IMG-LOGO

Lista de cine

Todas las películas de James Bond, agente 007

"Es un 00. Incontrolable según he comprobado hoy. Prendería la mecha de cualquier situación explosiva constituyendo un peligro para él y para todos los demás. Primero mata y luego pregunta. Es contundente y su método primordial es la provocación y el enfrentamiento. Nadie puede acercarse a él. Es un mujeriego". Así define la agente Miranda Frost (Rosamund Pike) a uno de los personajes clave de la historia del cine.

El 5 de octubre de 1962 tuvo lugar la premiere en Londres del primer film.

Recopilamos la lista de las películas del agente con licencia para matar.

Algunas son especialmente memorables. Otras estaban menos inspiradas.

Todas las películas de James Bond, agente 007
(2020) | 0 min. | Acción | Thriller Tráiler

Bond ha dejado el servicio activo y disfruta de una vida tranquila en Jamaica, que se ve interrumpida de repente cuando aparece su antiguo amigo de la CIA Felix Leiter para pedirle ayuda. La misión de rescatar a un científico secuestrado resulta ser mucho más peligrosa de lo esperado, y conduce a Bond tras la pista de un misterioso villano armado con una nueva tecnología muy peligrosa.

(2015) | 148 min. | Acción | Thriller Tráiler
Alguien muy apreciado por James Bond le ha puesto sobre la pista de un criminal italiano al que sigue hasta México. Tras acabar con él, y arrebatarle un misterioso anillo con el símbolo de un pulpo, también acude a su funeral, en Roma, donde la viuda le revelará la celebración de una reunión clandestina en la que el agente con licencia para matar se enterará de la existencia de la siniestra Spectre, que engloba varios tentáculos, las organizaciones que ha combatido en el pasado. Sam Mendes salió tan bien parado de la saga de James Bond con Skyfall, que se ha animado a dirigir otra entrega. Y de nuevo acierta, pues Spectre supone un redondo colofón (con independencia de que se realicen más secuelas) de lo que hasta ahora ha sido el ciclo de Daniel Craig, con el que se ha reinventado el personaje desde que lo encarnó por primera vez en 007 Casino Royale. Sigue siendo brillante el trabajo de este actor, que se convierte en el personaje, un aparente matón sin escrúpulos, pero que esconde sentimientos. Aquí el espía sigue dolido por la muerte de la que fue la mujer de su vida, Vesper Lynd, y aunque eso no le ha impedido reconvertirse en un frívolo seductor en la línea tradicional de 007, volverá a reencontrar el amor… Pero la estrella no está sola, y se nota que la gran especialidad del responsable de American Beauty sigue siendo sacar petróleo de los actores. Tienen más papel de lo habitual Q (Ben Whishaw) y M (un genial Ralph Fiennes componiendo un jefe más duro que nunca), y están a un gran nivel las dos chicas Bond, una breve Monica Bellucci y Léa Seydoux. No habría un buen Bond sin un antagonista a la altura, y quién mejor para encarnar a un villano que Christoph Waltz. El coronel Hans Landa de Malditos bastardos consigue rendir tributo a los grandes enemigos de Bond, sin parecer forzado ni repetitivo, y también se debe mencionar al luchador de wrestling Dave Bautista, el mejor sicario del malo desde los míticos Oddjob y Tiburón. El resto del film sigue esta línea, pues se homenajea todo lo que salía en las viejas películas, con su humor en la onda del James Bond de Roger Moore, guiños para los entendidos, como el Rolls Royce Silver de Goldfinger, o el emblemático Aston Martin, y tópicos como los gadgets del departamento Q, o la superfortaleza del villano, que a pesar de haber sido parodiados hasta la saciedad resultan frescos. Como cabe esperar, el punto fuerte son las espectaculares secuencias de acción, desde que Spectre arranca con la caída de un edificio en la capital mexicana, y a partir de ahí, 007 protagoniza vibrantes persecuciones en otras localizaciones, como Italia, Austria y Tánger. También se entresaca una crítica a los políticos obsesionados por poner en marcha nuevas medidas de vigilancia y seguridad que está por ver si funcionan o encubren oscuros intereses.
7/10
(1987) | 126 min. | Acción | Thriller
James Bond acude a Bratislava para ayudar al general Koskov, un alto cargo soviético que quiere desertar. Éste consigue su objetivo, e informa al MI6 de que el general Pushkin, del KGB, está a punto de iniciar una serie de asesinatos de agentes británicos. Para impedirlo, Bond debe liquidar a Pushkin. Tras Roger Moore, Albert Broccoli dio mucho bombo a su búsqueda de un nuevo actor para sustituir a quien era su primera opción: Pierce Brosnan. Se habló de Sam Neill e incluso de Christopher Reeve. Había intentado fichar a Brosnan, pero éste rehusó, porque prefirió rodar más episodios de la serie Remington Steele, que le había convertido en una estrella. Finalmente, el elegido fue Timothy Dalton, que ya había optado al papel cuando se escogió a Roger Moore. A pesar de que Dalton era un excelente actor, no resultaba creíble en este personaje. El film recuperó el tono serio de las películas de Sean Connery, prescindiendo del humor de la era de Moore. Por lo demás, el guión es sólido y las secuencias de acción bastante efectivas.
5/10
(2002) | 132 min. | Acción
Con cuarenta años de vida en la gran pantalla, Bond, James Bond, el agente británico supersecreto con licencia para matar, sigue en plena forma. Eso sí, adaptado a los tiempos políticamente correctos que corren en su film oficial número 20, lo que significa que M, su jefa, es una mujer de armas tomar; y que las chicas Bond le dan un par de lecciones antes de sucumbir a sus garras seductoras. En esta ocasión, 007 acude a una misión muy peligrosa a Corea del Norte (un país que, junto al Irak de Sadam Hussein, se presta a ser presentado como villano, debido a su tiránico líder: otra cosa es que EE.UU aplique las mismas medidas que a los iraquíes para pararles los pies). Tras una persecución superespectacular, Bond cae prisionero. Es torturado durante casi un año, y finalmente canjeado por otro prisionero. De vuelta a casa, con su prestigio por los suelos (creen sus malpensados superiores que ha dado nombres de compañeros agentes), decide investigar un poquillo por su cuenta: lo que le lleva a escenarios tan dispares como Hong Kong, Cuba (en realidad, Cádiz) e Islandia. Y a tratar con Gustav Graves, un magnate de los diamantes, y con su eficiente ayudante, el bomboncillo Miranda Frost; a verse las “cambiadas” caras con sus conocidos coreanos; a conocer a una fogosa agente de la CIA, de nombre Jinx; y a tratar de desarmar el proyecto Ícaro, que podría destruir el planeta en un periquete. La saga sigue fiel a los elementos que definen al personaje de Ian Fleming (agente elegante y seductor, chicas sexys, armas sofisticadas…), a lo que se suman abundantes guiños a títulos anteriores. De todos modos, el neozelandés Lee Tamahori no evita caer en la tentación de usar toda la parafernalia que la tecnología actual pone a su alcance. Trama cuidada o efectos visuales, he ahí el dilema de gran parte del cine actual.
5/10
(1967) | 126 min. | Comedia
James Bond disfruta ya de una muy merecida jubilación. Pero los planes del malvado Smersh obligan al Servicio Secreto a acudir a 007. El célebre personaje es parodiado con el rostro del gentleman David Niven.
5/10
(1999) | 127 min. | Acción
Un atentado ha terminado con la vida de Sir Robert King, y su bella hija, Elektra, corre el peligro de seguir sus pasos. A no ser que 007 se emplee a fondo para protegerla, al tiempo que va tras la pista del sanguinario terrorista Renard (un alocado Robert Carlyle, con una bala alojada en el cerebro), que ha trazado un plan para hacerse con el control mundial del negocio del petróleo. James Bond cuenta, en su lucha contra el mal, con la ayuda de la más improbable experta en ingeniera nuclear de la historia: la doctora Christmas Jones. La fórmula James Bond –personaje creado por Ian Fleming, que tiene casi 40 años de historia en celuloide– es sencilla, conocida y eficaz en su propósito de entretener. Un villano trata de apoderarse del mundo mundial, y el superespía 007, elegante y ligón, hace lo imposible para evitarlo. En sus aventuras utiliza los más variados artilugios, proporcionados por Q, un genial inventor de armas y vehículos ultrasofisticados e hipersecretos. La serie se ha ido adaptando a los tiempos, y si ya no quedan muchos comunistas a los que combatir (la guerra fría ya es historia), siempre quedan terroristas, chiflados y magnates de las nuevas tecnologías capaces de proporcionar nuevos argumentos. Como es habitual en la serie ‘bondiana’ la secuencia con que arranca el film es espectacular. Una persecución en Bilbao, junto al célebre museo Guggenheim, que empalma casi sin solución de continuidad con otra de lanchas, alucinante, en las aguas del Támesis. Hay además momentos de acción increíble como la persecución sobre la nieve o las explosiones en los oleoductos. El ritmo es trepidante, y es difícil no perder el resuello en algún momento del film, que firma un inesperado Michael Apted (Nell, Acción judicial).
5/10
(1995) | 130 min. | Acción
Las vacaciones de James Bond son interrumpidas debido al robo de un sofisticado helicóptero de la OTAN. Detrás del hecho se esconde Janus, una poderosa y corrupta organización rusa que pretende adueñarse del futuro de la humanidad. Enfundado en el traje de 007, Pierce Brosnan tendrá que lidiar con la mafia rusa y con bellas mujeres como Famke Janssen o Izabella Scorupco. Ahí es nada.
6/10
(1997) | 119 min. | Acción
James Bond entra de lleno en el mundo de las nuevas tecnologías. Un magnate de la comunicación (Jonathan Pryce) pretende hacerse con el mundo siguiendo el lema de que "quien tiene la información tiene el poder". Con acción y un punto de humor, Pierce Brosnan, con la inestimable ayuda de Michelle Yeoh (Tigre & Dragón) se encargará de impedir los siniestros planes del malvado... Además aparece como chica Bond Teri Hatcher, antes de convertirse en estrella con la Susan Meyer de Mujeres desesperadas.
6/10
(1983) | 133 min. | Acción
La última peli que Sean Connery hizo de la serie 007. El superagente debe dar con unas cabezas nucleares rebeldes. Dirige Irvin Kershner, que firmó la mítica película El imperio contraataca. Se trata de un film no oficial de la saga del famoso agente británico creado por Ian Fleming. No es la mejor de Bond pero sí es sumamente entretenida, plagadita de aventuras, y cuenta con una joven y bellísima Kim Basinger en uno de sus primeros trabajos importantes.
6/10
(1962) | 110 min. | Acción | Aventuras | Thriller
Primera entrega cinematográfica de la serie Bond, protagonista de las novelas de Ian Fleming, que ya habían alcanzado un gran éxito desde principios de los 60. James Bond viaja a Jamaica, para investigar la desaparición del agente John Strangways. Éste ha sido asesinado por los hombres del Dr. No, un científico que vive en una fortaleza en la isla de Crab Key. Bond viaja a la isla en compañía de Quarrel, un agente de la CIA. Allí, Bond se encuentra con Honey Rider, una atractiva mujer. Los hombres del Dr. No asesinan a Quarrel, y llevan a Bond y a Honey Rider a la base secreta de su jefe, que informa a Bond de que es un agente de Spectra, peligrosa organización internacional. Los productores Cubby Broccoli y Harry Saltzman tardaron mucho tiempo en convencer a los estudios de que sacaran adelante el proyecto. Aunque les asignaron un presupuesto muy bajo, el film se convirtió en un gran éxito contra pronóstico. Aunque todavía no aparecen los sofisticados "gadgets" con los que Bond derrota a sus enemigos, ya estaban presentes los elementos más característicos de la serie: el plano de apertura, el tema musical de Monty Norman, un supervillano que trabaja para Spectra y tiene una base secreta y una chica Bond inolvidable: Ursula Andress.
6/10
(1963) | 118 min. | Acción | Thriller
James Bond acude a una reunión con M, su jefe, que le explica que Tatiana Romanova, una agente soviética, se ha enamorado de él, y ha decidido desertar. Para demostrar sus buenas intenciones, Tatiana está a punto de robar el Lektor, una máquina decodificadora, ansiada por el MI6. Bond viaja a Turquía, para encontrarse con Tatiana. Ésta ignora que su jefa, la coronel Rosa Klebb, es agente de Spectra y ha preparado una trampa para acabar con Bond. Tras el éxito de Agente 007 contra el Dr. No, los productores Broccoli y Saltzman decidieron rodar la continuación. Corrían los años más álgidos de la guerra fría, y el presidente Kennedy había citado la novela "Desde Rusia con amor", como una de sus favoritas, porque describía a la perfección las relaciones entre el bloque soviético y los países occidentales. Aunque la adaptación es bastante fiel, los guionistas sustituyeron a los soviéticos por la agencia internacional Spectre, como villanos de turno. Por primera vez, aparece una secuencia de acción, antes de los títulos de crédito, algo que a partir de ese momento, sería uno de los ingredientes indispensables de la trama. Para los apasionados de la serie, es uno de los mejores episodios. Daniela Bianchi, la agente soviética, es una de las chicas Bond más memorables.
6/10
(1964) | 108 min. | Acción | Thriller
James Bond recibe el encargo de vigilar al millonario Auric Goldfinger, sospechoso de contrabando de grandes cantidades de oro. Bond seduce en el casino a Jill, la mano derecha de Goldfinger, pero ésta aparece asesinada en la cama, cubierta por completo de pintura dorada. Poco después, Bond descubre que Tilly, una hermana de Jill, persigue a Goldfinger para vengarse por la muerte de ésta. Pero Tilly también muere, a manos de OddJob, un sicario coreano de Goldfinger que utiliza un sombrero con el ala de acero. Bond es capturado y llevado a la base secreta de Goldfinger en Kentucky. Éste le explica que planea hacer estallar una bomba atómica en Fort Knox. Bond sólo se salvará si es capaz de seducir a Pussy Galore, una piloto que trabaja para el supervillano. La tercera aventura de James Bond fue todo un fenómeno de masas. El Aston Martin, coche que usaba James Bond en esta película, repleto de trucos, es el más recordado de los múltiples vehículos conducidos por el agente. Aunque su voz tuvo que ser doblada, porque no hablaba en inglés, el alemán Gert Fröbe (El testamento del Dr. Mabuse, Viento en las velas, Mister Arkadin) hizo de Goldfinger uno de los villanos más recordados, mientras que Honor Blackman, que interpreta a Pussy Galore, ocupa un lugar destacado entre todas las chicas Bond. Algunos momentos son inolvidables como cuando Bond es torturado con un láser. "¿Espera que hable?", pregunta Bond. "No", responde Goldfinger. "Espero que muera".
6/10
(1965) | 125 min. | Acción | Thriller
James Bond pasa unas vacaciones en la clínica Shrublands, cuando le informan de que el número dos de Spectra, Largo, ha robado dos cabezas nucleares. A menos que se le pague una desorbitada cantidad de dinero, Largo lanzará las bombas contra alguna ciudad británica o estadounidense. 007 viaja a Las Bahamas, donde se lía con Domino, ayudante de Largo que le ayudará en su investigación. El cuarto film de Bond es famoso por la larga batalla legal que iniciaron los guionistas Kevin McClory y Jack Whittingham, que llevaron a los tribunales a Ian Fleming, el creador de James Bond. McClory y Whittingham aseguraban que escribieron este film años atrás, cuando iba a ser el primer film de Bond, pero que posteriormente Fleming usó la trama para una de sus novelas. Finalmente, los tribunales dieron los derechos a McClory, y los productores Broccoli y Saltzman llegaron a un acuerdo con él, que ejercería de productor ejecutivo de este film, pero también podía a su vez producir su propia versión de la historia. McClory jugó muy bien sus cartas, pues aprovechó que poseía los derechos para impulsar años después Nunca digas nunca jamás, que tiene como base el mismo guión. Este film estaba protagonizado por Sean Connery, cuando Broccoli y Saltzman le habían sustituido por Roger Moore. La película supuso además el regreso a la dirección de Terence Young, que había dirigido Agente 007 contra el Dr. No y Desde Rusia con amor. Dio prioridad a las secuencias de acción en las que Bond utiliza sofisticados inventos del departamento M. Desde entonces, la saga se acerca al género fantástico, en un giro radical con respecto a los primeros títulos, que son más realistas. Aunque se alarga innecesariamente, sobre todo por la gran cantidad de secuencias submarinas, contiene secuencias memorables, como la escena de amor submarina entre Bond y Domino.
5/10
(1966) | 116 min. | Acción | Thriller
Una nave espacial estadounidense es secuestrada en pleno vuelo por un aparato desconocido. Los estadounidenses le echan la culpa a los soviéticos, lo que está a punto de desencadenar la III Guerra Mundial. El agente James Bond es enviado a Japón para investigar quién es el auténtico culpable. El célebre novelista Roald Dahl fue contratado como guionista de la quinta entrega de Bond, aunque el autor de Charlie y la fábrica de chocolate no mantuvo ninguna fidelidad a la novela de Ian Fleming. Al parecer sólo conservó al villano, Blofeld, y el hecho de que la acción transcurriera en Oriente. El actor británico Donald Pleasence interpretó a Blofeld, sin duda el más recordado y parodiado de toda la saga. Harto de que se le hubiera encasillado en el personaje, Sean Connery anunció al acabar el rodaje que esta sería su última película como James Bond. Después llegó a cambiar de opinión, pues protagonizaría Diamantes para la eternidad y Nunca digas nunca jamás.
5/10
(1969) | 140 min.
James Bond sigue los pasos de su enemigo mortal, Ernst Stavro Blofeld, cuando rescata a la condesa Tracy Di Vicenzo, a punto de suicidarse. Ésta resulta ser la hija de Marc-Ange Draco, el capo más influyente del crimen organizado en Europa. Draco propone a Bond que si se casa con su hija, conseguirá que sus hombres encuentren a Blofeld. Bond acepta salir con ella, y contra todo pronóstico, se enamora sinceramente de ella. Suenan campanas de boda. Tras la marcha de Sean Connery (que volvería a la saga en Diamantes para la eternidad), los productores ficharon a George Lazenby, un modelo publicitario que jamás había ejercido como actor. Aunque Lazenby fue denostado por la crítica y el público, pues suceder a Connery era una ardua tarea, ha quedado en el recuerdo como un correcto James Bond. Además, se trata de una correcta, con una elaborada trama en la que el personaje de James Bond evoluciona, por primera y única vez. Eso sí, al público no acabó de gustarle la idea de que Bond pasará por el altar para casarse, por lo que Lazenby no llegó a rodar otra película de Bond.
5/10
(1971) | 119 min. | Acción | Aventuras | Comedia | Thriller
James Bond busca a Blofeld, su enemigo mortal, para vengarse por el asesinato de su esposa. Su jefe, M, le encarga investigar a Willard Whyte, un magnate de Las Vegas que supuestamente realiza contrabando de grandes cantidades de diamantes, entre Sudáfrica y Holanda. 007 al servicio secreto de su majestad, sexta entrega de la saga del agente con licencia para matar, había recaudado en taquilla mucho menos que sus predecesoras. Los productores temían que el personaje se hubiera quedado anticuado, en una época, principios de los 70, en que triunfaban en la pantalla los antihéroes interpretados por Dustin Hoffman y Al Pacino, y películas realistas como Easy Rider, de 1969. Como George Lazenby no había cuajado, decidieron sustituirle por John Gavin. Finalmente, temerosos de un nuevo fracaso en taquilla, los responsables de la franquicia decidieron pagar lo que fuera a Sean Connery, para que volviera a encarnar al personaje. Éste había dicho que jamás volvería a ser James Bond, y además, se llevaba bastante mal con Broccoli y Salzman, los productores de 007. Pero 1.250.000 dólares de sueldo, todo un récord para la época, más un porcentaje de los beneficios, le hicieron cambiar de opinión. Además, las últimas películas que había protagonizado, no habían tenido demasiado éxito. Guy Hamilton, director de James Bond contra Goldfinger, incorporó más humor, y un tono más irreal, que curiosamente serían la seña de identidad de las películas siguientes de la saga, protagonizadas por Roger Moore. Algunas secuencias son memorables, como el encuentro de James Bond con Blofeld y su clon.
6/10
(1973) | 116 min. | Acción | Aventuras | Comedia | Thriller
James Bond investiga el asesinato de tres agentes británicos, en Nueva York, Nueva Orleáns y una isla del Caribe. El asunto está relacionado con Mr. Big, líder de una banda de narcotraficantes neoyorquinos, que comercia con Kananga, gobernante de la isla de San Monique. Éste tiene a su servicio a una joven con poderes que adivina el futuro. Como Sean Connery había declarado que nunca jamás volvería a interpretar a James Bond, ni por todo el dinero del mundo, los productores Broccoli y Salzman se pusieron manos a la obra para buscar a su sustituto. Como el fichaje de George Lazenby, que interpretó a Bond en 007 al servicio secreto de su majestad, se había saldado con un sonoro fracaso en las taquillas, decidieron contratar a un actor consagrado. Finalmente se decantaron por Roger Moore, que era una gran estrella televisiva por las series El Santo y Los persuasores. El propio Moore pidió que se acentuara hasta el extremo el lado humorístico del personaje, para diferenciarse al máximo de Sean Connery. Su Bond es más irónico, y cínico, como el actor se encarga de demostrar en la escena en la que seduce a una damisela, mediante las cartas de tarot. A diferencia de Lazenby, o de Timothy Dalton, Moore fue aceptado por los sustitutos de la saga como un buen sustituto de Connery, el James Bond por excelencia. Las persecuciones en lancha forman parte de las secuencias de acción más memorables de la saga.
5/10
(1974) | 125 min. | Acción | Aventuras | Comedia | Thriller
Alguien ha enviado una bala de oro al cuartel general del MI6, con el número 007 grabado en ella. Esto significa que Francisco Scaramanga, un peligroso mercenario, pretende asesinar a James Bond, el agente 007. Bond viaja a Macao y Thailandia, para detener a Scaramanga, que ha robado un aparato capaz de acaparar la energía solar. Se basa en la última novela escrita por Ian Fleming, publicada en 1965, un año después de su muerte. Se trata de una de las peores películas de James Bond, por culpa de la inconsistencia del guión, y porque los personajes son poco creíbles. Al menos, cuenta con un villano de excepción, Christopher Lee, en el papel del elegante y aristocrático Francisco Scaramanga, que es quien consigue salvar parcialmente la función. Curiosamente, Christopher Lee era primo lejano del escritor Ian Fleming, que le había propuesto para encarnar al Dr. No en la primera entrega de la saga. Lee jugaba habitualmente al golf con Ian Fleming. Maud Adams, una de las chicas Bond más populares, interpreta a la ayudante de Scaramanga, y años después sería Octopussy.
4/10
(1977) | 120 min. | Acción | Thriller
Un submarino de la OTAN y otro soviético desaparecen sin dejar rastro. James Bond es enviado a Egipto para investigar lo ocurrido. Allí formará equipo con Anya Amasova, una agente soviética. Bond y Amasova descubren que el culpable es Karl Stromberg, un magnate del transporte marítimo, que secuestra los submarinos con ayuda de uno de sus enormes barcos de carga. Stromberg pretende usar las bombas nucleares de los submarinos, para aniquilar la vida sobre la superficie terrestre. Pretende que los supervivientes vivan en un reino submarino creado y presidido por él. Décima entrega de James Bond, y primera producida en solitario por Cubby Broccoli, tras su separación de su socio Harry Saltzman. Como el anterior film, El hombre de la pistola de oro, no había sido de los más taquilleros de la serie, Broccoli tardó mucho tiempo en aprobar el guión definitivo, que sufrió varias revisiones, e invirtió en el film 13,5 millones de dólares, todo un récord para la época. La jugada le salió bien a Broccoli, pues el film fue todo un exitazo, por el excelente reparto, y las espectaculares secuencias de acción y suspense.
6/10
(1979) | 126 min. | Acción | Aventuras | Ciencia ficción | Comedia | Thriller
Esta vez, James Bond investiga la misteriosa desaparición de la nave espacial Moonraker. En California, Bond interroga a Hugo Drax, el magnate que construyó la nave. Tras seducir a Corinne, una de las empleadas de Drax, ésta revela al agente que su jefe ha robado el aparato, como parte de un misterioso plan. Poco después, Corinne es asesinada y Bond investiga el asunto con ayuda de Holly Goodhead, una agente de la CIA. Ambos son perseguidos por un viejo conocido de Bond, Tiburón, que ahora trabaja para Drax. Bond y Goodhead descubren que Drax está preparando un gas letal, para destruir todo rastro de vida en la Tierra, y convertirse en líder de los únicos supervivientes humanos, que habitarán en una gigantesca estación espacial. Tras el éxito de La guerra de las galaxias, el productor Cubby Broccoli decidió introducir elementos de ciencia ficción en la undécima entrega de la saga de 007. Fue uno de los mayores éxitos de la saga, pues atrajo al público de los grandes blockbusters, aunque los puristas de James Bond se quejaron de que estuviera llena de elementos fantásticos y cómicos. Además de escenarios exóticos, atractivas chicas Bond y una de las mejores bandas sonoras de John Barry, contiene varias de las mejores secuencias de acción de la saga: la lucha por el paracaídas, la pelea en el teleférico, la persecución de lanchas por el Amazonas, la batalla en el espacio...
6/10