Don Siegel - Biografía - decine21
IMG-LOGO

Biografía

Don Siegel

Don Siegel

78 años

Don Siegel

Nació el 26 Octubre 1912 en Chicago, EE.UU.
Falleció el 20 Abril 1991 en Nipomo, California, EE.UU.

El Don equivocado

28 Enero 2013

Ha pasado a la Historia del Cine como mentor de Clint Eastwood, con quien rodó cinco películas. Pero mucho antes de encontrarse con él, Don Siegel ya había demostrado su maestría en el terreno de la ciencia ficción de serie B y el cine negro. El cineasta viene a ser el puente entre el cine clásico y el realismo sucio que la modernidad impuso en el cine desde finales de los 60.

Nacido en Chicago, el 26 de octubre de 1912, Donald Siegel era hijo de un músico dedicado a la mandolina. Por el trabajo de su padre, la familia pasa temporadas en Nueva York, New Jersey e incluso en Gran Bretaña. El joven Don se especializó en el estudio del Nuevo Testamento en Cambridge. Posteriormente, empezó la carrera de Bellas Artes en París, y aunque desistió enseguida, al menos aprovechó la estancia para aprender francés.

De regreso a Estados Unidos, se instala en Los Ángeles, donde su tío, el montador Jack Saper, le consigue un trabajo en Warner. En un primer momento le destinaron al archivo de la compañía, donde pasó una larga temporada, hasta que decidido a seguir los pasos de su familiar, logra que le asignen una plaza de ayudante de montaje. Don Siegel participa en la edición de películas como Casablanca y Acción en el Atlántico Norte, entre otras. Como se había visto obligado a rodar algunos planos adicionales para las películas que montaba, logró convencer a Jack Warner para que le permitiera convertirse en director de segunda unidad (en filmes como El sargento York y El político), y también para que le autorice a dirigir un corto, Star in the Night, que ganó un Oscar en 1946.

Como reconocimiento a la hazaña de hacerse con la estatuilla, en Warner le ponen al frente de su primer largometraje, The Verdict, thriller de bajo presupuesto sobre un agente de Scotland Yard que investiga un crimen. Aunque apenas tuvo repercusión cuenta con buenas interpretaciones de Sydney Greenstreet y Peter Lorre. Tras el interesante drama romántico Almas en tinieblas, con Ronald Reagan y Viveca Lindfords, Siegel decide independizarse de Warner, donde ya llevaba muchos años, y dirige para RKO el interesante thriller El gran robo (con Robert Mitchum) y para Universal Duelo en Silver Creek (con Audie Murphy), su primer western.

Todos estos títulos de serie B apenas tienen repercusión, por lo que Siegel se tiene que apañar con presupuestos cada vez más reducidos. Incluso pasa varios períodos inactivo, o se ve obligado a encargarse de episodios televisivos. En 1956, el cineasta logra llamar la atención con La invasión de los ladrones de cuerpos, rodada en 23 días, con actores desconocidos, y un presupuesto irrisorio, que no llegaba a los 400.000 dólares. Parábola de la Guerra Fría, y fiel retrato del miedo a la invasión soviética, Siegel apenas necesita efectos especiales para contar lo que les ocurre a los habitantes de un pequeño pueblo, reemplazados por réplicas por alienígenas. Con el tiempo, la obra adquiriría la categoría de clásico de la ciencia ficción, y sería objeto de remakes.

Tras cumplir con enorme profesionalidad con el extraño encargo de rodar en España Aventura para dos, codirigida por Luis Marquina, al servicio de la gran estrella Carmen Sevilla, Don Siegel llega a sacarle algo de partido en el cine al mismísimo Elvis Presley, que interpreta a un mestizo en el western Estrella de fuego, donde el rey del rock se limita a cantar una canción, y que está sobre la media de sus mediocres películas habituales.

Poco después, Don Siegel se reencuentra con Ronald Reagan, en su última aparición en pantalla antes de pasarse a la política, en Código del hampa, donde el actor comparte la pantalla con Lee Marvin, Angie Dickinson y John Cassavettes. Adaptación del relato de Ernest Hemingway que ya había dado lugar a la magnífica Forajidos, de Robert Siodmack, en Código del hampa Siegel recupera la atmósfera de los clásicos del film noir, en un momento en el que el género parecía relegado al olvido. Concebida originalmente para televisión, NBC se negó a emitirla por su cruda violencia, por lo que acabó estrenándose en cine. Obtuvo un merecido éxito que abrió las puertas de Siegel para siempre a las producciones de serie A. El realizador ya no iba a tener problemas de presupuesto nunca más, pero empezó a echar de menos la independencia creativa de su primera época. "Una vez le dije a Jean-Luc Godard que él tenía algo que yo quería, libertad. Y él me respondió que yo tenía algo que él quería, dinero", declaró Siegel.

En 1953 Don Siegel se divorció de la actriz Viveca Lindfors, con la que había tenido un hijo. Posteriormente, el director se emparejó con Doe Avedon, la modelo (y posteriormente actriz) cuya vida inspiró la película Una cara con ángel, que protagonizó Audrey Hepburn. Avedon se había separado de su descubridor, el fotógrafo que en la pantalla dio lugar al personaje de Fred Astaire. Aunque juntos adoptaron a cuatro hijos, posteriormente se separaron, y Siegel terminó sus días con Carol Rydall, asistente de Clint Eastwood, estrella que tendría una enorme importancia en la carrera del cineasta.

Cuando Don Siegel conoció a Clint Eastwood

En 1968, Clint Eastwood se había hecho popular con la trilogía del dólar, rodada por Sergio Leone, y había puesto en marcha su propia productora, Malpaso, inaugurada con Cometieron dos errores. En ese momento, la compañía preparaba La jungla humana junto a Universal. Como iba a ser habitual en todas las cintas en las que se iba a involucrar Malpaso, Eastwood tenía la última palabra para escoger al director. El actor ha bromeado en muchas ocasiones sobre su primer encuentro con Siegel. "Recomendé como realizador a Don Taylor, y los de la productora se equivocaron de Don", ha explicado entre risas Eastwood. Lo que ocurrió realmente fue que optó en un primer momento por Mark Rydell, que no pudo hacerse cargo del proyecto por problemas de agenda, así que sugirió a Siegel.

Durante los primeros encuentros para preparar el film, el demócrata Siegel no paraba de tener roces con el republicano Eastwood. Pero el actor tenía la corazonada de que el realizador iba a hacer un buen trabajo, pues había comprobado la eficacia con la que rodaba producciones de presupuesto mínimo. Decidió invitarle un fin de semana para confraternizar. Resultó que hicieron grandes migas, pasaron el tiempo hablando de todo tipo de temas menos de la película que iban a rodar, y desde ese momento mantendrían una gran amistad que duraría muchos años, durante los que aparcaron para siempre las conversaciones sobre política.

Tanto Siegel como Eastwood tenían claro que aunque les gustaba la idea del film –un policía de pueblo tiene que ir a Nueva York para recoger a un delincuente–, el guión no acababa de funcionar. Decidieron supervisar ellos mismos una revisión que le encargaron al libretista Dean Riesner.

Siegel concibió el film como un western moderno, logró un ritmo dinámico y aunque La jungla humana resultaba llamativamente violenta y subida de tono para la época, también introducía eficaces golpes de humor.

Juntos rodarían cuatro películas más. Repitieron casi enseguida en Dos mulas y una mujer, más comedia que western, donde Eastwood forma una pareja inolvidable con la gran Shirley MacLaine, que reemplazó a Elizabeth Taylor, prevista inicialmente. Con gran sentido autoparódico, el actor encarna a un lacónico mercenario que salva de unos malhechores a una presunta monja, interpretada por MacLaine, durante la guerra entre las tropas de Juárez y los partidarios de Maximiliano de Austria, en México.

Durante el rodaje, Eastwood estaba leyendo el libro "The Beguiled", de Thomas Cullinan, que le apasionó hasta el punto de que se lo enseñó a Don Siegel, que vio posibilidades de rodar una película. Nació así el proyecto más arriesgado de Eastwood con Siegel, El seductor, aparentemente un western, si bien acaba estando más cerca del cine de terror. Ambientada en la Guerra Civil, Eastwood se la jugó interpretando al personaje más amoral y desagradable de su carrera, un soldado de la Unión herido, rescatado por una niña que le lleva a su escuela para señoritas sureñas.

Poner en marcha el proyecto no fue fácil para Siegel, pues el productor, Jennigs Lang, quiso introducir cambios para que se pareciera más a las anteriores cintas heroicas de Eastwood. Incluso éste llegó a dudar de la conveniencia para su carrera de cambiar radicalmente de registro, pero Siegel le convenció de que le vendría muy bien para su evolución como actor acometer un personaje más complejo de los que había encarnado antes en la pantalla. Ciertamente, Eastwood consiguió superarse a sí mismo, y justo en esta época empieza a interesarse por la realización, hasta el punto de que aprovecha el rodaje para hacer sus pinitos como realizador con The Beguiled: The Storyteller, un corto documental en torno a la figura de Siegel.

A pesar de que cosechó excelentes críticas, El seductor se estrelló en las taquillas, en gran medida porque Universal la lanzó como el típico western de acción de Clint Eastwood, lo que decepcionaba al público, que se encontró con una historia muy diferente. Pero Don Siegel siempre dijo que era su película favorita de toda su filmografía. Además, cuenta con secuencias magistrales, como aquélla en la que Eastwood cuenta a las mujeres del lugar –todas enamoradas de él– sus 'heroicidades' en la guerra, mientras pequeños flashbacks desvelan que miente por completo.

Tras el rodaje, Siegel echó una mano importante a su amiguete Eastwood en su primer largometraje de ficción como director, Escalofrío en la noche, con muchos puntos en común con El seductor, pues Eastwood interpreta a un locutor de radio (curiosamente de su localidad de residencia, Carmel, de la que llegaría a ser alcalde), acosado por una terrorífica mujer. El propio Siegel aparecía en pantalla en un pequeño cameo como camarero.

Warner tenía tanto interés en que Eastwood protagonizara Harry el sucio, adaptación de la novela "Dead Right", de Harry Julian y Rita M. Fink (parcialmente inspirada en los crímenes del asesino del Zodiaco, también tratado por el film Zodiac), que a sus ejecutivos no les importó esperar a que el actor concluyera Escalofrío en la noche. Después de que rechazaran el papel protagonista –el poco ortodoxo policía Harry Callahan– actores como Frank Sinatra, John Wayne y Paul Newman, Warner tragó con todas las exigencias de Eastwood, que pedía que se reescribiera el guión a su medida y que el director fuera Don Siegel. En el libreto final participaron (aunque no están acreditados), unos jovencísimos John Milius y Terrence Malick, futuros realizadores.

El film, donde el personaje de Eastwood no duda en usar todos los métodos a su alcance para capturar a Scorpio, un despiadado asesino, arrasó en la taquilla. Se explica porque llegó a las pantallas en el momento justo, cuando los índices de criminalidad alcanzaban niveles muy altos, y la población estaba muy preocupada por los delincuentes que conseguían salir en libertad aprovechando resquicios legales. Aunque Harry el sucio fue tildada de fascista por la crítica más 'progre', cabe resaltar que Callahan es un personaje complejo, que a pesar de sus métodos busca que la ley se cumpla.

Tendrían que pasar 8 años para que los caminos de Siegel y Eastwood volvieran a cruzarse profesionalmente, por última vez, en Fuga de Alcatraz. Adaptaba el libro de J. Campbell Bruce, que documenta el periplo de tres hombres que lograron fugarse de la prisión más inexpugnable de Estados Unidos (al menos en teoría, pues nunca se encontraron sus cuerpos). El film es uno de los grandes títulos del subgénero carcelario, pues Siegel logra contar con sumo detalle, pero sin aburrir o confundir al espectador, un complejo plan para salir del lugar. Inspirada en La evasión, de Jacques Becker, la cinta está rodada –para aumentar su realismo– en la auténtica prisión de Alcatraz.

En la filmografía de Don Siegel destacan dos westerns crepusculares de gran interés. La ciudad sin ley supuso el último trabajo del veterano Richard Widmark, como sheriff que tras mantener el orden durante décadas en una ciudad de Texas, descubre que los caciques locales le quieren sustituir por alguien más manejable. A pesar de la calidad del film, surgieron desacuerdos entre Siegel y Universal, por lo que el cineasta y el codirector Robert Totten firmaron conjuntamente con el recurrido pseudónimo previsto para estos casos: Alan Smithee. El otro film, aún mejor, es El último pistolero, que supuso la despedida cinematográfica del grande entre los grandes del género, John Wayne. Interpretaba a un legendario pistolero enfermo de cáncer que vuelve a su ciudad natal para pasar en paz sus últimos días, aunque tres forajidos no están dispuestos a dejarle tranquilo. En el film también aparecían los legendarios John Carradine, Lauren Bacall y hasta James Stewart, en un pequeño trabajo como el doctor que diagnostica la terrible enfermedad al protagonista.

Por su parte, Don Siegel aún estaría en activo algunos años más. En Teléfono, Charles Bronson interpretaba a un agente soviético enviado a Estados Unidos para neutralizar a un espía renegado. En la irregular Golpe Audaz, David Niven interpreta a un inspector de Scotland Yard a punto de jubilarse, en busca de un sofisticado ladrón de joyas (Burt Reynolds). Siegel se retiró del cine codirigiendo con su amigo Sam Peckinpah la indigna Blackjack (1982), un thriller de jugadores de cartas, con escasos momentos de altura. El realizador falleció en Nipomo (California), a los 78 años, víctima del cáncer, el 20 de abril de 1991. Clint Eastwood dedicaría su redonda Sin perdón a sus grandes maestros Sergio (Leone) y Don (Siegel).

Filmografía
Blackjack (1982)

1982 | Jinxed!

4/10
Golpe audaz

1980 | Rough Cut

3/10
Fuga de Alcatraz

1979 | Escape from Alcatraz

7/10
Teléfono

1977 | Telefon

7/10
El último pistolero

1976 | The Shootist

6/10
El molino negro

1974 | The Black Windmill

6/10
La gran estafa (1973)

1973 | Charley Varrick

6/10
El seductor

1971 | The Beguiled

6/10
Harry el sucio

1971 | Dirty Harry

7/10
Dos mulas y una mujer

1970 | Two Mules for Sister Sara

6/10
La ciudad sin ley

1969 | Death of a Gunfighter

6/10
La jungla humana

1968 | Coogan's Bluff

6/10
Brigada homicida

1968 | Madigan

7/10
Un extraño en el camino

1967 | Stranger on the Run

6/10
El carnaval de la muerte

1964 | The Hanged Man

5/10
Código del hampa

1964 | The Killers

5/10
Comando

1962 | Hell Is for Heroes

5/10
Estrella de fuego

1960 | Flaming Star

6/10
Al borde de la eternidad

1959 | Edge of Eternity

6/10
Hound-Dog Man

1959 | Hound-Dog Man

4/10
The Lineup

1958 | The Lineup

5/10
The Gun Runners

1958 | The Gun Runners

5/10
Aventura para dos

1957 | Spanish Affair

4/10
Baby Face Nelson

1957 | Baby Face Nelson

6/10
La invasión de los ladrones de cuerpos

1956 | Invasion of the Body Snatchers

6/10
Crimen en las calles

1956 | Crime in the Streets

7/10
An Annapolis Story

1955 | An Annapolis Story

4/10
Infierno 36

1954 | Private Hell 36

5/10
Motín en el pabellón 11

1954 | Riot in Cell Block 11

6/10
China Venture

1953 | China Venture

4/10
Cuenta las horas

1953 | Count the hours

5/10
Duelo en Silver Creek

1952 | The Duel at Silver Creek

4/10
No Time for Flowers

1952 | No Time for Flowers

4/10
El gran robo

1949 | The Big Steal

6/10
Night Unto Night

1949 | Night Unto Night

5/10
El veredicto

1946 | The Verdict

5/10
Escalofrío en la noche

1971 | Play Misty for Me

6/10