IMG-LOGO

Biografía

Donald Sutherland

Donald Sutherland

85 años

Donald Sutherland

Nació el 17 de Julio de 1935 en Saint John, New Brunswick, Canadá

Premios: 1 Oscar (más 1 premios)

El prolífico

11 Noviembre 2008

Mil caras, mil papeles y en mil géneros. Donald Sutherland ha hecho de todo y en todos los formatos (teatro, cine o televisión). Uno de sus papeles más recordados, el de Casanova, acaparaba a tantas mujeres como películas tiene el actor en su haber.

Nació en el año 1935 en Saint John, New Brunswick (Canadá). Aunque en un principio tenía vocación de escultor, con el tiempo se dio cuenta de que no sería capaz de hacer obras de arte sólo para satisfacer a la gente, así que decidió matricularse en Ingeniería y Arte Dramático enla Universidadde Toronto; más tarde se trasladó a Londres, donde finalizó su carrera de interpretación.

Donald es padre, entre otros, del conocido actor, Kiefer Sutherland, quien alcanzó la popularidad gracias a la serie 24, de la que el veterano actor confiesa no perderse ni un episodio. Padre e hijo trabajaron juntos en dos ocasiones, Hola, Mr. Dugan (1983), debut cinematográfico de Jack Bauer, y Tiempo de matar (1996), un thriller judicial basado en una famosa novela de John Grisham.

Pero vamos con el padre, que es quien nos ocupa. Sutherland Senior empezó en el cine a principios de los sesenta con pequeños papeles en películas mediocres, al tiempo que conseguía breves apariciones en alguna serie de televisión. En 1965 consiguió un papel secundario. Fue en la película de terror Fanatic, film del mismo género que la mayor parte de las películas en las que había aparecido hasta entonces.

Dos años después, obtuvo un papel secundario en el clásico de Robert Aldrich Doce del patíbulo, y a partir de este momento, por fin su carrera dio el empujón que necesitaba. El mismo año, el actor participó en la versión de Philip Saville de Edipo Rey.

A finales de esta década, Sutherland empezó a obtener papeles más relevantes, pero no sería hasta 1970 cuando haría su gran debut. Robert Altman le brindó su primer papel protagonista en la película bélica M.A.S.H. (1970), donde interpretaba al capitán Hawkeye. La película –Palma de Oro en Cannes– tuvo tanto éxito que, años después, la cadena CBS lanzó la serie homónima, cuyo último capítulo batió el record de audiencia en Estados Unidos. La actuación de Sutherland en el film de Altman marcó el inicio de la incursión de este actor en películas del mismo género; así, siguieron Los violentos de Kelly, del mismo año; Johnny cogió su fusil (1971), en la que el propio novelista, Dalton Trumbo, hizo la adaptación cinematográfica; Ha llegado el águila (1976), junto a otros dos grandes, Michael Caine y Robert Duvall; El ojo de la aguja, en la que interpretó a un espía de los aliados durante la Segunda Guerra Mundial; Dominio inminente, ambientada en la Guerra Fría, y Cold Mountain, aclamado film de Anthony Minghella que se llevó un Oscar y siete nominaciones.

Pronto quedó patente que Donald Sutherland iba a ser prácticamente imposible de encasillar. Aun después de haber hecho tantas películas del mismo género, consiguió desarrollar, con los años, una gran versatilidad. Un ejemplo de esa mutabilidad es el Casanova de Fellini; Sutherland protagonizó un nuevo remake sobre la vida del mujeriego veneciano, en el que fue uno de sus mejores papeles, si no el mejor, caracterizado con una notable nariz, y ataviado con capas y capas de enaguas. Aquí lo pudimos ver realmente en acción, brincando sobre una y otra cortesana mientras se le derretía el polvo de arroz y se le despeinaba la coleta. El actor afirmó recientemente entre risas que “parecería un poco tonto interpretando a Casanova ahora” pero, amigo Donald, es inevitable que los años resten vigor...

1976 fue un año productivo para el actor; con apenas meses de diferencia estrenó Novecento y Ha llegado el águila. Sutherland quedó tan sorprendido con su propia actuación de sádico y perverso líder fascista en el film de Bernardo Bertolucci, que durante años fue incapaz de ver la película.

Sutherland no sólo ha destacado en la gran pantalla; sus trabajos para televisión le han valido varios Emmy y Globos de Oro. Destacan las series Tráfico Humano y Sra. Presidenta, y las exitosas producciones de la HBO: Citizen X, con Mira Sorvino, y Camino a la guerra, donde el actor interpretó a un consejero del presidente Lyndon B. Johnson.

También es un destacado actor de las artes escénicas. Nada más que elogios recibió tras su exhibición del pintor Malcom Raphelson en el neoyorkino Lincoln Centre con la aplaudida “Ten Unknowns”, de Jon Robin Baitz.

Resulta complicado escoger una filmografía esencial entre las más de cien películas en las que ha participado este actor (también es cierto que ha aparecido en un gran número de fracasos). Donald Sutherland no sólo hizo películas de terror en sus comienzos; a menudo, retomaría los thrillers fantásticos; en esta línea destacan La invasión de los ladrones de cuerpos, remake del clásico de Don Siegel, y Fallen, con Denzel Washington y John Goodman. Actor de multitud de registros, como decíamos, destacó también en la intriga biográfica de Oliver Stone, JFK, como padre sufriente en Gente corriente, en el film de aventuras Grito de piedra, uno de los muchos elogios a la naturaleza del director Werner Herzog, en el drama Orgullo y prejuicio, del joven realizador Joe Wright y, más recientemente, en la comedia Como locos... a por el oro y en la serie televisiva Sexy Money.

Oscar
2018

Ganador de 1 premio

  • Oscar honorífico

Ganador de 1 premio

  • Premio Donostia
Filmografía
The Undoing

2020 | The Undoing | Serie TV

Grace y Jonathan Fraser (Nicole Kidman y Hugh Grant) viven las vidas que siempre soñaron para sí mismos. Pero de un día para otro se abre un abismo: una muerte violenta que desencadena una serie de terribles revelaciones. Abandonada y horrorizada por las consecuencias de no seguir sus propios consejos, Grace debe desmantelar una existencia acomodada y crear, desde cero, una vida nueva para su hijo (Noah Jupe) y su familia.

American Hangman

2019 | American Hangman

Ad Astra

2019 | Ad Astra

Un futuro no muy lejano. Roy McBride ha seguido los pasos de su legendario padre, Clifford McBride, con su dedicación profesional como astronauta. El progenitor dedicó su vida a la búsqueda de vida extraterrestre más allá del sistema solar, pero supuestamente perdió la vida en la misión conocida como Proyecto Lima. Ahora una extrañas tormentas eléctricas están sacudiendo a la Tierra, y todo apunta a que este preocupante fenómeno tiene su origen en Saturno, el lugar donde se perdió el contacto con Clifford años atrás. De modo que encomiendan a Roy viajar a Marte, para enviar desde ahí un mensaje a su padre, en lo que es una misión ultrasecreta. Con apenas media docena de títulos, James Gray ha demostrado ser uno de esos cineastas a los que merece la pena seguir la pista. Tiene un sentido innato de la narración, y no teme tomarse su tiempo, o emplear elocuentes silencios, para contar sus historias. Aunque se inició con cintas policiales (Cuestión de sangre, La otra cara del crimen, La noche es nuestra), pronto quedó claro que le interesaba indagar en los dilemas morales y vicisitudes de las personas, lo que se vio en la cinta romántica Two Lovers, pero también en su mirada a la inmigración al nuevo mundo en El sueño de Ellis, y en la cinta aventurera de exploración de ignotas tierras en Z, la ciudad perdida. Es también el caso de Ad Astra, donde con un guión coescrito con Ethan Gross –apenas conocido por su contribución a la serie Fringe– se mueve como pez en el agua –o nave en el espacio- con una aventura galáctica de ciencia ficción, que presenta elementos que recuerdan al cine de Terrence Malick. No parece casual en tal sentido que el protagonismo recaiga en un excelente Brad Pitt, que también ejerce de productor a través de su compañía Plan B, y que hizo con Malick El árbol de la vida. La película combina sabiamente el drama colectivo –la Tierra corre peligro, el ser humano está en decadencia– con el personal –Roy es un gran profesional, pero está solo, no ha sabido formar una familia, y corre el peligro se seguir los pasos de su padre en su individualismo revestido de preocupación por el bien común–, lo que lleva a la reflexión acerca de la deshumanización de la sociedad –los astronautas que se limitan a cumplir órdenes, sin interrogarse acerca de las razones de sus actos–, y la creciente tendencia al aislamiento, algo paradójico en un mundo tan mediático, donde supuestamente son tan fáciles las comunicaciones, y que contrasta con la búsqueda casi obsesiva de vida extraterrestre. La mirada antropológica abierta a la trascendencia es rica, y gran mérito de Gray estriba en no transitar nunca por caminos tediosos: la voz en off de Roy se introduce con oportunidad y no cansa, y algunos episodios de acción –la parada en la Luna, la atención a una llamada de rescate de una nave...– se convierte en inteligente y no forzado respiro para el espectador impaciente. Pitt sabe sostener la narración, presente en casi todos los planos del film, pero se encuentra bien respaldado por el resto de los actores, claramente en roles secundarios, pero que cumplen a la perfección: Tommy Lee Jones, Liv Tyler, Ruth Negga y Donald Sutherland, los más conocidos, especialmente.

7/10
Una obra maestra

2019 | The Burnt Orange Heresy

James Figueras es un petulante crítico de arte, que se divierte provocando al público acerca de cuándo un cuadro debería ser considerado como obra maestra. Logra llamar la atención, en una presentación de su libro, de Berenice Hollis, una atractiva y enigmática mujer, con la que se acaba acostando. Tan bien congenian, que él la invita a ser su acompañante en una reunión en su lujosa mansión de campo en Italia con un conocido marchante de arte, que le ha hecho una atractiva oferta: podrá entrevistar en exclusiva al célebre pintor Jerome Debney, desaparecido después de que un incendio provocara la desaparición de toda su obra, a cambio de que le persuada para vender uno de sus cuadros. El italiano Giuseppe Capotondi es conocido sobre todo por su intervención en las series televisivas Suburra y Berlin Station. Está claro que le gusta la intriga, de modo que tiene un buen material donde lucirse en la novela que adapta en esta ocasión, escrita por Charles Willeford. Al fondo aletea la pregunta de si el arte es impostura, o puede plasmar agún tipo de verdad La película puede verse como puro entretenimiento con sorpresas, giros, algún momento en exceso efectista y justicia poética. Pero es también una afilada mirada a una sociedad vacía y egocéntrica, donde el narcisismo pasa factura a distintos niveles. Desde luego, es el caso del protagonista, interpretado por Claes Bang, cuyo horizonte vital es estrechísimo, ni disfruta con el arte, ni resulta fácil entender su sueño infantiloide de protagonizar las lonas de una importante exposición; en cuanto a su empatía con las personas, es nula, porque para él son de usar y tirar. Por eso supone un buen contraste el personaje de una inspirada Elizabeth Debicki, que siendo una mujer imponente sabe encarnar la fragilidad. De modo que es la que verdaderamente es capaz de conectar con el pintor Debney, al que da vida con autoridad Donald Sutherland: la conversación que mantienen proporciona a la trama sus momentos más humanos, en que las personas se escuchan y se comprenden.

6/10
Measure of a Man

2018 | Measure of a Man

Trust

2018 | Trust | Serie TV

Pocos meses después de que Ridley Scott documentara el caso de secuestro con petición de rescate en Roma del nieto del magnate del petróleo John Paul Getty en Todo el dinero del mundo, llega esta cuidada miniserie, creada por Simon Beaufoy, guionista habitual de Danny Boyle, de hecho éste ha dirigido los tres primeros capítulos. Como puede imaginarse, el metraje superior permite incluir muchos detalles del caso que no aparecían en el film de Scott. El título, Trust, juega con los múltiples significados de la palabra, incluido el irónico de una inexistente confianza. La familia Getty está completamente desestructurada. El patriarca John Paul Getty es un tipo desalmado, que sólo piensa en negocios y ganar dinero, salirse siempre con la suya. Es incapaz de empatizar con nadie, como si no tuviera corazón. En su espléndida mansión mantiene una especie de harem, además de la esposa oficial, hay otras mujeres con las que pasa la noche según se le antoja, con todas tiene firmados pintorescos acuerdos para que no puedan sacarle los cuartos. La relación con su hijo Paul, divorciado, es mala, le considera mediocre y no le perdona que haya estado enganchado a las drogas. Cuando llega a sus oídos la extraña noticia del secuestro de su nieto Paul, de 16 años, que lleva una vida de playboy y le gustaría dedicarse al cine, lo primero que cree es que se trata de un montaje. Pero incluso cuando constata que está en manos de un grupo mafioso, su modo de actuar sorprende por una increíble frialdad, parece que únicamente estuviera ultimando alguno de sus múltiples contratos. Confiará en su "solucionador" Fletcher Chace para negociar el rescate, aunque las cosas se van a complicar. Además de la compleja telaraña de relaciones en el seno de la familia Getty –Gail, la madre de Paul, Paul, las mujeres, el servicio...–, se pinta con detalle el lado de los secuestradores, con aires padrinescos, sobre todo en lo relativo a los festejos de la confirmación del hijo de uno de los mafiosos. Se incluyen flash-backs de cuando hubo algo que se asemejaba a una Arcadia feliz, se pinta la vida de juerguista que llevaba el secuestrado, se incluyen detalles de abuso de poder de Getty, como sus intentos de dominar el British Museum a su antojo. El ritmo es el adecuado, realmente engancha el visionado. La trama adquiere aires de gran tragedia de aires shakespereanos al tratar los temas de la ambición y de cómo pueden pudrirse los lazos familiares. Hay también mucha ironía, y buen uso a veces de distintos formatos cinematográficos, incluso imitando viejas películas familiares, o de la música, en un sostenido de falsa progresión muy efectivo. Los actores están francamente bien, tanto los más conocidos (Donald Sutherland, Hilary Swank, Brendan Fraser), como los actores italianos, que no resultan tan familiares.

7/10
Basmati Blues

2017 | Basmati Blues

El viaje de sus vidas

2017 | The Leisure Seeker

Una road-movie que mira a la ancianidad y al amor mantenido por un matrimonio a lo largo de los años, contra viento y marea. Con dos excelentes actores en los papeles principales, Donald Sutherland y Helen Mirren. Sigue a Elle y John, que sin avisar previamente a sus hijos del plan ni dar cuenta posterior de su exacto paradero, han tomado su vieja caravana para disfrutar solos de las vacaciones de un agosto de 2016, viajando a lo largo y ancho de Estados Unidos. Y puede entenderse perfectamente la inquietud de los hijos, porque John exhibe síntomas de demencia senil, y es él quien conduce el vehículo. Mientras que ella, a pesar de su lucidez, no anda bien de salud. El italiano Paolo Virzì, con dos de sus colaboradores habituales en tareas de guión, Francesca Archibugi y Stephen Amidon, adapta una novela de Stephen Amidon que parte de la idea de una pareja casada de ancianos, que desea aprovechar lo que pueden ser sus últimos momentos de en encontrarse en razonable forma física y mental. En tal sentido la narración sigue cauces predecibles, y a ratos cansinos: se acumulan los recuerdos, con la proyección de diapositivas de cuando eran jóvenes, y las reiteradas citas de Hemingway del viejo profesor de literatura; hay algún pasaje más o menos alocado, cuando Elle viaja en moto, o el de la detención de la policía; y no faltan el sufrimiento de Elle por los lapsus mentales de su esposo, en que se pierde, o asoman confusos reproches por momentos del pasado en que uno u otra no se portaron bien del todo, envueltos por una neblina mental, que nos hace dudar acerca de lo que de verdad pasó. Donde la película falla estrepitosamente es en el discutible desenlace, que se ve venir, y que vacía de contenido todo lo que se nos ha mostrado antes. Porque los actos de los personajes siempre encuentran su explicación en el amor, pero el que cierra la narración, pasa de puntillas con enorme simplismo en lo relativo al modo en que afecta a los seres queridos. Sólo se mira desde la óptica del individualismo imperante, que nos señala a las personas como dueños absolutos de nuestras propias decisiones, que debemos tomar anteponiendo el yo a cualquier otra consideración.

5/10
Milton's Secret

2016 | Milton's Secret

Los juegos del hambre: Sinsajo (parte 2)

2015 | The Hunger Games: Mockingjay - Part 2

Después de sufrir el severo ataque del "alienado" Peeta, que casi acaba con su vida, Katniss se recupera de sus heridas y comprueba que el mal que aqueja a su compañero es tan profundo que quizá no se reponga nunca. Acuciada por esa idea no está dispuesta a esperar más tiempo para arremeter con toda su fuerza contra Snow, y sabedora de que para las autoridades rebeldes el Sinsajo ya ha cumplido su misión, escapará del distrito 13 para llegar al Capitolio por su cuenta. Pero un comando de soldados fieles le seguirán: entre ellos, Gale, Finnick, Boggs y también Peeta, aunque en cualquier momento podría atentar de nuevo contra Katniss. Digno colofón de las aventuras de Katniss Everdeen, basadas en la trilogía distópica ideada por Suzanne Collins. Mucho ha transcurrido desde que la inocente Katniss se enfrentó a la cruel y terrible prueba de los 74 Juegos del hambre, entretenimiento con el que el tirano presidente Snow distrae y somete al pueblo de Panem. Ahora los 13 distritos están unidos por primera vez, aunque todo el protagonismo recae sobre Katniss, quien buscará con vehemencia su particular venganza, sin atender a políticas ni estrategias. La verdad es que tras la entrega anterior –un prólogo de esta película donde aparentemente apenas ocurría nada relevante– se agradece que aquí los hechos se precipiten y se dé prioridad absoluta a la acción, obviando discursos, reuniones y la palabrería publicitaria tan presente en la saga. Tiene atractivo la entrada del comando en la ciudad, con esas trampas mortíferas que ha preparado el enemigo, al igual que el director Francis Lawrence sabe crear el clima adecuado en la angustiosa secuencia de los túneles, con imágenes que parecen salidas de Guerra Mundial Z. Pero esa primacía de la acción, bien rodada y con eficaces efectos especiales, con la línea narrativa encabezada por Katniss, deja inevitablemente de lado a muchos personajes que tenían bastante peso en los demás filmes, aquí prácticamente ausentes, como Alma Coin (Julianne Moore), Plutarch (Philip Seymour Hoffman, quien desgraciadamente falleció antes de acabar el rodaje), Haymitch (Woody Harrelson), Effie (Elizabeth Banks), etc. Es un detalle que confirma desde luego la inconveniencia de convertir la última parte de la trilogía literaria en dos películas. Ya se sabe, los intereses comerciales mandan. Como era de esperar el personaje de Katniss es el más interesante y se ve que Jennifer Lawrence ha madurado con el personaje. Aquí vuelve a tener que enfrentarse con serias dudas acerca de su cometido, y a poner en entredicho su liderazgo. Y, por supuesto, nunca está claro de qué lado se inclina y se inclinará su corazón con respecto a Gale y Peeta, una cuestión bastante tratada en el film. Por otra parte, en la línea de toda la saga Los juegos del Hambre: Sinsajo (parte 2) no es un film complaciente y optimista. Se habla explícitamente de venganza y asesinato, único móvil de la protagonista, y el mundo que se pinta no es para nada esperanzador. La historia transmite además un agridulce mensaje sobre la condición humana, siempre ávida de poder, donde el mundo de la política se muestra, una vez más, como ámbito natural de la corrupción y la mentira.

6/10
Forsaken

2015 | Forsaken

Western de hechuras clásicas en sus elementos narrativos e imágenes, aunque con un estilo enfático deudor a ratos del spaghetti-western y del cine de Sam Peckinpah, que contiene bastantes dosis de violencia. Sigue los pasos de John Henry Clayton, hombre que se convirtió en terrible pistolero de vuelta de todo, tras haber sido testigo de los horrores de que es capaz el ser humano en la guerra de secesión. Por motivos que se ocultan inicialmente al espectador, vuelve a su pueblo, donde su padre es el pastor de la iglesia; aunque parece haber renunciado a la violencia, hay mucha rabia y odio dentro de él, y algo que le distancia de su progenitor. Los movimientos de un cacique local, que tiene contratada a una banda de pistoleros para hacerse con las tierras de los granjeros de la zona, por razones crematísticas, puede que le muevan a actuar; al igual que el reencuentro con su antiguo amor Mary-Alice, ahora una mujer casada. Aunque la película no inventa la pólvora está bien llevada, y supone el reencuentro de viejos conocidos que se encuentran a gusto poniendo en pie un proyecto común. Por supuesto están Donald y Kiefer Sutherland, padre e hijo en la realidad y en la ficción. Dirige Jon Cassar, uno de los responsables de la popular serie 24, protagonizada por Kiefer. Y el guión se debe a Brad Mirman, que creó una original webserie también con Kiefer, The Confession, con la que comparte la idea central del film, la de alguien que busca redimirse y hacer las paces con un Dios contra el cual, con frecuencia, se rebela, porque no le entiende.

6/10
Los juegos del hambre: Sinsajo (parte 1)

2014 | The Hunger Games: Mockingjay - Part 1

Katniss Everdeen es acogida en el distrito 13, y aleccionada por Plutarch, la presidenta Alma Coin alberga grandes esperanzas de que la joven pueda galvanizar el imparable movimiento de rebelión contra el tirano presidente Snow. Las dudas surgen en cómo puede afectarle que Peeta haya quedado atrás, prisionero de Snow. Pues éste lo exhibe en las pantallas de televisión en entrevistas conducidas por Filckerman, con mensajes equívocos y manipuladores que podrían minar la moral de Katniss. La novela con que culmina la trilogía distópica de novelas juveniles de Suzanne Collins ha sido dividida en dos partes, y aquí llega la primera entrega de "Sinsajo", de la que lo menos que puede decirse es que no defrauda. Francis Lawrence sigue describiendo un mundo oscuro, donde se muestran las masacres ejecutadas por un Snow al que no detiene ningún escrúpulo a la hora de trazarse sus objetivos. Las claves que sostienen la trama siguen siendo las de los otros filmes: una innegable madurez en la heroína Katniss, que maneja sus condiciones de liderazgo con humildad, sin que se le suban a la cabeza, y confiando más en la atención sincera a los otros, que en las armas de propaganda, los videoclips patrióticos que desea rodar Plutarch, y que sólo funcionarán sin responden de verdad a las convicciones íntimas de la protagonista. Una vez más la idea de que importan más las personas concretas que las metas abstractas funciona, porque el bien de la colectividad pasa por el bien personal de cada uno de los que sufren la tiranía de Snow; esto permite a la protagonista sacrificarse y tomar las decisiones adecuadas. Las escenas de acción funcionan muy bien, y algunos pasajes que podían haber sido convencionales, como un intento de rescate, funcionan bien por que se combinan paralelamente con otra guerra, la mediática, de innegable interés. Los actores están bien en sus personajes, casi todos arquetípicos, los veteranos Donald Sutherland, Julianne Moore y el fallecido Philip Seymour Hoffman los llenan casi con su sola y poderosa presencia. Destaca especialmente Jennifer Lawrence, que le imprime dramatismo y grandeza en sus momentos culminantes –los relativos a Peeta y Gale, o sus encuentros con las personas sufrientes–, se trata sin duda de una grandísima actriz.

6/10
La llamada

2014 | The Calling

La mejor oferta

2013 | La migliore offerta

Virgil Oldman es todo un personaje en el mundo del arte. Está al cargo de una casa de subastas en Roma, y un vistazo a un cuadro le basta para saber si se encuentra ante una obra maestra o un trabajo del montón. Petulante y siempre exhibiendo aires de superioridad, ha reunido en complicidad con su amigo Billy, que puja en su nombre, una secreta colección de magistrales retratos femeninos, que guarda en una cámara privada, para su único y personal goce. La suya es una vida solitaria y egoísta, pero va a sufrir un vuelco cuando entra en su vida Claire, una misteriosa mujer que desea vender la colección de arte heredada de sus padres. Ella, encerrada en su villa romana, evita verle, pues padece agorofobia. Aunque irritado al principio, la fascinación de Virgil por su elusiva cliente puede más, al igual que el misterio de las piezas dispersas que va encontrando por toda la casa, partes de un valioso autómata del siglo XIX, y que entrega a otro amigo, Robert, para que lo arme. Cinta escrita y dirigida por Giuseppe Tornatore, con vocación internacional por la ambiciosa producción, el atractivo reparto -donde destaca sobre todo Geoffrey Rush-, y el hecho de que esté rodada en inglés. El cineasta italiano ganador del Oscar por Cinema Paradiso saca a pasear sus mejores señas de identidad, un romanticismo angustiado, el deseo a aprehender algo que se nos está escapando; y ello con un amplio lienzo, rico visualmente -piénsese también en La leyenda del pianista en el océano-, en el caso que nos ocupa acentuado por las obras de arte y el autómata, más la fusión sonora con la partitura de Ennio Morricone, su compositor habitual. Estamos, desde luego, ante una fábula, la del hombre que en su amor por el arte cree haber cumplido todas sus aspiraciones, incluida la que podría suponer el compartir la vida con una mujer, pues sus cuadros habrían satisfecho y sublimado esa necesidad. Pero incluso la torre de marfil del egoísta, atrincherado tras sus muros, tiene vías de acceso a realidades nunca experimentadas antes, como es el enamoramiento, la posibilidad de darse a otra y ser correspondido. Tornatore presenta la tensión entre esa dulzura, apenas gustada, y la comodidad de esa otra vida fabricada durante años, con la ventaja de que los cuadros no protestan, no se quejan. El director y guionista sabe intrigar con esa mujer cuyo aspecto se nos hurta, inteligentemente, durante casi todo el metraje. Mientras que vemos que lo único que humaniza a Virgil son sus relaciones humanas, la amistad, suscitada gracias a su trabajo, con Billy y Robert. Y utiliza con habilidad el marco donde transcurre su cuento, las escenas de la subasta, de la villa con sus antigüedades, del taller en que va cobrando forma el autómata, del “sancta sanctorum” que contiene los lienzos de las “novias” de Virgil.

7/10
Los juegos del hambre: En llamas

2013 | Catching Fire

Segunda entrega de la saga iniciada con la exitosa Los juegos del hambre. Aún queda la adaptación de la última de las novelas de Suzanne Collins, Sinsajo, que según está previsto se fragmentará en dos películas. Por primera vez ha habido dos ganadores de “Los juegos del hambre”, Katniss Everdeen y Peeta Mellark, que según la tradición, inician el Tour de la Victoria, por todos los distritos, donde se encontrarán con los familiares de los caídos durante el torneo. Pero la población percibe a Katniss como una rebelde que ha desafiado con éxito al oscuro poder del Capitolio, lo que podría avivar una insurrección. Tras un intento fallido de usar a la muchacha para manipular a la opinión pública, el nuevo y maquiavélico Vigilante Jefe, Plutarch Heavensbee, le dará la solución al presidente Snow, organizar una edición del 75 aniversario de la macabra gesta, que recupere a ganadores de los años anteriores, por lo que como sólo puede ganar uno, lo más probable es que Katniss muera. El director Gary Ross, que realizó un correcto trabajo en la primera parte, cede el testigo a Francis Lawrence (Soy leyenda), que le saca partido sobre todo a la numerosa acción presente en la trama derivando en un tramo final trepidante. Los juegos del hambre: En llamas ofrece la suficiente espectacularidad como para mantener al público ensimismado, pese a que repite forzadamente el mismo esquema, con la protagonista enfrentándose de nuevo a la misma competición, cuando se suponía que no lo tendría que hacer más. Aunque está claro que su público natural son adolescentes, no se realizan concesiones fáciles a este sector, como podrían haber sido, por ejemplo, la sobredosis de diálogos empalagosos, y personajes quitándose la camisa forzadamente de Crepúsculo. Los juegos del hambre: En llamas tiene un tono más adulto incluso que el de su predecesora. A todo esto se le suma que tiene cierto interés su análisis del funcionamiento de la propaganda mediática, en concreto del poder de la televisión para mantener distraída a la población de los verdaderos problemas. Además, Los juegos del hambre: En llamas reincide sobre el sacrificio, el trabajo en equipo, la familia y la necesidad de cuestionar de forma crítica las doctrinas oficiales del poder que promueve la caja tonta. Por su parte, Jennifer Lawrence vuelve a demostrar que su capacidad interpretativa supera con mucho la media, y está bien acompañada por los jóvenes Josh Hutcherson y –en menor medida– Liam Hemsworth. De nuevo choca, quizás, que se haya recurrido a actorazos como Donald Sutherland, Woody Harrelson, Elizabeth Banks, Toby Jones o Stanley Tucci para papeles que apenas tienen presencia. Así y todo, el insuperable Philip Seymour Hoffman no necesita más que un par de secuencias breves para componer a un villano retorcido y memorable.

6/10
Los juegos del hambre

2012 | The Hunger Games

Futuro distópico. América del Norte se ha convertido en Panem, y gobernada desde Capitol, está dividida en doce distritos. Para evitar el enfrentamiento interno, las disputas se resuelven anualmente en los llamados Juegos del Hambre, donde cada distrito elige por sorteo a un chico y a una chica entre 12 y 18 años en un ejercicio de supervivencia en plena naturaleza donde unos se matan a otros, pues sólo puede haber un ganador, que será el único que quede con vida. Se trata también de un modo de entretener a la plebe. Katniss Everdeen, de 16 años, se presenta voluntaria para representar al distrito 12 en sustitución de su hermana pequeña Primrose, que tiene la mala pata de ser escogida por sorteo. Inteligente, juiciosa, hábil en la caza con el arco y las flechas, ella va a participar en los Juegos a su personal manera. Los juegos del hambre es una adaptación de la primera de las novelas de una trilogía juvenil concebida hábilmente por Suzanne Collins, y que en su traslación cinematográfica tiene todas las papeletas para convertirse en un merecido éxito entre los adolescentes. Aunque en la idea de un enfrentamiento a muerte entre adolescente se cita como referencia Battle Royale, novela, película y manga, podrían mencionarse muchas influencias, desde los mitos griegos, los juegos olímpicos y los gladiadores del circo romano, a historias de supervivencia tipo Acorralado o de la frontera, y críticas a la televisión basura de las que fue premonitoria El show de Truman. Incluso podríamos hablar de Matrix en versión adolescente. Sea como fuere, la película que dirige Gary Ross no se limita a un tonto mimetismo, sino que tiene muchas virtudes. Una, no pequeña, es la de ser tremendamente entretenida. Y otra, muy destacable, es la de invitar a los adolescentes, espectadores potenciales del film, a no caer en el adocenamiento de una sociedad aborregada que les impone ciertas reglas del juego. La protagonista, encarnada por esa magnífica actriz que es la joven Jennifer Lawrence, se esfuerza en ser dueña de su destino: se sacrifica por su hermana, desafía a los organizadores de los juegos con salidas inesperadas, y una vez es dejada a su suerte con otros 23 contendientes, “juega” con las reglas que le dicta su conciencia y no con las que le imponen desde fuera, violando su dignidad de persona. Lo que no significa que sea una insensible Rambo femenina, ella es frágil, tiene sentimientos, esta nerviosa cuando su vida se convierte en espectáculo televisivo, y le puede, y mucho, cierta inclinación maternal. Agilidad narrativa, pasajes emocionantes, buenas escenas de acción, dudas sembradas sobre ciertas inclinaciones amorosas, magnífica dirección artística... Y ello evitando la violencia desagradable, aunque sin obviarla. La maquinaria de Los juegos del hambre está montada con cariño y perfectamente engrasada –en el cuidado guión ha participado la propia novelista con Ross y Billy Ray–, y cuenta con personajes interesantes, como el mentor de Katniss, al que da vida Woody Harrelson; aunque no faltan secundarios algo esquemáticos, sin duda por falta de tiempo para perfilarlos mejor, a los que dan vida no obstante buenos actores como Donald Sutherland, Toby Jones, Stanley Tucci, Elizabeth Banks o Wes Bentley; en este sentido se repite los problemas de que adolecía la saga Harry Potter o incluso El Señor de los Anillos, echamos en falta más profundidad en esos roles.

6/10
La bala del asesino

2012 | Sofia

Debido a la muerte de su esposa en el transcurso de una operación, el agente del FBI Robert Digs decide abandonar su trabajo y aceptar el cargo de agregado cultural en Bulgaria. Sin embargo se verá obligado a volver a la carga cuando comienzan a morir asesinados los terroristas más buscados de Europa. Thriller de acción dirigido por el discreto Isaac Florentine (Invicto 2) pero que tiene como gran aliciente la presencia de un reparto la mar de interesante, entre los que destacan Christian Slater y Timothy Spall, sin olvidar al veterano Donald Sutherland. La película, sin embargo, no logra superar el escollo de un guión sin mordiente y de una puesta en escena excesivamente televisiva, debido a su escaso presupuesto.

3/10
La isla del tesoro

2012 | Treasure Island

Vibrante versión de una de las aventuras de piratas más célebres de la historia, base de adaptación de numerosas películas. La historia, pergeñada por el gran Robert Louis Stevenson, cuenta las peripecias de Jim Hawkins, un despierto jovenzuelo que trabaja en la pensión de su madre. Hasta allí irá a parar un extraño huésped, que oculta un valioso mapa con la ruta marítima hacia la isla en donde está el famoso tesoro del Capitán Flint. Por casualidad el mapa irá a parar a manos de Hawkins y junto con otros compañeros se alzarán a la mar. Entre los marineros se encuentra Long John Silver, un cocinero cuya benevolencia con Hawkins oculta en realidad otras intenciones. Aunque se trata de una producción televisiva, llama la atención la cuidadosa puesta en escena, el trabajo fotográfico y la elección de las localizaciones. A su vez la película sorprende por su atmósfera realista, incluso con un toque tenebroso muy atractivo, que se puede apreciar especialmente en la primera parte. Entre el reparto hay nombres especialmente conocidos –Elijah Wood, Donald Sutherland– aunque todo el reparto cumple.

6/10
El jinete del amanecer

2012 | Dawn Rider

Justo cuando regresa a su pueblo, John Mason (Christian Slater) se encuentra con un terrible suceso: su padre ha muerto tras el ataque sufrido en la oficina de correos donde trabajaba. Herido, Mason será cuidado por la prometida de un amigo, antes de ir a por los culpables. Rutinario western de venganza que sin embargo resulta medianamente entretenido, gracias a la puesta en escena y al correcto trabajo actoral.

4/10
Cómo acabar con tu jefe

2011 | Horrible Bosses

Nick está a las órdenes de un psicópata, que le hace trabajar duro para un supuesto ascenso que después no le da, le impide visitar a su abuela moribunda, e incluso le obliga a beber un vaso de whisky añejo a primera hora de la mañana. Su amigo Dale, ayudante de una dentista, es acosado sexualmente por su jefa. Y el tercer miembro del ‘grupete’, Kurt, contable de profesión, tiene como nuevo superior a un adicto a la cocaína que está a punto de soltar incontroladamente los residuos tóxicos que genera la compañía, para ahorrarse el dinero que cuesta deshacerse de ellos de forma segura. Tras una conversación en un bar de copas, y después de recibir el asesoramiento de un peligroso  ex convicto, los tres llegan a la conclusión de que deben planear el asesinato de sus respectivos jefes. Comedia concebida como vehículo de lucimiento de tres grandes estrellas de la televisión americana, menos conocidos en el resto del mundo. Se trata de Charlie Day (protagonista de la serie Colgados en Filadelfia), Jason Bateman (conocido allí sobre todo por Arrested Development) y Jason Sudeikis (uno de los cómicos de mayor éxito de los últimos años en Saturday Night Live). En gran medida sigue el patrón de ‘tres amiguetes en apuros’ de la exitosa Resacón en las Vegas, con la que comparte el recurso continuo a los chistes desagradables. La diferencia es que el guión no está tan inspirado, y que se excede en zafiedad más de lo predecible, en algún diálogo sobre pederastia e incesto de bastante mal gusto. Las situaciones y personajes son absurdos y poco creíbles, y en algunos casos funcionan por la calidad de los secundarios, como Kevin Spacey, capaz de sacar adelante ‘lo que le echen’, Jennifer Aniston, eficaz a pesar de exhibir más palmito de lo acostumbrado, Colin Farrell con un exceso de maquillaje, o el camaleónico Jamie Foxx. Son lo único que se salva en un subproducto menor, tan prescindible como la cinta Como en casa en ningún sitio, el anterior trabajo cinematográfico del realizador Seth Gordon.

4/10
The Mechanic

2011 | The Mechanic

El realizador Simon West está especializado en cine de acción, pues es el responsable de títulos como Con Air (Convictos en el aire) o Tomb Raider. En esta ocasión, dirige un vehículo para el lucimiento de Jason Statham, que ha protagonizado exitosos filmes en este género, como Transporter. Se trata de una nueva versión de Fríamente... sin motivos personales, protagonizada por Charles Bronson, en 1972. Statham interpreta a Arthur Bishop, implacable asesino a sueldo que se distingue porque es capaz de conseguir que la muerte parezca un accidente, o producida por causas naturales. Decidido a dejarlo, acepta un último trabajo, pero éste consiste en liquidar a Harry McKenna, su único amigo. Tras hacerlo, se pone en contacto con él Steve, hijo del fallecido, que ignora que él es el asesino, y quiere que le ayude a descubrir quién está detrás del asunto y vengarse. El argumento es mínimo, y una mera excusa para una sucesión de tiroteos y muertes, con un tono excesivamente violento y montaje videoclipero. También incluye alguna secuencia de sexo gratuito y poco más. Gustará a los apasionados del género, y al menos cuenta con convincentes interpretaciones de Statham, Ben Foster, y el siempre sobresaliente Donald Sutherland.

4/10
La legión del águila

2011 | The Eagle

Britania. Año 140 dC. Licenciado del ejército con honores tras ser herido en combate, Marco Aquila se interna en el norte de Britania más allá del territorio del Imperio Romano. Intenta averiguar qué ha ocurrido con la Novena Legión, compuesta por 5.000 hombres bajo el mando de su padre, que desaparecieron veinte años atrás sin dejar rastro. Marco ha escuchado que se ha visto en un templo el águila de oro, emblema de la Novena Legión, y quiere recuperarlo. Le ayuda en su búsqueda Esca, un esclavo de origen bárbaro que odia a los romanos, pero ha jurado servir a Marco después de que éste le salvara la vida. El escocés Kevin MacDonald se esfuerza por rodar largometrajes bastante variados. Tras el documental Tocando el vacío, el drama El último rey de Escocia y el thriller La sombra del poder –todos ellos brillantes– el realizador compone ahora una de romanos, y además con un planteamiento de lo más clásico. Adapta una novela de Rosemary Sutcliff que MacDonald leyó a los 12 años y le dejó un grato recuerdo. MacDonald retoma sobre todo un asunto que parece estar presente en toda su filmografía, la amistad entre dos tipos de lo más variopinto (dos expertos escaladores diferentes, un joven médico y un sanguinario dictador o un reportero y un congresista). En esta ocasión desarrolla la cordial relación entre el amo y el esclavo, ambos enemigos naturales, que aprenden a confiar el uno en el otro. El realizador aprovecha que tiene a sus órdenes a algún secundario brillante, como el veterano Donald Sutherland (el tío del protagonista), Tahar Rahim, protagonista de Un profeta (casi irreconocible como guerrero bárbaro), y el especialista en malvados Mark Strong, esta vez como antiguo legionario. Sus protagonistas, Channing Tatum y Jamie Bell –Billy Elliot (Quiero bailar)– sorprenden, en papeles bastante trabajados. En las secuencias de acción –bien resueltas– MacDonald parece tomar como modelo El último mohicano, de Michael Mann, al que remite también la banda sonora y la cresta de mohicano de los villanos.

6/10
Los pilares de la Tierra

2010 | The Pillars of the Earth | Serie TV

La Inglaterra del siglo XII. Tom es un maestro de obras que sueña con construir algún día una catedral, pero mientras ese día llega la pobreza y la miseria afecta a su familia. Toca fondo con la muerte de su esposa que da a luz a un niño al que abandona, se ve incapaz de alimentarle. Entretanto, también ha nacido un nieto del rey, heredero al trono, pero su asesinato y las intrigas de Esteban llevan a este usurpador al trono. El encuentro con una mujer con fama de bruja y ex monja, al que acompaña un hijo artista de pocas palabras, acaba llevando a Tom y a su familia a un priorato donde una serie de circunstancias permiten al arquitecto dirigir la construcción de una catedral. Pero no faltan los obstáculos en el camino, pues el prior se ha ganado un enemigo en el obispo que le apoyó para el cargo. Ambiciosa miniserie televisiva basada en el best-seller de Ken Follett. Sobresale la ambientación y reconstrucción de época, muy vistosa, con momentos tan apabullantes visualmente como el del incendio de la iglesia en estado ruinoso del priorato. Hay además un reparto más que notable. No obstante, domina una descripción algo tosca de las intrigas entre reyes, nobles y altos eclesiásticos, casi de culebrón, con la clásica visión oscurantista del medievo que domina en la actualidad, donde los esfuerzos por comprender el cristianismo de la época brillan por su ausencia. Verdaderamente llama la atención que la mayoría de los monjes y clérigos sean tipos lascivos o ambiciosos, la casi única excepción a la regla es el prior Philip, de ingenuos ideales espirituales, aunque poco a poco irá “cayendo del guindo” y pisando suelo por las intrigas que le rodean. No faltan los cilicios y las flagelaciones, la veneración rayana en la superstición de las reliquias y hasta una escena risible de una bruja que se mea ante sus jueces para a continuación fugarse delante de sus narices, sin que nadie se lo impida.

5/10
Como locos... a por el oro

2008 | Fool's Gold

A Matthew McConaughey le fue bien con Sahara (2005), adaptación de una novela de Clive Cussler. Por eso, le han cortado a la medida esta producción, que imita al milímetro el mismo esquema, pues mezcla aventuras, comedia y romance. También remite inexorablemente al film Tras el corazón verde, surgido a rebufo de En busca del arca perdida. Esta vez, el actor interpreta a otro buscador de tesoros submarinos, Ben ‘Finn’ Finnegan, obsesionado por encontrar el tesoro que transportaba un navío español hundido en el siglo XVIII. Pero como el viejo barco que utilizaba se ha ido a pique, necesita la ayuda del multimillonario Nigel Honeycutt, que viaja con su hija en un lujoso yate en el que trabaja la esposa de Finnegan, que acaba de divorciarse porque éste parece más preocupado por sus tesoros que por ella. Finn tiene que darse prisa, antes de que le arrebaten el botín otros individuos que le pisan los talones. Se trata de una producción convencional, que haría aguas por todas partes si no hubieran puesto como capitán a Andy Tennant, director de Hitch, de 2005, que llevaba un tiempo en el dique seco, pues desde ese año sólo ha hecho el episodio piloto de una serie televisiva, The Wedding Album, que no debió salir adelante. El cineasta enriquece este encargo, pues por ejemplo ha colaborado en el guión, lo que se nota en algunas réplicas con cierto ingenio, y en personajes con aspectos divertidos, que caen simpáticos. Esto compensa en cierta medida que se recurra a veces a golpes de humor grosero o detalles soeces, que pueden ahuyentar al público familiar, lo que no se acaba de entender en un film cercano al cómic. Por lo demás, las secuencias de acción de Tennant funcionan, pero no son increíblemente espectaculares. McConaughey aguanta el tirón, aunque es posible que otros actores le hubieran sacado más jugo a su personaje, y está al frente de un reparto lleno de nombres solventes, como Kate Hudson o Donald Sutherland. Funciona muy bien su apuesta por las relaciones familiares padre-hija (Sutherland y Alexis Dziena) y marido y mujer (McConaughey-Hudson).

4/10
Puffball

2007 | Puffball

Extraña película basada en una inquietante novela de Fay Weldon. Liffey es una joven arquitecto que se muda a un misterioso valle en donde pretende construir una casa. Las cosas se ponen feas cuando resulta estar embarazada, ya que su vida correrá peligro debido a que los lugareños no ven bien la llegada del niño a su localidad. Lo mejor del film, de retorcida trama y excesivo en imágenes morbosas, es el reparto encabezado por Kelly Reilly (Last Orders) y la más veterana Miranda Richardson. Dirige Nicolas Roeg (La maldición de las brujas).

3/10
En algún lugar de la memoria

2007 | Reign Over Me

Nueva York. Alan es un afroamericano, padre de familia, que regenta una clínica dental, y cuya vida se diría reúne todos los elementos para que sea feliz. Pero… no lo es. Una especie de tristeza inefable le domina. Se encuentra distante de su esposa, la vida doméstica no le satisface. En la consulta, situada en una zona inmejorable, no faltan las ocasiones para echar una cana al aire, a cuento de atractivas pacientes. Pero la infidelidad no le seduce, y de hecho tiene problemas con Donna, una paciente cuyos requerimientos no atiende, y que le acusa justo de lo contrario, de acoso sexual. La vida de Alan da un quiebro cuando se cruza con Charlie, un antiguo compañero de la facultad con quien compartió habitación durante su etapa universitaria, y que perdió a toda su familia en terribles circunstancias. Desde entonces su amigo no tiene empleo y, desequilibrado, no ha sido capaz de pasar página; Alan comenzará a frecuentar su compañía, y de la recobrada amistad mutua puede que surja el fortalecimiento vital que necesitan ambos. Formidable película del actor, guionista y director Mike Binder, autor de Más allá del odio y Diario de un ejecutivo agresivo. Mike Binder había dado hasta ahora muestras de su interés por abordar los problemas corrientes de la condición humana –los relacionados con la vida matrimonial, los hijos, la rutina, la insatisfacción…–, pero nunca con tanto fuerza como en este film, muy medido. La trama juega con la idea, que provoca una recriminación a Alan por parte de su esposa, de que se diría que envidia la posición del amigo en desgracia, que al no tener familia y cobrar una sustanciosa indemnización por parte del estado, tiene una independencia prácticamente total, carece de obligaciones con respecto a otros. Cuando realmente la peor parte la lleva, por supuesto, Charlie, solo en el mundo, frágil emocionalmente, al borde de la desesperación. Sus locuras y excentricidades a bordo de un patinete, no pueden ocultar su pena, su grandísima pena. Gran mérito de Binder es no caer en el enfatismo típico de cierto cine estadounidense, que parece necesitar decir lo mismo cuatro veces, sino cinco, porque no confía, digámoslo abiertamente, en la inteligencia del espectador, capaz de pillar las cosas a la primera. Por ejemplo, el cineasta es sutil al referirse a la desgracia, tragedia nacional e incluso mundial, en que Charlie perdió a sus seres queridos.

8/10
Sexy Money

2007 | Dirty Sexy Money | Serie TV

A la muerte de su padre, el idealista abogado Nick George se hace cargo del trabajo de éste, consejero de la multimillonaria familia Darling. Nick cree que su padre sacrificaba su libertad para ocuparse de los asuntos de los Darling. Aunque no comparte las ansias de poder de éstos, no le queda otra salida que convertirse en su abogado. Peter Krause –Nate Fisher en A dos metros bajo Tierra– y el veterano Donald Sutherland protagonizan esta serie repleta de originales personajes. Mezcla mucho ‘glamour’ con  pequeñas dosis de intriga.

6/10
Pregúntale al viento

2006 | Ask The Dust

Los Ángeles, años 30. Arturo Bandini intenta abrirse camino como escritor, tras haber publicado un relato en una revista de poca difusión. Instalado en un sórdido hotel de las afueras de la ciudad, Arturo trata de superar su sequía creativa al tiempo que se enamora de una atractiva camarera mexicana. Robert Towne, legendario guionista de Chinatown, entrega su cuarta película como director. Se trata de una adaptación muy libre de la novela escrita por John Fante en los años 30, considerada por Charles Bukowski como una de sus influencias más decisivas. En su edición española, el libro se llama "Pregúntale al polvo", como se traduciría literalmente el título del film. Towne llevaba treinta años trabajando en este proyecto, desde la época en que escribía Chinatown, y en la que conoció a Fante. Hasta la muerte de éste, Towne mantuvo una cordial amistad con él, y ambos se reunían periódicamente para discutir los pormenores de la adaptación de su novela. Técnicamente impecable, la ambientación de la época está bastante lograda, lo que en cierta medida compensa el excesivo metraje, la poca química entre los actores y la omnipresencia de la voz en off de Colin Farrell. El film trata de ser un canto a la ciudad de Los Ángeles (como lo era, en mayor medida, Chinatown) y una exploración acerca de la búsqueda de inspiración a la hora de acometer una actividad literaria.

4/10
Tierra de sangre (2006)

2006 | Land of Blind

Thorne es un recluso internado en un presidio de máxima seguridad. El motivo del aislamiento de este brillante escritor, según descubre Joe, el guardia que le custodia, tiene que ver con su actividad clandestina que le llevó a intentar derrocar al dictador de un país innombrado, de aires algo bananeros. A través de varios flash-backs contará su intrigante historia, salpicada aquí y allá de curiosos detalles humorísticos. Sobresale el reparto, donde Donald Sutherland y Ralph Fiennes son respectivamente el escritor y su vigilante, mientras que la bastante desaparecida Lara Flynn Boyle da vida a la primera dama del citado régimen dictatorial.

5/10
Maleficio

2005 | An American Haunting

Película de terror, presuntamente basada en hechos reales. Aunque el film arranca en la época actual, enseguida nos retrotrae al pasado, al Tennessee de 1808. Allí John Bell, un padre de familia, en teoría buena persona, se ha comportado injustamente con una mujer a la que tenía arrendada una propiedad. Ella, como venganza, arroja sobre él y los suyos un maleficio. Y en efecto, la joven Betsy empieza a ser atormentada y como poseída por espíritus infernales. Una vez puestas las bases argumentales por Courtney Solomon y su coguionista Brent Monahan, la película se convierte en una sucesión repetitiva de sustos y efectos especiales, con el telón de fondo del clásico conflicto fe-razón –hay un pastor que trata de alejar a los demonios de Betsy, y un maestro secretamente enamorado de ella que trata de buscar explicaciones racionales a los hechos–. El desenlace es sin duda sorprendente, aunque tramposo, pues nada nos ha preparado para él mismo. Destacan en el reparto los veteranos intérpretes Donald Sutherland y Sissy Spacek, aunque están algo desaprovechados.

3/10
Gente poco corriente

2005 | Fierce People

Finn es un joven de 16 años que es detenido cuando compraba cocaína para su madre. Esto frustra sus planes de verano, que le iban a llevar a Sudamérica a estudiar a una tribu indígena. En su lugar, se va con su madre a una casa propiedad de un rico amigo. Una vez en el campo, madre e hijo tratarán de salir adelante, lo que no va a ser fácil ya que todo el lujo y riqueza que los rodea no tardará en convertirse en podredumbre. El punto de partida de la película es el de comparar una brutal tribu del Amazonas, que acaba de tener su primer contacto con el hombre civilizado, y la “tribu” de los ricos y poderosos que pueblan la inmensa finca del adinerado señor Osborne. Si bien la idea puede tener cierto interés, se convierte en un quiero y no puedo. La relación entre la violenta tribu y los egoístas millonarios se deshilacha por momentos hasta que acaba entrando en el terreno del surrealismo, peyorativamente hablando. Una pena, porque éste es el punto original de la película, que, por otra parte, es la misma historia de siempre, de niños ricos que siempre han tenido tanto que pierden su identidad como ser humano y el sentido de la realidad. De hecho, se vuelve a dar el caso de que el título español no hace justicia al original, Fierce People, es decir, gente feroz. Y es que la película muestra una realidad brutal y deshumanizada. Así que el sueño que inicialmente conocen Finn y su madre, se acaba tornando en pesadilla. Diane Lane está estupenda, como siempre, aunque su personaje está cogido con alfileres. De hecho, es uno de los grandes agujeros de la película. Los primeros cinco minutos de metraje muestran a una mujer completamente enganchada al alcohol y las drogas, cosa que se evapora como por arte de magia en cuanto se traslada al campo. Se pasa por encima de sus adicciones, pero tan de puntillas, que parece que se trata de dos mujeres distintas.

3/10
Aurora Borealis

2005 | Aurora Borealis

Un joven incapaz de dar un palo al agua, se verá obligado a madurar cuando muere de modo inesperado su padre. Se va a vivir entonces a casa de sus abuelos, en Minnesota, donde trabajará en la construcción de una casa. Y descubrirá el amor. El film sorprende porque Joshua Jackson (Dawson crece) demuestra que es capaz de entregar un papel dramático más que presentable. Permite además ver a una cada vez más desaparecida Juliette Lewis, y a ese gran veterano llamado Donald Sutherland componiendo al abuelo.

4/10
Sra. Presidenta

2005 | Commander in Chief | Serie TV

Por primera vez en la historia, una mujer llega a la presidencia de los Estados Unidos. Bien es cierto que ello ocurre cuando el presidente muere repentinamente, tras sufrir un colapso en el Despacho Oval. La vicepresidenta Mackenzie Allen se ve inesperadamente aupada al cargo. Aunque las trabas surgen desde el primer momento, pues inicialmente le sugieren que dimita, y así le sucederá el más experimentado Nathan Templeton, jefe de la Cámara de Representantes. Ella está a punto de hacerlo, pero cuando observa la actitud de Templeton en cuestiones como el papel de la mujer y la relación con el islam, cambiará de idea. Lo que no agrada nada al personal de la Casa Blanca, cuyos cargos principales presentan en bloque su dimisión. Rod Lurie está detrás de lo que podríamos denominar versión femenina de El ala oeste de la Casa Blanca. El cineasta no es novato en pintar los entresijos del poder estadounidense, pues en Candidata al poder ya pintaba a una senadora encarnada por Joan Allen, que aspiraba a la vicepresidencia. Aquí pinta las diversas crisis a que se enfrenta en su mandato, como la posible ejecución de una mujer en Nigeria. Aunque el mayor escándalo se produce con la salida a la luz de que un presidente muribundo le pidió que renunciara al cargo.

5/10
Tráfico humano

2005 | Human Trafficking

Una joven de dieciséis años que procede de Ucrania, una madre soltera originaria de Rusia, una joven de diecisiete años de Rumanía y una joven turista son víctimas de una red de tráfico de mujeres para la prostitución. Un equipo de agentes intenta reunir pruebas contra la organización responsable de los hechos. Dura pero interesante cinta que denuncia las actividades de las mafias que trafican con mujeres. Cuenta con correctos trabajos de los actores, y la acción está narrada con el máximo realismo.

6/10
Salem's Lot

2004 | Salem's Lot | Serie TV

Un escritor regresa a su pueblo natal para escribir un libro sobre las desapariciones relacionadas con una vieja mansión. Revisión en forma de miniserie televisiva de la novela vampírica de Stephen King, que ya dio lugar a una serie de culto de 1979, con David Soul y James Mason. Aquí asume el protagonismo Rob Lowe, mientras que el papel de Mason es interpretado por el todoterreno Donald Sutherland. El resultado es bastante decente y, por momentos, tan aterrador como la serie original.

6/10
Frankenstein (2004)

2004 | Frankenstein | Serie TV

A partir de restos de cadáveres, y con ayuda de un torpe sirviente, el doctor Victor Von Frankenstein crea su propio ser vivo, con trágicas consecuencias. Versión televisiva de la clásica novela de Mary Shelley, sobre los límites éticos y el lado oscuro de la ciencia, un tema más de actualidad que nunca por los recientes avances en ingeniería genética y clonación humana. Cuenta con magníficos actores como William Hurt y Donald Sutherland en papeles secundarios. El veterano realizador televisivo especializado en miniseries Kevin Connor se muestra bastante fiel al original y trata de indagar en el lado humano del monstruo. Además, los efectos especiales son bastante convincentes, y la serie ganó un premio Emmy al mejor maquillaje.

4/10
Tormenta en el Báltico

2003 | Baltic Storm

En la noche del 27 de septiembre de 1994 un ferry que hacía la ruta Suecia-Estonia se hundió misteriosamente en el mar Báltico. De sus 852 pasajeros, sólo se salvaron 145. El film reconstruye la historia, con las investigaciones de una periodista y un abogados sobre los turbios hechos, que parece estaban relacionados con el tráfico de armas. Una serie B, con unos hechos históricos intrigantes como punto de partida. El atractivo reparto recupera a unos perdidos Greta Scacchi y Jürgen Prochnow. La cosa podía haber dado más de sí, pero la trama tiene su gancho.

4/10
The Italian Job

2003 | The Italian Job

Con ayuda de sus compinches habituales, Charlie, privilegiado cerebro criminal, ejecuta un brillante plan para robar lingotes de oro de la caja fuerte de un palazzo veneciano. El único detalle que Charlie no podía prever era que Steve, uno de sus hombres, le traicionaría para robarle el botín. Pero el juego no ha acabado, y Charlie regresa a California, dispuesto a recuperar el oro, más por venganza que por interés monetario. Para ello, contará con una recién llegada al equipo, Stella, experta en cajas fuertes. E ideará un sofisticado plan de robo que consiste en manipular el sistema informático que controla los semáforos, colapsar el tráfico y huir en coches de pequeño tamaño. El director de ese estupendo film llamado Negociador, aprovecha la espectacularidad del cine moderno en esta versión libre de un clásico del cine de atracos, Un trabajo en Italia, que protagonizó Michael Caine en 1969. El espectador debe olvidar el realismo, que no la verosimilitud, en unas asombrosas persecuciones por el metro, alcantarillas e incluso escaleras. Secuencias increíbles en la vida real, pero que parecen auténticas en la pantalla. Como en los mejores films de robos, los protagonistas son granujas amorales, poco ejemplares, que no obstante caen bien en la pantalla, incluso Edward Norton, el malo de entre los malos. Para disfrutar con palomitas y a ser posible en compañía de amiguetes gritones, que nos transmitan emoción ante lo que sucede en pantalla.

7/10
Camino a la guerra

2002 | Path To War

Tras el asesinato de John F. Kennedy, Lyndon B. Johnson accedió a la presidencia americana. Además de intentar aguantar el paso del tirón de JFK, le tocó tomar decisiones nada populares, como las relacionadas con la guerra de Vietnam. Último film de John Frankenheimer, fallecido el 6 de julio de 2002. El director de El tren y Siete días de mayo se encuentra como pez en el agua en este film de intriga política, que pone buen colofón a una carrera impecable.

6/10
Rebelión en Polonia

2001 | Uprising

1939. Polonia es ocupada por los nazis. Se desata la persecución de los judíos, confinados en el ghetto de Varsovia. Mientras el presidente del Consejo Judío Adam Czerniakow, es partidario de negociar lo que se pueda con los alemanes, buscando el mal menor, Mordecai Anielewicz organiza un movimiento de resistencia. Frente a otros filmes que muestran cierta pasividad judía ante el holocausto, Jon Avnet pone el acento en el esfuerzo de guerra de guerrillas de un grupo de hombres y mujeres. El director de Tomates verdes fritos y The War (La guerra) logra un film vistoso, de reparto intachable. Contado con tono documental, la divisa de los luchadores es “crear un clima moral en un mundo inmoral”. Aunque quizá peca algo de maniqueo y simplista, sobre todo al describir la actuación de los polacos no judíos.

6/10
El funeral del jefe

2001 | Big Shot's Funeral

Don Tyler es un prestigioso director de cine que mientras está rodando en la Ciudad Prohibida, entra en un vacío creativo y es despedido. Tyler sabe que está mal de salud y le pide a un cámara amigo suyo que cuando muera le prepare un divertido funeral. Graciosa película que explota las mejores cualidades del gran Donald Sutherland. Le acompaña Ge You, al que vimos en ¡Vivir!, de Zhang Yimou.

4/10
El arte de la guerra

2000 | The Art of War

Siempre hemos creído que la ONU trabaja por la paz con métodos legítimos. Pero, ¿qué pasaría si el Secretario General hiciera la vista gorda ante unos comandos especiales, que solucionan conflictos con métodos, digamos, poco ortodoxos? Ésta es la situación que plantea El arte de la guerra, donde Wesley Snipes da vida a un agente de estos comandos. La película plantea la típica situación de “el cazador cazado”. Pues en una operación se produce el asesinato del embajador chino en EE.UU. Y aunque Wesley y su pandilla no han tenido nada que ver, alguien les quiere cargar el mochuelo. Christian Duguay, responsable de la estupenda miniserie televisiva Juana de Arco, dirige esta historia intriga política con abundantes dosis de acción y violencia. El actor Wesley Snipes creía tanto en este film, que tiene un crédito como productor ejecutivo.

5/10
Space Cowboys

2000 | Space Cowboys

Un satélite ruso se ha estropeado y podría estrellarse en la Tierra. El satélite funciona con un obsoleto sistema de guiado americano y Frank Corvin, el personaje de Eastwood, es el máximo experto en ese sistema. La NASA le necesita, y él está dispuesto a cooperar, siempre que pueda acudir a sus antiguos compinches; y los recluta, un poco al estilo de Los siete magníficos. Lo curioso es que Frank y su equipo son casi ancianos, y quizá no están para muchos trotes. Podría pensarse que los yanquis se ceban con los rusos, pero que la industria aeroespacial rusa ya no es lo que era lo demuestra la caída al mar de la estación espacial MIR hace un par de meses. La película la enmarcan un prólogo rodado en primoroso blanco y negro, y un vibrante desenlace con plano antológico en la Luna, ambos deslumbrantes. En medio discurre una historia muy clásica, con defensa a ultranza de la ancianidad, época de la vida que puede ser tan perfecta como cualquier otra. Los protagonistas padecen achaques y limitaciones, pero son jóvenes de espíritu, mantienen el eterno sueño infantil de ser astronautas. La película se demora quizá en exceso al describir el entrenamiento de los astronautas. Por otro lado, Clint Eastwood director adopta a veces un tono de comedia que no le va; John Ford habría dado un aire simpático a esas escenas, pero en manos de Clint resultan forzadas. De los cuatro astronautas talluditos, los encarnados por Eastwood y Tommy Lee Jones son los más sólidos. La única presencia femenina relevante corre a cargo de Marcia Gay Harden, ganadora de un Oscar por Pollock.

6/10
Instinto

1999 | Instinct

Theo Caulder es un ambicioso y competente psiquiatra, dispuesto a casi todo para 'trepar' en su profesión. La llegada a Estados Unidos de Ethan Powell, un estudioso de los gorilas responsable de la muerte de varias personas en Uganda, promete ser un caso interesante. Lograr que aquel hombre hable y explique su historia resulta un reto fascinante. Pero quizá el caso le lleve adonde no espera: a replantearse el modo egoísta en que aborda su profesión y las relaciones con los demás. Estamos ante un film inquietante, adaptación de una novela de Daniel Quinn, que se sostiene gracias sobre todo a las buenas interpretaciones de los siempre estupendos Anthony Hopkins, Cuba Gooding Jr. y Donald Sutherland. La relación psiquiatra-asesino, que depara varias sorpresas, recuerda al famoso toma y daca que se traían Anthony Hopkins y Jodie Foster en El silencio de los corderos. Además, se juega con el contraste entre unos humanos cada vez más animalizados, guiados por el instinto, y unos gorilas que, para Powell, se han convertido en lo que podría llamarse su “familia”. Aunque en teoría parte de la acción transcurre en Uganda –el hábitat natural de los gorilas–, se rodó en la más cercana Jamaica. Su exuberante terreno y paisaje montañoso dan el pego perfectamente.

4/10
The Hunley

1999 | The Hunley

Película rodada ex profeso para televisión, que recrea la historia auténtica del primer submarino usado con fines militares: el CSS Hunley, que se utilizó durante el sitio de Charleston, nada más ni nada menos que en 1864. El submarino debe hundir un barco enemigo en los años de la guerra de secesión americana. El film retrata a los ocho tripulantes de la nave, haciendo hincapié en su faceta más heroica. El film se suma a lo que casi es un subgénero dentro del género bélico: las pelis de submarinos, como El submarino, La caza del octubre rojo o Marea roja. En el reparto destaca el siempre carismático Donald Sutherland.

4/10
Virus

1999 | Virus

Una estación espacial rusa sufre una terrible explosión, que de algún modo afecta a un barco científico de la misma nacionalidad, que navega en alta mar. Llega entonces otra nave, americana, de fines dudosos, y se encuentra con que el barco ruso está aparentemente desierto. En realidad unos terribles robots alienígenas se han hecho con la embarcación para empezar a conquistar el mundo y así terminar con la humanidad, a la que consideran como un enorme virus. Con producción de Gale Anne Hurd (que fue esposa de James Cameron, y produjo las dos entregas de Terminator), este terrorífico film no escatima en escenas de acción y sanguinarias. Entre el reparto, un divertido Donald Sutherland, que hace de capitán al que parece faltar un tornillo, y una Jamie Lee Curtis aguerrida que sigue ejerciendo de "reina del grito".

5/10
Asalta como puedas

1998 | Free Money

Comedia negra bastante desafortunada que cuenta con una importante baza en el reparto como es el protagonismo de Marlon Brando en lo que sería su penúltima presencia en pantalla ya que después sólo rodaría The Score (Un golpe maestro) en 2001. El mítico actor es el desaprensivo alcalde de una prisión –apodado “El Sueco”– que intimida a los maridos de sus atolondradas hijas con una trama de atraco por medio. El filme fue un merecido fiasco en taquilla y ya sólo su tráiler daba auténtica pena. Acompañando a Brando en esta imposible película están Donald Sutherland y Martin Sheen, que ya habían coincidido con él en Una árida estación blanca y Apocalypse Now, respectivamente.

2/10
Sin límite

1998 | Without Limits

Steve Prefontaine fue un joven corredor que desde muy joven destacó como un gran atleta. En la Universidad de Oregón entrenó con Bill Bowerman, uno de los que fueron fundadores de Nike, y su espíritu y lucha le sirvieron siempre para superarse y ser el mejor. Ganó varios títulos nacionales y se clasificó para los Juegos Olímpicos de Múnich. Biopic del célebre atleta convertido en todo un ídolo de masas, donde se hace un repaso de lo que fue su carrera deportiva hasta su triste final. Robert Towne dirige a Billy Crudup, que se pone muy correctamente en la piel del deportista, y a Donald Sutherland, que fue nominado al Globo de Oro por su papel del entrenador. El film transmite de buen modo el carisma de Prefontaine y su ansia de superación, y tiene momentos de verdadera emotividad. Destacan los rostros de Monica Potter (Patch Adams), Jeremy Sisto (Tormenta blanca) y Billy Burke (Brigada 49), entre otros.

5/10
Fallen

1998 | Fallen

John Hobbes investiga la pista de un criminal cuya identidad desconoce. En realidad, el asesino es Edgar Reese, un ente poderoso con la capacidad de cambiar de forma y aspecto en cuestión de segundos, con solo tocar a otro ser humano. El caso se complica porque cualquiera puede ser el criminal y Hobbes comienza a indagar en este suceso, llegando a la conclusión de que todo se debe a Azazel, un ángel caído con una maldición en la Tierra. Thriller con tintes fantásticos y terroríficos protagonizado por el oscarizado Denzel Washington (Philadelphia, Training Day (Día de entrenamiento)). La historia está bien llevada y contiene buenas dosis de suspense y acción, además de un elenco de altura donde destacan John Goodman (Melodía de seducción) o Donald Sutherland (Space Cowboys), entre otros.

6/10
Caza al terrorista (1997)

1997 | The Assignment

Debido a su increíble parecido con el terrorista Carlos Sánchez, un marine es adiestrado para hacerse pasar por él y capturarlo. Aunque se trata de una trepidante cinta de acción, la narración resulta, de modo sorprendente, bastante verosímil. Aidan Quinn (Leyendas de pasión) encarna al militar que vive un desconcertante proceso de doble personalidad: sin querer, cada vez se parece más al terrorista sin entrañas.

5/10
Conspiración en la sombra

1997 | Shadow Conspiracy

Intriga en la Casa Blanca. Bobby Bishop, joven consejero del presidente de los Estados Unidos, sufre una persecución a muerte, en la que están implicados nombres muy conocidos de la vida política del país. Para desentrañar el complot pedirá ayuda a una antigua novia y competente periodista. Al comienzo, por el modo en que Bishop afronta la posible filtración de un proyecto presidencial, parece que estamos ante un film político de altos vuelos. Pero el globo se desinfla muy pronto, y George P. Cosmatos (Rambo, Cobra, Tombstone) toca la tierra de un terreno más conocido: el de la acción. Persecuciones y peleas, tiros y suspense, se suceden de modo convencional. El resultado, poco verosímil, es entretenido si no se exige demasiado.

2/10
Tiempo de matar

1996 | A Time To Kill

El escritor John Grisham es un filón. Sus novelas de ambiente judicial han encandilado a tantos lectores que su paso al cine, asegurado un mínimo de calidad, tiene asegurada la rentabilidad. En Hollywood, lo saben; véanse, si no, El informe Pelícano, La tapadera, El cliente, etc. Grisham, consciente de su creciente poder en la industria fílmica, se reservó el visto bueno a director, guionista y reparto de Tiempo de matar, adaptación de su primera novela, muy querida por él, con recuerdos del Sur donde se crió y de los años en que ejerció la abogacía. Una niña negra es brutalmente violada y maltratada por dos blancos cargados de alcohol. Cuando van a juicio, Carl Lee, el padre de la pequeña, dispara a bocajarro sobre ellos ante numerosos testigos. Aunque todo apunta a que le ha movido la venganza –la hija ha quedado estéril, los culpables podrían recibir un castigo benigno–, Jake Brigance, un joven abogado blanco, tratará de probar enajenación mental. El caso despierta enseguida los conflictos raciales: organización de un grupo del Ku Kux Klan, entrada en liza de la NAACP –asociación pro derechos de los afroamericanos–, selección de un jurado integrado sólo por blancos. Joel Schumacher y Akiva Goldsman adaptan de nuevo novela de Grisham tras El cliente. Ambos presentan un caso donde sitúan, frente a frente, las fallas de un sistema legal y el deseo de tomarse uno la justicia por su mano; y se coloca al espectador en situación de juzgarlo, haciendo notar el posible peso del color de la piel del acusado, a la hora de tomar postura. Aunque no se justifica la venganza, sí que se disculpa; y se obvia la posibilidad de perdonar. Una visión que se puede tachar de simplista –la vida es más compleja de lo que allí aparece–, pero que produce resultados vistosos, en la mejor tradición del thriller de letrados. Hay momentos vibrantes y el interés por la narración se mantiene siempre. El reparto es envidiable, de esos que ponen los dientes largos: Sandra Bullock, Donald y Kiefer Sutherland, Samuel L. Jackson, Kevin Spacey, Brenda Fricker, Oliver Platt, Patrick McGoohan... Muchos son pequeños papeles, pero de fuerte presencia. Destaca sin duda el entonces desconocido Matthew McConaughey, que logra una magnífica composición en su primer papel principal para el cine. La fotografía de Peter Menzies está muy cuidada. Los tonos dorados, con imágenes casi quemadas, ayudan a recrear el calor asfixiante del verano sureño en que transcurre la acción. La opción de rodar gran parte del film con steadycam, arriesgada, ayuda a hacer presente aún más el ambiente tenso y crispado que rodea al juicio. Bien resuelta está la secuencia inicial de la violación de la niña. Sin caer en el morbo de mostrarla, se sugiere de modo impactante con planos de las cuerdas que atan a la chiquilla y una cámara subjetiva, a ras de suelo, que “ve” a los dos hombres, bestias salvajes, que la atacan.

6/10
Punto de impacto (1996)

1996 | Hollow Point

Diane Norwood (Tia Carrere) es una bella e inteligente agente del FBI que lleva seis meses persiguiendo al líder de la mafia rusa. En el último momento todo se viene abajo. Para conseguir su objetivo, se asocia con un ex policía y un asesino a sueldo. John Lithgow (En nombre de Caín, Ricochet), uno de los mejores secundarios de Hollywood realiza una excelente interpretación de un genio de las finanzas que blanquea dinero en este filme de Sidney J. Furie repleto de acción.

3/10
Estallido

1995 | Outbreak

Un virus mortal llamado 'Motaba', terriblemente peligroso ha contagiado a un mono que habita en el Zaire. Su llegada a una localidad californiana, en un barco de contrabando, pone en peligro a todos los habitantes, ya que algunos han sido contagiados. Sam Doniels, un virólogo del ejército, y su equipo empezarán una búsqueda frenética para encontrar el antídoto, pero el tiempo juega en su contra. Emocionante thriller científico, que saca partido a la alarma sanitaria que causó en su día el virus "Ébola", similar al de la película. El guión se completa con una sencilla trama de amor entre esposos distanciados. El reparto es de primera, en donde destacan Dustin Hoffman, Morgan Freeman y Rene Russo. Dirige el alemán Wolfgang Petersen (La historia interminable, Poseidón).

6/10
Citizen X

1995 | Citizen X

Entre 1982 y 1990 Viktor Burakov (Stephen Rea), médico forense ruso, investiga una serie de muertes de jóvenes de ambos sexos, que parecen coincidir en el autor. Para descubrir al asesino deberá enfrentarse a las dificultades que le pone un burócrata comité de hombres del partido comunista, que no está dispuesto a admitir que en su país pueda estar actuando un ‘serial killer’; eso sólo puede darse en el decadente mundo occidental. A pesar de los obstáculos y gracias a su tenacidad, el forense se ganará el respeto de sus subalternos, y hasta el del FBI, además del apoyo del coronel Fetisov (Donald Sutherland), un hombre que ha aprendido a conducirse por los tortuosos senderos de la política comunista. Basado en un hecho real, Chris Gerolmo, el guionista de Arde Mississippi, escribe y dirige una película inquietante. A pesar de rodar para la televisión por cable, lo cual se traduce en algunos momentos de planificación bastante convencional, ha habido un notable esfuerzo de producción. Además, casi siempre, una historia interesante y una dirección aceptable suelen dar una buena película. Aquí tenemos una trama policíaca de interés, en la que se muestra con detalle la investigación que lleva a resolver un caso; en ella no se obvian los aspectos escabrosos del caso, que se narran con alguna crudeza, sobre todo en la confesión del asesino. Pero son los personajes, de carne y hueso, los que logran atrapar al espectador; es notable el dibujo que se hace de la relación entre médico y militar –espléndidos Rea y Sutherland–, con algunos momentos muy emotivos. Max von Sidow encarna en una breve aparición al psiquiatra, y Jeffrey Demunn a un patético asesino.

7/10
La última superviviente

1994 | Oldest Living Confederate Widow Tells All

Producción televisiva donde una anciana de 99 años rememora los principales acontecimientos de su larga vida. Se trata de Lucy Marsden, una mujer marcada principalmente por la guerra civil que azotó Estados Unidos. Vivió los duros años de la contienda siendo la esposa del capitán confederado Willie Marsden. Destaca la presencia de Anne Bancroft para interpretar la versión anciana de Lucy, a quien da vida durante el resto del metraje Diane Lane.

5/10
Acoso

1994 | Disclosure

Tom (Michael Douglas), un hombre felizmente casado, es ejecutivo de DigiCom, una empresa de tecnología punta. Tras un acuerdo de fusión con otra compañía, Tom cree que ocupará una vicepresidencia vacante, pero sorprendentemente el puesto va a parar a Meredith (Demi Moore). Aunque ésta no trabaja en DigiCom su intervención ha sido decisiva para la fusión. Antigua novia de Tom, pasará a ser su jefe, y se aprovechará de tal posición para acosarle sexualmente. Ante el rechazo de su antiguo novio, le denuncia como si ella hubiera sido la acosada. Barry Levinson, después de algunos serios tropiezos en taquilla, se cubrió las espaldas al abordar este film. El éxito del best-seller de Michael Crichton, aureola de escándalo incluida, y la profesionalidad del director, dan como resultado un producto de impecable factura, que, desde luego, no aburre. Los aspectos tecnológicos del film, sobre todo la realidad virtual, junto a la fotografía y dirección artística, dan a la historia un atractivo look futurista. Michael Douglas y Demi Moore alimentan con sus interpretaciones el morbo prefabricado que acompaña el desarrollo de la película. Quizá lo más original del film ‑mucho más que invertir la clásica situación de acoso de modo que la víctima sea un hombre‑ radique en la presentación del sexo como arma de poder en el mundo de los negocios, junto a la crítica de tal reduccionismo. Reduccionismo bastante semejante, por cierto, al de considerarlo como mero instrumento de placer o mercancía que se puede comprar y vender, una vez vaciado del amor que le da sentido. Lo que le falta a Levinson es sutileza, y así rueda una larga, demasiado larga y desagradable escena de acoso, y recurre a un crudo lenguaje a la hora de describir situaciones. En cuanto a la visión del mundo empresarial que se da, no es muy optimista. Los unos se pisotean a los otros, los amigos dejan de serlo a excepción de uno anónimo que envía mensajes por correo electrónico. Es en ese estado de cosas cuando el amor de la esposa de Tom adquiere su forma más noble.

4/10
Alguien mueve los hilos

1994 | The Puppet Masters

Aquí está el thriller más escalofriante de ciencia ficción que jamás hayas visto. Donald Sutherland dirige un equipo altamente cualificado de agentes del gobierno que han descubierto un espantoso suceso. Cuerpos extraños han aterrorizado en Iowa, haciéndose rápidamente con el control de esta pequeña ciudad. ¡manipulan las mentes y los cuerpos de sus habitantes como marionetas! Enfrentándose a una situación crítica, que se agrava a medida que estas criaturas se extienden, el equipo deberá eliminar la plaga imparable de alienígenas. Basada en la novena de Robert A. Heinlin Alguién mueve los hilos te sobrecogerá.

5/10
Younger y Younger

1993 | Younger & Younger

Jonathan Younger (Donald Sutherland) y Penelope (Lolita Davidovich), su mujer, regentan un negocio de almacenaje de muebles en Los Angeles. Numerosos y variopintos personajes tienen allí su rincón, donden conservan sus objetos más preciados o se encierran, sencillamente, en busca de la paz necesaria para escribir una novela. Penelope es la que verdaderamente saca el trabajo adelante, con asombrosa meticulosidad. Su marido, un viejo calavera siempre en busca de mujeres, cree que lo fundamental es lo que llama ‘relaciones humanas’ con el cliente. Un día Penelope muere de un ataque al corazón, mientras Jonathan se encuentra con compañía femenina. Es el momento, piensa, de que su hijo Winston (Brendan Fraser) dirija el negocio, mientras él sigue ‘viviendo’. Pero comienzan los problemas económicos. A la vez, Jonathan tiene visiones de su mujer, en las que recupera poco a poco su belleza, conquistándole de nuevo. El alemán Percy Adlon –director de Bagdad Café– ha escrito junto a su hijo Felix un excéntrico drama coral, con toques de comedia y hasta de musical, en el que todos lo personajes son contemplados con una suerte de afecto, aun en medio de sus debilidades. La afición por las mujeres de Jonathan –tratada con más elegancia de lo que cabría esperar– es equiparada a los frecuentes apareamientos de los conejos que cría un personaje. Y es simbolizada de un modo obvio en su obsesión por un antiguo órgano de los que se tocaban durante la proyección de películas mudas. La muerte de Penelope y sus sucesivas apariciones no hacen cambiar demasiado a Jonathan –sigue siendo gandul y mujeriego– pero le hacen redescubrir el amor que una vez sintió por ella. De hecho, se apunta una redención del personaje a través de ese amor. La película tiene más de un punto de contacto con el cine de Wim Wenders, por su brillante puesta en escena y sus intenciones narrativas moralizantes, a veces difíciles de interpretar. Chirrían un poco el número musical –demasiado largo, como mínimo– y unas breves y acarameladas imágenes celestiales. Destaca, en cambio, la banda sonora del Hans Zimmer.

4/10
Seis grados de separación

1993 | Six Degrees of Separation

Ouisa (Stockard Channing) y Fland (Donald Sutherland) Kittredge, un matrimonio de la alta sociedad neoyorkina, ven sacudidas sus aburridas vidas cuando Paul (Will Smith), un joven negro, irrumpe en su casa: acaba de ser víctima de un atraco. El chico, encantador y educadísimo, asegura que su padre es el actor Sidney Poitier y que ha sido compañero de estudios de sus hijos. Los Kittredge aceptan su historia, lo que les proporciona una velada encantadora y una insólita aventura. Fred Schepisi lleva a la pantalla una obra teatral de John Guare, convertida en guión por el propio autor. Cuenta con un espléndido diseño de producción de Patrizia Von Brandenstein y un magnífico reparto, en el que destaca Stockard Channing, actriz que también interpretó el papel en los escenarios de Broadway. La historia es una crítica caústica a las clases altas y acomodadas de vidas languidecientes. La aparición del misterioso personaje de Paul —¿un farsante?, ¿un loco?, ¿un desgraciado?—, que ha visitado con el mismo cuento a distintas amistades de los Kittredge, alimenta sus conversaciones e introduce un elemento nuevo en sus existencias, capaz de darles un poco de sentido. La historia tiene una estructura original y compleja, donde se entrelazan la asistencia a reuniones de sociedad con las nuevas noticias de las indagaciones sobre Paul. El arranque es bueno y trata de contraponer la previsible vida del matrimonio protagonista con el riesgo que introduce Paul. Ello viene simbolizado por un supuesto cuadro de Kandinsky, que tiene la peculiaridad de estar pintado por ambos lados: uno tiene elementos geométricos ordenados, el otro muestra la espontaneidad y el caos. A pesar de todo, la historia no supera cierto desequilibrio, pues la elegancia y sofisticación algo insulsas del relato se quiebran con elementos escabrosos —homosexualidad— y trágicos, traídos sin demasiada justificación. Al final queda una idea —romper la rutina de una vida previsible—, que se presenta de un modo ambiguo, como si ello fuera una especie de desafío a Dios.

6/10
Rakuyô

1992 | Rakuyô

Un eficaz soldado japonés está a punto de enfrentarse al mayor reto de su vida cuando conoce a la líder del movimiento rebelde. En contra de todo lo previsto, el soldado se enamora perdidamente, por lo que los cimientos de su lealtad al ejército comienzan a tambalearse. Mención especial para el compositor francés Maurice Jarre, responsable de la música. Jarre tiene tres Oscar en su casa gracias a tres grandes títulos de David Lean: Pasaje a la India, Doctor Zhivago y Lawrence de Arabia.

4/10
La sombra del lobo

1992 | Shadow of the Wolf

En la tribu inuit del joven Agaguk (Lou Diamond Phillips) se produce un asesinato y él resulta ser el máximo sospechoso. Se verá perseguido así por un policía corrupto del que tendrá que huir. Film de aventuras ambientado en las tierras nevadas del norte de Quebec, con una tribu esquimal como protagonista. Adapta una novela de Yves Thériault y gana enteros gracias al nutrido reparto de conocidos intérpretes, que incluye a Toshiro Mifune y Donald Sutherland, entre otros. La música es del gran Maurice Jarre.

5/10
Llamaradas

1991 | Backdraft

Dos hermanos han seguido la tradición familiar y forman parte del cuerpo de bomberos en Chicago. Brian se ha refugiado en el departamento menos arriesgado, puesto que se encuentra traumatizado por la trágica muerte de su padre, en acto de servicio. Sin embargo, desea otra oportunidad y trata por todos los medios de ser trasladado. Mientras tanto, una oleada de incendios provocados aterroriza la ciudad. Espectacular filme de catástrofes que incluye las mejores secuencias de incendios filmadas hasta la fecha. Los efectos especiales son inmejorables, por lo que el filme mantiene la emoción hasta el final. Ron Howard (Willow, Apolo 13) era el director ideal para esta superproducción, plagada de estrellas en los papeles principales.

5/10
Buster's Bedroom

1991 | Buster's Bedroom

Una mujer a la que le da por imitar las carreras locas de Buster Keaton en una autopista, es recluida en un manicomio. Allí, tras la muerte del director, los locos tienen a su candidato favorito para gobernar el lugar. Curiosa coproducción de Alemania, Portugal y Canadá, de trama delirantemente surrealista. Amanda Ooms es la mujer obsesionada con Keaton.

4/10
JFK

1991 | JFK

Basada en la investigación del fiscal del distrito de Nueva Orleans, esta película pone en tela de juicio las conclusiones a las que llegó la Comisión Warren sobre el asesinato del presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy. Frente a la tesis defendida por la Comisión de que el magnicidio fue realizado por un solo hombre (Lee Oswald), el fiscal Jim Garrison defiende la existencia de una conspiración que implica a altos miembros del Gobierno y de la CIA y a un grupo de guerrilleros anticastristas Oliver Stone, director caracterizado por comprometerse políticamente en sus películas, consigue mantener un ágil ritmo narrativo, a la vez que nos proporciona una información exhaustiva y documentada sobre los hechos acaecidos en Dallas. Testimonios contradictorios, muertes oportunas y repentinas, ocultación de pruebas, terminan por hacernos dudar de la versión oficial. En el film, galardonado con 2 Oscars, Stone contó con un amplio reparto de estrellas, tanto en papeles principales como secundarios, lo que contribuye a enriquecer la película. Sólidas actuaciones de Kevin Bacon, Tommy Lee Jones, Gary Oldman y Donald Sutherland. La música es del sensacional John Williams.

7/10
Bethune: La forja de un héroe

1990 | Bethune: The Making of a Hero

Bethune (Donald Sutherland) ha sido durante mucho tiempo un héroe en China. Sin embargo, en Norte América no ocurre lo mismo debido a su personalidad y razones políticas. El film explora un personaje muy complejo, casi narcisista y mezquino con aquellos que le quisieron y que por el contrario fue amable y generoso con aquellos a los que apenas conocía.

5/10
Nuevos rebeldes

1989 | Lost Angels

Tim es un joven rebelde que, tras haber estado en un correccional, acaba en un centro psiquiátrico relatando al doctor Charles su infancia, sus experiencias personales y familiares, y las causas que le llevaron a acabar en el reformatorio. Drama dirigido por Hugh Hudson (Carros de fuego) que recuerda a Diario de un rebelde. Destaca el genial Donald Sutherland en el papel del psiquiatra.

5/10
Una árida estación blanca

1989 | A Dry White Season

Loable historia de denuncia del sistema del Apartheid que asoló Sudáfrica durante años, a través de un profesor de raza blanca (Donald Sutherland) que va descubriendo la realidad oculta del país cuando investiga la muerte de su jardinero de raza negra. El filme supuso el regreso a las pantallas del mítico Marlon Brando, ocho años después de su última aparición (en La fórmula), en un breve papel de abogado defensor por el que, simbólicamente, sólo cobró 4.000 dólares (nada que ver con los 3,7 millones de dólares que cobró por Superman) y fue candidato al Oscar como mejor actor de reparto. El film, basado en la novela de André Brink, tuvo ciertas dosis de polémica en su estreno norteamericano ya que terminaba con un hombre de color matando a un sádico oficial de policía.

6/10
Encerrado

1989 | Lock Up

Brillante película al más puro estilo de Sylvester Stallone. Como siempre, el gran forzudo de Hollywood se ve envuelto en una serie de episodios que él solo tendrá que resolver con el uso de sus habilidades. Frank Leone (Sylvester Stallone) es un preso que ha permanecido en prisión durante muchos años y ahora sólo le restan seis meses para salir en libertad. Pero un viejo enemigo (Donald Sutherland), alcaide de Gateway, una prisión de alta seguridad, quiere impedirlo a toda costa. Frank verá cómo es trasladado allí injustamente y tratado con insultante crueldad. Deberá luchar con todas sus fuerzas contra la persona que tiene todo el poder sobre su vida. Acción sin descanso encierra esta correcta película carcelaria que, además de su protagonista, cuenta con el siempre soberbio y extraño Donald Sutherland.

4/10
Aprendiz de asesino

1988 | Apprentice to Murder

Pennsylvania, 1972. Billy es un joven de 16 años acostumbrado al trabajo duro y a las continuas palizas de su borracho padre. Undía conoce a Alice, la cual se enamora de él, pero Billy también estrecha lazos con John, un predicador que ve a satanás en todas partes y que poco a poco empieza a tomar a Billy como discípulo. Ambos serán capaces de matar en nombre de Jesús. Thriller dramático de trágicas consecuencias, que cuenta con un reparto apañado y que está tristemente basado en hechos reales. El gran Donald Sutherland está perfecto en su siniestro papel.

3/10
The Trouble with Spies

1987 | The Trouble with Spies

Comedia de espías que no llega a ser lo divertida que demanda su disparatado planteamiento. La idea es que un agente británico es enviado a la isla española de Ibiza para interceptar un suero de la verdad. Donald Shuterland protagoniza la cinta, mientras que el experto en westerns Burt Kennedy maneja la batuta de director.

3/10
Los crímenes del rosario

1987 | The Rosary Murders

Un asesino en serie actúa en Detroit Matando a sacerdotes y religiosas. El motivo, el nexo de unión de las víctimas, es desconocido, aparte de su dedicación a Dios, y el rosario que aparece junto a sus cadáveres. Un cura colabora en la investigación que lleva a cabo la policía, pero deber guardar el secreto de confesión cuando el asesino acude a él.Este irregular film, adaptación de una novela de William X. Kienzle en que ha intervenido otro novelista, Elmore Leonard, sigue la tradición de las novelas de Agatha Christie. Hay cierto talento a la hora de crear suspense en los crímenes, y Donald Sutherland hace un buen papel protagonista. Pero el conato de relación amorosa con una periodista es artificioso y no conduce a ninguna parte.

5/10
Culpable de inocencia

1985 | Ordeal by Innocence

El doctor Calgary acude a devolver una agenda olvidada a Jack Argyle, un joven autoestopista al que recogió una noche lluviosa dos años atrás. Lo ha hecho tan tarde porque al día siguiente partía en expedición científica a la Antártida, donde ha permanecido hasta ese momento. Se lleva la sorpresa de que el chico ha sido ejecutado en la horca por el asesinato de su madre. Sorpresa y horror, pues su testimonio podía haber salvado su vida, ya que su coartada era precisamente que estaba con él en el coche en aquella lluviosa noche. Calgary se siente obligado en conciencia a esclarecer los hechos, pero se encuentra con la oposición de la familia y la policía. Producción del tándem Yoram Globus-Menahem Golam, adapta una de las novelas de la popular dama del misterio Agatha Christie. La intriga es clásica, se trata de adivinar al verdadero culpable del crimen, y el reparto y ambientación tremendamente atractivos. Quizá donde se equivoca un tanto Desmond Davis es en el recurso a los flash-backs en blanco y negro, algo reiterativo y efectista, y en el pobretón desenlace; y desde luego, en la gratuidad del reclamo sexual.

4/10
Revolución

1985 | Revolution

En pleno siglo XVIII, Tom Dobb es un pobre hombre que malvive con su hijo Ned en Nueva York, habitando en un bote hasta que estalla la guerra de Independencia de las colonias americanas contra Inglaterra. Es ahí cuando ambos se encuentran con Daisy McConnahay, una rica dama que les pide la embarcación para suministros a cambio de un recibo y promesas de prosperidad. Ned es reclutado con los voluntarios y su padre Tom decide hacer lo mismo para estar al lado de su hijo. Hugh Hudson (Carros de fuego) firma un título histórico sobre la Independencia de las colonias americanas y se centra el drama en las vicisitudes de un padre y un hijo. Con un buen reparto encabezado por Al Pacino y seguido de Nastassja Kinski, Donald Sutherland o Joan Plowright, la cinta promete más de lo que da, aunque el resultado es correcto.

4/10
Hola, Mr. Dugan

1983 | Max Dugan Returns

Nueva comedia de Herbert Ross según un guión del prolífico escritor Neil Simon, con quien ya había colaborado anteriormente en los títulos La pareja chiflada (1975), La chica del adiós (1977), California Suite (1978) y Soy tu hija, ¿te acuerdas? (1982). El anciano Max Dugan, que pasó su vida teniendo peligrosas conexiones con clanes mafiosos, sigue distanciado de su hija Nora, una madre soltera que vive con su hijo Michael en una pequeña ciudad. Así que la sorpresa de Nora es mayúscula cuando un día ve aparecer por la puerta de su casa a Max, que quiere conocer a su nieto. El cuarteto protagonista es de categoría, con Jason Robards, Marsha Mason, Matthew Broderick y Donald Sutherland. Significando, además, el debut en pantalla del hijo de éste último, Kiefer Sutherland (más conocido por su personaje de Jack Bauer en la serie 24).

6/10
El ojo de la aguja

1981 | Eye of the Needle

Henry Faber es un espía alemán al servicio de Hitler que regresa a su patria en misión secreta. El barco en el que navega naufraga y Faber llega a parar a una isla donde conoce a Lucy, una joven mujer que vive amargada por culpa de su marido, un cretino que se ha quedado inválido. La relación entre Faber y Lucy se hace cada vez más fuerte, a pesar de que ella desconoce la identidad de Henry. Entre medias tiene lugar el conflicto bélico, las responsabilidades políticas de Faber, el amor inesperado y la verdad que Lucy empieza poco a poco a descubrir. Richard Marquand dirige un thriller basado en una novela de Ken Follet. El actor Donald Sutherland es el protagonista de la historia, en donde interpreta a un alemán que se debate entre sus deberes como espía y la pasión surgida con una mujer ajena a todo. El film tiene buena carga de tensión bien repartida a lo largo de la cinta, y escenas de gran fuerza visual, como las protagonizadas por la tormenta en el mar. El suspense y el romance se mezclan peligrosamente, y hace que el espectador llegue a simpatizar con Faber. Buen trabajo de Sutherland y de su compañera Kate Nelligan.

6/10
Gente corriente

1980 | Ordinary People

Los Jarretts son una familia burguesa típicamente norteamericana. El padre, interpretado por Donald Sutherland, tiene un buen sueldo, su esposa se ocupa de los labores de la casa, y su hijo, interpretado por Timothy Hutton, es un atractivo joven con un brillante futuro por delante. Pero tras esta fachada de aparente felicidad, se esconde un drama espeluznante. El hijo mayor de los Jarretts murió debido a un terrible accidente en el mar, y los problemas surgen cuando el personaje de Hutton se siente responsable de la muerte de su hermano. Se trata de un retrato de familia auténtico, fiel y sin tapujos. Fue el primer trabajo como director del gran actor Robert Redford, que consiguió un Oscar. Además, obtuvo la estatuilla como mejor película, mejor actor secundario para Timothy Hutton, y mejor adaptación. Basada en la novela de Judith Guest. Una película soberbia y contundente, que cuenta con brillantes interpretaciones. De un realismo que pone los pelos de punta.

8/10
Operación: Isla del oso

1979 | Bear Island

Una expedición científica de la OTAN se dirige a la Isla del Oso, que en realidad es una antigua base de submarinos U- Boat nazis. Sin embargo, el auténtico motivo de la empresa es encontrar un cargamento de oro que los alemanes dejaron en la isla cuando huyeron de allí. Basado en una novela del escocés Alistair Maclean (1922- 1987), especialista en temas concretos como el espionaje y la Segunda Guerra Mundial con personajes masculinos casi en exclusiva. El cine siempre ha mostrado mucha afinidad por sus libros con títulos tan populares como Los cañones de Navarone (1961), La caída de las águilas (1968) y Estación Polar Cebra (1970).

4/10
Asesinato por decreto

1979 | Murder by Decree

Los asesinatos de prostitutas cometidos por Jack el Destripador, investigados por Sherlock Holmes y su inseparable Watson. Les dan vida con carisma Christopher Plummer y James Mason.

5/10
Un hombre, una mujer, un banco (1979)

1979 | A Man, a Woman and a Bank

El primer gran asalto al tren

1979 | The First Great Train Robbery

Michael Crichton escribe y dirige un film basado en su propia novela, basada en una historia real. Ambientada en el siglo XIX, la historia cuenta el asalto de un tren cargado con 25.000 libras en lingotes de oro. Pero Pierce, experto ladrón interpretado por Sean Connery, y sus dos compinches tendrán que robar primero cuatro llaves a cuatro diferentes personas. Fue el primer robo de la historia de estas características.

6/10
Lazos de sangre asesinos

1978 | Les liens de sang

Patricia es una adolescente que se convierte en testigo del asesinato de su prima. El inspector Carella está convencido de que la chica no dice la verdad. Claude Chabrol adapta una novela de intriga de Evan Hunter.

5/10
Desmadre a la americana

1978 | Animal House

Bluto, Nutria, Pinto y Rodaballo son estudiantes de Faber College, una prestigiosa universidad privada. Los cuatro están más interesados en las fiestas que en los estudios. Con este film, John Landis inició el ahora desgastado subgénero de alocadas comedias universitarias.

5/10
La invasión de los ultracuerpos

1978 | Invasion of the Body Snatchers

Adaptación de Philip Kaufman de la célebre novela de Jack Finney, cuya mejor traslación al cine fue seguramente la filmada por Don Siegel en 1959, La invasión de los ladrones de cuerpos. En este caso, Kaufman contó con varios intérpretes conocidos, el primero de ellos Donald Sutherland. Unos extraños seres llegan desde el espacio a través de la lluvia. A través de unas enormes vainas van eliminando a todos los seres humanos, clonándolos por otros que exteriormente son iguales, pero que carecen de sentimientos y emociones.

5/10
Laberinto mortal

1978 | Les liens de sang

Una joven denuncia ante la policía la violación y asesinato de su prima, en el portal de su casa, cuando ambas regresaban de una fiesta. Pero cambiará su declaración inicial implicando a su hermano en el crimen, lo que complica la investigación del detective encargado del caso. Cinta de crímenes sexuales morbosos rodada en Canadá con Donald Sutherland de protagonista, dirige con profesionalidad pero no de modo memorable Claude Chabrol.

5/10
The Disappearance

1977 | The Disappearance

Un asesino profesional se encuentra, a la vuelta de su último trabajo, que su esposa ha desaparecido. A la creencia inicial de que le ha abandonado por su carácter imposible, sigue la sospecha de que todo está relacionado con uno de sus asesinatos. Intriga pasablemente entretenida, con un reparto la mar de competente para la carga psicológica que se pretende dar a los personajes. Sobresale el clímax que enfrenta a Donald Sutherland y Christopher Plummer.

4/10
Ha llegado el águila

1976 | The Eagle Has Landed

En plena Segunda Guerra Mundial, el coronel alemán Radl junto a otros paracaidistas planean secuestrar al ministro Winston Churchill, que se dirige a un pueblecito de Inglaterra para tomarse unas vacaciones. Interesante y atípica cinta bélica cuyo interés no decae en ningún momento, gracias, en parte, al trabajo de los protagonistas Michael Caine, Donald Sutherland y Robert Duvall, entre otros. Buena ambientación y preciosa fotografía de Anthony B. Richmond, donde destacan los hermosos paisajes aéreos en el arranque de la película. Fue el último film de John Sturges (Duelo de titanes, Cuando hierve la sangre).

5/10
Novecento

1976 | Novecento

Impresionante fresco histórico que recorre la historia italiana del siglo XX a través de la historia de dos hombres que, naciendo el mismo día, pertenecen a clases sociales diferentes: Robert De Niro interpreta al hijo de un rico terrateniente y Gérard Depardieu al de uno de los obreros de su finca. Juntos vivirán experiencias sexuales en su juventud, los horrores de la Guerra en su madurez y seguirán discutiendo ya ancianos en uno de los finales más extravagantes que nunca ha tenido una película. Tan irregular como poderosa, esta producción de Alberto Grimaldi cuenta con un reparto excepcional que reúne a Dominique Sanda, Burt Lancaster, Sterling Hayden, Alida Valli, Stefania Sandrelli y Donald Sutherland, este último, en el papel de un fascista que deja boquiabierto a los espectadores cuando aplasta con su cabeza a un gato y luego despedaza a un niño. Debido a su exagerada duración la película fue estrenada en dos partes. La música de Ennio Morricone y la fotografía de Vittorio Storaro están cerca de la perfección.

8/10
Casanova de Fellini

1976 | Il Casanova di Federico Fellini

Giacomo Casanova es un seductor nato que vive en un castillo de Bohemia, y en sus días de madurez recuerda lo que vivió en los tiempos mozos. De joven recorrió Europa en busca de aventuras amorosas y citas esporádicas con distintas mujeres. El verdadero Giacomo Casanova nació en Venecia y se hizo famoso por sus correrías libertinas y por ser un magnífico amante. Federico Fellini se inspira en las memorias de este caballero para dirigir una historia muy libre, protagonizada por Donald Sutherland (El ojo de la aguja), al que coloca en un ambiente estravagante y surrealista.

5/10
Como plaga de langosta

1975 | The Day of the Locust

Un pintor recién titulado viaja a Hollywood para trabajar como decorador cinematográfico. Allí se enamora de una mujer, Faye, aspirante a actriz que sueña con el éxito. Pero Faye prefiere relacionarse con personas que la ayuden a obtener contratos de los grandes estudios. A partir de una novela de Nathanael West, el director de Cowboy de medianoche describe la época de la decadencia del Hollywood clásico.

5/10
El puente sobre Estambul

1975 | Der Richter und sein Henker

Caótica coproducción entre Alemania e Italia donde un policía (Jon Voight) asesina a un compañero que pretendía ocupar, no sólo su puesto, sino quitarle a la novia (Jacqueline Bissett). Con elevadas dosis de cinismo, se convierte en el investigador de su propio crimen. Un antiguo policía (encarnado por el director Martin Ritt) le chantajea obligándole a eliminar a un peligroso mafioso (Robert Shaw). El film, curiosamente, se basa en una novela de Friedrich Dürrenmatt. Aunque fue premiada por la Academia del Cine Alemán por su montaje (Dagmar Hirtz) y Maximilian Schell ganó la Concha de Plata en el Festival de San Sebastián al mejor director, lo cierto es que se trata de una cinta confusa y algo tediosa repleta de escenitas de sexo "estilo Penthouse" y actores que no se creen lo que están haciendo.

2/10
Material americano

1973 | Steelyard Blues

Alocada comedia con el mismo guionista de El golpe, sigue a una prostituta de buen corazón y a su novio ex convicto, que podrían poner en peligro la reelección como fiscal del distrito del hermano de él.

5/10
Fría como un diamante

1973 | Lady Ice

Andy Hammon, detective de una compañía aseguradora, investiga a Paula Booth, una joven atractiva, sospechosa de haber robado joyas con su padre. Pero durante el transcurso de la investigación no puede evitar enamorarse de ella. Uno de los grandes éxitos de Jennifer O'Neill, a pesar de que se trata de una convencional cinta de ladrones, que no acaba de estar bien desarrollada. Al menos cuenta con actores tan solventes como Donald Sutherland y Robert Duvall, que otorgan algo de credibilidad. Dirige Tom Gries, que desarrolló casi toda su carrera en la pequeña pantalla.

4/10
Amenaza en la sombra

1973 | Don't Look Now

Los Baxter están de luto, su hijita se ahogó en el lago cercano a su casa, mientras tenía cierta clarividencia de que algo malo estaba ocurriendo. Deciden viajar juntos a Venecia para tratar de olvidar la trágica muerte, ocupado él de la restauración de unas antiquísimas vidrieras de una iglesia. Pero el encuentro con una especie de pitonisa que les asegura que puede ver a su hija les trastornará profundamente. Película de terror con dos actores más que presentables, Donald Sutherland y Julie Christie, que tratan de crear la atmósfera inquietante que requiere la historia, creada por Daphne Du Maurier, artífice de la mítica Rebeca. Sobrecogedora gracias a la habilidad como director de Nicolas Roeg, que demuestra talento a la hora de inquietar en el incomparable marco de la misteriosa ciudad de los canales. Sobre una secuencia elevada de tono, que nada tiene que ver con la trama.

5/10
Johnny cogió su fusil

1971 | Johnny Got His Gun

Joe es un muchacho que ha luchado en la Primera Guerra Mundial y se encuentra postrado en una cama de un hospital tras un ataque que le ha dejado sin vista, sin habla y con los brazos y las piernas amputados. Motivo por el cual vive en la oscuridad, con sus propios pensamientos, incapaz de comunicarse con el mundo exterior. Drama contra la guerra, donde Dalton Trumbo aprieta el corazón del espectador de un modo agobiante pues muestra la terrible situación de un joven tras tras el violento episodio en la guerra que le ha dejado de por vida en una situación lamentable. La película incide en los distintos modos de tratar a un enfermo, y más que una defensa de la eutanasia, como algunos la entiende equivocadamente, hace sobre todo un alegato antibélico donde juzga la guerra como una lacra en la historia de la humanidad, que produce casos terribles como el del protagonista, un joven enamorado que ha visto truncados sus planes de futuro. Destaca la realización del film; en color los recuerdos de Joe, y en blanco y negro su presente en el hospital. Dalton Trumbo escribió también el guión basándose en su propia novela de 1939. Violenta, desgarradora e impactante.

7/10
Klute

1971 | Klute

Tom, un ingeniero amigo del detective Klute, ha desaparecido sin dejar ni rastro. La única pista es una carta obscena dirigida a Bree, una prostituta. Klute se las arregla para grabar llamadas telefónicas comprometedoras de Bree, y la chantajea para que le ayude a dar con Tom.Alan J. Pakula rueda un thriller muy sórdido, aunque vistoso visualmente, que impactó al comienzo de los 70. El film recoge todo un océano de miserias humanas. Jane Fonda ganó el Oscar por su composición de una prostituta, aunque el trabajo de Donald Sutherland no le va a la zaga. Según la actriz, "me dediqué a construir una manera distinta de construir una prostituta: dura, indignada, pero no del todo insensible; y fue cuando acudí a mi recuerdo de las prostitutas parisinas que había conocido con Roger Vadim"; rodado el film en uno de sus momentos más azarosos, Fonda dijo en sus memorias, en un rapto infrecuente de sinceridad en el mundo de la farándula, que "veo el paralelismo entre la que yo era entonces y el personaje de Bree, una mujer que prefería la prostitución a la intimidad de una relación verdadera". De Sutherland comentó que "se portaba como un caballero de los de antes".

6/10
Empiecen la revolución sin mí

1970 | Start the Revolution Without Me

Al nacer, y a pocos años de la revolución francesa, dos gemelos son separados, uno se educa como aristócrata, el otro estará en el meollo de la rebelión contra los privilegios. Gene Wilder protagoniza esta comedia vodevilesca con elementos de "Príncipe y mendigo" de Mark Twain, y de "Historia de dos ciudades".

4/10
Los violentos de Kelly

1970 | Kelly's Heroes

Un pelotón de auténticos mastuerzos, capitaneados por el duro y chuleta teniente Kelly (Clint Eastwood), captura a un comando alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Así se enteran de que el enemigo custodia cerca de allí un enorme tesoro en lingotes de oro. Desde entonces, los chicos de Kelly se tomarán con mayor interés la guerra. Parodia bélica, llena de acción y situaciones divertidas, dirigida por el brioso Brian G. Hutton, quien ya trabajó con Eastwood en la también aventurera y bélica El desafío de las águilas. Entre el reparto, que incluye varias caras conocidas, destaca un tronchante Donald Sutherland como hippy inolvidable.

6/10
M.A.S.H. (1970)

1970 | M.A.S.H.

Exitoso debut como director de películas de serie A de Robert Altman (antes había hecho un par de películas de muy bajo presupuesto que apenas fueron distribuidas como La vida de James Dean y decenas de episodios de televisión de series como Bonanza). Ganó la Palma de Oro en Cannes en el año 1970. Con una estética muy de los años 70, un poco anticuada, y un sentido del humor bastante personal, el realizador hizo una sátira antibélica a través de unos médicos juerguistas que toman una posición cínica ante la tragedia de la guerra de Corea. En lugar de quejarse o lamentarse por su trágica situación, se lo toman todo en clave de humor o intentan jugar una partida de golf. El filme anticipa la línea realista que se va a dar durante toda la década, en la que se van a hacer filmes de guerra que, a diferencia de los que se hicieron en años anteriores, no resaltan el lado heroico, sino que tratan los conflictos en toda su crudeza. Se da la paradoja de que el realizador Robert Altman se convirtió el mismo año, primero en un realizador de gran fama, por el éxito de este filme, y poco después en un apestado por el fracaso de su siguiente trabajo, El volar es para los pájaros, la historia de un niño que siempre había soñado con volar. A partir de ese momento se mantuvo al margen de la industria, obteniendo sólo éxitos relativos con filmes como Nashville. En los años 90 comienza a obtener un efusivo éxito de público tras volver a obtener la Palma de Oro con El juego de Hollywood. Vendría entonces su mejor etapa con títulos como Vidas cruzadas o Cookie's fortune. La gran popularidad de M.A.S.H. en su época puso de moda a los dos intérpretes principales, Elliott Gould y el magistral Donald Sutherland, y además, se hizo posteriormente una serie de televisión, con el mismo título, que se mantuvo varios años en antena, protagonizada por Alan Alda. La película obtuvo el oscar al mejor guión.

6/10
El fabuloso mundo de Alex

1970 | Alex in Wonderland

La segunda película dirigida por Paul Mazursky tras el éxito de su debut, Bob, Carol, Ted y Alice. Sigue a Alex, un debutante director de cine, que encandila a todo tipo de productores, de modo que ya empieza a fantasear con su próximo proyecto. Con unos jóvenes Donald Sutherland y Ellen Burstyn, destacan sus escenas oníricas, donde se juega con el referente de "Alicia en el país de las maravillas".

5/10
Sebastian

1968 | Sebastian

Un matemático británico, experto en descifrar códigos intrincadísimos, se enamora de una mujer que se dedica también a desencriptar códigos. Sin embargo, tal cuestión los conducirá a una intriga peligrosa relacionada con su trabajo secreto. Solvente film de espionaje, tan frecuentes en los años sesenta, y que cuenta con un fantástico elenco de actores británicos. El protagonismo se lo lleva el siempre estelar Dirk Bogarde, aquí en uno de esos papeles desdoblados que tanto le gustaban.

4/10
Edipo, el rey

1968 | Oedipus the King

Este clásico griego cuenta la trágica historia de Edipo, en rey que se casa accidentalmente con su madre, asesina a su padre, por lo que acabará pagando un alto precio con los dioses al desatar su ira. Correcta adaptación británica la inmortal tragedia de Sófocles, que cuenta con un reparto extraordinario.

5/10
El reparto

1968 | The Split

Un criminal recluta a varios especialistas para llevar a cabo un gran golpe que lleva planeando desde hace tiempo. El objetivo está claro: robar el botín conseguido con la venta de todas las entradas de fútbol de un famoso estadio de Los Ángeles. El problema comienza con el reparto del premio. Regular retrato sobre la avaricia humana. La película trata con un tono dramático un tema muchas veces tocado en el cine: el poder del dinero y su capacidad de romper relaciones, tanto en gente inocente como en culpables. En el reparto encontramos a actores como Jim Brown, Diahann Carroll y Gene Hackman.

5/10
Doce del patíbulo

1967 | The Dirty Dozen

Los años de la Segunda Guerra Mundial. Doce presidiarios, tipos duros donde los haya, se redimirán con una increíble acción contra los nazis. Clásico por antonomasia del cine de acción bélica, la idea de un oficial aliado problemático, entrenando a unos hombres más problemáticos aún, carne de presidio, está perfectamente desarrollada. Resulta magnífico el reparto de hombres duros, y queda para el recuerdo la `lección´ aprendida de memoria acerca de los pasos que deben seguir para asaltar el cuartel nazi. Éste fue un decorado que se construyó ex profeso para el film.

7/10
Estado de alarma

1965 | The Bedford Incident

Corren años de crispación en las relaciones internacionales entre los dos colosos que dominan el mundo. La Guerra Fría está en su punto álgido. En este marco, un navío de la fuerza marítima de Estados Unidos, en una misión rutinaria, se cruza de imprevisto con un sospechoso submarino. Empiezan a cundir los nervios entre la tripulación. La ambigüedad del Capitán Eric Finlander (Richard Widmark) ante la situación, no ayuda a poner remedio al conflicto. Da la casualidad de que en el barco viaja un inquieto periodista, interpretado por Sidney Poitier, que pretendía realizar un reportaje sobre una tranquila misión de rutina. Una emocionante película bélica, con una fuerte carga de suspense. Desarrolla con fluidez la tensa situación que plantea el argumento. Widmark y Poitier están muy correctos en sus interpretaciones.

6/10
Te espera la muerte, querida

1965 | Fanatic

Patricia viaja con su prometido desde Norteamérica hasta Inglaterra. Una vez allí, Patricia se separa de él para visitar a la madre de su antiguo novio, que murió trágicamente. Pero lo que se supone que iba a ser una visita de cortesía se convertirá en una pesadilla. La anfitriona del lugar, la señora Trefoile, resulta ser una fanática religiosa que ha perdido completamente la cabeza, hasta el punto de que la vida de Patricia puede correr peligro. Entretenido producto de la productora británica Hammer, que tiene su punto fuerte en las interpretaciones de las dos actrices protagonistas, sobre todo en el de la veterana Tallulah Bankhead. El agobiante guión es obra del reconocido novelista del género Richard Matheson (Soy leyenda, El último escalón), quien en este caso adapta una novela ajena. Como secundario destaca un casi debutante Donald Sutherland, que aquí encarna a un joven retrasado.

4/10

Últimos tráilers y vídeos