejores agentes de la CIA, capaz de salvar al mundo una y otra vez de las amenazas más inverosímiles sin despeinarse, que sin embargo es un desastre a la hora de conciliar esas tareas con su vida familiar. Después de que le diagnostiquen una enfermedad mortal, se traslada a París para reconectar con su esposa y su hija, pero allí se ve obligado a verse las caras con un peligroso terrorista. Besson, también coautor del guión, parece haberlo cortado por el mismo patrón que el de Malavita, que precisamente firmó como realizador mientras se preparaba 3 días para matar. También se repite aquí la mezcla de acción y comedia, los intentos por llevar una vida normal a pesar de los tiroteos, y la figura de americanos en Francia, lo que permite rodar con estrellas de Hollywood en casa. Esta vez, el galo ha reclutado como director a McG, más contenido a nivel visual que en las dos entregas de Los ángeles de Charlie, donde jugaban en su contra las ganas de llamar la atención con un montaje videoclipero. Aquí se limita a seguir con profesionalidad las indicaciones que le debe haber dado su jefe, lo que resulta mucho más efectivo. A pesar de algún apunte sobre la importancia de la familia, el film hace gala de la ligereza habitual de Besson, autor de la máxima "el cine no salva vidas, pero sirve como aspirina haciendo la vida más fácil durante dos horas". Quizás sus 117 minutos de metraje se hacen excesivos, pues abusa de la fórmula "protagonista se enfrenta a alguien muy peligroso, pero suena el teléfono y tiene que atender rápidamente a su hija". Pero en general 3 días para matar cumple su objetivo, e incluso se eleva mínimamente sobre el nivel de otras producciones 'bessonianas' gracias al reparto. Kevin Costner está bien elegido como un James Bond enfrentado a su vida privada, y hace una buena pareja con Hailee Steinfeld, joven revelación de Valor de ley (True Grit), en el rol de su hija. Se lucen también Amber Heard, como mata-hari explosiva, y la veterana Connie Nielsen, muy creíble como abnegada mujer que ya no se cree las buenas intenciones del protagonista.

5/10
The Following (2ª temporada)

2014 | The Following | Serie TV

El thriller psicológico de Kevin Williamson regresa con el asesinato en la segunda temporada. Con el asesino en serie y líder de culto, Joe Carroll (James  Purefoy), dado por muerto, el ex-agente del FBI Ryan Hardy (Kevin Bacon) ha estado un año reconstruyendo su vida. Pero una horrible matanza motiva a Hardy y a su ex-compañero, el agente Mike Weston (Shawn Ashmore), a entrar en contacto con la única superviviente, Lily Gray (Connie Nielsen). Mientras Hardy investiga el caso con la ayuda de su sobrina, la agente de policía del NYPD Max Hardy (Jessica Stroup), no pasa mucho tiempo para que sea una vez más el objetivo del asesino. Nuevos personajes fanáticos que traen peligros e intriga a este juego, lo que lleva a un enfrentamiento intenso e inundado de amor, sangre y también terror. 

Volver a vivir

2014 | Return to Zero

El matrimonio Royal espera su primer hijo. La ilusión es inmensa. Sin embargo, la tragedia se ceba con ellos cuando el bebé nace muerto. Superar la pérdia será muy difícil. Pese al esforzado guión no acaba de funcionar del todo este apesadumbrado drama que cuenta con convincentes interpretaciones de un reparto verdaderamente llamativo, con rostros tan conocidos como los de Minnie Driver, Alfred Molina o Connie Nielsen.

4/10
Todo es relativo

2014 | All Relative

Harry y Grace, una joven y feliz pareja de Nueva York, vivien una vida ideal, hasta que la madre de Grace aparece en escena y convierte la vida de Harry en una pesadilla. Amable comedia romántica, cuya mayor baza es su agradable trama y su falta de pretensiones. Destaca entre el reparto la que fuera Lucilla en Gladiator, la sueca Connie Nielsen, en el papel de la madre.

4/10
Nymphomaniac (II)

2013 | Nymphomaniac

Segunda entrega de Nymphomaniac, último trabajo del danés Lars von Trier, dividido en dos volúmenes por razones exclusivamente comerciales debido al largo metraje de la propuesta. Sigue por tanto el esquema apuntado en Nymphomaniac (I) de ocho capítulos, la narración de sus tribulaciones a cargo de Joe, una ninfómana que ha sufrido un violento ataque, y ha sido acogida en su casa por el solitario erudito Seligman. La novedad estribaría en que las perversiones de su adicción al sexo resultan cada vez más truculentas, en este segundo volumen habría espacio para el “ménage à trois” interracial, el sadomasoquismo, la pedofilia y la corrupción de jóvenes, e incluso las relaciones lésbicas acaba metiéndolas el director en ese mismo saco. El conjunto, con imágenes bastante explícitas, es sumamente desagradable, como cabe imaginar. Lars von Trier es un artista con talento, pero le pierde su enorme ego, y la sensación de que en su prodigiosa inteligencia algunas piezas se han desencajado. Ciertas imágenes y pasajes de la película son poderosos, con recursos visuales imaginativos. Pero al tiempo domina una gran pedantería en el toma y daca que mantienen Joe y Seligman, con éste trayendo a colación insufribles comparaciones filosóficas, musicales y religiosas a las historias de aquélla. Resulta irritante cierto tono cínico de superioridad burlona, “yo soy el chico más listo de la clase y vosotros no” podría estar pensando el director danés. A veces da la impresión de que debido al período de “no-entrevistas” que se ha autoimpuesto Von Trier tras su polémicas declaraciones en Cannes acerca de Hitler, el director suple concediéndose con esta película una autoentrevista, haciendo decir a los personajes lo que piensa sobre cuestiones controvertidas, e incluso convirtiéndolos en portavoces de sus propias contradicciones a través de unos Joe y Seligman en discusión. De modo que afirma ser, no antisemita, sino antisionista, larga un peculiar discurso sobre las mujeres sufrientes por culpa de los hombres, o expresa admiración por los pedófilos que no ejecutan sus fantasías. En general Von Trier, director y guionista, muestra amplias carencias en su limitada visión antropológica, sólo en el padre de Joe apreciamos un poco de humanidad más allá del estrecho canuto sexual de la película. No hay explicaciones para la ninfomanía de Joe, la posibilidad del cambio parece descartada, y la apelación en algunos momentos al amor y a las supuestas connotaciones morales del relato son de escasa entidad, se dirían que forman parte del juego del cineasta danés para autojustificarse y dar al amplio espectro de espectadores que reconocen su talento algo que les pueda contentar.

3/10
Nymphomaniac (I)

2013 | Nymphomaniac

Seligman, críptico profesor de origen judío, recoge de la calle a Joe, una mujer tirada en medio de la calle con signos de haber sufrido violencia física. La lleva a su residencia, donde ella le contará con pelos y señales la historia de cómo el desenfrenado deseo sexual que siente desde que era una niña le ha conducido a la perdición. Resulta complicado el análisis de una obra tan errática como Nymphomaniac (I) cuando el film se presenta como una versión “recortada con autorización del director” y como la mitad de un díptico, apelando a no se sabe qué limitaciones de libertad que en realidad parecen meditadas estrategias de marketing (todo apunta a que se pretende vender no sólo la segunda parte, sino también la 'versión íntegra'). En cualquier caso, parece una obra tan viva que posibles giros en su continuación podrían alterar la percepción que ofrece el visionado aislado de esta entrega inicial. Por lo visto en Nymphoniac (I) “autocensurada”, Lars Von Trier se adentra muy a fondo en la mente de una ninfómana, con complejo de Elektra, cuya patología bien podría ser representativa de una sociedad igualmente enferma, en la que las adicciones sexuales compulsivas no permiten tener en cuenta posibles daños ocasionados a otras personas, ni en definitiva el respeto de unas reglas morales. Capaz de alumbrar obras bastante sólidas (Dogville, Bailar en la oscuridad, Melancolía) y otras discutibles (Anticristo, Los idiotas), Von Trier se queda en esta ocasión a medio camino. Por un lado, vuelve a demostrar su capacidad para crear imágenes de enorme potencia, y para sacar interpretaciones desgarradoras, en esta ocasión tanto por parte de actores habituales de su cine (Charlotte Gainsbourg, Stellan Skarsgård), como de otros insólitos en su filmografía (Shia LaBeouf metido en un berenjenal muy sórdido, Jamie Bell o una Uma Thurman a gran nivel). Quizás desentone en Nymphomaniac (I) Christian Slater, que a pesar de sus esfuerzos no parece la mejor elección como padre de la protagonista, mientras que la gran estrella de la función, la debutante Stacy Martin, demuestra ser buena actriz, pero también una pobre víctima de los desvaríos más truculentos del realizador danés. Angustiosa y desagradable hasta la saciedad, Nymphomaniac no está exenta de cierto interés, en su constatación de que cuando no se cree en el amor (el autor del film no es ni mucho menos un dechado de optimismo) el sexo conduce a una espiral mediante la que el individuo se encierra en su propio hastío y desesperación. Dividida esta primera parte en cinco capítulos (de un total de ocho), sobresale el tercero, en que la protagonista toma conciencia de las consecuencias de sus actos al conocer a la esposa y madre engañada (Thurman). Si bien, el tono surrealista de este segmento podría parecer extremadamente artificioso a parte del público. A Von Trier le pierde sobre todo su afán de escandalizar, con ensoñaciones incestuosas y fragmentos pornográficos muy explícitos que pretenden ser “novedosos”, incluso involucrando a personajes menores de edad que pueden herir hasta a sensibilidades que están de vuelta de todo. También sobra su peligrosa tendencia a volverse discursivo, como cuando se compara el apetito sexual de la protagonista con la música polifónica, una metáfora válida que da juego estéticamente, pero estropeada porque tanto Gainsbourg como Skarsgård parecen a punto de dar una conferencia. Hasta se explica didácticamente, por si alguien la desconoce, en qué consiste la sucesión de Fibonacci.

4/10
Hemingway & Gellhorn

2012 | Hemingway & Gellhorn

Una tv-movie de HBO centrada en los amores de la corresponsal de guerra Martha Gellhorn con el escritor Ernest Hemingway. Con la columna vertebral de una entrevista a una envejecida Gellhorn, se nos describe el romance de la pareja desde que se conocen en Cuba, en el Sloppy Joes de Cabo Hueso, pasando por la cobertura de los dos de la guerra civil española en Madrid, donde ayudan en el rodaje de un documental, o su viaje a China donde se entrevistan con Chiang Kai-shek, pero también con los líderes comunistas. Por supuesto se muestra la apasionada relación y los desencuentros. Philip Kaufman sigue demostrando que es un director bluff, parecía “elegido para la gloria”, pero luego su carrera se ha deshinchado con títulos de escaso interés. Ya ni logra “epatar” con sus excesos eróticos –aquí también los incluye–, que dieron pie a La insoportable levedad del ser y Henry & June. Hemingway & Gellhorn adolece de varios problemas. Está la sensación de que se nos ofrecen viñetas infantiloides, no un relato bien vertebrado, al guión le falta solidez de Jerry Stahl y Barbara Turner. Sobre la guerra civil, no hay un esfuerzo serio por describirla, sólo frases tipo “vamos a ir por esos hijos de puta fascistas”; además la decisión de incluir metraje documental en sepia e insertar a los protagonistas o rodar planos ad hoc, es muy artificiosa, te saca de la película. Falta genuina emoción y sobran tópicos y sentimentalismo barato, véase a Gellhorn-Nicole Kidman sufriendo por los niños de la guerra, o a Hemingway-Clive Owen jugando a la ruleta rusa con un general ruso, un Robert Duvall no acreditado bastante patético. En general resulta difícil creerse a los personajes, Owen con mostacho recuerda más a Groucho Marx que al escritor al que se supone que interpreta. Podía haberse logrado más complejidad al pintar la relación amorosa, o cómo Hemingway termina pegándose un tiro. Pero nada de eso. Dos mujeres de Hemingway, Pauline Pfeiffer y Mary Welsh, son pura caricatura, la primera una especie de histérica beatorra católica, la otra poco más que una enfermera. Quedaría Gellhorn, que evidentemente es la mejor dibujada y sale medianamente bien parada, aunque frases como “no quiero ser una nota a pie de página en la biografía de un escritor” tampoco es que ayuden.

3/10
Perfect Sense

2011 | Perfect Sense

Los habitantes de todo el planeta están siendo rápidamente infectados por un extraño virus en plena mutación que va atacando uno a uno todos los sentidos. Primero el olfato, luego el gusto... En medio de todo el caos Susan, una experta viróloga que estudia el suceso, conoce a Michael, un talentoso chef, de quien se enamorará inmediatamente. Mientras los sentidos se desvanecen a su alrededor ambos lucharán por salvar su creciente pasión

Boss

2011 | Boss | Serie TV

A Tom Kane, alcalde de Chicago, le han diagnosticado una enfermedad degenerativa que le afecta paulatinamente al cerebro. El político, que en su actuación utiliza métodos casi mafiosos, oculta el hecho no sólo a la opinión pública sino incluso a las personas más cercanas, su equipo, su esposa y su hija -adicta a las drogas y sacerdotisa en una iglesia-. En su día a día su proridad es su carrera, que pasa por colocar a su candidato a gobernador de Illinois, torpedeando al actual, a quien teóricamente apoya. Intensa serie creada por Farhad Safinia, guionista de Apocalypto, que muestra los trapos sucios de la política, corrupción, ambición e infidelidad, para ver satisfechas las cuotas de poder y egoístas aspiraciones personales, nada de servir al ciudadano y demás "zarandajas". El primer episodio lo firma Gus Van Sant, que curiosamente pintó en Mi nombre es Harvey Milk otra carrera política, la de Harvey Milk en San Francisco, esta real y con un punto de vista muy distinto. La idea es contar una historia algo "padrinesca", donde se combina la lucha política casi gangsteril, poco que envidiar a los tiempos de Al Capone, con el drama personal.

5/10
Perdido en África

2010 | Kidnappet

Simon, adoptado por madre danesa, tiene 12 años y viaja con ella Kenia, su lugar de origen. El joven no está del todo interesado por su país natal y ante este plan, hubiera preferido el de irse a Dinamarca a jugar al fútbol. Pero en su primer día de estancia, sucede algo inesperado y transcendental: tras la búsqueda de un balón de fútbol, Simon termina perdido en mitad de Kibera, la ciudad más grande del barrio situada al este de África. Aparentemente, no se encuentra bajo un peligro real pero su madre decide recurrir a los medios de comunicación ofertando una recompensa a aquel quien encuentre a su hijo. Simon se convierte así en uno de los trofeos más codiciados en uno de los países más pobres del mundo. La sorpresa comienza cuando el joven descubre que sus nuevos amigos están dispuestos a ayudarle cuando menos se lo espera...

El brillo del arco iris

2009 | A Shine of Rainbows

Una pareja adopta a un niño que se llama Tomás. La madre crea un vínculo muy fuerte con el pequeño desde el primer momento; sim embargo, al padre le costará mucho más.

Batalla en Seattle

2007 | Battle in Seattle

El actor irlandés Stuart Townsend –despedido por Peter Jackson, que le había contratado para interpretar a Aragorn, en El señor de los anillos– debuta como director con esta cinta protagonizada por Charlize Theron, su novia. Protagonizada por personajes ficticios, tiene como fondo sucesos reales, las protestas que tuvieron lugar en Seattle en 1999, durante la reunión de la Organización Mundial de Comercio (O.M.C.). A esta ciudad del estado de Washington acudieron a manifestarse entre 50.000 y 100.000 personas, entre sindicalistas, anarquistas, ecologistas y militantes de organizaciones variopintas. Aunque su objetivo era en un principio protestar de forma pacífica, la escalada de violencia se fue intensificando, hasta que se generalizaron los enfrentamientos entre antidisturbios y manifestantes, la ciudad se convirtió en un caos, y se declaró el estado de emergencia. Townsend, que también ha escrito el guión, se ha propuesto ofrecer el punto de vista de todas las partes implicadas, los manifestantes, los agentes de policía, los delegados que acuden a la reunión y los ciudadanos de Seattle. Salvando las distancias, su modelo sería Bloody Sunday (Domingo sangriento), excepcional cinta de Paul Greengrass. Se puede decir que el film de Townsend tiene a su favor que las secuencias dramáticas –que se alternan con imágenes de los auténticos sucesos– resultan bastante convincentes. En esto tiene mucho que ver que Stuart Townsend sabe dirigir muy bien a los actores. Algunos realizan estupendos trabajos, como Ray Liotta (el alcalde) o Woody Harrelson (un agente de policía traumado por la pérdida de su hijo). No puede evitar Townsend que su visión de los sucesos parezca excesivamente incompleta. Sus manifestantes están motivados por nobles ideales que despiertan la simpatía del público, pero no es capaz de explicar por qué la O.M.C. es un obstáculo para que se cumplan esos objetivos. Resulta especialmente brillante un diálogo entre dos manifestantes, que llegan a la conclusión de que antes de sus protestas nadie sabía lo que era el FMI. “Ahora, tampoco lo saben”, dice uno de ellos, y el otro replica: “Pero por lo menos saben que es algo malo”. El film disimula muy poco –menos que otros títulos similares– hacia dónde se dirigen las simpatías de su director. Éste explica mejor las posturas de los manifestantes que la del alcalde, por ejemplo, desbordado por los acontecimientos. De la misma forma, sólo da voz a los delegados que disienten de la política de los países ricos. Y muestra con una gran crudeza secuencias de brutalidad policial.

5/10
El gran rescate

2005 | The Great Raid

Islas Filipinas, 1945. El sexto batallón de los rangers americanos, bajo el mando del teniente coronel Henry Mucci, va a acometer una misión de rescate casi imposible. Se trata de adentrarse treinta millas en territorio enemigo japonés, para liberar a 500 prisioneros de guerra, confinados en el campo Cabanatuan, supervivientes de la trágica marcha de la muerte que siguió a la batalla de Bataan. Film basado en hechos reales acontecidos durante la II Guerra Mundial, se estructura alrededor de tres subtramas que tienen como epicentro los preparativos del rescate, la vida en el campo de prisioneros y el movimiento de resistencia filipino. Se carga la mano en el comportamiento inhumano de los soldados japoneses, y se subraya la colaboración de los filipinos con los aliados. El reparto es notable, pero falta una profundización razonable en los personajes, que ayude a entender su heroísmo. Dirige un inesperado John Dahl, que dio nuevos bríos al cine negro con La última seducción y Red Rock West. Destaca la fotografía de tonos desaturados que la acercan al blanco y negro.

6/10
La cosecha de hielo

2005 | The Ice Harvest

El anticuento navideño, con formato de cine negro. Durante la Nochebuena, con el telón de fondo de una paisaje gélido y nevado, un abogado y su socio piensan poner tierra de por medio, tras robar un buen pico a un mafioso. Pero la madeja es más complicada de lo que parece. Mujeres hermosas y fatales que rebosan sensualidad, amigos borrachos, divorcios mal llevados y lealtades traicionadas configuran un cuadro que va a complicar, y mucho, el plan inicial. Aunque en este thriller abunda un curioso humor negro, sorprende descubrir tras la cámara a Harold Ramis, experto en comedia como prueba su genial Atrapado en el tiempo, Mis dobles, mi mujer y yo o Una terapia peligrosa. Para este cambio de registro maneja un guión de los muy competentes Richard Russo y Robert Benton, que a su vez adaptan una novela de Scott Philips. De acabado irregular, destaca el desenlace y el estupendo reparto, con papeles para John Cusack y Billy Bob Thornton que les vienen como anillo al dedo.

4/10
Sentencia de muerte (2005)

2005 | Return To Sender

Charlotte espera en el corredor de la muerte el momento de ser ejecutada. Aunque no quiere mantener contacto con el exterior, se ha escrito con un tal Frank, que vive del macabro negocio de vender sus cartas con condenadas a la pena capital a la prensa amarilla. El caso es las cartas intercambiadas son tan intensas que Frank se ha enamorado, o eso cree. Con lo cual, acude a verla cara a cara a prisión. Y tal vez descubra que la condena esconde oscuros secretos familiares de Charlotte. El cineasta danés Bille August aborda una trama con la pena de muerte como telón de fondo, que en el fondo no deja de ser un thriller con revelaciones más o menos sorprendentes. El principal interés del cineasta era la premisa argumental, o sea, el morbo por saber cosas de los condenados: “Resulta sorprendente el gran número de páginas que se han escrito para alimentar la constante curiosidad de un público ávido de información sobre de la pena capital y el corredor de la muerte. No en vano, existen más de 6.000.000 de páginas dedicadas a este tema, de las que 537.000 de ellas tratan específicamente de mujeres en el corredor de la muerte, lo que resulta aún más llamativo. Nos guste o no, es una cuestión que fascina y repele a todo el mundo.”

4/10
Hermanos

2004 | Brødre

Dos son los hermanos a los que alude el título. Michael, es un tipo ejemplar, brillante militar y padre de familia ideal con su esposa Sarah y sus dos hijas. Por contra, su hermano menor Jannik es todo lo contrario, pues aunque en el fondo tiene buenos sentimientos, es un vividor que se emborracha continuamente y acaba de salir de la cárcel. Un día, Michael es enviado a Afganistán en una misión de Naciones Unidas, pero el helicóptero en que viaja sufre un accidente y se le da por muerto. Mientras Sarah intenta superar su pérdida y ayudar a Jannik, resulta que Michael ha sido hecho prisionero por un grupo de talibanes, y vivirá una experiencia extrema que le cambiará para siempre.

7/10
The Hunted (La presa)

2003 | The Hunted

Benicio del Toro es Aaron Hallman, un ex miembro de las Fuerzas Especiales del Ejército de los Estados Unidos que fue entrenado por el experto en instrucción militar L.T. Bonham (Tommy Lee Jones). Hallman llegó a ser su mejor alumno, convirtiéndose en un consumado especialista de la guerra cuerpo a cuerpo. Sin embargo, tras llevar a cabo una peligrosa misión en la Guerra de Yugoslavia, algo hizo crack en su cerebro y ahora se ha convertido en un asesino sanguinario que, obsesionado con la sangre, se dedica a matar a los cazadores del bosque donde se encuentra escondido. El FBI sabe que el único que puede pararle es su antiguo instructor. Hay que reconocer que da miedo pensar que puedan existir tipos que son auténticas máquinas de matar. La película ofrece una profunda reflexión ante los efectos que las atrocidades de la guerra pueden causar en la personalidad humana, como se puede perder no sólo la razón, sino la fe en la vida y la bondad humana. Mucho tiene que ver para la eficacia de la película, la soberbia interpretación de ese grandioso actor que es Benicio del Toro, quien, aunque limitado por el propio papel, logra transmitir la desazón interior que embarga a su personaje. William Friedkin (French Connetion) dirige con soltura un juego mortal entre el perro y el gato, un enfrentamiento entre dos hombres igualmente solitarios y escépticos. Y sorprenden las virtuosas peleas cuchillo en mano, donde Tommy Lee Jones y Benicio del Toro ofrecen todo un muestrario de movimientos sorprendentemente coreografiados.

5/10
Basic

2003 | Basic

Unas maniobras de un grupo de fuerzas especiales del ejército americano. En la jungla panameña, azotada por vientos huracanados. Aunque las condiciones climatológicas eran duras, parecían unos ejercicios más o menos rutinarios. Pero algo muy raro ha ocurrido. El sargento Nathan West (Samuel L. Jackson), que estaba al mando del grupo, y varios de sus hombres, han muerto en circuntancias aún por esclarecer. Al parecer sólo hay dos supervivientes, uno de ellos hijo de un militar de alta graduación. El coronel al mando de la base militar pide a su viejo amigo Tom Hardy (John Travolta), ex ranger y en la actualidad agente antidroga, que le eche un cable con el interrogatorio. Lo que no agrada demasiado a la capitana Julia Osborne (Connie Nielsen), que ve cómo le pisan un terreno que es suyo. John McTiernan, responsable de excelentes títulos de acción como Depredador, Jungla de cristal, La caza del octubre rojo y El último gran héroe, parecía hundido en la mediocridad, con fiascos del calibre de El guerrero nº 13 o el prescindible remake de Rollerball. Aquí, por fin, recupera la habilidad de antaño, con un thriller intenso, que proporciona más de un giro sorprendente. Las escenas de los interrogatorios con sus flash-backs contradictorios, tienen fuerza, así como la rivalidad y posterior entendimiento entre los personajes de Travolta y Nielsen.

6/10
Demonlover

2002 | Demonlover

Dos grandes corporaciones se disputan la exclusividad para distribuir una nueva versión de imágenes manga pornográficas en internet, lo cual dará lugar a grandes tensiones empresariales, delicadas maniobras comerciales, espionaje industrial, múltiples engaños e incluso homicidios... El francés Olivier Assayas pretende advertir contra el peligro de dominación de las grandes compañías de comunicación, pero lo hace con una narración muy extraña, deliberadamente confusa y estridente, que mezcla el ciberespacio con las 'snuff movies'. Una apuesta verdaderamente arriesgada, pese a contar con un reparto solvente.

3/10
Retratos de una obsesión

2002 | One Hour Photo

Conoce las vidas de los demás. Y no es capaz de desarrollar una vida propia. Así se encuentra Sy, encargado del laboratorio fotográfico de una gran superficie, que entrega las fotos reveladas en una hora. A pesar de su profesionalidad, Sy es solitario y tímido, sin familia ni amigos. En esas circunstancias las fotografías dan color a su vida gris. Ellas le revelan cómo son sus clientes, hasta el punto de conocer a veces sus secretos más íntimos. Sy se ha encariñado especialmente con Nina Yorkin y su hijo Will. Las fotos que le traen parecen mostrar la familia perfecta que él habría querido tener; hasta que descubre que el esposo de Nina oculta algún secreto. Mark Romanek, procedente del mundo del vídeo musical, inicia su historia con el interrogatorio de Sy en una comisaria. A partir de ahí inicia un largo flash-back, hasta rematar la historia, pese a algún truco narrativo forzado (el que permite que la policía entre en escena), de modo sorprendente. Director y guionista, Romanek tiene dos grandísimos aciertos: una buena trama, presentada con la gradualidad necesaria, evitando pasarse de rosca; y un personaje magnífico, el de Sy, prototipo de psicópata tímido, que recuerda al Terence Stamp de El coleccionista, de William Wyler, o, en otra línea al solitario Robert De Niro en Taxi Driver, de Martin Scorsese, y al no menos antisocial Gene Hackman en La conversación de Francis Ford Coppola. Robin Williams, sencillamente lo borda: ¿quién dijo que el actor era un histrión?

6/10
Misión a Marte

2000 | Mission to Mars

Año 2020. La NASA, al fin, ha logrado colocar una nave tripulada en el planeta Marte. Pero, misteriosamente, se pierde contacto con los astronautas al poco de descubrir una extraña formación rocosa. Un nuevo vuelo tratará de aclarar las cosas. Nueva vuelta de tuerca al género de viajeros en el espacio, que ha dado títulos inolvidables como Apolo 13, El planeta de los simios (1967) o 2001: una odisea del espacio. El origen del proyecto fue la obra (no de ficción) de Robert Zubrin The Case for Mars, donde el autor, ingeniero aeronáutico, proporcionaba gran cantidad de información técnica acerca de cómo debería prepararse un vuelo con seres humanos a Marte. Uno de los aspectos en que incide el director, Brian De Palma, es en el heroísmo de los astronautas: "Son grandes exploradores. (...) Es una película muy heroica y positiva, muy en la línea de nuestros tiempos. Estamos mirando hacia el futuro, y deberíamos elevar nuestras miras". El director logra crear un sostenido suspense, aunque quizá patina un poco a la hora de mostrar a las digitales criaturas marcianas, responsables nada más ni nada menos que de la existencia de vida en la Tierra.

5/10
Gladiator

2000 | Gladiator

Ave, Ridley, los que van a disfrutar te lo agradecen. Así, con esta licencia descarada, nos permitimos abordar una de las películas que más sensación han causado esta temporada, no sólo por su espectacularidad, sino por haber recuperado con mayúsculas el llamado género de romanos. El “culpable” de esta cinta, Ridley Scott (Blade Runner), ha dirigido con mano firme sus legiones de extras en impresionante batalla, ha recreado con fidelidad el ambiente de toda una época, y ha corroborado que el circo puede ser el mayor espectáculo del mundo, con permiso del cine, claro. Porque cine y del bueno es lo que se ve en esta superproducción que nos sumerge en el inicio de la decadencia de uno de los mayores imperios que ha existido, a través de unos personajes movidos por la ambición, el odio y la venganza. Gladiator nos cuenta la historia del general romano Maximus (Russell Crowe), elegido por el emperador Marco Aurelio (Richard Harris) para sucederle en el trono. En su destino se cruza Cómodo (Joaquin Phoenix), el hijo del emperador, que celoso de esta situación ordena su ejecución, depués de asesinar a su propio padre. El protagonista sobrevive, se convierte en esclavo y, entrenado como gladiador, regresa a Roma. Desde la arena del circo, crece su figura como héroe y ve más cerca la posibilidad de vengarse. Llevar al cine la magnificencia de la época ha costado 16.000 millones de pesetas. Esta inversión se traduce en impresionantes decorados y en el uso de los más avanzados efectos digitales que nos muestran a la antigua Roma tal y como debió ser. Además, el rodaje se realizó en cuatro países (Italia, Inglaterra, Malta y Marruecos), participaron 45.000 extras y se contrataron a actores de muchísimos quilates. Como Scott dijo en su momento, “no todos los días se presenta la ocasión de reconstruir el Imperio Romano”. El cuadro “Pollice verso” (“Pulgares hacia abajo”) del pintor del siglo XIX Jean-Leon Gerome fue el revulsivo para que Ridley Scott aceptara el proyecto. El lienzo representa a un emperador romano haciendo el gesto de extender el pulgar hacia abajo como fatídica señal para que un gladiador ejecute a su derrotado rival. Luego la imaginación del director británico se disparó y la maquinaria de Hollywood se puso en funcionamiento.

8/10
Academia Rushmore

1998 | Rushmore

Max Fischer es un estudiante de la academia Rushmore de dotes extraordinarias. Tras sus gafas de pasta negra y su aspecto de “repelente niño Vicente” se esconde un chico de gran sensibilidad, que no para de organizar actividades extraescolares: clubes de francés, esgrima, apicultura, astronomía; todos los deportes imaginables; dirección de obras de teatro... Además, es el preceptor de un estudiante más joven. Paradójicamente, sus notas no son demasiado buenas. El chico enseguida llama la atención de un millonario, el señor Bloom, padre de alumnos y benefactor del excluvisista colegio. Y de una profesora, la señorita Cross, de la que Max no puede evitar enamorarse, y para la cual se dispone a construir un acuario... ¡en medio del campo de béisbol de Rusmore! Singular película escolar, que no se parece a ninguna otra. Wes Anderson, que también firma el guión, urde una trama divertidísima, de ritmo endiabladamente ágil, donde también hay lugar para alguna lagrimita. El film incluye apuntes biográficos del director, que confiesa que le encantaba montar obras de teatro en el colegio. A la vez, hay tiempo para tocar cuestiones como la búsqueda del amor, la amistad, el perdón, la iniciativa, la ayuda a los demás... El gran descubrimiento del film es el desconocido Jason Schwartzman, que da vida a Max. Le apoyan con enorme fuerza el subvalorado Bill Murray (Atrapado en el tiempo), la actriz Olivia Williams (El sexto sentido) y el veterano Seymour Cassel (candidato al Oscar por su papel en Faces, de John Cassavetes).

7/10
Soldier

1998 | Soldier

Experimento Adán. Un grupo de recién nacidos sanos es seleccionado para un programa militar. Serán entrenados desde pequeños para convertirse en los soldados 'perfectos'. Sin familia, sin amigos, carecen de todo lazo efectivo. Adiestrados en todo tipo de habilidades guerreras, se convierten en perfectas máquinas de matar. Y consiguen un buen puñado de éxitos bélicos. Hasta que un general se presenta con un nuevo grupo de soldados, todavía más brutos, resultado de emplear modernas técnicas genéticas. Resultado: el grupo anterior de soldados es desechado como obsoleto. Y su líder, al que pone cara el bueno de Kurt Russell, es arrojado a un "planeta basura". Ahí se encuentra con una pequeña colonia de humanos, que le ayudará a recuperar parte de la humanidad perdida. Entretenida película de ciencia ficción, que advierte de los peligros que nos puede reservar un futuro deshumanizado. El director, pese a las reflexiones que sugería la trama, prefiere decantarse por la acción, que no falta a lo largo de todo el metraje. A destacar toda la secuencia de apertura, que muestra de modo impactante el aprendizaje de los soldados. Atentos, porque la admiración que el niño tiene por el protagonista la compara Paul W.S. Anderson, el director, con la que se producía en el clásico western Raíces profundas.

5/10
Pactar con el diablo

1997 | The Devil's Advocate

Kevin (Keanu Reeves) es un joven abogado de prestigio que se acaba de mudar con su mujer Mary Ann (Charlize Theron) a Nueva York, pues ha aceptado trabajar en un bufete de abogados con muy buenas referencias. Pronto descubrirá que nada es lo que parece, pues el bufete está al frente de John Milton (Al Pacino), un misterioso y embaucador caballero que no es otro que el mismísimo diablo. Poco a poco los hechos ocurridos alrededor de Kevin y Mary Ann empiezan a poner en peligro su propia vida y la de sus almas. Brillante thriller con un reparto de campanillas. Al Pacino, siempre genial, hace alarde de su buen hacer como actor y regala unos monólogos para quitarse el sombrero. El joven Keanu Reeves acierta en su rol de ambicioso muchacho con deseos de triunfo que peligra caer en las redes del demonio; y la guapa Charlize Theron, como la abnegada esposa y parte importante de la historia, aporta también gran dramatismo. Dirige Taylor Hackford (Prueba de vida, Ray), basándose en una novela de Andrew Neiderman.

6/10

Últimos tráilers y vídeos