IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas del género Cine social

(1948) | 78 min. | Cine social | Drama
Al términar la Segunda Guerra Mundial, Berlín es una ciudad en ruinas donde proliferan todo tipo de mafiosos. Edmund, de 15 años, intenta sobrevivir con su familia mediante todo tipo de artimañas.Tras las magníficas Roma, ciudad abierta y Paisa, que retrataban las penalidades de distintos personajes del bando aliado durante la Segunda Guerra Mundial, el impulsor del neorrealismo italiano, Roberto Rossellini y su guionista habitual, Sergio Amidei, componen un dramático fresco de las penalidades de los supervivientes del bando alemán. El cineasta presenta personajes humanos, y utiliza actores no profesionales bastante expresivos.
7/10
(2011) | 112 min. | Drama | Cine social
En una invernal mañana de niebla, una familia de un pueblo del Punjab se despierta con la noticia de la demolición de una casa en la ladera del pueblo. El padre, un simpatizante silencioso de la familia afectada, se une a la comunidad que exige justicia. El mismo día, su hijo Melu, que lleva un rickshaw en la ciudad, participa en la huelga convocada por su sindicato. Herido y desorientado, Melu pasa el día descansando tranquilamente y bebiendo dubitativo con sus amigos por la noche, mientras debaten el sentido de su existencia. Mientras pedalea por las calles de la ciudad, Melu se siente perdido y se pregunta adónde ir y qué hacer. De vuelta a su pueblo, su madre se siente humillado por el trato que les otorgan los terratenientes de los campos donde trabaja. Se escuchan disparos en la noche y el pueblo permanece en tensión. Es la noche del eclipse lunar.
(1960) | 95 min. | Cine social | Drama
Un trabajador de una fábrica se niega a secundar una huelga ilegal por considerarla injusta. Sin embargo, sus compañeros no entienden su decisión y le pondrán las cosas difíciles. Igualmente, su mujer no comprende que se arriesgue a tal opción en detrimento de la seguridad. Cine social en la mejor tradición del cine británico, que ha dado obras destacadas de este género, como La soledad del corredor de fondo o la más reciente Lloviendo piedras. Aquí el protagonismo es de un joven Richard Attenborough, que también produjo la cinta, al que acompaña una delicada Pier Angeli. La película fue justamente nominada al Oscar al mejor guión.
6/10
(2008) | 92 min. | Drama | Cine social Tráiler
Blanca es una adolescente francesa. Vive en Marsella con su madre, y le encanta el atletismo, siempre está corriendo de aquí para allá. Pero la desgracia se ceba con la chica: su madre muere, y le toca vivir en un centro de acogida. Una vieja carta le permitirá emprender la búsqueda de Manolo García, su padre, en España. Pero con quien se va a encontrar en el madrileño barrio de Vallecas es con Nieves, un anciano capataz de obras, hombre cabal pero todo un carácter. Como siempre sintió no haber tenido hijos, la llegada de Blanca se le antoja un auténtico regalo del cielo. Gabriel Velázquez, formado en el mundo del cortometraje, codirigió su primer largo, Sud Express, con Chema de la Peña. El título, de aires documentales, fue muy alabado por su mirada humanista y solidaria. Ahora, ya en solitario, y con las funciones de guionista, director y productor, insiste en fijar la atención en las personas y sus problemas cotidianos, subrayando con su verismo marca de fábrica la necesidad de amar y ser amados que todos llevamos a cuestas; de hecho el título del film es un juego de palabras, que alude a que en eso de amar todos somos unos aficionados, hay que entrenar todos los días. La historia puede definirse como minimalista, pero la construcción dramática es impecable. Velázquez saca todo el partido a sus actores, no profesionales excepto en el caso de Emilie de Preissac, con experiencia televisiva. La impresión es que algunas de las discusiones que mantienen los personajes son improvisadas, lo que contribuye a que parezcan algo reiterativas, pero sin duda que tienen la frescura de lo auténtico; cabe destacar más los silencios, por ejemplo en el matadero, y la inteligente opción de prescindir de una banda sonora musical; y el verismo de los pasajes en una obra. La especial conexión que se produce entre Blanca y Nieves tiene encanto, está bien perfilada con pequeños detalles, como las diferencias idiomáticas, la inscripción conjunta en la San Silvestre vallecana. Y es bonito el paralelismo que se produce entre esta suerte de inesperada paternidad, y la que va a empezar a vivir Guti, el jefe de Nieves. Hay algún pasaje brusco –esos celos que parece sentir Nieves, y que preparan el camino al desenlace–, pero el balance del conjunto es altamente positivo, con un desenlace emocionante y coherente.
6/10
(2009) | 101 min. | Cine social | Drama

Suenan Ultravox y Joy Division. Estamos en 1979, en el noroeste de Inglaterra. Carty tiene 19 años y está bastante aburrido de su vida. Lo único que le hace vibrar son las peleas que cada sábado presencia por el fútbol, protagonizadas por una pandilla llamada The Pack, un grupo de “casuals” que visten de modo culto, casi afeminado, cortes de pelo andróginos, llevan camisas de Fred
Perry, pantalones Lois y zapatillas Adidas.

(1961) | 78 min. | Drama | Cine social
Ardua película sobre los pescadores de Bahía en Brasil, donde Glauber Rocha sustituyó a Luis Paulino dos Santos empezado el rodaje. No obstante la trama coincide con los intereses fílmicos del cineasta, pues describe la llegada a una aldea de pescadores de uno de sus habitantes, que ha prosperado, o eso dice, en la ciudad. Al tipo le exaspera la pobreza de la gente, que deban vivir con inseguridad del mar, y abandonados a prácticas mágicas de santería heredadas de sus ancestros. De modo que decide sabotear la red que les facilita las tareas de pesca, lo que obliga a uno de sus hombres con aura mágica a desafiar a los elementos de la naturaleza, el barravento del título, un viento huracanado que pone en peligro la vida de los hombres en el mar.La película tiene un ritmo lento y claro sabor etnográfico. Y presenta el choque entre la visión espiritual y el pragmatismo, típico en Rocha. Destaca la fuerza de las imágenes en blanco y negro, por ejemplo en las escenas del temporal, bien montadas por Nelson Pereira dos Santos, otros del nombres clave del Cinema Novo.
5/10
(1963) | 130 min. | Cine social | Drama
Turín, finales del siglo XIX. Los obreros que trabajan en una fábrica textil están sometidos a condiciones inhumanas, empezando por los horarios, y pasando por la inexistencia de una cobertura social en caso de accidente. En tal tesitura se produce un accidente en una de las máquinas, un anciano pierde la mano. Es la gota que colma la paciencia de unos trabajadores que hasta entonces han tragado “carros y carretas”. Pero son gente sencilla, con una familia a la que alimentar, temen dar los pasados necesarios para lograr las necesarias mejoras. Hasta que llega un profesor, perseguido en otra localidad por su fama de agitador social, y logra convencerles para que se pongan en huelga.Magnífica muestra de cine social, con guión del trío Monicelli-Age-Scarpelli, cuyos tintes dramáticos -aunque haya apuntes de 'comedia a la italiana'- recuerdan a La gran guerra. En efecto, hay una crítica feroz a los excesos del capitalismo, y también a las miserias de la condición humana, que fácilmente se achanta en sus reivindicaciones por pura cobardía; en tal sentido conviven cierto pesimismo con la esperanza que conduce a seguir luchando por lo que es justo.La genialidad del director se pone de manifiesto en ese toque neorrealista que sabe dar a muchos pasajes, de inconfundible sabor agridulce, por ejemplo en la joven que se queda sin la comida que se está repartiendo en un cuartel... hasta que un juvenil cadete acude con una abundante ración; o en la mujer que avergüenza a sus padres porque se gana la vida haciendo la calle. Es sobresaliente el manejo de distintos tonos -suspense cuando uno de los obreros debe hacer sonar la sirena para que que todos se vayan una hora antes del trabajo, en el atropello del tren, o en el choque final entre obreros y soldados; comedia en el acopio de provisiones en vísperas de la huelga, o en el hurto de carbón para aguantar el duro invierno; drama en el velatorio-, que armonizan a la perfección en el conjunto. Los actores entregan una magnífica galería de tipos populares, con un Marcello Mastroianni estupendo y contenido como el líder intelectual de la huelga. A destacar el plano final del hermano pequeño de un adolescente trabajador de la fábrica, tomando el relevo, de gran expresividad.
8/10
(1964) | 118 min. | Cine social | Drama
“He contado una historia, sea verdad o imaginación, espero que hayas aprendido la lección” dice la canción que a ratos salpica la narración de este film, aludiendo a la base histórica del relato, pero también a la mitificación popular en la llamada en Brasil 'literatura de cordel'. Mientras que otro párrafo de la canción, “La tierra pertenece al hombre, no a Dios ni al diablo”, resume el planteamiento de la historia.La película pinta la miseria del norte de Brasil, el 'sertão', un curioso paisaje desértico donde se encuentra el Monte Santo. Manoel y Rosa es un matrimonio pobre, aplastado por los poderosos. Precisamente el abuso de un terrateniente, empuja a Manoel a matarle. Tal acción le convierte en fugitivo con Rosa, y ambos engrosarán primero las filas de Sebastião, un iluminado santón y fanático, que arrastra tras de sí a un buen grupo de miserables, que encuentra consuelo en sus soflamas, oraciones y penitencias, aunque también empuje a tropelías intolerables, como el sacrificio de un bebé; y luego las de Corisco, jefe de una banda de cangaçeiros, forajidos que se enfrentan al orden establecido con violencia de todo tipo. Anda detrás de estos dos 'revolucionarios' Antonio das Mortes, un mercenario contratado por las fuerzas bien pensantes para restaurar el orden.Con esta película de Glauber Rocha se considera que arranca el Novo Cinema de Brasil, cine hecho con pocos medios, pero muy expresivo y combativo, que se convirtió en referencia para el resto del Tercer Mundo, filmar películas a partir de entonces no parecía territorio vedada para las cinematografías pobres. Sorprende el vigor narrativo de un cineasta que contaba entonces sólo 22 años, y que a su inquietud social sumaba una variada asimilación de influencias fílmicas: pues se detecta en los fotogramas en blanco y negro fuertemente contrastados, con muchas secuencias cámara en mano, la huella de directores tan variados como Luis Buñuel, Akira Kurosawa, Sergei M. Eisenstein, Roberto Rossellini... También asimila Rocha el enfoque del teatro de Bertolt Brecht, con las interpretaciones antirrealistas, que buscan que se preste atención a las denuncias de la película. Su enfoque tiene mucho de western, pero con una mirada existencial que luego repercutiría en el Clint Eastwood con ponche de las películas de Sergio Leone; y los nuevos planteamientos fílmicos parecían ser un eco de los apuntados en Francia por la Nouvelle Vague, y en Italia por Pier Paolo Pasolini.Rocha se muestra pesimista a la hora de mostrar las miserias que toca afrontar al hombre. Porque, según él, la moral ligada a una religión organizada y la inmoralidad del que vende el alma al diablo y hace lo que le da la gana, son extremos que se tocan. Al final, viene a decir, el ser humano está solo ante el peligro, consigo mismo y sus circunstancias.
7/10
(1920) | 54 min. | Cine social | Drama
Uno de los mayores éxitos del cine sueco mudo, gracias al director Victor Sjöström, quien revolucionó el lenguaje cinematográfico en su país con una serie de dramas de enorme eficacia escénica. El monasterio de Sendomir es un relato de temática social con el protagonismo del conde Starschensky, un hombre obsesionado con mantener sus posesiones a cualquier precio. Dentro de su castillo mantiene una habitación cerrada en la que tienen lugar sus numerosas infidelidades, algo que acaba siendo descubierto por su esposa. Atención especial merece su protagonista, Tore Svennberg (1858-1941), actor de teatro de gran prestigio en Suecia, y cuyo paso por el cine fue efímero tanto en la época muda como en la sonora.
6/10
(1995) | 96 min. | Cine social
El mejor trabajo como director del también actor Mathieu Kassovitz. Filmada en blanco y negro, sigue los pasos de Hubert, Saïd y Vinz, tres jóvenes marginales de un suburbio de París, donde se desarrollan unas violentas protestas.
6/10
(1987) | 106 min. | Cine social | Drama
Emotiva película china que transcurre en plena Revolución Cultural. Sigue los pasos de un joven obligado por las autoridades a reciclarse en maestro. Y aunque no tiene formación para dedicarse a la enseñanza de los ideogramas y la palabra, conseguirá ganarse a los chicos que le han sido confiados. Pero pronto los mismos que le han encomendado su trabajo de profesor empiezan a recelar de él.   Chen Kaige, a partir de la novela de Ah Cheng, se permite cuestionar, eso sí, suavemente, los derroteros que tomó el régimen comunista chino con la cultura de la sospecha hacia todo lo que olía a intelectual. Con ritmo lírico y parsimonioso, logra construir una historia que no deja indiferente.
6/10
(2008) | 87 min. | Cine social | Drama Tráiler
Dos amigos comparten un sueño: montar un estudio musical. Ellos son Cuajo, un payo agitanado que, debido a una parálisis cerebral, anda con dificultad; y Adolfo, un mulato que lleva mal el alcoholismo de su anciano padre. La pareja se ha lanzado a la reforma de un local, y trampeando consiguen el equipo que necesitan; pero aún les falta dinero para pagar a los obreros, y por ello se lanzan a vender videoconsolas, con gran éxito, y abrigos de visón, que éxito nulo. El intermediario se mosquea cuando no recibe el dinero acordado, y Cuajo y Adolfo empiezan a verse con el agua al cuello.Neorrealismo a la española. Tono documental y ambientes marginales, interesantes tipos humanos que se esfuerzan por salir adelante, son las notas dominantes del debut en el largo de Santiago Zannou, que antes hizo los cortos Mercancías y Cara sucia, este último ganador del Goya. El cineasta, hijo de africano y aragonesa, muestra inquietudes sociales a la hora de bosquejar los muchos obstáculos que han de superar los protagonistas para salir adelante. Conmueve ver a Cuajo bajando con esfuerzo denodado una escalera, o teniendo dificultades para ligar con una joven, o a Adolfo llevar a urgencias al desastre de su padre, y estar él mismo enganchado a la droga. Los actores son no profesionales -Langui, que encarna a Cuajo, tiene una tara física de nacimiento, y lidera una banda de hip-hop-, y resultan convincentes en su aspecto de personas bregadas por la vida, ese “no me digas que no se puede” de Cuajo tiene el atractivo de lo real, del tipo que sabe lo que es luchar en esta vida. Hay lirismo en algunos pasajes de este canto a la amistad, y un tono agridulce en las escenas en que lo que uno se propone se derrumba como un endeble castillo de naipes. Quizá Zannou se demora en exceso en algunos pasajes, y el tono cutrerrealista puede ahuyentar al espectador. Pero es obligado reconocerle su pulso narrativo.
5/10
(1957) | 95 min. | Cine social | Drama
A un lugar remoto de la selva paraguaya llamado Paititi llega río arriba un hombre llamadoJulio Villán que desea olvidar su pasado. Allí se pone a trabajar en una hacienda, un aserradero llevado por Max Forkel, un extranjero gringo que gobierna con crueldad inusitada y da muestras de su carácter sanguinario contra los trabajadores del lugar, casi tratados como esclavos. Poco a poco Julio irá planeando una rebelión, pero entonces llega al lugar la esposa de Forkel, Flavia, una exuberante mujer que pronto se sentirá atraída por Julio. La primera película de la argentina Isabel Sarli, más tarde convertida en vedette y figura erótica del cine argentino, fue este film de temática social y de lucha de clases, con guión del paraguayo Augusto Roa Bastos a partir de su propia novela, en donde ya la joven debutante de 28 años enseñaba más de lo debido. La historia responde a la inveterada lucha entre obreros y patronos, aquí mostrada con belicosa claridad, todo ello con el genuino toque fatalista de la historias de los pueblos profundos de Sudamérica. Dirige y protagoniza Armando Bo, quien se convertiría en compañero sentimental de Sarli durante casi toda su vida y que le dirigió en sus principales películas.
4/10
(1971) | 104 min. | Cine social | Drama
Mirada realista y desoladora a los problemas de la joven Janice, a la que tanto la familia como los médicos parecen incapaces de poder ayudar. La historia empieza con Janice embarazada y los padres presionándola para que aborte con la excusa de que no está preparada para ser madre. Tal decisión no hará más que agravar sus problemas psíquicos, que la conducen a ser internada en una institución de salud mental. Allí primero intentan con ella una terapia de grupo, pero la burocracia hospitalaria conduce a la cancelación de esa técnica, por lo que Janice debe someterse a un tratamiento más tradicional, con fármacos y electroshock. Lo que combina con las visitas habituales de los padres, llenas de reproches que no le hacen ningún bien. Un de los filmes más tempranos de Ken Loach, que ya había visitado esta historia en 1967 en la serie televisiva The Wednesplay Play bajo el título In Two Minds. Utiliza su clásico estilo realista cercano al documental, con actores no profesionales, y ciertas técnicas de improvisación. Así surgen las conversaciones entre los distintos psiquiatras, la paciente y los padres, con los reproches por ciertas actitudes que no ayudan a tratar lo que se diagnostica como una esquizofrenia. Para Loach, el film se convirtió casi en "un documental sobre las personas que estaban haciendo la película y, en especial, sobre la madre. (...) La madre tenía una relación claustrofóbica con su hija y representaba los valores tradicionales que, exagerados o llevados más allá de de un límite, resultaban muy represivos."
6/10
(2009) | 124 min. | Cine social | Drama Tráiler
Mia es una adolescente rebelde y arisca, con un cuadro familiar complejo, pues vive con su innmadura madre soltera y una hermana pequeña. Con dificultades de comunicación, agresiva, fumadora y bebedora de cerveza, esta quinceañera sólo parece sentirse a gusto cuando practica en soledad su pasión secreta, el baile. Con este panorama, no es de extrañar que reciba con mala cara a Connor, el nuevo novio de su madre. Pero el caso es que el tipo parece bastante decente, tiene detalles con Mia, y con su presencia en el hogar aquello empieza a asemejarse un poco a una familia. Sólido drama de la guionista y directora británica Andrea Arnold, que ganó el Premio del Jurado en Cannes con este film, su segunda vez, pues tres años antes había hecho lo propio con Red Road. Es evidente la deuda de la cineasta con sus colegas Ken Loach y Mike Leigh, en lo que se refiere al realismo social, al uso de algunos actores no profesionales, y al modo en que ha trabajo el guión con ellos, sin desvelarles de entrada su completo desarrollo. En tal sentido Katie Jarvis es un completo descubrimiento, su composición de Mia desprende credibilidad, e interactúa muy bien con el profesional Michael Fessbender y el resto del reparto. Arnold conduce la trama con pulso firme, y pinta bien las carencias y la fragilidad afectivas de Mia –la imagen de la yegua envejecida es muy gráfica–, de modo que la figura de Connor se mueve entre lo que podía haber sido el padre que nunca tuvo, y los celos hacia la madre por su nuevo interés amoroso; en este último aspecto resulta un contrapunto con la figura de Billy, el chico de la edad de Mia, que evidentemente le conviene mucho más. Película dura, muy dura, con una sorpresa tal vez algo forzada, describe el final de una relativa inocencia, y apunta a la necesidad de crecer y tomar decisiones propias, venciendo la fuerte presión ambiental –el “fish tank” del título alude a ello– para seguir un camino no impuesto sino elegido libremente.
6/10
(2008) | 75 min. | Cine social | Drama
Unos adolescentes se dedican a robar gasolina, por el viejo método de chupar con un tubito, para poder darse una vuelta nocturna con el auto. Los chicos holgazanean todo el tiempo, y provocan las iras de los adultos, ya sea la del padre de uno de ellos, porque otro se acostó con su hija, o la de un vigilante nocturno que suele dormirse en sus guardias. Muestra de una cinematografía con muy escasa producción, la de Guatemala. Julio Hernández Cordón escribe y dirige una historia al estilo de Barrio, aunque circunscrita al mencionado país. La película, modesta y sin grandes pretensiones, con un humor contenidamente gamberro, y una subtrama de embarazo adolescente, pudo terminarse gracias a la iniciativa Cine en Construcción, que ayuda a producciones iberoamericanas con dificultades financieras.
5/10
(1951) | 105 min. | Cine social | Comedia
Esposito es un ladronzuelo de poca monta, que tima a los turistas recién llegados a Roma con trucos como el de simular el hallazgo en el foro de una antigua y valiosa moneda. Tras una de sus trapisondas, tiene la mala pata de volver a coincidir con una de sus víctimas. Se inicia entonces una larga, larguísima persecución, a cargo del policía Bottoni, que al fin logra detenerle. Pero en un descuido, el preso al que creía tener bien esposado, logra huir. Entonces sus superiores le ponen ante una difícil tesitura: si no logra capturar a Esposito en un determinado trabajo, se quedará sin trabajo. Así que Bottoni tratará de introducirse en el círculo familiar de Esposito, para poder atraparle. Genial película del dúo Steno-Mario Monicelli, con dos actores, Totò y Aldo Fabrizi, sencillamente inconmensurables. El film tiene el grandísimo mérito de iniciarse como una comedia picaresca muy física y trepidante, con diálogos divertidos y una escena de busca y captura que nunca cansa, para, inesperadamente, convertirse en una historia en que se descubre que poli y caco tienen bastante más en común de lo que podía imaginarse. En efecto, básicamente ambos son buena gente, y tienen como prioridad sacar a sus familias adelante; el hecho de que la hija de uno y el cuñado del otro se enamoren apunta precisamente en esa dirección. Hay que anotar en el haber del film que el vuelco que da la película, de modo especial en el último tramo, tras el encuentro en la escalera, carece de cualquier arista de brusquedad, y resulta completamente creíble, lo que insufla a la trama de un tono agridulce y melancólico, en la mejor tradición del neorrealismo. Queda para la historia el plano final, en que Bottoni se muestra remiso a llevar a Esposito a la comisaría, de modo que se intercambian los papeles, es el ladrón el que debe arrastrar al policía, aquello es, parafraseando a Casablanca, el comienzo de una hermosa amistad.  
8/10
(1978) | 100 min. | Cine social | Comedia | Experimental
Film del controvertido director Derek Jarman (1942-1994), que como es habitual en su cine entrega una película rara, casi experimental, con anacronismos temporales, excesos eróticos y momentos próximos al surrealismo e incluso buscando directamente el escándalo irreverente. A la vez, Jarman deja caer reflexiones interesantes acerca del arte, la búsqueda de la belleza y la falsedad de la vida moderna. La historia se centra en un grupo de jóvenes británicos, que llevan un modo de vida al margen de las convenciones sociales. Estamos en los años del punk-rock, de la rebeldía por definición, del malestar y la protesta juvenil, y eso conlleva, claro está, una puesta en escena estrafalaria, barata y cutre, que incluye escenas libertinas, desnudos gratuitos, mucha música, colorido estridente, etc.
2/10
(1948) | 99 min. | Cine social
Tras años sin ver a su marido William ni a su hija Susan, Julia, una famosa artista de espectáculos musicales en Londres, regresa a casa para asistir a la boda de su hija en París. Su llegada trastocará sus vidas; volverá a sentir algo por William a pesar de haber iniciado una relación con otro hombre y se interpondrá en el matrimonio de Susan. Greer Garson protagoniza esta comedia, de nuevo con Walter Pidgeon tras el dramón La Sra. Miniver. Una jovencísima Elizabeth Taylor interpreta a su hija en esta película que fue la última que rodó Jack Conway (Paso al noroeste, Fruto dorado, Historia de dos ciudades). La película estaba basada en la novela "The Nutmeg Tree", de Margery Sharp, en realidad se trataba de un desesperado intento de la Metro Goldwyn Mayer por relanzar la carrera de una de sus máximas estrellas como Greer Garson. Para ello, además de volver a juntarla con Pigdeon, se la rodeó de nuevas promesas como Elizabeth Taylor y Peter Lawford.
4/10
(1995) | 98 min. | Drama | Cine social
En Alamo Bay, en la costa Oeste de Estados Unidos, se está formando una importante comunidad pesquera de vietnamitas, que rivaliza en su trabajo con la población autóctona. Lo que provoca inevitables roces, de modo especial con un veterano de la guerra de Vietnam. El francés Louis Malle se basa en hechos reales, y se esfuerza por arrojar una mirada objetiva a los conflictos sociales y raciales.
6/10

Últimos tráilers y vídeos