IMG-LOGO

Biografía

Leelee Sobieski

Leelee Sobieski

37 años

Leelee Sobieski

Nació el 10 de Junio de 1983 en Nueva York, EE.UU.

La doncella de Hollywood

01 Septiembre 2002

Las jóvenes de su edad suelen acabar encasilladas en subproductos tipo American Pie, pero en ella se fijan directores de prestigio, como James Ivory o el mismísimo Stanley Kubrick. Otras son elogiadas por su belleza, pero Leelee Sobieski (Nueva York, 1982) ha sido definida como “la nueva Meryl Streep”.

Su nombre real es Liliane Rudabet Gloria Eisveta Sobieski, aunque por motivos prácticos totalmente comprensibles, y problemas de memoria, sus amigos la llaman simplemente Leelee. El secreto del éxito de esta muchacha que recuerda físicamente a Helen Hunt y Barbra Streisand reside en su estilo, que proviene claramente de su exquisita educación. Nació en el seno de una familia de artistas, pues su madre es escritora y su padre un pintor francés, que desciende de Juan III Sobieski, rey de Polonia en el siglo XVII, famoso por sus victorias sobre el imperio otomano. Aún así, Leelee confiesa que no tiene ni idea de hablar en polaco. En la guardería ya recitaba a Shakespeare, y a la edad en que otros niños acudían al circo, ella iba al teatro y a galerías de arte cada semana, y conversaba con amigos de sus progenitores de la talla de Salman Rushdie y Norman Mailer

Su carrera interpretativa comenzó con 11 años en la cafetería del colegio, donde un director de casting se fijó en ella y le propuso realizar una prueba para Entrevista con el vampiro.  Finalmente, Neil Jordan la dejó en la estacada y se decantó por Kirsten Dunst, pero ella ya había quedado deslumbrada por los focos, y con tesón consiguió pequeños papeles en producciones televisivas y en De jungla a jungla, versión americana de Un indio en París. Se hizo famosa muy pronto emparejada con el hobbit Elijah Wood en Deep Impact, que se convirtió en uno de los "blockbusters" de 1998. Por si esto fuera poco, estuvo nominada al Emmy y al Globo de Oro por su interpretación de la protagonista en Juana de Arco, producción televisiva con la que ensombreció a la mismísima Milla Jovovich, que por aquel entonces encarnaba a la doncella de Orleans en los cines. Tras La hija de un soldado nunca llora, de James Ivory, quedaron impresionados por su talento los ojos totalmente abiertos de Stanley Kubrick, que la eligió personalmente para interpretar a la adolescente de Eyes Wide Shut porque “las otras no pensaban ni sabían lo que decían”, declaró el cineasta. Habitualmente, el responsable de 2001 levantaba pasiones y odios entre sus actores, pero en este caso ambos desarrollaron una gran amistad. Incluso la actriz se atrevió a pedirle al realizador un mechón de su cabello para su colección, mientras que Tom Cruise se negaba a colaborar en tan inusual propuesta. No hace falta decir que Leelee se quedó completamente rota por la repentina muerte del irrepetible director.

Aunque la película póstuma de Kubrick no fue el éxito que se esperaba, la carrera de Leelee continuó en alza, tanto que encabezó el reparto de producciones destinadas al consumo masivo como Aquí en la tierra y Última sospecha. Al mismo tiempo se involucraba en títulos de calidad como Educando a J. Mientras que otros muchachos lanzados repentinamente al estrellato se echaban a perder, sus padres velaron para  que esto no ocurriera. Incluso la acompañaban a la discoteca, aunque ella no se muestra demasiado interesada por precipitar su relación con los chicos.

Entre sus próximas películas destaca Max, donde John Cusack interpreta a un profesor de arte que entabla estrecha relación con uno de sus estudiantes, que se llama Adolf Hitler. Pendiente también L'idole, su debut en el cine francés, está a punto de rodar Nailed Right In, con Johnny Depp, su ídolo de la infancia, y una versión televisiva de la novela "Las amistades peligrosas".  Mientras tanto, los espectadores españoles pueden disfrutar de su último lanzamiento en vídeo: Nunca juegues con extraños. Aunque la presencia de Leelee Sobieski es menor que en otras ocasiones, y cede claramente el protagonismo a otros, como ya hiciera en Nunca me han besado, ella se siente muy a gusto como secundaria. “Creo que cuando haces el papel principal estás sometida a demasiada presión. Si fallas, no sólo fallas tú, sino que echas todo al traste. Sin embargo, cuando eres secundaria, fracasas únicamente tú misma”, explica la actriz.

Filmografía
Enemigos públicos

2009 | Public Enemies

Nueva incursión en el mundo de los forajidos al margen de la ley del veterano Michael Mann, que debutó en el cine con la notable Ladrón, y ha indagado sobre el tema en títulos como Hunter, Heat, Collateral y Corrupción en Miami (2006). Esta vez se basa en hechos reales, recogidos en el libro ‘Public Enemies: America’s Greatest Crime Wave and the Birth of the FBI, 1933-34’, de Bryan Burrough. Recoge las peripecias de John Dillinger –personaje auténtico ya llevado al cine con desiguales resultados por John Milius (Dillinger), Lewis Teague (La dama de rojo) y Max Nosseck (Dillinger (1945))–. Fue el más afamado ladrón de bancos de todos los tiempos, a pesar de la competencia, pues vivió en una época prodiga en criminales míticos, como Baby Face Nelson o Pretty Boy Floyd. El guión –que remite a cintas como Bonnie and Clyde y Los intocables de Eliot Ness– sigue los pasos de John Dillinger durante 14 meses, a partir de su salida de la cárcel, en julio de 1934. Inicia entonces una oleada de atracos que le convirtieron en una presencia habitual de los periódicos. En ese tiempo, se enamora de Billie Frechette, una humilde empleada de un guardarropa. Dillinger debe esquivar a los hombres del agente federal Melvin Purvis, un experto tirador encargado de atraparle. Michael Mann se luce con una esmerada reconstrucción de la época, y hace hincapié en la lucha de J. Edgar Hoover, porque el congreso le dote de los medios legales y financieros suficientes para perseguir a los delincuentes que cometieran robos en un lugar y después cambiaran de estado. Uno de los puntos de interés es la lucha de Hoover por transformar el Bureau of Investigation que dirigía por aquel entonces en el actual FBI: Por otro lado, el cineasta transmite muy bien la fascinación que sentían los ciudadanos medios, en plena época de la Gran Depresión, por los grandes gángsteres y ladrones de bancos, que por entonces tenían mucha presencia en los medios de comunicación. Dillinger se convirtió en una especie de ídolo, en una época donde ciudadanos incapaces de saltarse una señal de tráfico admiraban a aquellos que habían solucionado sus problemas desafiando la ley. Como los bancos eran extremadamente impopulares, el asaltante Dillinger era aclamado como una especie de Robin Hood. Mannn ha sabido reflejar todo esto en muchos detalles, como la sesión de preguntas de unos periodistas emocionados con Dillinger, tras ser detenido, o en la pasión que despertaba el actor especializado en mafiosos James Cagney –al que imita un compinche de Dillinger– y películas como El enemigo público nº 1, que cobra gran importancia en el desenlace de este film. Sorprendente es la interpretación de Johnny Depp, en un registro más realista de lo habitual, que sabe transmitir la elegancia de su personaje, a pesar de sus métodos violentos, y añade un toque romántico que recuerda a alguna película de gángsteres de Humphrey Bogart, como El bosque petrificado o El último refugio. Es un personaje con muchos matices, descritos con sutileza en el guión, pues tuvo una infancia desgraciada, y a pesar de vivir al margen de la ley, tiene una especie de código de honor y valora la amistad por encima de todo, como los viejos personajes de las películas de Sam Peckinpah. Le secunda con convicción el prolífico Christian Bale, como un policía obsesionado por su presa, pero en el fondo honrado. Cuenta también el film con ilustres secundarios en papeles a veces muy menores, como Marion Cotillard, Channing Tatum, Giovanni Ribisi, Stephen Dorff y la casi olvidada Leelee Sobieski, que a pesar de su calidad, aquí casi no tiene papel. En su relato de ascensión y caída de un gángster, Michael Mann parte de viejos esquemas, que tan buenos resultados le dieron a Howard Hawks, en Scarface, el terror del hampa. Un planteamiento clásico filmado con el moderno estilo eminentemente visual del director de El dilema, un montaje trepidante y una sabia utilización de las cámaras digitales. Muchos son los momentos deslumbrantes, aunque cabe destacar el último atraco al banco, la huida de la posada y una surrealista y poco probable visita de Dillinger a la oficina desde donde se dirige su busca y captura. También se anota un tanto Michael Mann a la hora de integrar las canciones de la época en la trama.

8/10
En el nombre del rey

2007 | In the Name of the King: A Dungeon Siege Tale

Granjero, como todo el mundo le conoce, es un humilde campesino que vive de la tierra junto a su mujer Solana y su hijo Zeph. Cuando el ejército de krugs, liderados por el malvado Galian, asesina a parte de su familia y secuestra a su esposa, Granjero decidirá acabar con ellos y luchar al lado del ejército real. Los krugs no son humanos, son bestias que están manipuladas por Galian, un poderoso mago que pretende hacerse con el reino, no sin antes acabar con el estúpido y ambicioso sobrino del rey, y ganarse la confianza de Muriella, hija del mago real Merick. El alemán Uwe Boll (House of the Dead) deja a un lado el género de terror para rodar esta cinta épica, mezcla de aventuras con tintes fantásticos que se basa en el videojuego Dungeon Siege. La historia seduce nada más empezar el metraje, gracias a la acción, prácticamente presente a lo largo de toda la película, y que hará las delicias de los incondicionales. El protagonista Jason Statham (Transporter), da muestras, nuevamente, de que es un actor de acción que no desaprovecha la oportunidad de regalar numeritos acrobáticos, a pesar de que su personaje no es de guerrero, sino el de un simple campesino. Pero con carácter, eso sí. Su rostro no cambia ni cuando le dice ‘te quiero’ a su mujer, encarnada por una bella Claire Forlani (¿Conoces a Joe Black?). Las luchas con espadas y flechas, o cuerpo a cuerpo entre humanos y krugs son lo más llamativo del film, escenas que recuerdan bastante a la saga de El Señor de los Anillos, al igual que la aparición de personajes secundarios que se alían con los buenos, o la introducción de elementos mágico-fantásticos. En cuanto a roles, el villano aparece interpretado por un Ray Liotta (Uno de los nuestros) algo contenido, y para hacer del rey, Boll ha confiado en Burt Reynolds (Los caraduras), que no exprime su personaje tanto como debiera. Destacan en roles secundarios, Ron Perlman (Hellboy), Leelee Sobieski (Juana de Arco), Matthew Lillard (Alguien como tú), en un papel nada agradecido, y John Rhys-Davies, el célebre enano Gimli de la trilogía de J.R.R. Tolkien. Por otro lado, durante la trama hay momentos para mostrar unos personajes movidos por el honor, el orgullo y el amor por la familia y la búsqueda de sus raíces, que representan la parte más emotiva y sirven para dar un respiro entre tanta batalla. No obstante, y a pesar de empezar la película con buen ritmo, éste flojea en cierta manera, hacia la segunda mitad, y precipita en un final algo predecible.

5/10
88 minutos

2007 | 88: 88 Minutes

Primer largometraje de cine en diez años del irregular Jon Avnet (Tomates verdes fritos), que llevaba desde El laberinto rojo, de 1997, dedicado a la televisión, o produciendo a otros directores. Compone un thriller muy influido por la serie 24, pues salvo el prólogo, los 88 minutos a los que alude el título transcurren en tiempo real. Es el tiempo que le queda de vida a Jack Gramm, forense del FBI, que recibe una llamada anónima que le asegura que no pasará de las 11.45. Ese mismo día está a punto de ser ejecutado Jon Forster, un asesino en serie que le considera responsable de su condena, pues Gramm fue un testigo clave en su juicio. Éste sospecha que Forster tiene algún aliado fuera de la prisión que le ayuda a vengarse de él, y empieza a investigar el asunto, con ayuda de Kim, una ayudante enamoradísima de él a pesar de que es mucho más joven. A ésta le sigue los pasos un ex novio violento, que se resiste a aceptar la ruptura, y que resulta haber estado en la misma prisión donde está Forster, por lo que parece el principal sospechoso. Avnet se apunta a la moda de thrillers en los que nada es lo que parece, y parte de un guión que, en su afán por sorprender al espectador, acaba tensando demasiado la verosimilitud de la trama. El director cuenta con grandes intérpretes, como Leelee Sobieski, tan de capa caída que ha aceptado aquí un rol secundario poco agradecido. En general, los personajes son endebles, y sólo tienen razón de ser porque se convierten en posibles sospechosos para confundir al espectador. El único que más o menos está bien construido es el del propio Al Pacino, vividor y alcohólico que busca la redención por la vía profesional, por lo que en suma se puede decir que está cortado a la medida del actor. Quizás Pacino desentona en alguna secuencia de tiroteo o explosión –aunque éstas parecen reducidas al mínimo–, por su avanzada edad, pero sin duda sigue siendo el gran actor que ha sido siempre.

4/10
En un lugar oscuro

2006 | In a Dark Place

La novela de Henry James "Otra vuelta de tuerca" ha sido objeto frecuente de adaptación cinematográfica. Desde la mejor de ellas, ¡Suspense!, hasta la libre e inconfesa de Alejandro Amenábar, Los otros. Aquí el desconocido Donato Rotunno se lanza a dar otra vuelta de tuerca a la conocida historia de Anna, una institutriz contratada por un hombre muy ocupado para ocuparse de dos niños, Miles y Flora, trastornados por traumáticos sucesos, y que al parecer, ven fantasmas.En vez de asegurar la historia original con tuerca y contratuerca, Rotunno se pasa de rosca manejando un torpe guión de Peter Waddington, que lleva la trama a un marco contemporáneo, y la "actualiza" cargándola de sexualidad, con fantasmas que abusan de los niños, enamoramientos lésbicos y escenas de destape. Aparte del más que dudoso acierto de estos cambios, el caso es que la película no logra dar con la necesaria atmósfera desasosegadora. Da pena ver a Leelee Sobieski en este film, la en su día prometedora actriz se desliza por la pendiente de una carrera inane.

3/10
Los chicos de Scottsboro

2006 | Heavens Fall

Película basada en apasionantes y dramáticos hechos reales ocurridos en el Sur de los Estados Unidos en los años previos al estallido de la Segunda Guerra Mundial. El film sigue la pista al abogado Samuel Leibowitz, que defendió a nueve hombres afroamericanos –los chicos de Scottsboro del título– en una revisión de su caso, después de que fueran injustamente acusados y hallados culpables de violar a dos mujeres blancas. El guionista y director Terry Green parece inspirarse en películas sureñas que tratan la cuestión racial, como Matar a un ruiseñor, si se obvia la descripción del mundo infantil del citado film. En efecto, el personaje que compone con aplomo Timothy Hutton tiene mucho de la honestidad del Atticus Finch que encarnó de modo memorable Gregory Peck. David Strathairn da vida al juez, mientras que Bill Sage pone cara al fiscal. Leelee Sobieski, algo desaparecida del mapa interpretativo, da vida a una de las mujeres que dio falso testimonio; es un papel antipático, al que sabe insuflar la necesaria humanidad, algo que es de agradecer.

5/10
Wicker Man

2006 | The Wicker Man

Neil LaBute juega a ser David Lynch… y le sale mal. Toma para ello un guión de 1973 de Anthony Shaffer, y cocina una historia rarita, rarita, sobre un policía que investiga la desaparición de una niña en una isla. Allí tiene su sede una extraña secta, que funciona como si fuera una colmena, adorando a la diosa naturaleza. A LaBute la preocupaban sobre todo los fans más acérrimos de la versión original. "Me preocupaban los puristas que te odian sólo por el hecho de intentar una revisión. Y les entiendo, de verdad". El director admite que si a él le contaran que se iba a hacer un remake de un film que adora, también se preguntaría, "¿por qué lo tocan?, es perfecta". Pero explica, "no lo haría si no creyera legítimamente que mi versión merece la pena". Como el director es competente, hay un arranque intrigante y algunos pasajes con fuerza, pero el conjunto sólo se puede etiquetar de locura, lleno de pesadillas y recuerdos inconexos, hasta un final supuestamente sorprendente, que no lo es. Una pena, penita, pena de película. Lo mejor es el trabajo de Nicolas Cage.

4/10
Las amistades peligrosas (2003)

2003 | Les liasons dangereuses

Revisión del clásico de Choderlos de Laclos, llevado al cine por Milos Forman y Stephen Frears, entre otros. En lugar de transcurrir en el siglo XIX, como el original, la acción se traslada a París, en 1960. La hermosa Madame de Merteuil quiere vengarse de Gercourt, su amante, porque éste se ha prometido con la joven Cécile. Para ello, la maquiavélica mujer acude a Valmont, su antiguo amante, para que seduzca a Cécile y la destruya emocionalmente. Pero Valmont se enamorará mientras cumple su cometido de la seductora Madame Tourvel. Además de ser bastante fiel a la novela, cuenta con un reparto de aúpa.

4/10
Max

2002 | Max

Max Rothman, un comerciante de arte judío que perdió un brazo durante la I Guerra Mundial busca nuevos talentos artísticos en Berlín. Un día queda impresionado por el talento de un joven estudiante de arte llamado Adolf Hitler, con el que iniciará una profunda amistad. Pero Hitler se debate entre su amor a la pintura y sus inquietudes políticas... Interesante debut como director del prestigioso guionista holandés Menno Meyjes, colaborador habitual de Steven Spielberg, para quien ha escrito El color púrpura, El imperio del sol e Indiana Jones y la última cruzada. Posteriormente, ha dirigido también títulos mucho menos comerciales, como Manolete y El niño de Marte, también protagonizada por John Cusack. Destaca el trabajo de este actor, que interpreta al comerciante, así como de Noah Taylor, que encarna a Hitler.

4/10
Última sospecha

2001 | The Glass House

Ruby y Rhett, de 16 y 11 años, pierden a sus padres en un accidente de automóvil. Terrible. Pero no hay problema, había un matrimonio sin hijos, muy majetes, autorizados como tutores en su testamento. Al principio estos padres adoptivos parecen la bomba. Tienen una casa superchula, toda de cristal, y al chaval le traen la Play 2 y la Gameboy, para que juegue hasta hartarse. Pero en fin, al final resulta que la madre es yonki y el padre anda liado con unos mafiosos. Y hasta puede que el accidente no fuera tal. Thriller más o menos inquietante, en que se sacrifica la lógica en aras del suspense. El debutante Daniel Sackheim tiene entre manos un guión de Wesley Strick, especialista en thrillers como El cabo del miedo o Análisis final.  Aquí se las hace pasar canutas a los jóvenes protagonistas, entre los que destaca Leelee Sobieski.

4/10
Nunca juegues con extraños

2001 | Joy Ride

Lewis y Fuller, dos hermanos, viajan de Colorado a Nueva Jersey. Antes de que se una a ellos Venna, una joven por la que Lewis está coladito, captan por radio la voz de un camionero con ganas de cháchara, que utiliza el alias de “Clavo oxidado”. Una broma pesadita, pesadita –uno de los hermanos simula ser una conductora preciosa, que se esconde bajo el sugerente apodo de “Caña dulce”– provoca la persecución implacable del tipo burlado, un psicópata con todas las de la ley. El diablo sobre ruedas de Steven Spielberg sigue inspirando películas. Tras la reciente Jeepers Creepers somos testigos en Nunca juegues con extraños de una nueva e inteligente variación, sobre el tema de “camionero al que nunca se ve el rostro, que agobia al pobre conductor de turno en carretera poco transitada”; la película demuestra que la fórmula todavía no está agotada. El director John Dahl explica que quiso transmitir “la sensación de estar en medio de ninguna parte”, para subrayar el estado de indefensión en que se encuentran los protagonistas. Con un reparto juvenil a la altura, el principal inconveniente del film es su inevitable aire de "déjà vu".

5/10
Rebelión en Polonia

2001 | Uprising

1939. Polonia es ocupada por los nazis. Se desata la persecución de los judíos, confinados en el ghetto de Varsovia. Mientras el presidente del Consejo Judío Adam Czerniakow, es partidario de negociar lo que se pueda con los alemanes, buscando el mal menor, Mordecai Anielewicz organiza un movimiento de resistencia. Frente a otros filmes que muestran cierta pasividad judía ante el holocausto, Jon Avnet pone el acento en el esfuerzo de guerra de guerrillas de un grupo de hombres y mujeres. El director de Tomates verdes fritos y The War (La guerra) logra un film vistoso, de reparto intachable. Contado con tono documental, la divisa de los luchadores es “crear un clima moral en un mundo inmoral”. Aunque quizá peca algo de maniqueo y simplista, sobre todo al describir la actuación de los polacos no judíos.

6/10
Educando a J.

2001 | My First Mister

Recién salida del instituto, “J” es una chica rebelde, desencantada, perforada de piercings. Hija de padres separados, está sola contra el mundo. Asqueada de todo, consigue trabajo. Y cree encontrar un alma gemela en su jefe Randall, un tipo maduro, distinto a ella, pero igual de solitario. Historia sensible, salta con acierto de la sonrisa a la lágrima, evitando el tópico de “historia con lolita”. Recuerda a Ghost World, pero Lahti dota a su film de mayor calado antropológico. Las interpretaciones de la joven Sobieski y Brooks son sobresalientes.

6/10
Aquí en la Tierra

2000 | Here on Earth

Kelley es el típico hijo de papá, malcriado y guapetón, con coche último modelo. Después de unas copas participa en una estúpida carrera de coches, resultado de la cual destroza un restaurante de carretera. La juez le condena a trabajos comunitarios de reconstrucción del restaurante. Inevitablemente, Kelley se enamora de Samantha, la hija del dueño. Lo malo es que Samantha ya tiene novio, un buen chico del pueblo llamado Jasper. Peli romántica con dramón incluido, que hará derramar abundantes lágrimas. Aunque es un poquitín lenta, hay que subrayar el esforzado trabajo de los jóvenes intérpretes, Chris Klein (American Pie, Election), Leelee Sobieski (Juana de Arco, Eyes Wide Shut) y Josh Harnett (The Faculty), que poco a poco se iban haciendo un hueco en el cine protagonizado por adolescentes.

6/10
Juana de Arco

1999 | Joan of Arc | Serie TV

Juana de Arco es uno de eso grandes personajes, que llegan directos al corazón. Hija de campesinos, de intensa vida espiritual, se vio metida de lleno en los tumultuosos hechos guerreros de la Francia de principios del siglo XV, al escuchar un mensaje de Dios que le decía: "Tú debes salvar a la nación y al rey". Gracias a Juana, el Delfín Carlos, pudo ser coronado como Carlos VII. Al principio Carlos desconfiaba de ella, y se disfrazó de campesino poniendo en su lugar a otra persona: pero, sorprendentemente, Juana le reconoció. La doncella supo dar ánimos a sus compatriotas en las batallas con los ingleses, que ocupaban en aquel momento la ciudad de Reims. El prestigio y la piedad de la joven provocaron muchas envidias, y condujeron a que Juana fuera entregada a un simulacro de tribunal religioso, que la acusó de brujería y herejía. Murió en la hoguera, pero tanto el Papa como el rey de Francia proclamaron su inocencia. Y de hecho, Juana de Arco es Santa Juana de Arco: su onomástica se celebra el 11 de mayo. Esta estupenda miniserie hecha televisiva presenta un increíble despliegue de medios. Se ha realizado un enorme esfuerzo en la ambientación, y las escenas de batallas son muy vistosas. A esto se añade una historia de entidad, con un personaje, el de Juana, de una pieza, capaz de morir por defender sus convicciones más íntimas. Al magnífico trabajo de Leelee Sobieski hay que sumar el de los secundarios de lujo: Peter O'Toole es el obispo Cauchon y una sorprendente Shirley MacLaine da vida a Madame de Beaurevoir.

7/10
Eyes Wide Shut

1999 | Eyes Wide Shut

William y Alice. Dr. Harford y señora. Lo tienen todo (belleza, riquezas, trabajo, posición, una hija encantadora…) y no tienen nada (la rutina preside sus vidas, no hay confianza mutua…). En un momento de “lucidez” (propiciada por un porro), Alice confiesa a su esposo una fantasía erótica con otro hombre, que le dominó meses atrás. Esa inesperada revelación provoca en William una mezcla de celos, despecho y sentimientos reprimidos, que le empuja a una espiral de juegos eróticos cada vez más peligrosos. Stanley Kubrick realizador resulta siempre deslumbrante. Su detallismo, rayano en lo obsesivo, da sus frutos en la perfecta puesta en escena. La elección del reparto es acertada: además de un esforzado Tom Cruise, están bien Nicole Kidman y un estupendo Sydney Pollack, el personaje más detestable de la historia. En cuanto a estructura, quizá el perfeccionista director habría pulido más su film si la muerte no le hubiera sorprendido. Sea como fuere el film arranca con lentitud, y no acaba de encontrar del todo su senda hasta que se adentra en el terreno del thriller. Ahí seguimos a Cruise en su fascinación por una orgía muy exclusiva, a la que acuden enmascarados personajes poderosos. Kidman ha asegurado que “no necesité leer el guión. No me importaba en qué consistía la historia. Lo que deseaba era trabajar con Kubrick.” Mientras que su esposo, Cruise, dice que “Stanley no era lo que nadie se esperaba. Era una persona muy abierta.”

6/10
Nunca me han besado

1999 | Never Been Kissed

Josie es una periodista del Chicago Sun Times, que sueña con hacer periodismo de investigación. Su juventud le facilita intentar un experimento: matricularse en un instituto, para hacer un reportaje sobre los chicos y chicas de hoy en día. La cosa funciona, pero, caray, comienza a enamorarse de uno de los alumnos. Película de jóvenes adolescentes, con un nivel más que aceptable. Hay lugar para el humor y el amor, y también para reflexionar –un poquito, tampoco exageremos– sobre las inquietudes de la juventud actual. La peli retrata con gracia las típicas pandillas de cualquier cole (los guaperas, los líderes, los empollones...), e incide en las virtudes y defectos de cada uno de ellos.

4/10
Deep Impact

1998 | Deep Impact

Un joven aficionado a la astronomía descubre con su telescopio la existencia de un enorme cometa que se dirige hacia la Tierra. Aunque las autoridades tratan de evitar que cunda el pánico manteniendo la noticia en secreto, una intrépida periodista descubre la verdad. El presidente de Estados Unidos no tiene más remedio que explicar los hechos: la única esperanza para la humanidad estriba en una misión espacial tripulada, que tratará de romper el meteorito en pedazos más pequeños y desviar su fatal trayectoria. La película se inscrible plenamente en el género catastrofista. Como otros títulos de este tipo, hay un reparto coral (rostros tan conocidos como los de Robert Duvall, Vanessa Redgrave, Morgan Freeman, Maximilian Schell, Elijah Wood...) que sirve para presentar diversos dramas humanos. El film, aunque es en primerísimo término un gran entretenimiento, no deja de plantear al espectador una pregunta inquietante: ¿qué haría si supiera que hoy es el último día de mi vida, que la muerte me está esperando? Esta nueva producción de Spielberg, sin descuidar el argumento, apuesta, como es lógico, por unos vistosos efectos especiales. Estos se hacen sobresalientes en el último tramo de la película, cuando el meteorito se acerca a la Tierra.

6/10
La hija de un soldado nunca llora

1998 | A Soldier's Daughter Never Cries

Años 60. El matrimonio Willis vive en París con Channe, su hija, una niña. Él es un escritor de éxito, que busca la inspiración en Europa. Es feliz con su esposa, que le quiere. Surge en el hogar la posibilidad de adoptar a Benoît, un niño francés de 6 años, cuya madre quedó embarazada siendo adolescente. El chaval será recibido como uno más de la familia. La vida de los Willis es como la de tantas familias, aunque con la peculiaridad de que son americanos en el extranjero. Pero esto da a los chicos la posibilidad de una educación que de otro modo nunca habrían tenido. Pasa el tiempo y… El mayor mérito de James Ivory (Regreso a Howards End, Una habitación con vistas, Las bostonianas) es atrapar al espectador en una historia normal. Desde el punto de vista de Channe –suya es la mirada que domina el metraje–, se describen cosas muy corrientes: la enfermedad cardíaca del padre, que cuelga cual espada de Damocles sobre la familia; el cariño de los esposos, de los hermanos, entre padres e hijos, con la tata; un pequeño trauma en el despertar a la sexualidad; la amistad de Channe con un compañero de temperamento artístico; los miedos del hijo adoptivo a enfrentarse a su pasado; el primer noviazgo formal de Channe… Estos puntos cotidianos adquieren un relieve insospechado. Retazos de vida auténtica, transmiten el amor de un hogar. Nadie en la familia es perfecto, todos cometen errores; pero se quieren, y existe una preocupación real por los otros. No hay grandes estrellas, pero el terceto protagonista no podía estar mejor escogido: Leelee Sobieski es una joven actriz a la que hay que seguir; Kris Kristofferson da vida al escritor con una sorprendente sobriedad; y Barbara Hershey es perfectamente creíble como amante esposa y madre.

7/10
De jungla a jungla

1997 | Jungle 2 Jungle

Remake hollywoodiense no demasiado afortunado de Un indio en París, film de 1995 de Hervé Palud. Describe cómo un tipo que busca a su mujer para proceder a su definitivo divorcio, descubre que tiene un hijo adolescente en el Amazonas, que prácticamente se ha criado en taparrabos. Se lo llevará a Nueva York, donde todo le choca, un poco al estilo de lo que sucedía en la clásica Tarzán en Nueva York. Una vez gastadas las gracietas de rigor, a cuento de la vida moderna frente a las costumbres selváticas, poco queda que hacer al ver este film, con un Tim Allen muchas veces cargante.

2/10

Últimos tráilers y vídeos