IMG-LOGO

Biografía

Olivia de Havilland

Olivia de Havilland

104 años ()

Olivia de Havilland

Nació el 01 de Julio de 1916 en Tokio, Japón
Falleció el 25 de Julio de 2020 en París, Francia

Premios: 2 Oscar

Todo un carácter

26 Julio 2020

Aventuras, drama, thriller… Incluso comedia. ¿Algún género se le ha resistido a Olivia de Havilland? No parece. Actriz sólida como pocas, podía ser la dulce pero decidida Melanie Hamilton de Lo que el viento se llevó, o la apocada y finalmente dura e inflexible Catherine Slopper de La heredera, lo que da idea de la amplitud de su arco interpretativo. La longeva actriz ha muerto en París a la edad de 104 años.

Olivia de Havilland nació en Tokio, Japón (sí, han leído bien, no se trata de ningún error) el 1 de julio de 1916. Un año después lo haría, también allí, su hermana Joan, también actriz, conocida como Joan Fontaine, pues cambió el apellido artístico tomando el materno para evitar comparaciones con Olivia, con la que no se lleva demasiado bien. La razón de un nacimiento en lugar tan exótico era la profesión del padre, abogado de patentes, inglés como su esposa. El caso es que el matrimonio no iba a durar mucho, pues se divorciaron cuando Olivia contaba tres años, y poco después la madre, Lillian Fontaine, se marchaba con sus niñas a Saratoga en California, Estados Unidos, en busca de una vida mejor.

Entre que a la madre le gustaba actuar, y que Olivia descolló en tal actividad en el colegio, el caso es que en una representación escolar de “Sueño de una noche de verano”, la obra de Shakespeare, hizo el papel de Puck. Un espectador de lujo, Max Reinhardt, se fijó en la joven en el Mills College, y cuando decidió hacer en cine para la Warner El sueño de una noche de verano, decidió ofrecer a Olivia otro papel de esa obra, el de Hermia. La novata actriz hacía su entrada en el Olimpo hollywoodiense en 1935, con tan sólo 19 años, y los estudios, que vieron pronto su potencial, le ofrecieron un contrato. Comenzaría casi a renglón seguido su larga asociación fílmica con Errol Flynn, con quien rodó nueve películas, westerns y de aventuras, algunas de ellas míticas como El capitán Blood (1935), La carga de la brigada ligera (1936), Robin de los Bosques (1938), Camino de Santa Fe (1940) y Murieron con las botas puestas (1941). Sobre el actor comentó que "era un diablo, me tomaba el pelo todo el rato. Era incómodo y muy duro trabajar con él. Sin embargo, las películas funcionaban." También se producía la asociación con el director de origen húngaro Michael Curtiz. Pero quizá en esta primera época brilló sobre todo al ser fichada para Lo que el viento se llevó (1939), por cesión a la Metro; la película le supuso su primera nominación al Oscar, de las cinco que tuvo, aunque se llevaría el premio su compañera de reparto Hattie McDaniel. Aunque figuró como director del gran Victor Fleming, la actriz concedía el mérito del resultado final al productor David O. Selznick, por conservar su visión original, sin ceder un ápice, a pesar del baile de directores que conoció la película.

La segunda opción de Oliva a la estatuilla fue en 1941 por Si no amaneciera, de Mitchell Leisen, que también le dirigió cinco años más tarde en La vida íntima de Julia Norris, que finalmente le dio el ansiado premio. Se trataba de un intenso drama, en que una mujer encinta en condiciones socialmente escandalosas, debe renunciar a su bebé. Curiosamente en 1941 competía con su propia hermana, que había seguido sus pasos actorales en el cine, y que sí ganó por Sospecha, el film de suspense de Alfred Hitchcock. La falta de felicitaciones fraternales dejó patente su mala relación.

Aunque no frecuentó demasiado la comedia, tuvo un papel destacado en la divertida La pelirroja (1941), junto a James Cagney. E hizo un meritorio papel doble de hermanas gemelas en el thriller del experto en cine negro Robert Siodmak A través del espejo (1946).

Fueron célebres las diferencias de la Havilland con Warner, dirimidas en los tribunales. El draconiano contrato con el estudio, por siete años, estipulaba que si la actriz rehúsaba hacer una película, el tiempo que estaba sin trabajar se añadía a los siete años ya previstos. Estas condicionales, habituales en aquella época, eran alucinantes, pues suponía una capacidad mermada de escoger argumentos interesantes, y la posibilidad de prolongar el tiempo que un actor estaba ligado a su estudio hasta el infinito. La actriz no tragó, y fue a juicio. Aunque la situación le tuvo casi tres años en el dique seco, ganó el pleito, y sentó un precedente esencial cara a las futuras condiciones contractuales de los actores.

En su vida personal, la actriz pasó por dos matrimonios que terminaron en divorcio. En 1946 se casó con Marcus Goodrich, que le dio un hijo, fallecido con 42 años; y en 1955 lo hizo con Pierre Galante, con quien tuvo una hija, y del que se separó en 1979. Antes los chismes le habían adjudicado muchos romances con actores, en los que es difícil distinguir la realidad de la leyenda. Su segundo matrimonio le llevó a establecer en Francia su residencia, y precisamente en París le alcanzó la muerte. De lo que le aprecian en el país galo da idea el hecho de que presidió el jurado del Festival de Cannes en 1965, la primera mujer en hacerlo.

Nido de víboras (1948), un nuevo thriller, sería la cuarta nominación al Oscar de la Havilland. Pero el doblete estatuil no llegaría hasta el año siguiente con La heredera, de William Wyler, una composición extraordinaria del personaje imaginado por el novelista Henry James. La escena final del film, con Olivia rehusando abrir la puerta a su supuestamente enamorado Montgomery Clift, es sencillamente memorable.

La década de los 50 seguiría dando títulos interesantes, como Mi prima Raquel (1952) y La princesa de Éboli (1955). También volvería a trabajar a las órdenes de Curtiz en El rebelde orgulloso (1958). Pero la estrella empezaba a apagarse. Lo que no fue obstáculo para que su fulgor reluciera en la intriga de Canción de cuna para un cadáver (1962), de Robert Aldrich, que le unió a otra actriz inolvidable, Bette Davis, en un asombroso duelo actoral. A partir de entonces su presencia fílmica es en títulos que reclaman viejas glorias en pequeños papeles, como Aeropuerto 77 (1977) o El enjambre (1978). Su última aparición en la gran pantalla sería en 1979 en El quinto mosquetero. A partir de entonces fugaces apariciones televisivas en Vacaciones en el mar o Norte y Sur, marcaron sus últimos trabajos, hasta The Woman He Loved, de 1988.

Oscar
1950

Ganador de 1 premio

Oscar
1947

Ganador de 1 premio

Filmografía
The Woman He Loved

1988 | The Woman He Loved

La historia del romance que vivieron Eduardo, príncipe de Gales y la plebeya americana y divorciada Wallis Warfield Simpson, en 1936. Se trata de un digno film televisivo, que cuenta desde el punto de vista de ella ese amor imposible que llevó al amado a renunciar a su derecho al trono. En el film se puede ver a Olivia de Havilland en su último trabajo ante las cámaras.

4/10
Anastasia: El misterio de Anna

1986 | Anastasia: The Mystery of Anna

Película basada en la novela de Peter Kurth que cuenta la historia de Anna Anderson (Amy Irving), que decía ser Anastasia Romanov, la última superviviente de los zares rusos. Aplaudida miniserie que logró dos Globos de Oro y otros dos Emmy.

6/10
El quinto mosquetero

1979 | The Fifth Musketeer

Después de Los tres mosqueteros (1973) y Los cuatro mosqueteros (1974), lo lógico es que llegase “El quinto”. Al igual que los anteriores filmes citados de Richard Lester, la novela de Dumas se estira hasta la extenuación aunque ahora sin el humor del director británico. Y también siguiendo la línea de grandes superproducciones imperantes en la época, se rodea el producto de un montón de rostros conocidos como los veteranos Cornel Wilde (como un madurito D´Artagnan), Olivia de Havilland, Rex Harrison y José Ferrer, bien acompañados por dos estrellas eróticas como Sylvia Kristel y Ursula Andress, que ofrecen picante a la trama. Su guión se acerca más a la historia de El hombre de la máscara de hierro, con el hermano gemelo del Rey siendo protegido por los mosqueteros, de ahí que él sea el quinto mosquetero del título.

4/10
El enjambre

1978 | The Swarm

En pleno cine de catástrofes, las abejas asesinas eran una opción. Sobre todo si había una novela escrita por Arthur Herzog Jr. en la que basarse. Dirigida por el especialista en el tema, Irwin Allen (productor de La aventura del Poseidón y El coloso en llamas), la acción se desarrolla en Texas. Allí crea el caos un enjambre de abejas africanas que anteriormente habían pasado por el Caribe y Brasil. Para su producción se usaron 20 millones de abejas y, en vista de la imposibilidad de adiestrarlas para que no picasen a la gente, se tuvo que recurrir a filmarlas desde el aire para dar sensación de peligro. Además, tal y como contaba Michael Caine en su biografía, “el principal problema era que las abejas te llenaban de mierda”. A pesar de un reparto espectacular – Richard Widmark, Olivia de Havilland, el citado Caine, Katharine Ross, Henry Fonda...–, el film pinchó en la taquilla americana donde recuperó solo 10 millones de dólares de los 21 de su coste. No sabemos muy bien por qué su vestuario obtuvo una nominación al Oscar. Extraordinaria banda sonora de Jerry Goldsmith.

5/10
Aeropuerto 77

1977 | Airport '77

La novedad de la tercera entrega de la saga Aeropuerto es que el avioncito de marras va a caer a la océana mar en pleno Triángulo de Las Bermudas. Con lo que sucesos muy extraños empienzan a ocurrir, con un suspense que asemeja el film mucho a los clásicos de submarinos en peligro. De nuevo hay un reparto multiestelar de viejas glorias y otros actores a pleno rendimiento, encabezados por el 'capitán' Jack Lemmon.

5/10
La papisa Juana

1972 | Pope Joan

Recreación de la leyenda de la papisa Juana, una mujer inglesa que se supone llegó a disfrazarse y ejercer como Papa sobre el año 850 –u 875 según otras versiones–. El pretendido biopic se muestra solvente en el guión de John Briley, un prestigioso escritor que logró el Oscar al mejor guión adaptado por Gandhi (1982). Sin embargo, su excesiva duración y una Liv Ullmann algo despistada acaban por no hacer muy creíbles las situaciones planteadas. En su reparto destacan prestigiosos nombres de la escena británica, como Jeremy Kemp y Patrick Magee, además de la joven Lesley-Anne Down y la veterana Olivia de Havilland como una monja.

5/10
Los libertinos

1970 | The Adventurers

Adaptación de uno de los best seller habituales de Harold Robbins, repleto de pasiones, secretos familiares, poder y dinero como ya había demostrado en otras adaptaciones cinematográficas del estilo de Los insaciables (1964). En esta ocasión su excesivo metraje de casi tres horas acaba siendo agotador a pesar de la presencia de un montón de rostros conocidos como Olivia de Havilland, Ernest Borgnine, Charles Aznavour, Candice Bergen y Rossano Brazzi. La banda sonora es del brasileño Antonio Carlos Jobim. En una imaginaria república sudamericana un diplomático resulta asesinado por orden de los sicarios del presidente de la nación. Su hijo, que hasta ahora solo se había preocupado de llevar una vida disoluta, viaja hasta Europa decidido a vengar la muerte de su padre liderando una rebelión contra el corrupto presidente.

4/10
Una mujer atrapada

1964 | Lady in a Cage

Una madre posesiva se queda colgada en su ascensor privado. Y unos tipos quieren aprovechar la ocasión para desvalijar su casa. El punto de partida es tan elemental como éste, pero Walter Grauman se las arregla para entregar un film impactante y salvaje, donde no es fácil distinguir qué es peor: si el asfixiante amor maternal del personaje de Olivia de Havilland, o la brutalidad de un borrachín, una prostituta y tres maleantes (uno, James Caan), que poco debenenvidiar al comportamiento irracional de los jóvenes de La naranja mecánica de Kubrick.

6/10
Canción de cuna para un cadáver

1964 | Hush... Hush, Sweet Charlotte

Sobre Charlotte, una anciana sureña, siempre ha pesado la sospecha de que mató a su marido 40 años atrás. Vibrante thriller de Robert Aldrich, con duelo de actrices de campanillas, Bette Davis y Olivia de Havilland.

7/10
Luz en la ciudad

1962 | Light in the Piazza

Tercer guión escrito por Julius J. Epstein con Olivia de Havilland en su reparto tras The Strawberry Blonde (1941) y The Male Animal (1942). Los hermanos Julius y Philip Epstein (éste fallecido en 1952), fueron una de las mejores parejas de guionistas del Hollywood clásico, no ya sólo por Casablanca (1943), sino también por comedias como El hombre que vino a cenar (1942) y Arsénico por compasión (1944). En Luz en la ciudad la señora Johnson (una atractiva Yvette Mimieux) viaja hasta Florencia acompañada de su hija Meg (Olivia de Havilland), que tiene un carácter infantil que la hace bastante insoportable. Les acompañan en el reparto dos seductores natos como George Hamilton y Rossano Brazzi.

5/10
La noche es mi enemiga

1959 | Libel

Thriller psicológico según la obra teatral de Edward Wooll, que Anthony Asquith trasladó al cine de forma casi literal sin darse cuenta de que el medio fílmico requería otros conceptos diferentes en su narración. De hecho, este renombrado director británico siempre tuvo una especial predilección por versionar en el cine piezas de teatro con resultados bastante discutibles (Pigmalión, La importancia de llamarse Ernesto (1952)...). En la trama de este film encontramos a un aristócrata británico (Dirk Bogarde) con amnesia, que es acusado de asesinato. Esta situación le lleva a una crisis con su esposa (Olivia de Havilland). Obtuvo una nominación al Oscar al mejor sonido para A.W. Watkins.

4/10
El rebelde orgulloso

1958 | The Proud Rebel

John Chandler, veterano confederado de la Guerra Civil, intenta que su pequeño hijo recupere el habla. El chico quedó mudo desde el trauma que le produjo ser testigo de la destrucción de su hogar y la muerte de su madre a manos de soldados del Norte. Para curar al chico viaja hasta Illinois en busca de un médico y recala en el pequeño pueblo de Aberdeen, en donde un doctor le da esperanzas. Sin embargo, al llegar a la ciudad Chandler es acusado de un delito que no ha cometido, por lo que deberá demostrar su inocencia. La presencia de Alan Ladd y un niño (en este caso encarnado por su hijo David) hace que este western entronque directamente con Raíces profundas (1953). Aunque no alcanzó las cotas míticas de ésta, El rebelde orgulloso logró unos ingresos de 2 millones y medio de dólares en taquilla. Además volvió a reunir a Michael Curtiz con Olivia de Havilland tras su primera película juntos, El capitán Blood (1935).

7/10
La hija del embajador

1956 | The Ambassador's Daughter

Enredos amorosos en torno a la figura de la hija del embajador americano en París. La muchacha, desobedeciendo a su padre y con el único afán de divertirse, tiene una cita con un soldado yanqui. Sin embargo, todo acabará complicándose cuando el amor entra en juego. Lo más destacable es su cuarteto protagonista formado por Adolphe Menjou, Myrna Loy, John Forsythe y Olivia de Havilland, ésta última en una especie de periplo europeo ya que un año antes había rodado en España La princesa de Éboli y en esta ocasión la acción tenía lugar en las calles de París. El director, Norman Krasna, ya había dirigido a la actriz en otra comedia de equívocos de temática similar como Princess O'Rourke (1943).

4/10
La princesa de Éboli (1955)

1955 | That Lady

Coproducción entre España e Inglaterra filmada en Cinemascope y rodada en localizaciones naturales españolas a todo color, según la obra teatral de Katy O’Brian. Su argumento versa sobre distintas intrigas en la corte española de Felipe II donde se ve directamente involucrada Ana de Mendoza, más conocida como la princesa de Éboli, y célebre tanto por sus amoríos como por su influencia en palacio y por llevar un parche en el ojo. Además del reparto internacional encabezado por Olivia de Havilland y Gilbert Roland, encontramos numerosos rostros conocidos del cine español como José Nieto (II). Paul Scofield ganó el Bafta a la mejor promesa cinematográfica.

6/10
No serás un extraño

1955 | Not As a Stranger

Luchas Marsh es un estudiante de medicina, que terminada su carrera se establece en una pequeña ciudad. Su afán perfeccionista y sus deseos de destacar en la carrera médica le hacen entregarse totalmente a su profesión, lo cual terminará por alejarle incluso de sus seres más queridos. Una equivocación de fatales consecuencias le hará replantearse su comportamiento y cambiar su actitud. Con un excelente trío de protagonistas, Robert Mitchum, Olivia de Havilland y Frank Sinatra (que nos vuelve a demostrar que es tan buen actor como cantante), Stanley Kramer (Fugitivos, El juicio de Nuremberg, Adivina quién viene esta noche...) dirige este melodrama de tintes ejemplarizantes, que está basado en el relato de Morton Thompson. El film obtuvo en 1955 una nominación al Oscar en la categoría de mejor sonido.

6/10
Mi prima Raquel

1952 | My Cousin Rachel

Cinta de suspense basada en una novela de Daphne du Maurier (autora también del relato que dio origen a Rebeca) y cuya acción se sitúa en la época Victoriana. En ella una misteriosa mujer, cuyo marido ha fallecido en Italia en extrañas circunstancias, regresa a la mansión familiar en Inglaterra y allí tendrá que hacer frente a las sospechas que la acusan de haber asesinado a su esposo. Una buena muestra de la maquinaria de Hollywood para crear productos de calidad con los elementos de tensión y romance que el público exigía. Incluye un magnífico reparto encabezado por Olivia de Havilland y Richard Burton. Éste acabó logrando su primera nominación al Oscar –lo perdería en otras seis ocasiones–, en un título que también tuvo candidaturas como mejor fotografía en blanco y negro (Joseph LaShelle), y dirección artística (Lyle Wheeler, John DeCuir y Walter M. Scott) y vestuario (Charles LeMaire y Dorothy Jeakins), igualmente en blanco y negro.

8/10
La heredera

1949 | The Heiress

Catherine (Olivia de Havilland) es la hija de un severo doctor, Austin Sloper, que la ha educado para quedarse soltera, pues su padre considera que carece de atractivos para enamorar a alguien. De repente, comienza a ser cortejada por el joven Morris Townsend (Montgomery Clift), al que el padre considera un cazadotes; por ello amenaza con desheredarla. Los jóvenes planean fugarse y casarse en secreto. Cuatro Oscar ganó este indiscutible clásico del cine, entre ellos el de la Mejor Actriz, para la mítica Olivia de Havilland (Lo que el viento se llevó), que consiguió su interpretación más compleja. A la actriz no le dolieron prendas a la hora de interpretar a un "patito feo" que no podía aparecer hermosa en la película. Éste fue su segunda estatuilla, pues la había ganado tres años antes, como secundaria, por La vida íntima de Julia Norris. William Wyler (Ben-Hur (1959)) adaptó espléndidamente la novela de Henry James.

8/10
Nido de víboras

1948 | The Snake Pit

Virginia es una escritora recién casada que le atormenta un sentimiento de culpa de un hecho ocurrido hace años. Al sufrir desequilibrios mentales es internada en un psiquiátrico. A pesar de encontrar la comprensión del doctor Kik, el trato recibido en el sanatorio por parte de enfermeras y las propias internas, no es el más adecuado para ayudarle a mejorar, incluso querrán utilizarla para cometer un crimen. Adaptación de la novela de Mary Jane Ward, que, además de la crítica de estos centros representa un alegato contra la discriminación de la mujer en la sociedad de aquel tiempo. Fue una de las primeras cintas en tocar el tema de los manicomios femeninos, resuelto con un sugestivo clima de cine negro e inquietante ritmo. El film cuenta con una acertada fotografía que refleja muy bien el ambiente del manicomio, oscuro y siniestro. La película fue nominada a los Oscar y también Olivia de Havilland, por su excelente trabajo, obtuvo una candidatura en la categoría de mejor actriz. Además, le valió la Copa Volpi a la mejor actriz en el Festival de Venecia. La película también obtuvo candidaturas al mejor director, guión adaptado y banda sonora, y ganó la correspondiente al mejor registro de sonido.

8/10
A través del espejo

1946 | The Dark Mirror

Tras el asesinato de uno de los mejores médicos de la ciudad, un policía investiga el caso, por lo que entra en contacto con dos hermanas gemelas. Al interpretar a una mujer paranoica que usurpa la personalidad de su hermana gemela y también a esta última, la legendaria Olivia de Havilland (Lo que el viento se llevó, La heredera, Robin de los bosques) logró una de las mejores interpretaciones de su carrera. La dirección es de uno de los maestros del género negro, Robert Siodmak, recordado sobre todo por Forajidos.

6/10
Predilección

1946 | Devotion

En 1943, Olivia de Havilland demandó a la Warner ya que, al terminar sus siete años de contrato con la compañía, ésta pretendía hacer uso de una cláusula de retención. Pero la actriz hizo uso de una antigua ley gubernamental llamada “antipeonaje”, donde se decía que un trabajador podía rescindir su contrato con cualquier empresa si llevaba siete años con la misma. La demanda de Olivia contra la Warner fue uno de los casos más comentados de la época, y significó el comienzo del fin de la tiranía de los Estudios para con sus estrellas. En febrero de 1945, el Tribunal Supremo de California falló a favor de la actriz y ésta comenzó una nueva etapa en su carrera cinematográfica. De ahí que Predilección –rodada en 1943 pero no estrenada hasta tres años después– sea especialmente relevante, ya que significó la última película estrenada de Olivia de Havilland con la Warner (donde volvería treinta años después con El enjambre). El film es un amable biopic de las hermanas Brontë (que son Ida Lupino, Havilland y Nancy Coleman), que cuenta entre sus mejores bazas con un romántico score de Erich Wolfgang Korngold y una excelente fotografía de Ernest Haller.

6/10
The Well-Groomed Bride

1946 | The Well-Groomed Bride

Comedia romántica que reunió casualmente a la pareja Olivia de Havilland y Ray Milland, ya que la primera aterrizó después de que la actriz elegida en un principio – Paulette Goddard– se cayese del proyecto pocos días antes de comenzar el rodaje. En realidad, el film es una pequeña broma de 75 minutos que tiene lugar en San Francisco, cuando un hombre y una mujer pelean por una botella de champán que ella quiere para una boda y él para botar un barco. Lo mejor es la aparición de James Gleason (1882- 1959), un prolífico actor –que también fue guionista– que comenzó a trabajar a comienzos de los años 20, y que entre su prolífica carrera destaca por la nominación al Oscar que obtuvo en 1942 gracias a la comedia redonda El difunto protesta.

4/10
La vida íntima de Julia Norris

1946 | To Each His Own

Durante la I Guerra Mundial, una joven de pueblo llamada Josephine se enamora de un piloto que fallece antes de que ambos pudiesen casarse. Sin embargo, ella está embarazada y tiene un hijo, a todas luces, ilegítimo. Ante esta situación, y en vista de las reticencias sociales, ella no tiene más remedio que dar a su hijo en adopción. Una apuesta de Paramount por el cine romántico, de historias imposibles protagonizadas por mujeres, que reflejaban la cercanía de la guerra, el amor materno y el rechazo social. Supuso la reunión de director (Liesen), guionista (Brackett) y actriz principal (de Havilland) tras Si no amaneciera. Charles Brackett fue nominado al Oscar por el guión original, mientras que Olivia de Havilland se hizo con su primera estatuilla como mejor actriz principal, galardón que volvería a ganar tres años después por La heredera.

8/10
Government Girl

1944 | Government Girl

Rodada en plena Segunda Guerra Mundial, la película no es sino un caudal de propaganda patriótica norteamericana, envuelta en un halo de comedia. En ella, un ingeniero de coches de Detroit es reclutado por el gobierno para que les ayude en la construcción de aviones de combate. En su camino se topará con una muchacha con la que vivirá un romance. Supuso el debut en la dirección de Dudley Nichols, uno de los mejores guionistas de todos los tiempos, en especial en su contribución al cine del oeste. Nichols solo volvería a dirigir dos títulos más, de escasa repercusión: Amor sublime (1946) y Mourning Becomes Electra (1947).

3/10
Thank Your Lucky Stars

1943 | Thank Your Lucky Stars

Un gran espectáculo musical de la Warner destinado a subir la moral de las tropas durante la Guerra, y en el que participaron desinteresadamente la mayoría de las estrellas de dichos estudios. Por la pantalla aparecen nada menos que Ida Lupino, Olivia de Havilland, Jack Carson, Bette Davis, Errol Flynn, Eddie Cantor en un delirante papel, Humphrey Bogart, Joe Simpson y John Garfield cantando “Blues in the Night”. Su ocasional trama envuelve a una pareja de productores de espectáculos musicales –S.Z. Sakall y Edward Everett Horton–, que quieren contratar a la cantante Dinah Shore para su próximo show. Por supuesto, los impedimentos para esta actuación son la excusa necesaria para la aparición de todos los nombres antes citados.

4/10
Princess O'Rourke

1943 | Princess O'Rourke

La princesa María, que visita de incógnito Nueva York, decide volar hasta San Francisco. Sin embargo, al terminar el viaje una serie de enredos le hace pasar la noche en casa del piloto del avión, que cree que ella es una simple criada. El romance entre ambos está más que asegurado, según el guión original ganador del Oscar escrito por su propio director, Norman Krasna. Una amable producción de Hal B. Wallis que cuenta con una sorprendente aparición final del presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, como guiño humorístico. En el film suena la canción “Honourable Man”, de E. Y. Harburg, Arthur Schwartz e Ira Gershwin. Segunda reunión en pantalla de Olivia de Havilland y Jane Wyman tras My Love Came Back (1940).

6/10
Como ella sola

1942 | In This Our Life

Melodrama basado en la novela de Ellen Glasgow, ganadora del premio Pulitzer. Bette Davis encarna a una de sus “malas” habituales al robarle el marido a su propia hermana, que no es otra que la bondadosa Olivia de Havilland. Finalmente, y siguiendo las normas del código de censura imperante en el cine americano, Davis encontrará castigo a su acción. Segunda película dirigida por John Huston tras su debut un año antes en El halcón maltés. De hecho, en la secuencia de la carretera de Como ella sola puede verse brevemente a algunos de los integrantes del reparto del primer film del director, como Humphrey Bogart, Mary Astor, Peter Lorre, en unos curiosos y nunca bien ponderados cameos. Además, durante el rodaje, Huston y Olivia de Havilland mantuvieron un encendido romance que duró un año.

7/10
The Male Animal

1942 | The Male Animal

Amable y sencilla comedia que junta a dos estrellas como Henry Fonda y Olivia de Havilland como un matrimonio en crisis. Él es un profesor de universidad cuestionado por sus métodos de enseñanza, que debe hacer frente a sus problemas matrimoniales ya que su bella esposa prefiere la compañía de un atractivo joven del campus. Adaptación de una obra escrita por Elliot Nugent y James Thurber que había sido un gran éxito en Broadway y que volvería a tener otra versión cinematográfica en 1952 en forma de musical, titulado She's Working Her Way Through College, con Virginia Mayo y el ínclito Ronald Reagan de pareja estelar. En su reparto encontramos a la actriz de color Hattie McDaniel, que precisamente le había arrebatado a Olivia de Havilland el Oscar a la mejor actriz secundaria en 1939 por Lo que el viento se llevó.

6/10
La pelirroja

1941 | The Strawberry Blonde

Nueva versión de la película La mujer preferida, filmada en 1933 con Gary Cooper de protagonista. Ahora su lugar lo tomaba James Cagney como un dentista deprimido porque su enamorada –la rubia de fresa del título– se había casado con su mejor amigo. Los líos amorosos se suceden en un cuarteto amoroso donde también tiene mucho que decir la amiga de la rubia, encarnada por Olivia de Havilland. Todo según una obra teatral de James Hagan que se desarrollaba en 1910 y que fue convertida en guión por los hermanos Epstein, que dos años después causarían sensación con Casablanca. El productor asociado es William Cagney, hermano del actor. Dentro de su exclusivo reparto sobresale una risueña Rita Hayworth, después de que Ann Sheridan fuese expulsada del rodaje por un desacuerdo con la Warner. El film obtuvo una nominación al Oscar para la partitura de Heinz Roemheld. El argumento volvería a ser llevado a la pantalla en 1948 en forma de musical como One Sunday Afternoon, de nuevo dirigido por Raoul Walsh.

7/10
Si no amaneciera

1941 | Hold Back the Dawn

Un gigoló bailarín rumano llamado Georges está esperando en la frontera de México para poder entrar en Estados Unidos. Estando allí, se encuentra con Anita, una antigua compañera de baile que se casó con un americano para conseguir el visado. Finalmente, Georges conoce a Emmy durante la celebración del 4 de julio, y ve en ella la oportunidad para casarse y llegar a Norteamérica. Lo más destacado de la película es, sin duda, el reparto compuesto por Charles Boyer, Olivia de Havilland y Paulette Goddard. El film fue candidato a los Oscar, al igual que Olivia de Havilland, que ese año competía en la misma categoría con su hermana Joan Fontaine por Sospecha. El director introduce algún toque de humor sin llegar a perder el hilo dramático de la historia.

6/10
Murieron con las botas puestas

1941 | They Died with Their Boots

Es uno de los grandes westerns de la historia, sobre todo por su carga heroica y legendaria. Hablamos de Murieron con las botas puestas, magnífico film protagonizado por Errol Flynn. Los amantes de la precisión histórica enseguida dirán que este film echa mucha imaginación a los hechos, que el general George A. Custer era un personaje bastante más siniestro de lo que nos pinta Raoul Walsh. Quizá, pero es el mismo tipo de invención que Shakespeare utiliza en sus vibrantes dramas históricos, como Enrique V. Se trata de libertades que los creadores se toman, confiando en que el espectador no ha de tomar todo de modo literal. El film arranca con la entrada de Custer en West Point. Todo este tramo de la historia muestra los tropiezos del recién llegado a la Academia, la camaradería y los enemigos que surgen en el camino, y el inicio del romance con Elizabeth Bacon, hija de un amigo del comandante. Durante la guerra civil, a Custer le tocará combatir contra un antiguo compañero de instrucción, Ned Sharp. Uno está en el bando de la Unión, el otro en el secesionista. Acabada la contienda, un Custer ya casado con Bacon sobrelleva mal la paz, de modo que es enviado a territorio indio, donde pacta un acuerdo ventajoso con Caballo Loco. Pero surge un problema… Su viejo rival, Sharp, está vendiendo armas a los indios. Los hechos conducirán a una batalla legendaria, donde los dos enemigos deberán luchar heroicamente contra los pieles rojas. El film fue el último de los ocho que coprotagonizó la mítica pareja Errol Flynn-Olivia de Havilland. El año anterior, habían hecho Camino de Santa Fe para Michael Curtiz, y en ese film, curiosamente era el futuro presidente Ronald Reagan quien encarnaba al general George A. Custer. Para dar vida al jefe indio, se acudió a Anthony Quinn. Se usaron 16 auténticos indios sioux, pero el resto de extras eran filipinos. Entre las muchas escenas destacables, destacan las que comparten Flynn y De Havilland, y la heroica escena final de la batalla de Little Big Horn, en la que el Séptimo de Caballería fue masacrado por los indios.

8/10
My Love Came Back

1940 | My Love Came Back

Comedia donde una estudiante de violín con problemas económicos para seguir su aprendizaje recibe una sorpresa cuando un donante anónimo le consigue un contrato para grabar un disco. Argumento recurrente para la fusión de música y diversión, aunque más bien ambos términos pasaron algo desapercibidos para público y crítica (que calificó el film como “una deliciosa tontería”). Fue la primera película de Olivia de Havilland que se estrenó después de que ésta perdiese el Oscar como mejor actriz secundaria por Lo que el viento se llevó. La actriz, nacida accidentalmente en Tokio en 1916, se había convertido en una de las estrellas de la Warner gracias a su rostro angelical y suaves modales, que resultaban ideales para enamorarse del galán de turno y participar en comedias tan tibias como la que nos ocupa.

5/10
Camino de Santa Fe

1940 | Santa Fe Trail

Antes de la Guerra de Secesión, un idealista teniente de caballería debe capturar a un violento prófugo de la justicia. Su objetivo no es otro que John Brown, líder histórico de los abolicionistas que decidió luchar por sus ideas por medio de la violencia. De las mejores cintas de aventuras de la pareja formada por Errol Flynn y Olivia de Havilland.

6/10
La vida privada de Elizabeth y Essex

1939 | The Private Lives of Elizabeth and Essex

Isabel I de Inglaterra mantiene una relación de amor-odio con el conde de Essex. En teoría ambos están enamorados, pero a la reina no le agrada la popularidad de su súbdito por las proezas en el campo de batalla, lo que aprovechan sus enemigos en la corte para asignarle un destino incómodo en Irlanda. Film en technicolor, en que Bette Davis hace una magnífica composición de la reina, superior a la que entregó poco después Flora Robson en los mismos decorados para El halcón del mar. Aunque Davis y Errol Flynn se llevaban fatal, su único trabajo conjunto logró llegar a buen puerto.

6/10
Wings of the Navy

1939 | Wings of the Navy

Una especie de docudrama financiado por la Warner en colaboración con el Ministerio de Defensa de los Estados Unidos con el fin de que los jóvenes se alistasen como pilotos en la base aérea de entrenamiento de Pensacola. Así, en su metraje podemos observar modelos de aviones, formas de pilotarlos, vuelos de combate y toda la parafernalia sobre el tema. En medio de todo ello un triángulo amoroso entre una hermosa joven (Olivia de Havilland, en uno de sus papeles menos lucidos) y dos hermanos alistados como pilotos que encarnan George Brent y John Payne. Dirige sin demasiada convicción Lloyd Bacon en una producción de Hal B. Wallis.

3/10
Caballero y ladrón

1939 | Raffles

Raffles es un famoso jugador de críket y un atractivo rompecorazones de damas distinguidas. Además, en los ratos libres, se dedica también al rentable deporte de sustraer joyas ajenas. Su depurada e inteligente técnica se lo pone difícil a los chicos de Scotland Yard, que no logran atraparlo. Segunda versión que produjo Goldwyn de la divertida novela de Hornung. El film lo firma el eficaz artesano Sam Wood, responsable de varios títulos de los hermanos Marx y de El orgullo de los yankees.

6/10
Dodge, ciudad sin ley

1939 | Dodge City

Wade se dedica a transportar ganado. Le gusta la vida errante, pero su sentido de responsabilidad le lleva a aceptar el cargo de sheriff en la ciudad fronteriza de Dodge City, donde el sinvergüenza de Jeff Surrett impone su ley. El primer western de Errol Flynn, dirigido por... ¡Michael Curtiz! Desarrolla con originalidad los elementos del género (el ferrocarril, la frontera, las peleas, la chica del saloon, las reses...). Su amor, Havilland, se dedica al periodismo.

7/10
Lo que el viento se llevó

1939 | Gone with the Wind

Lo que el viento se llevó transcurre en el Sur de los Estados Unidos. Modos de vida que se resisten a desaparecer. Escarlata O’Hara es una joven muy solicitada por los jóvenes del lugar. Pero ella, caprichosa y egoísta, no quiere a cualquiera. Aunque le encanta coquetear, ha puesto sus ojos en Ashley, un joven bondadoso, lo más opuesto a su carácter, que ama a una chica dulce de nombre Melanie. Quien sí parece horma de su zapato es Rhett, bravucón y avispado, que espera aprovechar la inminente guerra de secesión para hacer fortuna. Pero Escarlata le rechaza, quizá porque ve en él como en un espejo. Y no le gusta lo que contempla. Adaptación monumental de la popularísima novela, auténtico best-seller, de Margaret Mitchell. El productor David O. Selznick, verdadero autor de Lo que el viento se llevó, puso todos los medios para lograr una gran epopeya, cruzada por los amores y pasiones intensas de sus protagonistas. Ante él desfilaron directores como George Cukor, Victor Fleming y Sam Wood, con los que mantuvo diferencias: sería Fleming, que acababa de entregar El mago de Oz, el que dirigiría la mayor parte del metraje. Entre las grandiosas escenas de Lo que el viento se llevó, rodadas en el alba de un maravilloso technicolor, destacaba el incendio de Atlanta, y el campo después de la batalla, con un precioso plano que empezaba mostrando a decenas de miles de figurantes, combatientes sureños tocados por la derrota, para terminar mostrando la bandera de un Sur condenado a dejar de existir tal y como es en esos momentos. El papel más codiciado de Lo que el viento se llevó, por supuesto, era el de Escarlata. Pese a candidaturas con la fuerza de Katharine Hepburn, Paulette Goddard y Jean Arthur, Laurence Olivier y Vivien Leigh lograron poner a Myron Selznick de su parte. De hecho acudieron un día con ella al rodaje (se habían empezado ya a rodar planos del incendio de Atlanta), y Myron, con una sonrisa de oreja a oreja, se acercó a David Selznick y George Cukor, y les dijo señalando a Vivien Leigh: “Os presento a Escarlata O’Hara”. Diez Oscar, incluidos mejor película y director, obtuvo este film legendario. Y durante muchos años, Lo que el viento se llevó ostentó el título de “más taquillero de los tiempos”, y si se aplican correcciones inflacionarias, puede que hoy en día todavía lo siga siendo. La película se reestrenaba periódicamente en salas de todo el mundo y su primer pase en televisión fue todo un acontecimiento. Incluso, con el pasar de los años, una tal Alexander Ripley se atrevió a perpetrar un libro, continuación del de Mitchell. Pero a pesar de los esfuerzos realizados, no resistía la comparación con el original. Como tampoco lo hizo la miniserie televisiva que inspiró.

8/10
Four’s a Crowd

1938 | Four’s a Crowd

Tercera comedia consecutiva para la Warner con guión de Casey Robinson y Olivia de Havilland en el equipo, tras It’s Love I’m After y Call It a Day. En esta ocasión, y como indica su título, el romance se forma a cuatro bandas en el ambiente de un periódico y las manipulaciones de sus noticias. Aunque Michael Curtiz reunió de nuevo a la pareja Errol Flynn y Olivia de Havilland, que tan buenos resultados le había dado en otros títulos, la trama parece demasiado endeble y los actores están algo perdidos durante todo el metraje, quizá confundidos por la arrolladora presencia de la tercera en discordia, Rosalind Russell. Una de las escasas ocasiones en que Flynn se decantó por la comedia.

4/10
En busca del oro

1938 | Gold Is Where You Find It

Western sin muchos alicientes producido por Hal B. Wallis y cuya acción se traslada a California, donde se reproduce la lucha entre los mineros buscadores de oro y los rancheros que tienen allí sus tierras, en especial la familia Ferris que ve como una de sus hijas se enamora de uno de los mineros. Fue filmada en Technicolor, pero la respuesta en taquilla fue mediocre.  Lo mejor es su competente reparto, encabezado por George Brent, Claude Rains y Olivia de Havilland, ésta última a punto de emprender la aventura de su vida al ser cedida por la Warner a David O. Selznick para su participación en la película más deseada por todos los actores de Hollywood: Lo que el viento se llevó (1939).

4/10
Hard to Get

1938 | Hard to Get

Comedia romántica que reunía por primera vez a la pareja Dick Powell y Olivia de Havilland, si bien la química entre ambos no resultó tan satisfactoria como los productores de la Warner habían planeado. El actor canta el tema “You Must Have Been a Beautiful Baby”, además de susurrar la canción “There´s a Sunny Side to Every Situation”, en un extraño acercamiento al cine musical tan de moda en aquellos tiempos. En su argumento, la rica heredera Margaret Richards se siente ofendida cuando el empleado de una gasolinera (que en realidad es arquitecto pero que se ve obligado a trabajar en ese lugar) se niega a darle crédito cuando ella para a repostar sin dinero. Es entonces cuando Margaret decide vengarse de él financiando un proyecto de arquitectura para luego echarlo por tierra.

5/10
Robin de los bosques

1938 | The Adventures Of Robin Hood

Michael Curtiz y William Keighley codirigen este excelente film que nos narra las aventuras del famoso bandido generoso, defensor de los pobres e implacable enemigo de los ávidos recaudadores de impuestos al servicio del ursurpador Juan sin Tierra. Estamos ante una brillante superproducción que reúne todos los elementos del cine de aventuras. Las persecuciones, los duelos de espadas, torneos, la destreza en el manejo del arco y las flechas, el compañerismo, la valentía, los tiernos romances amorosos, todo ello se da cita aqeuí, aderezado por un espléndido diseño de vestuario (Milo Anderson), una gran escenografía y una magnífica partitura musical de Erich Wolfgang Korngold. Un travieso Errol Flynn da vida al célebre bandido, mientras que a Basil Rathbone le corresponde el papel de villano; Olivia de Havilland es Lady Marian, el gran amor de Robin Hood. La película fue justamente galardonada con tres Oscar en las categorías de mejor montaje, música y diseño de producción.

8/10
The Great Garrick

1937 | The Great Garrick

Adaptación de la obra teatral de Ernest Vajda, “Ladies and Gentlemen”, convertida en una sofisticada película dirigida por un James Whale no especialmente dotado para la comedia, ya que venía de fabricar una buena cosecha de monstruos para la Universal como El doctor Frankenstein (1931), El caserón de las sombras (1932) y El hombre invisible (1933). El argumento de The Great Garrick nos retrae al siglo XVIII, cuando el célebre actor inglés David Garrick (Brian Aherne) da muestras de su prepotencia al anunciar que viajará hasta París para dar a los actores franceses lecciones de cómo se ha de interpretar. Entonces miembros del grupo teatral de la Comedia Francesa deciden darle una lección.

6/10
Call It a Day

1937 | Call It a Day

Producción de Hal B. Wallis para una comedia menor que procedía de la obra teatral de Dodie Smith, la cual había gustado bastante al poderoso jefe de la Warner. Su acción no parecía dar mucho de sí, ya que era la crónica de lo que sucedía en un día de primavera en el negocio de una próspera familia inglesa cuando el padre era seducido por una cliente. Esto llevará a una serie de enredos en los que se ven envueltas las hijas del matrimonio. Los gags se suceden gracias al buen ritmo impuesto por su director, Archie Mayo. También el reparto resulta bastante competente con Olivia de Havilland, Frieda Inescort y Bonita Granville como miembros de la familia protagonista.

6/10
Es amor lo que busco

1937 | It's Love I'm After

Comedia filmada bajo la supervisión de Harry Joe Brown para la Warner, según una historia de Maurice Hanline. La pareja de actores formada por Joyce Arden y Basil Underwood llevan viviendo su amor durante varios años, aunque siempre han tenido que posponer su matrimonio. Ahora, cuando parece que ya llega el momento definitivo de unir sus vidas para siempre, aparece en escena la joven Marcia, una admiradora de Basil que promete ser un obstáculo para Joyce. Divertida historia –con final feliz, por supuesto–, que cuenta con un gran trío protagonista (Bette Davis-Leslie Howard-Olivia de Havilland) y momentos hilarantes como cuando la pareja está representado “Romeo y Julieta” y, en lugar del texto, comienzan a hablar de sus problemas a la hora de dar “el gran paso”. No estrenada en España, se comenzó a rodar con el título de Gentlemen after Midnight.

7/10
El caballero Adverse

1936 | Anthony Adverse

Basado en la novela de aventura y romance de la época napoleónica escrita por Hervey Allen y publicada en 1933. Nada más comenzar el film, se dicen las palabras que identifican a nuestro misterioso personaje: “sin padre, ni madre, ni nombre”. Efectivamente, Anthony Adverse crece huérfano en un convento enamorándose de la hija del cocinero. Sin embargo, la felicidad le dura poco tiempo, pues el muchacho se verá envuelto en un sin fin de aventuras que le llevarán de Cuba a África, hasta que regresa a París para ver a su amada convertida en una estrella de la ópera y descubrir los secretos de su pasado. Considerada la película más larga –141 minutos– y costosa producida por el Hollywood sonoro hasta el momento, tuvo que pasar primero el filtro de la censura ya que en su guión inicial le fueron eliminadas 40 páginas al mostrar desnudo al niño protagonista. Consiguió nominaciones al Oscar a la mejor película, decoración de interiores (Anton Grot) y ayudante de dirección (William Cannon); resultando ganadora en las categorías de actriz secundaria (Gale Sondergaard), fotografía (Gaetano Gaudio), montaje (Ralph Dawson), y banda sonora para el jefe de Estudio de la Warner Leo Forbstein cuando, en realidad, el impresionante score había sido compuesto por Erich Wolfgang Korngold.

8/10
El capitán Blood

1935 | Captain Blood

Errol Flynn saltó al estrellato con El capitán Blood, que adapta la novela de Rafael Sabatini. El actor es un médico injustamente condenado como traidor a Inglaterra enviado como esclavo a América, que se convierte en pirata, no sin antes enamorarse de la hija del futuro gobernador. Para los barcos de la película, que participan en una espectacular batalla naval, se construyeron modelos a escala de un tamaño de cinco metros. Destacan los decorados de influencia expresionista de Anton Grot.

8/10
Alibi Ike

1935 | Alibi Ike

El excéntrico jugador de béisbol Frank Farrell ficha por el equipo de los Chicago Cubs, dispuesto a que éstos lleguen a las eliminatorias finales. Sin embargo, su comportamiento no parece el más idóneo para un profesional y por eso se verá envuelto en numerosos problemas. Comedia para mayor gloria del cómico Joe E. Brown (1892-1973), distinguido por su gran boca y su multitud de gestos que ponen un poco de los nervios en películas como Hola bombero (1932) y Payaso del circo (1934). En esta ocasión se toma a chufla el deporte del béisbol. El film es recordado por significar el debut en el cine de Olivia de Havilland.

3/10
The Irish in Us

1935 | The Irish in Us

Comedia romántica y con tintes sociales que nos habla de tres hermanos de descendencia irlandesa en la ciudad de Nueva York, según una historia de Frank Orsatti. La familia O’Hara está compuesta por un policía (Pat O´Brien), un bombero Frank McHugh) y un promotor de boxeo (James Cagney), que se enfrentan por el amor de una joven. Una producción MGM, rodada en los Estudios y donde se ofrece una visión bastante sesgada y tópica de los tres empleos a los que pertenecen los hermanos protagonistas. Al menos reúne a dos actores que acabarían siendo míticos en Warner Bros, como James Cagney y Olivia de Havilland.

4/10
El sueño de una noche de verano

1935 | A Midsummer Night's Dream

Una de las escasas comedias escritas por William Shakespeare: una historia de amor donde se mezclan todo tipo de mágicos mundos y extrañas criaturas. Ha conocido más de treinta versiones para cine, comenzando por el mudo en películas de 1909, 1910, 1912, 1913, 1917, 1925 y 1929. Además, tuvo gran repercusión internacional la adaptación homónima rodada en Checoslovaquia en 1957 por Jiri Trnka, que era un film de marionetas. Otras comedias derivadas de la obra son La comedia sexual de una noche de verano,de Woody Allen (1982); y el filme de animación español, El sueño de una noche de San Juan,de Ángel de la Cruz y Manolo Gómez (2005). Aunque las más fieles a la obra original son El sueño de una noche de verano de William Shakespeare,de Michael Hoffman (1999), y el film que nos ocupa. Una producción Warner de gran presupuesto que pasó por numerosos problemas: William Dieterle tuvo que ayudar al director elegido, Max Reinhardt, que era un genio en el teatro pero un poco inútil en cuestiones cinematográficas. El director de fotografía Ernest Haller fue despedido después de que se comprobase que sus escenas del bosque quedaban muy oscuras; y Mickey Rooney se rompió una pierna teniendo que modificar sobre la marcha su personaje.A pesar de todo, el filme acabó siendo excelente y ganó dos Oscar: fotografía, para Hal Mohr, que, por presiones de Jack Warner a la Academia fue el vencedor sin estar entre los tres nominados oficiales (por primera y única vez en la historia); y montaje para Ralph Dawson.

8/10

Últimos tráilers y vídeos