IMG-LOGO

Biografía

John Frankenheimer

John Frankenheimer

72 años ()

John Frankenheimer

Nació el 19 de Febrero de 1930 en Nueva York, EE.UU.
Falleció el 06 de Julio de 2002 en Los Ángeles, California, EE.UU.

Eficacia tras las cámaras

22 Febrero 2012

Habría merecido un reconocimiento mayor. Frankenheimer está lejos de ser considerado uno de los grandes del cine de Hollywood, aunque sí logró dejar boquiabierto al espectador con un buen puñado de títulos redondos, casi siempre de género, y con pequeñas dosis de denuncia política y social.

Nacido en Nueva York, Estados Unidos, el 19 de febrero de 1930, John Michael Frankenheimer era hijo de padre judío y madre irlandesa que le educó en la fe católica. Graduado en el Williams College, de Williamston (Massachussetts), consiguió que le aceptaran en el departamento de cine de la Fuerza Aérea, para la guerra de Corea. Durante ese tiempo le encargaron que rodara películas documentales sobre el conflicto.

De vuelta a su país, Frankenheimer consiguió un trabajo como realizador en CBS, cadena televisiva emergente por aquel entonces, y se curtió como director en series como You Are There, Playhouse 90, Studio One, Climax! o Danger, que a veces se grababan en directo. De ahí que con el tiempo, Frankenheimer esté considerado un realizador clave de la llamada Generación de la Televisión, junto con Robert Mulligan, Arthur Penn, Sidney Lumet, Martin Ritt y otros.

Empezó en el cine reconvirtiendo un guión de un episodio de la serie Climax!, en el film Un joven extraño, de 1957, con James MacArthur como un joven rebelde que atormenta a su padre, productor de cine. Pero el salto a la pantalla grande del realizador se quedó en una experiencia aislada, ya que decidió permanecer en la televisión, durante unos años.

Vuelve al cine en 1961 con Los jóvenes salvajes, uno de sus mejores trabajos, aunque apenas tuvo repercusión en taquilla, pues trataba el controvertido tema de la aplicación de la pena de muerte a los adolescentes, en concreto a tres italianos acusados de asesinar a un ciego. El fiscal empieza a investigar por su cuenta, porque cree en su inocencia. Éste estaba interpretado por Burt Lancaster, que quedó impresionado por la imaginación visual del cineasta. Una tarde, el actor se encontró con la cámara en el suelo, e intentó recogerla, pero el cineasta le dijo que la había puesto ahí adrede para rodar una toma. Lancaster se dio cuenta de la capacidad de riesgo de Frankenheimer, y quedó tan impresionado que volvería a estar a sus órdenes en otras cuatro ocasiones. El actor fue nominado al Oscar, y aunque el film optó a otros tres premios, la Academia se olvidó por completo de Frankenheimer, no sólo en esa ocasión, sino también durante el resto de su carrera.

Igualmente tenía un trasfondo de crítica, en este caso al sistema penitenciario, su siguiente trabajo, El hombre de Alcatraz, posiblemente el film más redondo del director. Lancaster realiza un trabajo memorable como condenado a 43 años de prisión al que los pájaros le cambian la vida hasta el punto de que se convierte en un respetado ornitólogo. Después llegó el vibrante film bélico El tren, con Lancaster como héroe de la resistencia que trata de impedir que un coronel alemán (un gran Paul Scofield) se lleve de París valiosas obras de arte. Quizás la colaboración Lancaster-Frankenheimer más sobrecogedora y controvertida fue Siete días de mayo, sobre un grupo de militares desencantados que, temerosos del predominio soviético, deciden dar un golpe de estado (el reparto cuenta también con los inigualables Kirk Douglas, Fredric March y Ava Gardner). El tándem con Lancaster finalizó con la menos brillante, Los temerarios del aire, aunque pese a ser tan ligera como el propio aire, tenía unas secuencias de paracaidismo realmente espectaculares.

Otro thriller político redondo de la primera época del realizador es sin duda El mensajero del miedo (1962), sobre un sargento (Laurence Harvey) y un comandante (Frank Sinatra), que son capturados en Corea y sometidos a un lavado de cerebro. El segundo sufre pesadillas y recibe la orden de asesinar a uno de los candidatos a la presidencia. Especialmente inquietante es el trabajo de Angela Lansbury, como madre maquiavélica del personaje de Laurence Harvey. El film tardó mucho en estrenarse, según la rumorología porque se temía que tuviera similitudes con el complot para asesinar al presidente Kennedy, si bien el verdadero problema era de orden económico con Frank Sinatra.

Divorciado de Carolyn Miller, con la que había tenido dos hijos, Frankenheimer se emparejó desde 1963 hasta el final de sus días, con Evans Evans, actriz de títulos como Bonnie and Clyde.

Frankenheimer terminó la década de los 60 con buenos productos como El hombre de Kiev –sobre un campesino judío acusado de asesinato en Rusia–, el film de ciencia ficción Plan diabólico –con Rock Hudson que recurre a una empresa capaz de prolongar su vida cambiándole de cuerpo– y la espectacular cinta automovilística Grand Prix.

Así las cosas, en el momento en el que Frankenheimer rodaba Yo vigilo el camino, drama con Gregory Peck de 1970, tenía una carrera brillante y prometía convertirse en uno de los grandes. En los 70 entregó algún título de interés, como El repartidor de hielo –adaptación de la obra de Eugene O'Neill–, el escalofriante e imprescindible thriller Domingo negro –sobre una terrorista palestina que prepara un atentado en la Super Bowl– o French Connection II, amena continuación del film de William Friedkin.

Pero durante la preparación de Profecía maldita, el realizador tuvo graves problemas con el alcohol, hasta el punto de que redujo su actividad profesional. Además, filmes como El reto del samurái, El pacto de Berlín, 52 vive o muere y Tiro mortal están muy lejos de anteriores obras. Tocó fondo con La isla del Dr. Moreau, desmejorado remake de la novela de H.G. Wells, con Marlon Brando en uno de sus peores trabajos.

Al final de su carrera, se aprecia en Frankenheimer la voluntad de redimirse, de demostrar (cual médico de La diligencia o abogado de Veredicto final) que podía hacer grandes cosas, a pesar del alcoholismo que le había destruido la vida. La oportunidad le llega cuando le ponen al frente de Ronin, un thriller de acción teóricamente ligero, con guión coescrito por David Mamet bajo pseudónimo, y al que Frankenheimer dota de persecuciones y secuencias de acción de primera línea, recuperando el entusiasmo de los más cinéfilos.

Finalizó su carrera con la irregular Operación Reno, y la correcta Camino a la guerra, que suponía su regreso al thriller político. Estaba a punto de preparar El exorcista: el comienzo, cuando falleció en Los Ángeles, por complicaciones después de una operación de columna vertebral, el 6 de julio de 2002.

Filmografía
Camino a la guerra

2002 | Path To War

Tras el asesinato de John F. Kennedy, Lyndon B. Johnson accedió a la presidencia americana. Además de intentar aguantar el paso del tirón de JFK, le tocó tomar decisiones nada populares, como las relacionadas con la guerra de Vietnam. Último film de John Frankenheimer, fallecido el 6 de julio de 2002. El director de El tren y Siete días de mayo se encuentra como pez en el agua en este film de intriga política, que pone buen colofón a una carrera impecable.

6/10
Operación Reno

2000 | Reindeer Games

El veterano director John Frankenheimer nos regala una aventura de acción con reparto explosivo. Narra la historia de Rudy Duncan (Ben Affleck), un simple ladrón de coches que sale de la cárcel días antes de Navidad, después de estar encerrado una breve temporada. Ése parece ser el comienzo de una nueva vida, pero pronto se dará cuenta de que estar libre puede ser todavía peor que estar privado de libertad. Aunque lo que Rudy desea por encima de todo es la tranquilidad de una comida navideña junto a su familia, el caso es que una vez fuera de la cárcel decide en un impulso hacerse pasar por su compañero de celda fallecido y verse con Ashley (Charlize Theron), una bella joven con quien su compañero mantenía una relación epistolar. Pero el idilio se complica con la aparición de Gabriel (Gary Sinise), el psicópata hermano de Ashley, el cual acabará por implicar al protagonista en el atraco de un casino. A partir de ahí se desata un peligroso juego de atracción, redención, traición, equívocos y trampas del que Rudy no podrá escapar. Frankenheimer sabe hacer cine, no cabe duda. Después de notorios éxitos como El hombre de Alcatraz, Domingo negro o la fantástica Ronin (genial De Niro), editada ya en vídeo, vuelve a poner todas sus armas al servicio de una película donde cabe todo: acción, intriga, psicología y comicidad. Su modo de hacer cine se refleja también en el tratamiento de la imagen, como él mismo dice: “Siempre miro de no saturar los colores tanto como puedo”. A este respecto, la película es rica en tonos grises y colores opacos, los cuales consiguen el propósito de dar a las escenas un tono sombrío. Además maneja a la perfección a un magnífico plantel de actores, donde sobresale un Ben Affleck realmente convincente en un papel que le va como anillo al dedo. Le secundan con eficacia una hermosísima Charlize Theron y un descerebrado Gary Sinise. Hay que resaltar el trabajado guión de Ehren Kruger, un tipo que sabe llevar al espectador al territorio del desconcierto y de los giros inesperados sin perder verosimilitud, como ya demostró con creces con Arlington Road. Y aquí hay más de una sorpresa que, una vez vista, conviene no desvelar a los amigos.

5/10
Ronin

1998 | Ronin

Una activista irlandesa reúne a un grupo de mercenarios, que deben preparar cuidadosamente un golpe. El propósito es hacerse con un maletín, de misterioso contenido. El film dibuja los caracteres de los distintos componentes del comando: gente dura, que hace pocas preguntas pero quiere estar segura de que no van a 'cagarla'. La palabra "Ronin" está relacionada con los antiguos samurais de Japón que no habían sido capaces de salvar la vida de sus señores, y eran condenados a errar como bandidos. Ahora los Ronin modernos son Robert DeNiro, estratega y ex agente de la CIA; Jean Reno, que coordina las acciones del grupo; Stellan Skarsgård, experto en equipos electrónicos, Skipp Sudduth, el conductor; y Sean Bean, especialista en armas. En su camino se cruza el irlandés Seamus (Jonathan Pryce), que también ambiciona hacerse con el maletín. O sea, un reparto de ensueño. El director John Frankenheimer filma un sólido film de acción a la vieja usanza. Ahora que los espías no tienen bloques soviético o americano a los que apuntarse, buscan otro tipo de trabajos. David Mamet (con el seudónimo de Richard Weisz) articula una trama interesante, que incluye magníficas persecuciones automovilísticas, o la emocionante secuencia en la pista de patinaje.

6/10
La isla del Dr. Moreau

1996 | The Island of Dr. Moreau

Tercera versión de la clásica novela de H.G. Wells, donde un científico loco habita en una isla experimentando con seres humanos a los que transforma en animales salvajes. Anteriormente se habían rodado La isla de las almas perdidas (1932) y La isla del Dr. Moreau (1977), ésta última con Burt Lancaster como científico. Ahora el protagonismo recae en Marlon Brando, a quien pesaban años y kilos en una interpretación indigna de su trayectoria donde lo mismo aparecía con la cara pintada de blanco como ofrecía un pase de trajes horrorosos con un enano subido a su hombro. Él solito se bastó para enfangar una película ya de por sí bastante espesa, confusa e histérica, que dejaba el prestigio de la novela por los suelos. Por las imágenes también andaban algo despistados: Val Kilmer, la salvaje Fairuza Balk y Ron Perlman, quien no necesitaba maquillaje.

2/10
Andersonville

1996 | Andersonville

El director John Frankenheimer (El tren) realiza este extenso fresco histórico que recrea la vida en Andersonville, la más célebre prisión confederada durante la Guerra Civil americana (1861-1865). Más de 30.000 prisioneros se hacinaban en este gran campo de concentración ubicado en Georgia.

6/10
Contra el muro

1994 | Against the Wall

John Frankenheimer, un director conocido por sus títulos de política-ficción (El mensajero del miedo, El tren, El hombre de Alcatraz), se enfrenta a un relato basado en hechos reales: el motín acaecido en la cárcel de Attica en 1971. Antes de abordar el meollo de su historia, Frankenheimer enseña imágenes de documentales que informan de los asesinatos de Robert Kennedy y Martin Luther King. Quiere así mostrar un clima insano en la sociedad norteamericana, casi de guerra civil no declarada, que explicaría los sucesos de Attica. Michael Smith es un joven que, siguiendo los pasos de su padre, comienza a trabajar como funcionario de prisiones. Su primer destino es Attica, el mismo lugar donde sirvió su padre. Allí será testigo del trato inhumano que se da a los prisioneros; un trato que explica el posterior motín. Michael pasa de una inicial actitud de repulsa a una tácita aceptación de que la violencia es la única forma de tratar a esa gente. Quizá lo más interesante del film sea mostrar el punto de vista del novato Michael. Como todavía no está encallecido por la brutalidad que impera en Attica, será capaz de adoptar una actitud digna cuando, tras producirse la rebelión, los carceleros sean tomados como rehenes. Pues los demás funcionarios aceptan ser tratados como bestias: al fin y al cabo, es el mismo trato que ellos daban a los presos. El film se sigue con interés, dentro de lo que son los cauces habituales de un drama carcelario. Habría sido interesante una mejor definición de la relación entre Michael y el presidiario Jamaal X, y de los personajes en general: se contaba con un buen reparto para ello. Pues los aspectos humanos de la historia se diluyen un tanto en las aparatosas y violentas escenas de los malos tratos y el motín; éstas, aunque bien rodadas, se imponen demasiado.

6/10
La estación ardiente

1994 | The Burning Season

  Chico Mendes, un cauchero brasileño, lidera las protestas de su pueblo contra el gobierno, cuando éste pretende construir en la selva. Pero el proyecto está respaldado por poderosos personajes capaces de recurrir a la violencia para conseguir sus fines. En su último trabajo antes de fallecer, Raul Julia protagonizó este biopic televisivo de un personaje real, que cuenta con una correcta puesta en escena, y un reparto que incluye a ilustres latinos de Hollywood.  

4/10
El año de las armas

1991 | Year of the Gun

La Italia convulsionada por el terrorismo de las Brigadas Rojas. David es un periodista con una amante italiana con un niño que no consigue el divorcio en la católica Italia, un amigo profesor universitario mezclado con estudiantes subversivos, y una actividad que mantiene en secreto. ¿Es un espía? Pues no, el tipo está escribiendo una novelilla, para ganarse unos dólares. En éstas conoce a una fotógrafa americana con la que acaba en la cama. Los de las Brigadas Rojas sospechan que ambos pueden ser espías. Y, cosas de la vida, resulta que en la novela David ha imaginado cosas que coinciden con los planes de los terroristas.John Frankenheimer es un director con talento para la acción y la intriga, ahí están títulos suyos como El mensajero del miedo o Domingo negro. Sólo su buen trabajo narrativo con la cámara y los actores evita que lo narrado se vuelva completamente risible. Porque hay momentos de innegable dinamismo, y se saca un gran partido al marco de la ciudad de Roma donde transcurre la acción. Lo que no quita para que resulte completamente increíble lo que se no está contando.

4/10
La cuarta guerra

1990 | The Fourth War

Jack Knowles, veterano coronel del ejército estadounidense, es destinado a vigilar la frontera entre la República Federal de Alemania y Checoslovaquia, que divide los estados de la OTAN de los del Pacto de Varsovia, en plena Guerra Fría. Establece una gran rivalidad con Valachev, su homónimo del otro lado, con quien se enfrenta continuamente cuando ocurren incidentes que ponen en peligro la estabilidad mundial, como cuando los guardias soviéticos aniquilan a sus ciudadanos que quieren escapar al otro lado. Impecable thriller dirigido por el veterano John Frankenheimer, en pleno proceso del desmantelamiento de la Unión Soviética, recordando la extrema tensión de los años anteriores.  

5/10
Tiro mortal

1989 | Dead Bang

  Jerry Beck, policía que se concentra en su trabajo para sobrellevar sus graves problemas personales, sigue el rastro de una peligrosa banda neonazi. Las pistas le llevan a la base subterránea de estos criminales en Colorado. Aunque el guión acumula todos los tópicos posibles del thriller, el veterano John Frankenheimer le sacó muchísima tajada, convirtiéndolo en un film trepidante en el que incluso cumple su actor principal, el otras veces poco esforzado Don Johnson. Memorable tanto la persecución a pie como la entrevista con el psiquiatra.  

5/10
Riviera

1987 | Riviera

Riker, ex agente del gobierno estadounidense, intenta volver a llevar una vida normal. Pero ala muerte de su padre, debe regresar al castillo que el mismo poseía, desencadenando una serie de intrigas. Episodio piloto de una serie que finalmente no se rodó. El cineasta John Frankenheimer acabó a disgusto, por lo que utilizó el recurrido pseudónimo de "Alan Smithee", en lugar de su nombre, para firmar el film.

5/10
52 vive o muere

1986 | 52 Pick-Up

Un metalúrgico es chantajeado por tres individuos que le han filmado mientras mantenía una relación extraconyugal. El veterano John Frankenheimer (El tren) adapta una obra de Elmore Leonard, que se encargó de además de escribir el guión.

5/10
El pacto de Berlín

1985 | The Holcroft Covenant

Noel Holcroft, arquitecto neoyorquino, recibe una herencia inesperada que procede de su padre, antiguo nazi, que le ha legado fondos del Tercer Reich que ahora se destinan a ayudar a los supervivientes de los campos de concentración. Cuando Holcroft investiga de dónde vienen esos fondos, descubrirá una conspiración relacionada con una organización neonazi. El realizador John Frankenheimer vuelve a colaborar con el guionista George Axelrod, que escribió su película El mensajero del miedo, en esta adaptación de una novela de Robert Ludlum. Destaca el trabajo de la alemana Lili Palmer, en el rol de madre de Michael Caine, que falleció poco después del rodaje.

5/10
Profecía maldita

1979 | Prophecy

Curiosa película de terror, de corte ecologista. Describe cómo un médico es elegido por las autoridades administrativas para que medie en un conflicto de una remota zona boscosa de Maine, donde hay instalada una fábrica papelera. Al parecer los residuos tóxicos están contaminando la zona y afectando a la población, algo de lo que se quejan los indios que habitan ahí. El doctor, que viaja al lugar con su esposa embarazada, descubre que incluso los animales de la zona están mutando.Que John Frankenheimer esté detrás de la cámara es siempre una garantía de calidad. Aquí logra sobreponerse a una trama bastante elemental, para recalcar el mensaje de defensa del medio ambiente, y el lugar que allí ocupa el hombre.

5/10
Domingo negro

1977 | Black Sunday

Mezcla de cine de catástrofes y thriller policial, que comienza cuando un comando israelí asalta la casa de unos terroristas palestinos. Sin embargo, el líder del grupo, el mayor Kabakov (Robert Shaw), permite la huida de una peligrosa terrorista –Dalhia (Marthe Keller)– a la que no se atreve a disparar cuando la encuentra desnuda en la ducha. Es ella la que se une al veterano de Vietnam Lander (Bruce Dern), frustrado por el mal trato que le ha dado su país, para preparar un enorme atentado haciendo explotar un zeppeling repleto de metralla durante la final de la Super Bowl, la gran fiesta del fútbol americano. Un gran espectáculo repleto de acción e intriga, dirigido con enorme tensión por John Frankenheimer y apoyado en una inquietante música de John Williams. Una de las mejores películas de los años 70, sutil en su denuncia política, y a reivindicar cuanto antes. Resulta curioso cómo combina el realismo, apoyado por la selección de un reparto bastante desconocido y la sobriedad narrativa, con la espectacularidad, especialmente en el tramo final, no apto para cardíacos.

7/10
French Connection II

1975 | French Connection II

Tras el éxito de French Connection (Contra el imperio de la droga), el carismático Gene Hackman volvió a interpretar al incansable policía ‘Popeye’ Doyle, que lucha contra el narcotráfico, cuyo máximo representante es el personaje que encarna Fernando Rey. Aunque no llega a la espectacularidad de la primera parte, dirigida por William Friedkin, su sustituto, John Frankenheimer (Siete días de mayo), dota de gran calidad a esta correcta secuela. Se trata de una digna continuación que fue escrita por Alexander Jacobs, Robert Dillon y Laurie Dillon. La música, que tiene una importante presencia, corrió a cargo del veterano Don Ellis. Tras la huida del capo de la heroína Alain Charnier (Fernando Rey), el policía de narcóticos Popeye Doyle se siente responsable e inicia una trepidante persecución que le llevará hasta Marsella. Sin embargo, sus agresivos y sucios métodos no son bien vistos por la policía local, que en un principio intentará expulsarle de vuelta a los Estados Unidos, pero finalmente comprende que Doyle es la única persona capaz de identificar a Charnier. Este hecho pasa a ser conocido por la mafia, por lo cual el policía se va a convertir en el principal objetivo de sus asesinos, que le tienden una emboscada tras la cual difícilmente consigue sobrevivir.

6/10
El repartidor de hielo

1973 | The Iceman Cometh

Adaptación de una célebre obra del dramaturgo norteamericano Eugene O'Neill (1888-1953), ganador del premio Nobel y uno de los nombres claves de la escena en el siglo XX. Su relación con el cine fue notable al ser transformadas en películas algunas de sus obras: Anna Christie (1930), Larga jornada hacia la noche (1940) y Deseo bajo los olmos (1957). "The Iceman Cometh" se estrenó en Broadway en 1947, siendo un drama cuya acción se sitúa en 1912 y donde un misterioso hombre apodado "Hickey" (Lee Marvin) llega a un lugar dispuesto a cambiar la vida de sus melancólicos habitantes. Frankenheimer filmó la obra de teatro casi literalmente durante casi cuatro horas de metraje, rodeándose de un reparto excelente que incluye a Robert Ryan, Jeff Bridges y Fredric March en su última aparición ante las cámaras.

6/10
Orgullo de estirpe

1971 | The Horsemen

Curiosa y entretenida muestra de cine de aventuras, dirigida por el todoterreno John Frankenheimer. El guión del prestigioso Dalton Trumbo adapta una novela de Joseph Kessel, y el resultado gana enteros gracias al reparto, con los "exóticos" Jack Palance y Omar Sharif. Uraz es hijo de unos de los jinetes más importantes de Afganistán. Para adquirir en propiedad un precioso caballo, Uraz tendrá que participar en uno de los deportes más antiguos y duros del mundo: el buzhasi. Una serie de difíciles pruebas y su propio honor se pondrán en juego si quiere demostrar la pureza de su estirpe.

5/10
Yo vigilo el camino

1970 | I Walk the Line

Un sheriff atribulado por la edad y la monotonía de su vida matrimonial se enamora locamente de una jovencita cuyo padre está inmerso en oscuros negocios relacionados con el alcohol ilegal. Cuando un agente federal llega al lugar para investigar las destilerías piratas, se produce el enfrentamiento. Todo ello según la novela “An Exile”, de Madison Jones transformada en guión cinematográfico por Alvin Sargent, uno de los grandes escritores del séptimo arte ganador de dos Oscar por Julia (1977) y Gente corriente (1980). La película, de ritmo cansino para un director del dinamismo de John Frankeheimer, sufrió algunos cambios en la mesa de montaje, quizá el más significativo fue que se añadió una canción de Johnny Cash, “I Walk the Line”, con tanta relevancia que incluso se adoptó como título original del filme en detrimento del elegido en primer lugar: September Country.

4/10
Los temerarios del aire

1969 | The Gypsy Moths

Producción de la MGM cuya espectacularidad consiste en los saltos en paracaídas que dan los protagonistas: tres especialistas en acrobacias aéreas (Burt Lancaster, Gene Hackman y Scott Wilson) que se ganan la vida yendo de pueblo en pueblo. Cuando recalan en Bridgeville, en Kansas, una mujer (Deborah Kerr) amenaza con romper esa amistad. El argumento está basado en una novela que James Drought se autopublicó en 1955, y la crítica llegó a calificarla como: “una película de relaciones humanas cercana al mundo de Ingmar Bergman”. Suponía el reencuentro entre Lancaster y Kerr dieciséis años después de su apasionada escena de playa en De aquí a la eternidad. Frankenheimer utilizó la cámara subjetiva para que el espectador se pusiera en la piel de los paracaidistas (ya había hecho algo parecido con los coches en Grand Prix), contando con extraordinarios especialistas en este terreno.

5/10
The Extraordinary Seaman

1969 | The Extraordinary Seaman

Durante la II Guerra Mundial, cuatro soldados estadounidenses son designados a vigilar una isla desconocida. Allí se encuentran con un antiguo buque de guerra que tiene un único tripulante. Éste es un antiguo comandante, de aire fantasmal. Comedia antibélica dirigida por John Frankenheimer (Siete días de mayo). Excelente interpretación de Alan Alda, como teniente del pelotón de soldados protagonistas.

4/10
El hombre de Kiev

1968 | The Fixer

Yakov, un campesino judío que vive en Rusia, es acusado injustamente del cruel asesinato de un niño; no se trata de la primera muestra de antisemitismo extremo de que es objeto. Solo contará con la ayuda de un político que luchará por la verdad. Pero las autoridades de la época de Nicolás II ven que el caso se les escapa, está teniendo una gran repercusión internacional. De modo que aun sabiendo de la inocencia de Yakov, le torturan para que admita su culpabilidad, entre otras lindezas. El film obtuvo cuatro nominaciones a los Globos de Oro y una nominación a los Oscar, al mejor actor para Alan Bates. Destaca la presencia también de Dirk Bogarde, abogado defensor, y Ian Holm, implacable fiscal. Lleva la batuta John Frankenheimer (Siete días de mayo, Ronin), y el carismático Dalton Trumbo (Johnny cogió su fusil) es el encargado del guión.

5/10
Grand Prix

1966 | Grand Prix

Tras un accidente en el que muere uno de sus compañeros, Pete Aron es expulsado de su equipo automovilístico. El reparto internacional es tan espectacular como las secuencias de las carreras.

6/10
Plan diabólico

1966 | Seconds

Intrigante película de ciencia ficción, en que una empresa ofrece clandestinamente la posibilidad de prolongar la vida cambiando de cuerpo. Es lo que ofrecen a un tal Arthur, que adoptará la identidad de un pintor. Con lo que no cuenta es con la consiguiente crisis de identidad, ya no está seguro de quién es realmente, y tiene que apechugar con los errores cometidos en el pasado por su nuevo yo. John Frankenheimer sabe manejar bien la intriga de esta película que fue seleccionada para competir en Cannes, además de lograr la nominación al Oscar por su fotografía. Su mirada a la confusión mental del protagonista es fascinante.

6/10
El tren

1964 | The Train

A finales de la Segunda Guerra Mundial un coronel alemán, obsesionado por el arte, que prevé la toma de París por las tropas aliadas manda robar y cargar una valiosa colección de obras de arte en un tren con destino a Berlín. La muerte de un miembro de la Resistencia al tratar de evitar la salida de las obras de arte de París convierte el asunto en algo personal para Labiche, un veterano en la lucha contra los "boches", que pondrá todos los medios para impedir que el tren llegue a su destino. Excelente film bélico dirigido eficazmente por John Frankenheimer, que contó con dos excelentes actores en los papeles principales: Burt Lancaster es este Rambo de la Segunda Guerra Mundial, y Paul Scofield (Un hombre para la eternidad) encarna al coronel alemán. La acción está presente durante toda la película y no se escatiman medios para conseguir un mayor realismo; así, en la famosa escena del descarrilamiento se utilizaron trenes reales. La película obtuvo un Oscar en la categoría de mejor guión adaptado (Franklin Coen y Frank Davis).

7/10
Siete días de mayo

1964 | Seven Days in May

Notable relato político, donde se plantea que un grupo de militares, desencantados por cómo se están haciendo las cosas en el país y por el temor a que los soviéticos acaben por tomar el control de la situación, organicen un golpe de estado en Estados Unidos. Para ello han creado en secreto una base de operaciones en Texas, y el general Scott ha programado la toma de todo el control para dentro de siete días. Es el tiempo que tiene el actual presidente del país para evitarlo. Rodada en plena guerra fría, la cinta está basada en la novela de Fletcher Knebel y Charles W. Bailey II, y narrada en clave de trepidante suspense por parte de un especialista en el tema como es John Frankenheimer (recuérdese su memorable El mensajero del miedo (1962)). Todas las gestiones y entrevistas con altos mandos militares para confirmar lo que parece estar ocurriendo se sirven con gran habilidad, a lo que ayuda la partitura de Jerry Goldsmith. Cuenta con un reparto de lujo, donde sobresale el trío protagonista: Kirk Douglas inusualmente serio como militar que destapa la conspiración; Burt Lancaster como el general que se cree investido para salvar a su país con un golpe de mano; y Fredric March como el presidente cuyo mandato es cuestionado y que se erigen en firme defenso de la constitución. Pero también están bien los secundarios, como Ava Gardner y Edmond O'Brien, éste nominado al Oscar, al igual que la dirección artística de Cary Odell y Edward G. Boyle.

8/10
El hombre de Alcatraz

1962 | Birdman of Alcatraz

Robert Stroud (Burt Lancaster) tiene que cumplir una condena de 43 años en la temible cárcel de Alcatraz por un doble asesinato que cometió cuando era joven y violento. Allí, durante uno de sus paseos, encuentra a un pájarto herido, y este pequeño acontecimiento cambiará su vida. Obtiene un permiso especial para cuidar pájaros y estudiar ornitología, y después de algunos años de deidcación se convierte en uno de los mejores especialistas del mundo. La película es un retrato de un tipo inquieto e impulsivo que se ve forzado al asesinato por motivos de defensa propia, pero que va cambiando su actitud durante el encierro. Burt Lancaster completa una interpretación majestuosa, por la que estuvo nominado al Oscar. También lo estuvieron Telly Savalas, al mejor secundario, y Thelma Ritter, a la mejor secundaria. Es mencionable también la actuación de Karl Malden. A pesar de su larga duración, mantiene la intensidad, y es una aguda reflexión sobre la libertad y la esperanza en el ser humano. Basada en la novela biográfica de Thomas E. Gaddis. La música es del genial Elmer Berstein.

7/10
Su propio infierno

1962 | All Fall Down

Sólido drama dirigido con mano firme por John Frankenheimer el mismo año en que rodó la fantástica El hombre de Alcatraz. En este caso lleva a la pantalla un guión del reputado dramaturgo William Inge. La historia narra la relación amorosa entre Berry-Berry, un joven de carácter autodestructivo y una mujer mayor que él que acaba de perder a su marido. El film incide especialmente en el irrespirable ambiente familiar de la casa de Berry-Berry y en la honda admiración que le tiene a éste su hermano pequeño, Clinton. Estupendo quinteto de actores, encabezados por Warren Beatty (Esplendor en la hierba) y Eva Marie Saint (La ley del silencio).

6/10
El mensajero del miedo

1962 | The Manchurian Candidate

El Mayor Bennett Marco afirma en público que piensa que el Sargento Raymond Shaw es un héroe. Pero, en realidad, sospecha que oculta algún secreto turbio. Como no puede probarlo, inicia una investigación por su cuenta. Modélico thriller político sobre una hipotética infiltración comunista en Estados Unidos tras la guerra de Corea. Posee una puesta en escena excepcional, y un ritmo trepidante. El estreno se retrasó unos años porque acabó de rodarse justo cuando aconteció el asesinato de Kennedy, y los productores pensaron que el film podía ser acusado de inspirar el magnicidio. Jonathan Demme dirigió un desmejorado remake en 2004.

7/10
Los jóvenes salvajes

1961 | The Young Savages

Primera colaboración entre Frankenheimer y Burt Lancaster, que después volverían a coincidir en El hombre de Alcatraz (1962), Siete días de mayo (1964), El tren (1965) y Los temerarios del aire (1969). Filmada en Nueva York, en Los jóvenes salvajes Lancaster había de enfrentarse a la resolución de un crimen cometido en la persona de un joven puertorriqueño. Un muchacho es acusado del asesinato, aunque Lancaster cree que es inocente e intentará descubrir al auténtico culpable llegando incluso a tener problemas con bandas rivales de latinos e italianos. Además de una realista recreación de los ambientes del Harlem hispano donde se desarrolla la acción, destaca el resto de su reparto femenino, con Dina Merill como pacifista esposa de Lancaster y Shelley Winters como desesperada madre del muchacho acusado de asesinato.

6/10
The Turn of the Screw (Otra vuelta de tuerca)

1959 | The Turn of the Screw

Una institutriz entra a trabajar en una mansión a cargo de dos niños, Flora y Miles. Su trabajo, en principio, no tendría ninguna complicación sino fuera porque la mujer empieza poco a poco a perder los nervios sin motivo. Siente ansiedad y agobio y todo se debe a las visiones que tiene de unos fantasmas que hay en la casa. A los niños, también empezará a verles de un modo especial, como si fueran ángeles. Ingrid Bergman ganó el Emmy por su interpretación en esta adaptación de la obra de Henry James 'Otra vuelta de tuerca'. Película llena de intriga y bien dirigida por John Frankeimer.

6/10
La hija del general

1999 | The General's Daughter

Una mujer militar, hija de un célebre general con aspiraciones a la vicepresidencia de los Estados Unidos, aparece brutalmente violada y asesinada. La cuestión es delicada, y si se filtrara a la prensa el escándalo podría ser mayúsculo. Paul Brenner, oficial de la División de Investigación Criminal del Ejército, es el encargado de llevar la investigación con eficacia y discreción. Pero cuanto más ahonda en el caso, más obstáculos encuentra para descubrir la verdad pura y dura. El director, Simon West, abandona la acción de Con Air para adentrarse por la senda del thriller. La adaptación de una novela de Nelson DeMille, un autor de best-sellers, ha corrido a cargo del prestigioso guionista William Goldman (Marathon Man, Dos hombres y un destino, Todos los hombres del presidente, La princesa prometida), lo que es garantía de solidez. John Travolta dice de su personaje, el militar investigador, que “es un hombre que ha visto mundo, ha estado en la guerra, ha ganado medallas. Ha visto la muerte cara a cara, pero sabe afrontar los horrores que le toca presenciar con algo de ligereza. (...) Su dilema es hasta dónde debe llegar para proteger a los peces gordos.”

5/10
El mensajero del miedo

1962 | The Manchurian Candidate

El Mayor Bennett Marco afirma en público que piensa que el Sargento Raymond Shaw es un héroe. Pero, en realidad, sospecha que oculta algún secreto turbio. Como no puede probarlo, inicia una investigación por su cuenta. Modélico thriller político sobre una hipotética infiltración comunista en Estados Unidos tras la guerra de Corea. Posee una puesta en escena excepcional, y un ritmo trepidante. El estreno se retrasó unos años porque acabó de rodarse justo cuando aconteció el asesinato de Kennedy, y los productores pensaron que el film podía ser acusado de inspirar el magnicidio. Jonathan Demme dirigió un desmejorado remake en 2004.

7/10

Últimos tráilers y vídeos