IMG-LOGO

Biografía

Don Siegel

Don Siegel

78 años ()

Don Siegel

Nació el 26 de Octubre de 1912 en Chicago, EE.UU.
Falleció el 20 de Abril de 1991 en Nipomo, California, EE.UU.

El Don equivocado

28 Enero 2013

Ha pasado a la Historia del Cine como mentor de Clint Eastwood, con quien rodó cinco películas. Pero mucho antes de encontrarse con él, Don Siegel ya había demostrado su maestría en el terreno de la ciencia ficción de serie B y el cine negro. El cineasta viene a ser el puente entre el cine clásico y el realismo sucio que la modernidad impuso en el cine desde finales de los 60.

Nacido en Chicago, el 26 de octubre de 1912, Donald Siegel era hijo de un músico dedicado a la mandolina. Por el trabajo de su padre, la familia pasa temporadas en Nueva York, New Jersey e incluso en Gran Bretaña. El joven Don se especializó en el estudio del Nuevo Testamento en Cambridge. Posteriormente, empezó la carrera de Bellas Artes en París, y aunque desistió enseguida, al menos aprovechó la estancia para aprender francés.

De regreso a Estados Unidos, se instala en Los Ángeles, donde su tío, el montador Jack Saper, le consigue un trabajo en Warner. En un primer momento le destinaron al archivo de la compañía, donde pasó una larga temporada, hasta que decidido a seguir los pasos de su familiar, logra que le asignen una plaza de ayudante de montaje. Don Siegel participa en la edición de películas como Casablanca y Acción en el Atlántico Norte, entre otras. Como se había visto obligado a rodar algunos planos adicionales para las películas que montaba, logró convencer a Jack Warner para que le permitiera convertirse en director de segunda unidad (en filmes como El sargento York y El político), y también para que le autorice a dirigir un corto, Star in the Night, que ganó un Oscar en 1946.

Como reconocimiento a la hazaña de hacerse con la estatuilla, en Warner le ponen al frente de su primer largometraje, The Verdict, thriller de bajo presupuesto sobre un agente de Scotland Yard que investiga un crimen. Aunque apenas tuvo repercusión cuenta con buenas interpretaciones de Sydney Greenstreet y Peter Lorre. Tras el interesante drama romántico Almas en tinieblas, con Ronald Reagan y Viveca Lindfords, Siegel decide independizarse de Warner, donde ya llevaba muchos años, y dirige para RKO el interesante thriller El gran robo (con Robert Mitchum) y para Universal Duelo en Silver Creek (con Audie Murphy), su primer western.

Todos estos títulos de serie B apenas tienen repercusión, por lo que Siegel se tiene que apañar con presupuestos cada vez más reducidos. Incluso pasa varios períodos inactivo, o se ve obligado a encargarse de episodios televisivos. En 1956, el cineasta logra llamar la atención con La invasión de los ladrones de cuerpos, rodada en 23 días, con actores desconocidos, y un presupuesto irrisorio, que no llegaba a los 400.000 dólares. Parábola de la Guerra Fría, y fiel retrato del miedo a la invasión soviética, Siegel apenas necesita efectos especiales para contar lo que les ocurre a los habitantes de un pequeño pueblo, reemplazados por réplicas por alienígenas. Con el tiempo, la obra adquiriría la categoría de clásico de la ciencia ficción, y sería objeto de remakes.

Tras cumplir con enorme profesionalidad con el extraño encargo de rodar en España Aventura para dos, codirigida por Luis Marquina, al servicio de la gran estrella Carmen Sevilla, Don Siegel llega a sacarle algo de partido en el cine al mismísimo Elvis Presley, que interpreta a un mestizo en el western Estrella de fuego, donde el rey del rock se limita a cantar una canción, y que está sobre la media de sus mediocres películas habituales.

Poco después, Don Siegel se reencuentra con Ronald Reagan, en su última aparición en pantalla antes de pasarse a la política, en Código del hampa, donde el actor comparte la pantalla con Lee Marvin, Angie Dickinson y John Cassavettes. Adaptación del relato de Ernest Hemingway que ya había dado lugar a la magnífica Forajidos, de Robert Siodmack, en Código del hampa Siegel recupera la atmósfera de los clásicos del film noir, en un momento en el que el género parecía relegado al olvido. Concebida originalmente para televisión, NBC se negó a emitirla por su cruda violencia, por lo que acabó estrenándose en cine. Obtuvo un merecido éxito que abrió las puertas de Siegel para siempre a las producciones de serie A. El realizador ya no iba a tener problemas de presupuesto nunca más, pero empezó a echar de menos la independencia creativa de su primera época. "Una vez le dije a Jean-Luc Godard que él tenía algo que yo quería, libertad. Y él me respondió que yo tenía algo que él quería, dinero", declaró Siegel.

En 1953 Don Siegel se divorció de la actriz Viveca Lindfors, con la que había tenido un hijo. Posteriormente, el director se emparejó con Doe Avedon, la modelo (y posteriormente actriz) cuya vida inspiró la película Una cara con ángel, que protagonizó Audrey Hepburn. Avedon se había separado de su descubridor, el fotógrafo que en la pantalla dio lugar al personaje de Fred Astaire. Aunque juntos adoptaron a cuatro hijos, posteriormente se separaron, y Siegel terminó sus días con Carol Rydall, asistente de Clint Eastwood, estrella que tendría una enorme importancia en la carrera del cineasta.

Cuando Don Siegel conoció a Clint Eastwood

En 1968, Clint Eastwood se había hecho popular con la trilogía del dólar, rodada por Sergio Leone, y había puesto en marcha su propia productora, Malpaso, inaugurada con Cometieron dos errores. En ese momento, la compañía preparaba La jungla humana junto a Universal. Como iba a ser habitual en todas las cintas en las que se iba a involucrar Malpaso, Eastwood tenía la última palabra para escoger al director. El actor ha bromeado en muchas ocasiones sobre su primer encuentro con Siegel. "Recomendé como realizador a Don Taylor, y los de la productora se equivocaron de Don", ha explicado entre risas Eastwood. Lo que ocurrió realmente fue que optó en un primer momento por Mark Rydell, que no pudo hacerse cargo del proyecto por problemas de agenda, así que sugirió a Siegel.

Durante los primeros encuentros para preparar el film, el demócrata Siegel no paraba de tener roces con el republicano Eastwood. Pero el actor tenía la corazonada de que el realizador iba a hacer un buen trabajo, pues había comprobado la eficacia con la que rodaba producciones de presupuesto mínimo. Decidió invitarle un fin de semana para confraternizar. Resultó que hicieron grandes migas, pasaron el tiempo hablando de todo tipo de temas menos de la película que iban a rodar, y desde ese momento mantendrían una gran amistad que duraría muchos años, durante los que aparcaron para siempre las conversaciones sobre política.

Tanto Siegel como Eastwood tenían claro que aunque les gustaba la idea del film –un policía de pueblo tiene que ir a Nueva York para recoger a un delincuente–, el guión no acababa de funcionar. Decidieron supervisar ellos mismos una revisión que le encargaron al libretista Dean Riesner.

Siegel concibió el film como un western moderno, logró un ritmo dinámico y aunque La jungla humana resultaba llamativamente violenta y subida de tono para la época, también introducía eficaces golpes de humor.

Juntos rodarían cuatro películas más. Repitieron casi enseguida en Dos mulas y una mujer, más comedia que western, donde Eastwood forma una pareja inolvidable con la gran Shirley MacLaine, que reemplazó a Elizabeth Taylor, prevista inicialmente. Con gran sentido autoparódico, el actor encarna a un lacónico mercenario que salva de unos malhechores a una presunta monja, interpretada por MacLaine, durante la guerra entre las tropas de Juárez y los partidarios de Maximiliano de Austria, en México.

Durante el rodaje, Eastwood estaba leyendo el libro "The Beguiled", de Thomas Cullinan, que le apasionó hasta el punto de que se lo enseñó a Don Siegel, que vio posibilidades de rodar una película. Nació así el proyecto más arriesgado de Eastwood con Siegel, El seductor, aparentemente un western, si bien acaba estando más cerca del cine de terror. Ambientada en la Guerra Civil, Eastwood se la jugó interpretando al personaje más amoral y desagradable de su carrera, un soldado de la Unión herido, rescatado por una niña que le lleva a su escuela para señoritas sureñas.

Poner en marcha el proyecto no fue fácil para Siegel, pues el productor, Jennigs Lang, quiso introducir cambios para que se pareciera más a las anteriores cintas heroicas de Eastwood. Incluso éste llegó a dudar de la conveniencia para su carrera de cambiar radicalmente de registro, pero Siegel le convenció de que le vendría muy bien para su evolución como actor acometer un personaje más complejo de los que había encarnado antes en la pantalla. Ciertamente, Eastwood consiguió superarse a sí mismo, y justo en esta época empieza a interesarse por la realización, hasta el punto de que aprovecha el rodaje para hacer sus pinitos como realizador con The Beguiled: The Storyteller, un corto documental en torno a la figura de Siegel.

A pesar de que cosechó excelentes críticas, El seductor se estrelló en las taquillas, en gran medida porque Universal la lanzó como el típico western de acción de Clint Eastwood, lo que decepcionaba al público, que se encontró con una historia muy diferente. Pero Don Siegel siempre dijo que era su película favorita de toda su filmografía. Además, cuenta con secuencias magistrales, como aquélla en la que Eastwood cuenta a las mujeres del lugar –todas enamoradas de él– sus 'heroicidades' en la guerra, mientras pequeños flashbacks desvelan que miente por completo.

Tras el rodaje, Siegel echó una mano importante a su amiguete Eastwood en su primer largometraje de ficción como director, Escalofrío en la noche, con muchos puntos en común con El seductor, pues Eastwood interpreta a un locutor de radio (curiosamente de su localidad de residencia, Carmel, de la que llegaría a ser alcalde), acosado por una terrorífica mujer. El propio Siegel aparecía en pantalla en un pequeño cameo como camarero.

Warner tenía tanto interés en que Eastwood protagonizara Harry el sucio, adaptación de la novela "Dead Right", de Harry Julian y Rita M. Fink (parcialmente inspirada en los crímenes del asesino del Zodiaco, también tratado por el film Zodiac), que a sus ejecutivos no les importó esperar a que el actor concluyera Escalofrío en la noche. Después de que rechazaran el papel protagonista –el poco ortodoxo policía Harry Callahan– actores como Frank Sinatra, John Wayne y Paul Newman, Warner tragó con todas las exigencias de Eastwood, que pedía que se reescribiera el guión a su medida y que el director fuera Don Siegel. En el libreto final participaron (aunque no están acreditados), unos jovencísimos John Milius y Terrence Malick, futuros realizadores.

El film, donde el personaje de Eastwood no duda en usar todos los métodos a su alcance para capturar a Scorpio, un despiadado asesino, arrasó en la taquilla. Se explica porque llegó a las pantallas en el momento justo, cuando los índices de criminalidad alcanzaban niveles muy altos, y la población estaba muy preocupada por los delincuentes que conseguían salir en libertad aprovechando resquicios legales. Aunque Harry el sucio fue tildada de fascista por la crítica más 'progre', cabe resaltar que Callahan es un personaje complejo, que a pesar de sus métodos busca que la ley se cumpla.

Tendrían que pasar 8 años para que los caminos de Siegel y Eastwood volvieran a cruzarse profesionalmente, por última vez, en Fuga de Alcatraz. Adaptaba el libro de J. Campbell Bruce, que documenta el periplo de tres hombres que lograron fugarse de la prisión más inexpugnable de Estados Unidos (al menos en teoría, pues nunca se encontraron sus cuerpos). El film es uno de los grandes títulos del subgénero carcelario, pues Siegel logra contar con sumo detalle, pero sin aburrir o confundir al espectador, un complejo plan para salir del lugar. Inspirada en La evasión, de Jacques Becker, la cinta está rodada –para aumentar su realismo– en la auténtica prisión de Alcatraz.

En la filmografía de Don Siegel destacan dos westerns crepusculares de gran interés. La ciudad sin ley supuso el último trabajo del veterano Richard Widmark, como sheriff que tras mantener el orden durante décadas en una ciudad de Texas, descubre que los caciques locales le quieren sustituir por alguien más manejable. A pesar de la calidad del film, surgieron desacuerdos entre Siegel y Universal, por lo que el cineasta y el codirector Robert Totten firmaron conjuntamente con el recurrido pseudónimo previsto para estos casos: Alan Smithee. El otro film, aún mejor, es El último pistolero, que supuso la despedida cinematográfica del grande entre los grandes del género, John Wayne. Interpretaba a un legendario pistolero enfermo de cáncer que vuelve a su ciudad natal para pasar en paz sus últimos días, aunque tres forajidos no están dispuestos a dejarle tranquilo. En el film también aparecían los legendarios John Carradine, Lauren Bacall y hasta James Stewart, en un pequeño trabajo como el doctor que diagnostica la terrible enfermedad al protagonista.

Por su parte, Don Siegel aún estaría en activo algunos años más. En Teléfono, Charles Bronson interpretaba a un agente soviético enviado a Estados Unidos para neutralizar a un espía renegado. En la irregular Golpe Audaz, David Niven interpreta a un inspector de Scotland Yard a punto de jubilarse, en busca de un sofisticado ladrón de joyas (Burt Reynolds). Siegel se retiró del cine codirigiendo con su amigo Sam Peckinpah la indigna Blackjack (1982), un thriller de jugadores de cartas, con escasos momentos de altura. El realizador falleció en Nipomo (California), a los 78 años, víctima del cáncer, el 20 de abril de 1991. Clint Eastwood dedicaría su redonda Sin perdón a sus grandes maestros Sergio (Leone) y Don (Siegel).

Filmografía
Blackjack (1982)

1982 | Jinxed!

Como su propio título indica, Blackjack es un thriller de jugadores que tiene lugar en la localidad de Reno, Nevada, un auténtico paraíso para gastar el dinero en todo tipo de juegos. Allí un jugador profesional llamado Harold (Rip Torn) se enfrenta durante una partida a Willie (Ken Wahl), sin saber que su rivalidad irá mucho más allá de las mesas de juego cuando el segundo se enamore de Bonita (Bette Midler), la novia de Harold. Las cartas están sobre la mesa, cuando Bonita propone a Willie asesinar a su novio. A pesar de buenos momentos de tensión y de un adecuado reparto, la película nunca acaba de tener la fuerza necesaria para que el interés se mantenga. Una lástima, porque fue el último título dirigido por el maestro Don Siegel.

4/10
Golpe audaz

1980 | Rough Cut

Uno de los más veteranos –tenia 68 años cuando rodó el film– directores americanos como Don Siegel, se pierde totalmente en esta historia, que acaba por resultar demasiado grotesca. Y eso que empieza bien, con Burt Reynolds imitando a Cary Grant y Clark Gable, pero la gracia y los chistes ingeniosos solo duran diez minutos de metraje. Lo que sigue a continuación es una burda historia de ladrones listos (Reynolds), policía que le sigue la pista (David Niven) y chica guapa (Lesley-Anne Down), vista hasta la saciedad. Un ladrón de guante blanco roba una gran cantidad de dinero en diamantes, teniendo que escapar de un tenaz policía que lo que busca es robarle la mercancía. Adaptación de la novela de Derek Lambert.

3/10
Fuga de Alcatraz

1979 | Escape from Alcatraz

Frank Morris es un inteligente ladrón que cumple condena en Alcatraz, la poderosa y mítica prisión situada en la Bahía de San Francisco. Morris, junto con otros compañeros, planeará fugarse a pesar de que la hazaña parezca imposible. Don Siegel (La jungla humana) dirige esta brillante película de acción, basada en los hechos reales que rodearon al verdadero Frank Morris, un delincuente audaz que con la idea de escapar de Alcatraz llevó a cabo un plan estudiado al milímetro y lleno de ingenio. Rodada en la verdadera prisión, la película mantiene el suspense y el espectador llega a ser cómplice de los entresijos y tretas que el grupo de prisioneros prepara para su fuga. Más que interesante.

7/10
Teléfono

1977 | Telefon

Su trama nos retrotrae a los años más terribles de la Guerra Fría entre rusos y americanos. En esos años, el gobierno soviético lavó el cerebro a una serie de agentes para que se infiltraran en Estados Unidos y vivieran como ciudadanos normales. Sólo cometerían actos de terrorismo si se les activaba con una llamada de teléfono con las palabras clave: “Mucho que andar antes que dormir”. Como las relaciones entre los dos países mejoraron, no hizo falta su servicio. Pero ahora, un funcionario soviético (Donald Pleasence) decepcionado por el rumbo de los acontecimientos políticos en su país, decide actuar por su cuenta y provocar el caos mediante unas cuantas llamadas. Sólo un agente del KGB (Charles Bronson) puede pararle. Excelente thriller de acción, repleto de suspense, y con un gran Charles Bronson de protagonista. Su argumento parte de una novela del escritor neoyorquino Walter Wager (1924-2004), de quien también se adaptaron al cine otras novelas convertidas en películas como Alerta Misiles (1977) y  La jungla 2. Alerta roja (1988).

7/10
El último pistolero

1976 | The Shootist

El bueno de John Wayne estaba enfermo de cáncer cuando se rodó ésta, que se sería su última película, en la que encarna a un pistolero (también enfermo de cáncer) legendario, quien por culpa de su reputación, no consigue encontrar la tranquilidad que desea. Estamos, como se puede imaginar, ante un western crepuscular, enormemente nostálgico y con un buen componente dramático, en el que podemos ver a grandes estrellas. Aparte de Wayne, ahí están Lauren Bacall, en un precioso y sentimental rol de viuda de gran corazón, y el gran James Stewart; y también tiene peso el papel entrañable del chico Guillom, interpretado por un joven Ron Howard, que más tarde se convertiría en reputado director de cine.

6/10
El molino negro

1974 | The Black Windmill

El hijo de un agente británico es secuestrado por unos traficantes, que piden un pago en diamantes por su liberación. Don Siegel, responsable de varios títulos de la serie Harry, el sucio, insufla bríos a esta trama de rescate, con vibrante clímax en el molino del título. Michael Caine es el padre sufridor, que podría superar sus problemas conyugales gracias a esta crisis. A sus habituales composiciones de espía frío o de asesino tipo Harry Palmer, en esta ocasión añade un toque de humanidad.

6/10
La gran estafa (1973)

1973 | Charley Varrick

Varrick y Sullivan obtienen un sustancioso botín tras atracar un banco. Pero descubren que el dinero proviene de una banda de mafiosos que blanquean dinero. Un gran título de Siegel (Harry el sucio) con vibrantes secuencias de acción y acertados golpes de humor.

6/10
El seductor

1971 | The Beguiled

La guerra de secesión. Un internado de señoritas en el Sur, en medio del campo. Amy, una de las chicas más jóvenes de la residencia, encuentra a un soldado de la Unión malherido (Clint Eastwood, bien en su habitual laconismo). El cabo McB será acogido por Martha (Geraldine Page), la directora de la escuela, que decide no dar noticias del refugiado a las patrullas sureñas, en principio movida por la compasión, pues lo más probable es que sin la atención debida el refugiado muera. En realidad, podría haber otras razones soterradas. En efecto, tanto ella, como la otra profesora, y alguna de las pupilas, se sienten atraídas por el recién llegado. Unas desde su puritanismo que no se atreve a reconocer los deseos lujuriosos, otra desde el descaro, y una pequeña desde la más inocente ingenuidad. La esclava negra es la más pragmática, acostumbrada a una vida donde la injusticia es moneda corriente. En esta tesitura McB es un sinvergüenza mentiroso, que logrará camelarse a unas y otras diciéndoles lo que desean oír. Una película inclasificable de Don Siegel, producida por Malpaso. Adapta una novela de Thomas Cullinan, que a pesar de la ambientación no es un western ni un film bélico. Es casi una especie de cuento cruel, lo que ya se apunta desde las imágenes de arranque, cuando del sepia típico de las fotografías antiguas se pasa a la niña con la cestita en el verde bosque, que encuentra al soldado yanqui, una especie de versión revisada de caperucita roja y el lobo. Aquí las mujeres demostrarían más crueldad, autoengaño y afán de venganza que inocencia virginal, y la ferocidad lobuna del enemigo no sería tan grande como la pintan, frente a la indiferencia de las mujeres que pasan página a su aventura con increíble frialdad.

6/10
Harry el sucio

1971 | Dirty Harry

Harry Callahan es un duro policía, forjado en las calles de San Francisco, llamado el sucio por encargarse de hacer los trabajos menos deseados. Tiene que hacerse cargo y detener a un francotirador que se autodenomina Scorpio y atemoriza a la ciudad con sus crímenes, cuyas víctimas escoge caprichosamente. Clint Eastwood demuestra por qué es considerado como una de las grandes estrellas de la gran pantalla y uno de los directores más reconocidos de nuestra época. La película es un clásico del cine de acción y el director hizo de la ciudad de San Francisco una parte vital del film, desde el Golden Gate a edificios desde los que se ofrece una magnífica panorámica de la urbe, y las persecuciones de rigor, diurnas y nocturnas. Don Siegel rueda una película enérgica, repleta de tensión, donde transmite al espectador-ciudadano la sensación de impotencia ante los criminales que utilizan los subterfugios de la ley en su propio beneficio. En ese sentido Charles Bronson seguiría lo pasos de Eastwood tres años después con El justiciero de la ciudad. El actor es perfecto para su lacónico y cansado personaje, marcado por la tragedia personal, que intenta hacer bien su trabajo pese a la frustración que propician el sistema y sus superiores. Tiene el film momentos antológicos, como el diálogo inicia sobre su Magnum y las balas que queda en el cargador con un atracador, que tiene su corolario en el desenlace. En el apartado de acción, las escenas en el estadio y en parque son modélicas, de lo mejor de la filmografía de Siegel. Se entiende que de este film naciera toda una saga. Ciertamente es violenta, y tiene alguna escena de sexo gratuita, muy setentera. Pero el conjunto habla de algo tan importante como la justicia, a veces dejada de lado por razones políticas o de imagen ante la opinión pública.

7/10
Dos mulas y una mujer

1970 | Two Mules for Sister Sara

Hogan (Clint Eastwood) es un mercenario que salva a Sara (Shirley MacLaine), una monja, que está a punto de ser atacada por unos bandidos. La mujer tiene información sobre el fuerte que Hogan quiere atacar, así que recorren México juntos pasando por mil y una aventuras. Por el camino, Hogan descubrirá que Sara no es la monja que aparenta ser. Simpático western con una pareja protagonista, Eastwood-MacLaine, que funciona muy bien en pantalla y aporta abundantes dosis de acción y comedia a partes iguales. Y todo perfectamente envuelto en la música de Ennio Morricone.

6/10
La ciudad sin ley

1969 | Death of a Gunfighter

A finales del siglo XIX, en la ciudad texana de Cottownwood, el sheriff Frank Patch sigue siendo un hombre a la vieja usanza. Se dará cuenta de que los caciques quieren aniquilarle para poner en su lugar a otro sheriff más manejable, más acorde con los tiempos modernos. Oscuro y potente western con un personaje perfecto para ser encarnado por Richard Widmark. El resto del reparto es notable.

6/10
La jungla humana

1968 | Coogan's Bluff

Coogan, un duro policía de Arizona ataviado con sombrero de cowboy y botas de montar, se traslada a la ciudad de Nueva York para llevarse bajo su custodia a un delincuente que atrapó tiempo atrás. Sin embargo, choca con las costumbres de la gran urbe, empezando con que no le entregan al preso, que está en la enfermería en estado psicótico. Como tipo duro e impaciente que es, decide llevárselo saltándose las reglas, con el resultado de que el tipo se fuga. Una de las vibrantes colaboraciones del realizador Don Siegel y el actor Clint Eastwood (Dos mulas y una mujer, Harry el sucio, Los seductores), con momentos de acción y con algunas escenas socarronas propias de comedia. Así, hay bromas con la continua confusión de que el protagonista sería de Texas y no de Arizona, y muchas frases memorables acordes con el laconismo de Coogan. Se juega con su condición de mujeriego, y con las justas dosis de cinismo. También hay una zafiedad muy de finales de los 60.

6/10
Brigada homicida

1968 | Madigan

Vigoroso thriller dirigido por Don Siegel y rodado en las calles de Nueva York. Allí, en su barrio hispano, el detective Madigan fracasa en su intento de detener a un sospechoso, lo que le hace recibir un ultimátum del jefe de policía que le da 72 horas para que cumpla con su deber. En este tiempo asistimos a la vida familiar de Madigan, a punto de romperse porque la esposa de éste le echa en cara que dedique más tiempo a su trabajo que a ella misma. Adaptación de la novela "The Commissioner", de Richard Dougherty, que, además de contar las acciones policiales hacía hincapié en los problemas íntimos de sus agentes, entre ellos el detective Madigan (Richard Widmark) y el jefe de policía encarnado por Henry Fonda que mantiene un romance con una mujer casada (Susan Clark, 35 años más joven que el actor). Su inesperado final causó bastante impacto en su época.

7/10
Un extraño en el camino

1967 | Stranger on the Run

Telefilm que en algunos países se llegó a estrenar incluso en salas cinematográficas, y que no es otra cosa que un modesto western donde un sádico sheriff que controla el ferrocarril tiene como principal diversión cazar presas humanas dejándoles una hora de ventaja para que crucen el desierto y lleguen a la frontera. Pasado ese tiempo, les da caza en compañía de su peligrosa banda. Su última víctima es un ex presidiario que acaba de llegar a la ciudad y que, siendo inocente, se ve envuelto en el diabólico plan del sheriff. Eso sí, en su espectacular reparto figuran rostros tan conocidos como los de Henry Fonda, Sal Mineo, Anne Baxter y Dan Duryea. Además, en un pequeño papel encontramos a Zalman King, después director de horribles películas eróticas como Orquídea salvaje (1989) y Delta de Venus (1995).

6/10
Código del hampa

1964 | The Killers

Dos sicarios son contratados para asesinar a un ex piloto de carreras llamado Johnny North, pero cuando lo hacen, la víctima en cuestión no opone resistencia, lo que hace sospechar a Charlie, uno de los asesinos. Junto a su compañero iniciará una investigación para conocer el pasado de Johnny, y poco a poco irá descubriendo la mafia que se esconde detrás de todo. Basándose en un relato de Ernest Hemingway, Don Siegel dirige este thriller que tiene muchas de las características del cine negro: matones, asesinos, mujeres fatales... La cinta tiene un ritmo ágil, con uso de flashbacks y suspense 'in crescendo'. Lee Marvin (La taberna del irlandés) protagoniza la historia en un papel idóneo para el actor. Por su parte,  Angie Dickinson (La jauría humana) es la novia de Ronald Reagan en ésta, última película del que fuera presidente de los Estados Unidos. La música la pone John Williams.

5/10
El carnaval de la muerte

1964 | The Hanged Man

Adaptación de una novela de Dorothy B. Hughes, producida a través de un canal de televisión, medio en el que el director Don Siegel realizó algunos de sus trabajos durante los años 60. Su reparto resulta bastante interesante al contar con Robert Culp, Vera Miles y Edmond O'Brien. Dicha novela ya había sido llevada al cine en 1947 con el título de Ride the Pink Horse, dirigida por Robert Montgomery. En su trama, un hombre está dispuesto a cualquier cosa para vengar el asesinato de su mejor amigo. Por ello se lía en Nueva Orleáns con una bella mujer, casada con un político corrupto. Una compleja trama que sirvió para que este telefilm se exhibiera en algunos países en salas de cine.

5/10
Comando

1962 | Hell Is for Heroes

Durante la Segunda Guerra Mundial, en otoño de 1944, un batallón de soldados norteamericanos dan la guerra ya por ganada, y sólo piensan en volver a casa desde su puesto estratégico en una localidad belga. Sin embargo, reciben la orden de volver al frente, encontrándose con que están atrapados bajo el fuego enemigo. Solo el heroísmo del indisciplinado sargento Reese podrá salvarles. Primera de las tres películas consecutivas que Steve McQueen protagonizó sobre la guerra, ya que después llegarían El amante de la muerte (1962) y La gran evasión (1963). Durante el rodaje de Comando, el actor cambió al director inicialmente previsto – el autor del guión Robert Pirosh–, sustituyéndolo por Don Siegel; además, participó activamente en el film, aportando ideas.

5/10
Estrella de fuego

1960 | Flaming Star

Sus protagonistas son los indios Kiowas, guerreros que vivían de la cacería del búfalo y con una economía basada en el intercambio de pieles y carne por el maíz de los indios Wichita. A los Kiowa pertenece Elvis Presley, un mestizo que vive con los blancos y cuya situación se complica cuando una familia de un rancho cercano es asesinada a manos de estos indios. Ahora tendrá que decidir a qué mundo pertenece. Película basada en una novela de Clair Huffaker. Es un intento del cantante de tener una carrera más seria como actor –sólo canta una canción a lo largo del metraje, más otra que suena en los créditos–, no saliendo muy airoso del asunto.

6/10
Hound-Dog Man

1959 | Hound-Dog Man

Comedia juvenil que transcurre a principios del siglo XX, en una pequeña granja donde una familia lucha por salir adelante lo mejor posible. Allí, el joven Clint pasa sus días sin muchos alicientes, teniendo como única distracción sus canciones. Hasta que se enamora de una atractiva joven. Adaptación del libro de Fred Gipson que, tras varios cambios, quedó poco parecida al texto original. En realidad se trataba de un vehículo para el lucimiento del cantante juvenil Fabián en su debut en pantalla. El muchacho –de enorme parecido con Elvis Presley–, no llegó mucho más lejos en el cine, a pesar que siguió trabajando en la pequeña y gran pantalla hasta 1999.

4/10
Al borde de la eternidad

1959 | Edge of Eternity

El sheriff Edwards (Edgar Buchanan) y el detective de homicidios Les Martin (Cornel Wilde) intentan descubrir quién ha podido asesinar a tres personas en los alrededores de el Gran Cañón. Para ello comienzan a interrogar a todos los posibles testigos de lo ocurrido. Thriller rodado con el sello de nervio y tensión de su director. Se filmó en el Gran Cañón de Arizona, y cuenta además con una gran labor de dirección artística a cargo de Frank Tuttle (1905-1969), todo un veterano de Hollywood con más de 125 títulos en su haber y que a lo largo de su carrera consiguió tres nominaciones al Oscar con Las mil y una noches (1945), King Rat (1965) y Adivina quién viene esta noche (1967).

6/10
The Lineup

1958 | The Lineup

Los detectives de homicidios Ben Guthrie y Al Quine han de resolver dos crímenes cometidos con escasa diferencia de tiempo y con el mismo “modus operandi”. Las pistas se aclaran cuando en uno de los cadáveres se descubre una pequeña estatuilla repleta de droga. Es entonces cuando se pone de manifiesto una peligrosa conspiración del crimen organizado. Rodada espectacularmente en las calles de San Francisco, su trama acabaría convertida en una serie de televisión de mismo título durante los años 50. Su director Don Siegel aprovecha magníficamente los escenarios naturales de la ciudad, rodando en lugares estratégicos y muy reconocibles por el gran público.

5/10
The Gun Runners

1958 | The Gun Runners

Tercera adaptación de “Tener y no tener”, una novela corta de Ernest Hemingway que había dado lugar a dos películas, la confusa aunque fascinante Tener y no tener, de Howard Hawks (1944) y la más desconocida The Breaking Point, dirigida por Michael Curtiz en 1950. En esta ocasión su acción se traslada a la revolución cubana. Sam Martin es un humilde pescador cuya racha de mala suerte le ha hecho perder una fortuna en las mesas de juego. Un golpe de suerte parece llegarle cuando encuentra a un vendedor de armas que le propone ganar un dinero con los rebeldes. Su pobreza de medios acaba por condicionar toda su trama, a pesar de algunos buenos momentos de acción.

5/10
Aventura para dos

1957 | Spanish Affair

Comedia romántica, con algunos –pocos– elementos de thriller, rodada en España, y dirigida por Luis Marquina en insólita colaboración con el norteamericano Don Siegel. Rodada en el sistema de VistaVision, contiene mucho folklore en cuestión de paisajes, y Carmen Sevilla entona la canción “The Spanish Rose”. La música pertenece al compositor ruso Daniele Amfitheatrof (1901-1983), que ya había colaborado con Don Siegel en Al borde de la eternidad (1959). El arquitecto Merritt Blake (Richard Kiley) llega a España para participar en un gran proyecto urbanístico. Por de su dificultad para entender el idioma, contrata para que le acompañe en los viajes de negocios a Mari (Carmen Sevilla), una bella intérprete. Sin embargo, Antonio (José Guardiola), el novio de la muchacha, se muestra obsesivamente celoso y sigue a la pareja dispuesto a matarlos si descubre atisbos de infidelidad.

4/10
Baby Face Nelson

1957 | Baby Face Nelson

Biografía del gángster George Nelson (aunque en realidad se llamaba Joseph Gillis y cambió el nombre al ser arrestado por robo en 1931) más conocido por su apodo de “cara de niño” (de ahí que el protagonismo del film recayese en Mickey Rooney), uno de los individuos más sanguinarios del Chicago de los años 30. Especialista en robos y secuestros, su carrera criminal parecía no tener fin, cuando en poco tiempo asesinó a varios agentes de la ley. Tras la biografía de Dillinger, el enemigo público número uno (1945) y el éxito de Al rojo vivo (1949), ahora le tocaba el turno a otro gángster en un film muy polémico por sus escenas violentas – ahora algo desfasadas–. Rooney está dinámico y convincente, intentando no demonizar en exceso al personaje.

6/10
Crimen en las calles

1956 | Crime in the Streets

Los “Hornests” es una banda de delincuentes juveniles que operan en las calles sin importarles demasiado la presencia de la policía. Su líder es el inestable Frankie. Cuando un miembro de su banda es arrestado, decide asesinar al vecino que le denunció. El hermano de Frankie, un buen muchacho llamado Richie, se entera de sus planes y se lo comunica a un asistente social, que intentará hacer todo lo posible para que un nuevo crimen no tiña de nuevo de sangre las calles. Dinámico film con una trepidante partitura de jazz de Franz Waxman, que cuenta con un gran pulso narrativo y un magnífico reparto con John Cassavetes, Sal Mineo y James Withmore al frente. El film supuso también el debut como actor de Mark Rydell, quien después se convertiría en un sólido director con títulos como La zorra (1968), La rosa (1979), En el estanque dorado (1981) y Entre dos amores (1994).

7/10
La invasión de los ladrones de cuerpos

1956 | Invasion of the Body Snatchers

Miles Bennel, médico de Santa Mira, una pequeña localidad californiana, investiga el comportamiento de varios de los lugareños, que según sus familiares se comportan como otra persona. Clásico del cine de terror, basado en una novela de Jack Finney. Rodada en plena Guerra Fría, la invasión extraterrestre es una metáfora de la amenaza soviética. Aunque es evidente que carece de presupuesto, Don Siegel (Harry el sucio) logra una atmósfera angustiosa y opresiva. El cineasta se luce en secuencias como la de la autopista, en la que el protagonista trata de alertar a los conductores.

6/10
An Annapolis Story

1955 | An Annapolis Story

Cinta de carácter patriótico que ensalza los valores de los cadetes asistentes a la prestigiosa Academia Naval Norteamericana de Anápolis. Rodada en los escenarios naturales donde se desarrolla la acción, su trama cuenta como dos amigos, Tony y Jim, realizan la carrera militar al mismo tiempo. El problema es que se enamoran de la misma chica, teniendo que demostrar su valor cuando son enviados a la guerra de Corea. Uno de sus protagonistas es Kevin McCarthy, que volvería a colaborar con Don Siegel en la clásica cinta de ciencia ficción La invasión de los ladrones de cuerpos (1956).

4/10
Motín en el pabellón 11

1954 | Riot in Cell Block 11

Un grupo de presos se rebelan formando un motín en protesta por las malas condiciones de vida a las que cada día son sometidos. Para ello, toman a diversos guardias como rehenes, pero las cosas no mejoran. Los oficiales de la cárcel y los presidiarios no pueden negociar porque los políticos interfieren en la administración del centro y hacen muy dificil el acuerdo. Para colmo, los propios presos inician una lucha interna entre ellos. El productor Walter Wanger, estuvo en prisión por disparar contra un hombre que él creía mantenía una aventura con su esposa. Tras su estancia en la cárcel quiso hacer una película sobre las atrocidades que vivió. Junto con Don Siegel rodó este film.

6/10
Infierno 36

1954 | Private Hell 36

Melodrama criminal en el que dos detectives de homicidios se encuentran con la disyuntiva de quedarse o no con 80.000 dólares de un botín. Sin embargo, uno de ellos decide ser honesto y devolver el dinero. Algo que no está dispuesto a aceptar su compañero. Una de las últimas películas de la productora Filmmakers antes de su quiebra. Dicha compañía había sido fundada por el productor Collier Young y la que entonces era su esposa Ida Lupino. La actriz, también autora del guión, aparece arrebatadora enfundada con una bata a rayas. En un pequeño papel destaca la presencia de Dorothy Malone, una de las más atractivas actrices del Hollywood de ese tiempo, y que tendría sus momentos de gloria en dos melodramas de Douglas Sirk, Escrito sobre el viento (1956) y Ángeles sin brillo (1958).

5/10
Cuenta las horas

1953 | Count the hours

Un matrimonio de granjeros aparece horriblemente asesinado. George Braden y su esposa son acusados de asesinato, y nadie duda de su culpabilidad, pero no hay pruebas, y según la ley, hace falta un juicio para demostrar lo contrario. El abogado Doug Madison hará lo que sea para demostrar la inocencia de los Braden. Thriller de serie B en blanco y negro, no estrenado en España, que cuenta con un interesante guión y una eficaz iluminación gracias al trabajo de John Alton. John Craven y Teresa Wright están correctos como el matrimonio protagonista.

5/10
China Venture

1953 | China Venture

Su acción se sitúa al final de la Segunda Guerra Mundial, en 1944, cuando el capitán Reardon debe situarse al frente de una peligrosa misión: el rescate de los pilotos supervivientes de un avión, que se ha estrellado en territorio chino. En una operación contrarreloj, Reardon debe evitar a los soldados japoneses y penetrar en un territorio desconocido. Primer largometraje en que Lee Strasberg aparecía en los títulos de crédito como actor de una película. Casi no hace falta recordar que el nombre de Strasberg (1901-1982), dio origen a toda una clase de interpretación que marcó a una generación de actores, que incluye a Marlon Brando y James Dean.

4/10
Duelo en Silver Creek

1952 | The Duel at Silver Creek

Western de bajo presupuesto que supuso la primera colaboración entre el actor Audie Murphy y el director Don Siegel, que volverían a encontrarse en The Gun Runners (1958). Además, fue la primera película en que Lee Marvin aparecía en los títulos de crédito. Una peligrosa banda de forajidos está sembrando el caos en la ciudad de Silver Creek, asesinando a una serie de mineros para quedarse con sus tierras. El hijo de uno de ellos buscará venganza contra los asesinos de su padre. En la captura de estos criminales le ayudará el sheriff del lugar, que tiene un hombro herido y no parece ser de mucha ayuda en estos momentos.

4/10
No Time for Flowers

1952 | No Time for Flowers

Comedia romántica con cierta vena anticomunista, que seguía la línea marcada por Ninotchka (1939). En esta ocasión es la secretaria de un miembro del partido comunista de Checoslovaquia quien queda fascinada con el lujo capitalista, durante una visita que su delegación realiza a los Estados Unidos. Para estar seguro de su lealtad en cuanto a las ideas socialistas se refiere, su jefe la somete a un tratamiento de choque consistente en hacerle todo tipo de regalos, como perfumes y medias de nylon. Entre ambos surgirá la inevitable historia de amor, y, por supuesto, predilección por el lujo capitalista. A destacar la interpretación de Viveca Lindfors (1920-1995), actriz nacida en Suecia y que, tras algunas películas en su país a comienzos de los años 40 llegó al cine norteamericano en El burlador de Castilla (1948), si bien luego su carrera se perdió en la televisión.

4/10
El gran robo

1949 | The Big Steal

Duke Halliday (Robert Mitchum) es acusado de robar la nómina de su cuartel. Tratando de encontrar al verdadero culpable en México, conoce a Joan Graham (Jane Greer), quizá una mujer fatal. Dirige con su estilo duro Don Siegel, en una de sus primeras películas, que reúne a la pareja Mitchum-Greer dos años después de triunfar con la extraordinaria Retorno al pasado, de Jacques Tourneur. Destaca la vibrante persecución en coche (con transparencias incluidas) y el humor lleno de sorna con que el duro Mitchum llama "chiquita" a la guapa Greer.

6/10
Night Unto Night

1949 | Night Unto Night

Adaptación de la novela de Philip Wylie en la que Ronald Reagan es un científico que sufre ataques de epilepsia. Para combatir dicho mal, su esposa –interpretada por Viveca Lindfors– decide que lo mejor es que ambos se marchen a Florida para someterse a una cura de reposo. La película se rodó en 1947, aunque la Warner prefirió mantenerla sin estrenar hasta dos años después. Su banda sonora pertenece al músico alemán Franz Waxman (1906-1967), uno de los clásicos de Hollywood desde comienzos de los años 30, y autor de obras maestras musicales como La novia de Frankenstein (1935), Capitanes intrépidos (1937) y El proceso Paradine (1947). Waxman volvería a colaborar con el director Don Siegel en 1956 con Crime in the Streets.

5/10
El veredicto

1946 | The Verdict

Cuando se descubre que un hombre que acaba de ser ajusticiado es realmente inocente, el detective de Scotland Yard que llevó el caso es destituido de su cargo. Ahora tiene ocasión de redimir su culpa, cuando un amigo suyo es acusado de un crimen siendo igualmente inocente. Nueva versión de la novela “The Big Bow Mystery”, escrita por Israel Zangwill, que ya había sido llevada al cine anteriormente en The Perfect Crime (1928) y The Crime Doctor (1934). Esta tercera revisión supuso el debut en la dirección de Don Siegel (1912-1991), quien un año antes había ganado el Oscar al mejor cortometraje por Star in the Night. Especialmente lúcida resulta la fotografía de Ernest Haller (1896-1970), uno de los maestros de la luz desde comienzos de los años, 20 y que de una brillante filmografía de casi 200 títulos destaca su Oscar por Lo que el viento se llevó (1939), además de otras cinco candidaturas de la Academia.

5/10
Escalofrío en la noche

1971 | Play Misty for Me

Dave Garland (Clint Eastwood) es un popular locutor de radio de un pueblecito de California, que recibe en su programa constantes llamadas de una mujer. Un día coincide con la propietaria de la misteriosa voz, Evelyn, en un pub que él suele frecuentar. Sin embargo, tras una noche de amor ella no es lo que parece y ante el rechazo de Garland, no dudará en perseguirle y amenazarle. Tras su descomunal éxito como actor, Clint Eastwood se consagró como un gran director con este excelente thriller.

6/10

Últimos tráilers y vídeos