IMG-LOGO

Biografía

Alfred Molina

Alfred Molina

67 años

Alfred Molina

Nació el 24 de Mayo de 1953 en Londres, Reino Unido

Un malvado de cine

25 Marzo 2009

Alfred Molina es de esos actores que se quedan grabados en la retina por sus papeles de tipo antipático o con pocos amigos. El típico secundario que hace de malo. Y así es. Ha tocado casi todos los géneros, y a pesar de su semblante serio, ha demostrado ser también un buen comediante. De todos modos, para muchos será siempre el inmortal Doctor Octopus.

Hijo de madre italiana y padre español, de ahí su apellido, Alfred Molina vino al mundo en Londres, el 24 de mayo de 1953. Habla español e italiano fluidamente y su primera aparición en el cine fue con 28 años, a las órdenes de Steven Spielberg en En busca del arca perdida. A continuación, siguió labrándose su carrera en el cine en cintas como Lady Halcón, dirigida por Richard Donner en 1985; un pequeño papel en el drama Eleni, y una comedia biográfica en 1987 titulada Ábrete de orejas.

Su pelo y ojos oscuros y su aspecto, quizá, poco británico, le han hecho ser requerido para papeles de personajes franceses, griegos, rusos, como Desde Liverpool con amor, incluso, árabes, como fue el caso de No sin mi hija (1991), donde hacía del marido iraní de Sally Field, el cual llevaba a rajatabla las leyes de ese país y hacía pasar todo un infierno a su mujer e hija. Al año siguiente, el papel de mal marido, le venía de nuevo al pelo en Un abril encantado. El actor ha declarado que sus roles en estas dos películas han sido los preferidos de su carrera.

Tras varias películas hechas para la televisión, Molina apareció en El proceso de Kafka (1993), un drama dirigido por David Hugo Jones e interpretado por Anthony Hopkins y Kyle MacLachlan. En 1994 con Vuelve Colmillo Blanco se adentró en el cine familiar, y el mismo año repitió con Donner en Maverick, junto a Mel Gibson y Jodie Foster.

No es un actor de un solo género, pero si que se le dan bien los papeles enigmáticos con un punto de maldad, como en Boggie Nights, Chocolat, Texas Rangers o Identidad. La comedia ha sido uno de los terrenos que no ha dejado pasar, ahí están Dudley de la montaña, Los impostores, Funerarias S.A. o la reciente La Pantera Rosa 2. En la biográfica Frida, protagonizada por Salma Hayek, Molina hacía de Diego Rivera, esposo de la pintora, trabajo por el que tuvo que ganar bastante peso; gracias a su interpretación, fue nominado a un premio Bafta. Intervino en 2003 en otra biografía, esta vez la de Lutero, con Joseph Fiennes en su papel de reformador protestante. Alfred Molina interpretaba a un clérigo. En 2006 se puso de nuevo los hábitos en su papel del obispo Manuel Aringarosa en la polémica El código Da Vinci.

Pero uno de sus papeles más recordados es el de villano de Spider–Man 2 (2004), haciendo del doctor Octopus, donde daba vida a un superhéroe malvado que se convertía en un enorme pulpo con planes de liderazgo. Por otro lado, Molina ha participado en la pequeña pantalla, en diferentes series de televisión, y así se le ha visto en Ley y orden: Unidad de Víctimas Especiales, The Company y Monk.

En cuanto a lo personal, Alfred Molina es un gran aficionado a la música, en especial el jazz; está casado desde 1985 con la actriz Jill Gascoine, que ya aportaba dos hijos, los cuales Alfred adoptó. Tiene una hija biológica llamada Rachel fruto de una relación anterior. Afirma intentar humanizar todos sus papeles para hacerlos más cercanos y entre sus actores predilectos se encuentran Spencer Tracy, Cary Grant, y el italiano, Alberto Sordi. Con dos películas de media por año, Alfred Molina se encuentra en su mejor momento. Su agenda está llena de compromisos profesionales como The Tempest, una película basada en la obra teatral de William Shakespeare, donde compartirá pantalla con Helen Mirren y Djimon Hounsou. En 2010 le veremos en Prince of Persia: The Sands of Time, adaptación de un videojuego donde trabajará codo a codo junto a Jake Gyllenhaal y Ben Kingsley.

Filmografía
Saint Judy

2019 | Saint Judy

The Devil Has a Name

2019 | The Devil Has a Name

Crimen a contrarreloj

2019 | Don't Let Go

El detective Jack Radcliff (David Oyelowo) recibe una extraña llamada de su sobrina recientemente asesinada, Ashley (Storm Reid). Aunque al principio no sabe si se trata de un fantasma o de si está perdiendo por completo la cabeza, finalmente descubre que su sobrina sigue con vida. Entre ambos tratarán de averiguar qué es lo que ha sucedido realmente y lucharán a través del tiempo por resolver el asesinato antes de que pueda llegar a ocurrir.

El candidato

2018 | The Front Runner

Ascenso y caída del senador demócrata por Colorado Gary Hart, que apuntaba maneras como posible candidato a la presidencia en 1984, aunque le ganó la mano el fallido Walter Mondale, y luego ya mucho más sólidamente en 1988, cuando era el favorito a disputar la presidencia al entonces vicepresidente George Bush. Un escándalo de faldas acabaría con sus posibilidades para llegar a la Casa Blanca, y este film intenta ser un relato minucioso de lo ocurrido. Gracias por fumar es seguramente el film más político en que ha estado involucrado Jason Reitman, y no le salió mal la jugada de describir cómo se defienden algunas industrias de la mala imagen que proyectan. Aquí se basa en un caso real, y el resultado es algo insulso, muy lejos de la energía que destilan otros filmes coetáneos sobre las luchas de poder, como La favorita y El vicio del poder. Se agradece el esfuerzo por la contención en lo que podía ser escabroso, y la objetividad a la hora de reflexionar acerca de cómo los errores de la vida personal pueden afectar al servicio público, la falta de sentido moral y el puritanismo, los límites del periodismo de investigación, qué es lo relevante y qué es basura, y el respeto a la privacidad. Tal vez sea esta sobriedad la que acaba pasando factura al film, desgraciadamente vivimos tiempos en que prima el amarillismo o lo excesivo; o tal vez, la historia no da, simplemente, para una película; pero sea como fuere, el espectador verá con frialdad las cuitas del protagonista –un Hugh Jackman antipático cuando se niega a hablar de sus "vergüenzas" ante la opinión pública–, o las actitudes de la esposa Lee –Vera Farmiga– y la presunta amante Donna Rice –Sara Paxton–; igualmente la relación con la hija Andrea queda reducida a un par de apuntes inconexos –comprensión hacia lo que se apunta como una relación lésbica, y la decepción de un papá idealizado–. De modo que con lo que más puede empatizar el público es con la maquinaria electoral y los periodistas –con un buen plantel de actores–, pero incluso los segundos están algo desdibujados, hasta parecer leves caricaturas de lo que se supone que es un chico de la prensa, por ejemplo en sus conversaciones añorando tiempos en que no metían sus narices en las camas de los políticos.

5/10
Red

2018 | Red

Feud: Bette and Joan

2017 | Feud: Bette and Joan | Serie TV

Nueva creación televisiva del prolífico Ryan Murphy –respaldado por Michael Zam y Jaffe Cohen–que repite la fórmula de crear series con temporadas completamente independientes, pero unidas bajo un paraguas común, tras American Horror Story y American Crime Story, llega Feud, que entregará tramas donde los protagonistas han mantenido una fuerte rivalidad. Para arrancar, recrea las famosas diferencias entre dos grandes actrices de la pantalla, las oscarizadas estrellas Joan Crawford y Bette Davis. Ambas han alcanzado ya una edad, es la era de la televisión, no les ofrecen trabajo, cada una hace lo que puede, con pequeños papeles o interpretando teatro. Entonces Crawford decide buscar material por su cuenta, y da con una novela de terror que podría proporcionar papeles para ella y otra diva, en la línea de Psicosis. Quizá sería la ocasión de trabajar por primera vez con Davis, a quien admira, pero ante la que se siente dolida, piensa que no le ha correspondido reconociendo su talento. El interés despertado en el cineasta Robert Aldrich pone en marcha la producción de ¿Qué fue de Baby Jane?. El propio Murphy dirige el piloto, y consigue una buena ilustración del esfuerzo de rodar buenas películas en una época en que Hollywood, con el viejo sistema de estudios en decadencia, está experimentando una gran transformación. Esfuerzo adicional en el caso de dos mujeres a las que la edad no perdona, con la tiranía de los productores que piden actrices jovencitas. El recurso de incluir declaraciones de actrices, como si estuvieran siendo entrevistas en un programa televisivo, funciona, da al conjunto una estructura original. Llama la atención el excelente reparto, y el logro para que Jessica Lange y Susan Sarandon den el pego emulando a Crawford y Davis, algo a priori no tan sencillo, pero que se consigue con el maquillaje y el buen trabajo actoral.  

6/10
Verano en Brooklyn

2016 | Little Men

Pequeña pieza fílmica de cámara, que funciona muy bien, se trata de una de esas historias de adolescencia, que debería dejar marcados a sus dos protagonistas como experiencia difícilmente olvidable. Todo arranca con la muerte del abuelo de Jake, que deja a su hijo –Brian, el padre de Jake, un actor de teatro de segunda división que se malgana la vida– la casa que ocupaba en Brooklyn; de modo que ese verano se mudan allí, también con la madre, Kathy, que trabaja como psiquiatra. La vivienda tiene la peculiaridad de incluir un bajo, que el fallecido tenía alquilado a una mujer latina, Leonor, que regenta allí una mercería y tiene un hijo de la edad de Jake llamado Tony. Pronto entre los chicos surge una amistad honda, pues los dos tienen inquietudes artísticas; pero tal relación corre peligro por las diferencias entre los padres de uno y la madre del otro a cuento de la baja renta que ésta venía pagando al antiguo arrendatario. Con estos pocos elementos sencillos, bien trabados por Ira Sachs y su coguionista Mauricio Zacharias, resulta una trama nostálgica de iniciación a la vida para los dos chicos –están bien los desconocidos Theo Taplitz y Michael Barbieri–, cuyo ingreso en el mundo de los adultos se precipita por la falta de entendimiento de sus mayores. La idea es mostrar cómo por pequeños malentendidos y mezquindades corre el peligro de perderse algo tan valioso como es un amigo; sin dejar de decir que a veces no es que las cosas sean complicadas, sino que las complicamos sus protagonistas innecesariamente. El director juega también la carta de la ambigüedad en la estrecha unión entre Jake y Tony: con habilidad, se mueve en el filo de la navaja a la hora de sugerir que puede haber algo más que amistad para uno de ellos, no olvidemos que el film anterior de Sachs, El amor es extraño, seguía los pasos de una madura pareja gay que contraía matrimonio. Sachs tiene la inteligencia de no demonizar a los adultos, que tienen sus razonadas sinrazones, bien interpretados por Greg Kinnear, Jennifer Ehle y Paulina García.

6/10
Reporteras en guerra

2016 | Whiskey Tango Foxtrot

La historia auténtica de la corresponsal de guerra en Afganistán Kim Barker, a partir de sus recuerdos consignados en un libro donde acude a un tono jocoso, que la película trata de capturar. Al parecer la persona que reseñó este libro para el New York Times aseguró que el personaje de Baker tenía un aire Tina Fey, lo que facilitó que alguien le animara a leerlo. Como resultado pidió a Paramount que se hicieran con los derechos, y lo convirtió en un vehículo para ser la protagonista, además de que asumió tareas como productora. El principal problema de la película es que no acaba de dar con su tono, en parte porque renuncia a atrapar el papel que juegan los medios a la hora de informar a la opinión pública, tal cosa parece importar poco, más allá del logro de un éxito personal en lo profesional. Quizá en papel funcione la combinación de reportajes periodísticos importantes con el colorido del ambiente de juergas y locura de los periodistas, que se atiborrarían de opio y alcohol, además de acabar acostándose con quien se pueda. Pero en la pantalla se empieza con este aire un poco alocado y surrealista, por no decir grsosero, de modo que cuando llega la trama romántica con el fotógrafo escocés, o una misión de rescate que se convierte en un "scoop" periodístico, estas derivas parecen eso, derivas, porque realmente ni nos han preparado para la historia de amor, y casi nos hemos olvidado de que estamos en una película encuadrable en ese subgénero de dramas de chicos de la prensa. Quizá lo más logrado es el retrato de Fahim Ahmadzai, el afgano que ayuda a moverse a Kim por una sociedad tan compleja como la afgana, y cuyo estilo de vida normal –se casa y la invita a su boda, tiene dos niños, es sensato...– supone un callado reproche para la que termina siendo su amiga, que querría darle un abrazo, si no fuera porque él no lo acepta, no son las costumbres locales. Pasajes como éste, o el reencuentro con un marine, hacen vislumbrar lo que podía haber sido una cinta con mayor equilibrio, cara a su propósito de recordar un conflicto, el afgano, que paulatinamente ha sido olvidado por los medios. Pero los codirectores, Glenn Ficarra y John Requa, que tampoco es que tengan en su filmografía previa las "joyas de la corona" –Crazy, Stupid, Love, Focus– se limitan a cumplir sin excesiva brillantez, con recursos como un par de canciones no muy hábilmente introducidas. Y no explotan el contraste entre el nihilismo de los periodistas hundidos en el hedonismo y la adrenalina de sus crónicas, y la miseria y decencia de la población local, que sufre los abusos de fanáticos y talibanes, véase el caso del pozo volado por sorprendentes razones. El reparto, a pesar de contar con caras conocidas, tampoco brilla demasiado, pues los personajes de Margot Robbie, Martin Freeman, Billy Bob Thornton y Alfred Molina –dos periodistas, un general y un fiscal alocado– resultan demasiado estereotipados.  

5/10
Paint It Black

2016 | Paint It Black

Message from the King

2016 | Message from the King

Jacob King llega a Los Ángeles procedente de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, prácticamente con las manos en los bolsillos, le toca alojarse en un cochambroso apartamento; su objetivo es dar con el paradero de su hermana. Se va a llevar más de una sorpresa, entre otras cosas de que tuvo un hijo, de que el padre les abandonó, y finalmente de que su cadáver desfigurado y con signos de tortura se encuentra en la morgue, sin identificar. Desde ese momento busca venganza. Rutinaria cinta dirigida por el belga Fabrice du Welz, con pasajes violentos bastante desagradables, y personajes con los que resulta imposible empatizar, incluido el protagonista, al que da vida Chadwick Boseman, antes de que si hiciera hiperfamoso gracias a Black Panther.

4/10
Un hombre de familia

2016 | A Family Man

Dane es un cazatalentos que además tiene la oportunidad de mejorar su posición en su empresa, si supera a un serio oponente. Sin embargo, sus aspiraciones laborales chocarán con las necesidades de su familia y eso creará dudas en la situación. Sólido drama familia que cuenta con un impresionante elenco de actores de primer nivel, con protagonismo para Gerard Butler.

6/10
Show Me a Hero

2015 | Show Me a Hero | Serie TV

Inteligente miniserie de HBO basada en hechos reales que Lisa Belkin ha narrado en un libro de no-ficción, que encaja a la perfección con los intereses habituales del creador de The Wire, David Simon, y del director de Crash, Paul Haggis. Transcurre en 1987 en Yonkers, uno de los municipios del estado de Nueva York, próximo a la Gran Manzana. Allí los ediles se resisten a ejecutar una sentencia del juez Sand para llevar a cabo la construcción de 200 viviendas de protección social, pues la población actual, de mayoría blanca, teme la llegada de negros e hispanos que podrían traer consigo sus propios problemas de delincuencia y tráfico de droga. Esta circunstancia propicia la inesperada elección como alcalde del joven Nicholas Wasicsko gracias a que apeló en su día la decisión del magistrado Sand. Pero una vez rechazada la apelación, parece poco menos que inevitable el cumplimiento de la ley, lo que caldea aún más la presión social, algo parecido a una "guerra" podría estar a punto de estallar. El resultado, pese al detalle de la lucha política y legal, en el que puede perderse el espectador poco atento, es brillante. Se diría que estamos siendo testigos presenciales de los hechos, y el acompañamiento paralelo a las vicisitudes de los políticos de los ciudadanos de a pie, blancos, negros e hispanos, refuerza y hace más rico el cuadro general. No hay maniqueísmos facilones ni esquemas reduccionistas, de modo que se entiende la forma de proceder de los políticos, que se mueven entre hacer lo justo, contentar a sus electores y mirar a su poltrona; o la reacción airada de los ciudadanos de Yonkers, donde caben los prejuicios racistas toscos o un rechazo más inteligente y medido, que poco a poco se atempera. Y ver las dificultades una familia hispana y otra afroamericana ayuda a entender que un barrio mejor podría concederles nuevas oportunidades para salir de ciertos pozos de marginalidad. Resulta muy adecuada la paleta fotográfica de colores que maneja Andrij Parekh, la sensación es de regreso a los 80, en que los índices de criminalidad en Nueva York y el miedo consiguiente eran altos. El reparto es excelente, muy bien escogido, y donde cada uno tiene el mérito de que parece, por así decir, que ninguno está haciendo de sí mismo, en lo relativo a los nombres más conocidos, estupendos Oscar Isaac, Winona Ryder, Bob Balaban, Alfred Molina, James Belushi, Catherine Keener; mientras que detectamos nombres a retener, como el de Carla Quevedo.

8/10
El secreto de una obsesión

2015 | Secret in Their Eyes

2002. Ray Kasten y su compañera Jess Cooper, agentes de la policía de Los Ángeles, reciben una llamada anónima que les alerta de que una joven ha sido violada y asesinada. Resulta ser la hija de la segunda, y aunque el dúo se deja la piel por encontrar al culpable, no resulta posible. Trece años después, Kasten acude a la Oficina del Fiscal de Distrito, ahora dirigida por su antigua amiga Claire Sloan. Le quiere pedir que reabra un caso ocurrido tres años atrás, cuando fue encontrada asesinada la hija de Jessica Cobb, compañera del cuerpo. Ha descubierto nuevas pistas que pueden inculpar a un sospechoso. Remake en inglés de El secreto de sus ojos, adaptación de una novela de Eduardo Sacheri con la que Juan José Campanella obtuvo un justo Oscar al mejor film de habla no inglesa, en 2009. Sigue el mismo esquema, aunque se han realizado sustanciales cambios respecto al original, por ejemplo de raza, sexo y ocupación de los personajes centrales, pues el protagonista, ahora negro, no es agente retirado judicial, sino del FBI, mientras que el padre viudo de la víctima, que fuese Pablo Rago, aquí es una mujer, también policía. La acción se ha trasladado a Estados Unidos, por lo que el trasfondo anterior –la dictadura argentina– se ha sustituido por la conmoción posterior a los atentados del 11-S. El desenlace también se ha cambiado. Supone el tercer trabajo como realizador de Billy Ray, tras las interesantes El precio de la verdad y El espía, aunque en los últimos años ha adquirido un enorme prestigio sobre todo como guionista de títulos ajenos, como Los juegos del hambre y Capitán Phillips. Consigue imprimir al relato la necesaria tensión, con una puesta en escena que funciona y poco más, pues le falta nervio, basta como ejemplo decir que el famoso plano secuencia del argentino, ahora en el estadio de béisbol de los Dodgers (no del Atlético Huracán, de fútbol), ya no está filmado del tirón. Por lo demás, cuenta con trabajos honestos de los componentes del reparto, pues Chiwetel Ejiofor demuestra su solvencia, y que no se ha echado a dormir tras la repercusión de su trabajo en 12 años de esclavitud. Aunque roba la película la veterana Julia Roberts, que compone una madre destrozada muy humana, a pesar de que pasa poco tiempo en pantalla, luciéndose en secuencias como cuando encuentran el cadáver o aquélla en la que coincide en el ascensor con el asesino.

5/10
El amor es extraño

2014 | Love Is Strange

Después de casi cuatro décadas de convivencia, la pareja gay que conforman Ben y George ha podido contraer matrimonio en Nueva York gracias a las nuevas leyes. Amigos y familiares celebran el enlace, y no falta la sobrina política que confiesa que su ejemplo le ha servido de inspiración en su matrimonio con Elliott, con quien tiene un hijo, Joey. La mala noticia es que George se queda sin empleo, la escuela católica donde impartía clases de música le despide por no compartir el ideario del centro en cuestión de tanta entidad como el matrimonio. Triste pero sin ira, deja su trabajo, el problema es que con la pensión de Ben y el desempleo de George no tienen para pagar su apartamento, de modo que, temporalmente, Ben se va a vivir con sus sobrinos, y George con una pareja vecina de policías homosexuales. Lo que no es, desde luego, una solución ideal. Ira Sachs, que firma el guión con Mauricio Zacharias, se esfuerza por entregar una película delicada, militante sin duda en afirmar el amor homosexual, pero que incluso en su título –“el amor es extraño”– parece quedar dejar claro que la meta no es otra que la de imprimir en el espectador la idea de que el afecto toma caminos diversos que no deberían juzgarse a la ligera. De modo que se construye la narración procurando no ir contra nadie, incluso se quiere salvar al colegio donde daba clases George, trasladando la culpa de la posible injusticia a un anónimo obispo, la jerarquía, ya se sabe, que no puede actuar de otro modo que siguiendo las reglas. Así, se centra la atención en los personajes, las relaciones humanas, trazadas sin grandes aspavientos, incluso sembrando dudas en sus motivaciones profundas, no podemos meternos en el interior de cada uno. John Lithgow y Alfred Molina entregan una interpretaciones inteligentes, contenidas, de un viejito y un tipo maduro que se quieren, y Marisa Tomei vuelve a bordarlo como secundaria que sabe cargar a sus personajes de credibilidad, su dibujo de madre con dificultades para trabajar por la llegada del nuevo inquilino, y cansada de un marido demasiado metido en su trabajo y poco atento al hijo, está muy matizado. Más confuso y ambiguo es lo referente al adolescente Joey y su amistad con Vlad, un chico del colegio de origen ruso, subtrama que quiere reforzar la ya mencionada idea de que “el amor es extraño”.

5/10
The Normal Heart

2014 | The Normal Heart

Adaptación de la obra teatral underground de Larry Kramer sobre los inicios del sida entre los homosexuales, contemporánea a los primeros tiempos de la enfermedad, cuando se ignoraba casi todo sobre ella. Se centra en la campaña de Ned Weeks, homosexual, que impulsa una asociación para tratar de sensibilizar al mismo tiempo a la opinión pública general y a sus compañeros gays, que no acaban de salir del armario ni de comprometerse en serio en la lucha contra “el cáncer gay”. El propio Ned era bastante indiferente hasta que le abrió los ojos la doctora Emma Brookner, que desde la silla de ruedas a la que le tiene clavada la polio trata de entender las causas de la enfermedad. 20 años después de ser escrita, y cuando el poder de influencia del lobby gay ha alcanzado cotas nunca vistas, Ryan Murphy -gay declarado y celebérrimo gracias a la serie televisiva Glee- ofrece la versión fílmica de la la obra de Kramer gracias al apoyo en la producción de la HBO y de Brad Pitt a través de su compañía Plan B. Contada desde dentro de la comunidad gay, se convierte en una especie de documento didáctico autocomplaciente de “memoria histórica”, para explicar las muchas dificultades a que se han enfrentado históricamente los homosexuales, no sólo por el sida, sino por el rechazo social, crisis de identidad, problemas afectivos, promiscuidad, etc, etc. Más allá de la aceptación o rechazo de sus postulados, el film resulta muy desequilibrado y narcisista, aunque esté movido por la loable intención de que entendamos el dolor que causó el sida entre los gays. Lo lastran los discursos teatrales algo exagerados y grandilocuentes, casi histéricos; las comparaciones con la persecución judía de los nazis; los diálogos descriptivos; los datos continuos de muertes de personas que para el espectador son anónimas y no conmueven; y el rechazo que produce la vehemencia del protagonista, Mark Ruffalo, alter ego de Larry Kramer un tanto pasado de rosca, también en su amor por un periodista del New York Times. No faltan imágenes algo cansinas de un hedonismo homoerótico; pasajes algo almibarados, como el baile de Ned con la doctora, una Julia Roberts esforzada, pero sin magia; un lacrimógeno discurso fúnebre; o el caso del enfermo en el avión, tal y como se cuenta absolutamente grotesco.

3/10
Volver a vivir

2014 | Return to Zero

El matrimonio Royal espera su primer hijo. La ilusión es inmensa. Sin embargo, la tragedia se ceba con ellos cuando el bebé nace muerto. Superar la pérdia será muy difícil. Pese al esforzado guión no acaba de funcionar del todo este apesadumbrado drama que cuenta con convincentes interpretaciones de un reparto verdaderamente llamativo, con rostros tan conocidos como los de Minnie Driver, Alfred Molina o Connie Nielsen.

4/10
Desierto rojo

2014 | Swelter

Diez años después de su robo en un casino, cuatro ex convictos escapados de la justicia irán tras uno de sus socios, que habita ahora en una ciudad desértica y que no resuerda su pasado criminal. Además, por si fuera poco, es el sheriff. Aunque el reparto es de altura y las actuaciones son meritorias, el guión es demasiado endeble y el conjunto no acaba de despegar. Hace un flaco favor a la película su aspecto efectista y el tono criminal exagerado.

4/10
Emanuel and the Truth about Fishes

2012 | Emanuel and the Truth about Fishes

The Forger

2012 | The Forger

Monday Mornings

2012 | Monday Mornings | Serie TV

Monday Mornings

Sin salida

2011 | Abduction

Nathan Harper es el típico adolescente rebelde y guaperas, al que sus padres, por motivos desconocidos, han entrenado para dar patadas y defenderse de potenciales enemigos como nadie. Un día prepara con su vecinita y compañera de "insti" Karen –por la que está coladita– un trabajo de sociología sobre personas desaparecidas... ¡y descubre que él mismo es un niño desaparecido, que sus padres no son sus verdaderos padres! A partir de aquí entra en una espiral donde está envuelta la CIA y todo tipo de agentes dobles, que inician una persecución implacable. Una peli entretenidilla a cambio de no exigir demasiada coherencia. Cierto que la primera media hora es completamente estúpida, parece que estamos ante la típica historia de adolescentes de instituto. Pero de pronto la cosa se convierte en un movidito thriller, y al menos logra que el espectador esté atento a lo que sucede ante sus ojos. Lo que resulta más curioso es ver a John Singleton detrás de la cinta. Quedan lejos los días en que el director afroamericano filmaba el cine combativo de Los chicos de la calle. En los últimos tiempos se ha plegado al cine comercial, y aquí se diría que se toma un poco a broma la historia que tiene entre manos. Por supuesto, saca a Taylor Lautner a pecho descubierto, ya se sabe, marca de fábrica del licántropo de Crepúsculo, pero para los que puedan "odiar" al actor les reserva a modo de guiño una escena en que recibe una somanta de palos. Y el modo nada disimulado en que se presentan pasajes ilógicos –la CIA logrando persuadir a los chicos en una loma que son de los "buenos" e invitándoles a un batido y a una hamburguesa, por ejemplo–, invita a pensar que está cultivando la ironía sin decirlo abiertamente: da a los productores lo que esperan de él, pero mostrando sin ambages su condición de "mercenario".

4/10
Presunta inocencia

2011 | Innocent

Veinte años después de haber sido exculpado de la muerte de su amante, el juez Rusty Sabich debe ahora afrontar nuevas acusaciones por el asesinato de su esposa. Durante las investigaciones un turbio asunto de Rusty saldrá a la luz y será un serio obstáculo en su defensa y en la relación con su hijo. Secuela de Presunto inocente, cuyo papel de Sabich estaba entonces interpretado por Harrison Ford. El telefilm, basado en una novela de Scott Turow y dirigido por el televisivo Mike Robe (Valle de sombras) se deja ver, pero tampoco aporta gran cosa. Eso sí reúne los rostros conocidos de Bill Pullman y Marcia Gay Harden.

4/10
El aprendiz de brujo

2010 | The Sorcerer's Apprentice

Balthazar es un mago que lleva siglos protegiendo a la humanidad de las fuerzas del mal, aunque sabe que él nunca vencerá a la malvada bruja Morgana. Según el libro de magia, un joven elegido será quien consiga tal proeza y Balthazar tiene que encontrarlo. Dave resulta ser ese chico, aunque a simple vista su torpeza no lo hace parecer el candidato ideal para convertirse en un heroico mago. Clásica historia de alumno y maestro que tan bien se ha desarrollado en películas como Karate Kid, pero que en esta ocasión tiene un resultado fallido. El típico y duro entrenamiento que debería seguir el chico está simplemente esbozado. Esto hace que entre los dos protagonistas no exista la “magia” de dúos como el de Daniel y el señor Miyagi. Tampoco da la talla de la secuencia de Fantasía protagonizada por Mickey que ha inspirado este título, por mucho que tenga cierta simpatía la versión siglo XXI del baile de las fregonas. Nicolas Cage se ha aficionado a lucir peinados horribles en sus películas (El motorista fantasma) y aquí no ha hecho una excepción. Últimamente sus trabajos son inferiores y en El aprendiz de brujo está lejos de mostrar al héroe que interpretó en La búsqueda, también a las órdenes de John Turteltaub. Su compañero, el joven Jay Baruchel, no es una elección brillante. El chaval está correcto interpretando al típico personaje “freaky-nerd” que triunfa en la actualidad tanto en la pequeña como en la gran pantalla. Lo más llamativo de la película son los efectos especiales. Hay que reconocer que hay escenas muy espectaculares como la persecución de coches, el ataque del dragón en Chinatown, el renacimiento de Alfred Molina a partir de asquerosos bichos y la gárgola voladora. Mucho artificio que no consigue ocultar que El aprendiz de brujo es una película muy previsible, con un libreto pobre.

4/10
La tempestad

2010 | The Tempest

Prince of Persia: las arenas del tiempo

2010 | Prince of Persia: The Sands of Time

Feliz adaptación del popular videojuego del mismo nombre, desarrrollado en 1989 por Jordan Mechner, el cual también ha ideado ahora la historia del film. Sin ser una maravilla, el resultado es muy superior a otras lamentables adaptaciones de las consolas, como Doom, Max Payne o Hitman, por nombrar sólo los fiascos más sonados. Aquí, la función está dirigida por un director de cierto peso, Mike Newell (Harry Potter y el Cáliz de fuego), lo cual se nota sobre todo porque da prioridad a la historia, aventurera y romántica, por encima de los inevitables efectos especiales. Cuando era un chavalín despierto, valiente y temerario, el pequeño Dastan (Jake Gyllenhaal) fue recogido por el noble rey de Persia y llevado a palacio, en donde fue criado como uno de sus propios hijos. Con el tiempo creció y demostró su valor y destreza en la guerra, aptitudes que comparte con sus hermanos Tus y Garsiv. La familia real –compuesta por el rey Sharaman, su hermano Nizam, y los tres príncipes– forma una unidad muy compacta, pero su cohesión va a ser puesta a prueba cuando tras la llegada de unos informes sobre tráfico de armas, se decide invadir la ciudad sagrada de Alamut, regentada por la bellísima princesa Tamina (Gemma Arterton). Pero cuando el ejército persa celebra la victoria, el rey muere asesinado, y todo apunta a que el responsable es el príncipe Dastan. Película de aventuras de toda la vida, para verla con palomitas y regresar a los sueños de infancia, con castillos y fortalezas, princesas y príncipes, malvados oscuros y traiciones perversas, duelos con espadas y persecuciones malabares, magia y hechicería, tesoros y pasadizos secretos. El film bebe de los aires clásicos de los relatos de "Las mil y una noches" y también de la atmósfera y la puesta en escena de otras aventuras exóticas, no exentas de humor, al estilo de La momia. Y aunque la simpleza de algún diálogo incita a la risa y la historia es tan previsible como uno puede imaginar, el film gana enteros gracias a la labor del equipo de guionistas formado por Boaz Yakin (Titanes. Hicieron historia) y los socios Carlo Bernard y Doug Miro (responsables de El gran rescate y Presencias extrañas). Todos ellos se las arreglan para entregar un variado grupo de personajes bien definidos, cuidados con esmero, y que cuentan con minutos suficientes como para no ser simples comparsas, especialmente la princesa interpretada por Gemma Arterton o el simpático y característico sinvergüenza encarnado por un excelente Alfred Molina. En honor a la verdad, el film se desinfla hacia el final, cuando abusa de la fantasía y de unos efectos especiales de feria, efectistas y ridículos, y la trama se deja llevar demasiado por las zarandajas místicas y esa cansina moda olímpica de hablar de los dioses. Menos mal que gran parte del film obvia todo esto y se centra en ofrecer acción a raudales, diálogos humorísticos, ritmo modélico, escenarios variados, amor y sacrificio, y en fin, todo eso que ha de tener una película de aventuras para no aburrir.

6/10
La Pantera Rosa 2

2009 | The Pink Panther 2

El temible ladrón El Tornado ha vuelto a hacer de las suyas. Esta vez no se ha contentado con robar una sola obra de arte, sino que en pocos días se hace con algunos de los tesoros más valiosos de la humanidad, como la Sábana Santa. Como no puede ser de otra manera, El Tornado también roba la Pantera Rosa, la genial joya que trajo de cabeza al inspector Clouseau en la primera entrega de la saga. La indignación por los robos se extiende a nivel mundial, por lo que se forma un “dream team” de investigadores internacionales para detener a El Tornado. Dada la fama adquirida por Clouseau en el anterior capítulo, todos están de acuerdo en que él es el hombre indicado para comandar a lo mejor de lo mejor del mundo de la investigación. Secuela de La Pantera Rosa (2006), donde el inspector Clouseau vuelve a ser ese hombre torpe y ajeno a la realidad, que, sorprendentemente, tiene la virtud de dar siempre con la clave del caso. Esta película sigue la línea de la anterior en cuanto al tipo de humor, algo más picantón e irreverente que el de las cintas que en su día protagonizara Peter Sellers. Steve Martin repite como Clouseau, al igual que sus colegas de la jefatura de policía Jean Reno y Emily Mortimer. Reno vuelve a estar magistral como el buenazo de Ponton. Entre las caras nuevas cabe destacar a John Cleese, que toma el relevo de Kevin Kline como el sufrido inspector jefe Dreyfus. A pesar de su carácter secundario, Cleese consigue ser uno de los personajes más divertidos de la película. Con algo más de presencia nos encontramos a Andy García y Alfred Molina. Están fantásticos como dos de los miembros del “dream team”. Pero la creación de este equipo está relacionado con uno de los aspectos más pesados de la cinta. Si ya es cansino soportar a Clouseau con su peculiar acento francés, Andy García se pasa toda la película hablando con acento italiano. En ocasiones este tema verbal es divertido, pero en la mayoría de los casos resulta extraordinariamente cansino. Quienes disfrutaran con la primera película harán lo propio con ésta. No es para empezar a reír y no parar, pero hay que reconocer que sí que hay varios momentos en los que el espectador soltará una carcajada, como durante el interrogatorio del “dream team” al personaje de Jeremy Irons o en las sesiones de Clouseau con la señora Berenger.

4/10
An Education

2009 | An Education

Años 60. Jennie es una inteligente adolescente, cuyo talento se ve sofocado por unos padres ‘del montón’, unas amigas ‘discretitas’ y unas clases en las que lleva varias ‘cabezas’ de ventaja a sus compañeras. A ella le encantaría progresar con el violoncelo, pero su padre piensa que debe dedicar todas sus energías al ingreso en la Universidad de Oxford. Un día en que un aguacero la está dejando empapada, un encantador desconocido se ofrece a llevarla en coche. David, que es mayor que ella, resulta ser un tipo fascinante, que la introduce en un mundo sofisticado, de arte, conciertos, restaurantes de lujo... Y Jennie cree detectar allí toda una vida que se le podría escurrir de los dedos si no espabila. Al tiempo, comienza a sentir una fuerte atracción por David. Reunión de talentos. La periodista Lynn Barber escribió un breve relato autobiográfico acerca de un amor de juventud; el escritor y guionista Nick Hornby (Alta fidelidad, Un niño grande) vio ahí materia para elaborar un libreto; y la danesa Lone Scherfig pensó que la ocasión la pintaban calva para rodar en inglés. De modo que el film resultado de tal ‘conjunción planetaria’ sigue la estructura de iniciación a la vida de una chica que va a comprobar que no es tan lista como se creía, una auténtica ‘educación’ en la ‘universidad de la vida’, donde asegura David que se formó. Pero dicha estructura presenta un tono singular, que tiene algo de cuento. Si nos fijamos en el buscado ‘look’ a lo Audrey Hepburn de la protagonista –excelente interpretación de Carey Mulligan, nominada al Oscar–, podríamos hablar de una inversión de Vacaciones en Roma, donde en vez de una princesa introducida en la vida corriente, tenemos a una chica de ambiente modesto, inmersa en una recién descubierta existencia de lujo; y también cabe citar otro título de Hepburn, Desayuno con diamantes, para referirnos a un discurrir de las cosas burbujeante y ligero, en que Mulligan y Peter Sarsgaard habrían intercambiado los roles de la mentada Hepburn y George Peppard. Tiene An Education más ‘miga’ de lo que aparenta. Una mirada superficial concluirá que se trata de una historia agriculce más bien frívola, una anécdota contada con cierta cierta gracia, y poco más. Sin embargo la propuesta de Scherfig consiste en toda una invitación a ir por la vida más allá de las apariencias, para averiguar el significado de la palabra “compromiso”. La vida gris, lo que aparenta vulgaridad, e incluso fracaso, puede estar lleno de amor y de dedicación a los otros; los prejuicios que se ven en los otros, pueden anidar en uno mismo; y la risa hueca está, sí, hueca, vacía.

6/10
Misterioso inquilino

2009 | The Lodger

Alguien está asesinando a prostitutas en la ciudad de Los Ángeles, más exactamente en el West Hollywood. Lo curioso es que las pautas que sigue el criminal parecen las mismas que las que utilizó hace más de un siglo Jack el Destripador, en el Londres del siglo XIX. Encargado del caso hay un detective, quien junto con otra serie de personajes intentará dar caza al responsable. Pero las cosas se vuelven más difíciles cuando algunas pistas llevan a pensar que el autor es un asesino encarcelado hace ya años, lo cual podría significar que la policía cometió entonces un garrafal error. Lo que más llama la atención de este thriller, además de su atmósfera llamativamente oscura y sórdida, es el impresionante reparto, si bien ninguno de los actores es una estrella de primera línea. Ahí están, por ejemplo, Simon Baker (El mentalista), Hope Davis (Historia de un crimen), Alfred Molina (Spider-Man 2) o Philip Baker Hall (Magnolia). Dirige la función David Ondaatje, que debuta en el largo.

4/10
The Company

2007 | The Company | Serie TV

Entretenida miniserie televisiva, que cuenta la historia de los 40 últimos años de la CIA. La acción arranca en la Universidad de Yale, donde Jack McCauliffe y Leo Kritzky son reclutados por “la Compañía”, que necesita de jóvenes idealistas dispuestos a sacrificarse por el bien de los Estados Unidos. Un tercer compañero que competía con ellos en remo, el ruso Yevgeny Tsipin, es fichado a su vez por el KGB. Un poco al estilo de El buen pastor se recorre la historia de estos espías, en escenarios como Berlín, con la acción del topo Kim Philby en el horizonte, la revolución de terciopelo en Hungría, la invasión de Bahía de Cochinos, y el colapso del imperio soviético.Personajes ficticos y auténticos se entremezclan en un digno producto, donde se abordan las crisis de identidad típicas de los servicios secretos, donde las lealtades se confunden, la frontera entre la intuición y la paranoia se diluye, y las convicciones pueden llegar a tener muy escaso valor. El reparto es magnífico, y sirve para recuperar a actores que andan un poco perdidillos en lo que a películas importantes se refiere, como es el caso de Chris O'Donnell o Michael Keaton.

6/10
Seda

2007 | Silk

El canadiense François Girard llevaba una década sin dirigir, tras El violín rojo, de 1998. El cineasta regresa como productor, director y guionista de esta adaptación de una de las mejores novelas del italiano Alessandro Baricco, autor de títulos como ‘Novecento’, en la que se basó La leyenda del pianista en el océano. 1860. Baldablou, un empresario francés que se dedica a fabricar tejidos, tiene dificultades para seguir con su negocio, por una enfermedad que ataca a los gusanos de seda. Para remediar su situación, Baldablou envía a Herve Joncour, el hijo del alcalde, a Japón, en busca de huevos de gusanos de seda. Joncour debe separarse unos meses de Helen, una maestra de escuela, con la que acaba de contraer matrimonio. Para llegar a su destino, debe atravesar Europa en trenes, hasta Kiev, y allí cruzará la estepa rusa con una caravana para llegar a un barco que le lleva a Japón. Una vez en el país del sol naciente, encontrará un aliado que le ayuda a conseguir los huevos que necesita, pero también se sentirá atraído por una bella y enigmática mujer. Girard busca reproducir el lirismo de la novela, a través de una fotografía muy cuidada, de Alain Dostie, su colaborador habitual, que realiza un trabajo muy superior al conjunto. Por lo demás, se trata de un drama bastante decepcionante. El cineasta tenía todos los elementos para dar lugar a una producción de empaque, como un presupuesto amplio que permite una convincente reproducción de la época, y una historia que era eficaz y sugerente en manos de Baricco, gracias a su estilo evocador y suave –como la seda–, y a sus sutiles reflexiones sobre la infidelidad. La traslación a la gran pantalla es mucho más hueca, no acaba de estar del todo bien narrada, y se resiente de una voz en off que trata de compensar lo que las imágenes son incapaces de explicar. Contaba también Girard con un reparto con posibilidades que desaprovecha. Michael Pitt (Last Days) ha estado mejor en otras ocasiones, pero aquí se muestra impasible, incapaz de comunicar nada. Keira Knightley y Alfred Molina cumplen con profesionalidad, pero sus personajes apenas tienen cancha para expresar alguna emoción, por lo que su trabajo queda bastante deslucido.

4/10
La gran estafa (2006)

2006 | The Hoax

Cuando todo parecía atado, y bien atado, el escritor Clifford Irving se lleva la sorpresa de que McGraw Hill, su editorial, ha decidido no publicar su último manuscrito. Este autor desconocido, que había publicado antes títulos como “Fraude”, decide forzar una reunión con sus editores, asegurando que anda trabajando en un auténtico “bombazo”. En realidad no tiene idea de que les va a contar al día siguiente… Hasta que se le ocurre que podría camelarles afirmando tener los derechos exclusivos de las memorias autorizadas del excéntrico Howard Hughes. El multimillonario, aviador y cineasta es bien conocido por sus rarezas, y no ha sido visto en público desde hace años; Clifford cuenta con ello para mantener el engaño y obtener pingües beneficios. Le ayudan en la tarea su esposa Edith, y su socio y colaborador Dick Suskind. La historia que narra Lasse Hallström es, curiosamente, real, y el mismo Howard Hughes llegó a decir que ni el guionista más calenturiento de Hollywood podía haber imaginado algo semejante. En efecto, los hechos se ven afectados por el efecto “bola de nieve”, en que nuevas mentiras requieren nuevas explicaciones, hasta que se fabrica un edificio cuya estructura podría venirse abajo en cualquier momento. De este modo el film, en lo que a timos se refiere, podría conectarse con títulos como El golpe o Nueve reinas, aunque quizá el que más se le aproxima es El precio de la verdad. Parte del mérito de Hallström, y de su guionista, William Wheeler, es conjugar drama y comedia. Hay situaciones muy disparatadas, casi de vodevil, como la del manuscrito que Clifford y Suskind birlan a un antiguo colaborador de Hughes. Pero también hay lugar para el drama, al abordar los problemas de fidelidad de los dos socios, o esa adopción de la personalidad de Hughes por parte de Clifford. Además se deja espacio para el suspense y el vértigo, como en los momentos de la llamada telefónica de Hughes o su llegada en helicóptero. E incluso hay cargas de profundidad contra el mundo editorial (el dinero manda), empresarial (el papel que acaba jugando Hughes en la historia) y el político (todo vale para seguir en el poder). El reparto está perfecto, tanto en los actores principales (un Richard Gere muy contenido, un Alfred Molina pletórico, divertido y humano) como en los secundarios.

7/10
Como gustéis

2006 | As You Like It

Comedia sobre el sistema de herencias en la Inglaterra de finales del XVII. Las heredades se mezclan con líos amorosos que acaban componiendo un caótico panorama, especialmente para los chicos, pues por distintos motivos las chicas adoptan distintas personalidades. A veces, estos disfraces y nuevas identidades ayudan a la relación y otras sólo consiguen liar más las cosas. Kenneth Branagh vuelve a adaptar a William Shakespeare, en quien es todo un experto.

4/10
El Código Da Vinci

2006 | The Da Vinci Code

Mucho ruido y ninguna nuez. Había mucha expectación en torno a la versión fílmica de El Código Da Vinci, después de que la mediocre y nada documentada novela de Dan Brown se convirtiera en best-seller internacional. La maquinaria de marketing de Sony ha elaborado una estrategia de lanzamiento basada en el secretismo (no enseñar la película hasta dos días antes del estreno) y en la ocupación del mayor número de pantallas posible (750 en España, un récord). De modo que decodificar la película no resulta nada complicado. El mensaje cifrado es $$$$$$$$$$$$, o en nuestro país €€€€€€€€€€€€, o sea, hacer dinero `como sea´, en el menor espacio de tiempo posible, antes de que se corra la voz del fiasco Da Vinci. Porque el film es fallido a todas luces. Y no sólo por la ofensa gratuita que supone para cristianos de todo el mundo sostener que el cristianismo es un fraude, que Jesús no era el hijo de Dios, que todo fue un invento de la Iglesia. La idea se mantiene, y la productora ha sido incapaz de poner, al menos, el tan solicitado letrero introductorio de que la trama es pura ficción. Es que además resulta manifesta la torpeza de Ron Howard para orquestar un thriller medianamente entretenido: el director parece desconocer el significado de la palabra suspense. Y por decirlo más claro: no es ésta una historia de las que te deja sin resuello durante todo el metraje, sus dos horas y medias se hacen interminables. En torno al asesinato del conservador de museo del Louvre, las sospechas que recaen sobre el profesor de simbología de Harvard Robert Langdon, y su unión con Sophie Neveu, la nieta del muerto, para resolver un enigma que `podría poner en peligro los mismísimos cimientos de la cristiandad´ (sic), se desarrolla la historia sin ninguna gracia, y con larguísimas parrafadas sobre códigos y símbolos que no atrapan. El guión de Akiva Goldsman imprime al film un tono solemne que le perjudica notablemente; de modo especial a los actores, muy envarados, sobre todo Tom Hanks y Audrey Tautou, que no se creen nada de lo que están haciendo. Acierta más Ian McKellen, que da a su personaje un tono de cómic (se ve que está acostumbrado a encarnar a Magneto en la saga X-Men), sin tomarse demasiado en serio. Capítulo aparte son los grotescos Alfred Molina y Paul Bettany, como el obispo Aringarosa y el `monje´ del Opus Dei Silas. Ver al primero entreteniendo una espera jugando al billar, o al otro flagelándose, o abriendo el suelo de una iglesia a candelabrazo limpio, cuando no está hablando en latín con su móvil, provoca de modo irremediable la hilaridad. Resulta curioso que uno de los defectos más comentados del libro de Brown, sus planos personajes, no se haya intentado corregir siquiera. El único esfuerzo ha sido tapar algunos de los agujeros más llamativos de la trama. Así, ha primado la idea de `fidelidad al original´, con lo que a los defectos de partida, se suma un dinamismo que brilla por su ausencia.

2/10
Crónicas

2004 | Crónicas

El equipo periodístico del programa televisivo de Miami “Una hora con la verdad” –el célebre reportero Manolo Bonilla, el cámara Iván y la productora Marisa– se encuentra en una miserable barriada llamada Babahoyo, en Ecuador. El motivo es que están haciendo un reportaje acerca de las actividades de un sanguinario asesino en serie que está aterrorizando al pueblo. El macabro hallazgo de una fosa con los cuerpos violados y torturados de varios niños ha dejado al pueblo en estado de shock. En ese ambiente, Vinicio –un vendedor de biblias del pueblo– atropella accidentalmente a un niño y los habitantes se ensañan con él. El equipo de periodistas filma el linchamiento, pero antes de que lo quemen vivo, Manolo logra salvar al desgraciado, aunque las autoridades lo meten en la cárcel. Dispuesto a hacer un reportaje sobre su vida, Manolo conversa con Vinicio, y éste le dice que tiene información sobre el asesino de niños. Interesante segundo film del ecuatoriano Sebastián Cordero (Ratas, ratones, rateros), avalado por una peculiar pareja de productores, los mexicanos Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro. El guión, sobrio y directo, habla de la relación entre la noticia y la verdad, y de la siempre formulada cuestión acerca de los límites entre el trabajo periodístico, siempre ávido del éxito y de la actualidad, y el deber de servir al bien y a la justicia. Cordero no da razones acerca de lo correcto o no de la decisión de sus personajes, pero sin ápice de frivolidad muestra con acierto lo que hay: que la propias acciones tienen consecuencias muchas veces no deseables. Se puede escapar de ellas, amparándose en la ética del trabajo, o quizá  aislándose con drogas, pero no se pueden ocultar. El film retrata también la desproporcionada influencia de los medios de comunicación, llamados tan justamente el cuarto poder, y cómo resulta enormemente fácil manipular a la voluble población. Cordero filma con inusitada intensidad –la secuencia inicial del linchamiento es tremenda, de una brutal cercanía–, reforzada por la profusión de primeros planos, de modo que la sensación de barro, tierra y suciedad es constante y embadurna todo la película. Las localizaciones en el pueblo son muy realistas, y están muy bien recogidas por la notable fotografía de Enrique Chediak. Y entre el reparto, todo él muy convincente, con John Leguizamo y la española Leonor Watling a la cabeza, hay que hacer una mención especial a la soberbia interpretación de Damián Alcázar, quien compone un Vinicio muy verosímil, tan lleno de aristas como de naturalidad.

5/10
Spider-Man 2

2004 | Spider-Man 2

Esta vez su seguro servidor, el hombre araña, se subirá literalmente por las paredes con la aparición de un peligroso supervillano: el doctor Octopus. Ésta es la identidad que toma Otto Octavius, profesor y amigo de Peter Parker, el hombre araña. Un experimento fallido de Octavius con antimateria provoca la muerte de su esposa, y que unos sofisticados brazos mecánicos inventados por él se queden adheridos a su espalda. Estos hechos conmocionan tanto al científico, que pierde la razón y se convierte en un monstruoso delincuente. Para desgracia de Spider-Man, que está intentando dejar de ser un superhéroe, porque su doble vida apenas le deja tiempo para los estudios que acaba de iniciar en la universidad, su trabajo como fotógrafo del Daily Bugle, y el tener que ejercer incluso de repartidor de pizzas para poder llegar a fin de mes. El que dijo aquello de “segundas partes nunca fueron buenas” cambió de opinión cuando fue a ver el segundo Spider-Man. A estas alturas del siglo XXI se da por supuesto que en una gran superproducción los efectos especiales serán sorprendentes, que los actores resultarán creíbles y que la película estará muy bien rodada. Aún así la película  muchas veces fracasa por culpa de un buen guión. Aquí se intenta algo más. Los productores, conscientes de que se trata del personaje estrella de Marvel, y que la franquicia puede seguir produciendo dinero durante muchos años (Sony quiere rodar seis entregas), han decidido cuidar al milímetro el guión, que básicamente gira en torno a la pesada carga que supone ser Spider-Man. Pero Peter Parker no puede dejar de serlo a la ligera, porque es consciente de la responsabilidad que supone tener la fuerza proporcional de una araña, y generar fluido arácnido, entre otras habilidades sobrehumanas. Sam Raimi, director de las dos entregas, ha sabido captar sobre todo la humanidad del personaje central, el secreto que ha hecho de Spider-Man un cómic que continúa teniendo éxito cuatro décadas después de su creación. Pero también están llenos de la misma humanidad los secundarios. Harry Osborn, hijo del Duende verde de la primera parte, ofuscado por el odio hacia Spider-Man. Jonah J. Jameson, más conocido como J.J.J., malhumorado pero en el fondo entrañable director del periódico. La tía May, hiperprotectora de su sobrino pese a que éste es un superhéroe. Y sobre todo, Mary Jane, a quien por su importancia le dedicamos su propio recuadro más abajo. Y, por supuesto, el doctor Octopus.

8/10
Coffee and Cigarettes

2003 | Coffee and Cigarettes

Uno de los adalides del cine más independiente de los Estados Unidos, Jim Jarmusch (Noche en la Tierra, Ghost Dog), dirige quizá su película más caprichosa e inclasificable. En este caso, reúne varias pequeñas historias y las estructura en forma de película en blanco y negro. Todas ellas recogen conversaciones y discusiones acerca de las cosas más diversas, mientras los personajes beben café y fuman cigarrillos en torno a una mesa. En el reparto hay desde grandes estrellas de cine, hasta cantantes de rock. El experimental Jim Jarmusch no deja indiferente a nadie, eso seguro.

6/10
Identidad

2003 | Identity

Las películas con asesino psicópata suelto han proliferado tanto, que la prevención hacia cualquier film en esta línea surge como natural mecanismo de defensa en el espectador avezado. Pero Identidad de James Mangold es un film inteligente, donde el esfuerzo por tener al público con el corazón en un puño no está reñido con una historia coherente, y con sorpresas. No en vano Mangold exhibe una trayectoria fílmica razonable, donde ha abordado la descripción de tipos desequilibrados (Heavy, Inocencia interrumpida), el cine policíaco (Copland), e incluso el romántico (Kate & Leopold). Cuenta Mangold con un guión excelente de Michael Cooney, bien trabado, gracias al cual sirve unos primeros cuarenta minutos de película perfectos. En ellos muestra cómo un grupo de personajes variopintos termina pasando la noche en un solitario motel, en medio de ninguna parte, aislados por una tromba de agua. Con preciso mecanismo de relojería somos testigos de la avería que sufre un coche con un matrimonio y un niño a bordo; de aquí se encadena de modo vertiginoso, brioso montaje, a un atropello, en el que se ve involucrado el automóvil de una actriz venida a menos; y vamos sumando personajes, una prostituta de lujo, una pareja recién casada en Las Vegas, un policía que traslada a un peligroso preso, y el tipo que regenta el citado motel. La citación, al mismo tiempo, de un juez, que debe revisar una sentencia de muerte por la aparición de nuevas pruebas, configura un cóctel extraño, donde el espectador anda desorientado, hasta que todo termina encajando. Quizá James Mangold cae –o se acerca–, en la truculencia, pero a cambio sabe transmitir el desasosiego de unos personajes en permanente crisis de identidad, que no saben quiénes son ni lo que quieren. Lo hace sobre todo a partir del personaje del chófer, magnífico John Cusack, pero también con el resto del atinado reparto. El director engaña al espectador con coincidencias sospechosas, hasta un final que quizá sulfure a más de uno, pero al que resulta imposible negarle su consistencia: y es que el guión tiene atados, y bien atados, sus cabos, lo que no es corriente en los perezosos tiempos que corren.

7/10
Lutero

2003 | Luther

Abordar la figura de Martín Lutero es una tarea compleja. El reformador protestante tuvo una personalidad arrolladora, y su vida atravesó varias etapas, que la película, financiada por la iglesia luterana, se esfuerza en mostrar. El film es honrado al dibujar sus escrúpulos casi enfermizos, que le empujaron a hacerse fraile cuando un rayo casi le mata, o le hacían temblar cuando alzaba la hostia durante la consagración. Es bien conocido que algunos abusos eclesiásticos como los relativos a la venta de indulgencias, o ciertas costumbres licenciosas observadas durante su estancia en Roma, fueron denunciados con vehemencia por Lutero. En la narración se equilibra el sendero tomado por Lutero de ruptura con Roma, al mostrar los consejos de sus superiores de intentar la reforma desde dentro de la Iglesia. No obstante la trama, de carácter evidentemente hagiográfico, suaviza la desmesura grosera del reformador, y subraya en cambio su contribución a la popularización de las Sagradas Escrituras. Demasiado simplista resulta la visión del debate teológico suscitado, y el personaje de Carlos V no está a la altura de su homónimo histórico. Notable es el esfuerzo de ambientación de la época, y el equipo interpretativo encabezado por Joseph Fiennes, el hermano de Ralph.

6/10
Funerarias S.A.

2002 | Plots with a View

Boris y Betty son dos seres timidillos, que se amaban secretamente en la adolescencia, pero que nunca reconocieron su amor mutuo. Veinte años después Betty vive un matrimonio infeliz, con un vividor que le engaña sin apenas disimulos. Mientras, Boris regenta una funeraria, el negocio familiar. La muerte de la suegra de Betty, una viaja bruja, propicia el reencuentro de los dos enamorados. Y se reaviva la vieja llama. Hasta el punto de que traman un plan: simularán la muerte de Betty, con velatorio incluido, para luego huir juntos y ser felices. Pero el macabro plan no es tan sencillo. Agradable comedia británica (aunque con reparto internacional), que sigue la estela de los viejos filmes de los estudios Ealing: humor elegante y nada estruendoso, y buenos actores constituyen la eficaz fórmula del film. Destaca Brenda Blethyn, una actriz que logró despuntar gracias a su papel de sufrida madre y esposa en Secretos y mentiras, de Mike Leigh.

4/10
Frida

2002 | Frida

Biopic de la célebre pintora mexicana Frida Kahlo, que se basa sobre todo en la monografía de Hayden Herrera, y que trata de hacer válido el tópico de que los genios son raros por definición. El film es un amplio fresco, que narra muchos de los hechos que marcaron su agitada vida artística y sentimental. Desde el tremendo accidente que estuvo a punto de dejarla paralítica (le dejó secuelas de por vida, incluida su incapacidad de tener hijos), hasta y sobre todo su historia de amor con el también pintor Diego Rivera. Resulta imposible abarcarlo todo, de modo que la directora, Julie Taymor, opta por simplificar todo lo que se refiere a las ideas políticas. Así, aunque aparece la figura decisiva de Trotsky, se hace más hincapié en la rápida aventura amorosa de éste con Frida, que en sus convicciones ideológicas. También la bisexualidad de la artista es apuntada sólo fugazmente. Lo más llamativo del film es el modo, visualmente brillante, de abordar el mundo pictórico de Frida. Taymor, que ha demostrado su enorme fuerza visual en el film shakespeariano Titus, resuelve muy bien los momentos de inspiración de la pintora, o algunos pasajes de transición, como la estancia en Nueva York. El apoyo de un maquillaje que convierte a Salma Hayek casi en la hermana gemela de la pintora, y la brillante partitura, ayudan mucho, y fueron premiados con sendos Oscar.

7/10
Texas Rangers

2001 | Texas Rangers

Un vendedor ambulante es asesinado en la frontera con México, dejando desamparado a su hijo. Decidido a atrapar a los culpables, se une al cuerpo de policía del capitán Leander McNelly, un héroe de la Guerra de Secesión que ha sido enviado al lugar para reclutar jóvenes que puedan enfrentarse a las bandas organizadas. Western de argumento clásico, filmado con un estilo al gusto de las nuevas generaciones, que reconstruye la formación de los Texas Rangers, el cuerpo de policía más antiguo de los Estados Unidos, que ha dado pie a personajes de ficción y leyenda como el Llanero Solitario, el más famoso miembro de esta organización.

4/10
Chocolat

2000 | Chocolat

Vianne y Annouk: una madre soltera y su hija. Viajan de aquí para allá, y nunca suelen durar mucho en los pueblos donde deciden quedarse a vivir. El último donde lo intentan es Lansquenet, un villa rural francesa, muy cerrada en sí misma y tristona. Vianne pretende alegrar la vida a la gente abriendo una chocolatería, donde tiene dulces para todos los gustos y necesidades. Igual sirven de afrodisíaco para la mujer cuyo marido no le da todo el gusto que quisiera, que para lograr la atención de la persona amada. Pero el alcalde, fundamentalista recalcitrante, piensa que no es una buena idea inaugurar una chocolatería en Cuaresma. Y hace frente a Vianne. Un cuentecillo servido en forma de delicioso bombón de chocolate, aunque con ocultas dosis de (mala) leche. Vianne se presenta como la persona capaz de iluminar la vida de un grupo de personas vencidas por la rutina diaria y el dominio que ejercen las personas de orden. Pues tenemos, como “lobo feroz” del cuento, a la gente reprimida del pueblo, fanáticos religiosos incapaces de gozar. Lasse Hallström (Las normas de la casa de la sidra) firma la historia y explica que “habla de la intolerancia y de las consecuencias de no permitir a otras personas vivir sus propias existencias y creencias”.

6/10
Dudley de la montaña

1999 | Dudley Do-Right

Dudley siempre quiso, desde pequeño, ser miembro de la Policía Montada del Canada. Ya adulto consigue su propósito. Aunque cargado de buenas intenciones, Dudley es torpe e ingenuo. Pero su bondad innata le será utilísima a la hora de enfrentarse al villano Snidley (un tipo malo malísimo, que viste de negro), y en sus esfuerzos por conquistar a su chica, la inimitable Nell. Brendan Fraser pone cara a Dudley, un personaje que le va como anillo al dedo, y que guarda semejanzas con los que interpretó en Buscando a Eva y George de la jungla. Dirige Hugh Wilson, responsable del primer film citado, y de Tess y su guardaespaldas.

4/10
Magnolia

1999 | Magnolia

Un joven se lanza al vacío desde la azotea de un bloque de viviendas. Al pasar a la altura de un piso le alcanza un disparo fortuito de su padre, que en ese momento amenazaba a su mujer con un arma. Un suicidio se transforma en asesinato. Son cosas que pasan. ¿Cosas que pasan? Se trata, en cualquier caso, de uno de los disparatados ejemplos con los que Paul Thomas Anderson, director y guionista de Magnolia, pretende hacer valer su máxima de que, en esta vida, hasta las cosas más extraordinarias son cosas que, sencillamente, pasan. Y viceversa; en las situaciones más corrientes aletea algo que las hace especiales. Un anciano moribundo; su joven esposa; el enfermero que le cuida. Una predicador del sexo para ‘machos’. Un policía en busca del amor. Un célebre presentador de televisión. Un niño prodigio de los concursos televisivos. Un adulto ex niño prodigio de ese tipo de concursos, acomplejado con su homosexualidad. Una mujer con traumas sexuales de la infancia. Todos viven en San Fernando Valley. Y existe un hilo invisible –junto a otro más visible, el de los lazos familiares– que une sus vidas. A lo largo de tres horas somos testigos de sus amores, compasión, odio, capacidad de perdón, complejos, ambiciones, máscaras… La película de Anderson, Oso de Oro en Berlín, cuenta con un magnífico guión: la historia progresa, hay buena definición de tipos humanos. Además los actores se portan, están bien dirigidos. A una buena narración sobre el papel se une una buena puesta en escena, fluida, y un buen uso de la música (magnífico y nada cursi ese encadenado de todos los personajes cantando la misma canción). Dentro de una visión más pegada al suelo que trascendente (pese a una curiosa lluvia del cielo que acontece bien cerca del final), el film se afana en dibujar bien las virtudes y miserias de los personajes, y domina un relativo optimismo sobre la capacidad redentora del amor y del perdón. Algunas de las situaciones planteadas no están exentas de crudeza. Pero, ciertamente, son cosas que pasan.

8/10
Libertadores. Historias de valor

1998 | Rescuers: Stories of Courage. Two Couples

Una pareja recién casada y un matrimonio que dirige una escuela católica, arriesgan sus vidas acogiendo refugiados judíos bajo su techo. Son los años del Holocausto. Las dos conmovedoras historias están basadas en hechos reales, recogidas en el libro de Gay Block y Malko Drucker "Rescuers: Portraits of Moral Courage in the Holocaust". Produce la cantante, actriz y directora de origen judío Barbra Streisand, que sigue la estela temática de La lista de Schindler.

4/10
Anna Karenina (1997)

1997 | Anna Karenina

Bernard Rose dirige esta nueva adaptación de la célebre novela de Leo Tolstoy, que narra la pasión que se desata en Ana Karenina, una alta aristócrata infelizmente casada, al conocer a Alexei Vronsky, un atractivo oficial del ejército ruso con un futuro brillante. El romance será mantenido en secreto por los amantes, pero pronto comienzan a desatarse los rumores, provocando un auténtico escándalo que marca el destino de ambos. El film recoge fielmente gran parte del espíritu de la novela. Sophie Marceau toma el relevo, medio siglo después, a Greta Garbo, y hace un magnífico trabajo a la hora de dar vida a Anna Karenina; la actriz francesa sabe dotarla de los matices psicológicos y espirituales del personaje literario. Destaca la perfecta recreación histórica, así como el magnífico vestuario y los espléndidos escenarios de la película. Junto con la ciudad de Moscú y San Petesburgo, aparecen espléndidos paisajes y suntuosos palacios.

5/10
El hombre que no sabía nada

1997 | The Man Who Knew Too Little

Wallace, un dependiente de un videoclub, viaja a Londres para celebrar su cumpleaños con un rico hermano. Este le ha preparado un regalo muy especial: participar en el Teatro de la Vida, una experiencia interactiva donde el participante vive una aventura gracias a un guión y a unos actores. El film recuerda a The Game, de David Fincher, e incluso a Familia, del español Fernando León. Sólo que en este caso se apuesta por la línea de la comedia, donde aporta su nada despreciable granito de arena, Bill Murray.

6/10
Antes y después

1996 | Before And After

El hijo de la pediatra de un pequeño pueblo y de un artista es acusado del asesinato de su novia. Los padres luchan para esclarecer la verdad, aunque no están seguros de lo que pueden encontrarse, ni siquiera de la inocencia de su hijo. Apasionante drama con toques de thriller que adapta un sugestivo best-seller de Rosellen Brown. La dirección de Barbet Schroeder (Mujer blanca soltera busca) es muy ágil y el punto fuerte está en la interpretación de los protagonistas, tanto de los consagrados Meryl Streep (La decisión de Sophie) y Liam Neeson (La lista de Schindler) como del joven Edward Furlong (American History X).

5/10
La luna del desierto

1996 | Mojave Moon

Al se dirige una noche a su cafetería habitual para charlar con un amigo. De repente, entra una bella mujer en el local y Al se enamora inmediatamente de ella. Al final, le acompaña hasta su casa, una caravana que ella comparte con su madre y el novio de ésta. El excelente actor Danny Aiello es el protagonista de esta tragicomedia cuyo guión está razonablemente planteado.

4/10
Cuando salí de Cuba

1995 | The Perez Family

La directora india Mira Nair se atreve a abordar una historia sobre la cultura latina, bastante distinta de la suya. A partir de una novela de Christine Bell, sigue a un cubano recién salido de las cárceles castristas (Alfred Molina). Allí ha pasado veinte años, y le han quitado todo lo suyo. En Florida se reencuentra con su esposa (Anjelica Huston) y su hija (Trini Alvarado). Esta trama la articula Nair en forma de triste comedia, donde se subraya el escaso amor que se tienen unos a otros entre la comunidad de los exiliados cubanos en Estados Unidos.

4/10
Asesino del más allá

1995 | Hideaway

Hatch Harrison sufre un terrible accidente al caer a las aguas heladas de un río. Su vida parece definitivamente perdida y es dado clínicamente muerto, tras dos horas de intervención medica. Rozando los límites de la ciencia, un equipo de médicos consigue lo que parecía practicamente imposible, y Hactch consigue volver en sí. No obstante, algo sumamente extraño ha sucedido. Hactch ha cambiado, ya no parece el mismo. Pronto se percibe que no ha regresado sólo del más allá, sino unido a un poder sobrenatural de un asesino psicópata. Jeff Goldblum (Parque Jurásico, La mosca (1986), El mundo perdido: Parque Jurásico 2) da vida a este singular personaje en este film que, dirigido por Brett Leonard, dosifica ingredientes de terror y suspense.

4/10
Species

1995 | Species

Sil es una hermosa mujer, mezcla de humano y alienígena, que está bajo vigilancia en un laboratorio científico. Un día escapa para cumplir el único propósito para lo que está hecha: aparearse y críar nuevos seres que destruirán a la humanidad. El experto Xavier Fitch tendrá que organizar un equipo de búsqueda para dar con ella cuanto antes. Cinta que mezcla la ciencia-ficción con el erotismo que derrochan las féminas, en especial la híbrida Natasha Henstridge, modelo que debutó en el cine con esta película. Entre el reparto figuran, además, actores de la talla de Ben Kingsley (Gandhi), Michael Madsen (Reservoir Dogs). La historia dio para dos secuelas más sin demasiadas pretensiones. Dirige Roger Donaldson (Cocktail).

4/10
Dead Man

1995 | Dead Man

Un hombre llamado William Blake (¿guiño al célebre poeta romántico?) llega al Oeste para trabajar en una fábrica. Pero allí el director de la empresa ya ha contratado a alguien en su puesto. Más tarde, diversas aventuras convierten a Blake en un forajido. Dentro de la filmografía independiente del norteamericano Jim Jarmusch, este western se encuentra entre lo más rarito. Rodado en blanco y negro, y plagado de personajes estrafalarios, contiene pasajes tan magnéticos como incomprensibles. Destaca el pequeño papel del veterano Robert Mitchum y los punteos minimalistas de Neil Young.

6/10
Vuelve Colmillo Blanco

1994 | White Fang II: Myth of the White Wolf

Colmillo Blanco viaja por un caudaloso río de las gélicas tierras de Alaska con su nuevo amo, pero su canoa vuelca. El perro intenta salvar a su amo, pero no da con el. Continuación de las aventuras del mítico can creado por Jack London.

4/10
Maverick

1994 | Maverick

Versión para la pantalla grande de una vieja serie televisiva, a ejemplo de otros filmes como El fugitivo o La familia Adams. En esta ocasión estamos ante una parodia inteligente de un género cinematográfico: el western. Y nadie mejor que el guionista William Goldman para abordarla con ingenio. Ya acertó en el desarrollo narrativo de La princesa prometida, donde hacía reír con su tratamiento del género principesco de capa y espada. Nada que ver, por supuesto, con las ideas bufonescas de, por ejemplo, las parodias de Mel Brooks. Bret Maverick (Mel Gibson) se prepara para asistir a una gran competición de jugadores de póker. En su camino se cruza con Anabelle Bradsford (Jodie Foster), una gran jugadora a la que gusta hacerse la ingenua, y con un representante de la ley (James Garner). La trama es tan sencilla como esto, y sin embargo, el guión basado en un largo flash-back es ingenioso, las peripecias que conducen a la gran partida de cartas están bien medidas, el final que parece no tener final es un alarde que no cae por derribo... Quizá podría criticarse una excesiva presencia de Goldman. El que conozca la trayectoria del prestigioso guionista le descubrirá con facilidad en prácticamente cada gag del film. Maverick es una película ligera, de tramposos que se engañan unos a otros. Ejercicio inútil sería tratar de encontrar en ella grandes planteamientos. Es un espectáculo destinado a entretener, con las dosis adecuadas de acción, humor y romanticismo. Aunque en este último aspecto, la relación Maverick-Anabelle es frívola, hecha de chistes fáciles. A pesar de que ironiza sobre las películas del oeste ‑tópicos sobre los indios, la aparente valentía del protagonista, el modo de enfrentarse a la muerte, los típicos matones, los jugadores‑, también les rinde homenaje. Ello es evidente en una secuencia de acción muy bien rodada, tomada de La diligencia de John Ford, que combina también elementos de En busca del arca perdida de Steven Spielberg; no es una mera repetición, desde luego, y hay que reconocer su mérito a Richard Donner, un aceptable director de películas populares (Superman, Arma letal, La profecía), que aquí pone su listón personal un poco más alto. Mel Gibson está perfecto en su papel protagonista, y se le ve como pez en el agua a la hora de demostrar sus dotes cómicas. Más discutibles son los logros de Jodie Foster, demasiado marcada como actriz dramática, y que no acaba de convencer en comedia; también falta algo más de cancha a su personaje. Los demás actores están bien. Inmersos en un escenario impecablemente diseñado, destaca el gran barco donde se desarrolla la partida decisiva. Quizá éste es uno de los aspectos en que hay que felicitar a Goldman y Donner. La secuencia de la partida está perfectamente hecha. En muy pocas ocasiones el cine había logrado transmitir tan eficazmente la sensación de que uno se está jugando verdaderamente todo a una única carta.

6/10
El proceso de Kafka

1993 | The Trial

Adaptación de la célebre novela de Franz Kafka que se estrenó a título póstumo. En ella Joseph se despierta un buen día y descubre a dos tipos que le dicen que está detenido. Nadie le dice cuáles son los cargos que se han presentado contra él. Además, su detención resulta muy extraña, pues tiene permiso para salir. Interpreta al desdichado protagonista Kyle Maclachlan, quien venía de triunfar en televisión como el agente especial Cooper en la serie creada por David Lynch, Twin Peaks.

4/10
Un abril encantado

1992 | Enchanted April

Es abril, y Lottie (Josie Lawrence), una mujer inglesa, harta de su vida, está decepcionada con su marido que no hace otra cosa que discutir con ella. Cuando lee un anuncio sobre un castillo que se puede alquilar en Italia durante un mes, Lottie no se lo piensa dos veces y llama para reservar. Ella y tres amigas más cambiarán la lluviosa Inglaterra por unas fantásticas vacaciones en la romántica Italia. Idílica y divertida película, adaptación de la novela homónima de Elizabeth Von Arnim, sobre cuatro amigas que emprenden un viaje hacia su paraíso particular dejando atrás todo lo que odian de su monótona vida. El film fue nominado a tres Oscar, incluyendo mejor actriz de reparto (Joan Plowright), mejor diseño de vestuario y mejor guión.

7/10
No sin mi hija

1991 | Not Without My Daughter

Escalofriante caso real de Betty Mahmoody, una estadounidense que se enamora y se casa con un iraní, con quien tiene una hija. De visita al país natal de él con su hija, el esposo se irá transformando en un fanático islámico. De tal modo es así que Betty ve cómo poco a poco le van quitando todas las libertades hasta prácticamente quedar recluida como si estuviera en una prisión. El film se basa en el libro de memorias de la propia protagonista. La dirección de Brian Gilbert logra que haya momentos de tensión muy eficaces y el angustioso realismo de la situación está muy bien plasmado en pantalla. Grandes trabajos de Sally Field (Ausencia de malicia) y Alfred Molina (Frida).

6/10
Ábrete de orejas

1987 | Prick Up Your Ears

Biografía nada convencional del escritor británico Joe Orton (1933-1967), autor de novelas y satíricas obras teatrales que murió asesinado a martillazos por su amante Kenneth Halliwell. Inteligentemente, Frears se ocupa de ambos personajes que encarnan con absoluta credibilidad Gary Oldman y Alfred Molina. Y, entre un moderno montaje y mucho humor cínico, les enfrenta a su triste destino: Orton es el genio que tiene éxito con cualquier frase que escriba, se mueve entre ambientes barriobajeros de urinarios públicos y conoció a Paul McCartney; mientras que Ken no goza de ninguna reputación, está calvo y no puede soportar el éxito de su compañero. Adaptación del libro de John Lahr. La excelente música de Stanley Myers fue recompensada en el Festival de Cannes como mejor contribución artística, mientras que Vanessa Redgrave fue elegida mejor actriz secundaria por el Círculo de Críticos de Nueva York.

6/10
Lady Halcón

1985 | Lady Hawke

Durante una época de magia y aventuras se desarrolla una leyenda heróica y sobrenatural. El Obispo de Aquila lleva a cabo una diabólica venganza, puesto que, a consecuencia de una traición, jura impedir el amor de Navarre (interpretado por Rutger Hauer) e Isabel (interpretada por Michelle Pfeiffer). Tras apoderarse de las fuerzas del mal, lanza sobre la pareja un temible hechizo: ella se convertirá en halcón durante el día y él en un acechante lobo gris por la noche. Aunque el resto de su existencia lo pasan juntos, nunca pueden verse, pues no llegan a coexistir como seres humanos. Encontrarán un inesperado aliado, un joven llamado Philippe (interpretado por Matthew Broderick), que hará todo lo posible por ayudarles a encontrar un antídoto que frene la maldición del obispo. El excelente realizador Richard Donner (Los goonies, Arma letal, Maverick) consiguió uno de sus mejores títulos con este hermoso cuento lleno de fantasía, que recuerda los mejores relatos infantiles. Está realizado de una forma muy imaginativa y evocadora. El reparto es de excepción. El actor holandés Rutger Hauer triunfó en Estados Unidos en títulos como éste y la mítica Blade Runner. Michelle Pfeiffer se hallaba en el inicio de una carrera fulgurante que incluiría grandes éxitos como Las amistades peligrosas o Los fabulosos Baker Boys). Por su parte, el jovencísimo Matthew Broderick había obtenido un gran éxito por su interpretación en Juegos de guerra. La sugestiva fotografía es obra de todo un mito, Vittorio Storaro, uno de los mejores en su campo, autor de obras como Apocalypse Now.

6/10
Loca juerga tropical

1985 | Water

Baxter es el gobernador de Cascara, una pequeña isla del Caribe, dependiente de Gran Bretaña. Se dedica a cultivar marihuana que reparte entre los habitantes del lugar. Fallida comedia satírica sin demasiado interés. El reparto, encabezado por el veterano Michael Caine, no parece tomarse en serio la cinta.

4/10
En busca del arca perdida

1981 | Raiders of the Lost Ark

Un profesor de arqueología llamado Indiana Jones (Harrison Ford), combina sus clases de arqueología en la Universidad, con una agotadora actividad aventurera por todo el mundo, en busca de piezas arqueológicas de valor. En 1936, Hitler pone a un poderoso equipo en busca del Arca de la Alianza, donde fueron guardadas las Tablas de la Ley que Dios entregó a Moisés en el Monte Sinaí. Indiana recibe el difícil encargo de adelantarse a los nazis y conseguir el Arca. Pero para cumplir su misión Indi deberá correr innumerables aventuras y sortear los más increíbles peligros. Spielberg recupera con esta sensacional película el espíritu de los viejos seriales de aventuras de los años 30 y 40. Son dos horas de acción sin respiro, que se ven sin ningún esfuerzo y con mucho gusto. Se acumulan las situaciones más complicadas, de las que Indiana Jones siempre sale airoso. La emoción visual se logra a un ritmo trepidante, y se suceden a velocidad de vértigo las aventuras en la jungla sudamericana, en el desierto de El Cairo o en una base submarina nazi. Aunque la historia no es muy rica en matices, el sentido del humor es un elemento constante. En su estreno, fue una de las más taquilleras de la historia del cine. La música compuesta por John Williams es magistral.

8/10

Últimos tráilers y vídeos