IMG-LOGO

Biografía

Nicholas Hoult

Nicholas Hoult

30 años

Nicholas Hoult

Nació el 07 de Diciembre de 1989 en Wokingham, Berkshire, Reino Unido

11 Abril 2013

Dejó una grata sensación cuando irrumpió en la pantalla como jovencísimo amiguete de Hugh Grant en "Un niño grande". Después se supo poco de él, hasta que Nicolas Hoult ha reaparecido con fuerza como mutante de "X-Men", zombie adolescente y cazagigantes. ¿El actor de moda? Si no lo es ya, poco le falta.

Nacido el 7 de diciembre de 1989, en Berkshire, al sudeste de Inglaterra, Nicholas Caradoc Hoult es el tercero de los cuatro hijos de un piloto aéreo y una profesora de piano. Se convirtió en actor infantil inspirándose en el ejemplo de su tía abuela, Anna Neagle, una de las grandes del cine y el teatro británico durante la II Guerra Mundial, a la que Nicholas realmente no llegó a conocer, pues falleció 3 años antes de su nacimiento.

A los 7 años, Nicholas Hoult ya estaba delante de las cámaras, con un pequeño papel en Relaciones íntimas, junto a Julie Walters. Posteriormente estuvo trabajando durante años en diferentes producciones televisivas hasta que en 2002 fue seleccionado para acompañar a Hugh Grant en Un niño grande, de Chris y Paul Weitz, adaptación de la novela de Nick Hornby. Le tocó ser Marcus, hijo de una madre separada, que ayudaba a alcanzar la madurez a un pretendiente de ésta, Will, rentista que sólo aspira a pasarlo bien en la vida.

Mientras rodaba una serie titulada Keen Eddie, con Sienna Miller, Nicholas Hoult sufrió el mayor susto de su vida, pues fue atropellado por un autobús, si bien finalmente salió airoso del suceso. Tras encarnar al hijo de Nicolas Cage, en El hombre del tiempo, logro una enorme popularidad en su Gran Bretaña natal con Skins, serie coral protagonizada por diversos adolescentes. "Hasta que tuve 16 ó 17 años, mi vida en casa y mi carrera eran dos mundos separados, lo cual era muy agradable. Después de Skins me volví más o menos famoso, lo cual fue un poco desastroso", recuerda Hoult. "Cuando estás en la televisión y en las casas de las personas piensas que es maravilloso que alguien vea lo que has hecho, pero a veces sientes que estas siendo visto por el Gran Hermano de 1984. Tienes el sentimiento de que estas siendo observado en todo momento".

Demostró sus cualidades en el campo de la interpretación cuando el diseñador Tom Ford le escogió para un rol secundario en su debut como realizador, Un hombre soltero. Interpretaba a un joven estudiante que acosaba a su profesor de universidad (Colin Firth). El responsable del film quedó tan contento con su trabajo que hasta le fichó como modelo para la campaña publicitaria de su colección de primavera de 2010.

Furia de Titanes inicia su etapa en grandes producciones de acción. Le tocó poner rostro a Eusebio, uno de los compañeros de viaje de Perseo (Sam Worthington). Tenía más papel en X-Men: Primera generación, donde heredó el papel de Hank McCoy, La Bestia, que antaño interpretara Kelsey Grammer. En el set de rodaje se enamoró de Jennifer Lawrence –Mística, otra de las mutantes–. Mantuvieron una relación que se rompió a los dos años.

2013 ha sido un año memorable para Nicholas Hoult. Reventó las carteleras estadounidenses con Memorias de un zombie adolescente, donde era el personaje aludido en el título, al igual que en Jack el Cazagigantes, que hizo ruido comercialmente hablando, pese a que no respondió a las expectativas depositadas por Warner. En Australia ha rodado Mad Max: Fury Road, de George Miller, junto a Tom Hardy y Charlize Theron.

Bien posicionado en la industria, habrá que seguir la pista de Nicholas Hoult, que poco a poco puede convertirse poco menos que en el nuevo Leonardo DiCaprio. Le aguarda el rodaje del thriller Dark Places, con Chloë Grace Moretz y Charlize Theron. Y a continuación, una nueva entrega mutante: X-Men: Days of the Future Past.

Filmografía
El banquero

2020 | The Banker

Películas basada en hechos reales. Sigue a Bernard Garrett, un afroamericano texano muy espabilado, que siendo niño trabaja como limpiabotas pero aprende algunas claves del negocio inmobiliario y bancario escuchando a los empresarios blancos a los que lustra el calzado. Ya adulto, y tras la conveniente preparación, está listo en los años 60 para introducirse en el negocio de las fincas urbanas, y hasta se hace con la propiedad del edificio que alberga la sede de varios bancos de Los Ángeles. Aunque su sueño es ser propietario de un banco en su tierra natal, meta en la que consigue la colaboración de Joe Morris, negro como él, y dueño de algunos garitos nocturnos. De todos modos el color de la piel es un problema, de modo que para operar y poder conceder préstamos y alquileres a ciudadanos afroamericanos, acuden al blanco Max Steiner, para que sea su fachada cara al exterior; aunque desconoce el negocio, Max aprende rápido. Como guionista, George Nolfi ha destacado en el género del thriller, con Destino oculto, Ocean's Twelve y La sombra de la sospecha. En cambio a la hora de dirigir, se ha atrevido con la vida del legendario Bruce Lee en Dragón, nace la leyenda, y ahora con El banquero, una cinta que tiene el mérito de mostrar las dificultades de una persona muy cualificada profesionalmente, para ejercer su oficio, debido a los prejuicios y el uso torticero de los organismos reguladores financieros. El film, uno de los primeros de ficción distribuidos por Apple TV+, tiene el mérito de atrapar la atención, con un estupendo trabajo de Anthony Mackie como el “caballero sin espada” banquero, bien secundado por Samuel L. Jackson, con su risa y sano escepticismo pragmático impagables, y Nicholas Hoult, como el hombre de paja buen tipo, que aprende deprisa y tiene sus propias ambiciones. Están respaldados por un puñado de secundarios poco conocidos pero tremendamente eficaces. La principal pega estriba en la abundancia de tecnicismos del negocio inmobiliario y bancario, donde la rapidez de los diálogos, que hablan de capitalización, intereses, valoración y demás jerga económica, resulta excesiva, el espectador no conocedor se perderá sin remedio.

6/10
Top Gun: Maverick

2020 | Top Gun: Maverick

Después de más de treinta años de servicio como uno de los mejores aviadores de la Armada, Pete "Maverick" Mitchell (Tom Cruise) se encuentra dónde siempre quiso estar, sobrepasando los límites como un valiente piloto de prueba y esquivando el avance en su rango que lo emplazaría en tierra. Durante el entrenamiento a un destacamento de graduados de Top Gun para una misión especializada, Maverick se tropieza con el Teniente Bradley Bradshaw (Miles Teller), distintivo: "Rooster", el hijo del difunto amigo de Maverick, y el Oficial de Intercepción de Radar, el Teniente Nick Bradshaw, conocido como "Goose". Enfrentándose a un futuro incierto y a los fantasmas de su pasado, Maverick se ve envuelto en una confrontación con sus miedos más profundos, culminando en una misión que exige el máximo sacrificio de aquellos que serán elegidos para volar.

The Great

2020 | The Great | Serie TV

Catalina, princesa de Prusia perteneciente a una familia venida a menos, llega a la corte de Pedro, emperador de Rusia, para casarse con él. Está convencida de que aprenderá a amarle, y que podrá introducir ideas frescas de la ilustración, en boga en Europa, pero se topa con un ambiente tosco e ignorante, cuyo máximo exponente es el propio Pedro, personaje prepotente y tiránico al que todos le ríen sus “gracias” por miedo a sus peligrosas reacciones. No logra entenderse con las otras mujeres de la alta sociedad, que ni siquiera saben leer, aunque sí congenia con Orlov, uno de los ministros de Pedro, con el que comparte conocimiento de las ideas de Descartes, Voltaire y Diderot. También logra la complicidad de su doncella, Marial, mujer de alta alcurnia degradada y prima de uno de los popes que goza de la confianza de Pedro, de hecho fue el que propició el matrimonio con Catalina. Las diferencias de la emperatriz con su esposo acaban derivando hacia la idea de una conspiración para derrocarle y convertirse ella en la ama y señora de Rusia. Serie creada por Tony McNamara, toma hechos históricos auténticos para retorcerlos y mostrarlos con una superficial y cínica mirada moderna, que pretende ser divertida y llena de agudeza, extremo cuando menos discutible. La idea de hacer chanza a propósito de la “retrasada” Rusia de los zares, tomándose a chacota igualmente los planteamientos “modernos”, con modos de decir anacrónicos, podría haber dado juego. En algún momento me hizo pensar en Destino de caballero, aunque sea una película de corte distinto. En cualquier caso acaba dominando, sobre todo, la mirada libertina de unos personajes obsesionados por satisfacer sus pulsiones sexuales más primarias, empezando por el emperador, con sus múltiples amantes y un insistente lenguaje obsceno. El protagonismo corre a cargo de Elle Fanning, que encarna a Catalina la Grande. Y aunque es buena actriz quizá el personaje, le viene... grande. Lo que acaba no teniendo demasiada importancia, porque el enfoque de la serie no va de recrear la historia con credibilidad precisamente, lo que sirve de perfecta coartada, para el irregular y reiterativo desarrollo. Algo parecido cabe decir de Nicholas Hoult y su Pedro, el personaje es grotesco y caricaturesco, pero, claro, se trata de eso.

5/10
Tolkien

2019 | Tolkien

Acercamiento a J.R.R. Tolkien, el creador de “El Señor de los Anillos” y toda la asombrosa mitología que envuelve a la trilogía, que incluye los orígenes de ese universo, e incluso los fundamentos de las distintas lenguas de las criaturas que lo habitan. El guión de los desconocidos David Gleeson y Stephen Beresford saber escapar de las trampas que suelen acechar en el biopic, al centrar la trama en su etapa juvenil, presentando al personaje en las trincheras de la Primera Guerra Mundial, en la batalla de Somme, para retrotraerle desde ahí con sus recuerdos a las vivencias que ha acumulado hasta la fecha. Lo que incluye su temprana orfandad junto a su hermano Hilary, el enamoramiento hacia Edith Bratt, huérfana también, su etapa en la exclusiva King Edward’s School de Birmingham y la camaradería con otros compañeros de mejor posición social, Robert Gilson, Christopher Wiseman y Geoffrey Smith, con los que formó el TCBS, The Tea Club and Barrovian Society, donde compartían sus cuitas, y la pasión por las distintas artes, la poesía, la pintura, la música. Como se ve, el film incluye sólo unos pocos años de la vida de John Ronald Reuel Tolkien –el escritor nacido en Sudáfrica en 1892 vivió hasta 1973–, pero la idea es mostrar el humus donde se forja su carácter y desarrolla su creatividad, partiendo de sus inclinaciones naturales –le encantan los idiomas y la poesía– y apoyándose en la experiencia que va acumulando. Aunque toda su creación de la Tierra Media no se ha plasmado aún en el papel, sí que está incipiente en los desafíos que le toca afrontar, y que son sugeridos por ejemplo en el campo de batalla, la sombra de Sauron, el célebre señor oscuro, es alargada. Cualquier conocedor de la obra de Tolkien reconocerá, en la épica de lo cotidiano de esta etapa temprana, lo que parecen semillas de las que germinarán sus ricas historias. Quizá, puestos a poner una pega, no se presta la atención debida al hondo catolicismo de Tolkien, aunque esté presente por la figura de uno de sus benefactores, el sacerdote Francis Xavier Morgan. El director finlandés Dome Karukoski, apasionado de la obra de Tolkien, toca con acierto varias teclas, que componen una armoniosa melodía sin notas discordantes. En lo referente al frente de batalla, hay un acertado tono onírico en algún pasaje, que recuerda al modo en que la infravalorada versión animada de El Señor de los Anillos de Ralph Bakshi evocaba al poder oscuro. El gusto de Tolkien por la poesía, los mitos, las lenguas, para lo que tiene talento, y por las otras bellas artes –la música de Wagner y “El Anillo de los Nibelungos”, por ejemplo–, que comparte con las personas que ama, queda bien recogido, también en la conexión que establece con uno de sus profesores –estupendo Derek Jacobi– cuando marcha a la universidad de Oxford. Pero esto sería nada si no lograra, como lo hace, la conexión humana, de almas gemelas que se profesan amor mutuo. Y aquí desarrolla muy bien la historia romántica de John y Edith –encantadores Nicholas Hoult y Lily Collins–, y la franca amistad con los componentes del TCBS, que les concede incluso el coraje necesario para sobrellevar las contrariedades.

7/10
La verdadera historia de la banda de Kelly

2019 | The True History of the Kelly Gang

Enfrentado contra las tierras baldías de la Australia colonial, donde los ingleses dominan con un puño sangriento y los irlandeses perduran, Ned Kelly (George MacKay) descubre que proviene de una línea de rebeldes irlandeses llamados Sons of Sieve, un implacable ejército de bandidos cruzados inmortalizados para aterrorizando a sus opresores en Irlanda. Alimentado por el famoso luchador Harry Power (Russell Crowe) y alimentado por el injusto arresto de su madre, Ned Kelly recluta a un grupo salvaje de guerreros para planear uno de los ataques más audaces de anarquía y rebelión que el país haya visto.

X-Men: Fénix Oscura

2019 | X-Men: Dark Phoenix

Siendo niña, Jean Gray sufre en 1975 un accidente automovilístico, a resultas del cual mueren sus padres. Sus poderes mentales de mutante han tenido mucho que ver con lo ocurrido. El profesor Charles Xavier la acoge en su escuela para jóvenes especiales con superpoderes. Veinte años después, un grupo de X-Men, atendiendo el ruego del presidente de los Estados Unidos, acuden al rescate de la lanzadera espacial Endeavour, que tiene problemas. Jean Gray debería haber muerto, tanto fuerza su especial don, pero contra pronóstico sobrevive, e incluso se siente más poderosa. Todo apunta a que esa multiplicación e inestabilidad de sus poderes, cual ave fénix renacida, tiene que ver con la amenaza de unos belicosos alienígenas liderados por Vuk, que desean apoderarse del don de Jean para hacerse con el control de la Tierra. Nuevas andanzas de los X-Men, con el foco puesto en los orígenes y desdichada historia de Jean Gray, también conocida como Fénix Oscura, adapta uno de los cómics más populares de la saga de superhéroes, creado en 1980 por Chris Claremont y John Byrne. Firma el guión y dirige Simon Kinberg, debutante en las lides de dirección, y más conocido por su dilatada trayectoria de productor y guionista, que incluye los filmes X-Men: Primera generación, X-Men: Días del futuro pasado y X-Men: Apocalipsis, o sea, que ya había trabajado con el reparto de la versión juvenil de los mutantes –que no obstante, han ido creciendo, el tiempo vuela– representada por James McAvoy, Michael Fassbender, Jennifer Lawrence, Nicholas Hoult, Sophie Turner, Tye Sheridan, Kodi Smit-McPhee y Alexandra Shipp. La película resulta sin duda entretenida, con un estupendo reparto, y los efectos visuales de las dinámicas escenas de acción son de gran calidad. Es estupenda la partitura musical de Hans Zimmer, que con su recurso a las notas sostenidas que tan buen resultado han dado en las películas de Christopher Nolan, imprime la emoción de lo mucho que hay en juego en los combates mutantes. Pero quizá la trama es demasiado sencilla y reiterativa, sin avances y evoluciones de entidad. Al final todo se reduce al trauma infantil de Jane, que la torna inestable, imprevisible y peligrosa, y a insistir en la idea de que tal vez Charles se equivocó en el modo en que quiso protegerla. Incluso el planteamiento de un posible Charles egoísta, que podría haberse engañado buscando autoafirmarse egocéntricamente, con la excusa de ayudar a los jóvenes con poderes, muy sugerente, no acaba de incoarse todo lo deseable. Mientras que la “marciana” de Jessica Chastain es muy elemental, la sostiene el poderío de la actriz, y su pintoresco aspecto físico, con su melena rubia casi albina, y sus zapatos de tacón de aguja.

6/10
La favorita

2018 | The Favourite

Siglo XVIII. Inglaterra está en guerra con Francia y hay tiranteces en el parlamento británico debido a la estrategia a seguir. Pero lejos del campo de batalla, en la corte de la reina Ana, se va a librar una guerra diferente cuando llega una nueva doncella, Abigail, recomendada por su tía Lady Sarah, la mejor amiga y favorita de la reina. Poco a poco, la chica se hará valer entre los sirvientes y jugará implacablemente sus cartas para ascender meteóricamente en su posición en la corte. Quinta película como director del griego Yorgos Lanthimos, un cineasta cuyo prestigio ha ido siempre al alimón de sus historias singularmente retorcidas, que indagan en los comportamientos insanos de los seres humanos. Su cine provoca atracción y rechazo a un tiempo. No deja indiferente y eso también lo sitúa como director incómodo, distinto, que le hace carne de cañón de festivales y galardones. La favorita, por ejemplo, logró el Premio Especial del Jurado del Festival de Venecia. Presenta Lanthimos la típica corte europea del siglo XVIII, en donde la elegancia manierista de cada estancia del palacio, con sus muebles suntuosos, sus coloridas telas, está en connivencia con el falso formalismo de las personas y una amplia galería de bajezas humanas. La gente de la corte se mueve por intereses exclusivos, conspiran y trapichean como mejor pueden para obtener el rédito deseado. Si para ello han de engañar, seducir, envenenar y confabularse con otros interesados, bienvenido sea. Servil apariencia exterior y podredumbre interior. Película esencialmente femenina, con lesbianismo a tres bandas, están magníficamente perfiladas las tres protagonistas. Destacan la rivalidad entre Lady Sarah (Rachel Weisz) y la recién llegada Abigail (Emma Stone), en una relación que va cambiando poco a poco hasta convertirse en una acendrada guerra por obtener los favoritismos de la reina. Se muestra con credibilidad la evolución de sus intereses, así como la agudizada vulnerabilidad y soledad de la monarca, triste marioneta al vaivén de las mentes manipuladoras de sus compañeras, también en el plano político. El trío de actrices es perfecto, aunque quizá la mayor sorpresa estriba en el trabajo de la menos mediática Olivia Colman, que logra aunar en la reina una rica colección de estados de ánimo. No sería raro que le llovieran premios. Formalmente Lanthimos es fiel a su cine y aquí también ofrece variadas escenas bizarras y morbosas, que acrecientan su fealdad gracias a la ambientación recargada, con interiores muy opresivos, aun cuando se utiliza con oficio la profundidad de campo y un potente uso de la luz. En este significativo aspecto visual, Lanthimos sabe jugar con angulaciones forzadas y demuestra una gran eficacia en el uso de otros aspectos formales como la velocidad de la imagen o la música de cámara, con esa incesante cuerda de fondo, recurso sonoro perfecto para provocar inquietud.

6/10
La guerra de las corrientes

2017 | The Current War

A finales del XIX, Thomas Alva Edison se dispone a iluminar Nueva York, con su tecnología de corriente continua, que sin embargo encierra algunos riesgos, pues puede inflamarse con facilidad. Le sale un duro competidor, George Westinghouse, que fichará al revolucionario joven Nikola Tesla, que aporta la corriente alterna. Para imponerse al otro, ambos bandos lucharán con todas las armas a su alcance, incluyendo difamaciones de los contrarios, de cara a lograr las ansiadas concesiones de licencias. Sobre todo les interesa iluminar la Exposición Universal de Chicago de 1893, pues supone una oportunidad de consagrarse ante la opinión pública mundial. Tras la excelente cinta independiente Yo, él y Raquel, de 2015, el texano Alfonso Gómez-Rejón se puso al servicio de Harvey Weinstein, con una cinta concebida para arrasar en los Oscar que debía estrenarse a finales de 2017. Pero la caída en desgracia del magnate por culpa de sus escándalos sexuales, pospusieron el estreno de la cinta, que también cuenta como productores con el mismísimo Martin Scorsese, el guionista Steven Zaillian, y Timur Bekmambetov, responsable de Guardianes de la noche. Pese al interés que tiene el episodio histórico que se recrea, la expansión de la electricidad, el guionista Michael Mitnick (Vinyl), no consigue darle ninguna chispa. Abusa de diálogos explicativos, a veces demasiado técnicos, al tiempo que desaprovecha subtramas, y no logra secuencias que transmitan emoción. Gómez-Rejón no consigue arreglarlo con sus trabajados movimientos de cámara, una brillante banda sonora de los poco conocidos Danny Bensi y Saunder Jurriaans (autores de La autopsia de Jane Doe), un vestuario trabajado y un diseño de producción vistoso. Tampoco remonta la cinta el excelente reparto, con Benedict Cumberbatch correcto como Edison, y un brillante Michael Shannon, que logra insuflar humanidad a Westinghouse, un tipo sin muchos escrúpulos. Por su parte, los secundarios están totalmente desaprovechados, sobre todo Nicholas Hoult, lo que resulta especialmente lamentable, por el potencial que tiene su personaje, Tesla, Katherine Waterston, la esposa de Westinghouse, y Tom Holland, en su peor trabajo en la pantalla, ya que su ayudante de Edison se queda en mera comparsa.

4/10
Rebelde entre el centeno

2017 | Rebel in the Rye

Como muestra una secuencia de este biopic de J.D. Salinger, Hollywood insistió en llevar al cine “El guardián entre el centeno”, la obra con la que este autor cambió la Literatura. Fueron detrás del proyecto figuras de la talla de Billy Wilder y Elia Kazan, pero el autor se negaba insistiendo en que sólo él podría haber interpretado al protagonista, y que ya no tenía la edad adecuada. Sus suspicacias aumentaron tras la decepción que le produjo Mi loco corazón, basada en una historia que publicó en The New Yorker, y tras su muerte sus herederos se siguen resistiendo a vender los derechos. A grandes males, grandes remedios, así que la industria del cine ha adquirido el libro “J.D. Salinger: A Life”, de Kenneth Slawenski, para llevarlo a la pantalla en un film que según adelanta su título pretende comparar al escritor con Holden Caulfield, protagonista de la legendaria novela e icono por antonomasia de la rebeldía adolescente. Así, Rebelde entre el centeno reconstruye el periplo de Salinger desde su temprana juventud, cuando Jerome David decide asistir a un curso de escritura creativa impartido por el carismático Whit Burnett, fundador del magazine “Story”, que le cambiará la vida. Mientras se esfuerza por conseguir que le publiquen enfrentándose a los deseos paternos, en un local de moda quedará prendado de Oona O’Neill, hija de Eugene O’Neill, uno de sus modelos. Supone el primer largometraje como realizador de Danny Strong, más conocido como actor, pues fue editor de un periódico universitario en Las Chicas Gilmore, y un estudiante nerd en Buffy, la cazavampiros, pero que también ha despuntado como guionista, con Recuento y Game Change, basados en hechos reales. Con el primero fue nominado al Emmy y con el segundo ganó dos, como guionista y productor. Él mismo se ha ocupado del libreto en esta producción. Aunque Rebelde entre el centeno funciona, por la fuerza del recorrido vital del personaje central, y porque está rodada con corrección, desconcierta que se realice un retrato tan convencional de un autor tan insólito, al que se podía haber sacado más tajada. No logra nunca conmover, y tiene graves problemas de ritmo. Habiendo demostrado su talento sobre todo en Mad Max: Furia en la carretera, Nicholas Hoult realiza un apreciable esfuerzo para meterse en la piel de Salinger, pero no han acabado de dirigirle bien, no transmite la evolución radical de su personaje, y desmerece cuando se enfrenta en pantalla a Kevin Spacey, que como Burnett demuestra que pese a las acusaciones de depredador sexual que pesan sobre él, en pantalla es una bestia.

5/10
Persecución al límite

2016 | Collide

En la discoteca de Geran, el turbio mafioso para el que trabaja, Casey Stein conoce a Juliette Marne, mochilera estadounidense de la que se enamora, hasta el punto de dejar a su jefe para iniciar una nueva vida junto a ella. Pero cuando a Juliette le diagnostican una enfermedad, no pueden pagar el transplante de riñón que la salvaría, por lo que Casey decide retomar el contacto con Geran, ofreciéndose para cualquier encargo ilegal, por peligroso que sea, a cambio del dinero que necesita. Éste le envía a robar un camión, con un cargamento de drogas, que pertenece a Hagen Kahl, su principal rival en el mundo del hampa. El insulso realizador británico Eran Creevy dirigió la prescindible Cruzando el límite, con James McAvoy. Pese a la traducción española, que también incluye la palabra “límite”, su nuevo trabajo, Persecución al límite, no está relacionado con aquél. Se trata de un thriller coproducido entre Alemania y Reino Unido, con pocas pretensiones, que sigue la estela de Fast & Furious. Desgraciadamente, el guión resulta ingenuo y acumula demasiados tópicos, hasta que acaba siendo una sucesión de secuencias en las que el personaje central sobrevive a toda clase de tiroteos, sin despeinarse pese a que todo se destruye a su alrededor. Ninguna de ellas consigue la mínima frescura. Al frente del reparto, Nicholas Hoult (Mad Max: Furia en la carretera) y Felicity Jones (La teoría del todo) resultan convincentes pese a que en ningún momento parezca que se han esforzado demasiado. Pero se desaprovecha por completo a dos grandes, Anthony Hopkins, y un sobreactuado Ben Kingsley, a quienes les ha tocado personajes –dos capos enfrentados– demasiado estereotipados. Una oportunidad perdida, pues ambos jamás habían compartido la pantalla.

4/10
X-Men: Apocalipsis

2016 | X-Men: Apocalypse

Tercera entrega de los X-Men en su versión más juvenil, aunque los años pasan, y surgen nuevos mutantes que ya ven como una veterana bregada en mil batallas a Mística, sin duda que la juventud tienen fecha de caducidad. Tras X-Men: Primera generación y X-Men: Días del futuro pasado, llega el apocalipsis, esto se acaba. En realidad debemos decir que Apocalipsis es un poderoso mutante, y remontarnos a sus orígenes supone volver al antiguo Egipto de las pirámides, cuando demostró que podía hacer bastante ruido. Pero luego quedó dormido varios milenios, hasta que ha despertado en los años 80 del pasado siglo, más enfadado que nunca. El punto álgido de la Guerra Fría le hace pensar que ha llegado el momento de sumar los poderes de los X-Men que hay dispersos por ahí, destruir el mundo tal y como lo conocemos y empezar de nuevo. Para ello atrae a su lado a Magneto, cuyos intentos por llevar una vida normal en el anonimato se han saldado con una desgracia familiar que le ha vuelto más sombrío que nunca. De todos modos el profesor Xavier y otros mutantes de buen corazón intentarán que cambie de parecer. Bryan Singer y Simon Kinberg, director y guionista, no sólo tienen apellidos que riman, sino que han unido sus carreras desde hace años al devenir de los populares superhéroes mutantes de Marvel. Y entregan una trama entretenida pero no memorable, con mucha acción aturullante, donde vuelven a probar que la acumulación de superhéroes dándose de bofetadas siempre es resultona, tendencia a la que ya se han abonado Los Vengadores y La Liga de la Justicia, entre otros grupos molones. Aunque se abusa de los efectos visuales, hay algún momento con fuerza, sobre todo cuando se mueve a toda velocidad el hijo que no sabe que tiene Magneto. Abundan las subtramas, y los pequeños guiños sorpresivos para hacer las delicias de los que conocen el universo mutante de cabo a rabo. La calidad interpretativa de Michael Fassbender, James McAvoy y Jennifer Lawrence eleva el nivel de algunos pasajes que de otro modo serían bastante tópicos, y se agradecen las peripecias de algunos X-Men, sobre todo Cíclope y Jean Grey, bien interpretados por Tye Sheridan y Sophie Turner. Otros en cambio son simple y quasi-ridícula presencia, pensamos por ejemplo en Tormenta y Mariposa Mental, qué desperdicio de Olivia Munn.

6/10
Mad Max: Furia en la carretera

2015 | Mad Max: Fury Road

Un futuro postapocalíptico y distópico, en que ya nada es lo que era, queda apenas la lucha por la supervivencia y poco más, con un ejército de guerreros que se mueve en motos y vehículos pesados. En un mundo desértico y radioactivo, Inmortan Joe se ha hecho fuerte en La Ciudadela, desde donde gobierna una sociedad decadente, en que la mayoría de la gente vive en la miseria suspirando por un poco de agua, bien que escasea junta a la también preciosa y estimada gasolina. En esta tesitura personas como Max pueden ser valiosas por su grupo sanguíneo. También es el caso de las mujeres a las que guía en su fuga la Imperator Furiosa hacia las Tierras Verdes, y que a modo de cuidado harén, mima Inmortan Joe para que le procuren descendencia. Una persecución implacable posibilita lo que parecía una alianza improbable entre Max y Furiosa. Formidable reinvención de la saga Mad Max, a cargo de su propio creador, George Miller, tres décadas después de que entregara su conocida trilogía. Juega con los mismos elementos, aunque esta vez entrega una cinta de acción verdaderamente modélica, muy coherente narrativamente en su sencillez, con una imaginería y unas acrobacias verdaderamente fabulosas. Viene al pelo aquí aquello tan trillado de que Miller "no deja resuello al espectador en ningún momento". Es como si por fin el australiano tuviera a su disposición todos los medios materiales para hacer lo que ha querido, a la vez que una madurez y experiencia que le conceden sus 70 años recién cumplidos. Los conocedores de la trilogía descubrirán algunos guiños, sutiles, a lo anterior, porque la idea es ofrecer algo nuevo, con el mismo telón de fondo, en que se saca un formidable partido al desierto y a las nubes polvorientas, y a las interminables escenas que implican vehículos, casi todas, con momentos que retrotraen a los westerns clásicos o a Indiana Jones en su trepidación, aunque con los muchos caballos de los motores de esos tremendos camiones, donde no faltan las explosiones a granel y las colisiones, con violencia, sí, pero más contenida que en los salvajes títulos de los 70 y los 80, sobre todo los dos primeros. Verdaderamente el trabajo de los especialistas y el resto de técnicos es sencillamente asombroso, con pasajes y planos de gran belleza, y un uso de armas y maquillaje, que hace pensar a veces en Apocalypto, y una música en vivo en las persecuciones que recuerda a la idea de la cabalgata de las valkirias de Apocalypse Now, ambas cintas con tintes apocalípticos, por cierto. Llama la atención la importancia que se concede aquí a la mujer, en tal sentido se puede decir que Charlize Theron roba la función a Tom Hardy, la idea de que las féminas –y a la postre, las personas– no son cosas, tienen un valor en sí mismas, la encarnan Furiosa y sus chicas perfectamente, hay que reconocer la humildad del actor que encarna a Max, seguramente consciente de que ha pasado aquí veladamente a segundo término, incluso desvelando su nombre sólo en los últimos compases del film. También conviene destacar a Nicholas Hoult, que encarna a Nux, un guerrero que empezará a cuestionarse las sinrazones que han guiado su vida hasta entonces. Estamos ante lo que podríamos denominar un "cómic fílmico", muy bien llevado, y en que unas pocas ideas, de rabiosa actualidad, vertebran bien el relato. El mensaje ecologista está ahí, por supuesto, con una mención al agua y a los necesarios cultivos, las semillas que hay que preservar. En un mundo sin esperanza se entiende la existencia de los jóvenes "cafrekazes", dispuestos a inmolarse por su jefe para alcanzar un pretendido paraíso, alusión nada velada al fanatismo yihadista. Y ante el nihilismo y el autoengaño se presenta el sacrificio que vale verdaderamente la pena, las plegarias que sí vienen al caso, y los caminos –carreteras– de la esperanza y de la redención, que hay que saber transitar sabiamente, aunque a veces domine la furia... y la locura.

8/10
Dark Places

2015 | Dark Places

La madre y dos hermanas de Libby Day fueron asesinadas en su granja familiar de Kansas cuando ella tenía ocho años. Su hermano mayor, Ben, fue condenado por el crimen, tras las declaraciones de la niña. Treinta años después, la vida de Libby está vacía, sin trabajo, sin relaciones, sin paz. Con el fin de ganar un dinero contactará con un tal Lyle With, quien a cambio de dinero la invita a asistir a una reunión de un extraño grupo de personas que tiene el hobby de investigar crímenes famosos cuya resolución es poco satisfactoria. Será el comienzo de una indagación turbia, en donde la propia Libby pondrá en entredicho su opinión sobre los hechos y las declaraciones por las que su hermano Ben aún sigue entre rejas. Una novela de Gillian Flynn (autora de la historia que dio lugar a Perdida) sirve al director Gilles Paquet-Brenner (La llave de Sarah) para ofrecer una película sobre otra mujer desorientada, estancada, no tanto físicamente sino vitalmente. Película algo fatalista, opta por un final menos cínico que la película de David Fincher, pero también es que la entidad Dark Places es mucho menor. Narrada en dos tiempos, con escenas que se mezclan a modo de puzzle gracias a un montaje eficaz, pero también algo tramposillo, observamos, por un lado, las pesquisas de Libby adulta en el presente y compartimos sus descubrimientos, sus zozobras, sus dudas; por otro, se nos ofrecen las imágenes del pasado en la granja familiar cuando ella era niña, segmentos cuidadosamente escogidos para ofrecer información limitada y mantener la intriga sobre los hechos. Literariamente puede funcionar este esquema narrativo; cinematográficamente no tanto. Falta frescura, ritmo. Es elogiable el esfuerzo con que Charlize Theron compone a su atormentado personaje y la película se deja ver, entretiene. Sin embargo, también chirría continuamente porque no resulta muy creíble el planteamiento: una trágica situación olvidada durante 30 años, que en un brote detectivesco, del todo imprevisible y alentado por causas de lo más peregrinas, acaba por resolverse en unos pocos días. Tampoco los personajes están bien diseñados (algunos no se sabe muy bien qué pintan, como el padre), otros son invenciones muy artificiales (Lyle) o toman decisiones del todo inverosímiles (Ben). Además de la Theron el resto del reparto engrandece algo el resultado, especialmente la presencia de Tye Sheridan (Mud) y Christina Hendricks (Mad Men), en sendos personajes del hijo problemático y la madre sufridora.

5/10
Equals

2015 | Equals

X-Men: Días del futuro pasado

2014 | X-Men: Days of Future Past

Nuevas aventuras de los mutantes de Marvel, con la novedad de que se combinan algunos actores que interpretan a los personajes en su versión talludita y en su versión juvenil, gracias a la coartada argumental de los viajes en el tiempo. De modo que desde un futuro desolador dominado por los Centinelas, unas criaturas creadas gracias a los avances de las industria armamentística, que aprovecha algunas de las cualidades genéticas de Mística.,Lobezno viaja al pasado, a 1973. La idea es reunirse con el profesor Xavier y Magneto, entonces unos jóvenes algo desubicados, para cambiar la historia evitando que Mística mate al creador de sus verdugos Centinelas, el doctor Trask. X-Men: Días del futuro pasado es una película que exige complicidad, la disfrutarán los espectadores que no estén ya saturados con tanta película de superhéroes, ahora con la nueva divisa de lo que Hollywood considera fórmula ideal para atraer al público visto el éxito de Marvel Los Vengadores, o sea, reunir a cuantos más personajes mejor, aunque algunos tengan presencia hipermínima, como es el caso aquí de Tormenta, Rogue y Kitty Pryde, Halle Berry, Anna Paquin y Ellen Page no hacen gran cosa en el film. Claramente hay una descompensación en el peso argumental, Lobezno se erige en hilo conductor, con el siempre resultón Hugh Jackman, mientras que a los veteranos, como Ian McKellen, les basta con su poderosa presencia en pantalla, aunque sea de escasos minutos; pero del resto, muchos se reducen a puro elemento decorativo. El guión de Simon Kinberg se esfuerza en crear conflictos interesantes, y hay algunas escenas visualmente muy vistosas, sobre todo las concernientes a la rapidez de Quicksilver. Pero también se acumulan escenas de acción agotadora, a tal respecto el arranque futurista es particularmente cansino; mientras que el presidente Nixon se convierte en una especie de caricatura de sí mismo. Entre los actores, destacan Jennifer Lawrence y Michael Fassbender.

5/10
Young Ones

2014 | Young Ones

En un futuro no muy lejano, la escasez de agua ha hecho que se convierta en un bien muy preciado. En la aridez de esas tierras vive Ernest Holm (Michael Shannon) con sus hijos Jerome (Kodi Smit-McPhee) y Mary (Elle Fanning), defendiendo a su familia de los bandidos. Sin embargo todo se complica con la llegada del novio de Mary (Nicholas Hoult), que tiene sus propios planes para los Holm: hacer lo que sea necesario para tomar el control y traer el agua de nuevo a sus tierras.

Memorias de un zombie adolescente

2012 | Warm Bodies

El argumento de Memorias de un zombie adolescente viene a ser una versión libre de Romeo y Julieta. Así, R., un joven muerto viviente que se alimenta de cerebros humanos, participa en una escaramuza contra un grupo de supervivientes. Pero tras despedazar a un chico que va acompañado de su joven novia, Julie, se siente atraído por ella, y decide rescatarla de la voracidad de los otros muertos vivientes. Mientras R. y Julie tratan de sobrevivir, surgirá el amor entre ambos. El irregular Jonathan Levine (Seducción mortal) adapta la novela de Isaac Marion, que aparte de las referencias a William Shakespeare se sitúa muy en la línea de Crepúsculo, aunque cambiando los vampiros por muertos vivientes. La diferencia fundamental estriba en que Memorias de un zombie adolescente incorpora numerosos elementos humorísticos, casi todos bastante negros, pero efectivos. No faltan las buenas dosis de secuencias acarameladas que posiblemente sean la causa de que el film haya sido un tremendo éxito, en su estreno en Estados Unidos. El veterano John Malkovich, como padre de armas tomar de la protagonista, da un poco de lustre al reparto, encabezado por Nicholas Hoult (la Bestia en X-Men: Primera generación) y Teresa Palmer (El aprendiz de brujo), dos jóvenes valores un tanto insulsos. Los efectos digitales resultan un tanto rudimentarios.

4/10
Jack el Caza Gigantes

2012 | Jack the Giant Killer

En pleno aluvión de revisiones libres de cuentos clásicos se apunta al carro Bryan Singer. El reputado realizador adapta la narración tradicional –erróneamente atribuida a Hans Christian Andersen– "Las habichuelas mágicas", hasta ahora aprovechada sobre todo por el cine de animación, pues ha dado lugar a títulos como Mickey y las judías mágicas y El gato con botas, donde el protagonista no era Jack (casi siempre Juanito en la versión española) sino el felino surgido de la saga de Shrek, de DreamWorks. El protagonista de Jack el Caza Gigantes, un joven huérfano, recibe un encargo en principio sencillo de su tío, que le ha criado en su granja. Debe ir a la gran ciudad para vender un caballo y una carreta, pero tras un encuentro fortuito con Isabelle, la rebelde heredera del trono, Jack acaba dándole el equino a un monje en fuga que necesita una montura. Éste le da en prenda unas judías mágicas que nunca debe mojar... Singer demuestra nuevamente que vale igual para un roto que un descosido, pues tras triunfar en el terreno del thriller (Sospechosos habituales, Valkiria) y los superhéroes (X-Men) firma un film de aventuras. En principio va destinado al público familiar, si bien algunos pasajes tienen una ambientación moderadamente oscura, influida por la saga de El Señor de los Anillos, de Peter Jackson, que lo aleja de los más pequeños. Cuenta con un guión no muy novedoso, pero lo suficientemente funcional, coescrito por varios autores, entre ellos su colaborador habitual Christopher McQuarrie. Cuenta con un eficaz reparto encabezado por el joven en alza Nicholas Hoult, el chico de Un niño grande, que triunfa con títulos como Memorias de un zombie adolescente y X-Men: Primera Generación. Tanto él como su partenaire, la poco conocida Eleanor Tomlinson (Alicia en el País de las Maravillas), cumplen pero no emocionan. Por suerte están rodeados de secundarios más solventes, como Ewan McGregor (un heroico caballero de la corte), Ian McShane (el rey), Bill Nighy (que mediante captura de imagen ha dado vida al líder de los gigantes) y sobre todo el siempre sorprendente Stanley Tucci, un tanto sobreactuado pero que parece haberlo pasado bien interpretando al malvado de la función, el desleal Roderick. Aunque tiene un ritmo lo suficientemente holgado, y ofrece la espectacularidad que se espera, a Jack el Caza Gigantes le falta algo de originalidad, que la distinga de las numerosas producciones similares con las que compite (se estrena casi a la vez que Oz, un mundo fantástico, de corte muy similar). Por otro lado, no se nota especialmente que Bryan Singer haya requerido para este film de un presupuesto gigantesco (se dice que sumando los gastos de promoción ha llegado a los 300 millones de dólares, difícilmente recuperables).

6/10
X-Men: Primera Generación

2011 | X-Men: First Class

Nueva entrega de las saga de los mutantes X-Men de Marvel. En esta ocasión la narración se remonta a los orígenes, en algunos casos a la más tierna infancia, para descubrir los poderes de leer el pensamiento del niño Charles Xavier, su amistad de entonces con la chica de piel azul con escamas Raven Darkholme, o los traumas en la Alemania nazi de Erik Lehnsherr, capaz de doblegar los metales con la mente. Los tres son mutantes, y ya adultos Xavier, experto en genética, sabe que son un botón de muestra del nuevo paso de la cadena evolutiva del ser humano, no están solos, hay más como ellos. Son los años de la guerra fría, y aunque el mundo cree que el gran desafío al que se enfrenta la humanidad es la rivalidad de Estados Unidos y la Unión Soviética, en realidad lo que se está larvando es la división de los hombres entre gente normal y mutantes. Una película más de superhéroes. Con algunos elementos típicos del género. O sea, recuerdos de juventud de los personajes, exposición de sus superpoderes, entrenamiento, más entrenamiento, otra ración de superpoderes, pequeños complejos no superados, etc. La peli es más o menos entretenida, aunque haya ya algo de cansino en este tipo de historias, y se repite la idea del “orgullo mutante” de títulos anteriores, aceptarse como uno es. Donde hay más gracia es en mostrar a un grupillo de mutantes como traviesos estudiantes, o, sobre todo, en desvelarnos lo que podríamos denominar “historia secreta” de la crisis de los misiles de Cuba, que da pie a un clímax cuando menos diferente y muy movidito. Es el tramo en que el director, Matthew Vaughn (Kick-Ass. Listo para machacar, Stardust, Layercake) da lo mejor de sí mismo. El reparto es más o menos resultón, un estupendo grupo de juveniles actores (entre otros, James McAvoy, Jennifer Lawrence, Michael Fassbender...), con otros más veteranos como Kevin Bacon.

5/10
Furia de titanes

2010 | Clash of the Titans

Spyros, un humilde pescador, encuentra flotando en el mar un ataúd con el cadáver de una mujer y un bebé vivo. Criará a éste con el nombre de Perseo, como si fuera su propio hijo. Pero en realidad se trata de un semidiós, vástago de Zeus. Cuando Perseo ya es adulto, los hombres de Argos osan desafiar a los dioses olímpicos, ocasión que aprovecha la divinidad del inframundo Hades para pedir el sacrificio de Andrómeda; en caso de negativa, la ciudad sea destruida por el Craken, una terrible bestia. Perseo encabezará una expedición para evitar ese sacrificio y poder desafiar con éxito al Cracken, lo que le obliga a enfrentarse con increíbles criaturas. El cine en 3D se ha convertido en una gran atracción de feria, el relieve concede al cine de aventuras una nueva dimensión, nunca mejor dicho. Lo confirma Furia de titanes, grandioso espectáculo visual, reconvertido al formato de moda en la última fase de su producción, taquilla obliga. Tal decisión de última hora se nota, el uso del 3D no es tan perfecto como el de Avatar y Alicia en el País de las Maravillas, el juego plano-contraplano no parece hecho para la tridimensionalidad, y algunas escenas, como las del Olimpo, tienen un acabado extraño, un algo que chirría. No obstante, es previsible que el público general no se ande con demasiadas sutilezas técnicas, y acepte “subirse a la atracción”, sin más. Y es que, en muchas escenas, la cosa funciona perfectamente, a Louis Leterrier le va este tipo de cine, como ya probó en otra mitología, moderna, la de El increíble Hulk. Dentro del esquema de aventuras mitológicas al que da pie el viaje del héroe y sus compañeros, los guionistas – Travis Beacham, Phil Hay y Matt Manfredi– han dado primacía al conflicto interno de Perseo, que no quiere asumir su parte divina –cree que Zeus no le atendió y que su auténtico padre fue su padrastro–, lo que sirve para acentuar su condición humana, sobre todo el ejercicio de la libertad. Lo demás son fuegos de artificio más o menos vistosos, con guiños a sagas épicas como El Señor de los Anillos –esas expediciones por parajes increíbles– y La guerra de las galaxias –hay unas criaturas que se parecen mucho a los moradores de las arenas, y el gruñido de uno de ellos bien podría haberlo proferido Chewbacca–. Ha habido una apuesta por actores más bien desconocidos, a excepción de los “divinos” Ralph Fiennes y Liam Neeson, y el héroe de acción de moda –es su segunda película en 3D– Sam Worthington. Y a diferencia de títulos como 300, se evita la violencia desagradable, en busca del gran público.

6/10
Un hombre soltero

2009 | A Single Man

Debut de Tom Ford, consagrado diseñador de moda, que ha trabajado como director creativo de Gucci e Yves Saint-Laurent. Ford sorprendió muchísimo a sus compañeros del sector, cuando anunció que abandonaba temporalmente el mundillo de la moda, para dedicarse a dirigir cine. Había decidido adaptar al cine “Un hombre soltero”, de Christopher Isherwood, emblemático libro para el movimiento gay. A Single Man está ambientada en Los Ángeles, en 1962, en plena crisis de los misiles de Cuba. George Falconer es un brillante profesor de universidad británico incapaz de superar la muerte de Jim, que fue su amante durante mucho tiempo. Sus familiares, ni siquiera le permitieron acudir al funeral. Intenta suicidarse pero no puede, al tiempo que Charley, su mejor amiga, le intenta consolar y le manifiesta que está enamoradísima de él. También lo está uno de sus estudiantes, que ha llegado a pedirle su dirección a su secretaria. Lo mejor de esta cinta es la sorprendente interpretación de Colin Firth, que se hizo con la Copa Volpi al mejor actor en el Festival de Venecia. También se perfila como uno de los más que posibles candidatos a los Oscar, donde está claro que tiene posibilidades. Brilla especialmente en las secuencias que comparte con Julianne Moore, que también suena para la que sería su quinta nominación a la estatuilla, aunque su papel es breve. Resulta eficaz su retrato del dolor causado por la muerte del ser amado, pues Tom Ford elige la vía de la sobriedad y la contención. Pero por otro lado resultan evidentes sus intenciones propagandísticas al estilo de Brokeback Mountain. Idealiza la relación homosexual del protagonista, que es el único de su entorno que ha logrado encontrar a su pareja ideal. Se sugieren las dificultades sociales que ha padecido, pero éstas son bastante mínimas, apenas sin importancia (un vecino le critica a sus espaldas porque “es de la acera de enfrente”). En general parece que se evita mostrar las consecuencias del camino que el personaje ha tomado, sobre todo porque la historia finaliza de forma algo brusca.

4/10
Wah-Wah

2005 | Wah-Wah

1959. Ralph Compton narra las vicisitudes familiares en la zona del este del sur de África, lo que luego sería Swazilandia, justo en una época convulsa en donde las tropas británicas están a punto de abandonar el lugar. La historia responde de algún modo a la autobiografía del director Richard E. Grant, actor en películas como La edad de la inocencia o El pequeño vampiro, que aquí debuta en los apartados de guión y dirección, narrando sus recuerdos de infancia. La película, agradable de ver, cuenta con un sólido reparto y con una excelente banda sonora del compositor Patrick Doyle.

6/10
El hombre del tiempo

2005 | The Weather Man

El hombre del tiempo de un canal televisivo de Chicago es un hombre tremendamente popular, lo cual tiene sus inconvenientes. La gente le aborda con frecuencia en la calle, y a veces no muy amistosamente. Dedicado a su carrera –David Fritz aspira a ser fichado para el popular programa nacional `Hello, America'–, su vida familiar es un desastre. Está separado de su mujer, y aunque abriga esperanzas de recomponer su matrimonio, tal meta parece poco menos que una utopía. Además, sus hijos adolescentes arrastran problemas. Uno acaba de salir de un correccional, y la otra tiene un problema de autoestima. Como a David le cuesta escuchar y dialogar –se esfuerza, pero se lía–, no es fácil prestar ayuda. A todo esto se suma el diagnóstico, al padre de David, de una enfermedad terminal. Gore Verbinski se sumerge en una historia muy contemporánea de personaje frustrado por una sociedad que le empuja al éxito, aunque no acaba de darle las herramientas necesarias para lograrlo, en parte por lo etéreo mismo del concepto 'éxito'. El guión de Steve Conrad invita a trazar un paralelismo entre el ejercicio de la meteorología, que permite pronosticar el tiempo, y el discurrir de la vida, donde resulta imposible preverlo todo. Nicolas Cage lleva con aplomo el protagonismo, encaja bien en el tono tragicómico del film, que bien podría titularse `La tragedia de un hombre ridículo'. El resto del reparto apoya eficazmente, con mención especial para Michael Caine, un profesional como la copa de un pino.

6/10
Un niño grande

2002 | About A Boy

El hombre isla. Isla-Man. Alias “Ibiza”. Rodeado por todas partes del agua de sus tonterías, a solas consigo mismo. Así se ve Will, un tipo cerca de los 40, que vive de las rentas que le dejó papá, y que se dedica a no hacer nada y “pasarlo bien”. No piensa en las demás, sale con chicas ocasionalmente para satisfacer sus instintos básicos. E ignora por completo el significado de la palabra compromiso. Hasta que, en medio de una intentona de conquista amorosa, se cruza en su vida Marcus, hijo de madre hippy, separada y con tendencias suicidas. Los hermanos Chris y Paul Weitz dieron lo mejor de sí en el divertido guión del film de animación por ordenador Antz (Hormigaz); su siguiente paso fue American Pie, film que coescribieron y dirigieron en torno a un grupo de adolescentes descerebrados. Aquí insisten en la comedia, pero en una línea más clásica, con ingenio y estilo, acudiendo con acierto al contrapunto melodramático y la guinda romántica. Parten de la novela homónima de Nick Hornby. Hugh Grant es el ególatra protagonista, capaz de componer un tipo caradura y odioso, al que no podemos dejar de amar, papel que ya bordó en El diario de Bridget Jones y Granujas de medio pelo. Le dan buena réplica las féminas (Toni Collette y Rachel Weisz), y el chaval Nicholas Hoult.

7/10

Últimos tráilers y vídeos